Page 1

SERIE DE LOS JÓVENES INTÉRPRETES

SAXOSAX, cuarteto de saxofones (Colombia)

Jueves 27 de febrero de 2014 • 7:00 p.m. Riohacha, Centro Cultural Viernes 28 de febrero de 2014 • 6:30 p.m. Valledupar, Auditorio Corporación Biblioteca Rafael Carrillo Lúquez Jueves 6 de marzo de 2014 • 7:30 p.m. Bogotá, Sala de Conciertos Biblioteca Luis Ángel Arango


TOME NOTA • Los conciertos iniciarán exactamente a la hora indicada en los avisos de prensa y en el programa de mano. Llegar con media hora de antelación le permitirá ingresar al concierto con tranquilidad y disfrutarlo en su totalidad. • Si al momento de llegar al concierto éste ya ha iniciado, el personal del auditorio le indicará el momento adecuado para ingresar a la sala de acuerdo con las recomendaciones dadas por los artistas que están en escena. • Agradecemos se abstenga de consumir comidas y bebidas, o fumar durante el concierto, con el fin de garantizar un ambiente adecuado tanto para el público como para los artistas. • Durante el transcurso del concierto por favor mantenga apagados sus equipos electrónicos, incluyendo teléfonos celulares, buscapersonas y alarmas de reloj. Esto ayuda a crear un ambiente propicio para disfrutar la música. • Por respeto a los derechos de autor de los compositores e intérpretes, no está permitido realizar grabaciones de audio o video ni tomar fotografías durante el concierto.


Durante tres años Saxosax ha tenido como objetivo incursionar en diferentes estilos musicales, mostrando así la versatilidad del saxofón. El cuarteto se conformó inicialmente bajo la dirección del maestro César Villamil, profesor de la cátedra de saxofón de la Pontificia Universidad Javeriana. Actualmente, Eduardo Rincón (saxofón soprano), Juan Camilo Acuña (saxofón alto), Jeimmy Andrea Guáqueta (saxofón tenor) y Karen Barreto (saxofón barítono), constituyen la agrupación. A lo largo de su trayectoria en la escena musical Saxosax se ha destacado internacionalmente obteniendo el segundo lugar en el concurso Perusax 2012. La agrupación ha ganado diferentes convocatorias entre las que se cuentan la convocatoria Música de cámara de la Orquesta Filarmónica de Bogotá (2012), así como las convocatorias de la Bibliored 2012-2013 y Música itinerante, Compensar. Otro de sus objetivos es fomentar la formación de públicos en la música folclórica universal y en diferentes géneros musicales propios de los siglos XX y XXI, además de experimentar con la creación e interpretación de nuevas músicas y traer una propuesta nueva y fresca que cautive el gusto del público y genere interés por el saxofón. Actualmente se proyectan como un grupo destacado dentro del contexto musical bogotano.

1


PROGRAMA Pequeña czarda

PEDRO ITURRALDE (n. 1929)

Arreglo: Pedro Iturralde

Suite Sud-América

LINO FLORENZO (n. 1910)

Circunloquio

LEÓN CARDONA (n. 1927)

Cha cha cha Tempo di valse Lento mysterioso Tempo di samba

Arreglo: Juan C. Acuña

INTERMEDIO

2

Huracán Suite helénica

Kalamatianos Funky Vals Kritis

Cuarteto latinoamericano

Fandango Serenata Choro y tango

La piragua

LUCHO BERMÚDEZ (1912-1994) Arreglo: Jonny Passos

PEDRO ITURRALDE Arreglo: Pedro Iturralde

ALDEMARO ROMERO (1928-2007)

