Page 1


organización

Aquel festival que nació como clandestino, porque se realizó en un lugar oculto y sin difusión, a través de las diferentes ediciones fue re-significando su concepto… Clandestinos. Eludiendo la ley, la naturalización de "tener que depender". Clandestinos en la búsqueda de las grietas y espacios donde expresarse libre, abierta y solidariamente. Escapando a las trabas oficiales y políticamente correctas del "no poder decir", por el "poder hacer y decir". Donde la acción es la vidriera, es lo que nos muestra, nos expone, nos une. (Willy Ianni - II Festival Clandestino - 2004)

El Festival Clandestino de Teatro Independiente tiene características propias, como por ejemplo la elección de no ser subsidiado por ninguna entidad oficial ni privada, de mantener la modalidad de "entrada a la gorra" y de propiciar (al desarrollarse en un mismo espacio durante los 10 días) el encuentro, donde la gente que piensa, hace, ve y disfruta el teatro pueda compartir sus visiones y experiencias particulares. Un espacio para ver y reflejarse. Para vivir la fiesta del teatro, que es a la vez un hecho artístico, cultural y social. El Festival se organiza, se sustenta y se construye con el esfuerzo, la dedicación, el compromiso, las dudas, las equivocaciones, los aciertos, las contradicciones y las alegrías de grupos independientes de teatro de la ciudad de Córdoba; que sostienen la construcción colectiva como modalidad de trabajo. Año tras año se plantean ejes para el debate y la discusión. Durante el IV Festival las charlas y espacios de reflexión continuarán en torno al concepto de lo clandestino, sumándose el debate acerca de las construcciones colectivas de las que vienen participando distintos grupos de Córdoba.

IV

FESTIVAL CLANDESTINO DE TEATRO INDEPENDIENTE

02

Delia, Carolina, Pico y Nella, (Tres Tigres Teatro) “Ha habido una coincidencia y una tranquilidad en el trabajo, como un respetarnos mutuamente. Es importante también que el Festival se abrió a la calle, y que se haya acercado la gente del barrio”. (octubre 2005)

2006

Flopi, Malala y Julieta (Los Solitarios Banda de Teatro) “Estamos orgullosos del encuentro, de la fiesta, de compartir, de encontrarnos, de re-significar, descubrir y afianzar lo que pensamos”. (octubre 2005)

Toto López (Los de la Vuelta) “No es fácil que tres grupos, que tienen su propia identidad, su propia búsqueda de la belleza y categoría estética, rompamos lo que pueden ser estas “quintitas” o estos “kioscos” y podamos organizar el III Festival Clandestino de Teatro Independiente”. (octubre 2005)


Orgullosos por la apuesta hecha, creemos que esta vez vamos a ganar. Ponemos todas nuestras fichas en el casillero de lo independiente. Gira la ruleta, la bola pasa una y otra vez. Empecemos a destapar un porrón bien frío. Todos los que acá firmamos tenemos los vasos en alto, juntémosnos a brindar y a disfrutar de la función.

R EALIZACIÓN I NTEGRAL

La Rioja 754 - Córdoba - Tel.: 0351 4231341 - www.lahuellas.com.ar

COBERTURA Julia Barrandeguy - Agustina Boldrini - Franco Brisighelli Bárbara Couto - Sebastián Dinolfo - Martín Igarzabal Daniela Marinaro - Ariel Orazzi - Mariana Ponisio Sebastián Prevotel - Martín Rodriguez - Micaela Tochi Mariela Zanazzi REDACCIÓN Agustina Boldrini - Franco Brisighelli - Sebastián Dinolfo CORRECCIÓN DE ESTILO Agustina Boldrini FOTOGRAFÍAS Bárbara Couto - Ariel Orazzi ILUSTRACIONES Sebastián Prevotel ARTE DE TAPA Mauricio Micheloud DIAGRAMACIÓN Y DISEÑO Bárbara Couto Guiño al pie: En honor a la verdad, todos hicimos un poco de todo. Importante: Si querés la Memoria del Clandestino ´05 en DVD, comunicate con nosotros. Visitá la web www.lahuellas.com.ar

de una editorial necesariamente incompleta

staff

Esta publicación es una memoria del III FESTIVAL CLANDESTINO•DE•TEATRO INDEPENDIENTE ´05, e invitación al IV FESTIVAL CLANDESTINO DE TEATRO INDEPENDIENTE ´06 Casa Grote - Padre Grote 1080 (Alem al 700) Bº General Bustos - Tel.: 0351 - 4740878 festivalclandestino@yahoo.com.ar

Sumar más que la parte de mi todo, eso significa dar todo de mí y un poco más. Para decir cosas que yo no sabía. No las sabía solo, las conocí / inventé / descubrí con el otro. El juego de la creación colectiva… imposible saberlo uno solo, no se conoce si no es con otros. Hay una condena en este juego, en el momento de entrar, resignamos parte de nuestro todo, para empezar a ser de un todo parte y un poco más; nos implicamos, nos animamos a ser en un nosotros en el que uno se trasciende en la medida que es más que uno, aunque no sea como todos. La tercera edición del Festival de Teatro Clandestino en octubre de 2005, fue un momento importante y un desafío para nosotros, los que escribimos estas páginas, los que sacamos las fotos, los que preguntamos noche tras noche qué significa ser clandestino, qué es el teatro a la gorra o qué implica el encuentro. Muchas características compartimos con los grupos que se presentaron: el trabajo colectivo, la horizontalidad, las ganas de juntarse y el esfuerzo de reflexionar sobre lo que hacemos y cómo lo hacemos.

