Issuu on Google+


LOS SUEÑOS SE CUMPLEN Este era un colegio y esta una clase que estaba muy unida... Un día, Irene y sus amigas Paqui y Marina, estaban hablando en el patio del colegio. - ¡Tengo ganas de que se acabe ya el curso! - decían las niñas. - Ring-ring-ring, -sonó el timbre del patio-. Irene, Paqui y Marina se dirigieron a clase. Allí, la profesora, les tenía una sorpresa preparada: - Sentaros rápido que tengo que anunciaros una noticia. -Todos creían que iba a ser un examen, pero no fue así. - ¡Me ha dicho el director que este año todos los de 5º curso vais a ir de excursión a Sierra Nevada durante una semana para aprender a esquiar! Todos estallaron con un grito de euforia. -¡Guau!, podré aprender a esquiar, - decía Rosa. - ¡Me haré un hacha en la nieve!, - gritó Lorenzo. - Y yo le voy a pedir a mi primo las botas de esquí, - presumía Clara.


Todos estaban contentísimos, todos menos Marina, que el comentario que hizo fue: - Pues vaya rollo, una semana pasando frío, dando culetazos y puede que hasta alguien se rompa una pierna o algo así. Todos se extrañaron de este comentario, sobre todo Irene, que era su mejor amiga y creía que a Marina le encantaba la nieve. -"¿Que le pasará? Esta niña cada día está más rara", - pensó Irene. Al día siguiente, en el recreo, Irene encontró a Marina llorando en un rincón del patio: -Pero ¿Qué te pasa?- le preguntó muy preocupada. - Nada, es sólo que... -Marina no se atrevía a contar a su amiga lo que le pasaba. - ¿Qué? ¡Sabes que puedes confiar en mí, puedes contármelo! - Dijo Irene-. Marina se secó las lágrimas y le contó a su amiga que a su padre lo despidieron del trabajo hacía ya un año y la fábrica donde trabajaba su madre la iban a cerrar y todos los que trabajaban en ella iban a quedarse en paro, así que ella no podía pedirle a sus padres el dinero para ir a Sierra Nevada por mucha ilusión que a ella le hiciese. Cuando le contó esto a su amiga, siguió llorando, pero Irene la consoló: - No pasa nada, todo se arreglará, tú no te preocupes. Le dijo Irene, y cuando vio que ya estaba más tranquila se marchó. -¡Maestra, Marina no va a la excursión porque sus padres no tienen dinero!... Irene le contó a la maestra todo lo que le había contado su amiga Marina. Y la maestra, que era consciente del sufrimiento de Marina, le dijo que tenía un plan. Después del recreo, aprovechando que Marina estaba en la biblioteca cambiando su libro, la maestra le contó a la clase lo que pasaba y todos decidieron que había que hacer algo. - ¿Qué se os ocurre que podemos hacer?, -dijo la maestra. -Podríamos comprar un décimo de lotería por si nos toca. -sugirió Hugo. -¿Y si buscamos un trabajo y así ganamos dinero? -apuntó Clara, pero antes de acabar de hablar todos le dijeron que estaba "chalá" . - ¿Que os parece si hacemos un mercado de juguetes? - preguntó Paqui, la más lista de la clase. - Buena idea, -le dijo la maestra.


- Cada uno que traiga algún juguete al colegio, y con permiso del director lo podemos vender a quien esté interesado en comprarlo. A la mañana siguiente todos trajeron un juguete. A Irene le costó mucho decidir que juguete llevar, porque no tenía muchos y a todos les tenía mucho cariño. Pero pensó en su amiga y pensó que ella era más importante que un simple juguete. Por eso decidió llevar para vender la muñeca Lagoona Monster High que le había regalado su abuela en su cumpleaños. Ana llevó una radio, Luis un coche teledirigido de spiderman, y la maestra, ¿cómo no?, llevó una Nancy de las que había cuando ella era niña (de esas antiguas). A todos los de la clase les costó deshacerse de algún juguete, pero todos colaboraron y llevaron algo que apreciaban para venderlo a otros niños/as. Todo estaba listo. Abrieron el mercadillo y todo fue un éxito. Lo vendieron todo en un rato y el director fue el encargado de recoger y contar el dinero que habían conseguido. En total habéis conseguido 250 euros. - Enhorabuena, -Les dijo el director, que había comprado la muñeca Monster para su hija pequeña.


