Page 1

Nº 69 - aGOSTO AGOSTO / SEPTIEMBRE 2013

C U A D E R N O S T É C N I C O S

benasque una ruta infinita PVP: 2 €


DistRiBUiDo PoR: megasPoRt.es

www.haglofs.com/ intense

monochRome BY haglรถfs

HAGLร–FS LOGOTYPE B A S I C L O G O T Y P E . TO B E U S E D A S N E G AT I V E W H I T E O N A B L A C K O R D A R K B A C K G R O U N D


C U A D E R N O S T É C N I C O S Director: Jorge Chueca cuadernos.direccion@barrabes.com

Nº 69 agosto / septiembre 2013 Nº 69 - AGOSTO / SEPTIEMBRE 2013

C U A D E R N O S T É C N I C O S

04 BENASQUE, UNA RUTA INFINITA 06 REPORTAJE UN CAMINO HACIA EL OESTE 18 REPORTAJE EL ÉSERA, TRONCO CENTRAL DEL VALLE 26 REPORTAJE CRUZANDO EL ANETO 30 REPORTAJE VARIANTE DE LA SIERRA NEGRA 38 ÚLTIMA HORA

Redacción: Equipo Cuadernos Técnicos Diseño y maquetación: Javier Campo Producto y asesoría técnica: Fernando Tomás Publicidad: comunicacion@barrabes.com 876 76 80 46 Atención al Cliente: Tfno. 902 14 8000 cuadernostecnicos@barrabes.com Imprime: Calidad Gráfica Araconsa Dep. Legal: Z-553-2002 ISSN 1696-7917 Barrabes Esquí-Montaña SLU Ctra Francia s/n Benasque (Huesca)

La escalada y el alpinismo son potencialmente peligrosos y dañinos. Cualquier persona que escala habitualmente es personalmente responsable de aprender las técnicas adecuadas y asume todos los riesgos y la responsabilidad completa por cualquier daño o herida, incluida la muerte, que pueda resultar de la actividad.

Este producto procede de bosques gestionados de forma sostenible y fuentes controladas www.pefc.es

Tirada de 15.000 ejemplares. Distribución gratuita.

benasque una ruta infinita PVP: 2 €

▌En portada: La Tuca de Ballibierna. ▌Foto: © Jorge Chueca.

▌ EDITORIAL

Rutas en Benasque El valle de Benasque reúne 65 tresmiles en su cuenca, así como innumerables picos que superan los 2.000m de altura. Es un hecho conocido. Estos grandes macizos que se desploman vertiginosamente aislando y empequeñeciendo a los pueblos del valle conforman una complicada orografía llena de valles subsidiarios del principal, o del río Ésera. Más que del valle de Benasque, sería apropiado hablar de los valles de Benasque. Sin embargo, esta acumulación de montañas de más de tresmil metros, entre los que se encuentran las dos cumbres más altas de la Cordillera, el Aneto y el Posets, ha originado una curiosa situación: a diferencia de otros lugares del Pirineo, para la mayoría de los montañeros Benasque es un lugar de cimas, no de travesías. Resulta paradójico, sobre todo si pensamos que uno de los valles más visitados del Pirineo alberga en su interior muchos lugares, incluso valles enteros, salvajes, bellos y desconocidos, que apenas reciben visitas. Este número de nuestra revista no pretende ser una guía; más bien quiere ser una sugerencia de búsqueda, un pequeño muestrario de alguna de las infinitas posibilidades que el valle ofrece. Por ese motivo, no aportamos datos de horarios, ni describimos las rutas de forma que puedan ser seguidas. Corresponde a cada cual informarse, prepararse, evaluar su experiencia montañera para cada ruta, y la decisión responsable sobre su actividad. Esto, que siempre es importante, es fundamental en este caso en el que, si bien sin especiales dificultades, algunas de las variantes que aquí proponemos no están hitadas, pudiéndose complicar para aquellos menos experimentados o poco acostumbrados a orientarse en montaña, en especial si el mal tiempo llega. Una vez más tenemos que insistir en lo ade-

cuado de contar con ayuda profesional. ¿Alguna duda sobre su capacidad? ¿no se atrevería a realizar alguna de estas travesías, aun sabiendo que físicamente sería capaz de ello? ¡Contrate un guía, realice cursos! Vivimos en un país en el que la opinión generalizada parece ser que la ayuda de un guía profesional de montaña supone una seria minusvalía en el orgullo del contratante. Cuando en realidad, además de un síntoma de inteligencia, la ayuda de un guía es una fuente de felicidad y grandes momentos. Cada cual tendrá el suyo: habrá algún alpinista experimentado que contrate uno para escalar la norte del Eiger, habrá personas y familias cuyo objetivo inicial en una visita a Benasque sería alcanzar Aigualluts y Estós y que gracias a ellos, dentro de su capacidad, podrán descubrir con intensidad lugares verdaderamente mágicos. Por supuesto, el apoyo de los 3 refugios del valle (Ángel Orús, Estós, la Renclusa) -así como el de Biadós, en Gistaín, para aquellos que decidan alargar la travesía- es fundamental. Sin embargo, la carencia de refugios y de accesos en la descomunal y salvaje zona de Salenques y Angliós puede suponer un serio hándicap para algunos. En estos momentos la Federación Aragonesa de Montañismo ha comenzado la construcción de un refugio en la zona, pero tardará un tiempo en dar servicio. Os invitamos a que comencéis la lectura de la revista. Tan solo con que haga sentir a alguien en su casa de la magia del Pirineo, le descubra algún lugar que le haga soñar con futuros momentos o iniciar algún proyecto, nos daríamos por satisfechos, y la elaboración de esta revista, con la que tanto hemos gozado, habrá merecido la pena.



Jorge Chueca Blasco

Los contenidos de esta publicación no pueden ser reproducidos, almacenados o transmitidos en manera alguna ni por ningún medio, ni parcial ni totalmente sin el consentimiento del editor. Las opiniones vertidas por los autores de los artículos que conforman esta publicación no tienen que ser necesariamente compartidas por el director ni por el equipo de Barrabes. La publicidad incluida en esta publicación no debe ser considerada una recomendación de Cuadernos Técnicos a sus lectores. Cuadernos Técnicos es ajeno al contenido de los anuncios; su exactitud y/o veracidad es responsabilidad exclusiva de anunciantes y empresas publicitarias.

