Page 1


eD.52

g r a t i s / q u i n c e n a l / M aY O 2 7 / 2 0 1 1

36_SoStiene superlitio » Este grupo de caleños decidió juntarse con un objetivo común: construir un sonido único. Hoy conforman una de las bandas más representativas del rock colombiano.

crÓnicas i FirMas i DiseÑO i cultura

CONTENIDO 14_ArteriA ¡Qué pesadilla! » Dormir bien es necesario para recargar baterías y hacerle el quite a los trastornos del sueño que afectan la salud física y la estabilidad en la vida académica y social.

16_ portada

Historias mínimas »

18 Cincuenta minutos en un ataúd. 20 Amor en urna de cristal. 22 Fiebre de un jueves en la noche.

16_

24 Rolo en letrina. 26 De amores, tragos y resacas. 28 El túnel del otro lado.

46_reinvención

30 Arde, madre tierra.

la nacionalidad » El escritor Santiago Cepeda reflexiona sobre el infierno que padecen aquellos que nacen en ciertos lugares del planeta.

32 Sobre la casualidad y el taxi que no tuve que pagar. 34 El tren, la masala y el chai.

POrtaDa

Ilustración ~ John Joven www. JohnJoven.com

en BacÁniKa taMBiÉn les DaMOs VacaciOnes. VOlVeMOs el 29 De JuliO. www.bacanika.com.co / revista@bacanika.com.co / editorialbienestar@gmail.com


página

05

Director Fernando Quiroz fequiroz@bacanika.com.co Editor Jesús Méndez Díaz jmendez@colsanitas.com Jefe de redacción María Alexandra Cabrera macabrera@bacanika.com.co ed.52 + MAYO 27 • literatura / música / cine / arte / teatro /

Director gráfico y diseño Oscar Abril Ortiz oabril@bacanika.com.co Directora de arte Bibiana Cocheteux bcocheteux@bacanika.com.co Redacción Natalia Roldán, Carolina Vidal Diseño y diagramación Magno Castillo colaboraciones Firmas Mario Mendoza, Biassini Segura,Carolina Mora, Mauricio Silva, Doctor Rock, Ela Abril, Juliana Moreno, David Roa, Santiago Cepeda. Consejo editorial Fundación Universitaria Sanitas Andrés Montoya, Camilo Caicedo, Carl Machuca Fotografía Gustavo Pérez Dussán, Mario Cuevas, Juan Camilo Palacio, David Marín Ilustración John Joven, Omar Andrés Penagos Gerente general Virginia Sánchez

“ Vietnam me impactó

como pocas cosas.

en el 65 escuché que esos bombardeos se

hacían en defensa de la ciVilización occidental. por eso armé el cristo

crucificado sobre las

alas de un aVión”. la ciVilización occidental y cristiana. león ferrari, 1965.

+ Página 10

Dirección administrativa y de distribución Víctor Manuel Cárdenas 6466060 ext. 11153, vmcardenas@colsanitas.com Departamento comercial Paola Campo Vicepresidente Comercial Soprinsa Rita Osorio Mejía Directora Comercial 646 6060 ext. 11283 riosorio@colsanitas.com comercial@bacanika.com Preprensa Zetta Comunicadores Impresión Printer Colombiana S.A

Bacánika es una revista quincenal de distribución gratuita de la Fundación Universitaria Sanitas. Esta publicación puede ser compartida, comentada, divulgada en medios masivos impresos o digitales, siempre y cuando se haga mención a Revista Bacánika y a los autores de los textos y las imágenes. Revista Bacánika no se hace responsable de las opiniones o comentarios de sus colaboradores. Printer Colombiana S.A. certifica que se han impreso 20.000 ejemplares de esta edición.


página

Locos es la nueva película de Harold TrompeTero, una HisToria que gira en Torno al amor que surge enTre un cuerdo y una esquizofrénica. ▪¿Cómo nace ese romance? El amor nace porque el cuerdo, en este mundo demente, encuentra en la loca, por fin, una persona buena. Eso lo entendí realmente cuando empezamos a trabajar en el manicomio y me di cuenta de que entre los locos no había maldad, no había malas intenciones.

alterar la cotidianidad de los enfermos, así que tuvimos que adaptarnos a ella con paciencia. Nos hicimos los locos con ellos para que no interrumpieran la grabación. Además, uno llega a cuestionarse qué es mejor, si estar dentro o fuera del manicomio.

▪¿Qué fue lo más difícil? ▪¿Cómo fue la investigación previa sobre el tema? Primero investigamos sobre la esquizofrenia y entendimos que hay muchas formas de caer en ella, como las adicciones, la rumba desaforada o las rupturas amorosas, así que en un principio fuimos a centros de rehabilitación de drogadictos y a grupos de terapia afectiva, luego nos acercamos a los manicomios.

▪¿Cómo fue la experiencia de rodar en un manicomio? La locura máxima. No podíamos

Vencer nuestros temores, porque había muchos prejuicios. Incluso hubo personajes que iniciaron el proceso y que en las primeras visitas al manicomio dijeron que no.

▪¿Qué le pueden aportar los locos el espectador? Frente a un enfermo mental uno empieza a cuestionarse a uno mismo, a analizar hasta qué punto puede uno estar loco también. Además, son muy lúcidos y hacen reflexiones muy profundas sobre los valores y la vida.

“ningún lugar en la vida es más TrisTe que una cama vacía”.

Una relación demente

Foto × MARIO_CUEVAS • WWW.MARIOCUEVAS.com

locos / Festival de verano / alma artística

entrevista_

06

Comillas

GabrIel GarCía MárQuez

mÚsica_

Festival de verano Durante junio y julio la Universidad del Norte, en Barranquilla, será una fiesta, pues el IV Festival Interactivo de Música llega como un plan perfecto para aprovechar las vacaciones. La idea del evento es fomentar la creación en un espacio en el que se presentarán conciertos de rock, jazz, música clásica y del Caribe colombiano. El evento se llevará a cabo en el Centro Cultural Cayena, y las fechas y los horarios se definirán en el transcurso de las vacaciones. Puede consultar la programación en www.uninorte.edu.co/ uninorte_verano/. Km 5 vía Puerto Colombia.

arte_

alma artística Hasta el 18 de junio, las paredes de Casa Ensamble estarán cubiertas por las obras de los diseñadores, fotógrafos y artistas plásticos que hacen parte de la exposición C.C. identifícate con tu obra. En la muestra, que reúne el trabajo de colombianos, argentinos, chilenos y venezolanos, confluyen diversos géneros, texturas y estéticas. La intención de la exhibición es que el espectador conozca el alma de los artistas. Avenida Carrera 24 No. 41- 69. De lunes a sábado de 2:00 p.m a 6:00 p.m. entrada libre. www.casaensamble.com.


página

página

07 IMpERdIblE_

07

Ed.52 + MAYo 27

MARgARITA

CohEn,

melómana, cuenta cuáles son los cinco discos más bacánikos para viajar por carretera.

rEalidad alidad daiMónica ónica

Abbey Road, The Beatles Expansivo, encantador, único. Tiene el poder de dejarse oír una y otra vez y de sorprender siempre con su sonido.

Abre, Fito Páez Para cantar con toda la fuerza, para dejarse seducir por sus letras y su música.

Alone, Bill Evans Porque siempre hay un momento para oírlo y dejarse atrapar por el inigualable sonido de uno de los grandes del jazz.

Tattoo You, Rolling Stones Infaltable. Cada paseo debería tener un espacio para lo mejor del rock.

autor: patrick Harpur Editorial: atalanta Por DaviD roa Si usted es de los que ha estado esperando mucho tiempo por un libro sobre fenómenos paranormales escrito con seriedad, claridad y estilo estimulante; escrito por un intelectual de quilates; uno al que su alta cultura no lo lleve inevitablemente a la explicación y negación de la realidad de este tipo de sucesos; Realidad Daimónica va a cumplir con sus expectativas. Harpur es un reputado literato e intelectual de Cambridge, profundo conocedor de Jung y de la poesía romántica inglesa, que se dio cuenta de que el afán de explicar cualquier cosa a cualquier precio es más bien un síntoma neurótico de la sociedad contemporánea. El autor se apoya en las teorías de Jung sobre el “inconsciente colectivo” para dibujar toda una visión de mundo en la que este tipo de suce-

sos no sólo son naturales, sino que plantean una realidad muchísimo más interesante y nos dejan con la sensación de que el empirismo cientificista o religioso que dicta nuestras seguridades sobre todo lo que nos rodea es miope, opaco, facilista y mediocre. Cabe agregar que Harpur no propone con este libro tomar partido por una u otra explicación, no pretende desacreditar a la ciencia o a las religiones de un manotazo, tan sólo las pone en su sitio. Más bien evita desacreditar a la gente de plano como lo hace normalmente la cultura oficial. En el fondo, el libro es bello por apoyar toda su argumentación en la infinidad de relatos de gente común y corriente. Después de todo, es la gente la que ve lo que cuenta, no el científico ni el cura.

