Issuu on Google+

WILCO

Ha sido la etapa de complacencia, la de cabezas meciéndose levemente en señal de aprobación, como el sibarita que disfruta ceremoniosamente de un vino que esporádicamente ofrece fogonazos súbitos y achispa, pero no embriaga, hasta que Impossible Germany y el relampagueante Cline a las cuerdas han sacado al público de ese trance. El fuego ha seguido prendido con Born Alone

y después ha comenzado una fase marcada por las melodías más lúdicas, optimistas y accesibles de su producción, como Capitol city, con un Tweedy tan increíblemente jovial y dicharachero que se ha permitido cruzar varias bromas con el público a propósito de sus peticiones. “¿Alguien más tiene algo que decirme? Escribidnos y mandárnoslo, lo leeremos”.


WILCO2