Sumar más que las partes de nuestros todos, eso significa dar todo de nosotros. Para decir lo que no sabíamos. Para descubrirnos nombrándonos. Por eso, este trabajo quiere ser reflejo de un nosotros que se formó esos 10 días y que seguramente nos devolvió a la carrera diaria, un poco menos ignorantes, un tanto más abiertos. Con las dudas y las certezas que dicen que crecemos cuando hacemos algo por cambiar, que dicen que haciendo lo mismo todo sigue igual, porque al fin de cuentas entendimos que uno cambia con los demás. Y acá estamos los que decimos que también se puede ser clandestino desde la comunicación, junto a la gente del barrio, al artista callejero, con muchas preguntas de las de siempre y de las que no contestamos nunca porque entendemos las preguntas como búsqueda. Una revista también es una pregunta, una búsqueda y un encuentro... no pudimos haberla hecho nunca solos, nunca estaría completa sin otros, acá el poco más de nuestra parte que le damos al todo, ¿la completás?.

03


ENCUENTRO

Arte para todos y entre todos Suenan los tambores y redoblantes. Banderas y lazos al compás del viento. Los cuerpos empiezan a agitarse con un ligero movimiento. Todo se integra. Suenan los tambores, los brazos se agitan, las banderas están enloquecidas. Los pies forman un rabioso torbellino que llama gente. La fila es interminable. La piel comienza a erizarse. Los chicos, que antes jugaban, ahora se suman bailando al ritmo de sus sueños. Suenan los redoblantes. Hombres y mujeres salen de sus casas. La música, los gritos de alegría, la multitud, los colores, la magia están de pie frente a Casa Grote.

El Festival comenzó, y durante diez noches consecutivas, la explosión de luces, sombras y fantasías formó un espacio de encuentro donde la gente que piensa, hace, ve y disfruta de la actividad teatral pudo compartir sus visiones y experiencias particulares. Casa Grote se convirtió en un lugar para ver y reflejarse. "Construir con el otro" fue el espíritu que guió al Festival Clandestino. Los grupos de teatro participantes estuvieron interesados en generar un lugar donde el debate fuera permanente y, además, funcionara como motor del cambio. Por este motivo, entre obras hubo tiempo para sentarse y compartir con

04

el otro. Entre cervezas y empanadas se sentían conversaciones que tenían que ver con las obras, con el tema de la gorra. En las múltiples piezas de Casa Grote se podía ver gente reunida, una mezcla de actores de distintos grupos, espectadores, amigos, curiosos y simpáticos guitarreros. "¡Empieza la obra!", se escuchaba en los pasillos. La gente apuraba el trago, terminaba su último bocado, apagaba el pucho a medio fumar y empezaba la corrida. Algunas representaciones se realizaban en la sala o en el patio de Casa Grote, y otras, en la calle. Los espectadores ya sabían para qué lado disparar porque en los intervalos habían podido advertir en qué lugar se estaban haciendo los preparativos.

EN LA SALA "La gente estuvo bomba. Éste es un espectáculo que, por la cantidad de veces que lo hice, tiene como un andar en piloto automático. La gente es la que me pone pilas. Yo cuando empecé estaba medio cansado y terminé al palo y, en este caso, fue por el público. La sala estaba llena, me sentí muy bien", comentó Raúl Bruschini, del grupo rosarino Polifacéticos. En teatro, el actor siempre siente la presencia del público y se nutre de él. Improvisaciones, recortes, repeticiones


se van gestando al ritmo de las risas, los silencios, los movimientos y las caras de los espectadores. En el Festival Clandestino todo esto tuvo mayor intensidad. El actor estaba "ahí nomás". No existieron los escenarios altos que nos separan del mundo de fantasía. No existieron "las puertas de atrás" por donde se van las estrellas rodeadas de custodios. Se generó un espacio horizontal donde se compartió y se creó la magia entre todos. Así, a lo largo de las noches, uno se hizo cómplice de un payaso, de caperucita, de un enamorado no correspondido; sintió en la piel los versos de García Lorca; vivió la desesperación desde una balsa perdida en el mar; pispeó los monólogos de un desilusionado; se metió en un prostíbulo; descubrió la pedantería de un galán de televisión y se burló de un par de censores. EN LA CALLE Encontrarse en las veredas produjo un saborcito dulce muy especial. Los colores invadieron el espacio, la alegría abrigó, la solidaridad de los vecinos que acercaron sillas conmovió, la risa de los chicos contagió, la fuerza de las actuaciones emocionó. Todo se conjugó, la música bailó entre la gente y al terminar la función todos los rostros sonrientes buscaron una cara amiga con quién compartir el aplauso.

