Page 65

si los partos ligeros inician el combate. [Mito de Aristeo y Cirene (con el de Orfeo y Eurídice)] ¿Qué dios, oh Musas, quién nos trajo esta industria? ¿Dónde tuvo su origen este nuevo saber? El Pastor Aristeo, como es bien sabido, cuando huía del Tempe, en el río Peneo, y después de perder por las enfermedades y el hambre a las abejas, se detuvo afligido en la fuente sagrada donde nace este río y entre muchos lamentos habló así a su madre: «Madre, madre Cirene, que moras en el fondo de estos remolinos, ¿por qué, si es verdad, como dices, que Apolo el timbreo es mi padre, de alcurnia preclara de dioses me creaste para que me odiasen los hados del destino? ¿Dónde fue a parar ese amor que me tenías? ¿Por qué me diste orden de esperar el cielo? Es que incluso esta gloria de mi vida mortal que la diestra custodia de mieses y ganados después de hacer a todo me trajo a duras penas, aun siendo tú mi madre la tengo que dejar. Ea, que arranque tu mano mis árboles frondosos, fuego lleva enemigo y prende los establos, arrasa las cosechas, incendia los bancales, levanta el hacha recia y acaba con las viñas, si es que tanto enojo te causó mi honor.» Mas la madre el sonido en su lecho sintió en lo hondo del río. A su alrededor, ya las ninfas hilaban vellones de Mileto teñidos del color oscuro de los vidrios, Nesea y Espío y Talía y Cimodoce, suelto el limpio cabello sobre los blancos cuellos, y Drymo y Ligea y Janto y Filodoce, y Cidipe y la rubia Lícoris, la una virgen, la otra ya por entonces experta en las primeras fatigas de Lucina, y Clío y su hermana, Béroe, ambas hijas del Océano, ambas de oro y de pintadas pieles ambas ceñidas, y Éfira y Opide y la asiana Deiopea y la rauda Aretusa, dadas al fin las flechas. Entre ellas estaba contándoles Climene los inútiles celos que ocupan a Vulcano, la astucia y los goces furtivos del dios Marte, [65]

Profile for Antonio Castellote

Las geórgicas de virgilio en verso alejandrino (2)  

Traducción de Antonio Castellote

Las geórgicas de virgilio en verso alejandrino (2)  

Traducción de Antonio Castellote

Advertisement