Issuu on Google+


Equipo de Dirección Esperanza Montero y Manuel Sebastia

Activistas y colaboradores Meg Barker, biUK, Miguel Obradors, Tara Madison Avery, AJ Walkley, Lauren Michelle Kinsey, Pozy Calvillo, Victoria Rosa Sturley, Diario de Bisexualidad, Bisexual.org, Instituto Americano de Bisexualidad, Esperanza Montero, Manuel Sebastia

Diseño y edición Manuel Sebastia

INDICE 03 04 07 10 14 16 19 21 34 42 44 47 49 51 55

Nuestra razón de ser Entrevista a la Dra. Meg Barker Para ti, ¿Qué son las orientaciones sexuales? La historia de “BI the BI” Mi bisexualidad no existe Crónicas del BiCon 2013 Bifobia invisible Kinsey y las políticas de autenticidad bisexual Entrevista a Miguel Obradors BI fun ¿Cómo tener una cita con una persona bisexual? ¿Porqué la bisexualidad necesita celebrarse? 2.0 tu zona de Bloggs Listas Nota a la edición

2


BI 2.0. Nuestra razón de ser Esta revista ha sido un sueño y una idea un grupo de activistas BI independientes de crear un sitio en donde cualquier persona que tenga algo que decir pueda hacerlo, y que ese algo llegue a la nuestra gente. Un espacio cultural y social a disposición de todo el mundo. Una rotura con lo comercial, con lo superfluo, con los medios, con lo que “la gente espera”. La bisexualidad como una distopía social dentro de un mundo pluralista e igual. Este sueño no habría sido posible de no ser por aquellas personas activistas que han visto una buena idea y una oportunidad de transmitir conocimientos, sin afán económico ni egocéntrico, sino con humildad, de querer poner a disposición de todos un espacio más para reflexionar y de sano conocimiento. Debido a la diversidad y complejidad de nuestra sexualidad y al diferente tipo de personas que formamos está amplia comunidad, la revista no va a tener connotaciones de sexo, raza, etnia, género, política, religión, etiquetas, ni agrupaciones LGBT+, la revista está hecha por personas bisexuales. No vamos a tener artículos técnicos, no vamos a promover el segregacionismo, sino todo lo contrario, la unión de nuestra amplia diversidad y el trabajar al lado de las personas LGH, eso si, la revista va a tener una objetividad BI como conjunto de diversidad. No queremos que penséis que BI 2.0 está hecha sólo por gente con grandes conocimientos y con una gran experiencia en bisexualidad, también van a formar parte de ella esas personas anónimas de cuyos comentarios, preguntas o cualquier otra cosa que esté relacionada con nuestra sexualidad, serán la base de algunas de nuestras entrevistas y artículos. Dedicaremos la sección 2.0 a este asunto, una zona donde recogeremos parte de vuestros comentarios, preguntas y artículos que recibimos a través de las redes (email, facebook, twitter, blogspot, wordpress). Nuestra publicación no va a estar limitada de tamaño, la revista va a ser bimensual y esperamos que poco a poco vaya creciendo en cuanto a artículos y otras cosas. Desde aquí queremos dar nuestras mas sinceras gracias a las personas que han colaborado y dedicado parte de su tiempo a dar forma y a materializar esta revista, sin esas personas esto no habría sido posible. Un saludo Esperanza y Manuel

3


ENTREVISTA CON LA DOCTORA MEG BARKER

La Doctora Meg Barker es catedrática de psicología en la universidad en línea del Reino Unido, la Open University, además de ser una terapeuta especializada en el sexo y las relaciones. Meg fundó el grupo Biuk que trabaja en el diálogo entre la investigación y el activismo. Este grupo organizó la primera conferencia BiReCon en 2008, creó la primera conferencia académica internacional sobre la bisexualidad en Londres en 2010, y llevando a cabo los eventos de BiReCon cada dos años desde entonces. Meg también contribuyó a la primera BiReCon de EE.UU. en 2013. Biuk elaboró las directrices para la gente que escribe e investiga acerca de la bisexualidad, que fueron publicados en el Diario de Bisexualidad. Meg dirigió la edición y escribió el Informe bisexualidad, que resume la investigación internacional y del Reino Unido acerca de la bisexualidad y saca recomendaciones para la política y la práctica que actualmente informa para la estrategia de gobierno del Reino Unido con respecto a personas LGB & T. Aparte de su trabajo en la bisexualidad, Meg investiga BDSM y experiencias poliamorosas y ha escrito libros y artículos sobre estos temas, así como de terapia sexual y de consejos sexuales. El libro de Meg, “reescribiendo las reglas”, se basa en la investigación y sugiere formas en que todos podemos reflexionar provechosamente sobre nuestras normas de sexo, amor y relaciones. Este año ha Meg (con Christina Richards) va a editar libros que van a tener una conciencia plena y reflexiva sobre la diversidad de género y sexualidad, para los terapeutas y otros profesionales de la salud.

¿De dónde nace el Bisexuality Report? La idea surgió de una activista bisexual Reino Unido, Jen Yockney. Ella señaló que todas nosotras a menudo somos contactadas por la gente para informarles sobre problemas con sus representaciones de las personas bisexuales o para solicitar servicios bisexuales. Un exhaustivo informe significaría que no tendríamos que seguir escribiendo lo mismo, buscando la investigación, y así sucesivamente. Todas podríamos simplemente dirigir a las personas hacia el informe cada vez que necesitábamos esta información. Un grupo de investigadores de la bisexualidad - llamado Biuk - pasó seis meses o así recopilar toda la evidencia en torno a la bisexualidad que se podía encontrar (a nivel internacional y en el Reino Unido) para producir un informe que se ocupa de todas las cuestiones importantes (bifobia, la invisibilidad bi, la salud, la delincuencia, la educación, los medios de comunicación, etc). El informe de la invisibilidad bisexualidad de San Francisco fue una gran inspiración para nosotras. ¿Qué dificultades se afrontaron para poder llevarlo a cabo? No teníamos ninguna financiación por lo que fue hecho en nuestro propio tiempo. Sin embargo, mi universidad - en particular - fue un apoyo increíble. Ella financió el diseño y la publicación del informe, e hicieron un evento de lanzamiento para que nosotras pudiéramos correr la voz. También hubieron dificultades que fueron imposible de cubrir todo en un informe, y que no teníamos personas expertas en todas las áreas involucradas. Algunas personas de la comunidad bisexual Reino Unido han comentado que la sección sobre las intersecciones (con la raza, la clase, la edad, el género, etc) es muy breve y no tan completa o matizada como tenía que ser. Estamos invitando a la gente con experiencia en cada una de estas áreas para ayudar a escribir las secciones más detalladas sobre estos aspectos para la próxima edición del informe. Lo más importante que informe nos ha dado, es una mayor relevancia en el Reino Unido y en el mundo LGB y T. Ahora nos encontramos con la Oficina de Igualdad del Gobierno para hablar con regularidad sobre cuestiones bisexuales, y estamos en el grupo del Departamento de Salud LGB y T. Yo

4


recomiendo que la gente en otros países que hagan dichos informes (y que son bienvenidos a utilizar el nuestro como una plantilla), porque es una gran manera de ser tomado en serio y tener más de una voz. ¿Cuáles son las conclusiones más sorprendentes del informe? La principal conclusión que probablemente no es una sorpresa para las personas activistas bisexuales - aunque otras personas se sorprenden por lo mismo. Las personas bisexuales tienen peor salud mental que las personas heterosexuales, lesbianas o gays. Esto está probablemente relacionado con la invisibilidad de la bisexualidad y la asunción de dos sexos, y dos sexualidades, que es el sistema en la mayor parte de la sociedad. ¿Qué es la bisexualidad, en términos identitarios? Estamos de acuerdo con el excelente nuevo libro de Shiri Eisner (Bi: Apuntes para una Revolución Bisexual), lo que sugiere, que la bisexualidad es un paraguas que abarca muchas identidades y experiencias diferentes. En el informe se mencionó lo siguiente, aunque hay más: ● Las personas que se ven atraídas por «hombres y mujeres». ● Las personas que son en su mayoría atraídas por un género, pero reconocen que esto no es exclusivo. ● Las personas que experimentan su identidad sexual como fluida y cambiante en el tiempo. ● Las personas que ven su atracción como "sin distinción de género” (otros aspectos son más importantes en la determinación de por quién se sienten atraídos). ● Las personas que se disputan la idea de que sólo hay dos sexos y que las personas se sienten atraídas por uno, el otro, o ambos. ¿En qué se diferencia la homofobia de la bifobia? Bifobia es la actitud y el comportamiento negativo en contra de la gente específicamente porque son bisexuales. Esto incluye - por un lado - sobreseimiento de la bisexualidad ('es una fase', 'tener que decidirse', 'no existe', etc) y - por otra parte – las sugerencias que hay una cosa que se llama la bisexualidad que es mala de alguna manera (por ejemplo, personas bisexuales se ven como codiciosas, indignas de confianza, manipuladoras, esparcidoras de enfermedades, etc). De nuevo, como Shiri Eisner señala, el monosexismo puede ser un término mejor que la bifobia porque - como el heterosexismo en lugar de la homofobia - capta que estos problemas son estructurales y sociales en lugar de ser un asunto de personas individuales que tienen creencias prejuiciosas. Vivimos en un mundo que no reconoce la capacidad de ser atraído por más de un género. ¿Qué diferencias se encuentran entre la situación de investigación sobre bisexualidad entre USA y Europa? Los EE.UU. tienen un fuerte enfoque en métodos cuantitativos y tienden a financiar cosas como estudios del cerebro de las personas bisexuales o cuestionarios de investigación. Si bien es muy útil disponer de estadísticas, por ejemplo, sobre las actitudes hacia las personas bisexuales o los tipos de problemas de salud, en el Reino Unido (y partes del activismo bi EE.UU. también) estamos preocupados en el énfasis de la financiación de los estudios del cerebro para "demostrar que existimos“. La investigación europea a menudo tiene más enfoque en el uso de los métodos cualitativos para llegar a una rica experiencia de la vida de las personas bisexuales. Por ejemplo, Helen Bowes-Catton está estudiando cómo las personas bisexuales experimentan ellas mismos en espacios bisexuales, en comparación con su vida cotidiana. También es vital mirar más allá de los EE.UU. y Europa. Algunos de los trabajos más importantes e interesantes de la bisexualidad están ocurriendo en Israel / Palestina ocupada (por ejemplo, Shiri Eisner), Australia (por ejemplo Maria Pallotta-Chiarolli) y Canadá (por ejemplo, Maria Gurevich y sus

5


estudiantes). También, como el próximo libro de Surya Monro demostrará, podemos aprender mucho de las personas bisexuales - y relacionados - activismo que está sucediendo en la mayoría de las culturas del mundo (por ejemplo, lugares como el sur de Asia y América del Sur y Centroamérica), en particular las conexiones que se están trazando allí entre bifobia y otras formas de marginación y opresión. ¿Cuál es la manera óptima para que un colectivo LGTB pueda incluir realmente a las personas bisexuales? En el informe de bisexualidad sugerimos lo siguiente: ● Asegúrarse de que los grupos que hablan de las personas bisexualesasí como de las personas gays y lesbianas incluyen la 'B' en su nombre (si se incluye la LG) y la declaración de principios. ● Separar los temas bisexuales de los que afectan a hombres y mujeres homosexuales. ● Usar la palabra bifobia, así como la homofobia y la transfobia. ● Incluir temas bisexuales en toda la formación. ● Cuando sea posible, reconocer abiertamente la historia y el impacto de la marginación de las personas bisexuales en los espacios y grupos de gays y lesbianas. ● Incluir los aspectos positivos de la experiencia bisexual, con un enfoque en lo que las personas bisexuales tienen para ofrecer, en lugar de problematizarlas como grupo. ¿Considera que el movimiento bisexual debería englobarse dentro de asociaciones LGTB o como un movimiento independiente? Las dos cosas! Como mostramos en el informe de la bisexualidad, hay aspectos de ser bisexual que presentan problemas específicos que requieren ser abordados por separado. Sin embargo, hay mucho en común en la experiencia de ser LGB y T en un mundo hetero,y es útil para crear conexiones y trabajar juntos para hacer frente a estos (así como con otros grupos, como las personas asexuales, las personas con género no binario, y las personas que van por una dirección diferente - pero relacionados - opresiones como el racismo, el sexismo, el clasismo, el cisgenderismo, la discriminación por edad y el ablacionismo). Desde un punto de vista psicológico, ¿qué dificultades específicas tienen las personas bisexuales comparadas con las que tienen gays y lesbianas? ¿y si comparamos a las personas bisexuales con las heterosexuales? Como he dicho anteriormente, creo que si se compara la bisexualidad a la monosexualidad de uno u otro tipo, los temas clave son la invisibilidad y el lugar que ocupan en la salud mental y el bienestar, en relación con la forma en que eres tratada por otras personas y cómo te ves a ti mismo en una sociedad que no te ve, o se refiere a ti con recelo. Sin embargo, por supuesto, las personas heterosexuales, gays y lesbianas no están a un nivel en términos de su propia experiencia, porque los gays y las lesbianas siguen enfrentándose a la homofobia y la lesbofobia en el día a día (como lo hacen muchas personas bisexuales). ¿Qué le diría a una persona bisexual que nunca haya hablado con nadie sobre su bisexualidad que pueda estar leyendo esta entrevista? No estás sola, y expresando tu bisexualidad estás haciendo algo increíble para abrir el mundo a otra gente como tú y para desafiar algunas de las ideas problemáticas acerca de la sexualidad y el género que perjudican a todo el mundo. Gracias. Gracias! Por Esperanza Montero

6


Para ti, ¿qué son las orientaciones sexuales? De manera introductoria, el filósofo Maurice Merleau Ponty decía que hablar de la sexualidad humana es hablar de la esencia misma del ser humano. Por ello mismo, puedes darte cuenta que tu sexualidad, y la de todos se construye a través de la interacción entre las personas y las estructuras sociales y que el desarrollo pleno de la sexualidad es esencial para el bienestar individual, interpersonal y social teniendo como fin una relación armoniosa con nuestra comunidad así como con los demás. El filósofo griego Aristóteles decía que el ser humano es un ser sociable, con base a esto se podría decir que necesitamos de otros para nuestro bienestar afectivo, psicológico y emocional. Los seres humanos somos capaces de manifestar cariño y amor hacia las demás personas, y aunque probablemente sea algo innato, esto refleja lo importante que es el sentirnos queridos y deseados por aquellas personas con las cuales forjamos un vínculo emocional y sentimental, que nos lleva a la búsqueda de la pareja con el fin de establecer una relación afectiva-emocional. A partir de esta selección, las personas bisexuales en la búsqueda de la pareja podemos discernir en cuál persona se depositaría este amor según nuestras características afectivas-románticas, por lo que es importante conocer las diversas formas en las cuales se expresa la orientación del deseo romántico, llegando así a la diversidad sexual en el plano afectivo-romántico. Desde el punto de vista psicológico, la orientación sexual se refiere a un patrón del deseo de carácter emocional, romántico y/o sexual dirigido hacia hombres, mujeres, ambos, ninguno y a personas que van más allá de la dicotomía del género-sexo. Así también la orientación sexual se refiere al sentido de identidad de una persona basado en el deseo, comportamientos relacionados y afiliación dentro de una comunidad donde se comparte estas atracciones con otros semejantes, es decir, la orientación sexual es el modo en que la persona se entiende así mismo como un ser que se relaciona sexual y/o románticamente, además la orientación sexual de cada individuo es una combinación única de atracciones, comportamientos y, fantasías de carácter sexual y romántica. Estas orientaciones sexuales se agrupan en 3 grupos principalmente, según las investigaciones científicas, estas pueden ser: 

Homosexual (gay/lesbiana), definido como la atracción emocional, romántica o sexual hacia personas del mismo sexo. Bisexual, definido como la atracción emocional, romántica o sexual hacia cualquier sexo o género (de forma paralela o no). Heterosexual, definido como la atracción emocional, romántica o sexual hacia personas del sexo contrario.

 

De manera importante, cabe mencionar que, la heterosexualidad y la homosexualidad se pueden categorizar como atracciones “monosexuales”, este término se refiere a la atracción hacia miembros de un sexo (dependiendo del caso).  

