Page 1


© 2005 Fundación Empresarios por la Educación

Edición y coordinación editorial Bernardo González Formato Comunicación Diseño Ltda.

Guillermo Carvajalino Sánchez Textos Fernando Chaves Bernardo González

Director Ejecutivo

Lucía Llanes Valenzuela Coordinadora de Programas Nacionales

Fotógrafos Julián Lineros Joana Toro

Rosa Ávila Aponte Coordinadora del Proyecto de Modelos Escolares para la Equidad

Istar Jimena Gómez Asistente del Proyecto

Esperanza Ramírez Coordinadora de Programas Regionales Fundación Empresarios por la Educación

Diseño y producción editorial Formato Comunicación/Diseño Ltda. Impresión Offset Gráfico Editores S.A. ISBN: 958 - xx-xxx-x Primera edición Impreso en Colombia Julio de 2005

Fundación Empresarios por la Educación Carrera 7 No. 74-56 oficina 303 Teléfono: (57 1) 313 1700 Bogotá D.C., Colombia

info@fundacionexe.org.co www.fundacionexe.org.co


Contenido

Camino a la equidad

Modelos Escolares para la Equidad Para aprender mejor y ser más felices

7

19

En Cartagena

Enamorados de la educación

33

En Girardota

Aprender, un juego divertido

43

En Manizales

Los colegios de la alegría

53

En Casanare

El juego de la convivencia

64

En Sevilla, Valle

Cantando la misma canción

74

En Sopó

Escuela nueva contra el desencanto

85

En Barranquilla

El pellizco de la excelencia

95


Caminos a la

POR BERNARDO GONZÁLEZ

ecir que la inequidad es quizá la característica más marcada de la sociedad colombiana es casi un lugar común. Somos el tercer país más inequitativo del mundo después de Brasil y Paraguay y mientras en los estratos altos de nuestras ciudades se tiene un nivel de vida cercano o igual al de las urbes del primer mundo, en los estratos bajos y en las zonas rurales nos acercamos peligrosamente a los niveles de vida más deprimidos del planeta. Esta situación debería convertir a la equidad en uno de los principales propósitos de los colombianos. Reducir la inequidad es, además de un asunto de justicia social y de equilibrio democrático, un imperativo de supervivencia política y económica de la sociedad, para el mejoramiento de las capacidades productivas y la ampliación de las posibilidades de bienestar. Está demostrado que las sociedades más igualitarias son también aquellas que mayor riqueza producen y mayor bienestar alcanzan para todos sus miembros. Y aunque la inequidad es un problema estructural que requiere intervenciones políticas, económicas y culturales para ser conjurado, es claro que muchos de los caminos que conducen a la equidad pasan por la educación. John Rawls, por ejemplo, apunta que la función de la educación en una sociedad justa es borrar en los niños los efectos de las diferencias sociales de sus padres y así evitar que las inequidades sociales y económicas se transmitan de una generación a otra. Amartya Sen, por su parte, dice que la educación es una capacidad para liberarse de la ignorancia, crear interacción social y poder aplicar los conocimientos para lograr bienestar. La educación incrementa la movilidad social al entregarles mayores y mejores herramientas a las personas para obtener una mejor inserción económica (mejor empleo y más productividad), lograr una mayor capacidad para participar en las Es claro que muchos de los caminos que decisiones políticas que lo afectan y favorecer la poconducen a la equidad pasan por la educación. sibilidad de escoger con libertad el estilo de vida que


10



prefieran. La educación, en su conjunto, favorece el desarrollo de capital social y fortalece las capacidades de una sociedad para luchar contra sus dificultades. Es por eso que a la hora de desarrollar estrategias que permitan a una sociedad ser más incluyente y equitativa y mejorar su bienestar hay que buscar el camino de la educación. Pero al volver la vista hacia la educación en Colombia y hacia su potencial para generar equidad se evidencia que es preciso intervenir a fondo en muchas de sus dimensiones para ponerse, verdaderamente y con su ayuda, en el camino de la equidad.

