Page 1

Generación del 27 Aida Sirvent Belén Gregori Ana Rodríguez

Introducción: 1.Contexto histórico: · Se dió a conocer en el ámbito cultural español

alrededor del año 1927, en el homenaje que se dió al poeta Luis de Góngora en el Ateneo de Sevilla en el que participaron la mayoría de los que habiitualmente eran sus miembros. · Se limita a diez autores: Jorge Guillén, Pedro Salinas, Rafael Alberti, Federico García Lorca, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Luis Cernuda, Vicente Aleixandre, Manuel Altolaguirre y Emilio Prados

·

No toda la producción literaria del 27 está escrita en castellano. (como Salvador Dalí u Óscar Domínguez, que escribieron en francés, o en inglés)

· Es preciso deshacer la idea de que la Generación del 27 fue solamente un fenómeno madrileño parece que se empeña en señalar una constelación de núcleos creativos repartidos a lo largo de la geografía y estrechamente entrelazados. Los más importantes se localizaron en


Sevilla, Canarias y Málaga. 2. Componentes de la generación: Pedro Salinas. Jorge Gullén. Gerardo Diego. Luis Cernuda. Vicente Aleixandre. Federico García Lorca . Rafael Alberti . Miguel Hernández. Dámaso Alonso. Emilio Prados. Manuel Altolaguirre.

3.Características del grupo: Poesía pura y sentimiento. La poesía pura se conjuga con un afán de transmitir la experiencia personal. Persigue la perfección formal y la eliminación de lo accesorio, expresa lo humano. ·Poesía española y a las influencias extranjeras. Admiran a Paul Valéry y a otros poetas franceses, como Baudelaire; centran su atención en diversos autores hispanoamericanos, como César Vallejo o Pablo Neruda. ·Conjugación de tradición y renovación.Recibe influencias de la literatura de épocas pasadas. Admiraron a autores de las generaciones inmediatamente anteriores (a Juan Ramón Jiménez o a Gómez de la Serna) y también a los clásicos, como Garcilaso, San Juan, fray Luis, Lope, Quevedo o Góngora. Algunos movimientos vanguardistas, como el ultraísmo y el creacionismo, dejan también huellas en algunos poetas y, de un modo más especial, cala en ellos el surrealismo. ·Entre las estructuras métricas clásicas y el verso libre. Los poetas no conciben la estrofa como una obligación formal, sino como una opción más dentro de la libertad poética. Los poetas del 27 emplearon el verso libre y los esquemas métricos más rigurosos. ·Entre las formas populares y las cultas. Su poesía manifiesta un interés por formas populares y por las cultas. Las primeras están especialmente presentes en la obra de Lorca, Alberti, Dámaso Alonso y Gerardo Diego. 4.Etapas: Etapas de la Generación del 27:

―Primera etapa: hasta 1927. Esta primera etapa está marcada por el influjo de las primeras vanguardias. Juan Ramón Jiménez los orienta hacia la “poesía pura ”. La lírica popular ejerció influencia sobre ellos, lo mismo que los clásicos como Góngora. ―Segunda etapa: de 1927 hasta la guerra civil (1936). Se inicia un proceso de rehumanización, que coincide con la irrupción del Surrealismo.


―Tercera etapa: Después de la guerra (1939). Después de la guerra. La Guerra Civil fue la causa de la dispersión del grupo. F. G. Lorca fue asesinado; Pedro Salinas, Jorge Guillén, Luis Cernuda y Rafael Alberti se exiliaron; Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre y Gerardo Diego permanecieron en España.

