Issuu on Google+

IES Bajo Cinca, Fraga Biblioteca Curso 2007-2008

Poes铆a para llevar 2007-2008 Colecci贸n completa de autores y temas semanales


POESÍA PARA LLEVAR 2007-2008

Índice de números semanales

0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14

Presentaqción Ángel González Poesía de amor Poesía social actual Poetisas Miquel Martí i Pol Kutxi Romero Poesía Cantada: Rock Poesía Cantada: Cantautores y flamencos Poesía aragonesa Poesía matemática Poesía norteamericana Poesía y desierto Poetas cinemáticos Autopoemas


IES Bajo Cinca, Fraga Biblioteca Curso 2007-2008

PRESENTACIÓN Otro curso más vuelve Poesía para llevar con la intención de fomentar el gusto por este género tan poco leído. Los autores y temas seleccionados están pensados tanto para los que ya son lectores de poesía (que los hay) como para los que dicen que no la entienden o que no tienen tiempo para leer. La poesía vale para todos, ¡hasta para los que dicen que no les gusta! Os esperamos en la Biblioteca donde podréis recoger los ejemplares de la colección que irán apareciendo periódicamente.

nº 0


IES Bajo Cinca, Fraga Biblioteca Curso 2007-2008

nº 1

ÁNGEL GONZÁLEZ (1925-2007)

1 MUERTE EN EL OLVIDO Yo sé que existo porque tú me imaginas. Soy alto porque tú me crees alto, y limpio porque tú me miras con buenos ojos, con mirada limpia. Tu pensamiento me hace inteligente, y en tu sencilla ternura, yo soy también sencillo y bondadoso. Pero si tú me olvidas quedaré muerto sin que nadie lo sepa. Verán viva mi carne, pero será otro hombre -oscuro, torpe, malo- el que la habita... 2 QUISE Quise mirar el mundo con tus ojos ilusionados, nuevos, verdes en su fondo como la primavera. Entré en tu cuerpo lleno de esperanza para admirar tanto prodigio desde el claro mirador de tus pupilas. Y fuiste tú la que acabaste viendo el fracaso del mundo con las mías.


3 AYER Ayer fue miércoles toda la mañana. Por la tarde cambió: se puso casi lunes, la tristeza invadió los corazones y hubo un claro movimiento de pánico hacia los tranvías que llevan los bañistas hasta el río. A eso de las siete cruzó el cielo una lenta avioneta, y ni los niños la miraron. Se desató el frío, alguien salió a la calle con sombrero, ayer, y todo el día fue igual, ya veis, qué divertido, ayer y siempre ayer y así hasta ahora, continuamente andando por las calles gente desconocida, o bien dentro de casa merendando pan y café con leche, ¡qué alegría! La noche vino pronto y se encendieron amarillos y cálidos faroles, y nadie pudo impedir que al final amaneciese el día de hoy tan parecido pero ¡tan diferente en luces y en aroma! Por eso mismo porque es como os digo, dejadme que os hable de ayer, una vez más de ayer: el día incomparable que ya nadie nunca volverá a ver jamás sobre la tierra.


4 ¿Qué sabes tú de mi vida? Ahora sólo ves estos últimos años que son como la empuñadura de un cuchillo clavado hasta el final en mi costado. Arráncalo de golpe y un borbotón de sueños salpicará tu rostro. Podría dejarte ciega. Ten cuidado 5 CUMPLEAÑOS DE AMOR ¿Cómo seré yo cuando no sea yo? Cuando el tiempo haya modificado mi estructura, y mi cuerpo sea otro, otra mi sangre, otros mis ojos y otros mis cabellos. Pensaré en ti, tal vez. Seguramente, mis sucesivos cuerpos -prolongándome, vivo, hacia la muertese pasarán de mano en mano de corazón a corazón, de carne a carne, el elemento misterioso que determina mi tristeza cuando te vas, que me impulsa a buscarte ciegamente, que me lleva a tu lado sin remedio: lo que la gente llama amor, en suma. Y los ojos -qué importa que no sean estos ojoste seguirán a donde vayas, fieles.


6 TODAVÍA, LA MEMORIA ALEVOSA Aquel tiempo que dejamos por muerto volvió en sí, y me hirió mortalmente por la espalda. 7 MERIENDO ALGUNAS TARDES Meriendo algunas tardes: no todas tienen pulpa comestible. Si estoy junto a la mar muerdo primero los acantilados. Luego las nubes cárdenas y el cielo -escupo las gaviotas-, y para postre dejo las bañistas jugando a la pelota y despeinadas. Si estoy en la ciudad meriendo tarde a secas: mastico lentamente los minutos -tras haberles quitado las espinasy cuando se me acaban me voy rumiando sombras, rememorando el tiempo devorado con un acre sabor a nada en la garganta. 8 TODO AMOR ES EFÍMERO Ninguna era tan bella como tú durante aquel fugaz momento en que te amaba: mi vida entera. 9 EL CONFORMISTA Cuando era joven quería vivir en una ciudad grande. Cuando perdí la juventud quería vivir en una ciudad pequeña. Ahora quiero vivir.


IES Bajo Cinca, Fraga Biblioteca Curso 2007-2008

POESÍA DE AMOR 1 TE QUIERO, Luis Cernuda (1902-1963) Te lo he dicho con el viento, jugueteando como animalillo en la arena o iracundo como órgano impetuoso; Te lo he dicho con el sol, que dora desnudos cuerpos juveniles y sonríe en todas las cosas inocentes; Te lo he dicho con las nubes, frentes melancólicas que sostienen el cielo, tristezas fugitivas; Te lo he dicho con las plantas, leves criaturas transparentes que se cubren de rubor repentino; Te lo he dicho con el agua, vida luminosa que vela un fondo de sombra; te lo he dicho con el miedo, te lo he dicho con la alegría, con el hastío, con las terribles palabras. Pero así no me basta: más allá de la vida, quiero decírtelo con la muerte; más allá del amor, quiero decírtelo con el olvido. 2 DEDICATORIA, Luis García Montero (1958-) Si alguna vez la vida te maltrata, acuérdate de mí, que no puede cansarse de esperar aquel que no se cansa de mirarte.

nº 2


3 AHUYENTEMOS EL TIEMPO, AMOR..., Gioconda Belli (1948-) Ahuyentemos el tiempo, amor, que ya no exista; esos minutos largos que desfilan pesados cuando no estás conmigo y estás en todas partes sin estar pero estando. Me dolés en el cuerpo, me acariciás el pelo y no estás y estás cerca, te siento levantarte desde el aire llenarme pero estoy sola, amor, y este estarte viendo sin que estés, me hace sentirme a veces como una leona herida, me retuerzo doy vueltas te busco y no estás y estás allí tan cerca.

4 ASÍ..., José Agustín Goytisolo (1928-1999) Algunas veces llego presuroso, rodeo tus rodillas, toco tu pelo. ¡Ay Dios, quisiera decirte tantas cosas! Te compraré un pañuelo, seré buen chico, haremos un viaje....No sé, no sé lo que me pasa. Quiero morir así, así en tus brazos.


5 Josep Piera (1947-) Ara Ara Ara Ara

que que que que

ja no ets, amor, ets més que mai. ja no et tinc, amor, et vull de veres. ja no ets, amor, ets esperança. t’he perdut, amor, ets meu per sempre.

L’amor, amor, és això: és, si no és.

6 RASTRE BREU, Meritxell Cucurella-Jorba (1973-) he buscat en la nit al jaç la teva olor i en quedava un rastre breu vas marxar ahir però ahir sembla ara una vida

7 A FRANCISCO, Leopoldo María Panero (1948-) Suave como el peligro atravesaste un día con tu mano imposible la frágil medianoche y tu mano valía mi vida, y muchas vidas y tus labios casi mudos decían lo que era el pensamiento. Pasé una noche a ti pegado como a un árbol de vida porque eras suave como el peligro, como el peligro de vivir de nuevo

8 AMOR ETERNO, Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870) Podrá nublarse el sol eternamente; podrá secarse en un instante el mar: podrá romperse el eje de la tierra como un débil cristal. ¡Todo sucederá! Podrá la muerte cubrirme con su fúnebre crespón, pero jamás en mí podrá apagarse la llama de tu amor.


7 LA NOCHE EN LA ISLA, Pablo Neruda (1904-1973) Toda la noche he dormido contigo junto al mar, en la isla. Salvaje y dulce eras entre el placer y el sueño, entre el fuego y el agua. Tal vez muy tarde nuestros sueños se unieron en lo alto o en el fondo, arriba como ramas que un mismo viento mueve, abajo como rojas raíces que se tocan. Tal vez tu sueño se separó del mío y por el mar oscuro me buscaba como antes cuando aún no existías, cuando sin divisarte navegué por tu lado, y tus ojos buscaban lo que ahora —pan, vino, amor y cólera— te doy a manos llenas porque tú eres la copa que esperaba los dones de mi vida. He dormido contigo toda la noche mientras la oscura tierra gira con vivos y con muertos, y al despertar de pronto en medio de la sombra mi brazo rodeaba tu cintura. Ni la noche, ni el sueño pudieron separarnos. He dormido contigo y al despertar tu boca salida de tu sueño me dio el sabor de tierra, de agua marina, de algas, del fondo de tu vida, y recibí tu beso mojado por la aurora como si me llegara del mar que nos rodea.


