Issuu on Google+

.Tenerife, domingo, lí de mayo iíe 1986

Viera y Clavijo, lector del Quijote IERA, que yo sepa hasta ahora, parece ser el primer escritor que lleva en sus manos el Quijote como guía de ruta por la Mancha, a modo de vademécum de lectura obligada. Gran novedad para 1774. Citar el gran libro en su relación manchega, por supuesto que lo citan antes nacionales y extranjeros y los españoles empiezan ya a localizar alguna aventura quijotesca, pero ¿llevarlo como guía de viaje?... De ello se sorprendió, como tengo escrito, Ortega, quien, en un principio, pensó ser el autor del Viaje a la Mancha «el padre Vieira», pero en conversación particular con él tenida, cayó en la cuenta de que era nuestro Viera y Clavijo. El padre Antonio Vieira (1608-1697), jesuíta portugués y gran orador en el Brasil, es más conocido que el escritor canario; llevar a pulso la insularidad como dedicación exclusiva implica casi el anonimato, sobre todo en pasados tiempos. En 1774 Viera pudo llevar consigo a la Mancha la edición del Quijote ilustrada que Ibarra había impreso en 1771; las ilustraciones eran de José Camarón (1730-1803). La mejor edición del Quijote en el XVIII la haría el mismo Ibarra en 1780, a solicitud de la Academia. Viera escribirá el 9 de julio de 1778 en París que el marqués de Santa Cruz, su señor, llevará allí, a la «asamblea de

V

Mr. de la Blancherie» las pruebas de la nueva edición del gran libro. El marqués, Don José de Silva, era el Director de la Academia de la Lengua y «todos aplaudieron las pruebas de la nueva edición»; en la ilustración de la misma colaboraron varios artistas, entre ellos José del Castillo (1737-1793) y Antonio Carnicero (1748-1814) y su hermano Isidoro o Isidro (1736-1804), sin duda alguna, autores de las mejores, Claro está que Viera pudo llevar a la Mancha una edición del Quijote previa a la de 1771, pues en el XVIII hubo otras anteriores a esta fecha. Sea la que fuere, nuestro viajero advierte desde el día 9 de septiembre de 1774 en que salen de Madrid: «Leyóse en el manual que precisamente deben llevar los peregrinos que van en romería a aquellos santos lugares. Quiero decir, las Aventuras del famoso caballero andante Don Quijote, desde la primera hasta la segunda salida con su escudero Sancho Panza». El itinerario que llevaba el marqués de Santa Cruz, al visitar con su hijo sus estados manchegos era: Aranjuez, Ocaña, Dos Barrios, La Guardia, Tembleque, Camuñas, Puerto Lapice, Villaharta (hoy Villarta de San Juan), Venta de Quesada, Manzanares, Ermita de Consolación, Valdepeñas, Santa Cruz de Múdela y El Viso. Viera se había leído todo el

Quijote, pues hay alusiones a la segunda parte de la obra. Cuando advierte que las aventuras del héroe van «desde la primera hasta la segunda salida con su escudero Sancho Panza» debe entenderse como una distracción, ya que, según es sabido, las salidas del caballero son tres: la primera sale solo, en el capítulo segundo de la primera parte; la segunda, con Sancho Panza, en el capítulo séptimo, también de la primera parte; la tercera salida, siempre con Sancho, en el capítulo séptimo de la segunda parte. Obviado ese natural descuido, Viera alude a diversos pasajes de toda la obra. El 10 de septiembre del mentado año 1774: «Seguimos el camino de Ocaña con la lectura de nuestro insigne caballero». Más adelante: «Pasamos a las cuatro y media el insigne puerto Lapice, no tan fértil ahora en aventuras caballerescas, como en huertas y norias». Justamente es la aventura de Puerto Lapice, del vizcaíno o de los frailes de San Benito (Quijote, I, caps. VIII-IX), de las pocas que Cervantes localiza y por eso se alude a ella en el Viaje de Antonio Ponz (17251792). Al referirse a Villaharta escribe el viajero: «A dos leguas del camino está la Venta de Quesada, tan digna de eterna memoria por el mantenimiento de Sanpho Panza, sin embargo

