Page 1

Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 1

IV CONCURSO “PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

AÑO 2011


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 3

Cartas GANADORA Y FINALISTAS DEL IV CONCURSO “Pablo Neruda” de cartas de amor


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Pรกgina 4


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 5

Presentación No corren buenos tiempos para las cartas de amor. En realidad, no corren buenos tiempos ni para el amor ni para las cartas; pero llega el catorce de febrero (o mejor dicho, tres semanas antes) y los escaparates se visten de corazones rojos y cajas de bombones, y los cuadernos se llenan de poesías sangrantes, de las que adoran mis alumnos: si mi boca fuera pluma y mi corazón tintero, con la sangre de mis venas, escribiría te quiero, que más que enamorar, espanta un poco. Llega San Valentín y todos nos ponemos bobos. Y como en Halloween (antes, cuando no éramos tan tontos celebrábamos el día de Todos los Santos) seguimos a los americanos y nos escribimos postales ñoñas, compramos flores y pagamos millonadas por menús afrodisíacos que solo levantan el nivel de colesterol. Sin embargo, las cartas amarillean en los cajones, en las carpetas del ordenador, en los oscuros rincones al lado del arpa de un Bécquer amnésico. Ya no escribimos porque no tenemos tiempo para pensar, y creemos que un regalo envuelto en papel rojo brillante dice más de nuestro corazón que una palabra pronunciada o escrita en el momento justo. Por eso es digno de admiración un concurso así, en el que cuatro años de declaraciones de amor ven la luz, porque, aunque no lleguen a su destinatario, sí irán dejando huella en los demás. Al menos en los que como yo hemos de confesar que escribíamos declaraciones de amor, que deseábamos recibirlas por escrito y que aún nos morimos de vergüenza cuando recordamos cómo el tiempo se nos vino encima hace cuatro veranos. Ese año sucedió la historia que voy a contarles: La niña no tendrá más de doce años, o sea, que se enfadaría si supiera que la llamo niña, pero es lo que parece, con su cuerpo delgado y esa mirada tan triste en sus ojos enormes. Está sentada en el borde de la piscina, a punto de echarse a llorar. De madrugada ha partido su amor del verano, un niño de once añitos, y la ha dejado sola con este día tan largo que no sabe llenar más que de ausencia.


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 6

La señora, que lleva malamente aún que la llamen señora, ha visto cómo se han pasado quince días uno detrás del otro, con esa torpeza boba de los preadolescentes que no saben ir por la vida con un cuerpo que les parece ajeno. Los ha seguido con la mirada en la playa, mezclados en una pandilla vocinglera, hasta que se han ido convirtiendo poco a poco en dos, aun en medio de la gente. Y ha envidiado suavemente este primer amor, lleno de besos furtivos. Por eso ahora se acerca a la niña y le dice que no se preocupe, que recibirá carta, ya verás cómo no tienes que esperar al lado del buzón mucho tiempo. La niña levanta bruscamente la cabeza y la mira como a un ser de otra galaxia. Ya me ha mandado tres mensajes y ha colgado mi foto en tuenti y esta noche hablamos con el Messenger, contesta. Entonces la señora siente que han pasado cien veranos y que es verdad que es más antigua que la Yenka. Y que lo del final del verano llegó y tú partirás debe guardarse en el baúl de los recuerdos junto al barco de Chanquete, con las cartas amarillentas. Mucho más románticas, pero desde luego menos prácticas, dónde va a parar. Lo que hubiera dado ella por haber conocido el Messenger o el Tuenti cuando aún no la llamaban señora. En fin. Otros tiempos, otras costumbres. Al menos, a pesar de que corren malos tiempos para la lírica, quedan para el recuerdo o para la esperanza este conjunto de cartas de amor. PILAR GALÁN


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 7

IV CONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

Carta ganadora “EL VIEJO TONTO” Una tarde de septiembre, estaba paseando por el camposanto de Curtis cuando me llamó la atención uno de los nichos. En medio de los demás -de piedra enmohecida por el paso de los años- relucía brillante como recién frotado con lejía. A sus pies había una colcha enrollada en el suelo y, en una esquina, encontré un papel doblado en tres pliegues. Reprimí la curiosidad de abrirlo; pero, al poco rato, volví sobre mis pasos. Desplegué la misiva y esto es lo que encontré: Lola, Bien sabes que habíamos quedado en viajar al Algarve cuando me jubilara. Tanto esperar el momento y aquí me tienes todos los días. Con todo el tiempo del mundo por delante y más solo que la araña que vive en el garaje. Mira que lo habíamos hablado: hay que ahorrar para el viaje, hay que planificarlo bien, es el momento de disfrutarlo. Incluso habíamos elegido el hotel que tú querías, aunque más que un hotel parecía una casa en ruinas en medio del monte. Pues ni así. Ya sabía yo que acabarías saliéndote con la tuya. Como siempre. Todavía estoy enfadado por la forma en la que te marchaste. De un día para otro, sin avisar ni nada. Me dejaste con un montón de ropa sucia encima de la lavadora y con las sobras del día anterior en la nevera. Que, digo yo, ni al gato lo tratabas así. Ya sé que siempre he sido un poco golfo, con eso de las faldas; pero es que era ver un par de piernas bonitas y me salía el espíritu conquistador de la familia. Ahora, ni ese consuelo me has dejado, porque es ver una mujer hermosa y se me viene tu imagen a la cabeza. Me acuerdo de ti de noche y me acuerdo de ti de día. Recuerdo tu pelo negro y se me vienen instantáneas a la memoria de cuando eras una jovencita y arrancabas piropos a tu paso.

