Page 9

Mas si labras la tierra pensando nada más en cosechas de trigo y robusta cebada y tan sólo a la espiga dedicas tus afanes, que a tus ojos se oculten habrás de aguardar las hijas de Atlante matutinas, y ceda la estrella cretense de ardiente corona, antes de echar al surco semillas oportunas y a tierras desganadas confiar antes de tiempo la esperanza del año. Pues muchos empezaron sin ponerse la Maya, pero esas cosechas que ansiaban con espigas vacías los burlaron. Si a sembrar algarrobas en cambio te dedicas o humildes habichuelas, y plantar no desprecias lentejas pelusianas, el Boyero al ponerse la señal te dará: es hora de que empieces y alargues la simiente hasta mitad del frío. [La gran esfera celestial] Por esta razón rige el orbe el sol dorado, en partes dividido, a través de los doce signos que el firmamento habitan en un año. Suman cinco las zonas que ocupan el cielo: una siempre está roja del fulgurante sol y abrasada siempre de fuego, y a derecha e izquierda se extienden los límites azules, de tormentas sombrías cuajados y de hielo; entre estas dos y la otra que en el medio se queda dos más dieron los dioses a los pobres mortales, y por todo el camino que corta ambas zonas sobre sí gira el orden oblicuo de los astros. El mundo, así como se levanta escarpado por los montes Rifeos y allá por la Escitia, así también se hunde en pendiente hacia Libia, allá por donde soplan los vientos aüstrales. Siempre está este polo encima de nosotros, debajo de sus pies al otro lo contemplan, la Estigia siniestra y los Manes profundos. Aquí la gran Serpiente se retuerce sinuosa, circula como un río por entre las dos Osas, Osas que tanto temen bañarse en el Océano. Allí, según se cuenta, o la noche cerrada por siempre calla y densas tinieblas la recubren o vuelve desde nuestros límites la Aurora y les trae un nuevo día, y el sol entonces [9]

Profile for Antonio Castellote

Las geórgicas de virgilio en verso alejandrino (2)  

Traducción de Antonio Castellote

Las geórgicas de virgilio en verso alejandrino (2)  

Traducción de Antonio Castellote

Advertisement