Page 1

Bakea Tras el anuncio de ETA del cese definitivo de la violencia armada. El obispo de Bilbao, mons. Iceta, realizó una reflexión sobre el hecho, con un recuerdo especial a las vícti‐ mas. El prelado, emplazó a la comunidad cristiana, tal y como lo hizo el día de la inau‐ guración del curso pastoral diocesano, a “sumar esfuerzos a favor de la paz y la recon‐ ciliación”. “La iglesia – dijo entonces‐ se ofrece para curar heridas y derribar muros de división”. 1. La decisión de ETA de cesar definitivamente toda actividad terrorista y violenta debe ser considerada como un paso muy positivo, y nos unimos a la alegrí a de la sociedad. Son muchas las personas, instancias e instituciones que con empeñ o constante han conducido a que el fin de la actividad terrorista se haga realidad. Todos esperamos la desaparición definitiva de ETA, que anhelamos llegue cuanto antes.

“Danoi – pertsona, erakunde, alkarte eta instituzioei – egiten jaku dei, geure aukeren arabera, baketutako eta adiskidetutako alkartea eraikitzen lagundu daigun”.

2. En estos momentos es preciso recordar y reconocer a las ví ctimas y a sus familiares, guardar su memoria y acompañ arles con nuestro afecto, ofrecié ndoles toda la ayuda necesaria. La libertad, que ha estado constreñ ida y sustraí da por la amenaza y el ejercicio de la violencia, gana espacio en nuestra sociedad.

“Bakea lortzeko, oso inportanteak dira egia eta zuzentasuna; eragindako kaltea autortzeko eta konpontzeko gaitasuna; apaltasuna eta parkamena eskatzeko ausardia; parkamena emoteko eta onartzeko bihotz handitasuna eta zabaltasuna”.

“ETAren behin betiko desagerpena itxaroten dogu orain, eta ahalik eta bizkorren gertatu daitela gura dogu”. 5

comunicaciónalkarrenbarri nº189

+ Mario Iceta Gabicagogeascoa Obispo de Bilbao

3. Todos, personas, organismos, asociaciones, instituciones, estamos llamados a colaborar y aunar esfuerzos en la construcció n de una sociedad en paz y reconciliada. Como ya dije al comienzo del curso pastoral, es necesario recordar los

azaroa2011

pilares sobre los que se sustenta la paz y que son necesarios para una verdadera reconciliación. La paz es fruto de la verdad y de la justicia, de la capacidad de reconocer y reparar el mal causado, de la humildad y el coraje de pedir perdó n, y de la magnanimidad y anchura de corazón para otorgarlo y acogerlo. El camino de la verdadera reconciliación, tarea prioritaria de la Iglesia para este tiempo, va mucho más allá del cese de toda violencia. En este largo recorrido, la comunidad cristiana quiere hacerse compañ era de camino para sanar heridas personales y sociales, derribar los muros que separan y construir una sociedad justa y reconciliada, en libertad y en paz. Con afecto, pido al Señ or nos bendiga •


entrevistaalkarrizketa

“Llevo una década de pelea con Dios” Marisa Galarraga, viuda de José Mª Lidón, comenta rasgos de su experiencia de fe, tan cambiada y tan cambiante desde aquel trágico 7 de noviembre de 2001, en el que ETA segó la vida de su marido. Su relato brota desde el corazón y está impregnado de una mezcla de sentimientos, que van de la pena a la rebeldía, de la congoja al consuelo, de la firmeza a la búsqueda.

comunicaciónalkarrenbarri nº182

¿Cómo calificarías tu relación con Dios? Decididamente como una pelea. Hasta el día del atentado estábamos activamente integrados en la parroquia. Josemari era miembro del equipo de liturgia, un hijo mío era catequista de Confirmación, participábamos en la Eucaristía dominical… Tras el asesinato, del que fui testigo, me declaré en rebeldía con el Jefe (así le llamábamos los dos a Dios). De ninguna manera podía entender que un Dios Padre y Madre tolerara que un hijo suyo fuera asesinado por otro. En mi interior bramaba, le decía de todo. Creía estar en mi derecho, ya que un mes antes murió mi padre (ley de vida, pero era mi padre, a quien me sentía especialmente unida) y ahora me robaban a mi marido (ley de muerte). Un año más tarde murieron mi madre y la de Josemari, tocadas por la pena y el sufrimiento. ¿Cómo no rebelarme?

Ez neban onartzen Jainko Aita-Ama isilik egotea, bere seme batek beste bat hilten eban bitartean”

"

¿Sigues en rebeldía? Diría que a ratos. Tras una primera etapa, ciertamente larga, iba viendo que aquel estado me creaba tensión y que no me satisfacía. Hubo varios factores que me interpelaban (la educación y el futuro de mis hijos, el dolor injusto de otras personas…) pero el decisivo se dio cuando llegué a la conclusión de que Josemari no me quería así. Siempre fue mejor creyente que yo y veía que a él no le gustaría una rebeldía permanente. Ahora vivo un ten con ten. En su día dejé de aparecer por la iglesia; ahora voy de vez en cuando, y se me entrecruzan los sentimientos. Por eso la “pelea” define bien mi situación. El recorrido de fe es personal, pero lo realizamos en compañía… Yo estoy muy agradecida a la educación religiosa que recibí en el colegio. Era una educación abierta, sin pamplinas, que nos animaba a buscar y a creer en un Dios cercano y afectuoso, compañero en nuestras ilusiones y fatigas. Creo que el poso de aquella educación me ha permitido luchar y afrontar con decisión esta etapa de mi vida. Por otra parte, he contado y cuento con la ayuda inestimable 8

Nire lobatxoak jaio ziranean, biziaren indarra eta falta zanaren mina sentidu neban”

"

de un religioso. Es la persona de confianza, que, con gran tacto y capacidad de escucha me acompaña en el itinerario de mi fe. Siempre que he tenido descubrimientos o dificultades ha estado cercano. La pelea indica que hay contrincante… Nunca he dejado de dirigirme a Dios con uno u otro lenguaje, según las circunstancias del momento o mi estado de ánimo. A veces le toca escuchar mi queja y mi lamento, otras veces me acoge dolorida, en alguna ocasión me encuentra incluso dando gracias por la vida... La vida sigue en tus hijos, en tus nietos… Tengo dos hijos maravillosos, Iñigo y Jordi, encantadores, con los que he podido compartir mi vida a fondo. Pero, mira, la situación que he descrito antes se refleja muy bien en lo que sentí con el nacimiento de mis nietos. Al nacer Naia

enero2011


entrevistaalkarrizketa

"

Josemari barik nire bizitzea erdizkakoa da”

en abril de 2008, sentí una explosión de alegría y de vida, que no había conocido en esta década. Me sorprendió a mí misma y me inundó de gozo y de plenitud, aunque también sentía la pena de que Josemari no pudiera vivir esa misma dicha. Íñigo, tío de la criatura, me dice que desde el principio existe una atracción y relación muy especial entre ella y yo. Cuando nació el segundo, Mikel, predominó en mí lo que anteriormente había quedado en segundo plano: ‘¿Por qué no ha podido conocerle Josemari? Con lo buen padre que era, hubiera sido un abuelo ebrio de felicidad y bondad’. Claro, ello me invitaba nuevamente a la protesta… … y la vida sigue en ti Claro que sí. Lo que ocurre es que la percibo partida por la mitad, como si viviera solamente media vida. Cuando los hijos eran pequeños, Josemari siempre me decía que teníamos que cultivar nuestro propio huerto, ya que ellos algún día se irían. Por eso nos reservábamos nuestros tiempos y espacios. De ahí, que faltándome él y recordando el modo como me lo arrebataron, he pasado de la vida compartida a la partida. A mí me toca agradecer este encuentro… Nunca he querido aparecer en los medios de comunicación. He tenido alguna intervención breve en homenajes a Josemari; como algo excepcional, tuve una comunicación en unas jornadas organizadas por Gesto por la Paz. Antes y después, silencio. La revista diocesana y la cuestión tratada es algo distinto y me ha resultado gratificante •

comunicaciónalkarrenbarri nº182

Uno se queda con la protesta contra la injusticia y la energía de esta mujer que sigue peleando con Dios, mientras recuerda biografías de quienes han entendido la fe como búsqueda en medio de la dificultad, como anhelo en medio del dolor y la van hallando como don.

urtarrila2011

9


entrevistaalkarrizketa

Enero es el mes de

Un cuarto de siglo g Urtarrila bakearen hilea da. Azken soziometroaren arabera, indarkeria ez dago herritarren lehen kezketan, eta enplegu eta ekonomia arloak emoten dabe ardura gehiago. Orain 25 urte baina, egoerea bestelakoa zan. Larogeiko hamarkadan, ETAren indarkeriak gogor astintzen eban. Urte batzuetan, hamar lagun baino gehiago hilten ebazan talde armaduak. Urte latzak, gogorrak, eta hotzak izan ziran. Hotzak, herritarrak hilketetara ohitzen hasi ginalako, isilik geratzen ginalako. Baina, isiltasuna oihu ozena egiteko baliogarri izan daitekela erakusten hasi ziran Itaka-Eskolapiotik. Itaka-Escolapios puso hace 25 años los pilares de Gesto por la Paz. Jon Ander Zarate es el coordinador de pastoral del colegio Escolapios de Bilbao y nos relata el trabajo realizado a favor de la paz a lo largo de las últimas décadas. “Desde el colegio entendíamos que se debía ofrecer a los alumnos una educación en todos los sentidos y trabajar las dimensiones de la persona. Uno de los pilares fundamentales es la labor pastoral, que se realiza tanto en horario lectivo como fuera de el. Así, a lo largo del año trabajamos tanto en las aulas como en los grupos de Itaka-Escolapios tres grandes retos: la solidaridad con los pueblos más desfavorecidos, la solidaridad con las pobrezas más cercanas y el trabajo por la Paz desde la no violencia (Semana de la Paz con su Globada por la Paz)”

comunicaciónalkarrenbarri nº182

Desde los ochenta El trabajo por la paz comenzó a desarrollarse en los años 80 entre los religiosos que impulsan la pastoral y los miembros del catecumenado que vieron la necesidad de canalizar de algún modo los deseos de Paz y aportar a la sociedad algunas iniciativas desde las que trabajar a favor de esta. “De este modo,-prosigue Jon Ander Zárateel 26 de noviembre de 1985 surge el primer Gesto por la Paz. Consistió y consiste en realizar una concentración silenciosa en la plaza circular de Bilbao siempre que muera una persona, sea quien sea, fruto de la violencia política en Euskadi”. La iniciativa se fue extendiendo y surgió la coordinadora Gesto Por la Paz de Euskadi. La idea del Gesto vino inspirada, de las concentraciones que hacían los Artesanos de la Paz. Al comienzo tuvieron sus dudas en cuanto a la denominación. “El primer nombre que se nos ocurrió fue “signo por la paz”, luego, “signos de esperanza en nuestro mundo”.

Jon Ander Zarate, coordinador de pastoral del colegio Escolapios de Bilbao

Más adelante pensamos que no era un nombre adecuado y buscamos sinónimos hasta llegar a Gesto por la Paz”. Xabier Askasibar, militando por la paz Xabier Askasibar ha formado parte de la coordinadora desde los primeros años. Comenta que eran años de mucha actividad de la organización armada y ante la pasividad de la sociedad en general, pensaron que lo mejor era moverse y ofrecer un cauce de expresión contra la violencia. Tuvieron conocimiento de las concentraciones de Itaka-Escolapios y de otras que iban surgiendo, y posteriormente de la coordinadora que se creó para aglutinar a los dife18

rentes grupos. En su caso, Xabier y otros jóvenes que como él pertenecían a la parroquia de San Ignacio de Bilbao, fueron el embrión del grupo de Gesto por la Paz de su barrio, al que se fueron añadiendo otras personas, la mayoría de ellas del entorno eclesial. “Durante los años siguientes, fue una marea incesante de grupos. Se manifestaban en barrios, centros de trabajo, en centros escolares, enfrente de las empresas… Había un deseo cada vez mayor de expresar el rechazo de la violencia y salir a la calle de forma pacífica”. Momentos duros Xabier Askasibar recuerda sin rencor, con los deshilaches que produce el paso del

enero2011


entrevistaalkarrizketa

la paz. ¡Haya paz!

gritando en silencio tiempo, los momentos más duros de las concentraciones silenciosas. Cuando comenzaron las contra concentraciones y les agredían, a veces verbalmente y, otras, físicamente. Las críticas que recibieron desde algunos sectores de la sociedad les afectaron pero no tanto como para cambiar de estrategia, siguieron protestando en silencio. “Los momentos más fuertes los vivimos en la época de los secuestros de Aldaya y Ortega Lara. Los contra manifestantes se ponían enfrente nuestro, a veces y dependiendo del lugar, vociferando y llamándonos de todo pero nosotros seguíamos en silencio. Si alguno del grupo les contestaba o les gritaba le animábamos a que dejara la concentración. Fueron días duros. Las cosas afortunadamente han cambiado”. Han pasado 25 años, la situación actual efectivamente, es diferente, la organización ha cambiado. Se ha reestructurado, ahora es una coordinadora de personas y no de grupos. Hoy en día la preocupación fundamental de Gesto son las víctimas. Le preguntamos a Xabier, que aunque en estos momentos no forme parte de la comisión permanente conoce bien los entresijos de la coordinadora, por el horizonte. Afirma que debe ser el de la reconciliación “pero trabajando dos vías: el reconocimiento, la solidaridad y la memoria de las víctimas por una parte. Y, por otra, buscando la deslegitimación total de la violencia”. Semana de la Paz y Globada La Fundación Itaka-Escolapios por su parte, sigue contribuyendo a “hacer un mundo como Dios manda” tal y como nos lo

Xabier Askasibar , miembro de Gesto por la Paz

relata Jon Ander Zárate. “Para ello, el camino más corto es la educación de las generaciones futuras”. Prosiguen trabajando con ahínco a favor de la paz. “Este año celebraremos la 7ª Semana de la paz de Bilbao y el sábado, 29 de enero la 27º Globada por la Paz. Comenzará a las 12:00 en el patio del colegio y, posteriormente, tras la marcha por diferentes calles de la capital, el acto final se realizará a la 13:00 en la plaza del Arriaga” El acto final

consiste en la lectura de un comunicado preparado por los propios alumnos de Bachillerato, los txistularis entonan el “Agur Jaunak” y realizan la suelta de globos dando un gran aplauso a la paz y a todos los que trabajan por ella. Por otra parte, Gesto Por la Paz recordará, a finales de enero, como todos los años, el aniversario de la muerte de Gandhi con una marcha silenciosa pero que sonará muy fuerte •

urtarrila2011

" " "

Indarkeria, beste batzuren ideiei deutsegun bildurra da” Inork ezin dau bere bizitzaren alde baten onik egin, beste baten kalte egiten dauan bitartean. Bizitzea banatuezinezko osotasuna da” Ez dago bakerako biderik. Bakea da bidea” 19

comunicaciónalkarrenbarri nº182

MAHATMA GANDHI


Bakea Tras el anuncio de ETA del cese definitivo de la violencia armada. El obispo de Bilbao, mons. Iceta, realizó una reflexión sobre el hecho, con un recuerdo especial a las vícti‐ mas. El prelado, emplazó a la comunidad cristiana, tal y como lo hizo el día de la inau‐ guración del curso pastoral diocesano, a “sumar esfuerzos a favor de la paz y la recon‐ ciliación”. “La iglesia – dijo entonces‐ se ofrece para curar heridas y derribar muros de división”. 1. La decisión de ETA de cesar definitivamente toda actividad terrorista y violenta debe ser considerada como un paso muy positivo, y nos unimos a la alegrí a de la sociedad. Son muchas las personas, instancias e instituciones que con empeñ o constante han conducido a que el fin de la actividad terrorista se haga realidad. Todos esperamos la desaparición definitiva de ETA, que anhelamos llegue cuanto antes.