IES Bajo Cinca, Fraga Biblioteca Curso 2007-2008

nº 3

POESÍA SOCIAL ACTUAL 1 MANOS, David González (1964-) las manos Me decían mis padres antes de sentarme a la mesa a comer lávate bien las manos no alcanzaban a comprender que los niños las tenemos siempre limpias 2 11-M, Antonio Orihuela (1965-) Yo me manifesté contra la guerra. Hice todo lo que un ciudadano puede hacer contra la guerra. Pegué carteles, di recitales, fui a la huelga general contra la guerra que mi pequeño sindicato convocó contra la guerra. Hablé, donde pude, contra la guerra. Ahora, el gobierno de mi país en guerra me pide que me manifieste porque el enemigo ha empezado a tirarnos bombas. Querían ir a la guerra y sólo disparar ellos.


3 NOTICIA DEL DÍA, Fernando Beltrán (1956-) No te imaginas lo que Citröen puede hacer por ti. No te lo imaginas. Protección contra la corrosión. Cataforesis de gran espesor para resistir las condiciones más duras. Sistema CAO de diseño robustecido ahora con más de dos mil puntos de soldadura. Inyección de poliuretano en cuerpos huecos. Mecanismo de filtraje, refuerzo de estructura, silencioso capó. Y el apresto, la pintura y el barniz, en total ocho capas, con el fin de que el tiempo se deslice sobre tu coche sin dejar huella. Belleza, seguridad, progreso. No te imaginas lo que Citröen puede hacer por ti. 4 LAVORO NERO, V, David Franco Monthiel (1976-) No es que ellos tensen la cuerda, los nudos de hierro. Sucede que tú aflojas Y aflojas. Y no dejas de aflojar Y ellos la van recogiendo.


5 Y AHÍ, Daniel Bellón (1963-) Desrevolución de los idiotas Lo dimos todo por hecho Y nos pusimos a hacer hijos A pagar hipotecas A fornicar a plazo fijo Y ahí nos estaban esperando 6 MARAT-SADE, 1998. David Eloy Rodríguez (1976-) El problema ahora es que hay muchos vigilantes y pocos locos. El problema ahora es que la jaula está en el interior del pájaro. 7 SAGRADA LLIBERTAT, Jordi Pàmias (1938-) A la fira del món, xarlatans de cansada impertinència exhibeixen, cofois, la panacea màgica: neoliberalisme s'anomena. Esbucat el mur alemany, vençuts Marx i les seves hosts vermelles, a la fi, corders i llops poden, tranquil·lament, pasturar junts, en una gran planura, il·limitada... En nom de la sagrada llibertat, a la fira del món i de les ètnies, els uns s'apoderen del saborós menjar i els altres han de rosegar els ossos. O pitjor encara: dissimuladament -potser tocats per la mala consciència-, els llops més forts esmolen els ullals de la fam i organitzen subtils carnisseries... Engrillonades les vermelles hosts, Marx tanca els punys, amb ira.


8 PAISA, Uberto Stabile (1959-) oye paisa tu compra algo mi reló, gafa, goro bueno, bonito, barato paisa tu compra algo mi... pero es que no te enteras... no quiero nada de ti moreno ya todo lo tengo, tus bosques, tus minas, tus piedras preciosas, tus negras toda tu piel y sal y los leones enjaulados y los bancos de peces, hasta el color púrpura de áfrica -el cuerno de la abundancialo tengo yo... pero oye paisa yo amigo tuyo yo sólo busca trabajo en españa sólo compra algo mi yo hambre, yo no casa yo amigo paisa, mucho amigo no negro, tu no amigo mío, esta no es tu tierra yo tengo ahora el tiempo y el fondo monetario internacional y todas, todas las malditas organizaciones no gubernamentales

para lavarme la cara y el culo y venderte como siempre lo que antes ya era tuyo oye paisa pero yo siempre bueno con tú yo gusta barsa y pallea y mucho toro en Sevilla yo sólo hambre paisa mucha hambre... eres tonto negro, tu nunca amigo mío, tu hambre me da de comer tu sed llena mis piscinas tu mujer calienta mi cama tus heridas de bala las fabrico yo yo soy tu virus del sida negro yo soy el blanco de todas tus pesadillas. no paisa no yo siempre amigo tuyo yo cuida bien tu familia yo sólo tener la vida, mucho querer y amor y sonrisas que paisa ya no tiene, sólo eso paisa, la vida.

9 A PESAR DE, Jorge Riechmann (1962-) Los trajes oscuros con ordenadores portátiles perderéis. Los pies desnudos con silbidos significantes ganaremos. Todas las probabilidades, todas las programaciones y todos los vaticinios están en contra, pero sucederá así. 10 CONSEJO DE UN PERRO, José María Gómez Valero (1976-) No entierres el hueso para rescatarlo mañana. Te sabrá a tierra.


IES Bajo Cinca, Fraga Biblioteca Curso 2007-2008

POETISAS 1 DIVISA, Maria-Mercè Marçal (1952-1998) A l'atzar agraeixo tres dons: haver nascut dona, de classe baixa i nació oprimida. I el tèrbol atzur de ser tres voltes rebel. 2 CERTEZA, Carmen Martín Gaite (1925-2000) Habéis empujado hacia mí estas piedras. Me habéis amurallado para que me acostumbre. Pero aunque ahora no pueda ni intente dar un paso, ni siquiera proyecte fuga alguna, ya sé que es por allí por donde quiero ir, sé por dónde se va. Mirad, os lo señalo: por aquella ranura de poniente. 3 CUÉNTAMELO OTRA VEZ, Amalia Bautista (1962-) Cuéntamelo otra vez, es tan hermoso que no me canso nunca de escucharlo. Repíteme otra vez que la pareja del cuento fue feliz hasta la muerte, que ella no le fue infiel, que a él ni siquiera se le ocurrió engañarla. Y no te olvides de que, a pesar del tiempo y los problemas, se seguían besando cada noche. Cuéntamelo mil veces, por favor: es la historia más bella que conozco.

nº 4


4 ¿CÓMO PUDE DUDAR?, Carmen Jodra Davó (1980-) ¿Cómo pude dudar? ¿Cómo he podido vivir sin vida todos estos años? Por evitarme daños, tuve daños, y huyendo penas, penas me han venido. ¡Cuánto tiempo, cuánto placer, perdido en virtud, muerte, ritos tan extraños como inflexibles, místicos engaños, humillaciones, Dios! ¡Qué buena he sido! Me arrepiento del tiempo en que fui buena, viviendo sin gozar el prodigioso fulgor del mal, quebrando mi destino. Y ahora que su goce me envenena, ¿cómo negarse, si es tan delicioso, o cómo retornar al buen camino? 5 ESTÀS DECEPCIONAT, Dolors Miquel (1960-) Volies una nina poruga, tímida flor d'atmetllera per al teu buf potent de mascle i mira, t'has trobat una ametlla. Sommiaves una branea tendra i fràgil que es partís a les teves mans i, ves per on, t’has trobat un tronc. Parlaves per escoltar una orella indecisa, àvida dels teus coneixements i frases, i guaita, t'has trobat una boca que parla. Destapaves el teu costat més salvatge, esbramec que estripa el silenci i força, i, adona-te'n, ella t'ha clavat amb garres de pantera. Desitjaves d'una inexperta fer-ne una puta, fer-ne la nina porca dels teus sommis obscens, però a les seves mans has esdevingut un inexpert, ínhàbil. I encara més, buscaves una aparença de dona que fos adequada a les teves mancances secretes i t'has trobat una ànima, una ànima sencera. Una ànima que viu i diu i ès... Estàs decepcionat.


6 Dulce María Loynaz (1904-1997) Yo te fui desnudando de ti mismo, de los «tús» superpuestos que la vida te había ceñido... Te arranqué la corteza —entera y dura— que se creía fruta, que tenía la forma de la fruta. Y ante el asombro vago de tus ojos surgiste con tus ojos aún velados de tinieblas y asombros... Surgiste de ti mismo; de tu misma sombra fecunda —intacto y desgarrado en alma viva...— 7 Montserrat Abelló (1918-) Avui sóc orgullosa del meu temps i em dol de malversar-lo. No faig res, no cuso ni planxo. Vaig de pressa, passo i repasso deu cops per un carrer. Escruto les mirades, perdudes de tan fixes. M'aturo a les botigues, veig les modes, els colors verds i blaus. M'obsedeixen els pintors abstractes que parlen com els muts. Em miro les mans, les meves i les vostres; m'acosto adelerada als quioscs, cerco llibres i noms. Sobretot noms! Ignoro la premsa que baladreja mentides - Si la veritat és sempre evident i pura com un part! Tinc pressa, arribo al mar que em portarà ben lluny. Però és fals, és fals, s'han acabat els miracles. Retorno a casa amb pas més segur, a la vida diària.


8 CARTA A MI TATARABUELA, A MI BISABUELA, A MI ABUELA, A MI MADRE, A MÍ Y A MI HIJA, Coloma Fernández Armero (1962-) Estoy cavando una zanja para que no se propague el fuego. Eres la primera totalmente distinta. Como herencia común, te he dejado dentro de los ojos un pequeño candil encendido. El resto de ti es nuevo. Como un piso piloto. 9 ¿Y TÚ?..., Alfonsina Storni (1892-1938) Sí, yo me muevo, vivo, me equivoco; agua que corre y se entremezcla, siento el vértigo feroz del movimiento: huelo las selvas, tierra nueva toco. Sí, yo me muevo, voy buscando acaso soles, aurora, tempestad y olvido. ¿Qué haces allí misérrimo y pulido? Eres la piedra a cuyo lado paso. 10 QUÉ SERÁ SER TÚ, Ana Rossetti (1950-) Qué será ser tú. Éste es el enigma, la atracción sobrecogedora de conocer, el irresistible afán de echar el ancla en ti, de poseerte. Qué será la perplejidad de ser tú. Qué, el misterio, la dolencia de ser tú y saber. Qué, el estupor de ser tú, verdaderamente tú y, con tus ojos, verme. Qué será percibir que yo te ame. Qué será, siendo tú, oírmelo decir. Qué, entonces, sentir lo que sentirías tú.