Una educación desigual en una sociedad inequitativa Alejandro Gaviria comenta en su libro Los que suben y los que bajan, educación y movilidad social en Colombia que los bajos niveles de movilidad social en el país (por debajo de México y Perú y sólo comparables con los de Brasil) están explicados en buena parte por los niveles educativos de las personas. Con la educación que se ofrece en Colombia, dice, las posibilidades de superar un origen socioeconómico desfavorable son bastante exiguas. La lucha contra la pobreza y la desigualdad en Colombia no es posible sin un esfuerzo especial para eliminar la desigualdad en la educación. Desigualdad que se expresa en una variedad de problemas los cuales, en conjunto, apartan cada vez más los caminos de ricos y pobres hacia el bienestar. Estos problemas fueron señalados por los participantes en las tertulias que sobre el tema convocó la Fundación Empresarios por la Educación1 , muchas de cuyas ideas se reflejan en este texto. Tienen que ver con acceso, desigualdad de oportunidades en el acceso y en el contexto, segmentación y segregación, eficiencia interna del sistema, calidad, relación escuela-familia, valoración de la educación por parte de la familia y educación inicial limitada. En materia de acceso, y vistas en el contexto internacional, las cifras dibujan un panorama que sigue siendo crítico2 . Muestran por ejemplo que la tasa de analfabetismo en Colombia es del 8%, mientras que en los países nórdicos es nula, en Corea es 2.3%

1

2

Como parte del desarrollo del Proyecto de Modelos Escolares para la Equidad, la Fundación convocó a destacados especialistas del sector y expertos en política social a un conjunto de tertulias sobre el tema de la equidad, la equidad en la educación y la propuesta del proyecto Modelos Escolares para la Equidad. Las tertulias se realizaron los días 12 y 26 de abril y 19 de julio de 2005. Las cifras que se presentan a continuación fueron tomadas del Informe de Progreso Educativo de Colombia, (Preal, Corpoeducación, Fundación Corona, 2003) y del libro de Armando Montenegro y Rafael Rivas Las piezas del rompecabezas, desigualdad, pobreza y crecimiento (Taurus, 2005).


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD



y en Cuba 3.2%. En la actualidad cada colombiano Aún llegando a la escuela, los niños y niñas estudia en promedio algo más de nueve años, miencolombianos se enfrentan a un problema grande: tras que en Chile estudian 11.3. Sin embargo, los co- la desigualdad de oportunidades. Una persona de lombianos mayores de 15 años sólo estudian 5.3 años, estratos bajos recibe en promedio la mitad de la los argentinos logran 8.8 años y los norteamericanos educación que una de estratos altos 12. La cobertura neta de la primaria es de 87%, mientras que en Perú, México y Suecia es del 100% y la de la secundaria, alrededor del 66%, es baja en términos internacionales, pues la mayoría de los países desarrollados alcanza 90%, Cuba tiene 83% y Argentina 81. Finalmente, en materia de educación superior en el país se alcanza a cubrir solamente al 15% de los jóvenes, mientras que el promedio de América latina es de 25%. La asistencia a las escuelas es mucho más baja entre los grupos de menores ingresos y la educación superior es un privilegio de los estratos más altos (entre los 7 y los 11 años asiste un 64.3% del decil más bajo, mientras que lo hace un 95.7 del más alto) y esa diferencia se hace más dramática entre los niños y niñas del campo y la ciudad (un 75.7% de jóvenes entre 12 y 17 años asiste a la escuela en la ciudad, mientras que en el campo lo hace solo un 52% de ese grupo de edad). Pero aún llegando a la escuela, los niños y niñas colombianos se enfrentan a un problema grande: la desigualdad de oportunidades. Una persona de estratos bajos recibe en promedio la mitad de la educación –casi seis años menos– que una de estratos altos, la cual accede a planteles comparables con los de los países más ricos del mundo, mientras que las de los estratos más bajos acude a instituciones de niveles muchas veces semejantes a los de los países más atrasados. Niños y niñas de estratos bajos tampoco reciben una educación inicial apropiada (sólo desde la década de 1990 se comenzó a atender este nivel y hoy la cobertura global es de 40%) y cuando llegan a la escuela lo hacen con un conjunto de carencias que los pone en verdadera desventaja frente a los de estratos altos: los padres tienen menores niveles de educación, muchas veces viven en situaciones de vulnerabilidad, la alimentación que proveen a sus hijos no alcanza los niveles apropiados y sus relaciones familiares en muchos casos están marcadas por la violencia, todos estos factores que influirán en el rendimiento escolar de los infantes. A estos problemas de acceso hay que sumarles el de la eficiencia interna de las instituciones educativas: es preciso reducir la repitencia –que además de constituir un serio problema económico afecta la autoestima de los estudiantes– y aumentar la retención ofreciéndole atención especial a los estudiantes atrasados y con problemas de aprendizaje. Igualmente, cuando los estudiantes llegan se encuentran con un sistema educativo muy segmentado, con profundas diferencias entre la educación privada, a la que acceden los estratos medios y altos, y la educación pública, a la que llegan los estratos