"Trabajamos en la calle porque es el espacio donde nos sentimos más cómodos. Además, pensamos que las calles, las plazas, los parques tienen que ser de la gente y una buena forma de ocuparlos es montando un espectáculo al que puedan acceder todos y disfrutarlo", explicó Clarisa, del grupo platense La Perorata Circo. Como este encuentro buscaba abrir el diálogo, generar nuevos espacios, el laburo en las calles fue muy importante. Fue lugar de encuentro y de debate de distintas generaciones. Un abuelo con su nieta, una madre con su bebé en brazos, un grupo de jóvenes, todos con ganas de construir un arte para todos, de llenar en espíritu con compañía y de brindar por futuros encuentros. LA FIESTA DEL ENCUENTRO "Creo que el Festival ha cumplido su objetivo, ha conmovido, ha movido del lugar a los artistas, que han salido cada uno de su esfera y se han conectado con el otro, lo han visto actuar, han compartido y han participado de charlas", aseguró Julieta, de Los Solitarios Banda de Teatro. Con respecto al público afirmó que el simple hecho de que un vecino se haya despegado del televisor para ver un espectáculo en la puerta de su casa, se haya movido de su lugar, forma parte del verdadero objetivo del encuentro.

El III Festival Clandestino fue un espacio donde el debate permitió pensar y re pensar el trabajo cotidiano de los actores. Así, los nuevos en el ámbito pudieron comprender esta forma de trabajo y los que ya llevan un camino recorrido asentaron sus bases. Se debatió, se confrontó y se construyó un significado de aquello que nadie entendía o nadie se había dado cuenta de que lo trabaja día a día. "Fue una fiesta en la que se compartió, pudimos encontrarnos, resignificar, descubrir y afianzar todo lo que pensamos, todo lo que hizo que lleváramos adelante este laburo", dijo Julieta. Saludan los actores, se pasa la gorra, se apagan las luces. La gente se levanta y, sin manifestar el apuro de lunes por la noche, se suma en el pasillo principal de Casa Grote, donde la música es cada vez más fuerte. Vuelven a sonar los tambores y redoblantes como aquel primer día. La fiesta parece continuar. Cuerpos agitados de tanta emoción, el brindis es inminente. Se levantan las copas. Rostros sonrientes, manos arriba, bien arriba. El sonido se confunde con los colores en una estrepitosa alegría. La magia sigue, una voz irrumpe en los parlantes: "Cerramos diciendo que no le ponemos fin a nada, siempre es un comienzo para nosotros. Esto no es el fin, vamos por muchos encuentros más".

05


"Somos clandestinos en la creación de espacios" Obra: Los náufragos Grupo: Los de la vuelta "Pensar una cultura distinta. Poder disputarle un espacio de producción a la producción dominante" Obra: La república del caballo muerto Grupo: Fulanas y Menganas Actores: Pablo González y Elina Marinelli / Autor: Roberto Espina Procedencia: Córdoba

"Lo que importa es la gente, hay que darle lugar al barrio. Nosotros siempre buscamos relajarnos y dejar que fluya lo que queremos decir" Obra: Caperucita y el Lobobo (Marionetas de hilo) Grupo: Enlazamundos Actores: Claudia Gómez Autor: Claudia Gómez / Procedencia: Cosquín

06

Actores: Lucas Domínguez, Emiliano Bergoglio, Carlos Marleta, Victoria Morcillo Autor: Versión libre sobre el texto de Slawomir Mzoreck / Procedencia: Córdoba

festival 2005 "Para mí ser clandestino es mi vida. Es pelear contra todo lo instituido, contra las instituciones, contra los espacios pseudo democráticos, contra una sociedad terriblemente capitalista y sistémica" Obra: Autorretratos Grupo: Polifacéticos Actor: Raúl Bruschini Autor: Raúl Bruschini Procedencia: Rosario


"Una sala en un barrio tiene que ser un lugar en donde la gente vuelva a disfrutar de un espacio de encuentro y habrá que buscar las posibilidades. Creo que la posibilidad de la gorra es una y, de alguna manera, por eso se defiende ¿no?" "Nosotros tenemos un compromiso con el ser humano. Le hablamos al espectador, por eso creo que hay una comunicación con el resto de lo que se hace aquí. Acá hay gente que deja los pulmones, los intestinos, que tiene pasión por lo que hace, eso nos une" Obra: Memoria de lo que seremos Grupo: Ultramarinos de Lucas Actores: Jorge Padín, Juan Berzal Autor: Ultramarinos de Lucas sobre textos de José Ángel Valente Procedencia: España

Espacio de reflexión tema: La concepción de la gorra

Intermedio: La última cena Grupo: Taller de Los Solitarios Banda de Teatro Procedencia: Córdoba

grupos y obras

"Nos interesa trabajar en equipo en este Festival, somos 20 grupos, una verdadera muchedumbre, es muy enriquecedor" Obra: ¡Habrase visto! Grupo: Piedra Libre Actores: Yamila, Lucía / Autor: Versión libre cuento de Jorge Amado / Procedencia: Córdoba