11 VIRUS, Cristina Peri Rossi (1941-) Un virus ha entrado en mi ordenador a través de un e-mail igual que ocurre con una epidemia o pandemonia. No deja de ser extraño que el amor de un mensaje destruya mi sistema informático. Me lo merezco por permitir que el amor viaje por cable en lugar de viajar por piel. 12 Miriam Reyes (1975-) Inmóvil abandonado a tu pesadez de hombre inmóvil me miras con antiquísimos resentimientos. Óyeme bien soy inocente de tu pasado no soy tu puta madre ni tu enferma madre ni tu loca madre aunque sea puta loca. No merezco recibir agresiones ajenas retrasadas y caducas. No proyectes sobre mí los espectros de tu niñez tengo forma, color y dimensiones propias. Tampoco vengas a mí llorando como un niño cuando no lo eres este regazo que te acoge también te desea. No sobreactúes a mí también me expulsaron del paraíso antes de tiempo y sin notificación previa ¿a quién no? Anda hombre levántate de ti.


13 LA MEMORIA, María Sanz (1956-) Si quieres olvidar, si no te basta con ahuyentar heridas y desprecios acuérdate del día en que un poema te liberó del mundo y sus engaños. 14 Magdalena Lasala (1958-) Perdida en la sugerencia del cinturón cuando te abres la chaqueta contemplo sellada su hebilla, cierto paisaje que disfraza el pantalón, el perfil de tu cadera. La cremallera me habla de cuando separé sus dientes la última vez. Cambias de postura, un sorbo de café, me llevo la mano al cuello. No hay que olvidar que estamos en público. 15 María Teresa Cervantes (1931-) Estoy enamorada de este día, sí de este día, de esta breve hora. Estoy mujer consciente de este instante, me complazco en mi viaje y no quiero llegarme todavía. Este día me place, me complace: saboreo la piel de la manzana, le digo a la serpiente "buenos días" miro de frente al sol sin deslumbrarme. No hay declive ni mano segadora, ni un..."mañana veremos" ni otras cosas.


16 EL CREADOR, Begoña Paz (1965-) Él acaricia tu vientre y dice: "Yo he puesto esta vida en tus entrañas". Está orgulloso, parece tan feliz que te da pena decirle la verdad. Tú sabes el exacto significado de la palabra creación. Ese ser que está dentro de ti se alimenta de tu sangre, su tamaño creciente distiende tu vientre, su volumen desplaza dolorosamente tus vísceras, transforma tu cuerpo. "Yo he puesto esta vida en tus entrañas", dice. Tú callas. Nunca pensaste que el amor fuese tan dolorosamente real. 17 Almudena Guzmán (1964-) De un tiempo a esta parte estoy prisionera en un coche de gritos y hielo que circula por carreteras oscuras y en vertical como catedrales, deslumbrada por las luces largas de los que vienen en sentido contrario que sois todos. 18 Julia Otxoa (1953-) .

Me niego a creer en un mundo regido tan solo por la persuasión de la espada, en un tiempo cerrado y excluyente, donde ondeen gloriosas banderas hechas de mortajas.


19 Dionisia García (1929-) Cuando frecuentas los mismos lugares en los años, posible no advertir esa pátina leve que el tiempo deposita; pero ante la mirada de otros ojos más nuevos aquello que tú amas aparece gastado, lo mismo que tus manos y rostro. No por eso la vida es menos bella, y las costumbres tienen que ser otras. El problema es saber acomodarse, acudir a la cita como aquel primer día, y hasta que llegue el último. 20 ADIÓS A LA NIÑEZ, Ana Merino (1971-) Adiós Peter Pan, se aleja mi niñez dando pasos de gigante y tu sombra soy yo convertida en mujer. La tierra en donde vives no me puede acoger porque ahora sueño que eres agua salada mojándome la piel, que eres un niño grande bebiéndose mi sed. Ya no puedo volar porque mi boca ha aprendido a morder con dientes de deseo, y he dejado de ser la niña que encontraba

respuestas en los libros. Ahora salgo a buscar las piezas perdidas de mi alma en los ojos cerrados de la noche. En tu almohada he guardado los tebeos que leía de niña, el pedazo de cielo de viñeta que no podré alcanzar por querer ser tu amante. Adiós Peter Pan, el eco de los niños que no quieren crecer y sólo juegan me ha hecho recordar que tuve sueños que nunca jamás podrán cumplirse.


IES Bajo Cinca, Fraga Biblioteca Curso 2007-2008

nº 5

MIQUEL MARTÍ I POL (1929-2003) 1 CANÇÓ Voldria tenir un llagut i una casa a la muntanya; poder encendre un flam al vent i un altre flam a la calma; de dia estimar muller i de nit les dones d'aigua. Voldria ser tan divers, tan lliure i divers com l'aire, conèixer tots els camins i jeure en totes les cales. Voldria esbrinar els secrets de les cambres de les dames i estimar-les totes, fins les que fossin maridades, i morir, de mort suau, un dimecres a la tarda 2 Confio molt que sempre hi haurà algun desconegut que en llegir els meus poemes se sentirà commòs, talment com jo m’hi sento quan els escric. Hi confio profundament, i puc imaginar els clars estímuls de la descoberta, la molt fecunda i estimable enveja que establirà lligams irreversibles, per tal com jo mateix n’he estat i en sóc protagonista atent moltes vegades. L’estimo ja des d’ara aquest lector desconegut i amic. Sovint hi penso i no tan sols en el moment d’escriure. Entre ell i jo hi ha aquell profund amor que per distant i net i essencial no provoca ni dol ni patiment. Ell -ho sé bé- no faltarà a la cita just al moment establert. Jo, des d’ara, li’n dono ja sincerament les gràcies.


3 Discretament, però amb aquella força que no se sap ben bé d’on procedeix vull deixar dit això que dic, les coses elementals i clares que em commouen: uns sentiments, uns anhels, uns neguits, el fer i desfer senzill de cada dia. Puc afirmar que sóc feliç en fer-ho, intensament feliç moltes vegades. Vull deixar dit això que dic, i prou. Més endavant ja diré d’altres coses. 4 Des de les hores mortes, talaiot, m'omplo la pell de dibuixos obscens i tu hi ets, Marta, en tots. Minuciós et ressegueixo sines i malucs, el ventre lleu i el sexe ardent i obscur amb la punta dels dits extasiats. i complaguda alhora rodolem Ets una sola i moltes. Complaent per un pendent insòlit. Cada gest perfà l'extrema intimitat del joc desmesurat i estricte. Marta, els mots que ens diem sense dir-los no són pas escuma sinó aigua, i el desig és un vast horitzó. Si tanco els ulls te'm fas present i esclaten els colors. L'arbre de llum tan densa dels sentits poblat de nou de fulles i d'ocells. 5 EM DECLARO VENÇUT Em declaro vençut. Els anys que em resten els malviuré en somort. Cada matí esfullaré una rosa —la mateixa— i amb tinta evanescent escriuré un vers decadent i enyorós a cada pètal. Us llego la meva ombra en testament: és el que tinc més perdurable i sòlid, i els quatre pams de món sense neguit que invento cada dia amb la mirada. Quan em mori, caveu un clot profund i enterreu-m’hi dempeus, cara a migdia, que el sol, quan surt, m’encengui el fons dels ulls. Així la gent que em vegi exclamarà: —Mireu, un mort amb la mirada viva.


6 Molt he estimat i molt estimo encara. Ho dic content i fins un poc sorprès de tant d’amor que tot ho clarifica. Molt he estimat i estimaré molt més sense cap llei de mirament ni traves que m’escatimin el fondo plaer que molta gent dirà incomprensible. Ho dic content: molt he estimat i molt he d’estimar. Vull que tothom ho sàpiga. Des de l’altura clara d’aquest cos que em fa de tornaveu o de resposta quan el desig reclama plenituds, des de la intensitat d’una mirada o bé des de l’escuma d’un sol bes proclamo el meu amor: el legitimo.

7 La mateixa petita cosa que ara et distreu et cansarà més tard. Però d’aquest somriure d’una noia desconeguda, ¿qui pot dir que no podràs viure’n molts anys? Tot allò que estimem ressona i creix i els ulls n’escampen la claror enllà del temps: els dies se n’emplenen. 8 TORNA AL TEU CLOS Ara saps que la mort no és morir-te sinó que mori algú estimat. La teva mort no et convida al tètric espectacle: te’n fa protagonista, i deu ser trist. Però més trist és veure l’agonia lenta d’algú que estimes, com el cos tan conegut es degrada i malmet fins a tornar-se un feix d’ossos i pell que ni se serva, però encara estima, i parla de guarir-se amb l’esperança de qui mai no ha perdut la fe en els altres. Clames llavors als déus i contra els déus inútilment, que els déus mai no responen i el seu callar és un mirall opac. Torna, doncs, al teu clos i fes-t’hi fort amb una opció de vida, ara que saps que morir-te no és la mort, i emplena d’amor el buit de l’estimada morta.


9 NO ESPERIS CAP SENYAL No esperis cap senyal enllà dels vidres. La quietud dels arbres i aquest vol intermitent de la garsa no són presagis de cap fosca meravella. Tot el que busques és dins de la cambra, dins mateix del poema.

