Page 1


Este libro está escrito por alumnos y alumnas de Taller de escritura creativa (otoño 2011) - GES Institut Obert de Catalunya La ilustración de la portada es de Quint Buchholz. Esta selección de trabajos fue realizada por los grupos formados en el Taller. Los trabajos seleccionados corresponden a compañeros del curso. Felicitaciones a todos por vuestro trabajo. Los nombres constan por orden de aparición en la revista

Ferran Pla (MP) Jordi Serra (MP) David Porras (MP) María Mora (BCN) Gema Roselló (CB) Andreu Valle (BE) José Serrano (EV) Florentina Sánchez (BCN) Josep Baiges (AM) Alicia Peñalba (LM) Luz Meri Barrero (BCN) Francisco Bueno (AM) Josep Maria Bladrich (CB) Joan Fernández Arias de la Reina (S_LHL) Vicky Tejero (MP) Zhenia Minkova (MP) Estefania Pedra (AM) Melania Espuny (AM) Rosana Gisbert (AM) Ariadna Darnés (MAV) Marc Escudero (MAV) Irene Domínguez (MAV) Maritza Rodríguez (SR) Tomás Muñoz (SR) Xavier Estil·les (VA) Marina González (ML)

Albert Moreno (CM) Esther Martínez (SR) Francisco Cortés (SR) Laura Sáez (BCN) Irene Menor de Gaspar (SR) Teresa Latorre (ML) Miriam Márquez (EH) Sandra García (JC) Mimoun Makhtari (MP) Jéssica Leal (BCN) Juan Carlos Capitán (S_SBL) Raquel Besora (RL) Jasón Arno (JC) Jaime Enrique Balagué (AM) Sergio Bandera (SR) Pablo Cañizares (SIT) Jose Antonio Cervilla (SR) Miriam Monroy (PIN) David Carcoles (JC) Andreu Valle (BE) Antonio Marchegiano (EH) Marta de la Iglesia (PIN) Jack Jarvis (REB) Montse Martín (LS) María Alejandra Panique (MAS)


Prólogo El libro de ficciones es un resumen de todas las actividades que llevan a cabo los alumnos del IOC, ha sido difícil y agradecido, sobretodo cuando terminas de escribir y te das cuenta de que lo puedes hacer y incluso inventarte historias y sacar la creatividad que llevas dentro, ya que es complicado, pero con esfuerzo se puede. Se reflejan con diferentes ejercicios que hemos llevado acabo como: Escribir a partir de un comienzo, que tienes que continuar una historia llevando al limite tu creatividad para poder enlazar una historia con otra, o como el ejercicio de escribe a partir de un titulo en el que te tienes que inventar una historia que se pueda reflejar el titulo en ella, o como el ejercicio escribir sobre nosotros mismos que parece fácil pero una vez te implicas resulta ser mas complicado y sobretodo saber describirte a ti mismo. Otro de los ejercicios que ha complicado el módulo es el hecho de poderte expresar en primera o tercera persona, ya que se necesita mucha atención durante todo el texto para no perder el hilo. Lo que nos ha ayudado más para llevar a cabo los ejercicios es el buen plan de estudios y la ampliación de vocabulario. Es un curso rápido e intenso con muchos textos que te hacen abrir la mente mas allá de lo que nos habíamos imaginado.

Ferran Pla Vila (MP) Jordi Serra Serra (MP) David Porras Alvarez (MP


Narrar un… Como bien dice el título aquí podemos encontrar un texto narrativo, nos proporcionan dos personajes a elegir. Utilizando nuestro ingenio y todo lo aprendido durante el módulo vemos el resultado impreso en la revista. También transformando nuestro punto de vista personal, nos convertimos en un objeto, un animal… y se narra una historia inventada con imaginación y fantasía. El resultado es este, esperando que sea una lectura de vuestro agrado. María Mora (BCN) Gema Roselló (CB)

El péndulo y la hoja Era otro día cualquiera para Leonardo, uno de esos en los que buscaba una noticia de impacto que le aupara a un lugar destacado en la empresa de noticias a la que pertenecía. No es que estuviera obsesionado, pero estaba harto del trato que recibía de los compañeros y jefes. Era el novato de la empresa, y como tal debía aguantar estoicamente las bromas pesadas y los viajes a los lugares más aburridos de la ciudad. Así, —se decía Leonardo— no lograré ninguna noticia que impresione. Al ir a los lugares tranquilos, sólo lograba noticias insulsas, como aquella vez que le mandaron a entrevistar a la anciana Reimy, donde detallaba con pelos y señales el excitante mundo de la costura… A sus veinticinco años no estaba dispuesto a la pasividad de aquéllas noticias, así que un sábado decidió coger su cámara y salió de casa dispuesto a conseguir una noticia de impacto, su boleto de la suerte. Reflexionó durante días, el sitio elegido sería el barrio Puerto Richey, conocido vulgarmente como Bahía podrida. Era el lugar de drogadictos y prostitutas donde se beneficiaban de la vista gorda por parte de las autoridades, a cambio, “la mugre” no debía salir de aquellas seis manzanas. Leonardo, de cabello rubio, decidió que para entrar en aquellas calles se teñiría el pelo de negro, pues había salido varias veces en las noticias de la tarde y el miedo a que le reconocieran le aterraba. Eran las once de la noche. Subió las escaleras del metro, el lugar estaba solitario y lleno de pintadas con nombres que reconoció de ciertas pandillas. Decidió seguir la dirección de la boca del metro, no quería dar la impresión de no saber a dónde ir. Veía


restos de basura por todos lados, coches destartalados o directamente quemados. Era la viva imagen del caos, un Madmax a 30 minutos de casa… Como todo accidente pasó demasiado rápido, no se dio cuenta, alguien le iba siguiendo desde que salió de la boca del metro, cuando, al pasar por al lado de un callejón, notó un golpe en la espalda. Sus apenas 70 kilos eran suficientes para desestabilizarlo con facilidad. Cayó al suelo para seguidamente notar como alguien lo arrastraba a la oscuridad del callejón. Le recordó la oscura librería de la rue Montmartre, donde el protagonista del libro de Poe conoció a C. Auguste Dupin. ¿Lovecraft o Poe? Gran aficionado a los relatos de terror, Leonardo, con considerable imaginación, cavilaba en su mente los pasajes que acababa de leer. Como aquella vez que leyó estirado en la cama El pozo y el péndulo de Poe y al dormirse idealizó el relato en un sueño; él estirado y el péndulo, pausado y robusto, acercándose a su estómago. Esta vez no fue un relato ni tampoco un péndulo, pero sí una hoja metálica, pausada y robusta, que se clavaba en su corazón… Por fin encontró la noticia deseada, pero con él de protagonista… Andreu Valle Fernández (BE)

Comentario sobre el texto Los motivos que nos han llevado a elegir este relato, El péndulo y la hoja, son su originalidad, posible compendio de una buena novela negra, y también su léxico, ya que contiene un vocabulario interesante y rico. El desarrollo de la historia también nos convenció ya que aparecen bien marcados el desarrollo, el nudo y el desenlace. Se trata de un relato escrito en tercera persona por un narrador omnisciente que sabe y cuenta los pensamientos de su personaje a lo largo de toda la narración. La exposición de los pensamientos del protagonista se va alternando de forma regular con la realidad inmediata del personaje, ayudando a describir, paso a paso, la personalidad, las características físicas y los anhelos del protagonista. Estas aspiraciones del personaje serán los motores de la trama que harán avanzar la historia hasta su desenlace con la muerte del protagonista.