Invitado: Raúl Bruschini / Rosario

"Tomamos espacios, pudiendo llevar nuestro mensaje a cada uno de los lugares que se abren" Obra: Esperando el colectivo Grupo: De Parche en Parche Batería: Diego, Laly, Quito, Tato / Bajo: Tincho, Negro Franco, Franquito, Ruso, la Negra Fer / Autor: Creación colectiva / Procedencia: Córdoba

07


La

se ejerce

08

En las múltiples situaciones y contextos en los que la palabra clandestino es lanzada al espacio discursivo siempre adquiere connotaciones fuertes debido a la historia reciente de nuestro país. Un momento de violencia organizada, arrolladora, irracional, donde la desaparición sistemática de seres humanos, a través de las Fuerzas Armadas, se convirtió en un procedimiento cotidiano para aplacar la, por ellos denominada, subversión. En aquel momento, quienes padecieron el rigor asesino de la ley impuesta debieron hacer de la clandestinidad un medio de vida, un universo de posibilidades en un mundo restringido y peligroso para el que pensaba distinto. La necesidad de cambiar un entorno adverso se convirtió en impulso creativo y fluyó por las grietas para sobrevivir y denunciar, para luchar y resistir… para transformar. La posibilidad de entender los años nefastos de la dictadura como un proceso principalmente terrible, por sus consecuencias, para las generaciones que vendrían, nos muestra cuánto de esa época se hace presente en nuestros días, cuántas formas de actuar y pensar el arte y la

cultura conservan la misma esencia restrictiva, claro que hoy lucen careta nueva, con discurso pimpante y sonrisa reluciente. Cuando se acotan los circuitos en donde el arte (signo de humanidad constante y evidente) debe circular libremente; cuando los estados no tienen políticas que fomenten un acceso igualitario, tanto para quienes consumen arte y teatro en particular, y a quienes lo producen y viven de él; la opción clandestina es válida al punto que se convierte en una posición, en una elección de resistencia y de transformación simultáneamente… en la posibilidad de luchar por la construcción de otra cultura. SE ARMÓ EL DEBATE Así planteadas las cosas, el Festival Clandestino, pretendió generar espacios abiertos donde poder hacer, decir y expresarse libre y solidariamente; un lugar donde lo popular pudo sentirse con fuerza, asumiendo y afirmando, como lo sentenció el “Toto” López, referente del Festival, que “la clandestinidad, como la libertad, se ejercen”. Lo clandestino reivindica lo independiente como superador de la autogestión, sin las restricciones que implica encuadrarse y sujetarse a las condiciones impuestas por las instituciones que manejan las políticas o las no políticas culturales oficiales.

Siguiendo esta línea, el actor rosarino Raúl Bruschini definió lo clandestino de manera contundente: “Para mí ser clandestino es mi vida. Es pelear contra las instituciones y los espacios seudo democráticos, contra una sociedad terriblemente capitalista y sistémica. Todo el mundo habla de las instituciones y éstas siempre quedan como estructuras rígidas. En cambio, si como sistema se rompieran continuamente, se constituirían nuevas y otra vez tendrían sentido”. Por otro lado, si nos remitimos a la definición que nos da la Real Academia Española, clandestino es: “Secreto. Oculto. Especialmente dicho o hecho secretamente por temor a la ley o para eludirla”. Así, lo clandestino tiene diferentes vertientes en cuanto a su significado. ¿Es una forma de vida?, ¿es una cualidad de algo, de alguien?, ¿es acaso ambas? En el transcurso del Festival hubo instancias de reflexión acerca de los sentidos de lo clandestino en el marco de lo artístico, quienes participaron pudieron expresar su opinión acerca del tema. Lo interesante de este momento fue la posibilidad de ver la amplia esfera de situaciones en las cuales se percibe lo clandes-


tino como una opción concreta, además de la amplia variedad de matices que adquiere. Así por ejemplo, la gente de De parche en parche planteó lo clandestino en el teatro como “una forma de recuperar parte de nuestra historia”, refiriéndose a la época del proceso y rescatando principalmente el compromiso profundo que implica participar de esta forma de concebir el arte, ya que el teatro clandestino cumplió una función esencial en aquellos años. Por su parte, los chicos de Fulanas y Menganas señalaron que lo clandestino podía entenderse desde el punto de vista de la lógica de producción de la obra artística y el lugar desde el cual el artista se posiciona a la hora de producir. Ellos consideraron el terreno de lo clandestino como “un espacio social del artista”. “Ser clandestinos nos lleva a reflexionar desde qué lugar operamos en la lógica de producción dominante, por ejemplo, recibir un subsidio, estar en la sala, presentarse a una nueva convocatoria, es un tipo de lógica de producción que es dependiente. Nosotros pensamos que no necesariamente tiene que ser así, y de este modo nos ubicamos en qué lugar queremos poner nuestro discurso”. En este punto, lo clandestino es oportunidad para pensar una cultura distinta y poder disputarle un espacio de producción a la producción dominante. CLANDESTINOS POR IMPOSICIÓN, CLANDESTINOS POR ELECCIÓN Otro punto clave para discutir y pensar lo clandestino se relaciona con la redefinición del término: ¿se puede ser clandestino por elección o por imposición?. Jorge del grupo español Ultramarinos de Lucas disparó una interpretación que discute lo clandestino: “No entiendo todavía el título “clandestino” que me habla de algo oculto, algo que no se muestra. Me parece que el teatro tiene que llegar al público. Uno tiene que ser clandestino cuando le obligan a serlo, porque no lo dejan, pero nunca es algo asumido ‘yo quiero ser clandestino’”. Desde este punto de vista, lo clandestino es una imposición. En la otra vereda, Pico, integrante de los Tres Tigres Teatro, relacionó lo clandestino en oposición a los medios de comunicación masivos. “Si vos no apareces en el diario que lee todo el mundo o no salís en la tele, tus vecinos te ven salir con un mon-