11


12



populares, lo que en la práctica contribuye a abrir aún más la brecha entre ricos y pobres. Y lo propio sucede entre las escuelas urbanas y las rurales. Sobre el particular Leonardo Villa anota que “el sistema educativo nuestro es segmentado, es inequitativo, y no sólo en la relación pública y privada, sino que dentro del sistema público también hay estratificación”3 . Esta marcada dualidad en el sistema educativo conduce a su vez a segregar a niños y jóvenes de diferente condición social, lo que impide que exista un medio de intercambio y enriquecimiento social y cultural. “La segregación –dice Margarita Peña refiriéndose a las investigaciones sobre el tema– es la fórmula perfecta para seguir teniendo una mala calidad”4. Países como Argentina con una clase media fuerte y en crecimiento tienen un único sistema educativo para todos y los especialistas señalan éste como un factor definitivo a la hora de potenciar las posibilidades de la educación para generar equidad. Otro problema crítico es el de la calidad de la educación, que impide ofrecer oportunidades iguales a todos. Esto lo corroboran los resultados de las evaluaciones oficiales (las pruebas Saber), por ejemplo en habilidades de comprensión de lectura, donde solo uno de cada cinco estudiantes entiende bien lo que lee, o en pruebas de matemáticas, en las que sólo uno de cada diez logra resolver problemas de alguna complejidad. El déficit de calidad se evidencia también en el panorama internacional con los pobres resultados de los colombianos en la prueba TIMMS de matemáticas para jóvenes de octavo grado: se situaron en el puesto 39 de 41 países en 1995. Finalmente otro aspecto que influye en una educación inequitativa tiene que ver con la familia, en dos sentidos. Uno, porque la familia se supone es la que le da nutrición, afecto, apoyo para el aprendizaje, valores y habilidades sociales a los infantes para que se desempeñen en la escuela. Pero “…con el aumento de la pobreza ese pacto entre escuela y familia se ha roto –anota Elsa Castañeda–, ya las familias no pueden suministrar a los niños esos elementos básicos para que entren a la escuela”5 . Dos, porque la educación ya no tiene el mismo valor para la familia. Algunos padres han visto cómo ya no es suficiente con ofrecerle secundaria a sus hijos e incluso tampoco educación superior, porque los requisitos laborales se han elevado. Cada vez les importa menos el lograr que sus hiEs preciso hacer una intervención multidimensional, sistémica, donde se involucren jos terminen el bachillerato porque “ahora se necesidiversos actores sociales, para lograr condiciones ta casi posgrado para ser mensajero”, como lo expresan más equitativas en la educación desesperanzados algunos padres. Este panorama sugiere que es preciso hacer una intervención multidimensional, sistémica, donde se involucren diversos actores sociales y se cubran todos estos aspec-

3 4 5

Intervención en la tertulia sobre Equidad en la Educación en la Fundación Empresarios por la Educación, mayo de 2005. Intervención en la tertulia sobre Equidad en la Educación en la Fundación Empresarios por la Educación, mayo de 2005. Intervención en la tertulia sobre Equidad en la Educación en la Fundación Empresarios por la Educación, mayo de 2005.


