Page 1

Leer juntos – Institutos Fraga, jueves 2-5-13, 21’30 h. en el IES Ramón J. Sender

Vida de Pedro Saputo (1844) de Braulio Foz (Fórnoles,Teruel, 1791-1865)

BRAULIO FOZ Escritor español nacido en Fórnoles (Teruel). Estudió Humanidades en su ciudad natal y en la Universidad de Huesca, ciudad en la que luchó contra la invasión francesa durante la Guerra de la Independencia, siendo apresado en el sitio de Lérida y conducido a Francia. Después de la guerra, volvió a Huesca pasando un largo periodo enseñando retórica y latinidad en Cantavieja (Teruel). Más tarde tuvo que emigrar de nuevo a Francia, donde estuvo 12 años exiliado hasta la muerte de Fernando VII. A su regreso, se reintegró a la docencia hasta su jubilación en 1862. Fue fundador de El Eco de Aragón (1838), el más interesante de los periódicos liberales de los años cuarenta. Es autor de más de medio centenar de libros sobre temas variados. Entre éstos cabe destacar, Plan y método para la enseñanza de las letras humanas (1820), Arte latino sencillo, fácil y seguro (1842), Literatura griega (1849) y Método para enseñar la lengua griega (1857). Corrigió y aumento el libro de la Historia de Aragón de Antonio Sas, al que añadió un quinto tomo, Del Gobierno y Fueros de Aragón (1850). Dedicó sus últimos años a investigar sobre la religión, siempre desde un punto de vista racionalista y anticlerical, Cartas de un filósofo sobre el hecho fundamental de la religión (1858), Reflexiones a M. Renán (1853) y Los fraciscanos y el Evangelio (1864). También cultivó el teatro, en especial la escritura de comedias, la mayoría aún inéditas. Sin embargo, su fama se debe a la publicación de la novela, Vida de Pedro Saputo (1844), en el que dibuja el retrato de un personaje del folklore oscense, célebre por su astucia y con un estilo que debe mucho a Cervantes. Esta novela está considerada la más importante de la narrativa aragonesa en el siglo XIX y una de las obras más originales de la literatura española de la primera mitad de dicho siglo. Otras obras importantes del autor además de las mencionadas son El testamento de don Alfonso el Batallador (1840) y la Novísima Poética (1859). http://www.epdlp.com/escritor.php?id=5016


VIDA DE PEDRO SAPUTO "Vida de Pedro Saputo" la escribe Braulio Foz en 1844. En este año se editan cincuenta y una novelas en toda España, lo que constituye un récord hasta entonces. En estos años el romanticismo va cediendo a una nueva corriente realista. Los orígenes de nuestro personaje no están claramente definidos y andan entre una fuerte tradición oral viva y una figura literaria de héroe aragonés. La situación temporal de los hechos narrados no está determinada, aunque es clara una distancia en el tiempo entre la narración y los sucesos contados. Los pensamientos anticlericales de Braulio Foz los deja traslucir a lo largo de la obra, censurando la condición del clero y religiosos de ambos sexos de una manera persistente. La lengua usada tiene recuerdos de la narrativa del Siglo de Oro ("hablades", "estábades", "hacello", "e" en lugar de "y",...). Por otra parte, Braulio Foz utiliza un estilo ágil, directo, lleno de formas coloquiales que resulta eficaz para presentar y caracterizar a los personajes. También utiliza muchas voces con marcado carácter regional aragonés, empleando frecuentemente rasgos dialectales del habla local. La gracia atrevida, traviesa y burlesca tiene amplia cabida en su narrativa. Es muy popular la retahíla de improperios que dedica a una anciana indiscreta que interrumpe la actuación de la tuna estudiantil a la que acaba de unirse nuestro personaje Pedro Saputo: "¡Vaya con Dios la elle, piltrafa, pringada, zurrapa vomitada, albarda arrastrada, tía cortona, tía cachinga, tía juruga, tía chamusca, pingajo, estropajo, zarandajo, trapajo, renacuajo, zancajo, espantajo, escobajo, escarabajo, gargajo, mocajo, piel de zorra, fuina, cagarruche, ...., sapo revolcado, jimia escaldada, cantonera, mocholera, cerrera, capagallos,...Y cesó tan alto perenne temporal de vituperios, porque la infeliz despareció de la vista" (lib.2,cap.X). Nuestro personaje ama profundamente a su tierra, la quiere conocer directamente, visita lugares que la historia ha dejado recuerdos gloriosos (San Juan de la Peña, San Victorián, Sigena, Montearagón, El Pilar,...). El amor que Pedro profesa a su tierra queda patente en numerosas ocasiones en el fuerte sentimiento con el que describe sus paisajes: "¡Oh, montes de mi lugar! ¡Oh, peñas y fuentes, valles y ríos, ambiente, cielos, nubes y celajes conocidos...! ... ;pero halló el mismo amado cielo, el mismo amado suelo, la misma amada campiña, los mismos caminos, avenidas y ejidos que de niño recorrí; y era en fin, su lugar, era su pueblo, era su patria; y allí estaba su cuna y su casa donde se crió dulcemente" (lib2capXV). La inteligencia del héroe es algo que si empieza en lo fabuloso, se atempera pronto a modos razonables, y si hubo un conato de mitificación inicial, sin entrar en el dominio de lo fantástico, Saputo puede convivir pese a la superioridad de sus grandes dotes, con los demás convecinos, de los que gana la admiración y comparte la vida. De lo que tampoco anda carente nuestro personaje es de sensibilidad, de amor a su tierra, a su paisaje, a su madre, a sus gentes, a sus recuerdos de niño. El final de la obra con la misteriosa desaparición del héroe deja la historia en los límites de lo mítico, la grandeza de Saputo no le permitía tener un final corriente al uso de los mortales. http://cierzo.blogia.com/2007/022401-vida-de-pedro-saputo.php

13502 Saputo.pdf  

13502 Saputo.pdf

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you