Issuu on Google+


ALGUNAS ANÉCDOTAS Documento de identificación. Cierta vez, el gran tenor Enrico Caruso fue a retirar del correo un fuerte giro y no llevaba consigo documentos para identificarse. El cajero no quería pagarle. De pronto Caruso tuvo una idea: entonó el aria de la ópera Tosca, “Recóndita armonía”. El cajero quedó convencido fácilmente y le pagó. Pares o impares. El científico español Santiago Ramón y Cajal, cuando explicaba en su cátedra, solía cerrar sus frases con una muletilla: “Es verdad”. La repetía tanto que sus alumnos apostaban: -Va a decir “Es verdad” tres veces. -Va a decir “Es verdad” cuatro veces. Terminaron apostando a “ par o impar” para hacerlo más interesante. Cuando Ramón y Cajal se enteró, empezó su clase de la siguiente manera: -Pues sí señores, el huevo es una célula gigante, es verdad, es verdad, es verdad… Y añadió muy serio: -“¡Impares ganan!”. Pocas palabras. El doctor John Abernethy, famoso cirujano escocés y hombre de pocas palabras, encontró un día su “réplica” en cierta paciente que entró en el consultorio mostrándole una mano enrojecida e hinchada. -¿Quemadura?- preguntó el doctor. -Golpe-contestó la señora. -Cataplasma. Algunos días después volvió la paciente a la consulta, y el diálogo se desenvolvió como sigue: -¿Mejor? -Peor. -Más cataplasma. Días más tarde compareció nuevamente la señora. -¿Mejor?- Preguntó el doctor. -Completamente bien, ¿cuánto? -Nada- contestó el médico-. Es usted la mujer más sensata que he conocido en mi vida. -Gracias. -Adiós. Pregunta y respuesta.

Lloyd George, uno de los hombres más representativos de la política inglesa en los primeros decenios de este siglo, varias veces ministro y presidente del Consejo, procedía de una modestísima familia. Cuando murió su padre fue recogido por un tío suyo, zapatero, en un pueblo de Gales, y se veía obligado a recorrer diariamente varios kilómetros a pie para asistir a un despacho de abogados domiciliado en Portmadoc. Los domingos iba a entregar a los clientes los zapatos arreglados por su tío, guiando un cochecito tirado por un asno. Después de haberse dedicado a la política, ocurrió que mientras pronunciaba un discurso, cierto sujeto creyó humillarle, recordándole sus tiempos de penuria. -Diga- le gritó dicho individuo -, ¿podría usted decirnos qué pasó con el carrito aquél y el asno? -Sí- respondió Lloyd George-. El carrito lo vendieron, y en cuanto al asno… ¿cómo hizo usted para poder hablar? Préstamo bibliotecario. En 1823, un tal Alfred Dodse se llevó prestado de la biblioteca de la universidad de Cincinnati un libro sobre enfermedades febriles. El libro fue devuelto a la biblioteca por uno de sus biznietos el 7 de diciembre de 1968, ¡145 años después! Impresionados ante semejante muestra de honradez, las autoridades de la biblioteca no cobraron la multa por retraso, que hubiera ascendido a 22 mil 264 dólares.

1


CARTA DE AMOR DE NAPOLEÓN Nuestro equipo se dio a la tarea de buscar cartas de amor de personajes famosos y el primero en ser exhibido aquí será Napoleón Bonaparte, la carta dice así: “No le amo, en absoluto; por el contrario, le detesto, usted es una sin importancia, desgarbada, tonta Cenicienta. Usted nunca me escribe, usted no ama a su propio marido; usted sabe qué placeres sus letras le dan, pero ¡aún así

usted no le ha escrito seis líneas, informales, a las corridas! ¿Qué usted hace todo el día, señora? ¿Cuál es el asunto tan importante que no le deja tiempo para escribir a su amante devoto? ¿Qué afecto sofoca y pone a un lado el amor, el amor tierno y constante amor que usted le prometió? ¿De qué clase maravillosa puede ser, que nuevo amante reina sobre sus días, y evita darle cualquier atención a su marido? ¡Josephine, tenga cuidado! Una placentera noche, las puertas se abrirán de par en par y allí estaré. De hecho, estoy muy preocupado, mi amor, por no recibir ninguna noticia de usted; escríbame rápidamente sus páginas, páginas llenas de cosas agradables que llenarán mi corazón de las sensaciones más placenteras. Espero dentro de poco tiempo estrujarla entre mis brazos y cubrirla con un millón de besos debajo del ecuador.”

