Issuu on Google+

MARTES 26 DE JUNIO DEL 2012

EL COMERCIO .A9

LIMA

ALBERTO O VILLAR Periodista

No es un abuso si es mi empleada, pues

E

n esta ciudad hipócrita, muchas cosas nos indignan mientras no nos involucran. A mediados de mes, dos adolescentes escaparon de un clan familiar que, por meses, los había obligado a trabajar 19 horas lavando sábanas y frazadas – entre otras cosas– en un hostal en la ciudad. Los menores, que fugaron usando un cable de luz

El Poder Judicial del Callao inicia un proceso penal por corrupción La Corte Superior de Justicia y la Fiscalía Anticorrupción del Callao iniciaron el 11 de mayo un proceso penal contra 20 personas, entre civiles, policías y ex funcionarios de la Municipalidad del Callao, por irregularidades en la transferencia del dinero recaudado en las multas de tránsito impuestas en el primer puerto durante el 2008. Así lo afirmó ayer la coordinadora del Ministerio Público chalaco, Jacqueline Pérez. “Según el nuevo Código Procesal Penal la investigación estará a cargo de la Fiscalía Anticorrupción. El Poder Judicial solo vigilará que no se vulneren los derechos fundamentales de los procesados”, dijo Pérez. El gerente municipal del Callao, Óscar Zegarra, descartó ayer que en la actual gestión edilicia se hayan cometido estas irregularidades. Aclaró que, desde el 2011, el 20% del dinero recaudado en multas es transferido a la cuenta institucional de la Policía Nacional del Perú.

Joven denuncia que fue drogada por conductor de Taxi Satelital A través de las redes sociales, una joven denunció que un conductor de la empresa Taxi Satelital la drogó para quitarle sus pertenencias. La pasajera identificada como Melissa Valencia contó en el muro de Facebook de uno de sus contactos que permaneció inconsciente tres horas. Según la denunciante, la empresa le envió un mensaje a su celular cuando la unidad llegó a recogerla al lugar acordado. “Vi el sticker del conductor y me subí. Ese mismo taxista me drogó y estuve inconsciente por tres horas en las cuales me robó”, escribió. Fuentes de Taxi Satelital confirmaron que Valencia formuló la queja ante la compañía el sábado a las 7 p.m. y que el hecho habría ocurrido en la madrugada de ese mismo día, luego de que la joven fue recogida de un inmueble de Miraflores. No obstante, aseguraron: “las cosas no sucedieron como ella las plantea”. “Tenemos todo el recorrido del taxi y el monitoreo de las llamadas. La empresa tomará medidas legales”, dijeron. NO SERÍA LA PRIMERA VEZ

En setiembre del año pasado, la policía detuvo a José Mejía Mejía, chofer de Taxi Satelital, que intentó violar a una joven pasajera.

como cuerda, son primos y llegaron de provincias con la promesa de un mejor futuro. Pronto, empero, supieron que lo suyo no se parecía en nada a eso. Era, sin más, un contrato de esclavitud que sus padres habían firmado con la palabra que le habían dado sus explotadores. Pese a que el Ministerio de Trabajo y la policía dicen esforzarse para erradicar la trata de personas, el caso refleja un

problema que parece no tener solución y que, mirándolo desde una óptica simple, se multiplica hasta el hartazgo también en nuestras casas. El año pasado, la Sunat reveló que ocho de cada diez empleadas del hogar trabajan de manera informal en el país, es decir, sin recibir beneficios básicos como el acceso al seguro social de salud y, menos aún, sin tener vacaciones o gratificaciones. Por entonces, la ministra de Trabajo, Manuela García, dijo que su despacho se esforzaba por revertir esta situación, multando hasta con 5 mil soles a los malos empleadores y a las falsas agencias de trabajo, entre otras medidas. Hasta allí llegó el anuncio y nadie podrá contradecirme en que la realidad que se ve ahora pinta una historia completamente distinta. No voy a meter a todos en un mismo saco, pero

las estadísticas de la Sunat deben seguir igual a las del 2011. Responda con sinceridad: ¿le paga usted a su empleada lo que ella se merece? ¿La deja trabajar solo las ocho horas que debe, si es que vive en su casa, y le da gratificaciones? ¿Tiene ella un seguro de salud o le permite salir 15 días de vacaciones al año, como lo dispone el Ministerio de Trabajo? Varios amigos y amigas a los que les planteé estas interrogantes respondieron con risitas o bromas denigrantes. “Ay, pero si le doy techo y comida, ¿qué más quiere? Además, la estoy sacando de provincias, antes ella debería darme las gracias”, dicen. Se creen salvadores, pero no lo son: ellos caen en el mismo saco en el que ahora está esa familia que maltrató y humilló a los menores, quienes felizmente sí lograron escapar. Porque aquí de lo que se trata

TRISTE REALIDAD EN LIMA

El 35% de las trabajadoras son menores de edad — En el 2010, el Ministerio de Trabajo informó que las trabajadoras del hogar en el Perú laboran hasta 16 horas diarias y reciben un sueldo promedio de S/.300. Se estima que el 35% (79.800) de las que trabajan en Lima son niñas o adolescentes entre los 12 y 18 años. PEDIDO AL GOBIERNO

Las empleadas exigen recibir el salario mínimo — Las trabajadoras esperan que el Gobierno ratifique el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo, que les permitirá recibir el salario mínimo vital y tener un contrato suscrito con su empleador.

es de esa esclavitud socialmente aceptada: la de esa mujer a la que se obliga a hacer mil cosas, seis días a la semana, y se le paga menos del sueldo mínimo. A la que se le obliga a comer en la cocina y a llevar un delantal que la diferencie –y distancie– del resto. A la adolescente que se trae del interior solo porque es más débil y maleable que las otras, esas que aprendieron las “malas mañas” de sus amigas y ahora quieren más plata y menos horas de trabajo. Me pregunto cuántas denuncias sobre esto llegan al Ministerio de Trabajo cada día y son recibidas con esa sonrisilla hipocritona que dice, sin más: “Este casito, mamita, no va a llegar a ningún lado. No te esmeres”.


No es abuso si es mi empleada, pues