Page 1

el libro del profeta

isaías capítulo 1 (760 a.C.)

Introducción

V

isión de Isaías hijo de Amoz, la cual vio sobre Judá y Jerusalén, en días de Uzías, Jotán, Acaz y Ezequías, reyes de Judá. (Isaías era contemporáneo de Jonás, Amós, Oseas y Miqueas. Se cree que él empezó a predicar cuando tenía cerca de 15 años de edad y murió cuando tenía cerca de 85 años. La tradición dice que Manasés metió a Isaías en un tronco hueco y le cortó en dos [Heb. 11:37]. Este Libro excelente que lleva su nombre fue escrito cerca de 800 años antes de Cristo. Sus profecías cubrieron el reinado entero o parcial de unos cuatro reyes, como se enumeran en el Texto. [Cada mensaje estaba relacionado principalmente a Judá, Jerusalén, o a los Judíos y su Santa Ciudad]. Él es llamado «el Profeta Milenario», habiendo dado más Profecías respecto al gran día venidero que cualquier otro Profeta. Además, él fue citado por Cristo más que cualquier otro Profeta. De los cuatro reyes bajos los cuales Isaías profetizó, «Ezequías» fue el más piadoso.) caso de dios contra judá 2 Oíd, Cielos, y escuchad tú, Tierra; por­ que habla el Señor: Crié hijos, y los engran­ decí, y ellos se rebelaron contra Mí. (En este Versículo, toda la naturaleza es llamada a escuchar a Jehová quejarse por la ingratitud de Su Pueblo. La invocación está hecha de la misma forma que es tan común en Deuteronomio [Deut. 4:26; 30:19; 31:28; 32:1] y parece indicar familiaridad con ese Libro. Salir de Cantar de los Cantares de Salomón a Isaías es pasar de la luz del sol a la sombra. El amor que se exalta en uno se lamenta en el otro. En realidad, Isaías no es El que en realidad está hablando aquí, sino más bien Jehová. El Profeta es solamente Su portavoz.) 3 El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor: Israel no conoce, Mi pueblo no tiene entendimiento. (El significado de este Versículo parece ser, «Mi pueblo no Me considera, no reflexionan sobre

Mi relación con ellos como Señor y Maestro.) 4 ¡Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron al Señor, provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás. (Según Isaías, la santidad es el elemento más esencial de la naturaleza de Dios; por lo tanto, él lo llamará «el Santo de Israel». Al abandonar al Señor, Judá no renunció a Su culto, sino en realidad lo continuó; sin embargo, fue reducido a mera formalidad. El pueblo «con sus labios Me honra, pero su corazón está lejos de Mí» [Isa. 29:13].) 5 ¿Para qué habéis de ser castigados aún? Todavía os rebelaréis. Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente. 6 Desde la planta del pie hasta la cabe­ za no hay en él cosa sana, sino herida, hin­ chazón y podrida llaga: No están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite. (La declaración de los Versículos 5 y 6 no solamente describe el carácter moral, o más bien la falta de ello, sino también la severidad del futuro castigo justo pero inútil. Israel rehusó arrepentirse a pesar de tal castigo. La «cabeza» y el «corazón» de Israel respectivamente representaban las naturalezas intelectuales y morales. Israel se había alejado de Dios tanto en su mente como en su corazón. Las «hinchazones» y «podrida llaga» de Israel, mientras era una analogía espiritual, todavía, no podía ser curado por nada excepto por el Señor.) 7 Vuestra tierra está destruida, vuestras ciudades puestas a fuego, vuestra tierra de­ lante de vosotros comida de extranjeros, y asolada como asolamiento de extraños. 8 Y queda la hija de Sión como cobertizo de viñedo y, como choza de melonar, como ciudad asolada. (Las descripciones dadas en estos dos Versículos fueron literalmente cumplidas cerca de 175 años después de esta predicción severa; sin embargo, un preludio a su destrucción por Babilonia fue hecho por los Edomitas y los Filisteos, quienes invadieron a Judá en la época de Acaz [II Crón. 28:17-18].) LLAMADO AL ARREPENTIMIENTO

9 Si el Señor de los ejércitos no hubiera he­


1123 cho que nos quedasen un pequeño remanen­ te, como Sodoma fuéramos, y semejantes a Gomorra. (En cierto sentido, siempre había dos Israel. Estaba el «remanente» que servía al Señor, y que siempre era muy pequeño; y el restante de Israel que se rebeló contra el Señor. Es lo mismo en la Iglesia moderna; por consiguiente, toda bendición experimentada por Israel, lo que hubiera sido, fue debido al «pequeño remanente». Una vez más, es lo mismo en la Iglesia moderna.) 10 Príncipes de Sodoma, oíd la Palabra del Señor; escuchad la Ley de nuestro Dios, pue­ blo de Gomorra. (El Espíritu Santo asemeja a Israel a «Sodoma y Gomorra». Sin embargo, el pueblo se encontrará con la Profecía de Isaías con un llamado al hecho de que ellos mantienen todas las ordenanzas exteriores de religión como requeridas por la Ley y son, por lo tanto inculpables. En respuesta a esto, el Profeta denuncia tal como un pretexto de la religión como una agravación a su pecado, y luego caracteriza todo su culto como una «abominación».) 11 ¿De qué Me sirve la multitud de vues­ tros sacrificios? dice el Señor. Harto estoy de Holocaustos de carneros, y de grasa de ani­ males gordos: No quiero sangre de bueyes, ni de ovejas, ni de machos cabríos. (El mismo culto que Dios Mismo les había mandado fue degradado por ellos y llegó a ser una abominación a Sus Ojos, porque ellos miraron a la ceremonia en lugar de lo que la ceremonia representaba, a saber, «Jesucristo y Él Crucificado».) 12 ¿Quién demandó esto de vuestras ma­ nos, cuando vinieseis a presentaros delante de Mí, para hollar Mis atrios? (El Señor requirió más que mera asistencia corporal y un pisar de Sus Atrios con sus pies, cuando sus corazones estaban lejos de Él.) 13 No Me traigáis más vanas ofrendas: El incienso me es ya abominación: Luna nue­ va y sábado, el convocar asambleas, no las puedo sufrir: Son iniquidades vuestras fies­ tas solemnes. (Toda la actividad religiosa, que de hecho era genuina y en realidad dada por Dios, pero, fue despojada de toda significación y llegó a ser odiosa a Dios — una mera forma; por consiguiente, era, como dicho, una «abominación».) 14 Vuestras lunas nuevas y vuestras fiestas solemnes tiene aborrecidas Mi alma: Me son gravosas; cansado estoy de llevarlas. (La palabra Hebrea para «cansado» es «laá», que significa «estar disgustado, fatigado, tener asco, estar molesto».) 15 Cuando extendiereis vuestra manos, Yo esconderé de vosotros Mis ojos: Asimismo

ISAÍAS 1:20

cuando multiplicareis la oración, Yo no oiré: Llenas están de sangre vuestras manos. (Si sus manos hubieran sido «extendidas» con un corazón quebrantado y con Arrepentimiento, el Señor no hubiera escondido Su Mirada.) demandas DE DIOS 16 Lavad, limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de Mis ojos; dejad de hacer lo malo (el pecado profana, de eso la necesidad de una «limpieza» espiritual; la profanación siempre ha sido sentida por los hombres universalmente cuando ha habido cualquier sentido de pecado; sólo la Sangre de Jesucristo, que de hecho fue simbolizada por los sacrificios de animales, puede quitar el pecado; sin embargo, Israel no confió en lo que los sacrificios representaban, sino más bien la ceremonia misma que Dios no pudo nunca tolerar): 17 Aprended a hacer bien: Buscad juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda. (La idea es, si una persona está verdaderamente en lo recto con Dios, ellos tratarán bien a su prójimo.) 18 Venid luego, dice el Señor, y estemos a cuenta: Si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos: Si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana. (No hay invitación más grande que se encuentra en la Biblia que esta dada por el Espíritu Santo por el Profeta Isaías. En este Pasaje, se refiere a los pecados como «carmesí». Eso tiene referencia a la culpabilidad de sangre. Todo pecado es asesinato de alguna forma, por lo tanto la culpabilidad de sangre. Este Pasaje glorioso nos ilustra la verdad eterna que independientemente del mal, la iniquidad, el engaño y el peso del pecado, el Señor está dispuesto, sobre una confesión apropiada y arrepentimiento, a perdonar todo y, por lo tanto limpiar todo. Como dicho, esto se hace exclusivamente por Fe en Cristo y Su Sangre derramada [Ef. 2:13-18].) 19 Si quisiereis y oyereis, comeréis el bien de la tierra: 20 Si no quisiereis y fuereis rebeldes, seréis devorados a espada: Porque la boca del Señor lo ha dicho. (Esto significa, «si consienten en su voluntad y también son obedientes en sus acciones». El «comer el bien de la tierra» se refiere a la bendición y Satanás no devorando el aumento. La idea es que Dios controla todo. Si le


ISAÍAS 1:21

1124

obedecemos, la bendición será nuestra. Si no le obedecemos, Él permitirá a los enemigos venir y «devorar a espada».) 21 ¿Cómo te has convertido en ramera, oh ciudad fiel? Llena estuvo de juicio, en ella habitó equidad; pero ahora, homicidas. (La palabra «juicio» aquí no se refiere a lo negativo, sino más bien a lo positivo. Se refiere a la acción recta y hacer lo recto que sólo podía proceder del Señor. A Jerusalén no se la llama aquí una idólatra, sino más bien una que ha abandonado su primer amor y ha vuelto a otras atracciones. Fiel una vez a su Señor, ahora ella lo ha despojado —es como una esposa adúltera; ella ya no obedece ni ama a su marido. Esto es idéntico al Cristiano moderno quien hace algo además de la Cruz de Cristo el objeto de su fe. El Espíritu Santo por medio de Pablo se refiere a tal como «adúlteros espirituales» [Rom 7:1-4].) 22 Tu plata ha venido a ser escorias, tu vino mezclado está con agua (esto significa que los grandes varones de Israel se habían deteriorado). 23 Tus príncipes, prevaricadores y compa­ ñeros de ladrones: Todos aman las dádivas, y van tras las recompensas: No oyen en el juicio al huérfano, ni llega a ellos la causa de la viuda. (Las «dádivas» significan «sobornos». El amor de Dios constantemente aparece a través de la Biblia en una denunciación indignada de la injusticia y la dureza del corazón hacia las viudas y huérfanos.) restauración prometida 24 Por tanto, dice el Señor Jehová de los Ejércitos, el Fuerte de Israel: Ea, tomaré satisfacción de Mis enemigos, Me vengaré de Mis adversarios (el título, «El Fuerte de Israel», es peculiar a Isaías; los Versículos 24 al 27 hablan del día, que aun está por venir, cuando Israel será completamente restaurado; es la Edad del Reino venidero): 25 Y volveré mi mano sobre ti, y limpiaré hasta lo más puro tus escorias, y quitaré todo tu pecado (la Promesa tiene que ver con la Profecía de Zacarías [Zac. 12:10]; y tomará lugar en la Segunda Venida): 26 Y restituiré tus jueces como al principio, y tus consejeros como de primero: Entonces te llamarán ciudad de Justicia, ciudad fiel. (El Señor está prometiendo traer de nuevo la época cuando la nación renovará su primer amor

y será como era en los días de David y los días tempranos de Salomón. Como dicho, esto tomará lugar en la segunda venida, cuando Israel en ese entonces aceptará a Cristo como Salvador y Señor, sin embargo, no puede acontecer hasta que Jesús sea aceptado.) 27 Sión con juicio será rescatada, y los convertidos de ella con justicia. (Jerusalén y Sión son los nombres de la única ciudad que Dios ha prometido redimir y hacer Su eterna capital terrenal. Esto acontecerá en el segundo Advenimiento de Cristo.) juicio de judá 28 Pero los rebeldes y pecadores a una serán quebrantados, y los que dejan al Señor serán consumidos. (Este Pasaje, entre muchos otros, completamente refuta la doctrina de la «Seguridad Eterna Incondicional». Esto claramente se refiere a aquellos que ya no tienen fe en el Señor, de este modo le rechazan, y al hacerlo, a tal grado de ser destruidos. Los hombres son advertidos de no abandonar a Dios [Deut. 12:19; 14:27].) 29 Entonces os avergonzarán de las encinas que amasteis, y os afrentarán los huertos que escogisteis. (La referencia en los Versículos 29 al 31 es a la idolatría. La figura está hecha por las palabras «encinas» y «huertos». El huerto probablemente era una imitación del Huerto de Edén, y la encina, del Árbol de la Vida.) 30 Porque seréis como la encina que se le cae la hoja, y como huerto que le faltan las aguas. (Esto debe ser contrastado con los Piadosos, de los cuales su «hoja no marchita» [Sal. 1:3].) 31 Y el fuerte será como estopa, y lo que hizo como paja en el fuego; y ambos serán encendidos juntamente, y no habrá quien apague. (La «estopa» a que se refiere es la fibra del lino o cáñamo, que tenía la idea de ser frágil. Las palabras «lo que hizo» se refiere a los obradores de pilares, o sea Aserás, como ídolos. Este Versículo habla del Infierno eterno, en donde irán todos los que se rebelan contra Dios [Sal. 9:17].) capítulo 2 (760 a.C.)

juicio inmediato; gloria futura; el milenio

P

alabra que vio Isaías, hijo de Amoz, tocante a Judá y a Jerusalén. (La palabra


1125 «vio», como empleada aquí por Isaías, básicamente significa la misma cosa que «Visión».) 2 Y acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la Casa del Señor por cabeza de los montes, y será ensalzado sobre los collados, y correrán a Él todas las naciones. (Los Versículos 2 al 4 en este Capítulo corresponden a Miq. 4:1-3. La Profecía de Miqueas fue 17 años más tarde que la de Isaías. Algunos se preguntan si el Profeta posterior prestaba del anterior, pero esto demuestra falta de inteligencia. Cuando Dios repite un mensaje, la repetición da énfasis de la preciosidad del mensaje para con Él y su importancia al hombre. En ambas Profecías, tanto de Isaías como de Miqueas, el Señor revela el carácter del Reino que Él propuso establecer en la Tierra; en la posterior, está repetida a las naciones. Todo esto acontecerá en la Edad del Reino venidero.) 3 Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte del Señor, a la Casa del Dios de Jacob; y Nos enseñará en Sus caminos, y encaminaremos por Sus sendas. Porque de Sión saldrá la Ley, y de Jerusalén la Palabra del Señor. (La «Ley», como se refiere aquí, no tiene referencia a la Ley de Moisés, sino más bien a la instrucción, dirección y enseñanza. Otra vez, esta es la Edad del Reino venidero, cuando el Mesías, «El Más Grande que Salomón», regirá al mundo con Sabiduría, Gracia y Amor.) 4 Y juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces: No alzará espada gente contra gente, ni se ensayarán más para la guerra. (Las palabras, «juzgará entre», debiera leerse «arbitrará entre», y «reprenderá» debiera traducirse mejor «decidirá las disputas de». Las cortes de arbitraje del hombre están condenadas al fracaso, pero, a la Corte del Mesías, el éxito está prometido acá.) juicio y disciplina antes de la bendición 5 Venid, oh casa de Jacob, y caminemos a la luz del Señor. (Jacob era una persona desagradable, que no merecía nada bueno y no tenía nada que ofrecer, pero le fue dado todo por Cristo. ¡Tal es la Gracia! La «luz» mencionada aquí es la enseñanza moral de Dios. Es la enseñanza de la Biblia.) 6 Ciertamente Tú has dejado Tu pueblo, la Casa de Jacob, porque están llenas de cos­

ISAÍAS 2:12

tumbres traídas del Oriente, y de agoreros, como los Filisteos; y en hijos ajenos des­ cansan. (En lugar de que Judá sea una «luz» al resto del mundo, el mundo ahora ha oscurecido la «luz» de Judá. En lugar de que las naciones circundantes tomaran los caminos de Piedad de Judá, que era la intención del Señor, Judá ha tomado los caminos de la impiedad del mundo.) 7 Su tierra está llena de plata y oro, sus tesoros no tienen fin. También está su tierra llena de caballos; ni sus carros tienen número (la acumulación excesiva de riquezas, la formulación de asociaciones con las naciones paganas, la multiplicación de caballos y la hechura de ídolos era prohibido estrictamente por la Ley Mosaica). 8 Además está su tierra llena de ídolos, y a la obra de sus manos se han arrodillado, a lo que fabricaron sus dedos (los historiadores sagrados declaran que tanto Uzías como Jotán mantuvieron su culto a Jehová y prohibieron la idolatría [II Rey. 15:3, 34; II Crón. 26:4; 27:2], por lo tanto a lo que se refiere aquí de devoción privada es adoración de ídolos). 9 Y se postra el hombre común, y los grandes se humillan: Por tanto no los perdo­ narás. (La postración y humillación de este Versículo se refieren a la adoración de imágenes; «el hombre común» y «los grandes» figuran entre todos los rangos de la sociedad. Mientras exteriormente leales a la Ley [1:11-15], ellos, como los Fariseos, en privado eran idólatras [Luc. 16:14; Col. 3:5].) El Día del señor 10 Métete en la piedra, escóndete en el pol­ vo, de la presencia espantosa del Señor y del resplandor de Su majestad. (Esta proclamación tiene el propósito de humillar al orgulloso «hombre común» y al orgulloso «grande».) 11 La altivez de los ojos del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y el Señor solo será ensalzado en aquel día. («En aquel Día» se refiere al Segundo Advenimiento. La «altivez de los ojos del hombre» es el Anticristo. Él «será humillado». Jesucristo solo será «ensalzado en aquel día».) 12 Porque día del Señor de los Ejércitos vendrá sobre todo soberbio y altivo, y sobre todo lo arrogante; y será abatido (la misma naturaleza del Anticristo y todos los que le siguen será «soberbia y altivez»; el Espíritu Santo dice, «será abatido» [Apoc., Cap. 19]):


ISAÍAS 2:13

1126

13 Y sobre todos los cedros del Líbano altos y sublimes, y sobre todas las encinas de Basán (estos «cedros» y «encinas» son simbólicos de los hombres eminentes y poderosos que se unirán con el «hombre de pecado», intentando aniquilar a Israel y dominar el mundo; otra vez, el Espíritu Santo dice que ellos serán abatidos); 14 Y sobre todas las montañas altas, y sobre todas las colinas levantadas (otra vez, las «montañas» y las «colinas» significan las naciones, reinos y poderes regidos por los grandes del Versículo 13; aquí se ordena una manta de condenación sobre todos los esfuerzos del hombre); 15 Y sobre toda torre alta, y sobre todo muro fuerte (esto habla de los preparativos, esfuerzos de guerra y armamentos militares amasados para la aniquilación de Israel); 16 Y sobre todas las naves de Tarsis, y sobre todas las pinturas preciadas. (Esto se refiere a los poderosos navíos del Anticristo y a toda la preparación para la guerra. Las «pinturas preciadas» se refieren a sus ídolos, los cuales serán todos completamente destruidos.) 17 Y la altivez del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y solo el Señor será ensalzado en aquel día. (Este Pasaje es muy similar al Versículo 11, y con propósito por el Espíritu Santo. La misma naturaleza del Anticristo y sus seguidores será el «orgullo». Pero él y todos sus secuaces «serán abatidos».) la idolatría abolida 18 Y quitará totalmente los ídolos. (El «ídolo» engendrando a los «ídolos» será el Anticristo, y todos serán «completamente abolidos», lo que acontecerá en la Segunda Venida.) 19 Y se meterán en las cuevas de las peñas, y en las aberturas de la Tierra, por la presencia espantosa del Señor, y por el resplandor de Su Majestad, cuando se levante Él para herir la Tierra. (Esto se refiere a la Segunda Venida.) 20 Aquel día arrojará el hombre sus ídolos de plata y sus ídolos de oro, que se han hecho para adorarlos, los arrojarán a los topos y a los murciélagos; 21 Para meterse en las aberturas de las rocas, y en las hendiduras de los peñascos, a causa del pavor del Señor y de la gloria de Su Majestad, cuando se levantare para hacer temblar la Tierra. (Para dar énfasis, el Espíritu Santo repite la admonición del Versículo

Diecinueve en la última parte del Versículo Veintiuno. La Venida del Señor definitivamente «hará templar la Tierra». Será, sin duda, el acontecimiento más catastrófico y memorable que jamás se ha experimentado sobre la faz de este planeta.) 22 Desentendeos del hombre, cuyo hálito está en su nariz; porque ¿de qué es él estima­ do? (El Juicio de los Versículos 12 al 21 tenía un cumplimiento parcial en la destrucción de Jerusalén por los Babilonios. Pero su cumplimiento plenario está descrito en Apoc., Cap. 6. El primer Versículo, Versículo 10, y el último Versículo de este Mensaje dan el significado que es la necedad de la dependencia sobre el hombre y la sabiduría de confiar en el Mesías. En cuanto al hombre, él es una criatura débil del momento, pero el Mesías es un refugio todo suficiente y eterno.) capítulo 3 (760 a.C.)

juicio sobre judá

P

ORQUE he aquí que el Señor Jehová de los Ejércitos quita de Jerusalén y de Judá el sustentador y el fuerte, todo sustento de pan y todo socorro de agua; (La totalidad de este Capítulo en particular se refiere al Juicio venidero, con Babilonia empleada como el instrumento de Dios. La Profecía sería cumplida cerca de 150 años en el futuro, aunque Judá y Jerusalén no sabían, en esta época, exactamente cuando vendría.) 2 El valiente y el hombre de guerra, el juez y el profeta, el adivino y el anciano; (La idea una vez más está presentada de que no se debe confiar en el hombre, sino en el Señor.) 3 El capitán de cincuenta, y el hombre de respeto, y el consejero, y el artífice excelente, y el hábil orador. (El Espíritu Santo dice a Judá y Jerusalén que independientemente de los talentos y habilidades del hombre en cuestión, no obstante, el hombre, aun el «hombre honorable», fracasará. Una vez más, «¡confíe en Dios!») 4 Y les pondré muchachos por príncipes, y niños de pecho los regirán. (La palabra «muchachos» debiera traducirse mejor «jóvenes». Esto sucedió exactamente como el Espíritu Santo dijo: La juventud extrema de los reyes posteriores de Judá en la fecha de su ascenso es muy notable. Después de Ezequías, solamente uno tenía apenas 25 años cuando llegó al trono. Joacaz tenía 23 [II Rey. 24:18]; Joaquín, tenía 18 años [II


1127 Rey. 24:8]; Manasés tenía 12 años cuando llegó a ser rey [II Rey. 21:1]; y Josías tenía solamente 8 años [II Rey. 22:1].) 5 Y el pueblo hará violencia los unos a los otros, cada cual contra su vecino: El muchacho se levantará contra el viejo, y el villano contra el noble. (Isaías dijo que el respeto para los ancianos desaparecería. Los jóvenes anularían el consejo de los ancianos.) 6 Cuando un hombre echara mano de otro en casa de su padre, y le dijere, ropa tienes; tú serás nuestro príncipe, y esta ruina estará bajo tu mano (la Profecía era que el día vendría cuando nadie querría servir en las posiciones de liderazgo, porque la situación parecería sin esperanza); 7 El jurará aquel día, diciendo: No seré el sanador de vosotros; porque en mi casa no hay pan, ni qué vestir: No me hagáis príncipe del pueblo. (Y sucedió exactamente como el Espíritu Santo predijo.) 8 Pues arruinada está Jerusalén, y Judá ha caído; porque la lengua de ellos y sus obras han sido contra el Señor, para provocar los ojos de Su gloria. (La razón de esta «ruina» es lo siguiente: «Su lengua y sus obras han sido contra el Señor». La reincidencia rara vez, si alguna vez, sucede por una explosión, sino más bien por una fuga lenta.) 9 La apariencia de su rostro atestigua con­ tra ellos: Porque como Sodoma publican su pecado, no lo disimulan. ¡Ay del alma de ellos! ¡Porque amontonaron mal para sí. (La rebelión de pronto se mostrará en la «apariencia», porque todo pecado, en su forma final, es rebelión contra Dios. La frase, «porque amontonaron mal para sí», se refiere a los «Caminos de Dios» siendo pervertidos y desviados por ser comprometidos y adulterados.) 10 Decid al justo que le irá bien: Porque comerá de los frutos de sus manos. 11 ¡Ay del impío! Mal le irá: Porque según las obras de sus manos le será pagado. (El contraste aquí es entre los «justos» e «impíos». Dios recompensará a los «justos», mientras trae juicio sobre los «impíos». Esto demuestra el hecho de que los Caminos del Señor son muy claros y simples: Obedece y sea bendecido; desobedece y será juzgado.) 12 En cuanto a Mi pueblo, muchachos son sus opresores, y mujeres los rigen. Pueblo Mío, los que te guían te engañan, destruyen el camino de tus sendas.

ISAÍAS 3:24

13 El Señor está en pie para litigar, y está para juzgar los pueblos. («Destruir [tragar] el camino de tus sendas» significa despojarse de la Biblia como la regla de conducta moral. «Tus sendas» denota las «sendas de justicia» diseñados por Dios para Su Pueblo [Sal. 23:3].) 14 El Señor vendrá a juicio contra los ancianos de Su pueblo y contra sus príncipes; porque vosotros habéis devorado la viña, y el despojo del pobre está en vuestras casas. 15 ¿Qué pensáis vosotros que trituráis a Mi pueblo, y moléis las caras de los pobres? Dice el Señor Jehová de los Ejércitos. (En estos Pasajes, el Señor hace responsable al liderazgo por la opresión del pueblo, especialmente de los pobres.) 16 Así mismo dice el Señor: Por cuanto las hijas de Sión se ensoberbecen, y andan con cuello erguido y la mirada provocativa; cuan­ do andan van danzando, y haciendo son con los pies («las hijas de Sión», son los habitantes femeninos de Jerusalén; la palabra «ensoberbecerse» significa que ellas son «orgullosas»; la declaración, «andan con el cuello erguido y la mirada provacativa», indica el deseo de atraer la atención de los hombres; ellas eran atrevidas e inmodestas en este esfuerzo): 17 Por tanto, pelará el Señor la mollera de las hijas de Sión, y el Señor descubrirá sus vergüenzas. (Básicamente, esto se refiere a la guerra, y la ropa siendo despojada por los vencedores, que causaría a las mujeres sufrir gran afrenta, vergüenza y humillaciones.) 18 Aquel día quitará el Señor el atavío de los calzados, y las redecillas, y las lunetas; 19 Los collares, los joyeles, y los brazaletes; 20 Los tocados, y las cadenas para los pies, los partidores del pelo, los pomitos de olor, y los zarcillos; 21 Los anillos, los joyeles de las narices; 22 Los vestidos preciosos, los mantoncillos, los velos, y los alfileres; 23 Los espejos, y las camisas finas, las ga­ sas, y los velos. (Judá y Jerusalén sufrieron todas estas humillaciones cuando Nabucodonosor saqueó Jerusalén y condujo al pueblo de Dios a la cautividad. Esto acontecería cerca de 150 años más tarde. Sin embargo, debido a las palabras, «aquel día», la fuerza principal de esta Profecía se refiere a la Gran Tribulación venidera, cuando Israel enfrentará la aniquilación amenazante por el Anticristo [Mat. 24:21].) 24 Y será que en lugar de los perfumes aromáticos vendrá podredumbre; y desga­


ISAÍAS 3:25

1128

rrón en lugar de cinta; y calvicie en lugar de la compostura del cabello; y en lugar de faja ceñimiento de saco; y quemadura en vez de hermosura. (Las palabras, «aquel día», continúan refiriéndose a la Gran Tribulación venidera. Pero otra vez, también sucedió durante el sitio de Nabucodonosor.) 25 Tus varones caerán a espada, y tu fuerza en la guerra. 26 Sus puertas se entristecerán y enlutarán, y ella, desamparada, se sentará en tierra. (En tanto que estas palabras, «aquel día», fueron dadas en el Versículo 18 y continúan en el Versículo 1 del Capítulo siguiente, que describe el Milenio venidero, es cierto que el cumplimiento futuro de esta Profecía que tiene que ver con el terrible día venidero y aun gozoso — terrible debido al sufrimiento horrible que vendrá a Israel, y gozoso debido al resultado de la aceptación del Salvador por Israel. Será el tiempo de la Segunda Venida de Jesús.)

Sión, y el que fuere dejado en Jerusalén, será llamado santo; todos los que en Jerusalén están escritos entre los vivientes (Israel, después de una larga noche de miles de años, por fin volverá a casa, pero a gran precio [Zac. 14:16-21]); 4 Cuando el Señor lavare las inmundicias de las hijas de Sión, y limpiare las sangres de Jerusalén de en medio de ella, con Espíritu de Juicio y con Espíritu Abrasador. (Esto habla de la conversión del Remanente, inmediatamente después de la Batalla de Armagedón y la Segunda Venida. Israel, en esa época, será salvo por aceptar a Jesús como Salvador. El «Espíritu de Juicio» y el «Espíritu Abrasador» tienen que ver con la función de la Obra del Espíritu Santo. Él tratará con Israel cuando los traerá a Cristo exactamente en la misma manera que Él ha tratado con todos los hombres.)

capítulo 4

5 Y criará el Señor sobre toda la morada del monte de Sión, y sobre los lugares de sus convocaciones, nube y oscuridad de día, y de noche resplandor de fuego que eche llamas: Porque sobre toda la gloria habrá una cober­ tura. (En ese Feliz Día venidero, Jerusalén, y especialmente el área del Templo, será totalmente diferente de cualquier cosa que el mundo jamás ha conocido. Una «columna de nube por el día» y «fuego por la noche», cubrirá al Monte de Sión, que serán símbolos eternos y manifestaciones de Su Presencia. Como Ezequiel dijo, «El Señor está allí» [Ezeq. 48:35].) 6 Y habrá tabernáculo para sombra contra el calor del día, para acogida y refugio contra el turbión y escondedero contra el aguacero. (Todo esto es Cristo: El «Tabernáculo», la «Sombra», el «Refugio» y el «Escondedero». Todo esto prueba que Israel va a ser restaurada. De hecho, la Edad de la Iglesia está casi por concluir. Está por retirarse paulatinamente, lo que concluirá con el Arrebatamiento, e Israel siendo restaurada [Rom., Cap. 11].)

(760 a.C.)

futuro glorioso de jerusalén: el milenio

Y

ECHARÁN mano de un hombre siete mujeres en aquel tiempo, diciendo: Nosotras comeremos de nuestro pan, y nos vestiremos de nuestras ropas; tan sólo seamos llamadas de tu nombre, quita tú nuestro oprobio. (Los Versículos 1 y 2 se refieren a la Gran Tribulación que está por venir pronto sobre esta Tierra [Mat. 24:21], así también como el glorioso Milenio venidero. Como la Profecía de Isaías continúa, el Espíritu Santo, después de dar los horrores de la aun por venir Gran Tribulación, ahora continúa con una gloriosa Palabra de Misericordia.) reinado del Mesías 2 En aquel tiempo el Renuevo del Señor será para hermosura y gloria, y el fruto de la Tierra para grandeza y honra, a los librados de Israel. (Éste es el Reinado Milenario venidero. La frase, «los librados de Israel», se refiere al remanente que escapará la Tribulación futura y la Batalla de Armagedón. El «Renuevo del Señor» es Cristo.) un pueblo santo

3 Y acontecerá que el que quedare en

la gloria de dios restaurada

capítulo 5 (760 a.C.)

canto de la viña de Dios: una parábola de juicio

A

HORA cantaré por Mi amado el cantar de Mi amado a su viña. Tenía mi amado una viña en una colina fértil (los primeros


1129 cuatro Capítulos eran una Profecía completa; ahora una nueva Profecía por Isaías comienza; no tiene conexión alguna con la Profecía anterior excepto en Mensaje; la «viña» es Israel; el cantor es «Elojím» y el «Amado» es Su Hijo Amado [Luc., Cap. 20]); 2 La había cercado, y la despedregó, y la plantó de la vid más escogida: Había edifi­ cado en medio de ella una torre, y también asentado un lagar en ella: Y esperaba que diese uvas, y dio unas uvas silvestres. (Isaías está empleando metáforas para describir la «viña», es decir, «Israel». A pesar de todo el trabajo hecho en cuanto a esta viña, «dio unas uvas silvestres». Debiera ser lo mejor del fruto, pero, en cambio, produjo un producto sin valor.) 3 Ahora pues, vecinos de Jerusalén y varones de Judá, juzgad ahora entre Mí y Mi viña. 4 ¿Qué más se había de hacer a Mi viña, que yo no haya hecho en ella? ¿Cómo, espe­ rando yo que diese uvas, ha dado uvas silves­ tres? (En estos Pasajes se halla una finalidad terrible. Cuando el Señor dijo que no hay más que Él pueda hacer, ¡esto denota un esfuerzo de recuperación que está más allá de nuestra capacidad de captar o comprender!) 5 Os mostraré pues ahora lo que haré yo a Mi viña: Le quitaré su vallado, y será consumida; aportillaré su cerca, y será ho­ llada; 6 Haré que quede desierta; no será podada ni cavada, y crecerá el cardo y las espinas: Y aun a las nubes mandaré que no derramen lluvia sobre ella. (Como es obvio, ahora hay un cambio en el Mensaje; el estilo llega a ser abrupto, el tono fiero y amenazante. Por consiguiente, el Señor hizo exactamente lo que Él dijo que haría. Durante la época de Nabucodonosor, y luego en el año 70 d.C., todo esto aconteció, y en un detalle de lo más horripilante. La «lluvia» de la cual se habla tiene que ver con la renovación espiritual. Desde el rechazo de Israel de Cristo, no ha habido ninguna «lluvia» espiritual en ninguna capacidad. Además, ella produjo «cardos y espinas» en el sentido espiritual.) pecado de Judá: avaricia 7 Ciertamente la viña del Señor de los Ejércitos es la Casa de Israel, y los hombres de Judá planta suya deliciosa. Esperaba juicio, y he aquí vileza; justicia, y he aquí clamor. (En

ISAÍAS 5:13

lugar de esta «viña del Señor» que debe producir plantas buenas y deleitosas, en cambio produjo «opresión» e impiedad.) 8 ¡Ay de los que juntan casa con casa, de los que añaden campo a campo, hasta ocuparlo todo! ¿Habitaréis vosotros solos en medio de la Tierra? (La expresión «campo a campo» se refiere a la codicia. Están codiciando más campos hasta adueñarse de todos, para ser grandes en la Tierra. ¡Éste es el primer «Ay»!) 9 Ha llegado a Mis oídos de parte del Señor de los Ejércitos, que las muchas casas han de quedar asoladas, sin morador las grandes y hermosas. 10 Y diez yugadas de viña producirán un bato, y un homer de semilla producirá un efa. (En el principio el Señor prometió que Israel sería una tierra de «leche y miel». Ahora, debido al pecado y la rebelión, Él promete «desolación». A propósito, la palabra «efa» tiene referencia al cumplimiento total de la Profecía de Zacarías. Tiene que ver con Babilonia cuando será reconstruido «en la tierra de Sinar» [Zac. 5:5-11]. Esto es todo debido a la declinación espiritual y caída de Israel. Aún cuando esta profecía había sido dada unos 2.800 años atrás, el comienzo de su cumplimiento en verdad ya ha comenzado. Babilonia será reconstruida, sea la ciudad o el sistema [Apoc., Cap. 18].) indulgencia embriagante 11 ¡Ay de los que se levantan de mañana para seguir la embriaguez; que se están hasta la noche, hasta que el vino los enciende! (Como el primer «¡Ay! Ahora el segundo «¡Ay!» está pronunciado sobre los que buscan los placeres. Además, esto refleja la Iglesia moderna [II Tim. 3:1-5].) 12 Y en sus banquetes hay arpas, vihuelas, tamboriles, flautas, y vino; y no miran la obra del Señor, ni consideran la obra de Sus Manos. (Los instrumentos de música no se condenan, sino su uso equivocado. Las Bendiciones de Dios son la fuente de todas las cosas buenas que nos han acontecido, pero en la actualidad, hasta en las Iglesias, ya no «consideramos la obra de Sus Manos».) 13 Por tanto Mi pueblo va al cautiverio, porque no tuvo conocimiento: Y su gloria pereció de hambre, y su multitud se secó de sed. (El «cautiverio» del cual Isaías habla es un cautiverio espiritual que ya fue pandémico en la nación. Las razones:


ISAÍAS 5:14

1130

Ellos no tenían «conocimiento» de la Palabra de Dios. Si el Creyente moderno no entiende el Mensaje de la Cruz, que en efecto es la historia de la Biblia, entonces el cautiverio espiritual es el resultado. La libertad sobre el mundo, la carne y el Diablo se puede lograr solamente por Cristo y lo que Cristo hizo en la Cruz, que da al Espíritu Santo libertad para obrar dentro de la vida de uno mismo. Todo lo que se requiere del Creyente es mostrar Fe en Cristo y lo que Cristo hizo en la Cruz y, hacerlo de este modo sobre una base perpetua [Rom. 6:3-14]. Pero la verdad es que la Iglesia moderna tiene «conocimiento» de muchas cosas, pero poco en absoluto en cuanto a la Palabra de Dios.) 14 Por eso ensanchó su interior el Seol, y sin medida extendió su boca; y allá descende­ rá la gloria de ellos, y su multitud, y su faus­ to, y el que en él se regocijaba. (El resultado final de esta «cautividad» es el Infierno eterno; por consiguiente, el resultado se lee, «Jesucristo y Él Crucificado» o el Infierno eterno.) 15 Y el hombre será humillado, y el varón será abatido, y bajados serán los ojos de los altivos (El sentido de este Pasaje es que el «orgullo» es la causa de los pecados de Israel, así también como nuestros pecados). 16 Pero el Señor de los Ejércitos será ensalzado en juicio, y el Dios Santo será santificado con Justicia. (Este Pasaje significa que el Dios Santo muestra a Sí mismo ser Santo por la Justicia; por medio de ejecutar su juicio justo sobre Jerusalén, el Dios Santo muestra Su Santidad. Dios tiene que juzgar al pecado, o en Cristo en la Cruz, que es el lugar correcto, o en el individuo, que significa la condenación.) 17 Y los corderos serán apacentados según su costumbre; y extraños comerán las gruesas desamparadas. (El significado es que las habitaciones humanas se convertirán en pastos para los animales que es exactamente lo que aconteció a la Tierra Santa.) iniquidades y la APOSTASÍA 18 Ay de los que traen la iniquidad con cuerdas de vanidad, y el pecado como con coyundas de carreta (ahora el tercer «¡Ay!» es pronunciado contra aquellos que abiertamente amontonan pecado sobre pecado y se burlan de Dios), 19 Los cuales dicen: ¡Venga ya, apresúre­ se Su obra, y veamos: Acérquese, y venga el consejo del Santo de Israel, para que lo se­

pamos! (¡La implicación de este Pasaje es escalofriante! Las Profecías de Isaías están siendo burladas por los habitantes de Judá y Jerusalén. Ellos emplean uno de los títulos favoritos de Isaías de Dios, no desde el punto de vista de alguna creencia en Él, sino más bien en un espíritu burlador.) 20 ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! (Este es el cuarto «¡Ay!» La idea es que Israel había pervertido tanto las Escrituras que ya no podían distinguir entre lo bueno y lo malo. ¿Parece similar a la época en que vivimos? orgullo, desenfreno , injusticia 21 ¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos! (Este es el quinto «¡«Ay!» El egoísmo es la antítesis de la humildad; como la humildad es, en cierto sentido, la virtud culminante, así es el egoísmo parecido al toque final del vicio.) 22 ¡Ay de los que son valientes para beber vino, y hombres fuertes para mezclar bebida; 23 ¡Los que justifican al impío por cohe­ cho, y al justo quitan su justicia! (Este es el sexto «¡Ay!» Esto parece ser una repetición del segundo «¡Ay!» Sin embargo, ¡hay una diferencia notable! Este «¡Ay!» tiene que ver con los líderes de Judá. Ellos son borrachos pero no sucumben a su licor; por lo tanto, el sexto «¡Ay!» se puede considerar ser pronunciado más sobre su corrupción que sobre su borrachera, y por lo tanto es en realidad muy distinto del «¡Ay!» anterior.) dios traerá juicio sobre judá 24 Por tanto, como la lengua del fuego consume el rastrojo, y la llama devora la paja, así será su raíz como pudrimiento, y su flor se desvanecerá como polvo: Porque desecharon la Ley del Señor de los Ejércitos, y abominaron la Palabra del Santo de Israel. (El juicio ahora está pronunciado, y vendrá de dos direcciones — un juicio de ruina y destrucción. La frase, «abominaron la Palabra», no se refiere a la «Palabra escrita», sino a la declaración de Dios por medio de la boca de Sus Profetas; sin embargo, en efecto, mucho de lo que los Profetas dijeron está incluido en el Texto escrito.) 25 Por esta causa se encendió el furor del Señor contra Su pueblo, y extendió contra él


1131 Su mano, y le hirió; y se estremecieron los montes, y sus cadáveres fueron arrojados en medio de las calles. Con todo esto no ha cesado Su furor, antes está Su mano todavía extendida. (Estas palabras implican que el juicio de Dios sobre Judá no será un solo golpe, sino un herir continuo, abarcando un considerable período de tiempo. El lenguaje usado tiene por propósito demostrar el horror venidero en términos catastróficos. No debe de haber error alguno con respecto a las intenciones de Dios.) 26 Y alzará pendón a las naciones de lejos, y silbará al que está en el extremo de la Tierra; y he aquí vendrán pronto y velozmente (estos Versículos hasta el Versículo 30 demuestran el juicio venidero sobre Babilonia). 27 No habrá entre ellos cansado, ni que vacile; ninguno se dormirá ni le tomará sueño; a ninguno se le desatará el cinto de los lomos, ni se le romperá la correa de sus zapatos (la metáfora tiene como propósito describir el poder y furor del ataque del enemigo). 28 Sus saetas estarán afiladas, y todos sus arcos entesados; los cascos de sus caballos parecerán como de pedernal, y las ruedas de sus carros como torbellino (el Espíritu Santo, mirando hacia delante a unos 150 años en el futuro, proclama por la Profecía a Isaías el juicio venidero; todo esto fue dado en esa época para que Judá pudiera volverse y arrepentirse; ¡Pero lamentablemente ellos no lo hicieron, porque no quisieron!). 29 Su bramido como de león; rugirá a ma­ nera de leoncillos, rechinará los dientes, y arrebatará la presa; y se la lleva con seguri­ dad, sin que halla libertador. (Otra vez, tiene como propósito denotar la ferocidad del intruso.) 30 Y bramarán contra ellos en aquel día con bramido como del mar: Entonces mirará hacia la Tierra, y he aquí tinieblas de tribulación, y en sus Cielos se oscurecerá la luz. («En aquel día» cuando el juicio esté en vigor y Judá mire a sí mismo por la liberación, no verá nada menos que «tinieblas de tribulación». La única ayuda de Judá era Dios. Sin Él, ellos no tienen esperanza. Es lo mismo en la actualidad con los Creyentes individuales.) capítulo 6 (760 a.C.)

visión y comisión de isaías

E

N el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un Trono alto y

ISAÍAS 6:5

sublime, y Sus faldas llenaban el templo. (Aquel que Isaías vio, Quien es Jehová, era en realidad la aparición preencarnada del Señor Jesucristo, y es declarado así por el Espíritu Santo en Jn. 12:37-41. Coloca a Jehová, Jesús el Salvador, en medio de los hombres culpables y perdidos, así como Él es visto en el Gólgota, porque allí ellos crucificaron a dos ladrones con Él, colocándole en medio de ellos. Se cree que el rey Uzías murió en el año 759 a.C.) 2 Y encima de él estaban Serafines: Cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, y con dos cubrían sus pies, y con dos volaban. (La palabra «Serafín» significa «seres ardientes». Esta es la única mención de estos seres celestiales en las Escrituras. Estos Serafines estaban colocados sobre el Trono de Dios y parece dirigían en el Culto Divino. En la luz del Trono, Isaías aprendió que él era un leproso moral, que su pueblo era un pueblo de leprosos morales, y que todos ellos eran tan viles como el rey Uzías. ¡Si los Serafines impecables, en la Presencia del Tres Veces Santo Señor de los Ejércitos, tenían que cubrir tanto sus caras como sus pies, entonces cuán imposible era para un leproso moral como Isaías estar frente a tal luz!) 3 Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, Santo, Santo, el Señor de los Ejércitos: Toda la Tierra está llena de Su gloria. (Esta frase, «el uno al otro daba voces», significa «sigue clamando». Día y noche ellos están diciendo, «Santo, Santo, Santo». La triple repetición de «Santo, Santo, Santo», ha sido entendida en todas las edades de la Iglesia como conectado con la Doctrina de la Trinidad.) 4 Y los quicios y los dinteles se estreme­ cieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo. (Primeramente, miremos a la energía de la adoración conducida aquí. Tan vigoroso fue este acto que los mismos quicios del Templo Divino se sacudieron, y el Lugar Santo se llenó de humo.) 5 Entonces dije: ¡Ay de mi! Que soy muer­ to; que siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene la­ bios inmundos, han visto mis ojos al Rey, el Señor de los Ejércitos. (En el Cap. 5, Isaías había pronunciado seis «¡Ayes!» sobre Judá; ¡ahora él pronuncia uno sobre sí mismo! El Rey impecable de este Versículo está en contraste con el rey leproso del Versículo 1. La palabra «inmundo» significa «justamente condenado a muerte». Tal concepto es el producto


ISAÍAS 6:6

1132

de verdadero Arrepentimiento. Lo que Isaías vio produjo en él un sentimiento profundo de falta de mérito.) 6 Y voló hacia mí uno de los Serafines, teniendo en su mano un carbón encendido, tomado del Altar con unas tenazas (Isaías requería limpieza y cobertura por su pecado. El carbón encendido sacado del Altar del Holocausto, simbolizaba el fuego de la Ira de Dios y la Sangre del Cordero de Dios, cuando se puso en contacto con sus «labios inmundos», quitó su iniquidad y expió su pecado. El «Altar» representaba el Calvario, al cual el hombre pecaminoso debe ser expuesto antes de que él pueda ser limpiado y salvado. En esencia la verdadera convicción es una profunda preocupación sobrecogedora sobre qué soy yo, no tanto lo que he hecho o no he hecho. Es más importante lo que el hombre es que lo que él ha hecho, y el hombre es un pecador. La genuina limpieza moral tiene que ser llevada a cabo en el corazón del pecador para ser salvo, y eso sólo se puede lograr por Fe en la Sangre derramada de Cristo, de la cual esto fue un símbolo [Rom. 3:24-25; Heb. 9:22; I Ped. 1:18-23; I Jn. 1:7-9]): 7 Y tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí que esto tocó tus labios, es quitada tu culpa, y limpios tus pecados. (No hay otra manera de ser limpio y expiado que por la Ira de Dios y la Sangre Expiatoria de Cristo. Estas están reveladas y glorificadas en el Calvario. Allí, Dios juzgó el pecado efectiva y eternamente en la Persona de Cristo, y Su Preciosa Sangre derramada allí es la única y sola y perfecta expiación por la limpieza del pecado.) 8 Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí. (Así como en el caso de Saulo de Tarso en el camino a Damasco [Hch., Cap. 9], la verdadera conversión se manifestó aquí en rendición y actividad. El pronombre «nosotros» sugiere la Trinidad.) 9 Y dijo: Ve, y di a este pueblo: Oíd bien, y no entendáis; ved por cierto, mas no comprendáis. (El mandato era, «Ve, y di».) 10 Embota el corazón de este pueblo y que sean pesados sus oídos, y cierra sus ojos; para que no vea con sus ojos, ni oiga con sus oídos, y con su corazón no entienda, ni se convierta, ni sea sanado. (Isaías fue mandado a efectuar, por su prédica, lo que su predicación de hecho logrará. No despertará al pueblo de su apatía; ni los incitará al Arrepentimiento. Al contrario,

solamente los endurecerá y entorpecerá. Estas palabras tienen una aplicación tanto nacional como individual. Él fue mandado a «irse», pero aún le fue dicho que no habrá un resultado favorable.) 11 Entonces yo dije: ¿Hasta cuándo, Señor? Y respondió: Hasta que las ciudades queden desoladas por falta de habitantes; y las casas, por no haber hombre en ellas, y la tierra sea vuelta en desierto. (La respuesta a la pregunta de este Versículo se encuentra en Rom. 11:25. Es la fe sola que podría hacer la pregunta. Esta ceguera descansará sobre el corazón de Israel hasta la consumación del juicio infligido sobre ella.) 12 Hasta que el Señor hubiere echado lejos los hombres, y multiplicare en medio de la tierra la desamparada. (Esto fue cumplido en totalidad. En el año 70 d.C., Israel fue totalmente destruido, con millones de Judíos esparcidos por todas partes del mundo, quedando en esa situación hasta el año 1948.) 13 Pues aun quedará en ella una décima parte y, volverá a ser consumida: Como el roble y la encina, de los cuales al ser cortados aún queda el tronco, así será el tronco de ella, la simiente santa. (El significado de la primera parte de este Versículo es que si habrá solamente la décima parte de la población que quede en el país, entonces esta, también, será destinada a más juicio y destrucción. ¡Pero aún hay una Santa Promesa en este Pasaje! «El roble» y «la encina» son tipos de los árboles que brotan una vez más desde el tronco después de ser cortados. Quedará una «simiente santa» que será escondida, una raíz querida por el Dios fiel de Israel, y el día llegará cuando la raíz brotará en un árbol más grande y hermoso que jamás haya habido en el pasado [Rom. 11:16-18, 23-27].) capítulo 7 (742 a.C.)

alianza de siria e israel contra judá

A

CONTECIÓ en los días de Acaz hijo de Jotán, hijo de Uzías, rey de Judá, que Rezín rey de Siria, y Pecaj hijo de Remalías, rey de Israel, subieron a Jerusalén para combatirla; pero no la pudieron tomar. (Acaz fue uno de los reyes más impíos que reinara en Judá, pero aún Dios le hablaría repetidas veces, intentando traerle al Arrepentimiento, pero sin éxito. Pecaj, el rey del Reino del Norte de Israel, tuvo


1133 el último reinado próspero en las diez Tribus del Reino de Israel. Comenzó dos años antes de la muerte de Uzías y continuó hasta el tercer año del reinado de Acaz. Rezín y Pecaj deseaban poner en el trono de Judá a una persona en la cual ellos pudieran confiar completamente. En realidad no fue su designio conquistar Judá, sino solamente cambiar el rey. Pero el Espíritu Santo dice, «No la pudieron tomar».) 2 Y vino la nueva a la Casa de David, diciendo: Siria se ha confederado en Efraín (otro nombre para el Reino del Norte de Israel). Y se le estremeció el corazón, y el corazón de su pueblo, como se estremecen los árboles del monte a causa del viento. (La declaración, «vino la nueva a la Casa de David», se refiere a las Promesas que Dios había hecho a David con respecto a su linaje que continuaría en el Trono hasta la venida del Mesías. Aunque Judá completamente perdió su camino y fue dominado por los Babilonios, todavía, el Trono fue preservado exactamente como fue predicho.) promesa de Dios de liberación a acaz 3 Entonces dijo el Señor a Isaías: Sal ahora al encuentro de Acaz, tú, y Sear Yasub tu hijo, al final del acueducto del estanque superior, en el camino de la heredad del lavador (el niño de Isaías debía acompañarle como un símbolo para que su nombre pudiera llevar un mensaje de juicio y gracia al corazón del rey Acaz. El nombre del pequeño niño es «Sear Yasub», que significa «un remanente volverá». Se cree que el Señor le había dicho a Isaías por Revelación dar a su hijo este nombre; dado para testificar de su fe, tanto en las amenazas y en las promesas de las cuales él había sido hecho portavoz), 4 Y dile: Guarda, y repósate; no temas, ni se desfallezca tu corazón a causa de estos dos cabos de tizón que humean, por el furor de la ira de Rezín y del Siro, y del hijo de Remalías. (Para un monarca enérgico, guerrero y capaz como Acaz, rey del Reino del Sur de Judá, la amonestación de no hacer nada sino creer era tanto desquiciante como irritable. Al predecir la destrucción tanto del Reino del Norte de Israel como de Siria dentro de 65 años era el propósito de esta Profecía. También, llamar al rey de Israel meramente «el hijo de Remalías» era una señal de desprecio de parte del Señor.) 5 Por haber acordado maligno consejo

ISAÍAS 7:11

contra ti el Siro, y con Efraín y con el hijo de Remalías, diciendo: 6 Vamos contra Judá, y la despertaremos, y la partiremos entre nosotros, y pondremos en medio de ella por rey al hijo de Tabel (las Escrituras no dicen quién era el hijo de Tabel, pero sin duda, era un príncipe escogido por los reyes de Siria y Efraín para ser rey de Jerusalén y, por lo tanto, su siervo. Esto fue un esfuerzo de Satanás de deshacerse del linaje de David y reemplazarle con su propio rey. El designio de Satanás era frustrar la Profecía dada a David con respecto del Mesías que vendría por medio de su familia [II Sam. 7:12, 16]. De hecho, hasta que Judá fue llevado en cautividad por Babilonia casi 200 años después, los herederos de David continuaron ocupando el trono; sin embargo, aunque la casa de David no ocupó más el trono después de la cautividad Babilónica, porque no había un trono, el linaje continuaba. Por lo tanto el intento de Satanás fue frustrado): 7 El Señor Dios dice así: No subsistirá, ni será. (En realidad, la declaración dice, «El Señor Dios declara que no sucederá eso», que significa que los planes de Siria e Israel contra Judá no tendrían éxito.) 8 Porque la cabeza de Siria es Damasco, y la cabeza de Damasco, Rezín: Y dentro de sesenta y cinco años Efraín será quebrantado hasta dejar de ser pueblo. 9 Y la cabeza de Efraín es Samaria, y la cabeza de Samaria el hijo de Remalías. Si vo­ sotros no creyereis, de cierto no permanece­ réis. (Aquí la implicación es que Siria y Efraín [Israel] sólo tienen meramente cabezas humanas — la una, Rezín; el otro, Pecaj — pero Judá, se implica, tiene una Cabeza Divina, quien es Jehová. A Acaz le fue dada una oportunidad para creer a Dios y soltarse del débil «brazo de la carne» sobre el cual él tenía la tendencia de apoyarse. Aún, la oferta fue dada por el Señor en una manera un poco negativa, puesto que el Señor conocía el corazón malo del rey Acaz. La desconfianza de esta promesa le conducirá a tomar medidas que no tenderían a «establecerle», sino hará su posición aún más insegura [II Rey. 16:7-18; II Crón. 28:16-20].) 10 Y habló más el Señor a Acaz, diciendo: 11 Pide para ti señal del Señor tu Dios, demandándola en lo profundo, o arriba en lo alto. (Acaz no tenía fe en Dios, por lo tanto él no pediría una señal. En realidad él deseaba tener ayuda de parte de Asiria y, por lo tanto,


ISAÍAS 7:12

1134

continuar en la idolatría [II Rey. 16:7-8].) 12 Y respondió Acaz: No pediré, y no tentaré al Señor. (Tal es «la carne». Rehúsa una señal cuando una se ofrece y exige una señal cuando una es rechazada [Marc. 8:12].) señal del nacimiento virginal; emanuel: Dios con nosotros 13 Dijo entonces Isaías: Oíd ahora Casa de David. ¿Os es tan poca cosa cansar a los hombres que queréis cansar también a mi Dios? («Cansar» a un hombre es dudar de sus promesas. Acaz está en una condición espiritual tan débil que él ni siquiera se da cuenta ni entiende la amenaza de Satanás. No está solamente en contra de Acaz, sino también contra la «Casa de David». Hombres malos están conspirando para trasladar la «Casa de David».) 14 Por tanto el Mismo Señor os dará una señal: He aquí que una virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará Su Nombre Emanuel. (Sin lugar a dudas, esta Profecía es una de las más grandes, si no la más grande, en la Biblia. En el Hebreo, la palabra «virgen» es «almá», que significa «la virgen — la única que jamás había o jamás será madre de esta manera». El «Hijo» Que nacería sería el «Hijo de Dios». La palabra «Emanuel» significa «Dios con nosotros». Tal fue cumplido en Cristo. Esta Profecía fue dada por Dios como una refutación de los esfuerzos de Satanás que obraba por medio de los reyes de Siria e Israel para derribar a Acaz. En otras palabras, sus esfuerzos para anular la Promesa de Dios dada a David serán nulos.) 15 Comerá manteca y miel, para que sepa desechar lo malo y escoger lo bueno. (La Profecía en realidad era doble: Primeramente, el pequeño hijo de Isaías, una mera criatura que amamantaba que estaba en ese entonces presente, sirvió como una señal inmediata. La Señal perteneció a la destrucción de los reyes de Siria y Efraín, que tomará lugar cerca de 3 años después. La mayor parte de la Profecía concierne al Hijo nacido de la virgen, Quien nacería cerca de 150 años más tarde, Quien en efecto sería el Mesías.) 16 Porque antes que el niño sepa desechar lo malo y escoger lo bueno, la tierra que tú aborreces será abandonada de sus dos reyes. (La predicción aquí es que los dos reyes de Siria

e Israel serán asesinados. Esto aconteció, como dicho, cerca de 3 años después [II Rey. 15:30].) invasión de Judá por asiria 17 Jehová hará venir sobre ti, y sobre tu pueblo, y sobre la casa de tu padre, días cuales nunca vinieron desde el día que Efraín se apartó de Judá, es a saber, al rey de Asiria. (Dios, Quien podía escuchar el corazón de Acaz y sus planes, le dirigió personalmente el mensaje de este Versículo. Él le dice claramente que cuán grandes eran las miserias sufridas por los reinos desde el trastorno [la separación de Israel y Judá], serán excedidos en aquellos que estaban por venir.) 18 Y acontecerá que en aquel día silbará el Señor a la mosca que está en el fin de los ríos de Egipto, y a la abeja que está en la tierra de Asiria. (La frase, «en aquel día», no pertenece aquí al Milenio, como muy a menudo hace, sino habla de Asiria y Egipto que invadirán a Judá.) 19 Y vendrán, y se asentarán todos en los valles desolados, y en las hendiduras de las peñas, y en todos los zarzales, y en todas las matas. (La descripción llena de colores caracteriza la totalidad del ejército desbordante con respecto a la invasión de Judá.) 20 En aquel día raerá el Señor con navaja alquilada, con los que habitan al otro lado del río, a saber, con el rey de Asiria, cabeza y pelos de los pies; y aun la barba también quitará. (Todo esto se refiere a la destrucción total sobre Judá.) 21 Y acontecerá en aquel tiempo, un hombre guardará la vida de una vaca y a dos ovejas; 22 Y será que a causa de la abundancia de leche que darán, comerá manteca: Ciertamente manteca y miel comerá el que quedare en medio de la tierra. (A primera vista, estos Pasajes parecen indicar abundancia; sin embargo, en realidad están denotando pobreza. En sus inscripciones, Tiglat Piléser, el rey de Asiria, menciona que llevó muchos miles de ganado encornado y ovejas de los países de los cuales él había saqueado o conquistado, que se refiere a estos dos Versículos.) 23 Acontecerá también en aquel tiempo, que el lugar donde había mil vides que valían mil siclos de plata, será para los espinos y cardos. (El significado general parece ser que ni siquiera las viñas mejores serían cultivadas durante esa época [después de la invasión de


1135 Siria], pero quedarán desolados y sólo crecerán «espinos y cardos».) 24 Con saetas y arco irán allá; porque toda la tierra será espinos y cardos. (Las referencias son a la tierra que será despoblada debido a la guerra y su población tomada como esclavos; por lo tanto, la desolación dominará. Qué comentario tan triste sobre la tierra que una vez fluía «leche y miel»; una tierra que era la tierra escogida de Dios; una tierra que era el gozo de toda la Tierra. Todo esto debido al pecado.) 25 Y a todos los montes que se cavaban con azada, no llegará allá el temor de los espinos y de los cardos: Pero serán para pasto de bueyes, y para ser hollados de los ganados. (El sentido de este Versículo es que los «espinos y cardos» serán tan densos en algunas áreas de Judá que será difícil para que alguien camine. Los hombres enviarán a su ganado a estos lugares, porque sólo ellos serán capaces de penetrar tal congestión sin daño.) capítulo 8 (742 a.C.)

invasión de siria e israel por asiria; los nombres proféticos de los hijos de isaías

Y

ME dijo el Señor : Tómate un gran volu­ men, y escribe en él en estilo de hombre tocante a Maher Salal Jasbaz. (Isaías debía escribir sobre un rollo que él tendría otro hijo, y que ese niño pequeño sería una señal a Israel. Su nombre, que es el más largo de la Biblia, literalmente significa «el saqueo se acelera, el despojo se apresura». La tabla colocada en un lugar llamativo debía ser leída por todos.) 2 Y junté conmigo por testigos fieles a Urías sacerdote, y a Zacarías hijo de Jebere­ quías. (Urías el Sumo Sacerdote era colega de Acaz en idolatría [II Rey. 16:16]. Al adjuntar su firma a la tabla que predijo el nacimiento del niño simbólico de Isaías hizo que la negación de las circunstancias del nacimiento y su predicción fueran imposibles. Todo esto muestra que la asociación con la Piedad no garantiza Piedad. Urías el Sumo Sacerdote está íntimamente asociado aquí con uno de los más grandes Profetas que jamás han vivido, a saber Isaías, todavía él no conocería nada de la Justicia de Isaías.) 3 Y me llegué a la Profetisa, la cual conci­ bió, y dio a luz un hijo. Y me dijo el Señor:

ISAÍAS 8:8

Ponle por nombre Maher Salal Jasbaz. (Aunque el término «la Profetisa» no necesariamente significa aquí que la esposa de Isaías hablaba Profecías, todavía, más que posible, el Señor sí la empleo en esta capacidad.) 4 Porque antes que el niño sepa decir, padre mío, y madre mía, será quitada la fuerza de Damasco y los despojos de Samaria, en la presencia del rey de Asiria. (Todo esto fue cumplido un poco antes de dos años después que fue dicho. Aunque las Escrituras no registran esta incursión en Samaria, todavía, las inscripciones de Tiglat Piléser, el rey Asirio, suplió la deficiencia. Ellas declaran que este monarca «mandó la población, los bienes del pueblo de Bet Omri, y sus muebles a la tierra de Asiria». Este lugar era Samaria, es decir, «Israel».) 5 Otra vez volvió el Señor a hablarme, diciendo (en virtud de las Profecías agudas y directas de Isaías dadas a él por el Señor, no había excusa para la rebelión continuada de Judá contra Dios. El Arrepentimiento genuino de parte de Acaz y Judá les hubiera asegurado la ayuda del Señor en lugar de Su juicio): 6 Por cuanto desechó este pueblo las aguas de Siloé, que corren mansamente, se holgó con Rezín y con el hijo de Remalías (en esencia, el Señor está diciendo que puesto que como el Reino Norteño de Israel prefirió a los Sirios, Él les daría aún más, los Asirios; sin embargo, no sería un viaje placentero. Las aguas, «que corren mansamente» hablan de Cristo así como aguas de ríos «impetuosas y muchas» de Asiria habla de Satanás. Además, los Versículos 7 y 8 también señalan hacia la época en el futuro cuando los Asirios, es decir, el Anticristo, conquistará la tierra de Emanuel [Dan. 11:45]), 7 He aquí por tanto que el Señor hace subir sobre ellos aguas de ríos, impetuosas y muchas, a saber, al rey de Asiria con todo su poder; el cual subirá sobre todos sus ríos, y pasará sobre todas sus riberas («aguas de ríos» es el Éufrates. El desborde de la porción posterior del Versículo habla no solamente de la invasión próxima por los Asirios a Judá, sino también mira hacia al Anticristo venidero, quien intentará destruir por completo a Israel): Judá invadido también 8 Y pasando hasta Judá, inundará, y sobrepujará, y llegará hasta la garganta; y extendiendo sus alas, llenará la anchura de


ISAÍAS 8:9

1136

tu tierra, oh Emanuel. (Esta Profecía también no solamente tiene un sentido cercano, sino también abarca hasta el futuro más distante del Anticristo. El uso de la palabra «Emanuel» habla del Anticristo, quien intentará hacer de esta tierra su tierra. ¡Él fracasará! La declaración, «llegará hasta la garganta», se refiere al ataque Asirio que se limitará de destruir a Judá. El diluvio no sumergirá la cabeza, sino solamente se levantará tan alto como el cuello. Esto fue cumplido bajo Ezequías, cuando los Asirios se apoderaron de la mayoría de Judá, pero fracasaron en tomar Jerusalén, la cabeza.) dependencia falsa y genuina 9 Juntaos, pueblos, y seréis quebranta­ dos; oíd todos los que sois de lejanas tierras: Ceñíos, y seréis quebrantados; apercibíos, y seréis quebrantados. («Oíd todos, los que sois de lejanas tierras» se refiere a las naciones circundantes que serán testigos de la turbación de la jactancia Asiria [II Crón. 32:21-23]. La Profecía fue cumplida exactamente como el Señor habló por Isaías.) 10 Tomad consejo, y será deshecho; pro­ ferid palabra, y no será firme: Porque Dios está con nosotros. (No importa cuán ingenioso sea el plan de la oposición contra el Pueblo de Dios, tal no tendrá éxito.) 11 Porque el Señor me dijo de esta manera con mano fuerte, y me enseñó que no caminase por el camino de este pueblo, diciendo (no fue sencillamente la idolatría contra la cual Isaías fue advertido, sino que el espíritu y tono entero de la sociedad de su época estaba en conflicto con Jehová): 12 No digáis vosotros conspiración a todas las cosas a que este pueblo llama conspiración, ni temáis lo que temen, ni tengáis miedo. (La palabra «vosotros» implica una transición del singular al plural. Implica que Isaías no estaba totalmente solo, sino que tenía algunos seguidores, un «pequeño rebaño». La idea de este Versículo es que la mayoría del pueblo favoreció una alianza con Asiria y por lo tanto, acusarían a Isaías y a los otros de traición que no apoyaban esta causa, sino en efecto proclamaban confianza en el Señor.) 13 Al Señor de los Ejércitos, a Él santificad: Sea Él vuestro temor, y Él sea vuestro miedo. (Dios es «santificado» por confiar en Él [Núm. 20:12]. Aquellos que temían a Rezín de Siria y Pecaj de Samaria, a pesar de las certezas

que Dios le dio a Su Pueblo que sus designios fracasarían, no le creyeron, y por lo tanto no le «santificaron».) 14 Entonces Él será por Santuario; pero a las dos casas de Israel por Piedra de afrenta, y por tropezadero para caer, y por lazo y por red al morador de Jerusalén. (Un «Santuario» es un refugio, y algo más. Es Refugio Santo, un lugar que es refugio debido a su santidad. La Profecía es que tanto las «casas» de Israel como de Judá por último abandonarían a Jehová y encontrarían en Él un «lazo» y una «Piedra de afrenta». Además, es una Profecía directa de la venida del Mesías y de Su Ministerio en Israel. Cristo es el «Santuario» de aquellos que creerán en Él — un lugar de refugio. Él también sería la «Piedra de tropiezo» y la «Piedra de afrenta».) 15 Y muchos tropezarán entre ellos, y caerán, y serán quebrantados: Se enredarán, y serán presos. (Esto se refiere a la destrucción de Israel por Tito en el año 70 d.C.) 16 Ata el Testimonio, sella la Ley entre Mis discípulos. (Estas Palabras son todavía de Jehová y están dirigidas a Su siervo, Isaías. Dios manda que la Profecía sea escrita sobre un Rollo, que luego estará cuidadosamente atado con una cuerda y sellado para un uso futuro. Es todavía para un momento ordenado de cumplimiento.) 17 Esperaré pues al Señor, el cual escondió Su rostro de la Casa de Jacob, y a Él aguardaré. 18 He aquí, yo y los hijos que me dio el Señor, por señales y prodigios en Israel, de parte del Señor de los Ejércitos que mora en el Monte de Sión. (La frase, «de parte del Señor de los Ejércitos que mora en el Monte Sión», significa que Dios no había dejado Sión. La Shikaná todavía descansaba entre los Querubines y el Lugar Santísimo. Mientras esto es así, Dios todavía está con Su Pueblo — «Emanuel». Lamentablemente, Judá poco aprovechaba de la Gloria y Gracia que estaban en su medio.) 19 Y si os dijeren: Preguntad a los encan­ tadores y a los adivinos, que susurran ha­ blando, responded: ¿No consultará el pue­ blo a su Dios? ¿Apelará por los vivos a los muertos? (Isaías estaba hablando de aquellos en Judá quienes estaban intentando contactar a los seres queridos difuntos y que afirmaban comunicación con los muertos. El interrogante es: ¿No deben buscar estos individuos a un Dios viviente en lugar de los difuntos?)


