Issuu on Google+


APOYAN:


Este marco de referencia se construye a partir de las difusiones generadas entre los integrantes del colectivo SINSITIO, en el marco del trabajo desarrollado en la BIBLIOTECA POPULAR EL HORMIGUERO. Tomando como base los textos del libro: los trabajos de la memoria de Elizabeth Jelin. En el marco de las diferentes discusiones

una memoria nacional u oficial. Los objetivos

que se dan con respecto a los distintos

mismos de esta historia estรกn enfocados en

sentidos que se le pueden dar al pasado, es

cumplir distintas funciones dentro de las

importante

sociedades.

identificar

las

diferentes

Por

ejemplo,

generar

un

problemรกticas o discusiones que se puedan

sentimiento de identidad nacional, lograr

evidenciar en la sociedad, en el momento de

mayor cohesiรณn social, definir las distintas

proponer una historia mรกs incluyente, que

fronteras simbรณlicas, y por ultimo contener

tenga en cuenta los distintos relatos y

las memorias individuales y colectivas en el

memorias de los diferentes grupos; que han

contexto nacional.

sido excluidos en la construcciรณn del relato histรณrico. Esto en un intento por hacer del pasado un agente activo en el presente, pues por

lo

general,

estas

memorias

vienen

acompaรฑadas de una reflexiรณn hacia la importancia de emprender acciones sobre las condiciones actuales y plantear las posibles proyecciones hacia el futuro. Como uno de los obstรกculos que se presentan, en el intento de construir un nuevo relato histรณrico que vincule los distintos sectores sociales. Se evidencia la lucha directa con la versiรณn hegemรณnica, que se ha construido a parir de postulados que se proponen generar

Teniendo en cuanta lo anterior, es evidente como al presentar nuevas narrativas (que


provienen

de

sectores

silenciados

en cuenta diferentes elementos, pues por un

históricamente, por las fuerzas estatales)

lado, se debe pensar en los diferentes

estas se presentan como un campo de

significados y las disputas entre los mismo, y

confrontación

discurso

por otro lado, se debe pensar en cómo las

“nacional” que se impone y se constituye

narrativas en cuanto al territorio se pueden

como hegemónico.

Sin embargo se debe

ver diluidas por los cambios generacionales,

tener en cuenta que las transformaciones y

que pueden desembocar en olvido, o en la

disputas por la construcción del pasado no se

destrucción

da de forma permanente y lineal, puesto que

configuración de la memoria.

en

contra

del

dichas luchas se deben constituir en base al contexto particular en el que se proyectan, por ejemplo, en periodos de crisis, los obstáculos para la vinculación de estos nuevos relatos es bastante conflictiva, pero por otro lado, en el momento de transición o de relecturas sobre la sociedad; se da el espacio

para

presentar

las

las

aperturas

discusiones

políticas sobre

y los

diferentes sentidos del pasado.

de

los

escenarios

de

Además, se plantea la discusión en torno a los interrogantes que se plantean en lo

referente

a

la

posibilidad

imposibilidad de construir relatos

provenientes

de

o

la

estos nuevos las

memorias

colectivas de los sectores sociales. En este aspecto se tiene que decir que se deben tener en cuenta diferentes aspectos o requisitos. Por un lado, el testimonio no va a ser mostrado a menos que se generen los

En esta vinculación que se pretende

espacios

para

la

narración

de

las

hacer de las nuevas narrativas y las disputas

comunidades, el escenario en el que serán

con los relatos oficiales. No se puede dejar

escuchados.

de

lado

la

importancia

de

las

huellas

materiales del pasado, teniendo en cuenta, el monopolio que se ha generado sobre las

Por otro lado, se hace referencia a la

mismas. En este particular nos referimos a

dificultad en la reconstrucción del relato,

los lugares significativos para la historia y

puesto que, las eventualidades del pasado

además,

puedan

a

las

diferentes

fechas

de

aniversario que se institucionalizan. En cuanto a los significados que se le otorgan a los diferentes lugares y fechas que reconstruyen el discurso histórico y el patrimonio de una sociedad, se deben tener

personas,

resultar pues

traumáticas puede

para

presentarse

las la

posibilidad de no contar con marcos de referencia que les permitan darle sentido a los relatos, en este aspecto se debe ser cuidadoso en el manejo de la emocionalidad de los participantes, a fin de darle mayor


veracidad a las narraciones.

cuenta las características específicas del

Por último se hace referencia a la necesidad de

un

interlocutor

activo

y

sensible

manejando el equilibrio y que tenga

en

entrevistado.