-7-


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 8

IVCONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

Yo creo que me has dejado una maldición para que no levante cabeza. Por las noches, ahora soy yo el que tiene los pies fríos. No consigo calentar la cama, tan grande, yo solo; así que he acabado trasladándome a la habitación de la niña y me he adueñado de una de las camas de noventa. Estarás de acuerdo conmigo en que ese dormitorio llevaba años sin utilizarse. Sin embargo, me paso las horas dando vueltas y acabo levantándome de madrugada; y, no te rías, creo que me he hecho amigo del ratón del techo. Es un tipo listo, porque no se ha comido el veneno que le dejamos. Lo oigo corretear todas las noches entre las tablas y, al final, me ha dado pena y le he dejado comida. Ayer me senté a esperar en la silla de la cocina y acabó apareciendo: se me quedó mirando con sus ojillos negros, antes de acercarse al trocito de queso que le había dejado al lado del comedero del gato. Dirás que me estoy volviendo un sentimental, con eso de venir a visitarte a diario y hacerme amigo de los ratones. Tengo tanto tiempo que me paso las tardes sentado en el porche de la casa, con una cerveza en la mano y viendo como caen las hojas del castaño. Hace un par de días me saludó la Manola, «¡Ey, Francisco!», y se quedó mirando la botella que sostenía entre las manos. Te puedes imaginar que ahora todo el pueblo estará comentando que me he dado a la bebida, ya sabes como son. Las horas del día se me hacen eternas y me pregunto cómo te las arreglabas antes para que no parecieran tan vacías. Los dos sabemos que tenías tus defectos -no te enfades, no digo que yo sea un santo-, por eso pienso que debías tenerme bajo un encantamiento que ahora se ha roto, y no sé cómo volver a recomponerme después de esto. Me acuerdo de Mauricio, con su brazo amputado, y hago cálculos de lo que me falta a mí desde que no estás. Una pierna y un brazo me faltan, eso es seguro, y calculo que medio tronco, al menos, me ha de faltar también. Y, digo yo, que cómo me las voy a arreglar a partir de ahora, sin la mitad del cuerpo. La trabajadora social del ayuntamiento debe haber llegado a la misma conclusión, porque desde que te fuiste la tengo en casa un día sí y al otro también. Me revisa la nevera y después menea la cabeza hacia los lados, pronunciando mi nombre al igual que la Manola el otro día; aunque ella le da un tono más melancólico, como si se rindiera, porque no tengo remedio. Cuando la veo así, me acuerdo de ti y pienso que las dos haríais un buen equipo, resignadas a tener que hacer frente a un inútil

-8-


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 9

IV CONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

como yo. La niña viene todos los domingos con su marido, el estirado. Digas lo que digas, ya sabes lo que pienso de él y no me lo vas a quitar de la cabeza. Vienen a pasar el día y las horas transcurren mientras nos miramos los unos a los otros, hasta que la niña saca el tema y se pasan el resto de la tarde insistiendo en que me vaya a vivir con ellos. Es por eso que te escribo esta carta, porque han conseguido salirse con la suya. Se han aliado con la junta y con el médico, don Paulino, y entre todos han logrado que el juez emita una orden para que deje la casa. He pensado que sin ti ya me falta medio cuerpo y que, si me sacan de entre estas paredes, me va a faltar la otra mitad; entonces, ya sólo seré un fantasma y estaré más cerca de tu mundo de espíritus. Como ves, ya no podré venir a visitarte todos los días. Lo cual, supongo, será un alivio, porque al fin podrás descansar tranquila. Te he traído la manta, aquí te la dejo; pero es que me da dolor de muelas pensar en lo fría que debes estar ahí dentro. También tenías razón en eso, soy un viejo tonto y no tengo remedio. Tu Francisco.

AUTOR: Celia Gómez Yepes LUGAR: Pontevedra

-9-


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Pรกgina 10


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 11

IV CONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

1ª FINALISTA “LA DENUNCIA” Personado en los juzgados el denunciante interpuso la denuncia en la fecha indicada en el documento. Al detalle de los hechos se explicó en los términos que se incluyen en el informe: Dice el denunciante que la denunciada entró en su vida sin ser invitada. Entró en ella por la fuerza de los besos y utilizando cuantas armas tuvo a su alcance. A la pregunta de si podría dar detalles sobre dichas armas se dispuso el denunciante a la enumeración de alguna de ellas: una sonrisa inabarcable, la voz más dulce que uno pudiera imaginar, los ojos profundos como el mar y verdes como una aceituna madura y serena, y hasta un tirabuzón moreno y juguetón. Una vez que logró entrar, como indica el informe, a la fuerza en su vida, se instaló en ella sin escatimar el más mínimo detalle, cambiándolo todo de lugar, e incluso cambiando rutinas tan simples como que donde antes había oscuridad empezó a haber luz y donde había rutina y tristeza, alegría y sorpresa. La denunciada hacía uso en todo momento de su batallón de encantos, que junto a los mencionados podrían añadirse, según detalle del denunciante, los besos por sorpresas, los abrazos eternos, las ganas de reír, entre otros ejemplos que constarán en el informe perital definitivo. El denunciante, una vez que comprendió, y así lo expuso, que la denunciada había ocupado de forma definitiva su vida, se propuso adaptarse a su nuevo estado de felicidad. La denunciada, en casos necesarios, era capaz de recurrir al arma más poderosa de la tierra, también llamada sexo, para mantenerlo en todo momento en perfecto estado de entrega y/ o adoración. Pasados los años sin más incidentes reseñables en la causa juzgada, el denunciante presenta, una vez explicados los prolegómenos, el objeto final de su denuncia. Expresa el denunciante que ha sido definitivamente robado cuando la denunciada, que había llegado a su vida por la fuerza, la abandonó de forma unilateral, llevándose con ella, y he aquí el objeto de la denuncia, su corazón. Objeto éste sin el que él, según ha podido confirmar su más cercano entorno, tiene muy complicado vivir Para que conste en acta, sirva este documento, que acredito y firmo en forma y modo ajustable a la ley. AUTOR: Antonio Larrey Lázaro LUGAR: Madrid