“Danoi – pertsona, erakunde, alkarte eta instituzioei – egiten jaku dei, geure aukeren arabera, baketutako eta adiskidetutako alkartea eraikitzen lagundu daigun”.

2. En estos momentos es preciso recordar y reconocer a las ví ctimas y a sus familiares, guardar su memoria y acompañ arles con nuestro afecto, ofrecié ndoles toda la ayuda necesaria. La libertad, que ha estado constreñ ida y sustraí da por la amenaza y el ejercicio de la violencia, gana espacio en nuestra sociedad.

“Bakea lortzeko, oso inportanteak dira egia eta zuzentasuna; eragindako kaltea autortzeko eta konpontzeko gaitasuna; apaltasuna eta parkamena eskatzeko ausardia; parkamena emoteko eta onartzeko bihotz handitasuna eta zabaltasuna”.

“ETAren behin betiko desagerpena itxaroten dogu orain, eta ahalik eta bizkorren gertatu daitela gura dogu”. 5

comunicaciónalkarrenbarri nº189

+ Mario Iceta Gabicagogeascoa Obispo de Bilbao

3. Todos, personas, organismos, asociaciones, instituciones, estamos llamados a colaborar y aunar esfuerzos en la construcció n de una sociedad en paz y reconciliada. Como ya dije al comienzo del curso pastoral, es necesario recordar los

azaroa2011

pilares sobre los que se sustenta la paz y que son necesarios para una verdadera reconciliación. La paz es fruto de la verdad y de la justicia, de la capacidad de reconocer y reparar el mal causado, de la humildad y el coraje de pedir perdó n, y de la magnanimidad y anchura de corazón para otorgarlo y acogerlo. El camino de la verdadera reconciliación, tarea prioritaria de la Iglesia para este tiempo, va mucho más allá del cese de toda violencia. En este largo recorrido, la comunidad cristiana quiere hacerse compañ era de camino para sanar heridas personales y sociales, derribar los muros que separan y construir una sociedad justa y reconciliada, en libertad y en paz. Con afecto, pido al Señ or nos bendiga •


entrevistaelkarrizketa

Un camino recorrido por nuestra Diócesis durante dos décadas

La Comisión Paz y Reconciliación al servicio de la sociedad El eco que ha tenido el anuncio de ETA del cese definitivo de la actividad armada, ha sido diverso e incluso contradictorio. Sin embargo, una amplia mayorí a de la sociedad, comparte la visió n de que el proceso ha llegado a un punto de “no retorno”. Ante la nueva situació n, los actores, se afanan en encontrar su lugar en el escenario. Ciertamente, unos tendrán más protagonismo que otros. Muchos querrán dirigir la obra, otros escribir el guió n a su medida. Los focos iluminarán la escena que más interesa a algunos, aunque no sea la más interesante…Otros observarán la obra desde el palco. La mayorí a de nosotros nos sentaremos en el patio de butacas; aunque, los creyentes, no podemos quedarnos como meros espectadores. Debemos actuar y contribuir a posibilitar la paz auté ntica fruto de la justicia y la reconciliación.

comunicaciónalkarrenbarri nº189

La Dió cesis de Bilbao no parte de cero en este sentido. Echando la vista atrás, recordamos la labor realizada por la Comisió n Diocesana, “Paz y Reconciliació n” creada a instancias de los obispos Luis Marí a Larrea y Juan Marí a Uriarte, el añ o 1991. Comunicació n/Alkarren Barri ha invitado a Andoni Gerrikaetxebarria (presidente de la Comisió n y Vicario general en la é poca) y a Fé lix Garcí a Olano (Delegado de Comunicació n y miembro de la Comisió n desde sus inicios) a un diálogo abierto para recordar el camino recorrido.

Contexto histó rico y gé nesis de la Comisió n

ciliació n “surgió como uno de los temas prioritarios”.

La Comisió n Paz y Reconciliació n nació en “un momento diocesano privilegiado”. Existí a una dinámica muy activa y positiva, para llevar las conclusiones de la Asamblea Diocesana (1984-87) a la vida y a la realidad de nuestra iglesia local. “Se percibí a un clima de creatividad pastoral y de corresponsabilidad entre las personas y grupos más identificados con las conclusiones de la Asamblea”, explica Fé lix Garcí a Olano. Andoni Gerrikaetxebarria ratifica esta opinió n y recalca que, al finalizar la Asamblea, se realizó el primer Plan Diocesano de Evangelizació n y el tema de Paz y Recon-

La Comisión a la que se le encomendó la promoció n de la Paz y la Reconciliació n en la Dió cesis apostó por la pluralidad y la apertura a grupos diversos. Se nombró a un grupo de cinco personas (José Marí a Delclaux, Jesús Sánchez Maus, Fé lix Garcí a Olano, Javier Aguirregabiria y José Marí a Orue). En añ os posteriores, el grupo se enriqueció con nuevas incorporaciones con presencia activa de gente que provení a de diferentes sectores de la sociedad. En esta primera dé cada, la Comisió n, se fue haciendo a sí misma, y reali-

• Mantenimiento de tejados • Impermeabilizaciones • Trabajos de albañilería Avda Cervantes, 43 Poligono Azbarren, Pabellón 1 48.970 Basauri Tel. 94 411 90 48 6

noviembre2011


entrevistaelkarrizketa

zó un trabajo í mprobo. Los actos que tuvieron más eco en la sociedad fueron las Bake Topaketak, pero además de esto se realizaron otros trabajos más discretos. “Tuvimos tambié n encuentros con representantes de las instituciones y asociaciones civiles. Poco a poco fuimos ganando credibilidad y hubo grupos que se nos acercaron para transmitirnos informació n. Cabe destacar la relació n que mantuvimos con algunas ví ctimas y con familiares de las mismas. Bien es verdad que lo hicimos de manera discreta”. Tareas encomendadas Desde sus inicios, 1991, las tareas de la Comisió n fueron diversas: campañ as diocesanas anuales; encuentros por la Paz (Bake Topaketak) en Urkiola, con una asistencia masiva, ciclos de conferencias, materiales para trabajar, recopilació n de distintos textos para orar, celebrar, meditar y cantar la paz.... “Estábamos en contacto con mucha gente para pedir su opinió n. Como criterio, se hizo un gran esfuerzo por implicar al mayor número de

grupos diocesanos y del territorio, así como a personas individuales, en las distintas actividades”, explica Fé lix. “En el primer Bake Topaketa” – prosigue Andoni- participó Don Ricardo Blázquez. Acababa de llegar a nuestra diócesis y se quedó gratamente sorprendido de la masiva asistencia al encuentro” Nueva etapa de la Comisión El nombramiento de Joseba Segura como delegado de Pastoral Social, a finales de los añ os noventa, abrió una nueva etapa. “Las tareas de la Comisió n se fueron integrando en la delegació n. Se hizo de forma natural y gradual, sin ninguna ruptura”, dice Fé lix. Para ambos interlocutores, el papel del nuevo delegado en la Comisió n fue crucial, “porque aportó la profundidad en sus reflexiones, creatividad en sus acciones y una mayor capacidad de interlocució n con sectores de la sociedad civil y polí tica” a los que habitualmente, la iglesia diocesana y la propia Comisión habí an tenido un acceso difí cil.

ETAren iragarpenaren aurrean

" "

Eurak pairatu dabena beste batzuk ez jasatea gura izan daben biktimak dira indarkeriari gehiago egin deutsienak”.

Félix García Olano

La Comisió n trabajó con ahí nco durante dos dé cadas pero, poco a poco, el tema fue pasando a manos de la Delegació n de Pastoral Social. “La comisió n cubrió un ciclo y la Delegación aportó otra visió n. Además, paralelamente, se crearon comisiones muy pegadas a una realidad territorial más cercana. Creativas y autó nomas en la programació n de sus territorios”, matizan Fé lix y Andoni.

" "

La Comisión aportó una sensibilidad y unas dinámicas de trabajo y para Fé lix, sobre todo, “visibilizó el esfuerzo de una iglesia que querí a la paz y la reconciliació n”. Andoni matiza que hoy en dí a vivimos un momento completamente diferente, “aunque hubo momentos puntuales de alto al fuego”, hoy en dí a la sociedad ha cambiado mucho. “La Comisió n tení a sentido porque la sensibilidad estaba muy viva en la gente. La relació n de grupos eclesiales con las parroquias y con una veintena de grupos que surgieron dentro de la dió cesis fue muy estrecha. Era el momento adecuado”. Hoy en dí a la Delegación de Pastoral Social, cuyo delegado es José Marí a Delclaux, que estuvo en la Comisión, ha recogido la herencia del trabajo realizado durante veinte añ os.

Eskerrik asko eta zorionak, arnasbideak zeuei esker etorri diralako. Zuek borroka honetako benetako irabazle moralak izan zaree”.

Andoni Gerrikaetxebarria concluye diciendo que el Consejo Presbiteral, en su última sesión del 17 de octubre, ha decidido darle una especial relevancia y hacer un seguimiento puntual al tema de Paz y Reconciliació n a lo largo de este curso. “Por lo tanto, la puerta sigue abierta” • Andoni Gerrikaetxebarria

7

comunicaciónalkarrenbarri nº189

Euren aurrean men egiten dot, miresmena erakusten deutsiet”.

azaroa2011

Fin de una é poca

Aportaciones a la Iglesia y a la Sociedad

Euren samina politikoki erabilten itxi ez dabenak irabazi dabe”.

Jose Maria Delclaux, Gizarte Pastoraltzako Ordezkaria

En esta etapa contaron tambié n con la colaboració n y el asesoramiento de Isaac Dí ez, religioso salesiano. “El nos asesoró en el tema de las ví ctimas y propició algunos encuentros con ellas y sus familiares. Era cuñ ado de Ortega Lara y conocí a ese mundo de primera mano”, explican. “Tuvimos contacto con é l en repetidas ocasiones y nos abrió los ojos en muchos sentidos. Nos propuso algunas fórmulas de colaboración”. De este modo, algunas ví ctimas, recurrieron a la asociació n diocesana Lagungo para recibir asesoramiento psicológico.


o i c n e l i s en

quias o r r a sp de la s e d z la pa r o p a chisp a n U

o d n a t i r G L

un día sí y al otro también”. Decidieron mostrar públicamente su rechazo a esa violencia y, desde un primer momento, “salimos en silencio y con carteles portando el nombre de cada asesinado”.

Algunas personas les negaron el saludo y los más “valientes” les perseguían y les gritaban al pasar. Vivían en el casco y se cruzaban, diariamente, con gente que no entendía su proceder. Otras personas, sin embargo, les felicitaban por “visibilizar” lo que pensaban ya que no se atrevían a “dar el siguiente paso y denunciarlo en la calle”.

Recuerdan nítidamente el primer día que realizaron el recorrido por el Casco Viejo. “Salimos de los locales de la parroquia de Santiago, en Santa María, y realizamos diferentes paradas”. La primera salida cogió a la gente muy de sorpresa porque no se anunció en ningún sitio, “ni siquiera dentro de la parroquia”.

En junio del 83 realizaron dos acciones y en verano pararon. El curso siguiente, el clamor se fue extendiendo a la

Las dos se sienten orgullosas por haber contribuido “a nuestra manera” hasta desembocar en el momento actual. “Pensábamos que no íbamos a conocer lo que estamos viviendo”. Repiten que la Iglesia siempre se ha implicado por la paz aunque algunos “no lo hayan querido reconocer” •

Pili eta Eloisak ez daukie errengurarik baina ez dabe ahazten. Orduko denporetan oihu egin edo agurra ukatu eutsien persona batzuk barriro egiten deutsie kasu. Eurak ez dira aldatu, beste batzuk beharbada bai. Elizeak orduan eta gaur egun be paper ekintzakorra eta bizikidetzaren aldekoa bete behar dauala erixten deutsie.

comunicaciónalkarrenbarri nº190

a Iglesia, la gente de parroquia, los audaces del Casco Viejo, en Santa María, comenzaron a gritar en silencio por la paz el año 83. Antes, en el 81, el grupo al que pertenecían Pili Aspuru y Eloisa Larrea comenzó un proceso de revisión de vida y de iniciación a la militancia cristiana. Un día plantearon realizar una acción para sensibilizar a la población de la “situación escalofriante” que se vivía. “Había atentados,

Eran jóvenes y “audaces” pero pasaron miedo porque ya “desde el primer día nos empezaron a insultar”.

Universidad de Deusto, Itaka, otros grupos parroquiales… El año 85 se realizó una concentración silenciosa en la Plaza Circular de Bilbao y, posteriormente, se formó la Coordinadora de Gesto por la Paz.