2


ALGUNAS COSAS CURIOSAS *En 1944, un asistente de laboratorio en la compañía 3M derramó una sustancia química experimental en sus zapatos tenis. Trató de lavarlos pero no pudo. Las semanas pasaron y notó que la parte de sus zapatos donde cayó la sustancia química permanecía limpia mientras el resto del zapato se ensuciaba. Los investigadores se dieron cuenta de que el líquido funcionaba como protector de telas, y así nació el Scotchguard, el primer limpiador de manchas en telas. *June A. Carroll, de Indio, California, en Estados Unidos, vivía en un estrecho de carretera particularmente peligroso y en 1912 pintó una línea en medio del camino para ayudar a los automovilistas a quedarse en su lado derecho del camino. A la Comisión de Autopistas de California le gustó tanto la idea que pintó líneas en medio de cada camino pavimentado en el estado. Así nacieron las divisiones de las carreteras. *Peter Archer, de 47 años de edad, fue arrestado por correr desnudo por una calle en Melbourne, Australia, pero fue dejado libre cuando la policía supo que venía huyendo de una funeraria donde un doctor lo había declarado oficialmente muerto. *Un lápiz normal puede dibujar una línea continua de 56 kilómetros, o el equivalente a escribir aproximadamente 50 mil palabras. *El alimento que más alergias provoca en los humanos es la leche. *La Tierra es el único planeta de nuestro sistema solar que no recibe su nombre de una deidad. *El chicle más antiguo del mundo tiene 9 mil años.

*Los caracoles tienen 4 narices. *El término Navidad proviene del latín “Nativitas” que significa Nacimiento. *En África, cuando es Navidad los cristianos africanos se reúnen y leen pasajes de la Biblia y posteriormente realizan bailes y cantos al aire libre. En Etiopía realizan una ceremonia bañándose en los ríos. *Evan Wheeler, una actriz veterana, estaba actuando una escena de muerte en una producción llamada “The Drunkard” en noviembre de 1986 en Baltimore, Estados Unidos, cuando al salir a escena cayó al suelo muerta de verdad, y el público al no darse cuenta, elogió la actuación bajo un tremendo aplauso. *La esposa de Claudio I trató de envenenar a su esposo con hongos en el año 54 d. C. El doctor de Claudio trató de hacerlo vomitar haciéndole cosquillas en la garganta con una pluma de ave. Claudio se ahogó con la pluma y murió. * No se sabía con certeza cuántos eran los Reyes Magos, hasta que el Papa San León, en el Siglo V, estableció que eran tres. Melchor, que representa a los europeos, ofreció al Niño Dios un presente de oro que atestigua su realeza. Gaspar, representante de los semitas de Asia, cuyo bien más preciado es el incienso, lo ofreció al Niño como símbolo de su divinidad. Y por último, Baltasar, negro y con barba, se identifica con los hijos de Cam, los africanos, que entregan la mirra, en alusión a su futura pasión y resurrección. 2


LAS 10 MANERAS DE MANIPULACIÓN MEDIÁTICA

3. La estrategia de la gradualidad.

Para hacer que se acepte una medida inaceptable basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios insuficientes; tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

1. La estrategia de la distracción.

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. “Mantener distraída la atención del público, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado; sin ningún tiempo para pensar, de vuelta a la granja como los otros animales” (cita del texto: “Armas silenciosas para guerras tranquilas”).

4. La estrategia de diferir.

Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato, primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente; luego, porque el público, la masa, tiene siempre tiende a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad.

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones.

La mayoría de la publicidad dirigida al público adulto utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se busque engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. ¿Por qué? Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestión, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico, como la de una persona de 12 años o menos de edad.

Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una situación prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana u organizar atentados sangrientos a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos. 3


¿A QUÉ GRUPO LLAMARON “LOS BEATLES MEXICANOS”? Los Tepetatles, creado en 1965, fue un grupo de rock encabezado por el actor y director Alfonso Arau, integrado además por Marco Polo Tena, del grupo Los Rebeldes del Rock, al bajo, y Julián Bert en los teclados. Además contó con el apoyo de notables personalidades de la contracultura del Distrito Federal, entre ellos Carlos Monsiváis -incluso escribió algunas canciones- y los pintores José Luis Cuevas y Vicente Rojo, quienes crearon el diseño de arte. El proyecto fue iniciativa del empresario y actor Ernesto Alonso, entonces dueño del cabaret El Quid. Él buscaba producir un espectáculo novedoso para atraer clientela. Una parodia visual de The Beatles, su música, un híbrido de rock y pop sesenteros, se

mezclaba con letras absurdas, modernistas y temas folklóricos, con canciones como Teotihuacán ago-go o Tlálocman. “Que ante nuestro grito/Los Beatles parezcan/monjas encerradas/que en silencio rezan…” Aunque el resultado no fue del agrado de Alonso, el público joven le dio un gran recibimiento a la propuesta. El único disco que grabaron, “Triunfo y aplastamiento del mundo moderno con gran riesgo de Arau y mucho ruido”, tuvo una edición limitada, y actualmente es considerado objeto de culto: una copia original llega a valer hasta 3 mil pesos.