Ya tenían el dinero. Habían sacado más de lo que valía el viaje y tenían que darle la sorpresa a Marina. A Irene se le ocurrió que como pronto iba a ser el cumpleaños de Marina, le podían dar la sorpresa como regalo. A todos les gustó la idea. Cuando llegó el día de su cumple, Marina lo celebraba en su casa y todos estaban invitados. Lo que no se podía imaginar era la sorpresa que le esperaba. A la hora de abrir los regalos todos juntos le dieron un sobre con 200 euros que era lo que costaba la semana en Sierra Nevada. Marina estalló en lágrimas de felicidad, no se lo podía creer ¡Al final iba con todos sus compañeros a la excursión! Todos estaban contentísimos, Marina los abrazó a todos y les dijo: - Gracias, ha sido el mejor cumple que podía haber tenido. No os podéis ni imaginar la ilusión que me hace poder ir con todos vosotros a ¡Sierra Nevada! Sus padres les estaban a toda la clase muy agradecidos por lo que habían hecho por su hija y se les saltaban las lágrimas al ver a su hija tan feliz. Con los 50 euros que habían sobrado y otros 50 que les regaló el director, la maestra alquiló un minibús y llevó a toda la clase al ¡Parque de las Ciencias! Esta excursión de final de curso fue inolvidable para todos. Sobre todo para Marina.


“ LOS MEJORES DÍAS DE MI VIDA”

Esto era una vez un niño llamado Juan que un día le dijo a su Papa: -Papa, Papa -¿Qué? -¿Puedo ir a un campamento? -Si hijo Entonces al día siguiente, Juan empezó a hacer las maletas para ir al campamento muy contento. Al día siguiente el padre llevo a Juan al campamento y se fue. Juan, cuando llegó al campamento, vio a una niña tirada en el suelo llorando y muchos niños y niñas riéndose de ella Juan se acercó y le pregunto: -¿Por qué lloras? -Porque me están pegando y se ríen de mi. Entonces Juan fue corriendo y se lo dijo al monitor, que se llamaba Luís, el monitor cogió a los niños y niñas y los castigó sin salidas ni juegos dos semanas. La niña le dijo: -¡Gracias por haberme ayudado! -De nada -¿Cómo te llamas? dijo Juan -María -¿Y tú? dijo María -Juan Los dos se despidieron.


Por la tarde Juan estaba pensando hacer un juego y encontró a un niño que gritaba : ¡Ayudaaa! ¡Me persiguen dos perros! Juan se llevo a los perros ,les dio un hueso a cada uno y se fueron. -Gracias dijo el niño -De nada contesto Juan -¿Cómo te llamas? pregunto Juan -Pepe -¿Y tú? dijo Pepe -Juan. Charlaron un ratito. Al día siguiente iban hacer un juego por parejas y había un niño que no tenía pareja porque nadie quería jugar con él y Juan le dijo: -¡Ponte de pareja conmigo! -¡Vale, muchas gracias! -¡De nada! -¿Cómo te llamas? dijo Juan -Jaime -¿Y tú? dijo Jaime -Juan A Jaime le gusto mucho jugar al juego y a Juan jugar con Jaime. Luego, por la noche después de cenar fueron todos a reunirse en la hoguera, contaron historias de miedo, chistes etc… Al día siguiente sonó una sirena a las siete de la mañana pip,pip... El monitor Luís dijo que era porque había una carrera de barcas. Eran cuatro niños o niñas en cada barca.


En la barca de Juan se subieron Juan, Pepe y María les faltaba uno y de repente vieron a una niña que no tenia compañeros, nadie quería estar con ella porque era nueva, entonces Juan le preguntó que si quería ir con su equipo y dijo: ¡siiii....! Hicieron la carrera y fueron los primeros. Todos pidieron perdón a los niños de los que se habían reído o habían ignorado. Los tres niños le escribieron una carta a Juan que decía: Gracias Juan por ser tan solidario y ayudarnos a todo, si no hubieras estado no lo hubiéramos pasado tan bien ¡Gracias Juan!. ¡Han sido los mejores días de nuestra vida! Juan pensó que para el también habían sido días maravillosos por tener tantos amigos nuevos.