Pili y Eloisa releyendo los apuntes del 83

6

diciembre2011


noticiasbarriak

Lo que podemos hacer, cuidar y fortalecer Me preocupa que nuestra potencial contribución a la paz se vea muy limitada por una pobre presencia pública en los ámbitos donde se clarifican criterios y apuestas para abordar el reto de una convivencia mejor integrada. La vida litúrgica de la comunidad, siendo central a nuestra vida y misión, llega en Euskadi a un número progresivamente escaso de personas, ordinariamente de edad avanzada. Existen otros ámbitos de influencia eclesial, sobre todo los educativos, en los que el mensaje y el testimonio de los que “trabajan por la paz,” pueden tener efectos sanadores y, en todo caso, claramente beneficiosos. Sin embargo, tengo la impresión de que en los espacios públicos seculares faltan voces eclesiales que, con un explícito carácter religioso, sean capaces de decir palabras significativas y formular propuestas relevantes. En estas breves líneas no me atrevo a presentar ni tan siquiera un esbozo de lo que podría ser la aportación de la comuni-

dad eclesial en la búsqueda de una sociedad vasca mejor integrada y profundamente reconciliada. ¿Por qué no definir ese programa abriendo un diálogo en el seno de una comunidad que, como sabemos, es casi tan plural como la sociedad a la que quiere servir? Algunas personas pueden contribuir a realizar un primer borrador de proyecto, pero la formulación final de cualquier programa de acción debería poder

• Hezkuntza arloan landu beharko geunke bakearen aldeko lana. • Gune sekularretan be, sinisdunen ahotsa entzun arazo behar dogu. • Emon deuskuen altxorraren balioa aparta da. • Argitara emon behar da Ebanjelioaren gantzu osasungarria.

ser contrastada en un proceso diocesano que, incluso evitando complicaciones innecesarias, permita una participación real de grupos y personas con distintas sensibilidades. De cara a la formulación de ese posible itinerario, me atrevo a aportar un criterio: tal vez, para acertar en la identificación de los pasos y aportaciones que Cristo nos está pidiendo, podríamos empezar releyendo nuestro pasado con humildad, dispuestos a reconocer y a reparar lo que sea necesario reparar • Joseba Segura Etxezarraga Ex-delegado diocesano de Pastoral Social

Celebrar el ministerio de la reconciliación este ministerio de la reconciliación, siempre me ha parecido fundamental su misión de “CELEBRAR”…

Ente todos los retos, campos y dimensiones de la misión de la Iglesia, y más en

• Garrantzitsuena ospatzea da. • Ospatzen ez danak ez dauka baliorik.

Esto supone que proclama que el Dios de la vida está detrás de todos los acontecimientos, que nos ha dejado el ministerio de la reconciliación, que debemos visualizar y celebrar su realidad… Para ello nuestras comunidades locales deben vivirlo y visualizarlo de forma normal.

• Baliobakoa hil egiten da. • Gure alkarteen zeregina ingurukoei argi egitea da. abendua2011

7

Isaac Díez de la Iglesia, salesiano, cuñado de José Antonio Ortega Lara y portavoz de la familia durante su secuestro

comunicaciónalkarrenbarri nº190

He estado diez años fuera del territorio de Euskadi y por tanto no estoy al día en su vivencia diaria. Acabo de volver y siempre es bueno detenerse y tratar de discernir lo que Dios nos pide hoy y aquí…

Lo que no se celebra, no se valora y lo que no se valora acaba muriendo. Si la Iglesia debe ser el ámbito de celebración de todo lo humano, con razón debe tomar muy en serio la celebración del ministerio de reconciliación que Dios en Jesús le ha confiado.

Nuestras comunidades deben caminar y acompañar las vicisitudes de las personas que las forman y de quienes viven en su entorno, iluminar la vida diaria desde la palabra de Dios y tener la capacidad de vivir y celebrar la acción de Dios en ellas, acción que siempre se expresa en forma de vida y comunión… Visualizar en concreto este misterio es lo más práctico y necesario hoy, pues es la mística que da sentido, fuerza y luz para vivir como personas… •


alkarren_barri _192:alkarren barri 158.qxd

30/01/2012

18:46

Página 5

Otsailaren 25ean hiru elizbarrutietan batera ospatuko dan bakearen eta adiskidetzearen aldeko ekitaldia, Karmeneko Ama parrokian izango da arratsaldeko 17,00etan.

Encuentro por la paz

Imagen del Encuentro interdiocesano por la Paz, celebrado en Armentia el 13 de enero de 2001

L

Posteriormente al encuentro oracional, la diócesis preparará unas orientaciones prácticas y ofrecerá materiales a nuestras parroquias, comunidades e instituciones diocesanas “para la reflexión, la

otsaila2012

oración y el compromiso sobre la crisis y la reconciliación”, manifiestan los tres obispos. Consejo Pastoral Diocesano El CPD mantendrá su reunión el mismo día 25, tal y como se estableció en el calendario del curso. El encuentro comenzará a las 9.30 h. en Begoña y se abordará el tema de Paz y Reconciliación. El Comité Ejecutivo propondrá un plan de trabajo con el objetivo de “tener una

5

visión global y plural de los caminos recorridos hasta ahora y conocer los procesos realizados en los diferentes ámbitos, así como a sus protagonistas principales”. En la dinámica de trabajo del Consejo se contará con testimonios de algunas personas que han participado en los procesos para que ayuden a comprender “las diferentes lógicas que se han puesto en juego” •

comunicaciónalkarrenbarri nº192

a convocatoria, dirigida a la comunidad cristiana por los obispos de Bilbao, San Sebastián y Vitoria, se realizará el día 25 de febrero, en las tres diócesis. En la nuestra, será en la parroquia El Carmen (Indautxu), a las 17h.


alkarren_barri _192:alkarren barri 158.qxd

30/01/2012

18:46

Página 6

, nean e p z e aurk 997an n e r urua . ETAk, 1 ako bere b i l ” , azón atu ziran renkura b eta gero n. r o C l a r b es de e ugari rregik, a at galdu atu ebaz c i r t b r A ca nd n “Ci ta eraku ari Jose z etxeko bak plaza e z por e o i o r e ín M r t e d , r a o b a k a n d a in ría M en perso n arrebe riaren onen aldeko ases r el libro a a n M i b a a Rosa izan da rtzainare . Indarke dantzear l ertz present o e k d o a i n e i a k a in s a ndaz az zeriku ahildako gerraldi eta adis rmanungo par e u f h o a l g an ng na ag , er o de o por La tínez. t Lagu rakunde aurrean mon eba akutsi eb x e t e s del rganizad aría Mar eim barri e dala er o h t n c e a n extr el acto o Rosa M Guggkotzeare a posible s o n algu eim, en azón” de leku ainditze s o h m i ag duc Guggen s del Cor En el año 98, se comeno r dolu p e l e r c e i , d r zó hablar de diálogo y si algo s t ica teré lanada C n “ i tenemos los seres humanos supuesto que me sumo a las u p Por s en la ex muestras de rechazo ante es el gran don de la PALABRA, ETA

Una

er sufrir a mis padres fue incomprensible e inhumano. Mi padre enfermó y mi madre se quería morir todos los días y yo lo único que sentía era tristeza, dolor, ansiedad. Mi aita falleció un año y cuatro meses después del asesinato de mi hermano, una nueva pérdida, mi padre no tuvo tiempo de recuperación de la sinrazón que supuso el asesinato de su hijo. Y yo seguía sin poder sentir odio ni rabia, no comprendía mi reacción, y esto me confirmaba que yo no era normal.

comunicaciónalkarrenbarri nº192

V

z a p la r o p a p chis

cualquier acto terrorista, lo diferente ahora es que no tengo una necesidad casi obsesiva de estar donde no puedo estar. Soy humana y solo puedo estar en un lugar cada vez.

tración de repulsa, mis hijos en otra y yo en otra. Comprendí después, en el proceso terapéutico que éste era mi modo de mostrar mi enfado, mi rabia, mi desacuerdo. Por

a partir de ese momento, apoyé a cualquier persona que abogase por el diálogo entre todos, para todos sin exclusiones y sin condiciones, nosotros necesitábamos Paz y nuestros muertos descansar

“Nebaren izenean, leku guztietan egon beharra neukan, berari zor izango baneutso lez”

Por desgracia los asesinatos se sucedieron y yo necesitaba estar presente en todos y cada uno de los actos de repulsa y condena de los viles actos de ETA. Incluso era casi obsesivo, necesitaba en nombre de mi hermano estar presente en todos los lugares, como que esto se lo debía a él. Llegué incluso a mandar a cada uno de los miembros de la familia a un acto diferente, así que en ocasiones mi marido estaba en una concen-

Mº J. Aguirre

6

febrero2012


alkarren_barri _192:alkarren barri 158.qxd

30/01/2012

18:47

Página 7

noticiasbarriak

en Paz, yo quería sentir dolor solo por mi pérdida y estas manifestaciones me trajeron incomprensión, faltas de respeto, etc, etc... Gracias a Dios contaba con el apoyo de mi familia, mi marido y mis hijos me demostraban día a día su apoyo incondicional, me demostraban día a día que me querían pero aun así seguía sin creerme normal.

Por la reconciliación, con humildad y coherencia

No me recuperaba de una crisis cuando sucedía otro asesinato, otra vez revivir en primera persona lo que eso significaba. Mis crisis eran cada vez más seguidas y más profundas hasta que entre Julia Estrela de la Oficina de Víctimas, mi marido y mis hijos me obligaron a pedir ayuda y así es como llegué a Lagungo. Entonces era una Mª José sin esperanza y llena de dolor.

Mi asignatura pendiente es visitar el Guggenheim. Espero el fin definitivo de ETA y espero que muy pronto lo pueda hacer. Iré acompañada por mi nieta de 7 años que me llena de ilusión y me hace pensar en el futuro, y por otra persona que durante mucho tiempo me dio esperanza en que este terror tendría su fin •

otsaila2012

rarlo y enmendarlo; 2) que, al intervenir socialmente, distinga lo que puede ser un mensaje cívico de reconciliación, universalizable –aunque se le considere con raíces cristianas-, sujeto a auténtico diálogo con todos, sin ninguna pretensión de autoridad especial, de lo que es un mensaje estrictamente cristiano, presuponiendo la fe.

Es normal que a los cristianos, a la Iglesia, los horizontes abiertos a la paz nos alienten a trabajar por la reconciliación. Pablo nos lo recuerda: «Dios, por medio de Cristo, nos reconcilió consigo y nos encargó el ministerio de la reconciliación» (2Cor 5,18). Con todo, el que un número relevante de víctimas de ETA la vea con gran suspicacia e incluso la rechace, debe ponernos en situación de alerta. No para olvidarla, por ser clave en el cristianismo, pero sí para proponerla con toda humildad y coherencia.

Asentado esto, creo que puede ofrecer cívicamente un mensaje en esta dirección: 1) si bien el camino de la reconciliación no demanda que las dos partes sean culpables, sí implica que cuando así no sucede, como en el caso de la inmensa mayoría de las víctimas del terrorismo, hay que postular una reconciliación asimétrica; 2) esto se traduce en plantear

Esto supone de arranque: 1) que la comunidad cristiana se ponga en camino de reconciliación hacia las víctimas, expresándoles su pesar por lo que ha hecho mal o no ha hecho y tratando de repa-

Xabier Etxeberria Profesor en la Universidad de Deusto (Bilbao) y responsable del área de Paz y Derechos Humanos de Bakeaz.

7

a los victimarios iniciativas hacia sus víctimas que eviten que la reconciliación se resuelva en impunidad; 3) ofreciéndoles a su vez apoyos cuando se embarcan en este camino, e invitando a todos a desear que se embarquen; 4) en cambio, a las víctimas, no sólo no hay que presionarlas moralmente hacia él, sino que hay que reconocer sinceramente su derecho a no emprenderlo y el sentido que esto tiene desde otros enfoques; 6) completando el mensaje con el testimonio –experiencia y no solo teoríade que los procesos de reconciliación pueden resultar positivos para ellas. La presencia, en todo este proceso, de víctimas del terrorismo que se confiesan cristianas, debería ser muy significativa •

comunicaciónalkarrenbarri nº192

Durante los meses que duró mi tratamiento, este equipo que forma parte de Lagungo, me trasladó respeto, comprensión. Gracias a Rosa y en su nombre a Lagungo aprendí a vivir con esos sentimientos, aunque cada vez que hay un nuevo atentado me rompo pero también es cierto que tardo muy poco en recuperarme. ETA no va a conseguir volverme a hundir, puedo decir que ahora sí tengo fuerzas para superarlo.


El acto oracional reunió a más de 800 personas en El Carmen

Busca la Paz y corre tras ella

Zorionekoak Bakegileak LospreladosJoséIgnacioMunilla,MiguelAsurmendiyMarioIcetacelebraron,elpasado25defebrero,elencuentrooracionalporlaPazylaReconciliación ensusrespectivasdiócesis.Lostresobisposenviaronelmismomensajealasociedadenestanuevaetapaenlaque"laIglesiaquiererenovarsumisiónycompromisodeserservidoradereconciliación".Reproducimoslasfotosdelencuentro,en Bilbao, yalgunospárrafosdelahomilía.

comunicaciónalkarrenbarri nº193

martxoa2012

5


“Cristo quiere descender a la profundidad del dolor y sufrimiento humano para, desde ahí, renovar radicalmente nuestra humanidad, haciendo brotar la vida desde el abismo del dolor y de la muerte”

«Jesús inaugura y posibilita un nuevo modo de relación humana: el “ama al prójimo como a ti mismo” ha sido superado por el mandamiento nuevo: “amáos unos a otros como Yo os he amado”»

“Aukera ona dogu, gorroto, indarkeria eta banaketaren gainetik maitasuna, parkamena eta adiskidetzea garaitu daitezan”

comunicaciónalkarrenbarri nº193

“Hilobiaren s argitsua eta h

“Bera da Egia, Egia pertsonal eta betirakoa. Berak argi egiten dau gure historian eta bakarrik Beragandik ezagutu daikegu gauzen egia, bizi izan doguna lako errealidade hain mingarriaren ikuskera alderdikoi eta zatikakoak gaindituz” 6

marzo2012


“Cristo es la Víctima pascual, y en Él, las víctimas son abrazadas por el amor de Jesús y asociadas para siempre a su propia entrega, haciendo que su sangre no sea inútil. Su memoria, así como el acompañamiento a sus familias, constituyen una exigencia de la justicia, así como un testimonio perenne de gratitud y reconocimiento y un elemento ineludible para la reconciliación social”

“Particularmente el arrepentimiento y el perdón son necesarios allí donde las agresiones del terrorismo y de toda clase de violencia o injusticia han abierto heridas profundas. Pedimos a Dios que quienes han dañado y ofendido al prójimo sientan su llamada al arrepentimiento verdadero y a la petición sincera de perdón”

“Bildurraren eta indarkeriaren zauri sakon eta bidebakoa euren haragian jasan dabenak bakez eta nasaitasunez bete daikezan benetako itxaropena da. Kristogan gure bakea aurkituko dogu eta, aldi berean, oinazeak eta heriotzak itxaroteko eta osatzeko arrazoia aurkituko dabe, Jaungoikoaren bizi barrira bihurtuz”

sakonetik sortzen da berbizkundearen iragarpen hasierea emoten jako kreazino barriari”

comunicaciónalkarrenbarri nº193

martxoa2012

7


“Los cristianos de nuestras diócesis, acompañados por sus pastores, han realizado un largo recorrido en el servicio de la reconciliación, mediante múltiples y variadas iniciativas, con la conciencia de estar ejerciendo un ministerio fruto de la voluntad y el envío por parte de Dios, que al mismo tiempo responde a una necesidad de nuestra sociedad” “Erasoa edo era guztietako indarkeria fisiko edo morala jasan daben guztiei, zuzentasunaren eskakizunak baliobakotu barik, gainditu egiten dituan parkamen sendatzaile eta askatzaile hau eskaintzeko grazia emon deiela be erregutzen deutsagu Jaungoikoari”

