Issuu on Google+

¿Quiénes son estos pibes/as? El BASE es una agrupación de estudiantes, docentes, graduados e investigadores de la Facultad. Buscamos motivar la participación política de todos los estudiantes e incentivar los debates que aporten a la construcción de una conciencia crítica. Militamos en la FCE (y como CAUCE en la UBA) porque entendemos que para avanzar hacia una sociedad más justa un pilar irrenunciable es el desarrollar conocimiento que sea verdaderamente crítico sobre el contexto histórico actual. ¿Por qué nos presentamos a elecciones? Desde el BASE formamos parte del Movimiento por Económicas (MxE), un espacio donde nos encontramos unidos quienes pensamos que hay que pelear por la educación pública, gratuita y de calidad, y por un Centro de Estudiantes que sea un espacio de organización y discusión colectiva de los estudiantes; un gremio independiente al mismo tiempo de las autoridades de la facultad y las nacionales. Desde que el MxE se conformó – allá por el 2008-, en el BASE buscamos darle al movimiento un carácter asambleario, en donde las decisiones se tomen en función de las opiniones de todos y todas los/as estudiantes que quieran participar, y no por fuera de estas. Porque la única manera de asistir a un cambio sincero y profundo es que nos unamos todas las agrupaciones que nos oponemos a la gestión de la facultad y al gobierno nacional, al que culpamos por la crisis presupuestaria que atraviesa a la UBA desde hace años, aquella que el kirchnerismo no hizo más que acentuar mientras se devaluaban nuestras carreras y encima los posgrados son pagos. Pero no podemos quedarnos en esto. Participar en elecciones es una tarea importante pero ciertamente no es la única ni la más importante que debemos darnos para transformar esta realidad. Esta “democracia” en donde la acción política se circunscribe a meter un voto en una urna una vez por año que redunda en que elijamos a personas que son quienes decidirán por nosotras/os, nos parece totalmente insuficiente. Desde el BASE creemos que es posible construir un Centro de Estudiantes en el cual las decisiones las tomemos mediante asambleas periódicas todos y todas la/os estudiantes que querramos participar, sin importar si pertenecemos a la agrupación que ganó las elecciones o no. A su vez, creemos que cualquier cambio que pensemos para la FCE –y en general, para Argentina e incluso el mundo- sólo es posible si quienes queremos lograrlo apostamos activamente a ello. Se trata de no quedarnos sentados esperando que otros nos resuelvan los problemas, cosa que encima en la mayoría de las oportunidades no sucede. Te invitamos entonces a que seas vos también un estudiante activo y comprometido todo el año para lograr, entre otras cosas: carreras plurales, juntas por carrera donde se discutan los contenidos de


los planes de estudio, salario para todos los docentes, posgrados gratuitos, cursos de idiomas gratuitos optativos, más oferta de cursos y la lista sigue.

Biografía no autorizada de Nuevo E$pacio Y si pensamos en cambiar el CECE, más que nunca tenemos que saber que tenemos que ser miles de estudiantes comprometidos con ese proyecto. En 2001 Nuevo Espacio (por entonces Franja Morada) perdió las elecciones pero igualmente se quedó en el Centro, haciendo fraude con las actas, destruyendo boletas y utilizando la violencia física contra los propios estudiantes que se manifestaban en contra de esta movida turbia. Esto no puede volver a pasar y la única forma de evitarlo es que seamos miles quienes queramos echarlos en helicóptero como tuvo que huir su último presidente en aquel mismo año. No queremos ser nosotras/os quienes decidamos por vos, queremos que vos decidas participar, decidas involucrarte, decidas criticar, decidas protestar y decidas proponer. No queremos abonar a la lógica delegativa que nos aparta como estudiantes del principal objetivo a perseguir: sentar las bases que permitan dar forma a un verdadero movimiento estudiantil. Podrán llamarnos a votar un día de cada año, pero trabajemos y construyamos el cambio transformador en todos los demás.

El conocimiento: arma de construcción masiva ¿Qué proponemos? Desde el Base cuestionamos la enseñanza universitaria que entiende que los alumnos son meros repetidores de saberes previos, por lo general incuestionables, producidos por eminencias inobjetables, cuyas ideas son vomitadas en clase por los docentes. Esta estructura congelada y vertical lo único que hace es formarnos como individuos pasivos, quietos, dóciles. Por el contrario, entendemos al proceso de producción de conocimiento como un desarrollo colectivo, en donde se entrelazan los aportes de docentes y estudiantes, actuando todos/as como investigadores que se abocan a la tarea de producir un saber conjunto que responda de manera coherente e inclusiva a los problemas que nos enfrentamos. Vivimos en un contexto de permanentes cambios, donde a todas luces se percibe que las cosas no están bien tal como se nos presentan. Es nuestra responsabilidad partir de esa falta de armonía, de esa sensación incómoda que reina en el pensamiento cotidiano y trascenderla. Necesitamos producir nosotros/as mismos las herramientas para superar a este sistema que oprime y explota a una porción cada vez mayor de la población. En ese sentido, un aspecto clave es dar la disputa en pos de una reforma de los Planes de Estudio con contenidos críticos. Pero para ello no queremos que un grupito de los que dirigen las carreras