MÚSICA_

MElodías callEjEras La quinta versión de la Fiesta de la Música de Bucaramanga se acerca y todos los artistas que quieran salir a las calles a compartir su talento pueden presentar sus propuestas en la Alianza Colombo Francesa hasta el 31 de mayo. Si siente que se le hizo tarde o lo que le interesa es ser espectador, váyase preparando, pues el 18 de junio, desde las 4:00 de la tarde, empezará el show. Habrá música de todos los géneros y la entrada será gratuita. El evento se realizará en el Parque Cultural de Oriente, en la calle 36 No. 28-29. Informes: bucaramanga.alianzafrancesa.org.co.

Lo mejor, Raul Seixas Es toda una experiencia. Aunque no entienda portugués será inevitable que se le peguen las letras y el ritmo inigualable de este artista.

ARTE_

El podEr dEl agua Hasta el 24 de julio, el Museo de Arte Moderno de Medellín presentará la exposición Transparencias, que reflexiona sobre el valor de la vida y de los recursos que la hacen posible. El público se encontrará de entrada con una temática ambiental en la que el agua es la clave para defender la existencia, así que un cambio de actitud frente a la naturaleza es imperativo. Carrera 44 No. 19A-100. Martes a viernes de 9 a.m. a 5:30 p.m., sábados de 10 a.m. a 5:30 p.m., y domingos de 10:00 a.m. a 5:00 p.m. Entrada gratuita para estudiantes con carné. www.elmamm.org.


página

08

León Ferrari / GarCÍa LOrCa X DOS / eL GrunGe

Eso dicen de

Qué pasó ayer 2 (Hangover 2) “En gran medida es similar a la primera, pero en ésta el nivel de demencia estalla totalmente. Es una de las comedias más extrañas que se han hecho en la historia, llena de innumerables cosas asombrosas, entre ellas una persecución automovilística en Bangkok y un mico narcotraficante”.

ScoTT WaMplEr, crítico de comedia del diario virtual Examiner.

León FeRRARi | ¿Qué?

Una muestra extensa y completa en la que se podrán conocer algunos de los manuscritos poéticos del artista; la serie L’Osservatore Romano, que denuncia el escarnio, la persecución y el castigo con los que según el artista la iglesia amenaza a los pecadores; un trabajo sobre la guerra de Irak y varias obras alrededor del informe Nunca Más, sobre las torturas del Estado durante la dictadura militar argentina.

| ¿Quién? Nació en Buenos Aires el 3 de septiembre de 1920. Según el New York Times, es uno de los cinco artistas vivos más provocadores e importantes del

mundo. En 2007 recibió en León de Oro en la Bienal de Venecia.

| ¿Cómo? Con mucho humor, juego e ironía la obra de León Ferrari cuestiona la sociedad, la religión, la guerra y el sexo sin seguir patrones convencionales. Un artista polifacético que pasó de las esculturas en alambre al dibujo y del ensamble de objetos al collage. Además exploró la caligrafía, el grabado, la heliografía, el lenguaje braille, trabajó con metales, tintas, maniquíes, aves, peces, excrementos, videos y fotografías, sin miedo de abandonar y volver a cada técnica.

☞www.banrepcultural.org

| ¿Por Qué?

Porque León Ferrari se atreve a ser él mismo y porque desde el inicio del recorrido es inevitable contener la risa, el asombro, la crítica. Además, la curaduría seduce y nos invita a perdernos en las diferentes técnicas y propuestas del argentino.

TeaTrO_

GARCÍA LORCA X DOS

El Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, en asocio con un grupo de actores integrado por Robinson Díaz, John Alex Toro y Ana María Sánchez, entre otros, presenta un montaje —dirigido por el polaco Pawel Nowicki— dedicado a explorar dos obras del escritor español Federico García Lorca: El público y Comedia sin título, las cuales reflexionan sobre el arte, la vida y la sociedad de su época. En temporada del 3 al 19 de junio. Avenida calle 170 No. 67-51. Hora: viernes y sábado 8:00 p.m., domingos 11:00 a.m. Valor: $20.000. Informes: 3779840 y en la página www.teatromayor.com.

| ¿DónDe? Museo de Arte del Banco de la República Calle 11 No. 4 – 14

| ¿CuánDo? Lunes a sábado 9:00 a.m. a 7:00 p.m. Domingos y festivos: 10:00 a.m. a 5:00 p.m. Martes cerrado. Hasta el 4 de julio.

| ¿Cuánto? Entrada gratuita.

reTrO_

El grunge Guitarras distorsionadas, fuertes cambios de ritmo y letras cargadas de desencanto caracterizaron a este subgénero derivado del indie rock y el rock alternativo, el cual se conoció como el sonido de Seattle porque se originó en el estado de Washington a finales de los 80. El grunge se expandió a nivel mundial impulsado por el éxito comercial de los álbumes Nevermind, de Nirvana y Ten, de Pearl Jam, al igual que por el sonido de grupos como Green River y Soundgarden. A mediados de los 90 comenzó a desvanecerse debido a que muchas bandas rechazaron su estatus de súper estrellas, lo que ocasionó conflictos internos que los llevaron a la separación.


página

010

Casa Tomada / TERTULIas NoCTURNas / PaNTaLLa

aFRICaNa / baCáNIka EN Las REdEs

FoTo × NELsoN_boNILLa

CAsA TomAdA

El título del primer cuento del escritor Julio Cortázar lo lleva con orgullo una librería del barrio Palermo ubicada en una clásica casa inglesa de tres pisos. Su dueña, Ana María Aragón, montó en 2008 una librería especializada en literatura y ciencias humanas que ha cautivado a un público amante de lugares acogedores en donde se puede disfrutar de la lectura, las presentaciones de libros y un buen café. En medio de una calle residencial, la llamativa vitrina con luces rojas de Casa Tomada –que además ofrece clubes de lectura y talleres creativos– ha atraído a la gente de un barrio muy bogotano que extrañaba este tipo de espacios.

LUgaR_

casa tomada libros y café Transversal 19Bis No.45D-23 • Teléfono: 245 1655

Palabras

Alevosía

▸ Cautela para asegurar la comisión de un delito contra las personas, sin riesgo para el delincuente. Es circunstancia agravante de la responsabilidad criminal. ▸ Traición, perfidia.

LITERaTURa_

TERTULIAs NoCTURNAs El Departamento de Humanidades y Arte junto a la Facultad de Creación Literaria y el Taller de Escritores de la Universidad Central presentan en el Ciclo de Noche de Narradores al escritor Israelí Amos Oz, autor de Una pantera en el sótano y La bicicleta de Sumji, entre otros. Los escritores Julio Paredes Castro y Camilo Castillo hablarán en esta tertulia literaria sobre su vida y obra. El 31 de mayo en el Teatro Bogotá, calle 22 No. 5-66. Hora: 6:00 p.m. Entrada libre. Informes: en el correo humanidades@ucentral.edu.co.

B acánik a e n l a s r e de s ¿cuál es su B lo g favo r i to? macromagazinecali. blogspot.com Andrés Salgado El de alberto montt es excelente: www.dosisdiarias.com Iván Escobar me gusta el de alex Usquiano: fotografía, arte digital y prosa visual. alex-usquiano.blogspot.com Una Cualquiera

manténgase en contacto

www.sentado-frentealmundo.blogspot.com, de lejos, el mejor. Carlos Andrés www.nfgraphics.com Fernando Velásquez yonoveotele.wordpress.com, es para gente curiosa. Ana López

mil y mil veces sonidosinvisibles.blogspot.com Kettei Duque www.40fakes.com, tiene buen diseño y buena gráfica. Camilo Mora sin duda alguna, mariomendozaescritorcolombiano.blogspot.com Diana Paola Rincón

esunatrampa.blogspot.com Diego Hidalgo

www.flickr.com/Bacanika_Abril www.facebook.com/Bacanika www.twitter.com/Bacanika www.issuu.com/Bacanika

CINE_

PANTALLA AFRICANA En el marco del Festival de Cine Africano, organizado por la Universidad de Antioquia y la Alianza Francesa, se proyectará la película Buud Yam, del director bukinés Gaston Kaboré. El filme, de 1997, cuenta la historia de Wend Kuuni, un joven que emprende un viaje en busca de una cura para su hermana, quien sufre de una enfermedad desconocida. La película se presentará el 31 de mayo a las 4:00 p.m. en el Teatro San Antonio, carrera 49 No. 44–94. Entrada Libre. Informes: medellin.alianzafrancesa.org.co.


(

i n d i c a d o r e s _

)

ed.52 + mayo 27

2 DE CADA 5

4

colombianos que se quejan de algún dolor sufren de males crónicos, según la Asociación Colombiana para el Estudio del Dolor.

pares de zapatos al año compra en promedio una mujer.

15% de la población femenina tiene más de 30 pares de zapatos.

147 iglesias de Bogotá han sido denunciadas por ruidosas, según la secretaría de Ambiente.

33% 42

de las mujeres tienen problemas encontrando espacio para guardar sus zapatos.

40.000 años han pasado desde que se inventaron los primeros zapatos.

4 DE LAs 753 obras aprobadas por el Fondo de Calamidades contra el invierno avanzan en el país, según Colombia Humanitaria.

97.828 condones fueron decomisados por el Invima en el sur de Bogotá debido a que tenían deficiencias. Eran de las siguientes marcas: Eclipse de Amor, Deluxe, Condón Life y Green Mate. (Fuente: Invima).