----------------FIN----------------


"Clara y sus amigos" Esto era una vez una niña llamada Clara, que tenía 10 años, es morena con ojos castaños, muy simpática y dulce, siempre esta sonriendo, le gustan mucho los animales, estaba en un orfanato, desde que nació, sus padres la abandonaron al nacer y esa había sido su casa. Allí todo el mundo lo compartía todo. La hermana María, había sido como su madre, era una persona que la había enseñado a querer y a respetar a los demás. Un día vino una familia, era una pareja muy amable que buscaba una niña, las monjas pensaron en que Clara era perfecta para ellos: -¡Hola Clara! somos Daniel y Laura Clara muy sonrojada, les saludo. -Nos gustaría que fueras nuestra hija. -Y a mí me gustaría ser vuestra hija.

y ella le contestó:

O sea que Clara ya iba a abandonar a sus amigos y a la hermana María, pero estaba muy contenta porque ya tenía una familia para darle cariño. Cuando llegó a la casa, era una casa enorme con jardines, sus padres le enseñaron su habitación, Clara estaba alucinando, porque nunca había tenido una habitación para ella sola. Su madre la llamo para hablar con ella, le dijo: - Clara si estás incomoda en esta casa me lo dices, ¡vale!, tus padres están aquí para lo que necesites. -Vale mamá, la verdad es que voy a echar de menos a mis amigos y amigas de allí, pero con vosotros voy a tener una familia, con un padre y una madre que me van a dar cariño. La madre como sabía que le gustaban los animales, le tenía preparada una sorpresa, -¡Mira mi amor, a ver si te gusta! Clara se llevó una gran alegría cuando la madre apareció con una perrita que la había cogido de la perrera. La pobre perrita había sido abandonada por sus antiguos dueños. - ¡Ohhhh! ¡que bonita!, muchas gracias. -Tienes qué ponerle un nombre a está perrita linda. -La voy a llamar ¡Kitty!


A la semana siguiente cuando Clara se había adaptado a su nueva familia, los padres le dijeron, que iban a ir a su nuevo colegio. -¡Vamos, mamá! me apetece conocer a mis nuevos compañeros Llego el día de ir, estaba muy contenta, cuando llegó estaba muy nerviosa y Laura su madre le acompaño. Cuando llegó a la clase la profesora Carmen la presentó a los demás alumnos, se sentía extraña, todos la miraban. Llegó la hora del recreo, una compañera de clase se le acercó: - ¡Hola! soy Claudia me alegro de conocerte, ¿quieres ser mi amiga? Clara sin dudarlo dijo: -¡Siiiii encantada de conocerte! CLaudia es rubia, con ojos azules y con el mismo carácter que Clara. Desde ese momento fueron inseparables. Llego a casa muy contenta, contándole a sus padres todas sus vivencias en el cole. Cada día que pasaba se sentía más feliz aunque echaba de menos a todos sus compañeros del orfanato que eran como sus hermanos y a la hermana María. Sus padres se sintieron muy contentos porque Clara era una niña muy especial. DESPUÉS DE 5 AÑOS. Clara tenía 15 años, le dijo a su madre que si se podia ir a una asociación especial y es especial porque era para ayudar a niños discapacitados, que le había sugerido Claudia. La madre le dijo: - ¡Clara ya eres lo suficiente mayor para hacer lo que tu quieras, o sea que si!. Se puso muy contenta. Llegó la hora de ir, estaba nerviosa, tenia miedo por si no le salia nada bien. Llego a la asociación, había muchos niños de todas las edades. Cuando la vieron llegar, todos se fueron hacia ella como si la conocieran de siempre, a abrazarla y era porque su amiga Claudia ya les había hablado de ella. En la asociación decidieron hacer una jornada de convivencia,se fueron todos a un campamento de un fin de semana,con profesores,padres y la gente solidaria que les ayudaba,fué un fin de semana especial,se sentía muy agusto, porque estaba divirtiendose y aprendiendo muchas cosas de estos niños.

¡Clara, desde ese momento, se dedicó a ayudar a los demas!


concurso solidaridad en las letras