- 11 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 12

IVCONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

- 12 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 13

IV CONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

2ª FINALISTA AMAR ENTRE NÚMEROS ROJOS

Querido Borja: Llevo varios días dándole vueltas a la cabeza sobre qué hacer para declararte mi amor. Hoy, por fin, me lleno de coraje para escribir mis sentimientos en esta carta que te dejaré en la carpeta de las firmas del Contrato Renting y del Préstamo ICO que has solicitado para mí, pues, en tu opinión es lo único que puede ayudarme a sacar adelante a mi pequeña empresa en estos momentos de crisis. Tú eres la persona que mejor conoce toda mi trayectoria empresarial, ya que, para la apertura de la peluquería, acudí para solicitar una hipoteca al banco en el que trabajas, una entidad que acertadamente lleva el nombre de Pastor. Y digo lo de “acertadamente” porque sé que si no fuese por ti sería una oveja descarriada en el mundo de las finanzas. Sabes bien que emprendí el negocio pensando que iba a comerme el mundo. Sin embargo, enseguida me di cuenta de que eran los tiempos los que se me estaban comiendo viva. Entonces, y de esto casi hace un año, te veía como uno más entre los bancarios: bien vestido, con corbata a juego con la camisa, los zapatos embetunados y brillantes, bien peinado y con ese toque ligero de colonia varonil. Para mí no eras otra cosa más que un maniquí en donde posar mis ojos, un Richard Gere joven fuera de la pantalla y de carne y hueso. Desde que me hice clienta del banco, he notado en ti –aunque estés situado en la retaguardia, detrás de la barrera de los dos cajeros– una clara disposición para atenderme. ¡De los cajeros a la fuerza paso porque son pocas las veces que hago ingresos! Nada más verme, con mucha amabilidad, me haces el gesto para que me acerque y me siente. ¡Conmigo te comportas como un banquero personal, igual que si estuviese montada en el dólar! Un día, después de que la impresora escupiera una cantidad desorbitada de cargos, aparecieron los números rojos en el extracto de mi cuenta. Ante mi nerviosismo

- 13 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 14

IVCONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

y vergüenza, en tu afán por tranquilizarme, cubriste con tu palma una de mis manos. En ese mismo instante, con tu contacto y en un plis-plas, noté que algo recorría mi interior. Sentí algo especial, maravilloso. No sabría decir si fue un cosquilleo o un escalofrío o una culebrilla que me subía desde los pies hasta la cabeza o un estremecimiento que en mi vida nunca había sentido. Te miré fijamente. Recuerdo que me fijé en tu cara de manera distinta a lo habitual, pero con el desespero y la amargura de ver la rayita del menos en el saldo, seguida de una cifra considerable de euros. Sentirme insolvente frente a mi única empleada, dejó mi ánimo tirado por los suelos. En ese momento, con la cuenta al descubierto y muchos pagos pendientes a Hacienda y a los proveedores, podría haber gritado como una loca, haberme tirado de los pelos, dar puñetazos sobre la mesa, desaparecer del globo,.... Pero, mis ojos -suplicando tu apoyo- se clavaron en los tuyos y con la magia de Cupido me enamoré locamente de ti. Y ahora estoy beoda perdida de amor; como si me hubiese bebido media docena de cubatas con elixir de pasión. Eres lo más grande, el hombre más maravilloso que jamás he conocido. ¡Si tu pudieses ver por mis ojos! ¡Ay, si pudieses ver! ¿Que qué verías? Pues un mundo lleno de color con las dioptrías del enamoramiento. Vaya, que por más que me cruce por la calle con hombres de buen ver, sólo tengo ojos para ti: ojos para tus ojos, ojos para tu boca, ojos para tu cuerpo, ... La feniletilamina del enamoramiento parece que me ha puesto prismáticos, acercándome a las nubes. ¡Viajo montado en ellas, como flotando, en Babia! Sin duda, tu imagen y tus recuerdos ocupan todos los bits de mi cerebro. Esto me sucede cuando no te veo. ¿Y cuando te veo? ¡Ay de mí! Mi corazón no para y me da la sensación de que de la emoción quisiera salir de mi pecho y saltar hasta los zapatos. Sé que somos tímidos el uno con el otro. Tú tienes fácil escapatoria para desviar la mirada de la mía, dirigiéndola a la pantalla del ordenador. Pero a mí, al virarla, no me queda otra que parecer una pánfila mirando la cara del director o el pelo engominado de tu compañero (deformación profesional) o a una mosca que pase volando. Pero sé, Borja, que tú también lo pasas fatal cuando fijas la mirada en el detalle de los movimientos de mi cuenta. Seguro que el rojo de los números rojos resulta todavía más alarmante en la pantalla, y a ti te preocupa tanto como si fuese el detalle de tus movimientos. Me gustaría que supiéramos comportarnos como adultos. Con casi treinta años

- 14 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 15

IV CONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

ya hemos dejado de ser niños. Mi mayor deseo sería –porque sé que tú también me amas – escuchar alguna palabra bonita que surgiera de tu boca. Cuando me hablas con seriedad y rigor de los Créditos ICO, del Préstamo Renting y de la Póliza de Crédito, mi pensamiento viaja con las nubes y no me entero de nada. En mi interior repito con insistencia: “Te amo con locura”. “Te quiero”.... Pero todo se queda dentro de mí. ¡Sí, muy adentro! No me atrevo a confesarte en persona mis sentimientos. Lo que más deseo es que me concedieras el préstamo de tu amor eterno ¡Éste es mi mayor anhelo! A buen seguro yo te lo iba a devolver con creces. Tus compañeros intuyen que mis frecuentes visitas están motivadas por la necesidad que tengo de verte. ¡Los he cazado pegándose algún que otro codazo! A ti se te ilumina la cara cuando asomo por la puerta y sin poder disimularlo en tu boca aflora una sonrisa. Pero este AMOR exagerado que siento ya no se conforma con verte sólo cinco o diez minutos por las mañanas. No me llames loca, si acaso de amor, pero, creo que hasta necesito dormir a tu lado. Y es que esta clienta de los números rojos te ama con locura.

