Issuu on Google+

Pediatrika Publicación trimestral.

Año 2, Número 3 Julio - Septiembre 2012

Autismo. Dr. Sergio Francisco Camacho Gutiérrez Urólogo Pediatra

Editor: Dr. Sergio Francisco Camacho Gutiérrez Urólogo Pediatra Editores Asociados: Dra. María Lucía Pérez Ricárdez Infectóloga Pediatra Dr. Froylán Hernández Lara González Nefrólogo Pediatra

Autismo.  Introducción.  ¿Qué es autismo?  ¿Cómo puede un pediatra pensar en este diagnóstico?  ¿A quién debemos interconsultar en caso de pensar en un niño con autismo?  ¿Cómo se comporta un niño (a) con este padecimiento?  Caso clínico.  Espacio Bioético.

PEDIATRIKA Es una publicación trimestral. Toda correspondencia debe dirigirse a: Dr. Sergio Camacho, Calle 29 A Sur # 3302, colonia el Vergel, C. P. 72400, Puebla, Puebla, México

Teléfono: (222) 2 42 28 14 Página: www.pediatrika.com www.urologo-pediatra.com.mx Blog: www.pediatrika2010.blogspot.com correo: sefrac2000@yahoo.com

Introducción: En el avance de la vigésima tercera edición del diccionario de la lengua española, autismo se define como : (Del lat. cient. autismus, y este del gr. αὐτός 'uno mismo' e -ισμός '-ismo'). 1. m. Repliegue patológico de la personalidad sobre sí misma. 2. m. Med. Síndrome infantil caracterizado por la incapacidad congénita de establecer contacto verbal y afectivo con las personas y por la necesidad de mantener absolutamente estable su entorno. 3. m. Med. En psiquiatría, síntoma esquizofrénico que consiste en referir a la propia persona todo cuanto acontece a su alrededor. Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Los trastornos del espectro autista se definen por la presencia de alteraciones en la interacción social y la comunicación, una importante restricción en el repertorio de intereses, actividades y conductas y la comunicación.

Para desarrollar este enigmático tema me permití invitar a un grupo de Neuropsicólogos quienes nos compartirán sus experiencias y compartirán un caso clínico estudiado por ellos.

El Pediatra puede ser quién diagnostique este trastorno y sea quien refiera al paciente al interconsultante adecuado.

La carrera es larga, el conocimiento infinito. Panel de expertos: 

MSLQ: Ma. Alejandra Morales González, Yulia Solovieva, Emelia Lázaro García y Luis Quintanar Rojas.

Equipo de trabajo de: Maestría en Diagnóstico y Rehabilitación Dr. Camach Neuropsicológica, Facultad de Psicología, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y el Instituto de Neuropsicología y Psicopedagogía de Puebla, A.C. alemogz@gmail.com, yulia.solovieva@correo.buap.mx, emelia.lazaro@correo.buap.mx, luis.quintanar@correo.buap.mx

 CNC: Dra. Cruz Netza Cardoso. Maestría y Doctorado en Bioética UNAM. Trabaja en la ciudad de Puebla. bioeticanc@gmail.com Editora de la revista Bios & Ethos


Dr. Camacho: La participación de ustedes como grupo de Neuropsicología garantiza el éxito de este número dedicado al Autismo. Para empezar, la pregunta obligada: ¿Qué es autismo? MSLQ: Es un trastorno del desarrollo infantil, de naturaleza biológica, caracterizado por deficiencia en las habilidades de reciprocidad social, la comunicación verbal y no verbal, el juego real y el simulado, y un margen restringido de intereses y motivaciones. Existe incapacidad para desarrollar lazos afectivos (Holguín, 2003).

2 Dr. Camacho: ¿Cómo se comporta un niño (a) con este padecimiento? MSLQ: Según criterios diagnósticos del DSM IVTR para Trastorno Autista A. Un total de 6 (o más) ítems de (1), (2) y (3), con por lo menos dos de (1), y uno de (2) y de (3): 1) Alteración cualitativa de la interacción social : a) Alteración del uso de múltiples comportamientos no verbales: contacto ocular, expresión facial, posturas corporales y gestos reguladores de la interacción social.