5. Influencias: • Modernistas Búsqueda de la belleza, y lo exótico. Muestra el inconformismo, con formas de vida bohemia. Temas y personajes mitológicos y legendarios. Despego del mundo material • Novecentistas Intelectuales con vocación de formar a las minorías cultas del país. Reflexiones serenas sobre la esencia de España y la cultura en general. Búsqueda de obras bien hechas y meditadas. • Vanguardismo español -Movimientos que se oponen al pasado y proponen nuevas concepciones del arte y de las letras. Optimismo vital, exaltación de la modernidad. Pesimismo y angustia por los efectos “deshumanizantes” de la civilización moderna. 6. Poemas de diferentes autores: • Pedro Salinas ¿Qué pájaros? ¿El pájaro? ¿Los pájaros? ¿Hay sólo un solo pájaro en el mundo que vuela con mil alas, y que canta con incontables trinos, siempre solo? ¿Son tierra y cielo espejos? ¿Es el aire espejeo del aire, y el gran pájaro único multiplica su soledad en apariencias miles? (¿Y por eso le llamamos los pájaros?) ¿O quizá no hay un pájaro? ¿Y son ellos, fatal plural inmenso, como el mar, bandada innúmera, oleaje de alas, donde la vista busca y quiere el alma distinguir la verdad del solo pájaro, de su esencia sin fin, del uno hermoso? Orilla Si no fuera por la rosa frágil, de espuma, blanquísima, que él, a lo lejos se inventa,


¿quién me iba a decir a mí que se le movía el pecho de respirar, que está vivo, que tiene un ímpetu dentro, que quiere la tierra entera, azul, quieto, mar de julio?

• Jorge Guillén Las doce en el reloj Dije: Todo ya pleno. Un álamo vibró. Las hojas plateadas Sonaron con amor. Los verdes eran grises, El amor era sol. Entonces, mediodía, Un pájaro sumió Su cantar en el viento Con tal adoración Que se sintió cantada Bajo el viento la flor Crecida entre las mieses, Más altas. Era yo, Centro en aquel instante De tanto alrededor, Quien lo veía todo Completo para un dios. Dije: Todo, completo. ¡Las doce en el reloj! Muerte a lo lejos Alguna vez me angustia una certeza, Y ante mí se estremece mi futuro. Acechándolo está de pronto un muro Del arrabal final en que tropieza La luz del campo. ¿Mas habrá tristeza Si la desnuda el sol? No, no hay apuro Todavía. Lo urgente es el maduro Fruto. La mano ya lo descorteza. ...Y un día entre los días el más triste Será. Tenderse deberá la mano


Sin afán. Y acatando el inminente Poder diré sin lágrimas: embiste, Justa fatalidad. El muro cano Va a imponerme su ley, no su accidente. • Gerardo Diego Reflejos. En este río lácteo los navíos no sueñan sobre el álveo Como un guante famélico el día se me escapa de los dedos Me voy quedando exhausto pero en mi torso canta el mármol Una rueda lejana me esconde y me suaviza las antiguas palabras Cae el líquido fértil de mi estatua y los navíos cabecean amarrados al alba. Cuadro El mantel jirón del cielo es mi estandarte y el licor del poniente da su reflejo al arte Yo prefiero el mar cerrado y al sol le pongo sordina Mi poesía y las manzanas hacen la atmósfera más fina Enmedio la guitarra Amémosla Ella recoge el aire circundante Es el desnudo nuevo venus del siglo o madona sin infante Bajo sus cuerdas los ríos pasan y los pájaros beben el agua sin mancharla

Después de ver el cuadro la luna es más precisa y la vida más bella


El espejo doméstico ensaya una sonrisa y en un transporte de pasión canta el agua enjaulada en la botella. • Luis cernuda El andaluz Sombra hecha de luz, que templando repele, es fuego con nieve el andaluz. Enigma al trasluz, pues va entre gente solo, es amor con odio el andaluz. Oh hermano mío, tú. Dios, que te crea, será quién comprenda al andaluz. Te quiero Te quiero. Te lo he dicho con el viento, jugueteando como animalillo en la arena o iracundo como órgano impetuoso; Te lo he dicho con el sol, que dora desnudos cuerpos juveniles y sonríe en todas las cosas inocentes; Te lo he dicho con las nubes, frentes melancólicas que sostienen el cielo, tristezas fugitivas; Te lo he dicho con las plantas, leves criaturas transparentes que se cubren de rubor repentino; Te lo he dicho con el agua, vida luminosa que vela un fondo de sombra; te lo he dicho con el miedo, te lo he dicho con la alegría, con el hastío, con las terribles palabras. Pero así no me basta: más allá de la vida, quiero decírtelo con la muerte;