LEBASI

P.D.: Mañana vas a faltarme mucho. Después de esta declaración de amor difícilmente podré acudir al banco. Ya sabes, mi número de móvil, en la ficha de clienta.

AUTOR: Isabel García Viñao LUGAR: Jaca (Huesca)

- 15 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 16

IVCONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

- 16 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 17

IV CONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

3ª FINALISTA CARTA COMESTIBLE Amor de mis amores: El motivo de esta misiva comestible es volver a maravillarte a través de los sentidos. Habrás notado al tomarla entre tus dedos delicados que la textura es frágil, es oblea, el continente, y se quiebra como un milhojas; tendrás que tener cuidado si quieres leerla hasta el final y saber su contenido, si no quieres que se diluya como en el horno la mantequilla. Habrás notado al olerla que hay sobre el blanco soporte un ligero barniz de confitura de frambuesa y arándanos y canela, de esa trenza su tono rosáceo, y que las letras y las palabras son de chocolate negro, del puro, cien por cien cacao, chocolate sin leche, ya sé…, ya sé que tienes intolerancia a la lactosa, no es por azar esta acrobática artesanía culinaria. Sentirás relieve al pasar la yema del índice sobre los puntos en las “íes”, es azúcar moreno, sí trabajo de chinos, pero sabes que soy meticuloso para los detalles en la seducción. Al principio pensé que el arbotante o sustentáculo podría ser una coca de vidrio, pero rechacé la iniciativa porque sé de tu aversión a las formas ovaladas, cada uno tenemos nuestras hipocondrías. Los espacios en blanco que ves son polvo de nieve endulzado en sacarosa, minucia que me ha llevado un buen rato. Podrías si quisieras guardar la carta para un museo de detallistas, ya es hablar por hablar, a sabiendas que no lo harás por tu condición irreversible de golosita integral, sin querer con ello molestarte. Puedes pensar que es mi último recurso para reconquistarte por el estómago, el de un arrebato de desesperación de un loco. Pudiera ser. De un loco enamorado. Es mi excusa para pedir perdón, misericordia de nueces, pasas e higos secos con el que están hechas las mayúsculas… por mi infidelidad absurda con el Google: explícitas imágenes de sexo. Me pillaste con las manos en una masa con levadura. Qué contrariedad, cortedad, humillación… Te confieso en un atrevido alarde de sinceridad que no era la primera vez y no es querer echar más leña al fuego, sólo buscaba nuevas formas de sorprenderte y me sobrevino la debilidad más acuciante. Me dio tiempo a escuchar que adelgazaba hasta desvanecerse, mientras me dabas la espalda, la palabra sordidez y se me clavó en el alma como un cuchillo desdentado. No me diste espacio a pretextos y te marchaste como

- 17 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 18

IVCONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

lo hacen las mareas al retirarse, sin dar explicaciones. Hace un año que no sé de tu destino, hasta ayer. El destino permitió que te viera entrar en una pastelería y te vi a través de la gigantesca vidriera situarte detrás del aparador y anudarte un delantal. El desasosiego me ha invadido y quisiera enamorarte otra vez. En aquel momento viejo te hubiera dicho que era un simple desahoguillo, sin la menor importancia. No quiero importunarte y si me das una nueva oportunidad no te defraudaré; aquél… eran todos mis secretos, y si todavía me quieres disfruta de esta carta y no la pongas en el aparador, entre los buñuelos azucarados y las cañas de crema, sería mi confesión y al mismo tiempo mi vergüenza pública sin expiar, que destrozaría mi prestigio, aunque lo asumiría. Si no está expuesta… es que me quieres todavía. Te prometo que es digestiva con esa lluvia fina que le he puesto al final: unas –espero-, persuasivas… gotitas de anís.

AUTOR: Ginés Mulero Caparrós Lugar: Barcelona

- 18 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 19

IV CONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

4ª FINALISTA CARTA DE AMOR AL CIGARRILLO POSTCOITAL Mi muy querido cigarrillo postcoital: Los tiempos modernos corren en desbandada y ponen en peligro nuestra relación. Aún recuerdo con deleite las circunstancias excepcionales que propiciaron nuestro acercamiento. Yo era un ser casi virginal en las artes amatorias, el típico adolescente adobado de acné y adicto a la masturbación. Que aquella mujer curtida y poderosa se fijase en mí, lo debo entender hoy como una extravagancia existencial, un mero accidente biográfico dentro de un proceso mayor.”Eres un pelele”, me dijo el primer día que lo hicimos,”probaremos algunos trucos”. La relación con aquella señora duró apenas dos meses.¡Una vida entera para un adolescente!Los rastros que dejó esa vida perduran hasta el día de hoy. Uno de ellos eres tú, mi muy querido cigarrillo postcoital. Y es que la buena dama acostumbrada a encender un cigarrillo tras la cópula, quizás culminando así los estadios de éxtasis que conmigo sólo llegaba a rozar. Luego vinieron la ristra de ligues ocasionales y los noviazgos con fecha de caducidad. Finalmente apareció Marta.¡Pero siempre te fui fiel! Bien sabes que acostumbro a culminar mis triunfos en la cama con el deleite final de tu sutil placer. Si las mujeres me regalaron su cuerpo y su gracia, tú me regalaste momentos inigualables de súbita inspiración. Bocanadas tras el coito que inundaban la estancia de una bruma mágica... Es cierto que alguna de mis amantes ocasionales refunfuñaron por tu inesperada presencia. Quizás la esperanza de un nuevo envite tras el relax (“El tigre se recupera”; dijo una), soterraba sus críticas. La llegada de Marta a nuestra vida lo revolucionó todo. Se acabaron las trasnochadas, el desorden, la comida basura. Llegó con vocación de esposa, y los cinco años de feliz noviazgo apuntaban a ese broche final. A pesar de su estilo de vida macrobiótico y saludable, aceptó tu omnipresencia tras el coito como un mal menor. Ino-