3


BENASQUE: UNA El mapa que acompaña esta página, gentilmente cedido por la empresa Prames, con quienes hemos colaborado muy estrechamente para la realización de este número de la revista, muestra el alto valle de Benasque, sus montañas y sus valles subsidiarios. No es difícil ver que, a grandes rasgos, la ruta de travesía entre refugios que aquí se propone, se añada Biadós o no, se elija cualquiera de sus variantes, forma un signo de infinito en el mapa, con centro en el pueblo de Benasque. No es una travesía que recorra íntegramente el territorio, pero sí su 4

C U A D E R N O S T É C N I C O S

zona principal. Hay valles como la Aigüeta de la Ball, Remuñé, Cregüeña, etc, que quedan fuera de la misma. Y dentro de las zonas que visita, más bien sirve para descubrir posibilidades en las mismas que para conocerlas en profundidad. Sin embargo, aquellos que realicen este signo de infinito, o se basen en él para total o parcialmente diseñar sus futuras rutas, tienen que saber que además de tener una belleza sobrecogedora, es verdaderamente representativo de lo que es este territorio y lo que ofrece. Quizás sea la travesía más

lógica entre refugios del valle, al estilo de otras que se realizan en diversos puntos del Pirineo, y que en Benasque, zona de picos por excelencia, no han llegado a cuajar nunca. Como detallaremos más adelante, la zona este del signo de infinito carece de momento de refugio, en espera de la construcción del refugio del Estany de Cap de Angliós por parte de la Federación Aragonesa de Montañismo y de Prames. Al tratarse además de la zona más rota, descomunal y desolada, aquellos que decidan internarse en ella de-


UNA RUTA INFINITA berán tener la experiencia adecuada y llevar la logística perfectamente preparada. Insistimos en que nuestra intención con esta revista es más bien una sugerencia, una presentación, unas posibilidades de descubrimiento; en ningún caso una guía. Por eso no marcamos exactamente la ruta en el mapa, ni hablamos de horarios y distancias. Nadie debe basar su información sólo en este número de Cuadernos Técnicos; quien se sienta atraído por algo de lo aquí presentado, deberá realizar su labor de búsqueda de información, mapas, etc, o contratar un

guía que lo acompañe. Quizás en un futuro alguien edite una guía completa; no es la intención actual. Recordamos que toda la información sobre los refugios, así como cartografía, reservas online de los mismos, etc, puede ser encontrada en la página web: www.alberguesyrefugiosdearagon.com. Además de todas las posibilidades de alojamiento que ofrecen los pueblos del valle, queremos destacar que hay 3 establecimientos en la ruta que pueden ser perfectamente empleados para organizar la logística, especialmente si se toman algunas de

las variantes propuestas: Hostal Parque Natural, a la entrada del valle de Estós, y Hotel Turpi/Baños y Hotel Llanos del Hospital en el valle central del Ésera. Por supuesto, hay que decir las fotos realizadas están todas ellas realizadas en verano, y la propuesta y descripción general de la misma también habla de esta estación. La primavera en el Pirineo puede comenzar muy tarde, y suele tener carácter invernal en las condiciones de la montaña; el otoño puede traer ya ramalazos de invierno que sorprendan a los menos experimentados. 5


▌REPORTAJE

Un camino ha Si comenzáramos nuestra ruta partiendo de Benasque en el sentido de las agujas del reloj, recorreríamos el bucle oeste del signo de infinito que conforma esta gran travesía. Se trata de un trazado lógico en el mapa, pero de un caos geológico sobre el terreno, con pasos de alta montaña que obligan a superar los 2.700m de altura; un conjunto paradisiaco combina las montañas de más de tresmil metros con los grandes bosques, las cascadas rugientes, los roquedos interminables y las paredes vertiginosas que recuerdan en no pocos momentos a las formaciones dolomíticas. 6

C U A D E R N O S T É C N I C O S


A LA DERECHA. El Posets y la cicatriz del valle de Eriste, desde las montañas de Cerler. ABAJO. Panorámica del cordal que separa Estós y Lliterola, desde el Perdiguero hasta la Tuca Dalliú.

acia el oeste Texto y fotos: EQUIPO CUADERNOS TÉCNICOS

UN CAMINO HACIA EL OESTE

7


▌REPORTAJE

De Eriste a Estós El valle de Eriste desemboca en el Ésera junto a la población del mismo nombre, unos pocos kilómetros aguas abajo de Benasque. Una pista nos permite adentrarnos en la Bal durante un corto trecho; más allá, ningún medio motorizado puede proseguir, y una senda es el único acceso hacia la montaña. Como hemos dicho, esta es la tónica de los grandes valles auxiliares del Ésera, y ahí reside buena parte de su encanto, convirtiéndose en una de las singularidades del valle de Benasque. El valle de Eriste se desploma de forma dramática desde su nacimiento en un cordal de tresmiles -presidido por la Tuca de Llardana, o Posets, segunda cumbre más alta de la cordillera-, hasta su final, salvando en un espacio relativamente corto casi 2.400m de desnivel. Más que un valle puede considerarse un barranco, o aigüeta, pero eso sí, de proporciones colosales, y mayor que unos cuantos valles pirenaicos. Este valle guarda un espléndido secreto, un diamante en bruto que sólo vamos a nombrar: una más de las venas ramificadas de este universo de montaña, que desemboca en la Bal de Eriste poco antes de su desembocadura en el Ésera: la Aigüeta de la Ball. Pero hoy nuestro camino nos obliga a pasar de largo por este remoto lugar de salvaje y virginal belleza, para continuar por el valle principal hasta alcanzar el refugio de Ángel Orús, punto de partida para los numerosos itinerarios de montaña posibles en los tresmiles y dosmiles de este valle. Muchos pensaréis que lo conocéis; creednos si os decimos que la mayoría estáis equivocados. Ocurre que la sombra de los tresmiles es muy alargada, y suele oscurecer la luz de montañas de gran belleza y altura, como es la zona oculta de las Tucas.

8

C U A D E R N O S T É C N I C O S


ARRIBA. Batisielles. A LA IZQUIERDA. Ib贸n de Perram贸.

UN CAMINO HACIA EL OESTE

9


▌REPORTAJE

Desde este refugio parte una de las rutas clásicas a la cima del Posets. También parte la travesía al refugio de Biadós, en el valle de Gistaín, desde el que posteriormente podremos cruzar al valle de Estós, en la ya tradicional travesía de los 3 refugios. Pero en esta ocasión hemos elegido el trayecto que cruza a través del collado de la Plana, a más de 2.700m de altura, para descender hacia el valle de Estós por la gran zona de lagos de Perramó, Batisielles y Escarpinosa. El collado de la Plana , lugar telúrico de remoto acceso, con un ibón prácticamente en el mismo collado. Algo bien extraño, y decididamente bello. Desde esas soledades, los más experimentados podrán ascender a la Tuca des Corbets (2.904m), el pico que conforma el collado en su lado sur (derecho si accedemos desde Eriste). No es una subida complicada, pero sí algo vertiginosa para inexpertos. Es una de esas montañas apenas ascendidas, víctimas de la “tresmilitis”; sin embargo, supera en aislamiento (se trata de una aguja con una única punta), belleza de ascensión, aproximación y vistas, a muchos tresmiles, poco definidos e integrados en un gran macizo con cimas que los superan. 10

C U A D E R N O S T É C N I C O S

ARRIBA. Tuca de Escorbets, con el ibón del Collado de la Plana a sus pies. FOTO: Francisco Javier Ureta López. DEBAJO. Aguas cristalinas en el ibón de la Escarpinosa.