se junten y armen a puertas cerradas lo que las empresas o los organismos internacionales quieren que nos enseñen. Tenemos que ser parte del proceso de decisión y tomar en nuestras propias manos nuestra formación. En el Base ya nos arremangamos y empezamos a trabajar el tema. Hace dos años creamos una Comisión Abierta sobre el Plan de Estudios, en donde junto a independientes analizamos cuál es la estructura que queremos para nuestras carreras. Esos meses de trabajo se tradujeron en una propuesta concreta: nuestro propio plan, un insumo para seguir debatiendo entre todos. Si queres conocerlo, pedinoslo! Sumate a la Comisión! Pero, mientras tanto, no podemos sentarnos a esperar que llegue el Plan de Estudios que queremos. Es por eso que emprendemos nuestra autoformación e invitamos a estudiantes y docentes a acompañarnos en esta tarea. Todo ello a partir de talleres y grupos de estudios que organizamos como BASE y también como parte de la Escuela de Economía Política (EsEP), desde la cual también organizamos las Jornadas de Economía Crítica (JEC). Y, como sabemos que no sólo se trata de formarnos en aquellas teorías que quedan afuera de los Planes de Estudio sino que también es importante producir nosotros mismos las respuestas a los problemas irresueltos del hoy; organizamos Proyectos de Investigación de Cátedra (PROINC). Nuestro primer proyecto –ya terminado- trató sobre teorías de la crisis y análisis de la última crisis mundial. Actualmente, tenemos en marcha un proyecto de investigación sobre experiencias de planificación centralizada de la producción fallidas en la historia, indagando particularmente en el caso soviético. ¿Para qué todo esto? En tanto sean otras/os los/as que piensen y decidan por nosotras/os, seguiremos despojados de nuestro poder de decidir y crear una universidad y una sociedad diferentes. En este marco, remarcamos la vital importancia de la independencia política frente a las gestiones y el Gobierno, para que seamos nosotras/os mismos/as quienes decidamos qué profesionales queremos ser y qué conocimiento queremos construir.

Partida Doble: ¡porque la contabilidad críticas existen!

administración

y

La Facultad no está aislada del resto de la sociedad sino que es parte de la misma, lo que pasa “afuera” afecta el funcionamiento de “adentro”, por más que muchas veces parezca que la FCE es una burbuja. Desde el BASE no queremos una facultad-isla, aislada de las necesidades del pueblo, sino una herramienta más de transformación para los sectores populares. Partida Doble surge, entonces, como un grupo de trabajo orientado a administradores/as y contadores/as que quieran pinchar la burbuja y salir de la lógica empresarial que mide todo en base a la “rentabilidad”. Porque lo que aprendemos cuando cursamos también puede servir a organizaciones que funcionan con otra lógica, como las cooperativas, o emprendimientos autogestivos, y a los laburantes que se organizan por mejores condiciones de trabajo.


Desde hace más de cinco años venimos trabajando con estos sectores, en un proceso que llamamos “coproducción”: porque nosotros/as tenemos tanto que aprender del otro como ellos/as de nosotros/as, en un ida y vuelta constante. Si querés saber más de Partida Doble, escribinos a: tallerpartidadoble@gmail.com?

