Issuu on Google+

Divorcio Notarial en la Ley 483/14 Brian Haderspock Director Ejecutivo Estudio Jurídico LVRH, Soc. Civ.

Br eve comentario y descripción del divorcio por mutuo acuerdo en Bolivia Nuestro ordenamiento jurídico ya cuenta con una nueva Ley del Notariado Plurinacional—Ley No. 483 (la “Ley”) que fue promulgada el 23 de enero del año en curso, quedando abrogada la anterior ley del notariado que data del 5 de marzo de 1858. Y dentro de las novedades que destaca la nueva Ley, cabe resaltar la inserción de un capitulo dedicado al divorcio notarial, lo que implica que el divorcio voluntario quede bajo tuición de los notarios. Si bien falta esperar que se elabore la reglamentación correspondiente de la Ley, me permito dar una opinión preliminar de la disolución matrimonial extrajudicial. …………………………………. Sin lugar a dudas el divorcio de mutuo acuerdo establecido en la nueva Ley tenderá a descongestionar la alta carga procesal en los juzgados de familia respecto a la disolución matrimonial. Ya se veía esta modalidad de divorcios en el derecho comparado, así por ejemplo en Perú se tiene la Ley No. 29227 y su Reglamento que regula el procedimiento no contencioso de la separación convencional y Divorcio ulterior en las Municipalidades y Notarías, que si bien difiere procedimentalmente con nuestra Ley, ambas buscan el mismo fin:

la disolución matrimonial mediante notario de fe publica. Pero mas allá de las ventajas que se pudiera rescatar, esta nueva disposición no deja de ser alarmante toda vez que otorga una potestad específica de disolver el matrimonio extrajudicialmente bajo ciertos criterios, un hecho trascendental por tratarse de un instituto de orden público como lo es el derecho de familia. Cabe recordar que nuestro Código de Familia (CF) señala en su articulo 5 (Orden público).- “Las normas del derecho de familia son de orden público y no pueden renunciarse por voluntad de los particulares, bajo pena de nulidad, salvo en los casos expresamente permitidos por ley”. En consecuencia, al ser la materia de orden público, sus normas no pueden ser inobservadas ni renunciadas por acuerdo de partes.

entre los cónyuges por más de dos (2) años. Y debo hacer énfasis en la “separación de hecho libremente consentida” señalado anteriormente ya que su invocación para disolver el matrimonio, en la practica, es bastante usual y, generalmente – no siempre- adoptada de mutuo acuerdo entre cónyuges que desean poner fin al enlace matrimonial, suscribiendo a su vez un acuerdo transaccional de carácter pre-desvinculatorio -aunque reitero, este no es siempre el caso. Empero, refiriéndome al acuerdo mutuamente consentido, éste es el que mas se asemeja al divorcio voluntario y no contencioso, establecido ahora en nuestra legislación—Ley 483.

………………………………….. El divorcio en particular es un instituto jurídico de alta trascendencia social. Las causales de divorcio fijadas por el art. 130 (CF) son taxativas y de obligatorio cumplimiento, adicionalmente el art. 131 (CF) prevé otro motivo de disolución matrimonial cuando se demuestra que hubo separación de hecho Ref. Fotografía: Ilustración: David Diez Canseco


Página 2

Divorcio Notarial en la Ley 483/14

La Vía Voluntaria Notarial De manera inicial, se debe señalar que el divorcio notarial se encuentra plasmado en el Titulo V denominado Vía Voluntaria Notarial, el mismo que señala que la vía voluntaria notarial es el trámite ante la notaria o el notario de fe pública por el que se crea, modifica o extingue relaciones jurídicas. El carácter voluntario de aquella vía implica la necesaria concurrencia de voluntades como requisito ineludible, y siempre que no afecte los intereses de terceras personas. Los tramites previstos en la Ley para ser sometidos a la vía voluntaria notarial se discriminan de acuerdo a la materia de que se trate, así tenemos: A) En materia civil y sucesoria * Retención o recuperación de la posesión de bienes inmuebles; Deslinde y amojonamiento en predios urbanos; Divisiones o particiones inmobiliarias; Aclaración de limites y medianerías; Procesos sucesorios sin testamento; División y partición de herencia; Apertura de testamento cerrados. B) En materia familiar * Divorcio de mutuo acuerdo; Permisos de viaje al exterior de menores, solicitados por ambos padres.