950.000 dólares de multa debió pagar la página en internet Bluebeat a las disqueras Emi, Capitol Records y Virgin Records después de publicar copias digitales de la música de Los Beatles un año antes de que fuera legalmente posible. (Fuente: www.semana.com).

personas murieron en los primeros 100 días de este año por cuenta de accidentes de vehículos del transporte público, según la secretaría de Movilidad.


página

012

(

c o m e r

+

b e b e r

+

b a i l a r

)

Ed.52 + mAyO 27

InstruccIones para preparar una cena romántIca con 32.000 pesos

ILUSTRACIÓN × ANA_TORRES × www.ANITATORRES.COm

Diríjase al supermercado de la esquina, ahí encontrará todo lo que necesita para lograr que durante una noche todo sea posible. Y barato.

➋ Primero, busque los elementos claves para decorar la mesa. Las velas serán su mejor arma. Con ellas podría servir una hamburguesa y aún así crear un ambiente afrodisíaco. Las encontrará por $2.000.

Luego, vaya a la sección de pastas y escoja una bolsa de espaguetis ($1.860). Preparará un plato napolitano, así que compre 150 gramos de queso mozarella ($2.802) y dos tomates ($3.960) –ambos los partirá en cuadritos–. Agregue un frasco pequeño de aceite de oliva ($6.880).

➎ Cuando llegue del supermercado elija la música, de ella depende que la noche tenga un final feliz. Busque en internet Grooveshark, una página en la que podrá hacer una lista con las canciones de los artistas que quiera. Todo depende del gusto, pero puede elegir desde Andrés Cepeda hasta Andrea Bocelli.

El vino es esencial. No se rebaje al de caja, podrá encontrarlo en botella a $14.500.


página

013

lAS

55

ASÍ FUE

MArcElA AyAlA, antigua bar tender de Bogotá Beer Company.

cAncionES

“Una vez me levanté a un tipo que trabajaba con abejas, se encargaba de sacar la miel de los panales. Llegaba al bar con picadas en toda la cara y me llevaba cartas en esquelas, en las que me decía que yo era más linda que los jardines de flores. También me daba chocolates, pero no me comí ni uno, le tenía mucho miedo, ¿qué tal que me estuviera envenenando con una pócima de amor a base de miel? Tanto veneno de abejas lo iba enloqueciendo”.

PARA PRINCIPIANTES

1

verter en un mezclador doS onzaS de tequila.

Got what You need / EvE

4

1

qUE no

Ya verás / SyStEMA SolAr

stalYin alive / FUgEES

Mo MoneY Mo probleMs / notorioUS B.i.g pUFF dAddy

pUEdEn FAltAr En cAndElArio BAr

2

por dj rESidEntE rhiliS

5 trick Me / KEliS

↸ Cra.5 No. 13-14. ☏ 342 37 42 elcandelario

3

elcandelario

cóMo hAcEr Un MArgAritA 2

añadir una onza de triple Sec.

ilustración × Omar andrés PenagOs • flickr.cOm/PenagOs

3

terminar la fuSión con media onza de zumo de limón. agitar la coctelera con cuatro cuboS de hielo.

4

humedecer el borde de la copa con limón, echar Sal en una Superficie plana y Sobre éSta poner la copa boca abajo para aSí aSegurar que cada Sorbo tenga un toque Salado.

5

Servir el coctel en la copa, buScar un diSco viejo de rancheraS y, deSpuéS de loS primeroS tragoS, dejar eScapar un par de gritoS de mariachi.


A

ARTERI pรกgina

014


página

015

Era cerca de la medianoche cuando Ana decidió descansar después de una larga jornada de trabajo y estudio. Puso su cabeza sobre la almohada fría con la firme disposición de dormir profundamente. Sus párpados se hacían más pesados, y aunque aún veía las líneas borrosas de lo que pasaba en la pantalla de su televisor, el sueño se apoderaba de ella. Abrió de nuevo sus ojos y al parecer nada había cambiado en su habitación. El televisor seguía encendido y la almohada en la que apoyaba su cabeza estaba tan fría como antes. De repente, una fuerza poderosa se posó sobre ella; sus sentidos se paralizaron, era imposible moverse o decir una sola palabra. Esa misma fuerza empezaba a aprisionarla contra la pared y amenazaba con dejarla sin aire. Abrió de nuevo los ojos y desconcertada miró hacia los lados sin encontrar una respuesta. Vio el televisor, que seguía allí, frente a ella, encendido. Al principio pensó que todo había sido una pesadilla, pero la realidad con la que vivió lo sucedido la hizo dudar. Pronto descubrió que la fantasía era un síntoma de una enfermedad denominada parálisis del sueño, uno de los más de 80 tipos de trastornos del sueño conocidos hasta ahora, en el que el cuerpo se paraliza y sufre alucinaciones, las cuales pueden mezclarse con sensaciones reales del entorno causando en la persona temor y confusión.

ta. Según la página en internet psicología-online, “del 5 al 10% de los individuos que acuden a consulta médica por quejas de sueño son diagnosticados con este desorden”. Otro de los trastornos de sueño tiene que ver con los terrores nocturnos, conductas anormales que interrumpen el sueño de manera constante en su primera etapa. El sonambulismo, el despertar confundido, el rechinar los dientes o

Los jóvenes sufren de insomnio

por eL exceso de estudio y eL constante consumo de

pantaLLas eLectrónicas. las pesadillas, las alucinaciones y la parálisis del sueño son algunas de sus variaciones. Es común que aparezcan entre los 20 y 30 años de edad en intervalos de días o semanas, pero se convierten en un síntoma crónico cuando aumenta su frecuencia y gravedad.

En vela El trastorno del sueño se define como una alteración que se presenta a la hora de dormir. La dificultad para conciliar el sueño o mantenerse dormido, el sueño excesivo y otras conductas anormales, como las alucinaciones, son algunos de los desórdenes durante esta etapa. El insomnio, uno de los trastornos más comunes en los jóvenes debido al exceso de estudio durante el día y al constante consumo de pantallas electrónicas, tiene que ver con la dificultad para iniciar el sueño o despertarse frecuentemente durante la noche. Los especialistas consideran que puede ser transitorio cuando dura menos de tres semanas, pero se vuelve crónico después del mes. “Dormir bien es una expresión de salud, y el insomnio es una señal de alerta de que algo anda mal o no está funcionando en forma armónica en nuestro cuerpo”, afirma Remberto Burgos, neurocirujano adscrito a Colsanitas. La somnolencia es otro tipo de alteración y tiene que ver con el sueño constante. Este síntoma suele darse entre los 15 y los 30 años, aunque en general se soluciona en la edad adul-

Desconectarse El sueño es un estado en el cual el cuerpo puede descansar y consolidar la información que obtuvo durante el día. Los innumerables trastornos afectan no solo la salud física sino la estabilidad en la vida académica y social de

quien los padece. Las consecuencias se hacen evidentes a la hora de realizar actividades comunes de la vida diaria, ya que el cuerpo se siente cansado, fatigado y es difícil concentrarse. En los jóvenes cada vez son más frecuentes las conductas anormales durante el sueño. Según estudios médicos, casi un 20% de ellos presentan problemas de este tipo. El estrés y la ansiedad son algunas de sus principales causas. Las condiciones inadecuadas al dormir, los horarios desordenados del sueño, además de los hábitos poco saludables, como ingerir bebidas alcohólicas de forma constante, también afectan su desarrollo y los hacen vulnerables a este tipo de síntomas. Por esto mismo hay que tener mucho cuidado con el uso excesivo de bebidas estimulantes para aumentar o mejorar el rendimiento en días de parciales, pues cuando el sueño y el descanso pasan a un segundo plano se genera poca claridad en el análisis de la información. Lo ideal es identificar los malos hábitos que en su vida diaria pueden producir alteraciones a la hora de dormir. Es importante consultar al médico y no automedicarse, ya que a largo plazo esto puede producir estados de dependencia que afectan la calidad de vida.

AlgunAs AyudAs • Trate de ser constante en los horarios y los tiempos de sueño. Algunos afirman que el ideal es acostarse a las 10:00 p.m. • Asegúrese de que el lugar de descanso sea cómodo. • No coma demasiado ni tome café en las noches. • Haga ejercicio a lo largo del día, como caminar o subir escaleras. • Intente relajarse antes dormir.


p

1

6


Grandes sustos, dudas enormes, terribles presentimientos, fiascos descomunales‌ historias de caricatura que estuvieron a punto de pasar de larGo.