tón de cosas y dicen qué mierda hará ese. Hasta que un día apareces en una publicidad de desodorante y te dicen: ‘Aaaah!!! Ahora sí que te va bien’. No importa que haga 15 años que estás haciendo cosas y las estás presentando a veces a la vuelta de la esquina”. A partir de allí, el actor se animó a redefinir lo clandestino como una elección por el teatro para la gente del barrio: “Si nos interesa estar en la vereda y ver que día a día vienen más y más vecinos y que algunos se animan a entrar a la sala cuando hace una semana no lo hacían, entonces, ese trabajo por abajo y directo con ese público al que queremos llegar tiene que ver con un sentido de la clandestinidad que no es secreto ni oculto”. La apuesta rompe uno de los lugares comunes de lo clandestino como oculto y lo resignifica como una opción por comunicar el teatro y participar a todos. Por otro lado, Julieta Daga de los Solitarios Banda de Teatro, opinó que lo clandestino tiene mucho que ver con “lo inservible”, y acaso tiró una punta para pensar el lugar en el que se conjugan esas dos definiciones: “Nuestro trabajo es el que no se ve, el que hacemos los artistas todos los días y no sale porque no le sirve a los grandes medios o a algún político… entonces por ahí lo clandestino tiene que ver con lo que se oculta porque no conviene que se vea”. Esta posición rescata el valor del trabajo desde la perspectiva de quienes proponen lo clandestino como una elección, pero reconoce que hay situaciones que son impuestas, en las cuales no queda otra que la clandestinidad. Estos puntos de vista ponen la tensión necesaria para continuar definiendo y discutiendo la idea, quizá también sea la forma de encontrar fuentes para una nueva reformulación y continuar la búsqueda. Sobran los motivos ya que este encuentro quiere ser un lugar para ver y reflejarse, la acción es la vidriera, es lo que nos muestra, nos expone, nos une, escapando a las trabas políticamente correctas del “no poder decir” por “el poder hacer y decir”.

09


"Lo que rescatamos de Grote es la inmensa calidez de la gente" Obra: ¿Y después del sexo qué? Grupo: Un solo de dos Actrices: Lilian Frizzo, Mirta Conti Autor: Creación colectiva Procedencia: Córdoba

Intermedio: Concierto para parches y perchas (teatro danza) Actriz: Patricia Mc Garry

Intermedio: Grupo Taller Tres Tigres Procedencia: Córdoba

Procedencia: Córdoba

festival 2005 "El otro día busqué la etimología de la palabra "clandestino", encontré que venía de "clan", que significa "secreto oculto", entonces pensé, ¿qué es el teatro independiente para la gente en Córdoba sino un secreto oculto? Así, este espacio del Festival Clandestino busca, pienso yo, darle un espacio al teatro independiente, para que ese secreto deje de ser algo oculto" Obra: Los censores Grupo: Taller de los Solitarios Banda de Teatro Actores: Ariel Peruglia y Lautaro Metral Procedencia: Córdoba

10

Intermedio: Sexo y salud (Piquete teatral) Grupo: Capocómico. Talleres de teatro de la red interrbarrial por la salud sexual y reproductiva Actor: Marcos Maggi / Procedencia: Córdoba


"Lo que yo quiero hacer es la mirada de Lorca, que murió muy jovencito y con una gran producción" Obra: Federico Grupo: Calor Actores: Raúl Sánchez Autor: Federico García Lorca Procedencia: Córdoba

grupos

"Cuando se labura a la gorra está en la conciencia del que aporta saber valorar de acuerdo a su criterio cuál es el costo de esa función, me parece que esa libertad del espectador es un derecho que hay que saber respetar" Obra: Ha de gritar Grupo: Los sin nombre Actores: Natalia Ríos, Miriam Ochat, Fernando Zabalza Autor: Sobre poemas de Federico García Lorca Procedencia: Córdoba

y obras "Ser clandestino significa apoyar ciertas luchas, meter el laburo de uno para darle fuerza a alguna lucha, me parece que hoy por hoy es lo más clandestino que se puede ver. Yo no te puedo decir que ser clandestino es hacer una obra a la gorra si después todo el resto de mis trabajos pertenecen a la Agencia Córdoba Cultura" Obra: Vo' poné play Grupo: Cuchiflai teatro Actor: Juan Manuel Domínguez Autor: Creación Colectiva Procedencia: Córdoba