Las aficiones y características del personaje se hallan introducidas según avanza el relato, en algunos casos de forma directa en cuanto se refiere a las características físicas y otras de manera indirecta en cuanto a las aficiones. En este último caso, el autor escribe: "empresa de noticias a la que pertenecía" evitando escribir la palabra periodista; así mismo sustituye el título del libro de Alan Poe, Los crímenes de la calle Morgue, aludiendo a una escena del mismo que describe con estas palabras: "Le recordó a la oscura librería de la rue Montmartre, donde el protagonista del libro de Poe conoció a C. Auguste Dupin.". También recalca la afición del protagonista a los cuentos de terror cuando se pregunta: "¿Lovecraft o Poe?", el autor nombra a dos escritores estadounidenses que han pasado a la historia literaria como representantes de la ficción de terror. La predilección del personaje por Poe queda demostrada después de preguntarse por los dos autores, cuando rememora, a continuación, una escena soñada después de leer otro libro de este escritor: El pozo y el péndulo. Parte de este título lo utiliza el autor para componer el actual título de su relato: El péndulo y la hoja. El relato es coherente y da muestras de una gran fluidez, con descripciones de lo que el autor va encontrando a su paso, esto le ayuda a crear un ambiente propicio para la acción. Entre estas descripciones aparece una comparación: "un “Madmax” a 30 minutos de casa…", en clara alusión a la película del mismo nombre en la que se desarrolla una temática apocalíptica, tal es el ambiente que el autor nos quiere describir en el barrio por donde se mueve el personaje en pleno nudo de la trama. También utiliza la frase "La mugre" para describir a los habitantes del mencionado barrio, prostitutas, drogadictos y tribus urbanas. El lugar de los hechos de esta historia podría ser perfectamente un barrio de nuestra ciudad pues, aunque texto imaginario, al leer las descripciones se nos viene a la memoria zonas conflictivas que a menudo son noticia en televisión por historias humanas como la de este argumento. La estructura está bien concebida, ya que comienza con una introducción del personaje con sus características más inmediatas: periodista insatisfecho de su situación en el puesto de trabajo, para ir entrando en el nudo cuando el personaje se dispone a entrar en acción en busca de una noticia, en un barrio decrépito y discriminado por la ley. El desenlace llega de inmediato pero se va desgranando poco a poco mientras se entremezclan los pensamientos del personaje con la realidad palpitante en la que la hoja de una navaja atraviesa su corazón. Este modo de desenlace es lo que más ha atraído nuestra atención porque le da respeto a esa


muerte anunciada y el suficiente margen para visualizar la acción a través de las palabras. Es, en suma, un relato bien trabajado, que denota la búsqueda de una buena información previa para construir el personaje, con un acertado vocabulario para describir el ambiente y que mantiene la atención del lector hasta el final. José Serrano Piñer (EV) Florentina Sánchez Barrado (BCN)

María, nuestra heroína Se llamaba María y tenía 55 años. Su abuela ya fue costurera, igual que su madre, y ahora igual que ella. Quién sabe si la hija de María también lo será algún día o ¿ se irá a la universidad? María era muy delgada, tanto, que solamente pesaba 50 kl, tenía el pelo castaño que siempre llevaba recogido en una larga trenza porque su pelo rizado era indomable. Unos ojos marrones y una bonita sonrisa. María llevaba trabajando toda su vida como costurera en la parte de atrás de la tienda de debajo de su casa y era una gran lectora, le encantaba leer a Anderson Imbert. A consecuencia de eso más de una vez se había despistado en su trabajo. Un día estaba como siempre leyendo en la trastienda, si, estaba leyendo su cuento preferido “Jacobo, el niño tonto”, caray aquel cuento era mágico para ella. Cuando estaba en la parte más interesante oyó un ruido. Cuando se asomo a ver quién era, vio que era un ladrón y muy silenciosamente se hecho hacia atrás. ¿Qué hago? Pensó. Y entonces se acordó que detrás de la puerta había una raqueta, la cogió y se puso detrás de la puerta. Así que cuando el ladrón se acercaba, ella se acordaba de Jacobo y pensaba para ella misma: “tarasá”, “tarasá”… y cuando el ladrón entro por la puerta: ¡zas! Le dio con la raqueta y el ladrón cayó desplomado al suelo. Finalmente María llamo a la policía, que vinieron a buscarlo y se lo llevaron arrestado. A consecuencia de esto María fue y es desde entonces la heroína de su barrio y todo el mundo la quiere contratar para tener a salvo sus negocios. Josep Baiges Espuny (AM)


Comentario sobre el texto El texto tiene tres partes bien definidas: - En la primera, la descripción total del personaje, la personalidad intensa del personaje y la descripción del escenario de donde ocurren los hechos. En la segunda, la narración. En la tercera, lo mas importante introducción, nudo y desenlace. El texto pertenece al género narrativo porque el autor escribe sobre una realidad ajena a él, sin manifestar sus sentimientos o emociones. La forma de expresión utilizada por el autor es la descripción. Me gusta especialmente la labor del texto, en muy poco realiza una historia con principio y final, utilizando la técnica del texto descriptivo y del texto narrativo. El texto se denomina descriptivo cuando consiste en explicar cómo es alguien, un sentimiento, un animal o un objeto, y el autor en la primera parte antes mencionada lo trabaja muy bien. Narrar es contar. La narración es un tipo de texto en el que se cuentan hechos reales o imaginarios, en el cual usa en el texto. Ésta es una de las partes más importantes del comentario; En la primera parte de la historia demuestra una descripción muy acertada en cuanto al personaje, “Maria”, casi puedes imaginar su aspecto y su personalidad, una persona con carácter e influenciada, no solamente por su escritor favorito, sino, por uno de sus personajes preferidos, al cual puedes imaginar leyendo sin parar una y otra vez como si fuera la primera, sin olvidar que no solamente la presentación de”Maria” sino que hay una presentación de su familia muy bien estructurada. También podemos imaginar el escenario, muy bien situado, una tienda que aunque “Maria” era costurera puedes imaginar lo que quieras, es decir, ¿de que era la tienda?, había una raqueta, a si puede ser una tienda de deportes, o bién, una tienda de comestibles, o quizás, si que es una tienda de arreglos de costura, en la historia no lo describe con exactitud con lo cual puedes imaginar el escenario que quieras. Tampoco hay una descripción exacta de la época en la que ocurre la historia, a si que puedes también imaginar cualquier etapa del tiempo, en mi caso mientras leía imaginaba, sin ir demasiado lejos, mas o menos en los años noventa, ya que la historia relata una costurera en una tienda, y varias tiendas en la misma calle, podría ser época antigua o época actual.


En lo que más me ha sorprendido, y en eso coincidimos mis compañeros de grupo y yo, es que en una historia tan corta ocurren muchas cosas, una presentación del personaje, una presentación del escenario, unos hechos y un final de los hechos. En cada una de las tres partes el autor expresa unos contenidos o ideas que, gracias a la forma de presentarlas, nos producen unos sentimientos.

Alicia Peñalba (LM) Luz Meri Barrero (BCN) Francisco Bueno (AM) Josep Maria Baldrich (CB)

CRIMEN PARISIANO La plaza estaba totalmente llena de coches de policías, el cielo lleno de nubes y el ruido de la gente hablando todos entre todos eran los principales ingredientes para una escena tan trágica como la que se estaba viviendo en la plaza del famoso museo del Louvre, en París.

Entre toda aquella gente, todo aquel descontrol, Leonardo miró el reloj de su teléfono móvil, eran las 8 de la tarde. Leonardo era periodista, fan hasta la médula de las novelas de detectives y aficionado a la literatura. Su pasión mes característica era el famoso escritor Edgar Allan Poe, que con sus relatos cortos le aficionó desde jovencito.

Leonardo, a sus 25 años era el más observador de su familia, y como siempre mantenía esta característica, también observó la escena del crimen de la plaza del Louvre después de haber empujado educadamente a algunos curiosos que había en la primera fila.

No obstante él mismo reconocía que le gustaba imitar a A.Dupin, el protagonista de su novela preferida de Poe, "Los crímenes de la calle Morgue".

Miró el cadáver, que tenía un pequeño disparo de bala en la frente, calculó que debería pesar unos 70 Kg, como él. A continuación le miró el cabello, era rubio, como él también. Se quedó bastante pensativo, ¿cómo podía ser que tuviera tantas similitudes con la víctima?


- ¡Ey chico, aléjate del cadáver! - le dijo un policía cuando lo vio al lado del muerto, arrodillado y mirándolo.

El joven periodista se quitó el sudor de la frente y se pasó la mano por su cabello, y con un tono muy nervioso y de miedo le dijo al policía:

- No puedo agente, este es mi padre. Joan Fernández Arias de la Reina (S_LHL)

Comentario sobre el texto En el texto “Crimen Parisiano”, se observa claramente la introducción (en el primer párrafo), el nudo (los párrafos del medio) y el desenlace (en el diálogo y el párrafo final). El desenlace es un poco corto y abierto ya que cuando dice que es su padre no sabemos qué pasa más. A partir de aquí, el lector puede terminar la historia como el quiera estar. Durante el relato no redacta una mera descripción sino que suceden cosas. Además, el texto aporta ideas originales y descripciones vivas. Es una historia interesante y con mucha intriga en la cual se pueden observar detalles y descripciones en situaciones concretas. Finalmente, la ortografía es casi correcta aunque hace faltas graves como por ejemplo “heran” (eran), y alguna pequeña falta e acento, pero en general el texto esta bien. Hemos elegido la narración Crimen Parisino de Joan Fernández Arias de la Reina por varios motivos. La primera razón y más obvia, fue porque nos gustó mucho el final del relato. Nos sorprendió realmente descubrir que en realidad el cadáver pertenecía al padre del protagonista, Leonardo. No es un final esperado y nosotras cuatro pudimos comprobarlo. Una vez leído el relato, hablamos sobre lo que nos gustaba de él y las respectivas impresiones que nos había dado a cada una. Fue impresionante descubrir que a mitad del relato, cada una imaginó un final distinto. Ninguna coincidimos y al final resultó que tampoco ninguna adivinó porqué el cuerpo sin vida de aquél individuo, se parecía tanto a Leonardo.