i l u s t r a c i o n e s >> j o h n j o v e n w w w. jo h n jov e n .c o m


gu e s ni ssi a i B Por

p

1

8

ra


Y qué tal ser un camaleón, cambiar de colores, salir de mi cuerpo y ser otra persona. Prestarle mi mente y mis vísceras a un desconocido, bueno o malo, no importa. Ser actor es una pasión, pero también un reto, y aclaro que me gustan los retos. vidrio pero nadie me escuchó, entonces sentí que ya no Mi personaje había sido asesinado y yo me disponía a grabar su funeral. Ese día, era capaz, quería salir de ahí. por primera vez, sería un muerto, un tieso y pálido muerto dentro de un ataúd. Luego de un tiempo me escucharon y abrieron la Llegué muy temprano a la funeraria en el barrio San Luis. Antes de sumerpuerta que daba justo sobre mi cara, respiré profundo girme en la caja de madera, mientras los camarógrafos hacían tomas del camientras miraba con molestia y angustia al camarógrafo. jón vacío, me pregunté cuántos como ese habían estado sobre aquel pedesDespués de eso todo se volvió más difícil allí dentro. El vital y cuántas personas habrían llorado la muerte de un ser querido en ese drio se empañaba por mi respiración y el calor de las luces, así mismo lugar. Pero tenía que concentrarme, me aseguré de estar tranquique desistieron de atraparme de nuevo trancando la puerta lo, “es el trabajo de un actor, va ser como un beso o un desnudo”, pensé. con un encendedor para que pudiera respirar. Cerré los ojos, Llegó la hora, ya tenía el vestido negro, la cara pálida y el algodón en decidí descansar y poco después me quedé dormido. la boca, entonces entré al cajón de madera. El ataúd medía 1.70 metros Los minutos pasaron lentos dentro del cajón de madera, ese de largo aproximadamente, pero era angosto, tan angosto que no pomismo donde otros muertos falsos ya habían figurado en el pasadía poner los brazos a cada lado de mi torso, entonces tuve que crudo, sentía calor, el sudor resbalaba por mi frente y el vidrio seguía zarlos sobre mi pecho. Recuerdo que al entrar el sonido se disipó, empañándose. En total estuve 50 minutos atrapado en ese ataúd. sólo escuchaba mi respiración: inhalaba y exhalaba en un proceso Lo subestimé, me aterré y finalmente lo asumí, como un personaje, que se hacía cada vez más fuerte y profundo. Mis oídos parecían como si no fuera yo el que estuviera metido en medio de esas cuatro radares en busca del ruido de mis compañeros, de las señales de tablas, como si fuera otro, el muerto. corte, de lo que fuera, pero nada. Días después me ofrecieron hacer otras tomas de la novela en la Los minutos seguían pasando hasta que un ruido me desmorgue. Me negué; la experiencia dentro de aquel ataúd había sido tan pertó, abrí los ojos y noté que la puerta de vidrio con marco intensa que de solo pensar en los pasillos largos y oscuros, en las luces de madera estaba cerrada. No me dio tiempo de decir nada, blancas y las latas heladas de una morgue mi cuerpo empezaba a sentir de mi respiración se aceleró, me sentí impotente y desesperanuevo el horror de esos inolvidables 50 minutos. do, los segundos se hacían eternos. Golpeé varias veces el


p

2

0


Lo que leerán a continuación tiene que ver con prácticas amorosas desde una cabina telefónica. Quiero aclarar que no es un tratado de cómo sostener relaciones sexuales en un espacio tan reducido como incómodo para tales actividades. Se trata de cómo dos personas, a pesar de la distancia y estando una de ellas en una cabina de vidrio de algo así como 0.90 x 0.70 centímetros, pueden expresarse su amor, desearse lo mejor, decirse cosas bonitas, traer a la mente gratos recuerdos y muchas otras de las situaciones que vive una pareja que se quiere. La tensión dentro de la cabina sube desde el momento en que el teléfono comienza a timbrar, la mente vuela a velocidades supersónicas, el corazón empieza a hincharse, crece tanto que parece no caber en esa urna de cristal. La respuesta hace desbordar la alegría y un ligero nerviosismo se siente de lado y lado. Los temas son de rigor: la salud, el trabajo, el clima, la situación política. Ella muestra su decepción con Obama, yo reniego de Santos; ella se queja de cómo el dólar pierde poder y yo trato de hacerle entender que nuestros devaluados pesos están peor; ella se queja del calor en grados Fahrenheit y yo hago apología del frío bogotano en grados Celsius; yo le digo que la quiero y ella me responde que también. Pregunto por nuestro hijo que anda por allá con ella y ella pregunta por el hijo que está aquí conmigo; ella reniega de los Heat y los Dolphins, yo me descargo contra Millonarios; ella se queja de que no encuentra nada bueno para ver en la tele y yo estoy de acuerdo con ella; me dice que se está preparando para ir al supermercado y yo estoy listo para salir a la tienda del vecino; le digo que la amo y ella me dice que también.

Así transcurren los minutos en la cabina, que entre otras cosas son más baratos para llamar internacionalmente que las tarifas de Telecom, Orbitel o ETB, codiciosos operadores. De pronto recuerdo que estoy en un lugar público y creo que todos se están enterando de nuestras intimidades, me da vergüenza y me alcanzo a poner colorado. Piropos van, la cosa se va acaramelando, parece que nos vamos a derretir. Súbitamente miro al lado y veo a una corpulenta rubia teñida a quien parece que se le fueran a reventar los implantes, se le nota acalorada, parece estar pasando por lo mismo, creo que no soy el único manejando relaciones amorosas en una cabina telefónica. Para despedirse hay que tomar impulso, sería bueno que no llegara este momento, la nube rosa que llenaba la cabina comienza a desvanecerse lentamente, de lado y lado se repiten los “te quiero” y la infaltable pregunta ¿y cuándo vuelve a llamar? Cuando termina la llamada ambos quedamos recordando ese dicho colombiano que afirma, “amor de lejos, amor de pendejos”. La pendejada entonces se convirtió en ritual sagrado con frecuencia semanal. Se preguntarán si he oído hablar de nueva tecnología como Skype, y dirán que resulta obsoleto llamarse desde una cabina telefónica para compartir intimidades, pero aún considero al viejo teléfono de línea algo confiable. Eso sí, la cabina oprime más que el sentimiento.


Po r Natalia ro ldรกN p

2

2


página

023

El frenesí me salvó de la claustrofobia, del temor a la ausencia de aire, del asco a los cuerpos sudorosos que ignoraban mi presencia y me frotaban extasiados por el poder de la música. Sí, fue la euforia la que impidió que me dejara llevar por esa falta de fuerza y de oxígeno que rayaba con la inconsciencia. Por fortuna, pues esa noche no podía terminar en desmayo. Cuando me dijeron que Coldplay vendría al país casi no lo creo. Para muchos es un grupo sobrevalorado y redundante que nunca podrá hacer rock del bueno, pero a mí su música me revuelve las entrañas y hace vibrar desde mi músculo cardiaco hasta la punta de los dedos de mis pies. Verlos en vivo era un sueño. El Parque Simón Bolívar se abría enorme ante el público anhelante. Bueno, enorme en teoría, pues con la llegada de cada nuevo fanático el espacio que tenía para moverme y respirar se reducía poco a poco, hasta que desapareció. Mi lugar en ese parque aparentemente monumental empezó a ser ocupado por otros codos, otros pies, otras manos. El aliento de múltiples anónimos rozaba mi cuello. Mi piel sentía como si fuera suyo el calor de otros cuerpos. El oxígeno era robado por pulmones ajenos, ambiciosos, egoístas. Y el silencio todavía cubría el escenario. Cuando los pies ya estaban exhaustos ante la espera, los teloneros aparecieron –Estados Alterados y Bat for lashes– y le inyectaron

un poco de fuerza a esas extremidades que estaban a punto de rendirse. Después llegaron, de nuevo, la oscuridad y el silencio; la calma que anunciaba la tormenta. De repente, de los parlantes salió una melodía de otro tiempo: El danubio azul, de Johann Strauss, que hizo que mi corazón empezara a meter el acelerador, a la espera de un sentimiento grande, demasiado grande, tal vez, para ser soportado por un órgano tan pequeño en medio de esta multitud de fieras sedientas de rock. Alguien puso “stop”. Varias luces que apuntaban al público se encendieron y Chris Martin, Will Champion, Jon Buckland y Guy Berryman irrumpieron en el escenario mientras el público empezaba a enloquecer con los primeros acordes de Life in technicolor, una canción con una energía avasalladora que hizo que mis pies se desprendieran del suelo una y otra vez. A un metro del vocalista, la multitud era una masa inseparable, por eso, cuando quise detenerme después de varios saltos que me dejaron agotada, fue imposible hacerlo. La muchedumbre me obligaba a retar mi resistencia, a destilar adrenalina y a dejarme llevar por ese éxtasis de cansancio, euforia y temor. Diminuta y afiebrada seguí la masa. Canté, grité, salté. Incluso lloré. Y amé, profundamente. Soñé con que no acabara nunca. Rogué para que terminara pronto. Y, de un momento para otro, la música cesó. Todo el cuerpo dolía, pero era un dolor dulce. Cada célula latía y aún hoy mi organismo vibra ante la imponencia del recuerdo.


