Issuu on Google+

moda

Los grandes dise単an para chicos En los ultimos a単os, el crecimiento del mercado de dise単o de indumentaria infantil llevo a las grandes marcas europeas y hasta las mas populares casas locales a incluir colecciones con su firma en talles para los ni単os, que ahora se suben a la pasarela y hasta tienen su propia semana de la moda. texto maria paula bandera

fotos GENTILEZA DE LAS MARCAS

1.

76

BACANAL agosto 2013


1. Stella McCartney 2. Bully 3. Herencia Argentina 4. Little Marc Jacobs 5. Seco 3. 2.

5.

4. 3.

P

ensar en los chicos para ser grande, ese es el paradigma que manejan las marcas de indumentaria de primera línea. Gucci, Versace y Ralph Lauren, por nombrar sólo a algunas, desarrollaron colecciones infantiles y extendieron su universo creativo a los más pequeños. Es que ninguna casa -ni siquiera de alta costura- está completa sin niños. Si de precursores se trata, Jeanne Lanvin, la creadora de Lanvin, se lleva el primer puesto. Esta diseñadora francesa había dado sus primeros pasos en el mundo de la moda en 1889, cuando abrió una boutique de sombreros femeninos, pero el nacimiento de su hija, en 1897, la inspiró a crear una línea completa para su pequeña. Al poco tiempo, las madres francesas de clase alta deseaban que sus hijas se vistieran igual que Margarita, la hija de Jeanne, así fue que en 1908 Lanvin abrió su departamento pour enfants. Luego llegaría el turno de la indumentaria femenina, la decoración y los perfumes. Hasta 2007, cuando Marc Jacobs lanzó Little Marc Jacobs hubo un bache en la

moda infantil de lujo. Hasta ese entonces, los niños ricos solo tenían como opción diferentes etiquetas infantiles, que poco tenían del glamour que ostentaban las prendas de sus padres. En 2010, fue Stella McCartney quien afiló el lápiz y lanzó su línea kids. Madre de cuatro, la diseñadora inglesa sabe lo que buscan los niños a la hora de vestirse: “Prendas básicas que sean confortables y que satisfagan las necesidades de los chicos”, explica en su página web. Pero, además, pensó en los adultos encargados de hacer las compras, por eso sus colecciones son accesible, hay remeras desde U$S55 y pantalones a partir de U$S90 (que en sale llegan a costar la mitad). Muy lejos, por ejemplo, de los U$S355 que cuesta una t-shirt de Lanvin. Desde entonces, varios diseñadores de renombre adoptaron la idea. En 2011, con el nombre de Young Versace, la marca comandada por Donatella imprimió su estética e iconografía clásica (la medusa, los motivos griegos, etc.) en tamaño petit. Ese mismo año, la casa italiana Gucci

debutó en el mundo infantil y para hacerlo apeló al alto impacto. Max y Emme, los mellizos de Jennifer López y Marc Anthony, protagonizaron la campaña publicitaria junto a su famosa madre. La colección incluía prendas y accesorios para bebés y niños de hasta 8 años. Jean Paul Gaultier, John Galliano, Dolce & Gabanna y Oscar De La Renta también ampliaron su universo creativo a los niños. Es que el interés de las marcas en expandirse a “pequeña escala” tiene su justificación en las cifras: en 2012 el mercado de indumentaria infantil creció un 7,4% a nivel global y, según datos de la Guía Mundial de la Industria, se espera que el crecimiento acumulado en el período 2011-2016 llegue al 31.1%. Y era lógico que el boom se subiese a la pasarela, por eso en marzo se celebró la primera Semana de la Moda para niños. El Global Kids’ Fashion Week se desarrolló en Londres, y los modelos más pequeños del mundo desfilaron prendas de Missoni, Chloe, Junior Gaultier y Paul Smith, entre otros.

agosto 2013 BACANAL

77


1. Ona Saez 2. Herencia Argentina 3. Seco 4.Young Versace

2.

1. 4.

3.

hasta el lanzamiento de little marc jacobs en 2007, hubo un bache en la moda infantil de lujo. desde entonces, varios diseñadores adoptaron la idea, entre ellos, stella Mccartney, donatella versace y john galliano. el mercado local en pleno crecimiento Las marcas locales no se quedaron atrás y cada vez son más las que se unen a la tendencia de ampliar sus colecciones y sumar prendas para los chicos. Seco, la etiqueta de indumentaria rainwear, cuenta con una línea de productos destinados a los niños. La incorporación se dio de forma natural, ya que “el concepto de chapotear y alegrarse aún en días grises es casi más válido en los niños que en los adultos”, reflexiona Verónica de Miero, dueña de la empresa. Para los más pequeños diseñaron estampas infantiles e inocentes que, sin embargo, “conservan la estética de las prendas de los adultos”, explica de Miero. Actualmente la línea para niños representa un 20% de las ventas, “porque recién empezamos, pero la idea es que el espacio vaya creciendo”, concluye. Bully, la marca de artículos de cashmere liderada por el modelo Iván De Pineda, es otra de las firmas que eligió crecer para abajo.

78

BACANAL agosto 2013

En su caso, la experiencia personal influenció la decisión. Lolo Tanoira, directora creativa de Bully, cuenta: “Mi socia, Maria Montalembert, y yo teníamos hijos chicos y el cashmere nos resultaba muy cómodo y abrigado para ellos. Además, sabíamos que iba a tener buena aceptación entre los niños, ya que es muy práctico porque no les pica, y al abrigar mucho más que un sweater de lana, no es necesario ponerles tres o cuatro abrigos”. Los diseños de la línea infantil son similares a los de los adultos, conservan el concepto de la marca y usan la misma paleta de colores. Al nombrar a los pioneros locales, Kosiuko es ineludible. “En 2003, detectamos que las madres buscaban para sus hijos prendas que fueran similares a las suyas, por eso lanzamos la línea kids”, cuenta Cynthia Kern, diseñadora y dueña de la marca. A la hora del diseño, dice, “seguimos tendencias internacionales específicamente para niños y, a su vez, hacemos una bajada de la tendencia que se aplica en las líneas de adultos:

Kosiuko en mujer y Herencia en hombre”, agrega. El último verano, llegó un nuevo jugador al mercado argentino de ropa infantil. Ona Saez presentó Ona Saez Kids, la cual apunta a “chicos fashionistas”, como define su equipo creativo. Las colecciones tienen una impronta más adulta, el negro reina y no hay lugar para estampados inocentes, sin embargo “la moldería y los recursos están adaptados a las necesidades de los niños. Las prendas de primera piel tienen mayor proporción de algodón y los jeans y pantalones un poco de elastano (confort) para que el calce sea más cómodo”, ejemplifican. Actualmente tienen un exclusive store en Palermo y ya hay planes de expansión. Rapsodia, Akiabara, Penguin y Complot engrosan la lista, y todo indica que pronto se sumarán nuevos nombres, porque el mercado de indumentaria infantil crece tan rápido como los chicos, y las grandes marcas no quieren quedarse afuera.

*


Los grandes diseña para chicos