Dr. Camacho: ¿Cómo puede un pediatra pensar en este diagnóstico? MSLQ: Se debe practicar un examen rutinario para la evaluación del desarrollo en todos los niños en las consultas con el pediatra y es posible que se necesiten exámenes adicionales si existe alguna preocupación por parte del médico o de los padres. El pediatra deberá canalizar a un especialista en caso de observar que hay ausencia total o parcial del lenguaje, imposibilidad para el contacto visual, dificultad para la interacción con el entorno, presencia de conductas estereotipadas, atención dispersa, explosiones de ira o berrinches y torpeza motora. Dr. Camacho: ¿A quién debemos interconsultar en caso de pensar en un niño con autismo? MSLQ: Para obtener un diagnóstico preciso se requiere una evaluación general del funcionamiento del niño (a), realizada por profesionales (neuropsicólogo, neuropediatra, paidosiquiatra o psicólogo) con experiencia clínica en este campo, ya que la observación juega un papel relevante, debido a que pacientes con estas características son difíciles de valorar ante procedimientos ordinarios. Asimismo es importante mencionar que después de la valoración interventiva el neuropsicólogo, podrá aplicar un programa de corrección neuropsicológica individual de acuerdo a las necesidades del paciente.

b) Incapacidad para desarrollar relaciones con compañeros. c) Ausencia de la tendencia espontánea para compartir con otras personas disfrutes, intereses y objetivos (por ejemplo, no mostrar, traer o señalar objetos de interés) d) Falta de reciprocidad social o emocional. 2)

Alteración cualitativa de la comunicación : a) Retraso o ausencia total del desarrollo del lenguaje oral. b) En sujetos con un habla adecuada, alteración importante de la capacidad para iniciar o mantener una conversación con otros. c) Utilización estereotipada repetitiva del lenguaje.

y

d) Ausencia de juego realista espontáneo, variado o de


juego imitativo social propio del nivel de desarrollo. 3)

3 Introducción: La neuropsicología nace a partir

Patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidos, repetitivos y estereotipados:

de las aportaciones realizadas por la neurología, la

a) Preocupación absorbente por uno o más patrones estereotipados y restrictivos de interés que resulta anormal, sea en su intensidad, sea en su objetivo.

daño cerebral y la conducta. El objetivo de la

b) Adhesión aparentemente inflexible a rutinas o rituales específicos, no funcionales.

corrección individual (Quintanar y Solovieva,

c) Manierismos motores estereotipados y repetitivos (por ejemplo, sacudir o girar las manos o dedos, o movimientos complejos de todo el cuerpo). d) Preocupación persistente por partes de objetos. B. Retraso o funcionamiento anormal en por lo menos una de las siguientes áreas: 1) interacción social, 2) lenguaje utilizado en la comunicación social o 3) juego simbólico o imaginativo. Dr. Camacho: Después de esta descripción acerca del trastorno Autista, el grupo de neuropsicología nos compartirá un caso clínico real, que servirá como evidencia acerca del trabajo que han realizado.

psicología y la ciencia cognitiva con el objetivo de profundizar en las relaciones que existen entre el evaluación neuropsicológica infantil es identificar las particularidades individuales del desarrollo del niño, con sus aspectos tanto positivos como negativos, para poder proporcionar las bases de la 2000). El conocer las cualidades específicas así como el descubrir a través de la valoración los aspectos fuertes y débiles de la actividad psíquica del niño, permite pronosticar el transcurso del desarrollo y aprendizaje así como los métodos correctivos de trabajo. El caso del cuadro de autismo precisamente es un ejemplo de la manifestación extrema de cualidades psicológicas particulares. Desafortunadamente evaluación

y

diagnóstico

el

proceso

de

neuropsicológico

tradicional se maneja de manera aislada respecto a los métodos de corrección. La elaboración de dichos métodos, desde la perspectiva históricocultural es una tarea complicada ya que el neuropsicólogo debe contar con una base teóricometodológica sólida, que le permita, realizar un programa que se ajuste al cuadro clínico del

APOYO NEUROPSICOLÓGICO PARA EL AUTISMO EN LA EDAD PREESCOLAR

paciente y sus necesidades individuales. El análisis neuropsicológico

debe

determinar

las

características de la organización de las funciones Ma. Alejandra Morales González, Yulia Solovieva, Emelia Lázaro García y Luis Quintanar Rojas.

psicológicas, las cuales se encuentran en la base de las dificultades en cada caso en particular, asimismo la psicología de la actividad y del desarrollo de las edades permite elegir el tipo de


actividades (tareas), a través de las cuales se pueden realizar la formación de los eslabones débiles del sistema funcional (Solovieva, Pelayo y Quintanar, 2005). El objetivo del presente artículo es mostrar

4 Tabla 1. Comparación de los resultados de las evaluaciones inicial y final. Factores

Evaluación

Evaluación

neuropsicológicos

inicial

final

Imposibilidad para realizar una secuencia fluida de fonemas.

