Issuu on Google+

PARA UNA BUENA CONFESIÓN

1. Hacer un exámen de conciencia Esfuerzo sincero en recordar todos y cada uno de los pecados. 2. Dolor de los pecados Reconocer que se ha ofendido a Dios que nos ama tanto. 3. Hacer el propósito de no volver a pecar La simple y sincera determinación de no volver a pecar por amor a Dios. 4. Decir los pecados al Sacerdote De una manera concisa, concreta, clara y completa. 5. Cumplir la penitencia Cumplirla cuanto antes con humildad y dolor en desagravio, reparación y satisfacción de la culpa contraída al ofender a Dios.

Teniendo presente que es Jesús quien por medio del Sacerdote nos perdona. GUÍA PARA UN EXAMEN DE CONCIENCIA MANDAMIENTOS DE LA LEY DE DIOS 1º Amarás a Dios sobre todas las cosas • Tener a Dios como el mayor valor de mi vida. Empeño en conocerlo y cultivar mi fe. • Indiferencia religiosa... vivir como si Dios no existiera. No interesarse por conocer más a Dios. • Vivir obsesionado por las cosas materiales y temporales, olvidando a Dios • Creer en supersticiones (horóscopos, etc.), dándole la importancia que sólo debemos darle a Dios. • Dudar voluntariamente de Dios o de algún dogma de fe. Dudar de que Dios nos va a ayudar. • Abusar de la misericordia de Dios para cometer más pecados. • Callar por vergüenza pecados graves en la confesión. • Comulgar conscientemente con pecados graves. • Decir palabras irreverentes de Dios, de la Virgen, de los Santos, de la Iglesia o de los Sacerdotes. 2º No jurarás el nombre de Dios en vano Honrar el nombre de Dios y todo lo que a Él se refiere. Respetar todo lo consagrado a Dios. • Jurar por Dios en falso, sin necesidad o por costumbre. Decir chistes sobre Dios o la religión. • Falta de respeto o irreverencia al nombre de Dios. • Prometer algo a Dios con ligereza o no cumplir lo prometido. 3° Santificarás las fiestas Asistir a la Santa Misa los domingos y días festivos. Vivir la caridad todo el domingo:

• • • • • •

No participar en misa completa y con atención. No fomentar la práctica de la religión en mi familia y en los lugares donde convivo. Ser causante de que mi familia se quede sin asistir o participar en misa. Aceptar un trabajo remunerado en días festivos sin verdadera necesidad. Estar distraído voluntariamente en la Santa Misa, viendo y criticando a los demás. Ir indecentemente vestida a Misa con escotes o ropa muy ajustada, debemos respetar el Templo de Dios.

4° Honrarás a tu padre y a tu madre Deberes con mis padres: amor, respeto, obediencia y ayuda en sus necesidades. • Entristecerlos con mi conducta. • Juzgarlos o hacer juicios de ellos. • Insultarlos, despreciarlos o juzgarlos injustamente. • Avergonzarme de ellos porque están enfermos, son menos instruidos o porque son ancianos. • No saber callar sus defectos. • Desobedecer sus mandatos. • Abandonarlos económicamente, sobre todo en su enfermedad o ancianidad. • Si han muerto, olvidarme de rezar por ellos. • No atenderlos en sus enfermedades o descuidar para ellos la administración de los Sacramentos 5° No matarás Transmitir y conservar la vida, cuidar mi Vida y la de los demás. • Guardar odio, rencor o envidia a alguien. • Desear males graves a los demás o deseos de venganza. • Burlarse o criticar a otros. Chismes, cotilleo, etc. • Hablar cosas malas de otras personas verdaderas o falsas. Matar la buena fama de las personas. • Poner en peligro mi propia vida y la de los demás: gula, descuido, intento de suicidio, embriaguez, uso de las drogas, homicidio, exceso de velocidad, etc. • Impedir la transmisión y conservación de la vida, aborto procurado, anticoncepción, esterilización, fecundación artificial y eutanasia. • No cuidar mi salud, no atenderme debidamente si estoy enfermo, iniciar voluntariamente la anorexia o bulimia. • Causar daño físico grave a una persona. 6° No cometerás actos impuros Vivir la pureza es la virtud moral que regula rectamente toda voluntaria expresión de placer sexual dentro del matrimonio, y excluye totalmente fuera del estado matrimonial.

• • • • •

Pensamientos, palabras, conversaciones, miradas impuras . Realizar acciones deshonestas consigo mismo o con otra persona. (masturbación, relaciones sexuales fuera del matrimonio). Pornografía en internet, revistas, cine, videos, espectáculos o diversiones deshonestas e inmorales. No guardar decoro y pudor en la forma de vestir y comportamiento. Permitir ocasiones próximas de pecado.