7


Las investigaciones realizadas durante varias décadas han demostrado que la orientación sexual se extiende a lo largo de un continuo, de la atracción exclusiva al otro sexo a la atracción exclusiva del mismo sexo o viceversa. Esto quiere decir que por ejemplo, supongamos a una persona heterosexual experimenta sexual y eróticamente con alguien de su mismo género y le gustó, entonces esta persona (dependiendo de sus actitudes sexuales) va a seguir (o no) teniendo encuentros sexuales con personas del mimo género sin dejar de seguir teniendo encuentros sexuales con personas del género opuesto (y es aquí donde la persona estaría teniendo una vivencia bisexual, puesto que ha tenido varios encuentros con ambos géneros en donde va más allá de lo plenamente sexual, entonces ya estaríamos hablando de algo en relación con lo emocional y afectivo, la capacidad de sentir cariño hacia otra persona). Y como cada persona es un mundo, con su particular forma de pensar, y su forma tan individual de vivir la sexualidad, supongamos que esta persona se dejará llevar por sus emociones y preferencias sexuales pudiendo llegar a una orientación exclusivamente homosexual o seguir permaneciendo dentro de la orientación bisexual (y recordamos que la bisexualidad, como decía Kinsey, no solo es 50-50, ¡claro que no! hay muchos matices dentro de la bisexualidad y todos son dignos de vivirlas). A este rango de comportamientos y atracciones han sido descritos en varias culturas y países alrededor del mundo. Muchas culturas usan estas categorías de identidad sexual para describir a personas que expresan estas atracciones, sin embargo, desde la perspectiva psicológica y sexológica, las orientaciones sexuales (o la orientación del deseo sexual para ser más específico) pueden ser dinámicas a lo largo del tiempo y se recomienda que no se atribuyan estas categorías de forma impositiva, puesto que la sexualidad de cualquier persona está hecha para enriquecerla de forma satisfactoria sin ser criticada, discriminada, estigmatizada o estereotipada. Igualmente es importante saber que la orientación sexual también puede dar un significado sociopolítico, en donde las personas dan sentido a sus propias experiencias sexuales/románticas y colocarlas en un contexto social, cultural, político e inclusive histórico. Esta exploración de la orientación sexual generalmente empieza durante la adolescencia y continúa a través de la vida de una persona, aunque también la orientación sexual puede surgir sin ninguna experiencia sexual previa, de esta manera las personas pueden practicar el celibato y aun así saber su orientación sexual. En conclusión puedo decir que cuando se habla de orientaciones sexuales, es importante fomentar en nuestra comunidad una clara y sana sexualidad ya que es un factor psicológico muy importante que conlleva a una buena autoestima y a un pleno desarrollo emocional y social, por lo que no importa que orientación sexual tengamos, lo importante es vivir un estilo de vida conforme a nuestra forma de pensar sobre nuestra propia sexualidad siempre y cuando sea enriquecedora y positiva, dejando a un lado la estigmatización, tabúes, ignorancia, etiquetas y estereotipos dentro de un ambiente de respeto, tolerancia e inclusión hacia la diversidad de las orientaciones sexuales. Con todo esto dicho, no me queda más que decirles que… no importa que orientación tengas, mientras que te orienten a la felicidad (y a la cama) está bien. Gracias por su tiempo amables lectores y lectoras, les envío un abrazo sexológico para todos y todas, y felices orgasmos.

Por Cristóbal “Pozy” Calvillo Licenciado en Psicología y sexología

8


HAY TANTAS ETIQUETAS DE BISEXUALIDAD QUE NO CABEN BAJO UN PARAGUAS, POR ESO AQUÍ TIENES EL

9


La historia de Bi the Bi: Dos Escritoras Bi sobre Grandes Problemas Bi por Lauren Michelle Kinsey y A.J. Walkley En Diciembre de 2012, la bloguera de el Huffington Post Lauren Michelle Kinsey inició la creación de una serie de artículos con la autora y bloguera del Huffington Post A.J. Walkley. Llamaron a la serie, “Bi the Bi: Dos Escritoras Bi sobre Grandes Problemas Bi.” Lauren Michelle Kinsey Nacida y criada en Minneapolis, la mujer de 40 años Lauren Michelle Kinsey empezó escritura creativa a una temprana edad. Su madre era escritora, por lo que ella creció leyendo clásicos, recitando a Emily Dickinson, y participando en actividades como concursos de poesía y conferencias de verano de jóvenes dramaturgos. Desde que usa su destreza con el idioma inglés, ha abogado por causas que a ella le importan y hacerse un nombre para ella misma como bloguera. Actualmente se está usando las habilidades que adquirió de los blogs para ayudar a propietarios de pequeñas empresas en Columbus, Ohio, mejorando su presencia en línea. Ella enseña a sus clientes como mejorar sus habilidades en los medios sociales y como construir y mantener una página web simple. También fotografía clientes para que tengan imágenes y las usen para promocionar su trabajo y atraer mas clientes. A.J. Walkley Nacida y criada en Connecticut, la mujer de 28 años A.J. Walkley ha sido escritora por casi 20 años de su vida. Una novelista y activista, Walkley pasó tiempo como voluntaria de salud en Malawi, África, con el Cuerpo de Paz de Estado Unidos después de ganarse su Licenciatura en Literatura en 2007. Actualmente ella escribe y bloguea para The Huffington Post fuera de Phoenix, AZ. Walkley tras novelas con su nombre: Vuto (2013), Queer Greer (2012) y Choice (2009). Lauren contactó a A.J. porque pensó que podrían formar un buen equipo de escritoras. Las dos ya habían escrito sobre bisexualidad para The Huffington Post’s en la sección de voces gays.

10


Las dos eran monógamas, por lo que luchaban contra el estereotipo de que personas las bisexuales son inherentemente promiscuas o no monógamas. Lauren también pensó que sería interesante para las personas que A.J. estaba en una relación con un hombre, mientras que ella estaba en una relación con una mujer. Hay dos estereotipos contradictorios sobre mujeres bisexuales: uno de los estereotipos que mantiene cierto número de personas es que todas las mujeres bisexuales son lesbianas en secreto y que no se atreven a admitirlo; otro estereotipo que mantiene diferente número de personas, es que todas las mujeres bisexuales son heterosexuales que simplemente están haciendo escarceando. Lauren pensó que si ella y A.J. trabajaban en una serie de artículos juntas y la gente pudiese ver que ellas estaban en una larga y seria relación duradera con personas de diferente género, podría ayudar a personas a entender que las personas bisexuales pueden de hecho enamorarse con personas de cualquier género. Además, A.J. pensó que era importante especificar que sus parejas son cisgénero, como manera de reconocer que hay personas que no son cisgénero y el uso de un lenguaje completamente inclusivo. Por todos esos factores listados arriba, los parágrafos de introducción en todos los artículos de sus blogs, explican el género de ellas y el de sus parejas, también el hecho de que las dos tienen una relación de pareja monógama.

Hasta el día de hoy, “Bi the Bi” ha respondido a las siguientes preguntas: 1. ¿Deberían las personas bisexuales en Estados Unidos que están en relaciones con personas del sexo opuesto abstenerse de casarse hasta que todas las personas tengan el derecho de casarse con la persona que aman? 2. ¿Son las personas bisexuales en el armario la razón principal para la invisibilidad bisexual? 3. ¿Implica la “bi en la palabra “bisexual que solo hay dos géneros? 4. ¿Es la bisexualidad sobre sentirse una persona atraída a más de los aspectos significativos de una persona que del género que son? 5. ¿Porqué cualquiera no querría identificarse como persona bisexual? 6. ¿Por qué cualquiera querría identificarse como persona bisexual?

11


7. ¿Porqué revelar tu bisexualidad cuando puede hacer daño a tu pareja? 8. ¿Es la bisexualidad una elección? 9. ¿Como salir del armario a tu familia? La serie de artículos ha recibido elogios muy positivos de personas de la comunidad bisexual, incluyendo la actriz Evan Rachel Wood quien twiteó sobre el artículo de “Bi the Bi” ¿Es la bisexualidad una elección? (Abril 2013). El activista y escritor gay Dan Savage también citó ¿Son las personas bisexuales en el armario la razón principal para la invisibilidad bisexual? En su último libro, American Savage (Mayo 2013); y el equipo fuimos entrevistadas por el columnista del New York Times, Steven Petrow en su columna de Comportamiento civil, sobre “¿Cuál es la manera mas correcta de salir del armario como bisexual en el trabajo?” (Mayo 2013). Elogios que llegaron de lectores/as. Algunos de sus comentarios: "Vuestros artículos del blog sobre bisexualidad son un gran alivio para mi. Las dos me hacéis sentirme “normal” y mucho más comprendida. Realmente validada." - Ann "Admiro y aprecio completamente lo que estáis haciendo con vuestra columna." - Ashes "Me encanta la manera de hablar y el formato." - Laura "He disfrutado leyendo tus artículos y los de Lauren en el Huffington Post – es tan genial que se hable sobre la bisexualidad...las dos estáis haciendo un buen trabajo. Puede ser que incluso me de la fuerza para salir del armario en poco tiempo!" - Mark Actualmente la serie está en una pausa indefinida. Puede o no puede reanudarse en una fecha futura. Si A.J. o Lauren decide hacer un blog con un co-autor diferente acerca de la bisexualidad, lo harán bajo un título completamente diferente. Si Bi the Bi vuelve, será A.J. y Lauren blogueando juntas de nuevo. Desde que el último “Bi the Bi” fue publicado en Mayo 2013, A.J. Walkley ha publicado cuatro artículos sobre bisexualidad en el Huffington Post. Son “Una llamada para la Visibilidad Bi en el Orgullo”, “Prepárate para BECAUSE 2013“,"Luchando contra la política antiquada de la FDA sobre donación de sangre" y "Uniones Civiles en Tucson" Si tienes alguna pregunta para A.J. o algún tema que te gustaría que ella lo dirigiese en alguno de sus artículos, puedes contactarla en walkleyaj@gmail.com, a través de Twitter @AJWalkley o en Facebook AJWalkley. Si quieres seguir el blog de Lauren Michelle Kinsey’s, puedes encontrarlo en http://www.kinseychronicles.com. También la puedes seguir en Twitter @OHLMK o en Facebook OHLMK

12


INVISIBILIDAD

LO QUE VEN Gay

Lesbiana

Mujer het.

Hombre het

1

Heterosexual

Heterosexual

Heterosexual

Heterosexual

2

Gay

Gay

Gay

Gay

3

Lesbiana

Lesbiana

Lesbiana

Lesbiana

4

Equivocado

Equivocado

Mujer guarra, sexo vicioso

Mujer guarra o con suerte

5

Equivocado

Equivocado

Un sue単o, mujer guarra

6

3 lesbianas

3 lesbianas

3 lesbianas

Un sue単o, hombre afortunado 3 lesbianas

7

3 gays

3 gays

3 gays

3 gays

13


MI BISEXUALIDAD NO EXISTE Estos días en los medios de comunicación se ha hablado extensamente del acceso a la reproducción asistida para las mujeres lesbianas y mujeres solteras. Permitidme que me presente, me llamo Esperanza, tengo 35 años y soy bisexual. Tengo una relación con una mujer y espero poder ser madre antes de que finalice mi período fértil. Pero para los medios de comunicación no existe mi reproducción asistida, como tampoco lo existe para algunas asociaciones civiles, como no lo existe para la mayoría de los partidos políticos. Como mi reproducción asistida no existe, tampoco existe mi 8 de marzo si hablan de lesbianas o mujeres heterosexuales, ni mi matrimonio existe cuando lo llaman homosexual. No existen mis relaciones sexuales cuando me obligan a etiquetarme como lesbiana para tenerlas. Tampoco existen mis referentes, que para la sociedad son personas heterosexuales que decidieron ser lesbianas y que a veces deciden ser heterosexuales. Indecisas, inmaduras. Sí existen los prejuicios hacia el tipo de relaciones que puedo establecer, mi conducta sexual, mi deseo sexual, mi capacidad de amar y mi madurez afectivo/sexual. Cuando camino por la calle con una mujer de la mano me confunden con una lesbiana, cuando camino por la calle con un hombre de la mano me confunden con una heterosexual. Para poder narrar quién soy necesito un cartel indicativo, una nota a pie de página con mis emociones o mi vida sexual. Y siempre habrá alguien que diga que miento, que estoy confundida o que hago uso de un supuesto privilegio para ser una ciudadana VIP en el mundo en que vivimos. Cuando doy una rueda de prensa como activista me preguntan por los derechos de las lesbianas, cuando salgo del armario en el trabajo, asumen que mi pareja es una mujer o realizan una invitación sexual. Cuando asisto a reuniones y charlas, invierto parte de mi tiempo en recordarle al mundo que me rodea mi existencia. Porque las personas me hacen parecer que no existo. Socialmente no existo o soy cuestionada. En los años que llevo siendo abiertamente bisexual he convivido con muchas personas bisexuales que han pasado por este mismo proceso de cuestionamiento e inexistencia interminable. Es agotador. La visibilización también conlleva sus frutos hermosos, como ver a una nueva generación de personas bisexuales visibles y orgullosas que van acompañadas de un coro de voces cada vez mayor en más ámbitos, con más argumentos, con más

14


fuerza. Me encanta ver crecer a aquellas personas con las que un día me tomé un café porque no sabían quiénes eran y pensaban que debían elegir entre ser homosexuales o heterosexuales, como si el deseo o las emociones pudieran circunscribirse a una norma social. Como ver que cada vez somos más personas bisexuales orgullosas y visibles. También ha habido un momento en el que a fuerza de repetir una y otra vez se comenzó a hablar de matrimonio igualitario y no de matrimonio homosexual. En que una parte de la población comenzó a hablar de las personas bisexuales. En que se dejó de identificar las relaciones entre mujeres con lesbianas y se añadió a las mujeres bisexuales. Un momento en el que las personas homosexuales y heterosexuales comenzaron a escucharnos y a identificar nuestros problemas para luchar con nosotras para erradicarlos. Cada vez somos más altavoces de nuestro mensaje. Hola, soy Esperanza y existo. Como mi bisexualidad. Existimos. Y cada vez somos más personas que te lo recuerden cuando tu bifobia interiorizada te haga olvidar que existimos.

Manual de inclusión real de las personas bisexuales en el discurso LGTB 1. No todas las parejas formadas por mujeres están formadas por lesbianas, no todas las parejas formadas por hombres están formadas por gays. No des por hecho que al hablar de gays y lesbianas estás incluyendo a todo el mundo. 2. Las personas bisexuales también podemos formar familias, las mujeres bisexuales podemos necesitar reproducción asistida cuando tenemos una relación con una persona de nuestro mismo sexo. Por tanto los derechos asociados con reproducción asistida son una cuestión de lesbianas y también de mujeres bisexuales. 3. El matrimonio no es homosexual, no tiene orientación. Las personas que se casan pueden ser homosexuales, heterosexuales o bisexuales. Hablemos mejor de matrimonio entre personas del mismo sexo, matrimonio igualitario o, simplemente, matrimonio. 4. La homofobia no incluye a la bifobia. Las personas bisexuales podemos sentir homofobia cuando tenemos relaciones con personas de nuestro mismo sexo y somos percibidas como homosexuales, pero la bifobia es la discriminación específica por ser bisexuales. Hay personas homosexuales que son bífobas. 5. Las personas bisexuales somos exactamente igual que el resto de las personas. Podemos ser promiscuas, infieles, poliamorosas... O no. 6. Si quieres ser una persona inclusiva, haznos visibles. Lo que no se nombra, no existe. No somos una parte de la homosexualidad, somos bisexuales.

por Esperanza Montero Esperanza Montero es activista bisexual y ha trabajado desde diferentes asociaciones. Comenzó en el año 97 en RQTR. En el año 2009 creó el grupo bisexual de COGAM, asociación que actualmente preside. Ha sido vicecoordinadora del Área de Bisexualidad de FELGTB y es ponente habitual en talleres, charlas, jornadas y encuentros sobre bisexualidad, bifobia e inclusión real de las personas bisexuales en el ámbito LGTB.

15


Crónicas de BiCon 2013 ¿Qué sabes acerca de BiCon? En España, Latinoamérica y buena parte de Europa, BiCon, que es llamado “the highlight of the bisexual year” en Reino Unido (el momento álgido del año bisexual), es todavía un gran desconocido. Básicamente, BiCon es una convención de personas bisexuales y es el punto central de la comunidad y el activismo bisexual en Reino Unido. Cuenta ya con más de 30 ediciones (de hecho, es más vieja que quien escribe). A lo largo de esos años, se ha expandido a nuevos tipos de conferencia. Empezó siendo una convención no residencial de un sólo día y se ha expandido hasta los 4 días actuales. Cada dos años actualmente se celebra BiReCon, una conferencia académica sobre bisexualidad que precede al BiCon formal. En ella se reunen investigadoras1 sobre bisexualidad, presentan sus investigaciones y debaten sobre el estado de la cuestión y la dirección futura que debe tomar la investigación en el área de la bisexualidad. Pero eso no es todo. Además, cada pocos años se celebra la reunión internacionales de bisexuales, International Conference on Bisexuality o International BiCon. Estos años son bastante especiales, pues vemos a personas de muchas nacionalidades diferentes. La última edición fue en 2010 en Londres, y ahí conocí a activistas bisexuales de Reino Unido, Irlanda, India, Finlandia, Holanda, Alemania, España, Portugal... y posiblemente se me escapen muchos más. Estas ocasiones permiten crear lazos para el activismo, compartir experiencias y estrategias que han funcionado y otras que no han funcionado. Además, permite a todas aquellas personas que se encuentran en el seno de organizaciones LGTB sentirse apoyadas y menos solas en reivindicar la especificidad bisexual y la necesidad de políticas orientadas específicamente a las personas bisexuales. ¿Qué pasa en BiCon? Vale, dirás, nos has contado sobre diferentes convenciones en el entorno de BiCon, pero no acerca de lo que pasa en BiCon en sí. Esa es una gran pregunta que hace mucha gente antes de ir a su primer BiCon. Algunas de las cosas que pasan en BiCon suelen ser:  Talleres. Los talleres están organizados por las participantes y son de las temáticas más variadas. Algunos son charlas, con un panel, otros son talleres participativos y algunos son simples grupos donde la gente habla, debate y comparte experiencias. Las temáticas más recurrentes suelen ser activismo, sexualidad, poliamor, BDSM, tejer y artes manuales (muy populares entre la población queer en UK), pero también cosas de lo más variopintas, como “naked lunch” -gente que se reune en un espacio cerrado para comer al estilo naturista-. Puedes pensar, ¿qué tiene todo esto que ver con la bisexualidad? La respuesta es “Todo y nada”. Si bien hay algunas sesiones sobre bisexualidad y activismo, la convención se centra más en tratar temas de interés para las persona bisexuales y todo se trata desde una perspectiva bisexual. 