1137 20 A la Ley y al Testimonio: Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido. (El gran interrogante siempre debe ser y acerca de cualquier situación, «¿Es esto Bíblico?») 21 Y pasarán por Él fatigados y hambrien­ tos, y acontecerá que teniendo hambre, se enojarán y maldecirán a su rey y a su Dios, levantando el rostro en alto. (La predicción es que Judá no se culpará por sus problemas sino más bien culpará a Dios.) 22 Y mirarán a la Tierra, y he aquí tribula­ ción y tinieblas, oscuridad y angustia; y serán sumidos en las tinieblas. (Estas «tinieblas» a que se refieren aquí son espíritus demo­níacos.) capítulo 9 (771 a.C.)

promesa del mesías venidero

P

ERO no habrá más oscuridad tal como la aflicción que le vino en el tiempo que livianamente tocaron la primera vez a la tierra de Zabulón, y a la tierra de Neftalí; y después cuando agravaron por la vía del mar, de esa parte del Jordán, en Galilea de las naciones. (La traducción del Hebreo al Inglés [y en este caso al Español] se cree por algunos Eruditos que no fue suficiente como pudiera haber sido. La debilidad mayor en la traducción de este Versículo parece ser la última parte donde dice, «y después cuando agravaron». Esto debiera traducirse, «entonces, en el tiempo posterior, Él trajo honra por la vía del mar». En realidad, la «vía del mar» tiene referencia al «Mar de Galilea», donde Jesús llevó a cabo la mayoría de Su Ministerio. «Galilea de las naciones» se refiere al distrito en donde el mayor número de Sus Milagros fueron hechos.) 2 El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz: Los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos. (Hasta el final de este Versículo la Profecía concierne al Primer Advenimiento. Además, los Versículos 1 y 2 fueron citados por Mateo con respecto a Cristo [Mat. 4:15-16]. La «oscuridad» de la cual se habla aquí es llamada «la sombra de muerte». Es un cuadro de aguda esclavitud La única panacea para esta «oscuridad» es la «gran luz» de Cristo. Este Pasaje poderoso clausura con la palabra

ISAÍAS 9:7

«luz resplandeció sobre ellos». ¿Cuántos hay en este mundo que no entran en esta categoría? ¿Cuántos hay que nunca han visto ninguna «luz»? ¿Cuántos?) 3 Aumentando la gente, no aumentaste la alegría. Se alegrarán delante de ti como se alegran en la siega, como se gozan cuando reparten un botín. (La pauta básica de este Versículo pertenece al rechazo próximo de Israel del Señor Jesucristo. Ellos vieron «gran luz», pero no aceptarían la «gran luz», y de hecho crucificaron a su Señor. En la venida de Cristo, la nación verdaderamente fue «multiplicada»; sin embargo, el «gozo» no fue aumentado, porque el liderazgo religioso de Israel rechazó a Cristo. Ellos pudieron haber tenido «gozo» tremendo, pero rechazaron al Dador del gozo y perdieron su camino.) 4 Porque tú quebraste su pesado yugo, y la vara de su hombro, y el cetro de su exactor, como en el día de Madián. (Cuando Cristo vino, Él quebró el yugo de Satanás de sus hombros, al menos para aquellos que creyeron. El «yugo» tratado aquí es el pecado. El «exactor» es el príncipe de las tinieblas, quien casi trajo toda la humanidad bajo su dominio cuando Cristo vino.) 5 Porque toda batalla de quien pelea es como estruendo, y con revocamiento de vestidura en sangre: Pero esto será para quemar como combustible para el fuego. (El Espíritu Santo está diciendo a Judá aquí que quiten sus ojos del poder militar, y miren al Señor. ¡Él solo tiene la respuesta!) 6 Porque un Niño nos es nacido, Hijo nos es dado; y el principado sobre Su hombro: Y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. (Esta Promesa Gloriosa pertenece no solamente al Primer Advenimiento, sino al Segundo Advenimiento, también. El pronombre «nos» se refiere a Israel. De la Simiente de Abraham, que engendró el pueblo Judío, y de ahí por último el Mesías, la Promesa más grande de todos los tiempos por fin será cumplida. La frase, «el principado sobre Su hombro», se refiere a la Edad del Reino venidero, cuando Cristo regirá y reinará sobre la totalidad de la Tierra [Dan. 7:13-14; I Cor. 15:24-28; Apoc. 11:15; 20:4-10].) 7 Lo dilatado de Su imperio y la paz no tendrán término, sobre el trono de David, y sobre Su reino, disponiéndolo y


ISAÍAS 9:8

1138

confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo del Señor de los Ejércitos hará esto. (La última frase garantiza que lo que el Señor ha prometido, Él lo hará. La primera parte de este Versículo tiene referencia al hecho de que no habrá de inmediato la subyugación de la Tierra en el mismo momento del retorno del Señor, sino que el Reino del Mesías siempre aumentará más y más hasta que por último llenará el mundo.) Juicio sobre israel 8 El Señor envió palabra a Jacob, y cayó en Israel. (El Espíritu Santo aquí resume la historia de la nación del Cap. 5. Al cierre del Cap. 5, la historia nacional es interrumpida para presentar el Mesías, porque Él había de brotar de Judá, eso es, del Reino Sureño. La última sección de esta Profecía [10:33; 12:6] presenta al Mesías que destruye al Anticristo y establece el Reino de Dios en la Tierra.) 9 Y la sabrá todo el pueblo, Efraín y los moradores de Samaria, que con soberbia y con altivez de corazón dicen (en este Pasaje, encontramos la causa del pecado y rebelión de Israel contra el Señor; el pecado era el «orgullo»; tal es el fundamento de todo pecado): 10 Los ladrillos cayeron, pero los edifica­ remos de cantería; cortaron los cabrahígos, pero cedros pondremos en su lugar. (En este Versículo, tenemos la rebeldía del pueblo contra los juicios de Dios. En efecto, ellos están diciendo, «hemos sufrido daños ligeros, pero vamos a ser más que la diferencia por eso; reemplazaremos nuestras pérdidas con algo mejor».) 11 Empero el Señor ensalzará los enemigos de Rezín contra él, y juntará sus enemigos (los «enemigos» de Rezín, rey de Damasco, eran los Asirios. El pronombre «el» se refiere a Israel [Efraín]. El «juntar sus enemigos», que significaba en oposición a Israel, era, en efecto, la «confederación» del Señor); 12 De oriente los Sirios, y los Filisteos de poniente; y con toda la boca se tragarán a Israel. Ni con todo eso ha cesado Su furor, sino que Su mano está aún extendida. (Esto habla de los Sirios que vienen del oriente y los Filisteos que vienen del occidente. La «mano extendida» se refiere tanto a la misericordia como el juicio. Si ellos se hubieran

arrepentido, el juicio hubiera cesado. Puesto que ellos continuaban impenitentes, la «mano» estaba «extendida», no para salvar, sino para herir.) 13 Pero el pueblo no se convirtió al que lo hería, ni buscaron al Señor de los Ejércitos. (La «conversión» es decir, «media vuelta» asegura bendición, y habla del Arrepentimiento; rechazar una media vuelta asegura la ira. Israel se apartó para ir tras Baal de la época de Acab [I Rey. 16:31]. La reforma de Jehú [II Rey. 10:28] había profundizado solamente en la superficie, porque todavía «buscaron» a Baal en lugar de Jehová, cuando el juicio final vino [II Rey. 17:16; Os. 2:13].) 14 Y el Señor cortará de Israel cabeza y cola, ramo y caña en un mismo día. (Esta expresión pintoresca se refiere a la nación entera, desde lo más alto hasta lo más bajo.) 15 El viejo y venerable de rostro es la cabeza: El profeta que enseña mentira, este es cola. 16 Porque los gobernadores de este pue­ blo son engañadores; y sus gobernados, per­ didos. (Los «gobernadores» en este Versículo 16 debiera leerse «lisonjeros»; estos eran los profetas del Versículo 15. Como muchos Predicadores del día actual, ellos lisonjean a sus congregaciones por medio de predicar lo que la gente le gusta escuchar en lugar de lo que Dios dice.) consecuencias malas del pecado 17 Por tanto, el Señor no tomará contenta­ miento en sus jóvenes, ni de sus huérfanos y viudas tendrá misericordia: Porque todos son falsos y malignos, y toda boca habla des­ propósitos. Con todo esto no ha cesado Su furor, antes todavía Su mano está extendida. (La frase, «Su mano todavía está extendida», se encuentra unas cinco veces en el Libro de Isaías. Indica que la Ira de Dios todavía es fuerte y que Su Pueblo no ha respondido a la misericordia o juicio; por lo tanto, otros juicios tendrán que venir [5:25; 9:12, 17, 21; 10:4]. Cada vez que se menciona una serie de castigos, termina con esta declaración.) 18 Porque la maldad se encendió como fuego, cardos y espinas devorará; y se encenderá en lo espeso de la breña, y serán alzados como humo. (¡Como la «maldad» es total, del mismo modo, el juicio será total!) 19 Por la ira del Señor de los Ejércitos se oscureció la tierra, y será el pueblo como combustible para el fuego: El hombre no


1139 tendrá piedad de su hermano. («Se oscureció la tierra» no se usa de esta forma en ninguna otra parte de las Escrituras. La luz que ellos rechazaron ahora se volverá tinieblas.) 20 Cada uno sustraerá a la mano derecha, y sigue con hambre; y comerá a la izquierda, y no se saciará: Cada cual comerá la carne de su brazo (este Pasaje se refiere al espíritu y codicia por sangre que está impregnando la totalidad de la tierra; es un momento para saqueo, hurto, robo y asesinato, aun con los vecinos de uno, como Israel jamás había visto): 21 Manasés a Efraín, y Efraín a Manasés, y ellos juntos estarán contra Judá. Ni con todo esto ha cesado Su furor, antes todavía está extendida Su mano. (Estos dos están mencionados como dos Tribus principales del Reino Norteño [I Crón. 9:2; II Crón. 10:1]. El significado es que ellos pelearán el uno contra el otro y luego «se unirán juntos contra Judá».) capítulo 10 (713 a.C.)

pecados de los lÍderes

A

Y de los que establecen leyes injustas, y constantemente prescriben tiranía, 2 ¡Por apartar del juicio a los pobres, y por quitar el derecho a los afligidos de mi pueblo; por despojar las viudas, y robar los huérfanos! (El Espíritu Santo en estos dos Versículos llama la atención a la perversión de la justicia. Los «pobres» y las «viudas» quienes eran impotentes eran las clases que principalmente sufrieron de esta perversión de la justicia, y todo causado por la declinación de los líderes espirituales. Ellos eran muy cuidadosos en ser legal en sus acciones, pero el Señor verdaderamente vio sus corazones y Su respuesta fue, «¡Ay de ellos!») juicio sobre el pecado 3 ¿Y qué haréis en el día de la visitación? ¿Y a quién os acogeréis para que os ayude, cuando venga de lejos el asolamiento? ¿Y en dónde dejaréis vuestra gloria? (El «día de la visitación» se refiere al Juicio venidero. En ese entonces no habrá nadie para ayudar; el Señor por medio del Profeta está hablando de estos jefes religiosos.) 4 Sin Mí se inclinarán entre los presos, y entre los muertos caerán. Ni con todo esto ha cesado Su furor, sino que Su mano está aún extendida. (La debilidad y miseria

ISAÍAS 10:10

de los magistrados injustos demostradas en los Versículos 1 y 2 son vívidamente vistos por medio de mirarles como cuando se doblan ante los prisioneros y caen delante de los moribundos, los hombres heridos. El Señor está diciendo que estos «bandidos» no tendrán lugar alguno adonde escapar, a menos que ellos se agachen entre los cautivos que están siendo capturados o caen entre los heridos. La frase final de este Cuarto Versículo está usada varias veces por el Espíritu Santo para denotar la seriedad y severidad de la situación.) Asiria, la vara del castigo de dios sobre israel: el juicio de asiria predicho 5 Oh Asiria, vara y bastón de Mi furor: En su mano he puesto Mi ira. (Una nueva Profecía comienza en este Versículo. Asiria, después de haber sido un instrumento de Dios para castigar a Israel, ella misma será castigada a su vez.) 6 Le mandaré contra una nación hipócrita, sobre el pueblo de Mi ira le enviaré, para que quite despojos, y arrebate presa, y que lo ponga a ser hollado como lodo de las calles. (La «nación hipócrita» mencionada aquí es Efraín, a veces se le refiere como Samaria o Israel, que era las diez Tribus del Reino del Norte.) 7 Aunque él no lo pensará así, ni su corazón lo imaginará de esta manera; sino que su pensamiento será desarraigar y cortar naciones no pocas. (Los monumentos registran que «las naciones no pocas» que el líder de los Asirios propuso cortar eran los Egipcios, los Libeos, y los Etíopes. Él creyó ser un agente libre, pero aquí se demuestra que era simplemente un instrumento en las manos de Dios. Él se exaltó a sí mismo y tenía la intención de ir más allá de lo que Dios le había encargado hacer; por lo tanto, Dios le destruyó.) 8 Porque él dice: Mis príncipes ¿no son todos reyes? (Una señal de superioridad de Asiria sobre las otras naciones se puede ver en el hecho de que su rey no tenía meramente oficiales, sino reyes vasallos, bajo él, de este modo, el título «rey de reyes» asumido por tantos monarcas de Asiria.) 9 ¿No es Calnó como Carquemis, y Jamat como Arfad, y Samaria como Damasco? (Este Versículo debiera leerse, «¿No es Calnó tan mío como Carquemis?») 10 Así como mi mano halló reinos de los


ISAÍAS 10:11

1140

ídolos, siendo sus imágenes más que Jeru­ salén y Samaria (está muy de acuerdo con las ideas de Siria que los países conquistados deben ser llamados «reinos de los ídolos» [literalmente, «ningún dios»]. Los monarcas de Asiria estimaban a sus propios dioses como los únicos merecedores de este título. Por consiguiente ellos hacían la guerra con el propósito de probar la superioridad de sus deidades sobre aquellas de sus vecinos — de ahí, la práctica de llevar a los ídolos de las varias ciudades que ellos habían conquistado, o inscribir sobre ellos «las alabanzas de Asiria»); 11 Como hice a Samaria y a sus ídolos, ¿no haré también así a Jerusalén y a sus ídolos? (Esta Profecía probablemente fue dicha durante el reinado de Acaz, cuando ese rey malvado y toda Judá habían recurrido a los ídolos, que fue cerca de 30 años antes de la invasión de los Asirios. Esta Profecía comprueba la inspiración de la Biblia. Ninguna predicción política, por más ingeniosa que fuera, predeciría con tanta minuciosidad las acciones y palabras de un rey tantos años de antemano.) 12 Pero acontecerá que después que el Señor hubiere acabado toda Su obra en el Monte de Sión, y en Jerusalén, visitaré sobre el fruto de la soberbia del corazón del rey de Asiria, y sobre la gloria de la altivez de sus ojos. (La «obra» asignada a Asiria por el Señor era la destrucción del Reino del Norte de Israel, y compartir en la prueba, castigo y disciplina de Judá. La última tarea parece de haber sido la humillación de Manasés, que trajo su Arrepentimiento [II Crón. 33:11-13]. Sin embargo, el rey de Asiria sobrepasó sus límites, y por lo tanto el Señor prometió destruirle, lo que al fin hizo.) 13 Porque dijo: Con la fortaleza de mi mano lo he hecho, y con mi sabiduría; porque he sido prudente: Y quité los territorios de los pueblos, y saqué sus tesoros, y derribé como valientes los que estaban sentados (el lenguaje vanaglorioso del rey Asirio corresponde con el que se encuentra en los monumentos; este es uno de los testimonios incalculables y sin designio a la antigüedad y veracidad del Libro de Isaías): 14 Y halló mi mano como nido las riquezas de los pueblos; y como se recogen los huevos dejados, así me apoderé yo de toda la Tierra; y no hubo quien moviese ala, o abriese pico para gaznarse. (Los Asirios eran muy propensos a comparar sus enemigos con las aves. La palabra «graznarse» se refiere a los habitantes

de estas naciones en particular que no ofrecieron ni siquiera una resistencia débil como un ave lo haría cuando su nido es saqueado.) 15 ¿Se gloriará el hacha contra el que con ella corta? ¿Se ensoberbecerá la sierra contra el que la mueve? Como si el bordón se levantase contra los que lo levantan; como si se levantase la vara: ¿No es leño? (Para Asiria afirmarse como si ella fuera independiente de Dios es como una vara que intentara mover la mano que la sostiene.) 16 Por tanto el Señor Jehová de los Ejércitos enviará flaqueza sobre sus gordos; y debajo de su gloria encenderá una hoguera, como fuego abrasador. (En este Pasaje, el Señor dice que la gloria y el orgullo del rey de Asiria serán destruidos como el gran fuego que consume el combustible.) 17 Y la luz de Israel será por fuego, y Su Santo por llama que abrase y consuma en un día sus cardos y sus espinos (la «Luz de Israel» es un título Mesiánico. La frase, «En un día», se refiere a la destrucción por sólo un Ángel del Señor de 185.000 de los mejores soldados de los Asirios, y todo en un sólo día. Por lo tanto, se cumplió exactamente como fue predicho [II Rey. 19:35]. La «Luz» de Israel [de Judá] no era un ídolo hecho de piedra o de madera, sino en cambio era Jehová). 18 La gloria de su bosque y de su campo fértil consumirá, desde el alma hasta la carne: Y vendrá a ser como abanderado en derrota. (Aquí está predicha cerca de 30 años antes la manera de muerte que hirió a los ejércitos de Asiria en Laquis.) 19 Y los árboles que quedaren en su bosque, serán en número que un niño los pueda contar. (Tanto los Versículos 18 y 19 se refieren al Ángel del Señor que hirió a 185.000 del ejército de Asiria en una sola noche y pocos quedaron. En realidad, la Profecía dice, y fue llevado a cabo, que tantos sobrevivieron que un niño podría contarlos.) 20 Y acontecerá en aquel tiempo, que los que hubieren quedado de Israel, y los que hubieren quedado de la casa de Jacob, nunca más estriben sobre el que los hirió; sino que se apoyarán en verdad en Jehová el Santo de Israel. (Todos estos Pasajes, comenzando con el Versículo 5, tienen referencia al Monarca de Asiria, Senaquerib. Ellos también tendrán reverencia al Anticristo venidero. El pronombre «el que» se refiere al rey Asirio. Judá se apoyó sobre él [Senaquerib] en el pasado, y se apoyará sobre él [el Anticristo] en el futuro,


1141 pero nunca más, porque ella se apoyará sobre el Mesías en Verdad, es decir, sinceramente. Él Solo es Jehová, el Santo de Israel.) 21 El remanente se convertirá, el remanente de Jacob, al Dios Fuerte. (El Mesías aquí lleva el título «El Dios Fuerte». El «remanente» se refiere a los Judíos quienes sobrevivirían después de la batalla de Armagedón. Ellos se entregarán al Señor.) 22 Porque si tu pueblo, oh Israel, fuere como las arenas del mar, el remanente de él se convertirá: La destrucción está decretada y rebosa de justicia. (Los Versículos 22 y 23 son exegéticos del término «remanente» y lo pone en relieve bien claro. La Promesa había sido hecha a Abraham que su simiente será como «la arena del mar por multitud» [Gén. 22:17]. Esta Promesa había sido cumplida [I Rey. 4:20], pero ahora los pecados del pueblo producirán a la reversa de ella. Sería un «remanente», y solamente un «remanente», de la nación que escapará. Judá, en el tiempo de Ezequías y en el tiempo de la Venida del Señor, tendría que comenzar de nuevo, como de un nuevo comienzo [Esdras 2:64].) 23 Pues el Señor Jehová de los Ejércitos hará consumación determinada en medio de la tierra. (Esto acontecerá en la Segunda Venida.) 24 Por tanto el Señor Jehová de los Ejércitos dice así: Pueblo Mío, morador de Sión, no temas de Asiria. Con vara te herirá, y contra ti alzará su palo, a la manera de Egipto: (Este Pasaje habla de la invasión de Senaquerib y también de la invasión futura del Anticristo.) 25 Pero de aquí a muy poco tiempo, se acabará el furor y mi ira en la destrucción de ellos. (Esto se refiere a la Gran Tribulación venidera, y que durará solamente por un breve tiempo. La «ira» y «destrucción» de las cuales se hablan aquí se refieren a la «ira» de Dios contra el Anticristo y la «destrucción» de Dios de este malvado.) 26 Y Jehová de los Ejércitos despertará contra él un azote, como en el degüello de Madián, junto a la peña de Oreb: Y alzará su vara sobre el mar, según hizo por la vía de Egipto. (La palabra «azote» se debe imprimir con una mayúscula «A» porque aquí es un título Mesiánico. Cristo será un «Azote» contra el Anticristo [II Tes. 2:8].) 27 Y sucederá en aquel tiempo, que su carga será quitada de tu hombro, y su yugo de tu cerviz, y el yugo será destruido a causa

ISAÍAS 11:1

de la unción. (Las palabras, «a causa de la unción», debieran traducirse «por razón de la aparición del Ungido», Cristo.) 28 Vino hasta Ayat, pasó hasta Migrón; y Micmás contará su ejército (en un Pasaje de magnífica Profecía poética en los Versículos 28 al 32, Isaías, en una visión, describe el acercamiento del Anticristo y sus ejércitos contra Jerusalén. La marcha de Senaquerib y su ejército en los días de Ezequías era un presagio del futuro peligro más grande): 29 Pasaron el vado; alojaron en Gueba: Ramá tembló; Guibeá de Saúl huyó. 30 Grita en alta voz, hija de Galín; haz que se oiga hacia Lais, pobrecita Anatot. (Anatot fue el lugar de nacimiento de Jeremías. Estos también estaban cerca de Jerusalén, que sin duda el Anticristo ocupará durante su invasión de Jerusalén [Ezeq., Cap. 38-39].) 31 Madmena se alborotó: Los moradores de Guebín se juntarán. (Estas aldeas estaban cerca de Jerusalén hacia el norte. Sus habitantes huyen mientras que los Asirios [el Anticristo] se aproximan.) 32 Aún vendrá día cuando rebosará en Nob: Alzará su mano al monte de la hija de Sión, al collado de Jerusalén. (Se cree que «Nob», que era la ciudad de los Sacerdotes, y solamente unos pocos kilómetros de Jerusalén, será la cede del Anticristo mientras él busca tomar a Jerusalén [Zac. 14:1-5; Luc. 21:20-24; Apoc. 11:1-2]. Este es donde él levantará su puño en contra del Monte Sión.) 33 He aquí el Señor Jehová de los Ejércitos desgajará el ramo con fortaleza: Y los de grande altura serán cortados, y los altos serán humillados. (Los «altos» hablan del Anticristo y como él será «humillado» por el Señor Jesucristo.) 34 Y Él cortará con hierro la espesura del bosque, y el Líbano caerá por los golpes de un Poderoso. («Él» se refiere a Jehová. «Un Poderoso» se refiere al «Ungido». La palabra «el Líbano» se refiere a sus grandes árboles de cedro, de los cuales el Anticristo se imagina ser; sin embargo, él «caerá».) capítulo 11 (713 a.C.)

el reinado justo del retoño (el mesías) de las raíces de isaí

Y

BROTARÁ una vara del tronco de Isaí, un renuevo retoñará de sus raíces (este Versículo tiene que ver con la encarnación, con


ISAÍAS 11:2

1142

el resto del Capítulo que se refiere al reinado glorioso de Cristo durante el Milenio. La Palabra «Vara», en este caso, se refiere a un «retoño», que significa un renuevo que brota de la raíz de un árbol muerto y caído, que se refiere tanto a la humanidad en general y a Israel en particular. Isaí era el padre de David, y por medio de esta familia el Mesías vendría; ¡y así lo hizo!); 2 Y reposará sobre Él (sobre Cristo) el Espíritu del Señor; Espíritu de Sabiduría y de Entendimiento, Espíritu de Consejo y de Poder, Espíritu de Conocimiento y del Temor del Señor (esto declara la Perfección del Espíritu Santo en todos Sus atributos enumerados aquí y que descansan sobre el Mesías). 3 Y Le hará entender diligente en el Temor del Señor. No juzgará según la vista de Sus ojos, ni reprenderá por lo que oyeren Sus oídos (las palabras, «entender diligente», probablemente hubiera sido mejor traducirse «el soplo de Sus narices será el Temor del Señor». Sugiere un instinto de disposición que se deleita en Dios y como un olor grato con Dios [Gén. 8:21]. Como un resultado, Su Juicio de todas las cosas será perfecto); 4 Sino que juzgará con Justicia a los pobres, y reprenderá con equidad a los mansos de la Tierra: Y herirá la Tierra con la vara de Su boca, y con el espíritu de Sus labios matará al impío. (El «herir la Tierra» pudiera haber sido mejor dicho «el opresor de la Tierra», que se refiere al Anticristo. La palabra «reprender» significa «emitir un fallo con equidad» o «administrar justicia a favor de los mansos».) 5 Y será la Justicia cinto de Sus lomos, y la Fidelidad ceñidor de Sus riñones. (Este Versículo demuestra a Emanuel como Sacerdote. Los «lomos» se refieren a lo físico, con los «riñones» que se refieren al corazón y, por lo tanto, lo espiritual. Por primera vez, la familia humana en Cristo presenciará la perfección. De hecho, el Hombre Cristo Jesús se ceñirá con Perfección.) condiciones durante el milenio 6 Morará el lobo con el cordero, y el tigre con el cabrito se acostará: El becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará. (El carácter y la naturaleza del planeta, que incluye sus habitantes y aún la creación animal, volverán a su posición como antes de la Caída.)

7 La vaca y la osa pacerán (pastarán juntos), sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja. (Este Pasaje claramente nos dice que la naturaleza carnívora del reino animal será cambiada total y eterna­ mente.) 8 Y el niño de pecho se entretendrá sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la serpiente. (Aunque algo de la maldición quedará sobre la serpiente en el Milenio, en que todavía se arrastra en el polvo, pero, la parte mortífera será quitada [Gén. 3:14].) ALCANCE del reinado del mesías 9 No harán mal ni dañarán en todo Mi santo monte; porque la Tierra será llena del Conocimiento del Señor, como las aguas cubren el mar. (El «santo monte» se refiere a la morada de Cristo durante la Edad del Reino, que será Jerusalén. Y desde esta posición de ventaja saldrá el «Conocimiento del Señor», que cubrirá la totalidad de la Tierra.) 10 Y acontecerá en aquel día que la raíz de Isaí, la cual estará puesta por pendón a los pueblos, será buscada de los Gentiles; y Su Morada será gloriosa. (Las palabras, «en aquel día», como en la mayoría de los casos, se refiere a la Gran Tribulación, la Batalla de Armagedón, la Segunda Venida del Señor, y la Edad del Reino venidero. La «raíz de Isaí» se refiere a David y la Promesa hecha por el Señor a David en II Sam., Cap. 7. De ahí, Cristo en realidad es la «raíz de Isaí», «el Hijo de David».) Israel, el pueblo de dios, será restaurado 11 Asimismo acontecerá en aquel día, que el Señor volverá de nuevo a extender Su mano para poseer al remanente de Su pueblo que fueron dejados de Asiria, de Egipto, de Pa­ tros, de Cus, de Persia, de Caldea, de Jamat y de las Islas del mar. (Otra vez, «en aquel día», se refiere a Cristo que reinará Personalmente en Jerusalén. La primera reunión del «remanente», como se refiere a Israel, sucedió cuando Israel fue reunido del Imperio Medo-Persa y conducidos a la Tierra Prometida. En cierto sentido, la segunda reunión comenzó en 1948. Será cumplida en totalidad en el comienzo de la Edad del Reino, cuando los Judíos de todas partes del mundo reconocerán a Cristo como su Mesías y,


1143 de este modo, querrán regresar a Israel y vivir cerca de Él.) 12 Y alzará bandera a las naciones; y recogerá a los desterrados de Israel, y reunirá a los esparcidos de Judá de los cuatro puntos cardinales de la Tierra. (Aquí, Israel se llama los «desterrados», y ellos han sido tales desde su rechazo a Cristo y de la destrucción de Jerusalén por Tito en el año 70 d.C. El tema central de este Versículo es Cristo. Israel ahora [durante la Edad del Reino] Le reconocerá a Él, y a Él Solo, como su Verdadero Mesías. Jerusalén, el lugar de Su Crucifixión, ahora será el lugar de Su Gloria. Los Judíos vendrán a esta Gloria de «los cuatro puntos cardinales de la Tierra».) 13 Y se disipará la envidia de Efraín, y los enemigos de Judá serán talados. Efraín no tendrá envidia contra Judá, ni Judá afligirá a Efraín; (Esto pertenece a la división de Israel entre dos naciones, con las diez Tribus que formaban el Reino del Norte llamado «Efraín», y las dos Tribus de «Judá» y «Benjamín» que componían el Reino del Sur. El Espíritu Santo está diciendo que la antigua «envidia» entre los dos será disipada para siempre. La nación será una otra vez, pero sólo en Cristo.) 14 Pero volarán sobre los hombros de los Filisteos al occidente, meterán también a saco a los de oriente: Edom y Moab les servirán, y los hijos de Amón les darán obediencia. (Este Pasaje se refiere a la larga lucha continuada en cuanto a la posesión de la Tierra Prometida. Este Versículo declara el hecho de que esta tierra que fue prometida a Israel por el Señor y al fin y al cabo se cumplirá [Gén. 15:7; Núm. 34:1-12; Isa. 60:12; Ezeq. 47:13; 48:35].) 15 Y secará el Señor la lengua del mar de Egipto; y levantará Su mano con el poder de Su espíritu sobre el río, y lo herirá en sus siete brazos, y hará que pasen por él en sandalias. 16 Y habrá camino para el remanente de su pueblo, las que quedaron de Asiria, de la manera que lo hubo para Israel el día que subió de la tierra de Egipto. (De este Pasaje, parece que el Rió Éufrates en aquel día por la Mano del Señor será dividido entre «siete ríos». Ellos muy bien podrían convertir la Península Arábica, que ahora es un desierto, en un jardín. La totalidad de esa parte del mundo está en la actualidad dominado por las fauces Satánicas del Islam. La predicción es que no solamente será la topografía del Medio Oriente cambiado, sino también el control demoníaco de la región será disipado.)

ISAÍAS 13:1 capítulo 12 (713 a.C.)

un salmo de alabanza; el culto milenario

Y

DIRÁS en aquel día: Cantaré a Ti, oh Señor : Pues aunque Te enojaste contra mí, Tu furor se apartó, y me has consola­ do. (Israel está diciendo que aunque el Señor se «enojó» con ella debido a su Crucifixión de Cristo, sin embargo, «Tu furor se apartó».) 2 He aquí Dios es mi Salvación; yo confiaré y no tendré temor; porque mi fortaleza y mi canción es el Señor JEHOVÁ, el cual también se ha hecho mi Salvación. (Una parte de esto es del «Canto de Moisés» [Éx. 15:2]. Como Moisés cantaba esta canción en las orillas del Mar Rojo después de la gran Liberación de Israel, Israel, del mismo modo, cantará otra vez esta gran «canción» y la llamarán «mi canción». Porque lo que pareció como una aniquilación segura a manos del Anticristo, ella ha sido liberada, y el Anticristo, como el Faraón, ha sido destruido.) 3 Por tanto con regocijo sacaréis aguas de las fuentes de Salvación. (Las «fuentes de Salvación» se refieren a la fuente constante, fluyente e interminable — no una cisterna — para la inagotable seguridad, consuelo, esperanza y victoria.) 4 Y diréis en aquel día: Cantad al Señor, aclamad Su nombre, haced célebres en los pueblos Sus obras, recordad que Su nombre es engrandecido. (Cuatro cosas están enumeradas aquí que Israel en ese entonces hará, y que todo Creyente ahora debe hacer: 1. Alabar al Señor constantemente; 2. Llamar a Su Nombre constantemente; 3. Declarar Sus hechos entre los pueblos constantemente; y, 4. Hacer mención de que Su Nombre es enaltecido constantemente.) 5 Cantad salmos al Señor; porque ha hecho cosas magníficas: Sea conocido esto en toda la Tierra. (En la Edad del Reino venidero, Cristo será el tema «por toda la Tierra».) 6 Regocíjate y canta, oh moradora de Sión: Porque grande es en medio de ti el Santo de Israel. (Esto se refiere a un Avivamiento constante, o sea un Campmeeting, una Campaña de Avivamiento, cuando Cristo por fin reinará sobre esta Tierra.) Capítulo 13 (712 a.C.)

la condenación de babilonia predicha

C

ARGA de Babilonia, que vio Isaías, hijo de Amoz. (Según las Profecías de Isaías,


ISAÍAS 13:2

1144

Babilonia es la primera ciudad o imperio que había de ser juzgado. ¡Y así fue! Ella ha sido, es, y será, el gran enemigo. Ella es la ciudad de Satanás en oposición a Jerusalén, que es la ciudad del Mesías.) 2 Levantad bandera sobre un alto monte; alzad la voz a ellos, alzad la mano, para que entren por las puertas de los príncipes. (Este Pasaje tiene que ver con la captura de Babilonia por los Medos, pero, aun más, simboliza el llamado a las naciones para reunirse a pelear en Armagedón.) 3 Yo mandé a Mis santificados, asimismo llamé a Mis valientes para Mi ira, a los que se alegran con Mi gloria. (Esto se refiere a la Segunda Venida, que destruirá al Anticristo.) 4 Estruendo de multitud en los montes, como de mucho pueblo; estruendo de tumul­ to de reinos, de naciones reunidas: El Señor de los Ejércitos ordena las Tropas de la bata­ lla. (Otra vez, esto se refiere a la Batalla de Armagedón y de la destrucción del Anticristo, que acontecerá en la Segunda Venida.) 5 Vienen de lejana tierra, de lo postrero de los Cielos, el Señor y los instrumentos de Su furor, para destruir toda la tierra. (En ese entonces, y continuamos refiriéndonos a Armagedón, el Señor encabezará el ataque.) juicio en el día del Señor 6 Aullad, porque cercano está el día del Señor; vendrá como asolamiento del Todopo­ deroso. (El «aullar» se refiere a la condición destituida de Israel durante la Batalla de Armagedón, inmediatamente antes de la Segunda Venida de Cristo; sin embargo, el Señor efectivamente en ese entonces vendrá, cuando en ese entonces Cristo destruirá al Anticristo.) 7 Por tanto, se debilitarán todas las ma­ nos, y desfallecerá todo corazón de hombre (aunque esto pertenece a la casi completa destrucción de Babilonia por Ciro, demuestra de una manera más grande la impotencia del Anticristo y sus ejércitos en la Segunda Venida de Cristo.): 8 Y se llenarán de terror; angustias y dolo­ res los comprenderán; tendrán dolores como mujer de parto; se pasmará cada cual al mirar a su compañero; sus rostros, rostros de lla­ mas. (Esto habla de la condición de Israel justo antes de la Segunda Venida [I Tes. 5:2-3].) 9 He aquí el día del Señor viene, inexo­ rable con indignación y con ira ardiente, para convertir la tierra en desolación y para

destruir de en medio de ella sus pecadores. (Mientras estos Pasajes tienen una referencia limitada a la casi completa destrucción de Babilonia por los Medos y Persas, su cumplimiento total espera la Batalla de Armagedón venidera y la Segunda Venida del Señor.) 10 Por lo cual a las estrellas del Cielo y sus luceros no despedirán luz; y el sol se oscure­ cerá en su salida, y la luna no echará su res­ plandor. (Como es obvio, nada de esto aconteció durante la primera destrucción de Babilonia; sin embargo, acontecerá en la última mitad de la Gran Tribulación y a la Segunda Venida [Mat. 24:29].) 11 Y visitaré la maldad sobre el mundo, y sobre los impíos su iniquidad; y haré que cese la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los fuertes. («Los soberbios» y «los fuertes» se refieren al Anticristo en particular y a todos sus seguidores en general.) 12 Haré más precioso que el oro fino al varón, y más que el oro de Ofir al hombre. (Tan grande será la destrucción, y tantos hombres serán matados que serán tan escasos como «el oro de Ofir» [Ezeq., Caps. 38-39].) 13 Porque haré estremecer los Cielos, y la Tierra se moverá de su lugar, en la indigna­ ción del Señor de los Ejércitos, y en el día de la ira de Su furor. (Durante los últimos casi 2.000 años, el mundo poco ha sabido de la «ira» o «furor» de Dios. Durante la última mitad de la Gran Tribulación, especialmente durante la Batalla de Armagedón, Su «ira» y «furor» definitivamente estarán dirigidos hacia la Tierra.) 14 Y será que como gacela perseguida, o como oveja sin pastor, cada cual mirará hacia su pueblo, y cada uno huirá a su tierra. (Esto habla del gran temor del pueblo al ver la «ira» y «furor» del Señor, que acontecerá, como dicho, en la última mitad de la Gran Tribulación.) 15 Cualquiera que fuere atrapado, será alanceado; y cualquiera que por ellos sea capturado, caerá a espada. (Este Pasaje está diciendo que todos los ejércitos del Anticristo que no escapen perecerán.) 16 Sus niños serán estrellados delante de ellos; sus casas serán saqueadas, y forzadas sus mujeres. (Esto se refiere a las Profecías de Zacarías, que serán cumplidas en totalidad en la Batalla de Armagedón [Zac. 14:2].) 17 He aquí que yo despierto contra ellos a los Medos, que no estiman la plata, y en cuanto al oro, no se deleitan en el. (Este Pasaje, como es obvio, se refiere a los Medos y a los Persas cuando atacan a Babilonia y toman


1145 la ciudad. Su objeto no fue para saquear el botín, sino más bien conquistar y extender su dominio.) 18 Y con arcos tirarán a los jóvenes, y no tendrán misericordia del fruto del vientre, ni su ojo perdonará a niños. (Ahora Isaías predice una gran masacre en cuanto a la invasión venidera de Babilonia por los Medos, que tomaría lugar cerca de 200 años de la época de Isaías.) desolación final de babilonia 19 Y Babilonia, hermosura de reinos y or­ namento de la grandeza de los Caldeos, será como Sodoma y Gomorra, a las que trastor­ nó Dios. (Los Versículos 19 al 22 se refieren al juicio descrito en Apoc. 16:6; por lo tanto, este Pasaje no se refiere a la invasión por los Medos.) 20 Nunca más será habitada, ni se morará en ella de generación en generación; ni se levantará allí carpa del Árabe, ni pastores tendrán allí majada: (Después de la destrucción de Babilonia, cerca de la clausura de la Gran Tribulación [Apoc., Cap. 18], el área no será habitado otra vez. No se podía decir esto de la destrucción de Babilonia en el pasado; de hecho, la ciudad continuó durante varios siglos.) 21 Sino que dormirán allí bestias fieras, y sus casas se llenarán de las lechuzas, allí ha­ bitarán hijas del búho, y allí saltarán cabras salvajes. 22 Y en sus palacios gritarán las hienas, y chacales en sus casas de deleite: Y su hora está por llegar, y sus días no se alargarán. (En el Milenio venidero, y aun entrando en la Nueva Tierra [Apoc., Caps. 21-22], habrán ciertas aberturas en la Tierra donde los hombres realmente pueden ver el Infierno eterno. Algunos han sugerido que este lugar preciso [Babilonia] que fue usado largo tiempo como un sitio de rebelión contra Dios será una de aquellas aberturas. Si es así, las palabras, «chacales» e «hienas», podrían referirse a los espíritus demoníacos que, en esa época, serán visibles mientras se mira hacia abajo en aquellas aberturas.) Capítulo 14 (712 a.C.)

en el milenio: israel restaurado y exaltado

P

ORQUE el Señor tendrá piedad de Jacob, y todavía escogerá a Israel, y les hará re­

ISAÍAS 14:8

posar en su tierra: Y a ellos se unirán ex­ tranjeros, y se allegarán a la familia de Ja­ cob. (La totalidad de este Capítulo se trata de la Restauración de Israel, que en realidad comenzó en 1948, y será completa brevemente después de la Segunda Venida.) 2 Y los tomarán los pueblos, y los traerán a su lugar: Y la casa de Israel los poseerá por siervos y siervas en la tierra del Señor: Y cau­ tivarán a los que los cautivaron, y señorearán a los que los oprimieron. (Las naciones del mundo que han causado a Israel gran dolor y dificultad verán que el papel que desempeñaron será invertido, y nos referimos a la Edad del Reino venidero. Mientras que los «opresores» les dominaban una vez, ahora Israel regirá sobre sus «opresores».) 3 Y será en el día que el Señor te diera reposo de tu trabajo, y de tu temor, y de la dura servidumbre en que te hicieron servir. (Israel pudiera haber tenido este «reposo» todo el tiempo, pero no fue posible a causa de su rebelión contra el Señor.) canto de triunfo de Israel 4 Que levantarás esta Parábola sobre el rey de Babilonia, y dirás: ¡Cómo paró el exactor, cómo cesó la ciudad codiciosa del oro! (Esto acontecerá en la Segunda Venida, con este cántico en ese entonces, sin duda, que será cantado, porque Israel en esa oportunidad habrá aceptado a Cristo.) 5 Quebrantó el Señor el bastón del ini­ cuo, el cetro de los señores. (El Anticristo se llama aquí «el inicuo». Pablo le llamó como tal, también [II Tes. 2:8]. En la Batalla de Armagedón, él será «quebrantado», junto con sus secuaces [Ezeq., Caps. 38-39]. 6 Al que con ira hería al pueblo de llaga permanente, el cual se enseñoreaba de las na­ ciones con furor, y las perseguía sin tregua. (La frase, «sin tregua», se refiere a las naciones del mundo, que no tendrán poder contra el Señor de la Gloria cuando Él regresa otra vez. El «pueblo» en este Pasaje básicamente se refiere a Israel, y los esfuerzos del Anticristo para destruirles completamente.) 7 Descansó, sosegó toda la Tierra: Canta­ ron alabanza. 8 Aun los cipreses se regocijan a causa de Ti, también los cedros del Líbano, diciendo: Desde que Tú pereciste, no ha subido cortador contra nosotros. (La tranquilidad de este Versículo resulta de la condenación del Anticristo.)


ISAÍAS 14:9

1146

9 El infierno abajo se conmueve por tu causa; te despertó muertos que en tu venida saliesen a recibirte, hizo levantar de sus sillas a todos los príncipes de la Tierra, a todos los reyes de las naciones. (Que este lugar que se llama «Infierno» es literal no se puede negar por cualquier investigación honesta de las Escrituras. El más poderoso para entrar a ese lugar será el Anticristo; sin embargo, su condenación justa será la misma de todos los demás.) 10 Todos ellos darán voces, y te dirán: ¿Tú también enfermaste como nosotros, y llegaste a ser como nosotros? (Este único Pasaje debe ser una advertencia a todos los que piensen que su poder, pompa, y prestigio les reservará algún lugar especial para ellos en la eternidad de Dios. ¡No será así!) 11 Descendió al sepulcro tu soberbia, y el sonido de tus vihuelas: Gusanos serán tu cama, y gusanos te cubrirán. (Los «muertos» de los cuales se habla en el Versículo 9 se refieren a los «Refidín», los gigantes que una ves habitaban ciertas partes de la Tierra, y quienes eran el resultado de la unión impía de los ángeles caídos con mujeres [Gén. 6:4]. Los «vihuelas» hablan de la pompa y ceremonia que una vez acompañaba el Anticristo. Los «gusanos» de los cuales aquí se habla en un sentido figurativo de la conciencia interminable de los hombres en el Infierno [Marc. 9:44-46].) 12 ¡Cómo caíste del Cielo, oh Lucifer, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas las naciones. (La Profecía de Isaías ahora cambia del Anticristo a su anfitrión profano, Satanás mismo. «Lucifer» es el nombre de Satanás. En realidad, él es un ángel, originalmente creado por Dios, que sirvió al Señor en justicia durante un periodo de tiempo indeterminado. Cuando él cayó, encabezó una revolución contra Dios, con cerca de un tercio de los ángeles, parece, uniéndose con él [Apoc. 12:4]. Por lo tanto, todo el dolor, sufrimiento, miseria, angustia, muerte y engaño que han dominado las naciones desde el mismo comienzo son culpa de esta revolución encabezada por Satanás.) 13 Tú que decías en tu corazón: Subiré al Cielo, en lo alto junto a las estrellas de Dios ensalzaré mi trono, en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; 14 Sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. (En estos dos Versículos, vemos el fomento de la rebelión y revolución de Satanás contra Dios. Parece que Lucifer, mientras fiel al Señor, fue dado

dominio sobre la Tierra, que era antes de Adán. Después de su caída, él obraba con engaño para conseguir que los otros gobernadores angelicales le siguieran en su guerra contra Dios.) 15 Pero ciertamente al Infierno serás abati­ do, a lo más profundo de la fosa. (Esto será el destino de Satanás y todos los que buscan ser semejante a Dios, pero en una manera equivocada, en efecto, por medio de hacerse ellos mismos dios.) 16 Los que te vieran clavarán en ti la vista, y de ti se cerciorarán, diciendo: ¿Es éste el varón que hizo temblar la Tierra, y sacudió los reinos (ahora la Profecía se vuelve al Anticristo; sabemos esto porque se dirige a él por medio de decir, «¿Es éste el varón…?»); 17 Que convirtió el mundo en un desierto, y destruyó sus ciudades; que a sus presos nunca abrió la cárcel? (El debut del Anticristo que acontecerá poco después del Arrebatamiento de la Iglesia, no traerá la paz y prosperidad prometidas, sino al contrario hará del mundo una prisión.) 18 Todos los reyes de las naciones, todos ellos yacen con honra cada uno en su casa. 19 Pero tú echado eres de tu sepulcro como tronco abominable, como vestido de muertos pasados a espada, que descendieron al fondo de la sepultura; como cuerpo muerto piso­ teado. (A pesar del hecho de que el Anticristo se aproximará más que cualquier otro hombre a conquistar la totalidad del mundo, todavía, su destino final será ignominioso, degradante y despreciable. Él será matado por el Señor en la Batalla de Armagedón.) 20 No serás contado con ellos en la sepul­ tura: Porque tú destruiste tu tierra, mataste tu pueblo. No será nombrada para siempre la simiente de los malignos. (En este Versículo, tenemos una prueba de que el Anticristo será un Judío apóstata, porque se emplea las palabras, «tu tierra» y «tu pueblo». Algunos hasta creen, debido a las Profecías de Jacob, que el Anticristo vendrá de la Tribu de Dan [Gén. 49:17].) desolación de babilonia 21 Preparad sus hijos para el matadero por la maldad de sus padres: No se levantan, ni posean la tierra, y llenan la faz del mundo con ciudades. (Los Versículos 21 al 23 pertenecen a la destrucción y la desolación de la Babilonia reconstruida [Apoc., Cap. 18].) 22 Porque yo me levantaré sobre ellos, dice


1147 el Señor de los Ejércitos, y raeré de Babilonia el nombre y el remanente, hijo y nieto, dice el Señor. («Babilonia» es la ciudad del hombre y, de ahí, de Satanás. Fue construida por Nimrod como una señal de rebelión contra Dios [Gén. 10:8-10]. Babilonia, en su rebelión, no existirá más.) 23 Y la convertiré en posesión de erizos, y en lagunas de agua; y la barreré con escobas de destrucción, dice el Señor de los Ejércitos. (La destrucción de esta ciudad por el Señor será algo como barrido y que queda limpio.) 24 El Señor de los Ejércitos juró, diciendo: Ciertamente se hará de la manera que lo he pensado, y será confirmado como lo he determinado (la palabra «pensado» hubiera sido mejor traducido «previsto»; los Versículos 24 al 27 contienen un voto séxtuplo por el Señor para destruir el Anticristo), 25 Para quebrantar al Asirio en Mi tierra, y en Mis montes lo pisotearé; y su yugo será apartado de ellos, y su carga será quitada de su hombro. (La deducción es que el «yugo» del Anticristo es tan fuerte que ni Israel ni las naciones pueden deshacerse de su poder. Pero el Señor definitivamente lo quitará de ellos.) 26 Este es el consejo que está acordado sobre toda la Tierra; y ésta, la mano extendida sobre todas las naciones. (Satanás ha luchado en contra de Dios por el dominio de esta «Tierra» y sus habitantes desde el comienzo. En la Segunda Venida, el conflicto terminará. En lugar de la iniquidad, la Justicia en ese entonces cubrirá la totalidad de todo el mundo.) 27 Porque el Señor de los Ejércitos ha determinado: ¿Y quién invalidará? Y Su mano extendida, ¿quién puede volverla atrás? (En este Pasaje, tenemos la Promesa enfática que todo esto será hecho por «el Señor de los Ejércitos». ¡La predicción no fallará!) 28 En el año que murió el rey Acaz fue esta carga: (Como había de esperar, Babilonia, un sistema religioso inmenso y el oponente político y mundial del Trono de David, fue juzgado primeramente. Las demás naciones hostiles a Israel ahora entran en la escena Profética, aun como veremos.) advertencia para Palestina 29 No te alegres tú, Filistea toda, por haberse quebrado la vara del que te hería; porque de la raíz de la serpiente saldrá una víbora, y su fruto será serpiente ardiente voladora. (El cumplimiento inmediato tiene

ISAÍAS 15:1

que ver con la derrota de Filistea por Uzías [II Rey. 15:1-7; II Crón. 28:16-21]; sin embargo, el cumplimiento total tiene que ver con el tiempo presente, aun en cuanto al Israel moderno y los Palestinos. En otras palabras, los Palestinos no ganarán.) 30 A los primogénitos de los pobres serán apacentados, y los necesitados se acostarán seguramente: Pero yo haré morir de hambre tu raíz, y mataré tu remanente. (II Reyes, Cap. 18, registra el cumplimiento de esta Profecía en el futuro inmediato. Su cumplimiento total tiene que ver con el futuro distante. Los «pobres» y «necesitados» se refieren a Judá, es decir, «Israel», quien será protegido por el Señor y «se acostarán seguros».) 31 Aúlla, oh puerta; clama, oh ciudad; disuelta estás toda tú, Filistea: Porque humo vendrá del norte, no quedará uno solo en sus asambleas. (La palabra «Filistea» se refiere a los Filisteos. La tierra a que se refiere aquí se extiende por la orilla del Mediterráneo desde Gaza en el sur hasta Lida en el norte. Como dicho, el problema ruge aun hasta esta época moderna. Pero, en este Pasaje, se nos dice que el problema Palestino será resuelto en la Segunda Venida.) 32 ¿Y qué se responderá a los mensajeros de la nación? Que el Señor fundó a Sión, y que a ella se acogerán los pobres de Su pueblo. (El sentido de la totalidad de esta Profecía [los Versículos 28-32] pertenece a la tierra que Dios prometió a Israel. Se ha puesto en tela de juicio desde ese momento hasta ahora. La predicción es que los que querían poseerla no la tendrán. Pertenece a Israel, que se refiere como «los pobres de Su pueblo».) Capítulo 15 (726 a.C.)

destrucción de moab descrita

L

A carga de Moab: ¡Ciertamente en una sola noche Ar de Moab fue asolada, fue destruida! ¡Ciertamente en una sola noche Quir de Moab fue asolada, fue destruida! (Esta Profecía fue dicha en el año que el rey Acaz murió [14:28] y tuvo su cumplimiento fundamental tres años más tarde; sin embargo, su cumplimiento exhaustivo espera el futuro. Moab, Amón, y Edom forman parte del Jordán en la actualidad, lo que significa que esas Profecías no solamente pertenecían al día de Isaías, sino también tienen un cumplimiento futuro, como veremos.)


ISAÍAS 15:2

1148

2 Subió a Bayit y a Dibón, lugares altos, a llorar; sobre Nebo y sobre Medeba aulla­ rá Moab: Toda cabeza de ella será rapada, y toda barba será cortada. (Los «lugares altos» eran centros de idolatría; los dos más importantes estaban sobre Nebo y Medeba. El Profeta, en Visión, ve a los Moabitas aterrorizados apurándose para subir las montañas en busca de ayuda de su dios Quemós, pero en vano. La «calvicie» de las cabezas consistió en la práctica de cortar el pelo debido al luto.) 3 Se ceñirán de cilicio en sus plazas: En sus terrados y en sus calles aullarán todos, descendiendo en llanto. (Esta Profecía habla de la invasión venidera por Asiria de Moab, que acontecería cerca de 3 años desde ese momento. Por medio de las Profecías de Isaías, el Señor les dio suficiente tiempo para Arrepentirse, pero todo en vano. Ellos continuaban apelando a sus dioses ídolos.) 4 Hesbón y Elalé gritarán, hasta Yahaza se oirá su voz: Por lo que aullarán los armados de Moab, se lamentará el alma de cada uno, estremeciéndose. (La última declaración, «se lamentará el alma de cada uno, estremeciéndose», personifica el pueblo Moabita y el terrible juicio que estaba por venir.) 5 Mi corazón dará gritos por Moab; sus fugitivos huirán hasta Zoar, como novilla de tres años. Por la cuesta de Lujit subirán llo­ rando, y levantarán grito de quebrantamien­ to por el camino de Joronayin. (Isaías, al ver el terrible juicio en su Visión en que estaba por venir sobre la idólatra Moab, se lamentaba por ellos. Él simpatiza con los sufrimientos de Moab como un pueblo parentesco [Gén. 19:37], y a propósito, habiendo suplido en la persona de Rut, una antepasada del Mesías [Mat. 1:5].) 6 Las aguas de Nimrín serán consumidas, y se secará la hierba, se marchitarán los retoños, todo verdor perecerá. (Este Versículo habla de la desolación que está por venir a esta tierra.) 7 Por tanto la abundancia que han adqui­ rido, y las riquezas que han almacenado, las llevarán al torrente de los sauces. («La abundancia» habla de la propiedad que el pueblo intentará llevar consigo cuando huyan del enemigo.) 8 Porque el llanto rodeó hasta las regio­ nes limítrofes de Moab; hasta Eglayin llegó su alarido, y hasta Ber Elín su clamor. (Habían abrigado la esperanza de que la persecución disminuyera, pero esa esperanza fue desilusio­ nada.)

9 Y las aguas de Dimón se llenarán de sangre: Porque yo pondré sobre Dimón ma­ yores males, leones a los que escaparen de Moab, y al remanente de la tierra. (La Profecía es que tanta gente morirá que «las aguas de Dimón» se teñirán de color rojo con sangre. De los que se escapan de la lanza del enemigo, «leones» y animales silvestres ayudarán a destruir la mayoría del remanente de Moab.) Capítulo 16 (726 a.C.)

Moab el protector de israel en la tribulación

E

NVIAD cordero al señor de la tierra, desde Selá (Petra) del desierto al monte de la hija de Sión. (El «cordero» se refiere a Israel. En el punto medio de la Gran Tribulación, cuando el Anticristo ataca Israel, revelándose a sí mismo por lo que es, Israel luego huirá a Moab, que es el Jordán del día presente [Mat. 24:15-24; Apoc. 12:6, 14].) 2 Y será que cual ave espantada que se huye de su nido, así serán las hijas de Moab en los vados de Arnón. (El «ave espantada» habla de Moab, quien estará altamente perturbado con los eventos que están aconteciendo cuando el Anticristo de repente ataca a Israel, e Israel será obligado a huir. Moab [Jordán] dará la bienvenida a Israel en esa época.) 3 Reúne consejo, haz lo justo; pon tu sombra en medio del día como la noche: Esconde los desterrados, no entregues a los que andan errantes. (Otra vez, se refiere a Israel como «los desterrados». Moab está instruida a esconder a estos desterrados, y no traicionarlos.) 4 Moren contigo mis desterrados, oh Moab; séles escondedero de la presencia del destruidor (el Anticristo): Porque el ator­ mentador fenecerá, el destruidor tendrá fin, el opresor será consumido de sobre la tierra. (El «destruidor», el «atormentador», y el «opresor» son todos nombres para el Anticristo. El Espíritu Santo pide de «Moab» al tiempo de la invasión por el Anticristo que Sus «desterrados» moren con ellos. El lugar a que se refiere es Petra, que está en el Jordán del día presente. Por esta razón, el Espíritu Santo causará que el país de Jordán escape de la mano del Anticristo [Dan. 11:40-45].) 5 Y se dispondrá trono en misericordia; y sobre él se sentará firmemente, en el tabernáculo de David, quien juzgue y busque el juicio, y apresure la justicia. (Nos dice


1149 enfáticamente aquí que el «Tabernáculo de David» será una vez más erigido, que acontecerá después de la Edad de la Iglesia [Hch. 15:13-18].) pecados de Moab: orgullo, arrogancia e insolencia; lamento por moab 6 Hemos oído hablar de la soberbia de Moab, el es muy orgulloso; su orgullo y su arrogancia, y su altivez; pero sus mentiras no serán firmes. (El juicio inmediato sobre Moab se trata una vez más aquí en los Versículos 6 al 12. Estas Profecías también se comparan con las Profecías del Capítulo 15. Esto atañe la segunda invasión venidera por Asiria.) 7 Por tanto aullará Moab, todo él aullará: Gemiréis por los fundamentos de Quir Jaréset, en gran manera heridos. (Esto se refiere al juicio que vendrá sobre la totalidad de la nación, y no solamente sobre unos pocos.) 8 Porque los campos de Hesbón serán ta­ lados, y marchitarán las vides de Sibma; los señores de los gentiles pisotearán sus gene­ rosos sarmientos; habían llegado hasta Jazer, y se desviaban al desierto; se extendían sus vastagos y cruzaban las aguas. («Los señores de los infieles» eran probablemente los Asirios, que habían hecho una práctica de destruir los árboles frutales en el país enemigo por el mero propósito de hacer agravio.) 9 Por lo cual lamentaré con lloro de Jazer la viña de Sibma; he de embriagarte de mis lágrimas, oh Hesbón y Elalé: Porque sobre tus cosechas y sobre tu siega caerá el grito de guerra. (Este Versículo demuestra el gran dolor y llanto sobre la destrucción del país y el desperdicio de sus cultivos.) 10 Quitado es el gozo y la alegría del campo fértil; en las viñas no cantarán, ni se regocijarán; ni pisará vino en los lagares el pisador: La canción del lagarero hice cesar. (En la cosecha de las uvas, había momentos de gran celebración y gozo; sin embargo, todo esto sería quitado, dice el Espíritu Santo.) 11 Por tanto mis entrañas sonarán como arpa acerca de Moab, y mi interior sobre Quir Jaréset. (En su Visión, al ver la destrucción venidera, Isaías fue conmovido con una compasión profunda por este pueblo.) 12 Y acontecerá, que cuando Moab apare­ ciere que está cansado sobre los lugares al­ tos, entonces vendrá a su santuario a orar, y no le valdrá. (Este Versículo muestra a los Moabitas que se presentan delante de su ídolo y,

ISAÍAS 17:4

como los adoradores de Baal en Carmel, ellos se cansaron en sus llantos infructuosos a él.) 13 Esta es la Palabra que pronunció el Señor sobre Moab desde aquel tiempo. (Las palabras, «desde aquel tiempo», se refiere a la Profecía del Capítulo 15:1.) 14 Pero ahora el Señor ha hablado, dicien­ do: Dentro de tres años, como cuenta los años un jornalero, será abatida la gloria de Moab, con toda su gran multitud: Y su re­ manente serán pocos, pequeños y no fuertes. (Con respecto a algunos de los pueblos gentiles, la aniquilación debía ser absoluta, pero Moab tendría un remanente, muy pequeño y de poco valor; sin embargo, este remanente ha de ser redimido en los postreros días, y de hecho en la actualidad ocupa el Jordán moderno, y para el propósito definido de proteger Israel, lo que ella hará en la última mitad de la Gran Tribulación.) Capítulo 17 (741 a.C.)

un oráculo en cuanto a la ruina de damasco

C

ARGA de Damasco. He aquí que Da­ masco ha cesado de ser ciudad, y ha venido a ser montón de escombros. (La derrota de Rezín y la destrucción de Damasco fue cumplida por los Asirios [II Rey. 16:5-8].) 2 Abandonadas quedarán las ciudades de Aroer: Serán un lugar para los rebaños, los cuales dormirán allí, y no habrá quien los espante. (La destrucción de estas ciudades había de ser tan completa que hasta los ganados pastorearían en sus mismos lugares anteriores; no habría ni siquiera un hombre para espantarlos ni echarlos fuera.) 3 También la fortaleza dejará de existir de Efraín, y el reino en Damasco, y el remanente de Siria: Serán como la gloria de los hijos de Israel, dice el Señor de los Ejércitos. (La Profecía fue que «Efraín» había de ser destruido. Sargón no destruyó Samaria durante la ocasión de su primera captura, pero dice que él «la redujo a un montón de escombros» en la ocasión de su segunda captura. En efecto, cuando el Señor habla del «remanente de Asiria» que serán «como la gloria de los Hijos de Israel», Él está empleando ironía.) 4 Y será que en aquel tiempo la gloria de Jacob se menguará, y se enflaquecerá la grosura de su carne. (El Espíritu Santo continúa hablando de la destrucción del Reino del Norte de Israel.)


ISAÍAS 17:5

1150

5 Y será como cuando el segador recoge la mies, y su brazo recoge las espigas; sí, será como quien recoge las espigas en el valle de Refayin. (La muerte es el «segador» aquí y recoge a los Israelitas como haz o gavillas a su granero. Es una Profecía sombría.) 6 Pero quedarán en él rebuscos, así como cuando sacuden el olivo, dos o tres granos en la punta del ramo, cuatro o cinco en sus ramas fructíferas, dice el Señor Dios de Israel. (Debido a la gran destrucción por los Asirios, el remanente de Siria y Efraín será pequeño.) 7 En aquel día mirará el hombre a su Hacedor, y sus ojos contemplarán al Santo de Israel. (Después del terrible castigo, el remanente dejado tenía una tendencia a mirar al Señor en lugar de sus ídolos. Esto aconteció cerca de 75 años después de la Profecía de Isaías.) 8 Y no mirará a los altares hechos por sus propias manos, ni mirará a lo que hicieron sus dedos, ni a los bosques ni a las imágenes del sol. (En este Versículo, se nos dice que Israel por fin cesará su idolatría.) 9 En aquel día las ciudades de su fortale­ za serán como los frutos que quedan en los renuevos y en las ramas, las cuales fueron de­ jadas a causa de los Hijos de Israel; y habrá destrucción. (Normalmente la frase, «en aquel día» se aplica a lo tiempos Finales, y especialmente al Milenio; sin embargo, más bien se aplicaba aquí a la destrucción por los Asirios, que acontecería dentro de no muchos años distantes en el futuro.) 10 Porque te olvidaste del Dios de tu Salvación, y no te acordaste de la roca de tu fortaleza; por tanto plantarás plantas hermosas, y sembrarás sarmiento extraño (aquí se dan las razones por las cuales el gran castigo del Reino del Norte de Israel vino). 11 El día que las plantares, las harás crecer, y harás que tu simiente brote de mañana; pero la cosecha será arrebatada en el día de la angustia, y del dolor desesperado. (Otra vez, el Espíritu Santo habla de esa época venidera cuando aun los cultivos serán destruidos.) 12 ¡Ay! Multitud de muchos pueblos que harán ruido como estruendo del mar: Y murmullo de naciones hará alboroto como rugido de muchas aguas. (La Profecía, aunque continúa, ya no se refiere a los problemas presentes de Israel, sino a una época posterior; en realidad, los Versículos 12 al 14 se refieren a la Tribulación venidera, el levantamiento del Anticristo, y la Batalla de Armagedón.)

13 Las naciones rugirán a manera del ru­ gido de muchas aguas: Pero Dios le repren­ derá, y huirán lejos; será ahuyentado como el tamo de los montes delante del viento, y como el polvo delante del torbellino. 14 Al tiempo de la tarde he aquí turbación; y antes de la mañana él ya no es. Esta es la parte de los que nos aplastan, y la suerte de los que nos saquean. (Esto es un cuadro de la reunión de muchas naciones contra Israel en la Batalla de Armagedón. Será en esa época cuando Dios les reprenderá y peleará por Israel [Ezeq., Caps. 38-39; Joel, Cap. 3; Zac., Cap. 14; Apoc., Cap. 19].) Capítulo 18 (714 a.C.)

caída de etiopía

A

y de la tierra que hace sombra con las aguas, que está tras los ríos de Etiopía (la palabra, «Ay», se emplea aquí con respecto al juicio; la Profecía dada aquí en cuanto a «Etiopía» no tiene que ver con los juicios presentes de Israel durante la época de Isaías, sino más bien los últimos días, como en los Versículos 12 al 14 del Capítulo anterior); 2 Que envía mensajeros por el mar, y en navíos de junco sobre las aguas. Andad, ligeros mensajeros, a la gente de elevada estatura y de brillante piel, a un pueblo temido desde lejos y cerca; gente agresiva y atropelladora, cuya tierra está surcada por ríos. (Algunos Eruditos, contienden que la totalidad del Versículo 2 se refiere a Etiopía. Pues mientras puede ser cierto, todavía, el lenguaje expresado no parece encajar con Etiopía, sino más bien Israel.) juicio descrito 3 Vosotros, todos los moradores del mun­ do y habitantes de la Tierra, cuando levanta­ rá bandera en los montes, la veréis; y oiréis cuando Él tocará trompeta. (Se llama la atención a la totalidad del «mundo» en cuanto a lo que el Señor hará en la Batalla de Armagedón. El pronombre «Él» se refiere a Jehová. La «Bandera» que Él alzará es el Mesías. Parece que el Señor Mismo «tocará la trompeta» en la Segunda Venida de Cristo [Joel 2:1; Zac. 9:14; I Tes. 4:16].) 4 Porque el Señor me dijo así: Me reposaré, y miraré desde Mi morada, como el genial calor sobre las hierbas, o como una


1151 nube de rocío en el calor de la siega. (La acción del Mesías durante el período entero del rechazo de Israel hasta «el tiempo» del Versículo 7 está declarada en los Versículos 4 al 6. Su silencio con respecto a Israel durante este tiempo, que ahora suma aproximadamente 2.000 años, está predicho en este Versículo. En efecto, Él dice, «Yo estaré inactivo; pero aún todavía estaré buscando Mi morada; Yo seré para ellos como el sol después de la lluvia, y como una nube de rocío en el calor de la siega». Él está diciendo que no cesará de amar ni perder de vista Su Pueblo antiguo.) 5 Porque antes de la siega, cuando el fru­ to fuere maduro, y pasada la flor fueren ma­ durando los frutos, entonces Él podará con podaderas los ramitos, y cortará y quitará las ramas. («Él» es el Viticultor Divino, el Mesías. Su instrumento será el Anticristo.) 6 Y serán dejados todos a las aves de los montes, y a las bestias de la tierra; sobre ellos tendrán el verano las aves, e invernarán todas las bestias de la Tierra. (Si el Redentor fiel de Israel asemeja a Su Pueblo a una Vid, así asemeja a sus enemigos a aves rapaces y bestias salvajes.) restauración futura 7 En aquel tiempo será traído un presente al Señor de los Ejércitos, de parte de un pueblo de elevada estatura y tez brillante, pueblo temido desde lejos y cerca; gente agresiva y atropelladora, cuya tierra destruyeron los ríos; al lugar del Nombre del Señor de los Ejércitos, al Monte de Sión. («En aquel tiempo» se refiere a los ejércitos del Anticristo, que serán destruidos en la Batalla de Armagedón. Luego el Milenio comenzará. Israel, en esa época, se ofrecerá como un «presente» al Mesías y, al mismo tiempo, las naciones Gentiles la ofrecerán a Él como un «presente». El presente será hecho sobre el «Monte Sión».) Capítulo 19 (714 a.C.)

caída de egipto

C

ARGA de Egipto: He aquí que el Señor cabalgará sobre una nube ligera, y en­ trará en Egipto: Y se conturbarán los ídolos de Egipto a Su presencia; y se derretirá el corazón de Egipto dentro de él. (Este Versículo menciona los «ídolos de Egipto». Egipto siempre ha sido simbólico del mundo. La Libe-

ISAÍAS 19:7

ración de los Hijos de Israel de Egipto simboliza la experiencia del Nuevo Nacimiento, así como la victoria sobre Satanás, en cuanto al hijo de Dios. Esto se refiere a la Segunda Venida, cuando Egipto aceptará al Señor.) 2 Y Yo incitaré a los egipcios contra los egipcios, y cada uno peleará contra su her­ mano, cada uno contra su prójimo: Ciudad contra ciudad, y reino contra reino. (No se nos dice cuándo acontecerá esta guerra civil en Egipto en relación con estos eventos de los últimos días, pero está claro que en la Batalla de Armagedón los hombres estarán tan confusos que ellos se levantarán el uno en contra del otro [Zac. 14:13-14].) 3 Y el espíritu de Egipto se desvanecerá en medio de él, y destruiré su consejo; y pregun­ tarán a sus imágenes, a sus hechiceros, a sus evocadores y a sus adivinos. (Egipto, excepto por un breve tiempo bajo José [Gén., Cap. 41], siempre ha sido regido, al menos indirectamente, por espíritus demoníacos. Durante la época del Anticristo, ellos consultarán a esos espíritus, pero todo en vano) 4 Y entregaré a Egipto en manos de un señor duro; y un rey fiero se enseñoreará de ellos, dice el Señor Dios de los Ejércitos. (Ese Pasaje nos dice que el Señor permitirá que Egipto sea derrotado por el Anticristo. Esto acontecerá aproximadamente en el inicio de la Gran Tribulación.) desolación 5 Las aguas del mar faltarán, y el río se agotará y secará. (El «mar» al cual se refiere aquí es probablemente el Nilo. Los «ríos» agotados y secados se refieren, sin duda, a un fenómeno de la naturaleza que el Señor produjo, que acontecerá durante la época de la Gran Tribulación, que comienza posiblemente con la invasión del Anticristo.) 6 Y se alejarán los ríos, se agotarán, secarán las corrientes de los fosos de la caña y los juncos se marchitarán. 7 Las verduras de junto al río, de junto a la ribera del río, y toda sementera del río, se secarán, se perderán, y no serán. (Durante la época de la Gran Tribulación, que durará durante unos siete años, el Señor Mismo conmoverá los cuerpos interplanetarios, que causará un tremendo disturbio sobre la Tierra. Egipto probablemente será afectado enormemente por esto [Apoc. 6:12-17].)


ISAÍAS 19:8

1152

8 Los pescadores también se entristece­ rán; y harán duelo todos los que echan an­ zuelo en el río, y desfallecerán los que extien­ den red sobre las aguas. 9 Los que labran lino fino, y los que tejen redes, serán confundidos; 10 Porque todas sus redes serán rotas: Y se entristecerán todos los que hacen viveros para peces. (Estos Versículos meramente reflejan el hecho de que las industrias estarán paralizadas durante la época de la Gran Tribulación.) causa de la destrucción 11 Ciertamente son necios los príncipes de Zoán; los sabios del Faraón han dado un deatinado consejo. ¿Cómo diréis al Faraón: Yo soy hijo de los sabios, e hijo de los re­ yes antiguos? («Los príncipes» de los Versículos 11 al 13 se refieren a los príncipes-sacerdotes. Ellos eran una parodia de los reyes y sacerdotes de Dios. Ellos afirmaban que tenían conocimientos sobrehumanos y de descendencia real.) 12 ¿En dónde están ahora aquellos tus sa­ bios? Que te declaren o sepan siquiera ellos, cuál es el propósito del Señor de los Ejércitos respecto de Egipto. (¡Este es un tremendo reto! Los Profetas del Señor lo dirigían más de una vez a los profetas de la idolatría, ¡porque solamente Dios puede predecir lo que de seguro acontecerá!) 13 Se han entontecido los príncipes de Zoán, se han engañado los príncipes de Menfis: Engañaron a Egipto la piedra angular de sus tribus. («Zoán» era el asiento de la Corte Egipcia. Fue allí que Moisés anunció las diez plagas. Otra vez, Dios llama a los líderes de Egipto «tontos engañados». Están engañados porque ellos escuchaban a estos «consejeros» que habían recibido su información de los espíritus demoníacos.) 14 El Señor ha mezclado en medio de ella espíritu de vértigo; e hicieron errar a Egipto en toda su obra, como se tambalea un borracho atontecido en su vómito. (Mientras los jefes de Egipto no lo comprenderán, todavía, la causa de sus problemas es los espíritus demoníacos. Es lo mismo hoy en día en muchas naciones del mundo.) 15 Y no aprovechará a Egipto cosa que haga la cabeza o la cola, el ramo o el junco. (En las épocas antiguas, se suponía que Egipto era el centro de la sabiduría. No habrá siquiera sabiduría alguna en el día venidero de la Gran Tribulación. No habrá nada más que confusión.)

última liberación de egipto; bendiciones milenarias, paz 16 En aquel día serán los Egipcios como mujeres; porque se asombrarán y temerán, en la presencia de la mano alta del Señor de los Ejércitos, que Él ha de levantar sobre ellos. (Este Versículo es una demostración de la ira y el juicio que vendrá «en aquel día». Pertenece básicamente a la Batalla de Armagedón, que causará a Egipto mucho más dificultad que lo normal, debido al hecho de que el «Señor de los Ejércitos» manifestará una ira particular hacia ella, debido a la perversidad de Egipto hacia Israel.) 17 Y la tierra de Judá será de espanto a Egipto; todo hombre que de ella se acordare se asombrará, por causa del consejo que el Señor de los Ejércitos acordó sobre aquél. (En la Batalla venidera de Armagedón, Judá tendrá el «consejo del Señor de los Ejércitos», mientras Egipto estará confiando en espíritus demoníacos. ¡El resultado es inevitable!) 18 En aquel tiempo habrá cinco ciudades en la tierra de Egipto que hablen la lengua de Canaán, y que juren por el Señor de los Ejércitos: Una será llamada la Ciudad de Destrucción. (Las cinco grandes ciudades del antiguo Egipto eran originalmente ciudades de injusticia. Aquí, se les convertirá en ciudades de Justicia. Esto será en la Edad del Reino, después de la Segunda Venida.) 19 En aquel tiempo habrá un Altar para el Señor en medio de la tierra de Egipto, y una Columna para el Señor junto a su frontera. («Un Altar» y «una Columna», no unos «altares» y unas «columnas», porque hay solamente un camino de Redención y un Testimonio. Obviamente, este «Altar» será para que los hombres ofrezcan Sacrificios a Dios en el Milenio, como el mismo que ha de ser usado en Jerusalén con el mismo propósito durante este período. La «Columna» será empleada solamente como una señal y testimonio para conmemorar un evento, que habla de la Liberación de Egipto del Anticristo por el Señor.) 20 Y será por señal y por testimonio al Señor de los Ejércitos en la tierra de Egip­ to: Porque clamarán al Señor a causa de sus opresores, y Él les enviará Salvador y Prínci­ pe que los libre. (El «Salvador» y «Príncipe» será nada menos que el mismo Señor Jesucristo. Solamente Él puede «librar».) 21 Y el Señor será conocido de Egipto, y los de Egipto conocerán al Señor en aquel día; y harán sacrificio y oblación; y harán votos


1153 al Señor, y los cumplirán. (Ahora, la Gloria del Señor cubrirá Egipto, y con mucho gusto le servirán. Sobre este «Altar» mencionado en el Versículo 19, harán «sacrificio y oblación». Esto será en la Edad del Reino.) 22 Y herirá el Señor a Egipto; herirá y sanará; y se convertirán al Señor, y les será clemente y los sanará. (Antes de que la «sanidad» pueda venir, el «herir» tiene que venir primero, ¡que de seguro vendrá!) 23 En aquel día habrá una calzada de Egipto a Asiria, y los Asirios entrarán en Egipto, y Egipcios en Asiria; y los Egipcios servirán con los Asirios al Señor. («En aquel día» se refiere al Milenio. Por consiguiente, la animosidad, odio y rencor que ha caracterizado este área del mundo desde el alba del tiempo ahora por fin se le ha quitado de Satanás, y la tierra en ese entonces será regida por el Señor de la Gloria. Ahora el odio ha desaparecido.) 24 En aquel día, Israel será tercero con Egipto y con Asiria; será bendición en medio de la Tierra (estas tres naciones se refieren a los tres hijos de Noé, que se refieren al mundo entero, y llegarán a ser siervos de Jehová; la raza humana consiste de tres grandes familias: Asiria, Israel y Egipto, es decir, Jafet, Sem y Cam [Gén. 9:27]; estos tres países, «Israel», «Egipto» y «Asiria» [la Irak moderna], en lugar de ser una maldición, ahora serán una «bendición»); 25 Porque el Señor de los Ejércitos los bendecirá, diciendo: Bendito el pueblo Mío Egipto, y el Asirio obra de Mis manos, e Israel Mi heredad. (Esto nos dice que los Árabes al fin y al cabo vendrán a Cristo, de este modo renunciando a la religión de Islam. En realidad, no existirá más, así como todas las otras religiones del mundo. En ese Día Alegre, será Un Salvador, Quien es el Redentor del mundo, Quien es el Señor Jesucristo.) Capítulo 20 (714 a.C.)

conquista inmediata de egipto por asiria

E

N el año que vino Tartán a Asdod, cuan­ do le envió Sargón rey de Asiria, y pe­ leó contra Asdod y la tomó (esta Profecía es distinta de la Profecía del Capítulo anterior, que es obvio; su lección para Israel era la fruta amarga que los siervos de Dios tienen que saborear cuando se apoyan en el brazo de la carne y no en el brazo de Dios);

ISAÍAS 21:1

2 En ese mismo tiempo habló el Señor por Isaías hijo de Amoz, diciendo: Ve, y quita el saco de tus lomos, y descalza los zapatos de tus pies. Y lo hizo así, andando desnudo y descalzo. (Jehová era el Orador e Isaías su instrumento. El Profeta no estaba desnudo, como nosotros pensamos, simplemente despojado de su característico vestido profético.) 3 Y dijo el Señor: De la manera que anduvo Mi siervo Isaías desnudo y descalzo tres años, señal y pronóstico sobre Egipto y sobre Etiopía. (Los «tres años» mencionados aquí probablemente se refieren al mismo número mencionados en 16:14; Dentro de tres años, Moab, Egipto y Etiopía habían de ser destruidos, y así fueron.) 4 Así llevará el rey de Asiria la cautividad de Egipto y los deportados de Etiopía, de jóvenes y ancianos, desnudos y descalzos, y descubiertas las nalgas para vergüenza de Egipto. (Tal tenía el objetivo de demostrar la lección práctica de Isaías del Versículo 2. Tan completa y miserable sería la servidumbre de los guerreros Egipcios que ni siquiera se les dieron taparrabos para cubrir sus cuerpos desnudos. Tal demostraba la derrota completa y humillación de los Egipcios.) 5 Y habrá susto y vergüenza para quienes confiaban en Etiopía, y de Egipto su gloria. (El Profeta está diciendo a Judá que no deben mirar a «Etiopia» ni a «Egipto» por ayuda, porque ninguna ayuda procedería de esos sectores, debido al hecho de que ellos mismos serían completamente destruidos.) 6 Y dirá en aquel día el morador de esta isla: Mirad qué tal fue nuestra esperanza, donde nos acogimos buscando socorro para ser libres de la presencia del rey de Asiria: ¿Y cómo escaparemos? (Judá interrogará con esta pregunta, «¿Cómo escaparemos?» ¿Si ellos no pueden conseguir ayuda de Etiopía y Egipto, qué será de ellos? Ellos aprenderían que su escape era el Señor de los Ejércitos; Él envió a un Ángel, quien mató a 185.000 Asirios y causó que los demás huyeran [Isa. 37:36-38].) Capítulo 21 (714 a.C.)

caída de babilonia, medo persa el salteador

C

ARGA del desierto del mar: Como se lanzan los huracanes en el sur, así del desierto viene el enemigo, de una tierra


ISAÍAS 21:2

1154

terrible: (La frase, «del desierto del mar», se refiere a Babilonia.) 2 Visión dura me ha sido mostrada: El prevaricador prevarica, y el salteador saquea: Sube, Persa; sitia, Medo. Todo su gemido hice cesar. (La fundamental ocasión del cumplimiento de esta Profecía fue la destrucción de Babilonia unos 200 años más tarde por los Medos y Persas durante la noche que Belsasar fue asesinado. Esto significa que el mandato a Elam y a Medo para subir y sitiar a Babilonia era un mandato Divino. Esto fue hecho debido al trato de Babilonia contra Israel.) 3 Por tanto mis lomos se han llenado de dolor; angustias se apoderaron de mí, como angustias de mujer de parto: Me agobié oyendo, y al verlo me quedé aterrado. (El Profeta esta aterrado frente a la devastación, la ruina, la matanza.) 4 Se pasmó mi corazón, el horror me aterra; la noche de mi deseo se me ha vuelto en espanto. (Esto sin duda fue la noche de la escritura en la pared, que presenció la caída de Babilonia a los Medos y Persas [Dan., Cap. 5].) 5 Pon la mesa, se extiende el mantel, se come, se bebe: Levantaos, príncipes, ungid el escudo. (Esto habla de la guerra y la destrucción, cuando los Medos y los Persas entrarían y tomarían la ciudad.) 6 Porque el Señor me dijo así: Ve, pon centinela que haga saber lo que viere. (El Espíritu Santo, en efecto, dará a Isaías un asiento en primera fila en cuanto a lo que él observará. Estos son los juicios que vendrán sobre Babilonia.) 7 Y vio un carro de un par de jinetes, un carro de asno, y un carro de camello. Luego prestó atención, mucha atención. (Isaías vio algo que acontecería muchos años en el futuro. ¡Tal exactitud definida debe proveer información a cualquiera que desea conocer la Mano de Dios, aun de manera minuciosa, en los asuntos del mundo!) 8 Y gritó como un león: Señor, sobre la atalaya estoy yo continuamente de día, y las noches enteras sobre mi guarda (el sentido del Versículo es que el Profeta clamó como un «león»; él no puede contenerse más): 9 Y he aquí este carro de hombres viene, un par de jinetes. Después habló, y dijo: Ha caído, ha caído Babilonia; y todos los ídolos de sus dioses quebrantó en tierra. (Las masa de la infantería y caballería visto por el atalaya en Visión fueron los ejércitos de Meda y Elam.

La repetición de la palabra «caído» y el uso del tiempo presente dan énfasis en la certeza del cumplimiento de la Profecía. ¡Así, de hecho, aconteció exactamente como dicho!) 10 Trilla mía, y el grano de mi era: Os he dicho lo que oí del Señor de los Ejércitos, Dios de Israel. (El «grano magullado» de la era describe a Israel como oprimida por los Babilonios. El Señor se identifica aquí con estos esclavos desventurados y no se avergüenza de llamarles «Su pueblo».) el mensaje a dumÁ (Edom) 11 Carga de Dumá. Dame voces de Seír: Guarda, ¿qué de la noche? Guarda, ¿qué de la noche? (La palabra «Dumá» se refiere a Idomea o Edom. Hay un juego de palabras aquí, porque «Dumá» significa «silencio». La Profecía predijo un silencio eterno para los hijos de Esaú. A propósito, los Edomitas rogaron al Profeta en cuanto a su futuro. La respuesta no les caería bien.) 12 El guarda respondió: La mañana viene, y después de la noche: Si preguntareis, preguntad; volved, venid. (En esencia, Isaías dice: «para Israel, la mañana de veras viene, pero para Edom, la noche»; y aun, en la tierna compasión del Espíritu Santo, Él agrega, «Si anhela y está indagando sinceramente, entonces apártense de sus ídolos y vengan a la Luz». Pero Edom rehusó la invitación bondadosa y ha pasado a la noche eterna.) el destino de arabia 13 Carga sobre Arabia. En el bosque, en la estepa, haced noche, oh caminantes de Dedán. (Hay un juego de palabras con la palabra «Arabia». Tiene que ver con la palabra el «ocaso». Para los hijos de Ismael, hay un ocaso de dolor mientras «se alojan en el bosque», pero no es una noche de silencio eterno. ¡Y por lo tanto ellos han continuado hasta este día!) 14 Salid a encontrar al sediento; llevadle aguas, moradores de tierra de Temá, socorred con su pan al que huye. (Los Dedanitas que huyen reciben ayuda de los descendientes de Abraham mientras ellos pasan a través de su tierra. Se les da pan y agua.) 15 Porque de la presencia de las espadas huyen, de la presencia de la espada desnuda, de la presencia del arco entesado, de la presencia de la pesadumbre de la batalla.