- 19 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 20

cente de ella, trataba de combatirte con incienso y velas perfumadas. ¡Pero ya te he dicho que los tiempos modernos corren en desbandada!Y a Marta le pudo la modernidad. Ayer me planteó un ultimátum envalentonada por la nueva normativa que restringe el consumo de tabaco:” O dejas ese vicio, o me dejas a mí”, En síntesis: Tú por ella, el cuerpo por el espíritu, la carne por la inspiración. “¡Vete con tus vientos frescos y saludables!”, le respondí sin titubear. Es cierto que la echaremos en falta. Formábamos un trío de los más apañado. Incluso empezaba a acostumbrarme a los velones repartidos por la habitación y al olor empalagoso del incienso. Su ausencia me obliga a retrotraerme a los años virginales de la adolescencia y a recurrir a la abandonada práctica del onanismo. Así, tras la solitaria masturbación, libre ya de ataduras y reproches, podré abalanzarme a tu bruma inspiradora y recrearme en esas caprichosas figuras que dibujas en la evanescencia. Siempre tuyo, siempre juntos, mi muy querido cigarrillo postcoital. P.D.: Espero que con la masturbación no regrese el acné.

AUTOR: Miguel Ángel Gayo Sánchez LUGAR: Sevilla


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 21

IV CONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

5ª FINALISTA ENSAYO DE CARTA DE AMOR SOCIEDAD DE EMPRESAS DEL CRISTAL PLOMADO AVDA. CRISTO DE L SANTO GRITO Nº31 44003 TERUEL Estimada colaboradora: Por la presente le comunico que me he enamorado de usted. Es mi deber y por tanto no lo rechazo, el explicarle cómo ha tenido lugar este hecho, que no me queda más remedio que constatar y por tanto dárselo a conocer en justa correspondencia. Usted me enamora, yo le detallo las razones, para su conocimiento y mejor proceder. Como bien sabe, soy una persona poco dada a las manifestaciones físicas. Visto pulcro, no fumo y cuido de mi imagen todo lo que mi imagen se deja. Siempre he pensado que las personas que se abandonan necesariamente tienen que ser más extrovertidas y también menos cerebrales. No es que me guste ser cerebral, solo es algo que le debo a mi padre y que cada día verifico sin grandes lamentaciones. Por lo tanto, los cambios físicos que estoy experimentando en las últimas semanas me han puesto sobre alerta. De manera especial cuando este martes, a la hora del café cortado, me descubrí reprimiendo el impulso de abrazar a la camarera, justo después de saborearlo, tan en su medida exacta de agua y café, tan en su temperatura exacta de hervor, tan en su aroma perfecto a tueste colombiano. Casi se me saltan las lágrimas y tuve que bebérmelo deprisa para que nadie sospechara de mi tumulto interno. En otra cercana ocasión, en concreto el viernes justo al empezar mi running nocturno, me noté inquieto unas ganas, por así decirlo tremendas, de saltar al modo patacoja, dos o tres tramos tan solo, pero que se me hicieron interminables. Tengo que confesar que cuando nadie me miraba, aun así hice un par de cabriolas seguidas y también salté con orgullo ese tronco que nadie retira nunca del circuito y que obliga a rodearlo cada vez. Llegué a la ducha y al sofá frente a la tele de casa una hora más tarde no sé muy bien ni cómo y además me di el lujazo de cocinarme un chocolate a la taza, así por las buenas. Como usted comprenderá, son episodios curiosos, con-

- 21 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 22

IVCONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

trastados y contumaces. Ahora que me he decidido a escribirle y que por cierto lo encuentro tan estúpido, no puedo evitar una sonrisa; es más, no puedo evitar acordarme de cómo usted se ríe, y deseo que sepa que voy a parar un instante, pues necesito carcajear a gusto. (...) Usted podrá entender. Nada de esto sucede bajo mi control. Me pica la cara y he apuntado en la lista de la compra semanal en Mercadona, hidratante de almendras, que creo que es lo más óptimo. Cuando mañana regrese a la oficina, comprobaré este extremo en internet y lo haré antes de repasar mi correspondencia diaria y me pondré serio mientras lo hago, no vaya a ser que entre de improviso Secretaria y sospeche mi euforia1 desde sus gafas de pasta. Si me siento más derecho y con las manos bien alineadas sobre el teclado, apenas me entran ganas de sonreír, lo tengo comprobado. Lo malo es que de un tiempo a esta parte las levanto sin querer y me acaricio la nuca lentamente. O bien comienzo a marcar con los pies los ritmos de las sintonías que pone Cadena 100 en la radio de la becaria, que por más que le digo siempre que la baje, no me hace ningún caso la canalla: discúlpeme usted, pero es lo que es. Yo a usted le tengo mucho respeto, porque no la conozco del todo, bien a mi pesar. No sé qué tipo de ropa prefiere para llevar por casa, ni tampoco me atrevo a decidir un color u otro preferido para la interior. Yo apostaría por ninguna, pero no es algo que dependa de mí por supuesto. Usted ha traído a esta oficina modelos que yo catalogaría como informales, que me hacían fruncir el entrecejo cuando la veía mostrarse desde la entrada y que sin embargo ahora sería capaz de regalarle, tan bien van con ese arrugar de nariz que me pone a veces. Discúlpeme, ha de saber usted que no soy especialmente curioso, pero trato de recrear mi estado anterior, ¿vestía usted esas faldas antes? ¿se recogía el pelo de esa manera descuidada, dejaba caer ese par de rizos por la frente, usaba ese brillo en los labios durante toda la jornada? Tengo que saberlo, porque mis decisiones se vuelven caóticas y el caso es que no parece importarme mucho. Tampoco a usted, creo. Si tengo que determinar el momento exacto en el que dejaron de importarme, lo centraría en aquella tarde de reunión interminable, donde coincidimos como tantos jueves, y en la que usted sacó disimuladamente del bolsillo una galletita de almendra y se la metió en la boca. Permaneció (1) Creo que se llama así, euforia, no estoy seguro; en todo caso es un nombre precioso, me lo apunto: Euforia, si algún día tengo una hija, quiero considerar este nombre. - 22 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 23

