Page 1

Día de la Fraternidad Valdense Se acerca el 15 de Agosto y nos aprontamos a festejar un nuevo Día de la Fraternidad Valdense. Esta fiesta se origina porque los valdenses se reunían, y se siguen reuniendo, en los Valles del Piamonte, en lugares al aire libre –acordarse que es verano en el hemisferio norte- en un día que es feriado en Italia por ser una festividad católica. Estas reuniones se hacían primero en forma espontánea y con el tiempo se han ido haciendo en forma más organizada. Acá en nuestras tierras lo festejamos en pleno invierno, así que lo hacemos lo más abrigados posible y comiendo la clásica polenta bien calentita. ¿Nos hemos puesto a pensar alguna vez que la polenta se hace con maíz y que el maíz es un producto originario de América? Interesante, ¿no? Buscando en Internet encontramos que a pesar que Colón llegó a América en 1492 su cultivo comenzó en España más de cien años después, en 1604 parece, y posteriormente se difundió al resto de Europa muy lentamente, tanto que se popularizó su cultivo recién en el siglo 18. En el libro escrito por Enrique Arnaud sobre la campaña de recuperación de los Valles Valdenses en 1689 (el Glorioso Retorno) hace una descripción de la comida que escondían en ciertos lugares apartados y no mencionan ningún producto de América, ni maíz, ni papa por ejemplo; pero poco después, en 1701, bajo la guía del mismo Arnaud, fueron los que introdujeron la papa en el sur de Alemania. ¿Y cómo pasó que llegó a ser una comida típica, y yo diría básica, en nuestros Valles de origen, y pasó a ser expresión de algo “clásico” de nosotros los valdenses de acá? ¿Y resulta que fue de acá que primero salió el maíz para Europa? “Porque el Señor los va a llevar a una buena tierra, a un país lleno de arroyos, fuentes y manantiales que brotan en los valles y en los montes; es una buena tierra donde hay trigo, cebada, viñedos, higueras, granados, olivos y miel. En ese país no tendrán ustedes qué preocuparse por la falta de alimentos, ni por ninguna otra cosa; en sus piedras encontrarán hierro, y de sus montes sacarán cobre. Pero después que hayan comido y se sientan satisfechos, deben alabar al Señor su Dios por la buena tierra que les ha dado. Tengan cuidado de no olvidarse del Señor su Dios. No dejen de cumplir sus mandamientos, decretos y leyes que les he ordenado hoy. Cuando hayan comido y estén satisfechos, y vivan en las buenas casas que hayan construido, y vean que sus vacas y ovejas han aumentado, lo mismo que su oro y su plata y todas sus propiedades, no se llenen de orgullo y ni se olviden del Señor su Dios, que los sacó de Egipto, donde eran esclavos… No se les ocurra pensar: ‘Toda esta riqueza la hemos ganado con nuestro propio esfuerzo.’ Deben acordarse del Señor su Dios, ya que ha sido él quien les ha dado las fuerzas para adquirirla, cumpliendo así con ustedes el pacto que antes había hecho con los antepasados de ustedes. Pero si se olvidan ustedes del Señor su Dios, y se van tras otros dioses y les rinden culto, yo les aseguro desde ahora que ustedes serán destruidos por completo…” Moisés en Deuteronomio 8, 7-19. Oscar Gilles – Comisión Biblioteca, Archivo y Museo Valdense

Día de la fraternidad valdense 2013  

Fraternidad Valdense

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you