Fiestas. Hay mucha gente que va a BiCon por sus fiestas. Ciertamente son 1 En este artículo utilizaré el universal femenino, con intención de incluir a mujeres, personas de otros géneros y ninguno y hombres.

16


legendarias. El sábado hay una fiesta de “gala”, lo cual significa que la gente se viste como quiere, sean sus mejores galas góticas, travestis, geek, o simplemente vaqueros y una camiseta.  Conocer a gente nueva. En la comunidad bisexual de Reino Unido es muy común conocer a gente a través de BiCon e incluso que hayas hecho tus mejores amigas a través de BiCon. Hay grupos de amigas que llevan más de 15 años yendo juntas a BiCon. Yo conocí a una de mis parejas ahí, lo cual tampoco se sale de lo común.

Diversidad e inclusión en BiCon Pero diría que quizás el aspecto más destacable de BiCon no es tanto el activismo, las fiestas o la libertad sexual, sino el grado de aceptación de la diversidad. Cuando fui a BiCon por primera vez sentí no sólo que nunca había visto a tanta gente bisexual junta, sino que además nunca había visto a tanta gente con discapacidad ni tantas políticas para asegurar la accesibilidad. Las discapacidades físicas son visibles por doquier: gente en silla de ruedas, con bastones, con audífonos, etc. Pero además le dan mucha importancia a las discapacidades llamadas invisibles, desde dificultades de aprendizaje a todo lo que tiene que ver con el espectro autista. Hay sesiones sobre relaciones y neurodiversidad, salud mental, etc. El género es está muy reconocido como un factor importante. Hay muchas personas genderqueer -que no se identifican con ningún género, no son hombres ni mujeres- y mucha, mucha gente trans y es habitual que la gente se pregunte y diga cuál es su pronombre (en inglés hay un pronombre neutro).También hay mucha conciencia política en temas de clase y raza, si bien la inclusión de personas de diversos orígenes étnicos sigue siendo un tanto un tema sobre el que falta trabajo. Cuentan con un fondo de ayuda a las personas con pocos recursos, pudiendo llegar a ofrecer la entrada y el alojamiento gratis En pocas palabras, se nota las décadas de esfuerzo en la inclusión tanto en las participantes como en las temáticas de las sesiones y en todos los debates acerca de la organización de BiCons futuros. La experiencia más común de BiCon es personas indicando que nunca se han sentido tan libres y que podían ser tanto ellas mismas como en BiCon. Mucha gente aprovecha para experimentar con su sexualidad, identidad de género y otros aspectos. Por ejemplo, esta año por primera vez oí a un hombre trans hablar de sus periodos. Básicamente, BiCon se caracteriza por ser quizás el espacio más seguro que conozco. BiCon 2013 El BiCon de 2013 fue especial por un par de cuestiones. En primer lugar, se celebró en Edimburgo. Mucha gente comentó que nunca había estado en un BiCon en el que hubiera tantas cosas para ver y hacer en la ciudad. Estábamos a 10 minutos andando del centro y justo detrás del parque de la ciudad. Me atrevería a decir que la mayoría de las participantes escalaran Arthur's seat y contemplaron las increíbles vistas de la ciudad y del mar. Además, hizo un tiempo espectacular. Si bien lo normal son 16-18ºC y lluvia, tuvimos entorno a 25º con un sol esplendoroso, por lo cual hubo incluso quien se bañó en un lago cercano. Pero, ¿y en lo que se refiere a las sesiones? Parece que han irrumpido temáticas nuevas. El consentimiento lleva bastante tiempo siendo una temática tratada, pero ha alcanzado una nueva dimensión. Si hace unos años se hablaba de nuestra comunidad como una libre y sin

17


problemas, ahora se están tratando la temática del abuso y el consentimiento dentro de la comunidad bisexual y cómo gestionarlo tanto a nivel individual como colectivo. Si bien el BDSM era muy importante anteriormente, ahora se ha visto relevado por el trabajo sexual. Por primera vez vimos no ya una sino varias sesiones donde trabajadoras del sexo hablaban de sus experiencias y de cómo debería ser el tratamiento dentro de la comunidad. Me parece un momento emocionante, en el que la comunidad ha llegado a tal nivel de madurez que puede empezar a criticarse a sí misma de manera constructiva, sin que sea percibido como una amenaza. Además, está expandiendo sus fronteras para incluir a nuevos colectivos tradicionalmente marginalizados. ¿Te interesa venir a BiCon? Quizás ahora estés pensando que tienes ganas de venir y te animo a que lo hagas. Si tienes problemas económicos, te diría que tengas en cuenta que tienen un “helping hand fund”, un fondo para personas con pocos recursos a través del cual te pagan el alojamiento y la entrada, teniendo que poner tú sólo el coste del transporte. En 2014 será en la ciudad de Leeds. Será en la universidad y probablemente tengamos uso exclusivo o casi exclusivo de su campus, con lo cual será seguramente un espacio más seguro todavía de lo que lo fue en Edimburgo. El aeropuerto más cercano es el de Leeds Bradford (vuelos low cost desde varias ciudades, incluida Málaga). También está cerca de Manchester, a dos horas de tren. Si vienes, ¡ahí te espero!

¿Vienes a Leeds el año que viene? Te estaremos esparando. Victoria Rosa www.umbrellacoaching.com

Victoria Rosa es una coach dedicada a ayudar a las personas LGTB a diseñar y alcanzar vidas plenas. Su misión es conseguir no sólo vidas mejores para nuestro colectivo, sino vidas prósperas y llenas de alegría, como manera de conseguir mayor justicia social. Porque de eso se trata, ¿no? También trabaja con personas que están empezando su caminar por el poliamor y las relaciones abiertas. Originaria de Madrid, comenzó su activismo bisexual y LGTB en España hace casi una década y lo continúa actualmente en Londres, donde está establecida.

18


BIFOBIA INVISIBLE, ¿QUÉ HICE YO PARA MERECERTE? Te conocí a mis 12 años sin saber que eras, estuviste conmigo por un periodo que duró hasta los 17 años, surgiste de golpe y violentamente debido a una repetida situación de abuso, la cual prefiero no recordar. Me hiciste temer a las personas debido a mi sexualidad. Me invisibilizaste y provocaste un odio incontenible hacia mi persona, o al menos a la parte de mi sexualidad que deseaba a personas de mi mismo sexo. Aunque ya no queda rastro de ti en mi interior, todavía queda el recuerdo de aquel sentimiento, de la ansiedad y la angustia que me hiciste pasar, los cuales han marcado en cierto modo mi carácter agresivo y defensivo en situaciones de abuso hacia mi o hacia otras personas en mi presencia.

Manuel Sebastia

Debido a tu odio, me hiciste creer que mis acciones eran justificadas. Por esa razón, tu temor de existir me creó un ansia con una intensa preocupación acerca del control con el que tú creías que debía afrontar las situaciones que te horrorizaban, y que podían poner en entredicho mi capacidad de control emocional. En el fondo, lo que más temías era el resultado desastroso de una liberación imprevista de mis deseos inconscientes. Tu presencia me hizo inseguro, mi temor a que fueses tu misma surgió de tu tendencia a encerrar mis deseos más escondidos y convertirlos en una razón, como la visibilidad, el orden establecido, la normatividad y la moral social. Fuiste en este sentido, quien me negó mi deseo subconsciente a poder desear. Apartaste de mi realidad todos aquellos afectos, emociones e instintos bisexuales inaceptables para ti, los apagaste con tal dureza que los dejaste encerrados en mi inconsciente. El control de los deseos y emociones a los que me negaste el derecho a disfrutar fue difícil, hasta el punto de que estos luchaban constantemente por emerger y arrastrarme hacia conductas que temías fuesen censuradas por mi entorno y en particular por las personas a quien más quería. Hiciste que mis emociones, que tu represión separó de su significado por miedo al desprecio, lo liberase en forma de angustia, la cual se mezclaba con numerosas situaciones que exteriorizaba hacia los demás. Además interiorizabas una normatividad tan rígida, persecutoria y destructiva, que necesitabas enfocarla y expulsarla, ocasionando por ello unas situaciones tan temidas, que me provocaban la repulsa de mi deseo. Me ahogabas en tus iniciativas y me empobrecías en mis posibilidades personales. Evitabas que mirase a la cara a las personas, me convertiste en un adolescente retraído y huidizo, pues tu escasez de seguridad me hacía pensar que me iba a dejar en evidencia. No te gustaba que me observasen mientras realizaba una actividad que no dominaba, ni ser objeto de críticas ni de chistes, me encogías, hacías que me refugiara en un mundo imaginario en el que podías torturarme sin que yo me diese cuenta, me obligabas a obedecer a los demás y me hacías parecer aislado. Pensabas que hablar de mi sexualidad con los demás tendría unas consecuencias desastrosas y supondría un drama que me marcaría de por vida. Me provocabas palpitaciones, temblor, sudoración y sequedad de boca, que al mezclarse, reducían sin piedad mis palabras ante la mirada de cualquiera. Tu presencia era tan fuerte que no me extraña que me hicieses adoptar una actitud sumisa y obediente.

19


Me convertiste en una persona conformista, me hiciste ejercer mis derechos con timidez, sin hacer ruido y pidiendo perdón por el atrevimiento. Me hiciste ver mi vida como espectador en vez de cómo protagonista, como un naufrago en una isla desierta, desorientado. Me hiciste vivir mis relaciones con los demás como conflictos inevitables que me provocaban la necesidad de protegerme de ellos, a causa de esa necesidad me obligabas a disfrazar mi cuerpo mientras mi propio yo quedaba en casa bien armarizado. Me tenias habituado a temer al ridículo, la crítica o la desaprobación que transformabas mi mirada, mi voz y mis gestos contra mi voluntad. Me convertiste en una persona cuyo principal problema consistía en protegerme, por eso me mostraba incapaz de mostrarme natural y confiado. No me dejabas ver por encima de la frontera de tu mundo imaginario pues temías al presunto acoso, insultos, menosprecio y rechazo del mundo exterior. Hacías que mis decisiones se redujesen a repetir las mismas situaciones habituales, en un marco social lleno de temores injustificados, del los cuales sólo emergía hacia resultados previstos .

A medida que fue pasando el tiempo, me fui dando cuenta de tu presencia y me atreví a darte nombre “BIFOBIA INVISIBLE”. Fue entonces cuando empezó a resurgir el YO al que habías negado la existencia, el cual volvió a tomar las riendas de mis sentimientos, emociones y deseos que habías conseguido apartar de mi interior, y por fin el haberme convertido en el hombre bisexual que soy, de lo cual me siento extremadamente orgulloso. Nunca podré olvidar el tiempo que pasé junto a ti. Al final lo único que conseguiste fue un inmerecido dolor y tristeza del cual solo queda un recuerdo y reforzar mi bisexualidad de tal manera que jamás me volveré a sentir avergonzado de ella. Y con esto me despido de ti.

Por Manuel Sebastia La breve historia de mi activismo: Soy un hombre bisexual de 46 años y vivo en Valencia (España). Empecé con el activismo, hace 2 años mas o menos, al ver que había muy poca información en español sobre bisexualidad, me pasé meses traduciendo todo lo que encontraba para que las personas bisexuales que no hablan inglés pudiesen recibir información, además de eso soy diseñador gráfico y tengo la imaginación de un niño, supongo que habréis visto por multitud de sitios imágenes que he hecho sobre bisexualidad y en contra de la bifóbia. No soy escritor aunque si soy buen conferenciante, me están enseñando ahora como escribir artículos, o sea que de momento si escribo algo, van a ser experiencias personales (de las cuales creo que he tenido que demasiadas), me interesan más los problemas internos de las personas bisexuales que los asuntos relacionados con LGBT, aunque también me importan. Estoy a favor de la unión de las personas bisexuales con todas sus etiquetas y en el apoyo de los grupos LGBT (juntos pero no revueltos), soy simplemente una persona Bisexual, no una persona LGBTsexual.

20


KINSEY Y LA POLÍTICA DE AUTENTICIDAD BISEXUAL

Jennifer E. Germon Universidad de Sydney, NSW Australia

Este artículo examina el estatuto epistemológico de la bisexualidad en América del Norte desde mediados del siglo 20. Se argumenta que el estado de los bisexuales y la bisexualidad sigue siendo marginal debido a su capacidad para desestabilizar un orden monosexual. Valiéndose de las investigaciones de Alfred Kinsey para anclar la discusión, el autor demuestra que el rechazo persistente de la bisexualidad como una categoría de identidad sexual (y como una perspectiva crítica) actúa para contener la crisis de la identidad que persigue a la supuesta naturalidad de las privilegiadas dos posiciones del sujeto: la homosexualidad y la heterosexualidad. También se muestra cómo ese mismo orden es confirmado por el epistemológico y la prohibición del material de las personas intersexuales. Palabras clave: Bisexualidad, hermafroditismo, intersexualidad, Alfred Kinsey, psicoanalisis, investigación transexual, sexo, escala de Kinsey, identidad sexual.

21


Permítanme pues, que admita la proposición de que "todos somos bisexuales" tiene sus usos políticos, y aplaudo lo que la contribución de este pedazo de pensamiento confuso ha hecho para mejorar la situación de los homosexuales. . . . Todo esto no es negar que hay personas a las que tendría sentido verdadero psicológico para llamarse bisexuales, aunque creo que es una raza muy rara. Robinson (1976), p. 117 Aun cuando se reconoce, la bisexualidad tiende a ser prestada tan excepcionalmente, que podría no existir. La cita anterior es una típica abstención que se oye con frecuencia. La persistente negativa de la bisexualidad como una identidad sexual puede ser leído como un efecto de las normas institucionalizadas que funcionan para reproducir la homosexualidad y la heterosexualidad como dos categorías mutuamente excluyentes (Angelides, 2001; Hemmings, 2007). Esta negativa es un excelente ejemplo de la "violencia epistémica" de la lógica binaria de la identidad que brinda cierta inteligibilidad de las cosas y todo lo demás o es marginal o insignificante (Angelides, 2001, p. 197). Aunque nuestro modelo actual de la sexualidad se describe más exactamente como bipolar que binario, la sexualidad sigue estando estrechamente vinculada con el género binario. Cuando la bipolaridad se aprovecha de un sistema binario, una serie de tensiones son creadas entre los dos. Como era de esperar la primera da paso a la última y se encuentra subsumida en ella. En estas condiciones, la sexualidad parece imitar el carácter diádico de género al exigir que todo sea aprehendido en cualquier término. La única manera de que la bisexualidad se puede representar inteligible es a través de la coopción en una u otra de las dos categorías sexuales legítimas de tal manera que los bisexuales son "realmente gay" o "muy heteros." La gente rara vez se considera "realmente bisexual" (Ault, 1996; Eadie, 1993; Esterberg, 2007; Hemmings, 1993, 2002). Como resultado, la bisexualidad se convierte en un concepto teórico abstracto que no hace, y no puede, existir en el presente (Angelides, 2001; Esterberg, 2007; Hemmings, 1993, 1995, 2007, Rust, 2000a). Expulsada fuera del presente, una bisexualidad abstracta simplemente refuerza la supuesta naturalidad de monosexualidad y sus categorías privilegiadas. Quedan muy pocas becas fuera de los estudios bisexuales que hacen que la bisexualidad sea visible en el presente. No es ni mucho menos que un estatuto de bisexualidad acordado equivalente a las condiciones privilegiadas de la monosexualidad. Y menos aún una vez más que consideran que la bisexualidad tiene un balance critico. Como Angelides (2001) ha demostrado, no es bisexualidad por haberse apuntado en las categorías binarias de la sexualidad, sino más bien "la estructura temporal de la bisexualidad, la persistente negativa a reconocer la bisexualidad epistemológica en el tiempo presente que ha funcionado para reforzar el binarismo hetero/homosexual" (p. 194) En otras palabras, el binomio homosexual/heterosexual se ve reforzado y reproducido por la sanción selectiva de sólo algunos de los muchos significados de la bisexualidad. A su vez, la constante reiteración de esos significados sirve para naturalizar un orden monosexual obligatorio. En las páginas siguientes se examina el estatuto epistemológico de los bisexuales y la bisexualidad en América del Norte desde mediados del siglo 20. El seleccionar este momento temporal concreto no tiene la intención de eludir la larga historia del término, sino más bien ofrecer una instantánea de las diversas formas en que la bisexualidad ha sido desterrada de el presente, durante los últimos 60 años. También me permite establecer un paralelismo con otra población de otros marginados cuyo destierro epistemológico ha ido de la mano de los últimos 50 años con su expulsión de material a