IV CONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

así, completamente quieta unos instantes, los músculos de la cara fijos en el ponente, hasta que él carraspeó y pudo usted masticar con decisión un instante, parando enseguida. Fue delicioso comprobar cómo no se percató nadie más de su maniobra y cómo se sintió usted perfectamente recuperada para intervenir a continuación, explicando que no había más remedio que hacer ajustes en los gastos comunes. Su voz tembló brevísimamente para imponerse después con decisión. ¿Siempre ha tenido usted esa voz tan nítida? Me fascina darme cuenta ahora de que conjunta tanto con el brillo de sus ojos. Desde aquella reunión escucho sin parar en mi mente aquello de rebajas fiscales inminentes y veo sus ojos clavados en los míos y no puedo evitar recostarme en la silla o sujetarme los brazos con una sacudida, alternativamente 2. Puede hacerse cargo, por esta breve ilustración de los hechos que le narro, cómo me concierne este escenario novedoso y cuán preocupado me tiene el saber afrontarlo con clarividencia, certeza y clandestinidad, toda la posible. Si usted tuviera a bien mantener esta vez una reunión privada en mi despacho podríamos aclarar conceptos de forma común. Comprenda que solo busco recuperar el control y por otro lado confesarle a usted abiertamente que ahora ya sé que es usted una mala pécora, pero me gusta tantísimo. Afectuosamente, suyo, Hilario LasHeras Hernangómez, gerente societario

Autor:Almudena Ballester Carrillo Lugar: Madrid

(2) Nota mental: recordar pedirle en efecto los balances y a cuánto ascienden dichas rebajas. Que luego va a ser peor. - 23 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 24

IVCONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

6ª FINALISTA GABRIEL, NO TIRES ESTA CARTA. Gabriel, no tires esta carta. Léela, por favor. El chico, que me dice que te escriba. Y ya sabes lo cabezota que es, que en eso ha salido a ti, que cuando se os mete algo en la cabeza, no paráis hasta que no acabáis con la paciencia de una. Y mira que ha insistido. Venga, mamá, escríbele una carta. Ya verás cómo le gusta. Pero ¡en qué cabeza cabe que le vaya a gustar a tu padre! En cuanto la vea, me la tira a la cara. Pues no le conoceré yo. Si es que le estoy viendo. Es dársela, y la mirará, con esa sonrisilla que se le pone, y antes de que comience a leerla soltará su ¡bueno...! de costumbre y la tirará a un lado. Que tu padre es muy tímido, que estas cosas de los amoríos le dan mucha vergüenza. Si lo sabré yo. Ay, estos chicos, en qué embolao nos meten. Si ya no estamos para estas cosas. Que tu padre va a pensar que estoy chocheando. Con lo esaborio que es, y lo buen hombre que ha sido. Que parece que se come el mundo con ese genio que se gasta. Que mucho ladrar, y luego es un trozo pan. Que mira que habré hecho con él lo que he querido. Que cuando grita, más vale no llevarle la contraria. Ahora que lo bueno que tiene es que le dices a todo que sí, y haces como que te enfadas, y le dejas de hablar, y echas unas lagrimitas... y ¡ay, cómo se ablanda...! ¡Mano de santo! Que sacas de él lo que no está en los escritos. Que es que se acobarda de verte así; y todo es ir haciendo el paripé como que ya no le quieres... Y vaya que viene, como un corderillo. Que a veces se pone muy bruto, pedirte perdón ni por esas, pero no hace falta. Que se le ve en los ojos la pena, y el remordimiento, que no le deja pegar ojo. Vuelta a un lado, y vuelta al otro. Qué tendrán los hombres, que son como niños. Que hay que reprenderles para que a una la hagan caso. Porque mira que nos dan disgustos, y mira que nos quejamos de ellos. Que si no están nunca en casa, que si nos dejan con los niños solas, bregando toda la tarde. Que nos pasamos la vida protestando de tenerlos a nuestro lado. Y cuando se jubilan, como ahora, ahí están, que no se mueven y no se despegan de una. Pero ¿es que no sabes hacer otra cosa que ir detrás de mí todo el día? Salte un poco a la calle, hombre, que te dé un poco el aire. Y nada, que si no es con una, ni se mueven. Que si antes no nos veíamos, ahora no me lo quito de encima. Y en el fondo, hay que dar gracias a Dios. Que no es un hombre que se vaya a la taberna, ni que fume, ni que le dé por líos de faldas. Que he tenido mucha suerte. Que es un buen - 24 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 25

IV CONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

hombre. Trabajador y honrado. Poco cariñoso, eso sí. Pero de puertas afuera, ¿eh? Que eso de que me acerque a darle un beso, y que le vean, es que se pone malito, y anda, mujer, quita, ¿qué haces? Y a mí eso me ha costado más de un sofoco, no vayas a creer. Que las moscas se cogen con miel, no con hiel, le digo muchas veces. ¡Ay, Dios mío, qué hombre este! Lo que a veces me ha hecho llorar. Sobre todo con la chica. Que la tenía jurada con ella. Que era verla arreglarse para salir a la calle, y lo que no habremos llorado las dos. Que así no sales y no sales. Y que con quién vas. Y que qué horas son estas de llegar a casa. ¡Ay, hombres! Todo lo que el chico ha tenido de aplamplao, lo ha tenido la otra de pizpireta. Ahora, que también nos hemos reído. Y mucho. Que siempre ha sido muy soso, para qué nos vamos a engañar, pero cuando se levanta gracioso, no hay quien le pare. Así que cómo me voy a enfadar con él. Si es que no puedo. Si es que le veo ahí, leyendo esta carta, con sus pantuflas y los cuatro pelillos despeinados que le quedan en la calva, y me dan ganas de hacerle las cosquillitas que le hacía cuando de joven nos arrebujábamos en los soportales y él me contaba que siempre me iba a tratar como a una reina. Qué burrote eres, pero lo que yo te quiero, tontorrón. Cómo no te voy a querer. Y ya me callo, ¿eh?, que luego te lo tomas todo al pie de la letra. Ahora, que cuando termines de leer esta carta, esta vez me das un beso, ¿vale? Por no hacerle disgustar al chico. Adela

