Issuu on Google+

Origen Edicion nยบ 1

Fecha 10-05-2012

Herodes el grande, el rey mas odiado por los judios


Indice Indice.....................................................................................................................................1

Herodes el grande y el mas odiado.......................................................................................5

Tabla de la disnatia Herodes ...................................................................................................................... ..6


Herodes el grande el mas odiado rey de los Judios. Herodes el Grande fue un político astuto y un gran constructor que supo ganarse la confianza de Roma para afianzarse en el trono de Judea. Pero el asesinato de varios miembros de su familia y su despiadado gobierno le valieron el odio de sus súbditos. La vida del monarca más grande e importante que haya tenido jamás Israel -más aún que David y Salomón, cuyos hechos son, en grandísima parte, legendarios- fue una continua lucha por mantenerse en el poder frente a sus enemigos. Herodes el Grande sabía perfectamente que su reinado sobre los judíos era frágil, sin sólidos fundamentos. Había alcanzado el poder gracias a su fidelidad a los poderosos romanos, quienes en el año 40 a.C. le habían confiado el gobierno de un territorio que desde hacía décadas era escenario de incesantes guerras y revueltas. Destacó por su eficaz gestión administrativa, por el lustre que dio a Judea, por grandes obras como la reconstrucción del templo de Jerusalén, e incluso por gestos humanitarios como el reparto de grano, comprado de su propio peculio, en una terrible habruna. Pero Herodes no supo, o no pudo, conquistar el corazón de sus súbditos judíos: para ellos fue siempre una piedra de escándalo y un motivo de rencor . Herodes se entregó a una vida de placeres y de intrigas que ofendió a los judíos más piadosos, agrupados en el templo de Jerusalén. Al tomar el poder y terminar con la dinastía asmonea, Herodes rompió con la legitimidad según la cual los asmoneos justificaban su dominio precisamente por su pretensión de descender de David a través de Asmón. Pese a su matrimonio con una hija del rey asmoneo, Mariamne, fue visto por gran parte de la población como un extranjero usurpador. Por ello, su posición como rey de Israel no dependía de su persona en sí, sino de la fortaleza de su ejército de mercenarios tracios, germanos y galos -quizá no muy numeroso, pero feroz, bien adiestrado y

dispuesto a cualquier cosa que le fuera ordenada-, de su voluntad y férrea mano para controlar al pueblo, y de la ayuda incondicional de la potencia dominante en la zona, Roma. Nada más ascender al trono, su primera preocupación fue organizar su propia policía y comenzar el control de los posibles adversarios, especialmente en Jerusalén. Una de las causas del rechazo de Herodes fue que su padre descendía de una familia de Edom, enemiga tradicional de los judíos, y su madre era árabe. Herodes mostraba muy poco respeto por las costumbres y leyes de la religión judía, para indignación de los judíos piadosos y observantes, que en su mayoría estaban radicados en Jerusalén, espejo de la nación. La construcción de templos paganos en zonas como Sebaste (Samaria), y en especial el dedicado a la diosa Roma y al genio de Augusto en Cesarea, era un insulto público a la Ley. Herodes organizó luchas de gladiadores y otros juegos durante la dedicación del templo; todo el conjunto estaba ofrendado al emperador Augusto y a Livia, su esposa, que contribuyó a la ocasión con magníficos dones como premio para los vencedores. Pero para los judíos, las luchas de gladiadores eran profundamente inmorales, pues consideraban que el único dueño de la vida humana era el Altísimo. Además, por la noche se multiplicaban los festines y las bailarinas extranjeras eran casi más abundantes que los comensales. Y con ellas, las orgías y el desenfreno. El pueblo lo sabía y se escandalizaba profundamente. La vida privada del rey era, además, un ejemplo de lujuria, crueldad y perversión. Sus muchas mujeres y concubinas fueron, sin duda, motivo de repulsa. La vida y acciones escandalosas del monarca –o en todo caso ofensivas para la Ley y costumbres judías– continuaron hasta su muerte. Herodes jamás se arrepintió de su gobierno absoluto sobre sus súbditos.


Dinastia de los Herodes AĂąos de reinado

Cargo y territorio

40 ac al 4 dc

Rey de Judea,Galilea, Samaria e Idumea

4 ac al 6 dc

etnarca de Judea ,Samaria e Idumea

Herodes Antipas

4ac al 39dc

Tetrarca de Perea y Galilea

Herodes Filipo

4 aCal 34 dC.

Iturea, TraconĂ­tide, Abilinia, Panias

Herodes agripa

41-44dc

Rey de juda

Herodes agripa II

44 dc al 100 dc

tetrarca de Galilea y gobernador de Judea y Palestina.

Herodes el Grande

Herodes Arquelao


Revista origen