DISEÑO MINIMALISTA. ARTESANÍA ATEMPORAL. Nacida en el espacio natural de las montañas de la costa canadiense, Arc’teryx se basa en el principio de un diseño y producción obsesivo y preciso, creando productos que ofrecen una calidad sin precedentes en los momentos de extrema necesidad. Evolution in action.

Descubra por qué nuestros productos GORE-TEX® ofrecen mejores resultados: arcteryx.com/goretex

Pirineísmo de Ayer y de Hoy

11


▌REPORTAJE

ARRIBA. Al fondo las Maladetas, en primer plano los ibones de Perramó y la cima de las Agujas de Perramó, desde la cima de la Tuca de Escorbets. Francisco Javier Ureta López. A LA IZQUIERDA. Aguja de Perramó.

12

C U A D E R N O S T É C N I C O S

Tanto desde el collado como desde el pico, la vista es sublime, y a muchos que creen conocer el valle de Batisielles les proporcionará una perspectiva diferente e inolvidable sobre los ibones tantas veces visitados del valle por el que nos disponemos a descender. Por ejemplo: desde la Plana verán, cientos de metros por debajo, un espolón rocoso; es la cima de la Aguja de Perramó, tantas veces vista desde abajo, y ahora tantos metros por encima de ella. Estós es el valle pastoril por excelencia de Benasque. Extenso, amplio, ancho, largo, con grandes bosques y prados que conforman una reserva natural y paisajística de primer nivel y culminado, cómo no, por un circo de tresmiles entre los que destacan el Posets y el omnipresente Perdiguero. Al igual que su vecino valle de Eriste, ninguna carretera se interna en él: tan sólo una estrecha pista utilizada por los pastores recorre su primera mitad; a partir de ahí, senda y zonas de alta montaña sin trazar. El descenso desde el collado de la Plana hasta el refugio de Estós, como hemos dicho, transcurre a través de la gran zona lacustre de Batisielles. Tenemos dos opciones desde el ibonet del mismo nombre: desviarnos hacia el refugio, o bien continuar descendiendo al fondo del valle, pudiendo acercarse a Benasque aquellos que tomen esta segunda opción. Hay un establecimiento muy bien situado justo en la entrada del valle, al lado del parking: el Hostal Parque Natural. Junto al Hotel Turpi y Llanos del Hospital, son los únicos lugares en donde dormir fuera de los refugios en toda la travesía.


PATAGONIA 2.0

13


▌REPORTAJE

A LA DERECHA. Final del barranco de Lliterola, desembocando en el Ésera. FOTO: Llanos del Hospital. A SU DERECHA, ARRIBA. El valle de Estós. De izquierda a derecha: Benasque pueblo, Tucas de Ixeia, Posets, Perdiguero. A este lado Lliterola. EN EL CENTRO. Ibones de Lliterola. FOTO: Llanos del Hospital. ABAJO. Cabaña de Lliterola.

De Estós a la Renclusa por Lliterola Partiendo del refugio de Estós, el trayecto más natural, muy conocido por todos es descender el bucólico valle hasta su desembocadura en el Ésera, verdaderamente cerca del pueblo de Benasque. A partir de ahí, siguiendo hacia el norte el camino que atraviesa todo el valle a través de bosques y prados, podremos acceder hasta Llanos del Hospital, la Besurta, y las zonas altas del valle del Ésera. Nosotros vamos a proponer una alternativa prácticamente no empleada, con ascenso a pico incluido, transitando por zonas desconocidas, visitando otro de los valles ramificados que desembocan en el Ésera, Lliterola y, sobre todo, culminando en el que probablemente es el mejor mirador del valle: el Pico de Estós o Tuca Dalliú. Pero antes que nada queremos recalcar dos cosas muy importantes: • Aunque sin ninguna dificultad técnica, y transcurriendo prácticamente entera por fáciles zonas de pastos, la ruta no está hitada. Aquellos con menor experiencia, que puedan tener problemas para orientarse fuera de senda en zonas de pastos sin grandes referentes, especialmente si en altura cae el mal tiempo, pueden perfectamente contratar un guía, con el que seguro que además podrán continuar la ruta a través del cordal hacia los collados del Perdiguero antes de descender. No nos cansaremos de repetirlo: vivimos en un país en el que el hecho de contratar un guía de montaña parece indicar una minusvalía en el orgullo del ciudadano contratante, algo de lo que avergonzarse. Lo que evidentemente no demuestra mucha inteligencia. Hay un guía para todos: para los montañeros experimentados, que podrán acceder a actividades que no podrían sin él, y para los senderistas, que podrán atreverse con rutas magníficas, que aunque sin dificultad técnica, pertenecen al terreno de la montaña con experiencia, por diferentes motivos. Entre los que se encuentra la falta de señalización. 14

C U A D E R N O S T É C N I C O S


UN CAMINO HACIA EL OESTE

15


▌REPORTAJE

ARRIBA. El macizo de las Maladetas desde Lliterola. A LA IZQUIERDA. Comienzo del camino de Lliterola, en la carretera Benasque-Llanos.

16

C U A D E R N O S T É C N I C O S


• Lo segundo que queremos recalcar tiene que ver con el carácter pastoril del valle de Estós, fuente económica de muchas familias del valle. Al no haber sendero trazado con claridad, y transitar la ascensión hasta Dalliú por zona de grandes pastos de altura, se exige el máximo respeto tanto a la actividad como al ecosistema, evitando las nuevas trazadas en lo posible. Partiendo desde la Cabaña de Turmo, se accede en diagonal por la laderas de la margen izquierda del valle de Estós hasta nuestro objetivo. Alcanzaremos el collado entre el Turó de Frontonet y la Tuca Dallíú, o Pico de Estós. Una vez en él, el valle de Lliterola aparece bajo nuestros pies, salvaje y bello, de grandes dimensiones pero corto recorrido; más bien un descomunal barranco que se desploma desde los 3000m hasta el fondo del valle. Y desde el collado subimos en corto espacio de tiempo a la cima de la Tuca Dalliú (Pico de Estós) o del Turó de Frontonet. La vista que se divisa desde allí es de las que no se olvidan. Prácticamente estamos en el centro geográfico de todos los grandes macizos de tresmiles del valle, en una panorámica de 360º, con el Ésera y el pueblo de Benasque 1.500m por debajo de nosotros, con la guinda de una perspectiva completa e inédita de todo el valle de Batisielles y las Tucas, con la ruta que ayer completamos desde el collado de la Plana hasta el fondo del valle. El descenso al fondo del valle de Lliterola es lógico, aunque apenas marcado. Tenemos que finalizar en la cabaña de Lliterola. Desde allí, descendemos hasta el Ésera, retomando la ruta clásica por el valle.  ■

TRANS-LAPONIA

17


▌REPORTAJE

El Ésera, tronco Es el valle principal de Benasque, en el que desembocan todos los demás afluentes y valles laterales. Nace en el pico más alto del Pirineo, el Aneto, en dirección norte, para después realizar una gran curva de 180º y dirigirse hacia el sur, hacia el pueblo de Benasque, el Cinca y el Ebro. Esta gran curva en la que el valle gira sobre si mismo desorienta en ocasiones a los visitantes menos acostumbrados a la orientación en montaña; si se hiciera una pequeña encuesta entre ellos en el pueblo de Benasque, la gran mayoría señalaría hacia el norte para situar el pico de Aneto; su verdadera situación es al este del pueblo.