Creemos que es un cuento muy original, ya que ocurre en un museo de París y muy conveniente respecto al tema del que se tenía que escribir la actividad. El autor, ha escrito un texto fácil de leer y muy coherente. Se interpreta muy bien lo que quiere hacernos entender con el lenguaje que ha usado para ello. El segundo motivo fue porque nos dimos cuenta que, aunque había algunas faltas de ortografía,

la

escritura

era

correcta

y

los

parágrafos

estaban

separados

adecuadamente. Las descripciones de las acciones y de todo el texto en general, están descritas con minuciosidad y eso refleja un rico conocimiento léxico por parte del autor. El relato no incluye palabras vulgares ni ofensivas, cosa que acabó por decidirnos por él. Por último, escogimos Crimen Parisino porque fue uno de los primeros en ser publicado. De los pocos relatos que se habían escrito, según nuestro criterio, este era uno de los mejores y más de nuestro agrado. Empezamos a trabajar enseguida que pudimos porque las cuatro tenemos otras asignaturas, a parte de esta, y creímos conveniente empezar cuanto antes y repartirnos las tareas para entregar el trabajo puntual. También queríamos tener tiempo suficiente para profundizar en los posibles fallos que pudiéramos tener y corregirlos todos antes de entregar esta actividad en grupo. Si tuviéramos que poner nota a este relato, nosotras le aprobaríamos seguro y no le daríamos menos de un bien. Vicky Tejero (MP) Zhenia Minkova (MP) Estefania Pedra (AM) Melania Espuny (AM)

En busca de la verdad Aún recordaba Leonardo, sentado en el sillón de su despacho, cuanto le había costado poder cumplir la última promesa que le hizo a su padre, y lo orgulloso que estaría de ver cómo su hijo había continuado la tradición del periodismo que existía en familia. Había leído cientos, tal vez miles, de artículos que su padre había escrito en su exitosa carrera de periodista. Los varios trofeos que descansaban en la vieja estantería de la pequeña consulta y los incontables recortes de prensa, bien ordenados y clasificados por fecha, daban fe de la experiencia y profesionalidad con la que había ejercido su trabajo. Le vino a la memoria los viajes que había hecho a su


lado, buscando noticias frescas, cómo él decía, sin importarle lo más mínimo el número de horas que debía invertir.

Apesadumbrado por el recuerdo, se dispuso a prepararse un café bien caliente cuando el timbre del teléfono le sobresaltó. Contestó; la voz del otro lado del auricular le dejó estupefacto. Su tía Beatriz había fallecido y él era uno de los beneficiarios del testamento que había dejado dispuesto. Anotó en su pequeña agenda unas cuantas fechas y se despidió apenado de su interlocutor. Decidió darse una ducha; acto seguido, mientras se afeitaba, no pudo evitar la tentación de subirse a la vieja báscula que estaba situada junto al mueble del lavabo. Ésta le devolvió su peso real: 70 Kg. A continuación, se puso un albornoz y se dispuso a preparar todo lo necesario para partir. Poco después, ya vestido elegantemente, salió de su casa y se dirigió hasta la estación de tren, donde le esperaba un largo viaje.

Mientras el viejo convoy avanzaba renqueante por la ladera, Leonardo contempló, por un instante, al resto de los pasajeros del vagón. Se preguntó cuánto tardaría en llegar. Sin esperar respuesta alguna, abrió la pequeña bolsa que llevaba consigo y cuidadosamente extrajo un libro con un precioso dibujo en su portada y dónde podía leerse el título: "Los crímenes de la Calle Morgue". Intentó en vano recordar desde cuándo lo tenía, pero al instante pensó con melancolía, en Beatriz, pues ella había sido la que le hizo descubrir la fascinación que sentía por Edgar Allan Poe, cuando él apenas tenía 11 años. A pesar de vivir en Alemania, dónde emigró tras la guerra del 36, Beatriz le llevaba un libro cada vez que venía a visitarles a él y a su padre. De los muchos que le regaló, éste era su favorito. Y nunca se separaba de él. Ahora, a sus 25 años, estaba a punto de llegar, por vez primera, al pequeño pueblo dónde ella había vivido los últimos 30 años de su vida. Donde le aguardaba la mayor sorpresa de su vida.

Decidió entrar en la pequeña notaría. Un matrimonio de avanzada edad le miró extrañado.

- Buenos días, en qué puedo ayudarle, señor? - preguntó la hermosa mujer que estaba detrás del mostrador. - Estoy buscando información sobre Beatriz Cortés, señorita- contestó Leonardo.Falleció hace unos días. -Y usted es...?- inquirió de nuevo la secretaria.


-Leonardo Cortés, señorita. Era sobrino de la fallecida...- aseguró él. -Un momento, por favor- contestó azorada mientras buscaba entre las gruesas carpetas del fichero. - Sí, aquí está. Ésta mañana lo han traído. Pero según consta en este documento, la señora Cortés no tenía ningún sobrino, señor... -¿Cómo??- exclamó Leonardo mientras se acariciaba sus dorados cabellos de forma alterada. -La señora Cortés sólo tenía un hijo, señor. Aquí lo pone bien claro.- dijo ella con los ojos húmedos. -¿Y cómo se llama ése hijo, señorita?- preguntó él incrédulo.

- Se llama Leonardo, señor. Leonardo Cortés.-

Fin Rosana Gisbert Bertomeu (AM)

Comentario sobre el texto La historia cuenta cómo un joven periodista llamado Leonardo se entera, un día, de que su única tía, a la que no veía des de hacía muchos años, ha muerto. Lo que en un principio parece ser un simple viaje para acudir al entierro de la difunta, Leonardo descubrirá algo tan importante, que ya nada volverá a ser como antes.

Hemos decidido elegir este texto llamado "En busca de la verdad" porqué nos ha parecido un texto que cumple con las pautas establecidas, presenta una buena ortografía, utiliza un lenguaje sencillo, pero a la vez resulta bastante original, emotiva y bastante interesante. Asimismo, es una historia con una estructura adecuada, creemos que no abusa mucho de los signos de interrogación y de exclamación y aporta coherencia en las tres partes, añadiendo que el final no nos ha dejado indiferentes. Quizás no profundice más que lo necesario en las características de los personajes que en él aparecen, pero hemos pensado que el autor intenta plasmar los personajes de manera indirecta, evitando limitar la imaginación del lector.

Este punto es uno de los que más nos ha ayudado a la hora de elegir esta historia y no otra, pues todos los integrantes del grupo coincidimos en qué éste tipo de lectura es más interesante, ya que, a diferencia de, por ejemplo, las películas, en las que nos


llega una imagen prefabricada de los personajes, dado que cada uno puede tejer la realidad del contenido de la historia sin variar un ápice su contenido.

A pesar de que siempre se puede mejorar, en conclusión, pensamos que es un texto que está muy bien elaborado. Ariadna Darnés Vela (MAV) Marc Escudero Valiente (MAV) Rosana Gisbert Bertomeu (AM) Irene Domínguez Perez (MAV)

Mi precioso dedal Era una mañana muy fría, como tantas de aquel invierno en mi último ciclo de exámenes de admisión, y a pesar de haberme esforzado durante todo el trimestre, y aún sabiendo que estaba preparada, algo dentro de mí no quería reconocerlo así, infundiéndome mucho temor, por lo que no podía apartar la zozobra de mi mente. Me había mantenido estudiando casi durante toda la noche y madrugada de aquel día, pero la fatiga y el cansancio al parecer pudieron conmigo, quedándome dormida sobre mis propios libros de texto. De pronto, sentí el sonido suave y lento del despertador musical de mi móvil, sonando aquella melodía tan dulce y armoniosa junto a mi cabeza, y comprendí entonces que ya había amanecido!, por lo que entreabrí mis ojos parpadeantes pretendiendo despertarme; y mientras tanto aquella melodía no dejaba de sonar de modo repetitivo, haciéndome entender que ya era la hora, y fue entonces cuando decidí despertarme del todo. Abrí mis ojos lo más que pude en señal de ultimátum, más al entrar poco a poco en mi realidad matutina descubrí algo en mí que no supe reconocer, había algo que no comprendía, Yo! no era Yo!, es decir, no tenía cuerpo, y aunque me sentía normal, al mirarme podía darme cuenta de que algo no iba bien. Porque de repente me había convertido en un dedal!, en un hermoso dedal de costurera!. Muy sorprendida y confusa, tan sólo atiné a pensar en que tal vez cerrando nuevamente mis ojos y frotándolos de un modo intenso, tal alucinación desaparecería, de manera que así lo hice; pero con tan mala suerte que al volver a abrirlos todo seguía siendo igual, por lo que muy aturdida pensé. Por qué un dedal?; a mi nunca me