JOSÉ BARROS (1915-2007) Arreglo: Jorge Castillo

CONCIERTO No. 8


NOTAS AL PROGRAMA Por Óscar Murcia Desde que Adolphe Sax presentara su primer modelo de saxofón en 1845, la historia de este instrumento es una historia llena de vicisitudes y sinsabores, donde la tenacidad y la constancia de su creador lograron superar todo tipo de barreras, hasta convertirlo en uno de los instrumentos musicales más populares y extendidos en el planeta. También es una historia de tesón y constancia, que a manera de accidentada serendipia, logra ofrecer al mundo un instrumento versátil, con una sonoridad cautivante y misteriosa y no siempre fácil de clasificar, que lo haría apto en partes iguales para el repertorio clásico y para la música popular. Buscando perfeccionar las múltiples limitaciones del clarinete, Adolphe Sax, clarinetista y fabricante de instrumentos nacido en Bélgica en 1814, empezó a planear una estrategia para la construcción de un instrumento musical que tuviera la sonoridad de los instrumentos de cuerda frotada, pero que a su vez tuviera un sonido cálido, que estuviera a medio camino entre los instrumentos de metal y los instrumentos de madera. Tratando de potenciar la sonoridad del clarinete, Sax encontró que la utilización del cobre en el cuerpo del instrumento, junto a la utilización de una boquilla sencilla de caña posibilitarían al nuevo instrumento cubrir todas las necesidades por las cuales fue inventado. Patentado el nuevo instrumento en 1846, su popularidad no se hizo esperar. Varios compositores alabaron las nuevas posibilidades que ofrecía el saxofón, entre ellos Rossini, Meyerbeer y Berlioz, este último el que escribió la que para muchos se considera la primera obra expresamente pensada para el instrumento: Chant sacré para sexteto. A pesar de varios sinsabores (la suspensión de la cátedra de saxofón en 1870, por ejemplo), el crecimiento exponencial del interés por el saxofón como instrumento musical polifacético fue el motor del crecimiento y expansión de este instrumento tanto en la música popular como en la música académica. El concierto de esta tarde es una muestra de la versatilidad del saxofón como instrumento solista y de cámara, como instrumento popular y docto, tomando como base obras originales y adaptaciones centradas en el repertorio latinoamericano del s. XX. El saxofonista y compositor español Pedro Iturralde (n. 1929) es uno de los más reconocidos saxofonistas españoles de su generación, en gran parte por haber sido uno de los músicos pioneros del jazz en España. Inició su formación musical estudiando de manera autodidacta saxofón, piano, guitarra y clarinete, formación que luego complementaría con estudios de armonía y saxofón en la cátedra de saxofón del Conservatorio Real de Madrid, cátedra que luego tomaría como profesor desde 1978 hasta

3


1994, año de su jubilación. En 1972 decidió ampliar su formación musical estudiando arreglos y armonía en el prestigioso Berklee College of Music de Boston, donde entró en contacto con la escena musical norteamericana. Iturralde formó varios grupos de jazz entre los que destaca su propio cuarteto, en el que se evidencia la fuerte influencia de los ritmos flamencos y andaluces dentro de una vertiente jazz, hasta el punto de ser considerado el precursor del flamenco jazz en España.

4

La obra Pequeña czarda es la obra más conocida de Iturralde y fue compuesta originalmente para piano y saxofón en 1949. A pesar de las múltiples adaptaciones y arreglos que ha tenido la obra a lo largo de los años (versiones para cuarteto de saxofones, quinteto de viento, banda sinfónica y orquesta de cuerdas, entre las más destacadas), el espíritu de la obra se mantiene intacto debido en gran medida a la fidelidad del material utilizado para la composición: los cambios de tempi existentes en la danza tradicional húngara conocida bajo el nombre de czárdás. Como música de baile, el czárdás se caracteriza por la oposición de ritmos escritos en métricas binarias de dos o tres cuartos, mientras que de forma simultánea se hace un cambio de tempo entre cada sección del czárdás: ir de un tempo lento y sosegado (lassú) a uno rápido y frenético (friss), además de otras variantes que están a medio camino entre las dos anteriores. La obra de Iturralde maneja precisamente estos cambios de tempo gracias a las indicaciones de la partitura (larghetto-andante-più mosso-vivace) que de alguna manera se asemejan a la organización paulatina lento-rápido del czárdás original. De igual manera, la Suite helénica nace de la influencia de la música tradicional griega, música que Iturralde conoció en una de sus giras por las islas griegas en la década de los setenta. Adaptada a diversos formatos instrumentales, la obra cuenta con varios motivos que de alguna forma rememoran diferentes lugares o situaciones alusivos a la cultura de ese país. El primer movimiento, titulado Kalamatianos, hace referencia a la danza del mismo nombre, que suele estar escrita en métrica de siete octavos (tres más cuatro la mayoría de veces), mientras que el último movimiento, titulado Kritis, proviene de la transliteración del nombre griego de la isla de Creta, la isla más grande de las islas griegas en el mar Mediterráneo. La música tradicional latinoamericana fue la principal fuente de inspiración para el compositor francés Lino Florenzo (n. 1910), cuya obra Suite Sud-América incorpora varios de los ritmos y aires tradicionales de la región. Comparada con la tradición instrumental del saxofón en Europa y Norteamérica, esta tradición en Latinoamérica es más reciente, siendo relativamente nueva la tendencia a la composición de obras para saxofón solista y de cámara por parte de compositores latinoamericanos. Curiosamente, una de las primeras aproximaciones a los ritmos musicales