"Este festival nos movilizó, es lo mejor trabajar con el vecino, salir del centro y llegar al barrio" Obra: Classic Transport Grupo: Hermanos Eufrasios Autor: Marcos Maggi Procedencia: Córdoba

"Tengo muchas expectativas, este es un encuentro muy importante para los que hacemos teatro sin importar la edad" Obra: Monólogos de la Vejiga Actiz y Autor: Raquel Cikman Procedencia: Córdoba

11


GORRA

¿Cuánto vale la risa, cuánto el llanto? El mimo susurra, llora y grita su frase: "Wayansen, Severeuan". La gente escucha, se apena y se ríe. Pero, ¿quién entiende lo que significan esas palabras?: todos y ninguno. Porque para todos significa algo, porque para ninguno significa lo mismo. Construir un significado común es el desafío, encontrarnos es la forma. Quizás lo mismo pase con el teatro a la gorra, ¿quién lo entiende?, ¿por qué elegir esa modalidad de trabajo?, ¿qué significa? El último Festival Clandestino de Teatro se animó a ser un lugar donde conjugar todas esas ideas, todas esas gentes, lo de todos los días y lo que está oculto. "Éste es un espacio de encuentro, un espacio de reflexión, un espacio solidario, un espacio generoso y amplio", asegura el Toto López, uno de los organizadores. Uno de los objetivos del Festival fue ofrecer el momento mágico del teatro como un espacio para que todos participemos desde nuestro lugar (para salir de nuestro lugar) y pensemos, imaginemos, discutamos qué es el teatro a la gorra. En este espacio, la gorra significa inclusión, es una elección de "puertas abiertas" que permite a todos participar del ritual y valorarlo a conciencia. "Entregarse sinceramente a la sinceridad del público", dice la voz que invita al encuentro. "Quiero abrazarme con aquellos que puedan descubrir una posibilidad de compartir con el otro diferentes estados de conciencia, de emociones y

12

para eso hay que buscar modalidades como la gorra", comenta Raúl Bruschini. El mimo santafesino es un defensor inagotable de la gorra como modalidad de trabajo, como presupuesto ideológico, como posibilidad de comunicar. De eso se trata también la gorra, del encuentro con el otro, de una construcción colectiva de la obra que desafía la institucionalidad de la entrada, del escenario y la butaca, del superstar dramaticón y la elite que paga para ver. La gorra es la apuesta de un teatro capaz de interesar y conmover las emociones y las ideas, que apela a la conciencia y honestidad del espectador, dejando que "ponga precio a la entrada" de acuerdo a lo que vio y a sus posibilidades reales. El espectador participa de la construcción al hacerse cargo de ese compromiso, con su aporte honesto, "hace posible" la participación del otro (es solidario) y es protagonista de ese espacio social, "sostiene" en el tiempo ese "hacer" y ese encuentro. La gente de la obra "Ha de gritar" lo pusó en estas palabras: "Está en la conciencia del que aporta saber valorar de acuerdo a su criterio cuál es el costo de esa función, me parece que esa libertad del espectador es un derecho que hay que saber respetar y también ayuda a concientizar". Entonces la modalidad implica un doble compromiso por parte de los artistas y por parte del espectador, "Hay que entender que ese es el objetivo de la gorra, que todos y entre todos construyamos una función, que sea para todos", aseguraron los chicos de La Perorata Circo. En este sentido, uno de los objetivos del encuentro fue delinear y trabajar fuerte sobre puntos centrales de la modalidad. En principio, dejar en claro que los artistas no hacen teatro en sus horas libres, "por hobby", sino que las presentaciones son fruto de un gran esfuerzo y, respetuosas del público. Se trata de un espectáculo profesional, que carga con el trabajo y la dedicación de cualquier otro (formación, elaboración, ensayo, entrenamiento) y uno de sus objetivos fundamentales es que el que no pueda pagar, no quede afuera.