había agradado la costura; aunque a mi madre sí, y por ésto había visto siempre varios de éstos objetos de costurera por toda la casa. Resignada con mi nueva imagen decidí replantearme mi nuevo estilo de vida, algo estaba claro en mí, aquella mañana, aunque quizás fuera lo único, y es que no tendría que examinarme, por lo que en aquel momento comprendí que tanto esfuerzo, agobio y temor por aquel examen no había merecido la pena, pues lo que ahora me estaba ocurriendo era aún más terrorífico. Fue así como quien cerrando los ojos medita, intentaba comprender lo que me había sucedido, más sin darme apenas cuenta sentí como algo blando me sujetaba con firmeza y penetraba en mi nuevo cuerpo ahora rígido y con nueva forma, por lo que muy asustada fijé mi vista en aquello para determinar lo que era, dándome cuenta de que se trataba del dedo de mi madre, que por lo visto había decidido ponerse a coser, y mientras lo hacía tarareaba una triste y melancólica canción. Debo reconocer que fue muy doloroso recibir todos aquellos pinchazos en mi cuerpo diminuto, que aunque rígido, al parecer no había perdido su sensibilidad. Volví a cerrar mis ojos, en señal de paciencia ante aquella tortura, esperando a que todo acabase de una vez por todas, y así fue, tan solo era cuestión de tiempo. Al terminar mi madre su faena, me miró fijamente con cariño y me dijo, me has servido durante mucho tiempo y aún así conservas toda tu hermosura, creo que es momento de que descanses, tengo muchos dedales más nuevos que tú, pero definitivamente tú eres mi favorito, de modo que tomándome en su mano me colocó en la vitrina de cristal que había en el salón y con un triste suspiro cerró la puerta, dejándome en exposición junto a los recuerdos. Intenté gritarle, explicarle que era yo! su hija!, pero aquello era imposible, pues no podía hablar, mi nueva imagen había enmudecido mi boca, por lo que pensando más detenidamente en mis opciones, decidí que no quería volver a mirar mi realidad, y cerrando mis ojos cual capullo de rosa, ya no volví a abrirlo Maritza Rodriguez Mora (SR)


Comentario sobre el texto El motivo por el cual hemos escogido este texto se manifiesta de forma evidente para cada uno de los miembros de nuestro grupo, quienes en total acuerdo manifestamos nuestra completa conformidad con el mismo. Es un cuento que está narrado en primera persona y sus acciones en la historia tienen un claro orden cronológico, además posee un apropiado punto de vista al narrarla. Los personajes están bien desarrollados a través de la acción, la descripción y el diálogo, son convincentes y verosímiles, hablan como le corresponde a su edad, sexo, profesión y cultura. Es un texto que evita los parlamentos demasiado largos y aburridos, manteniendo una lectura entretenida y emocionante en todo momento. Contiene los suficientes y necesarios signos de puntuación, los mismos que permiten respirar y levantar la vista al hacer una pausa en la lectura del texto, además sirven de descanso para el lector, y le permiten reflexionar sobre lo que acaba de leer. Se han utilizado correctamente los conectores, con los cuales el texto avanza en línea manifestando en ocasiones una misma orientación en la información, añadiendo más elementos; pero en otras ocasiones el texto cambia de orientación, es decir en sentido contrario al segmento inmediatamente anterior, como lo es cuando se convierte en un dedal, en donde la línea argumentativa sufre un quiebre que indica que se abandona la primera orientación para tomar otra. Se trata de una composición de mediana extensión, en la que empieza, se desarrolla y finaliza lo que se desea decir, está escrita pensando en que va a contarse o va a leerse completamente, sin interrupción. Al leer el cuento detenidamente, se puede observar las distintas partes que lo forman: la introducción, el desarrollo y el desenlace. Cada una de estas fases se subdivide, a su vez, consiguiendo un efecto armónico unitario. De acuerdo con esta estructura, éste cuento nos introduce en una historia muy normal en un comienzo, mostrándonos claramente sus personajes, el lugar donde sucede la acción, el momento en que ocurre, lo que sucede, y por qué ocurre; todo ello durante el desarrollo, para luego convertirse en un fascinante relato con un desenlace triste e inesperado, con una estructura cerrada en la que la narración tiene un final y no admite otro.


Entre los elementos que se conjugan en el cuento se destacan los personajes o protagonistas, que en éste caso vienen a ser la hija y la madre, ya que son quienes desarrollan las acciones dentro del mismo. Otro elemento es el ambiente, refiriéndose al lugar físico donde se desarrolla la acción; es decir el escenario, y que en éste texto hace referencia a la casa donde viven sus personajes. También se presenta el elemento del tiempo, el cual viene a constituir la época estudiantil en que se ambienta la historia. Aparece la trama, que implica el conflicto que mueve la acción del relato, provocando el clímax de la tensión dramática por el hecho de haberse convertido en uno de los dedales de su madre; el cual es el motivo de la narración y provoca el interés y el suspense del lector/a, sin que éste llegue a estar aún lo suficientemente preparado para comprender el desenlace. La trama de este cuento, se caracteriza por la oposición de su fuerza interna, es decir la lucha de la joven con ella misma, ante un mundo que se le presenta totalmente distinto, desde su nuevo punto de vista. Maritza Rodríguez Mora (SR) Tomas Muñoz Tapia (SR) Xavier Estil-les Mestres (VA)


Inventar En esta sección de la revista la profesora propone seguir una historia a partir se un comienzo que nos proporciona ella; utilizando la imaginación se redacta un texto demostrando nuestra soltura a la hora de escribir. Seguidamente, podemos ver a partir de un título, también dado por la profesora, encontramos un buen relato. Gema Roselló (CB) María Mora (BCN)

El inspector Subió los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano. la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela. El inspector Prieto, recorría la escena sigiloso, concentrado, tan solo se escuchaba su paso pausado y el roce de su gabardina color negro azabache contra sus pantalones acampanados, parecía que su respiración iba al compás de sus pasos. Se quedó observando frente al sillón que ocupaba el hombre, metió la mano en el bolsillo interior de la gabardina y sacó unos guantes, se dirigió al hombre mientras se los ponía y murmuraba..." Que tranquilo estabas ". Cogió la novela de las manos rígidas y frías de aquel hombre, en las paginas del libro habían escritas unas palabras que hicieron que el inspector, apretara la mandíbula y cerrara los puños con tal presión que las venas de todo el cuerpo parecía que fueran a explotar, cerró el libro y salió. Entró entonces el equipo forense, al examinar todas las pruebas, la que más les aturdió fue esas palabras en el libro que decían:" Prieto, vuelves a llegar tarde". Hacía cinco años que el inspector Prieto era viudo. Su mujer fue asesinada, pero no obtuvo, suficientes pruebas como para encarcelar a Mario, el juez desestimó el caso y Prieto, todavía se culpa por ello.

Hacía cinco años, encontró el cuerpo sin vida de su mujer, en la casa donde veraneaban, estirado en la cama, con el brazo izquierdo puesto en cruz y el dedo indice señalando un trozo de papel, en el que había escrito: " Prieto, llegas tarde". El pasado volvía a atormentarlo, poco tenía que ver esta escena con la pasada, pero el asesino era el mismo que hacía cinco años. Un hombre sin escrúpulos, inteligente,


culto, de voz grave y de imagen impecable, con los cabellos negros y rezados, siempre engominado hacia atrás, la tez dura y marcada con esa mirada vacía al igual que el final de un poza, un hombre corpulento de 1,90 de estatura, como sacado de una película de la mafia italiana.

Pero, ¿que había entre Prieto y Mario, que nunca hemos sabido?

Marina Gonzalez Buavent (ML)

Comentario sobre el texto Los integrantes del grupo “Poker de letras”, Marina, Albert, Francisco y Esther, estuvimos unos días leyendo los textos de los compañeros del módulo, después de comentar entre nosotros, los textos que habíamos leído, tomamos la decisión de seleccionar el texto “EL INSPECTOR” de nuestra compañera Marina, puesto que nos gustó a todos. En primer lugar porque cumple con todos los requisitos de un buen escrito; introducción, nudo y desenlace, haciendo una buena descripción de los personajes, consiguiendo que los visualices.