22


través del bisturí. Me refiero por supuesto a las personas intersexuales. Al igual que los bisexuales, intersexuales están perpetuamente expulsados del presente para apuntalar categorías/ normativas de género y la sexualidad. La obra de Alfred C. Kinsey ofrece el ancla de gran parte de la discusión que sigue. En la posguerra, el clima de América del Norte, era una de las pocas voces para desafiar a la ortodoxia sexual convencional y los impulsos de una patologización de la comunidad psicoanalítica en ascenso. Kinsey también se erige como uno de los pocos investigadores del sexo del día para tratar de normalizar la bisexualidad y por lo tanto lo pongo en el presente. Como demuestro, que el intento estaba condenado al fracaso, por su aversión a las categorías de identidad sexual. Sesenta años después de la publicación del libro Conducta sexual del hombre humano (Kinsey, Pomeroy y Martin, 1948), y después de más de tres décadas de cabildeo con éxito por los gays y las lesbianas para despenalizar y apoyar la despatologización del deseo por el mismo sexo de las personas, la bisexualidad sigue siendo conceptualmente y ontológicamente marginal. “UNA INTERGRADACIÓN SIN FIN” Alfred Kinsey comenzó a aventurarse en los dominios de la investigación de la sexualidad humana a finales de 1930. Se aplicaron los mismos principios nominalistas y su gusto por los grandes proyectos empíricos que han marcado sus estudios entomológicos de las agallas de las avispas. Con el objetivo de obtener 100.000 historias clínicas Kinsey comenzó la enorme tarea de ir recopilando datos poco antes de la Segunda Guerra Mundial. En un artículo publicado en 1941 vemos una articulación temprana de los principios metodológicos y conceptuales que iban a convertirse en señas de identidad de su trabajo. En el artículo Kinsey dió a los investigadores endocrinológicos la tarea en la búsqueda para encontrar los orígenes hormonales del sexo, del deseo. En lugar de perder tiempo y recursos en el análisis de las muestras de orina, Kinsey argumentó que sería más fructífero para los investigadores considerar lo que "un estudio del fenómeno en si mismos enseñaría" (Kinsey, 1941, p. 425). Él hizo un fuerte caso de que aunque había personas que eran exclusivamente homosexual o heterosexual exclusivamente en sus prácticas, "la imagen es uno de los interminables intergradaciones entre cada combinación de la homosexualidad y la heterosexualidad" (p. 428). En su obra posterior Kinsey informó que casi el 50% de la población de hombres blancos en América del Norte había participado sexualmente con otros hombres. Esto significaba que la conducta bisexual fue efectivamente la regla y no la excepción. En la universalización de la bisexualidad, Kinsey fue capaz de plantear como una norma fundamental de la que deriva homosexualidad y la heterosexualidad, sin enmarcarlo en términos temporales. Este punto es crucial. Dentro de un marco de Kinsey, la bisexualidad no es simplemente relegada al pasado como un vestigio del desarrollo evolutivo o una forma de potencialidad primordial, ni es lanzado en el futuro como una utopía imposibile. Por el contrario, la bisexualidad existe en el aquí y ahora: tiene una presencia en el presente, un punto que va a volver. Kinsey fue un fuerte crítico de los enfoques moralistas a la sexualidad. Su posición se resume en el consejo que ofreció a sus colegas: "el sexo es una función biológica normal, aceptable en cualquier forma que se manifieste" (Kinsey et al, 1948, p 263.). Creía firmemente que la clave para aumentar el bienestar social estaba en un clima de liberalización sexual. El aumento de la satisfacción sexual de los individuos también serviría para mejorar la satisfacción sexual del cuerpo social (Garton, 2004). Por lo tanto, hubo

23


importantes beneficios sociales que tenían un retorno a lo que él se refirió como prácticas "naturales" (1). Esto, por supuesto, era la antítesis de los tipos de restricciones morales promovidas por la comunidad psicoanalítica de América del Norte e impuesto por la política de la post-guerra cruzada para librar a la nación de los males gemelos de la homosexualidad y el comunismo. Cuando Kinsey vio la civilización como obstáculo para la respuesta sexual, la sexualidad desenfrenada psicoanalista lo vió como una amenaza al orden civilizado. PSICOANÁLISIS REVISIONISTA Después de la muerte de Sigmund Freud en 1939, psicoanalistas americanos del Norte no perdieron tiempo en reclamar la jurisdicción sobre la salud sexual y moral de la nación. Como un cuerpo de profesionales, los analistas norteamericanos eran inherentemente conservadores, su trabajo modulado por un moralismo no es tan evidente en la tradición europea. De hecho, su creencia de que tenían el deber de actuar como brújulas morales para los pacientes y el cuerpo social más amplio fue la antítesis de la visión de Freud de la disciplina. Así también, fue la patologización del deseo de las personas por el mismo sexo. Como señala Angelides (2001), la negativa de Freud para el tratamiento de la homosexualidad representa un enfoque terapéutico que antihomofobicos apoyaron teóricamente con su noción de la sexualidad como adquirida y constitucional. Por el contrario, los analistas de América del Norte representan el deseo del mismo sexo como una condición mórbida directamente psicopatológica. Irónicamente, se desplegó la teoría de Freud de la libido como herramienta conceptual para justificar su orden del día homofóbico (p. 75). Totalmente apropiarse de la homosexualidad como un objeto que le corresponde al psicoanálisis tenía una serie de efectos. Por un lado permitió que el psicoanálisis se distanciase de las ciencias biológicas. Por otra parte sirvió para aumentar el capital cultural de la disciplina en América del Norte. Esto se efectuó mediante la promoción de un discurso homofóbico en un período de aguda paranoia política en torno a la amenaza de seguridad nacional que se imaginaba planteada por los disidentes sexuales. La homosexualidad a continuación, fue como un vehículo a mediados de siglo, el psicoanálisis para la expansión de su poder discursivo. La campaña psicoanalítica crea una patología de personas del mismo sexo los deseos y prácticas vinculados claramente en la purga de la posguerra de los desviados sexuales. Nada menos que la pureza nacional y la aptitud de la raza (dominante) estaban en juego (Garton, 2004). Los psicoanalistas y los profesionales médicos que decían que no tenía sólo la capacidad para identificar la desviación sexual, sino también los medios para curarla prestaron apoyo a la agenda política de los conservadores (Robinson, 1976; Terry, 1999; Weeks, 1989). Tales afirmaciones se basaron, por supuesto, en la existencia de una población discreta e identificable de homosexuales. Las categorías de oposición heterosexual/homosexual y normal/anormal, fueron puestos a trabajar para descubrir la disidencia sexual y, al mismo tiempo, asegurar la normalidad supuesta de la población general. Explicaciones de causa variada de la "aflicción", como hicieron las técnicas empleadas para erradicarla. Junto con la curación por la palabra, cooperativismo y la violentes formas de modificación de la conducta se pusieron a trabajar en aras de la pureza nacional. Una verdadera mezcla heterogénea de tecnologías fueron desplegadas a tal fin, incluyendo el uso de vomitivos químicos, descargas eléctricas administradas en los genitales, en un intento de producir reacciones adversas a la homo-erótica de imágenes, la terapia electroconvulsiva (TEC) y la lobotomía frontal, sin duda, más

24


extrema de todas las llamadas terapias de conversión (Bancroft, 1974; Best, 2005; Murphy, 1992; Smith, de Bartlett, y King, 2004). Aunque el psicoanálisis no puede ser considerado un proyecto de liberación en la forma en que normalmente entendemos el término hoy en día, hizo la promesa a los individuos libres de la maldición de sus inclinaciones "antinaturales" y por lo tanto la sociedad libre del flagelo de la perversidad. Como se ha señalado, la cruzada contra la homosexualidad psicoanalítica requiere una división clara entre las condiciones privilegiadas. La demarcación a su vez exigía el repudio de la bisexualidad. Apenas unos meses después de la muerte de Freud, Sandor Rado publicó un influyente artículo que afirmaba que no había tal cosa como una bisexualidad original. La idea de una bisexualidad primordial era, Rado (1940) declaró, nada más que un mito tenaz, que atiende a las "necesidades emocionales primitivas, animistas del hombre" (p. 460). En un solo golpe Rado volvió a escribir un principio fundamental del psicoanálisis freudiano. La bisexualidad se borra no sólo desde el tiempo presente, del aquí y ahora, sino "de todos modos temporales". Angelides (192, 2001, p.) FORMA FUNDAMENTAL, NORMA FUNDAMENTAL Por el contrario Kinsey interpeló bisexualidad como la norma fundamental de la que se deriva la monosexualidad. Uno de sus argumentos centrales de la conducta sexual del hombre humano (Kinsey et al., 1948) (2), es que la capacidad de responder eróticamente a ambos sexos (reconoció) era parte esencial de la condición humana. Según Kinsey, la diversidad inherente a la conducta sexual humana es un producto de nuestra herencia de mamíferos y fisiología de la respuesta erótica. La monosexualidad, por el contrario, fue producida por el efecto de condicionamiento de la experiencia y las "presiones sociales que tienden directamente a un individuo en un patrón exclusivo de uno u otro tipo" (Kinsey, Pomeroy, Martin y Gebhard, 1953, p. 450). Aquí se constituye la monosexualidad construida como otra a una bisexualidad naturalizada. A pesar de la naturalización de la bisexualidad, el trabajo de Kinsey representa una maniobra de esencializar, le sugiero que puedas verlo como un esencialismo estratégico, ya que le permitió hacer una serie de cosas. Kinsey fue capaz de poner la taxonomía a trabajar para la crítica en lugar de para fines constructivos. Él utilizó sus hallazgos de la investigación como base de una dialógica dirigida al psicoanálisis para argumentar que las diferencias sexuales estaban constituidas por grado en vez de por clase. En otras palabras, estas diferencias fueron más cuantitativas que cualitativas. Anormalidad se convirtió taxonómicamente en algo sin sentido (Robinson, 1976). Esto proporcionó un contrapunto claro a los discursos psicoanalíticos de América del Norte que enlazaban las prácticas sexuales no normativas a "personalidades enfermas" (Terry, 1999, p. 24). A los ojos de Kinsey no había identidades sexuales, sólo una plétora de actos y conductas sexuales. El uso de los términos homosexuales y heterosexuales como nombres sustantivos en su punto de vista era completamente inapropiado (Garton, 2004). Debido a que la gente era más que la suma de lo que hacían sexualmente, los términos sólo eran útiles para Kinsey como descriptores. Está claro que si no hay especies nombradas homosexual, heterosexual o bisexual, no podía haber ninguna condición para curar. Kinsey por lo tanto, descartó el modelo de enfermedad de la homosexualidad fuera de orden (Robinson, 1976). De acuerdo con sus principios nominalistas, Kinsey estaba menos perplejo acerca de por qué la gente se comprometía

25


en los tipos de comportamientos sexuales que tenían que por la pregunta de "por qué las personas no estaban involucradas en todo tipo de actividad sexual" (Kinsey et al., 1953, p. 451). Aunque el trabajo de Kinsey trajo la bisexualidad en el aquí y ahora, su presencia en el presente trabajo fue momentánea. No fue capaz de anclar bisexualidad, porque él no la nombró. El apodo bisexuales parece haber sido especialmente problemático para los de Kinsey, podría decirse que más que homosexual y heterosexual. En su opinión de que los significados múltiples de la bisexualidad acaban creando una gran confusión conceptual, ya que "nunca había sido estrictamente delimitada" (Kinsey et al., 1948, p. 657). De particular interés fue la conexión histórica que la bisexualidad tuvo con el hermafroditismo. Kinsey lamentó el significado de la raíz de la primera y la forma en que se utiliza a menudo para entender a "las personas con cualidades masculinas y femeninas dentro de las cualidades individuales de sus cuerpos" (p. 657). Sin embargo, Kinsey era plenamente consciente de lo mucho que la moneda del término bisexual tuvo entre el público en general tanto como aquellos que han estudiado el comportamiento humano. Él predijo que seguiría siendo utilizado como un sustantivo durante algún tiempo y por lo tanto dio una advertencia. Kinsey hizo hincapié en que era importante tener en cuenta que el término bisexualidad como la heterosexualidad y la homosexualidad, hace referencia al sexo de la pareja (s), mientras que indica poco acerca de "la constitución de la persona que tiene la etiqueta bisexual" (p. 657). Otro modelo fue llamado claramente a favor, uno que podría capturar las "interminables intergradaciones" entre los puntos finales de los privilegios sexuales. La solución de Kinsey fué idear una escala unidimensional a los patrones de la trama de la conducta sexual. En un extremo de la escala estaba la homosexualidad exclusiva y en el otro extremo estaba la heterosexualidad. La vasta región comprendida sin duda entre el más interesante y, ciertamente, los significados más expansivos grados de la bisexualidad. En el lugar de las categorías de identidad que ofrece una secuencia de números como sustitutos: 0 y 6 representan las categorías monosexuales y de 2 a 5 permutaciones marcadas de bisexualidad. Este esquema le proporcionó una forma de eludir las categorías de identidad y, al mismo tiempo una forma de extender el alcance de la explicativa de sexualidad, o al menos eso pensaba. Lo que Kinsey no se dio cuenta de que dividiendo la sexualidad en siete maneras no era muy diferente a la división que en tres maneras. Esto significaba que era incapaz de anticipar las críticas posteriores de su escala para la perpetuación de una "hipóstasis ilícita de una realidad esencialmente fluida" (Robinson, 1976, p. 74). El también se metió en un rincón conceptual por lo que es aceptable decir de una persona, "ella es un 4 [Escala Kinsey]," pero no es aceptable decir, de la misma persona, "ella es bisexual." Kinsey estaba convencido de que su investigación prestó apoyo empírico para una mayor tolerancia hacia personas con deseos hacia el mismo sexo y por lo tanto una reforma legal. Vemos esto más claramente en su discusión de la aplicación social de sus datos. Dirigiéndose con sus comentarios a los trabajadores sociales, funcionarios de las fuerzas armadas, los administradores públicos de las instituciones penales, y el poder judicial, Kinsey argumentaba que era una temeridad el centrarse únicamente en una historia individual de conducta homosexual, cuando al menos un tercio de la población masculina ha tenido conductas sexuales que incluían el comportamiento homosexual y heterosexual. Reconociendo la prevalencia de ese comportamiento sería, en su opinión, una reducción del estigma social y el ostracismo. Para los que querían desterrar a personas con deseo del mismo sexo, Kinsey et al. (1948) sugirió que el ostracismo y el aislamiento social desempeña un papel importante en el "desarrollo de las historias

26


exclusivamente homosexuales" (p. 663). En otras palabras, el ostracismo produce el mismo comportamiento que intentaron mediar. Es evidente que sus hallazgos le proporcionaron considerable municion para refutar el impulso de patologizar el psicoanálisis. Sin embargo, su renuncia a nombrar la bisexualidad sin saberlo, apoyó la negación psicoanalítica de la misma. Los estudiosos de la sexualidad siguen divididos sobre la contribución de Kinsey. Jeffrey Weeks, por ejemplo, ha sugerido que la conclusión Kinsey que un número considerable de hombres se habían involucrado en prácticas homosexuales ponía en tela de juicio la idea de que la homosexualidad era el coto de una minoría perversa. Por otra parte, sus investigaciones sirvieron para socavar el concepto de la normalidad sexual como algo natural e innato (Weeks, 1985, 1989) (3). Otros consideran que la privilegiación de Kinsey de la conducta en última instancia, está al margen del movimiento homófilo emergente por los derechos sexuales (McLaren, 1990). Aunque el jurado todavía está en ello, no se puede negar que la crítica de Kinsey de las categorías de identidad y su lización conceptual de una variación o un modelo continuo de la conducta sexual eran conceptos radicales de su tiempo, anticipando como lo hicieron las críticas postestructuralistas de la identidad (Garton, 2004 ). AUTENTIFICANDO SUBJETIVIDAD SEXUAL En los años transcurridos desde la muerte de Kinsey, las categorías de identidad sexual cada vez proporcionan más ayuda a los homosexuales, tanto gays y lesbianas. El persistente cabildeo por los movimientos sociales en los últimos 40 años ha dado lugar a importantes reformas legales y psicomedicas (la despenalización y de-patologización son las más notables). Sin embargo, debido a la manera en que esos logros fueron asegurados, la bisexualidad ha seguido siendo marginal. Este aspecto de la historia de los derechos de los homosexuales en concreto y de la sexualidad en general, es digno de interrogación. Los principios de liberación gay representan un construccionismo político, con un impulso universal que desafió las nociones binarias de género, así como la sexualidad. Los liberacionistas esperan con interés el "fin del homosexual" y la ruptura de las divisiones sexuales socialmente construidas entre los sujetos. Al apelar a la noción freudiana de que una orientación exclusiva hacia el mismo o el sexo opuesto implicaba la represión de la liberación de una bisexualidad innata, en este contexto, la liberación de todas las personas involucradas a realizar su potencial para la orientación erótica hacia ambos (o todos) los géneros (Clausen, 1996; Weeks, 1985). Fue una política que rechaza la noción de una identidad fija, prefiriendo en lugar de "la gloria en los efectos subversivos del estilo de vida alternativo y de una pluralidad de prácticas sexuales, en la violación de las normas de la ortodoxia sexual" (Weeks, 1985, p. 200). Aquí vemos otro ejemplo de que la bisexualidad aparece como potencial de pasado y futuro, presente en todas partes, pero en el presente. A medida que el movimiento se consolidaba, el asalto frontal a los límites entre las identidades sexuales se abandonó en favor del concepto de una minoría homosexual. Al argumentar por los derechos civiles dentro de un marco humanista liberal, los activistas formaron una identidad ostensiblemente étnica. La elaboración de una política en torno a un estatus de minoría tiene ventajas obvias para los gays y las lesbianas. Se coloca fácilmente en el discurso neoliberal de las sociedades occidentales modernas, que ofrece legitimidad a las reivindicaciones de derechos, y actuó como un trampolín para la reforma legal (Weeks, 1985). Estas ventajas sin embargo, no se extendían a los bisexuales.

