Issuu on Google+

Cónclave 6 de junio Por un Parque Cultural de los Pueblos Ex Cárcel de Valparaíso Escritos para su contextualización “Luego de largo y duro trecho; luego de haber sido objeto de las más bajas consideraciones; luego de formular y reformular los acuerdos de trabajo con las instituciones públicas; luego de soportar incendios, desalojos, imposiciones, condicionantes políticas sin miramientos; luego de luchar y de ganar con solidas palabras, argumentos y actitudes; luego de remover nuestra propia desesperanza y someternos a largos procesos de discusión participativa, popular, desde las bases, desde nosotros; luego de salir a la calle, manifestarnos en las calles de nuestra ciudad, bailar, cantar y gritar en las plazas, en La Moneda, en el Congreso Nacional, en el puerto, exigiendo desde dentro y para todos los que se entregan en la lucha detestando la guerra; luego de derribar la advenediza propuesta arquitectónica de Niemeyer, impuesta por las incompetencias municipales de una alcaldía sorda y ciega, con nuestro rostro y desde el profundo amor a este Parque, a estas celdas sanadas en la libertad de la creación y que contuvieron el encierro de tantos que labraron sus muros; luego del Conclave del 6 de Junio, ejercicio legitimo de nuestros instintos democratizantes, y al reunirnos a construir nuestras formas de comprender trabajo y el lugar en el que queremos estar, abriendo los horizontes en asambleas largas y cargadas de sentido; luego del sol nuevo y en estas tintas creadoras, levantamos aquí una voluntad colectiva como el único camino honesto que nos permitirá realizar un proyecto cultural con visión de país desde los trabajadores de la cultura y las artes.” (Texto preparatorio Manifiesto: Plan de Ocupación y Organización para un Parque Cultural de los Pueblos Ex Cárcel, julio 2009)

MANIFIESTO NACE UN NUEVO TIEMPO CORPORACIÓN PARQUE CULTURAL EX CÁRCEL JUNIO – JULIO 2009

La historia de la ex Cárcel es de lucha. Y también de victorias. Tras nueve años de resistencia, de desalojos, pero también de creación, de construcción de comunidad y sentidos, de hacer entre muchos una historia grande, los trabajadores culturales de Valparaíso y otras comunidades organizadas estamos invitando a forjar participativa y horizontalmente el nuevo modelo de ocupación y organización de este emblemático Parque Cultural. Es importante que se sepa que los usuarios y ocupantes del Parque Cultural ex Cárcel derrotamos el desalojo impulsado por el Gobierno de Chile, que fuera monitoreado


directamente por el Ministerio del Interior y que se llevó a cabo el 21 de marzo de 2008, en viernes santo. Se quería borrar una historia, un tejido social que se forjó al margen de la hegemonía oligárquica y neoliberal, de la cultura de fachada y de la sociedad de consumo. La lucha por la reapertura del Parque Cultural, por su recuperación, fue intensa, vertiginosa. Hubo una inédita olla común en la plaza Aníbal Pinto, además de una masiva ocupación del Ministerio de la Cultura. El golpe de muerte se dio en tribunales. Allí llegamos los trabajadores culturales el 3 de abril de 2008. Lo hicimos caracterizados de aseadores municipales. Íbamos provistos de escobas, bien escoltados por el Cuerpo de Escobineros de la Mapu que hoy también nos acompaña. Portábamos un escrito solido: era un recurso de protección de 18 páginas, redactado por el abogado y defensor de la ex Cárcel Pablo Andueza. Afuera del palacio de Tribunales un centenar de compañeros enfervorizados gritaban: ¡A barrer, a barrer, el abuso de poder! La televisión, la prensa, dieron justa cabida a esta artística construcción de poder popular. Y contra los pronósticos y ante la inútil intervención del Intendente Iván de la Masa, la Corte de Apelaciones –acogiendo nuestra solicitud- falló por la reapertura del Parque. Fue la Segunda Sala que nos dio un imborrable dos a uno. Después de volver a un Parque que había sido saqueado, la comunidad que no sólo está compuesta por artistas sino que también por estudiantes, por obreros, por mujeres y hombres porteños nos abocamos a la tarea de reacondicionar para su uso el Parque que había sido quemado siete veces y que durante el desalojo fue desvalijado. Se repusieron los techos, las instalaciones eléctricas, se rehabilitó este teatro que hoy nos acoge.