6


damas abanicándose o siendo abanicadas. La verdad es que esta costumbre no tenía relación alguna con las altas temperaturas del verano. La explicación sobre éste “rito” está en que el abanico era ideal para disipar los malos olores que la gente exhalaba debajo de sus abundantes vestidos y las moscas que eran atraídas por el suculento aroma -no podemos olvidar que no existían los cepillos de dientes, desodorantes ni menos el papel higiénico. La ropa, de varias capas, era hecha especialmente para ocultar el mal olor que producían las partes íntimas, las que claramente no eran aseadas; además, en el caso de usar ropa interior, ésta era usada por varios meses sin ser cambiada. Los muertos del Medioevo. Considerar muertas a personas que realmente no lo estaban era habitual en la época. Para evitar este problema, se enterraba a la gente con un hilo atado a una campanilla, la que hacían sonar si estaban vivos. De ahí proviene la famosa frase ¨salvado por la campana¨. Los cadáveres eran puestos sobre la mesa de la cocina durante algunos días, y estaba con la familia mientras éstos comían y bebían, a la espera de que volviera o no a la vida. A raíz de esto surgió la costumbre de velar a los muertos. Debido a la gran cantidad de muertos y la gran expansión de la Peste Negra, los cadáveres eran enterrados con prontitud, por lo que muchas veces no estaban 100% muertos. De ahí que muchos vecinos y parientes vieron a los suyos, literalmente, “levantarse de sus tumbas”, es por esto que, durante la época, cobraron mayor auge las leyendas de zombis y vampiros.

SOBRE LA EDAD MEDIA ¿Dónde hacemos? Uno de los grandes problemas de salud pública eran los desechos humanos. Como las redes sanitarias datan del siglo XIX, lo habitual era que, tanto los desechos de la cocina como los humanos, fuesen tirados a la calle por las ventanas. Un fiel reflejo de la percepción que se tenía de los desechos, y que se extendió por varios siglos, fue que al construirse el palacio de Versalles (1668) no se contempló ningún baño, a pesar de tener 700 habitaciones. En la época se usaba un baño portátil para el rey y su familia, mientras que el resto de la corte debía defecar y orinar en los fastuosos jardines del Palacio. El poder del abanico. En muchos retratos de la época medieval y en las imágenes que el cine ha retratado de ellos, podemos ver a las 7


¿ES CIERTO EL INCIDENTE DE PÉREZ PRADO Y EL HIMNO NACIONAL?

Y HABLANDO DEL HIMNO:

Una editora de EE. UU. es dueña de los derechos de autor del Himno Nacional Mexicano. La siguiente es una historia real, narrada por Gabriel Larrea y publicada en el diario La Jornada, el 15 de marzo de 1998: “El Himno Nacional es una obra originariamente mexicana, pero el titular de los derechos de autor es la compañía Wagner y Lieven en Estados Unidos. Cuando se hizo el concurso para la composición del Himno Nacional se ofreció un premio a los ganadores, mismo que el gobierno mexicano nunca entregó; entonces ni Bocanegra ni Nunó cobraron lo que se habían ganado. Mucho tiempo después se buscó a los herederos para darles el premio y nadie se dio cuenta de que, aparte del concurso, estaban subyacentes los derechos de autor. Los herederos los vendieron a esa prestigiosa empresa estadounidense. Manuel Ávila Camacho expropió los derechos, pero Ávila Camacho no regía más que para México. Así que esta historia, que parece antigua, se refleja en la actualidad: cada vez que se toca el Himno Nacional fuera de México, se deben pagar regalías a los titulares de los derechos: la Wagner Lieven en Estados Unidos.”

Aunque Dámaso Pérez Prado llegó a interpretar a ritmo de mambo el Himno mexicano, las razones de su exilio en 1953 obedecieron a la maniobra de un grupo de empresarios teatrales de la capital disgustados con él por razones financieras. Para tapar el hecho, entre la comunidad artística se corrió el rumor de que hubo una rivalidad de amores con un ex presidente. Lo cierto fue que a su regreso al país, en 1964, creó dos auténticos himnos: el mambo Politécnico y el mambo Universitario, canciones de festejo del Instituto Politécnico Nacional y de la Universidad Nacional Autónoma de México, respectivamente.

8



OCIOPEDIA 30