27


Debido a que el binomio homosexual/heterosexual se basa en el género binario para sus puntos de referencia, la política de identidad sexual está necesariamente invertida en la diferencia sexual a la orden de los dos. Una economía política de la diferencia sexual tiene un electorado amplio, tan amplio como la monosexualidad en sí misma. Los que invirtieron en la identidad gay o lesbiana, por ejemplo, tienen un interés especial en ser capaz de delimitar entre los órganos masculinos y femeninos. Como Alice Dreger (1998) ha señalado con ironía, "si usted no sabe que es un macho y una hembra, que es, ¿cómo saber si lo que tienes es un caso de heterosexualidad o homosexualidad?" (P. 9). Esta compulsión a saber representa una de las demandas centrales de una lógica binaria de la identidad y por lo tanto de obligatoria monosexualidad. El cambio desde una perspectiva liberacionista radical a un programa más moderado de derechos de los homosexuales es indicativo de una diferencia básica filosófica que ha obsesionado a la sexualidad desde el comienzo de la "homosexualidad" (Sedgwick, 1990). Apareciendo y reapareciendo en diversas formas a través del tiempo, su manifestación más reciente se puede encontrar en los debates entre los queer que quieren desafiar tanto a los mundos heterosexuales como a los homosexuales, con una alteridad desafiante, y los gays y las lesbianas en la intención de ganar una oportunidad de "mejor que nadar en la corriente principal "(Clausen, 1996, p. 90). A pesar del rechazo de la identidad queer, el término queer se ha apropiado como la identidad en algunos sectores. Tal es la tenacidad de la compulsión de conocerse a sí mismo y darse a conocer como un sujeto sexual. El campo Queer representa otro sitio desde el que la bisexualidad es desterrada del presente. Como un término genérico, queer ha proporcionado refugio a varios sujetos marginados de género y sexuales. Pero mientras el mundo Queer ha abrazado la transexualidad, por ejemplo, en los últimos tiempos, lo mismo no puede decirse de la bisexualidad. De nuevo, esto es el resultado de las definiciones particulares de que la bisexualidad es privilegiada y otras alusiones (Angelides, 2001; Hemmings, 2007; Rodríguez Rust, 2000a). Cuando es invocado por los homosexuales, la bisexualidad se utiliza generalmente para explicar la capacidad de "ir en cualquier dirección", y se reduce así a "actor secundario" en la facilitación de la formación del sujeto sexual (Hemmings, 2007, p. 14). Este giro discursivo resuena con un sentido del imperialismo, porque la bisexualidad se presenta como un vehículo primitivo a través del cual las identidades sexuales y de género llegan a materializarse en el mundo "civilizado" individual (Angelides, 2001, pp 112-113; Hemmings, 2007). Como potencialidad, la bisexualidad es fácilmente excluida del abrazo Queer. La bisexualidad sigue siendo el pariente pobre del mundo Queer, ni reconocida como una perspectiva crítica válida ni como una categoría de identidad. Una vez más, la bisexualidad es desterrado de el aquí y ahora. LOS OTROS “OTROS”: KINSEY SOBRE LOS TRANSEXUALES Quiero volver por un momento a la investigación de Kinsey sobre transexuales. A pesar de que no se incluyeron en los conjuntos de datos que utiliza para SBHM y SBHF, Kinsey tuvo extensas comunicaciones con los Travestis y Transexuales a través de las décadas de los 40 y 50 (Meyerowitz, 2001) (4). Es evidente que Kinsey et al. (1953) consideró que la sexualidad de varón a mujer (MTF), los transexuales como una forma de sexualidad femenina, porque la discusión de esta población aparece en SBHF en un capítulo dedicado a los "factores psicológicos" de la respuesta sexual (pp. 679681). Sin embargo, curiosamente poca mención se hace realmente de sus sexualidades.

28


A pesar de que se hace mención del sadomasoquismo, lo enmarca en términos de características de personalidad (en lugar de las prácticas eróticas). Curiosamente, un breve paso por las atracciones eróticas hacia el sexo "opuesto" representa una de las pocas incursiones de Kinsey realizadas en las explicaciones de motivación, en ninguno de sus volúmenes. En general dejó esa tarea a los que trabajan en las ciencias psicológicas. En esencia, Kinsey no encontró nada muy diferente acerca de la sexualidad de los transexuales a la del resto de la población. Kinsey et al. (1953) se esforzó en poner en guardia el confundir el travestismo con la homosexualidad, porque "el travestismo y la homosexualidad son fenómenos diferentes, y nuestros datos muestran que sólo una parte de los travestis tienen historias homosexuales" (p.451). Tenga en cuenta la terminología en esta norma. Kinsey et al. (1953) registró el deseo de vivir a tiempo completo como otro sexo, como una forma "verdadera" y "permanente" del travestismo (p. 679). Según la sabiduría convencional diaria, una persona se convierte en una persona postoperada transexual, de hecho, la transición de travesti a transexual tanto como ellos quieran hacerlo de hombre a mujer o viceversa. Así pues, en este sentido, los sujetos transexuales son producidos por las tecnologías médicas. El principio fundamental de la ideología sexual de Kinsey fue la tolerancia. Kinsey et al. (1948) subrayó repetidamente la necesidad de "la aceptación favorable de las personas como son" (p. 16). Sin embargo, fue más que una mera ideología, para el enfoque general de Kinsey a los que proporcioban sus datos reflejaba esa perspectiva. Sabemos que como resultado de investigación de Meyerowitz (2001) que Kinsey llegó a tener un enorme respeto por muchas de las personas transexuales que conocía a pesar de su malestar considerable con la idea de la cirugía de reasignación de sexo. Su incomodidad representa, por Meyerowitz, el límite de liberalismo sexual de Kinsey (Meyerowitz, p. 89), sin embargo, es totalmente coherente con su privilegio de salida sexual (orgasmo) y su frecuencia. Que algunos estarían dispuestos a comprometer su capacidad para el orgasmo, desconcertó y perturbó a Kinsey. LOS OTROS “OTROS”: KINSEY SOBRE LOS INTERSEXUALES Esto nos lleva a las personas intersexuales. Teniendo en cuenta el malestar de Kinsey con cirugía de reasignación de sexo de un adulto, uno se pregunta cómo habría visto casos intersexuales de gestión de y prácticas que se realizan generalmente en los genitales de los bebés y niños. No parece demasiado grande de imaginar que su principal preocupación hubiera sido por la futura capacidad del niño para su funcionamiento sexual, particularmente con respecto a salir (orgasmo)(5). A pesar de que sólo se puede especular, creo que es seguro decir que Kinsey no habría estado a favor de estas prácticas: las prácticas se codificaron sólo un año antes de su muerte. Desde el siglo 17, la ciencia médica ha tenido estatus privilegiado como la autoridad en el hermafroditismo (y sobre la intersexualidad desde la década de 1920). Esto significa que todas nuestras formas contemporáneas de saber lo que es el hermafroditismo se basan en un paradigma médico en las categorías de diagnóstico sirven como sustantivos. "Sabemos", por ejemplo, que las personas hermafroditas e intersexuales son "realmente" hombres y mujeres sin terminar, que la suya es una condición puramente fisiológica, que sus cuerpos necesitan "arreglarse" para garantizar la adaptación con la de un género, que una vez "fijos", ya no son intersexuales, y que la ciencia médica puede y debe intervenir. Así, además de producir un discurso hegemónico, la ciencia médica ofrece su propio mandato para la gestión de los cuerpos desordenados en la neutralidad. Como resultado de ello las personas intersexuales son

29


desterradas discursivamente del aquí y ahora, al mismo tiempo que sus cuerpos son desterrados materialmente. Como biólogo, Kinsey era plenamente consciente del fenómeno hermafrodita en muchas especies diferentes. En un breve debate en SBHM bajo el título "La bisexualidad," Kinsey se preocupó por disipar la confusión entonces común de la bisexualidad y la intersexualidad. Él se esforzó en romper los vínculos entre todos y aquellos cuyos cuerpos desafiaban la monosexualidad en un nivel corporal y aquellos cuyas inclinaciones sexuales monosexuales desafiaban un nivel erótico, como indica la siguiente cita. No hubo relación, dijo, entre el "gusto católico" de los bisexuales, las estructuras anatómicas, o la capacidad somática: Hemos puesto objeciones a la utilización de los términos heterosexuales y homosexuales cuando se usan como sustantivos que representan los individuos. Es igualmente insostenible el dar a entender que estas personas "bisexuales" tienen una anatomía o un sistema endocrino u otro tipo de capacidades fisiológicas o psicológicas que los hacen parte masculina y parte femenina, o de los dos sexos al mismo tiempo. (Kinsey et al., 1948, p. 657) Esta declaración se dirige a un finales del siglo 19, principios del siglo 20 la noción de un tercer sexo conocida también como Urano, invertir, intersexual, travesti, y psicosexual o hermafrodita psíquico. La figura del tercer sexo tenía gran influencia a principios del pensamiento científico sexual, pero había comenzado a desaparecer de la vista hacia la mitad del siglo 20. En la década de 1940 el psicólogo Albert Ellis puso el último clavo en el ataúd, por así decirlo, cuando declaró audazmente que hermafrodita "era un estado ya sea heterosexual u homosexual, y en algunos casos raramente bisexual. Para asimilar la sexualidad de esta manera, la figura de un tercer sexo o determinar el sexo de manera diferente como "otro" se hizo al instante redundante. Desapareció en un instante del aquí y el orden fue restaurado. Por supuesto, no hay lugar para aquellos que están de manera diferente dentro de un orden sexuado monosexual obligatorio. El continuo basado en las estadísticas de Kinsey fue diseñado para poner a dormir la idea de que de que cualquier división clara podría hacerse entre la homosexualidad y la heterosexualidad. Aunque el comportamiento sexual era un asunto de grado más que de naturaleza, Kinsey no aplica la misma lógica a las relaciones sexuales somáticas. Así, dejó pasar la oportunidad de examinar algunas de las cuestiones más importantes planteadas por la existencia de aquellos que desafían la idea de un sexo, un solo cuerpo, en particular en lo que respecta a nuestra manera de entender la subjetividad sexual. Cuando hombres y mujeres son la única forma legal y opción sancionada por la sociedad, los hermafroditas solo puede ser "inacabados". Este punto está ejemplificado en la premisa de que si algo no había ido mal en el útero, hermafroditas habrían nacido como varones "normales" o hembras "normales". Si es hombre y la mujer son las únicas opciones legítimas de las personas intersexuales a ser, entonces se deduce que su sexualidad no es diferente de la forma que sus homólogos han sido inequivocadamente sexuados. Este parece haber sido el supuesto subyacente en la discusión de Kinsey sobre la intersexualidad. Pero, ¿qué vamos a hacer con el hecho de que gran parte de las cantidades de discusiónes sutiles sobre qué forma de genitales, variación genética, la realidad y tendencias futuras constituyen la intersexualidad? (págs. 657-659). En el contexto del debate más amplio no parece haber punto a tal objeción, excepto tal vez para poner de relieve la incapacidad de Kinsey para hacer frente a la varianza sexual a nivel somático.

30


Hermafroditas (6) o personas intersexuales se les asigna, sin embargo, de manera temporal, en el espacio entre las categorías de sexo para hacerlas inteligibles; transexuales (7) atraviesan el espacio entre las categorías de género (otra vez temporalmente), y bisexuales se ven relegadas al espacio entre las categorías monosexuales. La aprehensión de estas poblaciones dentro y entre los puntos extremos privilegiados de la respectiva binaria representa un intento de evitar o, al menos, contener la amenaza de una crisis de identidad. Sin embargo, la identidad sexual, como ocurre con todas las demás formas, existe en un estado de crisis perpetua. Como Jacqueline Rose (1986) ha argumentado de manera convincente, porque no hay continuidad de la vida psíquica, no puede haber estabilidad de identidad (sexual). A pesar de la estabilidad de la identidad sexual también puede ser ilusoria, el precio de desafiar los límites imaginados de sexo, el género y la sexualidad es demasiado real. PAGANDO EL PRECIO Las personas intersexuales se vuelven patológicas, porque desafían las categorías monosexuales a nivel somático. Es decir, que desafían la idea de un sexo por un cuerpo. Durante los últimos 50 años la "solución" ha sido la de someterlos a intervenciones quirúrgicas violentas e invasivas, como la clitoridectomía (para los que asignan las mujeres). Las intervenciones están diseñadas para apuntalar categorías normativas de género y sexualidad. También lo es la idea de que son "realmente" los hombres o las mujeres "de verdad" con una condición (corregible). Esto refuerza la idea de que sólo hay dos sexos y por lo cual relega lo hermafrodita al mito, más allá de los reinos de lo humano, y por lo tanto, fuera del aquí y ahora. Las personas transexuales se representan psicopatológicamente y están obligadas a someterse a diversos regímenes disciplinarios para acceder a los tratamientos médicos que ayuden a su paso de una categoría de género a otro. A pesar de que cruzar está permitido, sólo puede ser en una dirección y debe ser un evento singular. Los transexuales también son objeto de estigma social e institucional y la violencia para cruzar la gran división intencionalmente. Del mismo modo los bisexuales pagan un precio por el entrecruzamiento de la línea imaginaria entre las dos categorías privilegiadas sexuales, a pesar de ellos tiene una forma algo diferente. Los bisexuales desafian las exigencias de un orden monosexual a nivel erótico. Como resultado, la violencia opera epistémicamente más que materialmente. Aunque toma muchas formas, y todas sirven para trivializar la experiencia vivida de los sujetos bisexuales y hacer que la experiencia parezca inauténtica. Los bisexuales son comúnmente considerados una amenaza, ya sea como "vectores de la enfermedad," los contaminadores de una imaginaria "pureza" de la comunidad lesbiana, o como cruce de agentes dobles (Esterberg, 2007; Hemmings, 1993). En términos un poco más benignos están variadamente vistos como confundidos, sienta vallas, inmorales, promiscuos, hedonistas, engañados a sí mismos, que quieren tener tu pastel y comerselo también (con privilegio heterosexual), (Angelides, 2001; Eadie, 1993; Germon y Hird, 1999; Hemmings, 1995, 2007; Weiss, 2003). Aunque las tecnologías utilizadas para gestionar las sexualidades desordenadas difieren en grado y en especie de los que se utilizan para gestionar los cuerpos desordenados, está claro que cada uno tiene el efecto de desterrar: fundiendo a las personas bisexuales y las personas intersexuales en el aquí y ahora. El orden monosexual está temporalmente restaurado.

31


CONCLUSIÓN A pesar de los límites de la escala de clasificación de Kinsey, una de las cosas que sí (aunque burdamente) saca a nuestra atención a la complejidad de la bisexualidad. Al mismo tiempo que gesticula hacia la imposibilidad de captar que la complejidad con un solo significado (o en realidad un modelo unidimensional). La bisexualidad como un nombre descriptivo, cubre una amplia gama de estilos sexuales sin género, sensibilidades y prácticas ya que hay infinidad de maneras en las que uno puede ser bisexual (Eadie, 1993; Hemmings, 1993; Klein, 1993; Rodríguez Rust, 2000b; Stein, 1999). Como Carol Queen (1995) acertadamente señaló, "a lo mejor no follamos a cualquier cosa que se mueva, pero, en nuestro arco iris de diferencia, nosotros somos cualquier cosa que se mueve" (p. 158). Este sentimiento resume el carácter de la bisexualidad como un modo de no-género hacia la sexualidad. Pero más que esto, lo dice a los activistas de la resistencia feroz y los estudiosos que tienen una sola definición inequívoca de la bisexualidad. Cuando Kinsey sólo vio desorden y confusión en la multiplicidad de la bisexualidad, activistas y académicos contemporáneos se deleitaban en sus posibilidades productivas. La bisexualidad abarca una amplia gama de individuos cuyas relaciones afectivas no se determina sobre la base del género. Por lo tanto una definición única, fija sólo serviría, dicen, para reducir la rica diversidad de temas y prácticas bisexuales. Dado que las definiciones van hacia la inteligibilidad de la igualdad, como dice Clare Hemmings (1993), una vez definida no habría más necesidad de hablar o totalmente teorizar los múltiples significados de la bisexualidad. El desafío, entonces, es encontrar formas de llevar la bisexualidad con firmeza en el presente, en todo su desordenado esplendor. Angelides (2001) ha argumentado que hay que tomar en serio la idea postructuralista de que todas las categorías de identidad son relacionales. Según sus cálculos, la bisexualidad no es sólo un jugador clave en la producción y reproducción de la oposición homosexual/heterosexual, sino que es, de hecho, el tercer término de una relación trinaria. "En instancias de todos y cada uno de los homosexuales o la heterosexuales, ... la figura de la bisexualidad, como réprobos de ... siempre está al acecho "(p. 200). Antes de que podamos preguntarnos qué trabajo la bisexualidad podría hacer, tenemos que explorar la mejor manera de sacarla a la luz. Es vital que estemos atentos en el examen crítico de la estructura de las epistemologías modernas de la sexualidad e interrogar a sus labores. El concepto de monosexualidad nos permite cambiar los términos del debate fuera de las privilegiadas parejas homo/hetero. Como categoría de análisis, el monosexismo tiene una crítica que se extiende más allá del alcance de los conceptos equivalentes, tales como bifobia y el heterosexismo. Como una herramienta conceptual, el monosexismo hace visible las formas de la sexualidad y las subjetividades sexuadas cuya materialidad está en constante elidio de lo real y del presente.