El Inspector, es una novela de misterio, donde encontramos una introducción breve pero intensa, ya que nos relata la personalidad y su carisma como protagonista; además en la historia nos muestra un desarrollo, puntualizando cada hecho pausadamente como si estuviéramos viviendo cada uno de esos momentos, es un texto misterioso, con un personaje frió y carismático. También nos hace ver que el inspector Prieto es un personaje frustrado y furioso ya que siempre ve pasar la vida por sus ojos, es decir, la gente muere y, él no puede hacer nada, se nota que en el texto el personaje se frustra por llegar tarde a los asesinatos y, no poder capturar a los asesinos, ya que él tiene ansia de justicia, por que él mismo vivió de muy cerca el asesinato de un ser querido. La historia se entiende perfectamente, desde el primer párrafo despierta interés, dejando un final abierto, que te deja con la intriga y la curiosidad de saber que habrá pasado realmente entre los dos personajes. Es un texto que da vida, que te hace pensar y a la vez te hace indagar hacia el misterio. La autora, nos da su punto de vista sobre el texto:


”Tratamos un texto narrativo con la descripción de un personaje, que nos refleja parte de la personalidad de un hombre, atormentado por su pasado, debiendo mantener la mente fría por la profesión a la que dedica su vida por completo. Una vida, encajada por el sufrimiento al que se somete diariamente, afrontando como la vida y la muerte pasan por una fina y estrecha línea, por sucesos inexplicables, sin motivos aparentes, que él debe resolver, sin poder hacer nada por evitar que la muerte haya llegado a destiempo”. Hay que señalar que la elección del texto estuvo en parte sesgada por la temática del mismo, es decir, la mayoría de los integrantes del grupo somos lectores habituales del subgénero conocido como novela negra, por consiguiente el grupo consideró que el texto cumplía con las características básicas que debe contener cualquier escrito de este subgénero literario, personaje atormentado por su pasado, crimen intrigante y ambientación lúgubre.

Para finalizar, comentar que este trabajo en grupo a sido toda una experiencia, sabemos que trabajar en grupo no es fácil y más si los integrantes no se conocen. Al principio hubo un poco de descoordinación, que se solucionó en el momento en los cuatro mantuvimos una conversación vía chat. Un placer haber trabajado todos juntos!

Albert Moreno Carreras (CM) Marina Gonzalez Buavent (ML) Esther Martínez Larios (SR) Francisco Cortes Tirado (SR)


Una calle sin salida Andrés, penetró en la inhóspita calle sin salida, quería recuperar su balón perdido, miró al fondo para divisar un frío muro, pues aquél camino no llevaba a ninguna parte; tan sólo era la enemistad entre dos edificios. Algo le llamó la atención, se aproximó al solitario muro para admirar con asombro el esbozo de una silueta femenina, a pesar de ser incompleta, se intuía perfección y belleza. Pasaron algunos días, Andrés recordó la silueta del muro y corrió hacia ella preso de la curiosidad. Ahora la obra comenzaba a tener rostro, trazos rápidos, que daban pistas de dulzura; sus manos también estaban definidas. Poco a poco, la pintura avanzaba. El muchacho se apresuraba cada tarde hasta la calle sin salida. La incompleta mujer, transmitía sentimientos desde su viveza de colores, Andrés se sentía abrazado por ellos, - ¡era tan dulce! , ¡tan bonita !- . Aquella tarde, pasó horas disfrutando de la anónima señora. Creyó que la pintura alcanzó su término; su expresión era viva y sus ojos sonreían, a pesar, de que le rodeaba un aura melancólica. Marchó triste, contagiado por la dama que dulcemente se tapaba los labios con los dedos de la mano. Aquella noche, despertó sobresaltado, dándose cuenta de lo entrada que estaba la noche. Escapó de la casa a hurtadillas para correr al callejón. Al pie de la pintura, en el suelo, ¡ yacía un anciano!, no respiraba. En su puño aferraba un pincel y estaba rodeado de retorcidos recipientes de pintura. Andrés alzó la mirada para asombrarse ante el rostro de la dama, las últimas pinceladas del anciano dibujaron lágrimas en aquella enigmática faz. Al niño, le invadieron las ganas de llorar, pero se repuso, limpiando las lágrimas de fresca pintura con la manga de su pijama,- ¡ no llores, ya no tienes porqué, ahora él está contigo!-, consoló. Jamás volvió al callejón, mas por mucho que intentó ser coherente, juraría que tras los dedos que cubrían aquellos cálidos labios, vió a la dama sonreír.


Pero, si alguien es capaz de encontrar esperanza donde no la hay .... seguro que es un niño. Laura Saez Graupera (BCN). Comentario sobre el texto Hemos escogido el relato de Laura Saez, “Una calle sin salida”, porque creemos que es un relato breve, interesante e intenso, convirtiéndolo en una lectura muy amena. El contenido está lleno de verdades y realidades que hacen que despierte en él, un interés inevitable, de aprender y conocer qué está sucediendo en cada instante. Es original e imprevisible; no te imaginas el final y eso mantiene al lector en suspense. Es entrañable y sencillo. La forma de escribir es adecuada con un vocabulario apropiado. El texto es coherente, con el inicio de la historia, el estilo es fluido, y bueno en las descripciones del ambiente. Es un relato, que sigue la estructura de los textos narrativos de ficción, y que se divide en introducción, nudo y desenlace. Introducción: Donde nos cuenta que un niño, pierde su balón en un callejón sin salida, y de dónde se siente atraído por algo. Nudo: Descubre algo sorprendente para él, que cada día le fascina más y más. Algo tán simple como una pintura, que desprende en él, un sentimiento de admiración sin saber porqué. El tema de la historia, es realista, ya que cuenta un suceso, producto de la imaginación de un niño, que termina siendo algo tan real que le llena de sentimientos. Quizás, unos sentimientos nuevos para él. Desenlace: Dónde se da cuenta de que la realidad, es un desenlace emotivo, lleno de unos sentimientos nuevos, y dónde aprende, que la esperanza es lo ultimo que se pierde.


La historia de éste relato, a nuestro parecer, nos hace recordar, la inocencia de un niño, la ternura que sólo ellos tienen. El gesto dulce que representa, cuándo le limpia las lágrimas a esa pintura, hecha en un simple y triste edificio. Nos hace ver, un mundo dónde los niños son los protagonistas. La inocencia, la dulzura y sobre todo la imaginación, que sólo ellos poseen. Creemos que la persona que lo ha escrito, Laura, nos transmite a todos en su relato, todos esos sentimientos, que como cualquier niño que fuimos, en su día tuvimos y que apenas recordamos. Cualquier persona podría escribir. Cualquiera es apta para contarnos una historia, pero pocas lo hacen transmitiendo en unas líneas, algo tan complejo. En conclusión, hemos escogido este relato porque se ajusta a lo que nos requerían en el ejercicio. Tal y como hemos dicho anteriormente, es un relato con introducción nudo y desenlace, escrito en 3ª persona, que está relacionado con el titulo escogido. El planteamiento, ha sido original y sorprendente, que nos ha transmitido mucha ternura. Para finalizar, el último párrafo del relato, no solamente nos ha hecho adentrarnos en el significado real del relato, y en lo que la persona que lo ha escrito nos ha querido transmitir, sino que además nos ha hecho que nos introduzcamos realmente en la historia de Andrés, y que reflexionemos, sobre una realidad de la vida. Algo que jamás, nadie deberia olvidar. Desde este comentario, queremos felicitar a la escritora por este relato, que tanto nos ha apasionado. Irene Menor de Gaspar Sanchez-Corriendo (SR) Laura Saez Graupera (BCN) Teresa Latorre Moreno (ML) Comentario sobre el texto (elegido por dos grupos)

Al principio el grupo escogió tres relatos de diferentes compañeros. Después de hacer una votación conjunta quedaron sólo dos textos seleccionados. Finalmente desechamos uno de ellos, puesto que la trama no quedaba resuelta en el desenlace. Escogimos el relato de Laura Sáez por muchos motivos que pasamos a definir a continuación.