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

tos para lograr condiciones más equitativas en la educación y con ellas la posibilidad de construir una sociedad más igualitaria.

Qué es equitativo No basta con estar de acuerdo en buscar la equidad. Es preciso también definir qué es equitativo y, además, qué es lo que se va a repartir y cómo se va a repartir. Por eso el concepto de equidad es un concepto esquivo, pues dependiendo del elemento que se escoja para repartir y la forma en que se reparta podemos estar generando igualdad, pero también podemos estar generando desigualdades en otras dimensiones. Amartya Sen, por ejemplo, afirma que si se le da el mismo ingreso a todo el mundo se están generando desigualdades, porque una persona que tiene alguna dolencia física, al necesitar más dinero, va a tener una desigualdad en su bienestar respecto a los que están sanos. Lo que quiere decir que con repartir lo mismo a todos no se conseguirá la equidad. Sen afirma que no podemos definir la equidad como una igualdad de medios o igualdad de ingreso, sino como igualdad de logro. Lo cual implica tener en cuenta las características individuales, por lo que la sociedad tiene que construir normas positivas pero también preferencias individuales. Y esto lo corrobora John Rawls, uno de los más dedicados analistas del tema de la equidad, quien plantea como uno de los principios fundamentales para la equidad la preferencia por el más débil, que para Rawls es el más pobre. Por eso, si se quiere alcanzar la equidad, como también lo plantea Sen, es preciso proporcionar igualdad en los medios para poder llegar a la igualdad de resultado. En la ley Argentina, por ejemplo, la igualdad de resultados en términos de educación se da cuando la gente llega a los mismos logros. Armando Montenegro y Rafael Rivas también tocan el tema en su libro Las piezas del rompecabezas, desigualdad, pobreza y crecimiento, de 2005. Afirman que “los pensadores que predican la igualdad de oportunidades piensan que es necesario que el Estado intervenga por lo menos para tratar de igualar a las personas en el punto de partida y nivelar el campo de juego por lo menos para evitar las ventajas injustificadas a causa del origen, la herencia o las relaciones personales”.



13


14



También citan a John Rawls, que en su Primer Principio de Justicia propone una sociedad donde exista prelación para los más desventajados y haya un fuerte énfasis en la igualdad. Y a Ronald Dworkin, quien sostiene que la libertad bien entendida es una donde todos los hombres disponen de los mismos recursos para darle sentido a su vida. Todo esto quiere decir que para construir la equidad hay que crear condiciones que permitan en primer término la igualdad de oportunidades, pero también que motiven una discriminación positiva en las que los más desfavorecidos obtengan los recursos y los medios para lograr resultados similares a los más aventajados. Siguiendo este razonamiento, para alcanzar la equidad en educación no bastaría con que un individuo tenga lo mínimo, que es el acceso, sino que debería proporcionársele una educación de buena calidad y, además, las condiciones de contexto que le permitan aprovechar esa educación y alcanzar los objetivos que libremente plantee para su vida y la de su grupo familiar.

Equidad para la educación Si se piensa en la equidad como el factor fundamental para alcanzar una sociedad igualitaria, y en la educación como una herramienta privilegiada para conseguirla, es preciso establecer cómo desarrollar un sistema educativo que contribuya a ponernos en el camino de la equidad. Sin embargo, algunos investigadores plantean que hay contextos donde la pobreza y las desigualdades sociales son tan grandes que educar es un reto difícil de enfrentar. Sugieren además que trabajar desde el sector educativo es limitado, por lo que se requiere avanzar en una perspectiva cada vez más integral. Elsa Castañeda, por ejemplo, plantea que la educación debe ser vista no sólo en su dimensión sectorial sino integrada al esfuerzo global para el desarrollo social, político y cultural de la sociedad. Lo menciona en su libro Colombia: equidad social y educación: "La multiplicidad de factores que intervienen en la conformación del nuevo escenario social nos confronta con la necesidad de superar la visión sectorial de lo educativo, que aparece como escindido de lo social y como su condición de posibilidad, hacia una concepción que parta de entender la cuestión educativa como un elemento constitutivo de la cuestión social" 6 . Pero mientras se avanza en el desarrollo de una estrategia global contra las desigualdades y la inequidad es importante trabajar con los medios disponibles para atender las 6

Castañeda, Elsa, con comentarios de Diego Villegas, Colombia: equidad social y educación. IIPE Unesco, Paris 1998.