10 Passo la mà pel llom de les muntanyes. Alço la pell del mar i toco el dins tèbiament acollidor de l’aigua. Apamo places i carrers i sóc el vent que emmotlla tantes sines joves. Bec una embosta d'aigua en cada font i em rento els ulls en totes les rieres. Palpo l’escorça d'arbres seculars i faig empelts en els plançons més joves. Tusto l’espatlla dels que passen. Tinc un gest d'adéu per aquells que se'n van i un gest de benvinguda pels que tornen. Cullo grapats de terra i amb les mans molles de pluja els dono forma i vida. Escric a les cruïlles dels camins senyals secrets i xifres amb enigma i esborro rastres comprometedors damunt la sorra de totes les platges. Encenc, de nit, torxes pels navegants. Quan s'apropa el mal temps brando campanes, però si cal congrio tempestats amb un sol gest desmesurat i tràgic. Empunyo relles, fuetejo el vent, recullo xarxes, grimpo a les bastides, hisso banderes, faig sonar batalls, afollo nius, disperso boira baixa, truco a les portes, redacto pamflets, meno tractors, acompasso les danses, martellejo l'enclusa, faig, desfaig, obro, tanco, enderroco,, construeixo, lligo i deslligo i fujo i torno i vaig i vinc i caic, però m'aixeco. I en acabat, deso de nou la pàtria, que és petita i l'estimo, en un racó resguardat i discret del guarda-roba, i torno al llit, on passo mitja vida, i reposo una mica i tanco els ulls perquè els records no fugin tan de pressa. Després, del llit estant, sol i enyorós, escric aquest poema.


IES Bajo Cinca, Fraga Biblioteca Curso 2007-2008

KUTXI ROMERO (1975-) 1 Todos los poetas muertos se clavan las uñas en las manos y muerden el terciopelo de sus ataúdes cada vez que me siento en la mesa de la cocina ante un folio en blanco y afilo mi lápiz con el cuchillo de cortar el pan. 2 Sigo yendo de la mano de aquellos que derriban dioses con certeras pedradas sigo blasfemando al introducir en mi boca poesía límpida sigo corrompiendo balsas de aceite copulando con mi otro yo y por supuesto sigo haciendo que germinen millones de demonios en esta tierra yerma sembrando palabras.

nº 6


3 Vamos a empuñar el serrucho ignominioso del presente vamos a romper la sirga a invocar al alarido asomándonos al balcón de la locura esparcir el serrín después de la derrota antes de la derrota que quede escrito en el asfalto como a fuego que vinimos buscando pelea.

definitivamente. 4 Tocadme no soy infeccioso aunque bien es cierto que mamé de las ubres de las ratas y lamí las páginas de libros polvorientos cierto es que me expuse con la mano en el pecho a la radiación de vuestras lenguas pero mira mis poros sólo supuran vida quizá porque nunca los rocié como vosotros con repelente para los sueños.


5 SERÁS SUYO No pares, ejerce de viento, de marea, de cascada indomable, engaña al sueño con ansias hedonistas, mientras, la desidia pulula en torno al que descansa, al que mira atrás, trepa cual enredadera por las tapias del abandono, ¿quieres ser suyo?, no siembres tu camino de rotas cadenas, ni llenes tus manos de aire, no distingas noche y día, no juegues a vivir, haz un romance con el tedio, estará yerma tu alma de la noche a la mañana y para siempre, ejerce de viento, de marea, o serás suyo, repito, suyo. 6 Lo bueno de tener el televisor en el cuarto de baño es que a la hora del noticiario siempre sale algún hijo de perra flanqueado por banderas que te afloja el vientre y haces tanto esfuerzo que se te taponan los oídos y no logras escuchar sus falacias después basta con alargar el brazo para coger al azar una de esas banderas y limpiarte el culo.


7 Me preguntan por mi sonrisa. Cuántas fueron las nieblas que la hicieron desertar no sé sólo soy un funambulista que no se dio cuenta del momento en que se partió el cable de acero. 8 Cierra las piernas y quiébrame el cuello madre haz de mi cordón mi soga y que me amamanten unos pechos de piedra madre pero nunca me permitas ser un ingrediente más de esta inmensa sopa de mierda por Dios madre. 9 Te has equivocado al buscar en mí el sustento de las fieras has errado al confiarme la custodia de éste opaco arco iris no he de ser yo el que limpie de piedras tu sendero de valentía.


IES Bajo Cinca, Fraga Biblioteca Curso 2007-2008

nº 7

POESÍA CANTADA: Rock Escucha estas canciones en la Biblioteca 1 CARNÍVORO CUCHILLO, canción de Poncho K Según el poema de Miguel Hernández (1910-1942) Un carnívoro cuchillo de ala dulce y homicida sostiene un vuelo y un brillo alrededor de mi vida.

Descansar de esta labor de huracán, amor o infierno, no es posible, y el dolor me hará a mi pesar eterno.

Rayo de metal crispado fulgentemente caído, picotea mi costado y hace en él un triste nido.

Pero al fin podré vencerte, ave y rayo secular, corazón que de la muerte nadie ha de hacerme dudar.

Mi sien, florido balcón de mis edades tempranas, negra está, y mi corazón, y mi corazón con canas.

Recojo con las pestañas sal del alma y sal del ojo y flores de telarañas de mis tristezas recojo.

Tal es la mala virtud del rayo que me rodea, que voy a mi juventud como la luna a la aldea.

Sigue, pues, sigue, cuchillo, volando, hiriendo. Algún día se pondrá el tiempo amarillo sobre mi fotografía.

Recojo con las pestañas sal del alma y sal del ojo y flores de telarañas de mis tristezas recojo.

Recojo con las pestañas sal del alma y sal del ojo y flores de telarañas de mis tristezas recojo.

¿A dónde iré que no vaya mi perdición a buscar? tu destino es de la playa y mi vocación del mar.

¿A dónde iré que no vaya mi perdición a buscar? tu destino es de la playa y mi vocación del mar.


2 CIUDAD DE LOS GITANOS, canción de Marea Según el poema Romance de la Guardia Civil española, de Federico García Lorca (1898-1936) Los caballos negros son. Las herraduras son negras. Sobre las capas relucen manchas de tinta y de cera. Tienen, por eso no lloran, de plomo las calaveras. Con el alma de charol vienen por la carretera.

¡Oh ciudad de los gitanos! ¿Quién te vio y no te recuerda? Dejadla lejos del mar sin peines para sus crenchas. ¡Oh ciudad de los gitanos! ¿Quién te vio y no te recuerda? Que te busquen en mi frente. Juego de luna y arena.

¡Oh ciudad de los gitanos! ¿Quién te vio y no te recuerda? Ciudad de dolor y almizcle, con las torres de canela. ¡Oh ciudad de los gitanos! ¿Quién te vio y no te recuerda? Apaga tus verdes luces que viene la benemérita.

Rosa de los Camborios, gime sentada en su puerta con sus dos pechos cortados puestos en una bandeja. Pero la Guardia Civil avanza sembrando hogueras, donde joven y desnuda la imaginación se quema

La ciudad libre de miedo, multiplicaba sus puertas. Cuarenta guardias civiles entran a saco por ellas. Los relojes se pararon, y el coñac de las botellas se disfrazó de noviembre para no infundir sospechas. Un vuelo de gritos largos se levantó en las veletas. Los sables cortan las brisas que los cascos atropellan. Por las calles de penumbra huyen las gitanas viejas con los caballos dormidos y las orzas de monedas. Por las calles empinadas suben las capas siniestras, dejando detrás fugaces remolinos de tijeras.

¡Oh ciudad de los gitanos! ¿Quién te vio y no te recuerda? Que te busquen en mi frente. Juego de luna y arena. ¡Oh ciudad de los gitanos! La Guardia Civil se aleja por un túnel de silencio mientras las llamas te cercan


3 PALABRAS PARA JULIA, canción de Los Suaves Según el poema de José Agustín Goytisolo (1928-1999) Tu no puedes volver atrás porque la vida ya te empuja como un aullido interminable ... interminable.

Entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí pensando en ti. Pensando en ti como ahora pienso.

Te sentirás acorralada te sentirás perdida y sola tal vez querrás no haber nacido ... no haber nacido.

La vida es bella y ya verás como a pesar de los pesares tendrás amigos, tendrás amor, ... tendrás amigo.

Entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí pensando en ti, pensando en ti como ahora pienso.

No sé decirte nada más sólo tú debes comprender que yo estoy solo en el camino ... en el camino.

La vida es bella y ya verás como a pesar de los pesares tendrás amigos, tendrás amor, ... tendrás amigo.

Entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí pensando en ti. Pensando en ti como ahora pienso.

Un hombre solo, una mujer así tomados de uno en uno son como polvo no son nada ... no son nada. Entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí pensando en ti. Pensando en ti como ahora pienso. Todos esperan que resistas que les ayude tu alegría que les ayude tu canción ... entre sus canciones. Nunca te entregues ni te apartes junto al camino nunca digas no puedo más aquí me quedo ... aquí me quedo.


4 LA CANCIÓN DEL PIRATA, canción de Tierra Santa Según el poema de José Espronceda (1808-1842) Con diez cañones por banda, viento en popa a toda vela, no corta el mar, sino vuela Un velero bergantín.

Veinte presas hemos hecho a despecho del inglés y han rendido sus pendones cien naciones a mis pies

Bajel pirata que llaman, por su brabura el temido, en todo el mar conocido del uno al otro confín

Que es mi barco mi tesoro, que es mi dios mi libertad, mi ley, la fuerza y el viento, mi única patria, la mar.