Creímos que era breve, pero tras leerlo pensamos que puede que fuera breve, pero era un buen relato. Desde el comienzo de la historia hasta su desenlace o final ha sabido definir con gran riqueza de adjetivos y detalles el lugar donde sucede. Ha hecho lo mismo con los personajes del relato. Dando más importancia y vigorosidad a la definición del esbozo o pintura del rostro perteneciente a una señora dibujada en el muro. Da muchos detalles de lo que Andrés siente o le inspira en todo momento la mujer dibujada en la pared. Toda la gran y detallada escenificación, características de la señora y mezcla de sentimientos del muchacho dan un misterio e interés a la trama. El desenlace no es esperado por nadie. Finaliza en la recreación de una historia de Amor eterna entre dos personas. Nos ha parecido muy hermoso el pensar que una vez fallecida la señora, su amado anciano haya sabido recrear su imagen con tanta perfección en el muro tan sólo del recuerdo. Suponemos, era una forma de mantenerla viva a su lado. Y para finalizar la historia el anciano muere, y de esta manera representa que por fin vuelven a estar juntos. Al finalizar la historia comenta que el muchacho tras la muerte del hombre creyó ver a la dama del muro sonreír. Esta parte nos pareció conmovedora, ya que se insinúa que el muchacho intenta creer que aquella mujer ya no está triste, ni sola. Ahora los dos yacían juntos. A su vez escogimos el relato de Laura por su estructura perfectamente definida con un comienzo, nudo y desenlace. Es coherente, fluido, rico en descripciones, es interesante y emocionante. El texto no presentaba muchas faltas de ortografía. Hemos corregido algunas con ayuda del corrector. También hemos añadido o quitado algún signo de puntuación. Y finalmente, esta historia nos ha transmitido a todos muchos sentimientos: ilusión, inocencia, intriga, curiosidad, ternura y esperanza. Calle sin salida de Laura Sáez es un texto que recomendaríamos leer a nuestros compañeros por ser una buena historia. Estamos convencidos que hay muchos relatos buenos pero el suyo ha sido el elegido. Miriam Marquez Barreira (EH) Sandra García Jorquera (JC) Mimoun Makhtari (MP) Jéssica Leal Martín (IOC)


Entre dos mundos Se encontraba solo, en un pequeño parque junto a un lago. Era uno de esos días que necesitaba aislarse y pensar en silencio. Peter estaba totalmente tranquilo y relajado cuando de pronto, en el centro de aquél lago, el agua empezó a cambiar de color y pudo observar como una extraña espuma se elevaba como si algo fuera a resurgir de ella. Una magnética y poderosa energía envolvía el ambiente, Peter era consciente que se encontraba ante algo insólito y se sentía incapaz de desviar su atención. Estuvo unos segundos paralizado hasta que todo misteriosamente terminó. Cuando parecía que el ambiente había vuelto a la normalidad, Peter pudo distinguir un cuerpo que emergía del agua, no se lo pensó dos veces y se apresuró a sufragarlo. Nadando unos metros y agarrándolo fuertemente lo aproximó a la orilla. En cuanto apartó el cabello de su rostro pudo reconocerla, se trataba de Helen Miller, una científica reconocida que se encontraba desaparecida desde el verano pasado. Intentó reanimarla rápidamente, y al unir sus labios con los de ella, una increíble sensación recorrió su cuerpo, Era parecida a una descarga eléctrica que le transportó a otro mundo. No podía creer que lo que estaba ocurriendo fuera cierto, contempló su alrededor asombrado, todo era diferente pero a su vez conocido, se encontraba en una pequeña sala de color blanco sin ventanas, había una puerta del mismo color de las paredes, en el techo una luz fulgente y un conducto de ventilación. Peter se encontró sentado en una fría butaca de color crema, se sentía desorientado pero relajado, podía escuchar unos pasos que se aproximaban hacia él, por lo que decidió levantarse, la puerta se abrió y apareció la doctora Miller. Sin apenas mantener contacto visual con él y sin dejar de tomar notas en su cuaderno le preguntó cómo se encontraba. Peter, un poco aturdido, respondió que estaba confuso y que aunque el lugar le resultaba familiar no estaba seguro de qué hacía allí. La doctora le contestó que era normal que se sintiera así, que todo tenía su proceso y que al igual que en las otras ocasiones, se sentiría en ese estado durante unas horas. Poco a poco comenzó a recordar, estaba en la clínica Sheldon, donde experimentaban nuevos tratamientos para su enfermedad, diagnosticada hacía dos años por la doctora Miller. La conoció en su consulta privada cuando se la recomendaron para tratar su depresión. Tras varias sesiones diagnósticas y exploraciones clínicas, Helen le diagnosticó una extraña patología y le recomendó

25


que acudiera a la clínica para probar los tratamientos experimentales, que aparentemente eran inocuos y podían curar su enfermedad. Peter, confiaba plenamente en la doctora Miller desde la primera vez que la miró a esos extraordinarios ojos azules, y era por esta confianza por lo que continuaba con el tratamiento, aunque no apreciase ninguna mejoría. No obstante, nunca se había sentido tan trastornado y evadido de la realidad como en aquella ocasión. La sensación de descontrol le hizo replantearse el dejar de acudir a la clínica. En aquel momento, esas sensaciones impulsaron a Peter a levantarse de aquella butaca, con nerviosismo le comunicó a la doctora que no quería seguir con el tratamiento, sentía que algo no iba bien, las alucinaciones eran cada vez más reales y le hacían dudar de su identidad. Helen, reteniéndolo, le advirtió que las consecuencias de abandonarlo serían catastróficas y lo invitó a sentarse de nuevo hasta que los efectos desaparecieran. Una hora más tarde y de camino a casa, imágenes de aquel lago se apoderaban de su mente. Desubicado y angustiado telefoneó a la doctora, la cual, en unos minutos lo recogió en su coche. De camino a la clínica y entre lágrimas, Peter le suplicó otras alternativas a la medicación. Ante las negativas de Helen, a Peter le invadió la ira e incluso intentó detener el coche. Finalmente, ya en la clínica y después de que varios médicos exploraran su estado, le proporcionaron una nueva medicación que Peter simuló tomar, seguidamente, cuando la doctora se marchó, Peter la siguió sigilosamente hasta que entró en un despacho. Junto a la puerta, pudo escuchar la discusión que allí tenía lugar. De las palabras de Helen se deducía que lo que le estaban subministrando no era medicación, sino drogas experimentales. Sin pensarlo, abrió la puerta y entró, Helen sorprendida intentó tranquilizarle, el resto de médicos aparentemente alterados intentaron inmovilizarlo pero la doctora los detuvo y les convenció para que se marcharan y la dejaran a solas con él. Después de unos minutos de silencio, ella le reveló que estaba formando parte de un experimento encubierto para probar nuevas substancias hipnóticas. Antes de que Peter pudiera reaccionar, tenía una aguja clavada en el cuello y comenzó a desvanecerse. Las paredes del despacho empezaron a tomar nuevas formas. Con la suave brisa de fondo, Peter reconoció aquellos árboles, se encontraba junto al lago y en sus aguas podía intuir su reflejo distorsionado, aproximándose a él, reconoció aquellos inmensos ojos azules mirándole fijamente.

Juan Carlos Capitán Rodríguez (S_SBL)

26


Comentario sobre el texto Nos ha resultado inmensamente difícil a los componentes de “escritores aficionados” la elección, pero después de deliberar largamente hemos optado por escoger la narración de Juan Carlos Capitán, ya que nos ha parecido que es la que más transmite. En el relato se puede observar claramente la introducción, el nudo y el desenlace. Empiezas a leerla y quieres seguir. Tiene una parte para la ternura, una para el enfado así como una parte fantástica a la vez que sobrecogedora. En nuestra opinión, el texto cumple con todos los requisitos que se pedían y que una narración debe cumplir.

El argumento gira en torno a la salud mental de Peter. Trata la enfermedad que desarrolla, la historia resulta original y contiene descripciones tanto de lugares como de las sensaciones que va experimentando (el protagonista). Nos encontramos ante una mezcla de realidad. Posee una trama o nudo correcto muy extenso, con la introducción de otro personaje. Con un desenlace abierto ya que no acaba la historia. La manera en que está expresada y los detalles que va dando, hacen que puedas entrar en la historia e imaginar el entorno donde sucede, así como a sus personajes. Fomentando la incertidumbre, despertando así el interés del lector.

Esta narración partía de un título: “Entre dos mundos”. El título resulta más que bien aplicado en este caso ya que nos encontramos entre el mundo real de Peter y el mundo de alucinaciones que le provocan las medicaciones. Peter vive como en duermevela entre estos dos mundos, a ratos el mundo real y a ratos el mundo de los estupefacientes o drogas que le facilita la protagonista secundaria (en este caso una doctora). Todo ocurre en un mar de dudas, aunque él tiene plena confianza en su doctora, no está del todo convencido de su propia realidad. La incertidumbre y la realidad irreal en que vive Peter durante toda la historia hace que el lector siga con interés y expectación el desarrollo de la trama. El lector está deseoso de saber el final y dicho desenlace además, otorga un punto de misterio a la historia con la finalidad de que el lector pueda interpretar el relato de forma subjetiva. Tendrá que ser el propio lector el que imagine como acaba finalmente la vida del protagonista.