“Aprendamos a vivir en el respeto y aprecio mutuos, más allá de nuestros condicionamientos ideológicos, sociales o políticos para encontrarnos respetuosamente con quienes piensan o viven de distinta manera que nosotros, en una sociedad que es plural y compleja pero que quiere vivir en paz y prosperidad, mirando al futuro con esperanza”

“En esta nueva etapa, la Iglesia quiere renovar su misión y compromiso de ser servidora de reconciliación. El anuncio por parte de ETA del final definitivo de toda actividad violenta ha sido acogido por nosotros y por la sociedad con satisfacción y esperanza, pero continuamos deseando y demandando su definitiva desaparición”

“Jaunak dei egiten deusku guztioi, erakunde zein gizabanako, adiskidetzearen eta bakearen kultura finkatzen lagundu daigun, bategitea, alkarrizketea eta gogoeta suspertuz eta zuhurtasunez jokatuz”


Los curas proponen crear una comisión de Paz y Reconciliación El Consejo del Presbiterio (CP), en su última reunión, trató el tema de la Paz y la Reconciliación. El obispo emérito de San Sebastián, Juan María Uriarte y el profesor de derecho penal de la UPV-EHU y anterior director de Derechos Humanos del GobiernoVasco,JonMirenaLandaparticiparonenelencuentro.Ambosexpusieronalgunasreflexionessobreeltemaprincipaltratadoenlasesión. Mons. Juan María Uriarte y Jon Mirena Landa abordaron el tema central de la sesión. El profesor se refirió a la actitud y el potencial de la Iglesia donde se propone la capacidad de liderazgo de la comunidad eclesial en la reconstrucción del tejido social, actuando de “forma integral y no de modo reactivo”. Añadió que se debe actuar desde una perspectiva y un lenguaje evangélico y no político. Landa mencionó el derecho internacional y los derechos humanos que “se encuentran en el horizonte y la perspectiva de esta

cuestión”. Propuso, asimismo, un diagnóstico a partir de la situación de las víctimas y de los encarcelados. La intervención de monseñor Uriarte estuvo centrada en diez propuestas: formar un concepto adecuado de reconciliación; asumir el relieve extraordinario de estos temas; distinguir, sin separarlos, las dos vertientes de la reconciliación (resolución de los problemas que generan los conflictos y reconstrucción de las relaciones personales y grupales); asumir el mensaje cristiano de la reconciliación que enriquece la recta con-

cepción humana de esta realidad; estar preparados ante las resistencias que despierta el mensaje y la acción reconciliadora; ser comunidad reconciliada para ser reconciliadora; cultivar nuestra fiabilidad ante toda suerte de víctimas de la confrontación; expresar y promover gestualmente la reconciliación futura; alentar la cultura de la paz y curar las heridas. Los consejeros propusieron al obispo crear una comisión “atenta a la nueva situación” •

Se trató el tema de la Paz y la Reconciliación

El CPD compartirá más miradas en su próxima sesión LasegundasesióndelcursodelConsejoPastoralDiocesano(CPD),quesecelebródurantelamañanadel25de febrero,secentróenelpapelquelecorrespondealacomunidadcristianadeBizkaiaanteelnuevoescenariode PazyReconciliación.

martxoa2012

realizaron un recorrido de su experiencia vital. Itziar Aspuru, de Gesto por la Paz; Vicky Uriarte, hija de Luis M. Uriarte asesinado por ETA; Galo Bilbao, responsable diocesano de Pastoral Universitaria y de Profesionales y Txema Urkijo, exdirector adjunto de la oficina de Atención a las Víctimas del Gobierno Vasco, ofrecieron su testimonio ante los consejeros reunidos en la sesión ordinaria.

9

Posteriormente, los consejeros trabajaron en grupos las ideas-fuerza generales e identificaron y valoraron los elementos claves de cada plano desde lo visto, escuchado y sentido. La mayoría de los participantes en el encuentro consideraron que la sesión “había sido intensa pero corta para discernir con suficiente calma sobre las diferentes miradas que han acompañado el proceso de Paz y Reconciliación”. El obispo, en calidad de presidente del Consejo Pastoral Diocesano, acogió la petición de los consejeros e instó a continuar con la primera actuación “referida al Ver” en la próxima sesión del CPD, que se celebrará el 19 de mayo •

comunicaciónalkarrenbarri nº193

El objetivo del comité ejecutivo para la segunda sesión ordinaria del Consejo Pastoral Diocesano era “tener una visión global y plural de los caminos recorridos y conocer los procesos realizados en los diferentes ámbitos, así como sus protagonistas”, explican. Un miembro de Bakeola presentó las líneas del tiempo, algunos hitos de los planos político, institucional y eclesial, desde la democracia hasta hoy en día. A continuación, cuatro agentes activos del proceso,


s e d u t i t c A / k a r e r r Ja

Recientemente escuché a una persona experta en la materia que respecto al tema de paz y reconciliación, la Iglesia ya lo ha dicho todo. Carezco de los conocimientos suficientes para rebatir tal valoración. Posiblemente hasta es acertada. Pero de lo que estoy convencido es que lo hecho eclesialmente ha sido mucho menos y, en cualquier caso, insuficiente. Además, eso que se haya podido hacer ha mostrado pocos rasgos específicos, anclados firmemente en la propuesta y el mensaje evangélicos. Lo que se ha hecho, en ocasiones, podrían haberlo hecho otros agentes sociales (así ha sido en algunas ocasiones), tan bien o incluso mejor que nosotros… y hay cosas que se quedan sin hacer si no es la comunidad cristiana quien las realiza.

“Kristau jakinduriatik eskeintza bat” No pretendo en lo que sigue dar lecciones de lo que eclesialmente tenemos que hacer para corregir esta deficiencia. Ni siquiera es este el momento (tal vez haya que hacerlo más adelante) de contar las iniciativas que desde el compromiso cristiano he intentado llevar adelante, con diversos resultados, durante los últimos años. Hoy se trata de algo más sencillo y previo: especificar unas pocas actitudes básicas, de fondo, que, en mi caso, he intentado que inspiraran, provocaran y criticaran tales acciones, desde el convencimiento de que es esto lo más importante y los más fácilmente compartible con todos, más allá de realizaciones concretas.

comunicaciónalkarrenbarri nº195

1. Ebanjeliora bihozbarritu: de la convicción política a la conversión evangélica La primera actitud es la de la conversión al Evangelio, que en este caso creo que tiene una traducción muy concreta. Se trata de abordar la cuestión de la paz y la reconciliación desde el sincero y honesto esfuerzo de preguntarme primero por lo que el Evangelio me demanda, sin prejuicios ideológicos. El camino no consiste en abordar estos temas desde unas legítimas aspiraciones políticas, que han superado la prueba de la compatibilidad con la fe, sino dejarme interpelar por la fe a riesgo de poner en cuestión la convicción política. Y el modo de hacer este difícil ejercicio en condiciones pasa, en mi caso,

necesariamente por convertirme a las víctimas de la violencia, asumiendo su perspectiva y sometiendo siempre el resultado a la prueba de la universalidad, encarnada precisamente en la víctima que ideológicamente no es “de los míos”. 2. Kendu lehenengo zeure begitik haga: de la crítica a la autocrítica En un acto eclesial reciente escuché con interés una intervención que mostraba la preocupación porque las comunidades y los propios cristianos priorizábamos mensajes de petición, interpelación y exigencia a otros. Ese no parece un buen camino. En estos momentos es imprescindible mirarnos a nosotros mismos y hacer un sincero ejercicio de autocrítica sobre nuestras actitudes y comportamientos todos estos años. Es evidente que no todos hemos actuado de la misma forma, ni tenemos la misma responsabilidad en lo ocurrido. Pero es necesario que cada uno nos preocupemos de nuestros propios errores y lo expresemos de una manera pública, en nuestro ámbito cercano; este será el mejor modo para que otros hagan su propio camino. 3. Lagunurko bezala jokatu: de la indiferencia a la compasión La inmensa mayoría de nosotros no hemos sido ni víctimas ni perpetradores. Hemos sido más bien viajeros que nos 6

Galo Bilbao

hemos encontrado en el camino con los malheridos en la cuneta. En este punto no es posible evangélicamente sino encarnar la figura del buen samaritano. Tengo que superar mis miedos, prejuicios, seguridades... y acercarme a la víctima que sufre injustamente, sin preguntar qué ha hecho ella para encontrase así, ni qué características tiene (¿es de los míos? ¿es un enemigo?) ni qué me puede

mayo2012


pazbakea

pasar a mí si me paro a atenderla sino qué le puede pasar a ella si no lo hago. Mi actitud ha sido demasiadas veces de indiferencia o como mucho de lástima, pero ha de llegar a ser ahora de auténtica compasión, de padecimiento compartido, realizando acciones que me comprometen. 4. Maitatu etsaia: de la confrontación a la concordia Durante todos estos años han pasado muchas cosas. Quien más quien menos ha discutido, se ha enfadado,

enemistado con otros familiares, amigos o convecinos. El enfrentamiento ha dado lugar muchas veces a rupturas de relación, a distanciamientos, a indiferencias despectivas… Éste es un momento especialmente indicado para superar la confrontación y pasar de la mera coexistencia a una concordia, que va más allá de la convivencia, porque reclama volver a recuperar conjuntamente espacios abandonados, proyectos rotos, personas enemistadas.

Amaiera: esan, izan eta ekin Tal vez esté todo dicho, tal vez haya que preguntarse qué hacer entonces, pero para que lo uno y lo otro, el mensaje y la acción, todo ello en definitiva, sea auténtico, es fundamental llegar a ser, encarnar lo que hemos dicho y lo que queremos hacer. Estas cuatro actitudes apuntadas pueden ayudar a otros, como a mí, a acercarnos a ese objetivo de ser personas y comunidades pacíficas y reconciliadas • Galo Bilbao Alberdi Delegado de Pastoral Universitaria

“Acariciamos ya la tan ansiada paz” El 26 de noviembre de 1985, comenzamos, en la Plaza Circular, el Gesto por la Paz, desde la entonces asociación Itaka del entorno del colegio de Escolapios, como respuesta a la situación de violencia que se vivía en nuestra tierra. Surgía como fruto de un largo y amplio trabajo, en el que cabe destacar las semanas de la paz, la Globada de cada año y tantas iniciativas a favor de los distintos elementos que van unidos a la paz.

1. La esperanza. Frente a las sospechas y recelos que pueden ir surgiendo, hemos de apostar por la esperanza de que es posible una situación diferente,

2. La responsabilidad. Asumir cada cual la parte que le corresponde en crear las condiciones de nueva convivencia. 3. La solidaridad con las víctimas, brindándoles todo el apoyo humano que podamos.

El 20 de octubre de 2011, llega el tan esperado comunicado de ETA anunciando su renuncia definitiva a la violencia. El deseado momento parece que está apareciendo a nuestro alrededor.

4. La apuesta por la reconciliación y el perdón, sabiendo que estos valores tan evangélicos y humanos son la clave para superar la cadena de resentimientos y violencias. 5. La gratitud al Dios de la paz que siempre se hace presente en las víctimas y que en Jesús nos muestra el camino y nos da la fuerza para ser sus manos en nuestro mundo • Javier Aguirregabiria, escolapio. Iniciador de las comunidades de Itaka. Fue miembro de la Comisión diocesana de Paz y Reconciliación.

Hoy nos encontramos en un gran momento. Hoy acariciamos la ya tan ansiada paz. Hoy nos podemos felicitar por la aportación que cada cual ha hecho para llegar aquí.

maiatza2012

Javier Aguirregabiria

comunicaciónalkarrenbarri nº195

Entre estas dos fechas, han sido muchos los trabajos, los esfuerzos, los momentos de ilusión y también de desesperanza. Ha sido grande el sufrimiento. Han sido muchos pasos desde nuestra Iglesia, desde instancias civiles y políticas, desde muchas personas.

Sin entrar en las decisiones que han de tomar los responsables políticos en el futuro, conviene apuntar algunas actitudes que debieran estar muy presentes en toda la ciudadanía y, especialmente, en quienes ponemos en Jesús nuestra referencia de vida:

sin violencia y sin miedos. Hemos de tomar la decisión de confiar una vez más en la buena intención de todas las personas.


d a d ión i l a u c t i a i r l i i p c s E recon a l e d

Aldizkari honetako azaroko zenbakian, ETAren ekintza armaduaren amaierearen harira, gure Elizeak Bakea eta Adiskidetzearen alde azken urteotan egindako lanari gainbegiratua egiteko bideari ekin geuntsan. Ibilpidea Luis Maria Larrea eta Juan Maria Uriarteren sasoietan, 1991an, Elizbarrutian sortu zan arlo honetako batzordeagaz hasi genduan. Harrezkero; asko izan dira, orriotan, gai honetaz euren eretxiak emon deuskuezan lagunak. Aunque la Luz de Dios nos ilumine el recorrido, en el camino incierto de la Paz y la Reconciliación, a veces, se necesitan señales luminosas que nos guíen hacia la ruta adecuada. En este sentido, Alkarren Barri-Comunicación comenzó a publicar, en noviembre, reflexiones de diversos agentes, que con su particular visión de la realidad, pueden alumbrarnos en el objetivo de ser comunidades pacíficas y reconciliadas. En este último número del curso contamos con la colaboración del obispo emérito Juan María Uriarte que extracta algunas ideas de las conferencias que ha pronunciado últimamente sobre Reconciliación: Misión y Espiritualidad Eclesiales. La urgencia del tema

comunicaciónalkarrenbarri nº196

Sabemos ya por múltiples experiencias de otros países que los procesos de reconciliación suelen ser desesperadamente largos y complejos. Una de las causas suele consistir en que, logrado el silencio de las armas, otras tareas suelen parecer más urgentes. A veces, los mismos gobiernos nacidos de la paz y de las armas tienen prisa para lograr la normalización de la vida cívica. No siempre se renuncia al objetivo de la reconciliación, pero se difiere “sine die” o se da por cancelado apresuradamente. Esta omisión impide que se cierren bien las heridas personales de las víctimas y se compensen los desajustes sociales que subyacen a las explosiones violentas. Es un error que se paga caro.

dad que debilita el crédito mismo del sistema democrático. El perdón, componente necesario de la reconciliación, no se construye en el olvido, sino sobre la memoria. Solo recordando se sana la memoria. La reconciliación se logra “reconociendo las heridas y afrontando los recuerdos” (Shcreiter).

nes. Eso sí:la misma justicia exige que sea aplicada a los delitos de todos. El Papa recuerda que las injusticias no suelen nunca recaer solo en una de las partes confrontadas. (Mensaje para la Jornada de la Paz 1987, n.3). Reconciliación y perdón pedido y ofrecido Los muros levantados por la confrontación son tan grandes y las heridas tan graves, injustas y duraderas que una prematura invitación al perdón dirigida a las víctimas revela un desconocimiento de las leyes del duelo, de la necesidad sentida por los agredidos de expresar sus sentimientos de rebeldía y de rencor.