“Existe un solo requisito necesario e indispensable para conseguir ejecutar un divorcio en la vía notarial: Consentimiento y mutuo acuerdo”.

¿Cuándo procede el divorcio notarial? Existe un solo requisito necesario e indispen- Continuando. Estando los cónyuges libre de sable para conseguir ejecutar un divorcio en la cualquier impedimento, presentarán la petición vía notarial: Consentimiento y mutuo acuerdo. ante la respectiva Notaría de fe publica adjuntando el acuerdo de divorcio y certificado de Sin embargo, a pesar de existir manifestación matrimonio. En ese momento el Notario proexpresa de los cónyuges, la Ley impide que el cederá a registrar el acto jurídico voluntario. divorcio se lleve a cabo cuando ciertas circunstancias preexisten. No obstante, la disolución matrimonial no es ejecutado de inmediato, la Ley prevé un plazo Existen tres motivos por los cuales el divorcio de tres (3) meses a partir de la fecha de regisnotarial torna improcedente: cuando existan tro del referido acto, llegado el momento, los hijos menores, bienes comunes o gananciales cónyuges deberán ratificar la decisión de diy, pretensión de asistencia familiar de los cónvorciarse. Caso contrario, y habiendo transcuyuges. En estos casos la Ley prohíbe el divorrrido seis (6) meses de la presentación de la cio notariado. petición de divorcio sin que se haya procedido Aquí quisiera hacer un paréntesis para resaltar a la ratificación, el tramite caducará y archivala importancia de aquellas limitantes que impi- rá. den el divorcio notariado. Con ello, a mi criteEntonces, en realidad, el legislador esta concerio, se preserva el principio constitucional que diendo mínimamente tres meses de espera garantiza la protección y tutela del Estado para ejecutar definitivamente el divorcio notasobre el núcleo familiar.

rial, y como máximo seis meses—según mi interpretación. Habiéndose ratificado la decisión de divorciarse, la respectiva Notaría protocolizará el acuerdo y acta de ratificación, transcribiendo además el certificado de matrimonio, para finalmente expedir el correspondiente testimonio de divorcio notarial y posteriormente remitirlo al Servicio de Registro Cívico para fines de la cancelación de la partida matrimonial. Por ultimo, es importante resaltar lo aseverado en el art. 90-III de la Ley que reza: “Los efectos jurídicos de las escrituras publicas resultantes adquieren la calidad de cosa juzgada, son de cumplimiento obligatorio y tienen fuerza coactiva.” Por ende, irrevisable y de ejecución forzosa.


A modo de conclusión Es evidente el beneficio que trae aparejado la norma en cuestión al sustraer de la vía ordinaria un proceso que tiene saturado a los juzgados de familia. Al igual que cualquier otro método extrajudicial, el objetivo primordial es el descongestionamiento judicial, y por otra parte, favorece a los interesados ya que las vías extrajudiciales gozan de celeridad en la solución de conflictos. Por otra parte, no quepa duda que la nueva Ley facilita la separación de la unión conyugal, lo que pone en riesgo los principios y valores familiares. Me explico. Si bien la norma es clara al impedir el divorcio notariado por los motivos expuestos en la pagina anterior, todas las demás parejas que si encajan y cumplen con el presupuesto de la norma, se verán mas “atraídos” por ella, por lo que ante cualquier desavenencia matrimonial, al son de la rabia y orgullo, pondrán fin a la unión conyugal en tan solo tres meses. Esperemos que este no sea el escenario.

*Nota: El presente artículo no compromete necesariamente la línea y el pensamiento de este Estudio Jurídico, siendo responsabilidad exclusiva de su autor.


Divorcio por mutuo acuerdo