Page 18

Los estudios desconocidos del Che Guevara A propósito de sus Cuadernos de lectura de Bolivia - Néstor Kohan

lectura de Bolivia constituyen el punto de llegada —y, si se quiere, de madurez— de largos años de estudio y reflexión. No son un “arranque súbito” de interés por la teoría. Por el contrario, están marcados por una clara y notoria continuidad con momentos inmediatamente anteriores en la vida intelectual del Che. ¿Cuáles son los elementos y las dimensiones que caracterizan esa continuidad? Fundamentalmente cuatro. (1) En primer lugar, la preocupación central por la filosofía y el método dialéctico. La “obsesión” del Che Guevara por la dialéctica, que aparece tan contundente en las lecturas de Bolivia, también la encontramos en la carta a Armando Hart —donde le informa que intentó penetrar en el frondoso e intrincado bosque de la escritura de Hegel— y en los apuntes críticos a la economía política —fundamentalmente en sus análisis del desarrollo desigual del capitalismo y en la teoría del fetichismo de la mercancía—. (2) En segundo lugar, en todos estos materiales (incluyendo los elaborados en Cuba, los de Tanzania, los de Praga y los de Bolivia), el Che recurre siempre a una misma analogía comparativa. Existe en ellos una matriz argumentativa que se repite. Ante cada problema a analizar —sea la ley del valor, el mercado y la planificación, el debate sobre la transición, la historia de la filosofía, la crítica de la economía política, la concepción marxista de la historia o los autores seleccionados en Bolivia—, las argumentaciones de Guevara reconstruyen invariablemente tres posiciones: (a) la opinión de los clásicos del marxismo, (b) la visión oficial soviética, (c) el punto de vista de los “herejes”. Por diversas vías, el Che retorna una y otra vez a esa triple clasificación. ¿Qué flanco elige para inscribir su posición? ¿En qué lugar ideológico sitúa su propia reflexión, sus lecturas, sus críticas y sus apuntes? Pues siempre se ubica en la posición (c). Así lo manifiesta, explícitamente, cada vez que describe su propia búsqueda utilizando la expresión “nuestra herejía”. Ahora bien, cabe preguntarse: ¿“herejía” con respecto a (a) o a (b)? Creemos no equivocarnos al identificar en (b) el objeto de sus críticas y cuestionamiento. Guevara intenta recuperar a los clásicos del marxismo para cuestionar lo que por aquel tiempo se tenía como “ortodoxia del marxismo”, ya sea en su debate sobre las categorías mercantiles en la transición o la noción de “trabajo abstracto”, en su plan para estudiar filosofía, en su crítica del Manual soviético, en su interpretación de la historia mundial o en sus apuntes de Bolivia. Tanto en el terreno de las ideologías, como en el de la política y la economía, Guevara retomaba a los clásicos contra la cristalización del marxismo oficial de la URSS. (3) La tercera dimensión que consolida una continuidad al atravesar los diversos momentos de su itinerario intelectual —desde Tanzania hasta Praga, pasando nuevamente por Cuba y de allí a Bolivia— se encuentra en el eje que el Che elige para articular sus críticas y cuestionamientos. Ese eje es la historia (de la filosofía, de la economía política, de los modos de producción, de las revoluciones sociales, del socialismo, etc.). Guevara no discute un Sistema de pensamiento —el DIAMAT y el HISMAT soviético— desde otro Sistema. Ese no es su ángulo. Para cuestionar se apoya tanto en la historia social y política como en la historia de las disciplinas teóricas en debate. Su elección metodológica a favor de la historia como núcleo articulador de las distintas temáticas no es de ningún modo accidental. Recordemos como antecedente que, a principios de 1965, el Che comienza a confeccionar en una serie de libretas una extensísima lista de libros que pensaba leer en el futuro. Dichas libretas abarcan desde marzo de 1965 hasta septiembre de 1967 9 . Las libretas 9

Véase Ernesto Che Guevara: América Latina. Despertar de un continente. Melbourne, Ocean Press, 2003. 18

En la Selva  
En la Selva  

Diario de Che en Bolivia, por Nestor Kohan

Advertisement