Creo, en nuestro caso, se han dado pasos suficientes para poder anunciar el mensaje de la reconciliación y promoverla intensivamente. Reconciliación y verdad

Reconciliación y justicia

El servicio de la verdad es un deber para con todas las víctimas. Si olvidamos el sufrimiento causado, las olvidamos y acrecentamos su sufrimiento. El olvido del pasado delictivo impide abordar las causas que lo produjeron y favorece una impuni-

Las víctimas tienen derecho a que se les haga justicia. La necesitan incluso para curar sus heridas. La sociedad, por su lado, necesita que se aplique la justicia. La impunidad desacredita las exigencias de la ética social y abre la puerta a nuevas transgresio6

“Kristok herri biak (judutarrak eta jentilak) adiskidetu ditu eta gurutzeko heriotzaren bidez gorputz bakar batean alkartu, euren arteko etsaigoa suntsituz” (Ef 2,16) La iniciativa precipitada de exigir la petición de perdón ignora asimismo desconocer la obstinada tenacidad de los sentimientos de inocencia inoculados por una

junio2012


pazbakea

Mons. Juan María Uriarte

Los vínculos del perdón con la Reconciliación son evidentes. El perdón es necesario para la reconciliación. Esta se realiza plenamente cuando se abrazan el perdón pedido y el perdón ofrecido.

Para contribuir a la sanación de las víctimas hemos de practicar primero el “ministerio de la escucha” empática y paciente. La sanación comienza con la curación de la memoria.

Y sin embargo, a pesar de todo y a pesar de las culturas e ideologías que menosprecian el perdón, es preciso proclamar el valor humano y cristiano del pedir y ofrecer perdón.

Reconocimiento, reparación y sanación de toda suerte de víctimas

Muchos cristianos conocemos de cerca a alguna víctima. Entre todos podemos acercarnos a muchas de ellas. Es preciso que practiquemos junto a ellas el ministerio de la reconciliación. Para ejercer bien este ministerio no basta la buena voluntad. Es necesaria cierta pedagogía. Las diócesis deberían arbitrar un modesto servicio para este menester o encomendar su montaje a instituciones solventes e imparciales •

Perdonar y pedir perdón es específico del cristianismo, pero no exclusivo. Aunque en nuestra sociedad occidental tenga un origen cristiano es también una virtud personal y cívica.

“Etsaiak ginalarik, Jainkoak bere Semearen heriotzari esker, berekin baketu baginduzan, behin baketu ezkero, zenbatez gehiago ez ete gaitu salbatuko beraren biziaz!” (Erm 5,10) ekaina2012

Las víctimas mortales provocadas por ETA están requeriendo una destacada valoración propia y específica. También las provocadas por el llamado contra-terrorismo merecen su relieve particular. Reparar a una víctima es sanarla en la medida que sea posible y lo necesite. En justicia le corresponden los servicios de recuperación física y psicológica y, en su caso, la compensación económica. La sociedad está moralmente obligada a estas prestaciones. La autoridad debe arbitrarlas.

comunicaciónalkarrenbarri nº196

ideología que hasta hace poco exaltaba a los militantes de ETA como héroes. Ignora la ingente dificultad psicológica que supone reconocer el rumbo equivocado de toda una vida.


a e k a B

El Consejo Pastoral Diocesano (CPD), continúa profundizando en el tema de Paz y Reconciliación aprobado por los consejeros el curso anterior. En la primera sesión ordinaria celebrada tras el verano, la asamblea tuvo la oportunidad de escuchar tres ponencias con el objetivo de “descubrir y recuperar valores actitudes y criterios desde la palabra de Dios, los signos de los tiempos y desde claves éticas y magisterio eclesial”. Alkarren Barri/Comunicación, por su interés, reproduce parte de la primera reflexión realizada por el presbítero diocesano, Manu de las Fuentes. En próximos números la revista se hará eco de la intervención de Joseba Segura, presbítero diocesano y responsable de Pastoral Social de Cáritas Ecuador y de la ponencia del jesuita colombiano y director del centro Loyola de Pamplona, Javier Castillo.

“CONTEMPLAMOS CÓMO DIOS SIGUE RECONCILIANDO HOY” Urgidos por la llamada de Dios a ser agentes de la reconciliación en medio de nuestro pueblo acudimos a la Palabra de Dios para buscar en ella algunas actitudes propias de los seguidores de Jesús para llevar adelante la tarea; pero nos encontramos con algo que, una vez más, nos sorprende, nos detiene y nos pone en actitud de búsqueda y contemplación: Dios es el auténtico protagonista en la reconciliación: “Gracias a Jesús el Mesías, Señor nuestro, que nos ha obtenido la reconciliación, estamos orgullosos de Dios” (Rom 5,11). Si bien el objeto de nuestra reflexión es la reconciliación social en Euskadi, hacemos previamente una incursión por nuestra experiencia personal de reencuentro con Dios para verificar en ella que Dios es quien lleva realmente adelante la acción reconciliadora. El sale a nuestro encuentro restableciendo con su amor y su perdón una relación que nosotros habíamos dificultado.

Apoyados en esta vivencia personal, (que podría extenderse a las situaciones de conflicto inter-personal) buscamos en la Palabra cómo es el dinamismo reconciliador de Dios para reconocerlo, acogerlo y secundarlo en la dimensión social de la reconciliación en Euskadi.

“Jaungoikoa da adiskidetzearen benetako protagonistea” Dice S. Pablo en el capítulo 5 de su carta a los romanos que “Dios nos ha rehabilitado por la sangre del Mesías”. Reconozcámoslo: aquí hay algo “duro de roer” ante lo que no podemos pasar deprisa si queremos entrar en el conocimiento del dinamismo reconciliador de Dios. La reconciliación nos llega desde Cristo que, habiendo luchado por la justicia y habiendo sido testigo del amor del Padre, murió en la cruz impuesta, ofreciendo perdón y confiando en

6

el Padre. La reconciliación nos llega desde quien murió víctima, pero Víctima Reconciliada. A la sabiduría de la reconciliación accedemos desde la locura de la cruz. Estamos entrando en el terreno de la Gracia: “Lo que no podía la ley lo ha hecho Dios enviando a su hijo” (Rom 8,3). Vamos intuyendo que la fuente de la reconciliación está en el don y que ese don reconciliador es muy superior al pecado que provocó la división.

“Adiskidetzearen doea zatiketea ekarri eban pekatua baino handiagoa da” Muchas veces, en conversaciones ordinarias, hablamos de lo irreal que nos parece el testimonio de alguien a quien le han matado una persona querida o le han arruinado la vida injustamente y, que, superando ese dolor, no busca venganza sino que


alkarrenbarri197urria2012 impulsa una convivencia entre todos. Pero al ponerlo en relación con la meditación de cómo Dios nos reconcilia comprendemos que en esa persona se está actualizando el dinamismo reconciliador de Dios. Esa persona es una zarza ardiente desde la que Dios construye un futuro nuevo. Hoy Dios está reconciliando en Euskadi a la sociedad dividida por la violencia a través de las víctimas reconciliadas. En ellas, con ellas, aprendemos el camino. Nuestra mirada, por tanto, no se dirige a las víctimas por ser víctimas, ni a las víctimas cuyo proyecto político es el nuestro, sino a las víctimas reconciliadas. La dialéctica vencedores-vencidos queda superada. La reconciliación surge como un regalo.

“Jaungoikoak, gurean, adiskidetutako biktimen bitartez adiskidetzen dau” La palabra nos invita, también, a acoger el proyecto de Dios de unidad para el universo (Ef 1,910). Al hacerlo nuestro encarnándolo en espacios de encuentro, en miradas, actitudes y acciones, secundaremos las huellas de la acción de Dios, que busca reunir a los adversarios en un mismo cuerpo. ¿Secundaremos con nuestros sentimientos, actitudes y acciones (personales y comunitarias) la reconciliación personal y social que Dios sigue realizando? ¿Acogeremos “el ministerio de la reconciliación” que Dios nos encomienda hoy (2Cor 5, 17-18)? š

“Irabazle eta galtzaileen dialektikea gaindituta dago. Adiskidetzea oparia da”

n ó i c a i l i c n o c e R 7


La intervención del presbítero diocesano, Joseba Setgura, enla primera sesión ordinaria del Consejo Pastoral Diocesano, celebrada enseptiembre, se centró enlasclaves éticas ydemagisterio eclesial sobre eltemadePazy Reconciliación. Elactual responsable dePastoral Social deCáritas Ecuador sesituóenelmarcodelateenJesucristo, lasafirmaciones básicas dela Doctrina Social delaIglesia y lanecesidad dememoria, y ¡usticia expresada porlasvíctimas. Segura, dignidad ensuaportación grabada envídeo, señaló ocho criterios

y pensamientos queconsidera importantes acerca de "cómo deberíamos actuar para contribuir aunasociedad vasca másreconciliada·: 1. Eltrabajo d1! reconciliaciónsupone asumir riesgos En materia de pacificación y reconciliación en un contexto conflictivo y plural. no hay reflexión neutra y mucho menos propuestas o actuaciones que vayan a recibir el aplauso unánime de todos los grupos. Contra lo que podría pensarse, el trabajo por la paz es, a menudo, controvertido, y sus protagonistas se torn:an signos de contradicción . La figura de Cristo no es sino la primera que viene a la mente. en un largo listado de creyentes que han sufrido porque sus palabras y accion,~s.deseando pacificar, han creado tensiones y han sido interp retadas como causa de división .

2. Legítimadiversidadde criterios y subrayados En nuestro contexto. cierto que existen relatos "ilegítimos" de lo sucedido que tienden a justificar la violencia inhumana, pero también debemos reconocer que e>:iste una legítima pluralidad de interpretaciones a la hora de explicar lo que nos ha pasado y lo que nos está pasando. Por eso, cualquier esfuerzo reconciliador requiere la aceptación serena de esas discrepancias legítimas en la reflexión sobre lo sucedido y en la identificación de los criterios étic,os aplicables a nuestra situación actual. Espe-

"Erizpide etaprintzipioen mailan gagozanbitartean, ezdagaarazorik , batuta jarraituko dogu . Baina berariazko egoera etaarazoak argitzera jaisten garanean , gizarte aidiskidetua eraikitzeko deiederhori zaildu egiten da". ºlnterpretazino etaproposamenen a1niztasuna, berez, ezgeunke arazo lez ikusibehar '' 6


cíficamente habrá serias discrepancias, inevitables, en la caracterización de los motivos históricos que han generado la historia de conculcación de derechos humanos básicos que hemos venido padeciendo.

3. Reconocer las propias íncUnaciones políticas y relativizarlas Estas reflexiones previas se traducen en una disposición concreta y muy práctíca: el deseo de escuchar con particular atención La perspectiva y Las razones de Los que piensan distinto. Para Lograrlo y como ejercicio preparatorio , creo que a todos nos conviene reconocer la importancia de las propias inclinaciones politicas. Y ello porque necesitamos controlar mejor sus efectos, de cara a aceptar el necesario descentramiento que requiere cualquier contribución a Lareconciliación. 4. Combatir el olvido La reconciliación no puede construirse sobre el olvido de lo que ha sucedido. Y en la interpretación de lo sucedido se debe reconocer un espacio central al daño que la violencia ha causado a personas y familias, cuya dignidad humana, valor esencial en la tradición cristiana. se ha conculcado reiteradamente. Por eso, nuestra convivencia presente y futura se debe construir necesariamente sobre el reconocimiento a la verdad esencial de Laviolencia injustamente ejercida y la importancia del daño causado. 5. Esforzarse por consensuar una verdad compartida El ejercicio de memoria tiene como finalidad establecer una verdad suficientemente compartida sobre lo sucedido, su significado humano e implicaciones éticas, de cara a iluminar nuestra convivencia presente y futura. Como ya hemos dicho, la unanimidad total no será posible, pero debemos aspirar a buscar amplios consensos, en todo caso consensos siempre compatibles con la defensa de principios básicos de humanidad. 6. Asumir las propias responsabiUdades Esa verdad compartida sería la base para poder decantar responsabilidades específicas de personas y grupos

diversos, el carácter de las mismas, así como cuáles deberían ser en cadla caso las reparaciones necesarias. Y también los cristianos hemos de discernir nuestra propia responsabilidad, personal y comunitaria, en esta historia de violencia que se ha prolongado demasiado tiempo. Debemos preguntarnos si, por acción u omisió1n, la comunidad cristiana ha podido prolongar de algún modo el dolor y sufrimiento causados.

7. Generosidad en la búsqueda de soluciones a cuestiones pendientes Sobre la base de los principios antE!riores y respetando siempre el marc:o legal, es posible definir cursos de acción que faciliten bases sólidas para un nuevo modo de convivencia, en •~l que finalmente podamos superar l.a filosofía del "ojo por ojo y diente por diente."En este aspecto, el tema die los presos de ETA es importante. La opinión que dice: "que se pudran en l.a cárcel" no es compatible con el crii;tianismo, por muy extendida que puE!da estar como reacción humana. 8. Una lección para el futuro: respet:o a la diversidad A mi juicio. la piedra de toque de cualquier proyecto político fuerte que proponga un cambio importante en •~l stalus-quo actual es el modo como se sitúa ante el pluralismo. Nuestra diversidad ideológica y política requiere atención cuidadosa a las formas y a los ritmos de los procesos sociales. Y los intentos de imposición por l.a fuerza vividos en este país gritan a favor de lo que la Ponencia de Convivencia. aprobada el pasado mes die julio en el Parlamento Vasco,denomina un "compromiso democrático co,n la pluralidad de la sociedad vasca" y un "compromiso democrático con l.a palabra. el diálogo y la búsqueda die acuerdos." Llegó la hora de que mnunciemos a la filosofía de la imposición y la sustituyamos por el laborioso esfuerzo de buscar apoyos amplios para !"espaldar proyectos políticos die cambio · Joseba Segura Presh1lero diocesano


a e k a B

El jesuita colombiano Javier Castillo abordó, en la última sesión del Consejo Pastoral Diocesano celebrada en septiembre, el tema de la Paz y la Reconciliación desde el ámbito de las ciencias políticas. El religioso compartió algunos puntos de vista con la asamblea destacando dos aspectos fundamentales que ha recogido para los lectores de la revista diocesana.

