Issuu on Google+

Música antigua Música antigua para nuestro tiempo para nuestro tiempo

MÚSICA FICTA, ensamble de música antigua (Colombia)

MÚSICA FICTA, ensamble de música antigua (Colombia) Miércoles de2012 2012• 7:30 • 7:30 p.m. Miércoles33 de de octubre octubre de p.m. Bogotá, Sala de Conciertos Biblioteca Luis Ángel Arango Bogotá, Sala de Conciertos Biblioteca Luis Ángel Arango

BANCO DE LA REPÚBLICA BIBLIOTECA LUIS ÁNGEL ARANGO 2012


TOME NOTA •

Los conciertos iniciarán exactamente a la hora indicada en los avisos de prensa y en el programa de mano. Llegar con media hora de antelación le permitirá ingresar al concierto con tranquilidad y disfrutarlo en su totalidad.

Si al momento de llegar al concierto éste ya ha iniciado, el personal del auditorio le indicará el momento adecuado para ingresar a la sala de acuerdo con las recomendaciones dadas por los artistas que están en escena.

Agradecemos se abstenga de consumir comidas y bebidas, o fumar durante el concierto, con el fin de garantizar un ambiente adecuado tanto para el público como para los artistas.

Durante el transcurso del concierto por favor mantenga apagados sus equipos electrónicos, incluyendo teléfonos celulares, buscapersonas y alarmas de reloj. Esto ayuda a crear un ambiente propicio para disfrutar la música.

Por respeto a los derechos de autor de los compositores e intérpretes, no está permitido realizar grabaciones de audio o video ni tomar fotografías durante el concierto.

AGRADECIMIENTOS La Temporada Nacional de Conciertos Banco de la República 2012 cuenta con el apoyo y colaboración de Alianza Colombo-Francesa Ciudad de Lyon Embajada de Francia en Colombia Embajada de Suiza en Colombia Embajada de la República de Turquía en Colombia Festival de Música Religiosa de Popayán Fondo Cultural Suizo Fundación Amigos del Silencio Fundación Artephila Institut français Pontificia Universidad Javeriana Schola Cantorum Basiliensis Universidad Central


Jairo Serrano, canto, guitarra barroca, percusión; Camila Toro, canto; Carlos Serrano, flautas dulces, pito y tamboril; Julián Navarro, guitarra barroca; Daniel Zuluaga, tiorba

Música Ficta es una agrupación vocal e instrumental especializada en el fascinante y extenso repertorio Barroco latinoamericano y español. Considerada una de las agrupaciones latinoamericanas más destacadas en su género, Música Ficta se ha presentado en más de veinte países de Europa, las Américas, el Medio y el Lejano Oriente. Entre los escenarios más destacados que han escuchado a esta agrupación, se cuentan el Kennedy Center y la Corcoran Gallery de Washington D.C., la Sainte Chapelle y la Conciergerie de París, el Victoria Concert Hall de Singapur, la Caja Madrid de España, el Palacio de Rundale de Letonia, y el Teatro Colón de Bogotá. El conjunto, ampliamente conocido en América Latina, se ha presentado en las catedrales de Ciudad de México, Cartagena, Bogotá, Quito y La Paz, así como en algunas de las iglesias más importantes de Perú, México y Brasil, y en los festivales Cervantino (México) y de Chiquitos (Bolivia). A lo largo de su trayectoria, Música Ficta ha desarrollado una