18

C U A D E R N O S T É C N I C O S

Su facilidad de acceso y lo llamativo de sus vistas concentran en él las zonas más conocidas y famosas de la travesía. Una carretera que parte del pueblo recorre la primera zona del Ésera, hasta Llanos del Hospital, precisamente en donde comienza la curva. La carretera acaba bruscamente en un barranco; se trata de un viejo proyecto de paso a Francia que nunca se terminó. A partir de ahí, una pista nos acercará un trecho más hacia las zonas más altas, en concreto hasta la Besurta. Y allí se retoma la tónica del valle: una senda se convierte en la única opción para llegar hasta su circo final, en Aigualluts, bajo la intimidante mole del


A LA DERECHA. Valle del Ésera más arriba de Llanos. Al fondo, el valle de Remuñé. ABAJO. La tempestad se cierne sobre Aigualluts.

central del valle Texto y fotos: EQUIPO CUADERNOS TÉCNICOS

EL ÉSERA , TRONCO CENTRAL DEL VALLE

19


▌REPORTAJE

ARRIBA. Plan de Están y su ibón estacional. foto: Llanos del Hospital. A LA DERECHA. Cabaña de pastores.

Aneto y su glaciar. El general conocimiento que hay de esta zona no debe hacernos olvidar sus grandes atractivos. Que comienzan en el camino que accede desde Benasque hasta Llanos por la ribera izquierda del río, opuesta a la carretera, a través de Senarta y Baños/ Turpi. Aquellos que suelen aprovechar la comodidad de la ruta asfaltada, les recomendamos que por una vez abandonen el automóvil y recorran el valle a pie; la sorpresa que se van a llevar puede ser bastante importante. Los que estén siguiendo la travesía que proponemos es posible que consideren este tramo de la ruta, el correspondiente al Esera, como una zona de transición, y no les faltará razón: si bien se recorren zonas muy bellas e interesantes, psicológicamente descansarán 20

C U A D E R N O S T É C N I C O S

de la remota, poco concurrida y exigente alta montaña por la que transita el resto del recorrido. Sin embargo el descanso será más psicológico que real. Algo especialmente aplicable a aquellos que decidan ascender la Tuca Dalliú. Tanto si se desciende por el valle de Estós hasta su final como si se cruza desde ese valle hasta Lliterola por la ruta de la Tuca Dalliú, finalizaremos en el Ésera, unos kilómetros más arriba en el caso de 2ª variante. Desde allí, por camino conocido y hacia el norte, a través de prados, bosques y gorgas, continuaremos nuestra travesía. Pasaremos por el Hotel Turpi, antiguos Baños de Benasque, aguas termales explotadas desde la época romana, las Gorgas de Alba y sus cascadas, el sendero botánico, hasta llegar a Llanos del Hospital.


UN CAMINO HACIA EL OESTE

21


▌REPORTAJE

A LA DERECHA. Panorámica del alto valle de Benasque. Se observa como describe su gran curva de herradura alrededor de las Maladetas y el Aneto, finalizando en Aigualluts. foto: Llanos del Hospital. ABAJO. Otra imagen del Plan de Están. foto: Llanos del Hospital.

22

C U A D E R N O S T É C N I C O S


El origen de este lugar data de 1200, cuando se fundó un antiguo Hospital a cargo de la Orden de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén, o de Malta, con el fin de facilitar el tránsito de viajeros entre Aragón y Francia. Hacia el siglo XVI pasó a ser propiedad del Ayuntamiento de Benasque, y hoy en día, además del hotel, alberga una fundación cultural de fuerte actividad que lo mismo custodia una de las mejores bibliotecas pirineistas de la cordillera que realiza estudios históricos o excavaciones arqueológicas. Una verdadera rareza encontrar un lugar así a 1.800m. Tras este breve paréntesis “civilizado”, pero no carente de sumo interés, nuestra travesía vuelve a acercarse a la montaña inaccesible por una zona que sólo podría definirse como caos hidrológico. El Plan de Están, sin río, alberga un gran lago estacional que se forma cada primavera, y que desaparece por medio de vasos comunicantes repartiendo sus aguas aquí y allá. Más allá alcanzamos la curiosidad geológica del Forau de Aigualluts, en donde todas las aguas procedentes del glaciar del Aneto, de la Escaleta, del valle de Barrancs, desaparecen como por arte de magia reapareciendo al otro lado de las montañas, en la Val d’Arán, siendo este uno de los nacimiento del Garona, importante río francés del otro lado de la cordillera. A partir de ahí, la cosa se racionaliza, y los ríos vuelven a regirse por las normas más o menos universales que los regulan: nacen, fluyen hacia abajo, siguen el valle, etc. Pronto llegaremos a la subida al refugio de la Renclusa, punto de partida para la ascensión al Aneto y las Maladetas. Legendario lugar en el que casi todos los alpinistas del país han pasado al menos una noche. Sin embargo, nuestra ruta no seguirá el camino que tomarán de madrugada la mayoría de los que compartan refugio con nosotros esa jornada; a la mañana siguiente nos espera una apasionante travesía por algunos de los lugares más desolados del Pirineo. EL ÉSERA , TRONCO CENTRAL DEL VALLE

23


▌REPORTAJE

24

C U A D E R N O S T É C N I C O S


A LA IZQUIERDA. El Aneto y su glaciar desde Aigualluts. EN LA OTRA PÁGINA, ARRIBA. Cascada de Aigualluts. ABAJO. Forau de Aigualluts.