1155 (Esta Profecía corresponde a la invasión por Asiria, que iba acontecer en breve. Isaías ve la derrota de los Árabes, así como su huida para salvar sus vidas y de la pesadumbre de la guerra.) 16 Porque así me ha dicho el Señor: De aquí a un año, semejante a años de jornalero, toda la gloria de Cedar será desecha (la palabra «Cedar» se refiere a otra parte de Arabia; el Profeta dice que el juicio sobre Arabia acontecerá «dentro de un año»; esto corresponde a la invasión por Asiria); 17 Y los que quedarán del número de los flecheros valientes, hijos de Cedar, serán apocados: Porque el Señor Dios de Israel lo ha dicho. (Este pueblo se jacta, no solamente en su riqueza, sino en su «número de flecheros» y sus «valientes». ¡Ellos se sintieron seguros»! Sin embargo, han pecado enormemente, y ahora estaban pecando en contra de la Luz, porque el Espíritu Santo por medio del Profeta les estaba señalando exactamente lo qué iba acontecer en el futuro cercano, aún dentro de un año.) Capítulo 22 (712 a.C.)

caída de jerusalén

C

ARGA del valle de la visión. ¿Qué tienes ahora, que toda tú te has subido sobre los terrados? («El valle de la visión» es Jerusalén. Así como Babilonia, su gran rival, se presenta en el Capítulo anterior como «el desierto del mar», también Jerusalén se llama aquí «el valle de la visión». La ciudad del hombre es moral, intelectual y espiritualmente un «desierto»; la Ciudad de Dios es un centro de Visión, es decir, la Revelación Divina. Los «terrados» corresponden a los Judíos que buscan desde una posición de ventaja para los Asirios que se acercan, aunque en esa ocasión solamente una vanguardia se estaba aproximando de parte de Senaquerib.) 2 Tú, llena de alborotos, ciudad turbulen­ ta, ciudad alegre; tus muertos no son muer­ tos a espada, ni muertos en guerra. (Ezequías está revelado en este episodio como sincero en su Arrepentimiento y Fe; sin embargo, su pueblo, como revelado en esta Profecía, son insinceros. La frase, «tus muertos no son muertos a espada, ni muertos en guerra», se refiere a un bloqueo en lugar de un sitio.) 3 Todos tus príncipes juntos huyeron del arco, fueron atados: Todos los que en ti se

ISAÍAS 22:10

hallaron, fueron atados juntamente, aunque lejos se habían huido. (Este Versículo expresa la idea de que el pueblo de Jerusalén estaba paralizado por el temor, y eran impotentes contra el gran ejército de los Asirios, que exigía rendición.) 4 Por esto dije: Dejadme, lloraré amar­ gamente; no os afanéis por consolarme de la destrucción de la hija de mi pueblo. (La carga que Isaías expresa es la verdadera carga que viene solamente a los hombres Piadosos, y a aquellos que entienden la severidad de la situación. Isaías «lloró amargamente».) 5 Porque día es de alboroto, y de angustia, y de fatiga por el Señor Dios de los Ejércitos en el valle de la visión, para derribar el muro, y dar grita de socorro hasta las montañas. (Isaías declara el hecho de que el «Señor Dios de los Ejércitos» está permitiendo que eso acontezca a Judá debido al pecado. La frase, «grita de socorro hasta las montañas», no ha sido traducido adecuada-mente por los Eruditos. Probablemente se refiere a los ídolos en esas áreas, que, por supuesto, ¡no pudieron hacer bien alguno en absoluto para Judá!). 6 Y Elam tomó aljaba en carro de hombres, infantería y caballería; y Quir descubrió escudo. (Este Versículo indica que los Medo Persas acompañaban el ejército de Asiria.) 7 Y aconteció que tus hermosos valles fueron llenos de carros, y los de a caballo acamparon a la puerta. (A veces, el Señor permite a Satanás cierta libertad de acción contra nosotros, que hace la situación tan desesperante que nos vemos forzados a volver al Señor. Es una vergüenza que el Pueblo de Dios tenga que ser llevados a tal lugar, pero, aparentemente, ¡la mayoría de nosotros lo hacemos en una oportunidad u otra!) 8 Y desnudó la cobertura de Judá; y miraste en aquel día hacia la casa de armas del bosque. (La «cobertura de Judá» se refiere a lo que escondió su debilidad de ellos mismos o del enemigo — probablemente lo anterior. Dios lo descubrió y de repente ellos vieron su peligro y comenzaron a ponerse a pensar cómo podrían defenderse contra los Asirios que se aproximaban.) 9 Y visteis las roturas de la ciudad de David, que se multiplicaron; y recogisteis las aguas del estanque de abajo. (Esto es un cuadro de Ezequías cuando intentaba reparar cualquier lugar en el muro que proporcionaría cualquier tipo de ventaja para el enemigo.) 10 Y contasteis las casas de Jerusalén, y


ISAÍAS 22:11

1156

derribasteis casas para fortificar el muro. (Ciertas «casas» en Jerusalén, construidas de piedra y sin duda, lujuriosas y hermosas, fueron señaladas para la destrucción para que las piedras pudieran ser empleadas para reparar los muros.) 11 E hicisteis foso entre los dos muros con las aguas del estanque viejo: Y no tuvisteis respeto a Aquel que lo hizo, ni mirasteis de lejos a Aquel que lo labró desde hace mucho tiempo. (El pronombre «Aquel» se refiere a Jehová. No importan cuán inteligentes que los esfuerzos de Ezequías hubieran sido, el pueblo en realidad no se apoyaba sobre Dios para la Liberación, ni reconocieron que este castigo vino de parte de Él, que Senaquerib era Su Instrumento, y que Dios había «hecho» y «labrado» esta prueba ya de antemano.) 12 Por tanto el Señor Dios de los Ejércitos llamó en este día a llanto y a endechas, a raparse el cabello y a vestir saco (Aunque el Mensaje es de parte de Isaías, en realidad fue enviado por «el Señor Dios de los Ejércitos»; Él llama al pueblo al Arrepentimiento). 13 Y he aquí gozo y alegría, matando vacas y degollando ovejas, comer carne y beber vino, diciendo: Comamos y bebamos, que mañana moriremos. (Dios les había llamado a «llanto y a endechas» por sus pecados, pero en cambió Él recibió risas, chacoteos, bromas y fiestas.) 14 Esto fue revelado a mis oídos de parte del Señor de los Ejércitos: Que este pecado no os será perdonado hasta que muráis, dice el Señor Dios de los Ejércitos. (Parece que el pueblo se mofaba del Espíritu de Dios, de ahí la condenación aterradora pronunciada en este Versículo.) Sebna quitado de su oficio 15 El Señor de los Ejércitos dice así: Ve, a encontrarte con este tesorero, a Sebna el mayordomo, y dile (parece que «Sebna», el «tesorero» ordenado de la nación y, por lo tanto, en el gabinete de Ezequías, él mismo era un extraño a la Gracia de Dios; el pueblo estaba bien adherido a sus pecados y placeres, con «Sebna» como su líder en tal rebelión): 16 ¿Qué tienes tú aquí, o a quien tienes tú aquí, que labraste aquí sepulcro para ti, como el que en lugar alto labra su sepultura, o el que esculpe para sí morada en una peña? (Sebna tenía enormes preparativos para su sepultura. Él fue decepcionado. Él sería

capturado y sepultado en una tierra foránea.) 17 He aquí que el Señor te trasportará en duro cautiverio, y de cierto te cubrirá el rostro. (Las palabras, «te cubrirá», parece indicar que Sebna se había burlado del llamado del Señor para Arrepentimiento.) 18 Te echará a rodar con ímpetu, como a una bola por tierra bien lejana: Allá morirás, y allá estarán los carros de tu gloria, oh vergüenza de la casa de tu Señor. («Tu Señor» se refiere a Ezequías, pero más bien al Señor de la Gloria. Este hombre sería la vergüenza del gabinete gubernamental de Ezequías.) 19 Y él te expulsará de tu oficio, y de tu puesto serás derribado. (El pronombre «él» se refiere a Ezequías. Parece que Ezequías, basado en el consejo de Isaías, desposeyó a Sebna de su oficio público.) Eliaquín puesto en el oficio 20 Y aconteció que en aquel día llamaré a Mi siervo Eliaquín hijo de Jilquías (el oficio de «tesorero» y de prefecto del palacio fue quitado de Sebna y dado a «Mi siervo Eliaquín»; no hay honra más alta que Dios pudiera dar a cualquier hombre que darle el título sencillo de «Mi siervo»; éste fue otorgado por Él a «Eliaquín»); 21 Y Lo vestiré de tus vestiduras, y Le fortaleceré con tu talabarte, y entregaré en Sus manos tu potestad; y será padre al morador de Jerusalén, y a la casa de Judá. (Tal terminología sólo podría describir al Hijo de Dios y nuestro Salvador. Mientras Judá había sido plagado con los «Sebnas», ahora, por fin, ella será conducida por «Mi Siervo». Entonces el «gobierno estará sobre Su hombro» [Isa. 9:6].) 22 Y pondré la llave de la casa de David sobre Su hombro; y Él abrirá, y ninguno cerrará; y cerrará, y ninguno abrirá. (La «llave» espiritual de la casa de David tenía que ver con la Promesa que Dios le había hecho a David con respecto a la venida del Mesías, y que el Mesías vendría a través de su familia [II Sam., Cap. 7]. Por lo tanto para hacerlo sin lugar a dudas perfecto, el linaje de David hasta el nacimiento de Jesús concluyó tanto en José como en María, haciendo la afirmación irrefutable.) 23 Y Lo hincaré como Clavo en lugar seguro; y será por asiento de honra a la Casa de Su Padre. (Cristo es el Clavo seguro de Jehová, hincado en un lugar seguro, es decir, los cielos; nadie que está suspendido sobre Él jamás será confundido, sino, al contrario, ennoblecido.)


1157 24 Y colgarán de Él toda la honra de la Casa de Su Padre, los hijos y los nietos, incluso todos los vasos pequeños, desde las copas hasta toda suerte de jarros. (Múltiples millones pueden decir que sobre aquel «Clavo» han colgado sus esperanzas eternas para una mañana dorada y un futuro feliz. ¡Nadie será decepcionado!) 25 En aquel día, dice el Señor de los Ejércitos, el Clavo hincado en lugar seguro será quitado, y será cortado y caerá; y la carga que sobre él se puso, se echará a perder; porque el Señor habló. (El «Clavo» en el lugar seguro es Cristo. En Su Crucifixión, Él fue «cortado», pero no para Sí Mismo, sino más bien para la humanidad perdida [I Ped. 2:24; I Jn. 2:2; II Cor. 5:19; Ef. 2:16; Col. 2:14]. Por medio de Su Resurrección, sin embargo, el Clavo está puesto de nuevo en su lugar y nunca será removido ni quitado.) Capítulo 23 (715 a.C.)

mensaje a tiro: desolación

C

ARGA de Tiro: Aullad, oh naves de Tar­ sis. Porque Tiro está desolada, de modo que no hay casa, ni adonde entrar: Desde la tierra de Quitín se les dio el aviso. («Tiro», en sus días tempranos, fue una gran fortaleza. «Tarsis» se refiere a España y «Quitín» se refiere a Chipre.) 2 Callad, moradores de la isla, mercader de Sidón, que pasando el mar te abastecían. (El sentido general de las palabras, «abastecían», corresponde a Sidón, que era secundaria a Tiro y, por lo general, consentía a la supremacía de Tiro.) 3 Su provisión procedía de las sementeras de Sijor que crecen con las muchas aguas de Nilo, de la cosecha del río. Fue también em­ porio de las naciones. («Sijor» es otro nombre para el Río Nilo en Egipto. La frase, «emporio de las naciones», tiene que ver con Tiro cuando era algo de un centro de intercambio para los grandes buques de carga de Egipto y otros países.) 4 Avergüénzate, Sidón, porque el mar, la fortaleza del mar habló, diciendo: Nunca estuve de parto, ni hubiese tenido hijos, ni crié jóvenes, ni levanté vírgenes. (Este Pasaje tiene que ver con la declaración de Sidón respecto a Tiro. Aunque Tiro era la más fuerte de las dos ciudades, parece que Sidón en esencia había fundado su gran emporio de mercancía; por lo

ISAÍAS 23:12

tanto Sidón era considerado como la madre de Tiro. Sidón sería tan debilitado por la caída de Tiro que declaró que jamás podría fundar ni comenzar otra ciudad.) 5 En llegando la fama a Egipto, tendrán dolor de las nuevas de Tiro. (Los Egipcios no tenían cariño alguno hacia las naciones foráneas. Ellos eran un pueblo cuya caridad comenzaba y terminaba en casa. Pero la caída de Tiro siempre era sobresalto para ellos y sintieron que fue un mal presagio para ellos mismos.) 6 Pasaos a Tarsis; aullad, moradores de la isla. (Cuando Nabucodonosor sitió la ciudad, aproximadamente 100 años en el futuro, muchos de los habitantes huirían, llevando consigo sus riquezas. Por lo tanto cuando la ciudad por fin fue tomada, aun después de un sitio que duró trece años, Nabucodonosor encontró muy pocas cosas de valor. Se airó tanto que él destruyó por completo el lugar.) 7 ¿No era ésta vuestra ciudad alegre, su antigüedad de muchos días? Sus pies la llevarán a peregrinar lejos. (Los «pies» de Tiro eran sus naves. Como un hombre huye sobre sus pies, así los de Tiro huirían sobre sus naves.) 8 ¿Quién ha decretado esto en contra de Tiro la coronada, cuyos negociantes eran príncipes, cuyos mercaderes eran los nobles de la Tierra? (El interrogante «¿Quién ha decretado esto en contra de Tiro?» será contestado en el próximo Versículo.) 9 El Señor de los Ejércitos lo decretó, para envilecer la soberbia de toda gloria; y para abatir todos los ilustres de la Tierra. (Este Versículo nos dice que Dios fue el Único Quien tomó «consejo contra Tiro». Indica el juicio de Tiro como las arras del juicio universal aún por venir sobre el mundo, que envilecerá, o sea degradará, el orgullo de toda la gloria humana y cubrirá con desprecio los grandes de la Tierra.) 10 Pasa cual río de tu tierra, oh hija de Tarsis; porque no tendrás ya más poder. (El anuncio aquí fue dado por el Espíritu Santo que las ciudades colonas, tales como «Tarsis», no estarán sujetas más a las ataduras de Tiro.) 11 Él extendió Su mano sobre el mar, hizo temblar los reinos: El Señor mandó sobre Canaán que sus fuerzas sean debilitadas. («Él» es el Señor de la Gloria. «Él» dará instrucciones para la destrucción de la ciudad, debido a su orgullo.) 12 Y dijo: No te alegrarás más, oh tú, oprimida virgen hija de Sidón. Levántate para pasar a Quitín; y aun allí no tendrás reposo. (El significado del Pasaje es que una vez que la


ISAÍAS 23:13

1158

conquista por los Babilonios comienza, ellos no cesarán hasta que han cumplido su propósito determinado.) 13 Mira la tierra de los Caldeos; este pue­ blo no era; Asiria la fundó para los que ha­ bitaban en el desierto: Levantaron sus forta­ lezas, edificaron sus palacios; él las convirtió en ruinas. (El Profeta señala a Asiria, un gobierno más fuerte y mucho más antiguo, e insta que cayera ante el rey de los Caldeos. ¡Cuánto más seguro caería Tiro!) 14 Aullad, naves de Tarsis; porque destrui­ do es vuestro poder. (La destrucción de Alejandro de la ciudad era el cumplimiento final y completo de la Profecía. Por lo tanto la Profecía tomaría varios centenares de años para su cumplimiento total. «El molino de Dios muele lentamente pero muele extremadamente fino».) RESTAURACIÓN después de setenta años 15 Y acontecerá en aquel día, que Tiro será puesta en olvido por setenta años, como días de un rey. Después de los setenta años, cantará Tiro canción como de ramera. (La frase, «como días de un rey», significa la duración del reino Babilónico. Duraba exactamente setenta años. Durante los setenta años, Jerusalén fue cautivo y Tiro, una desolación [Jer. 25:11].) 16 Toma arpa, y rodea la ciudad, oh ramera olvidada: Haz buena melodía, reitera la canción, para que seas recordada. (Al tratar a Tiro como una ramera, el Profeta no parece tener la intención de significar que sus objetivos eran, o de todos modos habían sido, egoístas y mundanos — como para separar el hombre y Dios. La de ella había sido avaricia que es «idolatría» [Col. 3:5].) 17 Y acontecerá, que al fin de los setenta años visitará el Señor a Tiro: Y ella volverá a su lucro, y otra vez fornicará con todos los reinos del mundo sobre la faz de la Tierra. (Mientras Tiro recobró su poder, riqueza y fama, aun como aquí está registrado, la nueva ciudad fue tomada por Alejandro el Grande, que fue unos 250 años después que la anterior había sido destruida por Nabucodonosor.) 18 Pero su ganancia y su lucro será consagrado al Señor: No se guardará ni se atesorará, porque su ganancia será para los que habitan delante del Señor, para que coman hasta saciarse, y para vestido duradero. (Muchas veces, el Espíritu Santo dará Profecías que abarcarán de una edad a la

otra sin interrupción en la frase. Tal es el caso, a propósito, en esta Profecía en particular. En esencia, este Versículo mira hacia el Milenio venidero, cuando Tiro en ese entonces será bendecido por Cristo, con los tiempos antiguos ya olvidados.) Capítulo 24 (712 a.C.)

tribulación: caos, desperdicio, juicio

H

E aquí que el Señor vacía la Tierra, y la desnuda, y trastorna su faz, y hace esparcir sus moradores. (El propósito del Espíritu Santo es que el oidor de esta Profecía entienda que como Israel está afectado, al menos en alguna medida, así también está afectada la totalidad de la Tierra. Este Versículo pudiera leerse, «He aquí, Jehová devastará la Tierra de Palestina dejándola vacía, y la rasará convirtiéndola en un desierto, y la trastornará, y dispersará lejos sus habitantes».) 2 Y será como el pueblo, tal el Sacerdote; como el siervo, tal su señor; como la criada, tal su señora; tal el que compra, como el que vende; tal el que da emprestado, como el que toma prestado; como al acreedor, así también al deudor. (Los habitantes en este Pasaje están divididos entre seis grupos dobles. «Seis» en las Escrituras es el número del hombre que expresa su imperfección, porque falta para ser el número perfecto «siete». El hombre fue creado en el sexto día, y el número del futuro superhombre será «666». Estos Pasajes, de alguna forma limitada, han tenido cumplimiento en el pasado; sin embargo, su mayor cumplimiento corresponde a la Gran Tribulación aun por venir y la Batalla de Armagedón.) 3 Del todo será vaciada la tierra, y entera­ mente saqueada; porque el Señor ha pronun­ ciado esta Palabra. (Con el énfasis enfocado en «el Señor ha pronunciado esta Palabra», nos da una idea de la posición inmutable de Dios. La perfección no requiere cambio.) 4 La Tierra se pone de luto y se marchita, el mundo desfallece y se marchita; languidecen los notables del pueblo de la Tierra. (Cuando la palabra «Tierra» se emplea aquí, el múltiple empuje de este Pasaje es hacia Israel; sin embargo, durante esta época de la Gran Tribulación, los juicios de Dios, aunque concentrados en el Medio Oriente, también afectarán la totalidad de la Tierra [Mat. 24:21; Apoc., Cap. 6].)


1159 5 La Tierra también fue profanada bajo sus habitantes; porque traspasaron la ley, cambiaron el estatuto, y quebrantaron el Pacto Eterno. (La razón para la Gran Tribulación que está por venir es debido a la violación tajante de la Palabra de Dios [Mat. 24:21].) 6 Por esta causa la maldición ha devorado la Tierra, y sus moradores fueron asolados; por esta causa fueron consumidos los habitantes de la Tierra, y se disminuyeron los hombres. (La justicia de esta acción Divina está declarada en los Versículos 5 y 6. Este Pasaje básicamente habla de la Segunda Venida de Cristo, cuando tantos hombres serán matados que la sangre correrá hasta la altura de los frenos de los caballos [Apoc. 14:20; Ezeq. 38:22].) 7 Se perdió el vino, enfermó la vid, gimie­ ron todos los que eran alegres de corazón. (En los tiempos de antaño, la cosecha constituía días de regocijo de celebración festiva. Era la época más grandiosa del año. Pero durante esta época venidera, no habrá ninguno que estará «alegre de corazón», sino solamente aquellos que «gimen».) 8 Cesó el regocijo de los panderos, y se acabó el estruendo de los que se huelgan, paró la alegría del arpa. (Todo es consternación y miseria — desolación en el presente y peor desolación que se espera en el futuro.) 9 No beberán vino cantando: La bebida será amarga a los que la bebieren. (Este Pasaje no significa que los hombres cesarán de tomar alcohol; probablemente tomarán aun más, pero sin cualquier regocijo acompañante que por lo general corresponde a tal acción. Durante los últimos tres años y medio de la Gran Tribulación, no habrá más «gozo» en Israel.) 10 Quebrantada está la ciudad de la vanidad; toda casa está cerrada, para que no entre nadie. (Esto probablemente se trata de Jerusalén. El caos reina. No hay vida cívica, no hay gobierno, no hay orden y nada sólo confusión [Zac. 14:2].) 11 Voces sobre el vino en las plazas; todo gozo se oscureció, se desterró la alegría de la Tierra. (Durante la Gran Tribulación, hay una implicación que grandes cantidades de alcohol serán consumidas. Ellos desearán su opiato para la inconsciencia que produce cuando se toma en exceso.) 12 Lo que queda en la ciudad es desolación, y con ruina fue destrozada la puerta. (Ninguna cantidad de negociaciones, diplomacia ni acuerdos de tregua pueden detener la marcha

ISAÍAS 24:17

inevitable de esta condenación venidera, debido a lo que el Tercer Versículo dice, «El Señor ha pronunciado esta Palabra». Aunque este juicio es horripilante, todavía, no tiene el propósito por el Señor de ser punitivo, sino más bien correctivo. El remanente Judío se regocija 13 Porque así será en medio de la tierra, en medio de los pueblos, como un olivo sacudido, como rebuscos después de la vendimia. (La idea de este Versículo es para que se muestre la gran cantidad de Judíos que serán matados en la última mitad de la Gran Tribulación y en la Batalla de Armagedón. Zacarías dice que dos tercios morirían [Zac. 13:8]. Hay aproximadamente 5 millones de Judíos en Israel en la actualidad. La muerte de dos tercios dejaría cerca de 1.6 millones de sobrevivientes. Como dicho, ¡no será un tiempo placentero! 14 Estos alzarán su voz, cantarán gozosos en la grandeza del Señor, desde el mar darán voces. (Esto se refiere al remanente que queda en el comienzo de la Edad del Reino, después que Cristo ha vuelto, y a aquellos que quedan en Israel que le han aceptado como Salvador y Señor. Habrá gran regocijo [Zac. 13:9].) 15 Glorificad por esto al Señor en los valles: En las islas del mar sea nombrado el Señor Dios de Israel. (En algunas otras traducciones las palabras «en los valles» fueron traducidas en los «fuegos», que es una traducción desafortunada. Lo que el Hebreo parece sugerir es que el «Señor» será glorificado aun hasta las fronteras de Israel. «Desde el mar darán voces» se refiere a la frontera en el lado occidental, que es el Mediterráneo.) una edad nueva sigue al juicio 16 De lo postrero de la Tierra oímos salmos: Gloria al justo. Y yo dije: ¡Mi flaqueza, mi flaqueza, ay de Mí! Prevaricadores han prevaricado; y han prevaricado con prevaricación de desleales. (El «Justo» es el «Mesías». Israel rechazó al «Justo» y aceptó a los «prevaricadores», que les trajo una terrible «flaqueza». Ahora por fin ellos se darán cuenta de su equivocación trágica, y, al fin y al cabo, glorificarán al «Justo», es decir a «Cristo».) 17 Terror, fosa y lazo sobre ti, oh morador de la Tierra. (La Profecía ahora regresa a la


ISAÍAS 24:18

1160

época de la Gran Tribulación. El «terror» cautivará la totalidad de la humanidad y aun la atmósfera.) 18 Y acontecerá que el que huirá de la voz del terror, caerá en la fosa; y el que saliere de en medio de la fosa será preso del lazo: Porque de lo alto se abrieron ventanas, y temblarán los fundamentos de la Tierra. (Estos grandes juicios en la Gran Tribulación venidera afectarán la totalidad de la Tierra [Apoc. 6:12-17; 11:13; 16:17-21].) 19 Se quebrantarán del todo la Tierra, enteramente desmenuzada será la Tierra, en gran manera será la Tierra conmovida. (La implicación de los Eruditos es que esta misma traducción tanto en la versión castellana como la inglesa es muy débil comparado con la original. Gigantescos terremotos, mayores de los que el mundo jamás ha presenciado, sin duda jugarán un papel decisivo en esta gran calamidad [Apoc. 16:18].) 20 Temblará la Tierra vacilando como un borracho, y será removida como una choza; y se agravará sobre ella su pecado, y caerá, y nunca más se levantará. (La frase, «será removida como una choza», significa oscilarse de un lado a otro como una hamaca. ¡Durante esta época, bien se puede imaginar qué ocurrirá a las mareas, montañas y aun los vastos continentes! [Apoc.16:16-21].) 21 Y acontecerá en aquel día, que el Señor visitará sobre el ejército sublime en lo alto, y sobre los reyes de la Tierra que hay sobre la Tierra. (Las palabras, «en aquel día», se refiere a la Batalla de Armagedón. En ese entonces, el Señor en la Segunda Venida tratará con todos los hombres valientes sobre la Tierra, más Satanás, los espíritus demoníacos y los ángeles caídos [Apoc. 19:19-21; 20:1-10].) 22 Y serán amontonados como se amontonan encarcelados en mazmorra, y en prisión quedarán encerrados, y serán castigados después de muchos días. (Satanás y todos los ángeles caídos y espíritu demoníacos serán encerrados en el abismo durante unos mil años [Apoc. 20:1-7]. Al final de los mil años será la segunda resurrección a la condenación, cuando cada uno de los inconversos que haya vivido comparecerá delante de Dios en el Juicio del Gran Trono Blanco. No habrá ningún indulto. Por lo tanto, Jesucristo puede ser tu Salvador hoy o tu Juez mañana; pero de una manera u otra, todos comparecerán delante de Cristo [Apoc. 20:11-15].)

REINADO MILENario DEL MESÍAS 23 La luna se pondrá colorada, el sol no sa­ brá donde esconderse, avergonzado, cuando el Señor de los Ejércitos reine en el Monte de Sión y en Jerusalén, y delante de Sus ancianos sea glorioso. (El Capítulo clausura con esta Promesa gloriosa de la Edad del Reino venidero.) Capítulo 25 (712 a.C.)

adoración milenaria: alabanzas por los justos juicios de dios

S

eñor, Tú eres mi Dios: Te ensalzaré, alabaré Tu nombre; porque has hecho maravillas, Tus consejos, de antaño, son fie­ les y verdaderos. (Este Capítulo corresponde a la mañana del Milenio venidero, cuando la causa del todo sufrimiento será quitada y la causa de toda la vida será entronada. Él es Cristo. Las Promesas son gloriosas y seguramente acontecerán.) 2 Porque has convertido aquella ciudad en montón de escombros, la ciudad fuerte en ruina: Has demolido el palacio de los extraños para que no sea ciudad; y nunca jamás sea reedificada. (Las cosas acentuadas en este Capítulo incluyen la destrucción de Babilonia, que representa toda la rebelión del hombre contra Dios. Nunca será reconstruida. El pecado y la rebelión han gozado de su día; la Justicia ahora prevalece.) 3 Por esto te dará gloria el pueblo fuerte, la ciudad de naciones crueles (Babilonia) te temerá. (Babilonia, no importa la ciudad actual o el sistema, es la ciudad indicada en el Versículo 2; será reconstruida por el Anticristo, quien la encabezará; ella expresará toda la oposición al Verdadero Príncipe de este mundo desde el día de su fundación por Nimrod. Pero ahora todo esto tendrá su fin, nunca se levantará otra vez.) 4 Porque fuiste fortaleza al pobre, fortaleza al necesitado en su aflicción, amparo contra el turbión, sombra contra el calor: Porque el ímpetu de los violentos es como turbión contra el muro. (El «pobre» y «necesitado» en este Pasaje se refieren a Israel en particular y a todos quienes siguen al Señor en todas las edades, en oposición al «pueblo fuerte» y a las «naciones crueles» en el Versículo 3, quienes se oponen al Pueblo de Dios. Mientras los esfuerzos del Maligno contra el hijo de Dios son poderosos, todavía, ¡la protección para el Justo es Todopoderoso!)


1161 5 Como el calor en lugar seco, así humi­ llarás el orgullo de los extraños; y como calor debajo de nube, harás marchitar el renuevo de los poderosos. (La Profecía ahora vuelve del Reinado Milenario atrás hasta la Batalla de Armagedón y la derrota del Anticristo.) alabanza por las bendiciones al pueblo de dios y juicios sobre los enemigos 6 Y el Señor de los Ejércitos hará en este monte a todos los pueblos un banquete de ricos manjares, buenos vinos, de jugosos asados, de vinos escogidos. (La grandeza de esta «fiesta» está vívidamente sugerida por la manera en que se emplea las palabras que se adjuntan. Esto es aun más aparente en el Texto Hebreo. La Edad del Reino será la época más grandiosa que el mundo jamás ha conocido. Por primera vez, el planeta Tierra tendrá descanso de toda guerra, hambruna, dolor y enfermedad.) 7 Y deshará en este monte la máscara de la cobertura con que están cubiertos todos los pueblos, y la cubierta que está extendida sobre todas las naciones. («En este monte» se refiere a la cede de Cristo sobre la Tierra, que será Jerusalén y el Monte Sión. Desde la caída de Adán, nadie jamás ha visto al mundo o al hombre, como Dios los había creado originalmente. Cuando Cristo vuelva otra vez, por primera vez las cosas serán lo que deben ser, porque Cristo reina.) 8 Él se tragará la muerte por la victoria para siempre; y enjugará el Señor toda lágrima de todos los rostros: Y quitará la afrenta de Su pueblo de toda la Tierra: Porque el Señor lo ha dicho. (El «tragarse la muerte por la victoria» tiene que ver con la Primera Resurrección a la vida. Mientras la muerte no será quitada totalmente de la Tierra durante la Edad del Reino, definitivamente será quitada totalmente para todos los que conocen a Cristo. Oseas, quien era un contemporáneo de Isaías, fue el primero en mencionar la derogación de la muerte. Por lo demás, el Pasaje por Isaías era el primer anuncio que la muerte iba a desaparecer y cesar de existir como una posibilidad. Tener tal anuncio como este fue un enorme avance sobre las concepciones oscuras y vagas de una vida futura corriente durante esa época. De ahí, los hombres habían sido «por medio del temor de la muerte todas sus vidas sujetos a servidumbre» [Heb. 2:14]. Ahora, ellos fueron enseñados que

ISAÍAS 25:12

en la vida de la Resurrección no habría temor en ninguna posibilidad de muerte. La aclamación gozosa del Apóstol Pablo, cuando él cita este Pasaje presente [II Cor. 15:54], es el cántico natural de acción de gracias de la humanidad que fue reafirmada de reconocer su Liberación final del terror indecible de la muerte y lo desconocido del más allá. Este gran anuncio se clausura con las palabras «El Señor lo ha dicho». No puede haber retractación alguna. Las bendiciones prometidas con certeza se obtendrán. Como dicho, esto será durante el Reinado Milenario.) 9 Y se dirá en aquel día: He aquí este es nuestro Dios, Le hemos esperado, y nos salvará; éste Varón es el Señor a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en Su Salvación. (Las palabras, «en aquel día», ubica el factor del tiempo de este gran anuncio en el Milenio, que es lo mismo de la «Edad del Reino». La frase, «este es nuestro Dios», significa «este Varón es Jehová», que se refiere a Cristo. Las palabras, «nos salvará», se refiere a la Segunda Venida, cuando el Señor de la Gloria, Aquel que ellos rechazaron la primera vez, vendrá y les salvará. Él es el único Quien puede salvarles.) 10 Porque la mano del Señor reposará en este monte, y Moab será trillado debajo de Él, como es trillada la paja en el muladar. (Otra vez, «este monte» se refiere al Monte Sión en Jerusalén. Los primeros nueve Versículos de este Capítulo contienen el cántico que haya de cantarse, los últimos tres, la suscripción de la fe en cuanto a la certeza de que será cantado. «Moab» es representativo de toda clase de hostilidad humana. De hecho, los Moabitas durante tiempos antiguos eran los más implacables de todos los enemigos de Israel [II Rey. 24:2; Ezeq. 25:8-11]. Por lo tanto, se les considera como los representantes más apropiados de los adversarios humanos de Dios.) 11 Y extenderá Su mano por en medio de él, como la extiende el nadador para nadar: Pero Dios abatirá su orgullo con la destreza de sus manos: (Cristo solamente tendrá que dar el decreto y será hecho; esto se refiere a cualquier cosa que se necesite o requiere. Todos los enemigos de la Justicia serán derrotados, y para siempre.) 12 Y allanará la fortaleza de tus altos mu­ ros: Los humillará, los derribará por tierra, hasta el mismo polvo. («Tus muros» se refiere tanto a Babilonia como a Moab. Por lo tanto,


ISAÍAS 26:1

1162

Babilonia y Moab están moralmente unidos en esta Profecía. Babilonia muchas veces aparece como el opresor político y Moab como el corruptor espiritual [Núm., Caps. 22-24]. La idea es que esta «fortaleza» de Satanás será derribada hasta la tierra, aun hasta el mismo polvo, que asegura la derrota segura, total y absoluta, para nunca jamás levantarse de nuevo.) Capítulo 26 (712 a.C.)

un cántico milenario: alabanza por la salvación de los justos y el castigo de los impíos

E

N aquel día entonarán esta canción en tierra de Judá: Fuerte ciudad tenemos: Salvación puso Dios por muros y antemuro. (La totalidad de este Capítulo es un cántico Milenario que habrá de ser cantado por Judá como un cántico de triunfo en ese Feliz Día venidero. La «noche» del cautiverio y subyugación de Israel [Vs. 9] será sucedida por el «día» de su Restauración y gloria. «La ciudad enaltecida» [Babilonia, Vs. 5], representativa de todo el poder de Satanás, será destruida, y la «ciudad fuerte» [Jerusalén] será hermoseada y fortificada por Jehová, su Salvación. Las palabras, «en aquel día», significa el Milenio venidero, y por consiguiente aún no ha sido cumplido.) 2 Abrid las puertas, para que entre la nación justa, guardadora de la verdad. (Israel nunca ha guardado completamente «la Verdad», pero ahora lo hará. «La Verdad» es la Palabra de Dios.) 3 Tú le guardarás en completa paz, cuyo pensamiento en Ti persevera; porque en Ti se ha confiado. (La idea central de este Pasaje es la «Paz». Se refiere al Feliz Día venidero del Milenio, cuando Cristo, el Príncipe de Paz, reine supremamente sobre la Tierra. Además, todo Creyente en la actualidad puede disfrutar del tremendo fruto de esta Promesa por medio de mantener nuestras mentes centradas y enfocadas en Cristo y lo que Cristo ha hecho por nosotros en la Cruz. Esto demuestra una «confianza» total y completa.) 4 Confiad en el Señor para siempre: Porque en el Señor Jehová está la roca de la eternidad nuestra fortaleza sempiterna (Jehová es La Roca de la Eternidad, El Que es

El Invencible, El Que es El Fuerte Eterno. La implicación de este Versículo es que mientras los hombres, aun hombres fieles, a veces son infieles, se puede confiar en el Señor «para siempre». Él no cambiará ni desviará en dirección. Lo que Él dice hoy, Él dirá mañana). 5 Porque derribó a los que moraban en lugar sublime: Humilló la ciudad enaltecida, la humilló hasta la tierra, la derribó hasta el polvo. («La ciudad enaltecida» es Babilonia. Habla de los esfuerzos de Satanás por medio del hombre desde el comienzo, y nunca más se levantará otra vez. Inmediatamente antes o en la Segunda Venida el Señor «la derribará».) 6 La hollará pie, los pies del pobre, los pasos de los necesitados. (El «pobre» y «necesitado» constituyen Israel. Ahora, vigorizada por Cristo, ella aplastará la gloria y el poder del enemigo.) el camino de los justos 7 El camino del justo es rectitud: Tú, oh Dios que eres Recto, pesas el camino del justo. (El camino del justo se puede describir con una sola palabra — rectitud. El «Dios que eres Recto» es Cristo. Él es Aquel Quien allana el «camino del justo». Además, sólo se puede ser «justo» en Cristo y Fe en lo que Él hizo por nosotros en la Cruz.) 8 También en el camino de Tus Juicios, oh Señor, Te hemos esperado: A Tu nombre y a Tu memoria es el deseo del alma. (La nación justa y la persona justa no seguirán los juicios de su propia sabiduría, sino caminarán en el camino de los Juicios Divinos, y en la energía de la verdadera afección por el ausente pero esperado Mesías.) 9 Con mi alma Te he deseado en la noche; y en tanto que me durare el espíritu en medio de mí, madrugaré a buscarte: Porque luego que hay juicios tuyos en la Tierra, los moradores del mundo aprenden justicia. (Esto es similar a una porción de la oración del Señor, «Sea hecha Tu Voluntad, como en el Cielo, así también en la Tierra» [Mat. 6:10]. Aun esta oración debe ser contestada, ¡pero de seguro será contestada!) el camino del impío 10 Aunque se muestre piedad al impío, él todavía no aprende justicia; en tierra de rectitud hará iniquidad, y no mirará a la majestad del Señor. (Este Versículo predice la


1163 presente dispensación de la Gracia y predice el rechazo del hombre a ella. Los Versículos 9 y 11 señalan el día de la ira que la seguirá. Luego el hombre aprenderá que Dios es fiel a Su Pueblo y justo en Su Castigo a sus adversarios.) 11 Señor, bien que se alce Tu mano, pero ellos no ven: Por fin verán, y se avergonzarán los que envidian a Tu pueblo; y a Tus enemigos fuego los consumirá. (Este Versículo se puede entender como sigue: «Señor, Tu Mano está levantada con indignación en defensa de Tu Pueblo, Israel; aunque las naciones impías no lo reconocen; pero ellos verán Tu Celo por Tu Pueblo antiguo, y se avergonzarán; y el fuego reservado para Tus Enemigos los devorará». ¡Si los hombres no se rinden a la Gracia de Dios, tendrán que doblar sus rodillas ante Su Ira!) oración del pueblo de dios contestada 12 Señor, Tú nos darás la paz; porque también obraste en nosotros todas nuestras obras. (Así como es con Israel, así es con los Creyentes; nuestra Salvación está dada y lograda por Dios Solo.) 13 Señor Dios nuestro, otros señores se han enseñoreado de nosotros fuera de Ti; pero en Ti solamente nos acordaremos de Tu nombre. (Los «otros señores» eran los opresores del pasado. Pero es el Señor Solo Quien tiene las respuestas.) 14 Muertos son, no vivirán: Han fallecido, no resucitarán: Porque los visitaste, y des­ truiste, y deshiciste toda su memoria. (Aquellos que se oponen Israel Isaías dice, son «muertos» y «fallecidos», y no se levantarán para vivir en la Primera Resurrección [Apoc. 20:6]; sin embargo, ellos se levantarán en la Segunda Resurrección de condenación [Apoc. 20:14-15], y luego ellos serán castigados, destruidos y hecho que toda su memoria perezca.) 15 Has aumentado la nación, oh Señor, has aumentado la nación: Te has glorificado: La has removido hasta los confines de la Tierra. (El Señor ha aumentado a Israel, y luego la ha removido, debido a la rebelión en contra de la Justicia. Pero Israel será restaurado.) 16 Señor, en la angustia acudieron a Ti: Derramaron la oración cuando vino sobre ellos Tu castigo. (Israel ha hecho esto muchas veces en el pasado, pero lo hará aun de una manera más intensa durante la última mitad de la Gran Tribulación. En esa época, ellos

ISAÍAS 26:21

verdaderamente estarán «en angustia» [Jer. 20:1-9; Dan. 12:1; Apoc., Cap. 12].) 17 Como la mujer encinta cuando se acerca el parto gime, y da gritos con sus dolores, así hemos sido delante de Ti, oh Señor. (Pablo aludía a esto en I Tes. 5:3. Israel en ese entonces se dará cuenta que el Anticristo en realidad no es el Mesías, pero un impostor, que significa que la última mitad de la Gran Tribulación va a ser un tiempo terrible para Israel, en realidad más terrible de lo que ella jamás ha conocido [Mat. 24:21].) 18 Concebimos, tuvimos dolores de parto, pero hemos al parecer dado a luz viento: Ninguna liberación hicimos en la Tierra, ni cayeron los moradores del mundo. (No ha producido nada en el mundo sino «viento». No trajeron ninguna «liberación en la Tierra», como Dios tenía como propósito, porque ellos se ensoberbecieron en su propia justicia. «Los habitantes del mundo», efectivamente los Gentiles, no se doblaron de rodillas al Dios de Israel, sino en cambio continuaron adorando ídolos [Rom. 10:1-3].) resurrección de los justos; castigo de los injustos 19 Tus muertos vivirán; junto con mi cuerpo muerto resucitarán. ¡Despertad y cantad, moradores del polvo! Porque el rocío tuyo es luz del rocío de tu prosperidad, y la Tierra echará fuera los muertos. (El Espíritu Santo en este Pasaje declara la Verdad de la Resurrección venidera de la Vida [I Tes. 4:16-18]. La frase, «Y la Tierra echará fuera los muertos», se refiere a los gigantes, los Refaitas, o sea los Nefilim [todos son nombres que se traducen por «gigantes» de la palabra Hebrea «nefíl»], que la Tierra no rendirá en la Resurrección. Esto corresponde a los ángeles caídos que cohabitaron con las mujeres, produciendo una raza de gigantes [Gén. 6:4].) 20 Ven, pueblo Mío, entra en tus aposentos, cierra tu puerta sobre ti; escóndete por un corto momento, hasta que pase la indignación. (Esto habla de la última mitad de la Gran Tribulación, y se compone cerca de tres años y medio. En esa época, cuando Israel será invadido por el Anticristo, huirá a Petra, que está en el Jordán de hoy en día, que comprende el área una vez conocido como Edom y Moab.) 21 Porque he aquí que el Señor sale de su lugar, para visitar a los habitantes de la Tierra por su iniquidad; y la Tierra descubrirá sus sangres, y no encubrirá ya más sus muertos.


ISAÍAS 27:1

1164

(Esto proclama la Ira de Dios que será derramada sobre la Tierra en la Gran Tribulación venidera. Se refiere, además, a la Batalla de Armagedón, que tomará lugar en la conclusión misma de la Gran Tribulación.) Capítulo 27 (712 a.C.)

Satanás derrotado en la batalla de armagedón

E

N aquel día el Señor visitará con Su espa­ da dura, grande y fuerte, sobre Leviatán, serpiente veloz, y sobre Leviatán serpiente tortuosa; y matará al dragón que está en el mar. (Las palabras, «en aquel día», se refiere a la Gran Tribulación y el Milenio. Además, «Leviatán» se refiere a Satanás. La victoria sobre el «Maligno» acontecerá en la Batalla de Armagedón [Apoc., Cap. 19].) Un cántico milenario 2 En aquel día cantad de la viña del vino rojo. (Esto se refiere al Milenio, cuando esta «Viña» que se llama Israel, al fin y al cabo, producirá el fruto apropiado, ¡y en cantidades abundantes!) 3 Yo el Señor la guardo, cada momento la regaré; la guardaré de noche y de día, para que nadie la dañe. (Esto garantiza que Israel nunca más va a vagar, sino más bien andará cerca del Señor, y para siempre.) 4 No hay enojo en Mí. ¿Quién pondrá contra Mí en batalla espinos y cardos? Yo los hollaré, los quemaré todos juntamente. (El enojo del Señor hacia Judá ha sido aplacado eternamente, porque ellos Lo han aceptado como Salvador y Señor. Además, Él no permitirá que «espinos y cardos» crezcan en su Viña. En efecto, será una viña pura.) 5 A menos que echen mano esos enemigos de Mi amparo, y hagan paz conmigo, sí, ¡que hagan paz conmigo! (Ahora el Señor se dirige a las naciones del mundo que anteriormente habían tomado partido con el Anticristo. El Señor las invitará a estas naciones a que «hagan paz conmigo». ¡Cada indicación es que ellos lo harán!) 6 Días vendrán cuando Jacob echará raíces, florecerá y echará renuevos Israel, y la faz del mundo se llenará de fruto. (Al estar ahora Israel en su justo lugar asegurará las bendiciones de la totalidad del mundo [Sal. 67].)

7 ¿Acaso ha sido herido como quien lo hirió? ¿O ha sido muerto como los que lo mataron? (El interrogante de este Versículo es: «¿Castigó Dios a Israel con la misma medida que Él hirió a sus opresores?» El Versículo siguiente proporciona la respuesta. La respuesta es «¡No!») 8 Con medida la castigó en sus vástagos. Echándola de su casa desterrándola. Lo des­ pidió de un soplido tan fuerte como viento tempestuoso del este. (Las palabras, «con medida», se refiere a ser una purga para Israel, pero no para su destrucción. Las palabras, «en sus vástagos», se refiere al golpe de juicio que estaba destinado para corrección y no para destrucción. El «viento tempestuoso» fue suavizado también así como el viento tempestuoso y violento «del este». Israel es un pueblo misterioso en todas las edades. Por todos los registros lógicos, ellos debieran de haber desaparecido a la noche oscura ya hace mucho tiempo; sin embargo, a pesar de los ataques feroces por el enemigo, han quedado un pueblo viable. ¡Es debido a este único Versículo!) 9 De esta manera pues será expiada la iniquidad de Jacob; y éste será todo el fruto capaz de eliminar su pecado, cuando volvie­ re todas las piedras del altar como piedras de cal desmenuzadas, y no se levantarán los bosques, ni las imágenes del sol. (El efecto limpiador de esta purga de la Viña está declarado. En este Versículo, la palabra «fruto» significa «resultados». El resultado del castigo es que la iniquidad está purgada y el pecado quitado. Esto no es necesariamente la expiación de la culpa por la Expiación de Cristo, porque esto ya ha sido hecho, sino es la purga de una rama ya en la Vid Verdadera [Zac. 13:1; Jn Cap. 15].) 10 Porque la ciudad fortificada será asolada, la morada será desamparada y dejada como un desierto: Allí se apacentará el becerro, allí tendrá su majada, y acabará sus ramas. (La «ciudad fortificada» es Jerusalén, Isaías ahora vuelve a su día presente, y habla de la destrucción venidera de Jerusalén por Nabucodonosor. Ésta acontecería un poco más de cien años más tarde. Jerusalén fue destruida otra vez en el año 70 d.C. Y aunque estaba poblada, y ha sido así desde aquel entonces hasta ahora, todavía, durante los últimos 2.000 años, en cuanto a Dios se refiere, en el sentido espiritual está «dejada como un desierto».) 11 Cuando sus ramas se secaren, serán quebradas; mujeres vendrán a encenderlas:


1165 Porque aquél no es pueblo de entendimiento; por tanto su Hacedor no tendrá de él misericordia, ni se compadecerá de él El Que lo formó. (Un poco más de cien años después de esta Profecía, Israel fue «quebrada», exactamente como fue profetizado por Isaías.) israel será recogida al monte sión 12 Y acontecerá en aquel día, que herirá el Señor desde la corriente del río hasta el to­ rrente de Egipto, y vosotros, hijos de Israel, seréis reunidos uno por uno. (Las palabras, «en aquel día», como de costumbre, habla del Milenio. Después que Israel acepta a Jesús como su Salvador y Señor, como ellos lo harán inmediatamente después de la Segunda Venida, habrá una gran migración de Judíos de todas partes del mundo a Israel, y con gran gozo.) 13 Acontecerá también en aquel día, que sonará la gran trompeta, y vendrán los que habían sido esparcidos en la tierra de Asiria, y los que habían sido echados en tierra de Egipto, y adorarán al Señor en el Monte Santo, en Jerusalén. («La gran trompeta» será la Trompeta del Jubileo, llamando a todo Israel a la Fiesta de los Tabernáculos, que será celebrada con y al Mesías en Jerusalén. ¡Cuando la «trompeta» suena, «los desterrados» por fin estarán en casa!) Capítulo 28 (725 a.C.)

ay de efraín

¡

Ay de la orgullosa corona de los borrachos de Efraín, y de la caduca flor de su hermosura gloriosa, que está sobre la cabeza del valle fértil de los aturdidos del vino! (Los Capítulos 28 al 35 se los puede considerar como una sola Profecía continua. Sus «ayes» están contrastados con las «cargas» de la sección anterior. En estos «ayes», el propósito Divino está puesto alternativamente en un contraste tajante. Los hombres de Efraín [el Reino del Norte] eran borrachos, tanto en realidad como en el sentido moral. Estaban intoxicados con el vino fuerte de la idolatría.) 2 He aquí el Señor tiene uno que es fuerte y poderoso: Como turbión de granizo y como torbellino trastornador; como ímpetu de recias aguas que inundan, con fuerza derriba a Tierra. (El «fuerte y poderoso» responde al rey de Asiria, quien había de destruir el Reino del

ISAÍAS 28:7

Norte y, de este modo, llevar a las Diez Tribus al cautiverio [II Rey., Cap. 17]. Además, después de las palabras «derribada a Tierra», agrega las palabras, los «borrachos de Efraín».) 3 Con los pies será hollada la corona de soberbia de los borrachos de Efraín (esta «corona de soberbia» es el espíritu de satisfacción con sí mismos y jactancia del pueblo Israelita, quienes serán «derribados a Tierra» por los Asirios); 4 Y será la flor caduca de la hermosura de su gloria que está sobre la cabeza del valle fértil, como la fruta temprana, la primera del verano, la cual, en viéndola el que la mira, se la traga tan luego como la tiene a mano. (Los higos maduran en agosto, pero algunos que maduran en junio son considerados un gran manjar. Inmediatamente, son arrancados y comidos. Así Senaquerib, el príncipe de Asiria, tragaría rápida y completamente a Samaria.) 5 En aquel día el Señor de los Ejércitos será por corona de gloria y diadema de hermosura al remanente de Su pueblo. (Un rayo brillante de los Versículos 5 y 6 cae sobre la oscuridad de este Capítulo. La Profecía de estos dos Versículos corresponde al día de Isaías, así como al Milenio venidero.) 6 Y por espíritu de juicio al que se sentare en juicio, y por fortaleza a los que harán volver la batalla hasta la puerta. (Ezequías llegó al trono de Judá solamente tres años antes que el sitio fatal de Samaria, el Reino del Norte, comenzó. Fue el alba del día de la promesa del Reino del Sur, tal como el Profeta parece señalar en estos dos Versículos. Bajo Ezequías, el Señor hará volver «un espíritu de juicio», que corresponde al dar seguimiento a la Biblia. La «fortaleza» de que se trata aquí corresponde a Ezequías cuando hiere a los Filisteos, etc. [II Rey. 18:18) ay de judá 7 Pero también éstos (Judá) erraron con el vino; y con la sidra se entontecieron; el Sa­ cerdote y el Profeta erraron con la sidra, fue­ ron trastornados del vino, se aturdieron con la sidra, erraron en la visión, tropezaron en el juicio. (Los magistrados eran los «Sacerdotes». Los Predicadores eran «Profetas». Estos estaban borrachos en el Pulpito [«erraron en la Visión»] y estaban vacilantes mientras en el tribunal [«tropezaron en el juicio»]. Esto nos dice que la reformación efectuada por Ezequías era


ISAÍAS 28:8

1166

simplemente una reformación a medias. Quitó la idolatría pero dejó intacto una variedad de males morales.) 8 Porque todas las mesas están llenas de vómito y suciedad, hasta no haber lugar limpio. (Isaías dice, «hasta no haber lugar», que se refiere al hecho de que toda parte de Judá, desde el orden que regía hasta el orden Sacerdotal, estaba contaminado. ¡Era una tremenda acusación!) 9 ¿A quién se enseñará conocimiento, o a quien se hará entender doctrina? ¿A los destetados de leche? ¿A los recién quitados de los pechos? (Este Versículo tiene como propósito ser entendido como palabras mofadoras de los hombres perversos de Jerusalén [v. 14]. Ellos se burlaban de Isaías con sus propias palabras, «conocimiento» y «doctrina», que insinuaba que ellos eran simples «expresiones de boga». El término traducido «doctrina» apropiadamente significa «noticias», e involucra la idea de que el Profeta obtuvo las enseñanzas así designadas por Revelación directa de parte de Dios.) 10 Porque es precepto sobre precepto, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá (la palabra Hebrea para «precepto» es «tsav» y significa «citación» o «mandamiento». La segunda palabra «precepto» es de la palabra Hebrea, «tsava», que significa «imponer» o «decretar, mandar, ordenar». La palabra Hebrea para «línea» es «cav», que significa «una regla, un cordel para medir, un poquito allí, un poquito allá». La idea es que todo tiene que ser medido por la Palabra de Dios. Ninguna otra «medida» será aceptada. Seguro, Judá no la alcanzaba de modo deplorable.): 11 Porque en lengua de tartamudos, y en extraña lengua hablará a este pueblo. (La frase, «lengua de tartamudos», se refiere a un lenguaje apropiado que se habla, pero aun la gente que lo escucha no lo entiende. Pablo citó este mismo Pasaje en cuanto al Don de Lenguas como una señal a los incrédulos [I Cor. 14:21-22]. Muchas veces, el Espíritu Santo emplea circunstancias extrañas para presentar la Profecía que proclama unos tremendos eventos venideros muy importantes, aun como esta Profecía lo hace. También tal era la Profecía dada por medio de Isaías del Nacimiento de Cristo por medio de una «virgen» [Isa. 7:14]. La ocasión sería la incredulidad, burlas y desdén del impío Acaz. Por lo tanto, parece que el Espíritu Santo

diseñó ambas de estas Profecías [el Nacimiento Virginal de Cristo y el Bautismo por el Espíritu Santo], ¡para ocasionar la fe en los Creyentes y la incredulidad en los burladores!) 12 A los cuales El dijo: Este es el reposo: Dad reposo al cansado; y éste es el refrigerio: Pero no quisieron oír. (Conjunto con el Versículo 11, este nos dice que el hablar con otras lenguas proporciona un «reposo» del cansancio de la jornada de la vida. Además, el hablar en otras lenguas proporciona un «refrigerio», que rejuvenece a la persona. Mucha gente pregunta, «¿Qué valor tiene el hablar en otras lenguas?» Precisamente esto mencionado por Isaías indica dos bendiciones, de las cuales hay muchas. Lamentablemente, a pesar de este don tremendo dado al pueblo de Dios, al menos a aquellos que creerán, como Judá del antaño, la mayoría «no quieren oír», aun como Pablo citó Isaías [I Cor. 14:21].) 13 La Palabra pues del Señor les era precepto sobre precepto, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá; a fin de que vayan adelante, y caigan hacia atrás, y sean quebrantados, y sean enredados y apresados. (El significado es que debido a que ellos no quisieron oír, por lo tanto, por medio de un justo juicio, la simplicidad del Evangelio llegaría a ser un tropezadero para ellos, que resultaría en su cautiverio. Mientras este «cautiverio» corresponde a Judá del antaño, también corresponde a los Cristianos modernos quienes «no quisieron oír».) Jerusalén advertido 14 Por tanto, varones que son burlones gobernantes sobre este pueblo que está en Jerusalén, oíd la Palabra del Señor. (Ahora Isaías vuelve de la denuncia de los Sacerdotes y Profetas, quienes especialmente se oponían a sus enseñanzas, a una amenaza de los grandes hombres que conducían el curso de los asuntos públicos. Él los llamó «varones que son burlones gobernantes».) 15 Por cuanto habéis dicho: Hemos hecho pacto con la muerte, y con el Infierno tenemos hecho convenio; cuando pasare el azote, cual torrente, no nos alcanzará, porque hemos puesto las mentiras por nuestro refugio, y en la falsedad nos esconderemos (el «pacto con la muerte» del cual Isaías está hablando muy probable era la alianza que Judá tenía con Egipto. También se refiere al «pacto» que Israel


1167 hará con el Anticristo en el comienzo de la Gran Tribulación. Es muy interesante ver la terminología empleada por el Espíritu Santo. Verdaderamente el «pacto» que Judá había hecho, lo que ese fuera, era con la «muerte» y el «Infierno»): 16 Por tanto, el Señor Jehová dice así: He aquí que yo fundo en Sión por fundamento una Piedra, una Piedra Probada, una Piedra Angular costosa, una Piedra firme de Fundamento; y el que creyere, no se apresure. (Este Pasaje habla del Señor Jesucristo. Como Sión no era en sí la Piedra Angular, tampoco la Iglesia es el Salvador. Cristo es la «Piedra», pero lamentablemente casi la totalidad del mundo tropieza sobre esta «Piedra Probada». Todo «fundamento» que no es «Jesucristo y Él Crucificado» está construido sobre «mentiras» y «falsedades».) 17 Y ajustaré el juicio a cordel, y la justicia por plomada; y el granizo barrerá el refugio de mentiras, y las aguas arrebatarán vuestro escondrijo. (Una «plomada» es un pedazo de metal colgado en una cuerda que hace línea recta con su propio peso mientras está colgando. No solamente es el Mesías el Fundamento, también Él es la «Plomada», es decir, Él es el estándar de Justicia que permanecerá en el juicio. Todos los que se paran allí serán medidos por el Cordel y Plomada Divinos, y aquellos que no se encuentran como perfectos e impecables como Él serán rechazados.) 18 Y será anulado vuestro pacto con la muerte, y vuestro convenio con el Infierno no quedará en pie: Cuando pasare el turbión del azote, cual torrente, vosotros seréis hollados de este invasor. (Los Asirios, como un desbordante azote, pasarían a través de Judá. El Espíritu Santo está diciendo que el astuto arreglo entero por el cual Judá pensaba impedir el peligro de sí mismos quedará en nada.) 19 Luego que comenzare a pasar, él os arre­ batará; porque todas las mañanas pasará, de día y de noche; y será una agitación constan­ te el comprender el mensaje. (Las palabras, «comprender el mensaje», son una alusión al Versículo 9. Ellos se habían burlado de la «doctrina de Isaías, cuando él les enseñaba por medio la palabra de la boca; ellos la entenderán muy bien y la encontrarán «nada menos que terror», cuando se les imponga con su cumplimiento actual.) 20 Porque la cama es muy corta para ex­ tenderse uno en ella, y la cubierta estrecha para recoger. (Los Judíos se habrán hecho una

ISAÍAS 28:26

cama en la cual no pueden disfrutar de comodidad alguna, y por consiguiente no hay ningún reposo. ¡Pero solamente ellos pueden culparse a sí mismos! También esto tiene una referencia a la Plomada. La justicia producida por el hombre es inadecuada de modo deplorable.) 21 Porque el Señor se levantará como en el Monte Perasín, como en el valle de Gabaón se enojará; para hacer Su obra, Su extraña obra, y para hacer Su operación, Su inaudita obra. (Así como Dios se les apareció de repente en Gabaón y en Perasín [II Sam. 5:20], así Él estaba por venir de repente sobre Su Propio Pueblo; pero, Él agrega con angustia en Su tono, para obrar contra ellos sería para Él una obra extraña y no anhelada, es decir, «una inaudita obra». Era la conducta extraña de Judá que causaba la inaudita obra de Dios. Ellos habían llegado a ser, por decirlo así, Filisteos.) 22 Ahora pues, no os burléis, para que no se aprieten más vuestras ataduras: Porque consumación y exterminios sobre toda la Tierra he oído del Señor Jehová de los Ejércitos. (El Espíritu Santo por medio del Profeta ahora ruega a Judá arrepentirse.) ilustración del agricultor 23 Estad atentos, y oíd Mi voz; estad aten­ tos, y oíd Mi dicho. (Judá de hecho en esta época escuchará en parte. Debido a la intercesión de Ezequías e Isaías, Dios enviaría un ángel que mataría 185.000 soldados Asirios. De este modo, Jerusalén y Judá serían salvados, al menos por ahora.) 24 El que ara para sembrar, ¿arará todo el día; romperá y quebrará los terrones de la tierra? (Empleando a un agricultor como ejemplo, el Señor en efecto dice que Él intentará otra vez a traer a Judá al lugar en que ella debe estar.) 25 Después que hubiere igualado su super­ ficie, ¿no derramará el eneldo, sembrará el comino, pondrá el trigo en hileras, y la ceba­ da en el lugar señalado, y la avena en su bor­ de apropiado? (El detalle con que el Espíritu Santo describió al agricultor cuando protege su tierra y siembra la semilla ilustra el detalle con que Dios había preparado la tierra espiritual de Judá.) 26 Porque su Dios lo instruye, y lo enseña a juicio. (Lo que enseñó al hombre en ese entonces, y lo que ahora enseña al hombre, es la Palabra de Dios.)


ISAÍAS 28:27

1168

27 Porque no con el trillo se ha de trillar el eneldo, ni rueda de carro ha de rodar sobre el comino; sino que con un palo se ha de varear el eneldo, y el comino con una vara. 28 El pan se trilla; pero no siempre lo trillará, ni lo comprimirá con la rueda de su carreta, ni lo quebrantará con los dientes de su trillo. (La idea es que el agricultor no siempre continuará trillando el grano ni machacándolo con la rueda de su carreta y con sus caballos. En otras palabras, él no lo estropea. Las aflicciones que Dios envía sobre Su Pueblo están adaptadas a sus fuerzas o la falta de ellas, y a sus necesidades. En ningún caso son empleados para triturar y herir; esa violencia se emplea cuando se requiere para desgajar la buena semilla de su cáscara. Donde el proceso es lo más severo, todavía, el «trigo» no es «estropeado».) 29 También esto salió del Señor de los Ejércitos, para hacer maravilloso el consejo y engrandecer la sabiduría. (El Profeta no sigue más, pero deja a sus discípulos para que formen la conclusión que el propio método de Dios de obrar sería similar al agricultor cuando trilla el grano [Prov. 8:14].) Capítulo 29 (712 a.C.)

juicio sobre jerusalén

¡

AY de Ariel, ciudad donde habitó David! Añadid un año a otro, mátense víctimas. (La palabra «Ariel» significa «el León de Dios», que es otro nombre para Jerusalén. Judá creía que su actividad religiosa [el ofrecer de los Sacrificios] cancelaría el juicio que fue determinado sobre Jerusalén; sin embargo, su experiencia fue solamente ceremonia, con ninguna relación con el Señor.) 2 Pero Yo pondré a Ariel en apretura, y será desconsolada y triste; y será a mí como Ariel. (Se dice dos cosas aquí: 1. La actividad religiosa, por todas las razones obvias, no detendría la Mano de Juicio de Dios y 2. A pesar de lo que acontecerá, Jerusalén por último será el «León de Dios».) 3 Porque asentaré campo contra ti en derredor, y te combatiré con ingenios, y levantaré contra ti baluartes. (Estas cosas no sucedieron cuando Senaquerib invadió Judá y amenazó Jerusalén. Por lo tanto, la Tribulación venidera presenciará su cumplimiento total.) 4 Entonces serás humillada, hablarás desde la tierra, y tu habla saldrá del polvo; y

será tu voz de la tierra como la de un espíritu de adivino, y tu habla susurrará desde el polvo. (Este Pasaje tiene que ver con el Anticristo que quebranta su pacto de siete años con Israel en el punto medio y en realidad invade la tierra. El «espíritu de adivino» del cual se habla aquí se refiere al Anticristo que erigirá su estatua en el Templo y exigirá culto a él [II Tes. 2:4].) 5 Y la muchedumbre de tus extranjeros será como polvo menudo, y la multitud de los fuertes como tamo que pasa; y será de repente, en un momento. (Los «extranjeros» hablan de las hordas que están con el Anticristo cuando él venga a Israel al final del período de siete años, determinado a destruir completamente el pueblo santo. Aunque el Anticristo tendrá tantos hombres en su ejército ellos son asemejados por el Espíritu Santo como «polvo menudo», todavía, ellos «pasarán» como el «tamo» volante. También Isaías dice que será hecho «de repente», que acontecerá en la Venida del Señor.) 6 Por el Señor de los Ejércitos serás visitada con truenos y con terremotos y con gran ruido, con torbellino y tempestad, y llama de fuego consumidor. (Esto sin duda será el fenómeno más grande que el mundo jamás ha conocido. A veces en el pasado, el Señor ha empleado los elementos; sin embargo, Él los empleará aquí como nunca antes [Ezeq. 38:17-23].) Juicio sobre sus enemigos 7 Y será como sueño de visión nocturna la multitud de todas las gentes que pelearán contra Ariel, y todos los que pelearán contra ella y sus ingenios, y los que la pondrán en apretura. (Ambos Versículos 7 y 8 continúan refiriéndose a la Batalla de Armagedón, pero también tienen referencia a la Liberación de Jerusalén de la horda Asiria. La mayoría, si no todo, el Salmo 126 está dedicado a la liberación milagrosa de Jerusalén de los Asirios.) 8 Y les sucederá como cuando duerme un hambriento, y he aquí que come; pero despierta, y está vacía su alma; o como cuando duerme un sediento, y he aquí que bebe; pero despierta, y he aquí que está desfalleciente, y su alma está aún con ansia de beber. Así será con la muchedumbre de las naciones que pelean contra el Monte de Sión. (La idea es, el Anticristo se convencerá


1169 que él va a tomar Jerusalén y destruir a todo Judío hasta el último varón. Él es como un «hambriento» que sueña que ha comido una comida completa, y despierta y encuentra que, en realidad, él no ha comido nada, sino más bien está «vacío». Contrario a sus pensamientos, sus esfuerzos también van a resultar «vacíos».) CEGUERA de israel 9 ¡Deteneos y maravillaos! ¡Ofuscaos y cegad! ¡Embriagaos, y no de vino; tambalead, pero no a causa del licor fermentado! (Este Versículo debiera leerse: «¡Quédense pasmados y ustedes serán pasmados! ¡Quédense ciegos y ustedes serán ciegos!» — eso es, ceguera justa descenderá sobre ellos, y serán pasmados en cuanto a la acción de Dios hacia ellos. Pero en realidad estos Versículos corresponden al futuro. Porque Israel cerró sus ojos a la Obra y Persona del Mesías en Su Primer Advenimiento, el Libro de Dios y su Visión les ha sido siempre desde ese entonces cubierta con un velo y así quedará hasta el Segundo Advenimiento.) 10 Porque el Señor extendió sobre vosotros espíritu de sueño profundo, y cerró vuestros ojos: Cubrió vuestros Profetas, y vuestros principales videntes. (El «sueño profundo» del cual habla aquí se refiere a la falta de vida espiritual y de indiferencia — una inhabilidad para apreciar o aun entender las advertencias espirituales.) 11 Y os será toda Visión como palabras de libro sellado, el cual si dieren al educado, y le dijeren: Lee ahora esto; él dirá: No puedo, porque está sellado (estos eran hombres «educados»; en otras palabras, tenían conocimiento en la Palabra de Dios; estos eran los jefes espirituales de Israel, y aun estaban totalmente sin entendimiento espiritual; eran carentes de discernimiento espiritual; aun los jefes eran solamente «ciegos conduciendo ciegos»). 12 Y si se diere el libro al que no sabe leer, diciéndole: Lee ahora esto; él dirá: No sé leer. (La fuerza de este Mensaje tiene poco que ver con excelencia académica. Isaías está hablando de la falta de vida espiritual del pueblo, independientemente de su habilidad para leer o escribir.) 13 Dice pues el Señor: Porque este pueblo se Me acerca con su boca, y con sus labios Me honra, pero su corazón está lejos de Mí, y su temor de Mí es sólo un mandamiento

ISAÍAS 29:17

de hombres, cosa que se les ha enseñado por precepto de hombres (este Pasaje fue citado por Cristo [Mat. 15:7-9]; hay cuatro causas de la ceguera espiritual registradas aquí: 1. El acercarse a Dios solamente de boca; 2. Honrarle a Él con solamente los labios; 3. Apartar el corazón de Él; y, 4. Ser temeroso de Él solamente conforme al precepto de los hombres): 14 Por tanto, he aquí que nuevamente excitaré yo la admiración de este pueblo con un prodigio grande y espantoso; porque perecerá la sabiduría de los sabios, y se desvanecerá la prudencia de sus prudentes. (La idea de este Pasaje es que a pesar de la incredulidad de los hombres, la Obra de Dios sin embargo será llevada a cabo. Mientras es verdad que la incredulidad causará que millones mueran eternamente perdidos, todavía, algunos aceptarán. Aquellos que aceptan recibirán Vida Eterna.) 15 Ay de los que se esconden del Señor, encubriendo el consejo, y cuyas obras están envueltas en tinieblas, y dicen: ¿Quién nos ve, y quién nos conoce? (En particular, este Pasaje se aplica a las negociaciones secretas entre los jefes en Jerusalén y el rey de Egipto. Ellos se conducían como si el Señor no conociera sus acciones.) 16 De qué manera trastornáis las cosas que será reputada como si el barro se considera alfarero. ¿La obra dirá de su hacedor, no me hizo; y dirá el vaso de aquel que lo ha formado, no me entende? (Esta gente era tan perversa y equivocada que ellos invertían la relación en la cual ellos estaban en relación con Dios y Dios a ellos. En su concepto, Dios era considerado como pasivo, o meramente dando oportunidades de acción; ellos habían de formar, o así se creían, sus propios planes y trazar sus propios destinos. Al tomar sus destinos en sus propias manos fue el equivalente de decir que ellos eran sus propios amos, lo que no pudiera haber sido si Dios no les hubiera hecho. Al rehusar tomar consejo de Dios y dirigir la política nacional por la luz de su propio razonamiento fue lo mismo como culpar a Dios de no tener entendimiento.) redención de israel 17 ¿No será convertido de aquí a muy poco tiempo el Líbano en Carmelo, y el Carmelo será estimado por bosque? (El Espíritu Santo por medio de Isaías da un salto hacia adelante, dejando atrás la incredulidad, la duda, y la


ISAÍAS 29:18

1170

obstinación espiritual de Judá. La época de la cual Él ahora habla es de la Edad del Reino venidero, que todavía no había acontecido, pero de seguro vendrá.) 18 Y en aquel tiempo los sordos oirán las palabras del Libro, y los ojos de los ciegos verán en medio de la oscuridad y de las tinieblas. (Las palabras, «en aquel día», al menos en cuanto al cumplimiento total se refiere, habla del Reino Milenario venidero.) 19 Los mansos también aumentarán su gozo en el Señor, y los pobres de los hombres se regocijarán en el Santo de Israel. (En efecto, el Espíritu Santo está diciendo que aunque los hombres de Judá no oían al «Santo de Israel», sin embargo, los «mansos» y los «pobres» entre los hombres, que se refiere a los Gentiles, «se regocijarán en el Santo de Israel». Esta es una referencia encubierta en cuanto a la Iglesia, que aun Isaías mismo probablemente no entendió.) 20 Porque se habrá terminado el tirano, y el escarnecedor será consumido: Y serán cortados todos los que se desvelan para hacer iniquidad (esto se refiere a la Batalla de Armagedón, cuando el Anticristo será matado, con todos los burladores durante esa época puestos en su punto; esto, por supuesto, acontecerá en la Segunda Venida). 21 Los que hacían pecar al hombre en palabra; los que armaban trampas al que reprendía en la puerta y se perjudican al justo por nada. (Este es precisamente el espíritu de la justicia propia, que prevalecía en el Primer Advenimiento de Cristo. Los Fariseos pusieron muchas «trampas» a Cristo; pero nunca Le sorprendieron. Además, Cristo fue el único individuo verdaderamente «justo» que jamás haya vivido. Israel «se perjudicó por nada». ¡En otras palabras, sin ninguna razón en absoluto!) 22 Por tanto, el Señor que redimió a Abraham, dice así a la casa de Jacob: No será ahora avergonzado Jacob, ni su rostro se pondrá pálido; (En la Edad del Reino venidero, Israel por fin se comportará como ella debe, debido a su aceptación de Cristo. Esto significa que «Jacob» ya no será avergonzado.) 23 Porque verá a sus hijos, obra de Mis manos en medio de sí, que santificarán Mi nombre; y santificarán al Santo de Jacob, y temerán al Dios de Israel. (Esto acontecerá en la Edad del Reino venidero, cuando Israel aceptará a Cristo a Quien ellos habían rechazado durante tanto tiempo. En esa oportunidad, ellos «santificarán al Santo de Jacob» [Zac. 13:1].)

24 Y los errados de espíritu aprenderán inteligencia, y los murmuradores aprenderán doctrina. (Los «murmuradores» habla de la duda y la incredulidad. La frase, «aprenderán doctrina», significa que ellos estarán dispuestos a recibir la enseñanza de los Profetas de Dios y aprovechar de ella.) Capítulo 30 (713 a.C.)

futilidad de confiar en egipto y el faraón

¡

AY de los hijos que se apartan, dice el Señor, para tomar consejo, y no de Mí; para cubrirse con cubierta, y no de Mi Espíritu, añadiendo pecado a pecado (en el Capítulo anterior, el designio de los jefes Judíos de buscar la alianza con Egipto fue encubiertamente visto y condenado; ahora está abiertamente declarado y reprendido. El «consejo» que no es de la Palabra de Dios también no es de parte de Dios. Además, solamente el Espíritu de Dios puede cubrir a alguien, lo que Él hace por medio de la Palabra, que habla de lo que Jesús hizo por nosotros en la Cruz. En realidad, la «cubierta» llega a cada Creyente por medio de Cristo, Quien Solo puede en realidad cubrir. Y Él lo hace por el Espíritu por medio de la Cruz. Cristo es la Fuente, mientras la Cruz es el Medio. Cualquier pobre mortal que cree que puede ser la «cubierta» para los demás invita a la ignorancia espiritual y Bíblica): 2 Los que andan para descender a Egipto, y no han preguntado de Mi boca; para forta­ lecerse con la fuerza del Faraón, y poner su confianza en la sombra de Egipto. (Egipto simboliza el mundo. Las palabras, «los que andan», insinúan que o los embajadores Judíos ya habían emprendido su viaje a Egipto o el Profeta les ve así como si ya emprendieran la marcha. Las palabras, «no han preguntado de Mi boca», se refiere al hecho de que Ezequías, o al menos los nobles de Judá, no habían llevado este asunto al Señor como debían hacer [Núm. 27:21].) 3 Pero el poder del Faraón se os cambiará en vergüenza, y el amparo en la sombra de Egipto en confusión. (Es una «vergüenza» para el Pueblo de Dios poner su confianza en el hombre y no en Dios. La «confusión» es obvia. El Pueblo de Dios debe solamente buscar al Señor por ayuda y no a los caminos del mundo, que en realidad son de Satanás.)