Mayor fluidez en la secuencia de fonemas, mínimas dificultades ante palabras con sílabas compuestas.

Presencia de ecolalia (estereotipia verbal).

Ecolalia disminuida casi en su totalidad.

Muestra acciones repetitivas (mismo juego y elección de juguetes) y dificultades para cambiar de actividad (labilidad emocional).

La niña accede a través de la negociación y/o motivación el cambio de actividad.

Poca fluidez ante movimientos finos (Figura 1).

Mejor coordinación de movimientos finos (Figura 2).

Ejecución de posturas y movimientos de las manos solo de manera involuntaria (juego).

Reproducción y evocación exitosa de posturas de las manos en la modalidad voluntaria.

Dificultades para articular diversos sonidos del lenguaje.

Mejor articulación y producción oral, así como ampliación del vocabulario.

Imposibilidad para realizar las tareas en la

De manera voluntaria aunque con

la efectividad de un programa de intervención neuropsicológica en una niña con diagnóstico previo de trastorno generalizado del espectro autista.

Organización secuencial de los movimientos

Análisis de caso Se trata de una niña de 5 años de edad, diestra, que cursaba el 2º grado de educación preescolar en una institución educativa privada del estado de Puebla (México), quien asistió a evaluación neuropsicológica por iniciativa de la madre debido a que había sido diagnosticada con probable Síndrome de Asperger, además de presentar problemas de lenguaje y atención. Metodología - Instrumentos La evaluación neuropsicológca se realizó con ayuda del “Esquema Neuropsicológico para Evaluación de la Atención” (Quintanar y Solovieva, 2003) y “Evaluación neuropsicológica infantil breve” (Solovieva y Quintanar, 2009). Dichos instrumentos permiten conocer tanto el estado general como los aspectos particulares de la esfera

Cinestésico

psicológica de la niña y descubrir los mecanismos psicológicos

(neo-formaciones)

y

neuropsicológicos (factores).

Retención audioverbal


modalidad voluntaria.

diferentes tipos de ayuda la niña evoca los elementos presentados.

Retención visual

Imposibilidad para realizar las tareas en la modalidad voluntaria y ante interferencia heterogénea.

Evocación de la información ante la modalidad voluntaria aun de manera desorganizada.

Imágenes internas

Expresión de sustituciones semánticas (Ej. mesa por silla).

La denominación de objetos es adecuada.

Actividad gráfica ausente, sólo existen trazos perseverativos y sin sentido.

La actividad gráfica muestra características esenciales y diferenciales. Sus dibujos proyectan una idea o situación. (Figura 3).

Análisis y síntesis espaciales simultáneas

Regulación y control de la actividad

Lateralidad manual no consolidada.

Lateralidad manual consolidada.

No discrimina los referentes derecha e izquierda en ningún plano.

Correcta discriminación de los referentes de derecha e izquierda en los planos corporal y material.

Es impulsiva, requiere la repetición constante de las consignas, no existe planificación y verificación en su actividad.

Mayor control de impulsos, presta atención a las consignas. Puede planear, seguir tareas y verifica ante la petición del otro.

Requiere la acción conjunta con la

Realiza acciones por si misma, solicita apoyo ante

evaluadora.

tareas complejas.

No emplea estrategias y sus periodos de atención son muy cortos por lo que pierde el objetivo de la actividad.

Emplea estrategias y sus periodos atencionales han incrementado. Cumple el objetivo de la actividad al establecerle los motivos.

Poco control emocional, manifestándos e en irritabilidad, llanto y rabietas (berrinches).

Mejor manejo y expresión emocional. Eliminación significativa de pataletas.

Figura 1. Ejecución de la tarea “copia y continuación de una secuencia gráfica” (Evaluación inicial) Modelo

Ejecución

En el nivel psicológico, los resultados mostraron un insuficiente desarrollo de las funciones reguladora y mediatizadora del lenguaje, así como ausencia de la actividad voluntaria.

Lo

anterior

afectaba

de

manera importante al desarrollo psíquico de la niña, a la

esfera

afectivo-emocional,

a

las

formaciones

psicológicas de la edad preescolar, a la formación de los hábitos de aprendizaje y al desarrollo cognitivo en general. Después de dos años del proceso de


intervención

se

aplicó

una

segunda

evaluación.