Esto

acompañado

de

los

suficientes filtros por los cuales se puede definir la relación, entre el testimonio, el trauma y la verdad.

DISCUSIONES EN CUANTO AL TERRITORIO Y EL FENÓMENO DEL DESPLAZAMIENTO. En el marco del trabajo desarrollado en los diferentes barrios de la localidad, se planteó una situación común en tanto que la mayoría de la personas son provenientes de distintas regiones del país, esto en el marco de distintos fenómenos migratorios. Bajo esta situación se planteó la necesidad de definir las causas de dichas migraciones; y como una primera idea que surge de la situación se plantea el fenómeno del conflicto armado que vive el país. Hipótesis inicial que no resulta del todo equivocada, sin embargo, se proyectó como insuficiente para el análisis. Por lo tanto se hizo importante, a pesar de no ser uno de los objetivos iniciales de la investigación, indagar sobre una categorización amplia y puntual de la situación del desplazamiento. Buscando configurar un marco más amplio que nos permita definir la situación puntual de los barrios donde se desarrolló la investigación, en torno a la reconstrucción de la memoria. Para iniciar se hará una indagación ante la situación del desplazamiento en el marco del sistema productivo del país, para luego hacer una relación con las dinámicas del conflicto armado.

El desplazamiento. Bajo las lógicas de la modernización capitalista se formula la necesidad de urbanizar las naciones y además, que se deben generar procesos de desplazamiento del campo a la ciudad con el fin de asegurar una fuerza laboral que dinamice la industria. Bajo esta perspectiva de desprecio por lo rural, Colombia ha querido impulsar sus diferentes modelos de desarrollo, sin embargo, Colombia sigue siendo un país inmensamente rural y es allí, en lo rural, donde se concentran un gran número de problemas irresueltos por el estado.


Teniendo como referencia las afirmaciones hechas por Lizandro Cabrera; en las cuales se define como el desplazamiento en Colombia se constituye como un motor de la historia, pues en la historia nacional se ubican constantes flujos y reflujos migratorios que reestructuran constantemente las relaciones agrarias; esto en el marco de dos tipos de disputas, el conflicto por la tierra, entendido este como la lucha por la propiedad y las formas de usos; y el conflicto por el territorio, este entendido como las disputas por la consolidación de poder político y económico, en la búsqueda del control de las relaciones sociales que en este se configuren 1. A partir de dicha afirmación se puede ubicar como en el campo rural se ha constituido como un escenario de constantes conflicto en el marco de diferentes proyectos “modernizantes” que han modificado constantemente las relaciones con el espacio. Sin embargo, en los análisis hechos sobre el desplazamiento, se parte de la premisa de que este tiene sus orígenes y única causa en las lógicas de la violencia desarrollada desde el conflicto armado, al no percibir “el fenómeno de los desplazados como un problema de tipo estructural y no coyuntural por responder a las lógicas de un proceso histórico.” 2 Proceso histórico que se centra en el desarrollo de un sistema de producción. Abordaje que no visibiliza las causas sistémicas y realmente estructurales del desplazamiento, sino que lo relega a una realidad concreta como lo es el conflicto armado. El desplazamiento y el despojo más allá del conflicto armado. Como se señaló anteriormente, en el marco de las relaciones agrarias se presentan diferentes disputas ya sea por el control sobre la tierra o el territorio, en estas disputas se pueden ubicar diferentes intereses económicos y políticos, intereses que en términos generales se resuelven con la propiedad directa sobre la tierra. Con esto entramos otra de las aristas de la problemática del desplazamiento, y es como el territorio se constituye como una fuente de poder político y económico, pues en esta lógica, es que se recurre al desplazamiento y el despojo para la consolidación de poderes en distintas regiones del país. Lógica que ha prevalecido históricamente y que encarna los dispositivos mismos del conflicto armado y como “la violencia en Colombia en las últimas décadas, se ha constituido en un determinante y condicionante del desplazamiento.”3 Pero a la vez se comprende que si el papel 1