1


ardua labor en la divulgación de un repertorio desconocido pero musicalmente rico y variado. La creatividad de sus programas de concierto está basada en una cuidadosa investigación musicológica que ha generado cálidos comentarios de parte de la crítica musical y gran aceptación del público. Sus interpretaciones grabadas y en concierto se han emitido por emisoras como Radio Nederland (Holanda), la Radio Rusa, la Radio de Colonia, la SWR Südwestrundfunk (Alemania) y la National Public Radio (Estados Unidos). Música Ficta ha mostrado la calidad del repertorio Barroco hispanoamericano en sus grabaciones discográficas para el sello alemán Arts Music, los franceses Milan-Jade y Arion, y el estadounidense Centaur. Sus discos han recibido elogiosas críticas, y algunos han ameritado cinco estrellas de parte de la prensa internacional especializada, como el Washington Post, la Klassik Magazin, Goldberg, American Record Guide, Audiophile Audition, Le Monde de la Musique, entre otros. Qué dice la prensa

2

Música Ficta ofreció (en el Festival de Cartagena) un banquete de villancicos, tonos y bailes de la América colonial, que resultó muy atractivo no solo por su novedad sino por la excelente interpretación de los instrumentos antiguos y el tratamiento de la voz por parte de sus integrantes. Gilberto Saa Navia, Kien y Ke, Colombia, enero 12 de 2012. El cuarteto protagonizó aquí un acto de encantamiento... conquistaron esta noche al país más extenso del planeta. Rusia espera el retorno de Música Ficta. Jorge Petinaud, Prensa Latina, Moscú, diciembre 1 de 2008. Con su refinado cantante, unos vientos sugestivos y el virtuosismo de la guitarra y el clavecín, Música Ficta transporta a los oyentes al período barroco. Pero lo hace a su manera... y qué viva la diferencia. Susan Vand Dongen, Time Off, Princeton, N.J., EE.UU., julio 13 de 2007.

Música Ficta ofrece una perspectiva fascinante de la mezcla apolíneadionisíaca del Barroco latinoamericano, esa apoteosis musical de fiesta y adoración en la cual a veces no se puede distinguir si se adora


lo celestial o lo terrenal. Para el oyente hay numerosos descubrimientos, y se le ofrece un repertorio que probablemente había buscado en vano hasta ahora. A pesar de su enorme meticulosidad, el conjunto ofrece interpretaciones sin rigidez académica. Con toda la razón, se trata de una grabación que puede ser nominada para un premio. (5 estrellas *****)

Dentro del repertorio Barroco latinoamericano, este disco viene repleto de energía. Un programa atractivo... un llamativo choque entre elementos sacros y profanos. La obra que da el título al disco es encantadora. La dicción de Serrano da sentido y raíz a los textos. Una adquisición valiosa para la creciente colección de interpretaciones de música antigua de América Latina. AllMusic Award (****)

James Manheim, AllMusic, EE.UU., noviembre de 2006.

Una perspectiva fascinante de la música peruana del s. XVII.

Erik Daumann, Klassik Magazin (Klassik.com), Alemania, marzo 25 de 2007.

Crescendo - das Kassikmagazin, Alemania, febrero de 2006.

Música Ficta no ha perdido un ápice de la frescura interpretativa que es su rúbrica, y logra transmitir al oyente alegría y convicción. Impecable la calidad técnica.

Emilio Sanmiguel, Credencial, Colombia, enero de 2006.

3


PROGRAMA Cuando muere el sol Gaitas Al dormir el sol en la cuna del alva Tono divino

La rosa que reyna Tono humano

Paradetas

4

Gaytilla de mano izquierda Enamorado de Siques

Tono humano

Cuando muere el sol Tono divino

Chaconas Aquella sierra nevada

Tono humano

Flores, a escuchar los dos ruiseñores

Tono divino

SANTIAGO DE MURCIA (c.1682 - c.1740) SEBASTIÁN DURÓN (1660-1716) JUAN DE NAVAS (c.1647 - c.1719) GASPAR SANZ (1640-1710) SEBASTIÁN DURÓN JUAN DE NAVAS SEBASTIÁN DURÓN LUCAS RUIZ DE RIBAYAZ (c.1626 - c.1680) JOSÉ MARÍN (1618-1699) JUAN DE NAVAS