Durante las sesiones de revaloración, la niña mostró disposición para realizar las tareas, cumpliendo con el objetivo de las actividades. Figura 2. Ejecución de la tarea “copia y continuación de una secuencia gráfica”, después del programa de corrección (Revaloración) Modelo

Ejecución final

6 3. La zona de desarrollo próximo (Vigotsky, 1991). 4. La actividad rectora de la edad preescolar (Elkonin, 1995; Salmina, 1985; Obukhova, 1995). 5. La orientación y dirección del adulto en la actividad de juego (Elkonin, 1980). El

programa

contiene

una

secuencia

particular de las etapas que se debe tomar en cuenta.

En

la

fase

inicial

se

trabajó

el

establecimiento del contacto visual así como el sentido de las tareas con un tono emocional positivo, la mayoría de las tareas se introducían en forma de juego, para poder lograr la motivación e interés de la niña hacia las sesiones terapéuticas. En las diferentes etapas la corrección se acompañó Figura 3. Copia de una casa (Revaloración) Modelo

Ejecución final

de una dirección constante y de ayuda a través de objetos, gestos y lenguaje externo del adulto. Etapa 1. Trabajo con objetos a nivel no verbal. Etapa 2. Trabajo con imágenes y en el nivel gráfico. Etapa 3. Trabajo con la actividad gráfica e inclusión de habilidades matemáticas previas. Etapa 4. Procesos involuntarios y desarrollo del juego (Solovieva, Quintanar y Flores, 2007).

Programa de corrección Con la finalidad de formar los aspectos

Durante las diversas etapas, respecto al

neuropsicológicos y psicológicos pobres se elaboró

nivel psicológico, se trabajó la conformación de la

el programa de corrección neuropsicológica, el

actividad voluntaria y de las funciones reguladora

cual se basó en los siguientes principios:

y mediatizadora del lenguaje; asimismo la esfera

1. La formación de los eslabones débiles sobre la base de los eslabones fuertes (Akhutina, 1998). 2. La mediatización e interiorización gradual de las acciones que incluyen dichos mecanismos (Galperin, 1976; Talizina, 2000).

afectivo-emocional para el reconocimiento y manejo

de

las

emociones.

La

terapeuta

proporcionaba todas las ayudas necesarias para garantizar la ejecución exitosa de la actividad.


Discusión y conclusiones Nuestra considerar

a

7

experiencia la

clínica

evaluación

no

permite como

sino que se dirige a la obtención de la información

un

clínica negativa y positiva que sirve como base

procedimiento mecánico que da una “etiqueta” de

para la elaboración de estrategias de intervención.

autismo al paciente sin considerar las necesidades

La efectividad del programa de intervención no

de su edad psicológica y los aspectos particulares

debe basarse sólo en las diferencias pre/post-test

del desarrollo. La evaluación no puede realizarse

de la valoración, los progresos se observan más

aisladamente como instrumento único y sin la

detalladamente dentro de la situación clínica,

obtención de la información que favorece a la

social y familiar del paciente. Todas estas

intervención.

consideraciones metodológicas son perfectamente

Una evaluación neuropsicológica detallada

aplicables a los niños que presentan rasgos

permite determinar cuales son los factores que se

autistas. La evaluación y el tratamiento ofrecido en

encuentran en la base los diferentes síndromes. El

nuestro estudio han abierto nuevas perspectivas

análisis sindrómico propuesto por Luria, aplicado

para el desarrollo psicológico de la niña.

a pacientes con daño cerebral, sirve como modelo de análisis sistémico de las dificultades (Solovieva, Bonilla y Quintanar, 2006). Lo que permite identificar a los mecanismos cerebrales que se encuentran en la base de las alteraciones y contrasta con el análisis tradicional, en el cual se tiende a diagnosticar a partir de los síntomas aislados.