“Una sociedad reconciliada no surge del olvido, sino de la memoria” Desde la experiencia del conflicto colombiano. Vengo de un país que ha sido y sigue azotado por una guerra interna desde hace más de 50 años. Una guerra que hunde sus raíces en una profunda fractura social que excluía de los bienes y servicios sociales a inmensos sectores de la población, y que deja en la marginación de la vida política a aquellos que, fuera de los partidos tradicionales, buscaban hacerse un hueco en el escenario público. Estas dinámicas de exclusión llevaron a las montañas a no pocos hombres y mujeres para, desde allí, reivindicar sus causas y trabajar por un modelo alternativo de sociedad. Hoy las razones son distintas, la presencia del narcotráfico y la tendencia de dar soluciones legales a problemas reales hacen que siga abierta la brecha entre la ciudadanía. En medio de ese conflicto tuve ocasión de trabajar con el colectivo de desplazados por la violencia a través del Servicio Jesuita a Refugiados. De los años vividos en esta misión puedo compartir algunos aprendizajes: 1) Para trabajar por la reconciliación y la paz hace falta paciencia, es decir, poner el acento en los procesos, en el horizonte más que en los resulta-

dos inmediatos. Tener un horizonte claro, el de una sociedad reconciliada y pacificada, es clave para dinamizar los procesos necesarios para conseguir tal fin. Las estrategias a corto plazo o impuestas desde fuera suelen ser frágiles y, algunas de ellas, insostenibles. 2) Fomentar en los actores del conflicto actitudes que ayuden a establecer un clima favorable para el diálogo y la negociación: destacaría la empatía, la tolerancia, la generosidad y la grandeza de espíritu. No se trata de la dinámica de vencedores y vencidos sino de que ambos sectores puedan ganar para lo que se hace indispensable el saber ceder

y valorar las justas aspiraciones de los otros. 3) Transparencia. La primera víctima de la guerra, se dice popularmente, es la verdad. Para caminar hacia la reconciliación es importante crear un clima de confianza entre las partes enfrentadas. El poner las cartas sobre la mesa y no tener estrategias o agendas ocultas será una tarea a verificar por parte de los mediadores –si los hubiese- o los actores involucrados. El conflicto en Euskadi tiene puntos de encuentro con el colombiano por la dureza del terror y el sufrimiento causado a las víctimas, sin embargo,

“Bake prozesuetan luzera begira jokatu behar da. Ezin daitekez berehala konpondu urteetako arazoak” “Istiluaren arrazoiak identifikatu eta gero, pronostikoak eta terapiak bilatu behar dira. Adiskidetzea egia, justizia eta bakean oinarritzen da.” “Baketutako gizarte bat ezin daiteke ahaztutakotik eraiki. Memoria eta eragindako zauriak onartzea ezinbestekoa da adiskidetzerako”. 6


alkarrenbarri199abendua2012

hay un elemento que lo hace más complejo y es que el conflicto, además de social, toca la matriz cultural, es decir, la reivindicación de la identidad de un pueblo, del reconocimiento de una identidad nacional que, sin entrar a juzgar, se ve poco reconocida en el concierto de los estados. Este conflicto sería más similar al de Canadá, Bélgica o Irlanda. Escenarios para la construcción de la paz. Siguiendo algunos autores de la teoría de los conflictos como el noruego Galtung, intuyo algunos escenarios que pueden iluminar la aportación que, como Iglesia de Bizkaia, se puede ofrecer al conjunto de la sociedad. 1) Consensuar las causas del conflicto. Para ofrecer caminos viables de paz es menester conocer las causas profundas del conflicto, identificar los factores de violencia directa (suelen ser muy visibles), los factores de violencia estructural que como define Galtung remiten a elementos de la organización social que no permite la satisfacción de las necesidades básicas de los ciudadanos generando una masa enorme de

perdedores, casi siempre los mismos, los últimos. Identificar también la violencia cultural, es decir, el aparato simbólico, conceptual que justifica la violencia y que favorece la mal llamada “cultura de la violencia” (digo mal llamada pues si es cultura nunca se debería emplear para designar algo que mata la vida). 2) Una vez identificadas las causas, con un diagnóstico serio, el escenario es el de los pronósticos y las terapias. Para hacer el pronóstico basta una pregunta: ¿Hacia dónde va el conflicto si no se interviene? Si la respuesta es que no pasa nada se podría decir que el pronóstico es positivo aunque habría que clarificar si esta fase de estancamiento, más que ser de paz, puede ser de reacomodación de las fuerzas en conflicto. Si la situación empeora, el pronóstico es negativo y urge la terapia, que como insinuamos arriba, debe tratar de evitar la lógica simple de ganadores y perdedores y esforzarse por la solución que satisfaga más a las dos partes.

3) Un escenario de exigencia ética. La reconciliación, y esto es aceptado por una inmensa mayoría, se debe construir desde la verdad, la justicia y el perdón. Una sociedad reconciliada no surge del olvido sino de la memoria, del reconocimiento de las heridas causadas para poderlas sanar. Una sociedad reconciliada necesita que se haga justicia, las víctimas tienen derecho a que el sufrimiento infringido sea reparado, no vengado, reparado. La impunidad no es un buen camino para la paz, sienta un pésimo precedente que en últimas genera nuevos brotes de conflictividad. Y el perdón, el gesto generoso hacia el victimario para ayudarlo en su inserción a la comunidad. En esto los cristianos tenemos mucho que aportar a las dinámicas de reconciliación y paz. Hay otros escenarios necesarios, pero estos dos creo que son los más importantes para nuestro trabajo de Iglesia •

n ó i c a i l i c n o c e R


a e k a B

“Hem moss de apostar por la esperranza de que ess poosiblle una situacción diferente, sin violencia y sin miedos”.

Javier Agirregabiria, escolapiio. Iniciador dee las comunidades de Itaka.

“El trabajo es coonsiderado unaa mera variable dependiente de los mecanism mos económicos y financiieross. A esste proppóssito, reitero que la dignidad del hoombre, así como las razones económ micas, sociales y políticaas, exiigen que “sse siga busscandoo como priooridaad el objetivo del accesoo al trabajo por parte de todoss, o lo manntenggan”. Benedicto XVI . Mensaje Paz , 1 enero 2013.

“Adiskiddetzearen doea zatiketeaa ekarri eban pekatua baino haandiaagoa da”. Manu de las Fuentes, Elizbarrutiko abaddea.

“El trabajo de reconciliación supone asumir riesgos. Hay que esforzarse por consensuar una verddadd compartida”. Joseba Segura, presbíteero diocesanoo.

“La paaz es fruto de la verdad y la juusticia, de la capaciddad dee recconocer y reparar el mal causaado, de la humildadd y el coraje de pedir perdón, y de la magnanimiddad y anchura de corazón para otorgarlo y acogerlo”. Mons. Mario Iceta.

“La paz presupone un humanismo abierto a la trascendencia. Es fruto del don recíproco, de un enriquecimiento mutuo, gracias al don que brota de Dios, y que permiite vivir conn los demás y para los demás. La ética de la paz es ética de la comunión y de la particippación””. Benedicto XVI. Menssajje Paaz 1 de enero, 2013.

8


alkarrenbarri200urtarrila2013

En el número correspondiente a noviembre de 2011 de Comunicación/Alkarren Barri, coincidiendo con el anuncio de ETA del cese definitivo de la violencia armada, se comenzó a publicar un cuadernillo especial sobre Paz y Reconciliación. Desde aquel primer número al último, el del mes pasado, han sido muchas las personas que a título personal han reflexionado sobre la cuestión aportando su punto de vista sobre los pasos que la comunidad cristiana debería dar para la paz auténtica, fruto de la justicia y la reconciliación. En este primer número del año 2013, rescatamos algunas de las consideraciones más representativas recogidas durante el último año junto con algunos mensajes transmitidos por el Santo Padre con motivo de la Jornada por la Paz. “JJaunakk dei egiten deuskku adiskiidetzearen eta bakearen kultura finkatzen lagunddu daigun”. Bakea eta Adiskidetzareen alldeko otoitzalldia. 2011ko otsaiilaren 255a.

“Hay que posttular una reconciliiación asimétrica que se traducce en plantear a los victimarios iniciativas haciia sus víctimas que eviten que la reeconciliación se resuelva en impunidad. A las víctimas hay que reconocerles también el dereccho a no emprender el camino de la reconciliación, si no lo desean”. Xabier Etxxeberria, responsable del área de Paz

“En esstos momentos es impresciindible mirarnos a nosotross mismoss y hacer un sincero ejercicio de autocrítica sobre nuestras actitudes y comportamientos todos estos años”. Galo Bilbao, Delegado de

y Derechos Humanos de Bakeaz.

Pastoral Universitariia.

“Istiluaren arrazoiak identifikatu eta gero, pronostikoak eta teraapiak bilatu behar dira. Adiskidetzzea egia, justizia eta bakean oinarritzen da”. Javier Castillo, Josulaguna.

“Paara contribuir a la sanación de las víctimass, hemos de practticar primero el ministerio de la escucha empática y pacieentte. La sanación comienzza con la curación de la memoria”.

n ó i c a i l i c n o c e R Mons. Juan María Uriarte.


a e k a B

ĹĄ9ĂŹFWLPDVGHOWHUURULVPRGHORV*$/\DVLPLODGRV/RVJUXSRVGHLQFRQWURODGRVDVHVLQDURQD SHUVRQDVHO%9(D\HO*$/D(OÄ›OWLPRDWHQWDGRGHHVWHWLSRGHWHUURULVPRRFXUULÄ‚HQ(OWUDWR de favor (rĂŠgimen penitenciario, medidas de gracia) a los responsables es una caracterĂ­stica signiďŹ cativa de esta realidad. ĹĄ9ĂŹFWLPDVGHDFWXDFLRQHVLQGHELGDVGHODVLQVWDQFLDV estatales (fuerzas de seguridad sobre todo, pero tambiĂŠn jueces y otros funcionarios) en el ejercicio de sus responsabilidades. Su existencia es cierta, pero, por su misma naturaleza, resulta muy difĂ­cil la cuantiďŹ caciĂłn de acciones (en operativos, controles, manifestaciones) con resultado de muerte y heridas graves, asĂ­ como la prĂĄctica de la tortura y tambiĂŠn otros errores R H[FHVRV GH FDUĂˆFWHU MXGLFLDO /D LPSXQLGDG HV XQD nota especialmente caracterĂ­stica en este tipo de acciones injustas.

A

estas alturas, es incuestionable la existencia de una pluralidad de vĂ­ctimas de la violencia de intencionalidad polĂ­tica que hemos padecido en este medio siglo. Pero la identiďŹ caciĂłn de las mismas no deja de ser tambiĂŠn causa de polĂŠmica. Desde la perspectiva ĂŠtica y para el caso que nos ocupa, se puede caracterizar a la vĂ­ctima, en sentido moral, como aquella persona que ha sufrido injustamente (es decir, con vulneraciĂłn de sus derechos humanos) la acciĂłn violenta voluntaria de otra persona o grupo humano con intencionalidad polĂ­tica. En concreto:

/DDPSOLWXG\H[WHQVLÄ‚QGHODYLROHQFLDSDGHFLGDHVWDV cinco dĂŠcadas junto con sus consecuencias puede llevar a considerar tambiĂŠn a la sociedad como vĂ­ctima, siempre que ello no difumine la condiciĂłn de las vĂ­ctimas personales concretas ni caiga en la abstracciĂłn idealista.

ĹĄ 9ĂŹFWLPDV GHO WHUURULVPR GH (7$ \ DVLPLODGRV &RPDQGRV$XWÄ‚QRPRV%HUH]LDN,UDXOW]DWDOGHDNĹ‘  personas asesinadas (de ellas, 43 durante el franquisPRDVHVLQDWRVQRHVFODUHFLGRV VHFXHVWURV\ miles de personas heridas y damniďŹ cadas a causa de los atentados; campaĂąas de extorsiĂłn y amenaza permanente (la llamada violencia de persecuciĂłn).

Desde una perspectiva ĂŠtica, no todo sufrimiento adscribe la condiciĂłn de vĂ­ctima a quien lo padece ni puede ser considerado injusto. Sin embargo, ninguna de estas dos circunstancias excluye al damniďŹ cado de ser destinatario de la solidaridad y compasiĂłn de sus semejantes.

Bakegintzari eskeinitako atal honetan, hainbat eratako biktimen esperientziak ekarri nahi ditugu gaurtik aurrera. Puntu bi zaindu nahi izan ditugu ahalegin honetan. Bata, hemen agertzen dana biktima izatea, hau da, asmo politiko baten izenean, pertsona edo talderen baten injustiziazko indarkeriaren erasoa izan dauana, oinarrizko eskubideak urratuta ikusi dituana. Eta bestea, fededuna izatea, esperientzia mingarri horretan fedeak izan dauan eragina agertzeko. Gaurko honetan, estortsioa jasan dauan baten hitzak datoz. 88


alkarrenbarri201otsaila2013 Resulta aún difícil, y ciertamente doloroso, recordar y reflexionar sobre los años que yo y mi familia sufrimos la extorsión de ETA, incluso desde una óptica de fe. Además, parece que, lejos de hacerse un relato objetivo de esa parte de la historia reciente, desde algunos ámbitos, se intenta presentar ese tiempo de una forma, cuanto menos, desdibujada y ciertamente alejada de la realidad que sufrimos, especialmente en Euskadi, lo que acentúa la dificultad. Nuestra sociedad se muestra un tanto inerte frente a ese fenómeno, y parece que trata de “pasar página” sobre el pasado, y en especial sobre un tipo de extorsión, que fue vivida (como es mi caso), en silencio, pasando casi inadvertida en el entorno. Por mi condición de directivo de una empresa multinacional, sufrí la extorsión del llamado “impuesto revolucionario” a finales de los noventa y principio de la década del dos mil. La primera carta recibida, fue un auténtico “shock”. No estaba en el nivel más alto de mi organización, ni entendía que pudiera haber personas de mi entorno más próximo, que pudieran estar haciendo labores de seguimiento e información para la banda terrorista (eran las explicaciones que me trasladaban las fuerzas de seguridad). Fueron unos años muy duros, los protocolos que me indicaban la empresa y la policía, incluían el no informar al entorno familiar de la situación. Lamentablemente ETA me remitió cartas a través de otros familiares, lo que supuso finalmente un directo y mayor sufrimiento para todos.