INTERMEDIO


En este arpón tirano Tono humano

Y pues de tu error los suspiros Tono divino

Folías Alado cisne

Tono divino

Folías Sosieguen, descansen

Aria

JUAN DE NAVAS SEBASTIÁN DURÓN MICHEL FARINELL (1649-17?) JUAN DE NAVAS GASPAR SANZ (1640-1710) SEBASTIÁN DURÓN

Duerme rosa y descansa

Tono divino

Diferencias sobre la gayta No hay que decirle el primor

MARTÍN Y COLL (s. XVII) ANÓNIMO ESPAÑOL p. 1640

CONCIERTO No. 67

5


CUANDO MUERE EL SOL

Tonos humanos y divinos de Juan de Navas (1647-c.1719) y Sebastián Durón (1660-1716) Notas al programa por Jairo Serrano Juan de Navas y Sebastián Durón, dos de los más importantes compositores españoles de finales del s. XVII, se constituyeron en la segunda generación que escribiera tonos después de la influencia de músicos como Juan Hidalgo y José Marín. Buena parte del legado musical de Durón y Navas no ha merecido una debida atención, sobre todo si se tiene en cuenta la alta calidad de su música. La popularidad que Navas y Durón alcanzaron, incluso fuera de España, se manifiesta a través del gran número de obras que se han encontrado en diversos archivos catedralicios de ciudades latinoamericanas. En los últimos años han comenzado a reinterpretarse obras profanas mayores como zarzuelas, pero un género más intimista y extenso como el de los tonos ofrece mucho repertorio aún por descubrir.

6

Como género musical, los tonos humanos y divinos fueron canciones de relativa corta duración, escritas generalmente para una o dos voces con acompañamiento instrumental, y compositores como Juan Hidalgo y José Marín, principales exponentes del género en su primera época, se encargaron de imprimirles una identidad española. Esta “identidad” se manifiesta de varias maneras, siendo las más evidentes el empuje rítmico y sincopado de las obras, así como el uso de textos de los más grandes poetas del Siglo de oro español -entre tantos otros, Calderón de la Barca y Lope de Vega-, presentes en innumerables tonos. La estructura formal del tono contaba con un estribillo y una sección de coplas, para volver eventualmente al estribillo. En cuanto al acompañamiento instrumental, este podía incluir guitarra barroca -instrumento ampliamente utilizado a lo largo de todo el Barroco musical español-, arpa y clavecín, así como tiorba o archilaúd. Musicalmente, el uso de hemiolas, ritmos ternarios y síncopas, era abundante y difería de casi cualquier otro género europeo de la época. En cuanto a los textos, las poesías con sentimientos extremos o antagónicos resultaban


ideales para la “experimentación” musical y la intención de generar emociones (afectos) en el oyente. El rompimiento con la tradición polifónica del siglo XVI y de comienzos del XVII era evidente, y los tonos, en su simpleza declamatoria (solo una línea melódica y un acompañamiento instrumental) pretendían resaltar y dramatizar el texto que se narraba. Si bien los tonos humanos y los divinos contienen textos profanos y sacros respectivamente, el carácter muchas veces sensual (a veces abiertamente erótico) de los mismos dificulta su catalogación. En realidad, solo el compositor, al indicar si la obra es humana o divina, “esclarece” el carácter de la poesía. Por otro lado, a pesar de la estructura definida de estribillo seguido de coplas y de la corta duración de muchos de tales estribillos, los mejores exponentes del género se permitieron una gran libertad de experimentación musical, en la cual el drama retórico generaba sorpresas, giros inesperados y momentos de gran tensión armónica y melódica. A diferencia de géneros musicales sacros como misas, salmos y motetes, donde la mayoría de compositores españoles de la época adoptó un lenguaje más tradicional (muy al estilo dictaminado por el espíritu de la Contrarreforma), los tonos, en cierta medida, se convirtieron en lo que podría considerarse el género más vanguardista de la música española del siglo XVII. La novedad y frescura de nuevas formas musicales como los tonos y la zarzuela generaron libertad expresiva en una época de profunda crisis política en la península ibérica. El programa de esta noche incluye cuatro tonos de Juan de Navas y cinco de Sebastián Durón, además de un aria, también de Durón, de su primera zarzuela Salir el amor del mundo. Así mismo, se incluye el tono de José Marín, Aquella sierra nevada, en una versión menos conocida a dos voces, y que constituye una de las obras más poéticas e intrigantes del compositor. En efecto, se trata de una obra temprana con dos líneas melódicas, una rareza para este periodo; el uso exagerado de cromatismos, muy al estilo de monodias italianas de la misma época, es excepcional, y el empuje rítmico habitual da paso a una divagación melancólica, íntima y personal. Al otro lado del espectro musical, la tonada de temática mitológica No hay