En esta tarea colaboraron grandes amigas y amigos que creyeron en este sueño loco e inmenso que entre muchos hemos estado construyendo y del que todos los que estamos este 6 de junio participamos. Ese sueño consiste que alguna vez el pueblo, los más sencillos, los que construyen desde la base tenemos que ganar, tenemos que vencer al egoísmo basurista de los poderosos que están destruyendo y contaminando lo más preciado que tenemos: El mar, la educación, el tejido social, la cultura popular, las montañas, bosques y ríos. Los defensores del patrimonio porteño derrotamos al proyecto Niemeyer. Importante en este proceso fue la unidad alcanzada entre las agrupaciones culturales y sociales de la ciudad. Y la consistente decisión de luchar hasta el final. Tras numerosas protestas y acciones legales, administrativas, comunicacionales, tras vencer en el debate arquitectónico, patrimonial, político, los defensores de este Parque derrotamos aquella insípida mole conocida como Proyecto Niemeyer por la que se promoverían la exclusión y el abuso de poder. Tras la suspensión de aquel proyecto, y la pérdida de las municipales por parte de la Concertación y su alcalde Cornejo –en octubre pasado-, se abrió un espacio de diálogo entre el Gobierno y su nuevo interlocutor: el Ministerio de la Cultura, y los usuarios y trabajadores culturales de la ex Cárcel que abrió un nuevo camino. En la referida Mesa participaron los principales referentes ciudadanos que defendieron el proyecto, entre ellos: el Colegio de Arquitectos, el Comité de Defensa de Valparaíso, Ciudadanos por Valparaíso, los ex presos políticos, y las agrupaciones de usuarios congregadas en torno a la citada Corporación Parque Cultural ex Cárcel. También lo hizo el presidente de Icomos-Unesco, José de Nordenflycht. Fruto del trabajo de esta Mesa, se construyó el programa de usos y los términos de referencia de un concurso nacional de arquitectura que definió los futuros espacios e instalaciones del Parque Cultural.


La Corporación ex Cárcel realizó una propuesta de espacios, usos y línea editorial que se recogió en gran parte en la definición de la arquitectura del recinto. En menos de un mes, aquella mesa concluyó su trabajo, terminándolo antes que terminara el 2008. Tres meses después se adjudicaba el proyecto ganador de entre 114 proyectos que concursaron: sería el más participativo de la historia de los concursos nacionales del MOP. En ese jurado que definió el ganador, los trabajadores de la ex Cárcel y las agrupaciones ciudadanas de Valparaíso estuvimos representadas por dos peñis: Juan Mastrantonio y Francisco Marín. Esto es un hecho inédito puesto que desde el Gobierno y el poder no se asume en los hechos el discurso de la participación. Siempre se intenta imponer y que las comunidades asuman y callen. Esta lucha de la ex Cárcel por hacer de este espacio un Parque Cultural de los Pueblos, está abriendo un camino. Y la realización de este Cónclave es un hito relevante en este camino que deberá confluir con otras luchas. Así podremos obtener triunfos más grandes que permitan refundar la educación, rescatar la cultura y los valores de nuestros pueblos, salvar el mar y la cordillera, refundar Chile dando vida a un nuevo orden por todos construido. Misión del Parque La definición del modelo de ocupación y organización de este Parque Cultural, que es lo que nos ocupa ahora, es la más importante de todas las luchas que hemos dado como Parque Cultural. Esto porque de esta definición va a depender la impronta, el carácter que va a tener, la forma en que se va a organizar, la misión que va a tener, el tipo de sociedad por el que se va a trabajar. Es para plantarse bien fuertes ante este discusión, que los trabajadores culturales porteños dan vida al Cónclave que animó esta nota.


La Corporación ha definido en discusiones anteriores algunos elementos respecto de la misión del Parque: “Continuar siendo un espacio público abierto a la comunidad, de creación libre del arte emergente, con un fuerte énfasis en lo comunitario que respete y promueva las ricas cualidades patrimoniales del recinto y su entorno.” “Ser un centro que apoye los procesos formativos de la educación formal, donde los niños y jóvenes encuentren alternativas de construcción colectivas y lúdicas del conocimiento en pos de promover la integración social y la construcción de sentidos.” “Ser un centro potenciador del desarrollo artístico local y un espacio de preparación y difusión del arte y la cultura.” “Ser un espacio dinamizador de la economía local, lo que se logrará a través de su inserción en programas educativos, turísticos y de fomento del trabajo artístico cultural”.


“En el Parque Cultural debe gestarse un polo de desarrollo donde los artistas y cultores de los más diversos oficios, puedan trabajar y aportar al desarrollo del país. Donde conviva el gran espectáculo, con el arte comunitario; lo profesional con lo emergente. El Parque es y debe ser un lugar donde los viejos y niños puedan disfrutar del arte y el espacio público, equipado y funcionando como es debido, no importando si tienen o no dinero.” (Manifiesto: Plan de Ocupación y Organización para un Parque Cultural de los Pueblos Ex Cárcel, julio 2009)


Conclave 6 de Junio 2009