CABRERA, Lizandro. Una mirada integral al desplazado en Colombia. Cali: editorial USC., p. 140 Ibíd., p. 23 3 Ibíd., p. 218 2


del conflicto armado es importante, no es la única causa, en el marco de las relaciones que generan el desplazamiento. Y se hace importante ver en casos concreto, cómo operan estas otras fuerzas que generan desplazamiento. En un intento por ser más puntuales, se parte del interrogante que se lanza desde el informe Colombia rural razones para la esperanza del PNUD que se pregunta: “¿Los métodos de despojo y abandono violento de tierras dejarían de operar si terminara el conflicto, y se acabara y se sometiera a las bandas criminales y al narcotráfico que usan la tierra como un instrumento para negocios ilícitos?”4 Y como desde la respuesta, que se le da a este interrogante, se sustrae una ampliación del análisis del desplazamiento y el despojo que va más allá de los límites de las explicaciones que parten expresamente del conflicto armado, las bandas criminales y el narcotráfico. Pues se afirma que “si se dejan intactas las fuerzas del mercado sin una regulación social y estatal, y permanecen los incentivos para la acumulación y la avidez de rentas basadas en la propiedad de las tierras, se tendría seguramente el despojo del posconflicto” 5 en este orden de ideas, lo que se evidencia es como desde el informe se buscan las causas más allá de los escenarios coyunturales y se ubica el desplazamiento y el despojo de tierras en términos de la misma estructura económica y política del país. Para hacer una explicación más concreta de la situación se presentaran dos ejemplos que denotan como el despojo y el desplazamiento se estructuran mucho más allá de las dinámicas del conflicto armado. Como un escenario en el que se pueden ubicar las relaciones del mercado y el despojo de tierras se presenta el caso del Vichada: “Este caso es emblemático de la corrupción que invadió al INCODER en los últimos años y de cómo el despojo también cubrió las tierras del estado.” 6 Puntualmente a lo que se hace referencia es como se titulan de forma irregular 16.330 hectáreas de tierras baldías en el departamento del Vichada, a trece personas cercanas a senador Habib Merheg.7 En este caso el interés que se persigue se da alrededor de los proyecto agroindustriales que se proyectan en el Vichada, bajo el plan que se conoce como el renacer de la

4

PROGRAMA DE LAS NACIONES UNIDAS PARA EL DESARROLLO (PNUD).Colombia rural razones para la esperanza. Informe Nacional de Desarrollo Humano 2011, p. 271 5 Ibíd., p. 271 6 Ibíd., p. 276 7 El tierrero del senador. EnRevista semana. (sábado 21 de abril del 2007) disponible en: http://www.semana.com/nacion/tierrerodel-senador/102372-3.aspx


Orinoquia, en el cual uno de los objetivos es cubrir tres millones de hectáreas con palma aceitera. En este ejemplo, de denota como las lógicas del mercado, unido a la corrupción de las instituciones del estado, garantizan condiciones para el despojo de las tierras que corresponden al mismo estado; y que dejan al campesinado fuera de cualquier posibilidad de titulación a menos que cuente con recursos para desarrollar un proyecto agroindustrial. Situación que muestra, como bajo las lógicas de tenencia de la tierra en Colombia se priorizan las dinámicas latifundistas y los proyectos agroindustriales, que están de la mano con las lógicas de la explotación capitalista de la tierra, en contravía de las economías campesinas de mediana producción agrícola. Por otro lado, encontramos el caso de Jiguamiandó y Curvaradó, en este lo que se observa es como después de las denuncias hechas en diciembre del 2007. Se llama a rendir indagatoria a 23 empresarios de palma por presuntos vínculos de las empresas palmeras con grupos paramilitares.8Puntualmente se hace referencia a como en el 1997 bajo la operación génesis se desplazan a las comunidades de Jiguamiandó y Curvaradó, y años después cuando deciden regresara sus territorios los encuentran cubiertos por cultivos de palma aceitera, terrenos que fueron adquiridos por medio de escrituras fraudulentas y bajo la figura de la accesión, en donde se incorporan terrenos bajo el supuesto de que un río desvió su caudal 17 kilómetros, este como un caso particular de la inverosímiles que podían resultar los métodos para justificar el despojo. 9 Con el ejemplo anterior podemos ver como se presenta una vinculación entre las fuerzas violentas del país y los intereses del capital, que se valen de un grupo armado ilegal como los paramilitares, para desplazar a las comunidades y hacerse con el territorio, situación que tiene como raíz y único interés la acumulación de capital y a pesar de que un grupo que pertenece a las lógicas del conflicto armado participa, la acción como tal, corresponde a las lógicas de la acumulación capitalista.

