Issuu on Google+

Esta es la historia del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, el hombre de la triste figura, que por ser alto y flaco, completo loco y aventurero, se sumerge en los libros de caballería y con una idea escabechada decide partir del lugar de la mancha cuyo nombre no quiera acordarse, dejando inquietadas a su sobrina y a su ama de llaves. Empecinado con las leyes de la caballería y montado en su caballo “rocinante” cuyo nombre le ha llevado mucho tiempo en pensar, que le hiciere digno tanto a él cómo caballero y a su amada Dulcinea del toboso; se le une el valiente y rechoncho escudero “sancho panza” en su burro “rucio”, que en medio de la locura de su amo, se entusiasma con las promesas, vestidos con armaduras oxidadas, protagoniza el caballero don quijote de la mancha las aventuras más arriesgadas; hasta que el sacerdote Pedro Pérez en ayuda, le tiende una trampa llevándolo a su casa de nuevo y así acabar con la obsesión de don quijote.


Neiva, 23 de mayo del 2010

Apreciado Don Miguel de Cervantes Saavedra

Hola: En esta carta me permito expresarle la gran admiración a usted y a ese don que Dios le ha dado, pues si, son esas historias y en especial las aventuras de don quijote, las que me han permitido viajar en el tiempo, desarrollar mi imaginación y divertirme con su gracia y locura, quisiera contarle cuanto disfrute este libro es el primero que no me ha dado pereza leer y me he reído con los muchos refranes de don quijote incluyendo al pobre sancho panza, me ha encantado el final. Como su merced, autor de este libro lo conoce al derecho y al revés, ¿se acuerda de la parte en que don quijote que llega a una posada y comienza a leer su propia historia?, pues bien, en ese momento pensé como seria que usted mismo me lo leyera, seguramente lo hubiera entendido aun mas, lo hubiera cansado de preguntas acerca la vida en ese lugar, que gran imaginación a tenido su merced, que me ha dejado pensando, sabe que don miguel? Sería bueno ir pensando en una tercera parte, definitivamente haría historia del ingenioso hidalgo don quijote de la mancha en pleno siglo XXI.

Mis mayores agradecimientos y bendiciones.

Atentamente: María José Ramírez Londoño


Don Quijote de la Mancha