7


que decirle el primor, de autoría anónima y quizás parte de una cantada u obra escénica de mayor envergadura, está llena de un empuje rítmico y vertiginoso que exige agilidad y ligereza. Varios de los tonos presentados muestran una evolución estilística con respecto a tonos de compositores precedentes, particularmente de la generación de Juan Hidalgo. Si bien en la mayoría se conserva la forma de estribillo - coplas, un par de ejemplos incluyen recitados similares a los encontrados en monodias y cantatas italianas de la época. El tono En este arpón tirano -que hace parte de un drama teatral mayor, Venir el amor al mundo- describe el error que Cupido comete al clavarse una de sus mismas flechas y quedar “envenenado” de su propia medicina: el amor. Este tono presenta una parte recitada al inicio, seguida de una sección de coplas, otra sección recitada y una parte final cromática y armónicamente sofisticada.

8

Figura 1: Portada y fragmento del tono humano ‘En este arpón tirano’, de Juan de Navas. Fotografía del facsímil cortesía de Daniel Zuluaga.

Asimismo, el aria Sosieguen descansen, de la zarzuela Salir el amor del mundo, presenta un extenso recitado al estilo italiano. El tono Flores, a escuchar los dos ruyseñores incorpora una parte lenta -indicada por el compositor- en medio de la obra, que rompe completamente con el carácter general, causando una nueva emoción -en este caso misterio y asombro con las palabras mudo y silencio-, y de nuevo evoca recursos compositivos utilizados por músicos italianos de décadas precedentes. La relación texto-música y el objetivo de despertar y exagerar los afectos (emociones) en el oyente se hace evidente cada vez que una poesía expresa dolor, alegría, tristeza, celos, rabia, odio, etc. Palabras como muerte, llanto, dormir y volar reciben un tratamiento que pretende reforzar su significado. Esta idea de exagerar las emociones en el oyente se observa de


otras maneras en otras manifestaciones artísticas de la época. En la pintura, la intención de manipular las emociones a través de claros y oscuros donde los personajes parecen emerger de la nada, fue un recurso ampliamente utilizado. Basta con observar pinturas del temprano Barroco y de artistas como Caravaggio, Ribera o Zurbarán para entender la carga dramática y de profundo contraste que se genera como planteamiento estético a comienzos del Barroco. Los contrastes son intencionalmente exagerados y radicalizados, las obras se concentran en una economía de elementos, en un menor número de personajes (con los tonos, la polifonía densa y elaborada se reemplaza por la simpleza de una o dos líneas melódicas estrechamente ligadas al texto), en la manipulación de la luz y en el manejo del claro-oscuro para que no haya distracciones y el drama de la obra aflore en toda su dimensión. De igual manera, esa lucha entre lo profano y lo divino, entre lo humano y lo sacro, evidente en muchos de los textos de los tonos, es un tema recurrente en la pintura de la época. La temática mitológica y alegórica ofrece un paralelo entre música y pintura, retomando el ideal griego. Como ejemplo, la pintura Apolo y Marsías, de José de Ribera, presenta tan solo dos personajes (y tres sátiros observadores) que concentran la tensión del momento. En este caso, se trata del instante en que Apolo vence en el duelo musical que el sátiro Marsías había propuesto, y que concluye con Apolo clavando la piel de Marsías a un árbol.