latinoamericanos corrió por cuenta de varios compositores europeos, que interesados en tradiciones musicales extraeuropeas, presentan sus propias versiones de la música latinoamericana. Además de Florenzo, se puede citar la influencia de la música brasilera en el tercer movimiento de la suite Scaramouch de Darius Milhaud, o la alusión a ritmos latinoamericanos en las Cinq danses exotiques del compositor francés Jean Francaix1. Sin duda alguna, la música de los compositores colombianos Lucho Bermúdez (1944-1992) y José Barros (1915-2007) se convirtió en el modelo por antonomasia de la música popular del Caribe colombiano. En ambos casos, el talento aunado a una inventiva innata fueron los principales generadores del alto nivel de popularidad que tuvo la música del Caribe colombiano en la década de los cuarenta y cincuenta del siglo XX, en Colombia y en el exterior. Lucho Bermúdez nació en Carmen de Bolívar en 1912, y desde temprana edad mostró una fuerte inclinación por la música. Sus primeras composiciones, realizadas para conjuntos militares, dieron a conocer sus habilidades musicales y extendieron su participación en bandas de municipios cercanos, como Aracataca y Chiriguaná; esta última banda también lo vio nacer como director. Instalado en Santa Marta y Cartagena, Bermúdez decide viajar a Bogotá para hacerse cargo de la Orquesta del Caribe, fundada en 1939. Sus viajes al exterior (Argentina, México, Cuba, entre otros) generan un interés por la música colombiana en varios países de la región, situación que posicionó a Bermúdez como uno de los más ilustres y reconocidos músicos colombianos de la época, y una de las figuras más prominentes de la música popular latinoamericana. Cabe resaltar dentro de estas experiencias en el extranjero el trabajo de Bermúdez con figuras de la talla de Pérez Prado, Benny Moré, y orquestas como la Billo's Caracas Boys y Los Melódicos, entre otros. La versatilidad musical de Bermúdez está respaldada, no sólo por su conocimiento de la música popular de la costa caribe, sino también por el interés del compositor por los aires y ritmos de la música andina colombiana. Además de cumbias, porros, merengues y paseos, el catálogo musical de Bermúdez se ve enriquecido por obras basadas en ritmos como el torbellino, la guabina, el joropo, el bambuco y el pasillo, este último inspirador de la obra Huracán, que se escuchará en el concierto de esta tarde. El compositor José Barros nació en El Banco, Magdalena, en 1915; fue el quinto hijo del matrimonio conformado por el comerciante portugués João Maria Barro Traveceido y Eustasia Palomino. Los padres fallecieron 1 Ocampo Cardona, Javier - Modern Latin American Repertoire For Classical Saxophone: A Recording Project and Performance Guide