La luna en el mar riela y en la lona gime el viento, y alza en blando movimiento olas de plata y azul.

Allá; muevan feroz guerra ciegos reyes, por un palmo más de tierra; que yo tengo aquí por mío cuanto abarca el mar bravío, a quien nadie impuso leyes.

Y va el capitán pirata, cantando alegre en la popa, Asia a un lado, al otro Europa, y allá a su frente Estambul. Navega, velero mío sin temor, que ni enemigo navío ni tormenta, ni bonanza tu rumbo a torcer alcanza, ni a sujetar tu valor

Y no hay playa, sea cualquiera, ni bandera de esplendor, que no sienta mi derecho y dé pecho a mi valor Que es mi barco mi tesoro, que es mi dios mi libertad, mi ley, la fuerza y el viento, mi única patria, la mar.

5 NO VOLVERÉ A SER JOVEN, canción de Loquillo Según el poema de Jaime Gil de Biedma (1929-1990) Que la vida iba en serio uno lo empieza a comprender más tarde como todos los jóvenes, yo vine a llevarme la vida por delante. Dejar huella quería y marcharme entre aplausos envejecer, morir, eran tan sólo las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo y la verdad desagradable asoma: envejecer, morir, es el único argumento de la obra. las dimensiones del teatro.


IES Bajo Cinca, Fraga Biblioteca Curso 2007-2008

nº 8

POESÍA CANTADA: Cantautores y flamencos Escucha estas canciones en la Biblioteca

1 CANTARES, canción de Joan Manuel Serrat Según poemas de Antonio Machado (1875-1939) Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos, caminos sobre el mar. Nunca perseguí la gloria, ni dejar en la memoria de los hombres mi canción; yo amo los mundos sutiles, ingrávidos y gentiles, como pompas de jabón. Me gusta verlos pintarse de sol y grana, volar bajo el cielo azul, temblar súbitamente y quebrarse... Nunca perseguí la gloria.

Caminante no hay camino sino estelas en la mar... Hace algún tiempo en ese lugar donde hoy los bosques se visten de espinos se oyó la voz de un poeta gritar: "Caminante no hay camino, se hace camino al andar..." Golpe a golpe, verso a verso... Murió el poeta lejos del hogar. Le cubre el polvo de un país vecino. Al alejarse, le vieron llorar. "Caminante no hay camino, se hace camino al andar..." Golpe a golpe, verso a verso...

Caminante, son tus huellas el camino y nada más; caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace camino y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar.

Cuando el jilguero no puede cantar. Cuando el poeta es un peregrino, cuando de nada nos sirve rezar. "Caminante no hay camino, se hace camino al andar..." Golpe a golpe, verso a verso.


2 CUANDO LA NOCHE TE ENVUELVE, canción de Manzanita Según la Rima XXV, de Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870) Cuando en la noche te envuelven las alas de tul del sueño y tus tendidas pestañas semejan arcos de ébano, por escuchar los latidos de tu corazón inquieto y reclinar tu dormida cabeza sobre mi pecho, diera, alma mía, cuanto poseo, ¡la luz, el aire y el pensamiento! Cuando se clavan tus ojos en un invisible objeto y tus labios iluminan de una sonrisa el reflejo, por leer sobre tu frente el callado pensamiento que pasa como la nube del mar sobre el ancho espejo, diera, alma mía, cuanto deseo, ¡la fama, el oro, la gloria y el genio!

Cuando enmudece tu lengua y se apresura tu aliento, y tus mejillas se encienden y entornas tus ojos negros, por ver entre sus pestañas brillar con húmedo fuego la ardiente chispa que brota del volcán de los deseos, diera, alma mía, por cuanto espero, la fe, el espíritu, la tierra y el cielo diera, alma mía, por cuanto espero, la fe, el espíritu la gloria y el cielo.

3 LA LEYENDA DEL TIEMPO, canción de Camarón Según el poema de Federico García Lorca (1898-1936) El sueño va sobre el tiempo flotando como un velero. Nadie puede abrir semillas en el corazón del sueño. ¡Ay, cómo canta el alba, cómo canta! ¡Qué témpanos de hielo azul levanta! El tiempo va sobre el sueño hundido hasta los cabellos. Ayer y mañana comen oscuras flores de duelo. ¡Ay, cómo canta la noche, cómo canta! ¡Qué espesura de anémonas levanta!

Sobre la misma columna, abrazados sueño y tiempo, cruza el gemido del niño, la lengua rota del viejo. ¡Ay, cómo canta el alba, cómo canta! ¡Qué espesura de anémonas levanta! Y si el sueño finge muros en la llanura del tiempo, el tiempo le hace creer que nace en aquel momento. ¡Ay, cómo canta la noche, cómo canta! ¡Qué témpanos de hielo azul levanta!


4

LIBRE TE QUIERO, canción de Amancio Prada Según el poema de Agustín García Calvo (1926-) Libre te quiero, como arroyo que brinca de peña en peña. Pero no mía.

Alta te quiero, como chopo que al cielo se despereza. Pero no mía.

Grande te quiero, como monte preñado de primavera. Pero no mía.

Blanca te quiero, como flor de azahares sobre la tierra. Pero no mía.

Buena te quiero, como pan que no sabe su masa buena. Pero no mía.

Pero no mía ni de Dios ni de nadie ni tuya siquiera.

5 EL MEU POBLE I JO, canción de Raimon Según el poema de Salvador Espriu (1913-1985) Bevíem a glops aspres vins de burla el meu poble i jo.

Tenim la raó contra bords i lladres el meu poble i jo.

Escoltàvem forts arguments del sabre el meu poble i jo.

Salvàvem els mots de la nostra llengua el meu poble i jo.

Una tal lliçó hem hagut d'entendre el meu poble i jo.

A baixar graons de dol apreníem el meu poble i jo.

La mateixa sort ens uní per sempre: el meu poble i jo.

Davallats al pou, esguardem enlaire el meu poble i jo.

Senyor, servidor? Som indestriables el meu poble i jo.

Ens alcem tots dos en encesa espera, el meu poble i jo.


6 LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE FUTURO, canción de Paco Ibáñez. Según el poema de Gabriel Celaya (1911-1991) Cuando ya nada se espera personalmente exaltante, más se palpita y se sigue más acá de la conciencia, fieramente existiendo, ciegamente afirmando, como un pulso que golpea las tinieblas, que golpea las tinieblas. Cuando se miran de frente los vertiginosos ojos claros de la muerte, se dicen las verdades; las bárbaras, terribles, amorosas crueldades, amorosas crueldades. Poesía para el pobre, poesía necesaria como el pan de cada día, como el aire que exigimos trece veces por minuto, para ser y en tanto somos, dar un sí que glorifica. Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan decir que somos quien somos, nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno. Estamos tocando el fondo, estamos tocando el fondo. Maldigo la poesía concebida como un lujo, cultural por los neutrales, que lavándose las manos se desentienden y evaden. Maldigo la poesía de quien no toma partido, partido hasta mancharse. Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren. Y canto respirando. Canto y canto y cantando más allá de mis penas, de mis penas personales, me ensancho, me ensancho. Quiero daros vida, provocar nuevos actos, y calculo por eso, con técnica, que puedo. Me siento un ingeniero del verso y un obrero que trabaja con otros a España, a España en sus aceros. No es una poesía gota a gota pensada. No es un bello producto. No es un fruto perfecto. Es lo más necesario: lo que no tiene nombre. Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos. Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan decir que somos quien somos, nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno. Estamos tocando el fondo, estamos tocando el fondo.


IES Bajo Cinca, Fraga Biblioteca Curso 2007-2008

nº 9

POESÍA ARAGONESA 1 PUESTO QUE EL JOVEN AZUL DE LA MONTAÑA HA MUERTO, Miguel Labordeta (1921-1969) Puesto que el joven azul de la montaña ha muerto es preciso partir. Antes de ser golosamente asesinados en los crepúsculos de la gran ciudad. Antes de que las muchedumbres tristes de los "metros” invadan el templo del Sol definitivamente seducidas por la noche de los trenes es preciso marchar. Desnudos y ásperos. Inigualables. Y al partir preguntar por nosotros indagar por nosotros auscultar por nosotros por nosotros mismos recordar si tal vez se existió y que una dulce soledad nos responda en grave despedida. 2 TEMPS FUGISSER, Josep Maria San Martín (1947-) Jo passo, tu passes, ell passa. Les hores passen, la vida passa, la Terra passa… Fugen les ombres que m’acompanyen. –Què és el que em resta si el temps s’escapa? –Resta l’angoixa, la nit no passa…!

3 Ánchel Conte (1942-) Y o mundo no s’escachó con a tuya ausenzia; se fazió sombra y camín sin de retorno. Con o tiempo s’afogó un dolor que ya ye carne y güesos d’a mía propia naturaleza. Y aquí soi, plantando fuerte. Asobén con tu. alasbezes solo, sabendo que cuan o tiempo escampa o sol que alumbra no ye o sol, ye o tuyo ricuerdo.


4 Elena Pallarés [1968-]

5 ¡HGGMLS!, Ignacio Prat (1945-)

Desde la eternidad hemos sido elegidos para devenir árboles justamente en el centro del bosque más oscuro donde el ojo del hombre, incapaz de distinguir tus ramas de las mías, leerá en nuestras hojas hojas de un mismo libro.

¿E? Yo dije: Se inclina Y efectivamente el grupo resbaló y perdió un hombro Cuando notaron aquellas cáscaras Yo dije: Se muere Y efectivamente el grupo fue devorado por Grandes Antiguos.

