Page 1

EL DÍA

las firmas ael 7° PÍA

DIARIO INDEPENDIENTE DE LA MAÑANA

Temas isleños

Empresa: «Herederos de Leoncio Rodríguez»

La Gomera,

~~~ Editor: JOSÉ RODRÍGUEZ RAMÍREZ ~~ Director: JOSÉ MANUEL DE PABLOS COELLO Dirección, Redacción, Relaciones Públicas, Administración, Talleres e Impresión Avenida Buenos Aires, 71, Sania Cruz de Tenerife.

E

N dos ocasiones, La Gomera ha cedido la sonoridad de su nombre para, desde amuras y aletas, presidir el sereno navegar de dos vapores por el Atlántico isle-

ño. En 1912, un terceto de «correíllos» de la Compañía de Vapores Interinsulares Canarios llegó al archipiélago para, Teléfonos: (922)21.10.00 (8 líneas) Apartado de Correos, 97. con otros mayores, sustituir a los veteranos en servicio desTélex: 92.184. Diao-E. de 1882. Depósito legal Tf 32-1958. Franqueo Concertado: 38-2, Hoy, el terceto —Gomera, triples, de lento y acompaDelegación en el Puerto de la Cruz, Edificio Victoria VentosoLanzarote y Fuerteventura— sado latir, no podían compeC, 501, Polígono El Tejar. Teléfono: (922)38.03.25. Delegaha desaparecido en la muer- tir con el zumbido de los ción en La Palma: Santa Cruz, Calle Real, 44-l°-7 a . Teléfono: te anónima del desguace, de motores y así, los negros y (922)41.26.00. Redacción en Las Palmas: Paseo Tomás Mola muerte anónima en la airosos penachos de humo rales, 3-4°. P. 11, Edificio Cristal Teléfono: (928)36.65.29. Télex: 95.456 Diao-E (Las Palmas) chatarra, con la misma sen- que daban sombra a las escillez con que transcurrie- telas, cedieron con galanura Servicios informativos: Efe, Fiel, Europa Press, Recopress, ron sus años de tranquilo el paso al suave y rítmico Mencheta, Sen (Servicio Empresarial de Noticias). navegar entre las islas y, en respirar de los dieseis. Al irse de la mar, el ocasiones, alejándose hasta las cálidas aguas del Golfo Gomera reposó algún tiemde Biafra para hacer la lí- po en aguas de Valencia y, nea entre Santa Isabel de al fin, desapareció entre las luminarias verberenas del Fernando Poo y Bata. ¡¡La LagunaII Cargados de años y re- oxiacetileno. Pero su nomcuerdos, los tres «correíllos» bre quedó entre nosotros, no Sus anuncios en marcharon vencidos, pero en vano siempre estuvo signo por la edad —sus cascos nado por el buen y bien ha «EL DÍA» estaban aún en perfectas cer, por el buen y bien naLibrería Daniel, C/. La Carrera, 30. Tfno.: 252350 condiciones— ni tampoco vegar. En diciembre de 1930, el por la mar. Sus alternativas Gomera, con el La Palma y el Fuerteventura, prestó ayuda al guardacostas Uad Ras que, en aguas de Caleta Fuster, clavó la quilla y terminó sus singladuras. En septiembre del mismo año, queda en Santa Cruz a la expectativa mientras, a la máxima, el Fuerteventura marcha en auxilio del Tordera —que como ellos arbolaba la contraseña de la Compañía Trasinediterránea™- que, por pérdida de la hélice, estaba al garete a 200 millas al Norte de Tenerife. En noviembre de 1934 —y también con el La Palma- el Gomera intentó^jponer a nota al mercante irán-" Un I)ello y tradicional ees Kairouan, de la Delmax, embarrancado frente a Cahotel canario • Recientemente bo Juby, No logró que el renovado • Estratégicamente sibarco volviese a aguas profundas y, para siempre, allí tuado en el centro de la ciudad • quedó el carguero que, bien 2 ¡O ¡labitaciones con teléfono direcordado por Vázquez Firecto e lulo musical • Maravillosos gueroa en una de sus obras, bien pudo significar la muerte para el buen amigo Mario Pdal en años posteriores mientras, desde el viejo casco, se dedicaba al deporte de la pesca. En enero de 1950, el Gomera pone a flote al pesquero Pedro —también varado en Cabo Juby— y, en enero de 1950 auxilia al mercante italiano Lanzano, firmemente asentado en la costa entre Villa Cisneros y Cabo Blanco. Los últimos viajes del Gomera fueron entre las islas. De ellas zarpó en postrer viaje para, luego, morir en Valencia, puerto del que, por cierto, salió en sus últimas singladuras el Isla de la Gomera, el otro barco isleño que paseó por la mar el nombre de la Isla Colombina. El Isla de La Gomera era el antiguo Magurio que, adquirido por don Juan Padrón Saavedra, sustituyó al Taoro, que se había perdido en Punta Camello cuando, con plátanos, navegaba de GESTIÓN HOTELERA INTERNACIONAL Hermigua a Santa Cruz, HOTEL BARAJAS HOTEL ALAMEDA HOTEL EL MANSOUR HOTEL EL M1NZAH THE ROCK HOTEL puerto donde la carga sería

Número 13.685. Año XLIV

Su^cinco estrellas" en Las Palmas.

Santa Catalina. Hotel Santa Catalina

MADRID

MADRID

CASA RLA\CA

TÁNGER

GÍBRALTAR