5


prematuramente, dejando a Barros y a sus otros hermanos en una situación difícil. Barros empezó a cantar en la plaza del pueblo y en serenatas para subsistir. El deseo de conocer nuevas tierras lo llevaron primero a Barrancabermeja y luego a Bogotá, en donde se estableció al lado de otros músicos costeños, y en donde varias de sus primeras composiciones empezaron a ser reconocidas. El reconocimiento llegó hacia mediados de la década de 1950, cuando Barros tuvo la oportunidad de recorrer varios países de la región, como México y Argentina. De vuelta en Colombia, Barros y un grupo de amigos deciden crear el Festival de la Cumbia de El Banco, en la década de 1970; la canción La piragua es la canción insigne de las primeras ediciones de este ya clásico festival. La historia de La piragua resulta pintoresca por los giros anecdóticos y personales que narra. Barros compuso esta canción hacia el año 1969, en honor a un comerciante cundinamarqués llamado Guillermo Cubillos, quien, interesado en explorar y conocer el río Magdalena, mandó construir una barca de unos doce metros de longitud que pudiera ser utilizada como embarcación de pasajeros y que pudiera atravesar sin problemas el río desde Chimichagua hasta El Banco2. Uno de los obreros encargados de la construcción de la canoa bautizó la embarcación con el nombre de “La Piragua”, nombre que quedó inmortalizado en el coro de la canción.

6

El compositor antioqueño León Cardona nació en Yolombó (Antioquia) en 1927. Tomó sus primeras lecciones de música junto a su madre, Celia García. Posteriormente ingresó al Instituto de Bellas Artes de Medellín en donde recibió clases de armonía, contrapunto y flauta, bajo la tutoría de destacados maestros, entre los que se cuentan Pietro Mascheroni y Luisa Manighetti. Director del coro Cantares de Colombia, el maestro Cardona es reconocido entre muchas otras cosas por haber sido director de la disquera Sonolux, así como presidente del consejo directivo de Acinpro. Los múltiples reconocimientos y condecoraciones recibidos por Cardona a lo largo de su vida artística lo convierten en uno de los compositores de música tradicional andina más respetados e interpretados actualmente. Una de las más importantes figuras de la música venezolana en el siglo XX, Aldemaro Romero (1928-2007) tuvo la disciplina y el talento necesarios para destacar tanto en el campo de la música popular como en el campo de la música académica, aportando con un altísimo nivel de calidad y originalidad todos sus conocimientos y habilidades, creando una obra original y sin parangón en la música latinoamericana del último siglo. Sus primeros estudios musicales los adelantó con su padre Rafael Romero, reconocido director de bandas, para luego iniciarse como músico de los 2 http://elbanco-magdalena.gov.co/audio_video.shtml?apc=Cbxx1-&x=3003615 – Página consultada el 9 de enero de 2014


famosos conjuntos de la llamada “música cañonera”, que era la música popular de baile de las grandes ciudades venezolanas de aquel entonces. De forma simultánea a su participación en estas orquestas, Romero empezó a tomar clases de música con algunos músicos como el compositor Moisés Moleiro y el director de orquestas populares Luis Alfonso Larraín, de quien Romero aprendió las bases que cimentarían su posterior carrera. Fue en la orquesta de Larraín donde Romero demostró sus dotes de arreglista, pianista y compositor, haciendo famosa su primera composición, el bolero Me queda el consuelo. Hacia mediados de la década de 1950, siendo ya independiente y director de su propia orquesta, Romero viajó a Nueva York donde fue contratado por la disquera RCA para grabar su exitosa serie Dinner in... con la participación de orquestas y músicos de estudio. En las décadas de 1970 y 1980, con la fama y el reconocimiento adquiridos, Romero hizo algunos aportes adicionales, como la creación de la Onda Nueva, un nuevo concepto de música popular que fusionó el joropo, el jazz y la música popular brasileña además, fue uno de los fundadores de la Orquesta Filarmónica de Caracas, de la que fue su primer director.

7


Programa

estudios en elexterior

de

CONVOCATORIAS EN:

Jóvenes talentos en música Cierre de convocatoria: 9 de mayo de 2014

Posgrado en derecho económico Cierre de convocatoria: 16 de mayo de 2014

Doctorado en economía Cierre de convocatoria: 23 de mayo de 2014

¡INICIA TU PROCESO DESDE YA! www.banrep.gov.co/estudios-exterior

SAXSOSAX, cuarteto de saxofones  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you