A liberarse claustrofobia! La elección de Consejeros Directivos. Este año no se elige sólo Centro de Estudiantes sino también consejeros directivos, es decir, quienes van a ocupar el órgano de gobierno que toma todas las decisiones que nos afectan como estudiantes, y que además elegirán al próximo decano de la FCE y participarán en la elección del nuevo rector de la UBA. El consejo se compone de 4 representantes por el claustro de estudiantes, 4 por el claustro de graduados y 8 por docentes. Es decir, que a pesar de ser la amplia mayoría de la comunidad académica, En el consejo los/as estudiantes tenemos la mitad de la representación que los/as docentes. Pero ni siquiera el propio claustro docente es representativo: del total sólo votan la minoría que está concursada (20%). La gran mayoría no tiene ni voz ni voto, porque la gestión Barbieri+NuevoE$pacio prefiere mantenerlos en la irregularidad, en la mayoría de los casos, dando clases gratis y hasta sin nombramiento, desconociendo el trabajo y los derechos de quienes se ponen al hombro los cursos todos los días. ¿No es un poco injusto todo esto? Tenés razón, no lo es. Es MUY injusto. Y es por eso que pedimos la democratización del Consejo Directivo: aumentando la participación estudiantil, con claustro único docente (y que todos/as puedan votar) y con voz y voto para los no docentes que hoy están excluidos del cogobierno. Peeeero, un momento… ¿qué es esto del “claustro de tal o cual”? Es ilustrativo para entender de qué van “los claustros” si los pensamos a partir de las monjas de clausura que no pueden salir del convento. Los claustros son compartimentos estancos que dividen a quienes todos los días damos vida a la UBA. Por supuesto que la tarea de un/a docente es distinta que la del estudiante, sin embargo, no son tan lejanas. Ambos deberíamos comprometernos con la producción de conocimiento en el aula, con el desarrollo de un espíritu de investigación que se pregunte por los problemas de la sociedad e intente darles una respuesta. Sin dudas la/el docente es quien llega más armado a esta batalla. Pero la pelea la tenemos que dar juntos/as, no enfrentados/as. De hecho, una gama diversa de proyectos políticos y universitarios subyace a la división en claustros y la atraviesa por completo. Uno de ellos es el propio Nuevo E$pacio, que hoy tiene los 16 consejeros. Esto pone de manifiesto que los que se enfrentan en la UBA son proyectos de Universidad y de país. Del otro lado, como MxE trabajamos junto con las/os docentes de la AGD


(Asociación Gremial Docente) por una Universidad democrática, plural, gratuita en todas sus instancias, con presupuesto suficiente y de calidad, entre otras cosas. Tener un/a consejero/a como MxE nos permitiría estar al tanto de lo que sucede en las reuniones de Consejo, poco difundidas y sin temario (¿alguna vez te enteraste cuándo se hacen? ¡Nadie nos informa!). Un/a consejero/a magenta les daría menos impunidad a los manejos turbios de los/as naranjas. Además, podría canalizar demandas de los/as estudiantes y actuaría como un espacio de denuncia. Sin embargo, es evidente que sería sólo un consejero de frente a los 15 que responderían a Nuevo E$pacio. Las decisiones podrían seguir tomándolas sin sobresaltos, porque la estructura del Consejo es profundamente antidemocrática. Pero también somos conscientes que un/a consejero/a que respondiera asambleariamente aportaría mucho como estudiantes, aún si fuera insuficiente para dar vuelta la torta. Por eso, nuestra apuesta va mucho más allá de la pelea por un consejero en estas elecciones. ¡Sumate a construir desde hoy otra Facultad!

¡Tirate un Centro que es gol: “La Redonda”!!! Como lo indica nuestra “A” de B”A”SE, somos Antiburocráticos; esto significa que nos definimos en contra de las relaciones dirigente-dirigido, tan presentes en todas las organizaciones políticas, partidos, empresas y hasta familias. Los Centros de Estudiantes muchas veces funcionan con esta última lógica: la agrupación que gana es “dueña” y hace y deshace a su antojo, sin que el resto de los/as estudiantes podamos opinar o decidir. ¡Es como si firmáramos un cheque en blanco cuando votamos a la conducción del CECE!. Frente a ese escenario alejado de los/as estudiantes, nuestra propuesta de funcionamiento para el Centro de Estudiantes - “La Redonda”- tiene a la Asamblea como el ámbito principal de toma de decisiones. Las Asambleas permiten verdaderos debates entre sus participantes, sean agrupados/as o no. Allí decidiríamos periódicamente las líneas de acción y posiciones que queremos desarrollar de conjunto. “La Redonda”, además, incluye Comisiones Abiertas de Trabajo y delegados por curso. La creación de un cuerpo de delegados/as tiene el objetivo de lograr la discusión en los cursos, teniendo en cuenta que muchas/os estudiantes no podrían probablemente asistir a todas las asambleas por distintos motivos. Los/as delegados/as (de mandatos revocables y rotativos) serían las/os encargadas/os de llevar lo discutido en sus cursos a reuniones de delegados/as abiertas y a las Asambleas, para luego volver a los primeros con lo que se haya discutido en tales espacios. Con esta propuesta apuntamos a construir un Centro participativo, democrático y plural. Pero para que esto suceda tenemos que ser cada vez más participando en nuestra facultad construyendo espacios horizontales y democráticos. ¡Porque la verdadera fuerza está en la organización de las bases!


Plataforma BASE en el MxE