La

elaboración

de

programas

de

corrección dirigidos a la integración funcional de los mecanismos neuropsicológicos débiles conduce a la superación de las dificultades, tanto en el desarrollo como en el aprendizaje escolar, durante las diferentes etapas de la vida (Solovieva, Bonilla y Quintanar, 2008). La elaboración de un programa de intervención individualizado, a partir del

conocimiento

más

adecuado

de

las

limitaciones, pero también de las habilidades conservadas, permite optimizar el funcionamiento independiente y la calidad de vida del individuo (Muñoz-Céspedes y Tirapú, 2001). Nuestra postura frente a la evaluación no debe

tener

como

objetivo

exclusivo

identificación de los déficits neuropsicológicos,

la

Referencias 1.- Akhutina TV. Neuropsicología de las diferencias individuales en niños como base para la utilización de los métodos neuropsicológicos en la escuela. En: Xomskaya ED y Akhutina TV, editores. I Conferencia Internacional dedicada a la memoria de A. R. Luria. Moscú: Sociedad Psicológica Rusa; 1998. p. 201-208. 2.- Elkonin DB. Desarrollo psicológico de las edades infantiles. Moscú: Academia de Ciencias Pedagógicas y Sociales; 1995. 3.- Elkonin DB. Psicología del juego. Madrid: Visor; 1980 4.- Galperin PYa. Introducción a la psicología. Moscú: Universidad Estatal de Moscú; 1976. 5.- Muñoz-Céspedes JM & Tirapú J. Rehabilitación neuropsicológica. Madrid: Editorial Síntesis; 2001. 6.- Obukhova LF. Psicología infantil. Moscú: Trivola; 1995. 7.- Quintanar L & Solovieva Yu. La discapacidad infantil desde la perspectiva neuropsicológica. En: Cubillo MA, Guevara J y Pedroza A., editores. Discapacidad humana, presente y futuro. El reto de la rehabilitación en México. México: Universidad del Valle de Tlaxcala; 2000. p. 51-63. 8.- Quintanar L & Solovieva Yu. Pruebas de evaluación infantil. México, Universidad Autónoma de Puebla; 2003. 9.- Salmina NG. Signo y símbolo en la enseñanza. Moscú: Universidad Estatal de Moscú; 1985. 10.- Solovieva Yu & Quintanar L. Evaluación neuropsicológica infantil breve. México, Universidad Autónoma de Puebla; 2009. 11.- Solovieva Yu, Pelayo H & Quintanar L. Corrección neuropsicológica de problemas de aprendizaje. Análisis de caso. Revista Internacional del Magisterio de Colombia; 2005; 15: 22-25. 12.- Solovieva Yu, Bonilla R & Quintanar L. Análisis neuropsicológico de los problemas de aprendizaje en adolescentes. Revista de Ciencias Clínicas; 2006; 7 (2), 55-63. 13.- Solovieva Yu, Bonilla R & Quintanar L. (2008). Aproximación históricocultural: intervención en los trastornos del aprendizaje. En: Eslava-Cobos J, Mejía L, Quintanar L y Yu Solovieva, editores. Los trastornos del aprendizaje perspectivas neuropsicológicas, Colombia: Magisterio: 227266. 14.- Solovieva Yu, Quintanar L & Flores D. Programa de corrección neuropsicológica del déficit de atención. México: Universidad Autónoma de Puebla; 2007. 15.- Vigotsky LS. Psicología pedagógica. Moscú: Pedagogía; 1991.


Comentario del editor: Este grupo experto de Neuropsicólogos liderado por la Dra. Solovieva y el Dr. Quintanar, han disecado de manera interesante y profunda un programa de intervención neuropsicológica para pacientes con rasgos autistas. Existen algunos factores de riesgo ante los cuales debemos estar alerta: antecedentes familiares de presencia de trastorno del espectro autista (TEA), edad avanzada de los padres, exposición a tóxicos durante la gestación, infecciones perinatales, prematurez, peso bajo, enfermedades metabólicas de la madre y del niño. Se consideran señales de alerta inmediata en la evaluación del niño que apoyan la presencia de TEA: no balbucea, no hace gestos ni señales a los 12 meses de edad, no dice palabras sencillas a los 18 meses ni frases espontáneas a los 24 meses, cualquier pérdida de habilidades adquiridas y del lenguaje a cualquier edad. Los invito a leer la guía de práctica clínica en el siguiente sitio: http://www.cenetec.salud.gob.mx/descargas/gpc/Catalogo Maestro/528_GPC_Espectroautista/GER_Autismo.pdf