6 SI VOLVIERA A SER JOVEN, Ángel Guinda (1948-) Si volviera a ser joven —a no tener abrasados los ojos por la sombra, piedra las manos, el corazón hendido...— creería en la luz; tan veloz como ella viajaría dispuesto a estrellarme. Antepondría la acción al pensamiento; dispararía instantes al pasado, al presente y al futuro. Viviría por necesidad, que no obligado ni por temor a cómo morir. ...Si volviera a ser joven. 7 Antonio Fernández Molina (1927-2005) Como globo, Cual vejiga, Se desinfla la luna. Una nube se enciende, Aúlla una gallina. Polvos de arroz Desde el alero Descienden gota a gota. Navego sin zapatos. Sin sombrero Engullo una ensalada, En ella nado. Luego nada Sucede. Nada sucede luego.

8 RETRATO FINAL, Alfredo Saldaña (1962-) Juntos los dos, y al final, sobre la misma línea, unidos por el vértigo, en el amor vencidos, de una parte la edad, mi infancia poderosa, los días perdidos, mi vida en el aire de tu vida fotografiada.


9 LAS ISLAS Y LOS PUERTOS, Julio Antonio Gómez (1933-1988) Adiós; desde esta tierra adiós te digo. No es la muerte, es la vida quien me llora. la que desalentadamente añora morir de mí para nacer contigo. Adiós al mar, al mar que fue testigo de tanta soledad abrasadora. Amor, amor, el corazón ignora que será la esperanza su castigo. Ya es posible acabar. La vida apura canto a canto su trampa de alegría, golpe a golpe su brasa de amargura. El barco afirma rumbos de entereza. Cómo huele hoy el viento a lejanía. Todo tiene su precio de tristeza. 10 José Antonio Rey del Corral (1939-1995) Incomunicaste. Yo estaba acechando detrás de aquel dolor que se hizo de puro silencio como el agua. Incomunicabas. De nada hubiera servido mi voz, ni que el alarido hubiera desgarrado su capa, ni que toda la aflicción del mundo hubiera caído como nieve sobre tu corazón aterido. Allí, donde tú palpitaste, hacía frío, helaba. ¿Quiénes hubieran podido despertarte? Incomunicabas ya y para siempre. Incomunicamos. Preguntando a sordomudos el significado de las paredes más blancas. Incomunicar, ¡ah qué infinitivo! Se me aguza contra el alma, me la clava. Lo sorprendo en los ojos -ajenos, lo entreveo en mi propio corazón. La soledad, abre el camino de una larga memoria. Somos la soledad. Incomunicamos.


11 BEBÉ DANIELS HA SIDO UN MINUTO COMANDANTE, Tomás Seral y Casas (1909-1975) A Salvador Dalí, poeta hasta despreciar la ortografía

La luna —que es un desgarro en el negro firmamento— dibuja una ventanita en el azogue de un charco. Como la luna en sí es poco, le han regalado un lunar estrellado. De ocho puntas. El radiador del citröen se ha bebido un pensamiento, una estrella, la fenêtre, y un litro de denso cieno. Del bosque de setas grandes, un ejército heraclida —gnomos con lente de aumento— te reclama los diamantes que has robado sin pensar. Detona tu ocho cilindros, se agitan los parapluies y las luces de tu roadster restituyen el espejo que te hiciera comandante. 12 ARA VINDRÀ, Desideri Lombarte (1937-1989) Ara vindrà un bon temps dolç i suau, no farà ni molt fred ni gran calor. Quatre núvols blanquets i un cel molt blau i no bufarà vent de cap cantó. No em torbaran la calma estranyes veus ni em distreuran converses i cançons. Caminaré pausat, com antic déu camins amples, trescats, sense estretons. Alenaré l’airet de la vesprada per uns espais de blat madur brodats, canya roja i espiga molt granada. No faré anar la falç pel groc dels blats ni esperaré si mou la garbinada, ni aniré a pasturar més bous als prats.


IES Bajo Cinca, Fraga Biblioteca Curso 2007-2008

nº 10

POESÍA MATEMÁTICA 1 EL ÁNGEL DE LOS NÚMEROS, Rafael Alberti (1902-1999)

2 NÚMEROS COMPARADOS, Gloria Fuertes (1917-1998)

Vírgenes con escuadras y compases, velando las celestes pizarras.

Cuéntame un cuento de números, háblame del dos y el tres del ocho que es al revés igual que yo del derecho. Cuéntame tú qué te han hecho el nueve, el cinco y el cuatro para que los quieras tanto; anda pronto, cuéntame. Dime ese tres que parece los senos de cualquier foca; dime ¿de quién se enamora ese tonto que es el tres?. Ese pato que es el dos, está navegando siempre; pero a mi me gusta el siete, porque es un roto en la vida, y como estoy descosida, le digo a lo triste: Vete. Cuéntame el cuento y muy lenta, que aunque aborrezco el guarismo, espero gozar lo mismo si eres tú quien me lo cuenta.

Y el ángel de los números, pensativo, volando del 1 al 2, del 2 al 3, del 3 al 4. Tizas frías y esponjas rayaban y borraban la luz de los espacios. Ni sol, luna, ni estrellas, ni el repentino verde del rayo y el relámpago, ni el aire. Sólo nieblas. Vírgenes sin escuadras, sin compases, llorando. y en las muertas pizarras, el ángel de los números, sin vida, amortajado sobre el 1 y el 2, sobre el 3 y el 4...

3 EL BINOMIO DE NEWTON ES TAN BELLO COMO LA VENUS DE MILO, Fernando Pessoa (1888-1935) El binomio de Newton es tan bello como la Venus de Milo. Lo que hay es poca gente que se dé cuenta de ello. δδδδ----------δδδδδδ----------δδδδδδδδδδδδδδδδ (El viento, afuera.)


4 26 PUNTOS A PRECISAR (Fragmento), Benjamín Péret (1899-1959) Mi vida acabará por Soy

a

b−a

Solicito

cb − a

d (cb − a )

Mis previsiones de futuro Mi feliz suicidio

Mi voluntad

g

Mi fuerza física

de (cb − a) f

de (cb − a) f g

de +h (cb − a ) f

Mis instintos sanguinarios

g

de + h−i (cb − a ) f

5 EL CORAZÓN, Andrés Newman (1977-)

6 Popular

Existe, en matemáticas, una curva distinta a la que algunos, los que nunca jamás dudan de nada, llaman curva de Koch; los perplejos, en cambio, siguen dándole el nombre de copo de nieve.

2 y 2 son 4, 4 y 2 son 6, 6 y 2 son 8, y 8 16, y 8 24, y 8 32, ¡ánimas benditas, me arrodillo yo!

Acostumbra esa curva a hacerse densa multiplicando siempre su tamaño por cuatro tercios y hacia el interior, llegando al infinito sin rebasar su área. Fascinante. También así te creces muy adentro: habitándome lenta, quedándote con todo, sin forzarlo, este pequeño corazón hermético.


7 LLUNA, Joan Brossa (1919-1998) 7 8 9 10 14 18 11 1 2 3 4 5 6 7 8 12 22 23 40 13 27 28 29 30 40 32 12 8 15 29 7 42 6 16

40 —lluna— 32 i 15 22 23 40 13 1 2 3 4 5 6 7 8 12 29 7 42 6 16 7 8 9 10 14 18 11 27 28 29 30

29 7 42 6 16 7 8 9 10 14 18 11 40 32 12 8 15 1 2 3 4 5 6 7 8 12 27 28 29 30 22 23 40 13

27 28 29 30 40 32 12 8 15 7 8 9 10 14 18 11 22 23 40 13 29 7 42 6 16 1 2 3 4 5 6 7 8 12

22 23 40 13 29 7 42 6 16 27 28 29 30 7 8 9 10 14 18 11 1 2 3 4 5 6 7 8 12 40 32 12 8 15

1 2 3 4 5 6 7 8 12 27 28 29 30 29 7 42 6 16 40 32 12 8 15 22 23 40 13 7 8 9 10 14 18 11

2 4 11 15 16 12 90 13 14 20 30 14 15 4 12 i 16.

8 EL NOMBRE PI, David Jou (1953-) Abans de la primera dansa, hi hagué perímetre? Els astres no compten el camí que fan, als cercles de les ones l’aigua ignora l'aigua i cada punt segueix les lleis, inertament. Fins que algú va preguntar-se a la vegada pel perímetre del cercle i el diàmetre i va néixer, inabastable, el nombre pi, i va ser com un llampec en una cambra de miralls, omnipresent, ocupant les cúpules celestes, el període dels pèndols, el volum de les estrelles, l’energia de la llum en equilibri, els salts dels electrons dintre dels atoms, fins a perdre el seu ressò de passos nus sobre la sorra.