La etapa de Estós a la Renclusa no debe engañarnos, sobre todo si optamos por la bella variante de Lliterola: es larga, y aunque cuando llega al Ésera deja de transitar por lugares remotos (lo que es un alivio psicológico), es muy interesante...y finalmente bastante cansada. Es cierto que puede considerarse como una excelente etapa de transición, que nos permite recargar el espíritu para lo que nos espera en los siguientes dos días por las desolaciones de Salenques, Angliós y la Sierra Negra, en donde prácticamente no tendremos ni un refugio en el que guarecernos entre tanto granito e ibones, pero no por ello la disfrutaremos menos: es bellísima, deliciosa, con alicientes culturales y geológicos que sumar al disfrute montañero del recorrido, y en ningún caso es un corto paseo. Como decíamos en la introducción de la revista, esta travesía forma un signo de infinito, y como tal puede comenzarse en cualquier punto del recorrido. Habrá muchos que decidan comenzarla por la etapa Benasque-Renclusa, dejando para el último día el descenso desde Estós hasta el pueblo, o su variante por Lliterola. Quizás sea más lógico, pero como hemos afirmado, este número de Cuadernos Técnicos no pretende ser una guía, sino más bien una sugerencia de ruta que cada cual preparará: completa, por partes, comenzando en donde mejor le indique sus necesidades o querencias.  ■

Trilogy

PATAGONIA 2.0

25


▌REPORTAJE

Cruzando el Aneto Por el valle de Salenques; en tierras del Noguera Ribagorzana Entramos en una de las zonas más salvajes del Pirineo. El terreno es abrupto, duro, las distancias y las magnitudes son enormes, los accesos exteriores son remotos, dificultando el posible abandono, y además apenas hay refugio. Todo esto debe ser tenido en cuenta a la hora de tomar la decisión de realizar la ruta; aquellos con menor experiencia, una vez más, no deben sobrevalorar sus fuerzas y técnicas, contratando un guía si fuera necesario. Desde la Renclusa partimos hacia Aigualluts, en busca de una de las más famosas imágenes del Pirineo: la cara norte del Aneto, máxima altura de la cordillera, con su glaciar. Enfilaremos el valle de Barrancs, pedregoso, nivoso, que nos obligará a un gran trabajo 26

C U A D E R N O S T É C N I C O S

durante unas horas hasta que, tras constante y fuerte pendiente, alcancemos el collado de Salenques, situado a 2.810m de altura. Ruta hitada y con marcas, pero que requiere de buena orientación y navegación por montaña. Además de paciencia. Este collado es el punto de partida para una de las grandes clásicas pirineistas: la escalada de la cresta de Salenques hasta la cima del Aneto, reservada a escaladores experimentados. Y también es la puerta a nuevos valles y horizontes; en el instante en el que crucemos el collado, por primera vez en nuestra travesía abandonamos la cuenca del Ésera, para introducirnos en la del Noguera Ribagorzana. El valle de Salenques, de primitiva belleza, es muy

Texto y fotos: EQUIPO CUADERNOS TÉCNICOS


A LA izquierda. La cresta de Salenques, desde la subida al collado POR Aigualluts. FOTO: Jonás Cruces/ Todovertical. ABAJO. DETALLE DE BARRANCS, COLLADO DE SALENQUES Y CIMA DEL ANETO.

poco visitado. Su orografía no ayuda mucho; desde su mismo nacimiento en Puente de Salenques, en la carretera N-230, unos kilómetros al sur de la boca sur del túnel de Vielha, nos adentramos en un laberinto de bosques de hayas reventados por grandes aludes, bloques, rocas, neveros...es costoso el tránsito por estos lugares, en los que las sendas más sugieren que muestran. Las opciones de travesía están mediatizadas por la falta de refugios. Proponemos dos opciones: la primera, si venimos desde la Renclusa o Besurta, es descender desde el collado en su totalidad el valle hasta Puente de Salenques. Quedaremos asombrados por su belleza, pero también agradeceremos la llegada

a través de estrecha senda por hayedo a la Nacional 230 unas horas después, tras el tránsito por los bloques y rocas que conforman este caos geológico. Una vez allí, podemos continuar por carretera hasta la boca sur del túnel de Vielha, en donde se encuentra el Refugi Conangles. Podemos calcular, en condiciones favorables, unas 8-9 horas desde la Renclusa. Pero recalcamos que hay que trabajárselas. Al día siguiente, si tomamos esta opción, desandaremos parte del camino desde Puente de Salenques, para después subir por el ramal lateral del valle que nos depositará en Angliós, primeros ibones y estanys de la gran zona lacustre que ocupa la parte alta de Salenques.

CRUZANDO EL ANETO

27


▌REPORTAJE

La otra opción requiere de logística para pasar la noche, y de buen sentido de la orientación para transitar por zonas no marcadas y de difícil paso. Una vez más, las grandes piedras que nos harán luchar metro a metro el camino serán la tónica general. En los mapas disponibles en el mercado puede verse la propuesta: comenzamos el descenso desde el collado de Salenques hasta la Pleta del Cap de la Vall, desde donde por fuerte pendiente y a través de los ibones de Ixalenques, nos elevaremos hasta el Estany Negre, a casi 2.600m de altura. Estaremos en el corazón de esta gran zona lacustre, en la que destacan el Estany negre, el Estany de Cap de la Vall, los ibones de Angliós y el Estany Cap de Llauset. La Federación Aragonesa de Montañismo, junto a Prames, está construyendo un refugio guardado en este último Estany, que facilitará las cosas a aquellos que transiten por estas tierras desoladas e inmensas. Mientras tanto, las posiblidades son: • Vivac en el Estany Negre o en el cercano Estany Cap de la Vall • Cruzar por ladera sin marcar, a través del collado, desde el Estany Negre hasta los Estanys de Angliós, en donde un pequeño pero coqueto refugio libre nos puede servir para pasar la noche. (Refu28

C U A D E R N O S T É C N I C O S

gio de pescadores, en los mapas) (¡Cuidado con los horarios, asegurarse y medir bien las fuerzas!) • Vivac en el Estany de Cap de Llauset, por la zona en la que se está construyendo el refugio. Los mapas no deben engañarnos: si bien veremos que indican la presencia de un “Chalet” en los Estanys de Ixalenques, cerca del Estany Negre, se trata de un lugar particular cerrado a cal y canto, que sin embargo, debido a estar elevado del suelo, nos permite el vivac bajo el mismo. No son pocas las historias que se cuentan de tan surrealista construcción a 2.500m de altura, y no son pocas las elucubraciones acerca de quienes son los propietarios de la misma, que evidentemente acceden en helicóptero hasta allí. Respecto al asunto que nos atañe lo único que debemos saber es que está totalmente cerrado y no puede ser empleado para pasar la noche ni para refugiarse. Si bien los posibles escapes en estos lugares son lejanos, no hay que olvidar que una pista sube hasta el Ibón de Llauset (no confudirlo con Cap de Llauset). Se trata de un camino asfaltado abierto por las compañías eléctricas que asciende vertiginosamente desde el pueblo de Aneto hasta la presa que recreció el ibón, única huella humana en una zona especialmente salvaje.


EN LA PÁGINA DE LA IZQUIERDA. IBÓN DE LLAUSET. FOTO: Nómada Producciones Audiovisuales. A LA IZQUIERDA. Panorámica del valle de Salenques desde la cresta. En las montañas de la derecha se encuentran los Estanys. FOTO: Jonás Cruces/ Todovertical. ABAJO. IBONES DE ANGLIOS, AL FONDO LOS BESIBERRIS. FOTO: Nómada Producciones Audiovisuales.