La historia me la contó mi padre hace algunos años. Con palabras ahogadas entre carcajadas me relató cómo un amigo hizo explotar una letrina repleta de mierda. Su nombre es Jairo y aunque vive hace tiempo en Jamundí, un municipio ubicado al sur del Valle, es de Bogotá, y más rolo no puede ser, usa bermudas, chanclas y cachucha. Jairo fue policía, ya tiene algo más de cincuenta años y es pensionado. Vive con María Luisa, su esposa, y sus tres hijas. A punta de trabajo montaron una tienda en la esquina más amarilla de Jamundí; paredes, sillas, mesas, sombrillas, todo es amarillo. Noche tras noche, María Luisa pasa de mesa en mesa cobrándoles a los ebrios desmemoriados que olvidan pagar la cuenta, mientras Jairo se interna en las conversaciones ajenas de sus clientes, a quienes no solo les saca anécdotas divertidas, sino una o dos copitas de aguardiente, como dice él “para mojar la palabra”. Es despistado y borrachín, conocido por sus cantinfladas y su poca habilidad para cumplir tareas comunes. Sí, Jairo es torpe y hablador. Hace muchos años, cuando aún era oficial de la policía, prestaba servicio en un pequeño pueblo del Valle del Cauca llamado Villa Colom-

p

2

4


bia, donde conoció a María Luisa. Luego de casarse, se pasó a vivir a la pequeña finca de sus suegros. Detrás de la casa de techo bajo, pasando por la cocina de barro y las cuatro sillas plásticas rojas que alumbraban la poca decoración de la casa rodeada por las moscas que flotaban en el aire, allí, junto a las cuerdas de las que colgaban las sábanas desgastadas, quedaba la rústica letrina de madera repleta de paja, de no más de dos metros de ancho, con un hueco profundo, una base y una tapa de madera donde ponían un ladrillo para que no se escaparan los olores. Ese día Jairo entró a la letrina. Era tan angosta que se enclenhacía imposible estirar los brazos a los lados, y tan enclen que que el viento hacia que retumbaran las tablas de mama dera. El proceso era toda una pericia acrobática, sumergió sus pies dentro de la paja, dándole la pelea a la gravedad. Antes de salir, se dio cuenta de que la letrina estaba hasta el tope. Lo pensó unos segundos –que fueron eternos denden tro de esa caja de olores fétidos y moscas zumbando–. El calor era inclemente, lo hacía sudar, la luz del sol pasaba por en medio de las rendijas como rayos que penetraban su piel. Entonces decidió actuar. Buscó en el cuarto de Finalherramientas palos, baldes, punteros y cuerdas. Final mente, escondido detrás de los tarros de pintura seca

encontró un galón de gasolina. Al parecer a Jairo le pareció la forma más rápida y efectiva para solucionar el problemita. Vació su contenido por completo sobre la letrina atestada, enseguida prendió un fósforo y lo lanzó rápidamente al hueco tapado de mierda. No le dio tiempo para reaccionar cuando, en un segundo, la explosión entró por sus oídos, le penetró hasta las tripas y estalló en su cabeza. Una bomba química hizo volar en pedazos los retazos de madera de la letrina. Jairo quedó bañado en sus propios desperdicios; su uniforme de policía, mojado de excrementos, parecía una irónica imagen de caricatura política. María Luisa lo miraba sorprendida mientras negaba con la cabeza lo que estaba viendo. Al tiempo que limpiaba sus ojos de la masa pegajosa que colgaba de su cara, Jairo le gritó entre risas ahogadas “bueno, pero al menos la destapé”.


p

2

6


Por Ela abril

Querer vivirlo todo como si me fuera a morir al día siguiente significó entregarme a un amor ridículo. Esa noche me dejé llevar por mis sentidos más que por mi cabeza y terminé en una carpa enclenque haciéndole pistola al compromiso. Esta es la historia de mi primer y mayor fiasco sexual. Recuerdo que esa mañana salí de mi casa, me trepé en un bus y viajé 45 kilómetros a una zona de campamento con mi hermana, García y varios amigos. El título de “virgen” sobresalía en mi frente y se calentaba entre mis piernas. Después de un par de tragos y música de guitarra frente a la fogata de palos secos en Subachoque, García, mi primer novio, me convenció de ir a la carpa verde del fondo. Luego de los besos, la piel no necesitó más de la ropa. El frío, que antes hacía titiritar mis labios, pasaba desapercibido. De vez en cuando el viento, que entraba por las aberturas de la carpa, me estremecía y erizaba mi piel. Al mejor estilo de las películas hippies, la hierba entraba por la boca de García y después de un traspaso sensual y divertido, el humo color violeta salía por mis labios rojos. Los besos de García me sacaban de este mundo hacia uno menos terrenal y más carnal. Estaba en el clímax, sentía que le faltaban dedos. Aunque luego el calor se hizo insoportable y él sudaba como un caballo, mi piel permanecía erizada, mis ojos perdidos y mi mente en pausa.

La carpa medía aproximadamente un metro y medio de ancho por dos metros de largo y a cada movimiento mi espalda sentía el pasto mojado sobre el que estaba puesta. Un pedazo de tela, que se utiliza para colgar una farola, se movía de lado a lado, a mí alrededor estaban las maletas vacías y la ropa que hacía de colchón, el sleeping bag arrinconado, el pan, las salchichas y las latas de atún que golpeaban la cabeza de García. Es difícil recordarlo todo, sé que por varios minutos estuve atenta de aquel pedazo de tela que se movía de lado a lado. También sé que vi el cielo y que olía a eucalipto. Al día siguiente desperté junto a García y no recordaba nada. De aquella noche de sexo desenfrenado en la carpa verde con olor a plástico y humedad, del pasto mojado, de la tela impermeable pegándose en mi piel y de las latas de atún golpeando mi cabeza solo me quedó algo, el recuerdo de la peor resaca de mi vida.


p

2

8

Po r mau rici o si lva g uzmテ]


Es lo más parecido a la muerte. Así debe ser ese último soplo que, supongo, sucede cuando los de este lado cruzamos el túnel que conduce al otro lado. Me sorprende, eso sí, que a mucha gente le parezca de lo más normal. A mí no. Será porque sufro de pequeños ataques de pánico. Debe ser. En todo caso, el asunto es que hace un par de años, por cuenta de mi insufrible dolor de espalda que a lo largo de tres años no me dejaba ni siquiera orinar a gusto, terminé postrado en un aparato de esos, con la bata azul que no tapa el rabo (por cierto: ¿por qué no tapará el rabo?), rogando para que no me encontraran el tumor que creía tener en esa parte que el trapo dejaba al descubierto. Y ahí estaba yo, asustado y deprimido. Postrado ante la ciencia. Entregado a una resonancia magnética. Antes de terminar en el yoga y la acupuntura –que fueron las dos ciencias orientales que me sacaron adelante en esto del dolor lumbar y cervical–, los médicos occidentales decidieron que yo debería someterme a una imagen por resonancia magnética (IRM) para ver cuál era el tormento de mi yo posterior. Vale la pena aclarar que la IRM es una técnica no invasiva –por lo menos eso es lo que dicen, pero yo, hipocondriaco que soy, creí que incluso iba a empeorar– que utiliza el invento de la resonancia magnética para obtener la información íntima sobre la estructura y composición del cuerpo de uno. Hay que decir, además, que es la más seria opción para detectar a fondo las alteraciones en los tejidos, el cáncer y otras patologías más severas, todo a punta de imanes integrados, capaces de generar un

campo magnético constante de impresionante intensidad. Así las cosas, en el momento en que la camilla de la máquina en la que estaba mi cuerpo desparramado terminó de envolverse con esa cápsula dantesca, futurista, iluminada con apocalípticas luces de neón –lo más parecido al túnel que conduce al más allá–, comenzó un ruido punzante, sin ritmo, estruendoso y enloquecedor que, a los 15 segundos, me llevó a un estado de terror tan sólo comparable con ver a los hinchas del Nacional celebrando una copa más. Horror puro. Entonces emití, como pude, largos y funestos “¡ahhhhhhyyy!, para continuar, gracias a una conciencia que no sé de donde apareció, “sáquenme de aquí, de caridad”, “sáquenme, por favor…” Cuando en efecto me sacaron, ya era tarde: una vez más estaba en perfecto ataque de pánico. Mi médico insistió que debía hacerme el tal examen. Yo me negué. Volvió e insistió. Me volví a negar. Me dijo que había una manera de soportarlo. “¿Cuál?”, aullé. “Drogado”, dijo. “Bueno”, asentí. A los 10 días volví. Me dieron una pepa poderosa que, según dijo el ‘doc’, es la que utiliza el hampa para los ‘paseos millonarios’. No recuerdo absolutamente nada. Mi hermana, dos días después, me dijo que aquella noche yo le había contado historias increíbles y un poco decadentes de mi vida. Con todo, solo quedó una lección: ya no podré soportar otra resonancia magnética. Sin pepa no.