más allá del amor, quiero decírtelo con el olvido. • Vicente Aleixandre Corazón negro. Enigma o sangre de otras vidas pasadas, suprema interrogación que ante los ojos me habla, signo que no comprendo a la luz de la luna. Sangre negra, corazón dolorido que desde lejos la envías a latidos inciertos, bocanadas calientes, vaho pesado de estío, río en que no me hundo, que sin luz pasa como silencio, sin perfume ni amor. Triste historia de un cuerpo que existe como existe un planeta, como existe la luna, la abandonada luna, hueso que todavía tiene un claror de carne. Aquí, aquí en la tierra echado entre unos juncos, entre lo verde presente, entre lo siempre fresco, veo esa pena o sombra, esa linfa o espectro, esa sola sospecha de sangre que no pasa. ¡Corazón negro, origen del dolor o la luna, corazón que algún día latiste entre unas manos. beso que navegaste por unas venas rojas, cuerpo que te ceñiste a una tapia vibrante!

• Federico García Lorca

Granada. • Rafael Alberti Dejé por ti mis bosques, mi perdida arboleda, mis perros desvelados, mis capitales años desterrados hasta casi el invierno de la vida.


Dejé un temblor, dejé una sacudida, un resplandor de fuegos no apagados, dejé mi sombra en los desesperados ojos sangrantes de la despedida. Dejé palomas tristes junto a un río, caballos sobre el sol de las arenas, dejé de oler la mar, dejé de verte. Dejé por ti todo lo que era mío. Dame tú, Roma, a cambio de mis penas, tanto como dejé para tenerte.

• Miguel hernández No quiso ser No conoció el encuentro del hombre y la mujer. El amoroso vello no pudo florecer. Detuvo sus sentidos negándose a saber y descendieron diáfanos ante el amanecer. Vio turbio su mañana y se quedó en su ayer. No quiso ser. • Dámaso Alonso Insomnio Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres (según las últimas estadísticas). A veces en la noche yo me revuelvo y me incorporo en este nicho en el que hace 45 años que me pudro, y paso largas horas oyendo gemir al huracán, o ladrar los perros, o fluir blandamente la luz de la luna. Y paso largas horas gimiendo como el huracán, ladrando como un perro enfurecido, fluyendo como la leche de la ubre caliente de una gran vaca amarilla. Y paso largas horas preguntándole a Dios, preguntándole por qué se pudre lentamente mi alma, por qué se pudren más de un millón de cadáveres en esta ciudad de Madrid, por qué mil millones de cadáveres se pudren lentamente en el mundo. Dime, ¿qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre? ¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día, las tristes azucenas letales de tus noches?


• Emilio Prados Media noche (Málaga, 6 de enero) Duerme la calma en el puerto bajo su colcha de laca, mientras la luna en el cielo clava sus anclas doradas. ¡Corazón, rema!

Sueño Te llamé. Me llamaste. Brotamos como ríos. Alzáronse en el cielo los nombres confundidos. Te llamé. Me llamaste. Brotamos como ríos. Nuestros cuerpos quedaron frente a frente, vacíos. Te llamé. Me llamaste. Brotamos como ríos. Entre nuestros dos cuerpos, ¡qué inolvidable abismo!

• Manuel Altolaguirre Beso ¡Qué sola estabas por dentro!


Cuando me asomé a tus labios un rojo túnel de sangre, oscuro y triste, se hundía hasta el final de tu alma. Cuando penetró mi beso, su calor y su luz daban temblores y sobresaltos a tu carne sorprendida. Desde entonces los caminos que conducen a tu alma no quieres que estén desiertos. ¡Cuántas flechas, peces, pájaros, cuántas caricias y besos!

Generación del 27  

Antología de la enreación d

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you