Por otro lado, el artista no pretende hacerse conocer, para poder cobrar entrada cuando sea más reconocido o famoso. Es interesante el apunte de Raúl Bruschini sobre este tema: "La gorra es algo muy importante, no creo que sea un lugar de tránsito… Son espacios de lucha que uno no puede abandonar, tiene que ver con una ideología y forma de vida. Es la necesidad de poder comunicar al otro lo que uno quiere decir y que el otro se haga responsable del hecho que está compartiendo". HACIA UNA CULTURA DE LA GORRA Ahora bien, todo desafío se redefine y propone sus propios caminos, otro punto importante del encuentro consistió en un debate donde participaron artistas y público, en el que se buscó discutir sobre el concepto de la gorra, explicitar el porqué de esa elección, contornear ese espacio de trabajo y poner en juego los fundamentos. En este momento, se encontraron el convencido, el que todavía no la tiene tan clara y el abogado del diablo; no hubo telón y ninguno hizo mutis, ¿de qué otra forma se conmueven las ideas? Las posiciones que defendían la gorra, la relacionaban con una opción por un trabajo que expandiera las fronteras del teatro. En ese sentido, Raúl Bruschini abrió el juego: "Me parece que el teatro es un evento que tiene que volver a ser popular y comunitario. Una sala en un barrio tiene que ser un lugar en donde la gente vuelva a disfrutar de un espacio de encuentro; habrá que buscar las posibilidades, creo que la gorra es una. Van a haber cuestiones de los pares, que dicen `vos estás denigrando tu trabajo´, pero yo planteo ¿quién denigra el trabajo: uno que trabaja con la mayor cantidad de gente posible, o aquel que por mantener una entrada, trabaja siempre para los mismos?" Por otro lado, Nella del grupo Tres Tigres Teatro, afirmó: "Tiene que ver también con una postura ideológica de sumar gente a esta propuesta. Que los grupos y la gente se sientan identificados con esto que está sucediendo acá". En otro momento de la charla, uno de los integrantes del grupo español Ultramarinos de Lucas disparó algunos puntos

para pensar y, su postura sobre la gorra: "En cuanto a la gorra, me parece maravilloso como planteo teórico, pero creo que trasciende los límites del teatro, es una cosa social. Para mí, la gorra debería pasarla el panadero, el librero y el político. No estoy de acuerdo con pasar la gorra. Me gustaría decirles a los espectadores lo que el actor cobra, el costo de la producción, la seguridad social, el beneficio industrial… El público no sabe lo que esto cuesta, porque no les damos criterios para decidir el precio de este trabajo". Estas cuestiones guiaron el debate hacia la crítica sobre los supuestos que se manejan y hacia la necesidad de trabajar en la construcción de una cultura de la gorra que fuera el trasfondo necesario de las presentaciones, Renzo Fabiani de la Tenia Saginata aseguró: "Acá en Córdoba no hay una cultura fuerte de la gorra. Con la gorra hay una particularidad; yo recuerdo en el 2002, después de la crisis, se trabajó muy bien a la gorra, porque la gente tenía una sensibilidad distinta, el mango que estaba, había que usarlo bien y la gente apostaba a esa forma de encuentro. Pero después cayó. A mí me parece bárbaro que se pague la salida, reconocer el trabajo del otro y sentirse partícipe, pero hay que trabajar para crear una cultura que apoye estos espacios". La discusión no se agotó, no fue fin sino, más bien, comienzo de otros momentos importantes en el Festival y en la medida que sigan existiendo experiencias de teatro a la gorra, el debate seguirá creciendo. La gorra como modalidad es una construcción permanente, una forma de trabajo con principios fuertes, que se redefine constantemente, un espacio en movimiento, que va siendo en la medida que se hace, Rodrigo Fonseca resalta esta idea: "Nosotros estamos dispuestos a construir todo el tiempo y año tras año, cada vez que empezamos a hacer el Festival, empezamos con muchas más dudas que certezas. Por eso decimos que el Festival se construye en los diez días y lo vamos construyendo entre todos".

dónde da, y para el público, es el camino para entender que los artistas no son una ilusión, que el trabajo no es una ilusión, que el trabajo vale y que hay que apoyarlo. Eso significa que no es solamente para que el artista coma, sino que además es para que determinados estados del arte vivan". Así también decimos que la gorra es metáfora de compartir, es libertad para pensarnos a nosotros mismos y a los otros, para darnos la mano y hacer del teatro, del barrio, de nosotros, algo más honesto, comprometido y humano. "Por eso es una práctica maravillosa ésta, porque estamos poniendo lo mejor que tenemos, nos hace mejores seres humanos. El futuro es nuestro por preponderancia de trabajo", afirma Toto López. Cuando le preguntamos a un vecino que opinaba de esta modalidad, de que cualquiera pudiera ver las obras, el hombre contestó: "Eso significa que viene del corazón". ¿Usted sabe cuánto vale su risa, cuánto su llanto? El mimo sigue diciendo Wayansen Severeuan, la gente sigue riendo.

¿Y cómo saber cuánto cuesta nuestra risa, cuánto nuestro llanto? El tema de la gorra propone más preguntas que respuestas, es una búsqueda constante del otro en el afán de construir un nosotros, para Julio Paz del Dúo Coplanacu: "La gorra sirve para el artista como una medición para ver hasta

13


"La cultura de la gorra se forma laburando y acostumbrando a la gente. El teatro es un arte joven en Córdoba, tiene 50 años. Entonces, si se trata de un arte nuevo, también la gorra es nueva" Obra: Fetas de mí / Grupo: Fernando (Flecha) Berretta Actor y Autor: Fernando Berretta / Procedencia: Córdoba

"Venimos a poner nuestro granito de arena" Obra: A propósito de ese hombre Grupo: El ojo de la majada "Trabajar a la gorra nos parece que es un acto de libertad, el público mismo decide qué precio ponerle a la obra" Obra: Eras vos o la soledad Grupo: Por nosotros