8 ESPACIO BIOÉTICO. Por Dra. Cruz Netza Cardoso

DEL SENTIDO CRÍTICO AL SIN SENTIDO El sentido crítico es una herramienta que nos permite determinar, en cada fenómeno, su aspecto correcto o adecuado y su aspecto erróneo. Esto nos permite poder establecer que procesos hay que conservar y que aspectos hay que corregir, reestructurar o eliminar. Desgraciadamente la medicina mexicana históricamente cometió el error de “casarse” con la medicina basada en evidencias, de origen anglosajón y, que si bien, tiene sus virtudes, también tiene sus defectos. Uno de los mayores defectos es justo el tener que evidenciar todo para que tenga validez “científica”. Esto en la práctica clínica se nos tradujo en lo que hoy peyorativamente llamamos “nototerapia”, donde se vacían los resultados muchas veces excesivos de análisis bioquímicos, y estudios de gabinete, pero sólo su aspecto numérico o lineal, y con ello pretender que estamos evidenciando que se está actuando en forma correcta ante el cuadro clínico que se esté enfrentando. Difícilmente encontramos en una nota clínica la interpretación aguda y crítica de lo que el médico considera puedan significar esos resultados. Estados como los ahora llamados umbrales clínicos, donde aun no hay alteración bioquímica, pero clínicamente ya hay datos sugestivos de la enfermedad, son un sinfín de ocasiones pasados por alto, ignorados o ni remotamente detectados. Así mismo, las etapas tempranas son sumamente difíciles de establecer, y mucho menos atender, por estas arraigadas prácticas médicas. La falta de sentido crítico en la práctica clínica nos ha llevado a una serie de mecanizaciones donde la indolencia, la apatía, la negligencia, la iatrogenia, se han vuelto incluso un elemento de usos y costumbres: el no me toca, no lo hagas porque al rato es obligación, el ya no es mi turno, hasta que llegue su médico tratante, etc., son frases que se vuelven una especie de iniciación en todo recién llegado a una Institución y después parte de su actuar “profesional”. Como respuesta, tantos los directivos como los usuarios, han tenido que desarrollar también una serie de frases en respuesta a estas conductas: “por mi tragas”, para eso te alquilas, si no te gusta no te alquiles, etc. Y ni hablar de las Instituciones privadas, donde no es extraño que el mercantilismo determine –incluso- los diagnósticos médicos acorde a conveniencia. Todo esto lejos de ser una solución, solo ha logrado violentar aún más el ya deteriorado ámbito de la asistencia sanitaria. La pendiente resbaladiza que hoy nos representa la llamada medicina basada en evidencias, habrá de ser enfrentada con sentido crítico para de ahí poder rescatar lo que si es valioso, reforzar los procesos que han demostrado ser una positiva aportación en este tipo de medicina, pero en definitiva también debe significar la erradicación de todos esos procesos donde la

El sentido crítico debe ser una vez más la indudable herramienta que burocracia, la indolencia y el exceso de estudios intervienen.

Todos ustedes están invitados a escribir. Comunícate: Deseamos saber tus comentarios, experiencias, críticas, en relación al tema tratado en este boletín.

nos saque de este bache histórico en que nos encontramos, al ejercitarlo seguramente encontraremos más dolorosas verdades, y descubriremos cuantos errores de proceso tenemos, pero por mucho que nos duela enfrentar nuestra propia verdad, será en este ejercicio donde también encontraremos la reivindicación de nuestra profesión y posiblemente de nosotros mismos.

Con su gentil distinción, hasta la próxima.

Por favor manda tu comentario a: sefrac2000@yahoo.com Espero comentarios acerca del contenido. Nuevamente tenemos la colaboración de la Dra. Cruz Netza en nuestro ESPACIO BIOÉTICO.

PEDIATRIKA, Año 2, número 3, julio – septiembre 2012, es una publicación trimestral, editada por Sergio Francisco Camacho Gutiérrez. Calle 29 A Sur # 3302, colonia el Vergel, Puebla, Pue., México, C. P. 72400, teléfono (222) 242 28 14, www.pediatrika.com, www.urologo-pediatra.com.mx, www.pediatrika2010.blogspot.com, sefrac2000@yahoo.com. Editor responsable: Sergio Francisco Camacho Gutiérrez. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 04-2011-060314325000-106; ISSN (en trámite) ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este Número, Dra. María Lucía Pérez Ricárdez, calle 29 A Sur # 3302, colonia el Vergel, Puebla, Pue., México, C.P. 72400, fecha de última modificación 15 de septiembre de 2012. Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad de los individuos participantes y pueden no reflejar la opinión general del editor y editores asociados del boletín. El boletín puede ser reproducido total o parcialmente con fines académicos citando la fuente. Todos los derechos reservados. Copyright 2012, Pediatrika.


Boletín Pediatrika Julio-Septiembre 2012