AUTOR: Julia San Miguel Martos Lugar: Madrid

- 25 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 26

IVCONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

7ª FINALISTA CATARSIS Todos los días cuando voy a verte, me emociono al poner tus suaves manos en mi cara. Algo arrugadas por el tiempo y manchadas por los inminentes síntomas de la edad. Te miro y me asaltan todos los recuerdos de nuestra vida, cada uno de los momentos especiales que nos marcaron y fortalecieron nuestro amor. Sin querer, mis ojos se humedecen y alguna que otra lágrima se me escapa. Tú, ausente y desconcertado me dedicas una sonrisa (debo parecerte una loca, pues no me conoces). Me entristece mucho, saber que todos tus días son un poco más de lo mismo, yaces sentado en la butaca, arropado con la mantita cuando hace frío, despojado de aquellos momentos que un día fueron tuyos y me duele saber que te sientes sólo en este mundo, en el cual yo me cambiaría por tí sin pensarlo si fuese posible, no eres digno de esta crueldad. Es todo tan ambiguo, pero no soy nadie para juzgar que él se haya encaprichado contigo, ¡maldito metiche! Pero no me importa, que me preguntes todos los días quién soy, te diré mi nombre encantada, no me importa que en Navidad, creas que es Semana Santa o que sin serlo pienses que es tu cumpleaños, no me importa, llevarte unas velas y tomar la tarta contigo para que seas feliz. Cada vez que me preguntas algo, haces que en mi mente se redibuje ese recuerdo, que de la tuya ese intrépido borró y asi poder contarte con claridad todo aquello cuanto olvidaste. Me encanta conocerte todos los días y contarte quién soy. Nuestro amor sigue ahí, valiente, fuerte, osado, y él no podrá arrebatárnoslo nunca. Si tengo que conquistarte mil veces, lo haré con gusto, si tengo que darte tu primer beso todos los días,lo haré con gusto. Él no nos quitará lo que tuvimos y aún tenemos, aunque altere tus recuerdo o incluso sea tan egoísta que poco a poco los vaya borrando, siempre estaré a tu lado, porque aunque olvides que te quiero, te diré “te quiero” todos los días para que no lo olvides. Carta dedicada a todas las personas que sufren de Alzehimer.

AUTOR: Jara Piñero Gabardino LUGAR: Montijo (Badajoz) - 26 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 27

IV CONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

8ª FINALISTA DESDE QUE TE MARCHASTE En la mesa de la cocina de nuestra antigua casa. Si ayer fue domingo, hoy debe de ser lunes. Febrero 2011 Por temor a ofenderte, no encuentro la palabra cariñosa adecuada. Así que, paso de encabezamientos. Desde que te marchaste no salgo de la entropía que me provocó tu ausencia. Y es que, desde entonces, aún me cuesta más trabajo comprenderte. Sin ti, el café del desayuno ha perdido su aroma. Las noticias siempre hablan del mal tiempo, como queriéndome avisar del peligro al salir a la calle. Incluso los pájaros del jardín trinan melodías más tristes. Fue tan fácil enamorarse de tu forma de andar, del recogido de tu pelo, de la manera en que disimulabas tus risas ante mis torpezas y cómo no, de los pómulos enrojecidos de tus rabietas. Tal vez esté madurando. Empezar a comprender las cosas que te gustaría ignorar es síntoma inequívoco de un destino más fuerte que uno mismo. A veces lloro y descubro que llorar es placentero. Otras, río y aventuro que la risa tiene su lado sombrío. Mantengo con ilusión la idea de que esto es sólo un duro invierno de nuestra historia, a pesar de que en ocasiones sienta cómo mi tiempo resbala por un tobogán que no tiene fin. En tu cajón secreto he ido guardando todo aquello que todavía conservo porque lo dejaste sin pedirme nada a cambio. Fotografías en las que nos besamos con los ojos, recortes de viejos papeles con frases cortas y románticas, las mañanas de los domingos, el piercing de tu ombligo, las canciones favoritas de las noches blancas, alguna discusión sin sentido, un bote de tu champú preferido, las últimas horas de los días destinados a nosotros, el calor de los susurros y el libro de poemas de Benedetti

- 27 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 28

que me regalaste cuando te conocí. A veces, cuando la melancolía me turba recurro a ellas para apaciguar el silencio de la casa desahuciada en la que se ha convertido nuestro pequeño palacio. He comprado un cofre. En él, a diferencia de lo guardado en tu cajón secreto, voy introduciendo todo aquello que me gustaría regalarte cuando vuelvas. Porque espero que regreses… Te he preparado un cuento donde los sueños se hacen realidad. Sólo tienes que escribirlos y se materializarán los mundos paralelos de los que siempre me hablabas. También guardo un compromiso valiente. Un armisticio sobre las heridas del desengaño. Lo último que he incluido es un decálogo que me obliga a: 1. Recordarte al menos tres veces al día cuánto te quiero. 2. Velar tus sueños y redoblar cuidados los días grises. 3. Limpiar de astillas los espejos donde nos miramos. 4. Usar siempre el teléfono del corazón, aún cuando las interferencias dificulten la comunicación. 5. Rediseñar lo absurdo con balas de amor. Ignoro cómo te sientes. Me gusta imaginarte colocando las cosas en su sitio, regando las plantas o corriendo por los pasillos mientras te desnudas. También te echo de menos al recordarte paseando por la playa descalza, mientras las olas borraban tus huellas y las mías buscaban el rastro de las tuyas. Pero, como toda historia inacabada, termina siendo perjudicial para el sosiego de la imaginación. La gente me repite una y otra vez que de amor ya no se muere, que pronto habrás pasado a formar parte de esa nebulosa que llaman olvido. Y es posible que tengan razón. Para mí, lo bello es amortiguar el sufrimiento y lo inteligente suavizar la necesidad. En este mundo de penumbra la magia es un bien escaso y desde que te marchaste, hace ahora veinte años, no encuentro quién me hechice. Al igual que al principio de esta carta, no encuentro las palabras adecuadas con las que terminarla. Así que, también paso de despedidas.

