Issuu on Google+

EL DÍA

OPINIÓN

INFLUENCIA DEL AMBIENTE .

TEMAS DE SIEMPRE

ISLA CASI TODA MONTAÑA

la Gomera es una isla- de ¡contrastes, vende y s¡egún sus zonas. «Así, podamos encontrar el más impresionante bosque de la u r ¡silva de Canarias, que se conoce con el' nombre de El Cedro, corno pequeños oasis de palmeras di.seminados por su abrupta geografía ». -

Así dice uno -de los párrafos de! folleto que, sobre La Gomera, acaba de editar el Patronato de Turismo del Cabi'l'do Insular de Tenerife, Sencillo y con documentos gráficos que recogen toda la amplía, gama paisajística de la isla Colombina, dicho folleto viene a llenar un vacio y. a!

propio tiempo, a ' promocionar turismo que busca la tranquilidad y e! silencio, -'algo que, casi perdido en el mundo, allí —en la que fue Isla de Señorío— aún se encuentra. En las páginas del folleto, ecos .de la isla pescadora ••— ¡a de las embarcaciones que van en busca de los bancos de atún— y de ka que con ¡mimo cui'da sus tierras. La isla del ¡¡epgu'sje silbando '1$ -deil tian • bor y las chácaras, la de la sencilla y hermosa cerámica, pone su presencia junto a. la centenaria Torre del Conde y las playas tranquilas, • La HereneS'Sus de To I orneo —1;a Junoni-a Mi ñor de Joba—, - la isla casi toda montaña, tiene ante sí un esperanzado!" futuro, un futuro .que» C3n amplias perspectivas, se refleja en,sus campos y en e! Atlántico que baña sus, eos tas,, Junto a este folleto, otro que, editado allá por 1920, .dice textualmente: «la población de la isla asciende ¿.,22.870 habitantes. El clima es uno de los más deliciosos de= Archipiélago, reinando en San. Sebastián una ' temperatura que oscila de 10 a 15° C en diciembre y enero, y de 28 :i 29° en julio y agosto. El suelo está bien regado, aunqua las lluvias son escasas. Los habitantes son inteligentes y laboriooos; viven principalmente de la agricultura y cosechan cereales, patatas, tomates y plátanos». La Gomera, la isla que guarda ecos de Colón, Juan de la Cosa, Hernán Cortés y

Dr. CORVMANO RODRÍGUEZ GAIVM Consulta di-ania, excepto sábados, desde las 8,30 de ¡a mañana, hasta ¡as 3 de la tarde. Pos-ibiJ.idad da consulta por turno, o por cita previa. Galle 18 de Julio, 5 Teléfono 27-83-16 Santa Cruz de Tenerife

lumor

por

Cjalarza

otros navegantes. y descubridores, tiene piedras llenas de siglos y de noches. Allí, a. !a sombra de la Torre de! Conde, se siente de nuevo la'emoción de ía brújula y e! mapamundi, la emoción de las navegaciones heroicas y de las altas velas rojas cruces de! Descubrimiento. Ahora, como entonces, e! mar estalla contra la costa mientras, en la santa- soledad de i campo -—junto a caminos de viejas y también santas piedras — • los hombres de la isla ponen 'su trabajo,- su constante bien y buen hacer. La Gomera se envuelve en ¡a capa de la laboriosidad mientras, en el Atlántico isleño, sus pescadores --«maestros en .el arte difícil de ¡a mar--— faenan, y cobran sus capturas ba«jo el malestar frió y verde de las madrugadas. Recuerdo una salida a la mar desde San Sebastián. Aún había estrellas descoloridas en el cielo, pero en lo alto de ios laureles de Indias batía ya todo el mar. de la -madrugada. Y era entonces • cuando, rompiendo la tierna corteza del At I ántíco i si en o, . reg re las embarcaciones qué, durante l-a noche, lo habían arado —-y bien, ciertamente™ con sus proas audaces .y sus artesAhora, a la vista de las fotos que ilustran el folleto» recuerdo el silencio intenso que allí reinaba y, también, aquella mar donde se pintaba e i amanecer y la tarde. Y cuando, en la plaza —charla cordial con don Porfirio Macías— parecía llegaba hasta el alma él resonar de las estrellas. J. A. Padrón Albornoz

unos vecinos de ésta capital nos telefonean: -—Que mire usted,-que con motivo de las obras que se están realizando por aquí, en eso del alcantarillado, han abierto una zaeja cortando la vía y ha quedado abierta, a pesar de que ahora allí mismo no están haciendo cosa alguna, sino de allí para abajo; y, claro, ni siquiera los peatones podemos atravesar. Me quedé unos segundos escuchando y mi interlocutor agregó : —Con decirle que estamos locos, loquitos, can la dichosa zanja, —Bueno, bueno —le interrumpí para poder poner un poco de orden en La-conversación—, pero, ¿dónde está exactamente esa zanja de que me habla? —Frente a la misma puerta del Manicomio. .—Pues, entonces, es lógico que ustedes estén locos, Joquitos,.. Lo que me' extraña es que puedan estar caminando por la calle.