ayudó mucho. Desde mi fe y práctica religiosa, no entendía tampoco demasiado lo que me estaba pasando, y además, en ocasiones, me producía desasosiego e incertidumbre la actitud de la Iglesia, a mi juicio, poco explícita (al menos en público) e insuficientemente crítica con el fenómeno de la extorsión. No obstante, en el diálogo, muy frecuente en aquellos momentos, que tenía con él, encontré apoyo y refuerzo de mis convicciones personales. Siguiendo sus recomendaciones, traté de profundizar en mi propia espiritualidad. Entendí que esas duras circunstancias formaban parte del camino que el Señor me hacía recorrer (el recuerdo de su propio ejemplo en su paso por la tierra fue muy importante), y que además podría ser incluso una oportunidad de refuerzo de la relación y vivencia en familia. Durante mi vida, nunca había abandonado la práctica religiosa, pero como consecuencia de ese proceso interior, la he reforzado, viviéndola además de forma más intensa. Hoy recuerdo ese tiempo con tristeza, por el fuerte impacto que tuvo a nivel personal y familiar (en algún aspecto irreparable), pero a la vez con la esperanza del nuevo tiempo que vivimos, en el que será muy importante que todos trabajemos por un futuro mejor. En ese afán, la educación en valores (algo en lo que nuestra Iglesia debe jugar un papel fundamental) con el reconocimiento del pasado, pero también con la reconciliación y el perdón, será fundamental. Desde mi fe y en los entornos de la Comunidades donde la vivo, me siento llamado a aportar un pequeño grano de arena en ese reto. KEPA

Mi posición fue siempre firme, y no aceptaba que hubiera personas que acabaran pagando, con lo que suponía de apoyo a los fines perversos de la banda, y aliento a su ciclo perverso de terror.

n ó i c a i l i c n o c Re

En mi caso, y gracias a Dios, desde un principio estuve en contacto con un sacerdote que me

9


a e k a Bla discreción Actuaciones desde y la humildad El Consejo Pastoral Diocesano trató el tema de Paz y Reconciliación

En la sesión ordinaria, que celebraron el sábado, 9 de febrero, los miembros del Consejo Pastoral Diocesano propusieron al obispo líneas de actuación de la Iglesia de Bizkaia. Los participantes marcaron acciones concretas para realizar en diversos ámbitos: las celebraciones, la formación en la catequesis y en los centros educativos diocesanos, el conjunto de la comunidad eclesial y la presencia en la vida civil. Desde que el Consejo Pastoral Diocesano (CPD) decidiera priorizar el tema de la paz y la reconciliación, se han celebrado cuatro sesiones en las que se ha

profundizado en la cuestión. Tras la primera fase, dedicada a Ver y a Juzgar, en la sesión ordinaria que se celebró el pasado sábado, día 9, los consejeros

propusieron al gobierno diocesano, encabezado por el obispo, algunas líneas de actuación que se pueden impulsar desde la Diócesis.

Imagen de la última sesión del Consejo Pastoral Diocesano

8

Los consejeros concluyeron que es importante actuar desde la discreción y la humildad y aportar “nuestra visión en el tema, desde el Evangelio”.


alkarrenbarri202martxoa2013

EKINTZA ZEHATZAK

Acciones concretas Entre las acciones propuestas se apuntaban algunas como la de “acentuar en las celebraciones la clave de la reconciliaciĂłnâ€? y, en este sentido, se proponĂ­a recuperar algunos materiales de UHIJH[LÄ‚Q (Q HO ĂˆPELto de la formaciĂłn, los consejeros propusieron convertir en eje transversal “de toda la acciĂłn educativa-eclesialâ€? la deslegitimaciĂłn de la violencia y trabajar a favor de la reconciliaciĂłn. Otra de las propuestas fue la de crear “una especie de observatorioâ€? dentro de la comisiĂłn diocesana de Paz y ReconciliaciĂłn que se forPDUĂˆ SUÄ‚[LPDPHQWH para analizar los pasos realizados hasta ahora en este tema y “desarrollar acciones de presente y futuroâ€?. En cuanto al ĂĄmbito comunitario y eclesial, la

1. Ospakizunetan adiskidetzearen gaia azpimarratu eta gogoetarako lagungarri batzuk berreskuratu. 2. Heziketan, indarkeriari zilegitasuna kentzea eta adiskidetzearen alde lan egitea gai hau zeharkako ardatz bihurtuz.

asamblea decidiĂł “que se pusieran en valor las diversas acciones que se realicenâ€? y faYRUHFHU UHIJH[LRQHV encuentros entre vĂ­ctimas y victimarios o charlas “para ir construyendo puentesâ€?. En el ĂĄmbito participativo cĂ­vico-ĂŠtico, los miembros de la asamblea destacaron la importancia de la presencia cristiana en los espacios sociopolĂ­ticos y se mostra-

ron a favor de apoyar y favorecer la pluralidad en “las iniciativas institucionales que se desarrollen en este sentidoâ€?. Los consejeros manifestaron la importancia de divulgar y “poner en prĂĄcticaâ€? la Doctrina Social de la Iglesia “que sigue siendo de gran actualidad y vĂĄlida para dar respuesta a muchos interrogantesâ€? ĹĄ

3. Bakea eta Adiskidetzearen inguruan sortuko dan Elizbarrutiko batzordean gaia aztertuko dauan behatokia osotzea. 4. Biktima eta borreroen arteko topaketak eta berbaldiak ahalbideratzea. 5. Kristinauen presentzia areagotzea gizarte-politika arloetan. 6. Eleizaren Dotrina Sozialaren erakutsiak zabaltzea.

DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA (81.-) Con su doctrina social, la Iglesia se preocupa de la vida humana en la sociedad, con la conciencia que de la calidad de la vida social, es decir, de las relaciones de justicia y de amor que la tejen, depende de manera decisiva la tutela y la promociĂłn de las personas que constituyen cada una de las comunidades. En efecto, en la sociedad estĂĄn en juego la dignidad y los derechos de la persona y la paz en las relaciones entre las personas y entre las comunidades. Estos bienes deben ser logrados y garantizados por la comunidad social

Ante todo, el anuncio de lo que la Iglesia posee como propio: ÂŤuna visiĂłn global del hombre y de la humanidadÂť, en un plano no sĂłlo teĂłrico, sino prĂĄctico. La doctrina social, en efecto, no ofrece solamente signiďŹ cados, valores y criterios de juicio, sino tambiĂŠn las normas y las directrices de acciĂłn que de ellos se derivan. Con esta doctrina, la Iglesia no persigue ďŹ nes de estructuraciĂłn y organizaciĂłn de la soFLHGDG VLQR GH H[LJHQFLD GLUHFciĂłn y formaciĂłn de las conciencias ĹĄ

n Ăł i c a i l i c n o c e R

En esta perspectiva, la doctrina social desempeĂąa una tarea de anuncio y tambiĂŠn de denuncia.


a e k a B Caminando La marcha entre Bolibar y Ziortza reuniĂł a cientos de creyentes

hacia la Paz

“Bake bidean adiskidetuâ€? izan da aurton Bolibar eta Ziortzako monastegiaren artean bakearen aldeko ibilpidearen goiburua. Eguzki printzek bidea argitzen ebela, ehundazak lagun batu ziran adiskide arteko topaketan. La IV subida a Ziortza volviĂł a reunir a cientos de creyentes con un objetivo comĂşn: realizar juntos el camino hacia la paz a travĂŠs de la reconciliaciĂłn

verdadera. Durante los dos kilĂłmetros y doscientos metros de la marcha se sucedieron cantos, rezos y momentos de meditaciĂłn acompaĂąados por la me-

gafonĂ­a. El obispo no pudo acudir, ya que el encuentro coincidiĂł con la jornada diocesana de pastoral familiar. El vicario general, Ă ngel MarĂ­a Unzueta, leyĂł

8

en su nombre una carta en la que evocaba la imagen de la subida con el camiQRDUGXR\Ĺ—H[LJHQWHOOHQR de repechos y curvas, pero tambiĂŠn colmado de espe-


“Bakea eta adiskidetzea Jainkoak emoten deuskuz, dana barriztuz, guregan bakearen kimu barriak landatuzâ€? ranzaâ€? que supone la marcha “en pos de la paz y la reconciliaciĂłnâ€?. Los monjes de la comunidad de la Colegiata de Ziortza recibieron a los participantes y les invitaron a acceder al recinto donde realizaron el signo ďŹ nal de la iniciativa representada por el tronco de XQ ĂˆUERO FRQ XQD KDFKD FODvada, con la que los organizadores quisieron simbolizar “la tregua de ETA, pero que al desclavar el hacha mostraba que aĂşn siguen algunas heridas abiertasâ€? ĹĄ

“Elizaren misioa, adiskidetzeari begira dago. Gizadiak Jainkoarekin dauan lotura adieraztera eta bultzatzera deituak gara�

TESTIMONIO Agradezco poder compartir por mediaFLÄ‚QGHHVWHHVFULWRWDQWRHOHSLVRGLRPĂˆV triste de mi vida (la pĂŠrdida de mi marido porque algunos decidieron quitarle la YLGD FRPRDOJXQDVGHPLVUHIJH[LRQHV OcurriĂł el 4 Junio del 2000. Camino de casa le mataron de un tiro en la nuca. La sensaciĂłn que sentĂ­ fue de rabia, indignaciĂłn, impotencia. Las preguntas se agolpaban en mi cabeza: ÂżPor quĂŠ? ÂżPara quĂŠ? Nada tenĂ­a respuesta, porque todo era un absurdo. ÂżCĂłmo afrontar esto? Me prometĂ­ ser fuerte, sobre todo por mis hijas, para que ellas se sintiesen mejor. SentĂ­ que tenĂ­a que ser en cierto modo el timĂłn de la familia. PedĂ­ ayuda a Dios para seguir adelante. Soy creyente, practicante y, con la conďŹ anza puesta en Él y sintiendo que estaba conmigo, emprendĂ­ esa nueva etapa de mi vida.

alkarrenbarri203apirila2013

de un grupo cristiano), al cual tengo mucho que agradecer. Desde mi convicciĂłn y mi manera de ver las cosas, tuve claro desde el primer momento que tenĂ­a que ser capaz de perdonar, para sentirme bien conmigo misma. Siempre he pensado que el perdĂłn no es una obligaciĂłn, ni es olvido, sino que es un acto que libera. Pienso que todos los seres humanos necesitamos ser perdonados y todos podemos perdonar, aunque esto es muy particular, algo de cada uno. De lo que sĂ­ estoy segura es que el odio y el resentimiento hacen daĂąo a uno misPRPĂˆVTXHDODJUHVRU Se ha abierto una puerta a la esperanza \SDUHFHQRWDUVHRWURĂˆQLPRRWUDLOXVLÄ‚Q Creo que hay que seguir trabajando en el reconocimiento de todas las vulneraciones de derechos humanos acaecidas en este paĂ­s y que aĂşn no se ha llevado a cabo, cumplimientos con los mismos derechos a la unidad, justicia, reparaciĂłn y memoria equitativamente. La sensaciĂłn que queda es que hay mucho por hacer.

Mi marido llevaba 13 aĂąos como concejal GHO33(QXQSULQFLSLRWRGRLEDPĂˆVRPHnos bien, pero 2-3 aĂąos antes de matarle, estuvimos sufriendo un gran acoso: primeramente, amenazas en la calle y des- He formado parte de un encuentro plural SXĂœVGHIRUPDPĂˆVGLUHFWD'HELGRDHOOR entre vĂ­ctimas de diferentes terrorismos. nuestra vida familiar era bastante triste. 1RVKDSHUPLWLGRFRPSDUWLUH[SHULHQFLDV conocerlas, entenderlas y tomar concienSentĂ­a soledad, ya que la gente parecĂ­a cia de lo injusto de la violencia que hemos acostumbrada a ver ese tipo de situacio- padecido. Hemos pasado del conocimiennes, sin que ello llegase a afectarles. Su- to mutuo a la empatĂ­a y el reconocimiento frĂ­ mucho por esa pasividad de la gente. del otro. El respeto es la base de ver a la Viendo que vecinos, personas con las que otra persona con los mismos derechos. has crecido, dejan de saludarte, se mani- +HPRVTXHULGRKDFHUFRQQXHVWUDH[SHďŹ estan delante de tu casa. riencia en comĂşn, una contribuciĂłn positiva a favor de la convivencia. Posiblemente su vida, nuestra vida, no era muy diferente de otras muchas vĂ­ctimas Pienso que a todos nos corresponde tradel terrorismo, vidas normales y senci- bajar aunando esfuerzos, para ir consllas, volcadas en nuestras familias y con truyendo ese futuro en paz y libertad que la esperanza de conseguir una mejor vida tanto anhelamos, para ir caminando hacia para ellas y nuestra sociedad. la reconciliaciĂłn y el perdĂłn. En este campo creo que la Iglesia tiene una gran labor. DespuĂŠs de todo, doy gracias porque han sido muchas las personas que me han M. Carmen ayudado. Parte de ellas dentro de algĂşn grupo cristiano, con las que vengo compartiendo alguna actividad. AlgĂşn sacerdote me ha llamado periĂłdicamente y tambiĂŠn mi psicĂłlogo (tambiĂŠn dentro

n Ăł i c a i l i c n o c e R


a e k a Por una B paz positiva

El Consejo Pastoral Diocesano celebrĂł la Ăşltima sesiĂłn ordinaria del curso el sĂĄbado, dĂ­a 20 de abril. Los consejeros concluyeron con la reexiĂłn, sobre el tema de la paz y la reconciliaciĂłn, iniciada el aĂąo anterior “con el objetivo de impulsar en la comunidad cristiana, una estrategia pastoralâ€?. En el encuentro se aprobaron lĂ­neas de acciĂłn para los prĂłximos aĂąos. El Consejo Pastoral Diocesano (CPD) decidiĂł priorizar el tema de la paz y la reconciliaciĂłn tras el anuncio realizado por ETA del cese definitivo de la violencia armaGD $VĂŹ KD UHIOH[LRQDGR sobre algunos criterios evangĂŠlicos que orienten las posibles acciones en la DiĂłcesis.

gia pastoralâ€? acorde para lograr la paz y reconciliaciĂłn “aprovechando el potencial y los modos de hacer de las comunidades y organizacionesâ€?, con sencillez y humildad.

pusieron algunas actuaciones para construir y alentar futuros de reconciliaciĂłn cĂ­vica.

reconciliaciĂłn para organizar e impulsar las acciones que se desarrollarĂĄn en diversos ĂĄmbitos.