Por Carolina Mora areyquiPe p

3

0


“Vas a entrar al vientre de la madre”, me dijeron. Las mujeres dimos un círculo alrededor de una especie de iglú cubierto con bolsas negras –comúnmente llamado inipi–, luego entramos acurrucadas en el sentido de las manecillas del reloj y nos acomodamos alrededor de un profundo hueco en el centro de la tierra en el que poco a poco se irían introduciendo las “abuelitas”, 40 piedras volcánicas calentadas al rojo vivo. 33 personas, 15 mujeres, 17 hombres y el temazcalero –encargado de dirigir el ritual, echar hierbas medicinales a las piedras y esparcir agua para aumentar el vapor–, estábamos encerradas en un tipo de turco de dos metros de diámetro y 1.5 metros de alto. El temazcalero, quien también dirige los cantos, explicó que el temazcal se desarrolla a través de cuatro puertas: la tierra o la niñez, el agua o la juventud, el fuego o la adultez y el viento o la vejez. Luego dio la orden de que entraran las primeras 10 piedras. Cada vez que colocaban una, con unas pinzas en forma de cuernos de venado, el calor se acrecentaba, el vapor se expandía. Con cada piedra las mujeres decíamos “aja” y los hombres “aje”, para abrirnos a la bendición cósmica que íbamos a recibir. Luego, llegó el momento en el que no había salida. Tocaba enfrentarse a uno mismo o salir corriendo. “Cierren la puerta”. Absoluta oscuridad y una temperatura entre 25 y 28 grados. El corazón comenzó a acelerarse, la respiración aumentó, el miedo llegó. Yo estaba en el primer círculo, el más cercano a las piedras, el menos fácil. La primera puerta duró casi 30 minutos y terminó con un grito conjunto al universo en el que todos pronunciamos “ometeol”, que significa dos energías. La puerta se abrió, un hilo delgado de luz blanquísima se coló en el inipi. Las gotas de sudor se precitaban por la frente, la cara, las fosas nasales, la nuca, la espalda…

Diez minutos después comenzó la segunda etapa, 15 minutos más, algunos cantos de gratitud al agua, 35 grados, el vapor se propagó sin clemencia, los dedos de las manos se inflaron, las piernas se durmieron, me faltaba aire. “En este lugar no se permiten malos pensamientos”, sentenció el experto, luego gritó para que abrieran la puerta. Tres mujeres abandonaron el temazcal, quise salir pero alguien me retuvo, si me iba no podía volver a entrar y la idea era llegar a la cuarta puerta. Todo dependía de mi mente, debía calmarme. “Que entren 10 abuelas más”. Puse la cabeza en la tierra, mi frente en el pasto frío, empecé a calmarme. La puerta se cerró de nuevo, estábamos entre 35 y 40 grados. Comencé a repetir como un casete rayado que estaba bien, que la luz estaba conmigo, que me sentía en paz. A los 10 minutos, abrieron la puerta y entraron las últimas piedras –había 40–, faltaba poco para conseguir el logro supremo. La puerta del viento duró entre cinco y siete minutos y alcanzó los 47 grados, sentía cómo la piel se quemaba y las orejas hervían. Contorsioné mi cuerpo en un espacio de menos de 15 centímetros y me aferré a un pedazo de tierra fría. Cuando se abrió la puerta –de 50 centímetros de alto– salimos en cuclillas. Afuera, 29 cuerpos tirados en la tierra, 29 caras tan rojas como una brasa. Luego, un baño de agua helada. Paz, conexión, alegría, silencio.


p

3

2

Nada-pasa-por-casualidad, dicen por ahí. Dicen, porque seguramente no tienen una manera para explicar por qué nos pasa lo que nos pasa. Para mí, sin embargo, todo-pasa-porque-sí o, en su defecto, pasa-por-error. Ese día no fue diferente.

Por Juliana Moreno

Por algún error entre el despertador que no sonó y la ducha que se prolongó, salgo tarde de mi casa, tarde y con una torre de cosas que ocupan la mitad del par de extremidades que tengo y la mitad de la vista sobre la autopista. Con un par de chiflidos vagos y con una que otra sacudida de pie intento llamar la atención de algún taxista,


lo hago mientras ruego que no sea un morboso, un atracador o un conversador empedernido. Por fin. Se cierra la puerta, descargo los libros y el hombre dice “buenos días, bonitos pies”. Hasta ahora parece un chiste malo, un comentario con posibilidad de risa nerviosa y de respuesta corta. Supongo, por unos minutos, que el comentario proviene de mi torpe seña con la pata a medio estirar. “Bonitos pies”, repite. La posibilidad de chiste se desvanece y empiezo a pensar que di con el taxista morboso que no quería; pero no, di con uno peor, con una especie de poeta motivado –por no decir arrecho– para el que el mundo y las personas se definen por la forma de sus pies. Bonita casualidad. A falta de manos yo le saco el pie y el fetiche del hombre son los pies, las patas, las zarpas. Él, por un vistazo rápido, a medias, me asegura que soy una persona que tiene los pies bien puestos sobre la tierra, según su filosofía los pies son la ventana del alma y la mía le dice que soy una mujer centrada, aterrizada, con pies de plomo. Entre la incomodidad me dice que no quiere insultarme, que simplemente ve en los pies algo que el resto no ve, que el dicho popular de tener el mundo a nuestros pies no es gratuito y que yo con esos pies podría tenerlo todo. Frente a ese piropo tan forzado elimino de la lista la idea de la patada, semejante babosada afirma que su intención es todo menos

una amenaza. Aún faltan un buen número de calles para llegar y queda una opción en la lista: seguirle la corriente. Durante el resto del camino pretendo entender por qué el mundo sería un lugar mejor si todos anduviéramos en chancletas, con las ventanas del alma bien abiertas. Le digo entonces que sí, que efectivamente soy esa persona y que mis pies son prueba de ello. Le hablo de la simbología de la huella, del zapato, del cordón y hasta del ajado talón de Aquiles. El hombre se emociona, me cuenta historias de pies grandes, feos, parlantes, faltantes y así, en medio de mil formas y conjugaciones, llegamos al final, al único destino que nos une. Frena. Es la primera vez en esos fingidos veinte minutos que me mira de frente. Sin un grado de pena me apuesta el costo total de la carrera a cambio de comprobar que él puede adivinar que mis pies están llenos de talco y que las uñas están pintadas de negro. La cosa se pone interesante y pongo en duda mi dignidad. Abro la puerta y, como si estuviéramos en una subasta, me presiona, me pone tiempo límite. Me bajo del carro y en pose de cenicienta se cierra para él mi ‘ventana’, le muestro mis manos y las uñas pintadas de rojo. “Están combinadas”. (Nota al pie: y así fue el día en que por error y casualidad le sumé nueve mil pesos más a mi dignidad.)


Por MarĂ­a alexandra Cabrera p

3

4


Cualquier cosa puede pasar. Esta idea se convierte en una especie de filosofía de vida cuando se toma la decisión de viajar a la India. Es muy probable que termine pagando más de la cuenta en cualquier transacción comercial, que lo timen supuestos maestros espirituales que prometen acercarlo al camino divino y que un tren se atrase 24 horas. Pero para el indio nunca hay problema, menos cuando de esperar se trata. Así que pacientes, como son, se tumban en el piso renegrido de mugre y manchado de escupitajos, y esperan. Con esta advertencia y un morral más grande que mi espalda, llegué a la estación de tren de Varanasi, la ciudad santa de India, la misma donde millones de hinduistas quieren morirse. Me habían dicho que el viaje a Haridwar, ciudad situada en las inmediaciones del Himalaya, duraba 17 horas. También me habían tranquilizado, por 18 dólares más iba a viajar cómodamente en una cabina con cama y almohada mientras cientos de indios se apretujaban en vagones sin aire acondicionado por donde era usual ver pasar a las ratas. El tren debía partir a las 11:00 de la mañana y aún no llegaba. Un mendigo que se cubría con un pedazo de tela cagaba a tres metros y una anciana con la cara arrugada escupía un espeso líquido cada vez que pasaba un sorbo de té chai. A las 11:35 apareció un desvencijado tren azul. Mi cabina –un espacio de 2,50m de largo x 2m de ancho y 2m de alto– tenía dos camarotes y una pequeña mesa en el centro. La ventana, cubierta con una tela amarilla, estaba completamente empañada. Estábamos a 35 grados y no había aire acondicionado sino un ventilador empotrado en el techo que parecía destartalarse cada vez que las astas completaban una vuelta. En la litera de enfrente, una señora de unos 50 años con un sari rosado que dejaba ver un

pedazo de piel marrón colgándole del vientre y los dedos hinchados por gruesos anillos de fantasía, hablaba por celular. Arriba, permanecía impávido un pálido holandés que viajaba desde Calcuta a Haridwar –un trayecto de más de 24 horas– por lo que él definió como una misión espiritual. Resignada, me senté en la colchoneta de color café que esa noche sería mi cama. El tren arrancó casi a las doce. En ese instante la señora guardó su celular para abrir una bolsa plástica que expulsó sin piedad el hedor de la masala, un condimento con más de 16 especies que invadió toda la cabina. Pan, curry y yogurt aparecieron en pequeños recipientes. El olor del que uno trata de escapar en toda India iba a acompañarme, por lo menos, la primera mitad del viaje. Encerrada y sin poder ver algo del paisaje, creí que mis días terminarían en esa litera en la que la única distracción consistía en esperar al hombrecito de uniforme azul que aparecía cada hora ofreciendo chai, momento en el que la señora sacaba cinco rupias y comenzaba a sorber el té. Cuando oscureció, nos entregaron una sábana blanca y una almohada. Cómo sucedió, no lo sé. El caso es que desperté nueve horas después por el olor de la masala que esparció un recipiente con dal –legumbres sin piel– que mi compañera de viaje destapó. Las 17 horas de viaje se habían cumplido, pero el tren estaba retrasado. Si nos iba bien, llegaríamos en cuatro horas. 240 minutos más encerrada, 240 minutos sintiendo cómo mi piel comenzaba a apestar a masala, 240 minutos oyendo el ruido seco del ventilador. Y la señora sorbiendo té, y el holandés durmiendo.


pรกgina

036

( Sostiene )


“Colombia es el futuro musiCal de amériCa latina” Superlitio es una de las bandas más representativas del rock colombiano. Hace poco más de diez años, estos caleños decidieron juntarse con un objetivo en común: construir un sonido único y diferente. A lo largo de su carrera han grabado cuatro álbumes de estudio, entre los cuales se encuentran Tripping Tropicana, que los hizo merecedores de una nominación al Grammy Latino en 2004, y Calidosound, producido en 2009 por el español Rafa Sardina, quien ha trabajado con artistas tan grandes como Stevie Wonder, Macy Gray y Alejandro Sanz. Desde entonces, Superlitio ha logrado reinventarse y llegar a la cúspide del rock latinoamericano tras ganar numerosos premios, realizar varias giras nacionales y participar en SXSW –en Austin, Texas–, uno de los festivales más importantes del mundo en materia de música independiente. A finales de 2010, la banda sentó un precedente al lanzar al mercado su primer DVD, Sesiones 10.10, grabado en directo desde el estudio. Actualmente la agrupación está terminando de preparar un nuevo material cargado de sorpresas.

