Issuu on Google+

la vida intermareal Imรกgenes: Alex Iturrate


Para disfrutar del colorido y la biodiversidad de los fondos marinos, a veces no hay que irse tan lejos. En la misma bahía de la Concha se pueden descubrir rincones y criaturas sorprendentes‌


Son lugares de fåcil acceso en marea baja, que a simple vista no nos dicen nada‌


Sin embargo, basta con ponerse las gafas y el tubo‌


Y el panorama empieza a cambiar‌


Observaremos desde algunos de los peces e invertebrados más típicos de las charcas intermareales, como el erizo común…


La mojarra‌


Salpas…


Percebes‌


Quisquillas…


Y mejillones‌


Hasta otros verdaderamente sorprendentes como opistobranquios‌


Nudibranquios, como la Spullina neapolitana‌


La Doriopsila areollata‌


La Hypselodoris cantabrica‌


Gusanos platelmintos como la Yungia‌


Ascidias transparentes como la clavelina‌


Incluso seres tan delicados como la mula (parecido al caballito de mar)‌


Si nos detenemos a observar los detalles, descubriremos formas y colores que recuerdan a especies de latitudes tropicales, como los tentåculos de las anÊmonas‌


Las espículas de los erizos…


El brazo de una estrella de mar‌


El ojo de un pulpo‌


O los detalles de la cabeza de una babosa‌


Tampoco debemos pasar por alto a las numerosas especies de algas, como el Codium tomentosum de color verde oscuro intenso y su típica forma ramificada‌


Colpomenia peregrina, procedente del Pacífico y que suele crecer sobre otras algas, conchas, rocas, etc. en forma globosa‌


Matas de Gelidium corneum (antiguo G. sesquipedale), que forma el conocido arribazón en las playas‌


La Ulva o lechuga marina‌


El alga roja Corallina elongata‌


Cystoseira tamariscifolia, de color pardo aunque con iridiscencias azul turquesa según cómo le dé la luz en la charca…


Asparagopsis armata, que forma plumeros acuáticos cuando está sumergida…


Bifurcaria bifurcata‌


Padina pavonica, con su característica forma de abanico, calcificado con carbonato cálcico que le da la textura rígida y el color blanquecino…


Ademås, podremos asistir a los momentos cotidianos de la fauna marina, como este par de salmonetes rastreando el fondo en busca de comida‌


Unos caracolillos (Hinia reticulata) alimentåndose‌


Una hembra de julia comiendo‌


Una estrella de mar en pleno proceso de regenerar su brazo perdido‌


Unos ermitaños de paseo…


Parejitas‌


Más parejitas…


O los isópodos parásitos de esta babosa…


Eso sí, si nos acercamos a las charcas para observar toda esta diversidad trataremos de producir el menor impacto posible en el medio, sin molestar ni sacar a los organismos fuera del agua. Así, otras personas podrán disfrutar también de esta riqueza que tenemos tan cerca …


¡Disfruta del mar y respétalo!


La vida intermareal