1171 4 Cuando estarán sus príncipes en Zoán, y sus embajadores habrán llegado a Janés. («Zoán» era una de las ciudades principales de Egipto de antaño, y probablemente era la misma como «Tanis». «Janés» probablemente no estaba muy lejos de «Zoán». A este lugar llegaron los embajadores de Ezequías. Ellos buscaban la ayuda de los Egipcios contra Asiria; ¡sin embargo, ya sabemos lo que el Señor ha dicho acerca de esto!) 5 Se avergonzarán todos del pueblo que no les aprovechará, ni los socorrerá, ni les traerá provecho; antes les será por vergüenza, y aun por afrenta. (De esta alianza propuesta, Judá sería «por vergüenza» y llegará a ser «aun por afrenta», que siempre será el caso para aquellos que vuelven al mundo en lugar de acudir al Señor.) 6 Carga de las bestias del sur: Por tierra de tribulación y de angustia, de donde salen la leona y el león, la víbora y la serpiente que vuela, llevan ellos al lomo de burros sus riquezas, y sus tesoros sobre jorobas de camellos, a un pueblo que no les será de provecho. 7 Ciertamente Egipto en vano e inútil­ mente dará ayuda; por tanto yo le di voces: que su fortaleza sería estarse quietos. (El propósito del Espíritu Santo es demostrar los grandes esfuerzos hechos por Judá para llamar a Egipto, hasta de pasar por el desierto aullador; ellos ni siquiera buscaban al Señor, aunque Él estaba con ellos en Jerusalén.) dios juzgará a israel por rebelión 8 Ve pues ahora, y escribe esta visión en una tabla delante de ellos, y asiéntala en un libro, para que quede hasta el día postrero, para siempre por todos los siglos (le fue dicho a Isaías que escribiera un relato de este acontecimiento en un «Libro». ¡Debe de ser una advertencia a los demás, y así lo fue! Además, llegó a ser una parte de la Biblia). 9 Que este pueblo es rebelde, hijos men­ tirosos, hijos que no quisieron oír la Ley del Señor (los jefes de Judá eran tanto rebeldes como mentirosos. No siendo un Predicador de moda como muchos hoy en día, Isaías no vacilaba en decirles tal. ¡Como le debían odiar! Ellos eran rebeldes, porque se rebelaron contra la Ley, y eran mentirosos, porque afirmaban guardarla); 10 Que dicen a los videntes: No veáis; y a los Profetas: No nos profeticéis lo recto,

ISAÍAS 30:16

habladnos cosas suaves, y profetizadnos engaños (los labios de los falsos profetas no emplearon las palabras de los Versículos 10 a 11; pero sus corazones así lo hicieron y Dios, Quien ve el corazón, puede poner al descubierto su odio y su necedad. Ahora, casi todos los púlpitos modernos hablan «cosas suaves» y «profetizan engaños». No es difícil encontrarlos; la mayoría de las Iglesias en los Domingos por la mañana sería suficiente); 11 Dejad el camino, apartaos de la senda, haced cesar de nuestra presencia al Santo de Israel. (Los Judíos irreligiosos estaban hartos de esta iteración constante y no tenían deseos de escuchar más con respecto al «Santo», Del Cual Su misma Santidad les era una afrenta para ellos.) 12 Por tanto el Santo de Israel dice así: Porque desechasteis esta palabra, y confias­ teis en violencia y en iniquidad, y en ello os habéis apoyado. («Esta Palabra» era la Palabra de Dios dada por el Profeta. ¡El pueblo la despreciaba! Él les dijo claramente que al mirar a Egipto fue en vano. Fue un mensaje que ellos no tenían deseos de escuchar.) 13 Por tanto os será este pecado como muro agrietado a punto de caer, y como abultamiento que lo abomba en alto muro, cuya caída viene súbita y repentinamente. (El Espíritu Santo les dijo por medio de Isaías que ellos estaban construyendo un muro [falta de confianza en Dios] que pareció extraño en lo exterior pero de repente se desplomará «repentinamente».) 14 Y lo quebrará como se quiebra un vaso de alfarero, que sin misericordia lo hacen pedazos; tanto, que entre los pedazos no se halla tiesto para traer fuego del hogar, o para sacar agua de la poza. (La implicación es que la destrucción sería tan completa que no quedaría ni siquiera un pedazo suficientemente grande para sacar agua de un pozo. La ruina sería total.) 15 Porque así dijo el Señor Jehová, el Santo de Israel: En volviéndoos a Mí, y en descanso seréis salvos; en la quietud y confianza en mí será vuestra fortaleza. Y no quisisteis. («En volviéndoos y en descanso» se refiere a su volverse de su propuesta misión diplomática a Egipto y su descanso en las Promesas de Dios. Esto resultaría en Liberación. Sin embargo, la admonición, «y no quisisteis», no solamente era verdad en ese entonces, sino lamentablemente permanece verdad ahora.) 16 Sino que dijisteis: No, antes huiremos


ISAÍAS 30:17

1172

en caballos: Por tanto vosotros huiréis. So­ bre corceles veloces cabalgaremos: Por tanto serán veloces vuestros perseguidores. (En lugar de acudir a Dios y permitirle tener Su Camino en sus vidas, ellos preferían más bien permitir que Jerusalén fuera destruido y ellos mismos quedar sin hogar. Su respuesta frívola fue, «Huiremos en caballos».) 17 Un millar huirá a la amenaza de uno; a la amenaza de cinco huiréis todos vosotros; hasta que quedéis como mástil en la cumbre de un monte, y como bandera sobre una colina. (Un palo alto en la cumbre de un monte y una bandera sobre una colina son las figuras duplicadas que expresan soledad y despoblación.) bendiciones espirituales y materiales en el milenio 18 Por eso el Señor esperará para tener piedad de vosotros, y por tanto será ensalzado teniendo de vosotros misericordia: Porque el Señor es Dios de Juicio: Bienaventurados todos los que le esperan. (Los Versículos 18 al 26 demuestran una renovación de la Promesa. Las denuncias de los Pasajes anteriores habían sido tan terribles que, sin un contrapuesto de la Promesa, hubieran producido una desesperación general. ¡Esto no fue el propósito Divino! El tiempo de prueba de Judá todavía continuaba; por lo tanto, no fue necesario permitir que se viera que la longanimidad Divina aun no estaba agotada — todavía habían condiciones bajo las cuales Dios sería bondadoso con Su Pueblo. Las condiciones eran «clamar al Señor» y la abolición de la idolatría.) 19 Ciertamente el pueblo morará en Sión, en Jerusalén: Nunca más llorarás; El Que tiene misericordia se apiadará de ti; en oyendo la voz de tu clamor te responderá. (Esto tiene que ver con la Batalla de Armagedón, cuando Israel clamará al Señor, y también al Milenio; sin embargo, también se aplica a cualquiera y a todos, y por todas las edades, quienes «clamarán» a Él.) 20 Bien que os dará el Señor pan de congoja y agua de aflicción, no tendrán que esconderse más tus maestros en un rincón, sino que tus ojos verán tus maestros (los «maestros que se escondan en un rincón» se refiere a los Profetas que fueron enviados por el Señor a Israel, pero quienes fueron tan mal tratados que ellos tenían que esconderse en un «rincón», es decir, huir por

salvar sus vidas. El «pan de congoja» y el «agua de aflicción», que son disciplinas dadas por el Señor, siempre son dadas en amor); 21 Y tus oídos oirán una voz a tus espaldas, que diga: ¡Este es el Camino, andad en él! Y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda. (¡Esto corresponde a la Edad del Reino, cuando Israel por fin será conducido por el Señor, y en su totalidad!) 22 Entonces profanarás la cubierta de tus esculturas de plata, y la vestidura de tus imágenes fundidas de oro: Las apartarás como trapo de menstruo: ¡Sal fuera! les dirás. (Cuando el Espíritu Santo tiene Su Voluntad, Él limpiará nuestra vidas de todas las «imágenes fundidas» de la obstinación y rebelión. Una vez que Él comienza a hablarnos y tratar con nosotros, luego comenzaremos a ver el pecado y la rebelión como impurezas que en realidad son — un «trapo de menstruo».) 23 Entonces dará el Señor lluvia a tu sementera, cuando a los campos sembrares; y dará pan abundante y rico como fruto de la tierra; tus ganados en aquel tiempo serán apacentados en pastos espaciosos. (Esto acontecerá con Israel en la Edad del Reino venidero, pero puede ocurrir aun ahora en el corazón y la vida de todo Creyente quien se atreve a seguir al Señor y hacer las cosas conforme a Su Camino. Tome nota del contraste del «pan de congoja» en el Versículo 20 y el «pan abundante» en este Versículo.) 24 Así mismo tus bueyes y tus asnos que labran la tierra, comerán grano limpio, el cual será aventado con pala y bieldo. (¡Este Pasaje habla de la victoria!) 25 Y sobre todo monte alto, y sobre todo collado elevado, habrá ríos y arroyos de aguas el día de la gran matanza, cuando caerán las torres. (Esta exhibición de la Gracia Maravillosa sincronizará con una exhibición del juicio atroz. Sería el día de la destrucción del Anticristo, simbolizado por la masacre y destrucción de los hombres valientes [«torres»]; en el día de Isaías, esto incluyó la aniquilación de los Sirios y sus generales [Isa. 37:36].) 26 Y la luz de la luna será como la luz del sol, y la luz del sol siete veces mayor, como la luz de siete días, en el día en que vendare el Señor la contusión de Su pueblo, y sanare la llaga de su herida. (Esto sería literal, y acontecerá en la Edad del Reino venidero. La «luz» extendida de la luna y del sol habla de sanidad, porque la «luz» sana. Tal no solamente sanará Israel, sino la totalidad de la Tierra.)


1173 juicio sobre los enemigos de israel 27 He aquí que viene el Nombre del Señor de lejos: A Su rostro encendido, y levanta densa humareda; Sus labios llenos de ira, y Su lengua como fuego que consume (esta es una descripción de la Segunda Venida, cuando el Señor destruirá completamente al Anticristo y la totalidad de su ejército [Ezeq., Caps. 38-39]); 28 Y Su aliento, cual torrente que inunda: Llegará hasta el cuello, para zarandear a las naciones con criba de vanidad; y el freno estará en las quijadas de los pueblos, haciéndoles errar. (Esta declaración es una metáfora que describe el furor del Juicio de Dios. Llegará hasta «el cuello», que significa que estará tan profundo que los hombres no puedan caminar en su contra. Durante la Batalla de Armagedón, muchas «naciones» se unirán con el Anticristo, pensando no solamente destruir a todos los Judíos, sino también apoderarse de la totalidad del mundo. Su «vanidad» les traerá su destrucción. El Señor les «zarandeará» con la «criba» de su propia «vanidad» que significa la trampa que ellos alistaron para Israel en cambio les atrapará a ellos.) 29 Vosotros tendréis canción, como en noche en que se celebra pascua; y alegría de corazón, como el que va con flauta para venir al monte del Señor; al Fuerte de Israel. (Después de la derrota del Anticristo, Israel ahora cantará. Su canto será «al Fuerte de Israel». En Su Primer Advenimiento, ellos le Crucificaron; en Su Segundo Advenimiento, ellos Le cantarán.) 30 Y el Señor hará oír Su voz potente, y hará ver el descenso de Su brazo, con furor de rostro, y llama de fuego consumidor; con turbión, tempestad y piedra de granizo. (Esto fue profetizado por Ezequiel también [Ezeq. 38:17-21]. Este Pasaje se refiere a la Batalla de Armagedón, con el «Asirio» [Senaquerib] que sirve como un símbolo.) 31 Porque con la voz del Señor será hecho pedazos el Asirio; con la vara le herirá. (El «Asirio» se refiere a Senaquerib, además del Anticristo venidero. La «voz gloriosa» del Mesías no fue «oída» cuando Él vino la primera vez; sin embargo, será bien oído ahora.) 32 Y en cada golpe habrá vara fundada, que el Señor hará asentar sobre él con tamboriles y arpas, cuando en batalla tumultuosa peleará Él con ellos. (Cuando el Señor saca la victoria segura de la derrota segura, cuando la corriente

ISAÍAS 31:3

en un instante se vuelve a favor de Su Pueblo [la Segunda Venida], y cuando los golpes de la Vara Divina hieren al rey impío [el Anticristo], el Pueblo de Dios tocará sobre «tamboriles y arpas».) 33 Porque Tofet ya de tiempo está dispuesto y preparada para el rey, profunda y ancha; cuya pira es de fuego, y leña abundante; el soplo del Señor, como torrente de azufre, lo enciende. (Este Pasaje habla de la derrota instantánea del Anticristo, una derrota tan total que será absolutamente completa.) Capítulo 31 (713 a.C.)

necedad de confiar en egipto

¡

AY de los que descienden a Egipto por ayuda, y confían en caballos; y su espe­ ranza ponen en carros, porque son muchos, y en caballería, por ser muy fuerte; pero no miran al Santo de Israel, ni acuden al Señor ! (Este Capítulo es de advertencia, aun también de victoria. El pueblo «baja» a Egipto, tanto en el sentido geográfico y moral; en el temor de los Asirios, ellos ponen su confianza en la sabiduría y caballería de los Egipcios en lugar de ponerla en el Señor.) 2 Aunque Él también es sabio, y trae el mal, y no revoca Sus palabras; sino que se levanta contra la casa de los malhechores y contra el auxilio de los obradores de iniquidad. (En este Versículo, el Espíritu Santo está empleando una ironía intensa. Él está diciendo que «la sabiduría no está totalmente limitada a los consejeros humanos cuyos consejos Judá sigue. Él [Jehová] es ‘sabio’, también, y podría dar consejo prudente, si se pide Su Consejo». Por medio de hacer la declaración de esta forma, el Espíritu Santo está intentando llevar a Judá a un lugar de comparar la Sabiduría de Dios, opuesto a la sabiduría de los Egipcios. La «casa de los malhechores» es Jerusalén, «los obradores de iniquidad» son los hombres de Judá, y su «auxilio» los Egipcios.) 3 Pero los Egipcios son hombres, y no Dios; y sus caballos son carne, y no Espíritu: Cuando pues Jehová extiende Su mano, tropezarán los ayudantes, y caerán los ayudados y todos ellos fracasarán juntos. (En este Versículo, la comparación se hace entre la «carne» y el «Espíritu». Los «Egipcios» no tenían nada más que el brazo de la «carne, mientras Judá tenía el Poder del «Espíritu», eso es, si ellos solamente lo usaran. ¡Y esto es precisamente


ISAÍAS 31:4

1174

el problema con la Iglesia moderna, También! Como Judá, recurre a los caminos del mundo, en lugar de los de Dios. ¡Que pobre intercambio.) dios promete protección para su pueblo; él llama por su confianza 4 Porque así me ha dicho el Señor: De la manera que el león, o el leoncillo, gruñe sobre la presa, si se convoca contra él una multitud de pastores, no se amedrenta por el griterío de ellos, ni se acobarda a causa del tropel de ellos; así descenderá el Señor de los Ejércitos para pelear sobre el Monte de Sión, y sobre su santa colina. (El Versículo Cuatro señala el Poder del Dios de Israel y el Versículo Cinco a Su Amor. Su Poder se ilustra por un león fuerte que espanta a los pastores impíos para que huyan, y Su Amor por la acción de un ave aleteando sobre su nido para proteger su nidada del gavilán. La imagen de estas propuestas se explica mejor por medio de representar al Señor como el que se para encima de Jerusalén y la protege, que Él no permitirá a ninguno quitársela.) 5 Como las aves que vuelan, así amparará el Señor de los Ejércitos a Jerusalén, ampa­ rando, la librará, y pasando por encima, la salvará. (La Profecía de este Capítulo efectivamente se refiere al día de Isaías, y la Liberación de Jerusalén de los Asirios; sin embargo, más en particular, está dirigida al día futuro cuando el Anticristo intentará destruir Israel y Jerusalén, pero será detenido por la Segunda Venida del Señor.) 6 Volveos a aquel contra quien los hijos de Israel profundamente se rebelaron. (Hay una tremenda ternura en esta llamada. Correspondía a Israel en ese entonces, y corresponde a Israel en un día venidero. Israel, en el comienzo de la Gran Tribulación, aceptará al falso mesías. Esto es lo que el Señor quiso decir con «profundamente se rebelaron».) 7 Porque en aquel día arrojará el hombre sus ídolos de plata, y sus ídolos de oro, que para vosotros han hecho vuestras manos pe­ cadoras. (Las palabras, «en aquel día», habla de la conversión de Israel, cuando ella se volverá a Jehová, porque la verdadera conversión se caracteriza por abandonar todos los «ídolos» y por la destrucción de todo lo que disputa al Reino de Dios en el alma.) 8 Entonces caerá el Asirio por espada, no de varón valiente, ni de varón feroz; y lo consumirá la espada; y huirá de la presencia de la espada, y sus jóvenes serán sometidos a

trabajos forzados. (La destrucción del ejército de Asiria en una sola noche en Laquis cuando el Señor envió a un Ángel está predicha en los Versículos 8 y 9, pero eso no agotó la predicción de esta Profecía. Su cumplimiento total espera la destrucción del Anticristo y su ejército. El Asirio no cayó con la espada de un «hombre valiente» ni de un «hombre feroz»; él, como el Asirio futuro, fue «sin mano quebrantado», porque una plaga destruyó su ejército [Dan. 8:25].) 9 Y de miedo huirá su fortaleza y sus príncipes se espantarán ante el Estandarte de Israel, dice el Señor, Cuyo fuego está en Sión, y Su horno en Jerusalén. (Como dicho, la totalidad de esta Profecía se refiere tanto a Senaquerib, quien aun en ese entonces se aproximaba a Jerusalén, y al Anticristo, quien está por venir. El «Estandarte» es el Espíritu Santo. Él moraba entre el Propiciatorio y los Querubines, y podría mandar «fuego» del Lugar tres veces Santo si fuera necesario [II Crón. 7:1].) Capítulo 32 (713 a.C.)

el reino milenario venidero del rey justo, el mesías

H

E aquí que en justicia reinará un Rey, y príncipes presidirán en juicio. (El sabor de la Profecía continúa del Capítulo anterior. El Anticristo, el falso rey, ahora está derrotado, y el verdadero «Rey» ahora «reina en justicia» sobre la totalidad del mundo. Este «Rey» es el «Señor Jesucristo». Los «príncipes» a los cuales se refiere son los Santos resucitados de todas las edades, quienes serán reyes y sacerdotes en la Edad del Reino venidero [Dan. 7:19; I Cor. 6:1-3; Zac. 14:5; II Tim. 2:12; Apoc. 5:10; 12:5; 20:1-10; 22:4-5].) 2 Y será aquel Varón como escondedero contra el viento, y como abrigo contra la tempestad; como corrientes de aguas en lugar de sequía, como sombra de gran roca en tierra calurosa. (Este «Varón» es «El Hombre Cristo Jesús». Además, el mundo está en un «lugar de sequía», hablando en el sentido espiritual. Él será «corrientes de aguas» que cubrirán este mundo con el conocimiento del Señor, como las aguas cubren el mar [Isa. 11:9]. Cristo es la «Gran Roca», y Su «Sombra» cubrirá la totalidad de la Tierra.) 3 No se ofuscarán entonces los ojos de los que ven, y los oídos de los oyentes oirán


1175 atentos. (Hasta aquí, ha sido bien difícil que la gente «vea» y «oiga» el Evangelio. Pero, en ese día venidero, la Edad del Reino, todos los «ojos» «verán», y todos los «oídos» «oirán» y estarán «atentos», que significa que la mayoría oirá y creerá.) 4 También, el corazón de los imprudentes entenderá el saber, y la lengua de los tarta­ mudos será dispuesta para hablar claramen­ te. (Aquellos que son «imprudentess» se refiere a los que no se les permite entender las advertencias dirigidas a ellos, ni pensar en el carácter real de sus acciones. Luego, les será dado un «corazón» diferente y «entenderán el conocimiento», que significa la Biblia. La «lengua de los tartamudos» habla de los Predicadores del Evangelio, quienes tendrán en ese entonces conocimiento perfecto de la Palabra de Dios y la unción para entregarla. Ellos «estarán dispuestos a hablar claramente».) 5 La persona vil no será más llamado liberal, ni el tramposo será llamado libertador. (La «persona vil» de este Versículo se refiere a los Predicadores modernos de hoy en día quienes son necios y «tramposos». Ellos son admirados como «liberal» [es decir, de mente abierta o de criterio amplio] y «libertador», [es decir, emancipado], pero el Espíritu Santo les llama a tales Predicadores y sus prédicas «insensatez», «iniquidad», «profanación», y «error». El mundo y la mayoría de la Iglesia les llaman «liberales» y «generosos». Dios les llama «personas viles».) 6 Porque el vil hablará vilezas, y su corazón obrará iniquidad, para practicar la impiedad, y para hablar error contra el Señor, a fin de dejar vacía el alma de los hambrientos, y quitando la bebida al sediento. (Esto habla de los falsos profetas en el día de Isaías, falsos apóstoles en el día de Pablo [II Cor. 11:1315] y, falsos Predicadores en nuestro día. En consecuencia, los que están en el sentido espiritual «hambrientos» no están alimentados, y aquellos que están en el sentido espiritual «sedientos» no tienen sus sed satisfecha. Tal caracteriza la mayoría más grande del Cristianismo moderno.) 7 Los inventos también del tramposo son malos; él maquina inicuas intrigas, para perder a los pobres con palabras mentirosas, aun cuando el necesitado sólo pide lo justo. (Los «inventos» [es decir, los argumentos o enseñanzas] de los «falsos apóstoles» también son malos; ellos empobrecen y destruyen a los buscadores con palabras mentirosas, aunque

ISAÍAS 32:13

«los necesitados» [es decir, los siervos de Cristo] quienes hablan en juicio [es decir, «imploran por la verdad»] se les oponen.) 8 Pero el liberal pensará liberalidades, y por liberalidades se afirmará. (El «liberal» en el sentido espiritual [en el sentido bueno, debemos agregar], se refiere aquí al Predicador del Evangelio quien verdaderamente predica la Palabra de Dios. En la mente del pueblo en la actualidad, la palabra «liberal» es la misma como en el Versículo 5. Por ejemplo, los modernistas, quienes no creen la Palabra de Dios, en la actualidad se llaman «liberales». Como hemos dicho anteriormente, Dios les llama «vil».) advertencia a las mujeres de jerusalén 9 Mujeres reposadas, levantaos, oíd mi voz; hijas confiadas, escuchad mi dicho. (Las «mujeres» e «hijas» simbolizan aquí el pueblo Hebreo. En esencia, la totalidad de la población de Judá está amonestada a escuchar lo que el Señor está diciendo por medio del Profeta.) 10 En un año o unos días más tendréis espanto, oh confiadas: porque la vendimia faltará, y la cosecha no vendrá. (¡El presagio de este Versículo es espantoso! La «vendimia» definitivamente sí «faltó». La «cosecha», que se habla de la siega, «no vendrá». Un poco más de cien años desde ésta época, Judá fue destruida y Jerusalén tomada por Nabucodonosor y los Babilonios. Ellos quedaron cautivos durante unos setenta años.) 11 Temblad, oh reposadas; turbaos, oh confiadas: Despojaos, desnudaos, ceñid los lomos de cilicio. (La repetición de este Versículo es, como de costumbre, enfática; su objeto es impresionar a aquellos a los cuales el Profeta está tratando con una certeza del Juicio veni­ dero. El «cilicio», o sea, «saco de luto», habla del sufrimiento extremo y dolor… ¡Todavía, Judá no se arrepentiría!) 12 Sobre los pechos lamentarán por los campos deleitosos, por la vid fértil. (Este dice que todo quedará estéril en Israel — ¡y todo debido al pecado!) 13 Sobre la tierra de Mi pueblo subirán es­ pinos y cardos; y aun sobre todas las casas de placer en la ciudad de alegría (¡esto fue literalmente cumplido! Senaquerib llevó aproximadamente 200.000 cautivos de Judea antes de que se le hiciera volver por la visitación de un Ángel. «La ciudad de alegría» tiene el sentido


ISAÍAS 32:14

1176

de alegría profana; en otras palabras, «¡Tomad y bebed, porque mañana moriremos!»). 14 Porque los palacios serán desiertos, la multitud de la ciudad cesará: Las torres y fortalezas se volverán cuevas para siempre, donde huelguen asnos monteses, un pasto para rebaños (en Visión, el Profeta ve Jerusalén abandonada de sus habitantes, las grandes casas de los ricos vacías, las fortalezas embrujadas de bestias salvajes, y los lomos de las colinas donde pastaban rebaños de ovejas, etc. Los Eruditos, dicen que la totalidad de este Pasaje es «extraño en el sentido gramatical, y el lenguaje llega a ser más complicado, inconexo, y difícil». Es así como si no fuera lenguaje en el cual el Espíritu Santo puede expresarse, al menos que los seres humanos puedan entender apropiadamente), 15 Hasta que sea derramado sobre nosotros el Espíritu de lo alto, y el desierto se convierta en campo fructífero, y el campo fructífero sea estimado por bosque. (El derramamiento del «Espíritu Santo» sobre Israel, y de hecho sobre la totalidad del mundo, que convertirá «el desierto en campo fructífero», acontecerá al mismo fin de la Gran Tribulación, después de la Batalla de Armagedón, inmediatamente después del regreso de Cristo [Zac. 12:10 -13:1].) 16 Entonces habitará el juicio en el desier­ to, y en el campo labrado asentará la justicia. (La palabra «entonces» significa que cuando el «Espíritu» se derrama sobre Israel y el mundo «de los alto». Luego «juicio» y «justicia» «asentarán». Todo lo que Dios hace está atendido por el «Espíritu Santo».) 17 Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de justicia, reposo y seguridad para siempre. (Las palabras «para siempre» en este Pasaje significan «para siempre jamás, eternidad sin fin». La «Justicia» que cubrirá la Tierra en ese entonces, sin falla y perpetuamente, será la «Justicia de Cristo», que será hecha posible por lo que Él hizo en la Cruz.) 18 Y Mi pueblo habitará en morada de paz, y en habitaciones seguras, y en lugares de reposo (el cuadro es uno de seguridad total; la guerra ha terminado para siempre; las fronteras y «moradas» están «seguras», es decir, aseguradas. El mundo siempre ha intentado producir esto, pero sin éxito, porque el mundo no puede producir tal; sólo puede venir por medio de Cristo.). 19 Y el granizo, cuando descendiere será en los montes; y la ciudad será enteramente abatida. (Babilonia, que siempre ha simbolizado la rebelión del hombre contra Dios y que aun

está por ser reconstruida sobre o cerca del sitio antiguo, será completamente destruida a la conclusión de la Gran Tribulación. Es necesaria la intrusión de este Pasaje para demostrar el deceso de los esfuerzos del hombre y la victoria del Espíritu Santo.) 20 Dichosos vosotros los que sembráis junto a todas las aguas, y metéis en ellas el pie de buey y de asno. (Durante el Milenio, siembra y cosecha serán momentos de regocijo, y no de aprensión, como ahora es. La idea es que todo esfuerzo de prosperidad será «dichoso». Ningún esfuerzo será infructífero; ¡todo será abundante! El Glorioso, Quien el mundo ahora escarnece, será Aquel Quien traerá paz, prosperidad y gran gloria a la totalidad del mundo. Su Nombre es Jesús.) Capítulo 33 (713 a.C.)

Ay del anticristo

¡

AY de ti, el que saqueas, y nunca fuiste saqueado; que traicionas, y a ti ellos no te han traicionado! Cuando acabares de saquear, tú serás saqueado; y dejas de traicionar, ellos te traicionarán. (El total de este Capítulo contrasta a Cristo con el Anticristo. Por un lado el rey es obstinado, un saqueador, un traidor, un devastador, y un asesino. Por el otro lado el Rey no vino para hacer Su Propia Voluntad; Él enriquece con abundancia de Salvación, Sabiduría y Conocimiento; Él es fiel; Él llena la tierra con abundancia; y Él abolió la enfermedad y la muerte. El primer «ellos» del Versículo 1 significa los siervos de Ezequías; el segundo «ellos», los hijos y siervos de Senaquerib.) 2 Oh Señor, ten misericordia de nosotros, a ti hemos esperado: Sé Tú, brazo de ellos en la mañana, sé también nuestra salvación en tiempo de angustia. (El Espíritu de Cristo en Isaías ruega con y para los hijos de Israel; de ahí, el cambio del pronombre de «nosotros» a «de ellos». La palabra «brazo» significa «defensa».) 3 Al estruendo del tumulto los pueblos huyen; al levantarte Tú, oh Señor, son dispersadas las naciones. (El «tumulto» del cual se habla se refiere a la noche de terror, cuando los ejércitos de los Asirios fueron destruidos por la venida del Ángel; 185.000 Asirios murieron aquella noche. Más en particular, se habla del «tumulto» que prevalecerá cuando Jesucristo regresa otra vez en la Batalla de Armagedón y


1177 destruye al Anticristo. En esa oportunidad, «las naciones serán dispersadas».) 4 Y será recogido vuestro despojo, como la oruga recoge la hierba; como corren de aquí para allá las langostas, así correrán los hombres sobre él. (Al venir el Ángel quien mató 185.000 soldados Asirios, los Israelitas recogieron el «despojo» como langostas saltando y recogiendo cada cosa verde. Del mismo modo, cuando Jesucristo de repente intervenga en la Batalla de Armagedón, los ejércitos del Anticristo serán destruidos y muchos despojos recogidos [Zac. 14:14].) 5 Será exaltado el Señor, el cual mora en las alturas: Llenó a Sión de Juicio y de Justicia. (En la noche que se trata aquí cuando el Ángel fue enviado, Jehová en verdad se alzó a Si mismo; de ahí, Él está declarado como «exaltado»; y aún, la exaltación total espera un cumplimiento futuro.) 6 Y la sabiduría y la ciencia serán la esta­ bilidad de Tus tiempos, y fuerza de la salva­ ción: El Temor del Señor será Su tesoro. (La «estabilidad de Tus tiempos» es una declaración hermosa de la cual el mundo poco ha disfrutado. Se refiere al Mesías como el verdadero Ezequías. En Sus tiempos, habrá una Salvación ilimitada; la riqueza que le distinguiría será su Temor de Jehová.) 7 He aquí que sus valientes claman a afuera, los mensajeros de paz llorarán amar­ gamente. (Los «embajadores de paz» enviados por Ezequías a Senaquerib para rogarle que respetara el pacto, fueron rehusados admisión a la presencia del rey y tenían que quedarse «afuera». Además, este es un presagio de la Gran Tribulación venidera, cuando Israel intentará hacer paz con el Anticristo, pero en vano [Dan. 7:19-25; 8:20-25; 9:27; 12:7].) 8 Las calzadas están desechas, cesaron los caminantes: Él ha roto el pacto, aborreció las ciudades, tuvo en nada los hombres. (Ezequías quitó toda la riqueza del Templo y se lo dio a Senaquerib. El rey Asirio tomó el dinero, rompió el pacto que había sido hecho, y destruyó el país. Todo este sufrimiento, así como el sacrilegio del Templo, hubieran sido evitados, si Ezequías solamente hubiera obedecido a la Biblia y no hubiera seguido su propio consejo. ¡Todo esto fue totalmente innecesario!) 9 Se enlutó, enfermó la Tierra: El Líbano se avergonzó, y fue cortado: Se ha vuelto Sarón como desierto; y Basán y Carmel fueron sacudidos de sus frutos. (Ahora el hombre estando en su extremidad de miseria e

ISAÍAS 33:15

impotencia, la Gracia puede actuar y el Juicio caer — Gracia para el Pueblo de Dios e Ira a sus enemigos — pero lamentablemente, la mayoría tienen que llegar al extremo de la miseria antes que la Gracia pueda obrar.) 10 Ahora me levantaré, dice el Señor; ahora seré ensalzado, ahora seré engrandecido. (La palabra «ahora» nos da el momento. Senaquerib ha robado a Judá, insultado a Dios, y ahora amenaza a Jerusalén. El Señor «se levantará» por medio de enviar un Ángel, que destruirá 185.000 de las tropas de Senaquerib.) 11 Concebisteis hojarascas, paja daréis a luz: El soplo de vuestro fuego os consumirá. (Todos los planes de los Asirios contra Jerusalén serán como «hojarascas» y «paja». Todo llegaría a ser nada. En una escala mayor, esto acontecerá al Anticristo y todos los que están con él.) 12 Y los pueblos serán como cal quemada: Como espinas cortadas serán quemados con fuego. («Espinas» y «cal» quemados bien calientes pero están consumidos bien rápidos. Tal será la brevedad del tiempo que Dios empleará para detener a Senaquerib.) reinado milenario del mesías 13 Oíd, los que estáis lejos, lo que he hecho; y vosotros los cercanos, conoced mi poder. (El gran milagro que Dios realizó por medio de enviar un Ángel y destruir 185.000 del ejército Asirio en una sola noche fue definitivamente oído «de lejos». Además, fue reconocido que era la Mano del Señor y no la del hombre [II Crón. 32:23].) 14 Aterrados están los pecadores en Sión, espanto sobrecogió a los hipócritas. ¿Quién de nosotros morará con el fuego devorador? ¿Quién de nosotros habitará con las llamas eternas? (Los Judíos que deseaban bajar a Egipto y buscar su ayuda ahora estaban «aterrados». El Espíritu Santo les llama «pecadores» e «hipócritas». El «fuego devorador» del cual se habla aquí es la «Ira de Dios». Las «llamas eternas» tienen que ver con el Juicio de Dios, que vendrá sobre ellos en seguida, así como el fuego eterno del Infierno. Aunque «en Sión», aún ellos eran impíos, es decir, sin Dios y no similares a Dios, que es, ser inconverso. Del mismo modo, multitudes hoy en día están en lo que profesa ser la Ciudad de Dios, pero sus corazones son extraños a Cristo.) 15 El que camina en justicia, habla lo recto; el que aborrece la ganancia de violencias, el que sacude sus manos por no recibir cohecho,


ISAÍAS 33:16

1178

el que tapa su oreja para no oír sangres, el que cierra sus ojos por no ver cosa mala (si una persona en realidad conoce al Señor, la Justicia va a ser su estilo de vida, que será obvio; en otras palabras, cuando una persona llega a Cristo, son gloriosamente cambiados; de otro modo, ¡en realidad no han venido a Cristo!): 16 Este habitará en las alturas: Su refugio será en las fortificaciones de la roca; se le dará su pan, y sus aguas serán ciertas. (En la terminología de hoy en día, «habitar en las alturas» se refiere a estar «juntamente nos resucitó, y así mismo nos hizo sentar en los Cielos con Cristo Jesús» [Ef. 2:6]. Las «fortificaciones de la roca» se refieren a Cristo. Pablo dijo, «La Roca era Cristo» [I Cor. 10:4]. El «Pan que se le dará» es el «Pan de la Vida», que es el Verdadero Pan, Cristo Jesús [Jn. 6:32, 35]. Las «aguas seguras» se refiere al poderoso Bautismo en el Espíritu Santo [Jn. 7:37-39].) visión de jerusalén bajo el mesías: en paz, restaurada 17 Tus ojos verán al Rey en Su hermosura; verán la tierra que está lejos. (En esa oportunidad, Jerusalén vio a Ezequías en cilicio, o sea saco de luto, pero el día viene cuando ellos verán al Mesías, el Rey, en Su «hermosura».) 18 Tu corazón imaginará el espanto, y dirá: ¿Qué es del escriba? ¿Qué del pesador del tributo? ¿Qué del que contaba todas las torres? (La Ira de Dios, como exhibida con terror en la destrucción del ejército Asirio, sacudió con terror el corazón de los inconversos en Sión, pero fue el tema de la meditación provechosa del corazón del convertido. Los fieles, cuando meditaban sobre la destrucción del enemigo, con júbilo preguntaron, «¿Ahora adónde están esos oficiales incrédulos?) 19 No verás a aquel pueblo espantable, pueblo de lengua oscura de entender, de len­ gua tartamuda que no comprendas. (Esa generación no vio más los Asirios; sin embargo, el Versículo tiene un significado mucho mayor. El significado mayor va incluso hasta el Anticristo. La palabra «no» se entiende en el sentido de «nunca más». Los enemigos de Israel nunca más serán vistos, porque la guerra en la Edad del Reino ya será una cosa del pasado [Isa. 2:2-4].) 20 Mira a Sión, ciudad de nuestras fiestas solemnes: Tus ojos verán a Jerusalén, mora­ da de quietud, tienda que no será desarmada,

ni serán arrancadas sus estacas, ni ninguna de sus cuerdas será rota. (Senaquerib pensaba reducir a «Sión» a cenizas, destruyendo su Templo. En cambio, él fue destruido. Más en particular, este Pasaje se refiere al Alegre Día venidero cuando Cristo reinará supremo en Jerusalén. El Creyente festejará sus ojos sobre el Rey y sobre Su Reino.) 21 Porque ciertamente, allí será el Señor para con nosotros fuerte, un lugar de anchurosos ríos y arroyos, por el cual no andará galera, ni por él pasará nave poderosa. (Grandes ríos eran el fundamento de la riqueza y fuerza de Asiria y Egipto, las más grandes Monarquías de aquel día; sin embargo, el Mesías, y no los ríos, etc., será el fundamento de toda la riqueza y fuerza en el Día Milenario venidero. El Señor será para todos como arroyos anchos y profundos de Gracia y Gloria. En tales arroyos, ningún buque de guerra pasará; porque no habrá más guerra, porque el Mesías será el Juez, Dador de la Ley y Rey. Él será un Salvador Todopoderoso.) 22 Porque el Señor es nuestro Juez, el Señor es nuestro Legislador, el Señor es nuestro Rey, Él mismo nos salvará. (¡Jesucristo es todo!) 23 Tus cuerdas se aflojaron; no afirmaron su mástil, ni entesaron la vela: Se repartirá entonces presa de muchos despojos: Los cojos arrebatarán presa. (El pensamiento del enemigo está comparado con un naufragio y a una ruina tan completa que aún hasta los cojos llegarían a ser vencedores. El despojo en Armagedón será en gran abundancia, y aquellos que pensaban haber sido derrotados «arrebatarán presa». Esto se refiere a Israel.) 24 No dirá el morador: Estoy enfermo: El pueblo que morare en ella será absuelto de pecado. (Cuando el pecado es absuelto, la enfermedad no existirá más. El uno es la causa; la otra es el efecto. Esta será precisamente la bendición de la Edad del Reino venidero, cuando Cristo reinará Personal y Supremamente.) Capítulo 34 (713 a.C.)

Armagedón; la ira de dios sobre las naciones

A

CERCAOS, oh naciones, para oír; escu­ chad, pueblos. Oiga la Tierra y cuanto está en ella, el mundo y todo lo que éste produce. (Los Capítulos 34 y 35 forman una Profecía. El Capítulo 34 corresponde a la Gran Tribulación, mientras el Capítulo 35 corresponde al Milenio venidero.


1179 En esta Profecía, como por todas partes de la Biblia, la noche del juicio precede a la mañana de la bendición. El hombre, en sus energías, tiene que ser juzgado y quebrantado antes de que el Reino de Dios pueda ser restablecido.) 2 Porque el Señor tiene indignación contra todas las naciones, y Su furor contra todos sus ejércitos: Las ha destruido por completo, las ha entregado a la matanza. (Esto habla de las naciones y de los ejércitos que se reunirán en Jerusalén para poder destruir esa ciudad y aniquilar a los Judíos. El Señor los enfrentará con «Su furor».) 3 Y los muertos de ellas serán arrojados, y de sus cadáveres se levantará hedor; y su sangre derretirá las montañas. (En cuanto a las declaraciones tales como «su sangre derretirá las montañas», algunos han acusado a Isaías de recaer a la hipérbole; ¡sin embargo, Isaías está meramente hablando las palabras del Espíritu Santo, y es cierto que él no recurriría a tal! En realidad, la totalidad del ejército del Anticristo será destruido, con la excepción de una sexta parte, y esto acontecerá en un solo día [Ezeq. 39:2; Zac. 14:1-15; Apoc.19:11-21].) 4 Y todo el ejército de los Cielos se des­ integrará, y se enrollarán los Cielos como un libro: Y caerá todo su ejército, como se cae la hoja de la vid, y como se cae la de la higue­ ra. (Esto se refiere a la Gran Tribulación, que durará por unos siete años. Durante esa época, «el ejército del Cielo», que incluye las estrellas y los cuerpos planetarios, serán enormemente afectados. La palabra «se desintegrará» parece implicar que su conducta ordenada será interrumpida, que causará tremendos trastornos sobre la Tierra [Apoc. 8:7-12].) 5 Porque Mi espada, dice el Señor está ba­ ñada en el Cielo; sobre Edom descenderá en juicio, y sobre el pueblo de Mi anatema. («Idomea» es la misma que «Edom», y simboliza todos que se oponen a Sión. Representa «todas las naciones», «Edom» y «Adán» son la misma palabra. La «espada bañada en el Cielo» es la Ira de Dios determinado en el Cielo y que desciende sobre el hombre culpable como el fuego cayó del Cielo sobre Sodoma. La declaración, «el pueblo de Mi anatema», literalmente significa «el pueblo sobre el cual he puesto Mi maldición» — los Edomitas. Ser maldecido es una cosa, pero ser maldecido por Dios es otra cosa completamente distinta.) 6 Llena está de sangre la espada del Señor, engrasada está de grosura, de sangre de cor­ deros y de cabritos, de grosura de riñones de

ISAÍAS 34:13

carneros: Porque el Señor tiene sacrificios en Bosra, y grande matanza en tierra de Edom. (Los «sacrificios» están mencionados porque ellos están empleados como un ejemplo de la «matanza» venidera. Esta será en la Gran Tribulación y en la Batalla de Armagedón. En esa época, el Señor, en efecto, hará cirugía mayor en el planeta Tierra; de otro modo, la Tierra sería destruida.) 7 Y con ellos vendrán abajo unicornios, y toros con becerros; y su tierra se embriagará de sangre, y su polvo se engrasará de grosura. (Todo el poder del hombre, como simbolizado por los animales fuertes de este Versículo, será destruido en aquel día.) 8 Porque es día de venganza del Señor, año de retribuciones en el pleito de Sión. (El «pleito de Sión» se relaciona no solamente con la hostilidad de las naciones a Israel, sino también a la guerra de siglo a siglo del hombre contra Dios. La guerra ha rugido desde la Caída de Adán y Eva en el Huerto de Edén. Todo esto estará que arde en la Gran Tribulación [Mat. 24:21].) 9 Y sus arroyos se convertirán en brea, y su polvo en azufre, y su tierra en brea ardiente. 10 No se apagará de noche ni de día, per­ petuamente subirá su humo: De generación en generación será asolada, nunca jamás pa­ sará nadie por ella. (Estos dos Versículos parecen describir una de las aperturas en la Tierra donde los hombres podrán mirar abajo al Infierno, que existirá durante la totalidad del Reino Milenario.) 11 Y la poseerán el pelícano y el erizo; y el búho y el cuervo morarán en ella: Y se extenderá sobre ella cordel de destrucción y niveles de asolamiento. (Esto continúa describiendo la apertura en la Tierra, que muy bien podría ser el mismo sitio de Babilonia [Isa. 66:22-24].) 12 Llamarán a sus nobles, nobles sin rei­ no: Y todos sus príncipes serán nada. (Esto habla de todos los «nobles» que han vivido en todas las edades pero rehusaron servir a Dios. Independientemente de su nobleza y de su estación alta en la vida, ellos no ganarán entrada al «Reino».) 13 En sus palacios crecerán los espinos, y ortigas y abrojos en sus fortalezas; y serán morada de chacales, patio para los pollos de los avestruces. (Esto nos dice lo que el Señor dice acerca de estas cosas en las cuales el hombre estima; son buenos para nada excepto para hacer crecer los «espinos y abrojos».)


ISAÍAS 34:14

1180

14 Las fieras del desierto se juntarán con hienas y un sátiro llamará a otro; también allí reposará las aves nocturnas, y hallará para sí reposo. (En Lev. 17:7, la palabra «sátiro» se emplea para «demonios», y probablemente significa lo mismo aquí. La idea de este Pasaje es que en este lugar en particular, donde sea que sería [probablemente donde Babilonia una vez existió], los sonidos que emanan de él serán debilitantes por lo menos. Los «gritos» y «clamor» caracterizan el horror del Infierno eterno, del cual representa [Mat. 8:12].) 15 Allí anidará el búho, y pondrá sus hue­ vos, y sacará su cría; y la abrigará bajo su sombra: También se juntarán allí buitres, cada uno con su compañera. (Los tipos de animales y aves que están mencionados aquí están bajo el título de «impuros». Tal caracterizará este lugar. Muchos preguntarían, «¿Por qué tendría el Señor tal lugar o apertura del Infierno en la Tierra? Quizá el propósito de esta apertura será para causar que las generaciones venideras aborrecieran al pecado y sus consecuencias. Cuando el hombre natural en realidad puede ver hasta dentro del Infierno, le será una gran advertencia para que anden en los Caminos de Dios. No solamente los hombres en la Nueva Tierra, sino los Ángeles también, y todos los otros seres podrán mirar a ese lugar y ver cuán horrible es el castigo para el pecado [Apoc. 14:9-11]. Horripilante como este pensamiento puede ser, la mirada podría ser el método mejor de Dios de guardar las generaciones eternas para que observen Sus Leyes y Mandamientos, mientras ellos progresan en la Nueva Tierra en el futuro eterno.) 16 Inquirid en el Libro del Señor, y leed: Ninguno de estos ha faltado, ninguno faltó con su compañera; porque Su boca mandó y los reunió Su mismo espíritu. (Parece como si el Espíritu Santo siente la incredulidad de los hombres en cuanto a sus predicciones y proclama a todos que «ninguno de estos a faltado». La humanidad está mandado a «inquirir en el Libro del Señor, y leer» y entender que todas las cosas predichas, todo se cumplirá.) 17 Él les echó las suertes, y Su mano les repartió con cordel: Para siempre la tendrán por heredad, de generación en generación morarán allí. (Estas palabras, «Él les echó las suertes», se refiere al hecho de que Dios proporciona a todas las naciones de la Tierra su destino en particular. Todo tiene que ver con su aceptación o rechazo de Él. Se dice que

«Su Mano» traza la línea de su habitación; por consiguiente, Él ha dicho, «Los malos serán trasladados al Infierno, todas las naciones que se olvidan de Dios» [Sal. 9:17].) Capítulo 35 (713 a.C.)

el milenio: la tierra restaurada; la gente sanada; el camino de santidad

P

ERO se alegrarán el desierto y el seque­ dal: Y se regocijará el desierto, y florece­ rá como la rosa. (Esto corresponde a la Edad del Reino Venidero. El Capítulo anterior, que fue la primera parte de esta Profecía, declara la causa de toda tristeza, dolor, quebrantamiento de corazón y destrucción, que es el pecado y la rebelión del hombre contra Dios, que serán destruidos por el Señor Jesucristo; este Capítulo, la parte concluyente de la Profecía, demuestra lo que Dios puede hacer en un corazón y vida que está entregado a Él. Mientras la renovación espiritual se efectúa en los corazones y vidas, la renovación material, económica, doméstica y física acontecerá sobre la totalidad de la Tierra.) 2 Florecerá abundantemente, y también se regocijará hasta con alegría y con cánticos de júbilo: La gloria del Líbano le será dada, la hermosura del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la Gloria del Señor, la Majestad del Dios nuestro. («La Gloria del Señor, y la Majestad del Dios nuestro» es la causa del «florecer abundantemente» y el «regocijarse hasta con alegría y cánticos de júbilo».) 3 Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas débiles. (Con estas Promesas sobremanera grandes y preciosas, a los siervos de la Verdad se les manda fortalecer a los Creyentes temblorosos y aprensivos. Con la «Gloria del Señor» ahora primordial, aún hasta los «débiles» ganan «fuerza», y «las rodillas débiles» ya no están así.) 4 Decid a los de corazón apocado: Con­ fortaos, no temáis: He aquí que vuestro Dios viene con venganza, con pago: El mismo Dios vendrá, y os salvará. (Este Pasaje expresa otra vez la Doctrina de la Venida del Señor Jesucristo. Además, este Versículo señala al período predicho en II Pedro 3:10 y Apoc. 19:11-21. Sin embargo, de una manera enorme damos menos de lo debido a las Escrituras si limitamos este Pasaje solamente a la Segunda Venida de Jesucristo. Sus palabras están enfocadas a todo hijo de Dios en todas las edades.


1181 La frase, «el Mismo Dios vendrá, y os salvará», en realidad dice, «el Mismísimo Dios vendrá, y os salvará». Hay solamente Uno Solo que puede salvar, y Él mismo tiene que hacerlo; para hacerlo Él tiene que «venir» a nosotros.) 5 Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán. (Los Versículos 5 y 6 tenían un cumplimiento en el Primer Advenimiento el Mesías, pero su cumplimiento moral y plenario pertenece a Su Segundo Advenimiento futuro. Cristo no obraba milagros en Su Primer Advenimiento como simples maravillas, sino porque fue predicho aquí que cuando Él vendría, Él haría milagros de esta naturaleza; de ahí, Su obrar de estos milagros en particular daba pruebas de que Él era el Mesías predicho. Pero Su rechazo postergó al futuro las maravillas y bendiciones de este Capítulo entero.) 6 Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mundo; porque aguas brotarán en el desierto, y arroyos en el yermo. (El aspecto entero de ese futuro Día Alegre [el Milenio] será cambiado. La enfermedad y aflicción terminarán. «Entonces» el «cojo» no solamente será capaz de andar, sino tendrá tanta libertad de movimiento que él será capaz de «saltar como un ciervo». ¡«Entonces» el «mudo» no solamente será capaz de hablar, sino «cantar», también! ¡Sin embargo, en el sentido espiritual, esto tiene hasta un significado mayor ¡Debido a la Caída, los hombres han sido «cojos espiritualmente» además de ser «mudos espiritualmente». «Entonces» todos los tales «danzarán en el Espíritu» y «cantarán sus alabanzas»! Debido a la Caída, el mundo es un «yermo». Pero en esa oportunidad, las «aguas» y «arroyos», que significan el Espíritu Santo, harán que el «desierto florezca como la rosa».) 7 Y el lugar seco se convertirá en estanque, y el sequedal en manantiales de aguas; en la habitación de chacales, en su cama, será lugar de cañas y de juncos. (Los «chacales» hacen su hogar en el desierto arenoso. Serán desterrados y sus guaridas convertidos en pastos verdes. Muchas naciones del mundo en la actualidad ahora no pueden alimentarse debido a la «tierra seca». Este Pasaje declara el hecho de que toda la Tierra en ese entonces se convertirá en tierra fértil. «Manantiales de aguas» rebozarán por el suelo del desierto, que en ese entonces se convertirá en un jardín. Áreas desérticas y dados a la desolación en ese entonces serán «pastizales espesores» apacentado por el ganado.)

ISAÍAS 36:1

8 Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad; no pasará por él inmundo; sino que él mismo estará con ellos; el que anduviere en este camino, por torpe que sea, no se extraviará. (Las Escrituras definitivamente predicen una «calzada» literal que será construida de Egipto a Israel a Asiria [Isa. 11:6; 19:23-25]; sin embargo, estos Pasajes no se refieren a una «calzada» en particular, sino al «camino de Santidad». Está proclamado por el Espíritu Santo que el «camino» es «Santidad». La santidad caracteriza todo lo que Dios es y hace.) 9 No habrá allí león, ni bestia fiera subirá por él, ni allí se hallará, para que caminen los redimidos allí (tal declara la Verdad de que Satanás, como un «león rugiente», no tendrá acceso al «camino de santidad»; los espíritus demoníacos, es decir, «las bestias fieras» también «allí no se hallarán»; por lo tanto, la victoria que todo verdadero hijo de Dios desea ansiosamente se encuentra en «El Camino de Santidad». Su cumplimiento total muestra el Reino Milenario, cuando Satanás y todos sus secuaces de las tinieblas estarán encerrados; por consiguiente, solamente los «redimidos» ocuparán esta «calzada».). 10 Y los redimidos del Señor volverán, y vendrán a Sión con alegría; y habrá gozo perpetuo sobre sus cabezas: Y retendrán el gozo y alegría, y huirá la tristeza y el gemido. (Los Versículos 8 al 10 pueden resumirse por decir, «no pasará lo inmundo por el, porque Él mismo estará caminando en el camino; para que hasta lo más sencillo no puede extraviarse por esa calzada». Será un Camino del Señor [Mal. 3:1] y, por lo tanto, no solamente que su compañerismo excluirá el mal y asegurará la llegada, sino que también protegerá del peligro. Con tal Guardián que está en camino, y con tal puerto al final, no es extraño que los redimidos del Señor se caractericen por cantos, gozo y alegría. «El dolor y el gemido huirán», eso es, la bienaventuranza de los redimidos no será en el estado perfecto expuesto al quebrantamiento como lo fue con el gozo inocente del Huerto de Edén.) Capítulo 36 (710 a.C.)

intervalo histórico: invasión asiria de judá

A

CONTECIÓ en el año catorce del rey Ezequías, que Senaquerib rey de Asiria


ISAÍAS 36:2

1182

subió contra todas las ciudades fuertes de Judá, y las tomó. (Esta es la tercera vez que el Espíritu Santo registra los hechos que se relacionan a Ezequías y el ataque propuesto por Asiria contra Jerusalén, de este modo denota su significación. Su significación se alberga en el hecho de que este episodio es un símbolo de la invasión futura de Israel por el Anticristo. Como Senaquerib fue detenido, así también el Anticristo será detenido.) 2 Y el rey de Asiria envió a Rabsaces con gran ejército desde Laquis a Jerusalén al rey Ezequías: Y asentó el campo junto al acueducto del estante superior, junto al camino de la heredad del Lavador. (El «Rabsaces», aparentemente, era la cabeza de la expedición Asiria contra Jerusalén. Él está allí para exigir la rendición de Jerusalén. «El acueducto del estanque superior» es el mismo lugar en que Isaías se paró con Acaz cerca de 28 años antes [7:3].) 3 Entonces salió a él Eliaquín hijo de Jil­ quías mayordomo, y Sebna, escriba, y Joa hijo de Asaf, canciller. («Eliaquín» y «Sebna» fueron enviados fuera de la ciudad para encontrarse con el Rabsaces; este es el mismo «Sebna» contra el cual Isaías profetizó en el Capítulo 22.) mensaje insultante a ezequías de judá 4 A los cuales dijo el Rabsaces: Ahora, pues, diréis a Ezequías: El gran rey, el rey de Asiria, dice así: ¿Qué confianza es ésta en que confías? (De los tres enviados Asirios, el Rabsaces solo consigue una mención en Isaías, porque él era el portavoz. Probablemente él fue seleccionado para tal debido a que hablaba con fluidez el Hebreo. Él se refiere al rey de Asiria como «al gran rey». Esto tiene el propósito de insinuar que no había rey alguno en todo el mundo tan grande como «el rey de Asiria». Sin embargo, «el Rabsaces» hallará, para su consternación, que su rey, Senaquerib, queda servil a otro rey, «el Señor de la Gloria». El Rabsaces reprende a Ezequías acerca de su confianza colocada en Egipto. Esto nos dice que cuando se confía en el hombre más bien que en Dios el Cristiano está expuesto al desprecio del mundo.) 5 Digo, de lo que tú hablas, (pero son puramente palabras vanas) que tengo el consejo y el poderío para la guerra. Ahora bien, ¿en quién confías que te rebelas contra

mí? (Parece que el Rabsaces a conseguido una copia del acuerdo propuesto entre Judá y Egipto, y que las mismas palabras le han sido reportadas verbalmente a él.) 6 He aquí que confías en el báculo de esta caña cascada, es decir en Egipto, sobre el cual si alguien se apoyare, se le entrará por la mano, y se la atravesará. Tal es el Faraón rey de Egipto para con todos los que en él confían. (Cuando el Asirio hablaba de esta «caña cascada», a saber «Egipto», él estaba hablando desde el punto de vista del conocimiento en lugar de una mera jactancia.) 7 Y si me dijeres, en el Señor nuestro Dios confiamos; ¿no es Éste Aquel cuyos lugares altos y cuyos altares hizo quitar Ezequías, y dijo a Judá y a Jerusalén: Delante de este Altar adoraréis? (Destruir los materiales elegantes y ceremonias corruptas de la religión mundana es malentendido por el mundo y representaba el sacrilegio. El Rabsaces era totalmente ignorante de los Caminos de Dios y había malentendido la destrucción de Ezequías de los bosques de los ídolos, creyendo que él había ofendido al Dios de Judá.) 8 Ahora pues yo te ruego que des rehenes al rey de Asiria mi señor, y yo te daré dos mil caballos, si pudieres tú dar jinetes que cabalguen sobre ellos. (El Rabsaces continúa reprendiendo a Judá.) 9 ¿Cómo pues harás volver el rostro de un capitán de los más pequeños siervos de mi señor, aunque estés confiado en Egipto por sus carros y hombres de a caballo? (La verdadera debilidad de Judá era su falta de dependencia en Dios, no su falta de preparación militar.) 10 ¿Y por ventura vine yo ahora a esta tierra para destruirla sin el Señor? Y Jehová me dijo: Sube a esta tierra para destruirla. (Las declaraciones del Rabsaces hacen obvio que la Profecía dada por Isaías hacía algunos años antes la habían leído o visto. El uso de ella por él era un truco astuto para persuadir al pueblo a desobedecer al Señor. Cuando los inconversos citan la Biblia para apoyar sus proyectos o doctrinas, ellos se contradicen a sí mismos y exponen su ignorancia de las Santas Escrituras y su odio para Dios. Ni Senaquerib ni su capitán, el Rabsaces, creyeron en Jehová. Sus declaraciones son desde el punto de vista del ego. Ellos se imaginan a sí mismos tan altos y tan poderosos que si hay un Dios, ellos son Sus príncipes en la Tierra. Senaquerib malentendió la Profecía de Isaías.


1183 Fue cierto que Dios ordenó a los Asirios [sin que ellos se dieran cuenta] vencer a ciertos países, que incluyó el Reino del Norte de Israel, y también para castigar Judá; sin embargo, Él nunca les dio una comisión para destruir Judá. Por lo tanto, en esto, estaban sobrepasando sus límites, y enfrentarían las terribles consecuencia.) respuesta de Judá 11 Entonces dijo Eliaquín, y Sebna y Joa al Rabsaces: Te rogamos que hables a tus siervos en lengua Siríaca, porque nosotros la entendemos: Y no hables con nosotros en lengua Judaica, oyéndolo el pueblo que está sobre el muro. (El Rabsaces hablaba en Hebreo, deseando que el pueblo escuchara sus palabras, así también como sus jefes, para así poder debilitar su voluntad para resistir. Así hizo caso omiso del pedido de los Judíos. A propósito, respecto a los tres Hebreos a los cuales se dirige aquí «Eliaquín» y «Sebna» se contrastan. «Eliaquín» es un tipo de Cristo; de ahí, es simbólico del Espíritu. «Sebna» es un tipo de Satanás; por lo tanto, es un tipo de la carne [Isa. 22:15-24]. «Sebna» animaba enormemente el buscar la ayuda de los Egipcios, mientras «Eliaquín» insta fuertemente la confianza en Dios. La mayoría en Jerusalén durante esa época seguían a «Sebna», mientras un pequeño remanente seguía a Isaías y a «Eliaquín» [Isa. 1:9]. De hecho, casi todos los jefes religiosos de Jerusalén seguían la senda carnal de «Sebna».) mensaje al pueblo 12 Y dijo el Rabsaces: ¿Me envió mi señor a ti y a tu señor, a que dijese estas palabras, y no a los hombres que están sobre el muro, para comer su estiércol y beber su orina con vosotros? (El lenguaje empleado por el Rabsaces muestra su desprecio para Judá.) 13 Se puso luego en pie el Rabsaces, y gritó en alta voz en lengua judaica, diciendo: Oíd las palabras del gran rey, el rey de Asiria. (Satanás siempre grita en «alta voz». También él lo dice en el «lenguaje» que nosotros fácilmente entendemos.) 14 El rey dice así: No os engañe Ezequías, porque no os podrá librar. (El Rabsaces afirma hablar por «el rey», Senaquerib. Satanás tiene muchos mensajeros. Por lo tanto, el pueblo tenía una alternativa; podían creen al Rabsaces o a «Ezequías».

ISAÍAS 36:20

Si el pueblo no tenía un fuerte liderazgo espiritual en las personas de «Ezequías» e «Isaías», ellos sin duda hubieran consentido al Rabsaces.) 15 Ni os haga Ezequías confiar en el Señor, diciendo: Ciertamente el Señor nos librará: No será entregada esta ciudad en manos del rey de Asiria. (Las palabras de Isaías dadas a Ezequías sin duda habían llegado al oído de Senaquerib. Por lo tanto ahora tenemos la Palabra del Señor en contra de la palabra de Senaquerib.) 16 No escuchéis a Ezequías: Porque el rey de Asiria dice así: Haced conmigo paz, y salid a mí; y coma cada uno de su viña, y cada uno de su higuera, y beba cada cual las aguas de su pozo (en otras palabras, la guerra cesaría si ustedes «hacen un acuerdo conmigo»; esto siempre ha sido la ardid de Satanás; el mensaje es «compromiso», ¡que nunca es de parte de Dios!); 17 Hasta que yo venga y os lleve a una tierra como la vuestra, tierra de grano y de vino, tierra de pan y de viñas. (A pesar de las promesas doradas, el plan fue para llevar a Judá cautivo a Asiria, y ellos ya habían llevado a Efraín. ¡Este es el plan de Satanás para el Cristiano moderno, también! Él promete todo, pero sólo da esclavitud.) 18 Mirad no os engañe Ezequías diciendo: El Señor nos librará. ¿Libraron los dioses de las naciones cada uno a su tierra de la mano del rey de Asiria? (La jactancia del Rabsaces no era vacía, al menos en cuanto a los «dioses» de las naciones. Al parecer de los Asirios, fue una guerra religiosa. Su éxito en el carácter religioso de sus guerras justificó su jactancia.) 19 ¿Dónde está el dios he Jamat y de Arfad? ¿Dónde está el dios de Sefarvayin? ¿Libraron a Samaria de mi mano? (En este Pasaje, el Rabsaces jacta de su dios, Asur, sobre «los dioses de Jamat y Arfad». Senaquerib no ve distinción alguna entre las ciudades en donde Jehová fue adorado, y supuestamente en Samaria, que aquellas que reconocieron a otros dioses. Como Samaria cayó, que supuestamente adoraba a Jehová, ¿Por qué no caería Jerusalén? Por lo tanto, él iguala el Dios de Samaria con el de Judá.) 20 ¿Qué dios hay entre los dioses de estas tierras, que haya librado su tierra de mi mano, para que el Señor libre de mi mano a Jerusalén? (En esta declaración, el Rabsaces clasifica a Jehová en la misma categoría como los dioses ídolos de las demás naciones. ¡Qué


ISAÍAS 36:21

1184

Jehová libraría a Judá, no había duda alguna! ¡Sin embargo, la manera por la cual Él los libró fue debido a este insulto! Él los humillaría tanto que Senaquerib no recobraría. Además, Jerusalén no sufriría ni siquiera la pérdida de una sola persona ni una flecha disparada contra su muro. ¡Eso basta en cuanto al dios, Asur!) 21 Pero callaron, y no le respondieron pa­ labra, porque el rey así lo había mandado, diciendo: No le respondáis. (Hay ciertas ocasiones cuando la respuesta más eficaz de la fe al lenguaje insultante es la dignidad del silencio, y su refugio mejor es la oración.) 22 Entonces Eliaquín hijo de Jilquías ma­ yordomo, y Sebna escriba, y Joa hijo de Asaf canciller, vinieron a Ezequías rotos sus vesti­ dos, y le contaron las palabras del Rabsaces. (Si se puede notar, «Sebna el Escriba» estaba vestido de cilicio lo mismo que «Eliaquín». Pero ahí mismo la similitud se acabó. Eliaquín anhelaba la voluntad de Dios, mientras Sebna anhelaba su lugar y posición recuperados. ¡Esto describe a demasiados Cristianos!)

estaba esperando liberación; sin embargo, ahora parecía como si ella no tendría suficiente fuerza para pasar por la crisis, pero perecería por la debilidad.) 4 Quizá oirá el Señor tu Dios las palabras del Rabsaces, al cual envió el rey de Asiria su señor a blasfemar al Dios Vivo, y a reprender con las palabras que oyó el Señor tu Dios: Alza pues oración tú por el remanente que aun han quedado. (Nótese la manera en este Versículo en la cual Ezequías formulaba su terminología. Él no ruega con el Señor acerca del mérito de Judá, sino más bien acerca de la blasfemia del «Rabsaces». Él sabe que ni él ni Judá tienen mérito alguno para con Dios. Esta actitud debe ser un modelo para nosotros, también. «El remanente que ha quedado» se refiere al gran número de los de Judá que ya habían sido llevados cautivos de las otras ciudades de Judá, con solamente aquellos que estaban en Jerusalén que quedaban.)

Capítulo 37

5 Vinieron pues los siervos de Ezequías a Isaías. 6 Y les dijo Isaías: Diréis así a vuestro se­ ñor: Así dice el Señor: No temas por las pa­ labras que has oído, con las cuales Me han blasfemado los siervos del rey de Asiria. (La blasfemia del Rabsaces estaba en contra del Señor, y sería contestada como corresponde.) 7 He aquí, yo voy a darle un soplo que le perturbe y oirá un rumor, y se volverá a su tierra: Y yo haré que en su tierra caiga a espada. (Las palabras, «Yo voy a darle un soplo que le perturbe», más bien significa «yo pondré en él un espíritu», es decir, «Yo le voy a quitar de él el espíritu de soberbia y arrogancia y en cambio infundiré en su corazón un espíritu de vacilación y temor». Cuando el Señor toma mando de una situación, este Versículo nos da la prueba de la amplia provisión que Él tiene para hacer lo que Le plazca. El «soplo» fue el envío de un Ángel del Cielo, quien mataría a 185.000 soldados Asirios en una sola noche. Senaquerib se detendría en llevar a cabo sus planes para la destrucción de Jerusalén y volver a su propia tierra. Por último, él fue asesinado por sus propios hijos.)

(710 a.C.)

Ezequías angustiado; le pide a Isaías que ore

A

CONTECIÓ pues, que el rey Ezequías, oído esto, rasgó sus vestidos, y cubierto de cilicio vino a la Casa del Señor. (Este Capítulo en realidad es una continuación del anterior; por lo tanto, los dos constituyen una sola narración. Lo que sean las dificultades de infidelidad que anteriormente habían plagado a Ezequías ahora se las echaron, y el está haciendo lo que debía hacer todo el tiempo. Él está llevando sus dificultades al Señor. Los Asirios están amenazando su destrucción, y él se da cuenta que no hay esperanza excepto en Dios.) 2 Además, envió a Eliaquín, mayordomo, y a Sebna Escriba, y a los ancianos de los Sacerdotes, cubiertos de cilicio, a Isaías Profeta, hijo de Amoz. (¡Ellos debían de haber hecho esto al comienzo!) 3 Los cuales le dijeron: Ezequías dice así: Día de angustia, de reprensión y de blasfe­ mia, es este día: Porque los hijos han llegado al punto de nacer, y no hay fuerza en la que da a luz. (Este Pasaje, «porque los hijos han llegado al punto de nacer… etc.», era una frase proverbial para indicar un momento de dificultad extrema. Judá estaba en apuros urgentes y

promesas de dios para la liberación

actitud arrogante de asiria, más insultos a dios y a judá

8 Vuelto pues el Rabsaces, halló al rey de


1185 Asiria que combatía contra Libná; porque ya había oído que se había apartado de Laquis. (Después de que el Rabsaces concluyó su misión, no daba cuenta de lo que él había iniciado, él volvió a Senaquerib, porque le encontró en el intento de destruir «Libná». Parece que esta era la siguiente fortaleza camino a Egipto.) 9 Pero él oyó decir de Tiracá rey de Etiopía: He aquí que ha salido para hacerte guerra: Y al oírlo, envió mensajeros a Ezequías, diciendo («Tiracá rey de Etiopía» está entre los más famosos de los Monarcas que pertenecían a esa época; parece que este rey había derrotado a Egipto y ahora gobernaba tanto a Etiopía como a Egipto; el movimiento Tiracá provocó alarma a Senaquerib, quien ya había derrotado un ejército Egipcio hacía poco tiempo antes; él estaba confiado del éxito contra cualquier esfuerzo que los Egipcios emprendieran): 10 Diréis así a Ezequías rey de Judá: No te engañe tu Dios en Quien tú confías, diciendo: Jerusalén no será entregada en mano del rey de Asiria. (Senaquerib reconoció a Jehová como un Dios, el Dios de los Judíos, pero le puso a la par de los demás «dioses de las naciones», a los cuales él no tenía respeto alguno.) 11 He aquí que tú oíste lo que hicieron los reyes de Asiria a todas las tierras, que las destruyeron; ¿y escaparás tú? (De hecho, Senaquerib durante esta época era el Monarca más poderoso sobre la faz de la Tierra; por lo tanto, ¡estas jactancias no eran simples amenazas vacías!) 12 ¿Libraron los dioses de las naciones a los que destruyeron mis antepasados, a Gozán, Jarán, Résef, y a los hijos de Edén que moraban en Telasar? (Él aquí enumera áreas de las cuales habían sido tomadas por los Asirios.) 13 ¿Dónde está el rey de Jamat, y el rey de Arfad, el rey de la ciudad de Sefarvayin, de Hená, y de Ivá? (Senaquerib como Satanás, se deleita en jactarse de sus victorias.) Ezequías ora a dios por ayuda 14 Y tomó Ezequías las cartas de mano de los mensajeros, y las leyó; y subió a la Casa del Señor, y las extendió delante del Señor. (Este último mensaje fue enviado a Ezequías en una «carta». En II Crón. 32:17, la palabra «cartas» fue empleada, que significaba pluralidad e indicaba una carta arrogante, insultante y jactanciosa. Al «extender» la carta «delante del Señor» no insinuaba de parte de Ezequías

ISAÍAS 37:21

que Dios no sabía su contenido anteriormente, pero fue diseñado así para que el reproche de Senaquerib del Dios de Judá siempre estuviera delante del Señor.) 15 Entonces Ezequías oró al Señor, dicien­ do (¡esta es la respuesta!): 16 Jehová de los Ejércitos, Dios de Israel, que moras entre los Querubines, sólo Tú eres Dios sobre todos los reinos de la Tierra; Tú hiciste los Cielos y la Tierra. (La oración de Ezequías es muy interesante y merece nuestra atención. Sería lo mismo si , nosotros oramos hoy con una excepción. Ahora, somos amonestados a orar al Señor en el Nombre de Jesús [Jn. 16:23].) 17 Inclina, oh Señor, Tu oído, y oye; abre, oh Señor, Tus ojos, y mira: Y oye todas las palabras de Senaquerib, el cual ha enviado a blasfemar al Dios Viviente. (Este es un ruego consciente de la Promesa hecha a Salomón [II Crón. 7:15]. Ezequías está reclamando esta Promesa, como nosotros también podemos reclamar muchas Promesas hechas en la Palabra de Dios [Mar. 9:23; Mat. 18:18; Jn. 14:14; 15:7]. La petición que se ofrece al Señor sin estar basada en la Palabra de Dios es una petición infructífera.) 18 Ciertamente, oh Señor, los reyes de Asiria destruyeron todas las tierras y sus comarcas. (En realidad, esto fue un hecho que fue imposible negar.) 19 Y entregaron los dioses de ellos al fuego: Porque no eran dioses, sino obra de manos de hombre, leño y piedra: Por eso los destruyeron. (Si se puede notar, Ezequías no negó la existencia ni aún el poder de los Asirios. Que todos sepan, como aquí, que la confesión de los problemas existentes no demuestra una falta de fe y que al hacer caso omiso de ciertas dificultades no las hace menos existentes.) 20 Ahora pues, Jehová Dios nuestro, líbranos de su mano, para que todos los reinos de la Tierra conozcan que sólo Tú eres Señor. (Toda petición que se hace al Señor, como la de Ezequías, no debe ser la liberación o triunfo sobre los enemigos para nuestro propio bien, ni siquiera para el bien de los demás, sino más bien para la «Gloria de Dios».) respuesta de Dios: Senaquerib será extinguido 21 Entonces Isaías hijo de Amoz, envió a decir a Ezequías: Jehová Dios de Israel dice así: Acerca de lo que Me rogaste sobre


ISAÍAS 37:22

1186

Senaquerib rey de Asiria (o Isaías sabía que Ezequías estaba buscando al Señor con respecto a la amenaza Asiria, o más bien el Señor se lo reveló; la Promesa que había sido dada por el Señor por medio de Isaías que Senaquerib no saldrá exitoso en su aventura [37:7], por lo tanto parece que Ezequías estaba mostrando falta de fe por medio de continuar rogando cuando la Promesa ya había sido dada; ¡pero no necesariamente es así! En realidad, nuestra fe tiene que ser constantemente reconfortada; de ahí, David repetiría el clamor al Señor para asegurarse de nuevo, a pesar del hecho de que el Señor había dicho que él sería rey de Israel [I Sam. 16:1, 12-13; Sal. 13]. 22 Esto es lo que el Señor habló de él: La virgen hija de Sión, te desprecia, y te escarnece: Meneó su cabeza por tu espalda la hija de Jerusalén. (La expresión, la «virgen hija», representa Jerusalén como una tierna doncella, debilitada y delicada, pero aún todavía suficientemente audaz para pararse en contra de Senaquerib y sus huestes y amenazarle con resistencia. Con la confianza que el Señor la protegerá, ella «le escarnece». Esta es la respuesta de Dios a la jactancia de Senaquerib, y, debido a su fuente, se debe tomar con bastante seriedad.) 23 ¿A Quién injuriaste y a Quién blasfe­ maste? ¿Contra Quién has alzado tu voz, y levantado tus ojos en alto? Contra el Santo de Israel. (Esto declara el hecho de que Senaquerib está luchando en contra de Dios. ¡Es una batalla que él no puede ni siquiera tener esperanza de ganar!) 24 Por mano de tus siervos has vituperado al Señor, y dijiste: Yo con la multitud de mis carros subiré a las alturas de los montes, a las laderas del Líbano; cortaré sus altos cedros, sus cipreses escogidos; vendré después a lo alto de su límite, al monte de su Carmelo. (En este Pasaje, el Espíritu Santo no está afirmando que Senaquerib en realidad dijo estas palabras con su boca, pero que él las pensó en su corazón.) 25 Yo cavé, y bebí las aguas; y con las pisadas de mis pies secaré todos los ríos de lugares atrincherados. (El Señor continúa declarando las jactancias de Senaquerib.) 26 ¿No has oído decir que de mucho tiempo ya yo lo hice, que de días antiguos lo he formado? Ahora empero lo he hecho suceder y tus serás para destrucción de ciudades fuertes en montones de ruinas. (En este Pasaje, Isaías, después de hablar de

la persona de Senaquerib, se detiene sin aviso y vuelve a hablar como la persona de Jehová. En este Pasaje, Senaquerib es reprendido por el Espíritu Santo por no saber lo que él debía saber y pudiera haber sabido, si él siquiera hubiera escuchado la voz de la conciencia y razón. Las palabras, «ahora empero lo he hecho suceder», se refiere al hecho de que todo lo que Senaquerib había hecho, él lo había hecho como el instrumento de Dios, con el permiso de Dios — aún con Su asistencia; sin embargo, Senaquerib había llegado a ser tan enaltecido en su propio orgullo que él pensaba que sus victorias eran debidas a su propia habilidad, designios tácticos y proeza militar.) 27 Por tanto sus moradores, cortos de manos, quebrantados y confusos, serán como grama del campo y hortaliza verde, como hierba de los tejados, y como trigo marchito antes de su madurez. (Dios, después de haber decretado el éxito de los Asirios, los afectaba [en parte] por medio de infundir debilidad en las naciones que eran sus enemigos. Senaquerib pensaba que su destreza militar había logrado sus victorias, cuando ahora Dios dice todo lo opuesto.) 28 Pero yo he conocido tu estado, tu salida y tu entrada, y tu furor contra Mí. (Senaquerib, aunque un instrumento involuntario en las Manos de Dios, todavía, pudiera haber conocido todo lo que él necesitaba saber acerca de Dios, si solamente él hubiera tomado el tiempo y la pena para aprender. ¡El Versículo 26 dice así! Por lo tanto, por no haber tomado tiempo para aprender acerca de Dios, y, de ese modo, entender el secreto de su victoria, él acarreará la Ira de Dios.) 29 Porque contra Mí te airaste, y tu estruen­ do ha subido a Mis oídos: Pondré pues Mi anzuelo en tu nariz, y Mi freno en tus labios, y Te haré tornar por el camino por donde vi­ niste. (Senaquerib propuso la crueldad escandalosa de este Versículo para Ezequías y su pueblo, pero, en sentido figurado, él mismo tuvo que sufrirlo.) 30 Y esto te será por señal: Comerás este año lo que nace de suyo, y el año segundo lo que nace de suyo: Y el año tercero sembraréis y segaréis, y plantaréis viñas, y comeréis su fruto. (La agricultura había sido imposible durante los dos años anteriores, debido a la invasión de los Asirios. Pero ahora Dios anima al remanente de su Pueblo a salir de la ciudad al campo y arar la tierra, porque Él les prometió que el rey Asirio nunca volverá para dañarlos.