Por Juan Sebastián Ortiz de Zaldumbide L.

¿Cómo describirían la evolución entre inspiración, composición, grabación, lanzamiento y posicionamiento de su nuevo disco? El nuevo disco ha seguido un proceso muy interesante. Primero, porque ha sido producido por nosotros. Después de trabajar con productores de talla internacional nos sentimos muy seguros de embarcarnos en la producción. Segundo, desde la época en que estábamos grabando el DVD empezamos a pensar en un disco que tuviera todo un universo basado en la ciudad donde crecimos y que queremos. También queríamos que volviera a ese espíritu de experimentación que tienen discos como Marciana y Tripping Tropicana, pero con un contenido mucho más fuerte en términos conceptuales, fuera de lo puramente musical.

¿Cuáles han sido los criterios para la elección de los principales sencillos de este disco? La idea es elegir canciones que contengan todo el espíritu del álbum de manera equilibrada y que la gente se sienta involucrada en el tema. Superlitio es una banda independiente, ¿cómo se siente saber que todo lo bueno que ha pasado en este último año es producto del esfuerzo y las ganas de cada uno ustedes? Es un camino difícil el de la independencia musical, pero tiene sus beneficios y gratificaciones. Por ejemplo, nosotros controlamos el contenido artístico de la banda en un cien por ciento y, además, decidimos cuándo y cómo queremos que nuestro arte salga a la luz pública. Eso nos da la tranquilidad de que lo que sacamos es lo que más nos gusta.


página

038

SOSTIENE + SUPERLITIO

FOTOS × DAVID_MARÍN × WWW.FOTOMETRIA.NET

¿Y qué ha sido lo más difícil de este proceso? Buscar otros mercados fuera de Colombia. Lo hemos logrado en parte, pero toma tiempo establecer una buena red de contactos y amigos para poder llegar a otros países. ¿Cómo fue la experiencia de grabar un DVD en directo desde el estudio? Fue una forma de brindarle a la gente la oportunidad de que vieran a la banda interactuar en el estudio. Es una experiencia mucho más íntima, parecida a un “tras bambalinas”. ¿Cómo se gesta la idea de grabar un videoclip o este DVD? Siempre estamos botando ideas para cambiar y mostrarle a la gente nuestra música de maneras diferentes y creativas. Es muy importante no repetirse. ¿En qué basan su estrategia en las redes sociales? La idea es estar más cerca de los fans y tener una interacción permanente con ellos. Buscamos que sientan que la banda hace parte del día a día de sus vidas, con fotos, música y videos. Hasta ahora ha funcionado muy bien. Hace un tiempo había pocas bandas reconocidas en el país. Ahora, mientras atravesamos esta adolescencia de la industria cultural colombiana, hay muchas bandas con muchísimo talento y éxito, ¿qué diferencia a Superlitio de las demás propuestas? Varias cosas. Nuestro sonido: lo que mezclamos con rock no lo hacen muchos. Producimos buenas canciones y discos. Y tenemos una verdadera pasión por nuestra música, no tocamos lo que está de moda.

“PaRa aLcaNzaR EL éxITO hay qUE TRabajaR cON PaSIóN y cON SERIEdad” ¿Qué opinan del movimiento independiente que crece cada vez más entre los músicos nacionales? Colombia es el futuro musical de América Latina. Acá se toca de todo y se toca muy bien. Y tenemos muchos grupos y artistas llevando su música por todo el mundo. Es un proceso joven, de 10 años apenas... ¡Ahí vamos, pero con toda! ¿Qué bandas nacionales y extranjeras han influenciado a Superlitio? La lista es muy larga, pero va desde The Beatles hasta bandas colombianas nuevas, como Systema Solar.

¿Y qué veremos de Superlitio este año con el nuevo disco? Mucho, mucho, mucho. Nuevas canciones, más videos, más toques, más giras, más parche… Para terminar, ¿qué les dirían a los jóvenes que empiezan a involucrarse en la industria musical? Paciencia y persistencia. Que toquen siempre lo que les nazca y trabajen con mucha pasión, pero también con seriedad.


e

a

Te J ov n

Cuarto concurso

r

EMBAJADA DE ESPAÑA · COLSANITAS

BASES DEL CONCURSO 1 Destinatarios

El concurso está dirigido a artistas colombianos o extranjeros residentes en Colombia, que al día de presentación de las obras no hayan cumplido 38 años. Quedan excluidas las personas en primer grado de consanguinidad con empleados de la Organización Sanitas Internacional, Galería La Cometa o Embajada de España en Bogotá.

2 Técnicas, dimensiones y temática

Los artistas pueden participar con un máximo de cinco obras, cuyas técnicas les permitan ser expuestas sobre pared, tales como pintura, dibujo, ilustración, fotografía, etc. Por lo tanto, quedan excluidas esculturas, instalaciones, trabajos en multimedia y obras con técnicas y/o soportes que no se ajusten a las dimensiones requeridas, que serán como máximo de 2.50 metros x 2.50 metros. La temática será libre, pero el jurado valorará la conveniencia de las obras premiadas dentro del marco hospitalario y corporativo de Colsanitas y/o de la Embajada de España en el que se expondrán.

3 Exposición y catálogo

Las obras finalistas en el concurso se expondrán en la Galería La Cometa, de Bogotá, a partir del 6 septiembre de 2011 y durante el tiempo que se estipule y que se anunciará con la debida antelación. Así mismo, se editará un catálogo de la exposición.

4 Premios

Primer premio: 12 millones de pesos, remuneración correspondiente a la adquisición de la obra ganadora por parte de Colsanitas y/o la Embajada de España. Mención: una mención de 4 millones de pesos, remuneración correspondiente a la adquisición de la obra por parte de Colsanitas y/o la Embajada de España. Los premios podrán ser declarados desiertos por el Jurado. Colsanitas, la Embajada de España y la Galería La Cometa se reservan el derecho de adquirir cualquiera de las demás obras aceptadas en el concurso. El precio en pesos colombianos de cada obra será determinado por cada artista, como máximo, por el valor de la mención.

Ser seleccionado dentro de los trabajos finalistas que se expondrán en la Galería La Cometa implica la aceptación de la venta de la obra bajo tales condiciones. Al establecer los precios, los artistas deberán tener presente que en caso de venta a terceros, o de compra por parte de los organizadores, y por su gestión de venta, Galería La Cometa retendrá una comisión correspondiente al 30 por ciento del valor de la obra. Quedarán exentas de dicha retención las obras premiadas. Las obras adquiridas por Colsanitas y/o la Embajada de España serán exhibidas en los contextos hospitalarios y corporativos de dichas instituciones, con el objetivo de promover y divulgar el arte colombiano, incentivar a los artistas jóvenes de Colombia, establecer nuevos espacios de divulgación cultural y crear un interés en las artes plásticas por parte de los visitantes de sus hospitales y demás sedes.

5 Inscripciones

Como primer paso para su selección, los artistas deberán enviar el soporte gráfico, tanto digital como impreso (mínimo de 1 mb de resolución) de sus obras, así como el formulario de inscripción debidamente diligenciado (disponible en el sitio Web) y la documentación que consideren a las oficinas de Colsanitas, calle 100 # 11B – 67, en Bogotá, hasta el 16 de junio de 2011, de 8 a.m. a 6 p.m., haciendo constar el nombre del concurso. En caso de ser enviado por correo, se precisará que la fecha de envío no sea posterior al 16 de junio de 2011.

6 Fallo del Jurado

El concurso cuenta con un jurado de altísimo nivel, reconocido en el medio de las artes. El fallo del jurado será confidencial e inapelable y se hará público el 6 de septiembre de 2011 durante el acto de inauguración de la exposición en la Galería La Cometa. De igual manera, se publicará en las páginas web de Colsanitas (www.colsanitas.com) y de la revista Bacánika (www.bacanika.com.co).

Para más información sobre las bases del concurso o para descargar el formulario de inscripción visite la página www.colsanitas.com o escriba al correo: artejoven@colsanitas.com.