27


Una vez expuestos todos y cada uno de nuestros puntos de vista y/o de desacuerdo, hacer unos leves retoques en su estructura y repasando ortográficamente su contenido (poco más que algunas tildes), creemos haber obtenido una narración bien ordenada, descrita y elaborada. El lenguaje resultante está expresado de forma literaria, con buena extensión y presentación y cumpliendo así con los requisitos solicitados. Opinamos pues, con unanimidad, que se trata de un relato apasionante y que la trama desenvuelta es original. Entre dos mundos, tiene esa parte con aires de ficción acompañada de la realidad que supone una enfermedad psicológica, de manera argumental y convincente. Raquel Besora Anoll (RL) Juan Carlos Capitán Rodríguez (S_SBL) Jasón Arno (JC) Jaime Enrique Balagué Peinado (AM)

28


YO Y LA EMPATÍA En esta sección encontraremos cuentos expresando nuestro yo más interno e individual; puede haber realidad, ficción, empatía, fantasía... nos quedaremos con la duda. ¿Qué importa? Al fin y al cabo es un buen cuento. Y el rato que pasamos leyendo no hacemos mas que imaginar, soñar e incluso sentir las palabras escritas por nuestros compañeros. Utilizando la empatía nos ponemos en la piel de un objeto, animal o partícula y narramos un cuento. Ahora que hemos aprendido algo más de la escritura lo dejaremos plasmado en ésta revista, fruto de todos los alumnos.

Gema Roselló.(CB) Grupo: Escribir, soñar

Un día de Navidad Joaquín, joven de ciudad, sin estudios, pero con un alma enorme, como cada día esperaba el autobús que le llevara a su trabajo. De pronto, al fondo de la calle y frente él, se produjo un fuerte estruendo, un coche saliendo a toda velocidad, lo primero que pensó, un atropello fijo y salió corriendo para acercarse. En la acera se topetó con una mujer mayor y vieja, que a gritos le decía: -Corre, corre, que a ti también te llegara tu hora. Fue el primero en llegar, se inclinó hacia ella, alentó a la atropellada y llamó a emergencias. A la llegada de la ambulancia Joaquín fue elogiado por su rápida y precisa actuación. La pobre jovencita atropellada, estaba muy pero que muy mal, casi, casi… Al volver de nuevo a la parada del autobús e ir hacia el trabajo, se acordó de los gritos de la vieja, pero él en su interior sólo contemplaba el bien y que aunque reconocía que algún día desaparecería, como todos. Al llegar a la empresa, dio las aclaraciones correspondientes a su encargado y que casualidad, le dijo su encargado, el jefe no estaba, había ido corriendo al hospital porque habían ingresado de urgencia a su hija pequeña. El encargado al oír las palabras de Joaquín, le colocó la mano en el hombro y le dijo:

29


-Tómate el día libre y ve al hospital, que seguro que el jefe te lo agradecerá para siempre.

Joaquín, estaba preocupado por la joven, no necesitaba ningún tipo de gratitud para sí, sólo deseaba la pronta recuperación o al menos la mejora de la joven atropellada. Al entrar al hospital los vio, toda la familia del jefe entre lágrimas y sollozos. Se acercó y preguntó por la joven. El jefe, sólo, llego a pronunciar unas cuantas frases y le

dijo:

-Gracias a ti, está estable y dicen que mejorara poco a poco, no te alejes de mi familia, pues eres nuestro Ángel de la guarda. Acto seguido, se presentaron todos. Al mismo tiempo, fue cuando el corazón le dio un vuelco y que casualidad, entre ellos estaba la mujer de su vida. Ángela, la hermana mayor, soltera, con estudios, guapa y recién llegada de la capital para pasar la Navidad con la familia. Sentía felicidad, todo estaba correcto, la joven mejoraba y la otra joven le enamoraba. Desde ese día de Navidad, Joaquín no usó nunca más el autobús. Pertenecía a la familia del jefe. En particular, su nueva etapa fue crear una empresa de servicio de atención y de bienestar al prójimo, con ambulancias disponibles a todas horas. Él como conductor y ATS (después de estudiar), su mujer con los asuntos de papeleo, los hijos, la casa y la joven atropellada, como una aprendiz a medico les echaba un cable de vez en cuando. Por lo que respecta a la mujer vieja, tiempo más tarde ya con su ambulancia particular, recibió una llamada de emergencia y de pronto se encontró con ella. Le había llegado su hora, como a todos. La de vueltas que da la vida. No somos nadie. Jaime Enrique Balagué Peinado (AM)

30


Comentario sobre el texto Nos ha gustado la historia de Jaime Enrique “un día de Navidad”, porque es una bonita historia. En ella se puede leer como alguien presta su ayuda y auxilia a otra sin buscar nada a cambio, sólo el primer impulso es lo que le hizo correr a socorrerla ya que el joven pierde el autobús, incluso arriesgándose a una bronca del jefe por llegar tarde, por ir a ver cómo estaba la joven y atenderla. Cosa que hoy en día con el estrés que hay no todos lo harían. También nos ha gustado porque justo en ese momento entra en escena una mujer mayor, y pensamos: qué necesidad tendría para gritar en medio de la calle “corre, corre que a ti también te llegara tu hora”? Joaquín seguramente aquella mañana cuando se despertó no sabía que se iba a convertir en un ángel de la guarda para toda una familia, que por casualidad era la de su jefe, y seguro que tampoco pensó que iba a conocer a la mujer de su vida, y que aquel día lo cambiaria todo por completo. Ya que, a raíz de ahí también se puso manos a la obra, empezó a estudiar, a buscar su camino y encontró su vocación, porque la clase de empresa que montó se dedica a estar las 24 horas al servicio del necesitado. El cuento tiene todos los requisitos de un texto narrativo ya que está muy bien redactado y no se aprecian muchas faltas y cumple con el requisito de escribirlo en 3ª

persona.

Es “una bonita historia”, empieza un poco mal pero con el paso de la lectura va siendo buena, los personajes están bien descritos y sabemos que el protagonista es un joven y se topa con una mujer mayor, por lo tanto el autor del texto nos muestra muy bien las características de cada uno. Los lugares donde pasa la acción están muy bien señalados, empieza con el atropello cerca de la parada del autobús y te describe que el coche iba a toda velocidad. El texto nos engaña porque al principio la mujer mayor dice “a ti también te llegará tu hora” y te piensas que le pasará algo al joven, pero al final con el paso de la historia es la mujer mayor que se muere.

31


El texto en si está muy bien por las ideas, y bastante bien explicado, quitando algunas partes en las que el redactor no se acaba de explicar bien, o escribe con algo menos de sentido. Pero en general el cuento esta expresado como en la vida misma, y eso es difícil de conseguir en un cuento porque es muy fácil salirse de la realidad.

Sergio Bandera Garcia (SR) Pablo Cañizares Garcia (SIT) Josep Baiges Espuny (AM)

Marcó su vida Ella era muy jovencita, con 14 años estaba en la pre-adolescencia, era una niña con carácter y tímida a la vez, morena, de pelo largo y ojos grandes. Le gustaba ir al colegio por todo lo que le aportaba, estar con sus amigas y compañeras de clase, con las que compartía muchas cosas y con las que lo pasaba muy bien, además, también era buena estudiante, le gustaba aprender y se le daban muy bien, sobre todo, las matemáticas. Ese año estaba siendo muy duro, su madre una mujer de 45 años, joven, con una gran fortaleza y muy trabajadora, empeoró notablemente de su larga enfermedad con la que convivían desde hacía siete años, un cáncer de mama. En casa las cosas eran difíciles, la niña muy apegada a su madre, se da cuenta de que algo no iba bien, después de 3 operaciones y duros y largos tratamientos de quimioterapia, radioterapia..... No había mejoría, pero es que en ese momento todo iba a peor muy rápidamente. Su madre, cada día más débil, llegó un día en el cual no podía levantarse de la cama. Una vez oyó, que cuándo alguien desea algo con mucha fuerza, acaba cumpliéndose y ella lo deseaba cada día, con todas sus fuerzas.

