Page 1

Recorridos por la música de cámara

JEAN-EFFLAM BAVOUZET, piano (Francia) Miércoles 10 de octubre de 2012 • 7:30 p.m. Bogotá, Sala de Conciertos Biblioteca Luis Ángel Arango


TOME NOTA •

Los conciertos iniciarán exactamente a la hora indicada en los avisos de prensa y en el programa de mano. Llegar con media hora de antelación le permitirá ingresar al concierto con tranquilidad y disfrutarlo en su totalidad.

Si al momento de llegar al concierto éste ya ha iniciado, el personal del auditorio le indicará el momento adecuado para ingresar a la sala de acuerdo con las recomendaciones dadas por los artistas que están en escena.

Agradecemos se abstenga de consumir comidas y bebidas, o fumar durante el concierto, con el fin de garantizar un ambiente adecuado tanto para el público como para los artistas.

Durante el transcurso del concierto por favor mantenga apagados sus equipos electrónicos, incluyendo teléfonos celulares, buscapersonas y alarmas de reloj. Esto ayuda a crear un ambiente propicio para disfrutar la música.

Por respeto a los derechos de autor de los compositores e intérpretes, no está permitido realizar grabaciones de audio o video ni tomar fotografías durante el concierto.

AGRADECIMIENTOS La Temporada Nacional de Conciertos Banco de la República 2012 cuenta con el apoyo y colaboración de Alianza Colombo-Francesa Ciudad de Lyon Embajada de Francia en Colombia Embajada de Suiza en Colombia Embajada de la República de Turquía en Colombia Festival de Música Religiosa de Popayán Fondo Cultural Suizo Fundación Amigos del Silencio Fundación Artephila Institut français Pontificia Universidad Javeriana Schola Cantorum Basiliensis Universidad Central


“La claridad de su pulsación, su ingenio inmediato y su sensibilidad frente a diferentes universos sonoros lo hacen un intérprete de gran empatía… justamente el grado de refinamiento que todos esperamos de este gran artista.” Classic FM Magazine, junio de 2011

Jean-Efflam Bavouzet, pianista ganador de numerosos premios, es uno de los intérpretes más llamativos de su generación. Ha trabajado en varias ocasiones junto a directores como Pierre Boulez, Valery Gergiev, Neeme Järvi, Ingo Metzmacher, Andrew Davis, Andris Nelsons y Krzysztof Urbánski. Discípulo de Pierre Sancan en el Conservatorio de París, Bavouzet recibió de Sir Georg Solti la invitación para debutar, en 1995, al lado de la Orquesta de París, y aunque muchos lo consideran el último gran descubrimiento del maestro, para ese entonces ya había ganado el primer premio en el Concurso Internacional Beethoven, en Colonia, y el otorgado por la Young Concert Artists Auditions, en Nueva York, en 1986. Entre los momentos estelares de su temporada 2010-2011 se cuentan su debut junto a la Filarmónica de Nueva York, una gira por los Estados Unidos junto a Daniele Gatti y la Orquesta Nacional de Francia, y un Prom BBC en 2011 con Vladimir Jurowski y la Sinfónica de Londres. En esta temporada, Bavouzet volverá a tocar al lado de la Sinfónica de Boston, la Deutsche Symphonie-Orchester de Berlín y la Philharmonia Orchestra (estas dos últimas bajo la batuta de Vladimir Ashkenazy). También se presentará junto a la Budapest Festival Orchestra (dirigida por Iván Fischer), la Orquesta Nacional de Lyon (dirigida por Leonard Slatkin), la Sinfónica de la Radio Finlandesa y la Sinfónica de Dallas. Así mismo, viajará de nuevo al Japón para tocar con las Sinfónicas de Kioto y de la NHK.

1


Jean-Efflam Bavouzet se presenta con frecuencia en el Southbank Centre y el Wigmore Hall; La Roque d’Anthéron y Piano aux Jacobins Festivals, en Francia; el Concertgebouw y el Muziekgebouw de Amsterdam; el centro BOZAR de Bruselas y el Forbidden City Concert Hall de Beijing, donde recientemente recibió el premio Classical Elites Beijing Instrumental Recital por su ciclo con las sonatas completas de Beethoven. Sus recitales para la temporada del 2011-2012 incluyen presentaciones en la Cité de la Musique y la Ópera Nacional de París.