1187

ISAÍAS 38:1

Por lo tanto, parece que el peligro acentuado duraba por unos dos años.) 31 Y el remanente de la Casa de Judá que hubiere escapado, volverá a echar raíz abajo, y hará fruto arriba (la Bendición de Dios ahora está sobre Judá; dentro de poco, ella recobró su vigor antiguo para que bajo el reinado de Josías ella pudiera extender su dominio sobre casi todo el antiguo territorio Israelita [II Crón. 34:6, 18]). 32 Porque de Jerusalén saldrá un remanen­ te, y del Monte de Sión un grupo de salvados: El celo del Señor de los Ejércitos hará esto. (El «remanente» se refiere a aquellos que escaparon de la incursión de los últimos dos años. De hecho, muchos habían muerto o habían sido tomados cautivos. La frase, «el celo del Señor de los Ejércitos», está empleado por el Espíritu Santo para asegurar el cumplimiento de lo que había sido prometido. El Pueblo de Dios será bendecido y acrecentará fuerzas una vez más.) 33 Por tanto, así dice el Señor acerca del rey de Asiria: No entrará en esta ciudad, ni disparará flecha en ella: No vendrá delante de ella escudo, ni será echado contra ella baluarte. (Senaquerib había planeado ya hace tiempo sitiar en contra de Jerusalén. El Espíritu Santo por medio de Isaías dice que ningún sitio habrá contra la ciudad.) 34 Por el camino que vino se volverá, y no entrará en esta ciudad, dice el Señor: (Esta Promesa aseguró a Ezequías que él no sería enfrentado con este enemigo.) 35 Pues yo ampararé a esta ciudad para salvarla por amor de Mí, y por amor de David Mi siervo. (A Ezequías le fue dicho aquí por no menos que el Espíritu Santo que no se jactara por la hermosura ni el fervor de que su oración conseguiría la victoria, porque Dios le dijo que Él libraría la ciudad, no por el amor a Ezequías sino por el amor a David, es decir, «por el amor al Mesías». La frase, «Yo ampararé a esta ciudad», literalmente significa «Yo me cubriré sobre esta ciudad, como una ave cubre sus polluelos con sus alas».)

noticia hubiera venido bien rápido a Jerusalén con respecto a los «cuerpos muertos» que estaban tirados por todas partes. ¡Este gran Milagro instituido por el Señor se califica en la misma categoría como la abertura del Mar Rojo y la destrucción del ejército Egipcio, además como la abertura del Jordán y la caída de los muros de Jericó!) 37 Entonces Senaquerib rey de Asiria levantó el campamento, y se fue, y se volvió a su tierra, e hizo su morada en Nínive. (En este Pasaje, el Espíritu Santo, con un pequeño ajuste, se deshace de «Senaquerib». Las palabras «se volvió» tiene el mismo significado de un perro que sale con el rabo entre las piernas. Él regresó a su capital, «Nínive». Él vivió unos 19 o 20 años más después de esto y emprendió otras expediciones militares en otras partes; sin embargo, él no emprendió ni siquiera una expedición más hacia Jerusalén, o una hacia Egipto. Los Judíos tenían paz en cuanto a lo que se concierne a los Asirios. En su vida militar, él había derrumbado a muchos dioses pequeños de plomo; sin embargo, cuando él enfrentó a Jerusalén, él se enfrentó al Dios de las edades, su Creador. ¡Fue una experiencia que él nunca olvidaría!) 38 Y aconteció, que estando orando en el templo de Nisroc su dios, Adramélec y Sarézer, sus hijos, le hirieron a espada, y huyeron a la tierra de Ararat; y reinó en su lugar Esarjadón su hijo. (La historia antigua relata que Senaquerib legó su trono a su hijo menor, Esarjadón. Para ganar el favor de su dios, él prometió sacrificar a los dos hijos mayores a esa divinidad, así llamada. Estos hijos, sin duda impulsados por el temor en un lado y la envidia por el otro lado, asesinaron a su padre en Diciembre de ese año. Pero seis meses más tarde, ellos fueron obligados a huir a Armenia para escapar la venganza de Esarjadón. Senaquerib tuvo la oportunidad de aceptar al Dios de Israel, pero en cambio él intentó destruir el Pueblo de Dios. Pero él mismo fue destruido.)

cumplimiento de la promesa de Dios

Capítulo 38

36 Y salió el Ángel del Señor, e hirió ciento ochenta y cinco mil en el campo de los Asirios: Y cuando ellos (los de Judá) se levantaron por la mañana, he aquí que todos ellos (los Asirios) era cuerpos muertos. (La escena del relato estaba probablemente cerca de 40 kilómetros [25 millas] de Jerusalén. La

enfermedad y recuperación de Ezequías

(713 a.C.)

E

N aquellos días Ezequías enfermó de muerte. Y vino a él Isaías Profeta, hijo de Amoz, y le dijo: El Señor dice así: Ordena tu casa, porque tú morirás, y no vivirás.


ISAÍAS 38:2

1188

(Las palabras, «en aquellos días», se refieren al decimocuarto año del reinado de Ezequías; por consiguiente, su enfermedad sucedió durante el tiempo de la invasión Asiria y antes de la Liberación final de Jerusalén. Parece a base de II Crón. 32:25 que la enfermedad de Ezequías vino cuando su corazón se enalteció con orgullo. En el Capítulo anterior, vemos a Senaquerib humillado debido a su orgullo. En este Capítulo, vemos al que pertenece a Dios [Ezequías] humillado debido a su orgullo. Dios no puede tolerar tal en Sus Propios no más que Él puede tolerarlo en los paganos.) 2 Entonces volvió Ezequías a su rostro a la pared, e hizo oración al Señor (el «volver su rostro a la pared» denota volverse de todos sus logros, méritos supuestos, y cosas que estimamos mucho; también se refiere a su impotencia; es lo que se exige por Dios de cualquiera que se acerca a Él, independientemente de la causa o razón). 3 Y dijo: Oh Señor, te ruego que recuerdes ahora de cómo he andado delante de Tu rostro fielmente y con corazón sincero, y que he hecho lo que ha sido agradable delante de Tus ojos. Y lloró Ezequías con gran lloro. (Ezequías tenía solamente 39 años. Hasta ahora, él no tenía hijo alguno para sucederle. Cuando él murió a la edad de 54 años, su hijo Manasés, quien le sucedió, sólo tenía 12 años [II Rey. 21:1; II Crón. 33:1]. El «corazón perfecto» tiene que ser entendido de la siguiente manera: De su declaración en el Versículo 17, él sabía que no estaba afirmando impecabilidad. Él estaba refiriéndose a sus esfuerzos para quitar la idolatría de Judá y restaurar la Adoración verdadera del Templo, que había sido descontinuada por su malvado padre, Acaz [II Crón., Caps. 29-31]. El Espíritu Santo dijo que «lloró Ezequías con gran lloro», que denota como él se humilló delante del Señor; tal humillación siempre es demandada por Dios.) 4 Entonces fue Palabra del Señor a Isaías, diciendo (el Arrepentimiento de Ezequías fue rápido y con un corazón sincero): 5 Ve, y di a Ezequías: El Señor Dios de David tu padre dice así: Tu oración he oído, y visto tus lágrimas: He aquí que yo añado a tus días quince años. (Lo más que se sabe, esta es la única vez que el Señor le informó a alguien del tiempo exacto que le quedaba para vivir. Él tenía solamente 39 años cuando esta Promesa de 15 años más fue dada. Por lo tanto, él murió a

la edad de 54 años, exactamente como el Señor dijo.) 6 Y te libraré, y a esta ciudad, de mano del rey de Asiria; y a esta ciudad ampararé. (Esto señala al período de dos años durante el cual los Asirios estaban amenazando Jerusalén. La Promesa debía de haber sido muy dulce a sus oídos. Su vida sería extendida, y Jerusalén sería librada.) 7 Y esto te será señal de parte del Señor, que el Señor hará esto que ha dicho (parece que a base del Versículo 22 que Ezequías había pedido por una «señal» que ya estaba apropiado para él «subir a la casa del Señor». Posiblemente, antes de su Arrepentimiento, él pudiera haber sentido que era impuro y, por lo tanto, indigno. En respuesta a su pedido por tal «señal», el Señor le había de dar mucho más en la forma de una «señal» de que él había imaginado.): 8 He aquí que yo vuelvo atrás la sombra de los grados, que ha descendido en el reloj de Acaz por el sol, diez grados. Y volvió el sol diez grados atrás, por los cuales había ya descendido. (¡Efectivamente la señal sería poderosa! Correspondía a la rotación de la Tierra sobre su eje. Tal señal sobresaliente pareció dirigirse a la falta de fe del corazón de Ezequías. Las Santas Escrituras dan énfasis que este era el «reloj de Acaz». Acaz eran tan incrédulo y carecía tanto de un deseo de servir a Dios que él ignoraba la oferta del Señor en cuanto a una «señal». Ahora, el Señor le dará a Ezequías, el hijo de Acaz, una «señal» en el mismo reloj del sol. El reloj del sol que retrocedía diez grados atrás constituiría un «día largo».) 9 Escritura de Ezequías rey de Judá, cuando enfermó y sanó de su enfermedad (la «escritura» de la cual se refiere aquí es un Salmo escrito por Ezequías correspondiente al gran Milagro que el Señor había hecho para él). 10 Y dije: En la mitad de mis días iré a las puertas del sepulcro: Privado soy del resto de mis años. (Las palabras, «privado soy del resto de mis años», habla de su trabajo que sería cortado, aun en medio de ellos. ¡Él siente que su obra no está terminada, y encima él está muriendo!) 11 Dije: No veré al Señor, al Señor en la tierra de los vivientes: Y ya no veré más a hombre alguno con los moradores del mundo. (En efecto, él está diciendo que si él muriera, él no sería capaz de ver y adorar al Señor, «como ahora lo hago en la tierra de los vivientes».)


1189 12 Mi morada ha sido movida y traspasada de mí, como tienda de pastor. Como el tejedor corté mi vida; me cortará con la enfermedad; me consumirás entre el día y la noche. (La totalidad del Texto parece no ser tanto el temor de morir, sino de estar cortado en medio de sus días, y de este modo no poder terminar la obra que Dios le había encomendado hacer.) 13 Contaba yo hasta la mañana. Él, como un león, molió todos mis huesos: De la ma­ ñana a la noche me acabarás. (Su terminología insinúa que él le había desobedecido a Dios y, al hacerlo, ha hecho que Jehová se enoje.) 14 Como la grulla y como la golondrina me quejaba; Gemía como la paloma: Alzaba en lo alto mis ojos: Señor, violencia padezco, fortaléceme. (Él está declarando el hecho de que él no puede acercarse al Señor sobre la base de su mérito personal, porque él no tiene ninguno. Él sólo puede rogar por la Misericordia y Gracia y, por lo tanto, débilmente pide, «fortaléceme».) 15 ¿Qué diré? El que me lo dijo, Él mismo lo ha hecho. Andaré humillado todos mis años en la amargura de mi alma. (Él Señor escuchó su petición y le respondió. Su oración ha sido contestada. Además, le faltan las palabras para expresar su asombro y gratitud. Él da al Señor toda la alabanza y gloria por medio de decir, «Él mismo lo ha hecho». La frase, «andaré humillado todos mis años», se refiere a andar «humildemente» delante del Señor. Con los «años» agregados que el Señor le dará, él está determinado andar humildemente delante de Jehová.) 16 Oh Señor, por estas cosas los hombres viven, y en todas ellas está la vida de mi espíritu; pues Tú me restablecerás, y me harás que viva. (En efecto, Ezequías está revelando algo de su fracaso, y su avivamiento. Él está diciendo que el hombre vive por «estas cosas», que significa «La Palabra de Dios»; en tal, «está la vida de mi espíritu».) 17 He aquí amargura grande me sobrevino en la paz: Pero a Ti te agradó librar mi vida del hoyo de corrupción. Porque echaste tras Tus espaldas todos mis pecados. (Esto declara el hecho de que Ezequías en el Versículo 3 estaba hablando solamente de la obra que él había intentado para el Señor, y no de su propia vida personal. Ahora, él dice, «todos mis pecados» ya han ido, y están «tras Tus espaldas», y Tu no puedes verlos más.) 18 Porque el sepulcro no Te celebrará, ni Te alabará la muerte; ni los que descienden al abismo esperarán Tu verdad. (Ezequías está

ISAÍAS 39:2

hablando de la obra que él fue capaz de hacer para el Señor en su vida. Cuando la muerte viene, nuestra obra se termina.) 19 El que vive, el que vive, éste Te confesará, como yo hoy: El padre hará notoria Tu verdad a los hijos. (Su declaración es esta: «Como Tu, Señor, me has dado el privilegio de continuar «viviendo», yo pasaré esta «vida» alabándote».) 20 El Señor estaba dispuesto a salvarme; por tanto cantaremos nuestros salmos en la Casa del Señor todos los días de nuestra vida. (Las palabras, «El Señor estaba dispuesto a salvarme», significa «Él vino a rescatarme, vino y me salvó».) 21 Y había dicho Isaías: Tomen masa de higos, y póngala en la llaga, y sanará. (La «llaga» simboliza la corrupción pecaminosa que había estado en su vida. La «masa de higos, puesto en la llaga» simboliza el poder sanador de Dios, Quien solo puede quitar la corrupción del pecado, que causó la enfermedad en primer lugar.) 22 Había asimismo dicho Ezequías: ¿Qué señal tendré de que he de subir a la Casa del Señor? (Por medio del simbolismo de este «masa», que demostraba el Poder de Dios, puesto sobre la «llaga» que simbolizaba su corrupción pecaminosa, y el quitar de ella, él ahora sabe que sus pecados fueron perdonados y lavados, y que él podría «subir a la Casa del Señor».) Capítulo 39 (712 a.C.)

error de ezequías

E

N aquel tiempo Merodac Baladán, hijo de Baladán, rey de Babilonia, envió car­ tas y presentes a Ezequías; porque había oído que había estado enfermo, y que había convalecido. (Las palabras, «en aquel tiempo», se refieren a la época después de la sanidad de Ezequías, probablemente después de un año. El Imperio Babilónico recién ahora estaba ganando fuerza y estaba, por lo tanto, librándose del poderoso Imperio Asirio. Isaías, Cap. 37, registra que Ezequías recibió una «carta» del Asirio, que le amenazaba con destrucción. Esta «carta» que él ahora recibe de la mano del «rey de Babilonia» está llena de simpatía. La primera carta le empujó hacia a Dios; esta carta le desviaba de Dios. La persecución de Satanás debe ser temida menos que su oferta de compromiso.) 2 Y se alegró Ezequías con ellos, y les enseñó la casa de su tesoro, plata y oro, y


ISAÍAS 39:3

1190

especierías, y ungüentos preciosos, y toda su casa de armas, y todo lo que se pudo hallar en sus tesoros: No hubo cosa en su casa y en todo su señorío, que Ezequías no les mostrase. (Las palabras, «y» y «su», cinco veces en este Versículo en relación con las cosas que les mostraba. Ellas llaman la atención a, y dan énfasis en, la ostentación infantil de Ezequías en dirigir la atención a las maravillas de su palacio más bien que a las «maravillas» de la acción de Dios en hacer retroceder la sombra del sol, y en sanar la enfermedad del rey.) predicha la cautividad babilónica 3 Entonces Isaías Profeta vino al rey Eze­ quías, y le dijo: ¿Qué dicen estos hombres, y de dónde han venido a ti? Y Ezequías res­ pondió: De tierra muy lejos han venido a mí, de Babilonia. (¡Isaías no fue despachado por el rey a venir ante él! Él llegó sin ser llamado para reprender al rey. Su actitud audaz fue una por la cual los Profetas eran caracterizados y podrían tomar ventaja de ella por virtud de su oficio, que les llamó a dar testimonio, aun ante los reyes, y de no hacer acepción de personas. Isaías dijo, «¿Qué dijeron estos hombres?» En realidad fue dicho con desprecio. Él recibe poca respuesta de Ezequías.) 4 Dijo entonces: ¿Qué han visto en tu casa? Y dijo Ezequías: Todo lo que hay en mi casa han visto, y ninguna cosa hay en mis tesoros que no les haya mostrado. (Ezequías no le retiene información, porque él no tiene vergüenza del hecho, sino más bien se jacta en ello. Otra vez, el orgullo es el culpable. Él anhela que la misión de Babilonia vea todas sus grandes riquezas y poder y, de este modo, desea su alianza. La trampa de Satanás está súbitamente puesta.) 5 Entonces dijo Isaías a Ezequías: Oye Palabra del Señor de los Ejércitos (no hay indicación alguna que el Señor castigó a Ezequías por este hecho, aunque el pecado fue grande; sin embargo, II Crón. 32:31 se dirige a esto que Ezequías hizo): 6 He aquí, vienen días en que será llevado a Babilonia todo lo que hay en tu casa, y lo que tus padres han atesorado hasta hoy: Ningu­ na cosa quedará, dice el Señor. (Isaías era un verdadero y valiente siervo del Evangelio; él no temía advertir incluso a reyes de la Ira de Dios.) 7 De tus hijos que hubieren salido de ti, y que engendraste, tomarán, y serán eunucos

en el palacio del rey de Babilonia. (Cuando Isaías dijo esto, Ezequías tenía dos hijos. Manasés nació cerca de tres años después [II Rey. 20:20; 21:1].) Judá más tarde fue llevado a Babilonia debido a su rechazo de la Ley, y más allá de Babilonia debido a su rechazo del Dador de la Ley, el Señor Jesucristo [I Rey. 14:15; Amós 5:27; Lev. 26:33; Deut. 28:64; Hch. 7:43].) 8 Y dijo Ezequías a Isaías: La Palabra del Señor que has hablado, es buena. Y añadió: A lo menos, haya paz y verdad en mis días. (II Crón. 32:26 muestra que el Arrepentimiento del rey fue sincero y aceptado por el Señor. Las palabras, «A lo menos, haya paz y verdad en mis días», no fueron dichos con falta de interés por el futuro, sino que Dios le había perdonado de su pecado, y no traerá juicio sobre Judá en «mis días».) Capítulo 40 (712 a.C.)

el Señor, el mesías, vendrá

C

ONSOLAOS, consolaos, pueblo Mío, dice vuestro Dios. (En el Primer Versículo, el Dios fiel de Judá se apresura, de antemano, a asegurar a los exiliados [cuando más tarde son exiliados a Babilonia], en el sentido profético, que Él no los olvidaría ni los perdería de vista. La lucha Asiria se acabó. El Profeta ha aceptado en lo profundo de su espíritu el anuncio de Dios que el verdadero devastador, «la vara de Su Ira, y la vara de Su Indignación», ya no es Asiria sino más bien Babilonia. El Profeta ha aceptado el veredicto que su pueblo, debido a su pecado [de hecho el pecado continuado] y el rechazo de arrepentirse, tendrá que ir al cautiverio.) 2 Hablad al corazón de Jerusalén: Decidle a voces que ya se ha cumplido su tiempo, que ha sido perdonado su pecado; que ha recibido de la mano del Señor el doble por sus pecados. (Este Pasaje salta adelante hasta después del cautiverio, que será muchos años en el futuro. La frase, «el doble por todos sus pecados», en realidad se refiere a la práctica de «poseer el doble». Si un Judío iba a bancarrota, él debía hacer una lista de todas sus deudas en una piel y clavarla en un lugar visible, donde se podía ser visto por todos. A veces, un benefactor haría las paces por la totalidad de la deuda, quitando


1191 la piel en que estaba escrita todas las deudas, doblarla [de ahí, «el doble»] y escribir su nombre en la delantera, que significaba que él pagaría toda la deuda. Cuando Jesús murió en la Cruz, Él tomó la penalidad por todos nuestros pecados sobre Si mismo, y luego dobló la cuenta, que significa los pecados ya no pueden ser vistos, porque se fueron, y escribió Su Nombre en la delantera, que significa que Él ha pagado su precio. Por lo tanto, podemos también decir, aunque somos Gentiles, que por medio de Cristo y lo que Él hizo en la Cruz, nosotros «poseemos el doble».) 3 Voz que clama en el desierto: Preparad camino al Señor: Enderezad calzada en el yermo a nuestro Dios. (La «voz» de este Versículo fue en parte cumplido en Juan el Bautista, pero será totalmente cumplido en el ministerio venidero de Elías [Mal. 4:5-6]. Su ministerio precederá inmediatamente la aparición de Cristo en Gloria. En el sentido moral, Juan el Bautista era Elías a su generación, y presentó la Gloria Redentora del Mesías, exhibida en el Calvario, y perfeccionada en Su Primer Advenimiento. El «yermo» y «desierto» representan el mundo. Además, representa a Israel que había perdido su camino; por lo tanto, la Promesa es por la Restauración de esa nación, que está todavía por suceder.) 4 Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane (cuando Cristo venga la Segunda Vez, «todo valle» en el mundo, lleno de su dolor y llanto, será durante esa época «alzado». El «monte» y el «collado» representan los opresores del mundo. Serán derribados de sus posiciones exaltadas, y «serán rebajados». Sólo Cristo puede hacer que lo «torcido» «se enderece», y lo «áspero se allane», ¡y eso es precisamente lo que Él hará!). 5 Y se manifestará la Gloria del Señor, y toda carne juntamente la verá; que la boca del Señor habló. («La Gloria del Señor» es Jesucristo. A la Segunda Venida, «toda carne juntamente la verá».) 6 Voz que decía: Da voces. Y yo respondí: ¿Qué tengo que decir a voces? Que toda car­ ne es hierba, y toda su gloria como flor del campo (la «voz» en este Pasaje es la del Espíritu Santo. Él instruye al Profeta lo que debe proclamar. El mensaje es, y siempre será, uno que es humillante; pero su aceptación por el hombre es un principio fundamental de la Salvación): 7 La hierba se seca, y se marchita la flor; porque el Espíritu del Señor sopló en ella:

ISAÍAS 40:13

Ciertamente hierba es el pueblo. (El hombre, simbolizado aquí por la palabra «hierba», no tiene valor moral. Para probarlo, «el Espíritu del Señor», expone todos los defectos nocivos.) 8 Secase la hierba, se marchita la flor: Pero la Palabra del Dios nuestro permanece para siempre. (El Amor y Verdad que le dice al hombre en cuanto a su ruina moral le revela, al mismo tiempo, a un Salvador viviente cuya Palabra es infalible y eterna.) 9 Súbete sobre un monte alto, anunciado­ ra de Sión; levanta fuertemente tu voz, anun­ ciadora de Jerusalén; levántala, no temas; di a las ciudades de Judá: ¡Ved aquí al Dios vuestro! (Isaías está diciendo que el Predicador ha de dirigirse a Israel a Jesús de Nazaret y clamar, «¡Ved aquí al Dios vuestro!») 10 He aquí que el Señor Jehová vendrá con fortaleza, y Su brazo se enseñoreará: He aquí que Su recompensa viene con Él, y Su obra delante de Su rostro. (Su título como «Jehová-Adonai» expresa Su afirmación como Rey de toda la Tierra. La frase, «Su brazo se enseñoreará», significa que Cristo no necesitaría apoyarse sobre el brazo de ninguno para los poderes gubernamentales. Además, cuando Él viene, Él «recompensará» a Su Pueblo y «retribuirá» a Sus enemigos.) 11 Como pastor apacentará Su rebaño; en Su brazo recogerá los corderos, y en Su seno los llevará: Pastoreará suavemente las recién paridas. (La Perfección de Su Amor como un Pastor se delinea en este Versículo con exquisita hermosura.) poder y majestad imponente del señor 12 ¿Quién midió las aguas con Su puño, y aderezó los Cielos con Su palmo, y con tres dedos juntó el polvo de la Tierra, y pesó los montes con balanza, y con peso los collados? (Los Versículos 12 al 31 corresponden al Poder y Grandeza de Dios contrastados con la debilidad del hombre y la vanidad de los ídolos.) 13 ¿Quién guió al Espíritu del Señor, o Le aconsejó enseñándole? (Este Versículo fue citado por Pablo en Rom. 11:34 y se refirió a I Cor. 2:16. En este Pasaje, Isaías parece cambiar su atención de Dios el Padre a Dios el Espíritu Santo. La dirección mencionada fue ordenada por el «Espíritu del Señor». Pero, Isaías pregunta: ¿quién, «guió» [o «reguló»] al Espíritu Mismo? La respuesta es instantánea y obvia — «nadie» — haciéndole a Él indivisible con Dios el Padre.)


ISAÍAS 40:14

1192

14 ¿Con quién tomó Él consejo? ¿Y quién Le hizo entender y le instruyó en la senda de Justicia, y Le enseñó la Ciencia, y le hizo conocer el Camino de la Inteligencia? (Dios instruye, porque Él sabe todo; por lo tanto, ninguno «le puede instruir». Del mismo modo, Él enseña, y no requiere ser «enseñado», porque Él sabe todo.) 15 He aquí que las naciones Le son como una gota de agua, y como el menudo polvo las balanzas Le son estimadas; he aquí Él alza las islas como no pesaran nada. (Como Dios pesa los montes y las colinas en Su balanza, así Él puede alzar en Sus Propias Manos las «tierras» o «países» con todos Sus habitantes y hacer con ellos lo que Le parece bien. Ellos no son de ninguna carga para Él.) 16 Ni el Líbano bastará para el fuego, ni todos sus animales para el Sacrificio. (En este Pasaje, Dios en efecto está diciendo que sí todas las «bestias» en el Líbano fueran ofrecidos como Sacrificio y todos los grandes bosques de ese país, que fue renombrado por sus grandes Abetos y Cedros, que fueron usados como leña para los fuegos de los Sacrificios, tales no serían «suficientes». ¡Pero Cristo era suficiente!) 17 Como nada son todas las naciones delante de Él; y en Su comparación serán estimadas en menos que nada, y que lo que no es. (En el Versículo 15, las «naciones» individuales habían sido declaradas como de ningún valor, y no se toman en cuenta; ahora dice lo mismo de todas las naciones de la Tierra colectivamente.) 18 ¿A qué pues haréis semejante a Dios, o qué imagen le compararéis? (El gran Dios y Salvador, Jesucristo está contrastado aquí con los ídolos de los Versículos 18 al 26.) 19 El artífice prepara la imagen de talla, el platero lo extiende el oro, y le funde cadenas de plata. (El Espíritu Santo por medio de Isaías ahora emplea las burlas, y la primera base de Sus burlas está en la formación de una imagen. Es hecha por el hombre mismo de una conocida sustancia material. ¿Se puede suponer que tales cosas están en la «semejanza» de Dios, o que Él se compara con ellas?) 20 El pobre escoge, para ofrecerle, madera que no se corrompa; busca para sí un artífice que le prepare una escultura que no se mueva. (Como alguien ha dicho, «La cosa lleva su propia sátira» en la mera descripción plena de ella. ¿Es tal cosa comparable a Dios?) 21 ¿No sabéis? ¿No habéis oído? ¿Nunca os lo han dicho desde el principio? ¿No

habéis sido enseñados desde que la Tierra se fundó? (Que Dios dio una Revelación de Sí Mismo al hombre en, y desde, el comienzo y es muy claro en este Versículo y Rom. 1:19-21. Por lo tanto, el hombre no tiene excusa alguna para el culto a los ídolos, religión, o las obras de sus propias manos. El Hombre moderno tiene la Biblia, que es la Palabra de Dios y, por lo tanto, se explica a sí misma para que el hombre no tenga ninguna excusa.) 22 Es Dios Quien está asentado sobre el círculo de la Tierra, cuyos moradores son como langostas: Él extiende los Cielos como una cortina, los tiende como una tienda para habitación (la palabra «sobre» se le leería mejor «encima». La palabra, «el círculo de la Tierra», revela que la Tierra es redonda. La «cortina» habla de la atmósfera que rodea la Tierra, que la protege de los rayos violentos que vienen del sol. Mientras la Biblia no es un Texto científico, y no fue hecho con este propósito, todavía, lo que dice acerca de la ciencia es impecablemente correcto): 23 El que reduce los príncipes a nada; y a los que gobiernan la Tierra hace como cosa vana. (Los hombres que tienen el concepto de sí mismos como poderosos cuenta para nada a Dios. ¡El hombre domina, pero Dios predomina!) 24 Como si nunca fueran plantados, como si nunca fueran sembrados, como si nunca su tronco hubiera tenido raíz en la Tierra; cuando apenas sopla Él sobre ellos, se secan, y el torbellino se los lleva como hojarascas. (La idea de este Pasaje es: Todos los esfuerzos del hombre, no importa cuán poderoso que el se cree que es, en su oposición a Dios, siembran la semilla de su propia destrucción.) 25 ¿A qué pues Me haréis semejante, o quién será igual a Mí? Dice el Santo. (Otra vez, el Espíritu Santo interroga con una pregunta. Este es un resumen para concluir la sección, como el Versículo 18 concluye la anterior. Si Dios es supremo sobre los ídolos, sobre la naturaleza, y sobre la humanidad, ¡a quién puede Él ser semejante? ¿No es Él del todo, único e incomparable?) 26 Levantad en alto vuestros ojos, y mirad Quién creó estas cosas: Él saca por cuenta su ejército: A todas llama por sus nombres; nin­ guna faltará: Tal es la grandeza de Su fuerza, y de Su poder. (Hace unos 50 años, fue afirmado por los Astrónomos que hay mas que 40 mil millones de millones de millones o sea 40 sextrillones [40.000.000.000.000.000.000.000] de


1193 estrellas en el Universo. Además hay aproximadamente 500.000 entradas en el Diccionario No Abreviado de Webster. Si cada una de las estrellas fue llamada por nombre, habría suficientes nombres para llenar aproximadamente 80 cuatrillones [80.000.000.000.000.000] libros del tamaño del Diccionario de Webster. ¡Para poder comprender que el Ser Supremo ha creado todas estas estrellas, y las llama a cada una por su nombre, está más allá de nuestra comprensión!) 27 ¿Por qué dices, oh Jacob, y hablas tú, Israel: Escondido está mi camino al Señor, y mi causa va pasando desapercibida de mi Dios? (Al entender, al menos algo, de la Grandeza de Dios, y luego creer que podemos esconder cosas de Él, presenta la necedad de la más alta magnitud.) 28 ¿No has sabido, no has oído que el Dios del siglo es el Señor, el cual creó los confines de la Tierra? No se trabaja, ni se fatiga con cansancio, y Su entendimiento no hay quien lo alcance. (En este Versículo, el Señor le dice a Israel y a nosotros que Él nunca falla ni se preocupa en sostener lo más débil de Su pueblo, ni tampoco Él se cansa de nuestras circunstancias, ni pierde interés en nuestros asuntos. De lo contrario, lejos de desmayar en Su Acción a nuestro favor, Él, como el Versículo siguiente nos dice, da poder a aquellos que sí se desmayan entre nosotros. Los hombres más fuertes se cansan en el esfuerzo e interés, ¡pero el «Gran Pastor» nunca se cansa!) 29 El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. (Tan lejos está Él mismo de estar «cansado» que Él tiene energías superabundantes para impartir a cualquiera que está cansado entre Sus siervos. ¡Que Promesa!) 30 Los jóvenes se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen (esto tiene una referencia al hecho de que aun los hombres más vigorosos y poderosos desmayarán bajo suficiente tensión y por fin caerán; la fuerza del hombre es extremadamente limitada, aún la fuerza del hombre fuerte; sin embargo, aquellos que confían en el Señor, como el siguiente Versículo nos dice, no «callarán»): 31 Pero los que esperan al Señor tendrán nuevas fuerzas; levantarán las alas como águilas, correrán, y no se cansarán, caminarán, y no se fatigarán. (La palabra «esperar» en el Hebreo, es «cavá», y significa «atar o ligar juntos por medio de torcer». El sentido es que si en realidad nosotros «esperamos en el Señor», estaremos constantemente buscando Su Rostro y,

ISAÍAS 41:4

estaremos ligándonos juntos con Él, tendremos deseos de llevar a cabo Su voluntad. El Espíritu Santo emplea las «águilas» como ejemplo. Los «águilas» no permanecen perpetuamente jóvenes, sino de hecho periódicamente toman un brillo sobre sus alas que les da una perpetua apariencia joven. ¡Tal es la intención aquí! Dios promete dar fuerza para la jornada para que nosotros podamos «correr» y «no nos cansemos».) Capítulo 41 (712 a.C.)

soberanía de dios sobre las naciones

E

SCUCHADME, islas, y esfuércense los pueblos; acérquense y, entonces hablen, y juntos vengamos a juicio. (Por medio de Isaías Dios es el Orador. La idea de este Pasaje es que delante de Dios el hombre no tiene argumento; de ahí, «Quedad en silencio delante de Mí».) 2 ¿Quién despertó del oriente al justo, lo llamó para que le siguiese, entregó delante de él naciones, y lo hizo enseñorear de reyes; los entregó a su espada como polvo, y a su arco como hojarascas arrebatadas? (Según el Versículo 8 parece que este «justo» es «Abraham, Mi amigo». Él fue llamado del oriente en Justicia a venir a Jehová; porque Dios le dijo, «Anda delante de Mí, y sé perfecto» [Gén. 17:1]. Él le hizo gobernador sobre reyes; porque llegaron a ser como polvo a su espada y como hojarasca a su arco.) 3 Los persiguió, pasó en paz por camino por donde sus pies nunca habían entrado. («Los persiguió» se refiere a Abraham cuando rescató a Lot cuando fue llevado cautivo por cuatro reyes, según lo que se halla en Gén. 14:1-3. Él «pasó en paz por camino por donde sus pies nunca habían entrado» se refiere a la oportunidad en que él rehusó tomar algo del «rey de Sodoma» [Gén. 14:21-24]. Él con «Sus pies» ganó la batalla con los cuatro reyes. Él con Su espíritu ganó la batalla con el rey de Sodoma. ¡Todo por el Poder del Espíritu Santo, la victoria última fue más grande aún que la anterior!) 4 ¿Quién obró e hizo esto? ¿Quién lla­ ma las generaciones desde el principio? Yo el Señor, el Primero y, Yo Mismo Soy con los postreros. (Las generaciones escogidas desde el principio fueron los hijos de Abraham; porque todos ellos estaban en los lomos de su padre cuando Dios le escogió [Heb. 7:10].


ISAÍAS 41:5

1194

«Yo, el Señor, el Primero y, Yo Mismo Soy con los Postreros — Yo Soy». Este título glorioso se halla tres veces en Isaías y tres veces en el Libro de Revelación.) 5 Las islas vieron, y tuvieron temor, los confines de la Tierra se espantaron: Se con­ gregaron y, vinieron. (Esto se refiere a Israel, como es evidente en el Versículo 8, y las siete naciones de idólatras en Canaán, y su recurso a sus ídolos para la salvación de los soldados victoriosos de Josué. Rajab declaró que los corazones de los habitantes de la tierra estaban derritiéndose con temor [Jos. 2:9-11]. Por lo tanto, una vez más, la necedad de la idolatría es evidente.) 6 Cada cual ayudó a su vecino, y a su her­ mano dijo: Esfuérzate. (El valor de las naciones confederadas que intentaron detener a Josué no tenía ninguna importancia para el Señor.) 7 El carpintero animó al platero, y el que alisa con martillo al que batía en el yun­ que, diciendo: Buena está la soldadura, y lo afirmó con clavos, para que no se movie­ se. (Mientras hacían su ídolo, luego tenían que «soldarlo» y «clavarlo» para que el despreciable objeto pudiera ser erigido y no mostrar su debilidad por tambalearse. ¡Tal es la necedad espiritual del hombre!) Israel la selección soberana de dios 8 Pero tú, Israel, siervo Mío eres, tú, Jacob, a quien yo escogí, simiente de Abraham Mi amigo. (En los Versículos 8 al 20, se muestra la existencia y amor de un Poder irresistible del Dios de Israel. El nombre «Israel» significa «Príncipe con Dios», mientras «Jacob» significa «conspirador». Siempre el propósito de Dios era cambiar «Jacob, el conspirador» a «Israel, el Príncipe con Dios». ¡Lo que Él hizo!) 9 Porque te tomé de los confines de la Tierra, y de sus principales te llamé, y te dije: Mi siervo eres tú, te escogí, y no te deseché. (Con respecto a «sus principales», la idea es que Dios tenía la habilidad de escoger a cualquiera. Él podía escoger a cualquiera de los «principales». Sin embargo, fue Abraham a quien Él escogió, es decir, Jacob».) Dios dará victoria a Israel; él bendecirá a su pueblo 10 No temas, que Yo estoy contigo; no desmayes, que Yo soy tu Dios que te esfuerzo: Siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con

la diestra de Mi justicia. (La progresión de este Versículo es muy preciosa: «Yo estoy contigo»; pero aún él se acerca más: «Yo te esfuerzo»; y aún más cerca todavía: «Yo te ayudaré»; y por fin, Él abraza a Su Hijo y dice, «Yo te sustentaré».) 11 He aquí que todos los que se enojan contra ti, serán avergonzados y confundidos: Serán como nada y perecerán, los que contiendan contigo. 12 Los buscarás, y no los hallarás, los que tienen contienda contigo, serán como nada, y como cosa que no es, aquellos que te hacen guerra. (El orden, como se da aquí, es uno de clímax. Del mismo modo, con cada aumento de la hostilidad, hay un aumento de la sentencia de castigo. En esencia, el Espíritu Santo por medio de Isaías está diciendo que todos los que confían en el Señor serán vindicados.) 13 Porque Yo el Señor soy tu Dios, Quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, Yo te ayudé. (Dios Mismo será su [nuestra] fuerza, valor, poder y su gloria, y Personalmente intervendrá a su favor, tomándoles, por así decirlo, por su mano derecha. ¡Como un adulto conduce a un niñito, proporcionándole protección, el Señor promete hacer lo mismo por Israel y por nosotros!) 14 No temas, gusano de Jacob, oh vosotros los pocos de Israel; Yo soy tu socorro, dice el Señor, y tu Redentor el Santo de Israel. (Es el «gusano de Jacob» que ha llegado a ser «un nuevo instrumento de trillo lleno de dientes», y quien rompe en añicos las grandes naciones y las naciones menores, aquí comparadas con los montes y las colinas. El Pasaje, «gusano de Jacob», es dado aquí para que Israel reconozca que tal se hace, no porque ellos son buenos, sino porque Dios es bueno.) 15 He aquí que yo te he puesto por trillo, trillo nuevo, y lleno de dientes: Trillarás montes y los molerás, y collados reducirás a tamo. (Israel será más que solamente sustentado aquí. Le será dada fuerza para tomar a los agresivos y, sujetar a sus enemigos debajo de ella. Esto acontecerá cuando Cristo regrese. Entonces toda Promesa que Dios hizo a los Patriarcas y Profetas se cumplirá.) 16 Los aventarás, y los llevará el viento, y los esparcirá el torbellino. Pero tú te regocijarás en el Señor, te gloriarás en el Santo de Israel. (Israel en el pasado se «regocijó» o «glorificó» poco en el «Señor». ¡Sin embargo, su fuerza siempre se ha derivado de esta Fuente y esta Fuente Sola!)


1195 17 Los pobres y necesitados buscan las aguas, que no hay; se secó de sed su lengua; Yo el Señor los oiré, Yo el Dios de Israel no los desampararé. (Los «pobres y necesitados» representan a Israel. Las «aguas» representan el «Agua de la Vida». Israel no tiene esta «Agua de la Vida», por lo tanto su «sed» continúa; sin embargo, en la Batalla de Armagedón, el Señor oirá sus clamores, y esa «sed» será para siempre saciada.) 18 En los altos abriré ríos, y fuentes en medio de los valles: Volveré el desierto en estanques de aguas, y en manantiales de aguas la tierra seca. (Muchas veces el Espíritu Santo compara el rejuvenecimiento espiritual a un «desierto» que se hace fértil, y eso por la irrigación amplia. La vida es un «desierto», y se puede disfrutar de fertilidad solamente en Cristo. ¡Cuánto, y cuán a menudo, el hombre intenta hacer fértil el «desierto», pero él fracasa, como tiene que fracasar! ¡Solamente Cristo puede hacer tal cosa!) 19 Daré en el desierto cedros, acacias, arrayanes, y olivos; pondré en el yermo abetos junto con encinas y cipreses (los árboles nombrados son los mejores en Israel; la idea es que nosotros tenemos una relación profunda con El Que planta; de hecho, Isaías después dirá que somos «plantío del Señor» [61:3]); 20 Para que vean y conozcan, y adviertan y entiendan todos, que la mano del Señor hace esto y, que el Santo de Israel lo creó. (En ese día futuro de bendición, Israel, ahora estéril y pedregosa, llegará a ser hermoso y fértil como el Huerto del Señor; y las naciones de la Tierra reconocerán que estas maravillas son la Obra de Dios y no de los ídolos.) el Señor es el que declara el futuro 21 Presentad vuestra causa, dice el Señor: Producid vuestros fuertes argumentos, dice el Rey de Jacob. (A pesar de todo esto que el Señor hará, Isaías una vez más compara a Jehová con los ídolos. Él dice, «Presentad vuestra causa», etc., es decir, «expongan su caso a favor de la idolatría; expongan sus más fuertes argumentos», etc.) 22 Traigan, y anúnciennos lo que ha de venir: Dígannos lo que ha pasado desde el principio, y pondremos nuestro corazón en ello; sepamos también su postrimería, y hacednos entender lo que ha de venir. (Las palabras, «traigan y anúnciennos», es

ISAÍAS 41:26

básicamente lo mismo como «producid vuestra causa». Dios reclama que el poder de predecir el futuro es Su Propia prerrogativa inalienable. Él desafía los dioses ídolos y sus devotos para que den una predicción clara de los eventos futuros. La Biblia sola declara los eventos futuros, que significa que todos los demás llamados libros santos son meramente obras de manos de hombres — los «ídolos».) 23 Dadnos nuevas de lo que ha de ser después, para que sepamos que vosotros sois dioses; o a lo menos haced bien, o mal, para que tengamos qué contar y, juntamente nos maravillemos. (En efecto, el Señor está diciendo, con respecto a estos ídolos, «¿si no pueden profetizar, qué pueden hacer? En realidad, no pueden hacer «bueno» ni «malo». En efecto, Él está diciendo, «No tienen ningún poder para hacer nada».) 24 He aquí que vosotros sois de nada, y vuestras obras de vanidad; abominación el que os escogió. (Esta Santa Escritura declara que el ídolo es una abominación. Por lo tanto, un idólatra llega a ser una abominación; no solamente abominable sino peor, una abominación; porque un hombre llega a ser en el sentido moral semejante a lo que él adora, y la idolatría y obscenidad, o sea indecencia, son la misma cosa. Como el falso dios es una abominación, así el Verdadero Dios, el Mesías, es Justicia; no solamente Justo, sino la Justicia misma.) 25 Del norte desperté uno, y vendrá; del nacimiento del sol llamará en mi nombre: Y hollará príncipes como lodo, y como pisa el barro el alfarero. (Ciro fue levantado por Dios para cumplir Su Palabra con respecto al castigo de Babilonia y la liberación de Israel [Jer., Cap. 25; Dan. 1:21; 6:28; Esdras Cap. 1]. Esta Profecía fue cumplida cerca de 140 años más tarde. Abraham era el hombre del oriente, Ciro, el hombre del norte; ambos son tipos del Hijo del Hombre, Quien, en Su Segundo Advenimiento, destruirá todos los ídolos y todos los idólatras.) 26 ¿Quién lo anunció desde el principio, para que sepamos; o de tiempo atrás, y diremos: Es justo? Cierto, no hay quien anuncie, sí, no hay quien enseñe, ciertamente no hay quien oiga vuestras palabras. (Dicho en contraste a la predicción en cuanto a Ciro, el desafío está repetido a los ídolos mudos para que produzcan tal predicción por su parte, de este modo demostrarían su confiabilidad. Pero el Versículo termina con la declaración que ninguno de los ídolos innumerables a los cuales los hombres rinden culto podrían «anunciar»


ISAÍAS 41:27

1196

cualquier cosa, ni «revelar» cualquier cosa, ni siquiera hablar una palabra. ¡Todos eran mudos!) 27 Yo soy el primero que he enseñado estas cosas a Sión, y a Jerusalén daré un mensajero de buenas nuevas. (El Mesías habla aquí y llama a Sión para que se de cuenta del cumplimiento de Su Predicción. Los ídolos no dan nada, mientras el Señor siempre da «Buenas Nuevas».) 28 Miré, y no había ninguno; y pregunté de estas cosas, y ningún consejero hubo: Les pregunté, y no respondieron palabra. (No solamente son los ídolos mismos mudos, sino sus adoradores, cuando se les desafía a defenderse, son también mudos; y la incapacidad de los ídolos para actuar, por decirlo así, otra vez está señalada en este Versículo. Debe entenderse siempre que fuera de la Biblia no hay «consejero».) 29 He aquí, todos ellos son vanidad, y las obras de ellos nada: Sus imágenes fundidas no son más que viento y confusión. («Viento y confusión» adecuadamente describe cualquier cosa y toda cosa que no es del Señor. Este último «arrebato de desdén» está dirigido ante todo contra los idólatras y, solamente a través de ellos, contra los ídolos.) Capítulo 42 (712 a.C.)

primer advenimiento del mesías

H

E aquí Mi Siervo, Yo lo sostendré; Mi escogido en quien Mi alma toma contentamiento: He puesto sobre él Mi espíritu, dará juicio a las Naciones. (Casi la totalidad de este Capítulo corresponde a la Profecía que exalta la venida del Mesías tanto en Su Primer Advenimiento como en Su Segundo. Además, se dirige a Israel en su rechazo a Cristo en Su Primer Advenimiento. Dios tenía solamente a un Siervo Perfecto en la Tierra, Su Propio y amado Hijo, en Quien Su alma tomaba contentamiento. A Él se refiere en las Escrituras como «Mi Siervo». El Espíritu Santo en Mat. 12:9-23 declara que el Siervo de esta Profecía es Jehová el Mesías.) 2 No clamará, ni alzará su voz, ni hará oír su voz en las plazas. («Clamar» aquí significa «reclamar Sus derechos».) 3 No quebrará la caña cascada, ni apagará la mecha que humeare: Por medio de la verdad traerá la justicia. (Esto presenta la imagen de los que son débiles y deprimidos en

espíritu, los humildes y abatidos. Cristo les trataría con ternura, no con violencia. Donde apenas la llama de devoción arde, leve y débilmente, el Mesías se cuidará de no extinguirla; sino más bien, Él la cuidará, la limpiará, le pondrá aceite fresco, y la hará arder más brillante.) 4 No se cansará, ni desmayará, hasta que ponga en la Tierra juicio; y las islas esperarán Su Ley. (En cierto sentido, este Versículo es exactamente lo opuesto del anterior. Comparado con aquellos a los cuales Él ayuda, Él Mismo no muestra indicios de debilidad con el que Él es compasivo. Como una «luz», Él arderá brillante e intensamente; como una «Caña» o «Vara», Él será firme e inquebrantable.) 5 Así dice el Dios Jehová, el Creador de los Cielos, y el que los extiende; el que extiende la Tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y Espíritu a los que por ella andan (la frase, «Así dice el Dios Jehová», en el sentido literal significa «Así dice el Único Dios Jehová». En realidad, la totalidad del discurso que comienza con la primera palabra del Primer Versículo es un discurso de Dios; sin embargo, el Profeta de repente se detiene, y a propósito hace un nuevo comienzo. El Espíritu Santo quiere que sea perfectamente claro que el anuncio del «Siervo del Señor» [Cristo] y Su misión procede del Todopoderoso, y que Él es capaz de hacer lo que Él ha predicho): 6 Yo, el Señor te he llamado en justicia, y tendré firmemente asida tu mano; y te guardaré; y te pondré por Pacto del pueblo, y por luz de los Gentiles (todas las declaraciones de los Versículos 6 y 7 se refieren al Mesías, así también los Versículos 1-4. En la humillación y gracia de Su Primera Venida, fue predicho que Él no afirmaría sus derechos ni juzgaría a Sus enemigos, sino que, al contrario, Él presentaría el Nuevo Pacto de Salvación para Israel, y para los Gentiles, e iluminaría y libraría a los dos por medio de la predicación del Evangelio [I Cor. 1:21]); 7 Para que abras ojos de ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de las casas de prisión a los que están de asiento en tinieblas. («Para que abras los ojos de los ciegos» se refiere a la ceguera espiritual [Luc. 4:18-19]. Cristo Solo puede liberar, y lo hace por medio de la Cruz, y por medio de este Medio solo [I Cor. 1:17-18, 23; 2:2].) 8 Yo el Señor: Este es Mi Nombre; y a otro no daré Mi gloria, ni Mi alabanza a las imáge­ nes fundidas. (La frase en actualidad dice, «Yo


1197 el Señor. Yo Mismo que soy todo lo que el Nombre «Jehová» significa — el auto existente, eterno, autosuficiente, independiente, omnipotente, omnisciente y, por lo tanto, único, la Gloria Del Cual no se puede compartir con ningún otro ser que existe — sobre todo con imágenes que son nada más que vanidad e inútiles».) 9 He aquí, se cumplieron las cosas primeras. Yo os anuncio cosas nuevas: Antes que salgan a luz, yo os las hago saber. (En los Versículos 5 al 8, Dios habla del Mesías; y en los Versículos 9 al 12, Él señala el cumplimiento de «las cosas primeras», o sea, «las cosas anteriores», es decir, las Profecías, y predice «nuevas cosas», es decir, nuevas Profecías. ¡El punto principal es que solamente Dios puede hacer tales cosas! Las «cosas anteriores» se cumplieron y, por lo tanto, las «cosas nuevas» también se cumplirán.) Da gloria a dios 10 Cantad al Señor un cántico nuevo, Su alabanza desde el fin de la Tierra; los que descendéis al mar, y lo que lo llene, las islas y los moradores de ellas. (Las palabras, «cántico nuevo», tienen referencia a la Edad del Reino venidero, cuando Cristo gobernará y reinará supremamente sobre la totalidad de la Tierra, que cambiará totalmente su gobierno, trayendo todas las cosas a sujeción a Él, dando a la totalidad del mundo un «nuevo cántico». Además, cada uno de los Creyentes pueden en la actualidad, tener un «cántico nuevo», que se les da gratuitamente según nuestra Fe que es evidente en Cristo y lo que Él ha hecho por nosotros en la Cruz [I Cor. 1:23].) 11 Alcen la voz el desierto y sus ciudades, las aldeas donde habita Cedar: Canten los moradores de la Roca, y desde la cumbre de los montes den voces de júbilo. (Este Pasaje continúa los resultados del «cántico nuevo». Hasta ahí, el «desierto» tenía poco motivo para gritar. Ahora el «desierto», debido a Cristo, se convertirá en un jardín.) 12 Den gloria al Señor, y prediquen Sus alabanzas en las islas. (¡Gloria se debe dar al Señor sobre la totalidad de la Tierra, y en la Edad del Reino definitivamente será hecho!) segundo advenimiento del mesías; juicio y restauración 13 El Señor saldrá como gigante, y como hombre de guerra despertará celo: Gritará,

ISAÍAS 42:17

dará Su grito de guerra, prevalecerá sobre Sus enemigos. (Esto corresponde a la Segunda Venida, y el cumplimiento de lo que ha sido predicho.) 14 Desde el siglo he callado, he tenido silencio, Me he detenido: Daré voces como la que está de parto; asolaré y devoraré juntamente. (Los justos se han preguntado, «¿por qué Dios no ha intervenido y arreglado el Infierno que este mundo ha llegado a ser?» La respuesta es que ahora y, por Sus propios motivos que son válidos y rectos, Él está «guardando Su paz». El sentido de este Versículo es que Él se ha irritado, por así decirlo, bajo la necesidad de la inactividad, y con dificultad se ha «abstenido a Si Mismo». Ahora Él ya no se «abstendrá» más.) 15 Convertiré en soledad montes y collados, haré secar toda su hierba; los ríos convertiré en islas, y secaré los estanques. (El resultado de que Dios «se agita en Su celo» y descarga Sus Sentimientos será la destrucción de los grandes y poderosos de la Tierra. Los «montes y collados» de fortificaciones, la riqueza y poder adquiridos por el Anticristo serán «asolados».) 16 Y guiaré los ciegos por camino que no sabían, les haré pisar por las sendas que no habían conocido; delante de ellos cambiaré las tinieblas en luz, y lo escabroso en llanura. Estas cosas les haré, y no los desampararé. («Los ciegos» aquí sólo puede significar el Israel cautivo, que estaba por ser destruido por el Anticristo. Debido al rechazo por largo tiempo de su Mesías, el Señor Jesucristo, ella todavía queda con la vista debilitada de los efectos de sus antiguos pecados contra la Luz y, por lo tanto, en gran necesidad de la guía de Dios. Dios promete «sacarlos» de la cautividad «por un camino que no habían conocido» — el camino de la liberación voluntaria por el favor del nuevo Rey, el Señor Jesucristo. Hace dos mil años, con el rechazo de Cristo, Israel escogió «los caminos torcidos». Ahora estos «caminos torcidos» serán «allanados» y hechos «rectos», debido al «recto» Quien es Cristo.) 17 Serán vueltos atrás, y en extremo confundidos, los que confían en sus imágenes fundidas, y dicen a las estatuas de fundición: Vosotros sois nuestros dioses. (En el pasado, Israel confió en «imágenes fundidas», de su propia auto-justicia; ellos, de hecho, aceptarán al falso mesías y le dirán, «Tú eres nuestro dios», es decir, mesías. ¡A la venida del Señor, ellos en ese entonces serán «enormemente avergonzados» de que hicieran esto!)


ISAÍAS 42:18

1198

18 Sordos, oíd; y vosotros ciegos, mirad para ver. (Anteriormente, debido a su rechazo de Cristo, Israel había sido «sordo» y «ciego». Ahora, y nos referimos a la Segunda Venida, Israel en ese entonces «oirá» y »verá».) 19 ¿Quién es el ciego, sino Mi siervo? ¿Quién es el sordo, como Mi mensajero que envié? ¿Quién es el ciego como el perfecto, y ciego como el siervo del Señor? (Este Versículo habla de Israel, pero además de la Iglesia. Es ese entonces Israel era «Mi siervo» y «Mi mensajero». La Iglesia ahora es tal. Israel apóstata rehusó a su verdadero Mesías, el Señor Jesucristo, y aceptará al falso mesías, el Anticristo. Trágicamente, la Iglesia apóstata también rechaza al Señor Jesucristo y la Cruz, y aceptará al falso cristo, el Anticristo.) 20 ¿Que ve muchas cosas, pero no presta atención, que abre los oídos y no oye? (Israel había visto tantas cosas que fueron enviadas de Dios; los milagros, la Ley, los Profetas y luego aún el Mesías, «pero no presta atención». Jesús ministró a sus «oídos», pero «ellos no oyeron». ¡No hay peor ceguera que la ceguera voluntariosa! A los Ojos de Dios, ¡este es quizá el peor pecado de todos!) 21 El Señor se complace por amor de Su justicia en magnificar la Ley y engrandecerla. (A pesar del hecho de que Israel no honraría la Ley, el Señor definitivamente sí lo hizo. De hecho, ¡Su Justicia exige tal!) 22 Pero este es pueblo robado y saqueado, todos ellos atrapados en hoyos y escondidos en prisiones: Han venido a ser una presa, y no hay quien libre; hollados, y no hay quien diga Restituid. (El Verdadero Mensajero de Dios, el Mesías, no falló. Él vivió y predicó la Ley, e hizo la enseñanza grandiosa y gloriosa, totalmente distinta a lo que los Fariseos habían hecho. Pero aún así no lo aceptaron. Por no aceptar a Cristo y Su Camino, «todos ellos están atrapados en hoyos». Ellos pudieran haber tenido un Cielo, pero en cambio fueron puestos en «hoyos», es decir, «campamentos de muerte».) 23 ¿Quién de vosotros oirá esto? ¿Quién atenderá y escuchará en orden al porvenir? (El Espíritu Santo por medio de Isaías dice, «Seguramente hay algunos entre ustedes, menos endurecidos que los demás, quienes aprovecharán Mi advertencia y se arrepentirán frente a esta, la hora undécima».) 24 ¿Quién dio a Jacob en botín, y entregó a Israel a saqueadores? ¿No fue el Señor, con­ tra quien pecamos? Y no quisieron andar en

Sus caminos, ni oyeron Su Ley. (Aunque «Israel» era el Escogido de Dios, todavía, el Señor no pudo tolerar su camino del egoísmo que se manifestó en ellos, o sea la obstinación, nada más de lo que podría tolerarlo en los paganos. Por lo tanto, Él dio a «Jacob» a los «saquea­ dores».) 25 Por tanto derramó sobre él el furor de Su ira, y fuerza de guerra; le puso fuego de todas partes, empero no entendió; y le consumió, pero no lo prestaron atención. (El castigo de Dios tiene la intención de atraernos de regreso a Sí Mismo. Él lo hace «para lo que nos es provechoso, para que recibamos Su Santificación, o sea, «para que seamos participantes de Su Santidad» [Heb. 12:10]. ¡Si esto fracasa, no hay esperanza alguna!) Capítulo 43 (712 a.C.)

dios ha redimido a su pueblo

Y

AHORA, dice el Señor, El Que te creó, oh Jacob, y El Que te formó, oh Israel: No temas; porque Yo te he redimido; te he llamado por tu nombre; tú eres Mío. (En este Capítulo, el Espíritu Santo por medio de Isaías demuestra dos cosas: ¡El propósito de Israel y la grandeza de Dios! El último Versículo del Capítulo anterior demuestra el rechazo de Israel a arrepentirse. Así que contra esta impenitencia, ignorancia y rebelión se muestra la Gracia, Poder y Amor del Mesías.) 2 Cuando pasares por las aguas, estaré yo contigo, y si por los ríos, no te anegarán; cuando pasares por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. (La historia pasada de Israel proporciona evidencias asombrosas de la veracidad de este Versículo. El futuro revelará aún más evidencias asombrosas de esta verdad. Tales Profecías no solamente se aplican a Israel, sino a cada uno de los seguidores del Señor.) 3 Porque yo el Señor Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tú Salvador: A Egipto he dado por tu rescate, a Etiopía y a Seba en lugar tuyo. (Los países en particular que hubieran destruido Israel en cambio fueron destruidos por el Señor, a lo cual se refiere como «tu rescate». Además, el Señor pagó el rescate en la Cruz, que fue exigido por Dios, que era la entrega de Su Vida, para que quien quiera, encuentre la vida [Jn. 3:16].) 4 Porque en Mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y Yo te amé: Daré pues hombres por ti, y naciones por tu vida. (Israel


1199 había llegado a ser «precioso» desde el momento en que la Promesa fue dada a Jacob que en su simiente serían bendecidas todas las naciones de la Tierra [Gén. 28:14]. De ahí en adelante, Dios puso el interés de Israel más arriba del de los «hombres» por lo general y considerablemente más arriba de los de cualquier otro «pueblo». El único motivo de que ellos sufrieron tal derrota y fracaso es debido a su rechazo a Dios y a su Salvador, el Señor Jesucristo.) 5 No temas, porque Yo estoy contigo; del oriente traeré tu generación, y del occidente te recogeré. (Los Versículos 1 al 4 muestran la preservación de Israel, mientras los Versículos 5 al 7 muestran la reunión de Israel, que en esencia comenzó en el año 1948 y terminará en la Segunda Venida.) 6 Diré al norte: Da acá, y al sur: No de­ tengas: Trae de lejos mis hijos, y mis hijas de los confines de la Tierra (como dicho, esto acontecerá en una escala mundial inmediatamente después de la Segunda Venida, porque Israel en ese entonces hará de Cristo su Salvador y su Señor), 7 Todos los llamados de Mi nombre; para gloria Mía los crié, los formé y los hice. (El mismo nombre de «Israel» significa «Príncipe de Dios» o «Soldado de Dios», y de ahí todo Israelita fue «llamado por el Nombre de Dios».) 8 Sacad al pueblo ciego que tiene ojos, y a los sordos que tienen oídos. (Aquí se describe a Israel como «pueblo ciego que tiene ojos»; en otras palabras, un pueblo que hace tiempo es ciego, que ahora, hasta cierto punto, recobró su vista y está listo para testificar para Dios. Como dicho, esto acontecerá en la Edad del Reino.) 9 Congréguense a una todas las naciones, y júntense todos los pueblos: ¿Quién de ellos hay que nos dé nuevas de esto, y que nos haga oír las cosas primeras? Presenten sus testigos, y justifíquense; oigan, y digan: Es Verdad. (Esto de lo que el Señor hará, y nos referimos a la Restauración de Israel, será de tal magnitud que el Señor reunirá a las naciones del mundo para que ellas puedan observar «y digan: Es Verdad».) misión de israel 10 Vosotros sois Mis testigos, dice el Señor, y Mi siervo que Yo escogí; para que Me conozcáis y creáis, y entendáis que Yo Mismo soy; antes de Mí no fue formado Dios, ni lo será después de Mí. (Como en el Versículo anterior, las naciones fueron invitadas a reunirse

ISAÍAS 43:14

y retadas una vez más a vindicar sus ídolos por la Profecía cumplida. ¡Pero es en vano que ellos busquen testigos! Pero el Mesías producirá Sus testigos, aún Su Siervo Israel para probar que no hay Dios sino el Dios de Israel; que Él «declara» y «salva» y «muestra»; que Él es por los siglos de los siglos; y que Él es Todopoderoso.) 11 Yo, yo el Señor, y fuera de Mí no hay Salvador. (Ninguno sino Dios puede salvar a los hombres. El hombre no puede expiar a sus seguidores. En este Pasaje se encuentra el punto revelador del Evangelio, y la contención que insita la ira de Satanás. Categóricamente, está declarado que el Señor es el único «Salvador». Satanás engaña a los hombres para que crean de otro modo.) 12 Yo anuncié, y salvé, e hice oír, y no hubo entre vosotros extraño. Vosotros pues sois Mis testigos, dice el Señor, que Yo soy Dios. (Pudiera traducirse, «Yo hice lo que los dioses de los ídolos no pudieron hacer — anuncié la Liberación y la efectué, y además lo proclamé [o lo publiqué] durante la época cuando ustedes los Israelitas no tenían idolatría». Por lo tanto Él está diciendo, «No hay excusa para que no crean».) declaraciones de Dios a Israel 13 Aun antes que hubiera día, Yo era; y no hay quien de Mi mano libre: Si yo hiciere, ¿quién lo estorbará? (La primera parte de este Versículo, «antes que hubiera día, Yo era», se refiere a la Verdad que Dios era tan poderoso antes de que liberara a Judá de Senaquerib como Él era durante la época de su Liberación. ¡Dios no cambia! Él dice, «Yo obraré, y ¿quien lo estorbará?») 14 Así dice el Señor, Redentor vuestro, el Santo de Israel: Por amor a vosotros envié a Babilonia, e hice descender fugitivos todos ellos, y el clamor de Caldeos en las naves. (Ahora la Profecía está dada con respecto a la destrucción venidera de Babilonia. Acontecería aproximadamente 170 años en el futuro. Las «naves» hablan de los «Caldeos», un grupo especial gobernante de los Babilonios, que intentaría escapar. En lugar de las «naves» llegando a ser su salvador, serían tumbas; de ahí, el «clamor». Las palabras, «por amor a vosotros», habla de la Restauración de Israel, que acontecería en el Imperio Medo-Persa; sin embargo, su más grande cumplimiento espera la Edad del Reino venidero.)


ISAÍAS 43:15

1200

15 Yo el Señor, Santo vuestro, Creador de Israel, vuestro Rey. (En este Pasaje, se nos dice que el «Señor» es el único Quien puede hacer tales predicciones como están estipuladas es el Versículo anterior y sin falta hacer que ellas se cumplan. Él les dice aquí que Él es «su Rey». Lamentablemente, unos 750 años más tarde, ellos dirían, «no tenemos rey sino a Cesar» [Jn. 19:15].) 16 Así dice el Señor, el que abre camino en el mar, y senda en las aguas impetuosas (esto tiene referencia a la Liberación de Dios de Israel de Egipto por el «camino del mar»; estas «aguas impetuosas» serían empujados atrás, con una «senda» hecha por medio de ellas para el cruce seguro de Israel); 17 El que saca carro y caballo, ejército y fuerza; caen juntamente para no levantarse; quedan extinguidos, como mecha queda apa­ gada. (Los Caldeos debían perecer por completo tanto como los Egipcios perecieron en el Mar Rojo. Las palabras, «como mecha queda apagada», se refiere a la mecha que fue hecha de lino; era muy frágil y, por lo tanto, fácil de extinguirse. El Señor está diciendo que los Babilonios serán extinguidos tan fácilmente como se apaga la mecha.) 18 No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. (El Espíritu Santo está diciendo que la Liberación antigua no es nada en comparación con la nueva. Israel tiene que echar la mirada hacia delante, no atrás.) 19 He aquí que Yo hago cosa nueva: Pronto saldrá a luz: ¿No la conoceréis? Otra vez pondré camino en el desierto, y ríos en el yermo. (Esto se refiere al Reinado Milenario, cuando Cristo reinará supremamente desde Jerusalén, e Israel, por fin, le aceptará como Señor y Salvador.) 20 La bestia del campo me honrará, los chacales, y los pollos del avestruz: Porque daré aguas en el desierto, ríos en el yermo, para que beba Mi pueblo, Mi escogido. (Estas fieras y aves de este Versículo posiblemente figuran las naciones Gentiles. Muchas vendrán a Cristo, debido a Su Poder para salvar.) 21 Este pueblo he creado para Mí, Mis alabanzas publicará. (Por último, y al fin y al cabo, «este pueblo», es decir, Israel, «publicará Mis alabanzas».) 22 Y no me invocaste a Mí, oh Jacob; antes, de Mí te cansaste, oh Israel. (Constantemente, el Espíritu Santo hace contraste entre «Jacob» e «Israel». Él intenta hacerles como «Israel, el

Príncipe de Dios», mientras ellos insisten en seguir siendo «Jacob, el conspirador y suplantador».) 23 No me trajiste a Mí los animales de tus Holocaustos, ni a Mí me honraste con tus Sacrificios: No te hice servir con Ofrenda, ni te hice fatigar con Incienso. (En estos Pasajes, estamos presenciando un padre amante rogando a sus hijos; ¡con piedad, compasión, amor y ternura!) 24 No compraste para Mí caña aromática por dinero, ni Me saciaste con la grosura de tus Sacrificios; antes Me hiciste servir en tus pecados, Me has fatigado con tus maldades. (En realidad es «cálamo aromático» que se refiere aquí por el Señor cuando se usa el término «caña aromática». Fue usada en el Incienso que era derramado sobre el Altar de Bronce [Éx. 30:23; Ezeq. 27:19]. Parece que Israel se cansó de ofrecer el Incienso, y también de ofrecer los Sacrificios; por consiguiente, la «grosura», simbólica de los mejor de Dios dado a la humanidad, es decir, «el Señor Jesucristo», ya no se quemaba en el Altar. Ellos se olvidaron de la fuente de su prosperidad. Cuando uno ya no hace la Cruz el objeto de su fe, de la cual los Sacrificios eran un símbolo, ¡luego también no define el pecado como debe!) 25 Yo, Yo soy El Que borro tus rebeliones por amor de Mí; y no Me acordaré de tus pecados. (El recital del desprecio de Israel y desobediencia a la Ley es partido en dos y aparentemente descoyuntado e interrumpido por la declaración de este Versículo. ¡Tal es el corazón de Dios! Cuando el pecado llega a su clímax, y así lo hizo en el Calvario, y llega a ser insoportable, ¡la Gracia quita el pecado en lugar de quitar al pecador! Como el hombre bajo el Primer Pacto despreció al Cordero sin mancha y su Sangre expiatoria — que era tipo del Camino de Dios para Salvación — así hoy el hombre niega y desprecia el Camino Divino de la Cruz en referencia a la Justificación y Santificación por medio de la Sangre Preciosa de Cristo, el Cordero sin tacha ni mancha.) 26 Hazme acordar, entremos en juicio jun­ tos, habla tú para justificarte. (La respuesta es: «Yo no puedo producir defensa alguna». ¡Cuando el hombre llega a este estado, él escucha maravillado las buenas nuevas que le ofrece una Justicia sin mancha en y por medio de Cristo y lo que Él hizo en la Cruz por nosotros!) 27 Tu primer padre pecó, y tus maestros prevaricaron contra Mí. (Su «primer padre» se refiere a Abraham. «Tus maestros» se refiere a los Sacerdotes y Levitas del Santuario ¡quienes


1201 también pecaron! La idea de este Pasaje es que Israel no puede apoyarse en mérito alguno.) 28 Por tanto, yo profané los príncipes del Santuario, y he entregado a Jacob a la maldición, y por oprobio a Israel. (El «profanar de los príncipes del Santuario» se refiere a la cautividad, cuando los Babilonios tomaron Jerusalén y destruyeron el Templo. Se refiere a los miembros principales del Sacerdocio quienes fueron llevados en cautividad con el resto del pueblo [II Rey. 25:18]. Israel, en esa época, fue «entregado a la maldición» de una esclavitud severa, y como «oprobio» de las naciones vecinas.) Capítulo 44 (712 a.C.)

el espíritu de dios sobre israel, su nación sierva

A

HORA pues oye, Jacob, siervo Mío, y tú, Israel, a quien Yo escogí. (El Señor está diciendo, «No desmayen por lo que ha sido dicho; escuchen un poquito más»). 2 Así dice el Señor, Hacedor tuyo, y El Que te formó desde el vientre, El Cual te ayudará: No temas, siervo Mío Jacob, y tú, Jesurún, a quien Yo escogí. (Después de declarar a Israel exactamente lo que ellos eran — el Señor ahora les asegura Su Amor y Gracia. Él presenta este mensaje con: «Ahora pues oye». Las palabras, «desde el vientre», son empleadas aquí para dar mayor énfasis. Eso asegura que ningún hombre tuvo nada que ver con producir este pueblo llamado «Israel». Ellos eran estrictamente Obra de Dios y, como tal, serán estrictamente restaurados. El nombre «Jesurún» se refiere a algo especial.) 3 Porque yo derramaré aguas sobre los sedientos, y ríos sobre la tierra árida: Mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y Mi bendición sobre tus renuevos (esta Promesa tuvo su cumplimiento en Pentecostés; pero sólo el futuro traerá el cumplimiento total. El «agua» aquí es una figura del Espíritu Santo; los «sauces» una figura de los hijos de Israel. Esta es la Promesa a la cual Pedro señaló en Hechos 2:39. Es una Promesa para Israel y sus hijos. Como tal, y como otras Escrituras muestran, brotaría de Israel a todas las naciones de la Tierra. ¡Y aún está por suceder!): 4 Y brotarán entre hierba, como sauces junto a las riberas de las aguas. (Israel rechazó su «Pentecostés» unos 2.000 años atrás. ¡Pero

ISAÍAS 44:8

ahora en el Segundo Advenimiento de Cristo ellos aceptarán, y de buena gana! En esa época, Él «derramará agua sobre los sedientos, y ríos sobre la tierra árida». Esta infusión del Espíritu Santo sobre y dentro de Israel causará que broten como «sauces junto a las riberas de las aguas».) 5 Este dirá: Yo soy el Señor; el otro se llamará del nombre de Jacob; y otro escribirá con su mano, al Señor, y se apellidará con el nombre de Israel. (La idea de este Pasaje es que millares incalculables de Gentiles, presenciando las bendiciones del Señor sobre Israel, sin duda tomarán como suyo el «nombre de Israel». Esto significa que las naciones paganas, en lugar de mirar con desprecio y mofa haciendo burla, como lo han hecho durante miles de años, se apresurarán a registrarse como adoradores de Jehová, y lo harán por medio de Israel.) necedad de la idolatría 6 Así dice el Señor, Rey de Israel, y su Redentor, el Señor de los Ejércitos: Yo el Primero, y Yo el Postrero, y fuera de Mí no hay Dios. (Todos deben entender que: ¡No hay «Redentor» sino el Señor! Hay un Solo Dios, manifestado en Tres Personas: Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo, Quienes son todos Uno en esencia [I Cor. 8:6; Ef. 4:3-6; Heb. 1:8; Jn. 1:1-2; 20:28; Hch. 5:3-4; II Jn. 3; Hch. 2:34].) 7 ¿Y quién otro proclamará lo venidero como Yo, y declarará esto, y lo ordenará por Mí, desde que hice el pueblo antiguo? Que les anuncien a ellos lo que viene, y lo que está por venir. (El pronombre «ellos» en la última frase se refiere a los idólatras. ¡Fueron retados a declarar las cosas que estaban por venir, y que vendrán, como solamente el Señor puede hacer!) 8 No temáis, ni os amedrentéis: ¿No te lo hice oír desde antiguo, y te lo dije? Luego vosotros sois Mis testigos. No hay Dios fuera de Mí. No, ni hay ninguna otra Roca: Yo no la conozco. (El Salvador de Israel sigue asegurando a Su Pueblo aquí que ellos son Suyos; que siempre han sido Suyos; que Él nunca les olvidará; y aunque todas las demás naciones perezcan, ellos nunca perecerán. «Desde antiguo» se refiere al momento en que Dios ordenó [es decir, escogió] a Su pueblo antiguo. La declaración, «No hay Dios fuera de Mí», literalmente significa: «No hay Roca»; es decir,


ISAÍAS 44:9

1202

«no hay base firme de seguridad o confianza en ninguna otra cosa».) 9 Los formadores de imágenes de talla, todos ellos son vanidad, y lo más precioso de ellos para nada es útil; ellos mismos son testigos contra sí para su confusión, pues no ven, y nada entienden, para que ellos sean avergonzados. (Los idólatras, como testigos de la existencia y supuesto poder de sus ídolos, son ellos mismos como sus ídolos. Ellos no ven y nada entienden; no tienen ni visión ni inteligencia. ¡De ahí, la razón [la idolatría] por los terribles problemas que afligen al planeta Tierra!) 10 ¿Quién es aquel que ha formado un dios o fundido una escultura, para nada es de provecho? (El significado de este Pasaje es: «¿Quién ha sido tan necio como para hacer eso — tener tanto problema por una cosa que no puede ser de provecho para ninguno?» Por lo tanto se puede decir ciertamente que todos los que no sirven al Señor Jesucristo «han formado su propio dios».) 11 He aquí que todos sus compañeros serán avergonzados, porque los mismos artífices son de los hombres. Todos ellos se juntarán a una, estarán, se asombrarán, y serán avergonzados a una. (La esencia de este Versículo es: Aunque todos los adoradores y hacedores de ídolos pudieran «juntarse a una» y «estar» unidos para ayudarse el uno al otro, aun no serían capaces de efectuar nada. Reunidos contra Dios, «temblarán y serán avergonzados».) 12 El herrero tomará la tenaza, obrará en las ascuas, le dará forma con los martillos, y trabajará en ella con la fuerza de su brazo: Que tiene luego hambre, y le faltan las fuerzas; no beberá agua, y se desmaya. (El Espíritu Santo usa ironía en este Pasaje, hablando del herrero quien hace una hacha para el carpintero con que él puede derribar un árbol fuerte y formarlo en una figura de un varón bien parecido o cualquier cosa, para tenerlo ahí en su casa; y es todo lo que puede hacer, porque no puede proveer de comida ni bebida para el herrero que se desmaya o el carpintero agobiado.) 13 El carpintero tiende la regla, señala aquella con almagre, la labra con los cepillos, le da figura con el compás, la hace en forma de varón, figura de hombre y belleza humana, para estar en casa. (La idolatría enceguece los sentidos hasta que un hombre cocinará con la mitad de un árbol y se doblará y adorará la otra mitad como un dios capaz de librarle. ¡Él adora un dios quien él mismo ha hecho!)

