Page 1


dirección josefina gonzalez producción nicolas villavicencio asesoría editorial angela castillo / claudia lee diseño josefina gonzalez

imagen de portada : retrato nº4 proceso – rosario perriello – papel medidas variables – 2008 abril 2012, santiago – chile

colaboran

4


editorial Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba Texto de prueba

5


6


7


8


9


BATALLA ESPACIAL. CAPÍTULO II.

Desperté aturdido. No entendía dónde estaba, qué

miembros diseccionados de cartón piedra. Fue un

había pasado. Ignoraba completamente cómo había

tiempo en que mi cuerpo, poco a poco, transformó

llegado hasta ahí. Me impresionó el hecho de estar

e invadió su espacio. Ella me susurraba: “estas

vivo. Inmediatamente me desconcertó más aún la

creciendo sano” o “cada día eres más fuerte”. Yo

idea de pensar que había muerto. Reflexioné que,

no entendía porque me trataba así y le decía:

en realidad, era ridícula la posibilidad de mi

¿Qué quieres de mí?, ¡déjame en paz!, ¡no me

muerte, si sólo estaba hecho con cartón piedra.

hables!, ¡soy de cartón piedra!. Pues, ¿qué quería lograr “A” con todo eso?. Sólo supe que, sin poder

Miré alrededor y supuse que “A” estaba cerca.

controlar mi crecimiento, “A” retiró todos sus

Reconocí sus instrumentos quirúrgicos, la mesa de

mueble y dormía en cualquier rincón junto a mí,

operación donde me creó; pero el recinto amplio,

sobre una frazada. Pasó así un largo tiempo, luego

deshabitado,

absolutamente

dejó de dormir conmigo y sólo me visitaba por las

desconocido. Para tranquilizarme, intenté hacer

tardes, hasta que ya no la volví a ver. No pude

memoria de lo que había pasado. Recordé su

recordar nada más. ¿Por qué me dejó “A”? ¿Qué

departamento, el lugar donde ella me había

pasó después? ¿Cómo llegué a ese lugar que

creado: cortando, formando y uniendo distintos

parecía su laboratorio?.

oscuro,

me

era

10


Al

examinarme

noté

que

mi

cuerpo

estaba

Sin embargo, como un miembro fantasma, siento

golpeado, abierto, lastimado. Fui contando mis

mis brazos sobre un suelo frio, mis piernas topan

heridas y de repente descubrí a “A” durmiendo

con otros muros ¿Dónde estoy? ¿Dónde soy?. Al

entre mis piernas. La vi despertar, estirarse y

final del día vuelvo a estar completo. He llegado a

levantarse de un modo resuelto. “A” tomó sus

un recinto blanco, solo.

instrumentos quirúrgicos. Me miró y comenzó a curar mis heridas con gran meticulosidad; sanó mis

A los pocos días escucho una canción a lo lejos,

cabezas, mis piernas y brazos. Corrigió mi pecho,

la que cantaba “A” mientras me operaba. La voz

recuperó mis manos. Luego de días enteros de

se acerca. Es ella, es su voz, pero no la veo.

reconstruir

mis

tejidos,

inició

un

nuevo

experimento. “A” diseccionó nuevas extremidades,

- ¿Dónde estás? –pregunto.

las

Silencio

implantó

en

mi

cuerpo

de

un

modo

aparentemente aleatorio. Llenaba cuadernos con

- ¿Dónde estás?- repito

dibujos y anotaciones de pautas de crecimiento

- En ti –dice “A”.

que luego experimentaba. Así pasamos noches

- Me cuesta creerlo.

enteras. “A” perdió la noción del tiempo, olvidó la luz y los horarios habituales de los hombres.

Pienso que la regeneración me ha perturbado un poco. ¿Será que pienso como “A”?, ¿será que soy

Más que nadie conocía todos mis contornos. A

“A”?

veces era como si estuviese dentro. Pronto descubro que los nuevos miembros me dan En ese período no recordé nunca como había

una

llegado al laboratorio de “A”. Intenté indagar,

extremidad para asomarme por la ventana. Mi

resolver las preguntas sobre ¿Qué soy?, ¿En qué

cuerpo,

me está convirtiendo “A”?, ¿Qué voy a hacer?. Por

necesidad propia de tomar el recinto, de envolver

fin, luego de un tiempo “A” se detiene y me dice:

el espacio; comienzo a generar un deseo de

ya comenzarás a entender para que fuiste hecho.

crecimiento incalculable.

fuerza

mi

enorme,

materia

pudiendo

palpita.

levantar

Experimento

una

una

Me sentí algo más tranquilo. Por fin, comprendo lo que debo hacer. Donde sea. Al día siguiente siento un agujero en mi espalda, mis

miembros

comienzan

a

separarse.

Cualquier espacio es bueno para mí.

Mis

extremidades se desintegran. Me invade el miedo.

Ales Villegas

El laboratorio de “A” se ve cada vez más vacío, parte de mi se ha ido. La imagen de “A” se desdibuja, hasta que desaparece.