Y un detalle más Figura 2: Apolo y Marsías, de José de Ribera. Nótese lo que parece ser una viola de gamba, tirada en el suelo, luego del duelo musical. Fotografía: Jairo Serrano.

Además de Sosieguen, descansen y En este arpón tirano, el resto del programa ofrece otros tonos de gran belleza y carga emocional. La rosa que reyna, Y pues de tu error los supiros, así

9


como Cuando muere el sol, compuesto para la Semana Santa y lleno de recursos alegóricos y simbolismo entre la naturaleza y la muerte de Cristo, permiten apreciar el uso de cromatismos y suspensiones armónicas que enriquecen enormemente las obras.

10

Adicionalmente, se presentan varias obras instrumentales del mismo periodo, una de ellas del mismo Durón, quien además de haber sido un prolífico compositor de música profana y sacra, fue organista, inicialmente en Sevilla y después en La Real Capilla de Madrid. En todos los ejemplos instrumentales presentados esta noche se evidencia, en mayor o menor grado, un elemento popular que denota el origen de esta música. Danzas como las chaconas, xácaras y folías tuvieron su origen en bayles populares del mismo nombre. Estos bayles fueron “estilizados” poco a poco por compositores del siglo XVII, dando lugar a una música que, a medida que avanzó el siglo, perdió parte de su carácter inicial. Aun así, la interpretación de instrumentos como el pito y el tamboril, el tambor de cuerdas, o algún instrumento de percusión, tiene cabida cuando estas obras conservan parte de su arraigo popular. Es de señalar que a lo largo del siglo XVII la mayoría de estas danzas no llegó al grado de estilización que alcanzaron en el XVIII. Las chaconas y folías -de las cuales hay tres ejemplos en el programa de esta noche- utilizan un bajo ostinato (una progresión armónica que se repite a lo largo de toda la obra) como punto de partida para la composición de la obra. El instrumento melódico utiliza esta base armónica para las variaciones escritas e “improvisaciones” que debe tocar, algunas de gran virtuosismo y agilidad. Danzas como folías, chaconas, canarios y xácaras, todas basadas en la fórmula del bajo ostinato, gozaron de gran popularidad, y compositores de varios países europeos utilizaron estas fórmulas para componer versiones de las mismas, que hacia finales del Barroco resultaron mucho más distantes de las originales. Basta tan solo pensar en la chacona para violín de la Partita No. 2 de Bach, para entender la fascinación por este tipo de fórmula compositiva, así como su gran distanciamiento de las fórmulas originales.


Grabaciones de Música Ficta Romances y Villancicos de España y del Nuevo Mundo. Éditions Jade No. 198-142-2, Francia, 1996, p. 2001. ‘De Antequera sale un moro’. La música de la España cristiana, mora y judía hacia el año de 1492. Éditions Jade No. 7432179256-2, Francia, 1999, p. 2000. ‘Sepan todos que muero’. Música de villanos y cortesanos en el Virreinato del Perú, s. XVII-XVIII. Centaur Records CRC 2797, EE.UU., 2003, p. 2006. ‘Esa noche yo bailá’. Fiesta y devoción en el Alto Perú del s. XVII. Arts Music No. 47727-8, Alemania, 2005, p. 2006. ‘Del mar del alma’. Músicas y letras de la Bogotá colonial (s. XVII-XVIII). Arion ARN 68789, Francia, 2007, p. 2008. ‘Cuando muere el sol’. Tonos humanos y divinos de Sebastián Durón, 1660-1716. Arion ARN 68825, Francia, 2010, p. 2011.