2

En su calidad de artista exclusivo para el sello Chandos, recibió el Premio Gramophone en 2011 por sus grabaciones de obras de Debussy y Ravel (con la Sinfónica de la BBC y Pascal Tortelier), y su disco de los conciertos de Bartók con Gianandrea Noseda y la Filarmónica de la BBC pasó a la selección final en su categoría. Ha ganado múltiples premios por su grabación de las obras completas de Debussy para piano solo, incluyendo aquellos otorgados por la BBC Music Magazine (volumen 3) y por la Gramophone (volumen 4). El primer volumen de su proyecto de CD en recital con las sonatas para piano de Haydn recibió el premio Choc de l’Année en 2010. Sus futuros proyectos discográficos contemplan un ciclo con las sonatas para piano de Beethoven. Junto a sus actividades de interpretación, Bavouzet recientemente ha terminado una transcripción para dos pianos de la obra Jeux, de Debussy, publicada por Durand, con prólogo de Pierre Boulez. Bavouzet es director artístico del Lofoten Piano Festival de Noruega. Este concierto cuenta con el apoyo de:


PROGRAMA Sonata No. 12 en la bemol mayor, Op. 26 Andante con variaciones Scherzo - allegro molto Marcha fúnebre a la muerte de un héroe Allegro

LUDWIG VAN BEETHOVEN (1770-1827)

Sonata No. 13 en mi bemol mayor, No. 1, Op. 27 Andante - allegro - tempo I Allegro molto e vivace Adagio con espressione Allegro vivace - tempo I - presto

Sonata No. 2 en do sostenido menor, Op. 27, Claro de luna Adagio sostenuto Allegretto Presto agitato

3

INTERMEDIO Primer libro de preludios

Bailarinas de Delfos Velas El viento sobre la planicie Los sonidos y los perfumes giran en el aire de la tarde Las colinas de Anacapri Pasos sobre la nieve Lo que vio el viento del oeste La niña de los cabellos de lino La serenata interrumpida La catedral sumergida La danza de Puck Ministriles

CLAUDE DEBUSSY (1862-1918)

CONCIERTO No. 69


NOTAS AL PROGRAMA Por Carolina Conti F. Ludwig van Beethoven (Bonn, 16 de diciembre de 1770; Viena, 26 de marzo de 1827)

4

Si bien la vida musical vienesa dominaba el desarrollo del arte musical en la época de Beethoven, es también cierto que la capital austriaca no tenía espacios para conciertos públicos, como ya sucedía en Londres, París e incluso Nueva York. Esto nos revela que la música para piano y la música de cámara hacían parte de la vida privada. Un aspecto importante de la educación de la época era la interpretación de algún instrumento musical, y el piano, por supuesto, gozaba de una enorme popularidad. El repertorio destinado a este instrumento estaba concebido para aficionados, pero cuando el nivel de dificultad aumentaba, el público rechazaba las obras, con lo cual el editor perdía interés, y eso, como era de esperarse, traía consigo consecuencias económicas para el compositor. Sin embargo, Beethoven fue incorporando poco a poco en sus sonatas elementos de mayor dificultad, que las hicieron alejarse cada vez más de la capacidad de los músicos aficionados y comenzaron a considerarse aptas para el nuevo espacio de la sala de conciertos. Al hablar de las sonatas para piano de Beethoven, estamos hablando entonces de un arte que exalta la técnica y la expresión. La variedad en la forma que encontramos en las sonatas para piano de Beethoven es sorprendente. Cada una tiene una estructura y un desarrollo dramático únicos. De acuerdo con la división que hizo el musicólogo Wilhelm von Lenz de la obra de Beethoven, las tres sonatas que escucharemos esta noche hacen parte del segundo período creativo del compositor, que en el repertorio para piano comprende 16 sonatas -números 12 a 27escritas entre los años 1800 y 1814. En esta etapa, Beethoven se aleja del Clasicismo y desarrolla una estética propia más cercana al lenguaje del Romanticismo, es decir, adopta una actitud en la que el sentimiento, su expresión y exteriorización dominan sobre las convenciones formales. La Sonata No. 12 en la bemol mayor, Op. 26 fue escrita entre