8

ALAVARES, Paula. Una mirada sobre la transformación del campo: el caso de los agrocombustibles en Colombia. En: La cuestión agraria hoy. Colombia: tierra sin campesinos. 2010., p. 176 (disponible en http://ilsa.org.co:81/biblioteca/dwnlds/taq/Taq15/Taq1505.pdf) 9 CURVARADÓ Y JIGUAMIANDÓ: La gran prueba de la restitución de tierras de Santos. En:La silla Vacía. ( 18 de marzo del 2011) Disponible en: http://www.lasillavacia.com/historia/curvarado-y-jiguamiando-la-gran-prueba-de-la-restitucion-de-tierras-de-santos22612


Conclusión. Partiendo de los análisis anteriores, podemos observar como esta categorización que se desarrolló se presenta como sustentable en el territorio y la realidad de los contextos trabajados en la investigación sobre reconstrucción de la memoria. Pues las evidencian dan cuenta de cómo los procesos migratorios se dan en un gran porcentaje por las dinámicas y lógicas de producción de las distintas regiones, puesto que, en las distintas zonas del país la economía resultaba ser inestable, lo que conllevo a que las personas del país buscaran solución a sus problemas económicos migrando a la ciudad bajo el supuesto de encontrar en esta todas las garantías para el desarrollo de su vida material. Sin embargo la realidad les demostró que las posibilidades no eran tan realizables en el corto plazo, pues estas familias se tuvieron que ubicar en las zonas periféricas de la ciudad, retrasando su acceso a las ventajas económicas de la ciudad. El proceso de articulación fue largo y conllevo a generar cordones de miseria alrededor de la ciudad; situación que no ha variado mucho, pues a pesar de que la cuidad ya se articuló o se integró con la periferia, existen muchos zonas donde aún no se ubica la presencia del estado ni las presuntas ventajas económicas de la ciudad que distintas personas vinieron buscando desde sus comunidades de origen.


Territorios y Memorias.

Entorno a la relación territorio-Memoria, teniendo en cuenta las condiciones en la ciudad actualmente e históricamente

en cuanto

a las características puntuales de como el

desplazamiento de personas a nuevos territorios y a la vez los procesos de territorialización que se genera con la entrada de nuevos patrones culturales y sociales en el territorio. Cabe preguntarse sobre los múltiples significados que se pueden presentar en un mismo territorio. Por lo tanto, se parte de la afirmación que dentro del territorio coexisten varias identidades, con significaciones sobre el mismo territorio completamente diferentes, por lo tanto, en la relación territorio y la memoria es incorrecto hablar de un único discurso, cuando en realidad se desarrollan múltiples visiones del mismo. Teniendo claro que dentro de un esquema de relaciones donde se presenten las diferentes categorías de cultura y territorio, además de sumarle el componente de la identidad; estas en un espacio determinado se podrían suponer en un marco de relaciones armónicas. Pero en un análisis más profundo de las interrelaciones de estas categorías, es evidente que estas relaciones no pueden ser del todo pacíficas, pues dentro de ellas, por su mismo carácter, se deben producir distintas disputas en torno al cómo puede llegar afectar una sobre la otra, es más, se podría afirmar que la memoria es fruto de las pugnas y las disputas que se presentan en la interrelación de las distintas relaciones que se construyen en el territorio.

