Page 1

S

OBRE la obra que Enrique González Bethencourt expone en el Gasino de Tenerife, Ernesto Salcedo escribió: «Ahora que, con tantos apresuramientos, andamos buscando identidades, bien podría titularse esta muestra de Enrique González como el carnet de identidad de nuestras costas y del mar que nos baña. Porque la identidad de una isla también está en la mar y en las tierras que la mar besa. Como está en sus montes altos y en sus pinos y en sus laureles de Indias y en sus tabaibas y en sus dragos y en sus tajinastes por ejemplo. Como puede estarlo en sus abruptas barranqueras o en sus ricos malvasías. Pero, la mar y la costa puede que sean los tipos más definitorios de lo que sea una isla, al margen de la pura tipología humana. Enrique González ha sabido captar esas esencias marinas y costeras», En la obra de Enrique González está el viento largo, con clamores que ios marinos bien comprenden, el mismo viento que tuvo flameos de velas cuadras, de las que llevaron-a los hombres del Descubrimiento, de las que trazaron surcos que jamás se desvanecen. Creo que la obra de Enrique González, buen isleño, está más pintada con el corazón que con la mano. Pone en ella el alma y, desde luego, bien refleja el océano, duro camino de temporales; en su obra, las dentelladas del mar contra la costa, allí donde se estrella el agua verde y blanca contra la tierra silenciosa. Por contraste, en otros cuadros aparece la pureza rizada de las olas de frescura, la verdadera fiesta azul de la mar -esa «mar planchada» que un día me enseñaron ios buenos pescadores de Alcalá— que besa la costa bajo los dardos del sol y la luz fría de las estrellas. En las marinas de González Bethencourt hay espumas, movimiento, distancia; hay otro azul entre azules y, al fondo,

Temas isleños

La mar y la costa

Un típico atardecer isleño, obra de Enrique González tierra estéril, cordilleras secas, so salir al cielo desde el abis mo. Abajo, en la costa, el mar alturas peladas de la cordilletoca, sufre y sube. Hay como ra. Música para el alma son los un olor a mar desnudo —la soléperfiles puros de las montañas, dad es pura— y allí evocamos el el cristal del agua que rompe ruido fresco del mar roto por la en la arena, la armonía de lí- proa y, también, aquellas campanas de los barcos, siempre neas, de formas y de colores. Altas piedras litorales al aire fieles, firmes y maduras, las de mil manos, edificadas es- que mordieron el espacio y fuetructuras en las que la lava qui- ron sonido entre la niebla. Cantaron cuando vivían y hoy, muchas, tienen en el polvo su sonido. Las campanas que evocamos cantaron victorias sobre las olas —en ese aire marino Garganta - nariz - oídos que bien queda reflejado en la obra de Enrique González-- y. Comunica la apertura de su consulta en la calle: hoy enmudecen en \sf tierra. Pérez de Rozas, 7 - S/G. de Tenerife Todos los que nacimos y viTfno: 275488. Horario: 8 a 14 horas vimos en la islas, bajo el viejo ' . sol que roe las piedras de la

D. JOSÉ JUAN BARAJAS PRAT

costa, bien comprendemos ese mar que alza sus bríos, que es haz de espuma; también sabemos de las aguas tranquilas que copian siempre las mismas montañas. Los isleños tocamos el mar con toda el alma y bien conocemos las voces ardientes del litoral, las goletas de palos de mucha guinda que, amigas del sol, de la luna y la brisa, iban blancas de velas abiertas por toda la mar. En la obra de Enrique González, mar bajo la fiesta de las estrellas y bajo un sol que cae a racimos. Rocas rezumantes, brisa de sal y yodo, agua amarga que lucha y se revuelve. Y esto nos lleva a Neruda: «Océano, bella es tu voz, de sal y sol tu estatua».

Juan A. Padrón Albornoz

Monseñor Temiño;

«Los males del mundo se deben a los pecados capitales» Orense.— «Los males del mundo sobreviven porque están desatadas las pasiones de la soberbia, la avaricia, la lujuria, y demás pecados capitales», afirma monseñor Ángel Temiño Sáiz, obispo de Orense en una carta pastoral sobre el mensaje del Papa a los jóvenes. El obispo considera que la victoria sobre el mal en el mundo se conseguirá portando la bandera de la paz y cree que el mensaje frecuentemente intemporal de los educadores, no ha llegado suficientemente al mundo de los jóvenes.

El doctor Jorge Toledo Trujillo Especialista en niños

Comunica que el nuevo horario de consultas es de 11 a 1 y de 5 a 8 de la tarde, excepto jueves. Teléfono 225347. Garcüaso de la Vega, s/n.Edificio Mambroque, 3°-6a.


LA MAR Y LA COSTA  

Artículo de Juan Antonio Padrón Albornoz, periódico El Día, sección "Temas isleños",

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you