1800 y 1801-al igual que la No. 13 y la No. 14- y ya marca una diferencia con las sonatas anteriores, pues no se ajusta al modelo de la sonata como se concebía en general en ese momento. Está dedicada al príncipe Karl von Lichnowsky, quien apoyaba a Beethoven desde 1792. El primer movimiento, andante con variaciones es lento, lo que nos muestra ya un distanciamiento con la tradicional forma sonata que seguía la fórmula de movimientos rápido-lentorápido. Como está indicado, plantea un tema que se desarrolla de formas diversas y contrastadas en cuanto a efectos, que van de lo discreto a lo apasionado. En el segundo movimiento, scherzo allegro molto, un poco más ágil, Beethoven propone una manera distinta de acentuación entre los tiempos fuertes y débiles de cada compás, y se expresa a través de líneas melódicas muy extensas. El tercer movimiento -marcha fúnebre a la muerte de un héroe -no se sabe con certeza a quién va dirigido, pero que nos hace pensar en la fuerza romántica que un año más tarde el compositor concretaría en su Sinfonía eroica. Predomina aquí un temperamento sobrio y lacónico. Este movimiento fue el único que Beethoven arregló para orquesta, y fue interpretado en su propio funeral. La obra finaliza con un allegro en forma de rondó que contrasta con el carácter de la marcha anterior. De las sonatas de Beethoven, esta era la preferida de Chopin, quien se inspiró en ella para la composición de su Sonata en si bemol menor. El nombre de Sonata quasi una fantasia que llevan las dos sonatas que conforman el Op. 27 se debe al desarrollo poco tradicional de los movimientos, que interactúan entre sí y dan a las obras un carácter de improvisación. La Sonata No. 13 en mi bemol mayor, Op. 27 No. 1 está dedicada a la princesa Josephine von Liechtenstein, pero poco se sabe de su relación con el compositor. Esta obra ha sido desplazada por la popularidad de la Op. 27 No. 2, Claro de luna. Los movimientos que la conforman están fusionados. Cada uno nace del anterior, a la manera, precisamente, de una fantasía. Sigue la forma ternaria* andante - allegro - tempo I, donde todas las frases *

La forma ternaria es una estructura musical en tres partes, que se representa habitualmente como A-B-A, donde la primera y la tercera partes son similares o idénticas en algunos casos, y la segunda, conocida como trío, contrasta radicalmente con las otras dos.

5


6

comienzan con un pianissimo que da al movimiento un carácter íntimo que domina, aunque también presenta algunos crescendi que llevan a momentos enérgicos y brillantes. Al andante sigue inmediatamente el allegro, que parece una danza popular y que contrasta en tempo, dinámica y estilo con la sección anterior. En los dos temas, Beethoven crea una textura compleja y única gracias a cambios de dinámica. A continuación se retoma el tiempo inicial del movimiento, con ligeros cambios. La sencillez melódica y armónica hace que el oyente se sorprenda con algunas modulaciones que generan luces y sombras, y permite disfrutar plenamente de la sonoridad del instrumento. Continúa sin pausa el segundo movimiento, allegro molto e vivace, el más corto, que logra su intensidad expresiva a través de la alternancia del staccato con el legato y de los movimientos contrarios de las manos, que van en triadas. En contraste con el primero, en este movimiento domina el temperamento agitado y misterioso. Le sigue el adagio con espressione, que surge del registro grave en un carácter más sobrio y reposado que aprovecha la riqueza sonora con crescendi y pianos súbitos. Con una escala que termina en un trino ligero y delicado, crea expectativa a la vez que introduce el movimiento final allegro vivace - Tempo I - presto el más elaborado y en el que, como seguiría haciendo posteriormente, Beethoven puso gran parte del peso de la obra. Es un movimiento enérgico, vital, con momentos que evocan la orquesta. De forma súbita cita el movimiento lento del comienzo de la obra, para dar paso al presto final que transforma el tema principal. La interpretación de esta obra exige un gran virtuosismo y delicadeza en la articulación, con lo que se evidencia la excelencia de Beethoven como pianista. La Sonata No. 14 en do sostenido menor, Op. 27 No. 2, Claro de luna fue escrita en 1801. Está dedicada a la condesa Giulietta Guicciardi, quien por algún tiempo fue alumna de Beethoven y de quien el maestro se enamoró perdidamente, sin ser correspondido. El nombre de Claro de luna se debe no al compositor, sino a una sugerencia de Ludwig Rellstab, un reconocido crítico musical de la época, cuyas opiniones, aunque generalmente conservadoras, eran tomadas muy seriamente por el público y por muchos compositores. La impresión que le dejó la sonata de Beethoven fue la de ‘un bote, a la luz de la luna,