14 Se cortará cedros, y tomará encina y ciprés, y entre los árboles del bosque se esforzará; plantará pino, que la lluvia nutre. (La idea de este Pasaje es que Dios hizo los árboles de cualquier y toda variedad; luego el hombre sin sentido, engañado por Satanás, toma uno y propone hacer un dios de ellos. ¡Cuán necio!) 15 De él se servirá luego el hombre para quemar, y tomará de ellos para calentarse; encenderá también el horno, y cocerá panes: Hará además un dios, y lo adorará; fabricará un ídolo, y se arrodillará delante de él. (Él adora lo que él hace. Otra vez, yo digo «¡qué necio!» Parece que no se da cuenta que él tiene que ser más inteligente de lo que él ha hecho. ¿Por lo tanto porqué adorar algo que es menos inteligente que el hacedor?) 16 Parte del leño quemará en el fuego; con parte de él comerá carne, adereza asado, y se saciará; después se calentará, y dirá: ¡Oh! Me he calentado, he visto el fuego (él toma una parte del árbol y emplea la madera para encender una fogata, de este modo prepara su cena; con la otra mitad fabrica un dios, de ahí, los hombres asumen la naturaleza de aquello al cual adoran. En este caso, un ídolo mudo; por consiguiente, ¡su hacedor llega a ser más mudo!); 17 Y con lo que sobra hace un dios, un ídolo tallado; se humilla delante de ella, lo adora, y le ruega diciendo: Líbrame, porque mi dios eres tú. (¡El graduado de Harvard sonreiría frente a tal ignorancia; y aún, si el graduado no conoce al Señor Jesucristo, él mismo es un idólatra, que funciona en la misma capacidad como el que él ridiculiza!) 18 No supieron ni entendieron: Porque encostrados están sus ojos para no ver, y su corazón para no entender. (La palabra «encostrados» significa estar cubierto de arcilla. Cuando alguien da espalda a la Revelación que Dios ha dado de Sí Mismo en las Santas Escrituras y dobla la rodilla ante los ídolos, o pone algo delante de Dios, una ceguera justa de parte de Dios desciende sobre él.) 19 Y nadie recapacita en su corazón, no tiene sentido ni entendimiento para decir: Parte de esto quemé en el fuego, y sobre sus brasas cocí pan, asé carne, y la comí; ¿Cómo he de hacer en una abominación lo sobrante de ello? ¿Delante de un tronco de árbol me he de postrar? («Y nadie recapacita en su corazón», se refiere al hecho de que los idólatras una vez pudieron pensar y razonar justamente sobre lo absurdo de tal conducta de la cual ahora


1203 es habitual para ellos. Pero han perdido su poder. Se han permitido poco a poco ser engañados a sí mismos. Éste es el motivo por el cual la esclavitud religiosa es la peor esclavitud de todas, porque es la clase de esclavitud de la cual el Espíritu Santo por medio de Isaías habla.) 20 De ceniza se apacienta; su corazón en­ gañado le desvía, para que no libre su alma, ni diga: ¿No hay una mentira a mi mano de­ recha? (¡Cualquier cosa y todas las cosas aparte de Dios y de Su Palabra son una mentira!) el Señor el redentor de israel 21 Acuérdate de estas cosas, oh Jacob, e Is­ rael, pues que tú Mi siervo eres: Yo te formé; siervo Mío eres tú: Israel, tú no serás olvida­ do de Mí. (Las cosas que Él quiere que Israel «recuerde» es la futilidad de la idolatría. ¡Él nos dice lo mismo a nosotros hoy! Las palabras, «Yo te formé», corresponden a la obligación de la obediencia absoluta e incondicional contenida en la relación de lo que es formado con lo que lo formó.) 22 Yo deshice como a nube tus rebeliones, y como a niebla tus pecados: Vuélvete a Mí, porque Yo te redimí. (La frase, «Vuélvete a Mí», es la condición fundamental ordenada de tanto la Restauración como el perdón. ¡Señala Arrepentimiento! Entonces, y solamente entonces, pueden los «pecados» ser «borrados».) 23 Cantad loores, oh Cielos, porque el Señor lo hizo; gritad con júbilo, lugares bajos de la Tierra; prorrumpid, montes, en alaban­ za; bosque, y todo árbol que en él está: Por­ que el Señor redimió a Jacob, y en Israel El Mismo será glorificado. (La implicación de este Pasaje es que si Israel está en relación correcta con Dios, los «Cielos cantarán», y los lugares bajos de la Tierra «gritarán con júbilo», etc. Del contrario, si Israel está deprimido, como está ahora, la Tierra tiene que «llorar y lamentar». ¡En la Edad del Reino venidero, Israel no se lamentará más!) 24 Así dice el Señor, tu Redentor, y formador tuyo desde el vientre: Yo el Señor, que lo hago todo, que extiendo solo los Cielos, que extiendo la Tierra por Mí Mismo (no sólo está la Liberación determinada absolutamente en los Consejos de Dios, sino el Libertador Mismo siempre es escogido y designado; ese Libertador es Cristo, que Él lo ha hecho por medio de la Cruz);

ISAÍAS 45:2

25 Que deshago las señales de los adivinos, y enloquezco a los agoreros; que hago volver atrás los sabios, y desvanezco su sabiduría (el mundo hoy en día está lleno de psíquicos, médiums, pronosticadores, gente de la «nueva era», y pretendientes de conocimiento del futuro, etc. ¡Dios los llama «mentirosos»!); 26 Que despierta la palabra de Su siervo, y cumple el consejo de Sus mensajeros; que dice a Jerusalén: Serás habitada; y a las ciudades de Judá: Reedificadas serán, y sus ruinas levantaré (esto fue cumplido aproximadamente 200 años más tarde, cuando Ciro, rey de Persa, hizo un decreto que los Judíos podrían volver a su propia tierra y reconstruir su Ciudad y Templo [II Crón. 36:22-23]); 27 El que dice al profundo mar: Sécate, y tus ríos haré secar (esto declara, aproximadamente 200 años antes de que aconteciera, como el lecho del río Éufrates se secaría para que Ciro pudiera tomar la ciudad de Babilonia); 28 El que dice de Ciro: Es mi pastor, y cumplirá todo lo que Yo quiero, y diciendo a Jerusalén, serás reedificada; y al templo: Serán echados tus simientes. (Maravillosamente, el Señor llama por nombre a Ciro aproximadamente 150 años antes de que naciera, y cerca de 200 años antes de que estas cosas acontecieran.) Capítulo 45 (712 a.C.)

Dios escoge a Ciro y le ayudará

A

SÍ dice Jehová a Su ungido, a Ciro, al cual tomé Yo por su mano derecha, para sujetar naciones delante de él y desatar lomos de reyes; para abrir delante de él las puertas de dos hojas; y las puertas no se cerrarán (este Capítulo da un discurso directo de Dios a un rey pagano, sin paralelo en las Santas Escrituras. La frase, «Su ungido», como corresponde a Ciro, se refiere a lo que Ciro haría, y no se refiere a su santidad y carácter. Las «puertas de dos hojas» se refieren a las grandes puertas que entraban en el Río Éufrates, construidas para guardarse de intrusos. Fueron dejadas sin llave, o sea no estaban cerradas, lo que hizo posible para el ejército de Ciro tomar Babilonia. Como dicho, estas predicciones fueron dadas cerca de 200 años antes de que en realidad se cumplieran): 2 Yo iré delante de ti, y enderezaré los lugares torcidos; quebrantaré puertas de bronce, y cerrojos de hierro haré pedazos (en


ISAÍAS 45:3

1204

la misma noche que Belsasar fue asesinado, estas puertas, por un descuido extraño, fueron dejadas abiertas; los Medos habían desviado el curso del río, y por lo tanto los soldados marcharon sobre el cauce seco del río y entraron en la ciudad por las puertas abiertas, de este modo llegaron a ser los amos de Babilonia después de un sitio de dos años. Belsasar y su gobierno habían pensado que la ciudad era inexpugnable, ¡pero Dios dijo lo contrario!); 3 Yo te daré los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados; para que sepas que Yo soy el Señor, el Dios de Israel, que te pongo nombre. (Esto corresponde a los tesoros y riquezas de Babilonia.) 4 Por amor de Mi siervo Jacob, y de Israel Mi escogido, te llamé por tu nombre; te puse sobrenombre, aunque no Me conociste. (El nombre del conquistador era Agrates, pero Dios le apellidó Ciro; y, como predicho en estos Versículos, desde aquel entonces él siempre ha sido conocido por este nombre. Josefo dijo que a Ciro se le señaló lo que dijo la profecía en su conquista de Babilonia, y de ahí él determinó cumplir lo que estaba escrito; sin embargo, ya él probablemente sabía acerca de ella por su madre, Ester.) 5 Yo soy el Señor, y no hay otro: No hay Dios fuera de Mí. Yo te ceñiré, aunque tú no Me conociste (el Espíritu Santo está llamando la atención al hecho de que ninguno sino «el Señor» podría predecir con tal detalle minucioso respecto a algo que acontecería aproximadamente 200 años en el futuro); 6 Para que se sepa desde el nacimiento del sol, y desde donde se pone, que no hay más que Yo; Yo el Señor, y ninguno más que Yo: (La frase, «desde el nacimiento de sol, y desde donde se pone», tiene el propósito de llamar la atención a todo el mundo, desde el extremo oriental hasta el extremo occidental, a estos sucesos maravillosos, para que se percibiera la Mano de Jehová en ellos y se le reconociera por Su sola Deidad; ¡porque solamente Jehová podía hacer tal cosa!) el Señor el creador 7 Yo formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo el mal. Yo, el Señor, que hago todo esto. (Todo esto desacredita la necedad de la evolución. La frase, «creo el mal», se entiende de acuerdo a lo siguiente: La palabra Hebrea empleada aquí para «mal» es «rah», y nunca se traduce con la palabra «pecado», sino

más bien «adversidad, diversidad, angustia y dificultad». Este «mal» tiene como propósito estar dirigido por Dios a los enemigos de Su Pueblo.) 8 Rociad, Cielos, de arriba; y las nubes de­ rraman la justicia. Ábrase la Tierra, prodúz­ canse la salvación y la justicia; háganse brotar juntamente. Yo, el Señor, lo creó. (El Espíritu Santo, al proclamar la liberación de Israel de la cautividad, cuando de hecho ellos ni siquiera aun habían entrado en cautividad, salta hacia el futuro en el Gozoso Día venidero, cuando «el Señor» reinará supremo en el mundo, e Israel por fin entrará en el lugar de los propósitos de Dios. Frente a esta perspectiva, la Profecía es que «bajarán a la Tierra», y por consiguiente, «los Cielos derramarán la justicia».) 9 ¡Ay del que pleitea con su Hacedor! El tiesto con los tiestos de Tierra. ¿Dirá el ba­ rro al que lo labra: Qué haces; o tu obra le dice: No tiene manos? (El «ay» anunciado en los Versículos 9 al 13 está directamente en contra de aquellos en el día de Isaías entre los Hebreos que criticaban la acción de Dios en escoger a un príncipe pagano como el libertador de Su Pueblo. Estos opositores fueron comparados a los tiestos que objetan a la acción del alfarero. La idea de este Pasaje es que el hombre no tiene más derecho de alzar su voz en contra de su Hacedor que el vaso de barro rebelarse contra el hombre que lo forma.) 10 Ay del que dice al padre: ¿Por qué en­ gendraste?, y a la mujer: ¿Por qué das a luz? (Se debe entender este Versículo a la luz del discurso acalorado de un hijo y heredero al nacimiento de un hermano. Ilustra la ira y envidia del pueblo de Israel frente a la acción Divina de escoger y bendecir a los Gentiles.) 11 Así dice el Señor, el Santo de Israel y su Hacedor: Preguntadme las cosas por venir, mandadme acerca de Mis hijos, y acerca de la obra de Mis manos. (Este Pasaje ha sido malentendido por muchos, pensando que se le había dado el derecho al vaso de barro para mandar al alfarero. ¡El mérito de la totalidad de este Capítulo [y más en particular los Versículos 7 al 12] habla de la Omnipotencia y Omnisciencia de Dios, y la necedad del individuo «que pleitea con su Hacedor»! Todo el Versículo debiera de haber sido un interrogante.) 12 Yo hice la Tierra y crié sobre ella al hombre. Yo, Mis propias manos, extendieron los Cielos, y a todo su ejército mandé. (La idea de todo esto es: Dios está diciendo, «¡Yo soy el que manda, y no usted»!)


1205 13 Yo lo desperté en justicia, y enderezaré todos sus caminos. El edificará Mi ciudad y soltará Mis cautivos; no por precio, ni por dones, dice el Señor de los Ejércitos. (El pronombre «lo» se refiere a Ciro, y cuando él sería levantado por el Señor para una tarea y misión especial. La frase, «en justicia», significa «llevar a cabo Mis justos propósitos». «Enderezaré todos sus caminos» significa hacerlo posible para que él haga lo que tiene que ser hecho. Los «cautivos» se refieren a Israel.) una salvación eterna para israel 14 Así dice el Señor: El trabajo de Egipto, las mercaderías de Etiopía y los Sabeos hombres de elevada estatura, se pasarán a ti y serán tuyos. Irán en pos de ti, pasarán con grillos: A ti harán reverencia, y a ti suplicarán, diciendo: Cierto, en ti está Dios, y no hay otro fuera de Dios. (Este Pasaje se refiere al hecho de que los Gentiles robaron los hijos de Israel y los llevaron en cadenas de hierro y bronce; pero que ellos, en el futuro día de la Restauración, subirán a Jerusalén en cadenas de amor y Arrepentimiento, trayendo consigo su riqueza, y confesando que hay solo Un Dios Verdadero y Viviente, Jehová, Mesías, el Dios de Israel. La última frase, «No hay otro fuera de Dios», en realidad dice, «No hay ningún otro Dios».) 15 Verdaderamente Tú eres Dios que te encubres, Dios de Israel, el Salvador. (En la Edad del Reino venidero, el mundo Gentil exclamará que el Señor ahora es visible para todos. Además, este Texto significa que el Señor oculta muchos de Sus Planes para los hombres, aunque Él todavía es nuestro Salvador. Tal está diseñado por el Espíritu Santo para que el hombre desarrolle confianza y dependencia en Dios, en lugar de requerir que se le diga todo lo que hará el Señor.) 16 Avergonzados y hasta confundidos serán todos ellos; a una se irán en confusión los ha­ cedores de ídolos. (Esto corresponde a la Edad del Reino venidero, cuando todas las religiones se avergonzarán frente al Rostro de Cristo.) 17 Será salvado por el Señor con salvación perpetua. No os avergonzaréis, ni os afren­ taréis, por todos los siglos. (La «Salvación Perpetua» significa la que continuará siglo tras siglo. El sentido general de este Pasaje es que aquellos que confían en el Señor serán vindicados, y nunca «quedarán avergonzados ni confundidos».)

ISAÍAS 45:23 DIOS EL CREADOR Y SALVADOR

18 Porque así dijo el Señor, Quien creó los Cielos, Él es Dios; El Que formó la Tierra, El Que la hizo y la estableció; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó: Yo soy el Señor, y no hay otro. (Al poner juntos los términos de este Versículo muestra cuánto más las Escrituras nos dicen acerca de la creación de los mundos que los profesores de la ciencia moderna. Los términos «creó», «formó», «hizo» y «estableció», son términos de ciencia exacta. Los pronosticadores de la mentira de la evolución nunca han sido capaces de determinar la «Primera Causa» de todas las cosas. Este Versículo y tantos otros nos dicen que Dios es la «Primera Causa».) 19 No he hablado en secreto, en ningún sitio oscuro de la Tierra. Nunca he dicho a la simiente de Jacob: En vano me buscáis. Yo soy el Señor que hablo justicia, que declaro rectitud. (Las cosas no son rectas meramente porque el Señor declara tal, sino porque de hecho son «rectas».) 20 Congregaos y venid. Acercaos a una, los que habéis escapado de las naciones. No saben aquellos que erigen el madero de su escultura, y los que ruegan al dios que no salva. (La declaración, «y los que ruegan al dios que no salva», ¡es una palabra conmovedora! Lamentablemente, incorpora a la mayoría del mundo.) 21 Publicad, y haced llegar, y entren todos en consulta: ¿Quién hizo oír esto desde el principio, y lo tiene dicho desde entonces, sino Yo el Señor? Y no hay más Dios que Yo; Dios justo y Salvador: Ningún otro fuera de Mí. (Este Versículo podría decirse: «Dilo [Oh Israel] y traigan la Profecía de Isaías; deliberad [los idólatras] todos juntos, y después pregúnteles ¿quien anunció la Profecía hace 200 años? ¿Quién lo predijo desde esa época?» A esto solamente podría haber una respuesta: El Único Dios Verdadero y Viviente.) 22 Mirad a Mí, y sed salvos, todos los términos de la Tierra. Porque Yo soy Dios, y no hay otro. (La verdad, después de haber confundido a los idólatras en el Versículo anterior, la Gracia, en este Versículo, les ofrece sin excepción una Salvación segura y eterna en las palabras, «Mirad a Mí…») 23 He jurado por Mí Mismo, de Mi boca salió Palabra en justicia, y no será revocada: Que a Mí se doblará toda rodilla, y jurará toda lengua. (Dios jura «por Sí Mismo», porque Él


ISAÍAS 45:24

1206

no puede jurar por uno que es más grande [Heb. 6:13]. Él condesciende, por amor al hombre, para confirmar de este modo las Promesas que son extremadamente preciosas. Él dijo que Su Palabra «no será revocada». En otras palabras, ella no será retirada ni retractada. Los Dones y Promesas de Dios son «sin Arrepentimiento» [Rom. 11:29]. «Se doblará toda rodilla» y «jurará toda lengua» se refiere cuando todo el universo se vuelva a Dios, que acontecerá durante la Edad del Reino venidero.) 24 Y se dirá de Mí: Ciertamente en el Señor está la justicia y la fuerza. A Él vendrán, y todos los que contra Él se enardecen serán avergonzados. (Todo esto está atribuido a Cristo, de este modo afirmando Su Deidad, que Él es Jehová, y que todos los hombres deben adorarle como Dios al doblar la rodilla delante de Él.) 25 En el Señor serán justificados y se gloriarán todos los que son de la simiente de Israel. (La auto-justificación, como practicada por Israel, trajo la auto-justicia, y resultó en orgullo y miseria. La Justificación de Dios, que es por la Fe, y que está en Cristo y lo que Cristo ha hecho por nosotros en la Cruz, siempre trae «gloria», que es la «Gloria de Dios», y no la gloria del hombre.) Capítulo 46 (712 a.C.)

los ídolos de babilonia no tienen poder

P

ÓSTRASE Bel, se abatió Nebo; sus imágenes fueron puestas sobre bestias, y sobre animales de carga: Os llevarán cargados de vosotros, carga penosa. (La caída de los dioses de Babilonia está entre las consecuencias directas de las victorias de Ciro. El Profeta expresa la caída de las imágenes materiales, que describía gráficamente el destino de los ídolos mismos. La última porción del Versículo se refiere a muchos ídolos que fueron quitados de sus pedestales, quitados como despojo, y llevados por los soldados de Ciro.) 2 Fueron humillados, fueron abatidos juntamente; no pudieron escaparse de la carga, sino que tuvieron ellos mismos que ir en cautiverio. (El significado de este Pasaje es que estos dioses eran, en cada caso, incapaces de librarse o salvarse de ser capturados. Por consiguiente, fueron llevados sobre los lomos de «animales de carga, carga penosa».

Como ellos cautivaron a los hombres en «cautividad» supersticiosa, del mismo modo, ellos «mismos fueron llevados en cautiverio».) Dios es omnipotente 3 Oídme, oh casa de Jacob, y todo el resto de la Casa de Israel, los que sois traídos por Mí desde el vientre, los que sois llevados desde la matriz (aunque esta Profecía fue dada unos 200 años antes del hecho, todavía, el Espíritu Santo está dirigiéndose a Israel durante su restauración de Babilonia. Él dice, «oídme». ¡El propio motivo por el cual ellos tenían que sufrir unos 70 años de cautiverio fue porque no «prestaron atención» a Él!). 4 Y hasta la vejez Yo Mismo, y hasta las canas os soportaré Yo: Yo hice, Yo llevaré, Yo sostendré y os libraré. (La implicación es esta: La madre lleva al niño durante un período, pero muy pronto se cansa de llevarlo y lo deja para que se las ingenie por sí solo. Pero el Cuidado tierno de Dios para Su Pueblo dura desde la infancia, la adolescencia, la madurez y hasta la vejez. Los Brazos Eternos nunca se cansan. El cuidado de Dios, su Providencia y Su Protección nunca fallan. La declaración, «Yo hice, Yo llevaré», se refiere a la creación del Creador, y que Él la llevará hasta la victoria final.) 5 ¿A quién Me asemejáis, y Me igualáis, y Me comparáis, para que sea semejante? (¡No hay igual al Señor! Hay solamente una imagen de Dios que está favorecida por el Espíritu Santo. Pablo dijo: «Porque a los que antes Él conoció, también Él predestinó, para que fuesen hechos conformes a la imagen de Su Hijo, para que Él sea el primogénito entre muchos hermanos» [Rom. 8:29]. ¡Él quiere que seamos a la Imagen de Cristo! En realidad, la misión entera del Espíritu Santo es «conformarnos» a esa Imagen.) 6 Sacan oro de la bolsa, y pesan plata con balanzas, alquilan un platero para hacer un dios de ello; se inclinan y lo adoran. (Otra vez, el Espíritu Santo proporciona la falacia de adorar algo inferior al que le hizo.) 7 Le alzan sobre el hombro, lo llevan y lo colocan en su lugar; y allí está sin que se mueva de su sitio. Danle voces, y tampoco responde, ni a nadie salva de la angustia. (Debe saberse que si no es Cristo, es un ídolo y, como tal, «tampoco responde, ni a nadie salva de la angustia».) 8 Acordaos de esto, y tened vergüenza,


1207 recapacitadlo, o transgresores. (Pudiera traducirse, «Acuérdense, y sigan recordando este hecho, y muéstrense hombres en contra de la idolatría», en otras palabras, «¡Dejen de actuar como una bestia, que ni considera ni entiende, y actúen como el ‘varón’ que Dios le ha hecho»!) 9 Acordaos de las cosas pasadas desde el antaño; porque Yo soy Dios, y no hay más Dios, y nada hay semejante a Mí (las cosas que el Señor ha hecho en el pasado, y que hará en el presente para aquellos que Le creen, prueba que Él es Dios en un sentido en que la Palabra no se puede aplicar a ningún otro. La Palabra, «Yo soy Dios», en el original, es «Yo soy El… Yo soy Elojím». «El» es «El Todopoderoso», «El Omnipotente»; Elojím, «la Deidad en toda su plenitud».) Cuán conmovedor al corazón que Dios, Quien hizo los mundos y creó al hombre, que Él condescendería para tratar con los pobres mortales para que Le escudriñen y prueben Sus afirmaciones); 10 Que anuncio lo por venir desde el principio, y desde antiguo lo que aun no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quisiere (todo esto declara que Dios tiene un Plan distinto, un Plan Divino; y con seguridad, ese plan será llevado a cabo hasta su cumplimiento); 11 Que del oriente llamo al ave de rapiña, y de tierra lejana al varón de Mi consejo. Yo hablé, y lo haré venir: Lo he pensado, y también lo haré. (En esta época, era extraño a los oídos Judíos que Dios usara a un pagano, a un Gentil, y «de tierra lejana». Pero esto es exactamente lo que el Señor hizo, en cuanto a Ciro, al cual Él se refiere como un «ave de rapiña».) RESTAURACIÓN DE ISRAEL 12 Oídme, duros de corazón, que estáis lejos de la justicia (los transgresores del Versículo 8 y los «duros de corazón» de este Versículo, eran aquellos Hebreos que desearon retener la idolatría junto con la adoración de Jehová. El hombre, por naturaleza, está «lejos de la justicia»; de ahí que para salvarle, Dios tiene que traer de cerca Su Justicia). 13 Haré que se acerque Mi justicia, no está lejos: Y Mi Salvación no tardará. Y pondré Salvación en Sión, y Mi gloria en Israel. (La Salvación se encuentra sola en Sión, es decir, en Cristo; y se encuentra en Él con Gloria Eterna [II Tim. 2:10].

ISAÍAS 47:3

La implicación de este Pasaje es que cualquier individuo que desea la «Justicia de Dios», entonces «no está lejos». Si alguien busca sinceramente, entonces «Su Salvación no tardará». ¡Que Promesa gloriosa para todos los que se encuentra en dificultad y claman a Él por ayuda!) Capítulo 47 (712 a.C.)

juicio sobre babilonia

D

ESCIENDE, y siéntate en el polvo, vir­ gen hija de Babilonia, siéntate en la tie­ rra sin trono, hija de los Caldeos: Que nun­ ca más te llamarán tierna y delicada. (Estos Pasajes predicen la caída de Babilonia, y tienen un cumplimiento doble: La totalidad de este Capítulo se debe leer en conexión con Apoc., Cap. 18. Ambos Capítulos predicen la condenación futura de la ciudad de Babilonia. La ciudad fue fundada por Nimrod, el primer Anticristo, y será restaurada con gran magnificencia por el último Anticristo. Babilonia, en las Santas Escrituras, simboliza corrupción de la Verdad Divina, desarrollada para ser enemiga de la Verdad. Por lo tanto, la totalidad de este Capítulo presenta a Babilonia como una reina orgullosa degradada a la forma más baja de esclavitud. Las palabras, «siéntate en la tierra», debiera leerse «siéntate sin trono sobre la tierra». Las palabras, «virgen hija», significan «hasta ahora no capturada», o «inexpugnable». Por lo tanto este Capítulo corresponde a la destrucción de Babilonia por Ciro, y luego, en el día futuro, la destrucción de Babilonia por un terremoto [Apoc. 16:17-21].) 2 Toma el molino, y muele harina: Des­ cubre tus guedejas, descalza los pies, descu­ bre las piernas, pasa los ríos. (En los Versículos 2 y 3, moler maíz y llevar agua expresan la esclavitud más miserable. La frase, «descalza los pies, descubre las piernas, pasa los ríos», se refiere a las filas largas de hombres y mujeres que son llevados de su ciudad a la cautividad. Al hacerlo, ellos tendrían que caminar entre el agua de los ríos, exponiendo partes de su cuerpo que la delicadeza requiere que estén ocultos. ¡La idea es la derrota total!) 3 Descubierta será tu vergüenza, y tu deshonra será visto: Tomaré venganza, y no encontraré hombre. (La idea de este Versículo es que el Señor no perdonará, ni será clemente con nadie. La «venganza» garantizada tendría


ISAÍAS 47:4

1208

que ver con el tratamiento de los Judíos por Babilonia.) 4 Nuestro Redentor, el Señor de los Ejércitos es Su Nombre, el Santo de Israel. (La esencia de este Versículo es que Babilonia no tiene «Redentor», debido a su idolatría, pero Israel tiene un «Redentor», aun en tiempos de angustia. «El Señor de los Ejércitos es Su Nombre».) 5 Siéntate, calla, y entra en tinieblas, hija de los Caldeos: Porque nunca más te llama­ rán señora de reinos. (La «señora de reinos» posiblemente podría expresarse mejor como «la concubina de reinos». La frase, «siéntate, calla, y entra en tinieblas», se refiere al pueblo caído que se esconde en la vergüenza y el silencio, como también en las tinieblas, como personas que están en deshonra que evaden ser vistos por los demás.) 6 Me enojé contra Mi pueblo, profané Mi heredad, y los entregué en tu mano: No les hiciste misericordias; sobre el viejo agravas­ te mucho tu yugo. (¡El Espíritu Santo dice que Israel no ha mostrado «misericordia» implica que el Señor quiso que se mostrara «misericordia»!) 7 Y dijiste: Para siempre seré señora: Y no has pensado en esto, ni te acordaste de tu final. (Babilonia debía de haber razonado que si Dios castigó a Su Propio pueblo tan severamente debido a la idolatría, cuanto más severo castigaría, a «los Calderos», debido a su impiedad, y cuán terrible sería su final. La frase, «siempre seré señora», corresponde a lo que Babilonia dice, pero el Señor dice lo contrario.) 8 Oye pues ahora esto, delicada, la que está sentada confiadamente, la que dice en su corazón: Yo soy, y fuera de mí no hay más; no quedaré viuda, ni conoceré pérdida de hijos (entre los pecados de Babilonia, ella había dicho en su corazón, «Yo soy, y fuera de mí no hay más». Aquí ella asume un título divino, sin embargo, se enteraría exactamente, en cuanto a Jehová, lo que la Divinidad en realidad significa). 9 Estas dos cosas te vendrán de repente en un mismo día, pérdida de hijos y viudez: En toda su plena medida ya vienen contra ti, a pesar de la multitud de tus adivinanzas, y de tus muchos encantamientos. (Esto fue parcialmente cumplido por Ciro; sin embargo, el cumplimiento total de este Pasaje queda para los últimos días de la Gran Tribulación, cuando Babilonia será destruida en un solo día, exactamente como predicho aquí [Apoc. 18:1-24].)

10 Porque te confiaste en tu maldad, diciendo: Nadie me ve. Tu sabiduría y tu misma ciencia te engañaron, y dijiste en tu corazón: Yo, y fuera de mí no hay otra. (Otra vez, el Espíritu Santo enfatiza el hecho de que el Monarca Babilónico afirmaba que él era el sustituto real de Dios sobre la Tierra. La «sabiduría» y «ciencia» que «les engañaron» se refiere a la astrología, que, cuando una vez se participa en ella, seduce la mente de todo el estudio genuino y fructífero del fenómeno celestial, y conduce a un laberinto de necedades.) 11 Pero vendrá sobre ti mal, cuyo nacimiento no sabrás: Caerá sobre ti quebrantamiento, el cual no podrás remediar: Y destrucción que no sabrás, vendrá de repente sobre ti. (La implicación de este Versículo es que el «mal» que vendrá sobre ellos, que de hecho sería enviado por Dios, no podrá ser rechazado ni repelado por «agüeros» o «encantamientos».) 12 Quédate ahora con tus encantamientos, y con la multitud de tus agüeros, en los cuales te fatigaste desde tu niñez; quizá podrás mejorarte, quizá te fortificarás. (El Espíritu Santo ahora usa ironía. En efecto Él está diciendo, «durante muchos siglos, a confiado en sus encantamientos y brujerías. ¡Ahora vea si le ayudarán!») 13 Te has cansado en la multitud de tus propósitos: Preséntense, si quieres, y te salven los que reparten los cielos, los que contemplan las estrellas, los que contaban los meses, para pronosticar lo que vendrá sobre ti. (El Espíritu Santo por medio de Isaías invita a lo mejor de Babilonia, quienes fueran, detener el curso de los eventos que estaban por venir, porque fueron ordenados por Dios.) 14 He aquí que serán como tamo; fuego los quemará, no salvarán sus vidas del poder de la llama; no quedará brasa para calentarse, ni lumbre a la cual se sienten. (La última línea de este Versículo significa que estos encantadores serían totalmente destruidos, y que la condenación que les caería no sería como un pequeño fuego junto al cual uno podía sentarse, sino un fuego consumidor de horror y muerte.) 15 Así te serán aquellos con quienes te fatigaste, tus negociantes desde tu niñez: Cada uno echará por su camino, no habrá quien te salve. (El sentido de este Versículo es que la influencia poderosa que Babilonia tenía, que se le involucraba con todas las naciones en el mundo de ese entonces, sería destruida junto con todo su comercio y actividad. En otras palabras, ¡la destrucción sería completa!)


1209 Capítulo 48 (712 a.C.)

infidelidad de israel reprendida

O

ID esto, casa de Jacob, que os llamáis del nombre de Israel, los que salieron de las aguas de Judá, los que juran en el Nombre del Señor, y hacen memoria del Dios de Israel, pero no en verdad ni en justicia. («Jacob» es el nombre natural de la nación: «Israel» es el nombre espiritual. «Jurar en el nombre del Señor» es un modismo que expresa adoración. La frase, «pero no en verdad ni en justicia», expresa el pensamiento de la adoración, pero tampoco en sinceridad ni completamente puro en cuanto a dejar la idolatría.) 2 Porque de la Santa Ciudad se nombran, y en el Dios de Israel confían, Cuyo Nombre es el Señor de los Ejércitos. (La esencia de este Versículo es la idea de que Judá puso gran dependencia y valor sobre lo externo y formal, como el hecho de que ella era perteneciente a la «Ciudad Santa», Jerusalén. Compare las jactancias de los Judíos en la época del Señor, «simiente de Abraham somos» [Jn. 8:33].) 3 Yo te anuncié las cosas pasadas desde el principio; sí de Mi boca salieron, y Yo las hice conocer; de repente las efectué, y han acontecido. («Las cosas pasadas» corresponde al nacimiento predicho de Isaac y del éxodo predicho de Egipto. Las palabras, «las hice conocer» y «anuncié», así también como «de repente», se refieren a la Liberación de Egipto, y no había nada que indicaba su venida, y con todo vino «de repente».) 4 Por cuanto conocí que eres duro, que tu cerviz es un tendón de hierro, y tu frente es de bronce (el argumento de los Versículos 4 al 8 es que Dios, que sabía de antemano la obstinación con que Su Pueblo se aferraría a sus ídolos y atribuiría a ellos su buena fortuna, aquí anuncia, unos doscientos años antes, lo que iba a acontecer en los días de Ciro; esto haría imposible que el pueblo acreditara a sus ídolos con este cambio feliz en las circunstancias); 5 Por tanto te las declaré ya hace tiempo; antes que viniese te lo enseñé, para que no dijeras: Mi ídolo lo hizo, mis estatuas de escultura y de fundición mandaron estas cosas. (Ya ha sido observado que había una tendencia fuerte a la idolatría entre los Judíos, no solamente antes, ¡sino también durante «la cautividad»! [Ezeq. 20:32].) 6 Lo oíste, y lo viste todo; ¿y no lo

ISAÍAS 48:12

anunciaréis vosotros? Ahora pues te he hecho oír cosas nuevas y ocultas que tú no sabías. (Las «cosas nuevas» contrastadas con las «cosas pasadas» del Versículo 3 significa las Profecías con respecto a Ciro y la restauración.) 7 Ahora han sido creadas, no en días pasados; ni antes de este día las habías oído, para que no digas: He aquí que yo lo sabía. (Las palabras, ellas «ahora han sido creadas», no significan que Dios está apresuradamente formulando un nuevo plan, sino que lo que ha sido puesto en secreto en los consejos de Dios desde toda la eternidad ahora está siendo revelado al hombre.) 8 Si, nunca lo habías oído, y nunca lo habías conocido; ciertamente no se abrió antes tu oído; porque sabía que desleal habías de desobedecer, por tanto te llamé por rebelde desde el vientre. (Israel tiene oídos, pero no quieren «oír» y por consiguiente no «sabían». ¡Era una falta de vida voluntariosa y, por lo tanto, una ignorancia voluntariosa!) longanimidad de dios: su llamado a israel 9 Por amor de Mi nombre refrenaré Mi ira, y por Mi alabanza la reprimiré, para que no te destruya. (La aniquilación de Israel no fue evitada debido a la bondad de ellos, sino debido a la Gloria del Nombre y Alabanza de Jehová.) 10 He aquí te he purificado, y no como a plata; te he escogido en horno de aflicción. (Israel fue «purificado» en Egipto, e iba a ser «purificado» después del día de Isaías en Babilonia, y será «purificado» durante la Gran Tribulación venidera. El «horno de aflicción» siempre tiene que ver con el obrar mal de parte del individuo o la nación. ¡El Señor permite la aflicción, con la esperanza, de que traerá a la persona o la nación al Arrepentimiento! Por consiguiente, Israel todavía tiene que pasar un gran «horno de aflicción».) 11 Por Mí, por amor de Mí lo haré, para que no sea amancillado Mi nombre, y Mi honra no la daré a otro. (Si el Señor no hubiera deferido Su Ira y hubiera destruido Israel, luego Su Nombre hubiera sido profanado y Su Gloria hubiera sido dada a otro dios.) 12 Óyeme, Jacob, y tú, Israel, a quien llamé: Yo Mismo, Yo el Primero, Yo también el Postrero. (El Espíritu Santo está impresionando sobre Israel la seriedad de la situación por considerar a Quién es el que les ha llamado —


ISAÍAS 48:13

1210

«Yo Mismo» — es decir, «Yo soy el único absoluto y eterno inmutable, el Alfa y Omega de toda la historia». «Yo el Primero, Yo también el Postrero» significa «porque de Él y por Él y en Él, son todas las cosas» [Rom 11:36].) 13 Mi mano fundó también la Tierra, y Mi mano derecha midió los Cielos con el palmo; al llamarlos Yo, compadecen juntos. (El Cielo y la Tierra y todas las cosas que en ellos hay, excepto el hombre, están prestos a hacer la Voluntad de Dios y levantarse de inmediato a Su Llamado para mostrar que están listos.) 14 Juntaos todos vosotros, y oíd. ¿Quién hay entre ellos que anuncie estas cosas? El Señor lo amó, el cual ejecutará su voluntad en Babilonia, y su brazo en los Caldeos. (¡Lo más asombroso es al darse cuenta que el Imperio Babilónico, en la época de la Profecía de Isaías, ni siquiera aún había existido, mucho menos ser un poder ya establecido en el mundo! Por lo tanto, tales Profecías declaran el Poder inagotable de Dios, más Su Omnisciencia, es decir, «el conocimiento de todas las cosas, pasadas, presentes y futuras».) 15 Yo, Yo hablé, y le llamé, y le traje; por tanto será prosperado su camino. (Ciro se representa como levantado por Dios, «llamado» por Él y comisionado por Él «para llevar a cabo todo Su deleite».) 16 Acercaos a Mí, escuchad esto; desde el principio no he hablado en secreto; desde que la cosa se hizo, estuve allí: Y ahora el Señor Dios me envió, y Su Espíritu. (Dios, «desde el principio» y de Sus primeros tratos con Israel, había levantado una sucesión de Profetas quienes declararon Su Voluntad, no «en secreto», ni ambiguamente, sino abierta y claramente, para que todos los que oyeran pudieran entender. El pronombre «Mí», una de las últimas palabras en este Versículo corresponde al Mesías Venidero.) israel se reÚne de nuevo sin babilonia 17 Así ha dicho el Señor, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo el Señor Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que andas. (¡La Promesa de esta Santa Escritura es absolutamente fenomenal! Se exalta aquí la Palabra de Dios; si se sigue la Palabra, el resultado será de tremenda «ganancia», y en cada aspecto.) 18 ¡Ojalá que hubieras atendido a Mis Mandamientos! Entonces tu paz habría sido

como un río, y tu justicia como las ondas del mar (la idea de este Pasaje es que Israel debe intentar guardar los Mandamientos lo mejor que le sea posible. En verdad, no son capaces de hacerlo, pero ellos debían intentarlo. Si ellos sinceramente hubieran intentado, el Señor les hubiera bendecido abundantemente): 19 Tu linaje también hubiera sido como la arena, y el fruto de tus entrañas como los granitos de ella. Su nombre nunca sería cortado ni destruido de delante de Mí. (Esta Profecía mira hacia adelante unos doscientos años cuando Israel estaría regresando de la dispersión, y luego mira aún hacia la hora presente. Debido a la Crucifixión de Israel de Cristo, ellos se cortaron a sí mismos de Dios; como una nación, se fueron al olvido y en realidad fueron esparcidos por todas partes del mundo.) 20 Salid de Babilonia, huid de entre los Caldeos; dad nuevas de esto con voz de alegría, publicadlo, llevadlo hasta lo postrero de la Tierra: Decid: Redimió el Señor a Jacob Su siervo. (Los hijos de Israel deben abandonar Babilonia y sus ídolos y testificar hasta los confines de la Tierra que su Liberación fue debido a Jehová el Mesías, y no debido a ningún dios falso.) 21 Y no tuvieron sed cuando los llevó por los desiertos; les hizo correr agua de la roca: Pues partió la roca, y corrieron aguas. (La Promesa es que Dios administraría su pasaje exactamente como Él lo hizo para sus antepasados tantos siglos antes. El Espíritu Santo está diciendo, «como la ‘Roca’ era Cristo para Israel cuando salió de Egipto, la ‘Roca’ era Cristo cuando salgan de Babilonia».) 22 No hay paz para los malos, dijo el Señor. (¡Esta Profecía clausura con una Promesa y advertencia tremenda! Aquellos que Le siguen nunca tendrán «sed», mientras que aquellos que no Le siguen no tendrán «paz». Como es eterno el fluir del agua de la vida de la «Roca herida», será eterna la miseria de los «malos». El mundo no tiene alternativa en cuanto a su Salvador. ¡Es Jesucristo y la Vida Eterna o la impiedad y la miseria eterna! No hay nada entre los dos.) Capítulo 49 (712 a.C.)

llamado y comisión del mesías

O

ÍDME, islas, y escuchad, pueblos lejanos: El Señor Me llamó desde el


1211 vientre; desde las entrañas de Mi madre tuvo Mi nombre en memoria. (El Orador en los Versículos 1 al 6 es el Mesías; Él invita a los habitantes de las «Islas» y el pueblo, eso es, todo el mundo Gentil, para que le escuchen. La frase, «El Señor Me llamó desde el vientre», habla de la Encarnación. Para salvar la familia humana, Dios tenía que ser hecho hombre. Él sería llamado «Emmanuel», que significa «Dios con nosotros» [Isa. 7:14].) 2 Y puso Mi boca como espada aguda, Me cubrió con la sombra de Su Mano; y Me puso por saeta reluciente, Me guardó en Su aljaba (Nadie sabía la Palabra como Cristo; de hecho, Él era, y es, la «Palabra Viviente» [Jn. 1:1]. La imagen se repite en el Libro del Apocalipsis, cuando Juan dijo, «de Su boca salía una espada aguda de dos filos» [Apoc. 1:16]. La frase, «Me cubrió con la sombra de Su Mano», significa que Él fue reservado hasta el momento en que sería revelado al mundo, y aún entonces sería conducido y protegido por la Mano de Dios). 3 Y Me dijo: Mi Siervo eres tú, oh Israel, que en Ti Me gloriaré. (La palabra «Siervo» se emplea con respecto al Mesías. Él Solo muestra el verdadero «espíritu de Siervo». La Profecía ahora es que Cristo, delineado como «Israel», sería la nueva cabeza federal de la Nación, que sería del todo resumido en Él. Además, Cristo sería, en un sentido más verdadero que el otro, el «Israel» o el «Príncipe con Dios». De hecho, Jesús es el Verdadero Hombre, el Verdadero Israel, y la Verdadera Iglesia.) 4 Pero yo dije: Por demás he trabajado, en vano y sin provecho he consumido Mis fuerzas; pero Mi juicio está delante del Señor, y Mi recompensa con Mi Dios. (Desde Éxodo hasta Pentecostés, Él trabajó y se agotó para Israel, pero en vano; aún Su «juicio», es decir, vindicación, estaba con Jehová y Su «obra», es decir, Su recompensa, con Su Dios.) 5 Ahora pues, dice el Señor, El Que Me formó desde el vientre por Su Siervo, para que convierta a Él a Jacob. Bien que Israel no se congregará, con todo, estimado seré en los ojos del Señor, y el Dios Mío será Mi fuerza. (Este Versículo predijo que Cristo reuniría Israel a Dios; que la habilidad que le hará capaz para hacerlo sería de Dios; y que Él Mismo siempre será glorioso a los Ojos de Jehová. Las palabras, «bien que Israel no se congregará», marca las desilusiones temporáneas debido a la incredulidad de Israel, pero que el Mesías por último no solamente traerá de nuevo

ISAÍAS 49:8

las Tribus de Jacob a Jehová, sino, además, y en unión con ellas, traerá de regreso a Dios a la totalidad de la humanidad rebelde, al menos aquellos que crean el Él.) 6 Y dijo: Poco es que Tú me seas Siervo para levantar las tribus de Jacob, y para que restaures los asolamientos de Israel: También Te di por luz de los Gentiles, para que seas Mi Salvación hasta lo postrero de la Tierra. (La frase, «poco es», se refiere al hecho de que Dios considera el «levantar de las Tribus de Jacob» y la «Restauración de los asolamientos de Israel» como poca cosa en comparación con lo que el Mesías hará. ¡Además, Él también será una «luz a los Gentiles», es decir, «a todo el mundo»!) humillación y exaltación del mesías 7 Así ha dicho el Señor, Redentor de Israel, el Santo Suyo, al menospreciado de alma, al abominado de las naciones, al siervo de los tiranos. Verán Reyes, y se levantarán príncipes, y adorarán a causa del Señor; porque fiel es el Santo de Israel, el cual te escogió. (Este Pasaje da la humillación y exaltación del Señor. El Orador de los Versículos 7 al 12 es Jehová, y Al Que se dirige como [El Santo] es «Emmanuel» — despreciado por el hombre y aborrecido por Israel. Así fue en Su Primer Advenimiento. Pero, en Su Segundo Advenimiento, reyes, al verle, se detendrán en asombro debido a Él, y los príncipes caerán y le adorarán. Este es el primer lugar en las Profecías de Isaías donde esta nota del Mesías que es «menospreciado» se pone en relieve. Se encuentra más temprano en los Salmos [Sal. 22:6].) su ministerio 8 Así dijo el Señor: En tiempo aceptable Te oí, y en día de Salvación Te ayudaré: Y te guardaré, y Te daré por Pacto del pueblo, para que restaures la tierra, para que heredes asoladas heredades (el Padre ayudó al Hijo durante todo Su Ministerio Terrenal; sin embargo, el «tiempo aceptable» y el «día de Salvación» se refiere al Calvario y la Resurrección, donde en el Calvario cada enemigo fue derrotado [Col. 2:14-15]. ¡La frase, «para que restaures la Tierra», es efectivamente poderosa! Por medio de lo que Jesús hizo en la Cruz, la «Tierra» será restaurada a su lugar original antes de la caída. ¡Esto


ISAÍAS 49:9

1212

causará que las «asoladas heredades» una vez más sean fructíferas!); 9 Para que digas a los presos: Salid; y a los que están en tinieblas: Manifestaos. En los caminos serán apacentados, y en todas las cumbres serán sus pastos. (Debido a lo que Cristo hizo en la Cruz, los prisioneros pueden ser libres de la prisión de las tinieblas. Cuando salen a la Luz, «en los caminos serán apacentados» y tendrán grandes «pastos».) 10 No tendrán hambre ni sed, ni el calor ni el sol los afligirá; porque el que tiene de ellos misericordia los guiará, y los conducirá a manantiales de aguas. (Los Versículos 9 al 13 son un cuadro del Gran Pastor, el Señor Jesucristo, que conduce Sus ovejas a Sión. En particular, los Versículos 9 al 10 hablan de Israel; en general, hablan de todos los que aceptan a Cristo.) 11 Y convertiré en camino todos Mis mon­ tes, y Mis calzadas serán exaltadas. (¡Satanás intenta hacer que el Cristiano crea que aunque él podría lograrlo, todavía, va a ser tan difícil que la jornada no valdrá la pena! A la inversa, el Espíritu Santo nos dice que Cristo, a pesar de los «montes de dificultades», hará un «camino» feliz, gozoso y glorioso y una «calzada exaltada».) 12 He aquí estos vendrán de lejos; y he aquí estos del norte y del oeste, y estos de la tierra de Sinim. (Los cuatro puntos cardinales aparecen en este Versículo, con la palabra «lejos» que representa el sur, y la palabra Sinim que representa, como muchos Eruditos, creen, la China y, por lo tanto, el oriente. De todos modos, esta referencia no es para los Judíos dispersos, sino a los Gentiles remotos, que pasarán de todas partes de la Tierra al Reino del Redentor.) restauración de israel 13 Cantad alabanzas, oh Cielos, y alégrate, Tierra; y prorrumpid en alabanzas, oh montes: Porque el Señor ha consolado Su pueblo, y tendrá compasión de Sus afligidos. (¡Exclamaciones tanto de los «Cielos» como la «Tierra» están dadas aquí en la Restauración de Israel y el cumplimiento de estas grandes Promesas! Esto está aconteciendo porque Israel, que ha sido hace tanto tiempo «afligido» debido a sus pecados, ahora ha vuelto al Señor y es «consolado».) 14 Pero Sión dijo: El Señor me ha abando­ nado, y el Señor se ha olvidado de mí. (En su

momento más terrible, con Jerusalén cayendo y el Anticristo empujando para la destrucción total, Israel se dará cuenta que el Mesías es su única esperanza; y aún parece basado en los eventos que «el Señor me ha abandonado, y el Señor se ha olvidado de mí». ¡Pero los siguientes Pasajes tratan este clamor de Israel!) 15 ¿Se olvidará la mujer de su niño al cual dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque se olviden ellas, Yo no me olvidaré de ti. (El Señor se refiere a Israel como su «niño». La analogía se deriva de una mujer que ama su niño, «el hijo de su vientre». ¡Ella lo ama, no importa como sea su apariencia, ni lo que ha hecho! El Espíritu Santo luego dice que el Amor de Dios es aún más grande que eso; aunque algunas madres «se olvidan» ahora Él dice, «Yo no me olvidaré de ti».) 16 He aquí que en las palmas te tengo esculpida: Delante de Mí están siempre tus muros. (Se dice que había una costumbre entre los peregrinos a Jerusalén que tenían representaciones de la ciudad o el Templo tatuadas sobre sus manos y brazos para hacerles recordar de los lugares sagrados. Se llamaban insignias de Jerusalén. El Señor emplea esta analogía, que hubiera sido bien fácil de entender por los Judíos. El Señor emplea los «muros» como un símbolo que es «esculpido» o «descrito». Tal habla de la protección Divina. En otras palabras, los muros, que ya hace tiempo habían caído, en el sentido espiritual, serán reconstruidos. David mencionó esto en su oración de Arrepentimiento [Sal. 51:18].) 17 Tus hijos se apresurarán a venir, tus destruidores y tus asoladores saldrán de ti. (Esto habla de la Segunda Venida de Cristo, con la derrota del Anticristo e Israel cuando por fin acepta al Señor como su Salvador. Cuando esto suceda, los Judíos de todas partes del mundo «se apresurarán» a venir a Israel.) 18 Alza tus ojos alrededor, y mira: Todos éstos se han reunido, han venido a ti. Vivo Yo, dice el Señor, que de todos, como de vestidura de honra, serás vestida; y de ellos serás ceñida como novia. (La frase, «Todos éstos», continúa a referirse a «tus hijos» del Versículo 17. Habrá asombro en Israel, así como en la totalidad del mundo, frente a la gran cantidad de Judíos que vendrán de todas partes del mundo a Israel; todos serán bienvenidos.) 19 Porque tus asolamientos, y tus lugares asolados, y tu tierra dejada en ruinas, ahora


1213 será entonces demasiado estrecha por la multitud de los habitantes; y tus destructores estarán ya muy lejos. («Tu tierra dejada en ruinas» se refiere a Israel, que ha llegado a ser un cementerio para la totalidad del pueblo Judío. ¡Ahora será todo lo opuesto! ¡Todos aquellos que amenazaban con «devorar» seguramente «estarán ya muy lejos» aun en el Infierno mismo, al menos en cuanto corresponde al Anticristo! En el principio de la Edad del Reino, tantos Judíos vendrán a Israel que aun los «asolamientos» y los «lugares asolados» serán enteramente utilizados; todavía, el campo será muy solicitado.) 20 Los hijos de tu estado desamparado di­ rán en tus oídos: Angosto es para mí este lu­ gar; dame campo, para que yo pueda habitar. (Como dicho, el Espíritu Santo continúa hablando de los millones de Judíos que vendrán a Israel de todas partes del mundo en el comienzo de la Edad del Reino.) 21 Y dirás en tu corazón: ¿Quién me en­ gendró éstos? Porque yo había sido priva­ da de hijos y estéril, cautiva y desterrada: ¿Quién, pues, creó a éstos? He aquí yo es­ taba dejada sola: Éstos ¿Dónde estaban és­ tos? (A la conclusión misma de la Batalla de Armagedón, y en el regreso de Cristo, después de perder tantos millones en este conflicto terrible, los jefes de Israel se preguntarán si ellos tienen suficiente gente para ser una nación viable otra vez. Pero luego millones comenzarán a venir de todas partes del mundo, e Israel se hace esta pregunta, «¿dónde han estado?») los enemigos de israel destruidos 22 Así dice Dios el Señor: He aquí que yo alzaré Mi mano a los Gentiles, y a los pueblos alzaré Mi estandarte; y traerán en brazos tus hijos, y tus hijas serán traídas en hombros. (El «estandarte» que el Señor alzará será Jesucristo. ¡No solamente estarán los Judíos reuniéndose a «Mi Estandarte», sino los «Gentiles», también! El mundo Gentil, al darse cuenta que Israel es el Pueblo Escogido de Dios, y que ellos por fin aceptaron a Cristo como su Mesías, y al darse cuenta que Dios bendecirá a todos los que favorecen a Su Pueblo, harán todo lo que puedan para proveer asistencia, consuelo, dinero y ayuda en cuanto a su traslado a la Tierra de Israel.) 23 Y reyes serán tus ayos, y sus reinas tus amas de leche; con el rostro inclinado a Tierra se postrarán ante ti, y lamerán el polvo de tus pies: Y conocerás que Yo soy el Señor,

ISAÍAS 50:1

que no se avergonzarán los que Me esperan. (La frase, «Lamerán el polvo», es una expresión de sumisión completa. «Reyes y reinas», es decir, los líderes del mundo, «se postrarán ante ti». Esto será hecho, no tanto debido al Judío mismo, sino más bien debido al «Señor de la Gloria» y la relación de Israel con Él.) 24 ¿Será quitada la presa al poderoso? O ¿Será librado el cautivo legítimo? (El poderoso y terrible de los Versículos 24 y 25 es el Anticristo. Su «presa» y los cautivos legítimos serán los hijos de Israel. Ellos le habrán aceptado como el mesías, como predicho en Juan 5:43 y, por consiguiente, serán sus cautivos legítimos. Con respecto a esto, el siguiente Versículo nos dice lo que Cristo hará.) 25 Pero así dice el Señor: Cierto, hasta los cautivos del poderoso serán quitados, y la presa del terrible será librada; porque Yo contendré con los que contienden contigo, y salvaré a tus hijos. (La «Liberación» que vendrá a Israel, aun en el último momento, será la Segunda Venida de Cristo. En esa oportunidad, la «presa» es decir, Israel, «será librada». Aunque el Anticristo será «terrible» todavía, Cristo será mucho «más terrible». La frase, «¡Yo contenderé con los que contienden contigo», debe notarse bien! Tiene validez para todo tiempo, no solamente para Israel, sino también para todo Creyente.) 26 Y haré que los que te opriman coman sus mismas carnes, y con su sangre serán embriagados como mosto; y conocerá toda carne que Yo el Señor soy Salvador tuyo, y Redentor tuyo, el Fuerte de Jacob. (Este Pasaje declara la destrucción del Anticristo y todos los que se oponen Israel en ese día venidero de la Batalla de Armagedón. En esa oportunidad, y continuamos hablando de la Segunda Venida, la totalidad del mundo conocerá que «el Señor es el Salvador de Israel y su Redentor». Él es «el Fuerte de Jacob».) Capítulo 50 (712 a.C.)

dios se separa de Israel infiel

A

SÍ dijo el Señor : ¿Qué es de la carta de repudio de vuestra madre, con la cual Yo la repudié? ¿O a cual de Mis acreedores os he vendido? He aquí que por vuestras maldades sois vendidos, y por vuestras rebeliones fue repudiada vuestra madre: (De hecho, el Señor había «repudiado», o «escrito un documento de divorcio», respecto al


ISAÍAS 50:2

1214

Reino Norte de Israel; sin embargo, respecto a Judá, Él no lo había hecho, y sus hijos estaban equivocados al suponer que ellos también fueron repudiados. Ellos se habían, de hecho, «por sus maldades», especialmente sus idolatrías, repudiados a sí mismos voluntariosamente, o de todos modos se separaron a sí mismos, de Dios. Pero ningún veredicto había salido de Él para excluir la reconciliación y regreso. Tampoco Él les había vendido a un «acreedor». Por consiguiente, los Babilónicos no son sus amos legítimos — todavía ellos son los Hijos de Dios, Su Propiedad y objeto de Su Cuidado.) 2 Porque vine, y nadie pareció; llamé, y nadie respondió. ¿Acaso se ha acortado Mi Mano, para no redimir? ¿No hay en Mí poder para librar? He aquí que con Mi reprensión hago secar el mar; y convierto los ríos en yermo, hasta pudrirse sus peces, y morirse de sed por falta de agua. (La Profecía ahora pasa de las dificultades presentes de Judá al día futuro cuando Él Mismo Dios Todopoderoso vino del Cielo a la Tierra para buscarla y bendecirla. Pero nadie Le recibió ni abrió la puerta cuando Él llamaba [Jn. 1:11; Hec. 13:46; 28:28]. Su dignidad como Dios se declara en este Versículo. Él proclama que si Judá solamente creyera, Él puede «redimirla» de todas las dificultades que sus pecados le han traído. Incluso, al usar las palabras, «¿Acaso se ha cortado Mi Mano, para no redimir?» Él proclama la Verdad que Él es capaz de liberar de toda y cualquier situación, si los hombres solamente Le creen.) 3 Yo visto de oscuridad los Cielos, y pongo saco de silicio por cobertura. (La afirmación aquí es que si Él quisiera hacerlo, podría dejar a toda la naturaleza en completa oscuridad — un poder que necesariamente pertenece solamente a Él Quien dijo, «Sea la luz; y fue la luz» [Gén. 1:3].) el mesías, siervo obediente 4 El Señor Dios Me dio lengua de sabios, para saber hablar cuando es apropiado Palabra al cansado; Me despierto mañana tras mañana, Me despierta Mi oído para oír como los instruidos. (El propósito del Espíritu Santo en este Capítulo es demostrar al hombre el Poder inagotable de Dios que podría, si Él así quisiera, usar ese Poder en cualquier capacidad, pero más bien eligió enviar a Su Único Hijo a «redimir» no solamente a Israel, sino a la totalidad de la humanidad.

En este Versículo, Él está presentado como el Discípulo Perfecto. Él solamente decía las Palabras que le fueron dadas por Dios [«para saber hablar»]. Él afirmó esto siete veces cuando estaba en la Tierra [Jn. 7:16; 8:28, 46-47; 14:10, 24; 17:8]. La frase, «Me despierto mañana tras mañana, despierta Mi oído para oír como los instruidos», se refiere al hecho de que Dios mantenía la comunicación inmediata y constante con el «Siervo» — no iluminándole de vez en cuando, como Él lo hizo con los Profetas por medio de sueños y visiones, sino continuamente susurrando en Su Oído. De hecho, la frase, «mañana tras mañana» no se debe limitar a un mero significado literal, sino debe tomarse en el sentido de «ininterrumpido». Todo esto no fue necesariamente para Su Propio beneficio, sino más bien para que Él «supiera hablar cuando es apropiado Palabra al cansado».) 5 El Señor Dios Me abrió el oído, y Yo no fui rebelde, ni Me volví atrás. (Este Versículo corresponde a la completa buena disposición de Cristo de oír al Padre, y hacerlo como un Verdadero Siervo, en contraste con el supuesto siervo, o los Hijos de Israel. La frase, «ni Me volví atrás» se refiere a Él cuando era más probado. Aun en el Huerto de Getsemaní, Su Palabra final era, «empero no se haga Mi Voluntad, sino la Tuya» [Luc. 22:42].) su sufrimiento y ayuda 6 Di Mi cuerpo a los heridores, y Mis mejillas a los que Me arrancaban la barba: No escondí Mi rostro de las afrentas y los esputos. (Este Versículo trata de las horas antes de la Crucifixión. Mat. 26:67 y 27:26 cumplieron este Pasaje. Que nuestro Señor, con tal poder como se describe en el Versículo 3, pudiera contenerse, cuando Su Propio Pueblo le trataba así, ¡va más allá de toda comprensión! La respuesta de ellos a Su Amor fue odio. Ellos le azotaron, arrancaron Su barba de Su Cara y le escupieron. Que ellos lo hicieron no fue sorpresa. Por Su Omnisciencia, Él sabía antes de que viniera lo que los resultados serían. ¡Y aún así, Él vino de todos modos!) 7 Porque el Señor Dios Me ayudará; por tanto no Me avergoncé: Por eso puse Mi rostro como un pedernal, y sé que no seré avergonzado. (Luc. 9:31, 51 cumplió este Versículo. La «ayuda» que Su Padre le dio era que


1215 Él terminaría la tarea de redimir la humanidad. ¡La idea de redimir a alguien que solamente le responde con rencor no puede comprenderse con la mente mortal, especialmente cuando uno considera lo que esa Redención costó. La frase, «puse Mi rostro como un pedernal», se refiere a la determinación de cumplir cierta tarea a pesar de todo el desprecio y odio.) 8 Cercano está de Mí El Que me justifica; ¿quién contenderá conmigo? Comparezcamos juntos. ¿Quién es Mi adversario? Acérquese a Mí. (La idea de este Versículo es que aquellos que «contenderán conmigo», es decir, acusarme, tendrán que contestar Al Que «Me justifica», a saber, «Dios el Señor».) 9 He aquí que el Señor Me ayudará; ¿quién es el que Me condenará? He aquí que todos ellos serán gastados como un vestido; polilla los consumirá. (El Único Quien puede verdaderamente ayudar es «Dios el Señor».) mandato de confiar en el señor 10 ¿Quién hay de entre vosotros que teme al Señor, que escucha la voz de Su siervo? El que anda en tinieblas y carece de luz, confíe en el nombre del Señor, y apóyese en su Dios. (Hay momentos de oscuridad en la experiencia de todo Creyente; pero de seguro se puede obtener luz si se obedece la Voz del Siervo de Jehová. Y el «Siervo» es Cristo.) 11 He aquí que todos vosotros encendéis fuego, y estáis cercados de antorchas: Andad a la luz de vuestro fuego, y a las antorchas que encendisteis. De Mi mano os vendrá esto; en dolor seréis sepultados. (La idea de este Versículo es que todos los enemigos que encienden sus propios fuegos de acusación y juicio contra el Mesías cosecharán lo que ellos han sembrado para su propio dolor.) Capítulo 51 (712 a.C.)

confía en dios; su misericordia otorgada a la simiente de abraham

O

ÍDME, los que seguís la justicia, los que buscáis al Señor : Mirad a la Roca de donde fuisteis cortados, y a la caverna de la fosa de donde fuisteis arrancados. (Se refiere a Abraham y Sara como «la Roca» de donde Israel fue labrado. La «caverna de la fosa» se refiere a la idolatría de la cual Abraham y Sara fueron sacados, porque ellos eran idólatras cuando vinieron al Señor.

ISAÍAS 51:6

Israel provino de un anciano y una mujer estéril y fue hecha una nación numerosa, una multitud como la arena del mar.) 2 Mirad a Abraham vuestro padre, y a Sara que os dio a luz; porque solo lo llamé y lo bendije, y lo multipliqué. (O sea que: Si Dios podía multiplicar la prole de un hombre, cuánto más podría Él hacer una nación próspera de los exilios, quienes, aunque sólo son un «Remanente» del Israel pre-cautivo, eran aún muchos miles en número, eso es, si Judá sólo le creyera.) consuelo prometido: sión y los lugares asolados serán restaurados 3 Ciertamente consolará el Señor a Sión: Consolará todas sus soledades, y cambiará su desierto como paraíso, y su soledad como huerto del Señor; ha de hallarse en ella alegría y gozo, alabanza y voz de cantar. (La Promesa de este Versículo tiene varias aplicaciones. Ciertamente se refería a Judá después del cautiverio, si solamente creían al Señor; también, se refiere a Israel en el Segundo Advenimiento del Señor. Pero estas Promesas también son un cuadro de la bienaventuranza perpetua prometida a todos los que escuchan y obedecen al Señor Jesucristo.) llamado a israel 4 Estad atentos a Mí, pueblo Mío, y oídme, nación Mía; porque de Mí saldrá la Ley, y Mi juicio descubriré para luz de los pueblos. (La vida espiritual está sostenida, así también iniciada, por el principio de «oír». La provisión Divina de esto es la Biblia. Esta es la «Ley» que procede de parte de Dios; eso es el «Juicio» establecido para ser la «luz de las naciones».) 5 Cercana está Mi justicia, ha salido Mi Salvación, y Mis Brazos juzgarán a los pueblos: A Mí esperarán las islas, y en Mi Brazo pondrán su esperanza. (Cristo es tanto la «Justicia» como la «Salvación». Como la «Salvación» Él ha salido, y como la «Justicia», Él se ha acercado. Por lo tanto, Él está al alcance de todos los pecadores; y todos los que vienen a Él, sinceramente buscándole, ¡hallarán exactamente lo que Él ha prometido!) 6 Alzad a los Cielos vuestros ojos, y mirad abajo a la Tierra: Porque los Cielos serán deshechos como humo, y la Tierra se envejecerá como ropa de vestir, y de la misma manera perecerán sus moradores: Pero Mi


ISAÍAS 51:7

1216

Salvación será para siempre, Mi justicia no perecerá. (El Señor emplea la ilustración más estable que puede ser encontrada, Su Propia Creación. Cuán gloriosa y estable la Creación es, todavía, un día tendrá que ser restaurada; sin embargo, Su «Salvación» y «Justicia», que se refiere a Su Palabra, será para siempre, y no será abolida.) 7 Oídme, los que conocéis justicia, pue­ blo en cuyo corazón está Mi ley. No temáis afrenta de hombre, ni desmayéis por sus in­ sultos. (El progreso en la vida Cristiana implica la hostilidad creciente del mundo, y aún de parte de la Iglesia.) 8 Porque como a vestidura los comerá po­ lilla, como a lana los comerá gusano; pero Mi justicia permanecerá perpetuamente, y Mi Salvación por generación y generación. (Si los hombres mismos nunca pasaran completamente, es todo lo contrario con sus juicios. Estos perecen absolutamente, desaparecen y son completamente olvidados. En otras palabras, las burlas terminarán repentinamente, mientras aquellos cuyas voluntades y afectos están gobernados por las Santas Escrituras vivirán para siempre.) 9 Despierta, despierta, vístete de poder, oh Brazo del Señor; despiértate como en el tiempo antiguo, en los siglos pasados. ¿No eres tú el que cortó a Rahab, y el que hirió al dragón? (La frase, «Despiértate, despiértate», es un clamor de fe y deseo dirigido al Mesías por aquellos que prestan atención a Él, y en cuyos corazones está Su Ley. «Rahab» es una expresión simbólica que representa a Egipto. El nombre en la actualidad significa «orgullo» o «el orgulloso». La frase, «hirió al dragón», se refiere al poder de Egipto cuando fue destruido en el Mar Rojo.) 10 ¿No eres tú el que secó el mar, las aguas del gran abismo; el que convertiste en camino las honduras del mar, para que pasasen los redimidos? (El Pasaje corresponde a la Liberación de los Hijos de Israel de Egipto y de la apertura del Mar Rojo.) 11 Cierto, regresarán los redimidos del Señor, volverán a Sión cantando, y gozo perpetuo será sobre sus cabezas: Poseerán gozo y alegría, y el dolor y el llanto huirán. (Esto habla de la aceptación de Israel de Cristo como el Mesías y, como tal, será «redimido». En esa oportunidad, y nos referimos al comienzo de la Edad del Reino, y de todas partes del mundo, ellos vendrán a «Sión» con «cantar y gozo perpetuo». En ese entonces, el «dolor y el llanto» de miles de años «huirán».)

consuelo y restauración prometidos 12 Yo, Yo soy Quien os consuela. ¿Quién eres tú para que tengas temor del hombre, que es mortal, del hijo del hombre, que desaparecerá como el pasto? («Yo, Yo soy» se refiere a Cristo como el Único Quien puede «consolaros». El «hombre» a que se refiere en este Versículo es el opresor, el Anticristo. Bajo su opresión, Israel llegará a lo más profundo de la miseria. Aquí están amonestados a no «tener temor» de él, sino mirar al Señor.) 13 Y te olvidas del Señor, tu Hacedor, que extendió los Cielos, y fundó la Tierra; y todo el día temiste continuamente del furor del que aflige, cuando se disponía para destruir: Pero ¿en dónde está el furor del que aflige? (El Señor disciplina a Israel por haberle olvidado a Quien ha creado todas las cosas, y luego por vivir en temor del opresor, quienquiera que sea el opresor. En este Versículo, está el desafío. Los creyentes pueden confiar en el Señor o temer al hombre. No se puede hacer ambos.) 14 El preso exiliado pronto será libertado, y no morirá en la mazmorra, ni que le falte su pan. (En un sentido estricto, «el preso exiliado» se refiere a Israel en la última mitad de la Gran Tribulación, y más en particular en la Batalla de Armagedón, cuando es encerrado por el Anticristo, confrontando el exterminio. La Promesa de Dios es que Israel, por la Segunda Venida del Señor, será «libertado» y no «morirá en la mazmorra». Además, su sustento no fallará; el Señor se encargará de eso. ¡En general, la Promesa es para todos quienes se atrevan a creer a Dios, no importa quien sea!) 15 Pero Yo el Señor, Quien dividió el mar, y hago rugir sus olas, soy tu Dios, cuyo Nombre es el Señor de los Ejércitos. (La referencia una vez más es al gran milagro hecho en el Éxodo, cuando el Mar rojo fue «dividido» delante del ejército de los Israelitas [Éx. 14:21].) 16 Y en tu boca he puesto Mis palabras, y con la sombra de Mi mano te cubrí, para que plantase los Cielos y fundase la Tierra, y que dijese a Sión: Pueblo Mío eres tú. (En cuanto a su cumplimiento total, esto corresponde al Milenio, cuando Israel será convertido bajo el Mesías, y confiará, Le amará y Le servirá. Durante los últimos dos mil años, Dios ha rehusado decir respecto a Israel «Pueblo Mío eres tú». Ahora, por su regreso a Él, todo se cambiará.)


1217 llamado a jerusalén 17 Despierta, despierta, levántate, oh Jeru­ salén, que bebiste de la mano del Señor el cáliz de Su furor; las heces del cáliz de atur­ dimiento bebiste, y agotaste. (Esto se refiere a la Batalla de Armagedón, cuando el Anticristo intentará aniquilar a los Judíos. Además, se refiere a «Jerusalén» cuando cayó en cautiverio Babilónico, pero su mayor cumplimiento corresponde al tiempo venidero de la angustia de Jacob [Jer. 30:7].) 18 De todos los hijos que ha dado a luz, no hay quien la gobierne; ni quien la tome por su mano de todos los hijos que crió. (No había nadie para ayudar a Israel durante el tiempo del sitio Babilónico. Tampoco habrá nadie para ayudar durante el tiempo de la Batalla de Armagedón, cuando parece que toda nación en el mundo estará de parte del Anticristo o serán neutrales.) 19 Estas dos cosas te han acontecido: Asolamiento y quebrantamiento, hambre y espada. ¿Quién se dolerá de ti? ¿Quién te consolará? (Hay solamente Uno Quien puede confortar a Israel, y este es el Señor Jesucristo, y eso es precisamente lo que Él hará en la Segunda Venida.) 20 Tus hijos desmayaron, estuvieron tendi­ dos en las encrucijadas de todos los caminos, como antílope atrapado en la red, llenos del furor del Señor, de la ira del Dios tuyo. (Esto habla tanto de la invasión por Nabucodonosor como por el Anticristo. La diferencia es esta: ¡Israel no fue rescatado durante el sitio por los Babilonios, pero será rescatada en el sitio del Anticristo. ¡Pero no será rescatada sin gran destrucción! La frase, «llenos del furor del Señor», se refiere a la Ira de Dios derramada sobre Israel, debido a sus grandes pecados y rechazo de aceptarle como su Salvador. Solamente cuando Israel esté destituido, atrapado como «antílope en la red», suspirando, agotado e incapaz de la más mínima resistencia, por fin volverán al Señor. Luego, el «furor» que fue puesto sobre ellos ahora será tornado sobre sus adversarios.) 21 Oye pues ahora esto, miserable, ebria, y no de vino (la rebelión contra Dios tiene tal efecto sobre los individuos que es como si estuvieran borrachos, cuando de hecho ellos no han tomado ninguna bebida intoxicante): 22 Así dijo tu Señor Jehová, y tu Dios, El Cual aboga por Su pueblo: He aquí he quitado

ISAÍAS 52:2

de tu mano el cáliz del aturdimiento, la hez del cáliz de Mi furor; nunca más lo beberás (¡su castigo ahora será completado! Ellos pidieron a César como rey y tuvieron a César, junto con «desolación, destrucción, hambruna y la espada». Ahora, el Verdadero Mesías, el Señor Jesucristo, Aquel que ellos rechazaron, al escuchar su clamor, vendrá a rescatarles. ¡Será el fenómeno más grande que el mundo jamás a conocido! Será en la Batalla de Armagedón, con Cristo Mismo viniendo, conduciendo Su gran Ejército, que incluirá a todo Santo de Dios que jamás haya vivido. Cuando Él rescate Israel, quitará el «cáliz del aturdimiento de su mano» para que ellos «nunca más lo beban»): 23 Sino que Yo lo pondré en manos de los que te afligen; los cuales han dicho a tu alma: Póstrate, para que nosotros pasemos por encima. Y tú pusiste tu cuerpo como tierra, y como camino para los que pasaban. (El Anticristo se jactará que él va a destruir completamente Israel que nada será dejado. Sin embargo, su «victoria segura» será vuelta en «derrota segura», por el regreso del Señor Jesucristo, el Salvador de Israel. En lugar de que el Anticristo camine sobre Israel, su «cuerpo» será tirado «al suelo», y los pies conquistadores lo pisarán. Él exigía que Israel «se postrara». Al cambio, Él «será postrado», porque su anfitrión malvado, Satanás, «se postró» ante Cristo en el Calvario.) Capítulo 52 (712 a.C.)

el Señor libErará a sión del cautiverio

D

ESPIÉRTATE, despiértate, vístete de tu fortaleza, oh Sión; vístete de tu ropa de hermosura, oh Jerusalén, Ciudad Santa: Porque nunca más acontecerá que venga a ti incircunciso ni inmundo. (Este Capítulo habla de la Restauración de Israel, así también del Primer y Segundo Advenimientos del Mesías. La admonición a «Sión» es «despiértate». Esto corresponde a la entrada del Mesías, y de la preparación de ella para Él. Cuando Cristo vuelva, Jerusalén no será más una ciudad en lucha, como ha sido durante muchos siglos, pero será en ese entonces lo que su nombre significa, «paz».) 2 Sacúdete del polvo; levántate y siéntate, Jerusalén; suéltate de las ataduras de tu cuello, cautiva hija de Sión. (La esencia de


ISAÍAS 52:3

1218

este Versículo trata de la larga historia de la rebelión de Israel contra Dios, y resultando en sus tantos cautiverios. La frase, «sacúdete del polvo», se refiere a Israel vagando entre las naciones durante tanto tiempo, aun como un desterrado. Ahora, en la Segunda Venida, ella «se levantará» de su posición de degradación, y «se sentará» en un asiento de autoridad, pero todo bajo Cristo.) 3 Porque así dice el Señor: De balde fuisteis vendidos; por tanto, sin dinero seréis rescatados. (La esencia de esta Escritura es: Dios no recibió nada cuando permitió a Su Pueblo ser esclavos de los Babilonios y de los demás. Él no tomó precio por ellos, por lo tanto, está libre para reclamarles de vuelto sin pago. ¡Él sólo tiene que decir la Palabra, y Él está por decirla!) 4 Porque así dijo el Señor Dios: Mi pueblo descendió a Egipto en tiempo pasado, para peregrinar allá; y el Asirio lo cautivó sin razón. (Durante muchos años, el título el «Asirio» por lo general se asumía ser un error en el Texto Griego, pero las excavaciones cerca de comienzo del Siglo Veinte probaron que el Faraón opresor era, por raza, Asirio. Él era un tipo del último opresor de Israel, quien también será un Asirio [un Asirio Judío].) 5 Y ahora ¿qué a Mí aquí, dice el Señor, ya que Mi pueblo sea llevado sin causa alguna? Y los que en él se enseñorean, lanzan alaridos, dice el Señor, y continuamente es blasfemado Mi nombre todo el día. (Capataces crueles afligieron a los Israelitas cautivos al insultar a su Dios. ¡Cuando el Pueblo de Dios es brutalmente tratado e insultado, de igual modo, Dios es brutalmente tratado e insultado!) 6 Por tanto, Mi pueblo reconocerá Mi Nombre; por esta causa en aquel día reconocerá que Yo Soy El Que dice, He aquí estaré presente. (Esto habla de la Liberación de los Hijos de Israel de Egipto, con una Mano Fuerte y Poderosa, así también de su Liberación de Babilonia, por la conquista de Belsasar por Ciro el Medo, a quien Dios levantó. Además, se refiere al día venidero, cuando el Anticristo buscará de una vez y para siempre destruir a Israel, pero en cambio él mismo será destruido por Cristo. Será el día cuando el Señor hable, y diga, «Yo Soy El Que dice». ¡El «Yo» es enfático, que declara suficiente Poder para destruir al Asirio futuro muchas veces más!) 7 Cuán hermosos sobre las montañas son los Pies de Aquel que trae buenas nuevas, del que publica la paz, del que trae nuevas del

bien, del que publica la Salvación, del que dice a Sión: Tu Dios reina! (Los «pies hermosos» son aquellos del Mesías. Este Versículo muy a menudo se aplica mal a la proclamación del Evangelio por los Predicadores. Como significado secundario, podría aplicarse a tal; sin embargo, la aplicación rebosante corresponde solamente al Mesías. Sólo Sus Pies» son «hermosos». Sólo Él «trae buenas nuevas». Sólo Él «publica la paz». Sólo Él «publica la Salvación». Cuando Él venga, la totalidad del mundo dirá, «¡Tu Dios reina! [Sal. 97:1].) 8 Voz de tus centinelas! Alzarán la voz, juntamente darán voces de júbilo; porque ojo a ojo verán cuando el Señor vuelve a traer a Sión. (La evidencia es: Durante la Batalla de Armagedón, los «centinelas» estarán puestos en puntos particulares en Jerusalén, mirando hacia los Cielos en anticipación de Su Venida. ¡Él no los decepcionaría! Mientras lo ven en Su venida, estos «centinelas» proclamarán Su Venida con regocijo de corazón y un clamor de triunfo. No será una aparición, sino más bien una Venida visible para todos, e incluso los centinelas lo verán «ojo a ojo».) 9 Cantad alabanzas, alegraos juntamente, ruinas de Jerusalén: Porque el Señor ha consolado a Su pueblo, a Jerusalén ha redimido. (La lucha siempre ha sido entre la ciudad de Satanás, «Babilonia», y la ciudad de Dios, «Jerusalén». Sin embargo, Babilonia ahora está destruida, y «Jerusalén» es «redimida» de las manos del enemigo, para nunca más caer en tal condición. Acontecerá en la Segunda Venida.) 10 El Señor desnudó el Brazo de Su Santidad ante los ojos de todas las naciones; y todos los términos de la Tierra verán la Salvación del Dios nuestro. (Esto habla de la Venida del Señor, con el Anticristo que será derrotado, y derrotado delante de la totalidad del mundo.) 11 Apartaos, apartaos, salid de ahí, no toquéis cosa inmunda; salid de en medio de ella; limpiaos los que lleváis los vasos del Señor. (Mientras la Biblia no enseña el aislamiento del Creyente, definitivamente enseña la separación, y nos referimos a la separación del mundo, simbolizado por Babilonia.) 12 Porque no saldréis apresurados, ni iréis huyendo; porque el Señor irá delante de vosotros, y el Dios de Israel os protegerá. (Cuando Israel abandonó Babilonia al final de los 70 años de cautiverio, ellos no tuvieron que huir, «no saldréis apresurados», porque el


1219 camino había sido preparado para ellos. No solamente fue preparado el camino, sino el Señor también fue su «protección», que se refiere a su «retaguardia». La obediencia, tanto para Israel como para el Creyente moderno, garantiza la protección de Dios.) sufrimiento del «siervo» del Señor, el mesías 13 He aquí que Mi siervo se portará sabiamente, será engrandecido y exaltado, y será muy ensalzado. («Mi Siervo» es el Señor Jesucristo. La frase, «se portará sabiamente», significa ser prudente e inteligente. «Exaltado» significa ser levantado en alto, honrado, magnificado y respetado, con las palabras, «muy ensalzado», que se refiere a Cristo puesto muy en alto más que cualquier otra cosa [Ef. 1:20-23; Fil. 2:9-11; Col. 1:15-18; Heb. 1:3; I Ped. 3:22].) 14 Como se asombraron de ti muchos, tan desfigurado era su aspecto más que el de cualquier hombre, y su forma más que la de los hijos de los hombres (la Profecía predijo los sufrimientos de Cristo en Su Primer Advenimiento, y las glorias que seguirán en Su Segundo [I Ped. 1:11]. Es estos Pasajes, Isaías parece sentarse al pie de la Cruz del Calvario; él contempla al Redentor mientras colgaba sobre el árbol maldecido, después de haber sido golpeado, coronado con espinas, herido, azotado y crucificado, cuando Su Cara estaba repleta de heridas y sangre, Su Estado y Aspecto distorsionado con agonía. 15 Así rociará a muchas naciones; delante de Él reyes cerrarán la boca; porque verán lo que nunca les había sido contado, y entenderán lo que jamás habían oído. (El «como» del Versículo 14 corresponde con el «así» del Versículo 15. La declaración es: Así como el Mesías asombró a los hombres con la humillación de Su Primer Advenimiento, así también Él les asombrará con la Gloria en Su Segunda Venida. Porque como en Su Primera Venida, los hombres más degradados le injuriaban, así en su Segunda, los jefes de los hombres quedarán en silencio de asombro delante de Él. La frase, «y entenderán lo que jamás habían oído», se refiere a los hechos de la Humillación, Sufrimientos, Muerte, Resurrección y Ascensión al Cielo de Cristo — los eventos que jamás habían entrado en los corazones de los hombres para concebir, y de los cuales, por lo tanto, ninguna lengua jamás había hablado.)