11


Al dormir el sol en la cuna del alva Tono divino

La rosa que reyna Tono humano

Al dormir el sol en la cuna del alva con arrullos, con halagos, con olores, le mezen, le aplauden, le cantan los ángeles puros, los zéfiros gratos, las fértiles flores, las líquidas fuentes, las rápidas aves, las débiles auras. Y todos humildes dizen a una voz roro, roro, ro, dormid niño Dios.

La rosa que reyna el dominio del prado, porque oye un jilguero que al alva madruga a llorar afectos vierte, rompe, exhala sus perlas, sus ojos, su aliento, y el alva le dize no pierdas ociosos, floridos requiebros.

Los ángeles puros con dulze canzión la cuna le mezen al dormido amor. No le dipertéis, no, pues su amante voz el aire repite con leve rumor roro, roro, ro, dormid niño Dios

12

Los refiros gratos con huella veloz moviendo las plantas no pisan la flor. No le dispertéis, no, pues su acorde unión se inflama y entona con tierno favor roro, roro, ro, dormid niño Dios Las rápidas aves con diestro primor motetes entonan al infante sol. No le dispertéis, no, pues en su región con quiebres repiten trinando el loor roro, roro, ro, dormid niño Dios Las débiles auras templado el ardor le halagan, le arrullan con vital moción. No le dispertéis, no, pues su resplandor el sueño le inspira cantando una voz roro, roro, ro, dormid niño Dios.

Recoje ese llanto pues aquel gilguero cruzará la esfera con rápido buelo y al ir a otro clima tus ancias huyendo quizá aun tu memoria dejará en el viento No rompas el nácar que viste tu pecho mejor es que sirva el ansia de velo pues penas que salen del tavio a los riesgos passan a peligros si antes son misterios Enjuga essas vozes de néctares bellos pues sus desperdicios crecerán tu fuego no hagas que immóbil arrepentimiento labra otro martirio lo que ahora es remedio.


Cuando muere el sol Tono divino

Aquella sierra nevada Tono humano

Cuando muere el sol, triste luto arrastran cielos, astros, flores, plantas. Gimen las auras y el corazón humano se queda en calma.

Aquella sierra nevada, que densa nube pareçe, con el rigor del estío en pardo escollo se vuelve.

La noche funesta extiende sus alas repetida imagen de mi culpa ingrata Ay de la ignorancia que huye las luces y las sombras ama Fluctúa la vida de la eterna llama e inmortal se juzga la flaqueza lutuaria. Ay de la confianza que del remedio su veneno labra. Espera pendiente de un árbol sin ramas, un sol que a las rosas de púrpura es uno. Ay de la desgracia, del que en hoguera no es florida grasa.

Aquel árbol que desnudan los rigores del diciembre, sus desojados cogollos galán avril reverdeçe. Aquel río que el inbierno manchó su pura corriente, con el calor del verano líquida plata se vierte. Aquel ruiseñor que triste largo silençio enmudeze, a la hermosa primavera revive en selbas alegres. Todo se trueca y se muda, sin que aya mal permanente, quántas bezes muere el sol, renaçe otras tantas beçes. Sólo en mi mal no ay mudança ni tiempo que le consuele, ni tiempo para mi vida, ni vida para mi muerte.

13

Desabrida esperança, remedio mortal, qué me quieres, qué me quieres ya, déjame morir, morir sin esperar, pues en nada ay firmeça, si no es en mi mal.

Por favor pase a la siguiente página, una vez haya terminado la pieza


Flores a escuchar los dos ruiseñores Tono divino

En este arpón tirano Tono humano

Flores, a escuchar los dos ruiseñores, que con celos y amores a cantar desafían, y en la batalla se incitan, dulces, suaves y acordes, en el mudo silencio de la noche. Flores, a escuchar los dos ruiseñores. Uno al otro se escucha, se imita, se excede. Cuando el otro muere, uno se exhala.