visitando los paisajes primitivos de Vierwaldstättersee en Suiza’. Sin embargo, la sonata no ilustra ninguna situación o personaje, como algunos han querido mostrar. Claro de luna evidencia esa ruptura radical del compositor con las convenciones formales de su tiempo. La sonata clásica seguía el patrón de cuatro o, por lo menos, tres movimientos: el primero, generalmente en tempo allegro y en forma sonata, es seguido por un movimiento lento, para terminar con uno rápido, habitualmente en forma de rondó. Lo que Beethoven hizo aquí fue invertir estos movimientos. Inició la obra con un adagio sostenuto, que es un movimiento lento, continuó con un allegretto y terminó la sonata con un presto agitato. Al comienzo de la partitura, el propio Beethoven escribió: “Esta pieza se debe tocar de principio a fin con la mayor delicadeza y con pedal” (que quería decir sin apagadores), lo que también resulta innovador en cuanto al tratamiento del timbre del instrumento. La profundidad expresiva del primer movimiento conlleva una enorme dificultad para mantener el ritmo de los tresillos de la segunda voz de manera continua e invariable, ante la delicada aparición de cada nota de la primera voz. Este primer movimiento prefigura la forma y el carácter del nocturno del siglo XIX. El segundo movimiento nace con un attacca desde el adagio. Es más ágil, de acuerdo con la indicación de tempo, y está en una tonalidad mayor, con lo cual el compositor nos introduce en un ambiente sosegado y amable. De este movimiento, Franz Liszt dijo que era “una flor entre dos abismos”. El tercer movimiento es el más extenso, y además el más enérgico y apasionado. Retoma la tonalidad menor, y en él puso Beethoven todo el peso dramático de la obra. La expresión de la emoción es de una gran intensidad. El contraste de la violencia, la fogosidad con la delicadeza y la tristeza del primer movimiento, es extremo. Claro de luna es, sin duda, una de las obras más famosas del repertorio para piano y la más famosa de las sonatas de Beethoven, incluso en su época. De hecho, el compositor expresó a su amigo Carl Czerny su disgusto con la popularidad de la sonata, pues consideraba que opacaba injustamente a otras de sus obras.

7


Claude Debussy (Saint-Germaine-en-Laye, 22 de agosto de 1862; París, 25 de marzo de 1918) El francés Claude Debussy fue uno de los primeros compositores en cuestionar la tradición tonal. Pero también cuestionó el ritmo mesurado, la melodía romántica, las formas clásicas y la orquestación. Su búsqueda estética estaba dirigida más hacia las atmósferas que hacia las melodías, y esto es evidente en el tratamiento del material sonoro en su música para piano, que constituye un legado fundamental para el desarrollo posterior del repertorio para el instrumento.