9 ODA A LOS NÚMEROS, Pablo Neruda (1904-1973) Qué sed de saber cuánto! Qué hambre de saber cuántas estrellas tiene el cielo! Nos pasamos la infancia contando piedras, plantas, dedos, arenas, dientes, la juventud contando pétalos, cabelleras. Contamos los colores, los años, las vidas y los besos, en el campo los bueyes, en el mar las olas. Los navíos se hicieron cifras que se fecundaban. Los números parían. Las ciudades eran miles, millones, el trigo centenares de unidades que adentro tenían otros números pequeños, más pequeños que un grano. El tiempo se hizo número. La luz fue numerada y por más que corrió con el sonido fue su velocidad un 37. Nos rodearon los números. Cerrábamos la puerta, de noche, fatigados, llegaba un 800, por debajo, hasta entrar con nosotros en la cama, y en el sueño los 4000 y los 77 picándonos la frente con sus martillos o sus alicates. Los 5 agregándose hasta entrar en el mar o en el delirio, hasta que el sol saluda con su cero y nos vamos corriendo a la oficina, al taller, a la fábrica,

a comenzar de nuevo el infinito número 1 de cada día. Tuvimos, hombre, tiempo para que nuestra sed fuera saciándose, el ancestral deseo de enumerar las cosas y sumarlas, de reducirlas hasta hacerlas polvo, arenales de números. Fuimos empapelando el mundo con números y nombres, pero las cosas existían, se fugaban del número, enloquecían en sus cantidades, se evaporaban dejando su olor o su recuerdo y quedaban los números vacíos. Por eso, para ti quiero las cosas. Los números que se vayan a la cárcel, que se muevan en columnas cerradas procreando hasta darnos la suma de la totalidad de infinito. Para ti sólo quiero que aquellos números del camino te defiendan y que tú los defiendas. La cifra semanal de tu salario se desarrolle hasta cubrir tu pecho. Y del número 2 en que se enlazan tu cuerpo y el de la mujer amada salgan los ojos pares de tus hijos a contar otra vez las antiguas estrellas Y las innumerables espigas que llenarán la tierra transformada.


IES Bajo Cinca, Fraga Biblioteca Curso 2007-2008

nº 11

POESÍA NORTEAMERICANA

1 CANTO A MÍ MISMO (1), Walt Withman (1819-1892) Me celebro y me canto a mí mismo. Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti, porque lo que yo tengo lo tienes tú y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también. Vago... e invito a vagar a mi alma. Vago y me tumbo a mi antojo sobre la tierra para ver cómo crece la hierba del estío. Mi lengua y cada molécula de mi sangre nacieron aquí, de esta tierra y de estos vientos. Me engendraron padres que nacieron aquí, de padres que engendraron otros padres que nacieron aquí, de padres hijos de esta tierra y de estos vientos también. Tengo treinta y siete años. Mi salud es perfecta. Y con mi aliento puro comienzo a cantar hoy y no terminaré mi canto hasta que muera. Que se callen ahora las escuelas y los credos. Atrás. A su sitio. Sé cuál es su misión y no la olvidaré; que nadie la olvide. Pero ahora yo ofrezco mi pecho lo mismo al bien que al mal, dejo hablar a todos sin restricción, y abro de para en par las puertas a la energía original de la naturaleza desenfrenada.


2 COLIBRÍ, Raymond Carver (1939-1988)

3 SI NO ESTUVIESE VIVA CUANDO VUELVAN, Emily Dickinson (1830-1886)

Vamos a suponer que digo verano, escribo la palabra “colibrí”, la meto en un sobre y la llevo colina abajo hasta el buzón. Cuando abras la carta te acordarás de aquellos días y lo mucho, lo muchísimo que te quiero.

Si no estuviese viva cuando vuelvan los petirrojos, al de la encarnada corbata, en mi memoria, echadle una migaja. Y si las gracias no pudiese daros porque profundamente ya me hubiese dormido, bien sabréis que lo intento con labios de granito.

5 FUEGO Y HIELO, Robert Frost (1874-1963)

4 CANTAR CXX, Ezra Pound (1885-1972)

El mundo acabará, dicen, presa del fuego; otros afirman que vencerá el hielo. Por lo que yo sé acerca del deseo, doy la razón a los que hablan de fuego. Mas si el mundo tuviera que sucumbir dos veces, pienso que sé bastante sobre el odio para afirmar que la ruina sería quizás tan grande, y bastaría.

He intentado escribir el Paraíso. Que no os mováis. Dejad hablar al viento ese es el Paraíso. Que los dioses olviden lo que he realizado. A aquellos a quienes amo, perdonen lo que he realizado.

6 MAGULLADURA, Sylvia Plath (1932-1963) En la zona se encharca el color, púrpura sin brillo. El resto del cuerpo queda desteñido por completo, color perla. En un foso de roca el mar sorbe obsesivo, eje del mar entero un solo hueco. No mayor que una mosca, la marca del destino trepa por la pared. El corazón se cierra, el mar se desliza en retirada, los espejos están amortajados.


7 FLOTANDO EN EL VIENTO, Bob Dylan (1941-) ¿Cuántos caminos debe recorrer un hombre antes de que le llaméis hombre? ¿Cuántos mares debe surcar la blanca paloma antes de dormir sobre la arena? ¿Cuántas veces deben volar las balas de cañón antes de ser prohibidas para siempre? La respuesta, amigo mío, está flotando en el viento, la respuesta está flotando en el viento, ¿Cuántas veces debe un hombre mirar hacia arriba para poder ver el cielo? ¿Cuántos oídos debe tener un hombre para poder oír a la gente llorar? ¿Cuántas muertes serán necesarias para que comprenda que ya ha habido demasiados muertos? La respuesta, amigo mío, está flotando en el viento, la respuesta está flotando en el viento, ¿Cuántos años puede permanecer una montaña antes de ser arrastrada al mar? ¿Cuántos años pueden algunas gentes vivir antes de conocer la libertad? ¿Cuántas veces puede un hombre volver la cabeza fingiendo no ver nada? La respuesta, amigo mío, está flotando en el viento, la respuesta está flotando en el viento

8 A SOLAS CON TODO EL MUNDO, Charles Bukowski (1920-1994)

la carne cubre el hueso y dentro le ponen un cerebro y a veces un alma, y las mujeres arrojan jarrones contra las paredes y los hombres beben demasiado y nadie encuentra al otro pero siguen buscando de cama en cama.

la carne cubre el hueso y la carne busca algo más que carne.

los tugurios se llenan los vertederos se llenan los manicomios se llenan los hospitales se llenan las tumbas se llenan

no hay ninguna posibilidad: estamos todos atrapados por un destino singular. nadie encuentra jamás al otro.

nada más se llena.


9 ANNABEL LEE, Edgar Allan Poe (1809-1849) Sucedió hace muchos, muchos años, en un reino junto al mar. Allí vivía una doncella conocida por el nombre de Annabel Lee; y esa doncella no vivía con otro pensamiento que el de amarme y que yo la amara. Yo era un chiquillo y ella una chiquilla, en aquel reino junto al mar; Pero nos amábamos con un amor que era más que amor— mi Annabel Lee y yo—. Con un amor que los alados serafines del cielo nos tenían envidia. Y éste fue el motivo por el que, hace mucho tiempo, en aquel reino junto al mar, un viento llegó desde una nube, helando a mi hermosa Annabel Lee; entonces vino aquel hidalgo pariente suyo y la apartó de mi lado, para encerrarla en un sepulcro en aquel reino junto al mar. Los ángeles que no eran tan felices en el cielo, nos tenían envidia —¡Sí! —éste fue el motivo (como toda la gente sabe, en aquel reino junto al mar) para que el viento viniera por la noche desde la nube, helando y matando mi Annabel Lee. Pero nuestro amor era mucho más fuerte que el amor de aquellos que eran más viejos que nosotros —de muchos que sabían más que nosotros— y ni siquiera los ángeles allá arriba en el cielo, ni los demonios en las profundidades del mar, podrán nunca separar mi alma del alma de la hermosa Annabel Lee. Jamás brilla la luna, sin que yo sueñe con la hermosa Annabel Lee; jamás salen las estrellas, sin que yo sienta los brillantes ojos de la hermosa Annabel Lee; y así, durante toda la noche, permanezco tendido al lado de mi querida, mi querida, mi vida y mi esposa, allá en el sepulcro junto al mar en su tumba junto al mar sonoro.


IES Bajo Cinca, Fraga Biblioteca Curso 2007-2008

nº 12

POESÍA Y DESIERTO 1 DESIERTO DE LOS MONEGROS, Jordi Doce (1967-) El coche en sombra bajo el tendejón y flecos de maleza parda junto a las ruedas. El sol de mediodía percute en el asfalto y siembra el arenal de transparencias. Dos muros desdentados, una señal de tráfico, restos de chapa y neumáticos rotos son cuanto evoca el tiempo de los hombres, su transcurso. La botella de agua y tus gafas veladas. Estar de paso es de repente este paisaje alucinado, esta incredulidad de diez minutos que es otro modo de distancia y convierte la vida en memoria precoz. Dejas caer el agua por tu frente y el pelo se te encrespa, más oscuro. Has vuelto a abrir los ojos y una sonrisa rompe el maleficio, este breve paréntesis de insidia que tiembla con el aire. La mueca de tu alivio es una calma y sé reconocer su contundencia. Veloz hacia un destino que nos llama sin conocernos, el coche arranca y deja surcos en el arcén. Queda sólo esta luz, la aguja fiel de agosto que horada cuanto toca, más allá de nosotros.


2 SITUACIONES, Adonis (Ali Ahmad Said) ( 1930- ) [Fragmento] Situación del desierto/el narciso El agua posee una flauta que yo escuchaba y mi deseo escuchaba una lengua cuyo sonido se retrasaba y surgía en cualquier momento. He cambiado de caravana. La creación es barro, juego. Me recrearé con mis secretos y con su juego. Yo soy éste que un desierto ha creado. Los ciervos de mis sueños están vestidos con palmeras. Es inútil jugar al tric-trac con la luna, viajar en una alfombra de seda, es inútil creer las profecías del cuervo de mi suposición ni las promesas de destrucción. Oh, poesía, cochero loco, tómanos para adelantarnos a nuestra muerte, para ver y escribir lo que vendrá y para ser la Fatiha del libro. Desierto-madre, y yo soy el testimonio perdido, desvaría como quien camina sobre sus miembros. Camina y amarra los pies al espacio. Y yo soy el testimonio, nuestra tierra se desvanece por tantos profetas como ve sobre ella.