En este arpón tirano, fiero peligro, escándalo ligero de los sentidos, despedido del arco seré en tu pecho, y que llegue a vengarme, valedme cielos.

Cómo compiten, sonoros, cantando los dos ruiseñores los parabienes del alba, al descubrir sus albores Voces que explican, afectos con gusto el amor los oye que los acentos del alma, sirven adoraciones

14

Si una dulzura perciben en un vivo aliento rompen adorando un Dios, que amante, su fuego en la nieve esconde Tiernamente su afecto publican, pues, los primores, como cuando cisnes mueren, cantan como ruiseñores.

Pues violentando la cuerda del arco, por dar a su fuga mayor rendimiento, entre mi propia prisa he caído y con mis flechas herido me veo El corazón del horror asustado quiere, medroso, vestirse del pecho y en el volcán que padece su ira va tropezando de incendio en incendio Qué susto, qué pena, qué ansia, qué angustia qué temor, qué pena y qué tormento, la vida fallece, el juicio delira, la voz titubea, y desmaya el acento


Y pues de tu error los suspiros Tono divino

Alado cisne Tono divino

Y pues de tu error los suspiros te defienden no respires, no vivas, no alientes, sino gime, suspira y muere

Pero bien hazes disfrazando rigores con suabidades si en ti penas y glorias las dos neutrales cantando mueres y gimiendo nazes

Injusto engaño mío que a trueco de placeres luego conbistes glorias dexando lo inmortal por lo terrestre

Alado cisne de nieve que naufragando christales quando de ave te desmientes quieres blasonar de nabe

Despierta del letargo y mira entre accidentes pelícano amoroso a quien su sangre y sangre da en especie Atiéndele benigno desprecia los deleites que nunca su grandeza niega a lo repentido lo clemente Pasadas culpas fueron sus lágrimas presentes porque con Dios el llano es medio que consigue lo que emprende.

Porque contra las espumas arpones de nieve vates siendo naufragio en el agua que fue lisonja en el ayre Mira que tu ser desdizes pues pareces en los mares O hermoso Ryel de plata O blanco escollo de Jaspe Gloriosamente animoso triumpharás de los pesares haziendo dicha de la muerte si fueras como yo amante.

15

Por favor pase a la siguiente página, una vez haya terminado la pieza


Sosieguen, descansen Aria Sosieguen, descansen las tímidas penas, los tristes afanes, y sirban los males de alivio en los males. No soy yo aquel ciego, voraz, encendido, volcán intocable, en quien aún las mismas heladas pabesas o queman o arden. Pues como es fácil que aia nieve que apague el incendio de tantos volcanes.

16

No soy quien al sacro dosel de los dioses desiço arrogante su púrpura, ajando los fueros sagrados de tantas deidades. Pues como es fácil que en mi oprobio tirana sus leyes mi culto profanen. En fin no soy yo de las iras de Venus sagrado coraje en cuyos alientos respira castigo su voz o su imagen. Pues como es fácil que deidad que fabrica mi imperio permita mi ultraje.

Pero ya que la fatiga tan rendido el pecho yace, que un desaliento palpita en cada temor que late, y ya que en el verde centro de enmarañado boscaje que compone la frondosa tenaçidad de los sauces seguro estoy de que puedan las cóleras alcanzarme de Diana, afirmen treguas mis repetidos afanes, y en este risco a quien hoy para que sobre él descanse hizo el acaso que siendo escollo sirban de catre. Entreguemos a esta dulçe lisonja de los mortales la vida, pues a este efecto dijeron mi voçes antes.


Duerme rosa y descansa Tono divino

No hay que decirle el primor Tonada

Duerme rosa y descansa, duerme y sosiega, pues te guarda esa fuente siempre despierta. Reposa y no temas que el blando Fabonio, si a tornos te amaga, si a sustos te inquieta, también te defiende, arrulla y recrea, y el uno con soplos, te ruegan, te piden, descanses y duermas.