A través de Ballibierna; de vuelta al Ésera Estemos en el Estany que estemos, tendremos que alcanzar el collado de Ballibierna para cerrar nuestra ruta infinita y regresar al pueblo de Benasque, centro de la misma. La GR11 está marcada para descender desde Angliós hasta el ibón de Llauset, y desde allí ascender al collado, pero es posible llegar al mismo desde los Estanys altos. Una vez más, y ya será la última, recalcamos que es terreno de alta montaña, requiere de experiencia tanto para cruzarlo como para orientarse en él. En el momento en el que crucemos el collado, volveremos a estar en la cuenca del Ésera, en el hermoso y pintoresco valle de Balliberna. Descenderemos el mismo, a través de sus ibones, hasta alcanzar el Refugio de Pescadores, punto de partida habitual de ascenso al Aneto por su cara sur. Hasta él llega una pista transitable para vehículos, aunque en época de máximas afluencias (verano) no se permite el acceso. Podremos descender a pie hasta el valle del Ésera (Plan de Senarta) por los bosques de Ballibierna, disfrutando del paisaje, y de ahí regresar al pueblo de Benasque, o podremos utilizar los servicios del micro-autobús que realiza trayectos de ida y vuelta durante todo el día desde el Refugio de Pescadores hasta Benasque.  ■

VARIANTE DE LA SIERRA NEGRA

29


▌REPORTAJE

Variante de la

Una atalaya en el valle con 30

C U A D E R N O S T É C N I C O S


A LA DERECHA. Excursionistas en la Sierra Negra. Detrรกs, el valle de Benasque y las Tucas; enfrente, el valle de Estรณs con el Posets a la izquierda y el Perdiguero a la derecha. ABAJO. Panorรกmica de la Sierra Negra hasta la Tuca de Ballibierna. Al fondo, la cara sur del Aneto.

a Sierra Negra

n ascenso a dos tresmiles

Texto y fotos: EQUIPO CUADERNOS Tร‰CNICOS

VARIANTE DE LA SIERRA NEGRA

31


▌REPORTAJE

A LA DERECHA. Cima de la Estiba Freda. ABAJO. Cabaña de Ardonés. EN EL CENTRO. La Tuca de Ballibierna.

32

C U A D E R N O S T É C N I C O S


Hay lugares tan a la vista que caen en la invisibilidad. Y se convierten en escondites secretos en medio de todas las miradas. Dicen que la mejor manera de pasar desapercibido es integrarse en una multitud, y que para esconder un libro no hay nada como una gran biblioteca. Algo parecido ocurre con las montañas. La Sierra Negra es un largo cordal de altura, sin abruptas variaciones de desnivel, que comienza al sur del valle, en las montañas de Cerler, y finaliza en la Tuca de Ballibierna, a más de 3.000m de altura. Es difícil que ningún visitante del valle abandone el mismo sin haberla visto, bien sea desde la estación de esquí, desde el pueblo de Benasque, desde Estós, desde el Aneto; más difícil aún es encontrar a alguno que se haya percatado de presencia. La variante que hoy proponemos es, ante todo, diferente. Diferente a lo habitual en un valle como Benasque, diferente a cualquier otra travesía con cima en un tresmil de toda la cordillera, y debido a su especial orografía, diferente a lo que se puede encontrar a lo largo del Pirineo. Mezcla sin transición las inmensas zonas de roca, nieve y hielo habituales en los tresmiles con las suaves montañas del sur, cruza a través de paisajes de pura estirpe pirenaica pero posteriormente recorre un cordal de color y aspecto volcánico que recuerda con fuerza a algunas regiones de Ladakh o Islandia. Las montañas de esta Sierra son muy hermosas, y sus cimas llegan a superar los 2.800m; pero como decimos, aunque están a la vista, suelen ser invisibles, camufladas como un libro en una biblioteca entre los laberintos de macizos de alta montaña de más de tresmil metros que conforman el valle. La ruta que proponemos permite además cerrar la travesía culminando un tresmil. Se trata de una opción más larga y montañera que exigirá a quien la escoja una buena forma física y, sobre todo, experiencia en montañismo. Recomendamos con vigor la contratación de un guía a aquellos que carezcan de esta experiencia. Desde la zona de ibones y estanys de Angliós y Salenques ascenderemos a la Tuca de Ballibierna (3.067m) por su ruta normal de subida. Una vez en la cima tendremos un obstáculo importante para los menos acostumbrados: el famoso paso de caballo entre esta cumbre y su gemela, la Tuca de Culebras (3.062m). Comenzaremos el descenso por la vertiente contraria, por la canaleta que sigue la ruta normal

VARIANTE DE LA SIERRA NEGRA

33


▌REPORTAJE

que desciende a Ballibierna. Muy pronto abandonaremos esta ruta continuando por el cordal, en radical cambio geológico y paisajístico. Al norte y al este de la Tuca de Ballibierna encontramos territorio alpino, rocoso, nivoso, roto, lleno de ibones. Tras coronar la Tuca de Culebras, brusco cambio al cordal de la Sierra Negra y sus montañas solitarias, de formas antiguas, redondeadas, poco alpinas en verano y de grave y desolada belleza. Es un larga atalaya situada 1.700m por encima del fondo del valle, con excepcionales vistas a la sur del Aneto, Posets, Eriste, Perdiguero, Cotiella, valles de Castanesa, Ardonés y Benasque. Un mirador privilegiado que une sin transición los macizos de tresmiles con las montañas pastoriles y los pueblos del valle. Un final más montañero para la travesía, que nos permite culminar 4 picos (dos tresmiles), y que nos mantiene por encima de los 2.500m hasta el último instante. Hay muchas posibilidades; nosotros proponemos alcanzar la Tuca de Roques Trencades, y desde ella tomar el cordal que se dirige hacia el oeste hasta la cercana Tuca de Estiba Freda, y comenzar el largo descenso por territorio suave que 1.500m por debajo nos sitúa en Benasque. Pero perfectamente desde Roques Trencades puede continuarse hasta la Tuca de Pasolobino y Castanesa, descendiendo a la zona de Ampriu de la estación de esquí de Cerler. Avisamos que, si bien no es una zona técnica, apenas está marcada e hitada, por lo que, especialmente en caso de mal tiempo, algo que deben tener muy en cuenta aquellos con poco experiencia en montaña y orientación antes de atreverse a afrontar la travesía. Y volvemos a reiterar: se trata de una zona de pastores y ganados, se ruega respeto absoluto a esta forma de vida tradicional del valle. La ruta permite una finalización temprana si se cuenta con la logística adecuada; bien desde la cabaña de Ardonés, a la que se accede en vehículo por pista, bien desde Ampriu, bien desde el pueblo de Cerler. Es una forma de descender un tresmil extraña, diferente, única en la cordillera, un gran broche a esta travesía para los más experimentados en montaña. Pero si extraño es el descenso, más extraña sería la subida: podría decirse, en cierta forma, que subiríamos un tresmil transitando por territorio de tresmiles tan sólo sus últimos 200-300 metros, y con un reco-

