Page 15

Los estudios desconocidos del Che Guevara A propósito de sus Cuadernos de lectura de Bolivia - Néstor Kohan

Los Cuadernos de lectura de Bolivia como “botín de guerra” Los Cuadernos de lectura de Bolivia 5 del Che Guevara no constituyen un texto teórico más. No son un libro, como cualquier otro. Ni siquiera como muchos de los textos que escribió el Che. Forman parte de una rara especie de “botín de guerra” a la que ya nos tienen acostumbrados algunos militares latinoamericanos (y sus maestros yanquis de la Escuela de las Américas). Estos verdugos locales, de espaldas a Bolívar, San Martín y José Martí, siempre serviles al mandato imperial de sus amos del norte, se sintieron durante décadas con el derecho a asesinar a los militantes populares. Se creían “dueños de la vida y la muerte” —como les gustaba amenazar en sus habituales sesiones de tortura— de miles y miles de latinoamericanos. Desde esa lógica del terror, impuesta a sangre y fuego, dispusieron a placer de los hijos e hijas de las militantes nacidos en cautiverio. Pero su perversión tampoco se detuvo allí, en la vida de padres, hermanos e hijos. Por si ello no alcanzara, también se apropiaron de las creaciones de las revolucionarias y revolucionarios capturados. Entre muchas otras cosas, los represores tomaron violentamente Estos Cuadernos de Bolivia se han publicado en Italia, en una edición que deja muchísimo que desear. En ella se reproducen los libros estudiados por el Che a partir de ediciones italianas sin siquiera hacer una sola referencia a las ediciones de origen... (¡como si el Che hubiera leído todo en un viaje a Italia de vacaciones!) en lugar de reproducir los datos y fragmentos de las ediciones originales —cada una con su historia política— utilizadas por Guevara en Bolivia. Véase Ernesto Che Guevara, prima de morire. Appunti e note di lettura [Che Guevara antes de morir. Apuntes y notas de lectura]. Milan, Feltrinelli, mayo de 1998. Este volumen apareció en la colección “Universale Economica Feltrinelli”. Esa edición tiene la virtud de hacer conocer el pensamiento del Che al público europeo, lo cual es más que encomiable. Saludamos toda iniciativa que contribuya a difundir el pensamiento guevarista, tarea esencial para la lucha ideológica de nuestros días. Sin embargo, el material se presenta allí “en bruto”, más como “primicia periodística” que como aporte histórico riguroso al pensamiento crítico. Los apuntes aparecen sin una contextualización previa, descolgados y deshistorizados, sin incluir al menos una mínima cronología o un estudio bibliográfico que acompañe e informe al lector. Además contiene graves errores de transcripción, como aquel donde, inexplicablemente, los editores confunden el nombre de un historiador boliviano discutido por el Che. La edición italiana lo menciona como “Loye Ovendo” [¿?], un autor simplemente inexistente… El historiador boliviano (militante del Partido Comunista de Bolivia), leído y analizado por Guevara, se llama Jorge Ovando. Un simple control bibliográfico hubiera alcanzado para enmendar la dificultad de interpretación de la caligrafía del manuscrito original de Guevara. Dado que el Che entabló una polémica política con la dirección del PC de Bolivia, esos “errores” de transcripción no son simples “detalles”, si de lo que se trata es de reconstruir seriamente el material dejando de lado todo sensacionalismo comercial. Agradecemos a Tristán Bauer, Carolina Scaglione y Agustín Prina por habernos acercado el texto. Tristán Bauer se ha valido de ese y de varios otros materiales inéditos (no sólo escritos sino también imágenes y cintas grabadas) en su excelente film Che Guevara, un hombre nuevo (2010). A partir de este film los jóvenes de hoy en día pueden aproximarse a un Guevara bien distinto al del poster y el mercado. 5

15

En la Selva  

Diario de Che en Bolivia, por Nestor Kohan

Advertisement