ComisiĂłn de Paz y ReconciliaciĂłn

/D SUÄ‚[LPD UHXQLÄ‚Q GHO Consejo se celebrarĂĄ el 19 de octubreĹĄ

De este modo, tras con- Los consejeros aprobaFOXLU OD UHIOH[LÄ‚Q ORV ron formar en la DiĂłcesis miembros del CPD pro- una comisiĂłn sobre paz y

Los consejeros han realizado cinco sesiones tratando el asunto y en la Ăşltima aprobaron diversas lĂ­neas de actuaciĂłn para “educar la mirada desde las claves de JesĂşsâ€?. Esta era una de las primeras orientaciones que se plantearon para abordar el tema. Otra de las claves fue la de ir construyendo “una paz positivaâ€? y con memoria “desde un acercamiento ĂŠticoâ€?. El objetivo marcado por los consejeros fue el de “impulsar en la comunidad cristiana una estrate-

8


alkarrenbarri204maiatza2013

TESTIGANTZA

Nire apurra Berrogeita lau urte igaro dira torturatu ninduenetik. Hala ere oso gogoan daukat pairatutako krudelkeriaren basakeria.

ren sentimendua nagusitu zitzaidan norbere buruarekiko autoestimuaren zalantzarekin nahasirik. Gerora, gorroto sentimendua azaldu zitzaidan indartsu. %LOERNR ,QGDXW[XNR 3ROL]LD Egoera horretan ahaleHW[HDQ L]DQ ]HQ /HKHQLN gindu behar izan nuen, zenbait poliziaz ingura- gizatasunez eta kristau tuta, galdeketa bortitza. sinesmenaren argitara, giErantzunik ezaren ala nahi zalegezko eta sinesmezko zituzten erantzunen fal- arrastoan sartzeko gogoetan, tortura ďŹ siko mai- WDSDW[DGDWVXDHJLWHNR ODNDWXHQ W[DQGD KDVWHNR ukabilkadak nahinondik eta nahinon emanak; horien ondorioz ezinbestean esandakoa nahikotzat jo ez, eta hurrengo maila: polizien argotean paseillo edo gusano hitzez deitu ohi dutena: hiru-lau ibilaldi poliziek derrigortutako abiaduran; aitorpen gehiago eta zehatzagoak nahi, eta quirĂłfano izeneko tormentua azkenean. Tortura ďŹ sikoen bidez bilatzen zituzten aitorpenak esanarazi zizkidatela uste izan zutenean eta ďŹ sikoki eta psikikoki errendituta nengoela ikustean, tortura psikologikoaz jarraitu zuten: norbere burua ausartzat izan arren ederki menderatu nindutela arpegiratuz ... “denok azaltzen ]DUHWH KHPHQ EXUXD [XW baina majo apaltzen zaituzteguâ€? , fanfarroikeriaz, gaineratuz; eta abadetza dela eta iraingarrienak gertatu zitzaizkidan iruzkinak eginez, umiliazio lotsagarriak pairaraziz. Tortura jasan eta berehala koldarkeria eta porrota-

Gorrotoaren lehenengo kolpean torturaren egile materialen basakeriak nagusitu zitzaizkidan. Erreakzio normala iruditzen zait. Baina ez zitzaidan gainditzeko zailena gertatu. Izan ere, Euskal Herrian bizi dugun gatazka katramilatsuaren baitan, azkenengo katebegitzat jotzekoak dirala uste dut. Diferentziak diferentzi, ebanjelioko Jesusen bi esaldi izan nituen lagungarri: “... zure eskuetara eman nautenek bekatu handiagoa dute� (Jn 19,11) eta beste hau: “Aita, barka

iezaiezu, ez baitakite zer ari diren� ( Lk 23,34). Jasandako bidegabekeria barneratu ondoren, bizitzan aurrera egin beharra izan ohi da erronka eta bide horretan ezin diezu uko egin zure bizitzan ardatz izan dituzun giza eta kristau baloreei; eta jasandako sufrikarioen ondoren beste bat gehitzen zaie, beste biktimen -diralakoak di-

Ikuspegi honetatik maiz entzuten dugu, bai gizarte eta bai eleiz instantzietatik, egindako minaren damua eta barkamen eskaera beharrezkoak dirala egoera demokratikoa gauzatu eta bakea bideratzeko. Uste dut eskakizun hau partziala dela, alde batean bakarrik ikusten bait ditu erruak eta, ondorioz, barkamena eskatu beharrak. Zinez uste dut, damutze eta barkamen eskaera adierazpenetatik haratago, benetako barkamena alde bateko eta besteko biktima guztien aitortzan eta erreparazioan eta giza eskubide ororen begirune zorrotzean egikaritu behar dugula.

rala- sufrimenduarekiko barru-barruko ulerkuntza eta hurbiltasuna. Kontua da sinesmenaren eskakizunak ez dirala mugatzen pertsonatik pertsonara egokitu beharreko gorabeheretan. Gizartean bizi behar dugu, ezinbestean, gure fedea. Gizarte eremukoak izanik biktimen eragileak, gizartearen norabideari lotuta planteatu beharko dugu biktimen arazoa.

Izan ere, barkamenak egia izan behar du baldintza nagusitzat eta ukatu ezinezko egia da alde bietan izan dirala biktimak. Biktimak ez dira justuak eta injustuak. Biktima guztiak dira injustuak. Egia hoUL[H GD HWD HJLD KRUUHWDWLN abiatuta bideratu beharko dugu jokoan dagoen gizartearen baketzea, zintzoen eta gaiztoen, irabazleen eta galtzaileen eskema gaindituta. Martin

n Ăł i c a i l i c n o c e R


a e Hace un aĂąo k a B que vivo sin escoltas En ďŹ delidad a las vĂ­ctimas

Ahora me cuesta recordar cĂłmo era mi vida antes, pero todavĂ­a muchos dĂ­as salgo de casa buscando infructuosamente la mirada protectora de quien, alerta, esperaba, comprobaba y revisaba el entorno geogrĂĄďŹ co por donde discurrĂ­a mi vida. PasĂŠ 3.999 dĂ­as asĂ­. He buscado varias veces en el calendario el dĂ­a bisiesto (el 4.000) que diera sentido de nĂşmero redondo a este perĂ­odo. Y no lo hallĂŠ, como tampoco al sinsentido en TXHODDPHQD]DH[SOĂŹFLWDGH los terroristas a unas siglas polĂ­ticas, a unos cargos pĂşblicos, a personas comprometidas con su entorno y con las preocupaciones de sus vecinos y vecinas sumiĂł a una faceta de la vida de mi familia.

en la cuneta del camino de la vida; se ha robustecido porque estĂĄ alimentada de mis propias lĂĄgrimas ante tanto sufrimiento injusto provocado por quienes en nuestro pueblo y en su nombre han perdonado o aniquilado la vida tan caprichosamente; pero tambiĂŠn porque ha medido la condiciĂłn humana en el desprecio vivido (las meNunca supliquĂŠ “aparta de nos veces), el silencio (las mĂ­ este cĂĄlizâ€?. Me hubiese mĂĄs) o la incomprensiĂłn de bastado con abandonar, po- tantas y tantas personas a nerme a un lado o escurrir nuestro alrededor ante lo el bulto. A mĂ­ no me tocĂł que estaba pasando. Quiesubir al GĂłlgota. SĂłlo en nes me conocen saben que algunos momentos portĂŠ VR\VREULRHQODH[WHULRUL]Dclaro y a raĂ­z de la lectura la cruz de otros, pero dis- ciĂłn de sentimientos y poco implicativa del Plan Dio- puesto en cada momento a dado a gestos grandilocuencesano de EvangelizaciĂłn, dar razĂłn de nuestra espe- tes, pero aĂşn asĂ­, creo que pero mĂĄs aferrado a convic- ranza, como dirĂ­a la primera no hemos sabido ejercer Ni soy ni me considero vĂ­c- ciones que a mediaciones. epĂ­stola de Pedro. El dĂ­a 20 \ H[SUHVDU FRPR VRFLHGDG tima. SĂ­ un damniďŹ cado de Tampoco las siglas me fue- de octubre de 2011 –el dĂ­a vasca y como comunidad la estrategia de los terro- ron de fĂĄcil elecciĂłn. ÂżQuiĂŠn que ETA anunciĂł el cese de- cristiana, la solidaridad acristas que algunos tildan no recuerda por lo que esta- ďŹ nitivo de la violencia- volvĂ­a tiva hacia quienes han sufride irracional, pero que creo ba pasando el Partido Socia- GH0DGULGHQXQDH[FXUVLÄ‚Q do esta persecuciĂłn silente. que la mayor perversidad lista en los aĂąos 92-93?. Me que habĂ­a organizado con Quiero aďŹ rmar que mi fe radica en que era autĂŠntico fui implicando en un proyec- ORV PD\RUHV GH (W[HEDUUL a lo largo de estos aĂąos se fruto de mentes y razones to polĂ­tico colectivo desde el para visitar el Congreso y el ha hecho ďŹ rme en algo susabyectas. El coste en la vida que se lograban pequeĂąas Senado. En aquel momen- tancial: la ďŹ delidad a las vĂ­cde mi familia se encuen- concreciones de justicia to me sentĂ­ realizado en la timas de la Tierra, la gran tra en padecer amenazas social orientadas hacia los victoria de la razĂłn recta y el mayorĂ­a victimizadas por H[SOĂŹFLWDV R  ODWHQWHV HQ HO menos “afortunados socia- coraje frente a la injusticia; otros sujetos de apariencia fundado temor de cada dĂ­a lesâ€?. Es un eufemismo, claro, ha sido uno de los momen- humana que difĂ­cilmente, al revisar los bajos del co- pensar que la posiciĂłn social tos de mi vida que he perci- en mi comprensiĂłn, puedan che, en las palabras o ges- es fruto de una loterĂ­a y no bido mĂĄs signiďŹ cativamente llegar a ser templo de Dios. tos provocativos de vecinos. de la acciĂłn humana. SĂłlo el como realizaciĂłn de la EsNunca olvidarĂŠ el retrovisor recuerdo de tantos amigos y peranza. RecĂŠ y agradecĂ­ a Quiero acabar esta comucon los rotativos luminosos compaĂąeros, los que perdie- Dios aquello. nicaciĂłn dando gracias a de la policĂ­a el dĂ­a que salĂ­ ron la vida, los que sufrieron Dios y a quienes asegurade casa escoltado por vehĂ­- ataques, los que tirando de Mi vida (y mi fe como dimen- ban cada dĂ­a que mis hijos culos policiales, llevando al valentĂ­a al abrir cada maĂąa- siĂłn fundamental de ella) pudieran volver a ver a su colegio en el asiento trasero na la persiana de las Casas ha engrandecido su sentido padre cada noche. Sin duda, del coche a mis hijos enton- del Pueblo abrĂ­an puertas porque es portadora de los hoy somos mejoresĹĄ ces tan pequeĂąos y frĂĄgiles. de libertad y dignidad en corazones y afectos de no Oscar En sĂłlo un aĂąo sin escoltas HVWH3DĂŹV H[SUHVLÄ‚QTXHVH pocos amigos y compaĂąeros ha cambiado tanto mi forma la tomo prestada a Imanol cuyas vidas rotas quedaron de entender el ocio personal y familiar que no dejo de contemplar aquella ĂŠpoca de casi once aĂąos como una autĂŠntica amputaciĂłn de mi vida y relaciones sociales. EntrĂŠ en polĂ­tica sin tenerlo

Zubero), y del compromiso con los sufrientes que derivaba de mi vivencia de fe eran, en muchos momentos, los únicos motivos para resistir y aguantar. En ocasiones veo algunos paralelismos entre mi vida militante y el evangelio de Marcos y ODH[SHULHQFLDFRQIJLFWLYDGH Jesús.

8


alkarrenbarri205ekaina2013

TESTIGANTZA

BAKEA Gogorkeria edo terrorismoa, ludi honetan pakean bizi ahal izateko, izan litekean etsairik gaiztoena da. %L]WDQOHHQ DUWHDQ ]RULW[Drra, ezin bizia, larritasuna eta elkarren arteko gorrotoak sortzen ditu. Bestalde, biztanleen arteko ongi nahiak, elkarren arteko onberatasuna, bizipoza eta bakea sortzen ditu herritarren artean. Badago esangai bat oso sakona eta erabat adierazgarria, honela dioena: “Ez besteei egin, besteek zuri egitea nahi ez duzunik�. Aztertu gogo onez esaldi honen adierazmena eta konturatuko zara egia handia dela. Era horretara jokatuz gero, “Ongi Izate� hori bermatuta dagoela. Nere anaiaren erahilketa Aipatu dugun gogorkeria hori bitarteko, erahila izan ]HQQLUHDQDLD%DVHW[HEDtean jaio eta bizi ginen bost senide amarekin. Hau gaz-

Erahiltzailearen ama alaba batekin etorri zitzaigun eta parkamena eskatu zioten, amari adieraziz, beraiek eta familia errugabeak zirela. 6HPHDXUWHHWDQHW[HWLNDOGH eginda zegoela. Asko eskatzea ez bazen, parkatzen ahalegintzeko eskatu ziguten.

teena zen, hogei eta hamabost urteko mutila. Erabat DSDOD L[LOD HWD ELKRW] RQHkoa. Irabazbidez marratzailea eta aldi luze batez lantoki garrantzitsu batean jardun zuen. Ez zuen beste inongo zereginik, adineko bere ama eta familia. Egun batean, goizeko zortziak inguruan lantokira joateko autobus geltokian zain zegoela, auto bat inguratu zitzaion. Gelditu gabe tiroka hasi ziren barrutik eta zerraldo utzi zuten errepide bazterrean. Inguruko baVHW[H EDWHNR H]DJXQ EDWHN deitu zidan eta han aurkitu

nuen anaia burutik odola zeriola. Senide maiteena horrela ikusteak sortu zidan nekemin eta nahigabeak lur jota utzi ninduen, ezertarako gauza ez nintzala. Egun hartan ez genekien zeintzuk izan ziren erasotzaileak baina entzun genuen irratiz, BatallĂłn Vasco EspaĂąolekoak izan zirela. Euren arteko bat herriko familia ezagun bateko semea zen, anaiaren adin berekoa, HONDUUHNLQ LNDVWHW[HDQ ERVW urtez ibilitakoa eta erabat ezaguna.

)DPLOLDQ XQH EDWH] HUH H] zitzaigun bururatu gertaki]XQDUL W[DUNHULD] HUDQW]Xtea, bide horretatik ez zegoen inorentzako erantzun onik. Bestalde, kristinauak garenez, ez genuen izan zalantzarik parkamena emoteko orduan. Egia esan, ezin genezake ahaztu inoiz familiako bat falta zaigula baina honek ez dauka zerikusirik parkamenarekin. Elkarren arteko adiskidetasunak eta bakeak askoz gehiago balio du eta osasungarriagoa da elkartean bizitzeko ĹĄ Jose Mari

Ekainaren 1ean, Bakearen aldeko Koordinakundearen azken agurra ospatu zan, betiko moduan, kalean. Orain dala ia 28 urte lehenengo bilkura isila egin zan lekuan, plaza zirkularrean, agur publikoa irudikatu zan. Ekitaldi xumea eta hunkigarria izan zan, zarata handi bakoa, Bakearen aldeko Koordinakundearen estilokoa.

n Ăł i c a i l i c n o c e R

Dossier paz y reconciliación_Alkarren barri 2011-2013  
Dossier paz y reconciliación_Alkarren barri 2011-2013