He muerto.

11


12


13


Los dispositivos de supervivencia han sido en si El tomar como referencia ciertos acontecimientos

una forma de construcción de sentido y de

bélicos a sido de manera instrumental en cuanto a

determinación del sujeto en el contexto en que

establecer relaciones con contextos con los cuales

habita, y creo que la supervivencia considera una

me he relacionado en mis últimos trabajos. Me

condición de violencia quizás menos explicita, pero

refiero claramente a los espacios institucionalizados

es evidente que en la relación de un sujeto con un

del

están

contexto hostil con un territorio indómito existe una

hegemonizados por las lógicas de mercado, y la

violencia en las estrategias de supervivencia que

dependencia del artista con institución hegemoniza

se puedan establecer.

también la producción en función de estas lógicas.

Si el contexto actual en que me ha tocado vivir,

Es

esta

arte,

así,

pienso

que

que

cuando

estos

espacios

comienzo

a

establecer

determinado

principalmente

por

la

metodologías de relación con las instituciones,

consumación del capitalismo, y mi postura con

pienso en desarrollar estrategias de resistencia a

respecto a esta condición es claramente de

las lógicas de mercado, y es cuando aparecen las

resistencia. Mi vida, como el trabajo que desarrollo

referencias

tiene que ver con la posibilidad de establecer

bélicas

como

la

posibilidad

de

posicionamiento o localización de mi producción.

mecanismos

Es la guerra el instrumento de colonización, o de

posibilidades de habitabilidad en este contexto, y

posicionamiento de discursos políticos, económicos,

de

y

la

búsqueda existencial, y es por eso que, creo que

condición del sujeto en el contexto en el cual

no tiene cabida la representación ni la metáfora en

habita. Una condición inherente de la guerra es la

esta búsqueda.

también

artísticos

y

que

determinaban

una

de

autodeterminación,

búsqueda

de

sentido,

de

buscar

es casi

una

violencia. Carlos Costa

14


15


16


17


18


19


20


Siempre he imaginado esta franja de territorio y borde continental, como un gran mirador, una galería, un larga marquesina dispuesta a la contemplación de todos los paisajes para recordarnos el limite, el limite de lo humano frente a la superioridad de las fuerzas que modelan la tierra. Este escenario, el mas ancho de los horizontes, el monitor de la verdadera alta definición, suelo decir que “no cabe en ningún plasma”, pues no deja de llamarme la atención la extrema “anchura” de su imagen sumada a la diversidad de sus detalles y sus contrastes.

Jóvenes, niños y adultos juegan descalzos en cancha de tierra... esto no es futbol... es una pichanga, y aquí no sirve el arbitrio, manda el sol y manda la tierra, todo es cancha, no hay cronometro, se juegan tardes enteras, hasta que se entra el sol o el dueño del balón.

En Chile las cosas se hacen a medias, y esto me encanta, pues es signo de que acá nunca a podido penetrar del todo la modernidad ni la ilustración y a esto le llamo “Rebeldía del Territorio”, pues aunque las personas se dispongan al trabajo y a la ilusión del progreso, nunca lo hacen con un compromiso total, en chile no creemos en los ordenes abstractos, ni en las ideologías y menos aun creemos que nosotros podamos cumplirlas, mas bien sentimos que siempre habrá una fuerza mayor, algo que interrumpe el programa y que reclama nuestras almas en una dirección opuesta. Trabajamos en un empresa robandole al patrón los materiales, vamos a la escuela y hacemos la cimarra o capeamos las horas, cada vez que es posible extraemos del rigor un trocito de holgura para la dispersión, lo que subyace a este gesto es lo que me resulta fascinante, ¿que es aquello que nos llama a abandonar las rectas, nos desvía y nos enchueca?, ¿que es eso que hace que no podamos pavimentar toda la ciudad, y que en pleno centro urbano queden pequeños cuadros de tierra, rincones con maleza, metros cuadrados de irracionalidad, pequeños potreritos en medio del mundo cívico? Texto escrito por Javier García, para la exposición “Paisaje Chileno” Pinturas de Jojo Salazar Galería Alugar Marzo 2012

21


22


23


alaprima.com

24


Nombre de archivo: Directorio: Plantilla:

INICIO_PILOTO C:\Users\Any\Desktop\alaprima C:\Users\Any\AppData\Roaming\Microsoft\Plantillas\Nor

mal.dot Título: Asunto: Autor: Any Palabras clave: Comentarios: Fecha de creación: 09/03/2012 17:17:00 Cambio número: 56 Guardado el: 23/04/2012 15:44:00 Guardado por: Any Tiempo de edición: 1.092 minutos Impreso el: 23/04/2012 15:47:00 Última impresión completa Número de páginas: 22 Número de palabras: 1.684 (aprox.) Número de caracteres: 9.267 (aprox.)

alaprima / primer número / piloto  

alaprima - revista de arte y cultura visual

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you