de que la actual ventera ni siquiera f había oído nombrar a Don Quijote, con ser así que es quinta o sexta nieta de Maritornes, o mienten las fisonomías. Ya dijo un hermano suyo que ese tal Don Quijote, a lo que él creía, hal)ía sido cierto guapo de la Mancha que vivió ahora mil doscientos años. Nos admiró la exetitud de la cronología». Sabe muy bien el lector que el Quijote se entendió primero como un libro para hacer reír y a este respecto corría una conocida anécdota real. A través del tiempo su fama se extendió, imprecisa y deformada por quienes no lo habían leído, sobre el pueblo manchego, con escasa cultura libresca por los siglos pasados. Viera apunta con mucha gracia lo que pensaba el hermano de la ventera de Quesada sobre el héroe cervantino, porque ella no lo había oído nombrar en su vida. En otro lugar escribirá el escritor canario el 5 de octubre: «Léese en la Vida de Don Quijote y es cosa de ver la mala cara que ponen los manchegos a este libro»... Eso era en el XVIII; ahof a no queda manchego que no reclame para su lugar, aldea o pueblo, la nube rosa de la imaginación cervantina y en cada rincón de la Mancha cabalga, hambriento, el armazón de Rocinante y las pausadas patas del sufrido rucio de Sancho. En la afirmación humorística de Viera también se advierte

cómo adquiere intentos de realidad y cómo se perfila la futura geografía fantástica del Quijote, al precisar en la Venta de Quesada el sitio del manteamiento de Sancho (Quijote, I, cap. XVII), la venta donde ocurren gran parte de los sucesos de la primera parte. Tan fértil era la imaginación cervantina para crear realidad que alimentó el foco de futuras fantasías ajenas. Sobre Valdepeñas leemos: «La tercera estación fue a la bodega, lugar muy venerado en Valdepeñas. Compeliese de largos lagares y otras galerías, cuyas inmensas tinajas (dulces prendas de Chinchón y del Toboso) están bien empotradas en números de 180». Viera encubre con agilidad una alusión al Quijote, de fina captación para el lector atento. Cuando Don Quijote llega a casa del caballero del Verde Gabán (Quijote, II, cap. XVI) en cuentra en el patio de entrada gran cantidad de tinajas; eran famosas entonces las hechas en el Toboso y, para evocar a la sin par Dulcinea, usa el primer verso del soneto X de Garcilaso, inspirado en las «Dulces exuviae» virgilianas del Lib. IV de la Eneida: «¡Oh dulces prendas, por mi mal halladas». Claro que se hacían buenas tinajas en Colmenar de la Oreja y en Chinchón; las he visto en los dos pueblos y Viera debió estar en Chinchón, o saber de sus ti-

najas; de ahí la abreviada alusión quijotista: «dulces prendas de Chinchón y del Toboso». Al pasar de Santa Cruz de Múdela al Viso: «A medio camino, coche con la justicia y diputación de la villa. Uno de los alcaldes es el que rebuznó». El buen lector del Quijote sabe perfectamente lo ocurrido en el cap, XXV de la segunda parte y lo mal parado que sale Sancho en el XVII por su imprudencia en lo del rebuzno. En fin, el 30 de septiembre alude Viera a la comida que tuvo lugar después de una cacería: «jParecían unas segundas bodas de Camachol». Nuestro historiador leyó el texto íntegro cervantino y está clara la alusión a los capítulos XIX, XX y XXI de la segunda parte. Me parece ejemplar la trayectoria literaria de viera, como aportación previa de futuros itinerarios quijotescos y como libro de viaje manchego, sobre todo; paradigma de canario culto, capirote fino de nuestros bosques cuando teníamos capirotes y bosques; hombre con una visión nacional y universal; sobre todo piedra de toque ante la culturita adocenada de villorrio que ha empezado a primar cuando una triste contracultura a la deriva, de resaca y mal entendida, se ha empeñado en confundir la gimnasia con la magnesia. •

María Rosa Alonso

TEMAS ISLEÑO!

El hermano Félix y el prolongado correr de los años A mejor enseñanza, la única eficaz, es el ejemplo. Y buen ejemplo —buena enseñanza— ha impartido durante años el hermano Félix, al que le ha sido concedida la encomienda de la Orden del Mérito Civil, y por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, el título de Hijo Adoptivo de la ciudad. Vicente Izquierdo Pérez —más conocido por el hermano Félix— nació en Ornija, provincia de Valladolid, en 1911 y, a los 13 años, ingresó en el noviciado de Bujedo. A partir de entonces, años y años de estudios, de buen y bien hacer, pues supo responder a la llamada de una vocación firme, de total entrega. Desde 1947, el hermano Félix se encuentra entre nosotros y, así, varias generaciones de isleños han aprendido de él y, al propio tiempo, han conocido su equilibrio de buen hacer, limpia trayectoria humana y profesional. De bondad activa e infatigable —de corazón sencillo y derecho— el hermano Félix ha sido siempre persona demasiado sencilla cuya sombra pro-

tegió pequenez, niñez y juventud de varias generaciones que, ahora, evocan con intensa emoción la figura que en las aulas lo iluminaba todo. Con el prolongado correr de los años, el hermano Félix ha ido dejando bondad, sencillez y sabiduría pero, sobre todo, estela imperecedera de vida ejemplar. El supo inculcar a sus alumnos que el hombre está lejos de poder realizar todo lo que quiere, pero que puede mucho, mucho, si se lo propone. La vida del hermano Félix es un libro lleno de recuerdos y nostalgias. En el homenaje que se le prepara —muy justo homenaje a quien ha dedicado su vida a la noble disciplina de la enseñanza— sus antiguos alum-