Autor: Sobre textos de Daniel Veronese Procedencia: Córdoba

festival 2005

Actores: Gabi Migoni, Elisa Belloni, Cecilia Ramosa Autor: Héctor Grillo Procedencia: Córdoba

"Está bueno que la gente se empiece a dar cuenta de que el teatro es también un trabajo y que como tal merece un pago. Son muchas horas que uno pone en esto. Es un esfuerzo que tiene que ser reconocido y el hecho de que no exista una entrada fija implica que el público se tenga que preguntar qué precio le pongo a este espectáculo" Obra: La irredenta Grupo: RomeoSangraTeatro Actrices: Andrea Marcel, Carina Monja, Gaby Rodríguez, Gisell Pintos Autor: Beatriz Mosquera / Procedencia: Córdoba

14

"Funcionamos en forma independiente, queremos mostrarle a la ciudad lo que se hace en otros lados. El teatro es una búsqueda constante, no desde arriba del escenario, sino con el público" Obra: Jardín de Otoño Grupo / coproducción: Gente de Teatro / Tropilla / Trac Actores: Norma Folk, Rosina Ballvé, Bocha Graña Autor: Diana Rasnovich / Procedencia: Buenos Aires


"Es un Festival con todas las letras, gracias por permitirnos estar en este hermoso grupo humano y de excelentes personas" Obra: Floresta (reuni贸n de cosas agradables y de buen gusto) Grupo: Gaviotas Turquesas Actrices: Alejandra Aracil, Mariana Ruso, Laura Basto Autor: Gaviotas Turquesas Procedencia: Rosario

"Trabajar en la calle es una forma de tomar esa conciencia de que tenemos que construir un arte para todos" Obra: Hop Grupo: La Perorata Circo Actores: Clarisa, Mat铆as Autor: La Perorata / Procedencia: La Plata

grupos "Esta casa es refugio de los que quieren expresarse" Obra: La estrella negra Grupo: Las dos teatro Actriz: M贸nica Sartori Autor: Adriana Genta Procedencia: Carlos Paz

y obras 15


2005

"Todos tenemos derecho a participar y a conocer. Somos un grupo laburante que apuntamos al compromiso"

"La cultura de los títeres y el arte tiene mucho de clandestino, por las dificultades para producir, para sostenerse. También la precariedad, la humildad y la simpleza de los muñecos frente a la cultura del éxito, del márketing. El retorno a las pequeñas cosas, esto de la elaboración de los muñecos con nuestras propias manos" Obra: Odisea Cachureo Grupo: Marotte en fuga Actrices: Silvina, Marcela Autor: Marcelo Acevedo Procedencia: Córdoba

"El Festival Clandestino de Teatro es festival y encuentro, en definitiva es un grupo de teatreros compartiendo" Obra: La tenia saginata, el regreso Grupo: Borravino Arte Actores: Renzo Fabiani Autor: Renzo Fabiani y Willy Ianni Procedencia: Córdoba

16

Obra: Los sueños de Trucas Grupo: Tres Tigres Teatro

festival

Actrices: Delia Perotti y Nella Ferrez Autor: Delia Perotti y Nella Ferrez Procedencia: Córdoba

"Nuestro trabajo es cómo las hormigas: va por abajo y en chiquito. Nosotros lo vivimos. Vivimos de esto, existimos en esto y siempre por abajo. Nuestra forma de producir, nuestra forma de creer en lo que hacemos. Nuestra forma de decir, qué queremos decir y a quién se lo vamos decir, tiene que ver con esta forma. No es oculto, está por abajo" Espacio de reflexión: El sentido de lo clandestino A cargo del profesor Willy Ianni


17


el barrio la calle, la gente

recontrasuena de nuevo la murga interminable / el fuego ilumina las caras, la sonrisa confunde el aire / alguien trae unas sillas clandestinas, el que pasa se queda un minuto, la noche entera

hay una bici y perros vagos / hay gente haciendo algo, la escoba, la ropa en la soga / el sol de la tarde cuando no arde, la calle que se anima con extraños / el vecino pregunta: ¿qué es ese teatro? la gente se asoma en las puertas del barrio hay trazos blancos en el aire / chicos y chicas viejas y viejos todas las vidas adivinan un primer acto "esa canción yo la conozco" dice la nena / las gentes se paran de a dos, de a tres / de la mano de los chicos vienen los grandes / el vecino pregunta: ¿quién lleva a quién?

18

cuando el vecino pregunta ¿porqué tanto alboroto? "Porque hace falta tener memoria de quiénes somos" grita un viejo de barba para recuperar un poco de lo que no tuvimos nunca, de lo que merecimos siempre para construir con el diferente y darle vida al barrio, vida a la gente


impresiones

Impresiones fue el cuaderno que anduvo las 10 noches del Festival dando vueltas por las mesas de Grote, prestรกndole lapicera a quien se le animara...

19


Festival Clandestino de Teatro Independiente  

Revista del festival, en su edición del año 2005.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you