Issuu on Google+

Ariel: Me hubiese gustado conocerte, si no fuera por esta  enfermedad que me paraliza toda mi espalda. No me gustaría que  me conocieras así. Vos te mereces alguien mejor que yo, vos te mereces una  mujer perfecta, con muy buen aspecto físico. Me avergonzaría  que me conozcas de esta manera. Leticia Ariel: Hoy no pude ir porque me sentía mal. Pero hay cosas que te  tengo que contar. Realmente no soy la persona que pensas. Yo  tengo una enfermedad, no puedo mover mi cabeza y tampoco mi  espalda, soy fea. Discapacitada. No te tenés que enamorar de mí.  Hay chicas lindas que no tienen enfermedades. Sos lindo, tenés  hermosos ojos, lindo cabello, muy elegante y educado. Discúlpame, no fue mi intención herirte, pero siempre se  dice la verdad.  Mañana va a ser la última estatua que voy a hacer y va a ser  la mejor. Perdón. Leticia P.D.: Perdón Estimado Ariel: Te escribo esta hermosa carta para decirte toda la  verdad. Te cuento que tengo una enfermedad que es muy fea. No  puedo mover la cabeza ni la espalda que la tengo como una tabla. Espero verte en otro momento. Leticia P.D.: Te quiero.


Ariel: Te escribo esta carta porque hoy no voy a poder estar en tu  visita. Te contaré mi historia: tengo una enfermedad motriz que  poco a poco me irá paralizando. Así que por favor te pido que  desaparezcas porque estoy enamorada de ti. No querrás a una  chica deshecha, por eso te pido que mañana sea la última vez que  me veas con mis hermanas. Después no vuelvas  jamás. Leticia P.D.: No te olvidaré. Ariel: Aunque no nos conozcamos sé que me gustas y siento que  nos conocemos de toda la vida, pero temo decirte que no puedo  salir contigo por problemas que no puedo informarte. Así que decidí que mañana haré una última estatua para  despedirme. Espero que pases a verme por última vez. Por favor no me  faroles y jamás te olvidaré. Leticia

Ariel: Te escribo esta carta para decirte que me encantó tu  personalidad y que me encantaría verte, pero no puedo. Te quiero  decir que soy discapacitada. Perdón porque sé que a vos también  te hubiese gustado conocerme. Discúlpame si te hice ilusionar, no  te quise lastimar. La última estatua va a ser para vos. Leticia P.D.: Contéstame. Ariel:


Te quería decir que no pude ir porque me sentía mal. Tengo  que decirte la verdad. Yo tengo una enfermedad de la cabeza y  por eso no puedo moverla y la espalda tampoco. No soy la  persona que buscas. Soy fea. Gracias por todo. Leticia. P.D.: Perdón.

Ariel: Yo quisiera decirte esto personalmente, pero la verdad no  me animo y por eso te escribí esta carta, para que sepas la verdad  de mi vida. Yo no soy la persona que vos crees. Soy una chica que no  puede moverse, no puede hacer nada útil. Quizá te desilusione,  soy paralítica. Lo siento, pero mañana será la última vez que me veas. Con mucho amor... Leticia Ariel: Hola, soy Leticia, tengo que decirte algo: yo estoy paralítica  de la cabeza y de la espalda, por eso era la mejor estatua de mis  amigas. Mañana va a ser la última vez que me veas. Con esto yo  sé que te vas a poner muy mal, sé que sos muy lindo, mis amigas  también piensan lo mismo. Yo no las puedo defraudar. Nosotras siempre peleábamos por quien iba a hacer la  estatua para que vos nos vieras. Con mucho cariño te dejo esta carta. Leticia P.D.: Espero que veas mi última estatua. Querido Ariel:


En este día que vos nos venís a visitar no podré ir a  verte. Ya sé que vos me ves siempre cuando pasas con el tren  y que parezco linda para vos, pero yo tengo algo que vos al pasar  no lo ves y no quiero que sepas. Por eso no quiero ir. Leticia P.D.: Te quiero mucho. Ariel: Necesito decirte algo, no sé si te va a gustar, pero te lo tengo  que decir. Hoy no fui con mis hermanas porque sabía que ibas a  ir. Yo no quería que me veas porque pienso que t vas a burlar de  mí, es difícil lo que te tengo que decir. Vos sos muy  buena persona, no creo que te merezcas estar  conmigo porque tengo una discapacidad que no me permite  mover el cuerpo, por eso soy la que mejor hace la estatua.  Perdóname.  Leticia P.D.: Gracias por comprenderme. 

Ariel: Te quería decir que yo no voy a ir con mis hermanas a  conocerte. La yo tengo mucho miedo de que me rechaces o te  burles de mí. Te voy a contar la verdad. Te lo digo por carta porque  decírtelo en persona me da mucha vergüenza. Yo tengo un  problema de discapacidad. Tengo ese problema de salud y no  puedo moverme mucho. Muchas gracias por las cosas que escribías en los papelitos,  pero vos no te mereces una persona como yo. Leticia P.D.: Gracias por entenderme.


Carta de Leticia.-