Abril 23 | edición 33


página

042

e n s u s m a r c a s

LioneL messi, A los 23 Años “lA pulgA” sigue bAtiendo récords. Desde sus inicios en el fútbol ha marcado una diferencia en la cancha debido a su rapidez y estrategia a la hora de golpear el balón y definir una jugada. El Fútbol Club Barcelona, su equipo desde 2004, lo ha visto anotar más de 100 goles, convirtiéndose en el tercer goleador en la historia de este equipo. Fue el mejor jugador del mundo —según la FIFA— en 2010 y ganó el balón de oro consecutivamente en 2009 y 2010. Este delantero de 1.69 metros de altura es el “Messias” del balón que disputará el 28 de mayo, junto a su equipo, la final de la Champions League en el Estadio Wembley de Londres, torneo en el que se posiciona como el mejor jugador, registrando hasta ahora 11 goles y 31 disparos directos a la portería. Fotos × ©Latinstock_coLombia/corbis/Foto Hübner


044

DE E ST E M U N D O

P OR MA RI O M E N D O Z A

FOTO × JUAN_CAMILO_PALACIO

El marinero budista

L

a historia de Bernard Moitessier es formidable, magnífica y alentadora. Nació en Hanoi y desde pequeño estuvo influenciado por el budismo y por ciertas prácticas ascéticas del lejano oriente. Hablaba a la perfección el vietnamita, y había asimilado bien la filosofía y la literatura de los países vecinos. Ya para 1968 Moitessier había navegado por todos los océanos del mundo y sabía el viento rozándole el cuerpo y el irreconocible. Y lo maravilloso de la frase, su lua la perfección los trucos del oficio. Se tiempo suspendido en un ritmo cidez implacable, está en que no es suficiente con presentó ese mismo año para darle la imposible de medir, ¿qué sentipisar los límites, con ir hasta situaciones excesido pueden tener la celebridad, vas, no, hay que dar un paso más allá y liberarse vuelta al mundo en solitario y sin escael prestigio y la ambición? Las definitivamente y para siempre. Y Moitessier lo las, y desde el comienzo se notó que era el mejor. palabras que anotó en su diario da cuando decide seguir derecho hacia las islas de Se dejó de cortar el pelo y la barba, andaba descalzo son explícitas: los Mares del Sur y no ganar la competencia. y a veces desnudo por la cubierta del barco, como un “Ya no sé lo lejos que he llegado, El público y los periodistas que seguían la santón oriental ejercitándose lejos de la mirada de sólo sé que hace tiempo que he dejado hazaña no podían entender que el hombre más los otros hombres. atrás los límites de lo excesivo”.

capaz, el mejor de todos, el más rápido y perse-

Poco a poco esa íntima relación con el mar

Creo que la distancia a la

verante, y el que ya estaba de regreso para recibir

fue creciendo hasta conducirlo a un estado de

cual alude no es una distancia

los homenajes, los premios, las condecoraciones

éxtasis, de suprema empatía con los elementos.

física, de millas, sino una dis-

y los aplausos, estuviera abandonando para irse

Mientras los otros navegantes se descomponían,

tancia interior, donde está en

en pos de una aventura incomprensible. ¿Se había

lloraban, extrañaban a los suyos o se esforza-

juego el yo y toda la codicia que

enloquecido Moitessier? ¿Cómo era posible que re-

ban en resistir hasta el límite de sus fuerzas, el

nuestra cultura nos enseña. So-

husara ser una celebridad?

vietnamita francés estaba en trance, viajando a

mos una masa de apetitos, as-

Sí, él era feliz siendo un vagabundo del mar,

grandes velocidades en posición de meditación,

piraciones y pretensiones que

libre, sin ataduras, sin las presiones terribles de

comulgando con el océano, con el tiempo y con-

nos banalizan hasta el punto de

un ego insatisfecho. El no-ego conquistado a lo

sigo mismo. Hasta que Moitessier atravesó los lí-

impedirnos avanzar realmente

largo del viaje era ya en sí mismo una bendición.

mites y se fue más allá que todos los otros, su ego

en el profundo conocimiento de

La ambición corroe, lesiona, resiente al sujeto. Li-

fue superado, traspasado hasta el punto de desva-

nosotros mismos. Estamos tan

berarse de ella es alcanzar una higiene cercana a

necerse en el aire. ¿Ganar? ¿Qué es eso? ¿Para qué

ocupados por cumplir la vaste-

la beatitud. Y lo hizo: Moitessier vivió años entre

la fama y la fortuna? ¿Es realmente importante el

dad de nuestros anhelos, que

los nativos de los Mares del Sur, dichoso sobre la

reconocimiento ajeno? Cuando uno está solo en

nos extraviamos en un laberin-

cubierta de su barco, barbado, sin cortarse el pelo

alta mar durante meses enteros, sentado en la cu-

to de espejos que nos regresan

ni las uñas, gozando como un niño su condición

bierta viendo el sol hundirse en el horizonte, con

nuestra imagen deformada e

de salvaje travieso y anarquista.

☞ mariomendozaescritorcolombiano.blogspot.com


página

046

REINVENCIÓN

s n hoy la reos, so é a s o t n puer huma imás que n de la , s ió c o a t r iz e u n enopu arq Los aer rida jer renciació e d if o p d a la n o de u rtes. ta com s pasapo vitrinas lo e e injus t y n s o la d il o visa hum cho divin la de los dad. Tan del dere beyos es n le ió p la c y li le s ar abo tre noble y a neg o, tanta venir ho a degollad r y a e p nacido r s r o o e t Tan or hab ar a otr p e t n o ió is c p de ue me pobla de unos da vez q ría de la a o C y . a a m ic or polít d a la maleta p ografía dignida nan mi de la ge io o c c n e r e p n s a fi eric os rto e in en un in norteam y aeropue n s o s u e n p e n euro an gana detiene ientras o, me d r m e o g n li ia n mb r ta ser colo su pasa yo qué ros con e fi n ción: ¿y e a c r ig m e me ha e nte d é culpa le al age tino, qu s ir c le e a d p l e e d la d poneué culpa ? Si nos Q o ¿ n ? li a e g lp r cu o del a ecirle es anés o la mE quiero d n ié la del alb n b ie m b INCoNfoR s más icos –ta e r ó o t n is li h e rg mos mo la lpa del a glesa (co e– la cu in s e o in al agent con alest e mi país , la del p d a s le e a c s n e a fr o si dicto qu a qué sig el droga y ni par ) o flema d na lv o p p ya es e e hecho star ahí e , a el tabiqu d a én no le dir eciado al final es despr a id r t á l ap s ser te. or eso) e las cosa suficien tal vez p o están (o m o o s c e e e o u d am ral: ra q A pesar nsible o que igno e s d a in d r ie e c s so a e compor una conform contrario in lo n o d u o , t o es rític apátrida ividuo c anidad. s un ind e uvo a id e la hum r t d r a t ar lo obt s e el apá el bien ercer lug t n l o e c na o l, o e id Fútb io qu u promet esagrav ndial de d u o M it o is d a a u s form da . Exq En el pa esté con lemania y A e a d n a n ió lem juegue la selecc marse a además a y ll , s a o d c e la y po n pu selecció , latinos , turcos s o n a ic por afr

te. damen estupen areivindic Es una mee todos ción qu icioa emocrat . La n be ser d e d recemos e t n r e e ner d e del pres bería te e d nalidad o d n u dades a do el m acionali n s zada, to a t istin stado jercer d el desga d z e v cho a e n un a. E micili, de su vid y lus do lo largo li o is u s el eq il guis, lu antenga m lus san e u n q ortu irotativo dos la op o t a sistema é d y do de ográfico un perio e t n a brio dem r u buedad, d ibir una c e r e d n la vida, btener u ión, de o c a c e u d d e na dial, to mun a n o e e p cam ria y l la mise r e d n e r jos del comp ormir le d e d , e EtIdo hambr s fusiles, de enrilo CompRom u ruido de el espírit ida con v la . r s e c lo que pueb e varios d io r a ía n mile que ser lo difícil erra Imagine le la gu declarar e t an a e n t d in rn gober munida o para un c la fe o a r r t catás aís, o pa te una n a a otro p e . t t n plane a er indole cón del in r cional s r n ie u aro en cualq demostr natural omo lo c , izad n a lo d s co nali potencia La nacio s la e t a n ultin cio osame lta, las m monstru a Y o e n d , s tivos s coloso es depor r o doras, lo d a n cio los selec . nales y a opción e , o s un in t s e d es un

Es uN a d I R t á p uN El a CRítICo, INdIVIduo

aR dE t s E N E I b CoN El ad

Id N a m u h a l

Z_DUSS O_PÉRE GUSTAV FOTO ×

o C e p e da u E g a i t n a t or S r no q E l E s c r i a s o b r E E l in f iE n E n E n r E f l E x io q u E l l o s q u E n a c a . a Et padEcEn garEs dEl pl an lu ci E r t o s

AN

REINVENCIÓN


HOY PROBÉ RADIÓNICA

WWW.RADIONICA.GOV.CO

BOGOTÁ 99.1 FM - MEDELLÍ N 99.9 FM - SANTA MARTA  95.1 FM - CARTAGENA 91.1 FM BARRANQUILLA 95.1 FM - CALI 94.5 FM - RIOHACHA 95.1 FM - SAN ANDRÉS 95.9 FM

SALVA TU MUNDO, USA RADIÓNICA.

TWITTER.COM/RADIONICA       FACEBOOK.COM/RADIONICAFM


Profile for REVISTA BACÁNIKA

Bakanica 52  

HISTORIAS MÍNIMAS historias de caricatura que estuvieron a punto de pasar de largo. www.bacanika.com.co / revista@bacanika.com.co suscripcio...

Bakanica 52  

HISTORIAS MÍNIMAS historias de caricatura que estuvieron a punto de pasar de largo. www.bacanika.com.co / revista@bacanika.com.co suscripcio...

Profile for bacanika
Advertisement