32


Este artículo ha sido traducido de la versión de Lengua Inglesa de Kinsey y las Políticas de Autenticidad Bisexual, Germon, J, Journal of Bisexuality, 8: 3-4, 243-258, 12 Diciembre 2008, Usado con permiso del editor (Taylor & Francis Ltd, http://www.tandfonline.com). This article has been translated from the English language version of Kinsey and the Politics of Bisexual Authenticity, Germon, J, Journal of Bisexuality, 8: 3-4, 243-258, 12 December 2008, used with permission of the publisher (Taylor & Francis Ltd, http://www.tandfonline.com).

Diario de Bisexualidad Detalles de la publicación, incluyendo las instrucciones de los autores e información de suscripción: http://www.tandfonline.com/loi/wjbi20

Para citar este artículo: Jennifer E. Germon (2008): Kinsey and the Politics of Bisexual Authenticity, Journal of Bisexuality, 8:3-4, 243-258

Para enlazar este artículo: http://dx.doi.org/10.1080/15299710802501652

Términos y condiciones de uso: http://www.tandfonline.com/page/terms-and-conditions

Este artículo puede ser utilizado para la investigación, la enseñanza y estudio con fines privados. Cualquier reproducción sustancial o sistemática, la redistribución, la reventa de préstamos, sub-licencias, la oferta sistemática o distribución en cualquier forma o a cualquier persona sin autorización, está expresamente prohibida. El editor no da ninguna garantía expresa o implícita ni hace ninguna representación que el contenido sea completo o preciso, o hasta la fecha. La exactitud de las instrucciones, fórmulas y dosis de los medicamentos debe ser verificada independientemente con fuentes primarias. El editor no se hace responsable de cualquier pérdida, acciones, demandas, procesos, demanda o costos o daños cualesquiera que sea su causa o derivados directa o indirectamente en conexión con o que surjan de la utilización de este material.

Journal of Bisexuality, 8: 243–258, 2008 Copyright © The Haworth Press ISSN: 1529-9716 print / 1529-9724 online DOI: 10.1080/15299710802501652

33


ENTREVISTA A MIGUEL OBRADORS ¿Qué es la bisexualidad? Veo que empezamos con la pregunta del millón! Bueno, pues en general no me gusta dar definiciones; si entrevistáis a varias personas bisexuales y les hacéis la misma pregunta veremos que las definiciones que damos de bisexualidad pueden llegar a ser muy diferentes e incluso antagónicas. Para mi eso no supone ningún problema porque creo que cada persona ha de ser libre de definir como quiera las etiquetas identitarias con las que se identifica. El problema es cuando personas que no son bisexuales quieren imponer su visión y “definición” de bisexualidad en nosotr*s, lo cual me parece totalmente invasivo, y más aún incluso cuando personas que se identifican como bisexuales expresan su malestar ante tales posturas paternalistas y aún así, estas personas siguen insistiendo, sin querer escuchar, recurriendo a la ridiculización y a la violencia como herramienta argumentativa, como por ejemplo podemos ver en el caso de Itziar Ziga o Shangay Lily que a través de reflexiones torpes y razonamientos infundados sobre la bisexualidad consiguen posicionarse a sí mism*s en situaciones verdaderamente histriónicas. Pero dejando de lado los sinsentidos que se les ocurren sobre la bisexualidad a personas que no se identifican como bisexuales, creo que es importante entender la heterogeneidad implícita dentro del término “bisexualidad” según es entendida por personas bisexuales. Según lo que he oído, leído y discutido, las definiciones más generalizadas de bisexualidad, se basan en la idea de que hay personas bisexuales que se identifican como tales porque les traen los hombres y las mujeres, otras personas bisexuales se identifican como tales porque les atraen tanto las personas de su mismo género como las personas de otros géneros, mientras que hay personas bisexuales que se identifican como tales porque les atraen todos los géneros y finalmente hay aquellas que se identifican como bisexuales porque les atraen las personas independientemente de su género. A mi ninguna de esas definiciones que se suelen usar me vale y es que a mi no me gustan los “géneros” sino las personas, algunas ( no todas) ciertamente por su género, pero junto a miles de otras cualidades. Es decir, que para mi depende de la persona en cuestión, algunas veces me puede gustar una persona por su género, mientras que otras veces el género me da igual, no es algo que para mi se pueda establecer a priori. Simplemente me atraen las personas guapas, entendiéndose aquí que la belleza pueden ser muchas cualidades o atributos que no pueden reducirse a un juicio objetivo. Lo que me diferencia de las personas monosexuales es que el género de la persona no es para mi un filtro necesario sino que una característica contingente más de las miles de otras características que me pueden atraer, o no, de otra persona. ¿Qué es lo que une a las personas bisexuales? A las personas bisexuales nos puede unir una identidad común. Es decir, que pese a la heterogeneidad que podemos encontrar dentro del término “bisexual” desde un punto de vista individual, también podemos ver un sentimiento y una solidaridad junto a un entendimiento  

34


grupal, donde no hace falta que estés dando explicaciones o justifiques tu orientación sexual co-n-t-i-n-u-a-m-e-n-t-e para que seas entendid* y apoyad*, ya que todo el mundo ha pasado por situaciones similares; un espacio propio bisexual donde reina la empatía, el reconocimiento y el respeto resulta bastante liberador. Sin embargo, no todas las personas bisexuales están interesadas en ser parte de una comunidad bisexual. Hay muchas personas bisexuales que van a lo suyo integradas o asimiladas dentro de la sociedad heterosexual y la sociedad homosexual viviendo según las normas establecidas en cada contexto, necesitando a la comunidad bisexual solamente en momentos específicos donde quizá sufran bifobia o desgraciadamente incluso cuando quieran sacar provecho de la misma, por ejemplo cuando en determinados casos hay cuotas para personas bisexuales o esté abierta la posición de una vocalía bisexual que da acceso a un cargo, estas personas, que no están normalmente comprometidas con la comunidad bisexual, sacan la carta Bi. También podemos ver un tercer grupo de activistas bisexuales que no están interesad*s en políticas identitarias sino que les motiva más un activismo político centrado en confrontar la bifobia y el monosexismo. Lo que une a este último grupo de personas no es necesariamente una identidad común sino una experiencia común de opresión. En este último grupo de personas podemos encontrar, a parte de bisexuales, a personas pansexuales, omnisexuales, polysexuales, multisexuales o incluso personas que deciden no identificarse con una etiqueta identitaria pero a las cuales les afecta el monosexismo de igual manera. Así mismo, se puede también ver, que estos grupos que he mencionado se pueden entremezclar. Has hablado de "bifobia"¿Qué es la bifobia? ¿Cómo se manifiesta? Para empezar creo que es muy importante cuando se habla de "fobias" hacer una diferenciación entre aquellas fobias clínicas que están relacionadas con un sentimiento de ansiedad, pánico, sudoración, respiración rápida, taquicardia, etc como la "aracnofobia" y otras “fobias” como la “bifobia” que implican un odio y una violencia hacia un grupo minorizado. Son dos tipos de palabras que, aunque sean homógrafas, tienen un significado totalmente diferente, como por ejemplo la palabra “gato” que puede ser un animal o lo que se usa para levantar el coche. Dicho esto, creo que es importante entender como funcionan los mecanismos de opresión en la sociedad para poder atender a las necesidades reales de los grupos de personas que sufren opresión. Por ejemplo, el problema de la bifobia no es tanto el cómo se manifiesta, aunque también, sino el cómo no se manifiesta, y me explico. La bifobia no es siempre tangible y gran parte de la discriminación que sufren las personas bisexuales es debida a violencia simbólica y a una erradicación absoluta de la bisexualidad tanto en la esfera pública como en la privada, también conocida como inBIsivilización, aunque yo prefiero el término erradicación ya que no se nos inBIsiviliza solamente, se nos expulsa del imaginario colectivo, no existimos salvo en las fantasías y a través de estereotipos que construyen personas monosexuales sobre nosotr*s desde su privilegio monosexual. Tal erradicación ocurre constantemente ya que el monosexismo, que es la estructura de poder causante de la bifobia, es un principio regulador de la sociedad, que acarrea muchísimas consecuencias. En la sociedad heteropatriarcal las necesidades de las personas bisexuales no son tenidas en absoluto en cuenta, y en muchas organizaciones LGTB se piensa que l*s  

35


bisexuales, en el fondo, somos homosexuales con privilegios heterosexuales y nuestros problemas específicos no se entienden o incluso se ningunean. Se dice que exageramos y que hacemos demandas utópicas no centrándonos en los problemas “reales”, los cuales, claro, son establecidos por personas monosexuales. Uno de los casos más extremos de bifobia institucionalizada es la que podemos ver en ILGA, donde reiteradamente se practican políticas de exclusión de las personas bisexuales bajo la idea de que el activismo bisexual “no está en plena harmonía con la perspectiva de derechos humanos sobre la cual trabaja ILGA”, palabras textuales de la directora ejecutiva de ILGA-Europa, Evelyne Paradis. Lo cual deja a uno atónito y más aún si se tiene en cuenta que ILGA recibe subvenciones de la Comisión Europea y de otros organismos para realizar proyectos para nuestra comunidad y organizaciones como la FELGTB, que tienen un área bisexual con personas muy preparadas, son miembros constituyentes de ILGA. Quienes toman las decisiones, cómo se filtra la información o quiénes son las personas encargadas de distribuirla para que no llegue a las personas interesadas? Aquí estamos viendo un ejemplo bastante evidente de mala administración. No obstante, e independientemente de lo que opinen personas que no están en absoluto comprometidas con la comunidad bisexual pese a tener cargo en una organización u organismo LGTB, no hay más que leerse la Convención Europea de Derechos Humanos y Libertades Fundamentales, la Declaración de Derechos Humanos de las NNUU, la Carta Africana de los Derechos Humanos y de los Pueblos o los Principios de Yogyakarta para ver que los derechos inalienables de las personas bisexuales son continuamente violados. Tratar a las personas bisexuales como homosexuales no ayuda. Por citar un ejemplo, hubo el caso de una mujer bisexual que pidió asilo político en un país de la Unión Europea porque era bisexual y estaba perseguida; a esa persona se le denegó el asilo al estar casada con un hombre. Al mismo tiempo el marido de esta persona la sometía a violaciones correctivas para curarle su presunto “lesbianismo”. Muchas personas bisexuales que quieren pedir asilo político se encuentran entre la espada y la pared y han de mentir y decir que son homosexuales para que se las tome mínimamente en serio. En la mayor parte de los casos las violaciones de la integridad de las personas bisexuales no se llegan incluso ni a registrar porque en los formularios usados por las instituciones burocráticas y en las estadísticas que se elaboran consiguientemente solo se suele trabajar con etiquetas monosexuales. Si vemos las recientes publicaciones sobre bisexualidad como por ejemplo, el informe sobre invisibilización bisexual de San Francisco o el Informe sobre bisexualidad elaborado por BI UK o diversos estudios elaborados sobre bisexualidad en otras partes del mundo, todos ellos llegan a la misma conclusión. La tasa de suicidios e intentos de suicidios de las personas bisexuales es mucho más alta que la tasa de suicidios e intentos de suicidio de la población monosexual ya sean heterosexuales u homosexuales. La bifobia y el monosexismo todavía no son tomadas en serio, lo cual no es solamente negligente o irresponsable sino criminal. Hablas de monosexismo, pansexualidad, omnisexualidad.... que son términos que muchas personas no entienden. ¿No crees que es un problema utilizar tantos neologismos si queremos llegar a las personas? Sí y no. Nadie nace sabiendo, el lenguaje que tenemos lo aprendemos y el vocabulario que usamos lo vamos cambiando a lo largo de nuestra vida. Una cosa es utilizar un lenguaje pedante, elitista, conceptista y oscuro y otra muy diferente utilizar ciertos neologismos como herramientas para visibilizar y combatir la opresión. He tenido amigos que cuando han querido referirse a una persona homófoba o sexista la han llamado “racista”, de hecho se oye llamar racista a personas que no son racistas pero que cometen otro tipo de discriminación. Tiene sentido el porqué utilizamos una palabra y no otra ya  

36


que cada estructura de opresión funciona de acuerdo con determinados mecanismos, aunque pueda haber cierta interseccionalidad entre ellos. También creo que deberíamos pensar el porqué la palabra “monosexismo” resulta tan rara para mucha gente pero no, por ejemplo, la palabra “monogamia” o incluso palabras tan excepcionales ligadas a un argot religioso como por ejemplo “resurrección”, “misericordia” o “apocalípsis” que todo el mundo, creyente o no, más o menos entiende. Alguien diría que esas palabras son “más normales” y ahí está precisamente la madre del cordero, las normas de la sociedad que hacen ciertas palabras más normales que otras. Es evidente que si, desde pequeñ*s, nos bombardean con el sueño de la monogamia junto a otros valores propios de una sociedad monosexista y heterosexista cuando un* diga “patriarcado” habrá bastante probabilidad de que algunas personas no entiendan lo que significa esa palabra y pongan los ojos como platos. Para mi eso es un indicio de que hay que utilizar más esa palabra y “normalizar” su uso. Hace unos años, algunas personas argumentaban en contra de utilizar el término LGTB en lugar de “gay” porque LGTB no se entendía y hasta que recientemente el término cis o cisexual se ha empezado a usar de una manera más o menos generalizada, al menos en algunos círculos, las personas que no eran transexuales eran consideradas “normales”. En el caso de las personas bisexuales evidentemente hay todo un argot nuevo que visibiliza y expresa nuestra manera de ver el mundo, más allá del lenguaje y el vocabulario del que partimos que es bifóbico. Pero si queremos continuar con un lenguaje y un vocabulario monosexista desde luego que no hacen falta palabras nuevas. El término "CisHomonormatividad" fue generado por un grupo de trabajo al que pertenecías hace unos años? ¿podrías explicar para personas no académicas qué es la cishomonormatividad? Bueno, CisHomonormatividad es un término realmente surgido en un grupo de trabajo horizontal y autogestionado no en un aula universitaria y lo usan todo tipo de personas aunque su uso, todavía, sea reducido. CisHomonormatividad es la intersección entre cis-normatividad y homo-normatividad, y es un tipo de norma social que encontramos, por ejemplo, en organizaciones LGTB donde las personas que son monosexuales y cisexuales, al mismo tiempo, tienen más privilegios que l*s demás. En el lado digámosle, opuesto, estarían las personas bisexuales que son transexuales que son las cuales se ven más perjudicadas por la CisHomonormatividad. En ambientes CisHomonormativos las lesbianas cisexuales se apropian de temas y espacios de "mujeres" mientras que los gays cisexuales se apropian de temas y espacios de "hombres”. En algunos casos, llaman formalmente a estos espacios “lésbicos” o “gays”, para asegurarse su hegemonía sobre los mismos mientras que, en la práctica, en dichos espacios se tocan muchos temas de género, familia o de salud que no necesariamente van ligados a una orientación sexual determinada. No obstante, las personas transexuales y bisexuales pueden correr el riesgo de ser excluidas de tales espacios arbitrariamente, ser expuestas a humillaciones como por ejemplo el tener que pedir permiso para participar en los mismos o incluso ser víctimas de vejaciones. En espacios ChisHomonormativos se piensa también que las personas transexuales se han de centrar exclusivamente en temas de identidad de género, ya que se olvida que las personas transexuales también tienen una orientación sexual, al igual que las personas cisexuales también tienen una identidad de género. En ambientes CisHomonormativos la homosexualidad y la homofobia son tenidas en cuenta de  

37


una manera transversal en todas las políticas, mientras que la bisexualidad y la bifobia son recluidas a sus espacios propios, muchas veces con pocos medios, poco reconocimiento y poco acceso a información. En ambientes CisHomonormativos se ven a las personas transexuales como algo exótico, algunas veces incluso como un “tercer género”. En tales ambientes, muchas personas cisexuales abusan de sus privilegios cisexuales y se apropian de un discurso transexual avasallando, como hemos podido ver claramente en el Octubre Trans* organizado por la Asamblea Homo ( Transmaricabollo) y la respuesta al mismo escrita por la activista bisexual y transexual Ainara Ruiz. En ambientes CisHomonormativos la bisexualidad no se exotifica de la misma manera que la transexualidad, en su lugar la bisexualidad se cuestiona, se niega, se excluye y se invisibiliza de la agenda. Y es que claro, no olvidemos que los gays y las lesbianas tienen privilegios monosexuales y much*s de ell*s no están para nada interesad*s en erradicar el monosexismo de la sociedad sino todo lo contrario. La CisHomonormatividad se puede explicar de una manera un poco más anecdótica. Por ejemplo, yo cuando he ido a conferencias LGTB que han sido CisHomonormativas me he dado cuenta de que hay personas que te echan los trastos presuponiendo un tipo de génitales y un comportamiento sexual con el cual no te sientes necesariamente identificado. No a todas las personas bisexuales, por ejemplo, nos gusta tener sexo con personas de nuestro mismo género. Eso no se entiende o se ve como muy raro y conlleva a que las personas bisexuales y transexuales tengamos que explicarnos todo el tiempo porque diferimos de la norma cisexual y monosexual, algunas veces hasta siendo expuestas a preguntas invasivas mientras que las personas cisexuales y homosexuales son totalmente incuestionadas. La CisHomonormatividad es efectiva a través de una forma de hacer creer a las personas bisexuales que el problema “común” es la homofobia y que hay que trabajar unid*s en vez de segregarnos, y la verdad es que tiene su efecto ya que en muchas organizaciones LGTB hay personas bisexuales que en absoluto hacen política bisexual sino política homosexual. De ahí podríamos aprender de nuestros compañer*s transexuales que no se dejan vender la moto tan fácilmente y saben perfectamente que la transfobia y la homofobia responden a diferentes lógicas y por consiguiente requieren diferentes políticas. Con la bisexualidad es más difícil ya que tanto la homosexualidad como la bisexualidad son identidades sexuales ( u orientaciones sexuales si se prefiere) y la mentalidad monosexista solo concibe dos la heterosexual y la homosexual, muchas veces no somos una opción legítima. ¿Crees que influye la perspectiva de género en el movimiento bisexual, en tu caso como hombre bisexual? Las personas que nos identificamos como hombres ( o varones si se prefiere) tenemos una lucha diferente a la de las personas que se identifican como mujeres o las personas que se identifican como de género queer, o como agenéricas ( de ningún género) o como polygenéricas ( de muchos géneros) o personas de-generadas ( genderfuck* en Inglés). Aquí me gustaría hacer un inciso y mencionar que, por motivos de economía del lenguaje y cuando me expreso en términos generales yo normalmente uso el término “género queer” como paraguas de todas las identidades o expresiones de género no binarias que anteriormente he mencionado y otras. El activismo bisexual dentro del estado español es una excepción ya que hay bastante balance genérico, pero en general la mayoría de las personas que lideran el movimiento bisexual a nivel mundial no se identifican como hombres. Hay diferentes motivos para ello. Yo creo que el  