7° No robarás Cuando una persona posee legítimamente unos bienes no se pueden quitar injustamente contra su voluntad. Dios es el dueño y Señor de todo mientras que nosotros somos sólo sus administradores. • Robar bienes ajenos • Causar daños graves a los bienes de otro. • Fraude: aprovecharse de las necesidades, la ignorancia o descuido de los demás para sacar dinero. • Hacer trampas en las compras o en las ventas. • Las apuestas o juegos de azar en donde se arriesga lo necesario para vivir. • No utilizar rectamente los recursos propios o familiares, hacer trampas en los exámenes escuela. • No pagar las deudas, retener el salario de los obreros, no devolver lo que se me ha confiado. 8° No levantarás falsos testimonios ni mentirás Todo hombre posee el derecho a no ser engañado, al honor la buena fama. Dios es verdad, lo que va contra la verdad no de Dios. • Mentir con daño grave para el prójimo. • Difamar al prójimo: murmuración, calumnia, crítica destructiva, chismes. • Atestiguar una cosa falsa. • Comunicar información grave que los demás no deben saber. • Insultar injustamente de palabra o de obra en presencia ofendido. • Escuchar con gusto la calumnia y la difamación. Si se escucha por mera curiosidad el pecado es leve, pero si es motivada por el odio, el pecado podría ser mortal. 9° No desearás la mujer o el varón que no es tu cónyuge El uso de la función sexual logra su verdadero sentido y su rectitud moral sólo en el matrimonio legítimo. Y tiene una dignidad pues hace a los padres partícipes del poder creador de Dios. • Adulterio mental o físico.


• •

Dañar las relaciones afectivas de los miembros de un hogar o una relación de novios. Aceptar ocasiones y amistades peligrosas.

10° No desearás los bienes ajenos El corazón del hombre ha de estar libre de todo tipo de ataduras, pues sólo así es capaz de amar a Dios con la plenitud que Él ha ordenado. Los bienes materiales son medios para obtener la propia perfección humana y espiritual, no son fines en sí mismos. • Avaricia: deseo desordenado de los bienes materiales, Haciéndonos esclavos de lo que ha sido creado para nuestro servicio. • Materialismo excesivo, lujo desenfrenado, desperdicio abuso de las cosas. • Envidiar lo que tienen los demás. No estar contento con lo que tengo, desear de mala manera lo que tiene mi prójimo, no sufrir con paciencia la estrechez económica al punto de compartir lo que tengo

PECADOS DE OMISIÓN: el bien que estaba a mi alcance hacer y que nunca hice. MANDAMIENTOS DE LA SANTA IGLESIA 1. 2. 3. 4. 5.

Oír misa los domingos y fiestas de guardar Confesarse cuando menos una vez al año, o cuando se ha de comulgar y no se está en gracia. Comulgar. por Pascua de Resurrección. Ayunar y abstenerse de comer carne cuando lo manda la Iglesia. Contribuir al sostenimiento de la Iglesia según posibilidades de cada uno.

PECADOS CAPITALES. 1° Soberbia: amor desordenado de nuestra propia excelencia. • Pensar sólo en sí mismo y en los propios intereses. • Vanidad: preocupación excesiva por el vestido, adornos, etc • Orgullo y egoísmo • Hipocresía: fingir cualidades que no se tienen. 2° Avaricia: amor desordenado de los bienes materiales. • Adquirir bienes por medios ilícitos. • No ayudar al necesitado cuando se es posible. 3° Lujuria: apetito de deleites carnales. • Ver lo que enseña al Sexto y al Noveno Mandamiento de la ley de Dios.

4° Ira: acaloramiento del ánimo o deseo de venganza. • Odios y rencores. • No perdonar ofensas. 5° Gula: apetito desordenado en el comer y el beber. • Embriaguez. • Comer más de lo necesario por placer.

Nuestro Señor Jesucristo Rey de Misericordia

6° Envidia: pesar o tristeza por el bien ajeno. • Deseo desordenado por los bienes o cualidades de otros. 7° Pereza: decaimiento del ánimo en el buen obrar. • Flojera • Perder el tiempo, ver horas la TV, en internet, juegos de video etc. • No cumplir con las obligaciones “Queridísimos hermanos, tened la valentía de alcanzar la Gracia de Dios por la Confesión Sacramental, ¡Esto os hará libres!” ACTO DE CONTRICIÓN Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, me pesa de todo corazón haber pecado, porque he merecido el infierno y perdido el Cielo; pero sobre todo porque te ofendí a Ti, que eres bondad infinita, a quien amo sobre todas las cosas. Propongo firmemente, con tu gracia, enmendarme y evitar las ocasiones de volver a pecar, confesarme y cumplir la penitencia. Confío en que me perdonarás por tu infinita misericordia y me llevaras al cielo porque eres bueno. Amén. Nos dice Jesús: “Di a las almas que es en el tribunal de la misericordia donde han de buscar consuelo; (el Sacramento de la Confesión) ahí tienen lugar los milagros más grandes y se repiten incesacentemente. Para obtener este milagro no hay que hacer una peregrinación lejana ni celebrar algunos ritos exteriores, sino que basta acercarse con fe a los pies de Mi representante y confesarle con fe su miseria y el milagro de la Misericordia de Dios se manifestará en toda su plenitud. Aunque un alma fuera como un cadáver descomponiéndose de tal manera que desde el punto de vista humano no existiera esperanza alguna de restauración y todo estuviese ya perdido. No es así para Dios. El milagro de la Divina Misericordia restaura a esa alma en toda su plenitud. Oh infelices que no disfrutan de este milagro de la Divina Misericordia; lo pedirán en vano cuando sea demasiado tarde.” (1448 Diario de Santa Faustina Kowalska)

Jesús, yo confío en Ti.

Dice Jesús: “...Que no tema acercarse a Mí el alma débil, pecadora y aunque tuviera mas pecados que granos de arena hay en la tierra, todo se hundirá en el abismo de mi Misericordia”(758) “Jamás rechazaré un corazón arrepentido, la miseria del pecador se ha hundido en el abismo de Mi misericordia” (1485)

Guía para una buena confesión


Guia para buena confesión y horario de confesiones en la Parroquia.