Page 72

amapolas leteas ofrendarás a Orfeo y sacrificarás una oveja negra y al bosque volverás: matando una becerra darás culto a Eurídice para que se apacigüe». No hay demora: al punto ejecuta las órdenes que le diera su madre: a los templos acude, levanta los altares señalados, conduce cuatro toros preciosos, de estampa impresionante, y otras tantas novillas de intacta cerviz; más tarde, al rayar de la novena Aurora, a Orfeo elevó sacrificios, y volvió la mirada al bosque consagrado. Y aquí de pronto ven sus ojos un prodigio, súbito y fascinante: pues zumban las abejas por todo el interior, por entre las entrañas podridas de los toros, y bullen a través de las costillas rotas y arrastran grandes nubes, y en la copa de un árbol se juntan y en racimo cuelgan de tierna rama. [Epílogo] Todo esto yo cantaba del cultivo del campo, del ganado y los árboles, en tanto que el gran César, junto al profundo Éufrates, lanza rayos de guerra y como vencedor da leyes a los pueblos que así bien lo quieren, y emprende el camino que le ha de llevar hasta el Olimpo mismo. Era la dulce Parténope la que a mí, Virgilio, me daba en aquel tiempo su alimento, a mí que en gustos de un ocio sin gloria florecía, y que también compuse canciones de pastores, y audaz como los jóvenes a ti te canté, Títiro, tumbado a la sombra de un haya frondosa.

[72]

Profile for Antonio Castellote

Las geórgicas de virgilio en verso alejandrino (2)  

Traducción de Antonio Castellote

Las geórgicas de virgilio en verso alejandrino (2)  

Traducción de Antonio Castellote