ISAÍAS 53:3 Capítulo 53 (712 a.C.)

el siervo sufrido: el mesías, jesucristo

¿

QUIÉN ha creído a nuestro anuncio? ¿Y sobre quién se ha manifestado el Brazo del Señor? (La frase, «nuestro anuncio», se refiere a esta misma Profecía, además de otras Profecías Mesiánicas entregadas por Isaías. A Israel «se ha manifestado el Brazo del Señor». Y a Israel se le atribuye la «incredulidad», que los destruyó. La Revelación del «Brazo del Señor» requiere el ojo de la Fe para verlo. La incredulidad siempre puede asignar los más claros arreglos providenciales a un accidente feliz. Se requiere la Fe para creer el anuncio que es revelado.) 2 Y subirá cual renuevo delante de Él, y como raíz de tierra seca: No hay parecer en Él, ni hermosura: Lo veremos, mas sin atractivo alguno para que Le deseemos. (Para el Ojo de Dios, Israel, y la totalidad de la Tierra, eran una «tierra seca», pero ese Ojo se enfocó con deleite sobre una tierna planta que tenía una raíz viviente. ¡Era Jesús! Los verbos Hebreos en estos Versículos [hasta el Versículo 7] deben considerarse como «perfectos de certeza profética». Esto significa que en la mente de Dios todo se ha cumplido antes de la fundación del mundo y hecho así en los Consejos Divinos [I Ped. 1:18-20]. Las palabras, «delante de Él», significan «delante de Jehová» — bajo el amparo de Jehová. Dios el Padre tenía Su Mirada sobre el Hijo con cuidado ternura y amor. Este «renuevo» de la casa de David llegará a ser la «raíz» de la cual Su Iglesia crecerá. El Mesías será un renuevo fresco del tronco de un árbol que había sido talado, es decir, de la Monarquía Davídica destruida. Las palabras, «no hay parecer en Él, ni hermosura», se refiere al hecho de que Él no tenía nada de atractivo durante Sus sufrimientos, pero ahora lo tiene más que cualquiera excepto el Padre y el Espíritu Santo [Ef. 1:20-23; Fil. 2:9-11; Col. 1:15-18; I Ped. 3:22]. Las palabras, «sin atractivo alguno para que le deseemos», se refiere a Sus sufrimientos, que incluyen Su crianza labriega y, como una consecuencia, Su pobreza ¡como también Su falta de asociación con la aristocracia!) 3 Despreciado y rechazado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en padecimientos: Y como que escondimos


ISAÍAS 53:4

1220

de Él el rostro, Él fue menospreciado, y no lo estimamos. (Siendo Él «rechazado entre los hombres» significa «Alguien de Quien los hombres se mantenían a sí mismos distante». ¿Por qué? Él era pura Santidad y ellos pura corrupción. «Varón de dolores», se refiere a Jesús cuando tomó todos los dolores de la humanidad sobre Sí Mismo. «Experimentado en padecimientos», en realidad se refiere a las enfermedades y aflicciones, porque eso es precisamente lo que la palabra «padecimientos» en el Hebreo significa. «Y escondimos de Él el rostro», describe el trato que dieron al Siervo por Sus compatriotas. Otra vez, ¿por qué? ¡Él no era el tipo de Mesías que querían! «Él fue menospreciado, y no lo estimamos», se refiere al hecho de que el liderazgo religioso de Israel no le estimó en absoluto. Él vino a liberar a los hombres del pecado, ¡pero no era el tipo de liberación que ellos deseaban!) 4 Ciertamente llevó Él nuestras enferme­ dades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. (Doce veces dentro del espacio de nueve Versículos el Profeta afirma, con la más enfática reiteración, que todos los sufrimientos del Siervo eran vicarios, es decir, llevados para que el hombre fuera salvo de las consecuencias de sus pecados, para permitirle escapar el castigo. En otras palabras, Jesús hizo todo esto por nosotros. «Nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido», declara el hecho de que debido a que Él murió en una Cruz, Israel asumió que murió bajo la maldición de Dios, porque Moisés había dicho, «porque maldito de Dios es el que es colgado en un madero» [Deut. 21:23]. Lo que ellos no entendían era que Él no era maldito, ni en Sí Mismo fue maldecido, pero en efecto fue «hecho maldición por nosotros». Israel asume que Él fue «azotado y herido de Dios», y, en cierto sentido, Él fue. Él sufrió en nuestro lugar, en realidad como nuestro Substituto, que significa que lo que debía venir sobre nosotros en cambio fue sobre Él. Pero aun, no fue por Sus pecados, porque Él no tenía ninguno, sino en cambio por nuestros pecados. Él fue «afligido» por nosotros. Como se ha dicho, Él fue nuestro Substituto.) 5 Pero Él fue herido por nuestras trans­ gresiones, molido por nuestros pecados: El castigo de nuestra paz fue sobre Él; y por su llaga fuimos nosotros curados. («Él fue herido por nuestras transgresiones», corresponde a la

manera por la cual Él murió, que fue el precio que pagó por la Redención de la humanidad. «Molido por nuestros pecados», significa que lo que Él sufrió no fue para Él en absoluto, sino todo por nosotros. Fue por nuestras iniquidades. Mire a la Cruz, y luego diga, «mi pecado hizo esto». «El castigo de nuestra paz fue sobre Él», significa que la paz entre Dios y el hombre fue restaurada, todo lo que Adán perdió, luego Jesús tendría que recobrarlo. Aquí está la doctrina sencilla del Evangelio — la muerte de Cristo. Todos los demás fundadores de las religiones basan sus afirmaciones sobre su vida y su enseñanza — sus muertes fueron una calamidad, y sin significación. Pero la muerte de Cristo fue Su Gloria, y forma el fundamento imperecedero de la única y sola salvación. Su propósito en venir fue para morir. «Por su llaga fuimos nosotros curados», efectivamente corresponde a la sanidad física, pero tiene un significado mucho más grande que eso. Su significado más grande se refiere a ser sanado de la terrible enfermedad del pecado.) 6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino: Pero el Señor cargó en Él el pecado de todos nosotros. (Las ovejas sin pastor se pierden fácilmente. El hombre como oveja se ha desviado de la senda correcta; él ha llegado a estar tan completamente perdido que es imposible para él, dentro de sus propios medios, volver a la senda correcta. Por lo tanto, el Señor tenía que venir del Cielo a este desierto que se llama Tierra y, de este modo, buscar y salvar al hombre, quien está perdido. «Cada cual se apartó por su camino», se refiere al hecho de que el mundo entero, individual y colectivamente, ha pecado y está destituido de la Gloria de Dios. Este «camino equivocado» ha conducido a la muerte, sufrimiento, tristeza, quebranto de corazón, soledad, desesperación y dolor. ¡Esta es precisamente la razón por la cual todo lo que el hombre toca muere! ¡Mientras tanto todo lo que Dios toca vive! Por lo tanto el hombre desesperadamente necesita el toque de Dios, es decir, «la Expiación del Calvario». «Y el Señor cargó en Él el pecado de todos nosotros», se refiere al precio total que Él pagó por nuestra Salvación. La penalidad por todo pecado por toda la humanidad y por todo los tiempos fue puesto sobre Él. Dios el Padre, como el dispensador primario de todas las cosas, puso sobre el Hijo la carga que el Hijo voluntariamente acepta. Él viene al mundo


1221 para hacer la Voluntad del Padre, y la Voluntad del Padre es adquirir la Salvación del hombre, al menos para aquellos que creen.) 7 Angustiado Él, y afligido, no abrió Su boca: Como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió Su boca. (La primera frase se refiere a todo lo que Le fue hecho en su humillación, sufrimiento, y agonía. Él pudiera fácilmente haber vindicado a Si Mismo de todos los cargos; por lo tanto, Él se humilló a Sí Mismo. Parece como una admisión de culpabilidad, y de hecho era, pero no por Su propia culpa, sino la culpa de aquellos que le estaban acusando, además de la totalidad del mundo. De todas las Ofrendas Levíticas [cinco en total], el «cordero» era el animal más usado; por lo tanto, Juan el Bautista dirá, «he aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo» [Jn. 1:29].) 8 De la cárcel y del juicio fue quitado; y su generación ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes; por la transgresión de Mi pueblo Él fue herido. («De la cárcel y del juicio fue quitado», se refiere a una violencia que fue encubierta bajo la formalidad del proceso legal. «Y Su generación ¿quién la contará?», o sea que la vida de Él fue «cortada» de la Tierra de los vivientes [Dan. 9:26], que significa que Él no tendría posteridad. «Por la transgresión de Mi pueblo Él fue herido», se puede resumir en lo que Él sufrió, y todo a nuestro favor. Esto no se debe olvidar: Cada una de las cosas que Él sufrió no fue por Sí Mismo en absoluto, ni por el Cielo en ninguna capacidad, sino todo fue hecho para los pecadores.) 9 Y se dispuso con los impíos su sepultura, pero con los ricos fue en su muerte; porque nunca hizo Él maldad, ni hubo engaño en Su boca. («Y se dispuso con los impíos su sepultura», significa que él fue asignado tal por la jerarquía religiosa de Israel, pero José de Arimatea, un hombre rico, pidió que Jesús en cambio fuera sepultado en su tumba personal, y así lo fue. «Porque no quiso Él violencia, ni hubo engaño en su boca», declara la impecabilidad de Cristo, y forma el argumento principal de la Epístola a los Hebreos por la superioridad del Nuevo Pacto sobre el Antiguo [Heb. 7:26-28; 9:14]. Como ningún otro hombre jamás ha estado sin pecado, por lo tanto el Siervo de este Capítulo presente es, y no puede ser otro más que Cristo.)

ISAÍAS 53:10

10 Con todo eso Le complació al Señor quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando hiciere Su alma una ofrenda por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad del Señor será en Su mano prosperada. («Con todo eso el Señor quiso quebrantarlo», se refiere a los sufrimientos de Cristo, que procedió del «determinado consejo y providencia de Dios» [Hch. 2:23], y los cuales, fueron permitidos por Él, eran de alguna forma Su obra. «Le complació al Señor» de todos modos que Él debe pasar por estos sufrimientos, porque el Padre vio con satisfacción el sacrificio del Hijo, y Él atestiguó con gozo la Redención y Liberación del hombre efectuadas de este modo. «Sujetándolo a padecimiento», en realidad dice «Él Le puso en enfermedades» o «Él Le ha hecho enfermo». Esto habla de los momentos en que Él estaba en la Cruz cargando nuestros pecados y «enfermedades» [Mat. 8:16-17; I Ped. 2:24]. Y aún, mientras todo el pecado y toda la enfermedad fueron expiados en la Cruz, los efectos totales de tal no serán completamente disipados hasta la Resurrección venidera [Rom. 8:23]. «Cuando hiciere su alma una ofrenda por el pecado», ¡es ciertamente poderoso! La palabra «ofrenda» en el Hebreo es «Ashám», y significa «una Ofrenda de Transgresión», una «ofrenda por el pecado». Ofrendas por el pecado, o sea «ofrendas de culpa», eran distintas de las «ofrendas por el pecado». El propósito de la anterior era la «satisfacción»; la última, la «expiación». El Siervo de Jehová, sin embargo, tenía que ser ambas. Él fue tanto la «Ofrenda por el Pecado» como la «Ofrenda por la Culpa». Esto destruye completamente la idea de que Jesús murió espiritualmente en la Cruz, que significa que Él llegó a ser un pecador en la Cruz, y murió y se fue al Infierno como todos los pecadores, y fue nacido de nuevo en el Infierno después de tres días y noches de sufrimiento, etc. Nada de eso está en la Palabra de Dios. Mientras Jesús definitivamente fue la «Ofrenda por el Pecado», Él no era pecador, y no llegó a ser un pecador en la Cruz. Al hacerlo así hubiera destruido Su Perfección de Sacrificio, que Dios demandaba. En otras palabras, el Sacrificio tenía que ser perfecto, y Él era perfecto en todo aspecto. «Verá linaje», se refiere a todos Sus «verdaderos seguidores» que incluye a todos los que han nacido de nuevo. «Vivirá por largos días», se refiere a Su Resurrección.


ISAÍAS 53:11

1222

«Y la voluntad del Señor será en Su mano prosperada», se refiere a la gran victoria que Él ganaría en el Calvario, que por último restaurará todo lo que Adán había perdido.) 11 Verá el fruto de la aflicción de Su alma y quedará satisfecho; con Su conocimiento justificará Mi siervo justo a muchos, y Él llevará las iniquidades de ellos. (La «aflicción de Su alma» corresponde a Su Sacrificio por el pecado, que ha resultado en la Restauración del hombre, al menos para aquellos que creen. «Y quedará satisfecho», se refiere al hecho de que aunque el precio fue muy alto, en realidad más allá de la comprensión, todavía, valía la pena para conseguir la Redención que Su Sacrificio cumplió. Lo que Jesús hizo en la Cruz lo hizo posible para que el hombre sea «justificado» completa y totalmente a los Ojos de Dios, que sucede cuando el hombre muestra su Fe en Cristo y lo que Cristo hizo en la Cruz.) 12 Por tanto Yo le daré porción con los grandes, y con los poderosos repartirá despojos; por cuanto derramó Su vida hasta la muerte, y con los transgresores fue contado: Y Él Mismo llevó el pecado de muchos y por los transgresores intercedió. (Ser ordenado con los grandes y repartir despojos con los poderosos es lenguaje figurativo que expresa victoria total. Aquí quiere decir que Cristo, por Su Muerte, libera de Satanás a la humanidad que estaba mantenida en cautividad. «Por cuanto derramó Su alma hasta la muerte», significa que Cristo no solamente murió por el hombre, sino, por así decirlo, «derramó su alma» con Su Propia Mano hasta la última gota. La expresión da énfasis en la duración y la voluntariedad de los sufrimientos del Mesías. En otras palabras, Él puso su Propia vida a raíz de Su Propia Voluntad y nadie se la quita de Él [Jn. 10:18]. «Y con los transgresores fue contado», se refiere a las acciones de los Judíos hacia Él. Él fue crucificado entre dos ladrones. Él fue condenado como un «blasfemador» [Mat. 26:65], crucificado con malhechores [Luc. 23:32], llamado «aquel engañador» [Mat. 27:63], y considerado por lo general por los Judíos como maldecido [Deut. 21:23]. «Y Él Mismo llevó el pecado de muchos, y por los transgresores Intercedió», es, en el Hebreo, un acto, aunque comenzado en el pasado, aun no terminado. La «Intercesión por los transgresores» había comenzado en la Cruz con las palabras compasivas, «Padre, perdónalos; porque no saben

lo que hacen» [Luc. 23:34]. Esta Intercesión a favor de los Creyentes ha continuado desde ese entonces y continuará para siempre [Rom. 8:34; Heb. 7:25]; tal Intercesión fue hecha posible por lo que Cristo hizo en la Cruz.) Capítulo 54 (712 a.C.)

amor sempiterno de dios por israel

A

LÉGRATE, oh estéril, la que no dabas a luz hijos; levanta canción, y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto: Porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada, ha dicho el Señor. (El cantar de este Capítulo da el resultado moral del llanto del Capítulo anterior. Las Tribus de Israel, por haber lamentado debido a Él, luego cantarán debido a Él. Este es un gran principio moral. Antes que el corazón pueda saborear el gozo de la Salvación de Dios, tiene que haber un reconocimiento y confesión de su culpa y de su rechazo a Cristo. La mujer «estéril», al menos en este caso, es Israel. Hay dos períodos de su historia que se señala aquí: 1. Como una esposa casada, es decir, cuando está en relación oficial con Dios y 2. Cuando está fuera de la relación como la mujer «desamparada». Durante el primer período de su historia, ella dio luz a muchos hijos; pero durante el segundo período, que está todavía por venir, ella dará a luz a multitudes incalculables. Además, Pablo cita este mismo Pasaje, empleándolo para probar que más serán salvos bajo el Nuevo Pacto que bajo el Antiguo [Gál. 4:27]. ¡Como tal, la Iglesia tiene mucho más «hijos», es decir, seguidores del Señor, que Israel de antaño! Además, los Gentiles, quienes una vez fueron «estériles», ahora pueden «cantar», por haber sido incluidos en el gran plan de Salvación [Jn. 3:16]. Por lo tanto, en esencia, este Pasaje, tiene dos significados.) 2 Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus tiendas sean extendidas; no escatimes; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas (la totalidad de este Capítulo habla del Gozoso Día venidero, cuando Israel habrá orado el Salmo 51 y, de este modo, borrado el terrible pecado de crucificar a Cristo, según lo estipulado en el Capítulo anterior, y por fin habrá aceptado a Cristo como su Mesías y Salvador. Como tal, ellos «cantarán» y luego serán bendecidos en una manera que está más allá de toda descripción). 3 Porque te extenderás hacia la derecha y


1223 hacia la izquierda; y Tu Simiente heredará los Gentiles, y habitarán las ciudades asoladas. (La primera frase habla de la Restauración de Israel, que acontecerá en la Edad del Reino venidero. «Y Tu Simiente heredará los Gentiles», se refiere a Cristo como la «Simiente» que resuelve el conflicto entre Israel y los Gentiles con respecto a la Tierra de Israel. Esto significa que ese conflicto que ruge en lo presente, no será resuelto hasta la Segunda Venida.) 4 No temas, pues no serás confundida; y no te avergüences, que no serás afrentada: Antes, te olvidarás de la vergüenza de tu juventud, y de la afrenta de tu viudez no tendrás más memoria. (La vergüenza de la «juventud» de Israel era la idolatría, con la «afrenta» de su «viudez», su rechazo presente. Esta «afrenta» ahora ha durado cerca de 2.000 años. Las palabras, «no temas», tienen que ver con Israel, cuando ella se de cuenta de que el Cristo que ella crucificó es verdaderamente su Mesías. Cuando se de cuenta de que Él acaba de destruir al Anticristo, ¿qué hará Él después a ella? La respuesta será enormemente reconfortante. Él no solamente no les dañará, sino en cambio les perdonará, les limpiará, les purificará y renovará Su Pacto con ellos.) 5 Porque tu marido es tu Hacedor; el Señor de los Ejércitos es Su nombre: Y tu Re­ dentor, el Santo de Israel; Dios de toda la Tie­ rra será llamado. (Estas palabras, «Hacedor» y «Marido», se refieren al Señor como tal para Israel.) En esta época presente, Jesús no está reconocido como Dios por el mundo. Sin embargo, cuando Él venga otra vez en las nubes del Cielo en Poder y Gloria y restaure a Israel, lo que Él hará, en ese entonces será reconocido como «El Dios de toda la Tierra», que se refiere no solamente a los Judíos, sino también a los Gentiles [Rom. 3:29].) 6 Porque como a mujer abandonada y triste de espíritu te llamó el Señor, y como a una mujer casada joven, que es repudiada, dijo el Dios tuyo. (La palabra «llamar» es en realidad «llamar de nuevo» es decir, llamarla de nuevo a Sí Mismo — la convoca para volver y una vez más resumir el oficio de esposa. Las palabras, «Que es repudiada», se refiere a Israel que ha sido desechada, y Jehová tomándola de nuevo a una relación de antes como un hombre toma de nuevo «la esposa de su juventud», cuando ella ha sido durante largo

ISAÍAS 54:13

tiempo «desechada». Esto acontecerá en la Edad del Reino.) 7 Por un breve momento te dejé; pero con grandes misericordias te volveré a recoger. 8 Con un poco de ira escondí Mi rostro de ti por un momento; pero con misericordia eterna tendré compasión de ti, dijo tu Reden­ tor el Señor. (Con respecto a la eternidad, ha sido solamente «un momento» con respecto a la condición perdida de Israel. Además, las palabras, «un poco de ira», parecen inapropiadas; sin embargo, comparado con lo que Dios ha hecho, Él más bien se ha contenido. Comparado con la «misericordia» de la cual el Señor mostrará a Israel, que es «eterna», Su Ira es verdaderamente solamente «por un momento». Esto es indicativo de la manera de Dios [Sal. 30:5].) 9 Porque esto Me será como las aguas de Noé, cuando juré que nunca más las aguas de Noé pasarían sobre la Tierra; así he jurado que no Me enojaré contra ti, ni te reñiré. (La Promesa de este Versículo es: Como Dios aseguró a Noé que Él nunca más volvería a destruir la Tierra con un diluvio, así Él promete a Israel que él nunca más la reñirá con Su Ira. Esto habla del Reino Milenario venidero, cuando Israel habrá vuelto a Él y se habrá arrepentido de su pasado. El Señor no usará la ira otra vez, porque no habrá necesidad para que tal sea hecha, debido a la fidelidad constante de Israel.) 10 Porque los montes se moverán, y los collados temblarán; pero no se apartará de ti Mi misericordia, ni el pacto de Mi paz vacilará, dijo el Señor, el que tiene misericordia de ti. (Esto acontecerá en la Segunda Venida, cuando Israel en ese entonces aceptará a Cristo como Salvador y Señor [Zac. 13:1].) 11 Pobrecita, fatigada con tempestad, sin consuelo; he aquí que Yo cimentaré tus pie­ dras sobre carbunclo, y sobre zafiros te fun­ daré. (La condición presente de Jerusalén es aquella de la primera parte de este Versículo, y el restante de este Versículo, con los que siguen, la señala en un futuro de gozo y gloria.) 12 Tus ventanas pondré de piedras precio­ sas, tus puertas de piedras de carbunclo, y todo tu término de piedras de buen gusto. (Se debe comparar el presente de Jerusalén con su futuro y darse cuenta que su futuro pudiera haber sido su presente. Esta hermosura es debido a Cristo; ¡sin Cristo, tal es imposible!) 13 Y todos tus hijos serán enseñados del Señor; y multiplicará la paz de tus hijos. (El Mesías Mismo, en Jn. 6:45, citó este Versículo. La


ISAÍAS 54:14

1224

verdad de este Versículo no fue el caso en el Primer Advenimiento, pero será así en Su Segundo.) 14 Con justicia serás establecida; estarás lejos de opresión, porque no temerás; y de terror, porque no se acercará a ti. (En aquel Gozoso Día venidero, cuando Israel acepte a Cristo como su Mesías, ella luego será total y completamente libre de la «opresión», «temor» y «terror». Tal se puede decir del corazón del Cristiano, y en el presente, para todos aquellos que su «Justicia» está «establecida» en Cristo y no en sí mismos, que sólo se puede hacer por el Creyente por medio de mostrar Fe constantemente en Cristo y la Cruz [Luc. 9:23-24].) 15 Si alguno conspirare contra ti, no será de parte Mía: El que contra ti conspirare, delante de ti caerá. (Las palabras, «no será de parte Mía», se dirigen a las muchas veces en el pasado que Dios tuvo que disciplinar a Israel por sus muchos pecados. Aquí el Profeta está refiriéndose a Satanás que estará suelto del abismo en la conclusión de la Edad del Reino, y sale a engañar a las naciones de la Tierra. En efecto, el Señor está diciendo, «esto acontecerá, pero no será de parte Mía», y será detenido pronto, por amor a Israel.) 16 He aquí que Yo he creado al herrero que sopla las ascuas en el fuego, y que saca la herramienta para su obra; y Yo he creado al destruidor para destruir. 17 Ninguna arma forjada contra ti prospe­ rará; y tú condenarás toda lengua que se le­ vantare contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos del Señor, y su justicia es de Mí, dijo el Señor. (Independientemente de los esfuerzos hechos por Satanás para atacar al pueblo de Dios, siempre tiene que recordar que el Señor está en control de todas las cosas. Esto significa que «ninguna arma forjada contra el Creyente prosperará». Más en particular, se refiere a Israel, pero, en general, se refiere a todos los que confían en el Señor, porque «esta es la herencia de los siervos del Señor», y esto incluye a todo Creyente, y para todo tiempo. Sin embargo, tiene que recordar que solo la «Justicia» del Señor cierra la puerta a todo enemigo y «arma».) Capítulo 55 (712 a.C.)

promesa de dios para todos

A

TODOS los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero,

venid, comprad, y comed. Venid, comprad, sin dinero y sin precio, vino y leche. (Con el Capítulo 53 que proclama el gran precio que fue pagado en el Calvario, y el Capítulo 54 que proclama la grande y gloriosa Edad del Reino, ahora los habitantes de la totalidad del mundo son invitados a venir y participar de Aquel Quien garantiza la entrada a ese Reino. Tres veces en ese único Pasaje la palabra «venid» se emplea. Corresponde a Apoc. 22:17; ¡allí se usa tres veces también! La invitación triple corresponde a la Trinidad: «Dios el Padre», «Dios el Hijo», y «Dios el Espíritu Santo». Todos son participantes en el gran Plan de Salvación Los cuatro artículos de compra, como están bosquejados en los Versículos 1 y 2 son: «Agua, pan, vino y leche». Eso expresa la plenitud de la Gracia en el Salvador, como se muestra en los cuatro Evangelios. La palabra «comprad» se emplea, y aun, el precio de compra no es «dinero». Si fuere así, la mayoría no podría obtener el tesoro. Por lo tanto, ¡el precio que demandado es el corazón del hombre! [Rom. 10:9-10]. Luego se usa la frase, «y comed». Los hombres tienen que participar de Cristo antes de que ellos puedan llegar a ser parte de Cristo, que sólo se puede hacer por Fe en Cristo y lo que Él ha hecho por nosotros en la Cruz.) 2 ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y os afanáis por lo que no puede satisfacer? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura. (Al aceptar la invitación del Profeta habrá completa satisfacción. Como alguien ha dicho muy bien, «el alma del hombre es tan grande que solamente Dios puede llenarlo».) 3 Inclinad vuestros oídos, y venid a Mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros Pacto Perpetuo, las misericordias firmes a David. («Inclinad vuestros oídos», se refiere a las Palabras dadas por Cristo, cuando Él dijo, «el que tiene oídos para oír, oiga» [Marc. 4:9]. El «Pacto Perpetuo» se refiere al «Nuevo Pacto» el David Divino, el Señor Jesucristo. Se llama «las misericordias firmes de David», que se refiere a Dios que llegó a ser Hombre, la Encarnación [Heb. 13:20; Isa. 7:14].) 4 He aquí, que Yo Lo di por testigo a los pueblos, por jefe y por maestro a las naciones. (El pronombre «Lo» se refiere a Cristo. Él Solo es el «testigo a los pueblos». Él vino «para dar testimonio a la Verdad» [Jn. 18:37]. Además, Él es «Jefe y Comandante a los pueblos». Él «alimenta y guía» a Su Pueblo


1225 [Apoc. 7:17], y es el «Comandante» bajo Cuya bandera ellos sirven [II Tim. 2:3-4]. La palabra, «pueblo», en el Hebreo, es en realidad «pueblos», y más bien se refiere a la totalidad de la humanidad, al menos a aquellos que creerán en Él.) 5 He aquí, llamarás a gente que no cono­ ciste, y gentes que no te conocieron correrán a ti; por causa del Señor tu Dios, y del San­ to de Israel; por cuanto Él te ha glorificado. (La primera frase se refiere al llamado y Salvación de los Gentiles, que Cristo proporciona por lo que Él hizo en la Cruz [Mat. 21:33-44; Jn. 10:16]. «Por causa del Señor tu Dios», se refiere a «Dios» como Padre del Mesías. Dios lo entregó a «Él» no solamente por Israel, sino por la totalidad de la humanidad. ¡El «Santo de Israel» quiere decir que el propósito de Dios siempre fue que «Israel» fuera el portador de este gran Mensaje de Vida Eterna, para la totalidad de la humanidad, pero «Israel» rehusó! «Por cuanto Él te ha glorificado», se refiere al Señor glorificando al Mesías, que fue hecho en Su Resurrección, debido a lo que Él hizo para traer la Redención a la humanidad — a toda la humanidad.) a pecadores arrepentidos se les dice que busquen al señor 6 Buscad al Señor mientras puede ser ha­ llado, llamadle en tanto que está cercano (la totalidad de este Versículo, dado por el Espíritu Santo, tiene más bien un tono de reproche. Israel, como también todos, deben «buscar al Señor» sin demora, o la oportunidad se escapará. Por lo tanto, la amonestación en este Versículo es de advertencia, ¡pues proclama el hecho de que llegará un momento cuando Dios no puede ser hallado!). 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos; y vuélvase al Señor, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. (Una promesa general de perdón del pecado en base al Arrepentimiento y corrección de vida fue implicado por el Señor desde el mismo comienzo [Gén. 4:4], pero en realidad le fue dado a Israel por medio de Salomón [II Crón. 7:14]. La Doctrina es mayormente predicada por el Profeta, pero en ninguna parte es tan claro y pujantemente establecido como en este lugar. La Voluntad de Dios es «multiplicar el perdón», si el hombre tan solamente se vuelve a Él.

ISAÍAS 55:13

Las palabras, «amplio en perdonar», tienen la idea de «Justificación por la Fe». Dios pone el pecado a un lado como si nunca aconteciera, lo que sólo se puede lograr por Fe en Cristo y lo que Cristo hizo en la Cruz, de la cual los Sacrificios en los días de Isaías eran símbolos.) 8 Porque Mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos Mis camino, dijo el Señor. (La idea de este Pasaje es que los «pensamientos» de Dios y los «Caminos» de Dios están tan por encima de la comprensión del hombre, que el hombre tiene que tomar estas declaraciones por Fe. Sin embargo, el Versículo 8, en esencia, señala hacia el Sacrificio de Cristo, que sería cerca de 800 años en el futuro, que efectuará la Redención de la humanidad, al menos a aquellos que creen.) 9 Como son más altos los Cielos que la Tierra, así son Mis caminos más altos que vuestros caminos, y Mis pensamientos más que vuestros pensamientos. (Por medio de la Palabra de Dios nos son dados algunos de los «pensamientos» y «Caminos» de Dios; sin embargo, muy pocos son los Creyentes que en realidad aprovechan de este tesoro oculto de sabiduría.) 10 Porque como desciende de los Cielos la lluvia, y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la Tierra, y a hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come (el sentido de este Pasaje no está en su dirección, sino en su misión), 11 Así será Mi palabra que sale de Mi boca: No volverá a Mí vacía, antes hará lo que Yo quiero, y será prosperada en aquello para lo cual la envié. (La Palabra de Dios es creativa. Con la proclamación, el resultado se logra. No es dado por solamente un momento especial, sino por el beneficio de Dios en todas las edades.) los redimidos vivirán en gozo 12 Porque con gozo saldréis, y con paz se­ réis conducidos; las montañas y los collados delante de vosotros prorrumpirán en cancio­ nes, y todos los árboles del campo darán pal­ madas. (La idea de este Versículo es que los cautivos de Jacob por último serán conducidos de la cautividad por el Jefe y Comandante del Versículo 4. Cuando Israel por fin sea restaurada por Cristo, porque ellos le han aceptado como Salvador y Mesías, el mundo entero será enormemente bendecido [Rom 11:12].) 13 En lugar de la zarza crecerá el abeto, y en lugar de la ortiga crecerá arrayán: Y será


ISAÍAS 56:1

1226

al Señor por nombre, por señal eterna que nunca será raída. (El hombre pecaminoso nace moralmente como una «zarza» y una «ortiga». Pero el Mesías y Salvador le puede recrear como un «abeto» y un arrayán». Sed sincera por el perdón de los pecados y por comunión con Dios es marcada por una separación de todo pecado conocido, y por sujeción y apego de todo corazón y voluntad al Señor Jesucristo, en Quien se encuentra la Salvación y la Justicia, y Quien en Sí Mismo es el Salvador del Nuevo Pacto [Luc. 22:20], que fue hecho posible por la Cruz [Ef. 2:13-18].) Capítulo 56 (712 a.C.)

HACEd justicia; guardad el derecho de dios; el cuidado de dios incluye a los GENTILES

A

SÍ dijo el Señor : Guardad derecho, y haced justicia: Porque cercana está Mi Salvación para venir, y Mi Justicia pronta a ser revelada. (El «Derecho» y la «Justicia» tienen que ver con la Palabra de Dios. En esencia, Cristo es todo esto y más. Él es la Salvación que vendría, y que vino, y la Justicia que había de ser revelada, y que fue revelada.) 2 Bienaventurado el hombre que hace esto, y el Hijo del Hombre que se aferra a ello: Que guarda el sábado para no profanarlo, y que guarda su mano de hacer todo mal. (Jesucristo es el Verdadero Sábado de Dios. Adorarle y servirle por lo tanto es «guardar el Sábado».)t 3 Y el hijo del extranjero, que se ha unido al Señor, no hable diciendo: Me apartará totalmente el Señor de Su Pueblo. Ni diga el eunuco: He aquí yo soy árbol seco. (La idea de este Pasaje, que continúa refiriéndose a la edad del Reino Venidero, es que bajo el Nuevo Pacto nadie está excluido.) 4 Porque así dijo el Señor a los eunucos que guardaren Mis sábados, y escogieren lo que Yo quiero, y abrazaren Mi Pacto (ciertos individuos, tal como los «eunucos», les eran negados ciertos privilegios en la vida oficial de Israel, porque aquellos que estaban en posiciones del liderazgo debieran ser tipos de Cristo [Deut. 23:1]; sin embargo, esto no excluía su Salvación, sino solamente su servicio. Bajo el Nuevo Pacto, tal restricción no es permitida, ¡porque Cristo ya vino! Además, en la Edad del Reino venidero, cuando la Ley de Moisés, al menos a un cierto grado, sea reinstituida, las antiguas restricciones no serán vigentes, porque Cristo está presente):

5 Yo les daré lugar en Mi casa y dentro de Mis muros, y nombre mejor que el de hijos e hijas; nombre perpetuo les daré que nunca perecerá. (¡«Yo les daré» se refiere a cualquiera y todos quienes aceptarán a Cristo como Salvador, independientemente de su nacionalidad, raza o impedimento, aceptados con plenos derechos y privilegios! Tal es el Nuevo Pacto [Apoc. 22:17]. «Hijos e hijas» se refiere a Israel; la aceptación de Cristo, sin importar quién pudiera ser la persona, les da un lugar y posición mejor que Israel bajo el Nuevo Pacto.) 6 Y a los hijos de los extranjeros que siguen al Señor para ministrarle, y que amaren el nombre del Señor para ser Sus siervos: A todos los que guardaren el sábado de profanarlo, y abrazaren Mi Pacto («Mi Pacto» se refiere al «Nombre Eterno», que se refiere a Cristo. ¡Es el Nuevo Pacto!). 7 Yo los llevaré al monte de Mi Santidad, y los haré gozosos en Mi casa de oración; sus Holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre Mi altar; porque Mi casa, casa de ora­ ción será llamada de todos los pueblos. (La Casa de Oración, el Holocausto, los Sacrificios, el Altar y el Sábado serán todos restaurados en la Edad del Reino venidero, y así señalarán atrás a Cristo y al Calvario; antes del Primer Advenimiento, ellos señalaron hacia adelante a ellos [Ezeq., Caps. 40-48]. Jesús se dirigió a Sí Mismo a la frase, «Mi Casa, Casa de Oración será llamada para todas las naciones», [Marc. 11:17]. En Su día, fue hecha una «casa de mercadería». En el Gozoso Día venidero, cumplirá lo que Dios originalmente tenía como Su propósito.) 8 Dice el Señor Dios, el que recoge los dispersos de Israel: Además juntaré a él otros todavía además de los suyos que están ya recogidos. (Los «otros» que Adonai Jehová recogerá a Israel serán las «otras ovejas» de las cuales Él Mismo habla en Jn. 10:16, es decir, los Gentiles. Ellos habían de ser traídos, y de hecho ya han sido traídos. Por lo tanto, hay un solo rebaño y un Solo Pastor.) 9 Todas las bestias del campo, todas las bestias del monte, venid a devorar. (En los últimos cuatro Versículos de este Capítulo y los primeros dos del próximo, Israel es comparado como un rebaño de ovejas abandonadas por los pastores infieles, quienes se alimentan a sí mismos y persiguen a los piadosos. Tal era la condición moral que causó que Israel llegara a ser desechado.


1227 Cuando los pastores son infieles, las bestias salvajes hacen estragos de los rebaños. Las bestias de este Versículo simbolizan los príncipes Gentiles que empujarán a los Israelitas — pasado, presente y futuro.) centinelas ciegos reprendidos 10 Sus centinelas ciegos son, todos ellos ignorantes; todos ellos perros mudos, no pueden ladrar; soñolientos, echados, aman el dormir. (La idea, presentada por el Espíritu Santo, es que Israel perdió su camino debido a estos «centinelas ciegos», es decir, ¡Predicadores! Israel perdió todas las grandes Promesas debido a estos «perros mudos» que «no pueden ladrar», que significa que no predican la Verdad ni advierten de la falsa doctrina.) 11 Además, son perros que codician sus almas y no conocen la hartura; los mismos pastores no supieron entender: Todos ellos se apartan por sus propios caminos, cada uno va tras su ganancia, sin excepción algu­ na. (En el día de Jesús, estos «centinelas» fueron llamados «guías ciegos» del Evangelio [Mat. 15:14; Luc. 6:39]. Ellos no tenían discernimiento espiritual que les haría capaces para conducir la gente rectamente. En lugar de actuar como fieles perros guardianes dando aviso del peligro que se aproxima por su ladrido, permanecían apáticos sin dar alarma en absoluto. Es como si pasaran sus vidas durmiendo. No solamente fallan por negligencia de responsabilidad, sino que son activamente culpables. Al ser de mentalidad mundana y no espiritual, ellos son «codiciosos» tras la ganancia, es decir, «perros que codician».) 12 Venid, dicen, tomaré vino, embriagué­ monos de sidra; y será el día de mañana como este, o mucho más abundante. (Los Profetas durante la época de Isaías, así como durante la época de Cristo, no solamente eran negligentes de su responsabilidad, y codiciosos, sino que eran dados a exceso en cuanto al entretenimiento. ¡Tales crucificaron al Salvador cuando él vino, y los mismos hoy rechazan a su Salvador Quien ha venido!) Capítulo 57 (698 a.C.)

cuidado de dios para los justos

P

ERECE el justo, y ninguno hace caso de ello; y los hombres misericordiosos mueren, y no hay quien entienda, que el

ISAÍAS 57:4

justo es quitado de delante del mal que viene. (La palabra traducida «perece» no implica la violencia, pero el contexto implica una muerte prematura. Los justos desaparecen — son quitados de la Tierra antes de su momento natural. El Texto está estructurado de tal manera que, en efecto, el Espíritu Santo está diciendo en tanto que estos «justos» no fueron estimados, sino más bien odiados por su andar piadoso, y como tal eran una reprimenda al impío pero religioso Israel, prematuramente el Señor los llevó en muerte. «Ninguno hace caso de ello», se refiere que ninguno se preguntó qué significa — nadie está preocupado, ni a nadie le da pena. «Y los hombres misericordiosos mueren», implica que la «misericordia» sólo se encuentra en esos pocos «justos». ¡Cuando estos fueron quitados, muy poca «misericordia» fue dejada en el corazón religioso del Israel que estaba espiritualmente demente! «No hay quien entienda, que el justo es quitado de delante del mal que viene», se refiere a que Dios podría permitir una muerte prematura de Sus siervos como un escape de calamidades peores que la muerte [I Rey. 14:13; II Rey. 22:20].) 2 Él entra en la paz; ellos descansarán en sus lechos cada uno que anduvo en su rectitud. (El pronombre «él» se refiere al «justo» del Versículo 1, mientras el pronombre «ellos» se refiere al mismo. «Él entrará en la paz», se refiere a «un estado de paz». «Andar en su rectitud», tienen que ver con el andar conforme a la Palabra de Dios, y no conforme a la opinión pública, o las falsas sendas de los hipócritas religiosos.) impíos e infieles reprendidos 3 Pero vosotros llegaos acá, hijos de la hechicera, simiente de adúltero y prostituta. (La «hechicera» tiene que ver con buscar la dirección y guía de cualquier otra cosa fuera de la Palabra de Dios. Además, «adultero y prostituta», se refiere a Israel que era infiel a Dios, Quien en realidad era su Marido, y se unieron a los ídolos. Pablo se refirió a los Creyentes que ponen su confianza y fe en cualquier otra cosa excepto en Cristo y Él crucificado como «adúlteros espirituales». Es básicamente lo mismo como esto de lo que Isaías dice [Rom. 7:1-4].) 4 ¿De quién os habéis mofado? ¿Contra quién ensanchasteis la boca, y alargasteis la


ISAÍAS 57:5

1228

lengua? ¿No sois vosotros hijos rebeldes, simiente mentirosa. (La primera frase de este Versículo se refiere que esta oposición era en contra de Dios, aunque estaba dirigida a los verdaderos Profetas [Mat. 25:40]. La «boca ensanchada» es una declaración que expresa desdén. «Simiente mentirosa» se refiere a los padres que vivían para mentir y por consiguiente produjeron una mentira, ¡que se refiere a sus hijos! [Prov. 22:6].) 5 Que os ardéis con los ídolos debajo de todo árbol frondoso, que sacrificáis los hijos en los valles, debajo de los peñascos? (¡Este Versículo es increíble! «Os ardéis con los ídolos debajo de todo árbol frondoso», ¡corresponde a la práctica tan despreciable que desafía toda descripción! La referencia es a los «cultos orgiásticos en los bosques sagrados del paganismo Palestino», que era acompañado por todo tipo de inmoralidad. El Pasaje, «que sacrificáis los hijos en los valles, debajo de los peñascos», se refiere a la ofrenda de niños en sacrificio al dios Moloc. ¡Así de profundo había caído Judá!) 6 En medio de las piedras pulidas del valle es tu porción; ellas, ellas son tu suerte; y a ellas derramaste libación, y ofreciste ofrenda de grano ¿Recibiré consuelo por estas cosas? (La pregunta, «¿Recibiré consuelo por estas cosas?» en realidad dice, «¿debo Yo soportar con paciencia tales crueldades y abominaciones?» o «¿puedo Yo, Jehová, ser consolado, cuando Mi pueblo se entrega a tales prácticas?») 7 Sobre una montaña elevada y encumbra­ da has puesto tu cama: Y allí también subes para ofrecer sacrificio. (La palabra, «cama» se refiere a los altares, con sacrificios ofrecidos a los ídolos.) 8 Y detrás de la puerta y el umbral pusiste tu recuerdo: Porque a otro que a Mí te descubriste, y subiste, y ensanchaste tu cama, e hiciste con ellos pacto: Amaste su cama dondequiera que la veías. (Las palabras, «tu recuerdo», tienen que ver con cuadros idolátricos. Dios mandó a Su Pueblo que pusiera Textos de Santas Escrituras en las paredes de sus habitaciones. Los Hebreos quitaron estos y los remplazaron con emblemas idolátricos, así como hoy en día está de moda erradicar de los hogares un Texto Bíblico, y a cambio colgar retratos de la Madona y niño, y adornar sus habitaciones con cruces y crucifijos [Deut. 6:9; 11:20]. «Ensanchaste tu cama», se refiere a la práctica de introducir culto a todo dios falso . «Amaste su cama dondequiera que la veías»,

o sea, los altares que eran erigidos aún dentro de los hogares de la gente, y aun en lugares bien visibles. En otras palabras, ¡ellos hacían gala de su culto falso, con deseos que todos supieran de su rebelión desvergonzada!) 9 Y fuiste al rey con ungüento, y multiplicaste tus perfumes, y enviaste tus embajadores lejos, y te has degradado hasta el Infierno. («Fuiste al rey», se refiere a Moloc, que en Hebreo significa «el rey». El ídolo era adorado con ungüentos y perfumes. «Y enviaste tus embajadores lejos», quiere decir los embajadores enviados a países distantes para asegurar el pacto de los idólatras y regresar trayendo sus ídolos y erigirlos en el Templo de Dios en Jerusalén. «Y te has degradado hasta el Infierno», es tomar el yugo de la superstición servil, que les degradaba al punto más bajo concebible, con el destino final que sería el «Infierno».) 10 En la multitud de tus caminos te descansaste, pero no dijiste: No hay remedio; hallaste la vida de tu mano, por tanto no te arrepentiste. (Judá, al desviarse tan lejos del Señor, y buscar la ayuda de otras partes, aparentemente se hubiera «cansado» con su búsqueda; pero ella no confesaría su cansancio, aunque ello nunca la proporcionó ningún resultado positivo, aun como el pecado y los pecadores nunca producen resultados positivos.) 11 ¿Y de quién te asustaste y temiste, de modo que mintieses y no te has acordado de Mí, ni te vino al pensamiento? ¿No es cierto que Yo he guardado silencio por largo tiempo, y nunca me has temido? («Y de quien te asustaste y temiste», significa que Judá temía al hombre, especialmente Asiria. «Yo he guardado silencio», habla del Señor que les soportó que ellos «permanecieran en su iniquidad», — sin interrumpirles con el juicio severo. Por lo tanto, ¡ellos habían cesado de temerle, y en cambio temían a los hombres! «Que mintiese», se refiere a su lealtad profesada a Jehová, pero no Le recordaron, ni tampoco recordaron de corazón toda Su Bondad pasada y Poder; y abusaron de Su ternura por tanto tiempo sin castigarles.) 12 Yo declararé tu justicia y tus obras, que no te aprovecharán. (La palabra «declarar» quiere decir que Dios expondría su justicia hipócrita y sus obras inútiles. Él mostrará que su justicia, así llamada, en verdad era injusticia. «No te aprovecharán», es la Verdad eterna de que no hay «provecho» en cualquier otra cosa que la obediencia a la Palabra de Dios.)


1229 los que se arrepienten son refrescados; no hay paz para los impíos 13 Cuando clamares, que te salven los ídolos en torno a ti; pero a todos ellos llevará el viento, un soplo los arrebatará; pero el que en Mí espera, tendrá la tierra por heredad, y poseerá Mi Santo Monte (el Espíritu Santo usa ironía al decir a Judá que «clame» a sus dioses ídolos ¡y espere si ellos la librarán! Las palabras, «que te salven los ídolos en torno a ti», o sea la colección de dioses, que si uno no podría liberar, o sea salvar, posiblemente varios podrían; sin embargo, no importa cuantos dioses ellos produjeran, todos fallarán completamente — tanto así, que «el viento» o mejor dicho, un soplo, «los arrebatará». Aún a esta hora tan tarde, Él dice, «el que en Mí espera, o sea, pone su confianza en Mi, tendrá la Tierra por heredad», que significa «heredar las Promesas». Esto corresponde a la gran invitación de Cristo [Mat. 11:28-30]). 14 Y dirá: Allanad, allanad; barred el camino, quitad los tropiezos del camino de Mi pueblo. (El llamado es para los líderes religiosos de Judá. El Espíritu Santo dice, «quitad los tropiezos del camino de Mi pueblo». Los «tropiezos» en realidad son los líderes religiosos mismos. ¡No fue una amenaza a la ligera! Tristemente, ellos no se arrepentirían, y este «tropiezo» fue quitado por Nabucodonosor, cuando él destruyó Jerusalén y el Templo, y sacó a estos individuos como cautivos a Babilonia. La misma cosa aconteció cuando Israel rechazó a Cristo. El «tropiezo» luego fue quitado, y de tal modo que Israel quedaría sin ser una nación, y vagaría como desterrados por todo el mundo durante casi 2.000 años.) 15 Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y Cuyo Nombre es Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados. («El que habita la eternidad», se refiere a que Dios ha vivido en toda la eternidad pasada — antes de las edades del tiempo como nosotros las conocemos ahora [II Ped., Cap. 3]. Las palabras, «Cuyo Nombre es Santo», se refiere a la verdadera naturaleza de Dios. El Señor se digna a habitar solamente con aquellos quienes son «humildes» y tienen un «espíritu quebrantado». Seguro, Su Presencia

ISAÍAS 57:19

es un manantial de vida, rebosando dentro del alma para Vida Eterna [Jn. 4:14].) 16 Porque no contenderé para siempre, ni para siempre Me he de enojar: Pues el espíritu del hombre decaería delante de Mí, y las almas que Yo he creado. (¡El significado de este Pasaje es hermoso! La idea dada por el Espíritu Santo, «No contenderé para siempre», es la Ira de Dios que rápidamente se apacigua. Si Él fuera «extremo en marcar lo que es impropio», nadie quedaría [Sal. 130:3]. Si fuere de otro modo, el «espíritu del hombre decaería delante de Mi». En otras palabras, el hombre, completamente incapaz para justificarse, desmayaría y marchitaría delante de la furia Divina. Si eso fuere el caso, las «almas que Él había creado» fallarían, y todos a una perecerían. Todo esfuerzo por el Señor siempre es con paciencia, amor, compasión, ternura y bondad. ¡Cada esfuerzo se hace para restaurar al caprichoso!) 17 Por la iniquidad de su codicia Me enojé y le herí, escondí Mi rostro y Me indigné; y él siguió andando perversamente en el camino de su corazón. (La palabra «codicia» habla aquí de la idolatría, pero hasta una idolatría que tomó otra forma. Las palabras, «Escondí Mi rostro y Me indigné», se refiere a que Dios, en Sus tratos con Israel, repetidas veces, no desató Su plena furia cuando Él «le hirió», sino le dio muchas advertencias antes de la catástrofe final. ¡La manera «perversa» habla de la perversidad y terquedad! Tal era el «corazón» de Judá y tal fue la causa de su caída.) 18 Yo he visto sus caminos, y le sanaré, y le conduciré también, y le devolveré consuelo a él y a sus penitentes. (Mientras Israel practicaba la idolatría no había sanidad; solamente está prometida a un Arrepentimiento que abandona el pecado. La acción de la declaración, «Yo he visto sus caminos, y le sanaré», quiere decir que Dios, aunque viendo los caminos perversos de Israel, todavía tenía piedad de ellos, y estaba dispuesto a sanarles en el mismo momento que ellos se volvieran a Él. El Buen Pastor sigue y llama de nuevo a los desviados del rebaño.) 19 Yo creo el fruto de labios: Paz, paz al que está lejos y al cercano, dijo el Señor; y Yo le sanaré. (Aquí Dios proclama la «paz» a los Gentiles, quienes estaban «lejos», y a los Judíos, quienes estaban «cerca» [Ef. 2:13-17]. El mensaje de la perfecta paz es el Mensaje Divino. No es de origen humano ni de la imaginación.


ISAÍAS 57:20

1230

Cuando el Señor «le sana», luego «el fruto de los labios» será alabanza y acción de gracias.) 20 Pero los impíos son como el mar en tempestad, que no puede estarse quieto, y sus aguas arrojan cieno y lodo. (La declaración es: El mar nunca descansa; continuamente arroja cieno y lodo. Por lo tanto, es un verdadero cuadro de los enemigos de la Verdad. Para éstos no hay, y nunca será, paz.) 21 No hay paz, dijo mi Dios, para los impíos. (El Título Divino aquí es «Elojím», no Jehová. La «paz» que Dios Solo da, se refiere a la enemistad que ha sido quitada entre Él y el hombre pecaminoso, y fue hecho por medio y a través de Cristo y lo que Él hizo por nosotros en la Cruz; por lo tanto, la «paz» gloriosa, sólo se obtiene por el Creyente que exhibe Fe en Cristo y lo que Cristo hizo en la Cruz [Rom. 6:3-5; I Cor. 1:17-18, 23; 2:2].) Capítulo 58 (698 a.C.)

una descripción de la verdadera salvación

C

LAMA a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a Mi pueblo su transgresión, y a la casa de Jacob su pecado. (En este Versículo, Dios se dirige directamente a Su Pueblo. Él comienza con el asunto del pecado. Isaías fue mandado a «clamar a voz en cuello», respecto al pecado y, de este modo, la culpa de Judá. Él debía «alzar la voz como trompeta», que significa que debía hablar en términos concretos y ciertos. Tal mensaje nunca será recibido con aprobación, y la más grande desaprobación de todas vendrá de parte de la comunidad religiosa; por consiguiente, ¡hay muy pocos que Dios puede hallar para que entreguen tal Mensaje!) 2 Que Me buscan cada día, y quieren saber Mis caminos, como si fuera nación que hubiese obrado justicia, y que no ha abandonado la ley de su Dios: Me piden las ordenanzas de justicia, y se complacen en acercarse a Dios. («Que me buscan cada día, y quieren saber Mis caminos», presenta lo que es totalmente externo. Tenemos aquí la representación del pueblo que honra a Dios con sus labios, pero cuyos corazones están lejos de Él. «Como si fuera nación que hubiese obrado justicia», en realidad habla de la justicia legal, que siempre promueve la auto-justicia.

¡Al hacer estas cosas, ellos sentían que todos los requisitos eran llenados, y que Dios tenía su deleite en ellos! Las frases, «Me piden las ordenanzas de justicia» y «se complacen en acercarse a Dios», se refieren a su reclamo, por la Mano de Dios, caigan justos juicios sobre sus enemigos. ¡Ellos creen que de seguro Él lo haría así, debido a su piedad externa!) 3 ¿Por qué, dicen, ayunamos, y no hiciste caso; humillamos nuestras almas, y no te diste por entendido? He aquí que en el día de vuestro ayuno halláis lo que queréis, y exigís todos vuestros trabajos. (El ayuno del cual se habla es probablemente el del Gran Día de la Expiación, el único ayuno exigido en la Ley, que consistía solamente de un día [Lev. 16:29. 31]. En realidad, los «adoradores» estimaban sus observancias religiosas como «no solamente complaciendo a Dios [que en realidad no Lo complacían de ninguna manera], sino también como sujetándole a Él a estar bajo obligación, y casi imponiéndole a que otorgara los pedidos de los adoradores».) 4 He aquí que para contiendas y deba­ tes ayunáis, y para herir con el puño inicua­ mente; no ayunéis como hoy, para que vues­ tra voz sea oída en lo alto. (Las frases, «para contiendas y debates ayunáis» y «para herir con el puño inicuamente», significan el uso de la religión como un instrumento de opresión. Dios proclama muy claro que Él no escucha tal oración ni honra tal ayuno. Tales esfuerzos para merecer que Dios les complazca, son maneras que Dios nunca aceptará. 5 ¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que encorve su cabeza como junco, y haga cama de saco y de ceniza? ¿Llamaréis esto ayuno, y día agradable al Señor? (El Espíritu Santo por medio de Isaías escudriña aquí profundamente la hipocresía de Judá al hacer la pregunta, «¿es tal el ayuno que Yo escogí?» Es un «día que aflija el hombre su alma». ¡No es la ostentación exterior, sino escudriñar su interior!) 6 ¿No es antes el ayuno que Yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, deshacer las cargas de opresión, dejar libres a los opri­ midos, y que rompáis todo yugo? (El Señor estaba diciendo a Judá por medio de Isaías que si ellos realmente Le amaran, y verdaderamente deseaban servirle, las observancias rituales pasarían a segundo plano frente a lo «más grave de la Ley», es a saber, el «juicio, y la misericordia, y la fe» [Mat. 23:23]. ¡Jesús llamó a los que ayunaban para ostentación «hipócritas»!


1231 Sin duda Él estaba refriéndose a este mismo Versículo.) 7 ¿No es que compartas tu pan con el hambriento, y que lleves a casa a los pobres errantes; que cuando vieres al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu misma carne? («Te escondas de tu misma carne», se refiere a estos «guardadores rituales», quienes observaban estrictamente, o pensaban que lo hacían así, la Ley, mientras se escondían de los doloridos, hambrientos, heridos y necesitados. Ellos eran tan santos, al menos en sus propios ojos que no podían ensuciar sus manos con tales actividades.) 8 Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salud brotará repentinamente; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria del Señor será tu retaguardia. (Para ir por el Camino de Dios, que es el Camino de Su Palabra, produce una verdadera experiencia con el Señor, es decir, «entonces nacerá tu luz como el alba». En efecto, el Señor está diciendo que las oraciones ya no serán sin contestación, ni las Promesas del Pacto dejadas sin efecto.) 9 Entonces llamarás, y el Señor te responderá; clamarás y dirá Él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el extender el dedo, y hablar vanidad; (En este Pasaje, el Señor llama a Su Pueblo, explicándoles, como lo explicaría tal a un niño, las razones por las cuales sus oraciones no son contestadas. «Si quitares de en medio de ti el yugo», se refiere a la clase dominante de Judá prácticamente haciendo esclavos de aquellos que eran menos privilegiados. «El extender el dedo», habla del soborno. ¡Los oficiales, por medio de mover sus «dedos» de cierto modo, daban a entender a ciertas personas que ellos podían ser comprados! «Y hablar vanidad», más bien habla de tramar mal contra los demás. Primordialmente habló del perjurio. ¡La verdad no tenía valor!) 10 Y si derramares tu alma al hambriento, y saciares el alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía; (La idea de esto es que lo que uno profesa tiene que ponerse en la práctica con acciones de justicia, que significa ayudar a los pobres y hambrientos, etc.) 11 Y el Señor te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y engordará tus huesos; y serán como jardín bien regado, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan. (Debe ser bien fácil ver que las grandes cosas prometidas por el Señor son mucho más

ISAÍAS 58:14

que las pocas cosas que Él pide de Judá. Es lo mismo con nosotros hoy. Lo poco que Él nos pide no es nada en comparación con lo que Él nos promete, y siempre cumple. ¡Y aún, los hombres detestan confiar en Él!) 12 Y los tuyos edificarán los desiertos anti­ guos; los cimientos de muchas generaciones levantarás: Y serás llamado reparador de bre­ chas, restaurador de senderos donde se pue­ da habitar. (Los «desiertos antiguos» se refieren a lo que había sido arruinado por el pecado. El avivamiento del corazón cambiará todo esto. «Los cimientos de muchas generaciones levantarás», se refiere al hecho de que todas las grandes Promesas de Dios dadas en los años pasados ahora se cumplirán, debido al Movimiento presente de Dios. «Reparador de brechas, restaurador de senderos donde se pueda habitar», proclama que el Predicador dirige al pueblo de nuevo a la Biblia.) observancia del sábado 13 Si retrajeres del sábado tu pie, de hacer tu voluntad en Mi Día Santo, y al Sábado llamares delicias, santo, glorioso del Señor; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras (bajo el Antiguo Pacto, a Israel le fue mandado guardar el séptimo día, que era el Sábado. Debía de ser un día de reposo más que un día de adoración. Bajo el Nuevo Pacto, Jesús es el Verdadero Sábado; por lo tanto, al negarnos y seguirle a Él, y tomando la Cruz diariamente, constituyen el guardar el Sábado [Mat. 11:28-30].): 14 Entonces te deleitarás en el Señor; y yo te haré subir sobre las alturas de la Tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre: Porque la boca del Señor lo ha hablado. (Las palabras, «entonces te deleitarás en el Señor», se refiere a la Verdad que si la relación es de todo corazón en lugar de ser de los rituales, la comunión con Jehová será un verdadero placer. Las bendiciones siempre vendrán a tal individuo. «Y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre», como lo prometió el Espíritu Santo, Israel por último será restaurada [Rom., Cap. 11]. La «heredad de Jacob», aunque se demoraba por largo tiempo debido a su propia rebelión, ¡por último será realizada! Al fin y al cabo Israel será la principal nación en el mundo,


ISAÍAS 59:1

1232

pero solamente cuando Cristo sea recibido, y la Redención sea experimentada. Esto acontecerá en la Segunda Venida. Las palabras, «la boca del Señor lo ha hablado», es la fórmula que declara que estas Declaraciones y Promesas no se originaron por el Profeta, sino fueron declaraciones de Dios Mismo.) Capítulo 59 (698 a.C.)

los pecados de israel recontados

H

E aquí que no se ha acortado la mano del Señor para salvar, ni Su oído se ha ensordecido para oír (el Señor puede «hacer», y el Señor puede «oír», y hará tal, pero sólo sí Su Pueblo sigue Su Camino): 2 Pero vuestras iniquidades se paran entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar Su rostro de vosotros, para no oír. (El problema no es la incapacidad de Dios para salvar, ni que Él no puede oír, sino más bien que Judá ha pecado, lo que siempre separa al hombre de Dios.) 3 Porque vuestras manos están contami­ nadas de sangre, y vuestros dedos de iniqui­ dad; vuestros labios pronuncian mentira, ha­ bla maldad vuestra lengua. (¡En este Versículo y los siguientes, el Espíritu Santo, en detalle gráfico, explica exactamente lo que son estas «iniquidades»!) 4 No hay quien clame por la justicia, ni quien juzgue por la verdad: Confían en vani­ dad, y hablan vanidades; conciben trabajo, y paren iniquidad. (El Señor está hablando aquí del pueblo, que, mientras es ceremonialmente religioso, moralmente eran injustos. La idea de este Versículo es que la base total de los tratos entre hombre y hombre era falsa, corrupta y caótica. Cuando se hace caso omiso de la verdad y el trato honesto, en breve todo llega a ser ruina y confusión.) 5 Ponen huevos de áspides, y tejen telas de arañas: El que comiere de sus huevos, morirá; y si los apretaren, saldrá una víbora. (¡La acusación por el Espíritu Santo aquí es asombrosa! Él emplea tres ejemplos peligrosos para describir al pueblo de Judá. De hecho, este sólo Versículo describe la totalidad del mundo.) 6 Sus telas no servirán para vestir, ni sus obras serán cubiertos: Sus obras son obras de iniquidad, y obra de rapiña está en sus manos. (Es que los corazones malos no pueden producir la Justicia. La «obra de rapiña está en

sus manos» se refiere que la violencia no puede crear nada, y, en cambio, destruye. Y aun, el mundo está bañado en «violencia» [Jn. 10:10].) 7 Sus pies corren al mal, y se apresuran para derramar la sangre inocente; sus pen­ samientos, pensamientos de iniquidad, des­ trucción y quebrantamiento en sus caminos. (Pablo cita esto en Rom. 3:15-16. Él estaba hablando de la corrupción del corazón humano, y como, dentro de sí mismo, no puede transformarse, ni tampoco producir Justicia. Sus «pies» sólo pueden «correr al mal». El bosquejo de la familia humana es presentado aquí, en estos Versículos. Es la causa de las aflicciones del mundo, es decir, la corrupción, maldad, corazones malos de los hombres. Nos dice por qué Dios no se mueve ni presta atención para oír.) 8 No conocieron camino de paz, ni hay derecho en sus caminos: Han hecho para sí senderos torcidos; cualquiera que anduviere en ellos no conocerá la paz. (Este es un principio que se aplica a todas las épocas de la historia humana, de este modo resulta en miseria humana. El tema de este Versículo es la «paz», pero el mundo no tiene tal. La frase, «y no hay derecho en sus caminos», quiere decir que sus decisiones son equivocadas, y su derecho, o sea «juicio», son inseguros, que resulta en confusión. «Han hecho para sí senderos torcidos», se refiere a los esquemas grandes y elaborados de la «paz» basados en un fundamento vil, es decir, «senderos torcidos». La «paz» no es una filosofía, credo, dogma, teoría ni doctrina. Es una Persona, y esa Persona es Cristo.) confesión del pecado de israel 9 Por tanto se alejó de nosotros el juicio, y no nos alcanzó justicia: Esperamos luz, y he aquí tinieblas; claridad, y andamos en oscuridad. (¡La aceptación de Cristo y solamente la aceptación de Cristo, que se refiere a seguir Su Voluntad y Su Camino, al instante cambiará totalmente todas estas acciones, y producirá lo que el Señor Solo puede dar, que es lo milagroso! Pero los hombres, parece, desean continuar en la «oscuridad».) 10 Palpamos la pared como ciegos, y andamos a tientas como sin ojos; tropezamos al medio día como de noche; estamos en lugares oscuros como muertos. (El Espíritu Santo en estos Pasajes dice algo de Judá que ellos


1233 nunca admitirían. No es que falta la luz, sino que ellos no tenían ojos para contemplarla. Esto habla de la «ceguera voluntariosa». Es el mismo tipo de «ceguera» que se apodera de casi todo el mundo.) 11 Gruñimos como osos todos nosotros, y gemimos lastimeramente como palomas: Esperamos juicio, y no lo hay; Salvación, y se alejó de nosotros. («Gruñimos como osos», emplea el mismo verbo que se emplea por lo general del «rugido» del mar. Esto, junto con la «paloma», representa el constante interminable murmullo del descontento, dolor y tristeza. Ellos buscan el «juicio» [justicia] y la «Salvación», pero, para poder recibirlos, no quieren apartarse de sus pecados.) 12 Porque nuestras transgresiones se han multiplicado delante de ti, y nuestros pecados han atestiguado contra nosotros; porque con nosotros están nuestras transgresiones, y conocemos nuestros pecados (este Pasaje ilumina el hecho de que la ceguera de Israel del Versículo 10 es una ceguera voluntariosa. Las «transgresiones se han multiplicado» y aun Judá deseaba continuar en ellos. Aunque sus «pecados han atestiguado contra ellos», no querían dejar sus pecados. Ellos saben la que son sus «transgresiones», así como sus «iniquidades». Ellos dicen enfáticamente, «¡conocemos nuestros pecados): 13 Traspasando la ley, mintiendo contra el Señor, y volviendo atrás de en pos de nuestro Dios; hablando opresión y rebelión, conci­ biendo y profiriendo del corazón palabras de mentira. (En esta Escritura, se nos dice dónde reside el problema. ¡Está en el «corazón»! [Mat. 15:19].) 14 Por tanto la rectitud se ha vuelto atrás, y la justicia se mantiene a lo lejos: Por cuanto la verdad está caída en la calle y la rectitud no puede entrar. (Como consecuencia, toda faceta de la persona, y aun de la totalidad de una nación, sufre un cambio. Las cosas están al revés, y por consiguiente no pueden, y en realidad, no son capaces, de funcionar bien. «El juicio se ha vuelto atrás», se refiere a la Justicia que sale, mientras la injusticia entra.) 15 Pues, falta la verdad; y el que se apar­ tó del mal, fue puesto en presa: Y lo vio el Señor, y desagradó a sus ojos, porque pere­ ció el juicio. («En presa» significa una víctima de persecución. Este hecho es verdad para todas las edades. Los pocos que son fieles a las enseñanzas doctrinales y morales de la Palabra de Dios son despreciados, mofados y perse-

ISAÍAS 59:17

guidos por profesores religiosos, y por el mundo. La palabra «juicio» significa «Justicia» como en el Versículo 14. Las palabras, «falta la Verdad», debiera traducirse «carece de verdad», porque la verdad nunca falla ni falta en sí misma. «Y lo vio el Señor», es la falta de justicia entre hombre y hombre. Ni siquiera nadie tenía el concepto en mente de pronunciar justos juicios. Tales eran las circunstancias como para invitar una intervención Divina. ¡Lamentablemente, este mal se aumentaría a tal punto que el Señor «Mismo» llegaría a ser «presa», es decir, llegaría a ser «crucificado»!) restauración por el mesías; el segundo advenimiento del mesías y el PACTO 16 Y Él vio que no había hombre, y se ma­ ravilló de que no hubiera intercesor; por tan­ to le salvó Su propio brazo, y Su Misma jus­ ticia le sostuvo. (La totalidad de este Pasaje, hasta el último Versículo de este Capítulo, pertenece al Segundo Advenimiento futuro, cuando el Mesías aparecerá, vestido con venganza, para dar el pago con tribulaciones a los adversarios de Su Antiguo Pueblo, y descanso para ellos [II Tes., Cap. 1]. La frase, «y se maravilló de que no hubiera intercesor», es la falta del liderazgo espiritual en Judá quien ocuparía el Trono. Y, «por tanto le salvó Su propio brazo, y Su justicia Misma le sostuvo», probablemente se refiere a Josías, quien, durante la época de Isaías y hasta Cristo, fue el único rey que ocupó el trono que proclamaba Justicia [II Crón. 34:2]. Parece que Josías intentó ser el «intercesor», pero el Espíritu Santo, en efecto, dijo que Judá había ido tan lejos por el sendero del pecado y maldad para poder volverse ahora [II Rey. 23:26]. Un poco después, Josías fue matado. El Señor sabía que a pesar de los esfuerzos justos de Josías, Judá no volvería; por lo tanto, el Señor le quitó, exactamente como Isaías había profetizado en 57:1.) 17 Pues Se vistió de justicia como de una coraza, y Se puso yelmo de Salvación sobre la cabeza: Se vistió también de ropas de venganza, como de vestidura, y Se cubrió de celo como de un manto. (Pablo habla algo de este Pasaje en Ef. 6:10-18. Es extraño, pero a la vez hermoso, que la panoplia Divina no lleva ninguna arma ofensiva, con la excepción


ISAÍAS 59:18

1234

del «Espíritu del Señor», como se estipula en el Versículo 19. Desde el Versículo 15, que comienza con las palabras, «y lo vio el Señor», y siguiendo con la lectura hasta el final del Versículo 21, está el regreso predicho del Mesías que aparecerá para la liberación de Israel, y para tomar venganza de sus perseguidores. Él lo hará ahora, porque Israel se arrepentirá, que describe el futuro, y la Segunda Venida. El Versículo 17 describe a Cristo en Su posición victoriosa, como el Capítulo 53 Le describe en Su posición sufriente.) 18 De acuerdo con sus hechos, así dará la retribución, furor para Sus adversarios, recompensa para sus enemigos; a las islas dará la retribución. (Esto habla de la derrota del Anticristo y de todos sus seguidores en la Segunda Venida.) 19 Y así temerán nombre del Señor desde el oeste, y Su Gloria desde el nacimiento del sol: Cuando viniere el enemigo, como río caudaloso el Espíritu del Señor levantará un estandarte contra él. (¡El «Estandarte» es Cristo! El «Espíritu del Señor» ungió a Cristo para liberar al cautivo [Luc. 4:18]. Ese «Ungimiento», que pudiera haber salvado a Israel en ese entonces, y por consiguiente ha salvado a decenas de millones desde ese entonces, ahora, por fin, salvará a Israel. Como Él intentó proclamar el «año agradable del Señor» en Su Primer Advenimiento, y fue rechazado, ahora Él declarará el «año aceptable del Señor» en Su Segundo Advenimiento, y será aceptado.) 20 Y vendrá el Redentor a Sión, y a los que se volvieren de la iniquidad de Jacob, dice el Señor. (El «Redentor» es Cristo, y Él «vendrá a Sión». Pablo citó esto en Rom. 11:26. Todas las «transgresiones» mencionadas en el Versículo 12 y las Escrituras correspondientes ahora, y por fin, serán llevadas al Redentor. Luego «Jacob» finalmente llegará a ser «Israel, el Príncipe con Dios».) 21 Y en cuanto a Mí, este será Mi Pacto con ellos, dijo el Señor: El Espíritu Mío que está sobre ti, y Mis palabras que puse en Tu boca, no faltarán de Tu boca, ni de la boca de Tu simiente, dijo el Señor, ni de la boca de la simiente de Tu simiente, desde ahora y para siempre. (Las palabras, «en cuanto a Mi», se refiere a Jehová que habla y no Isaías. Esta Escritura proclama la Divina Trinidad: 1. El Que habla es Jehová; 2. El Redentor es el Mesías; y 3. Mi Espíritu, es decir, el Espíritu

Santo, Quien es enviado por Jehová, es todavía aun otra Persona [Jn. 14:16, 26]. Las palabras, «Mi Pacto», se refiere al Nuevo Testamento, es decir, el Nuevo Pacto, ¡que Israel no aceptaría la primera vez, pero ahora aceptará! «Mis Palabras» se refiere a la totalidad de la Biblia. Israel, aunque usada por Dios para traerla al mundo, todavía, nunca en realidad se guió por ella. Ahora sí lo harán, y ella «no se apartará de su boca». Además, el Espíritu Santo declara que todas las generaciones sucesivas continuarán siguiendo al Señor, a lo cual se refiere como «la simiente de Tu simiente». Todo esto tendrá lugar durante la Edad del Reino venidero.) Capítulo 60 (698 a.C.)

gloria futura de sión

L

EVÁNTATE, resplandece; que ha venido tu luz, y la Gloria del Señor ha nacido sobre ti. (El Orador aquí es el Espíritu Santo; la persona a la cual habla es Israel. Las palabras, «Levántate, resplandece», no se refiere necesariamente a la luz de Israel, porque ella no tiene luz; sino más bien ella refleja los rayos de luz que brotan de la Persona de Jehová Cuyo Nombre es Cristo. Este Pasaje se refiere atrás hasta el Salmo 67:1. «Y la gloria del Señor ha nacido sobre ti», se refiere al Arrepentimiento de Israel».) 2 Porque he aquí que tinieblas cubrirán la Tierra, y oscuridad los pueblos: Pero sobre ti nacerá Jehová, y sobre ti será vista Su Gloria. (Las «tinieblas» mencionadas aquí hablan de la Gran Tribulación, cuando la Iglesia ya habrá sido Arrebatada, dejando al mundo sin «Luz» [I Tes. 4:13-18]; sin embargo, las «tinieblas» serán expulsadas por la Venida del Señor, y el destino de la «Gloria» será Israel.) los gentiles adoran al dios de israel 3 Y andarán los Gentiles a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento. («Tu luz», no significa que ella se originó con Israel, sino que será derramada sobre ella. Debido a esto, y que es sobremanera obvio, las naciones del mundo vendrán a Israel; sin embargo, como siempre, esa «Luz» es Cristo.) 4 Alza tus ojos en derredor, y mira: Todos estos se han juntado, vinieron a ti: Tus hijos


1235 vendrán de lejos, y tus hijas sobre tu lado serán criadas. («Tus hijos» y «tus hijas» se refieren a los Israelitas que están todavía esparcidos entre las naciones, y en ese entonces serán reunidos de nuevo en Judá. Como dicho, esto acontecerá al comienzo de la Edad del Reino. Las palabras, «sobre tu lado serán criadas», habla de las penas, heridas, sufrimiento y dolores de los últimos 2.000 o más años. ¡Durante este tiempo, ellos han culpado a Cristo por sus dificultades. Ahora se darán cuenta cuán equivocados estaban, y serán sanados de su terquedad y rebelión, y sabrán que Cristo es la Fuente de su bendición, y no de su esclavitud!) 5 Entonces verás y resplandecerás; y temerás y ensanchará tu corazón, porque se haya vuelto a ti la abundancia del mar, y la fuerza de los Gentiles haya venido a ti. (La palabra «temer» debiera traducirse «regocijar» o «temblar», es decir, «temblarás con gozo santo». Los Versículos 5 al 7 declaran la «abundancia» de la prosperidad material que vendrá a Israel. «La abundancia del mar…haya venido a ti», no se refiere a prosperidad marítima, sino más bien a la multitud de los «Gentiles», que demostrarán gran favor a Israel.) 6 Multitud de camellos te cubrirá, dromedarios de Madián y de Efa; vendrán todos los de Sabá trayendo oro e incienso, y proclamando las alabanzas del Señor. («Multitud de camellos», se refiere a una vertiente continua de caravanas, que implica que Jerusalén no es solamente el centro de la Gloria espiritual, sino también del poder económico. «Y proclamando las alabanzas del Señor» nos dice que la prosperidad del mundo está vinculada a «las alabanzas del Señor».) 7 Todo el ganado de Cedar será juntado para ti: Carneros de Nebayot te serán servidos: Serán ofrecidos con agrado sobre Mi Altar, y Yo glorificaré la casa de Mi Gloria. («Y Yo glorificaré la casa de Mi Gloria», debiera leerse «Yo hermosearé Mi hermosa casa», eso es, el palacio en Jerusalén, que será construido. ¡Será indescriptiblemente hermoso!) 8 ¿Quiénes son estos que vuelan como nubes, y como palomas a sus ventanas? (Esto se refiere a las naves que vienen de todas partes del mundo a Israel, que, como se ha dicho, tendrá lugar en la Edad del Reino venidero.) 9 Ciertamente a Mí esperarán las islas, y las naves de Tarsis desde el principio, para traer tus hijos de lejos, su plata y su oro con ellos, al nombre del Señor tu Dios, y al Santo de Israel, que te ha glorificado. («Ciertamente

ISAÍAS 60:13

a Mi esperarán las islas [países marítimos]», o sea que Cristo será el enfoque de todo lo que se hace. ¡Otra vez, la bendición de Israel depende totalmente del Señor, como de hecho todas las bendiciones dependen del Señor!) gloria milenaria; bendiciones de dios 10 Y los hijos de los extranjeros edificarán tus muros, y sus reyes te servirán; porque en Mi ira te herí, pero en Mi buena voluntad tendré de ti misericordia. (Los «hijos de los extranjeros» son en referencia a la lealtad de los Gentiles con respecto a su favor hacia Israel. Las palabras, «en Mi ira te herí», habla de Tito, que en el año 70 d.C. destruyó Jerusalén, matando más de un millón de Judíos. De ese punto en adelante, fueron esparcidos por todas partes del mundo como desterrados. «Pero en Mi buena voluntad tendré de ti misericordia», implica fuertemente que la «misericordia» no era merecida, y en verdad no se puede merecer.) 11 Tus puertas estarán de continuo abiertas, no se cerrarán de día ni de noche, para que sea traída a ti la fuerza de los Gentiles, y sus reyes conducidos. (La «fuerza de los Gentiles» habla de la riqueza de los Gentiles. «Y sus reyes conducidos», será los líderes de las naciones que vienen a Israel y en realidad sus súbditos les exigen venir, quienes se dan cuenta de que su propia prosperidad está involucrada en la sumisión a Cristo en Sión. ¡Ellos, por lo tanto, exigirán para que vengan sus reyes y rindan homenaje en persona, para que no haya duda alguna en cuanto a su lealtad!) 12 Porque la nación o el reino que no te sirviere, perecerá; y del todo serán asoladas. (La implicación es que algunas naciones y reinos posiblemente no tendrán deseos de servir al Señor; sin embargo, no habrá oportunidad para que ellos respondan. Ellos «perecerán» y «del todo serán asolados». Cómo el Señor hará esto, con respecto a estas naciones, no se nos dice; sin embargo, es seguro, que acontecerá exactamente como predicho.) 13 La gloria del Líbano vendrá a ti, el abeto también, la encina y ciprés juntamente, para hermosear el lugar de Mi Santuario; y Yo haré glorioso el lugar de Mis pies. («Y Yo haré glorioso el lugar de Mis pies», será Cristo literalmente caminando sobre la Tierra, y en ese hermoso edificio capital, que será adecuado para Su Presencia [Ezeq. 43:7; Zac. 14:4].)