DE LUJO EN CANDELARIA

PLAYA LAS AMERICAS

L

EDIFICIO «EL PEDREGAL» ÍURB. EL POZO) ULTIMAS VIVIENDAS 2 y 3 dormitorios. Infórmese: 500357/500226 Compruebe y compare

CLASES

DIBUJO y PINTURA DIBUJO TÉCNICO Tfno

281985

nos volverán a los días cálidos, a las dilatadas serenidades de la inocencia, a toda la niñez de gozo tranquilo, a cuando de todas partes afluía paz de vida. El hermano Félix es un maestro de dignidad, de realidad, de elevación de espíritu, en el que —ahora— la blanca ternura de los años atenúa la mirada del batallador que, al atender la llamada muda de la vocación, bien supo responder y, para tal vocación, siempre ha querido y quiere su corazón intacto. Todo se va en la vida —se va o perece— pero, en el caso del hermano Félix, hombre bueno y de corazón derecho, siempre vive una ilusión que, muy arri-

Acciones agua vendo Comunidades San Pedro Aripe y Hoyas Chiguergue Teléfono 91-2027550. Madrid

Se venden locales comerciales. Situación inmejorable. Teléfonos: 2862D8-541780

"Hágase Vd. misma su ropa"

BAJAMAR SE VENDE APARTAMENTO FRENTE AL MAR, A ESTRENAR ENTREGA INMEDIATA TELEFONOS: 286208-541780

ba, tiene y bien mantiene la fiesta de las estrellas. En el homenaje al hermano Félix, todos recordarán los tiempos jóvenes, años en que iban a la escuela, tiempos que querrán que vuelvan, pero que es imposible; hablarán de las esperanzas que llevaban en el corazón, de la lejana inocencia, de las mariposas que creían estrellas porque era muy pequeño aquel mundo y estaba muy bajo aquel cielo. Pero tales cosas, ya perdidas, las encontramos de nuevo en los que siguen nuestros pasos por la vida y, tan bellas son, que bien deseamos no las pierdan nunca. Ahora, al desovillar las evocaciones, bien se comprende

que el recuerdo va siempre en alguna gota de la sangre. Y es que en cada ruta, al alejarnos, se queda un jirón de nuestra vida; una nostalgia lo aleja, pero algo muy sencillo —en este caso el homenaje al hermano Félix— nos lo vuelve con toda intensidad y vigencia. En el homenaje al hermano Félix, evocaciones fecundas, de las que sacan la niñez y la juventud a flor de alma, de las que vienen envueltas en poesía viva. Allí buscaron en el corazón la eternidad del dulce pasado y las claras tardes de lejana infancia pero, también, convivir unas horas con el hermano Félix. El, en sus largos y buenos años dedicados a la en-

señanza, ha sabido aprender que, mientras se vive en medio de los chicos, se es un poco como ellos: dos trazos mal dibujados en una pared parecen pinturas maravillosas, las pequeñas estancias son salones y un árbol florido la cosa más bonita del mundo. Si tales recuerdos se borraron, el hermano Félix los hará recordar con tiempos en que todo reía de luz e ilusión. Cuando en el camino de la vida se alcanza el punto donde comienzan las nostalgias, el hermano Félix —el colegio todo— de nuevo toca los corazones con su luz profunda. •

IV CURSODE INGLES nes Nelson School

TENERIFE-SUR JULIO/AGOSTO 86

Juan A. Padrón Albornoz

nes

i} Nelson ¡ Englishf School

• Niños de 8 a 14 años • Formación lingüística (3 horas clase idiomas) • Formación humana (deportes, actividades culturales, excursiones, etc.) • Ambiente totalmente inglés. • Régimen de pensión completa en Ten-Bel, Tenerife-Sur. • Profesorado nativo, titulado, conocedor del niño canario. • Relación profesor/alumno, 7 niños. • Supervisión absoluta, día y noche. • Interesantefinanciaciónasequible. SOLICITE INFORMACIÓN EN:

SE VENDEN

Se corta, se prueba y se

amplias viviendas a estrenar C/. Porlier, esquina Castro

dirige Informes: Telf. 213569

Tfno.: 230726

i

Nelson English School

Jorge Manrique, 1 (Frente Pabellón Deportivo)

Teléfono: 21 89 19

Nelson English School

Si hablamos de Serigrafíala Península está a mucha distancia. SERICROM, a pocos pasos de tu casa.


EL HERMANO FELIX Y EL PROLONGADO CORRER DE LOS AÑOS