Esto sin dejar de lado las disputas internas que se presentan dentro de cada categoría; pues en este aspecto, estas se suelen presentar como homogéneas y construidas a partir de un consenso general. Lo que es cuestionable si tomamos el simple caso de lo que son las construcciones culturales, como un referente amplio de las diferentes interrelaciones en el territorio, y como dentro de estas construcciones culturales se dan espacios para la redefinición de la misma.

Pues

la cultura es determinada y determinante, y a la vez, estructurada y

estructurante. Lo que supone que esta no se puede entender como un producto acabado, sino como algo en constante reelaboración. Lo que supone una constante disputa por los significados culturales sobre el territorio.


Por último, al preguntarse sobre las distintos factores que intervienen dentro de la construcción de la memoria social se debe tener en cuenta la relevancia transversal de los aspectos socioeconómicos que en gran medida se cree determinan la construcción de esa memoria social, pues es innegable la relevancia que tienen el medio y las condiciones materiales en las que las personas desarrollan su propia vida. Pues no tener en cuenta esto conllevaría a desvincular los procesos sociales de sus condiciones puntuales, en cuanto a su interacción material con el territorio y el medio ambiente.

EL REGRESO

Solo caminan pasos vacíos, tal vez las voces también, caminan los sueños perdidos y también la ironía, la risa loca del demente poéta, ha llegado de nuevo, ya sin lágrimas, las repartí en miles de corazones, ya sin risas, sin suspiros pero con pasiones, ya sin remedio para esta hierba perdida y maldita, pero con humo, alcohol y miles de recuerdos.


Viene cantando en tono susurro, meditando en melodía, viene trayendo lo que dejaron, lo que escupieron en un vaso de cerveza fría, dulce y espumosa, viene trayendo la niña hermosa, la flor candente en su pecho pero sin sus besos y sin el olor de su cuerpo, viene trayendo esperanza en el socialismo y el cristianismo, viene trayendo utopía y canciones de Jara.

Se sienta un poco y reflexiona, fuma un cigarro, también destapa una lata con cerveza, piensa, loco sin embargo piensa en ella, en ella, con él, y él sigue sin ella, por culpa de él, o simplemente está solo, acabado, mendigando besos y robando corazones, cosechando luchas y uniendo voces para no quedar en silencio, ni opaco ante la vida y la muerte.

Sigue el camino y deja la huella, entre tierra y bueno algo de mierda en su zapato y en su vida, sin embargo sigue por el camino, levanta la cara hacia el destino, mira una luz de independencia, o tal vez la muerte, sin embargo la sigue, queriendo olvidar la princesa


y centrarse en su pueblo y su nobleza, concentrarse en la patria grande, liberada para éste y todos los poétas.

Ronald Henry Alarcón

EN HOMENAJE

Hoy no pude llorar, no llore, Dentro de mi cabeza, latiendo fuerte el corazón, Esperaba verlos nuevamente reír, luchar, vivir;

Pero no fue así, la luz de sus velas apagada fue, Sin embargo el brillo vive en cada uno de nosotros, En forma de sueño, en forma de lucha y de amor.

Más allá de la relación larga o corta, Importante o de pasada, una cortesía O tal vez un saludo con socialismo en las palabras, Más allá de lo que hayamos compartido, El dolor de que se haya ido, Es el impulso al combate por mi pueblo.


Y quise abrazar su cajón, no dejarlos ir, grite, En el silencio de mi alma, entre mis ojos que estallaban, Grite sin permiso de nadie ni de nada, Sin pedir a Dios ni al diablo el aval, Simplemente los llamé, pero ellos me acallaron, Me dijeron, estamos ahí, en cada día y cada lucha, En cada marcha que lleven mis consignas Y en cada agitación, mi entusiasmo, mi carisma.

Hoy los recordaremos, por los siglos de los siglos, Los llevaremos con alegría, como eran, felices; Hoy no solo vivirán, sino que con su llama Encenderán el fuego de la lucha, de la izquierda; Hacía cada día de padecimiento ante el sistema, Pero con la frente en alto, gritaremos Hasta la victoria siempre compañeros.

Ronald Henry Alarcón



Revista el Ladrillo