8

Hacia 1908, Claude Debussy inició la composición del primero de sus dos libros de preludios para piano que, según sus propias palabras, pretendían ser “fragmentos para ser interpretados únicamente en familia”. Sin embargo, se convirtieron en obras notables de su producción. En general, la obra de Debussy siempre estuvo relacionada con otras artes como la literatura y la pintura. A partir de los títulos de los preludios podemos hacernos una idea de las inspiraciones tan diversas del compositor. A la hora de escribir estas piezas, Debussy no adoptó ninguna forma estricta sino que les dio el carácter de improvisaciones, más apropiado para el estilo libre y diverso de las mismas. Así como el segundo libro, el primero consta de doce piezas breves, ricas en contrastes, y en efectos sonoros y pianísticos, que no obstante, generan una fluidez estructural. Esta diversidad de atmósferas sonoras es tan amplia como los pensamientos y las imágenes que sugieren los títulos. Debussy se valió de medios de expresión que había estudiado y trabajado a lo largo de su vida, y logró concretar musicalmente las impresiones que habían quedado en su mente de la contemplación de escenas, de sus recuerdos de personas, de obras de arte, de leyendas, de historias y de poemas. Bailarinas de Delfos hace referencia a una escultura del siglo III a. C., que muestra unas sacerdotisas que danzan en el culto a Dionisio en la ciudad griega de Delfos. Debussy conoció la escultura en el Museo de Louvre y quizás haya quedado impresionado por la delicadeza del movimiento que da el viento a los vestidos de las tres bacantes. En Velas contemplamos


unos veleros que reposan tranquilamente sobre el agua. El viento sobre la planicie evoca la fuerza y la ligereza del viento. Los sonidos y los perfumes giran en el aire de la tarde es un verso del poema Armonías de la tarde, que hace parte de la colección Las flores del mal de Charles Baudelaire, y al que Debussy le había escrito música años antes. El poema habla de un atardecer melancólico con perfumes y sonidos que evocan el pasado. Las colinas de Anacapri tiene un ritmo alegre de tarantela que se mezcla con una melodía en estilo napolitano. Pasos sobre la nieve contrasta por la austeridad del paisaje que propone, donde pocas notas crean una atmósfera desolada, desierta, con una sutil sugerencia de alguien que pasó. Lo que vio el viento del oeste cambia el temperamento anterior, pues utiliza muchas notas en una manera muy personal de escritura para el instrumento. Es enérgica, rítmica, virtuosa. La niña de los cabellos de lino, uno de las más celebrados, es el nombre de un poema de las Canciones escocesas del poeta parnasiano Leconte de Lisle (1818-1894), que hace parte del libro Poemas antiguos. La niña vaga solitaria por el bosque, cerca al río, inmersa en sus pensamientos. La serenata interrumpida nos remite a España y al sonido de la guitarra. La catedral sumergida nos traslada a la ciudad de Ys, que, 300 años después de Cristo, fue tragada por el mar. La leyenda cuenta que en ocasiones especiales la catedral de Ys emerge de las profundidades al amanecer, y se oyen las campanas, el órgano y los cánticos de los sacerdotes. Luego la catedral se sumerge nuevamente, pero los sonidos se siguen oyendo por largo tiempo. La danza de Puck, en un carácter divertido, tiene también una referencia literaria, esta vez al personaje feérico de El sueño de una noche de verano, de William Shakespeare. En Ministriles se percibe la influencia de la música que llegaba desde América, con ritmos divertidos e imitaciones de tambores. A pesar de la carga poética y plástica detrás de cada preludio, Debussy estaba interesado principalmente en la música; por eso decidió poner los títulos al final de cada pieza, de manera que el intérprete pudiera crear su propia idea sin estar condicionado por una imagen previa. Para el oyente puede ser lo mismo: una invitación a despertar la imaginación a través de las armonías, los ritmos, las ornamentaciones y las melodías que Debussy nos propone.

9


Los conciertos realizados en la Sala de Conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango están autorizados por la Dirección Administrativa de la Secretaría de Gobierno de Bogotá, mediante la Resolución 027 del 10 de febrero de 2012

Profile for Banrepcultural

Jean Efflam Bavouzet, piano (Francia)  

El francés Jean-Efflam Bavouzet es uno de los pianistas más sobresalientes de toda Europa. Su estilo combina la elegancia, la claridad inter...

Jean Efflam Bavouzet, piano (Francia)  

El francés Jean-Efflam Bavouzet es uno de los pianistas más sobresalientes de toda Europa. Su estilo combina la elegancia, la claridad inter...

Advertisement