34

C U A D E R N O S T É C N I C O S

rrido que en buena parte del mismo apenas gana ni pierde desnivel. No nos extendemos en la explicación; cuando visitéis la Sierra, entenderéis a lo que nos referimos. De hecho, se trataría de un trayecto muy lógico para ascender a la Tuca de Ballibierna desde Benasque o Cerler, pero también muy largo, aunque parte de esta gran longitud puede salvarse accediendo en coche bien al Ampriu, bien a la cabaña de Ardonés. Una vez más no pretendemos ser una guía, más bien una propuesta de trabajo para cada uno, y no damos tiempos ni recorridos exactos; aquellos que se aventuren tendrán primero que investigar y medir sus fuerzas bajo su responsabilidad, o contratar un guía, que les informe, asesore, y finalmente guíe.  ■


A LA DERECHA. Cresta entre la Estiba Freda y Roques Trencades. ABAJO. La sur del Aneto, con el valle de Ballibierna debajo. EN LA PARTE INFERIOR. Panorรกmica de los 1.500m de desnivel de descenso que hay desde el cordal entre Roques Trenquades y la Estiba Freda y los pueblos de Cerler y Benasque, al fondo a la derecha.

VARIANTE DE LA SIERRA NEGRA

35


▌REPORTAJE

SOBRE ESTAS LÍNEAS REFUGIO ÁNGEL ORÚS. A LA DERECHA REFUGIO DE BIADÓS. ARRIBA EN EL CENTRO REFUGIO DE ESTÓS. EN LA OTRA PÁGINA REFUGIO DE LA RENCLUSA.

REFUGIO DE BIADÓS

REFUGIO ÁNGEL ORÚS

Temporada: Abierto todo el año Nº Plazas: 96 Servicios: Duchas, agua caliente y calefacción, bar, servicio de comidas, mantas, taquillas, calzado de descanso, enfermería y aula polivalente. El refugio Angel Orús se encuentra situado en el valle de la Aigüeta de Eriste a 2.150 m de altura, al pie de las Agujas del Forcau. Desde la terraza del refugio se puede disfrutar de unas vistas espectaculares del valle. Construido en torno al antiguo refugio del Forcau, conserva intacto integrado en su interior aquel emblemático refugio como vestigio de lo que un día fue. 36

C U A D E R N O S T É C N I C O S

Temporada: Semana Santa y fines de semana siguientes; y de julio a septiembre. Nº Plazas: 70 Servicios: Duchas, agua caliente, bar, servicio de comidas y mantas. Existe una dependencia que puede utilizarse como refugio libre sólo en caso de ausencia del guarda (6 plazas, literas y mesas y bancos). En la comarca del Sobrarbe se haya uno de los valles mas pintorescos del pirineo, el de Chistau. Situado al noreste de la comarca se encuentra rodeado de altas montañas, cubierto de espesos bosques y bañado por las aguas del Zinqueta. Parte del valle está incluída en el Parque Natural PosetsMaladeta. Esta zona del Pirineo ha sido de las que mejor ha conservado su cultura y tradiciones tradicionales, así como su propia lengua, el chistabín. Al fondo del valle, al pie del majestuoso Posets-Llardana y de muchas cumbres de más de tres mil metros de altitud, se encuentra el refugio de Biadós. Rodeado de las tradicionales bordas y pastos de montaña, ofrece al visitante una de las vistas más hermosas del pirineo.

REFUGIO DE ESTÓS

Temporada: Abierto todo el año. Nº Plazas: 100 Servicios: Ducha, agua caliente (según disponibilidad de las instalaciones), calefacción en comedor, bar, servicio de comidas, mantas, taquillas, calzado de descanso y cocina libre. Este refugio se ubica a una altitud de 1.890 m., en pleno Parque Natural de PosetsMaladeta, más concretamente en el valle de Estós, uno de los lugares más carismáticos del Pirineo para los montañeros, ya que es uno de los lugares que contó primero con un refugio de montaña guardado. El valle de Estós es un valle de variados contrastes pero siempre muy armonioso. Un valle amplio donde conviven extensas praderas que permite su aprovechamiento ganadero, frondosos bosques, altas montañas, glaciares, ibones y escarpadas agujas. 


Otros SITIOS en la ruta

REFUGIO DE LA RENCLUSA

Temporada: Abierto todo el año. Nº Plazas: 92 Servicios: Duchas, agua caliente, calefacción, bar, servicio de comidas, mantas, taquillas, calzado de descanso y enfermería. Ubicado en el valle de Benasque, a los pies del macizo de las Maladetas y el pico de Aneto (la cumbre más alta de los Pirineos), éste es uno de los lugares montañeros por excelencia. Esta circunstancia se refleja en el hecho de que ya en 1916 el Centre Excursionista de Catalunya construyera aquí mismo un refugio guardado. Recientemente remodelado, y ahora cogestionado por esta entidad y la Federación Aragonesa de Montañismo, La Renclusa sigue prestando un magnífico servicio a los montañeros, y aunque su fisonomía haya cambiado, mantiene una fiel tradición montañera.

Hay numerosos alojamientos en los pueblos del valle, pero sólo 5 fuera de los mismos y en la ruta, perfectos para jugar con la logística y llenar de posibilidades las grandes posibilidades combinatorias de la ruta. Son: Hostal Parque Natural A la entrada del valle de Estós, en una privilegiada situación, cercana al pueblo de Benasque, pero escondido y con perspectiva especial sobre las montañas que lo rodean desde su terraza, un mirador excepcional. www.hostalparquenatural.com Camping Aneto Cercano al hostal, a la entrada de Estós, clásico lugar en el valle disfrutado por generaciones de visitantes al valle de Benasque. www.campinganeto.com Camping Ixeia Otro gran clásico del valle, en plena ruta y en plena naturaleza. www.campingixeia.es

Hotel Turpi / Baños del Hospital Histórico sitio con aguas termales ya empleadas en época de los romanos. Inconfundible su silueta en la ladera reconocible por todos aquellos que acceden al nacimiento del valle del Ésera. www.turpi.net Llanos del Hospital Lugar histórico de brillante presente. Siglos dando alojamiento en plena montaña a peregrinos y montañeses de ambos lados de la cordillera. A sus encantos como alojamiento hay que sumar el edificio de la Fundación Hospital de Benasque, una de las mejores bibliotecas pirineistas que existen, además de motor de estudios históricos, excavaciones arqueológicas e innumerables actividades culturales. Las pistas de esquí de fondo parten de su puerta. www.llanosdelhospital.com

REFUGIOS Y OTROS LUGARES DE INTERÉS

37


▌ÚLTIMA HORA ■ Actualidad

Cuerdas dinámicas: Petzl y Edelrid cierran un acuerdo de colaboración

■ Material

Gore-Tex Experience Tour en Mallorca; fabrica tus propias botas y ponlas a prueba con Bestard y Gore-Tex.