Desierto: secreto. Este es el secreto manifiesto, una nube que arroja su manto sobre nosotros, su murmullo es el lenguaje oculto de las estrellas. Extravío, y una caravana pierde una caravana. Desierto. Una piedra me roza: ¿eres tú mismo? Yo rozo a la acera amiga. ¿Eres tú mismo? Tu chispa ha devorado a la chispa. Desierto. Una palmera lleva una estrella. Una camella lleva la luna y crea los desiertos. Desierto: narciso que se sumerge y flota en el laberinto de los espejos hecho añicos. Danza con su imagen y su llanto y graba en ella su rostro, sus fragmentos se desintegran. Enloquece con estas imágenes fragmentadas. Teje el día con la noche como un sueño que alumbra y muere amando. Narciso es el único que queda. Narciso no es más que un espectro, este espectro no es más que su sollozo. Helo aquí. Lo veo como lo han descrito sus sueños. Ha olvidado el camino que le conduce a su agua, ha olvidado las palabras. Lo veo coronado con su espejismo. Fatigado, ha dado la mano al infinito cielo y se ha dormido


3 RÉPLICAS, Umar Ibn Abi Rabi’a (m. hacia 720 d.C.) A una muchacha de formados senos Invité a tenderse, sin cojín, sobre la arena del desierto «Así lo haré, aunque no sea mi costumbre», dijo ella. Y cuando iba a despuntar la aurora me dijo: «Me has deshonrado. Ahora vete si quieres, o sigue, si así lo prefieres». Pero no hice salvo sorber sus encías y, entre charlas, besarla en la boca. me llené toda de ella. Me envolví en su vestido de seda y a mis ojos dije: llorad ahora. Entonces se levantó para borrar con su manto las huellas y buscar las perlas del collar desparramadas.

4 DESIERTO, Vicente Aleixandre (1898-1984) Lumen, lumen. Me llega cuando nacen luces o sombras, revelación. Viva. Ese camino, esa ilusión es neta. Presión que sueña que la muerte miente. Muerte, oh vida, te adoro por espanto, porque existes en forma de culata. Donde no se respira. El frío sueña con estampido - eternidad. La vida es un instante justo para decir María. Silencio. Una blancura, un rojo que no nace, ese roce de besos bajo el agua. Una orilla impasible donde rompen cuerpo u ondas, mares, o la frente.

5 Begoña Abad (1952-) ¿Qué deseas?, me habló el desierto de candentes arenas. “Ver el rostro del amado junto al mío”, respondí sin voz. Un invisible dedo dibujó en las dunas naranjas, un único rostro, el rostro doliente de toda la humanidad. Supe entonces que era la ola del mar.


6 Gonzalo Moure (1951-) [Kori y Caramelo en Palabras de Caramelo] Hay en las nubes camellos blancos, que pastan hierba de algodón y beben en los pozos del cielo… Hay en el sol camellos dorados, que bebe agua y pastan hierba de fuego. … Esta no es la tierra con la que soñaba en el vientre de mi madre. Esta no es la campiña, ni este es el río. Esta soledad está muerta, No es la soledad de los dulces pastos. Mi corazón me dice que vaya hacia el sur, pero mi olfato no ventea la hierba, ni el agua, ni los dulces montes rodeados de árboles 7 ODA A LOS MONEGROS, Joaquín Ruiz Gaspar (1980-) Estepa de olvidadas sabinas sacudidas por el tiempo sufriendo y protegiendo la tierra que pisa el hombre. Siento un tremendo cierzo que hace temblar al cielo, cae la amenaza como un trueno y en un vuelo huye la vida lamentada desesperada y callada de donde el hombre apuesta resignado un destino desgarrado. La aridez sangrará arena y sabia de una muerte de la que no puede huir construida por la insensatez por un dinero sembrado

que no recogerán los hijos que vistes nacer. Así te quieren sin ti sabina sin mí porque sin ti no sé vivir en un cielo de estrellas de neón en un horizonte sin pasado donde un extraño cierzo sacudió la ultima razón. ¡Tierra¡ si no gritas gritaré y elevaré mis versos hasta el mismo Sol que dio la sed a este océano de sentimientos aún llamado Los Monegros. Los Monegros No Se Venden!!!


IES Bajo Cinca, Fraga Biblioteca Curso 2007-2008

nº 13

POETAS CINEMÁTICOS 1 NO ME PARECE NI BIEN NI MAL, Luis Buñuel (1900-1983) Yo creo que a veces nos contemplan por delante por detrás por los costados unos ojos rencorosos de gallina más temibles que el agua podrida de las grutas incestuosos como los ojos de la madre que murió en el patíbulo pegajosos como un como un coito como la gelatina que tragan los buitres Yo creo que he de morir con las manos hundidas en el lodo de los caminos Yo creo que si me naciese un hijo se quedaría mirando eternamente las bestias que copulan en los atardeceres. 2

MUERTE, Pier Paolo Pasolini (1922-1975) Vuelvo a ti, como vuelve un emigrado a su país y lo redescubre: he hecho fortuna (en el intelecto) y soy feliz, tanto como hace tiempo lo era, destituido por norma. Una rabia negra de poesía en el pecho. Una loca vejez de jovencito. Antes tu alegría se confundía con el terror, es verdad, y ahora casi con otra alegría lívida, árida: mi pasión decepcionada. Ahora me das miedo de verdad, porque estás de verdad cerca, incluida en mi estado de rabia, de oscura hambre, de ansia casi de criatura nueva.


3 SO LONG, Michael Houellebecq (1958-) Hay siempre una ciudad, con huellas de poetas que entre sus muros han cruzado sus destinos agua por todos lados, la memoria murmura nombres de gente, nombres de ciudades, olvidos. Y siempre recomienza la misma vieja historia, horizontes deshechos y salas de masaje soledad asumida, vecindad respetuosa, hay allí, sin embargo, gente que existe y baila. son gente de otra especie, personas de otra raza, bailamos exaltados una danza cruel y, con pocos amigos, poseemos el cielo, y la solicitud sin fin de los espacios; el tiempo, el viejo tiempo, que urde su venganza, el incierto rumor de la vida que pasa el silbido del viento, el goteo del agua y el cuarto amarillento en que la muerte avanza. 4

Alejandro Jodorowsky (1929-) Abrazado a mi gato soy un muro forma vacía que se desmorona ángel sin voz devorando panes duros Vivo tras de la puerta y bien me duele ¿cómo puedo gritar un tal silencio? el tren no lleva dios ni tiene rieles. Ando solo en este mal y sin remedio En tu adiós me quedé paralizado. Que me convierta en piedra no lo dudo base seré de tu templo consagrado Frente al espejo sólo veo a un niño tu ausencia en mi alma se hace un mundo vives dentro de mí cuando no vivo 5 Antonio Maenza (1948- 1979) Sin secreto no hay amor ojos de Doña Juana la loca la sombra de Cunizza junto al triedro y ese presagio en el aire diciendo que nada de lo que va a ocurrir será visible a los sargentos tre donne intorno a la mia mente


6 NADA TIENE SENTIDO PARA MÍ, Jonas Mekas (1922- ) Traducido por Lucas Gedvilas, alumno del IES Bajo Cinca. Nada tiene sentido para mí y todo es inútilVivo solamente de inercia y aceleración obligándome a mí mismo Ahora son las tres de la mañana y todos duermen y es de noche Estoy acostado con los ojos abiertos. Y sé que dormiré así hasta la mañana con los ojos abiertos así como toda esta noche

7 AUTOBIOGRAFÍA DEL OJO, Paul Auster (1947-) Cosas invisibles, enraizadas en el frío, creciendo hacia esta luz disipada en todo lo que alumbra. Nada tiene fin. La hora regresa al comienzo de la hora en que respiramos: como si nada fueran. Como si yo no pudiera ver nada que no es lo que es. En el límite del verano y su calidez: cielo azul, colina púrpura. La distancia que sobrevive. Una cas hecha de aire, y el flujo del aire en el aire.


8 A GALA, Salvador Dalí (1904-1989) Fuentes de vida de noches sin mañanas yo puedo llegar al surtidor donde he visto súbitamente la imagen tan amada que llevaba grabada en el fondo de mis entrañas. Yo sé donde está el pan de vida, tan blanco es que cerrando los ojos lo continuo a ver por transparencia pan de vida yo sé donde está el horno en las llamas del cual he visto prefigurada la imagen tan amada de Gala tan amada horno que las totémicas guirnaldas le sirven de adorno. Yo sé donde está en el fondo de la tierra el bloque de mármol donde está contenida la imagen de Gala tan amada. Cuatro elementos obsesionan mi Gala aire, agua, fuego y tierra que corresponden a mi Gala que conocí antes de nacer. ¡Aire, aire! es el que respiro de noche y de día veo sin cesar la imagen de mi Gala tan amada el recuerdo de mi gala tan amada donde respiro sin cesar de noche y de día ¡el aire, el aire! de mi Gala tan amada. En el fondo sin mañanas el agua se vierte sin fin en el surtidor (del jardín) donde he visto detalladamente el rostro de mi Gala tan poco amada.


IES Bajo Cinca, Fraga Biblioteca Curso 2007-2008

AUTOPOEMAS Haz tu propia selección de poemas y escríbelos aquí

nº 14



ppll completo 0708