El matrimonio extranjero quería ir a Gracia, ya que le habían dicho que por aquella zona de La Laguna se vendía un chalet, y preguntaron por la estación de autobuses, para tornar el que les pudiera conducir allí, le dijeron que aquí no había e s tac son de autobuses, de lo que se mostraron muy sorprendidos, pero el informante ¡es indicó que.se dirigieran a la caite de Ramón y Caja!. Ya, allí, vieron que salían guaguas para diferentes puntos, y a un cobrador, que se había quitado para darles paso,, preguntaron: —¿Gracia? " . —De nada, contestf5 muy serio e i despistado empleado. AQOBER

ESTETICISTA-MASAJISTA SANTA ROSALÍA, 30 - 1° - izq. * DepHaoión Cera. * Depilación eléctrica. * Tratamiento especia] «Pata de Gallo» Tratamiento especial para «Busto» * Tratamiento Cel-ulitis. * limpieza de cutis - Masaje facial. Gratuitamente se le aconsejará todo sobre Ja piej.

PIDA HORA AL TELEFONO: 28.94.82 (X)

El desdoblamiento de nuestras "autopistas" Parece que por fin va ¡a >ef> itra-r ya -en un terreno de veailüdiadies' e"i desdoblamiento de ¡fíats autovías dieí isor y de esta capital! .a los 'R odíeos, que no sé ipor qué, (nosotros (be* rnos dado en 'I lamer -4o .hemos venid'p haciendo desde ©í oomii<enzo— autopistas, pero que, co'ino se sabe, -UTO ilo son, puesto que no ireunen lia© eoi> dictiones 'inherentes a> tales vías. Quizá, ien. lo -que se .refiere a ib del sur, 'lo nacíamos, por •es© sed de carretera que te^. níamos para «aquella entonces iwedentá zonta de 'la il'síla; atra* veser <I¡a cutaH, era un 'auténtico canario, pues ibabfla que meterse en ' uro seriie Infinita cíe corvas, a.' través d¡e Has no sóilo se tardaba tres o coa* tro 'horas en '!íeg<ar e Granad'!lia, s-ino qwe se jugaiba uno ei iffeieo. Aunque tamlbi'én hay . que mconooer, en honor a- la verdad, que fue siempre aquella carretera la que miemos accidentes tuvo, por el esmerado cuidado ' que poníian todos líos condluctores. habida cuenta d'e esa innsma peliígirosidlad No obstante, «también Ihay que 'recordar que cuando ©e prx> ducía1 d. decidiente, és*e erg mmm dfe

©e flb€i

s¡ i giuit ' ^í'a d'e : di . üin H ¡s.

• ' '""'

iO-

a quitarle a !« gente©, especi«iimentei a ios sureños, es® dtemiinaoión d¡e autopiísfra pa¡r» su \ flamante artería? Todo en immndo, ios periódicos IncMdos, aceptaron e¡l término, aunque irno fuera él adecuado, y «así se ha quedadlo paira todos «ib autopista diei (sur». Ademes, paira todos será también "Si'emjpre '«'La autopí»-. ta ¡que Ihízo don Miguell Galvan Bello», porque a su tesón, 'iniciativa e ¡nteliigencia, st? debió dídha giran obra, que no solio eiiiimtioó uina de-'¡ais carre< teras 'mó'S deploralbltes y antediluvianas con que contaba la usía y que yai constituía un oprobio para el país, s¡iino que 'abrió un <cauoe para eli Ifuturu aeropuerto y, -oaturallirneinite,, 'e1! diesiairrollo 'de todia- esa vertuent© ®urf no sollo en él turístico, sino ¡bien -en ©I agrícola y >en diversos 'fectoreis •de sui economía, y di© sy proguieso. •No 'cabe qu-e iaiqiuí, 'I'a >a'U¡sovía 'd!©I syr >fa^ venido prestando 'importantes 'servicias, pera es llégico qiwí estos 'servicios se compllemeniiten 'con osas dos osfeadia® ¡^ tera'íes más, que •••«» i A r 'cn añadir por 'So m&w ÍM- d

pavimentado que urn dwa s¡e nos ¡Abriera á todos. Por lo que se 'refiere a ^ autovía Santa Gruz-tos Rodéos, habría que dtecir. que saihona mi'smiO BU ampliiacióri5, que tamibíén! ts<e Va ®> i| levar a ica'bo, como decimos, ¡resulta ¡¡odioso más apremiante que Ib diel sjur. Porque aquella si que está saturada ail máximo en imuc-ha® horas cüell día. Y •se teoría de menos esat vía esipedial -pa'ra el tráfico pesa-. dio, que es eli que muchas ven ¡oes entorpece ib aguí citrculiación, qipetdando así d'os vías en «yrnlba's direociones Ubres para Hos vehículos ligeros. Todas estas dbras que se no® echan encnma, traerán^, como es 'natuirai, ¡serios 'incon vertientes para líos conducto» ¡res, ipero por eso lo iiímporfcanf te as que no se eternicen! y que 'se 'hagan iteniendo ed cutenta da jposiibiilidad die qutó perju¡iolo ¡líos me^ Migue! de TA3OBNO

José Luis

y lostr mío caíb

0¡! ! '

'•

:•'?

''

leus,

rtín


LA ISLA CASI TODO MONTAÑA