Issuu on Google+

¡Como ser buen padre!

H

oy, resulta bastante complejo cumplir a cabalidad con esta señera y doble función de procrear, criar, educar y forma física, mental y emocionalmente en forma correcta y oportuna a los hijos. Y afirmo esto, por las labores de profesor: primario, secundario y universitario puede comprobar durante más de 43 años que los padres no representaban ni iban a las reuniones de sus hijos, pues casi todas eran las madres que acudían al llamado de los maestros. Las leyes, las autoridades y los medios de información colectiva con criterios esnobistas han traído a la realidad ecuatoriana un sinnúmero de normas y de costumbres que le restan al padre su calidad de jefe del hogar.


Los llamados derechos del niño y del adolecente han desvirtuado la disciplina, el orden, la seriedad, la honestidad de ellos-ellas permitiéndosele muchas ocasiones que “hagan los que les da a la gana” llevando al caos a las nuevas generaciones que en gran numero se ven inmersos en una serie de delitos que antiguamente solo los cometían los adultos. La situación actual y venidera es y será gravísima, si a nivel de los gobiernos central, cantonales no se adoptan medidas urgentes, de mayor rigurosidad para que son y serán nuestros hijos nietos, bisnietos, tataranietos, choznos y demás descendientes no se pierdan por los senderos de los vicios, de la ociosidad, de la indisciplina y de la agresión violenta. ¡Cambiemos la forma de criar nuestros vástagos. Los estamos llevando al precipicio, tanto por acción como por omisión!



como ser un buen padre