38


principal es la influencia del feminismo; muchos grupos organizados de mujeres y de personas de género queer que conozco tienen como referencia común el feminismo, pero en los grupos de hombres que también conozco no se ve normalmente esa fuerza política sino más bien un sentimiento de grupo, de compañerismo o fraternidad sin ir a más. Los hombres tenemos indudablemente más privilegios patriarcales que las mujeres y las personas de género queer; y las personas privilegiadas se suelen mover menos que las oprimidas para combatir las estructuras de poder de la sociedad porque no se dan cuenta de los problemas, los problemas no les afectan o incluso los problemas de otrxs les llegan a beneficiar. No obstante, la bisexualidad masculina tiene sus problemas específicos, como por ejemplo la idea de que los hombres bisexuales no existimos o en los casos que si se reconoce nuestra existencia es porque estamos casados con una mujer heterosexual a la cual le somos infieles con otros hombres. Si analizamos bien este prejuicio más que describir algo sobre los hombres bisexuales lo que desenmascara es el grado de ignorancia generalizada de una sociedad profundamente monosexista. Encontramos, a parte de espacios mixtos para personas bisexuales, bastantes espacios para mujeres bisexuales, algunos de ellos inclusivos para personas de género queer. Sin embargo, espacios propios para hombres bisexuales hay muy pocos. Hace unos meses yo y un grupo de compañeros creamos un grupo de Facebook llamado “hombres bisexuales”, en el que otros varones bisexuales están más que bienvenidos a unirse. Y es que muchos hombres tampoco nos sentimos a gusto en ambientes feministas con unas prácticas propias de la segunda ola del feminismo, que, como estrategia para subvertir la opresión patriarcal en el lenguaje, utilizan el femenino con terminaciones en A para referirse a todo el mundo sin tener en absoluto en cuenta el pronombre con el que se identifica cada persona. En el estado español pasa bastante en algunos ambientes queer. Ese uso del lenguaje, a parte de ser monosexista, es profundamente cisexista e irrespetuoso hacia las personas de género queer que suelen preferir terminaciones neutras en E y evidentemente también hacia los hombres transexuales. En algunos ambientes cis-gays el femenino también se usa por defecto no ya por feminismo sino por CisHomonormatividad, y algunos casos también por misoginia, lo cual resulta también bastante irrespetuoso. Mi impresión es que en los espacios bisexuales tenemos bastante en cuenta con qué género las otras personas se identifican y nos expresamos de acuerdo con él, pero algunas veces también es empoderador estar en espacios con personas que no solo comparten tu identidad sexual sino también tu identidad de género, se gana en espontaneidad y los lazos pueden ser más estrechos, precisamente porque se parten de situaciones similares. ¿Cuál es el mayor reto al que se enfrenta el activismo bisexual? Depende, claro está, del contexto los agentes y los objetivos que se tengan en cuenta, ya que no es lo mismo el activismo bisexual que se pueda llevar a cabo en un núcleo urbano grande, en una zona rural, por internet, por personas bisexuales de género queer, por personas bisexuales con diversidad funcional, por personas bisexuales racializadas, para destruir el sistema monosexista o para buscar un espacio de reconocimiento y tolerancia en el mismo, por citar algunos ejemplos. Hay que reconocer que las personas bisexuales, somos más que bisexuales y podemos tener múltiples necesidades, identidades y luchas que generan multitud de objetivos políticos que pueden incluso llegar a colidir. Desde mi punto de vista, el mayor reto al cual se enfrenta el activismo bisexual en el estado español es el de adquirir un espacio de empoderamiento propio donde personas bisexuales puedan crear discurso, materiales y servir de referentes e inspiración mutua. Por ahora vamos  

39


por buen camino pese a todos los impedimentos que nos topamos por el camino pero ilusión no falta y compromiso tampoco. Lo ideal creo que sería que hubiese una organización independiente, un grupo de acción o una asamblea separatista para personas no monosexuales. ¿Qué le dirías a una persona bisexual que pueda estar leyendo esta entrevista y que jamás le haya contado a nadie su orientación sexual? Pues mira, ante todo mucho ánimo. Ábrete una cuenta en Facebook, si todavía no la tienes, y únete al grupo “Stop Bifobia”, creado por Josito Cabrera. Allí encontrarás a gente muy maja, también de tu localidad o de una localidad cercana a la tuya, que seguro que se quieren tomar un café, una birra o un zumo contigo. Una de las cosas más bonitas que he visto en la comunidad bisexual es la excepcional solidaridad y altruismo que allí reina, quizá por mero instinto de supervivencia. También ten en cuenta que cuando salgas del armario no todo el mundo se va a creer que eres bisexual y puedes ser víctima de violencia por personas que quizá solo te quieren ayudar de buena fé. Por eso es importante que leas sobre lo que es la bifobia y el monosexismo y si tienes la posibilidad y las ganas suficientes pásate por el grupo bi de su localidad, si lo hay, mira en youtube videos sobre bisexualidad hechos por personas bisexuales, y busca blogs sobre bisexualidad, que hay bastante buenos, también en Castellano o seguramente en las lenguas que hables. Claro que también tienes que tener cuidado con lo que lees; hay mucha (des)información escrita por personas monosexuales sobre bisexualidad que más que ayudar, perjudica. También intenta no leer solo sobre bisexualidad sino también sobre pansexualidad, omnisexualidad, demisexualidad, skoliosexualidad, polysexualidad… ya que lo mismo estas etiquetas te gustan más y se adaptan más a tus necesidades personales. Lo mismo no quieres ni etiquetarte, es tu decisión. Ten en cuenta que las verdades absolutas no existen, y tu definición de bisexualidad o experiencia bisexual es tan válida y aceptable como cualquier otra definición o experiencia que pueda tener otra persona bisexual. Para identificarte como bisexual no hace falta que hayas tenido sexo con personas de dos géneros diferentes o que hayas tenido relaciones con personas de varios géneros o que te atraigan por igual dos géneros diferentes, al igual que te puedes identificar perfectamente como bisexual y al mismo tiempo como pansexual, omnisexual, o incluso “marica”, “bollo” o “heteroflexible”, por citar algunos ejemplos; hay razones por las que también te puedes identificar con esas etiquetas y muchas personas tienen identidades híbridas, siendo cada cual libre de definir su identidad como y con las etiquetas que le de la gana. Eso sí, tampoco trates de definir las etiquetas de otras personas. Ojo que otra cosa muy diferente es decir que la bisexualidad es una etiqueta vacía o una etiqueta falta de peso político como excusa para usar etiquetas híbridas, tales tipos de razonamientos pueden estar enmascarando bastante bifobia. Ten en cuenta que hay millones de personas más como tú que han pensado, sentido y vivido muchas de las cosas por las que también has pasado y, por supuesto, no olvides pasártelo bomba y hacer cosas que te hagan sentirte plena y feliz. Algunas personas bisexuales tenemos la tendencia a hacer pequeñas frikadas, como teñirnos el pelo, hacernos tejer un vestido o hacer tartas con los colores de la bandera bi o Bisibilizar la B transversalmente en nuestro lenguaje diciendo “FeliBIdades” o palabras por el estilo, o vestirnos de heroínas bisexuales y salir por la calle a mogollón o ponernos el color morado hasta en los cordones de los zapatos, o hacernos una foto delante de la matricula de un coche simplemente porque pone “BI 486…” o hacer diseños disparatados de todo tipo para Bisibilizar nuestra realidad y someter a SPAM a la  

40


gente, o hacer camisetas en casa y salir a la calle a venderlas, generalmente con poco éxito etc etc. Cuando un* está lo suficientemente empoderad*, realmente encuentra el sentido y la gracia en este tipo de cosas y puede incluso tener la motivación de llevarlas a cabo. Así que, cuando te apetezca, porque te apetezca y como te apetezca… Bisibilizaté! Miguel Obradors Miguel Obradors, licenciado en Ciencias Sociales por la universidad de Roskilde y con un Máster en Estudios Europeos, por la universidad de Lovaina es oriundo de Madrid pero ha residido en el extranjero desde los últimos 11 años en ciudades como Bruselas, Tbilisi, Nueva york, Muscat o Copenhague. Durante los cerca de 8 años que Miguel ha sido activista bisexual, el activismo de Miguel ha sido polifacético, y en él podemos encontrar la creación de grupos de discusión para bisexuales en redes sociales como Yahoo ( grupodebisexuales) o Facebook (Global Bisexual Network, Hombres Bisexuales) la facilitación de talleres en grupos o asociaciones que trabajan por la diversidad afectivo-sexual , el escribir artículos para revistas especializadas sobre bisexualidad como “The journal of bisexuality” así como para libros sobre bisexualidad como “Getting bi, voices of bisexuals around the world”. Miguel ha participado también como ponente bisexual en diversas conferencias o jornadas sobre bisexualidad o sobre temática LGTB como por ejemplo BIRECON (2010), la conferencia anual de ILGA Europa en Turín ( 2011), los primeros encuentros sobre bisexualidad celebrados en Getafe ( 2010) y las primeras Jornadas sobre bisexualidad celebradas en Seseña ( 2012). En Copenhague, donde Miguel vive actualmente, Miguel ha dado diversas charlas en grupos u organizaciones LGTB, ha facilitado talleres en el festival Queer de Copenhague y ha organizado encuentros y conferencias, como por ejemplo las primeras Jornadas sobre CisHomonormatividad ( 2011) o las primeras Jornadas sobre Sexo Radical ( 2011). Miguel también ha escrito artículos sobre bisexualidad para diferentes periódicos y revistas danesas ( Politiken, Out&About, Modkraft) y ha colaborado con la organización nacional “Sex og Samfund” sobre temas de bisexualidad. Miguel fue co-fundador del grupo de trabajo y de acción bisexual llamado “Bite!” en Copenhague, que finalmente se extinguió y fue también el co-creador de Pangea, una organización LGTBIQA internacional basada en Copenhague cuya visión política va destinada a luchar contra la intersección entre LGTBIQA-fobia, racismo y xenofobia en la sociedad danesa a través de actividades sociales, culturales y políticas destinadas al empoderamiento de grupos múltiplemente discriminados. Después de desarrollar la mayor parte de su activismo en lengua inglesa, Miguel ha decidido centrar su activismo en lengua castellana y actualmente está coordinando la publicación de un libro sobre sexualidades no monosexuales con contribuciones de más de 50 personas, ya sea a través de textos académicos, reflexiones o experiencias personales, de personas en cuyas sociedades el Castellano sea una lengua usada. Miguel tiene una relación abierta con el activista bisexual francés Stéphane Le Borne y a parte de bisexual, se considera queer, cosmopolita, poliamor, ateo, anti-racista, y con una sexualidad que puede incluir muchos sabores. En Julio del 2013 COGAM otorgó a Miguel uno de sus premios Arco Iris al activismo.

Por Esperanza Montero  

41


42


43


Como tener una cita con una persona bisexual Las personas que se consideran bisexuales se sienten atraídas por personas de su mismo sexo y diferentes, esto no quiere decir que sienten la necesidad de estar con un hombre y una mujer al mismo tiempo. Al igual que las personas heterosexuales u homosexuales, la gran mayoría de los hombres y las mujeres bisexuales va a querer una relación monógama. Cuando se trata de matrimonio, una persona bisexual puede terminar con un socio de uno u otro sexo. Si una mujer se casa con un hombre no quiere decir que ella es hetero, y por la misma razón, casándose con una mujer no la hará lesbiana. La persona que se casa será la que esta enamorada de una persona, y puede o no tener nada que ver con el género de la persona.

Entiende que muchas personas bisexuales no prefieren un género sobre otro. Muchas personas, incluso los que finalmente se casan, puede cambiar entre sexos en función de sus sentimientos. Al entrar en una relación de noviazgo serio con una persona bisexual, prepárate para aceptar su atracción a otra de las diferencias sexuales - del mismo modo que los heterosexuales o gay se sienten atraídos por los miembros de su sexo preferido. Recuerda que la persona que está saliendo contigo en primer lugar, es porque se sienten atraídos a ti como un individuo. Respeta la bisexualidad de tu cita como parte de su identidad. Entiende que también podrían ser en su mayoría una o la otra, que, de hecho, los hace bisexuales. Mayoría de las personas bisexuales se consideran siempre bisexuales, sin importar con quiénes están saliendo en el momento. Es importante no quiere decir que son heterosexuales si están en una relación con una persona del sexo opuesto, ni que son homosexuales si se encuentran en una relación del mismo sexo. Como tal, no se pregunta cuando se encuentran con alguien de lo opuesto o del mismo sexo, y se sienten atraídos por ellos, acepta la bisexualidad como es, si deseas mantener su relación con esas personas. Entra en una relación seria con una persona que es bisexual igual que lo harías con cualquier otra persona de tu género preferido. Entiende que si se sienten atraídos por un miembro de distinto o del mismo sexo que el tuyo, que no te están engañando, al igual que los heterosexuales o gays se sienten atraídos por otros miembros de su sexo preferido. Recuerda que tu pareja se siente atraída por ti como individuo, y entiende que desea permanecer contigo, que hará tu relación más fuerte. Recuerda que en una relación seria, tu pareja no sólo debe ser tu amante, sino que también debe ser tu mejor y más confiable amiga. Si sientes que no puedes aceptar esto, entonces no entres en la relación – recuerda: no es diferente la forma, por ejemplo, una persona exclusivamente heterosexual siempre se sentirá atraída por el sexo opuesto, aunque esté en una relación contigo. Mantén una relación saludable con tu pareja bisexual, como lo harías con cualquier otra cita con la que te guste estar, o incluso ames. Se honesto/a con ellos/as, se abierto con ellos/as y comparte pensamientos y sentimientos. Perdonarnos unos/as a otros/as y decir la verdad indiscutible cuando se trata de desacuerdos, aprende a apreciar a su pareja en lugar de mostrar la crítica malsana. Ayudaros cuando sea necesario, y comunicar abiertamente sobre casi cualquier cosa como lo haría con una persona de su misma sexualidad. Ten la mente abierta. Algunas personas piensan que la bisexualidad es una cosa mala, y sin duda tiene sus retos únicos. Sin embargo, ser bisexual es más que otra manifestación de la diversidad sexual humana.