En verano 2013 Petzl presentará, a nivel mundial, su oferta de cuerdas dinámicas, que serán producidas por el fabricante alemán Edelrid. Petzl y Edelrid: dos fabricantes con valores comunes. Desde hace 40 años Petzl diseña productos para el mundo vertical y la iluminación. Gran parte de estos productos funcionan con cuerda, ya sea dinámica o estática. Desde hace algunos años Petzl propone en su catálogo: • Una gama de cuerdas estáticas para profesionales. • Una gama reducida de cuerdas dinámicas únicamente para el mercado norteamericano. Creada en 1863, Edelrid, por su historia, ocupa una posición clave en el sector de la fabricación de cuerdas. El fabricante de Isny im Allgäu dispone de un knowhow de 150 años en el diseño y la fabricación de cuerdas estáticas y dinámicas. Competidores en algunos ámbitos, Petzl y Edelrid comparten algunos enfoques: la exigencia de fiabilidad y calidad, el dominio de un know-how industrial, la búsqueda de soluciones innovadoras y eficaces para sus clientes. Una colaboración dinámica Dentro de una lógica de complementariedad y coherencia de oferta, Petzl ha decidido proponer una gama de cuerdas dinámicas con marca Petzl internacionalmente. Los valores compartidos de Edelrid y Petzl han conducido a las dos empresas a entablar una colaboración para desarrollar esta nueva línea. Siguiendo el pliego de condiciones técnicas Petzl, Edelrid diseñará y fabricará estos productos.

38

C U A D E R N O S T É C N I C O S

El próximo proyecto del GORE-TEX® Experience Tour llevará a 15 entusiastas de la montaña a la hermosa isla de Mallorca, donde tendrán la oportunidad de crear sus propias botas en la fábrica de Bestard. El plazo de solicitudes se abrirá a principios de agosto de 2013 en www.experiencetour.com. Los 15 ganadores del próximo proyecto GORE-TEX® Experience Tour irán a la fábrica de “Calzados Bestard”, una empresa familiar situada en la isla de Mallorca y partner de Gore-Tex, para conocer el proceso de fabricación del calzado durante un taller de tres días que tendrá lugar del 5 al 7 de noviembre de 2013. El broche de oro a esta inolvidable experiencia será la excursión por uno de los parajes de la isla más espectaculares para los amantes de la naturaleza y la aventura, durante la cual los participantes llevarán las botas Bestard fabricadas por ellos mismos. El primer día se dará la bienvenida a los participantes y se les enseñarán los procesos de fabricación del calzado. El segundo día, los 15 entusiastas de la montaña fabricarán sus propias botas Bestard, que pondrán a prueba al día siguiente durante una excursión por la isla. Para participar en el proyecto, los candidatos deben explicar sus expectativas y su motivación para crear sus propias botas Bestard y testarlas por Mallorca. Las solicitudes deben remitirse a www.experience-tour.com desde agosto hasta mediados de septiembre 2013.

Actualidad The North Face, premio Summit Member The North Face® gana el primer premio Summit Member de EOCA (European Outdoor Conservation Association) en el Outdoor Show de 2013 en Friederichshafen el 13 de julio por su nuevo programa de conservación del invierno EPIC Day fundado por The North Face® Explore Fund™ en asociación con Respect the

Mountains. El Summit Member es un premio nuevo para reconocer a las compañías comprometidas a involucrarse en la conservación y apoyo al proyecto entero EOCA ,la European Outdoor Conservation Association. The North Face® Explore Fund™ está fundando EPIC Day, un nuevo programa de conservación del invierno puesto en marcha por Respect the Mountains y diseñado para los jóvenes. EPIC Day es: • Educar a la juventud hacia el respeto a las montañas. • Involucrar a los participantes en trabajos de conservación. • Favorecer que la juventud experimente una actividad invernal de montaña. • Inspirar a los jóvenes a través de debates con Respect the Mountains y atletas y emabajadores de The North Face®. The North Face se ha asociado con Respect the Mountains, uno de los proyectos de conservación de EOCA para desarrollar e implementar Día EPIC en los Alpes franceses, en febrero de 2014. El objetivo del Día EPIC es proporcionar conocimientos básicos de deportes de montaña a los jóvenes de 12 a 16 años. Esta formación abarcará conciencia y respeto por la montaña, conservación de la misma y el desarrollo de nuevos conocimientos outdoor, mientras que se exploran estos frágiles ecosistemas montañosos. Hubertine Roessingh, Manager de Sostenibilidad de The North Face® EMEA, comenta: “Estamos encantados de contribuir al buen trabajo de conservación de EOCA asociándose con Respect the Mountains. Hay muchas formas de participar en la difusión del mensaje sobre la conservación, creemos que involucrar a los niños en el trabajo de conservación y conectar su pasión por la naturaleza a la responsabilidad ambiental es de gran importancia”.


cervinia Ergonomic Eva Long Grip, Quicklock, Carbide Tip, Aluminio 7075 Made in Italy

Ya disponible en las tiendas Barrabes.


EXPEDICIÓN: PERFECTION VALLEY

BAFFIN ISLAND

ATHLETE TESTED. EXPEDITION PROVEN.

FOTO: RIKY FELDERER

Anti Matter Jacket Cortavientos de escalada plegable e increíblemente ligera 319 g

Infiesto Full Zip

+

Forro polar minimalista con cremallera integral 379 g

Meteor Pant

+

Pantalones de alpinismo ligeros 454 g

Verto Micro Hoodie

+

Chaqueta de plumón ultraligera 245 g

Peso total

=

Colección Verto Climb 1397 g

Less weight. More pitches. Los deportistas de The North Face ® Hansjörg Auer, Iker y Eneko Pou desafiaron sus propios límites con ligereza y rapidez al escalar en libre nuevas rutas en Baffin Island (Canadá). Con prendas individuales más ligeras que algunos mosquetones, la Colección Verto Climb es lo último en ropa ligera para pared. Iker mantuvo la chaqueta Verto Micro Hoodie colgando del arnés y la sacaba sólo mientras estaba asegurando y cuando la temperatura descendía.

Ya está disponible la nueva colección de Verto Climb The North Face® de primavera/verano 2013 en Barrabes

Barrabes Cuadernos Técnicos, 69 - Ago/Sep 2013  

Benasque, una ruta infinita. Un camino hacia el oeste. El Ésera, tronco central del valle. Cruzando el Aneto. Variante de la Sierra Negra

Barrabes Cuadernos Técnicos, 69 - Ago/Sep 2013  

Benasque, una ruta infinita. Un camino hacia el oeste. El Ésera, tronco central del valle. Cruzando el Aneto. Variante de la Sierra Negra

Advertisement