Page 18

de Manuel del Cabral. y es que, a diferencia de muchos, Manuel del Cabral no repite los clichés o las fórmulas literarias tan comunes en los escritores y poetas de esta época. Para ilustrar esto último, pensemos en un poema de Los huéspedes secretos titulado "Voz": Me puse a cavar la tierra porque oí mi voz alfondo. Yel hoyo cruzó la tierra. Y allá ... Más allá ... La voz 19ana se oía. Seguía cavando. Cavando. Es sólo una voz elfondo. 5 Al igual que Pablo Picasso o David Bowie, Manuel del Cabral experimenta con todos los elementos expresivos que tiene a su alcance para plasmar su cosmogonía y su voz. Acerca de esto, Stefan Baci escribió: "Cabral no construye como Huidobro, una teoría poética; ni como Vallejo; presenta un lenguaje enteramente diferente de sus pares. Cabral es, de una manera clara y estricta, apenas un poeta desbordante, en el buen sentido de la palabra; no desbordante como el caótico Neruda, sino con bases fijas y, en la parte no americana de su poesía, con una estructura filosófica y una insustituible visión del mundo".6 En Compadre Mon, Manuel del Cabral nos entrega la obra de mayor consistencia que se ha escrito sobre la República Dominicana. Hace poco se resaltó su influencia al ser seleccionada entre las mejores obras publicadas en lengua española durante el siglo xx por varias revistas especializadas en literatura. Dividido en tres partes, Compadre Mon, al igual que un western, va narrando la vida de un forajido dominicano que poco a poco se va redimiendo para transformarse en una fuerza justiciera y reivindicadora de un pueblo explotado y sometido. La obra arranca con una serie de remembranzas y a medida que el libro va tomando velocidad las remembranzas se detienen para dar paso a que el mismo Compadre Mon relate la travesía y la metamorfosis que lo llevó a convertirse en paladín. Compadre Mon es la obra que recoge con mayor soltura el sentir popular y social dominicano: tan sólo piénsese en esa preciosa estampa denominada Sol gallero.

16 GLOBAL

Manuel del Cabral en 1993.

A partir del registro de voces populares incluidas en el libro, de las costumbres, de los anhelos, de la idiosincrasia de nuestro pueblo, podríamos decir que Manuel del Cabral muta en poeta épico o en musical de Broadway. Para el libro Manuel cuando no es tiempo, el poeta muta en solista. Dicho libro incluye algunos poemas de sus primeros libros, entre los que podemos mencionar "Carta a mi padre'~ acompañado de poemas satíricos y nostálgicos como "Carta a Rubén", "Carta a Moreno Jiménez" y "Manuel y su cadáver". En Trópico negro, Manuel del Cabral muta en cantante de blues y se reúne con Nicolás Guillén, de Cuba, y Luis Palés Matos, de Puerto Rico, creando el trío que cantaría por primera vez y sin ningún tipo de tapujos la realidad negra antillana y que se caracterizaría por ser el primer movimiento poético de Latinoamérica que no tiene influencia europea. A esta colección pertenecen "Trópico picapedrero", "Negro sin casa" y "Negro sin risa", tres de los poemas más memorables del poeta dominicano. Acerca de este libro, Fernand Verhesen escribió: "Mientras Palé s Matos juega con la piel

0019  
0019  

Énfasis Carlos Dore Cabral

Advertisement