44


Consejos: No tengas inseguridad. Se están citando contigo por una razón. Recuerda que, para una persona bisexual, el sexo se vuelve más como el color del pelo en relación a la atracción y la conveniencia. El hecho de que las personas bisexuales pueden ser atraídas por los hombres y las mujeres es (para ellas) no tan ajeno o más peligroso que el hecho de que se puede (probablemente) sentir atraído/a por tanto el cabello rubio o cabello castaño. Esto no quiere decir que uno de vosotros/as necesitan "tanto" para ser feliz. No te burles de las personas por ser bisexuales. Ellas puede que te sigan la broma, pero por dentro puedes herirlos o hacerles sentir inseguros/as. Así que a menos que realmente te digan que está bien, no te burles. Si sus motivos para salir con una persona bisexual son sólo por alguna fantasía sexual, entonces díselo a tu pareja potencial a la cara antes que se desarrolle la relación. Una persona bisexual puede querer un tipo diferente de relación con un género y una relación diferente con la otra. (Por ejemplo:. Una relación de crianza a largo plazo con un género y una relación física a corto plazo con el otro) Esto puede no tener ninguna relación con sus atractivos físicos. Una persona bisexual puede estar en realidad un poco confundido por su incapacidad de ser atraídos por ambos sexos. Esto no quiere decir que los que emiten "vibraciones" homosexuales o heterosexuales. La mayoría de la comunidad bisexual se identifica con la comunidad LGBT. Algunas personas bisexuales, por otro lado, no sienten que pertenecen tanto a la comunidad lesbiana, gay o heterosexual, y sienten que deben tener su propio independencia de la comunidad. Algunos bisexuales experimentan vulnerabilidad en la sensación de que no encajan con la comunidad lesbiana, gay o heterosexual. Las personas bisexuales no están "confundidas" acerca de su identidad sexual, pero ellas a menudo experimentan confusión acerca de en qué comunidad "encajar". Recuerda que a pesar de que las personas bisexuales se sienten atraídas por ambos sexos, esto no quiere decir que se sienten atraídas por todo el mundo. Tienen límites y normas, al igual que todas los demás. Por la misma razón, no preguntes a tu pareja si "prefieren el sexo con hombres o mujeres". Si estás en una relación con ellas, siempre se debe asumir que te prefiere a ti. No asumas que porque son bisexuales que necesariamente van a ir a la opción más fácil, o que no pueden entender la dificultad de ser gay / lesbiana en una sociedad heterosexual - pueden también no estar preparadas para formar una relación duradera con sexo opuesto. Las personas bisexuales no pueden elegir ser heteros, ni se acaba de negar que son homosexuales, tienen aproximadamente la misma cantidad opción cuando se trata de por quien se sienten atraídos y se enamoran como cualquier otra persona. Artículo proporcionado por wikiHow, el wiki constructor el más grande del mundo, la más alta calidad manual de cómo hacerlo. Por favor, modifique este artículo y obtener créditos de autor en el original Como salir con una persona bisexual. El contenido de wikiHow puede ser compartido bajo Creative License Commons

45


46


¿POR QUÉ LA BISEXUALIDAD NECESITA CELEBRARSE? EL 23 de septiembre todos los años es se celebra el día de la bisexualidad en todo el mundo. Te preguntarás porque, ¿requiere la bisexualidad de un día para que la gente se de cuenta?. En este post voy a tratar de dar algunas respuestas a esta pregunta. La primera razón para la celebración de la bisexualidad se refiere a la noción de orgullo en general. Lesbianas, gays, bisexuales y trans (LGBT), realizan eventos de orgullo en muchas de las ciudades más importantes del mundo. Éstos implican a menudo que las personas LGBT y sus simpatizantes marchen por la ciudad en un desfile de las diferentes secciones de la comunidad LGBT, cada uno con carrozas y pancartas. La idea detrás de orgullo LGBT es que, durante gran parte de la historia reciente es que LGBT se ha asociado con la vergüenza. Sólo en la década de 1970 la definición de "homosexualidad" fue retirada del manual de diagnóstico y estadística de la American Psychiatric Association (DSM) (que se utiliza para evaluar los trastornos mentales en muchos países), y se mantuvo en la Clasificación Mundial de la Salud Organización Internacional de Enfermedades (CIE) como un "desorden" hasta principios de 1990. Ser LGB o T ha sido tipificada como delito en muchos países en el pasado, y lo sigue siendo en 80 Estados miembros de las Naciones Unidas, y sigue estando penado con la muerte en algunos casos. Las estadísticas sobre los crímenes de odio siguen siendo aterradores para las personas LGBT, y las personas trans, en particular, son atacados, estigmatizados y ridiculizados, incluso en los medios de comunicación. El movimiento del orgullo es para crear conciencia de las personas LGBT y sobre la lucha por el derecho a la igualdad. Es evidente que la bisexualidad se incluye como el 'B' en LGBT, por lo que cabe preguntarse por qué se necesita su propio día, además de eventos del orgullo LGBT de carácter más general, el mes LGBT y la historia de las diversas celebraciones de la vida de otros y de las identidades LGBT que tienen lugar. La razón de esto es lo que se conoce como invisibilidad bisexual. Esto se refiere al hecho de que la bisexualidad es a menudo excluida o abandonada en todo tipo de formas, tanto en el mundo en general y dentro de muchas de las comunidades LGBT. Una gran parte de la razón de la invisibilidad bisexual es que la sexualidad humana a menudo se supone que es dicotómica: que es que la gente se vea atraída por personas del "mismo sexo" o de "distinto sexo". Las personas bisexuales se sienten atraídas por más de un género (el 'bi' en 'bisexuales' se refiere a ser atraidos por personas del "mismo sexo" y de "distinto sexo"), por lo que no se ajustan a esta dicotomía. La bisexualidad llama la atención sobre el problema con esta visión dicotómica de la sexualidad porque las personas bisexuales no se ajustan esa dicotomía. Además, algunas personas bisexuales dicen que se sienten atraídos por personas, "independientemente de su sexo", lo que significa que otras cosas son más importantes para la atracción que el género es. Eso es un reto para aquellos que piensan que la sexualidad tiene que ver con el género de las personas que se sienten atraídos, y no de otras cosas tales como los diversos aspectos de la apariencia de las personas o de la personalidad que encontramos atractiva, las sensaciones que nos gustan experimentar, los roles sexuales nos gusta tomar, los escenarios que encontramos interesantes, las fantasías que nos dan placer, y así sucesivamente.

47


Entonces, ¿cómo se manifiesta la invisibilidad bisexual? Estas son algunas de las formas más comunes con las que te puedes haber topado: • La duda que creció sobre la propia existencia de la bisexualidad, por ejemplo, estudios de investigación que afirman que ciertas formas de bisexualidad (a menudo los hombres bisexuales) no existen, los libros de texto que sólo cubren "la heterosexualidad y la homosexualidad", y el periodismo. Esto es a pesar de la clara existencia de las comunidades bisexuales, y las estadísticas sobre el alcance de la bisexualidad. • La bisexualidad se consideran "sólo una fase", o un momento de "confusión" en el camino hacia una identidad heterosexual o lesbiana/gay. Por supuesto, algunas personas se identifican como bisexuales o tienen relaciones con más de un género, antes de llegar a identificarse como lesbiana, gay o heterosexual. Sin embargo, la investigación longitudinal sugiere que la bisexualidad es más a menudo de una identidad estable que una que está abandonando por otra diferente en el tiempo. • Las figuras de la historia que tenían relaciones con las personas de más de un género que se interpreta como gay o lesbiana, y sus relaciones de otro genero o sus encuentros sexuales eran ignorados, dejando a las personas bisexuales con una falta de modelos disponibles. Además, activismo histórico LGBT está reinterpretado como LG lucha a pesar de la participación fundamental de las personas bisexuales y de las personas trans. • Las organizaciones LGBT, o la igualdad y la diversidad de iniciativas, dejan caer el 'B' de modo que la bisexualidad está incluido en el título, pero el resto de sus materiales son por defecto "de gays y lesbianas" o incluso solo "gay" y se refieren a "la homofobia" en lugar de "la homofobia y la bifobia" (las personas bisexuales son a menudo discriminados específicamente por ser bisexual, por ejemplo, en la doble discriminación que puedan experimentar de las comunidades heterosexuales y de las comunidades LG). La invisibilidad Bisexual es común en los medios de comunicación donde las personas bisexuales son muy rara vez representados. Cuando un personaje de la telenovela se siente atraído a más de un género que casi siempre se muestra como pasar de ser hetero a ser lésbico/gay (como Syed Masood, en Eastenders), o viceversa (como en Bob y Rose). La película Brokeback Mountain fue descrita como una película del oeste gay a pesar de que los personajes tienen una estrecha relación cercana y/o sexual con sus esposas. Artículos de prensa acerca de hombres políticos casados que se han conocido por tener amantes masculinos, casi invariablemente, los describen como "muy gay", mientras que las mujeres célebres que tienen amantes de más de un género a menudo se presentan como "muy heteros" y tener amantes del sexo femenino es para la excitar a los hombres. Formas comunes diarias de la invisibilidad bisexual es cuando a las personas bisexuales se les dice que "se decidan", que se supone que es "realmente" lesbiana/gay o heterosexual (quizás sobre la base del sexo de su pareja), o ser interrogados acerca de sus experiencias con el fin de "demostrar" su bisexualidad. Celebrar el día de la bisexualidad es una forma de aumentar la visibilidad de la bisexualidad como sexualidad, y el desarrollo de la conciencia de la invisibilidad de los bisexuales y bifobia. Esperamos que esto ayudará en el tratamiento de crimen de odio bifobico, intimidación bifobica en las escuelas, y la angustia que sufren muchas personas bisexuales, debido a la discriminación y la falta de reconocimiento de sus identidades.

http://bisexualresearch.wordpress.com/2011/09/23/why-does-bisexuality-need-celebrating/

48


Esta es tu zona, esta vez está vacía, esperamos que para la próxima esté llena. Algo que decir o algo que compartir ….. bisexual.magazine@gmail.com

49


NO TENEMOS QUE ELEGIR

TENEMOS ELECCIÓN 50


USA: American Institute of Bisexuality www.bisexual.org Because www.becauseconference.org BiNet USA www.binetusa.org Bisexual Resource Center (MA) www.biresource.net Bi Writers Association www.biwriters.org New York Area Bisexual Network (NY) www.nyabn.org/ Bay Area Bisexual Network (CA) www.bayareabisexualnetwork.org/bifriendly.html Bi Women Boston (MA) http://biwomenboston.org/ SBWN (WA) http://www.sbwn.net/Welcome.html US BiGirls http://usbigirls.com/

Bi Mental Health Professionals Association http://groups.yahoo.com/group/BiMHP/ Bi Teachers Association http://groups.yahoo.com/group/biteachers/ Bi Veterans Association http://groups.yahoo.com/group/BiVeterans/ Los Angeles Bi Task Force (CA) www.labtf.org/ amBI Los Angeles (CA) www.meetup.com/AMBILA/ Bi Social Network www.bisocialnetwork.com/ BOP blogginbop.wordpress.com BiNet Seattle (WA) http://www.binetseattle.org/ Biversity Boston (MA) http://biversity.org/Biversity_Boston/Biversity.html BiUnity (PA) http://biunity.org/

EUROPE: The bisexual Index (UK) www.bisexualindex.org.uk biUK (UK) www.biuk.org/ bisexualresearch.wordpress.com Bi Con (UK) www.bicon.org.uk/ BiCon2014 (UK) www.bicon2014.org.uk/ Bi Media (UK) www.bimedia.org/ Bi Festival (UK) www.bifest.org/ BiPhoria (UK) www.biphoria.org.uk/ Bisexual Underground (UK) www.bisexualunderground.org/ Bi Coffee London (UK) http://bi.org/bicoffeelondon/ BI Scotland (UK) http://www.biscotland.org

Bigruppen (DK) www.facebook.com/Bigruppen LANDELIJK NETWERK BISEKSUALITEIT (NL) www.lnbi.nl/joomla/ Bijou (NL) http://www.bijou-vrouwengroep.nl/ Dubbelzinnig (B) http://www.dubbel-zinnig.be/ Uferlos e V. (D) http://www.uferlos-online.de/ Portuguese Bi Comunity (P) http://www.communitywalk.com/location/ portuguese_bi_community/info/1613789 Bi2Bi (E) http://www.bi2bi.net/ Stopbifobia (E) https://www.facebook.com/groups/stop.bifobia/ Bisexualidad.net (E) http://bisexualidad.net/ Eurobinet (EU) https://www.facebook.com/groups/eurobinet/ La Radical BI (E) http://laradicalbi.wordpress.com/

51


ESPAÑA:

Be-Sexual : Grupo bisexual de Xega (Asturias) http://xega.org/xega/areas/be_sexual Grupo Bi COGAM: Grupo bisexual de COGAM (Madrid) http://www.cogam.es/secciones/bisexuales Grupo bisexual de Arcópoli (Madrid) http://arcopoli.org/index.php/presentacion-vocalia-bisexual Área bisexual de Algarabía (Tenerife) http://www.algarabiatfe.org/www/bisexualidad/ Grupo bisexual y pansexual de Lambda (Valencia) http://www.lambdavalencia.org/es/grupos-y-espacios/bisexualidad-pansensualidad/ Área bisexualidad de Altihay (Fuerteventura) http://www.altihay.org/ Grupo Bisexualidad de Diversitat (Alicante) http://www.somdiversitat.com/areas/bisexualidad/

GLOBAL:

BI.ORG http://bi.org/ Global Bisexual Network https://www.facebook.com/groups/12391992191/ Bi Men Network http://www.bimen.org/

CANADA:

Toronto Bisexual Network http://www.torontobinet.org/ http://biwot.org/ http://www.bimot.ca/ The Bisexual Network of British Columbia http://binetbc.bi.org/

AUSTRALIA:

Sydney BI Network http://www.bi-nsw.org.au/

HISPANOAMERICA:

Opción Bi (MEXICO) www.opcionbi.org/ Manodiversa (COLOMBIA-BOLIVIA) http://www.manodiversa.supersitio.net/ Dimensión BI (COLOMBIA) http://dimensionbi.wix.com/inicio Lxsbisex Deiquique (CHILE) https://www.facebook.com/iqqbisex

Si sabes de algún grupo o página que tenga un área para la bisexualidad y no está en la lista, comunícalo a bisexual.magazine@gmail.com

52


Journal of bisexuality

www.tandfonline.com/toc/wjbi20/current#.Ud5KXNKPFqw

The fence Magazine www.thefence.ca/

Bi Magazine – online www.bimagazine.org

Bi Women Boston

www.biwomenboston.org/

Bi Community News

www.bicommunitynews.co.uk

Bi Nieuws Magazine (Netherland)

lnbi-berichten.livejournal.com/tag/nieuws

2012 Informe Bisexualidad

www.open.ac.uk/ccig/public-engagement/the-bisexuality-report

2011 Informe Invisibilidad Bisexual

www.sf-hrc.org/modules/showdocument.aspx?documentid=989

Personas bisexuales en en trabajo (Stonewall) www.stonewall.org.uk/other/startdownload.asp?openType=forced&documentID=2976

Lesbian and bisexual women’s health check 2008

www.stonewall.org.uk/documents/prescription_for_change.pdf

Gay and Bisexual Men’s Health Survey

www.stonewall.org.uk/documents/stonewall_gay_mens_health_final_1.pdf

Bi Health

www.thetaskforce.org/reports_and_research/bisexual_health

Si sabes de alguna revista o publicación que no está en la lista, comunícalo a bisexual.magazine@gmail.com

53


Cuando 23 Septiembre

Donde Todo el mundo

Contacto

Si sabes de algĂşn evento o conferencia relacionado con la bisexualidad, comunĂ­calo a bisexual.magazine@gmail.com

54


NOTA A LA EDICIÓN El nombre de la revista BI 2.0 so significa que la revista es sólo para personas que se definen como bisexuales, la revista va dirigida para personas no monosexuales, consideramos la etiqueta bisexual tan válida como cualquiera de las otras, como no podemos poner todas las iniciales de las etiquetas como nombre (puesto que hay ), decidimos ponerle el nombre de BI como apodo de bisexualidad*. Si alguna persona no le gusta, que le vamos a hacer, intentamos hacer algo para las personas no monosexuales, nuestra sexualidad es tan diversa que sería imposible hacer una revista al gusto de todos. Esta revista es y será gratuita y de la cuál no se obtiene ningún beneficio, la realizamos en nuestros ratos libres. Pedimos perdón por anticipado si hay alguna falta ortográfica o de gramática en inglés, la revista está hecha por personas españolas que quieren que su voz se pueda oír más allá de nuestras fronteras y para que puedan leer sobre bisexualidad lo que en inglés no podrían (esa es la razón de los dos idiomas, aún siendo bilingües, nuestra lengua madre es el español y no somos traductores). No se aplica a las activistas que escriben en inglés. La revista está bajo licencia Creative Commons, eso quiere decir que se pueden compartir, publicar, imprimir, así mismo, no se pueden modificar ni ser usados para fines comerciales. GOOCH está bajo copyright de Tara Madison Avery y Journal of Bisexuality bajo el copyright de Taylor & Francis. Cualquier persona, grupo o página web que quiera subirla a su página o grupo o desee recibir la revista por mensaje, puede hacerlo enviando un correo electrónico en blanco a bisexual.magazine@gmail.com, comunicando en el asunto el idioma que lo desea recibir. Puedes ver o descargarte la revista en ISSUU bi2.0 y en varias páginas y grupos sobre bisexualidad y activismo. Nuestro grupo en facebook es bimagazine2.0 pidiendo solicitud, nuestra página en Facebook bimagazine2.0, si te ha gustado la revista, por favor dale al “me gusta”. También estaremos próximamente en Wordpress revistabimagazine, Twitter revistaBImag y Blogguer BI 2.0. La sección 2.0 es para personas bisexuales* non activist, para que puedan publicar artículos, gráficos, fotos, chistes, testimonios que tengan que ver con la bisexualidad*, para ello podéis enviarlos en un mensaje a bisexual.magazine@gmail.com indicando en asunto “2.0” o a través de Facebook por mensaje. Si tu asociación o grupo no está en el listado y quieres que salga (solo grupos que se consideren bajo del paraguas de la bisexualidad, no LGBT+, no blogs personales), mandanos un correo y los añadiremos. Lo mismo se aplica a si conocéis alguna publicación que no esté en el listado. Para la segunda edición, que será el 20 de Octubre esperamos poder tener más secciones, artículos y otras cosas. Si tenéis alguna idea sobre la revista (formato, secciones, etc.) o queréis participaren ella, ponte en contacto con nosotros. La revista no se hace responsable de los comentarios o artículos las personas que aparecen en ella. Muchas gracias por vuestro tiempo, esperamos que os haya gustado, nos volvemos a ver en 2 meses.

55



001 ESPAÑOL