No hay que decirle el primor ni con el valor que se sale que yo sé que es la zagala de las que rompen el aire

Duerme y en las alfombras de esa esmeralda hueca tiende la recia pompa de tu peor pureza rueda Duerme y sosiega, si acaso intentas librarte del amor que anda en las salvas. Duerme, que más te vale esa quietud perfecta, que esa inquietud tirana por quien el amor vela. Duerme y sosiega, si acaso intentas librarte del amor que anda en las salvas.

Tan bizarra y presumida tan valiente es y arrogante que ha jurado que ella sola ha de vencer al Dios Marte Si sale que la festejen las florecillas y aves juzgará que son temores lo que hacéis por agradables Muera con la confusión de su arrogancia que se trae por blasón de la victoria rayos con que ha de abrazarse No la deis a entender, flores ni vosotras, bellas aves que este amoroso festejo solo por ella se hace Que como deidad se juzga de su hermosura se vale, y quiere que el mundo sepa que no hay beldad que la iguale Que aunque su valor es mucho y su veldad es tan grande, si la mira acreditada ¡Bien pueden todos guardarse! Si ella de cruel se aprecia, merece a manos de crueldades acabe como ingrata, ya que yo muero de amante.

17


PRÓXIMOS CONCIERTOS Música antigua para nuestro tiempo

Ensamble La Rota, ensamble de música antigua (Suiza) Domingo 21 de octubre de 2012 • 11:00 a.m. Biblioteca Luis Ángel Arango, Sala de Conciertos El Ensamble La Rota presenta Le roman de Fauvel, un poema francés del siglo XIV que critica de manera alegórica a la iglesia católica y al Estado usando la metáfora de Fauvel, un asno que se convierte en el gobernador de la casa de su amo.

Jory Vinikour, clavecín (Estados Unidos) Miércoles 14 de noviembre de 2012 • 7:30 p.m. Biblioteca Luis Ángel Arango, Sala de Conciertos Grandes obras de la humanidad se han inspirado en el insomnio del hombre. Quizás una de las más recordadas es Scherezada y sus relatos en los cuentos de Las mil y una noches. Casi mil años después, en 1741, Bach escribió Las variaciones Goldberg por comisión del conde Hermann Carl von Keyserlingk, quien solicitó una obra que su clavecinista, Johann Gottlieb Goldberg, pudiera interpretar para él durante sus noches de insomnio. Jory Vinikour interpretará el catálogo completo de variaciones, brindando una ocasión única para disfrutar de una de las más aclamadas obras de la literatura musical.


TARIFAS GENERALES Serie

Tarifa plena

Profesional (lunes a sábado) Profesional (domingos) Jóvenes intérpretes

$20.000 $6.000 $3.000

Descuentos para la Serie profesional 50% para personas de la tercera edad, socios de la Red de Bibliotecas del Banco de la República, estudiantes con carné vigente y niños menores de 12 años. Descuentos para la Serie de los jóvenes intérpretes Entrada gratuita para afiliados a la Red de Bibliotecas del Banco de la República La Sala de Conciertos se reserva el derecho de verificar carnés estudiantiles, cédula o carnés de afiliación a la Red de Bibliotecas de quienes ingresan a la sala con una boleta adquirida con descuento. No está permitido el ingreso de menores de cinco (5) años, a menos que la publicidad así lo indique.

Compre sus boletas con antelación en cualquier punto de venta de Tu Boleta, llamando al 593 6300, por celular al #593 o en la página web www.tuboleta.com


PLANO DE LA SALA


Los conciertos realizados en la Sala de Conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango están autorizados por la Dirección Administrativa de la Secretaría de Gobierno de Bogotá, mediante la Resolución 027 del 10 de febrero de 2012


Música Ficta, ensamble de música antigua (Colombia)