AUTOR: Antonio Royuela García LUGAR: Córdoba


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 29

IV CONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

9ª FINALISTA QUIEN NO ARRIESGA, NO GANA He pensado que tras las largas conversaciones imaginarias que he tenido contigo, ya era hora de que existiera una real. Algo que demostrara mi incapacidad para establecer un diálogo de más de dos palabras con las personas más importantes de mi vida. También he estado pensando en qué pasará después de esto. ¡Oye! Es difícil contar lo que sientes, ¿no crees? Quizás ha sido así de duro por conocerte tanto como te conozco, y por ser tú una de las personas que más me conoce a mí. No quisiera reprocharte nada, por el contrario, me gustaría darte ánimos. Me gustaría que todo fuera bien en un futuro. Que nos lleváramos bien. Aunque deberías de dejar de ser tan egoísta y pensar un poco más en mí, ya es hora. A veces, las cosas buenas aparecen cuando uno mismo se pierde en el mundo de otro. Los mejores momentos de tu vida, los vivirás empleándome a mí y no siendo únicamente tú el protagonista. Sin embargo, es una elección individual. Tú mandas, me guste o no. Y quizás, pero sólo quizás… Me he acostumbrado a estar en un segundo plano siempre. A estas alturas, creo que nos conocemos lo suficiente como para evitar pasar por “malos tragos”. Podríamos evitarnos eso de “será mal chico” o simplemente el… “no me conviene”. ¿Por qué no me dejas decidir de una vez si puede o no puede ser? O simplemente intentarlo. Nadie te obliga. De eso puedes estar segura. ¡Vaya, eso creo…! Podríamos probar. Dame una semana, o mejor un mes. Ni siquiera hace falta que me lo digas ahora mismo, podremos ponernos de acuerdo otro día. ¡Madre mía! Nunca había pensado en hacer esto. Me siento un completo idiota, ¿sabes? Siento que ya no soy el que manda; en realidad, creo que nunca lo he sido. Pero también creo que “el que no arriesga no gana” y lo tuyo no es lo de arriesgar. Te gusta la seguridad y lo seguro. También te gustan los besos y abrazos. Pero… ¿no crees que puedas llegar a tener algo más? ¿No crees que vale la pena luchar por sentir esas “mariposas” de las que todos hablan? Sinceramente y, una vez más, sin razonar nada de lo que escribo, esto no es la guerra y tampoco una jaula. Nadie cam-

- 29 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 30

bia ningún papel principal en la guerra por el papel protagonista, como dice Pink Floid. La gente ya no se atreve a luchar por lo que realmente quiere, sin importarle lo demás, ni los demás. Las personas han dejado de creer en los verdaderos sentimientos y en todo eso, que, por desgracia, está siendo utilizado como excusas en la mayoría de los casos. Yo he decidido reivindicarme. He decidido poner punto y final a esta situación de una vez y para siempre. Ya no creo que la razón pueda ganar al corazón. Ni siquiera que deba de haber una razón, y lo siento. Las cosas del amor. Los “te quiero” y los abrazos no deben salir nunca de la boca. Se deben pronunciar en silencio y mirando a los ojos. Deben estar presentes en las pequeñas “luciérnagas” que alumbran las miradas. Ya no creo que el amor sea cosa de cuentos, y ni siquiera que la gente debe cuestionarlo o razonarlo. Querida razón, hoy te escribo esta carta porque he tomado la decisión de que, por primera vez en esta vida, ahora soy yo el que mando. Debes abandonarme, al menos durante un tiempo. He encontrado a esa persona por la que se debe perder la cabeza, y quiero aprovecharlo, al menos, durante el tiempo que dure. Y contigo aquí, no podré hacerlo. Me harás retenerlo hasta el último minuto, aunque eso ya no sea lo que a mí me atraiga. Harás que la pasión desaparezca pensando siempre en el mañana. Eso no me gusta, por eso, por primera vez he decidido escribir nuestras conversaciones. Por eso espero impaciente una respuesta, aunque la decisión está tomada. Espero que seas feliz sin mí, y claro, recuperarte algún día. Siempre y cuándo hayas aprendido que hay cosas que la razón no comprende. Seguramente, esta sea una de ellas. Muy atentamente, Corazón.

AUTOR: Esther Vega Seoane LUGAR: Ourense


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 31

IV CONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

- 31 -


Libreto IV concurso Pablo Neruda_Interior 13/07/2011 7:37 Página 32

IVCONCURSO” PABLO NERUDA” DE CARTAS DE AMOR

El fallo del Certamen tuvo lugar en Coria, el 16 de marzo de 2011, estando el jurado formado por: Miguel Alcalá García Ana Belén Chamorro Díaz Cándida Delgado Díaz María Teresa Hernández López Rosa Moreno Santos Marisol Núñez Santos Mª Luisa Rodríguez Serrano

Presentación: a cargo de Pilar Galán Rodríguez

- 32 -

IV Concurso "Pablo Neruda" de cartas de amor  

Aquí tenéis la carta ganadora y las nueve finalistas...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you