Issuu on Google+

Un s铆ndrome desconocido: Alcoholismo fetal

Nombre profesora: Claudia Winther Asignatura: Gesti贸n en informaci贸n digital Integrantes: Claudia Cosio Camila Elgueta Belinda Leslie B谩rbara Morales Fecha: 28.08.2012

1


Introducción “Acabo de llegar de dejar a mi hija en la guardería y resulta que una de las chicas que trabaja allí se acaba de enterar hoy de que está embarazada de 34 semanas!! y ella no tenía ni idea. Me contó que se estaba poniendo la inyección anticonceptiva y que como con ella no tienes la menstruación, no se daba cuenta que estaba embarazada.” Este es uno de los miles de testimonios que podemos encontrar de casos de mujeres que no saben que están embarazadas hasta que se encuentran en una etapa significativa de su este, por lo que se deduce que no han tenido cuidado alguno sobre su situación. Los primeros tres meses de embarazo son los más susceptibles a sufrir malformaciones. Por eso es que la mujer debe cuidarse y cuidar al hijo que nacerá desde un principio. Aquí es donde se inicia el problema, ya que al no saber su condición, siguen su vida normalmente. Esto puede incluir una alimentación pobre en vitaminas y rica en carbohidratos o grasas como el colesterol, la ingesta de tabaco, drogas y/o alcohol significando así el consumo de sustancias nocivas para el feto. “De entre los teratógenos humanos una de las exposiciones habituales y potencialmente prevenibles es el consumo de alcohol” (Carey, 2010). Toda sustancia que ingiere una mujer embarazada pasa al interior del bebé, y una de las sustancias que llega en mayor cantidad es el alcohol ingerido por la futura madre. Toda incorporación de bebidas alcohólicas mientras esté embarazada se conoce como alcoholismo fetal. Este síndrome puede afectar el crecimiento, provocar problemas físicos y de conducta para toda la vida del que está por nacer.

A este problema no se le suele dar tanta importancia a pesar de las advertencias del consumo de alcohol durante el embarazo. Este síndrome, como ya se mencionó, puede ocasionar múltiples complicaciones en distintos ámbitos, y es por esto que debemos estar atentas sobre el daño que estamos produciendo que, en la mayoría de los casos, es causado por el simple hecho de estar mal informadas. Es por eso, que nosotras creemos que una buena manera para que la sociedad chilena, en especial, las futuras madres, tomen conciencia de lo que realmente produce la ingesta de alcohol durante el embarazo , es hacer una campaña para aumentar el conocimiento, tomar conciencia, sobre lo que provoca consumir dicha sustancia.

2


Contexto y justificación de la campaña Esta campaña va dirigida a todas las mujeres de la población chilena que piensan, en un futuro, ser madres. Se preguntarán porqué hemos decidido crear esta campaña. La respuesta es bien simple, queremos que las mujeres de hoy en día tomen conciencia de las consecuencias que puede traer la ingesta de alcohol durante el embarazo, y sobre todo, tal como decía anteriormente, en el primer trimestre de éste. Hoy en día se ven muchas futuras madres que no pueden controlar el vicio, independientemente del estado biológico, mental, de salud en el que se encuentren, y eso a nosotras nos parece algo que se debe arreglar. Como futuras enfermeras, profesionales de la salud, velamos por el bienestar de la población a través de la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad. En este momento, queremos enfocarnos en ambos “quehaceres” porque pensamos que para tener un embarazo sano, y al mismo tiempo evitar que el bebé nazca con alguna enfermedad causada por la ingesta de alcohol por parte de la madre, se necesita de la unión de ambos. También encontramos que la educación juega un papel muy importante, es la base de esta campaña, si la población logra retener la educación entregada, van a tomar conciencia y así el porcentaje de madres con dicho síndrome va a ir disminuyendo notablemente.

Descripción

·

El alcoholismo fetal ocurre cuando una mujer embarazada consume alcohol durante el periodo gestacional y fetal del bebé que espera produciéndole una serie de deficiencias en el crecimiento prenatal “Incidiendo en el desarrollo del feto directa e indirectamente al deteriorar la función de la placenta” (Vuorela y otros, 2002) y postnatal, microcefalia, una amplia variedad de discapacidades del desarrollo y un conjunto de alteraciones faciales. Algunas de las características de los niños que sufren de este síndrome son: Bajo peso al nacer, lo que puede indicar que poseen un desequilibrio en la cantidad de sales o de agua, o hipoglicemia, que pueden causar daños cerebrales. Al tener daños cerebrales afectará la memoria del bebé, en su capacidad de aprendizaje, coordinación y motricidad fina. El bajo peso del bebé también puede llegar a producir un aborto espontáneo.