de trasbordada al Pakeha, uno de los «mamarias» de la Shaw, Savill and Albion. Con los Águila de Oro y Boheme, el Isla de La Gomera navegó entre las islas hasta que, durante la Segunda Guerra Mundial, fue vendido a armadores de la Península. Conservó nombre y matrícula y, el 12 de abril de 1945, se perdió a la

AmeriCanarias

Algunos rasgos definitorios de nuestras coplas A copla canaria se ocupa del archipiélago, de cada una de las islas que lo integran y de sus pueblos, Existe un evidente olvido y desinterés por las islas pequeñas o islotes, salvo los escasos ejemplos que se refieren a la Graciosa, aunque un cierto talantes solidario trate de abarcarlas a todas. A la hora de cantar a las islas, a Canarias, la copla es tremendamente narcisista: tierra noble, hospitalaria, única, vergel, lindas flores, bellas mujeres y las consabidas metáforas de las siete perlas, siete rosas, siete palomas, siete jardines o siete granos de sal. Esta carecterística de exaltación a la propia tierra no es exclusiva de la copla en Canarias y podemos palparlas en los cancioneros de las distintas regiones peninsulares, así como en Portugal y Latinoamérica. Es posible que la benignidad del clima, el mar, la variedad de la flora, las altas cumbres, los bosques y el mito del Jardín de las Hes~ pérides hayan contribuido a formar esta especie de re"gusto narcisista, que muchas veces empalaga. Como descargo habría que pensar que la soledad y el aislamiento obligan a tomar actitudes como estas, enmarcadas entre el orgullo y el intento de aferrarse desesperadamente a ese lado hermoso de la existencia, que en Canarias sólo viene proporcionado por las dádivas de la naturaleza. En primer lugar debemos fijarnos de que existen varias coplas (más de las esperadas) que cantan a Canarias como un todo. Desaparecen en estas letras los compartimentos estancos de las islas, y se habla del archipiélago corno unidad geográfica. Antes que el pueblo o la ínsula está la tierra, la patria, el país y un claro concepto de ente autónomo, con la dependencia española voleada en algunas letras («España tiene un jardín/que son las Islas Canarias»), Zerolo y otros autores de coplas llegan a hablar incluso de raza («No hay tierra como la mía/ni raza como mi raza»). Otro apartado coplero complementa este carácter solidario, pero de isla a isla o entre varias. El Teide le envía un abrazo al Nublo, canariones y chicharreros dejan de ser términos peyoritarios para fundirse en torno al alma isleña, o son

JUAN MANUEL CABRERA ísp

altura de Cabo Palos. Dos barcos que, con orgu-. lio legítimo, llevaron por la mar el nombre de la isla que —también con orgullo, pero muy legítimo— conserva ese monumento, la Torre del Conde, pleno de historia, buena historia relacionada con todas las naciones del Nuevo Mundo.— Juan A. Padrón Albornoz.

una misma cosa cuando están privados de libertad: Hay dos clases de canarios y ninguno canta en jaula Y cada isla reconoce los bellos atributos de las otras, enviando el elogio y el abrazo sin trampa ni cartón. El Teide y la Montaña de Fuego son viejos hermanos, por ejemplo. O la Caldera de Ta~ búrlente es el crisol del volcán tínerfeño. La fórmula de describir en las copias los caracteres o rasgos peculiares de cada isla o pueblo ya la encontramos en la Etnografía de Sabino Berthelot. El ilustre naturalista francés, tan vinculado a Canarias, señala que la cuarteta en que se destaca la belleza de la mujer de Gran Canaria es un antiguo proverbio del país. Esta obra fue publicada en París en 1842. Y el modelo, desde entonces, sigue vivo en la lírica canaria de tipo popular, como lo demuestran numerosos ejemplos. Esto nos permite conocer qué se esconde detrás de cada topónimo y cuáles son las principales cartas de identidad de las islas y de los pueblos del archipiélago. Tacoronte tiene sus coles, Güímar las quesadillas, los buenos luchadores están en Tegueste, las amas de criya en Arafo, el vino peludo en la Matanza, las rapaduras en La Palma, la fruta pasada en el Hierro, el silbo en la Gomera, el queso de flor en Guía, el camello en Fuerteventura y las viejas jarea das en Lanzarote,., Dicho esto (y sólo apuntamos algunos pormenores, puesto que el repertorio está ahí), parece innegable que podríamos confeccionar una guía de Canarias a través de la copla.— Elfidio Alonso.

,37.^.642213

Venía y montaje de todo tipo de cubiertas. Contrapesado.

Alineación de direcciones. Aceites de motor. Grasas. Baterías. Filtros etc.

LA GOMERA NOMBRE DE BARCOS  

Artículo de Juan Antonio Padrón Albornoz, periódico El Día, sección "Temas isleños", 1983/05/15

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you