ISAÍAS 60:14

1236

14 Asimismo vendrán a ti, postrándose, los hijos de los que te afligieron; y a las plantas de tu pies se encorvarán todos los que te trataron con desprecio; y te llamarán la Ciudad del Señor, la Sión del Santo de Israel. («De los que te afligieron», pertenece a las naciones del mundo que se opusieron a Israel enormemente; sin embargo, estas naciones «vendrán a ti, postrándose». «Y a las plantas de tus pies», garantiza la sumisión total; sin embargo, ¡no será una sumisión forzada, sino una sumisión voluntaria! La última frase se refiere a los enemigos de Jerusalén, que en ciertas oportunidades le daban nombres despectivos, como por ejemplo «abandonada» o «desamparada». Ahora ellos sustituirán esos nombres por títulos de honor, como por ejemplo «la Ciudad de Jehová» y «Sión del Santo de Israel». ¡De hecho, El Que es el «Santo» es la causa de toda bendición y prosperidad!) 15 En lugar de que has sido desechada y aborrecida, y que no había quién por ti pa­ sase, te pondré en gloria eterna, el gozo de muchas generaciones. (Israel fue «aborrecida» desde su mismo comienzo en los días de Abraham, debido a la animosidad contra el Señor. Trágicamente, el Verdadero Israel, es decir, Cristo fue «aborrecido» en Su Primer Advenimiento; sin embargo, todo esto cambiará en la Edad del Reino Venidero.) 16 Y mamarás la leche de los Gentiles, el pecho de los reyes mamarás; y conocerás que yo el Señor soy el Salvador tuyo, y Redentor tuyo, el Fuerte de Jacob. («Mamarás la leche de los Gentiles», será una constante vertiente de sustento material para ayudar en la restauración de Jerusalén y de todo Israel, y para llevar a cabo el programa misionero universal del Milenio [Zac. 8:12]. El énfasis continuo por el Espíritu Santo relaciona las bendiciones del Señor al «Señor el Salvador tuyo». Este es el Señor Jesucristo, el «Redentor tuyo». ¡Sólo Él puede redimir!) 17 En vez de cobre traeré oro, y por hierro plata, y por madera metal, y en lugar de pie­ dras hierro; te pondré como gobernantes la paz, y la justicia por tus extractores. (El esplendor material a través de toda la descripción es, sin duda, típico en las principales glorias espirituales y excelencias, también. «Como gobernantes te pondré la paz, y la justicia por tus extractores», son los gobernantes de Israel, quienes serán gobernantes de paz, y los cobradores de impuestos, quie-

nes serán honestos, equitativos, y justos.) 18 Nunca más se oirá en tu tierra violencia, destrucción ni quebrantamiento en tus términos; pero a tus muros llamarás Salvación, y a tus puertas Alabanza. (El cese total de la guerra y violencia es uno de los rasgos característicos de la Edad del Reino, cuando volverán sus espadas en rejas y sus lanzas en hoces. «El Príncipe de Paz» por último establecerá la paz. «Tu tierra» se refiere a Israel. Se le da énfasis porque no ha conocido más que la guerra casi desde su mismo comienzo. Solamente durante las épocas de Salomón tuvo paz, porque Salomón era un Tipo de Cristo, e Israel de ese día, un Tipo de la Edad del Reino venidero. Durante la época venidera, aun hasta las murallas serán llamadas «Salvación», y las puertas «Alabanza», debido a tales condiciones perfectas.) 19 El sol nunca más te servirá de luz para el día, ni el resplandor de la luna te alumbrará; sino que el Señor te será por luz perpetua, y el Dios tuyo por tu gloria. (Ese esplendor hará de Jerusalén el gozo de todo el mundo. ¡Mientras el «sol» y la «luna» continuarán brillando como siempre, todavía, la Gloria del Señor será de tal magnificencia que la luz de esos orbes pasará desapercibido!) 20 No se pondrá jamás tu sol, ni menguará tu luna: Porque te será el Señor por Luz Perpetua, y los días de tu luto serán acabados. (La frase, «No se pondrá jamás tu sol», no significa que la rotación de la Tierra cesará, sino más bien que el amanecer y el anochecer no será percibido en absoluto, debido a la Gloria de Dios que llena la ciudad con tanta luz de día como de noche. Además, esta «Luz» será una «Luz Eterna». «Y los días de tu luto serán acabados», ¡significa exactamente lo que dice!) 21 Y tu pueblo, todos ellos serán justos, para siempre heredarán la Tierra; renuevos de Mi plantío, obra de Mis manos, para glorificarme. (La razón por el sufrimiento ya terminado es debido a que «tu pueblo, todos ellos serán justos». Ahora, la Tierra que le fue prometida a Abraham en el comienzo será suya «para siempre». Se llama «el renuevo de Mi plantío, la Obra de Mis Manos». Su ocupación entera de ella, con Sus Bendiciones, también bendecirá a la totalidad del mundo. Todo esto «glorificará al Señor» porque proclama la Palabra de Dios que se cumpla en totalidad.)


1237 22 El pequeño será por mil, y el chico, nación fuerte. Yo, el Señor, Me apresuraré ha hacer esto a Su tiempo. (El «pequeño» se refiere al «rebaño pequeño» quien por último heredará el Reino [Luc. 13:32]. Este «pequeño» se aumentará hasta llegar a ser una multitud incontable [Apoc. 7:9]. «A Su tiempo», se refiere al tiempo fijado en los Consejos de Dios para el establecimiento final del Reino de Cristo. Si es de notarse, no dice «en nuestro tiempo», sino más bien «a Su tiempo», que significa que «los tiempos y las sazones que el Padre tiene en Su Propia Potestad», y no en el poder de la Iglesia, etc. [Hch. 1:6-7].)

ISAÍAS 61:4

aunque está separada por solamente una coma en el Texto. El Señor, cuando leía estos Versículos en Nazaret, se detuvo en medio de la segunda línea, y no siguió leyendo «y día de venganza». De ahí, Él dividió correctamente la Palabra de Verdad; porque el año de la Buena Voluntad es el presente período de la Gracia conectado con Su Primera Venida, y el «día de venganza», el día futuro de Ira conectado con Su Segunda Venida. Por lo tanto, «Él cerró el Libro», al avanzar hasta el Nombre «Jehová». En Su Segunda Venida, Él en verdad «consolará a todos los enlutados», respecto a Israel, quienes por fin volverán a casa a Él [Zac. 12:11-14]);

Capítulo 61 (698 a.C.)

primer advenimiento del mesías

E

L Espíritu del Señor está sobre Mí, porque Me ungió el Señor ; Me envió a predicar las buenas nuevas a los mansos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar li­ bertad a los cautivos, y a los presos abertura de la cárcel (los primeros nueve Versículos de este Capítulo presentan al Mesías y Su Pueblo. En realidad, el Orador en el Versículo 1 es el Mesías Mismo, mientras Él proclama Su Primera y Segunda Venidas. Que el Orador es el Mesías está comprobado por Luc. 4:16-21. El «Ungimiento» de Jesús fue la Santificación de Su naturaleza humana por el Espíritu Santo, que comenzó en el vientre de la Bendita Virgen [Luc. 1:35], que continuó mientras Él crecía a la madurez [Luc. 2:40, 52], que fue manifestado abiertamente en Su Bautismo, y nunca cesó hasta que Él tomó Su Cuerpo y Alma Glorificados al Cielo. Aquello para lo que el Padre le ungió tenía que ver con cada aspecto de la vida y del vivir. La verdad, Cristo Solo puede tratar estos problemas, que significa que la psicología humanística no tiene las respuestas); 2 A proclamar el año de la Buena Voluntad del Señor, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados (este es el Año del Jubileo, como proclamado en Lev. 25:9. Tal se llevó a cabo cada Quincuagésimo año, conforme a la Ley de Moisés. Los Eruditos Bíblicos señalan que la lectura de este Versículo por el Señor en la Sinagoga de Nazaret tomó lugar en el primer Sábado del Año del Jubileo. En el año de la «Buena Voluntad» contrasta con el día de la «venganza». Casi 2.000 años ya han acontecido entre ese «año» y ese «día»,

segundo advenimiento del mesías; sión, los lugares desÉrticos RECONSTRUIDOS 3 A ordenar que a los enlutados de Sión se les dé esplendor en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar del luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío del Señor, para gloria Suya. (El «esplendor» se refiere a una corona nupcial. Cenizas de madera colocadas sobre la frente expresaban luto, una guirnalda nupcial significaba gozo. Los «árboles» de este Versículo son los redimidos del 60:21. Se debe notar que no se da a los hermosos árboles alabanza, sino toda la alabanza será dada a su maravilloso Plantador. Todo esto vendrá a Israel en ese Gozoso Día venidero, que, de hecho, ellos pudieron haber tenido hace 2.000 años, si hubieran aceptado a Cristo.) 4 Y edificarán los desiertos antiguos, y le­ vantarán los asolamientos primeros, y restau­ rarán las ciudades asoladas, los asolamientos de muchas generaciones. (Para asegurar la realidad de estas declaraciones, ellas fueron repetidas. De ahí, la primera y la tercera línea de este Versículo predijo la reconstrucción de las ciudades abandonadas, y la segunda y cuarta líneas predicen la fertilidad de los campos deso­ lados. Tal habla de la Edad del Reino venidero, y en sentido literal y material, pero aun más habla de un rejuvenecimiento que ocurre en los corazones y vidas de los Creyentes. Las palabras, «edificar», «levantar», y «restaurar», se usan para significar el resurgimiento material, pero aun más, la renovación espiritual en la vida del Creyente.


ISAÍAS 61:5

1238

Las palabras, «asoladas» y «asolamientos», caracterizan al incrédulo.) 5 Y estarán extranjeros, y apacentarán vuestras ovejas, y los extraños serán vuestros labradores y vuestros viñadores. (Para las orgullosas naciones del pasado y del presente, fue, y es, una degradación estar asociado de este modo con el Judío; pero en el futuro será un honor, pero solamente debido a la aceptación de Israel de Cristo.) 6 Y vosotros seréis llamados Sacerdotes del Señor, Ministros de nuestro Dios se os llamará. La riqueza de los Gentiles comeréis y en su gloria seréis enaltecidos. (En ese día de Restauración, la nación entera de Israel será una nación de Sacerdotes y Ministros, y actuará como tal en relación a Dios y del mundo habitado. En realidad, ¡lo que Dios quiso que Israel fuera en el comienzo, lo serán ahora! [Éx. 19:6]. En breve, Ezequiel proclama esto en los últimos nueve Capítulos de su Libro.) 7 En lugar de vuestra vergüenza habrá doble porción, y en lugar de afrenta ellos se regocijarán en su heredad; por lo cual en su tierra poseerán el doble, y tendrán perpetuo gozo. («Poseerán el doble» corresponde a lo siguiente: En los tiempos antiguos, si alguien en Israel iba a la bancarrota, debían hacer una lista de todas sus deudas y ponerlo sobre una piel, y tenerla en un lugar visible para que todos lo vieran. A veces, un benefactor rico acudía al rescate y pagaba toda la deuda. Él quitaba la piel, la doblaba, así escondía toda la deuda, y luego escribía su nombre en la tapa. También era puesto en un lugar visible, y todos los que venían por pago podrían verla. Cuando Cristo murió en la Cruz, Él expió por todo pecado. Al poner nuestra Fe en Él, Él quitó la lista de todos nuestros pecados, la dobló, para que estos pecados ya no se vieran más, y escribió su nombre en la tapa, que significa que toda la deuda ya está resuelta; por lo tanto, cada uno de los Creyentes en el mundo tiene el privilegio de «poseer el doble».) 8 Porque Yo el Señor soy amador del juicio, aborrecedor del latrocinio para Holocausto; por tanto afirmaré en Verdad su obra, y haré con ellos Pacto Perpetuo. (La palabra «juicio» aquí es «justicia». De ahí, el Señor ama la imparcialidad, la equidad, las medidas correctas, la honestidad, la integridad, la veracidad y rectitud. «Yo aborrezco el latrocnio para Holocausto», se refiere a las naciones que robaron a Israel de su estatus y por lo tanto

se detuvieron los «Holocaustos», que tipificaban el Calvario. «Por tanto afirmaré en Verdad su obra», se refiere al Señor que dirige la obra, y, de este modo, está garantizada de Verdad. La frase también significa «como ellos fueron maltratados, ellos serán bien tratados; serán recompensados fiel y exactamente por lo que han sufrido». Como ellos tienen «Gozo Perpetuo», ahora también tienen un «Pacto Perpetuo».) 9 Y la simiente de ellos será conocida entre los Gentiles, y sus renuevos en medio de los pueblos; todos los que los vieren, los conocerán, y su simiente bendita del Señor. (En ese día, los hijos restaurados de Jacob serán un testimonio de la gloria moral del Mesías. La «simiente» en realidad se refiere a Cristo [Gál. 3:16]. «La simiente que el Señor ha bendecido», inequívocamente dice que nadie puede ser bendecido sin Cristo. ¡Aun en los hombres redimidos, es Cristo dentro de los hombres Quien es bendito!) himno de alabanza a dios 10 En gran manera Me gozaré en el Señor, Mi alma se alegrará en Mi Dios; porque Me vistió de vestidos de Salvación, Me rodeó de manto de justicia, como a novio Me atavió, y como a novia adornada de sus joyas. (Esto habla de Cristo y Su ornato por el Padre. En la Encarnación, Él vivió como campesino, y fue despreciado y rechazado de los hombres; pero, el Señor ha bendecido esta «Simiente», y ha hecho que Su «alma se alegre en Su Dios». Todo esto nos dice que la «Salvación y la Justicia» pertenecen estrictamente a Cristo. Mientras anteriormente Él fue «ataviado» con «forma de un siervo» [Fil. 2:7], ahora Él está «cubierto» con «Ornamentos y Joyas». Estas «joyas» son la Iglesia [Mal. 3:17]. Estas «Joyas» son estrictamente «Adornos», y como tal, en realidad no son requeridos por el Mesías y en verdad no le agregan hermosura, sino más bien Él agrega hermosura a ellas. Por lo tanto, ¡Él se engalana y adorna a Sí Mismo con lo que no necesita, no para hermosearse sino más bien para hermosearnos a nosotros! ¡Su Nombre verdaderamente es Maravilloso!) 11 Porque como la Tierra produce su re­ nuevo, y como el huerto hace brotar su si­ miente, así el Señor Dios hará brotar justi­ cia y alabanza delante de todas las naciones. («Adonai-Jehová» introducirá un gobierno que


1239 provocará alabanza. Hasta entonces, todos los esfuerzos del hombre para establecer un dominio digno de alabanza en la Tierra serán infructuosos. En el presente, la impiedad, la blasfemia, la profanidad y la vulgaridad brotan de las naciones; ¡sin embargo, esto muy pronto cambiará! Por último y finalmente, «todo lo que respira alabará al Señor» [Sal. 150:6].) Capítulo 62 (698 a.C.)

restauración de Sión y su gloria

P

OR amor de Sión no callaré, y por amor de Jerusalén no he de parar, hasta que salga como resplandor su Justicia, y su Sal­ vación se encienda como una antorcha. (El Orador en este Capítulo es el Mesías; en los Versículos 1 al 9, Él habla a Israel; en los Versículos 10 al 12, a las naciones del mundo. Él es un fiel Sumo Sacerdote. Él ruega incesantemente por Su Pueblo, y es, al mismo tiempo, su Justicia y su Salvación. Si se puede notar, Sión, Jerusalén y Judá son aquellos alrededor de los cuales toda la Profecía gira. No se refiere a Washington, ni Londres, ni ninguna otra ciudad en estas predicciones. «Por amor de Sión no callaré», implica que en el pasado Dios tenía que callar. Las naciones del mundo han sido permitidas continuar su opresión sin restricción alguna; sin embargo, ahora, esto cambiará. Él lo hará «por amor a Jerusalén».) 2 Entonces verán los Gentiles tu justicia, y todos los reyes tu Gloria; y te será puesto un nombre nuevo, que la boca del Jehová nom­ brará. (El mundo entero, es decir, los Gentiles, fácilmente «verán tu Justicia». ¡En lugar de los «reyes» rebelándose contra ella, más bien la aceptarán, y, de este modo, se regocijarán en ella! Lo que ellos verán será la Justicia y la Gloria del Sumo Sacerdote de Israel, el Señor Jesucristo. Este «nombre nuevo» que será dado será «Hefzibá», que significa «deleite» o «en el cual tengo mi complacencia». Este «nombre» se le da por la «boca del Señor», y no del hombre.) 3 Y serás Corona de Gloria en la Mano del Señor, y diadema de reino en la Mano del Dios Tuyo. (Este Sacerdote Divino puede transformar los pecadores profanados y degradados a diademas reales y coronas de gloria. En ese día, el Señor exhibirá a Israel delante de un mundo admirado, como un hombre exhibiría una «corona» o una «diadema» que él sostenía en su mano.)

ISAÍAS 62:7

4 Nunca más te llamarán Desamparada, ni tu tierra se dirá más Desolada; sino que serás llamada Hefzibá, y tu tierra, Beula; porque el amor del Señor será en ti, y tu tierra será casada. («Nunca más te llamarán Desamparada», se refiere al hecho de que Judá se había creído «desamparada» de Dios, y en realidad había sido así, en cierto sentido, desamparada «por un pequeño momento» [54:7]. Sus enemigos, parece, fueron tan lejos hasta darle este nombre como burla. «Serás llamada Hefzibá» que era el nombre de la Reina de Ezequías, madre de Manasés [II Rey. 21:1]. El significado es esto: Puesto que la esposa de Ezequías dio luz al malvado Manasés, no necesariamente por falta de ella, con este niño por último inspirado por Satanás para ensuciar la Promesa venidera, el Espíritu Santo por medio de la Profecía de Isaías declara la certidumbre de la Justicia predominante, y no el mal, como fue simbolizado en Manasés. Fue maravilloso, como Manasés, «cuando estaba en aflicción», se humilló a sí mismo delante del Señor y se arrepintió; por lo tanto, él simboliza Jerusalén, que se hundiría en gran maldad, pero que volvería a Dios y sería restaurado a la grandeza y gloria.) 5 Pues como el joven se casa con la virgen, se casarán contigo tus hijos; y como el gozo del esposo con la esposa, así se gozará contigo el Dios tuyo. (Por medio de cambiar los puntos vocálicos [que no son inspirados] en el Texto Hebreo de esta frase, «tus hijos», se leería «tus edificadores», es decir, el plural de la majestad por «tu Restaurador». De este modo, lo que corresponde con el Nombre de Dios, en la última línea sería preservado. Seguro, Él será definitivamente el Restaurador de Jerusalén y, en esencia, podría decir que se casará con ella.) 6 Sobre tus muros, oh Jerusalén, he puesto guardas; todo el día y toda la noche no callarán jamás. Los que os acordáis del Señor, no guardéis silencio. (Los «guardas» de que trata aquí pueden referirse tanto a los «Profetas» como a los «Sacerdotes», o aun hasta «los Seres Angelicales». Ellos debían guardar una vigilia perpetua, y no guardar silencio, sino continuamente clamar hasta que la plena restauración de Jerusalén acontecería. Con respecto a cada Promesa de Dios, todo Creyente debe hacer lo mismo.) 7 Ni le deis tregua, hasta que confirme, y hasta que ponga a Jerusalén en alabanza en la Tierra. (Los guardas fieles sobre los muros


ISAÍAS 62:8

1240

de una ciudad oriental seguían clamando día y noche todos los asuntos de interés o de peligro. La figura expresa el amor y cuidado vigilante de Emmanuel, y los que están en comunión con Él, por Su Pueblo oprimido. La idea no es que el Señor olvida, o de que tenemos que regatear con Él para producir los resultados, sino está designado como corresponde para que nuestra fe puede fortalecerse.) 8 Juró el Señor por Su Mano Derecha, y por el Brazo de Su fortaleza: Que jamás daré tu trigo por comida a tus enemigos, ni beberán los extraños del vino por el cual tú has trabajado (¡«juró el Señor», es efectivamente fuerte! Dios solemnemente se compromete a Sí Mismo por voto acudir en auxilio de Su Pueblo, restaurarles a su propia tierra, y darles el placer de sus frutos en paz. «Por Su Mano Derecha, y por el Brazo de Su Fortaleza», no se usa en ninguna otra parte de las Escrituras. Dios jura «por Sí Mismo», porque Él no puede jurar por ninguno mayor que Él Mismo. La «mano y brazo» eran emblemas de Su Poder para actuar. Esta gran Promesa tiene tras ella la garantía del Poder de Dios para llevar a cabo lo que Él ha prometido. ¡Ninguna Promesa puede ser mayor!): 9 Pero los que lo cosechan lo comerán, y alabarán al Señor; y los que lo recogieron, lo beberán en los atrios de Mi santuario. (La idea es que el enemigo no «lo comerá», sino que el Hijo de Dios disfrutará del aumento de su labor. Lo hará, «alabando al Señor». Eso implica compañerismo y comunión restaurados, que solo se puede hacer al Arrepentirse correctamente.) 10 Pasad, pasad por las puertas; barred el camino al pueblo; allanad, allanad la calzada, quitad las piedras, alzad estandarte a los pueblos. (Este Pasaje, mirando hacia el futuro, corresponde con la Segunda Venida del Señor. La declaración, «Pasad, pasad por las puertas», se refiere a Israel cuando vuelve a la Tierra Santa, después de la Segunda Venida de Cristo, y luego llenando Jerusalén. «Allanad, allanad la calzada», muestra un camino que será hecho por los Judíos para que vuelvan de todas partes del mundo. Cada obstáculo será quitado, por lo tanto, la frase, «quitad las piedras». Todo esto se hace debido a la última línea de este Versículo, «alzad estandarte a los pueblos». ¡Este «estandarte» es Cristo! Ellos vienen solamente debido a Él, y toda bendición, también, es debida a Él, es decir, Cristo.) 11 He aquí que el Señor hizo oír hasta

lo último de la Tierra: Decid a la hija de Sión: He aquí viene tu Salvador; he aquí Su recompensa con Él, y delante de Él Su obra. (La «Salvación» de Sión es Jehová. Él volverá trayendo tanto premios como pagas con Él — premios para aquellos que le aman, y paga por lo que han hecho aquellos que lo odian [II Tes., Cap. 1].) 12 Y les llamarán Pueblo Santo, Redimidos del Señor; y a ti te llamarán Ciudad Deseada, no desamparada. (Todo esto habla de la Edad del Reino venidero cuando Cristo reinará supremamente, después de que Israel le acepte, no solamente como su Salvador, sino como su Mesías. Como resultado, de todas partes del mundo ellos serán llamados el «pueblo santo, los Redimidos del Señor». «Una ciudad no desamparada», caracteriza la Jerusalén de tantos siglos. ¡Fue «desamparada» por Dios, porque Jerusalén le había abandonado a Él! Ahora ellos lo han aceptado; por lo tanto, es «una ciudad no desamparada», que significa que Dios ha puesto su aprobación sobre ella, por medio de hacerla la capital del planeta Tierra, y el domicilio de nuestro Señor.) Capítulo 63 (698 a.C.)

segundo advenimiento del mesías: venganza sobre los enemigos de israel

¿

QUIÉN es éste Quien viene de Edóm, de Bosra con vestidos teñidos de rojo? ¿Éste hermoso en Su vestido, que marcha en la grandeza de Su poder? Yo el que hablo en justicia, grande para salvar. (La pregunta, «¿Quién es éste Quien viene de Edóm?» se refiere a Cristo. Esto corresponde a la Segunda Venida, con la descripción en los Versículos 1 al 6 que corresponden a la Batalla de Armagedón. Algunos han pensado que esta visión, respecto a los vestidos teñidos con sangre es descriptiva de Cristo como Salvador; sin embargo, esta Visión, como el lenguaje dice, tiene que ver con la venganza, que es lo opuesto a la Gracia, y pertenece a Su futura Segunda Venida en Juicio.) 2 ¿Por qué está de rojo Tu vestido, y Tus ropas como del que ha pisado en el lagar? («Y tus ropas como del que ha pisado en el lagar», tiene que ver con alguien en los tiempos de antaño que pisaba las uvas y, sus ropas eran salpicadas con el jugo. Tal tipifica lo que Cristo hará en Armagedón.)


1241 3 Yo solo pisé el lagar, y de los pueblos nadie fue Conmigo: Los pisé con Mi ira, y los he pisoteado con Mi furor; y su sangre salpicó mis vestidos, y ensucié todas Mis ropas. (El «lagar» habla de la terrible matanza y derramamiento de sangre en Armagedón. Es muy posible que millones mueran en esa oportunidad en particular. «Y de los pueblos nadie fue Conmigo», se refiere a las naciones del mundo, que se habían unido en oposición a Israel a favor del Anticristo. Ninguno se puso al lado de Israel, es decir, Cristo. Por consiguiente, Él «los pisé con Mi ira, y los he pisoteado con Mi furor».) 4 Porque el día de la venganza está en Mi corazón, y el año de Mis redimidos es venido. (Este es el momento que el Señor una vez más, como Zacarías profetizó, «peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla» [Zac. 14:3]. Además, este será el momento de la restauración de Israel.) 5 Y yo miré, pues, y no había quien ayudase, y me maravillé que no hubiera quien sustentase: Y Me salvó Mi brazo, y Me sostuvo Mi ira. (Aquellos que no tenían ayudador ni sustentador eran los hijos de Jacob, quienes, al momento de la Segunda Venida del Mesías, estarán sufriendo la persecución más cruel. Sin embargo, el Señor volverá en Poder y Gloria — de hecho, tal Poder y Gloria como el mundo jamás ha visto antes. Por consiguiente, Él traerá victoria a Su Pueblo escogido.) 6 Y Yo hollé los pueblos con mi ira, y los embriagué de Mi furor, y derribé a Tierra su fortaleza. («Los pueblos», debiera traducirse «las naciones». La destrucción será tan completa que será absoluta y totalmente aplastante. No habrá ninguna recuperación para el Anticristo y aquellos que le sigan. ¡Todos serán destruidos!) favor de dios mostrado a israel; alabanza por la bendiciones pasadas 7 De las misericordias del Señor haré memoria, de las alabanzas del Señor, según todos los beneficios que el Señor nos ha hecho, y su gran bondad para con la casa de Israel, que les ha hecho según Sus compasiones, y conforme a la multitud de Sus misericordias. (Como la alabanza por las bendiciones presentes siguieron el Primer Advenimiento [61:1-11], así la alabanza por las bendiciones pasadas [Versículo 7-14] aquí sigue el Segundo Advenimiento, ¡y con razón!)

ISAÍAS 63:13

8 Porque Él dijo: Ciertamente Mi pueblo son, hijos que no mienten; y fue Él su Salvador. (Esto señala atrás a la liberación de los Hijos de Israel de la esclavitud Egipcia. El Señor en esa oportunidad era su Salvador.) 9 En toda angustia de ellos Él fue angus­ tiado, y el Ángel de Su presencia los salvó: En Su amor y en Su clemencia los redimió, y los trajo, y los levantó todos los días del antaño. («El Ángel de Su presencia», no ocurre en ninguna otra parte sino en este lugar. Es probable el equivalente al «Ángel de Dios» [Éx. 19:19; Juec. 15:6; Hch. 27:23]. Ello designa la segunda persona de la Trinidad, o lo más alto de la compañía Angelical, que parece, al menos en este caso, ser el Arcángel Miguel. Eso no solamente se refiere a su liberación de Egipto, sino a su preservación en el desierto.) 10 Pero ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar Su Espíritu Santo; por lo cual se les volvió su adversario, y Él mismo peleó contra ellos. (Cualquier rebelión contra el Señor o Su Palabra siempre, y sin falla, «contrista al Espíritu Santo», sin el Cual sencillamente no podemos tener éxito ni sobrevivir. «Por lo cual se les volvió su adversario», así sucedió debido al pecado y rebelión de Israel. Por consiguiente, «Él peleó contra ellos», ¡que es una triste condición, por decir lo menos! El Señor, Quien deseaba pelear por ellos, fue forzado a pelear en contra de ellos.) 11 Pero se acordó de los días antiguos, de Moisés y de Su Pueblo, diciendo: ¿Dónde está el que les hizo subir del mar con el pastor de Su rebaño? ¿Dónde está el que puso en medio de él su Espíritu Santo? (La escena ahora cambia de la liberación antigua de Israel a la Batalla venidera de Armagedón. En ese entonces el Señor «se acordará de los días antiguos». Él se acordará de Sus Pactos y tratará con ellos otra vez [Lev. 26:33-43; Deut. 30:1-10].) 12 ¿El que los guió por la diestra de Moisés con el Brazo de Su gloria; el que rompió las aguas delante de ellos, haciéndose así un Nombre Perpetuo? (Esto habla del poderoso milagro de la apertura del Mar Rojo, que el Señor ahora otra vez trae a la memoria. «Haciéndose así un Nombre Perpetuo», es uno de los propósitos principales de toda la serie entera de milagros hechos en Egipto: «Para que Mi Nombre sea anunciado en toda la Tierra» [Éx. 9:16].) 13 ¿El que los condujo por los abismos, como un caballo por el desierto y jamás


ISAÍAS 63:14

1242

tropezaron? (¡Que panorama debe haber sido esto! Unos 5 a 6 millones de gente pasando por este sendero creado, con una muralla de agua detenida en los dos lados, y el camino tan suave que ninguno de ellos «tropezó».) 14 Como a una bestia que desciende al valle, el Espíritu del Señor los pastoreó; así pastoreaste Tu Pueblo, para hacerte Nombre Glorioso. (La Gloria de todas estas bendiciones pasadas no están atribuidas a Israel, sino al Gran Pastor de Israel — todo para hacerse «un Nombre Glorioso», no para propósitos egoístas ¡sino para que los hombres por todas partes de la Tierra puedan darse cuenta de que todas las Bendiciones y la Liberación vienen de Dios, y de Dios Solo!) oración por liberación 15 Mira desde el Cielo, y contempla desde la morada de Tu santidad y de Tu gloria: ¿Dónde está Tu celo, y Tu fortaleza, y la conmoción de Tus entrañas y de Tus misericordias para conmigo? ¿Me han sido retenidas? (Esta oración, en efecto, será orada por Israel, o mejor dicho el Remanente Creyente de Israel, justo antes de la Segunda Venida. La fe unida a la angustia de la oración producen efectos, y aún más en la forma que el Espíritu Santo se presta a los sentimientos de un corazón dependiente y afligido, llamando a la memoria las bendiciones pasadas, y expresando la aflicción presente, reconociendo el pecado y la justicia del justo juicio de la ceguera permitido por Dios, pero a la vez rogando por la Liberación, no debido al Arrepentimiento y la Fe de los suplicantes, no requerido, sino debido a la elección de Dios y la inmutabilidad de Su Naturaleza.) 16 Pero Tú eres nuestro Padre, si bien Abraham nos desconociera, e Israel nada sabe de nosotros: Tú, oh Señor, eres nuestro Padre; nuestro Redentor perpetuo es Tu nombre. (Los Fariseos basaban su expectación de Salvación en su relación con Abraham, pero el Israelita espiritual basa la suya en su relación con Dios. Al enfrentarse a Cristo en Su Primer Advenimiento, ellos se jactaban que eran hijos de Abraham [Jn. 8:39]. Ahora justo a la víspera de su Segundo Advenimiento, ellos ya no se jactan más, sino más bien confiesan que Abraham ni siquiera les llamaría suyos, es decir, «si bien Abraham nos desconociera». Ahora ellos admiten que Israel, es decir, Jacob, aun ni siquiera «nada sabe de nosotros».

«Sin duda eres nuestro Padre», más bien dice, «¡si Tú no fueres nuestro Padre, entonces no tenemos Padre!» Esta es la base de su llamado a Dios. Ellos reconocen que su antigua relación con Abraham y Jacob no puede redimirlos. ¡Si el Señor no los reclama y los redime, ellos están eternamente perdidos!) 17 ¿Por qué, oh Señor, nos has hecho errar de Tus caminos, y endureciste nuestro corazón a Tu temor? Vuélvete por amor de Tus siervos, por las tribus de Tu heredad. (Este Versículo debiera leerse: «Oh Señor, porque nos has permitido errar de Tus Caminos? Y ¿Por qué has permitido el endurecimiento de nuestros corazones a Tú temor?» De este modo, el verdadero Arrepentimiento confiesa que Dios justamente entrega a los hombres a un corazón endurecido cuando ellos resisten Su Voluntad. Al mismo tiempo, la fe permanece sólida en el hecho de que las Tribus de Jacob eran la herencia de Dios y el pueblo santo Suyo. «Endureciste nuestro corazón a Tú temor», se refiere al hecho que cuando los hombres han despreciado y rechazado obstinadamente la Gracia de Dios, Dios retira su Gracia de ellos justamente, entregándoles a sus extravíos, que hace que su corazón sea incapaz de tener fe. «Vuélvete por amor de Tus siervos», habla de la humildad, y no más de un corazón endurecido.) 18 Por poco tiempo lo poseyó Tu pueblo santo: Nuestros adversarios han hollado Tu Santuario. (La gran «heredad» que Dios le dio a Su Pueblo fue «poseído por ellos por poco tiempo». Como un resultado de su pecado, «nuestros adversarios han hollado Tu Santuario». Habla de la destrucción por Nabucodonosor y por Tito, el General Romano. Pero más que todo está hablando del Anticristo, a quien ellos erróneamente creían que era el Mesías, pero que se volvió contra ellos, «han hollado Tu Santuario» [Dan. 9:27].) 19 Desde hace tiempo somos pueblo Tuyo que Tú jamás señoreaste, sobre los cuales nunca fue llamado Tu Nombre. (No hay «Tuyo» [que pertenece a Él] en el original, y no sería posible que una palabra tan importante fuera proporcionada desde afuera. Por lo tanto, la traducción debiera leerse, «hemos venido a ser como aquellos de antaño, de quienes nunca te enseñoreaste, sobre los cuales nunca fue llamado Tu Nombre; es decir, hemos perdido nuestros privilegios — hemos llegado a ser a la vista de Dios ni siquiera mejor que los paganos — Él ha olvidado que nosotros jamás fuimos Su Pueblo».)


1243 Capítulo 64 (698 a.C.)

oración por ayuda contra sus enemigos

O

H si surgieras de los Cielos, y descen­ dieras, y a Tu presencia se estremecie­ ran los montes (En este Capítulo, la oración de Israel continúa y concluye. Mientras le piden al Señor que les mirara una vez más con favor, ahora Israel pide por una manifestación de la Presencia Divina, tal como ellos habían experimentado en los tiempos de antaño, y de tal manera que sea suficiente para infundir terror en los corazones de sus enemigos. ¡Su oración será contestada!), 2 ¡Como fuego abrasador de fundiciones, fuego que hace hervir las aguas, para que hicieras notorio Tu Nombre a Tus enemigos, y las naciones temblasen a Tu Presencia! (Su Venida, como descrita en Apoc., Cap. 19, será tan catastrófico en naturaleza, tan poderoso en realidad, con una derrota segura de los enemigos de Dios, que «Su Nombre será notorio entre Sus enemigos». Verdaderamente, «¡las naciones temblarán ante Su Presencia!») 3 Cuando, haciendo cosas terribles cuales nunca esperábamos, descendiste, fluyeron los montes delante de Ti. (La deducción es que Dios hizo extremadamente más de lo que Israel jamás había soñado que Él haría, respecto a su liberación de Egipto. Sus acciones transcendieron sus expectaciones más sobresalientes.) 4 Jamás oído oyó, ni oídos percibieron, ni ojo ha visto a Dios fuera de ti, las cosas que hará el Señor por aquel que Le espera. (El Apóstol Pablo, en I Cor. 2:9, alude a este Versículo y dice que, bajo el Segundo Pacto, las maravillas preparadas para los Creyentes son reveladas. Aquí la Fe declara que ni ojo, ni oído había escuchado de un Dios que hace tales maravillas como hizo el Dios de Israel. En la oración de Israel y, durante una época indigente, tales ruegos declaran el retorno de Israel a Dios y a la Biblia. Ahora la Fe comienza a brotar, Fe que faltó durante el Primer Advenimiento.) 5 Saliste al encuentro al que con alegría obraba justicia, a los que se acordaban de Ti en Tus caminos: He aquí, Tú te enojaste porque pecamos; en esos hay perpetuidad, y seremos salvos. (Las provisiones del Evangelio, «preparadas» bajo el Primer Pacto y «reveladas» bajo el Segundo Pacto, se anuncian en este Versículo. El Camino de Dios de perdonar y

ISAÍAS 64:10

justificar al pecador es todo lo opuesto al camino del hombre. Primero, existe la creencia de su Revelación en cuanto al pecado y su condenación eterna, y luego la aceptación del Salvador expiatorio, Quien dijo, «Yo soy el Camino». ¡Esa es la Salvación proporcionada por Cristo, y es la única Salvación que salva!) confesión de pecado 6 Si bien todos nosotros somos como su­ ciedad, y todas nuestras justicias como tra­ po de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos lle­ varon como viento. (Aquí Israel confiesa la razón de su condición desesperada. Al fin y al cabo, ellos admiten de lo que exactamente es, «nuestras maldades». «Si bien todos nosotros somos como suciedad», en realidad está diciendo delante de Dios que ellos son un leproso espiritual. Ahora reconocen que su auto-justicia no vale más que «trapos de inmundicia», que se refiere al flujo menstrual de una mujer. ¡Es muy difícil para los hombres, y especialmente los religiosos, admitir tal cosa! ¡Por lo tanto, no hay muchos hombres religiosos salvos!) 7 Y nadie hay que invoque Tu nombre, que se despierte para apoyarse en Ti; por lo cual escondiste de nosotros Tu rostro, y nos dejaste marchitar en poder de nuestra maldades. (Otra vez, Israel admite que son sus «maldades» que han producido el juicio de Dios sobre ella. ¡Ella sólo se puede culpar a sí misma!) 8 Ahora pues, Señor, Tú eres nuestro Padre; nosotros barro, y Tú el que nos formaste; así que obra de Tus manos somos todos nosotros. (En este Pasaje, está la esencia del gran Mensaje de Salvación del Cristianismo. Sólo Dios puede cambiar la forma del barro, moldeando el vaso a la forma que Él desea, subsanando así los defectos y debilidades.) 9 No te aires, os Señor, sobremanera, ni tengas perpetua memoria de la iniquidad: He aquí mira ahora, Pueblo Tuyo somos todos nosotros. (El ruego aquí es que Dios comenzara de nuevo, como el alfarero con el barro. Esta frase, «no te aires sobremanera», se refiere a que Dios se había disgustado mucho con Su Pueblo. La razón de ese enojo fue el pecado de parte de Israel. Dios no puede tolerar el pecado en las vidas de Su Propio Pueblo más de lo que se disgusta con los impíos.) 10 Tus santas ciudades están desiertas,


ISAÍAS 64:11

1244

Sión es un desierto, Jerusalén una soledad. (Como hemos dicho, la totalidad de esta oración de Arrepentimiento, que comenzó en el Versículo 15 del Capítulo anterior, será orada por Israel al final de la Gran Tribulación — en el Segundo Advenimiento de Cristo.) 11 La casa de nuestro santuario y de nuestra gloria, en la cual Te alabaron nuestros padres, fue consumida al fuego; y todas nuestras cosas preciosas han sido destruidas. (Esto habla del Templo que está aun por ser construido en Jerusalén. De hecho, cuando el Anticristo venga sobre Israel, él convertirá su Templo en su cede religiosa, practicando todo acto de vileza imaginable.) 12 ¿Te estarás quieto, oh Señor, sobre estas cosas? ¿Callarás, y nos afligirás sobremanera? (Israel primeramente se arrepiente de sus terribles pecados, rogando por la Misericordia, Gracia y Amor de Dios. En seguida ellos llaman Su atención a la situación apremiante de las «ciudades santas», y de «Jerusalén». Después de todo, ellos declaran la destrucción del Templo. Ellos preguntan, «¿Te estarás quieto, oh Señor, sobre estas cosas?» La respuesta es cierta. ¡Él no se quedará quieto! ¡Él no callará más!) Capítulo 65 (698 a.C.)

respuesta profética de dios: un repaso de israel

F

UI buscado de los que no preguntaban por Mí; fui hallado de los que no Me bus­ caban. Dije a una nación que no invocaba Mi nombre: Heme aquí, Heme aquí. («Fui buscado de los que no preguntaban por Mí», son los Gentiles que llegan a Cristo y el establecimiento de la Iglesia, cuando Israel crucificó a su Salvador. »Heme aquí, Heme aquí», es el Llamado de Dios a los Gentiles. El Apóstol Pablo, llamado «el Apóstol a los Gentiles», fue usado por Dios notablemente en ese gran Plan profético [Rom. 11:13]. «A una nación que no invocaba Mi nombre», se refiere a todas excepto Israel. En esa época, la única nación en el mundo que fue llamada por Su Nombre era Israel. Ahora, ¡hay muchas naciones que son llamadas por Su Nombre!) 2 Extendí Mis manos todo el día a pueblo rebelde, el cual anda por camino no bueno, en pos de sus propios pensamientos (aunque el Señor dará a Israel grandes Promesas en Su

Respuesta a ellos, sin embargo, Él toma esta ocasión para una vez más hacerles recordar el terrible pecado que han cometido. Él les llama «un pueblo rebelde». La «extensión de Sus Manos», fue un llamado cariñoso y bondadoso a ellos para que enmendaran sus caminos. En efecto, Él les está diciendo que la causa de sus dificultades no fue Su falta de atención hacia ellos, sino a que ellos «andaban por camino no bueno, en pos de sus propios pensamientos»); 3 Pueblo que en Mi rostro me provoca de continuo a ira, sacrificando en huertos, y ofreciendo incienso sobre ladrillos (aunque Israel durante la época de Cristo exteriormente rechazaba la idolatría, pero aun ese espíritu malo volvió a su casa barrida y limpiada, trayendo otros espíritus peores que sí mismo y, de ahí, Esteban les reprendió, igual como el Profeta en este Capítulo, por no solamente rechazar a Cristo, y por idólatras [Hch. 7:51-53]. ¡Ellos echaban todo esto en la «cara» de Dios, así como el pecado está hecho en la «cara» de Dios, a despecho de Él!); 4 Que se quedan en los sepulcros, y en los desiertos tienen la noche; que comen carne de cerdo, y en sus ollas hay caldo de cosas inmundas (cuando la gente que una vez conoció a Dios se rebela en contra de Él, y siguen su propio camino, las profundidades espirituales a las cuales ellos se hunden, aun como Israel de antaño, son peores que todas); 5 Que dicen: Retítate a tu lugar, no te acerques a mí, que Soy más santo que tú: Éstos son humo en Mis narices, fuego que arde todo el día. (El inicio de Israel a los misterios paganos fue para conferir sobre los iniciados una santidad que de otro modo sería inalcanzable. De ahí, que el Judío pagano afirmaba ser más santo que los verdaderos siervos de Jehová. En efecto, el Señor dice que esto es repugnante para Él. Su pecado fue como «humo en mis narices», causado por un fuego que «arde todo el día», emitiendo su olor ofensivo.) 6 He aquí que escrito está delante de mí; no quedaré en silencio, sino que recompensaré, sí, recompensaré en su mismo seno. (La implicación es que el Libro está abierto «delante de Él», para que su pecado esté siempre a Su vista. ¡Él «recompensaría» como corresponde! Además, será una «recompensa» personal, aun «en su mismo seno».) 7 Por vuestras iniquidades, y las iniqui­ dades de vuestros padres juntamente, dice el Señor, los cuales quemaron incienso sobre


1245 los montes, y sobre los collados Me afrenta­ ron: Por tanto Yo les mediré su obra antigua en su seno. (Este Versículo enlaza juntos como un sólo grupo culpable de idólatras del pasado y de los Fariseos del presente. Ambos rechazan a Cristo. Por lo tanto, la conducta del anterior será juzgada en el seno del posterior. En todo esto, el Señor le recuerda a Israel, en términos gráficos, la causa de su estado anterior. No debe haber error en cuanto a su comprensión de esto.) la simiente prometida 8 Así ha dicho el Señor: Como si algu­ no hallase mosto en un racimo, y dijese: No lo desperdicies, que hay una bendición en él; así haré Yo por Mis siervos, que no lo destrui­ ré de todo. («Como si alguno hallase mosto en un racimo», se refiere a un solo racimo de uvas en un tallo de viñedo. Los viñadores diría uno al otro, «no lo desperdicies, sino guárdalo». Además, Dios se abstendrá de destruir estos tallos en Su viña que dan aun una pequeña muestra de llevar buen fruto. Por lo tanto, el Señor emplea esto como un ejemplo que Él preservará un Remanente de Israel para que sea bendecido en la sociedad eterna bajo el Mesías [Rom. 9:27].) 9 Pero sacaré Simiente de Jacob, y de Judá heredero de Mis montes; y Mis escogidos poseerán por heredad la tierra, y Mis siervos habitarán allí. (La «Simiente de Jacob» en realidad se refiere a Cristo [Gál. 3:16]. El «heredero de Mis montes» es también el Mesías. Los «escogidos» corresponden al Remanente de Israel dejado después de la Batalla de Armagedón, que aceptará a Cristo como su Salvador y Mesías. Además ellos serán llamados «Mis siervos» y «habitarán allí». Ellos son «escogidos» por Él, porque ellos escogieron ser «siervos».) 10 Y será Sarón para habitación de ovejas, y el valle de Acor para majada de vacas, para Mi pueblo que Me buscó. (Acor era un lugar cerca de Jericó donde Acán fue matado [Jos. 7:24; 15:7; Os. 2:15]. En efecto, la Gracia de Dios convertirá al valle de Acor, que fue una escena de Ira, en una puerta de esperanza, mientras aquellos que eran Israel según la carne perecerán.) los rebeldes y apÓstatas serán quitados de israel 11 Pero vosotros los que dejáis al Señor,

ISAÍAS 65:14

que olvidáis el monte de Mi Santidad, que ponéis mesa para la fortuna, y suministráis libaciones para el destino; (La palabra «fortuna» en el Hebreo, hace referencia a «el dios», o más bien «el dios de la fortuna», que tenía que ver con el planeta Júpiter. «Para el destino», tiene que ver con la diosa «Destino», eso es, el planeta Venus. Todo esto se refiere a las cartas de astrología que se originaron con Babilonia. Los Israelitas proporcionaban los sacrificios y libaciones a estos dioses paganos para asegurarse que lo que ellos creían les traería buena fortuna.) 12 Yo también os destinaré a la espada, y todos vosotros os arrodillaréis al degolladero: Por cuanto llamé, y no respondisteis; hablé, y no oísteis; sino que hicisteis lo malo delante de Mis ojos, y escogisteis lo que a Mí desagrada. (Como Israel miraba a la «fortuna», respondiendo a su «dios de la fortuna», es decir, el «chance», el Señor dice, «Yo también os destinaré a la espada». Con Israel que buscaba ayuda de los espíritus demoníacos, ellos estaban, en efecto, perdiendo la ayuda de Dios, y también en realidad haciendo de Dios su enemigo, Quien pelearía contra ellos. «Por cuanto llamé, y no respondisteis; hablé, y no oísteis», se refiere a Israel que tenía la oportunidad de escuchar o a los espíritus demoníacos, es decir, el «dios de la fortuna», o al «Dios del Cielo». Triste y lamentablemente, ellos escogieron escuchar al «dios de la fortuna», y rechazaron «responder» o «escuchar» al Dios del Cielo. Como resultado, «os arrodillaréis al degolladero».) 13 Por tanto así dijo el Señor Jehová: He aquí que Mis siervos comerán, y vosotros tendréis hambre; he aquí que Mis siervos beberán, y vosotros tendréis sed; he aquí que Mis siervos se alegrarán, y vosotros seréis avergonzados; (Esto significa: Habría, como siempre, un Remanente pequeño que no escogería el camino del mal, y como resultado, y en todos los lugares, sería sostenido con alimento espiritual y, «se regocijará y cantará de gozo de corazón». Al contrario, aquellos que pusieron sus esperanzas en el «dios del chance» en todas partes sentirían ansias por la «comida» y «bebida» que sólo satisface el alma, y en cambio serían oprimidos con preocupación y un sentido de vergüenza y, así, ¡sufren angustia de espíritu!) 14 He aquí que Mis siervos cantarán por gozo de corazón, y vosotros clamaréis por el


ISAÍAS 65:15

1246

dolor del corazón, y por el quebrantamiento de espíritu aullaréis. (Salomón dijo que todo eso era «vanidad y frustración de espíritu», que implica que aun si fuera una supuesta «buena fortuna», todavía resultaría en «naderías vacías». ¡Porque esto es lo que las palabras, «vanidad y frustración», en realidad significan!) 15 Y dejaréis vuestro nombre por maldición a Mis escogidos, y el Señor Dios te matará; y a Sus siervos llamará por otro nombre (debido a la rebelión de Israel contra Dios, su mismo nombre sería maldecido. Además, en lugar de protegerles, el Señor, debido a que ellos no Lo quisieron, les permitió ser matados por sus enemigos, que han sido muchos. «Y a Sus siervos llamará por otro nombre», se refiere a la Iglesia, que fue injertada debido al fracaso de Israel [Rom. 11:17]). 16 El que se bendiga en la Tierra, en el Dios de Verdad se bendecirá; y el que jure en la Tierra, por el Dios de Verdad jurará; porque las angustias primeras serán olvidadas, y serán cubiertas de Mis ojos. (O sea que si alguien está verdaderamente bendecido, será por «el Dios de Verdad». «Y el que jure en la Tierra por el Dios de Verdad jurará», se refiere a Dios, Quien guarda el Pacto y Promesa, al cual la formula más fuerte de consentimiento es la palabra «Amén» [Núm. 5:22; Deut. 27:15-26; I Rey. 1:36]. «Porque las angustias primeras serán olvidadas», habla de la Edad del Reino venidero, cuando toda la rebelión de Israel será «olvidada». «Y serán cubiertas de Mis ojos», se refiere a Israel ya lavada en la Sangre del Cordero, que significa que sus pecados ya no existen [Zac. 13:1].) 17 Porque he aquí que yo creo nuevos cielos y nueva Tierra: Y las cosas anteriores no serán recordadas, ni vendrán al pensamiento. (Esta Escritura, dada por el Espíritu Santo por medio de Isaías, se adelanta, aun más allá del Milenio venidero, a la época de los «nuevos cielos y nueva Tierra». «Y las cosas anteriores no serán recordadas, ni vendrán al pensamiento», significa que la Gloria de los nuevos cielos y Tierra será tal de que el absolver los anteriores no sólo no dará pena alguna, sino ni siquiera será recordado. ¡Nadie siquiera pensará en ellos!) 18 Pero alegraos vosotros y regocijaos hasta la eternidad en lo que voy a crear: Pues he aquí que voy a crear a Jerusalén, para que sea un regocijo, y su pueblo, un gozo. (Mientras el Espíritu Santo en el Versículo 17 habló de los «nuevos cielos y nueva Tierra», venideros, Él

ahora, por medio de Isaías, comienza con este Versículo y continúa hasta el fin del Capítulo, y declara la Gloria de la Edad del Reino venidero, cuando Cristo reinará Personal y supremamente desde Jerusalén. En realidad, esta es la razón por la cual «Jerusalén» será una ciudad de «regocijo, y su pueblo, un gozo».) 19 Y yo me regocijaré en Jerusalén, y me gozaré en Mi pueblo; y no se oirá más en ella voz de lloro ni voz de clamor. (De hecho, Jerusalén ha sido un lugar de «lloro y clamor». ¡Ella, como ninguna otra ciudad en el mundo, ha conocido la guerra, el quebrantamiento de corazón, la tristeza y el dolor! Satanás ha peleado en contra del señorío de Dios sobre esta ciudad desde el mismo comienzo. Pero con la venida del Señor, todo esto pasará. «El lloro» y «el clamor» no serán «oídos» más. Todo debido a Cristo, y solamente debido a Cristo y lo que Él ha hecho por la humanidad por medio de la Cruz.) 20 No habrá de allí en adelante un niño de pocos días, ni viejo que sus días no cumpla: Porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años, será maldito. (Durante el Milenio venidero, los Redimidos, con cuerpos glorificados, y aun aquellos que han entregado sus corazones a Cristo durante esa época, no experimentarán la muerte. Aun entre los no redimidos, la longevidad, posiblemente aun hasta centenares de años, será restaurada. «Y el pecador de cien años, será maldito» significa que cualquiera que vive durante esa época que no ha entregado su corazón y vida a Cristo antes de que tenga 100 años será «maldito», que significa que, lo más seguro, no será salvo».) 21 Y edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. (Esto prueba que la ordinaria vida natural y las condiciones de vivir sobre la Tierra continuarán en el Milenio. La idea de este Pasaje es que el trabajo y la labor producirán fruto y no será cortado por la muerte, la enfermedad, o el pecado, como en la actualidad. Los hombres, en ese entonces, podrán edificar, construir, labrar y disfrutar el fruto de sus labores.) 22 No edificarán, y otro morará; no plantarán, y otro comerá: Porque según los días de los árboles serán los días de Mi pueblo, y Mis escogidos disfrutarán las obras de sus manos. («Mis escogidos», habla de Israel, pero también de todos los que han aceptado a Cristo como su Salvador. «Disfrutarán las obras de sus


1247 manos», en realidad habla de la eternidad. El «disfrute» nunca cesará. «Porque según los días de los árboles serán los días de Mi pueblo», se refiere a la longevidad de ciertos tipos de árboles, que en realidad tienen miles de años. Como se alude en este Pasaje, la muerte continuará durante el Reinado de Cristo de 1000 años sobre la Tierra, pero solamente para aquellos que rehúsan aceptar a Cristo y cometan pecados dignos de muerte. Si tal es el caso, serán ejecutados, porque «de Sión saldrá la Ley y de Jerusalén la Palabra del Señor» [Isa. 2:3].) 23 No trabajarán en vano, ni parirán para maldición; porque son simiente de los benditos del Señor, y sus descendientes con ellos. (La frase, «son descendientes con ellos», nos dice que niños nacerán durante la Edad del Reino, y en realidad serán nacidos para siempre, aun en la «nueva Tierra». Esto no corresponderá a los Santos glorificados, sino más bien a los redimidos que no son glorificados, que significa que ellos no tenían parte en la Primera Resurrección, sino serán guardados vivos para siempre por medio del árbol de la vida [Apoc. 22:1-3]. Estos producirán prole.) 24 Y será que antes que clamen, responde­ ré Yo; aun estando ellos hablando, Yo habré oído. (Esta Escritura declara la Verdad de que Cristo será El Que resuelve todos los problemas, contesta todas las preguntas, suple todas las necesidades, y corregirá todos los males. ¡La respuesta no será demorada, estorbada ni negada!) 25 El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y a la serpiente el polvo será su comida. No afligirán, ni harán mal en todo Mi Santo Monte, dijo el Señor. (Rom. 8:19-22 está basado sobre el último Versículo de este Capítulo. La creación animal disfrutará de la benevolencia del gobierno del Mesías; pero la serpiente, es decir, Satanás, será forzado a «tener el polvo como su comida». Este es un asombroso idioma que expresa su impotencia y degradación perpetuas [el lenguaje es figurativo]. Sin embargo, la serpiente, aunque la maldición no será quitada, será inofensiva, y en lugar de alimentarse de bestias, aves y reptiles, estará satisfecha con los alimentos asignados en el grado primitivo. «Ni afligirán, ni harán mal en todo Mi Santo Monte, dijo el Señor», se repite palabra por palabra del versículo 11:9. En ambos casos, no debemos tomar el sujeto de la frase como limitado a solamente los animales. El significado es que no habrá violencia de ninguna clase, hecho o por

ISAÍAS 66:3

el hombre o por la bestia, en el período gozoso descrito.) Capítulo 66 (698 a.C.)

los justos respetados; los pecadores condenados

A

SÍ dice el Señor : El Cielo es Mi trono, y la Tierra el estrado de Mis pies: ¿Qué clase de casa edificaréis para Mí? ¿Y cuál será el lugar de Mi descanso? (Este Capítulo acoge y repasa todos los Capítulos anteriores con respecto a esta Profecía en particular. El Primer Advenimiento del Mesías y el juicio que le sigue son los temas de los primeros seis Versículos; Su Segundo Advenimiento y el juicio que le seguirá ocupará el resto del Capítulo. El Capítulo abre al contrastar el Templo de Herodes con el del Universo — el uno tan insignificante y el otro tan vasto.) 2 Porque en cuanto a todas estas cosas, Mi Mano las hizo, y así existen todas estas cosas, dice el Señor: Pero a este hombre miraré, a saber, al que es humilde y contrito de espíritu, y que tiembla a Mí Palabra. (El Gran Templo hecho por la Mano del Señor, es decir, los cielos y la Tierra, es contrastado en Versículo 2, y la declaración que el verdadero Templo de Dios es el corazón que tiembla a Su Palabra. El «hombre contrito» es alguien que tienen un espíritu quebrantado, humilde, y contrito. El Único en realidad Quien llena esta descripción es Cristo; por lo tanto, para que el Señor apropiadamente nos mire, uno debe estar apropiadamente en Cristo [Rom. 6:3-5].) 3 El que sacrifica buey, como si matase un hombre; el que sacrifica oveja, como si degollase un perro; el que ofrece en presente, como si ofreciese sangre de cerdo; el que ofrece incienso, como si bendijese a un ídolo. Y pues escogieron sus caminos, y su alma amó sus abominaciones. (Los Sacrificios que los Fariseos ofrecieron tan celosamente fueron declarados en este Versículo como abominables a Dios, así como si ofrecieran sacrificio humano, perros, o cerdos, y se dice que su culto es tan ofensivo como si fuera ofrecido a un ídolo. El hombre, enseñado por Satanás como ministro de justicia, en todas las épocas ha tenido éxito en corromper la revelación y ordenanzas Divinas. Esto es muy aparente en la Iglesia moderna, hasta que los cultos y ceremonias religiosas, son muy hermosos al criterio del hombre y tienen atracción para sus sentimientos religiosos, son


ISAÍAS 66:4

1248

declarados por Dios como abominable. ¿La razón? Simplemente porque el objeto de la fe es algo además que Cristo y la Cruz, lo cual Dios no tolerará [I Cor. 1:17-18, 23; 2:2].) 4 También Yo escogeré para ellos sus propios escarnios, y traeré sobre ellos lo que temieron; porque llamé, y nadie respondió; hablé, y no oyeron; antes hicieron lo malo delante de Mis ojos, y escogieron lo que a Mí desagrada. (El rechazo de Israel de Cristo en Su Primera Venida es marcado en este Versículo, y la persecución de Sus Discípulos predicho en el siguiente Versículo. El escogimiento y deleite de los Fariseos se contrasta con el escogimiento y deleite del Mesías.) tribulación futura de israel 5 Oíd Palabra del Señor, vosotros los que tembláis a Su Palabra: Vuestros hermanos los que os aborrecen, y os niegan por causa de Mi nombre, dijeron: Sea glorificado el Señor. Pero él aparecerá para vuestra alegría, y ellos serán avergonzados. («Oíd Palabra del Señor» es una amonestación a la Iglesia para que no escuche la Palabra del hombre. Las palabras, «vosotros los que tembláis a Su Palabra», se refiere a aquellos que son de un «espíritu humilde y contrito». Los orgullosos nunca «tiemblan a Su Palabra», sino más bien sustituyen sus propias palabras. «Vuestros hermanos los que os aborrecen, y os niegan por causa de Mi Nombre», se refiere a excomunión formal, o al menos rechazo a la comunión. Esto habla de la persecución por una Iglesia apóstata. «Sea glorificado el Señor», ¡es en realidad una declaración sarcástica de parte de estos falsos hermanos! Esto fue el reto sarcástico de los Fariseos. Significa: «Permita que el Señor manifieste Su Poder y favor suyo». Esto, en efecto, es lo que ellos dijeron a Cristo cuando Él colgaba de la Cruz. «Pero Él aparecerá para vuestra alegría, y ellos serán avergonzados», se refiere a que Dios, aunque Él tarde, por último vindicará su confianza en Él.) 6 Voz de alboroto de la ciudad, voz del templo, voz del Señor que da el pago a sus enemigos. (Después de reprender la hipocresía de los impíos, Dios se dirige a los justos, les promete que ellos serían bendecidos al final de cuentas, y declaró que Él dará el pago a sus enemigos a su debido tiempo.)

7 Antes que estuviese de parto, dio a luz; antes que le viniesen dolores dio a luz hijo. (Como el sexto Versículo habla de la Segunda Venida, este Versículo habla de los eventos que preceden inmediatamente esta ocasión de suma importancia. Los Versículos 7 al 17 no solamente hablan de la angustia de Israel, que acontecerá durante la Gran Tribulación, sino, también de su redención. «Ella dio a luz un hijo», se refiere a los 144.000 Judíos quienes serán salvos durante la primera mitad de la Gran Tribulación [Apoc. 7:4-8].) 8 ¿Quién oyó cosa semejante? ¿Quién vio tal cosa? ¿Dará a luz la Tierra en un día? ¿Nacerá toda una nación de una vez? Pues en cuanto Sión estuvo de parto, dio a luz sus hijos. (Es como si el Espíritu Santo, que anticipaba la incredulidad del Lector, dijera, «¿quién oyó jamás tal cosa?» La declaración, «pues en cuanto Sión estuvo de parto, dio a luz sus hijos», se refiere al terrible horror de la última mitad de la Gran Tribulación, y especialmente a la Batalla de Armagedón, cuando parecerá que Israel será totalmente aniquilado. En este juicio terrible, produciendo gran «angustia», Israel será traído de regreso a Dios. A estos dolores de parto de Israel se refieren aquí y en los siguientes [Dan. 12:1; Zac. 12:10-13:1; Mat. 24:8, 15-22: Apoc. 12:1-6, 14].) 9 ¿Yo que hago dar a luz, no estaré de parto? Dijo el Señor. ¿Yo que hago engendrar, seré detenido? Dice el Dios tuyo. (No importa como parezca, el Señor categóricamente está diciendo que Israel será traído de regreso, independientemente de cuán negativa su situación pueda ser. Para enfatizar la fuerza de Su declaración, el Señor emplea la analogía de una mujer encinta: «¿Yo que hago dar a luz, no estaré de parto?» En otras palabras, después del plazo de gestación de nueve meses ha terminado su curso, nada puede detener el nacimiento del niño. Además, ¡no nacerá muerto, sino un niño sano y vibrante! [Ese nacimiento del cual habla no tiene nada que ver con el «niño varón» del Séptimo Versículo, porque los dos son dos incidentes separados.]) una nueva edad de paz y prosperidad 10 Alegraos con Jerusalén, y gozaos con ella, todos los que la amáis: Llenaos con


1249 ella de gozo, todos los que os enlutáis por ella (el Espíritu Santo por medio de Isaías está contemplando, especialmente debido a la fuerza de Sus declaraciones, que el lector debe creer lo que se dice y, por lo tanto, «alegrarse con Jerusalén, y gozarse con ella»): 11 Para que maméis y os saciéis de los pe­ chos de sus consolaciones; para que orde­ néis, y os deleitéis con el resplandor de su gloria. (El Espíritu Santo ahora emplea otra analogía fuerte, y lo hace al usar la madre que ahora acaba de dar a luz un hijo, diciendo, «para que maméis y os saciéis de los pechos de sus consolaciones». ¡En otras palabras, debido a la restauración de Israel, la totalidad del mundo será bendecido, y abundantemente!) 12 Porque así dice el Señor: He aquí que yo extiendo sobre ella paz como un río, y la gloria de los Gentiles como un arroyo que sale de madre; y mamaréis, y sobre el lado de ella seréis traídos, y sobre las rodillas seréis acariciados. (La ampliación repentina y vasta de la nación de Israel, con su gloria, su riqueza espiritual, su consolación y su encabezamiento sobre las naciones, y todo debido a Cristo, son un cuadro en estos Versículos, y acompañarán el Segundo Advenimiento del Mesías. «Sobre el lado de ella seréis traídos», quiere decir que Jerusalén en esa época, y nos referimos a la Edad del Reino, será la que nutrirá el mundo. ¡Esto puede parecer extraño, pero será todo debido a Cristo!) 13 Como aquel a quien consuela su ma­ dre, así os consolaré Yo a vosotros, y en Je­ rusalén tomareis consuelo. («Como aquel a quien consuela su madre», continúa la analogía empleada por es Espíritu Santo con respecto al nacimiento [Versículo 9]. Ahora Israel está presentado como un hombre maduro. Las palabras, «así os consolaré Yo a vosotros», es el Señor Mismo, que consuela a este hombre, es decir, a Israel.) 14 Y veréis, y se alegrará vuestro corazón, y vuestros huesos reverdecerán como la hierba: Y la mano del Señor para con Sus siervos será conocida, y Él se indignará contra Sus enemigos. (Este Pasaje, «y vuestros huesos reverdecerán como la hierba», habla de que en las épocas pasadas los «huesos se habían consumido» de Israel [Sal. 31:10], y «envejecidos» [Sal. 32:3]. Ahora disfrutarán una época de refrigerio de parte del Señor. Tendrán nueva vida seguido por salud y desarrollo. Ezequiel declaró esto en el Capítulo 37.

ISAÍAS 66:19

«Y la mano del Señor será conocida», es decir una doble estocada. Habrá bendición hacia Israel y a todos los que sirven al Señor, e «indignación hacia Sus enemigos».) castigo de los impíos 15 Porque he aquí que el Señor vendrá con fuego, y Sus carros como torbellino, para tornar Su ira en furor, y Su reprensión en llama de fuego. (Estos Pasajes no son simbólicos, sino literales. Esta es la Segunda Venida, la cual Ezequiel describe en detalle [Ezeq. 38:18-23].) 16 Porque el Señor juzgará con fuego y con Su espada a toda carne: Y los muertos del Señor serán multiplicados. (La totalidad del ejército del Anticristo será matado, con la excepción de una sexta parte [Ezeq. 39:2]. Esto, por supuesto, continúa refiriéndose a la Segunda Venida.) 17 Los que se santifican y los que se purifican en los huertos, unos tras otros, los que comen carne de cerdo, y abominación, y ratón; juntamente serán destruidos, dice el Señor. (Este Versículo significa que toda la idolatría en Israel ahora terminará. Ese día abominable terminó para siempre.) el milenio: judíos y gentiles juntos glorifican a Dios 18 Porque yo entiendo sus obras y sus pen­ samientos: Tiempo vendrá para juntar todas las naciones y lenguas; y vendrán, y verán Mi gloria. (¡Los Versículos 18 al 21 muestran el más grande movimiento del Evangelismo que el mundo jamás ha conocido! Será durante esta época que centenares de millones, y aun billones, aceptarán a Cristo como su Salvador eterno. La Escritura dice, «vendrán, y verán». Lo que verán será la «Gloria de Dios morando en Cristo».) 19 Y pondré entre ellos señal, y enviaré de los escapados de ellos a las naciones, a Tarsis, a Pul y Lidia, donde disparan el arco, a Tubal y a Grecia, a las islas apartadas que no oyeron de Mí, ni vieron Mi Gloria; y publicarán Mi Gloria entre los Gentiles. («Y pondré entre ellos señal», en realidad corresponde a Cristo. ¡Él será la señal! «Y enviaré de los escapados de ellos a las naciones», son los dos tercios quienes serán matados durante la última mitad de la Gran Tribulación y la Batalla de Armagedón, quienes


ISAÍAS 66:20

1250

no quisieron ni desearon a Cristo. El tercio de Israel que queda [Zac. 13:8-9] luego serán enviados como misioneros a las naciones del mundo para proclamar la Gloria del Mesías. Ellos lo harán con tal éxito que la totalidad de las naciones serán convertidas aun en «un día» [Vs. 8]. Luego Israel por fin cumplirá su propósito previsto para servir como una luz al mundo.) 20 Y traerán a todos vuestros hermanos de entre todas las naciones, como ofrenda al Señor, en caballos, en carros, en literas, y en mulos, y en camellos, a Mi santo monte de Jerusalén, dice el Señor, al modo que traen los Hijos de Israel su ofrenda, en vaso limpio, a la casa del Señor. (La implicación de este Versículo es esto: El mundo Gentil, que incluye todas las naciones, al darse cuenta de la Gloria de Cristo y que las bendiciones residen en Su Pueblo, proveerán todos los medios necesarios para ayudar a Israel cumplir sus obligaciones al Señor. «Al modo que traen los Hijos de Israel su ofrenda, en vaso limpio, a la casa del Señor», se refiere a los Gentiles que tienen fuerte anhelo para que Israel se adhiera estrictamente a los Mandamientos del Señor. La razón está explicada en el siguiente Versículo.) 21 Y tomaré también de ellos para Sacer­ dotes y Levitas, dice el Señor. (La razón por la cual los Gentiles estarán tan ansiosos de ayudar a Israel es debido a que el intermediario entre Cristo y el mundo Gentil será, al menos en cierta manera, los «Sacerdotes», quienes vendrán de la Tribu de «Leví». Esto no significa que ellos servirán como mediadores entre Cristo y el hombre, sino que el canal y flujo de bendiciones que va a las naciones Gentiles corresponderá en cierto sentido al Orden Levítico, que, según Ezequiel, será restaurado. Además, se cree por algunos que posiblemente los Gentiles prosélitos serán permitidos servir como «Sacerdotes» al ser recibidos en la Tribu de «Leví», de este modo llegan a ser «Levitas».)

nuevos cielos y nueva tierra; los impíos en el infierno 22 Porque como los nuevos cielos y la nueva Tierra, que yo hago, permanecerán delante de Mí, dice el Señor, así permanecerán vuestra simiente y vuestro nombre. (En otras palabras, el orden que el Señor establecerá «permanecerá delante de Mí», significa que nunca será conquistado como en el pasado en el Huerto de Edén. Lo que Él va a hacer existirá y permanecerá para siempre.) 23 Y será que de mes en mes, y de sábado en sábado, vendrá toda carne a adorar delante de Mí, dice el Señor. (¡Este Pasaje simplemente refleja el pensamiento de que el culto al Señor seguirá de mes a mes, y para siempre! «Vendrá toda carne a adorar delante de Mí, dice el Señor», se refiere a la totalidad de la Tierra. En ese entonces ya no será un mero «Remanente», como había sido durante las edades, sino ahora «todos» «adorarán delante de Mí». ¡Este Pasaje garantiza la perpetuidad del Reino de Dios, con Satanás encadenado para siempre, sin ninguna posibilidad de rebelión jamás!) 24 Y saldrán, y verán los cadáveres de los hombres que se rebelaron contra Mí: Porque su gusano nunca morirá, ni su fuego se apagará; y serán abominables a toda carne. (La condenación eterna pronunciada en este Versículo está confirmada por el Mesías Mismo cuando Él dice, «su gusano nunca morirá, ni su fuego se apagará» [Mar. 9:48]. ¡Isaías comienza con una invitación solemne! Este Pasaje proclama el hecho, del cual Isaías anteriormente había mencionado, que habrá ciertas aperturas en la Tierra dentro de los cuales el hombre puede mirar y contemplar a aquellos quienes están en el Infierno Eterno. Para la mente natural, esto parece horripilante. Pero, ¡sin duda servirá como uno de los ejemplos más grandes de los horrores del pecado, que nunca debe acontecer otra vez!

Isaías  

El Libro del Profeta Isaías

Isaías  

El Libro del Profeta Isaías

Advertisement