3


·

· · ·

Sufrirá de retrasos en el crecimiento incluyendo disfunciones orgánicas y menor perímetro craneal, e incluso en el desarrollo de sus habilidades sociales siendo más difícil mantener relaciones con sus pares. Tendrá problemas de comportamiento, puede que sea más hiperactivo, irritables, que le den ataques y temblores. Este síndrome afecta la curiosidad, exploración e imaginación durante la etapa de los primeros pasos, generando una serie de problemas de ámbito psicológico. Por último genera malformaciones físicas como anomalías faciales, incluyendo ojos de tamaño inferior al normal, mejillas aplanadas y surco nasolabial poco desarrollado.

Causas del síndrome de alcoholismo fetal (SAF): El consumo o abuso de alcohol durante el embarazo es capaz de ocasionar los mismos riesgos que en el consumo general pero ahora se expone al bebé a estos mismos riesgos. Las manifestaciones clínicas del SAF son muy variables y dependen, al igual que las de otros teratógenos. También existen varios factores como: Cantidad de alcohol ingerida “el riesgo de los efectos es mayor cuando una embarazada excede esporádicamente, con cinco o más tragos en cada ocasión” (Abel, 1998). “De hecho si una embarazada toma cinco o más tragos a la semana corre el riesgo de un aborto espontáneo en el primer trimestre” (Kesmodel, 2002). Periodo de embarazo en el que se produjo la ingestión. “Para que haya malformaciones la ingesta debe producirse durante el periodo de organogénesis, que corresponde al primer trimestre” (Revista Chilena de Pediatría, 2008). Sin embargo ingestiones en el segundo y tercer trimestre, demuestran tener cierto efecto sobre el feto. Susceptibilidad del feto: “Esta depende de la capacidad que tenga la madre y el propio feto para metabolizar el alcohol o el acetaldehído, así como de la respuesta de los tejidos fetales al agente” (Revista chilena de pediatría, 2008). En otras palabras, esto significa que puede variar el factor tratado. Dependerá del feto si logra metabolizar de buena o mala manera la sustancia ingerida.

4


Eso si no se debe dejar de lado que “no hay un periodo sensible bien definido para dichos efectos: ingerir licor en las últimas etapas del embarazo puede ser tan riesgoso como puede serlo ingerirlo poco después de la concepción” (Jacobson y otros, 1993). Patogenia Muchos estudios han tratado de demostrar la acción teratogénica del etanol “pero son muchas las evidencias de que su producto de oxidación, el acetaldehído liberado por la deshidrogenasa alcohólica, es con toda probabilidad la sustancia de acción teratogénica” (Revista Chilena de Pediatría, 2008) Este proceso justifica la susceptibilidad del feto a la ingesta de alcohol. “Ello justifica que a toda mujer que ha tornado la decisión de tener un hijo se le aconseja suspender totalmente el consumo de alcohol, previo y durante el embarazo” (Revista Chilena de Pediatría, 2008). La suspensión debe ser para ambos padres, ya que para el hombre la ingesta de alcohol puede afectar el sistema reproductor del varón reduciendo la motilidad de los espermatozoides, disminuyendo el recuento de estos y espermatozoides formados anormalmente. ”Algunos investigadores revelan incluso que el recién nacido cuyos progenitores consumen alcohol tiende a tener un peso neonatal más bajo que aquellos padres no lo consumen (Frank y otros 2002)

Prevención del Síndrome de alcoholismo fetal Este síndrome tiene la característica de ser prevenible mediante el cuidado de la futura madre, pero esto muchas veces es difícil de lograr ya que hay mujeres que no se dan cuenta o no saben que están embarazadas. Sin embargo también puede ser prevenido mediante la prevención primaria, secundaria y terciaria.

Prevención primaria: Muchas personas piensan que mediante la educación sexual el problema está resuelto y la verdad es que “La educación de la juventud para la vida familiar no debiera centrarse solo en la educación sexual, sino que debiera incluir también en forma destacada, la educación para la Salud, incluyendo los daños del alcohol, tabaco y drogas en el proceso reproductivo, así como orientación para llevar una dieta equilibrada.” (Revista chilena de pediatría, 2008)

Prevención Secundaria y terciaria: Esta es mediante la preparación correcta de la madre para enfrentar el embarazo, es decir, manteniendo una buena dieta, una buena ingesta de vitaminas y una vida saludable en general. “La prevención secundaria se concentra en las actividades propias del cuidado prenatal, cuya eficacia ha sido universalmente reconocida” (Revista Chilena de pediatría, 2008)

