Page 43

Los estudios desconocidos del Che Guevara A propósito de sus Cuadernos de lectura de Bolivia - Néstor Kohan

es que la significación de las crisis no fue convenientemente estudiada por Marx y se ha seguido con las generalizaciones expuestas por él” 40 . En sus conclusiones sobre Los marxistas de Wright Mills, al que considera en términos generales como un libro útil por su amplia e imparcial colección de documentos, el Che Guevara le reprocha al sociólogo norteamericano cierto “antistalinismo senil”. Como hemos intentado demostrar en otros trabajos de investigación 41 , la referencia del Che a Stalin se origina en sus simpatías por ciertas críticas realizadas por Mao Tse-Tung al PCUS de Nikita Kruschev (que el Che escribe como “Jruschov”, según el criterio que se utilizaba por entonces en las ediciones cubanas) y su política de “coexistencia pacífica”. Eran los miembros del PC chino quienes apelaban a Stalin (a pesar de que éste no había jugado un gran papel como consejero de la revolución china...) para contraponerlo a la ideología oficial en la URSS pos-XX Congreso (1956), políticamente centrada en la “coexistencia pacífica” con el imperialismo y económicamente defensora del socialismo de mercado. Compartiendo muchas de esas críticas y siguiendo las recomendaciones chinas, el Che sugiere leer también a Stalin junto con los demás escritos de dirigentes marxistas. Lo hace, por ejemplo, en la carta a Armando Hart Dávalos (fechada en Tanzania el 4/12/1965) y también en sus libretas de 1965-1967 donde anota libros para leer en el futuro. Entonces, compartiendo en este punto preciso las críticas de los marxistas chinos a la Unión Soviética de Kruschev (en otros temas mantenía notables discrepancias con ellos, como por ejemplo el etapismo maoísta o el uso chino de la ley del valor en el socialismo), el Che Guevara marca distancia frente al “antistalinismo senil”, presente también en un sector importante de la izquierda liberal norteamericana, entre la que él ubica a Wright Mills. No debemos olvidar que, aunque el Che no lo conoció ni llegó a leerlo, en sus Notas de un diario soviético Wright Mills conjugaba al mismo tiempo sus simpatías por Trotsky con su entusiasmo por la “apertura” de Nikita Kruschev y sus apelaciones típicamente liberales al “entendimiento mutuo” y a la colaboración recíproca entre los científicos sociales soviéticos y norteamericanos. Ante la evaluación del Che Guevara sobre Wright Mills, cabe preguntarse: ¿Por qué el Che caracteriza a esta posición antistalinista de la izquierda estadounidense como “senil”? ¿Habría acaso otra opción posible, otra crítica al stalinismo que no sea “senil”, es decir, que aporte un punto de vista inédito o novedoso? Para poder responder este interrogante, volvamos a la reflexión final que le merece a Guevara el libro Los marxistas. Él le reconoce a las observaciones del sociólogo estadounidense que “algunas opiniones son justas y agudas...”. Pero inmediatamente después agrega que: (1) “carece de profundidad”, (2) “sólo se limita a dejar constancia del hecho” [el stalinismo] o (3) “a hacer suposiciones superficiales” (la enumeración de los juicios sobre Wright Mills es nuestra, no del Che). Si Guevara hubiera estado convencido de la razón histórica de Stalin y sus seguidores, jamás hubiera admitido que las críticas de Wright Mills son justas y agudas. Lo que al Che seguramente le molesta en ese tipo de crítica al stalinismo es que simplemente se limita a la descripción superficial del hecho (léase: la represión política o, en este caso, principalmente el dogmatismo ideológico). Sin profundizar en las raíces sociales e históricas que condujeron a la URSS a ese tipo de sociedad nunca se podrán superar sus limitaciones, pensaba Guevara. 40

Véase el manuscrito de Praga, en Ernesto Che Guevara: Apuntes críticos a la economía política. Obra citada. p. 87; el mismo fragmento también está reproducido por Orlando Borrego: El camino del fuego. Obra Citada. p.399. 41 Véase nuestro Ernesto Che Guevara: El sujeto y el poder. Obra citada. 43

En la Selva  

Diario de Che en Bolivia, por Nestor Kohan

Advertisement