Page 19

Los estudios desconocidos del Che Guevara A propósito de sus Cuadernos de lectura de Bolivia - Néstor Kohan

están reproducidas en pp.512-520). Si se recorren todos esos títulos, se puede advertir fácilmente que una parte importantísima de los volúmenes allí consignados giran en torno a la historia. Entre otros, su lista-plan de lecturas futuras incluye los siguientes: Jack Woodis: África, el león despierta (marzo de 1965); Mishulin: Historia de la Antigüedad; Kosminsky: Historia de la Edad Media y M.Efímov: Historia de los tiempos modernos (julio de 1965); J.Vostov y Zukov: Historia de la época contemporánea (septiembre de 1965); Homero: La Ilíada y La odisea; Luis Suárez Fernández: Manual de Historia Universal. Tomo II y John Bernal: La ciencia de la historia (octubre 1966); Edad Antigua-Edad Media (s/datos de autor); Benedetto Croce: La historia como hazaña de la libertad; Paul Ribet: Los orígenes del hombre americano y J. Arnault: Historia del colonialismo (octubre 1966); Lewis H.Morgan: La sociedad primitiva y Jesús Silva Hertzog: Breve historia de la revolución mexicana. Tomos I y II (febrero de 1967); Jesús Lara: La cultura de los Inkas y Boleslao Lewin: La insurrección de Tupac Amaru (marzo de 1967). Como prolongación de ese interés marxista volcado prioritariamente en la historia — que aquí hemos enumerado como (3)—, común a las libretas, las cartas y los cuadernos de Tanzania, Praga, Cuba y Bolivia, surge (4). (4) Este cuarto núcleo de continuidad consiste en la elaboración de un plan general sobre la historia que es, al mismo tiempo, el índice de un futuro libro de crítica de la economía política (así lo piensa inicialmente el Che) y un programa de investigación historiográfico sobre el marxismo, el capitalismo, el socialismo y la transición de uno a otro sistema mundial. Entonces, la continuidad entre los papeles de Tanzania, Praga, Cuba y Bolivia no queda reducida únicamente a (1) la filosofía y el método dialéctico, a (2) la matriz argumentantiva que, defendiendo las “herejías”, recupera a los clásicos para cuestionar la visión oficial soviética, o a (3) el eje volcado en la historia. Como una extensión de (3), el cuarto elemento es el que unifica el campo de reflexión del Che Guevara durante esos agitados años. Ese elemento es el mencionado plan-índiceprograma de investigación. A tal punto llega esa continuidad entre los escritos previos y los Cuadernos de lectura de Bolivia que (4), ese plan-índice-programa, incluido en el Cuaderno verde 10 de Bolivia, también 10

En el año 2007 la editorial Planeta-Seix Barral publicó un libro de 69 poesías de César Vallejo, Pablo Neruda, Nicolás Guillén y León Felipe, prologado por Paco Ignacio Taibo II, titulado El Cuaderno verde del Che. En la presentación de dicha obra Paco Ignacio Taibo escribe: “Los tres oficiales con uniforme de rangers y el agente de la CIA revisaron la mochila minuciosamente. Al final solo pudieron extraer un magro botín: 12 rollos de película, una veintena de mapas corregidos con lápices de colores, una radio portátil que hacía tiempo que no funcionaba, un par de agendas y un cuaderno verde”. Buenos Aires, Planeta-Seix Barral-Emecé, 2007. p. 9. Según Taibo II, el cuaderno verde contenía 150 páginas con 69 poesías. Mientras que las agendas corresponderían al Diario del Che en Bolivia. Sin embargo, en el Cuaderno verde de Bolivia el Che escribió un plan para estudiar y desarrollar la concepción materialista de la historia que inexplicablemente no aparece en la edición de Planeta. Hasta donde tenemos noticias, donde Guevara sí transcribió poesías en Bolivia fue en un cuaderno rosado, en el cual aparecen reproducidas tres poesías de Rubén Darío (no incluídas en el libro prologado por Paco Ignacio Taibo II). El general boliviano Diego Martínez Estévez, autor del libro Ñancahuazú. Apuntes para la historia militar de Bolivia, (La Paz, sin editor, 1989. 302 p.), afirma haber tenido acceso al archivo militar donde el Ejército de Bolivia se apropió de ese “botín de guerra” y también corrobora la existencia de las tres poesías de Ruben Darío, pero las atribuye al Cuaderno verde y no al Cuaderno rosado. Véase Diego Martínez Estévez: “El cuaderno de tapa verde del Che Guevara”. En Los tiempos.com, 4/10/2009. Una posible explicación para esta evidente y notoria discordancia podría consistir 19

En la Selva  
En la Selva  

Diario de Che en Bolivia, por Nestor Kohan

Advertisement