5


Propuestas y rol de enfermería La labor principal de los enfermeros es el de la prevención, por lo tanto, el o la enfermera debe estar educando constantemente a los pacientes al ser ellos los que están en mayor contacto con los tratados. Para el caso del síndrome de alcoholismo fetal es necesario que los enfermeros hagan saber a las mujeres que quieran estar embarazadas que deben mantener una dieta saludable, que deben cuidarse ante la acción de teratógenos que puedan afectar a su futuro bebé. Mientras antes se cuiden es mejor, por ende la enfermera deberá estar pendiente de que su paciente esté consciente de las precauciones que necesita tener. Si no es así deberá educarla hasta que se sienta preparada y hasta que entienda lo que deba hacer. En el caso que la mujer ya se encuentre embarazada y la enfermera vea que su paciente puede estar consumiendo alcohol debe hacer que la madre se dé cuenta del daño que está causando tanto a ella como a su hijo. Sin embargo “La evidencia del consumo de bebidas alcohólicas no es fácil lograr. En general las madres niegan este antecedente, aun en casos de cuadros evidentes de alcoholismo fetal”. (Revista Chilena de pediatría, 2008) Los enfermeros tienen que hacerse cargo de remediar este asunto antes de que sea demasiado tarde. Dentro de las propuestas a corto plazo en el rol de enfermería están: · Suprimir el consumo de bebidas alcohólicas · Impedir complicaciones físicas · Favorecer la disminución de la ansiedad · Aumentar la autoestima · Volver a establecer un patrón de sueño adecuado

Dentro de los propuestas a largo plazo en el rol de enfermería están: Mantener la abstinencia de alcohol Implicar a la familia en el tratamiento de recuperación Mejorar la motivación para continuar el tratamiento Desarrollar métodos aceptables como otra opción para hacer frente a sus sentimientos y emociones.

6


Antecedentes, datos y cifras No se ha establecido con precisión una exacta incidencia del síndrome alcohólico fetal porque no existe ninguna prueba de laboratorio que pueda comprobar y corroborar, además muchos médicos temen diagnosticar este síndrome por el perjuicio que trae consigo. A pesar de que no existen cifras, porcentajes o datos actuales sabemos que en Estados Unidos (1979-1992) sugieren que la incidencia de este síndrome aumentó cuatro veces en siete años, además el promedio de casos afectados en 1993 eran seis veces mayor que el de 1979. En 1995 los datos indican que el síndrome de alcohólico fetal ha aumentado y que tiene un promedio de 9.7 por 10.000 nacimientos. “De acuerdo a estudios extranjeros, en Chile, cada año deben nacer entre 200 a 500 casos con sintomatología grave y 600 a 1.200 casos con sintomatología leve, pero que, en su gran mayoría, presentan problemas de aprendizaje posteriormente” (Revista chilena de pediatría, 2008)

7


Conclusión Durante el embarazo la mujer está más susceptible a la exposición de distintos teratogénesis que pueden afectar directamente al feto, muchas de estas a menudo son causadas por acción de la madre. La mujer embarazada debe mantener una vida saludable que conste de una dieta balanceada rica en vitaminas, minerales y proteínas que ayude al buen desarrollo del futuro niño que está por nacer y que no contengan drogas o sustancias tóxicas como el alcohol. “Cuando una mujer ingiere bebidas alcohólicas mientras está embarazada, se habla de síndrome de alcoholismo fetal.” (Yao, 2008). El problema inicia aquí ya que “Muchas veces las mujeres se dan cuenta de que están embarazadas hasta el segundo trimestre y mientras, siguen consumiendo alcohol” (Yao, 2008) y entonces hasta ese momento ya han causado daño suficiente para afectar el desarrollo normal del bebé. "Cuanto más bebes, más rápido se atrofia tu cerebro. Y si eres una mujer, esta tendencia es más pronunciada todavía"(Yao, 2008). Es por esto que se debe priorizar la educación y la conciencia de las personas sobre los efectos que pueden causar los diferentes teratógenos a los cuales se enfrenta el organismo.

8


Referencias bibliográficas ·

Shaffer D. Psicología del desarrollo. [Libro electrónico]. México: Editorial Thompson. c2007 http://books.google.cl/books?id=CcsIHauMmTsC&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_su mmary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false

·

·

(autores) Revista Chile de Pediatría, vol. 79. [revista]. Santiago, Noviembre 2008. http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0370-41062008000700008&script=sci_arttext

González A. Plan de cuidados de enfermería en pacientes alcohólicos ingresados en una unidad de salud mental. Extraído en Noviembre de 2011. Disponible en: http://www.psiquiatria.com/bibliopsiquis/bitstream/10401/2990/1/interpsiquis_2004_15188.pdf

Referencias de imágenes Bebes. s.f. [ilustración]. Recuperado el agosto 28. Disponible en: http://www.tusbebes.es/wp-content/uploads/2010/09/Bebes.gif [Esquema de niña con características de SAF]. Recuperado agosto28. Disponible en: http://www.umm.edu/graphics/images/es/21723.jpg

[Mujer embarazada con copa de alcohol en la mano]. Recuperado agosto 28. Disponible en: http://www.blogbebes.com/wp-content/uploads/DURANTE/alcohol_embarazo.jpg

9


Sindrome del alcoholismo fetal, SAF