32


Las ganas de ir al colegio fueron desapareciendo, sólo quería estar con su madre, todo el día, no se separaba de ella, no quería estar con nadie más. Junto a ella, recostada en su cama, pasaba horas, donde leía, estudiaba, hacía los deberes y sobre todo la cuidaba. Pasaron pocos meses, e irremediablemente llegó el fatídico día, un uno de mayo, primer domingo, día de la madre, se fue, y la niña “su niña” se encerró en sí misma y se enfadó con el mundo, no la acompañó en su último viaje, el del cementerio, se negaba a creerlo y aceptarlo, la necesitaba tanto...... La perdió y con ella casi todo, no terminó el curso, no consiguió el graduado, estuvo muchos meses sin salir de casa, sus amigas venían a buscarla y nunca salía, hasta que al final se cansaron y dejaron de venir. Han pasado muchos años, pero no ha habido un solo día que no la recuerde y la necesite, sabiendo que su vida hubiese sido diferente si la hubiese tenido a su lado. Por mucho que lo deseó con todas sus fuerzas, su deseo no se cumplió. Teresa Latorre moreno (ML)

Comentario sobre el texto Hemos elegido la historia de “Marcó su vida” Teresa Latorre moreno (ML), porque nos gustan ver las diversas realidades de la vida, no todo es tan bonito en la vida, ni todo el mundo tiene la fuerza para salir hacía a delante, este es un caso de deterioro y decaimiento moral, como una niña tiene que lidiar con la muerte de una madre y no tiene el valor suficiente para volver a sonreír y seguir mirando hacia adelante. El principio de la historia es el de una niña normal que le gustaba estudiar y salir con las amigas, y poco a poco se va deteriorando a raíz de la enfermedad de la madre. Cuando la madre muere, sufre un decaimiento personal, la lleva a romper con su vida anterior; poco a poco deja de ir a las clases y de salir con las amigas. El resultado es un cambio drástico en su conducta, que le afectará incluso en su futuro al no terminar los estudios y a no querer hacer nada, es decir, a no querer vivir. Esta historia pertenece al género dramático y la verdad que nos gusta la elección que tuvo la autora en publicar un texto tan arriesgado y poco común. Ya que es bastante corriente narrar una historia en el que todo acabe bien. Normalmente la gente tiende a escribir las partes buenas de la vida, o a escribir partes buenas con

33


un final feliz, y esta chica con su texto nos recuerda que no todo son sonrisas y fiestas, que en la vida real también existe la pena y el no seguir hacía a delante. Es un texto impactante, ella no quiere seguir con su vida, no tiene ganas de sonreír, la tristeza puede con su alma y nadie puede ayudarla, porque si uno mismo no tiene la fuerza ni el valor para vivir, nadie excepto ella misma podrá ayudarse. Por poner un puntito negativo al texto, tenemos que decir que es un tanto corto, y le falta

resaltar

anécdotas,

momentos

concretos

vividos

explicados

más

detalladamente para poder transmitir ese dolor que siente ella. El destino de la niña queda muy en el aire, entiendo que es un drama y que no hay necesidad pero creo que el final deja que desear, sí que nos dice que su deseo no se cumplió, pero no nos cuenta cómo acabó o cómo han sido sus últimos años de vida, si quedó tirada en la calle, si se pasaba la vida del trabajo a casa ¡los actos que hacía para poder demostrar que no tenía fuerzas! En definitiva, es una historia que aunque cueste de creerlo, es la historia de cada día en el mundo en el que vivimos, la autora refleja bien el sentimiento y la transformación que vivimos cuando nuestras vidas ocurre algo inesperado, ese cambio de estar bien con las personas que tienes a tu alrededor y que puede ser que al día siguiente no vuelvas a verla, o tenerla a tu lado. ¿Nuestra opinión? Te demuestra el sentimiento, los sacrificios, el deseo y la esperanza de poder tener otro día más a esa persona, y que luego no sea así. En la vida todos nacemos y morimos, ese es el ciclo. Lo podemos aceptar y vivir la vida, nuestra vida, o aferrarnos a la vida de los demás, y acabar nuestra vida cuándo acaba la de los demás... Jose Antonio Cervilla Juarez (SR) Miriam Monroy Gabarron (PIN) David Carcoles Medrano (JC) Andreu Valle fernández (BE)

34


Conversando La tertulia es una reunión de gente interesada en un tema para debatir, informarse o compartir ideas y opiniones. Es una costumbre de origen español y a los asistentes se les llama tertulianos. El tema de la tertulia trata sobre las experiencias que nos gusta escribir, nos pregunta sobre qué necesitamos para poder expresarnos correctamente; explicar sobre qué estado de ánimo favorece nuestra escritura, y por último comentar desde cuándo escribimos. Como se puede comprobar el tema principal es la escritura y hemos podido participar todos los alumnos, aportando ideas y opiniones.

María Mora (BCN). Grupo: Escribir, soñar.

Caro diario Hola a todos/as, Recuerdo que años atrás escribía mucho. No tenía un tema en concreto, escribía un poco de todo: Los hechos del día, un pensamiento sobre alguien o una cosa, una poesía de amor por una chica que me hacia latir el corazón y muchas más cosas que ahora no recuerdo. Todo eso ya pertenece al pasado, porque con el pasar de los años, aumentan las responsabilidades personales y profesionales que me impiden encontrar tiempo para poder volver a escribir. Me viene a la memoria cuando escribía hasta que la mano no podía sostener el bolígrafo, era para mí una manera de desahogo y expresión. Usaba una agenda, por qué en aquellos tiempos tener un ordenador era un lujo. Además de escribir, enganchaba fotos, recortes de periódicos de alguna noticia que me interesaba, también dibujaba mucho en ella.

Alguien podría llamarlo diario, yo simplemente la llamaba Agenda. Antonio Marchegiano (EH)

35


Comentario sobre el texto

Entre todos los componentes del grupo hemos escogido este texto porqué nos ha parecido que tenía una expresión clara y sencilla, que consigue con unas pocas palabras que podamos entender a la perfección lo que el autor nos quiere explicar. La verdad es que tenía una ortografía bastante correcta, excepto algún cambio de palabras que hemos tenido que realizar, ya que al ser italiano, se le escapa algún término en su idioma. También nos hemos dado la autoridad de cambiar un poco el orden del texto, porque sino, no se entendía demasiado bien y las ideas estaban desordenadas. Un ejemplo de éste desorden sería, cuando el autor empieza recordando que años atrás escribía mucho, luego dice que ya no tiene tiempo para escribir y continúa recordando cómo lo hacía. En éste sentido hemos preferido, reducir el número de párrafos, uniéndolos entre sí, y así conseguir una mayor coherencia en el texto.

También creemos muy interesante el hecho que Antonio Marchegiano esté recordando un tiempo muy lejano. Cuando nos explica que hace mucho tiempo que no escribe porque no encuentra el momento, nos hace pensar en cuando éramos más jóvenes, o niños cuando y nuestra mente era mucho más expresiva o cuando éramos más e imaginativa. Esto hace que nos pongamos en su piel y lo entendamos más.

Otra cosa que nos ha gustado es la inspiración de la que se sirve para escribir, creemos que es bastante original. Nos explica que no escribía sobre un tema en concreto, sino que escribía sobre todo en general: como el tiempo, hechos, sentimientos, pensamientos sobre cosas o personas, como escribir poemas para ciertas chicas que le importaban mucho. Otra vez nos llama la atención, nos hace fácil entender sus inspiraciones y razones para escribir de la manera que él escribía.

Otra cosa que comenta en su escrito, es que entre todas las responsabilidades sociales y profesionales que tiene, encuentra difícil encontrar tiempo para volver a escribir, pero por lo que vemos aún quiere escribir y parece que está buscando

36


tiempo para él mismo, ya que para él, escribir era una manera de desahogo y expresión. Parece que de verdad le gustaba escribir, y mucho, porque nos dice que escribía y escribía hasta que su mano no podía sostener más el bolígrafo. Podemos imaginarlo escribiendo con una cara determinada y llena de pensamientos y expresión, podemos imaginarlo resistiendo el dolor en la mano para poder terminar y sacar todo el que tenía reservado en sí mismo.

Antonio escribía en una agenda, porque dice que en aquel tiempo, tener un ordenador era un lujo, un lujo que desafortunadamente no tenía. Opinamos que escribir a mano, tiene una característica muy diferente que escribir en un ordenador. Cuando escribes a mano, es posible expresarte mucho más. Cuando escribes a mano, la letra cambia según el estado de la persona que está escribiendo, por ejemplo, si Antonio escribía sobre una chica porque estaba enamorado de ella, su letra seria más ordenada y más bonita, pero si lo hacía cuando estaba de mal humor, entonces su letra se vería más agresiva y más desordenada. Reflejando así en el papel su sentimiento al escribir. Junto con sus escritos, le gustaba enganchar fotos, recortes de periódicos dibujos que él realizaba. Creemos que son señales de querer tenerlo todo perfecto y ordenado, dándole así más significado a lo escrito y sentirse mejor consigo mismo, ya que el dibujo, por ejemplo, depende de su humor y sentimientos.

Sólo queda dar las gracias a todos los componentes del grupo, por la dificultad de hacer un trabajo en grupal, por los horarios, por el trabajo, niños, problemas de la vida cotidiana. Pero a pesar de todo, echar adelante el trabajo. Marta de la Iglesia (PIN) Jack Jarvis (REB) Montse Martín (LS) María Alejandra Panique (MAS)

37


Profesoras del Módulo: Mireia Manresa Potrony Núria Córdova Medina Institut Obert de Catalunya Àmbit de la Comunicació

Muchas gracias. Cada número es un triunfo que os pertenece.

38

Ficciones nº 11 primavera 2012  

Revista literaria del GES

Advertisement