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

necesidades educativas de las comunidades y para ello se requiere tanto mejorar las condiciones de entrada de los niños a las escuelas, como incrementar la oferta educativa y las prácticas pedagógicas de las escuelas.

15

A la igualdad en los medios y en el logro habría que sumar también la igualdad en las condiciones de acceso

Es preciso solucionar los problemas de acceso privilegiando las posibilidades de los más pobres y de quienes habitan las zonas rurales, desarrollando estrategias que mejoren la oferta y trabajando alrededor de las barreras que impiden la llegada de los más pobres a las escuelas, como el cobro de matrícula, las dificultades de transporte, la falta de información, la alimentación y nutrición y la carencia de útiles escolares entre otros. Pero además en la perspectiva de construir y ofrecer a todos los niños el mismo tipo de escuela, y ojalá la mejor escuela, apuntar hacia donde señaló Jacques Lian en Francia: “una escuela elitista para todos”. En esta perspectiva es preciso también trabajar en la reducción de las profundas diferencias de calidad entre la educación que se brinda en las grandes ciudades y aquella que se ofrece en poblaciones pequeñas y zonas rurales. Y esforzarse por reducir los problemas de eficiencia para disminuir la repitencia y aumentar la retención. “La equidad en educación, dice Alfredo Sarmiento 7 , quiere decir que no bastaría con que un individuo tenga lo mínimo, que es el acceso, sino que hay que tener acceso a educación de buena calidad, para poder buscar igualdad en el logro. Hay que hacer seguimientos y determinar si estamos empeorando o mejorando”. A la igualdad en los medios y en el logro habría que sumar también la igualdad en las condiciones de acceso, tendiendo puentes e integrando esfuerzos para que todos los niños y niñas lleguen con las mismas posibilidades a la escuela: reforzar la nutrición de los más pobres, integrar a los padres al esfuerzo educativo y reforzar sus posibilidades de apoyo y sus percepciones sobre la educación, trabajar contra el consumo de drogas, el embarazo precoz, la violencia intrafamiliar y superar la fragmentación y desconexión de los servicios sociales, entre otras cosas.

Una propuesta sistémica Para la Fundación Empresarios por la Educación alcanzar la equidad en la educación significa lograr un equilibrio positivo en los medios y en el logro, pero también en las condiciones del contexto educativo. Para ExE, las mejores políticas de desarrollo de la educación en la perspectiva de la equidad parecen ser las que enfatizan en el trabajo integral en las escuelas y su contexto. Por eso propone un modelo de cambio sistémico, que incida de manera integral el conjunto de variables que afectan al sistema educativo: los contenidos, los métodos, la organización y la administración escolar, el clima 7



Intervención en la tertulia sobre Equidad en la Educación en la Fundación Empresarios por la Educación, mayo de 2005.


16



de las instituciones educativas, las prácticas pedagógicas, el trabajo con la familia y la intervención de las características del contexto que sean susceptibles de mejorar8. La perspectiva es adelantar un trabajo escolar articulado que favorezca no sólo el acceso a la educación, sino también una vida escolar feliz y productiva que haga posible el logro de los objetivos académicos, y mejore la convivencia y la formación ciudadana de los estudiantes. La Fundación busca que niñas, niños y jóvenes de poblaciones rurales y marginales de las ciudades, en situación de violencia o discriminación social, puedan mejorar sus resultados académicos y su desarrollo personal y social para remontar estas condiciones adversas y evitar que ellas los condenen a bajos logros escolares. Y para alcanzarlo plantea una estrategia que busca igualdad en los medios y las oportunidades de aprendizaje y que se desarrolla en tres dimensiones. La primera es la gestión del contexto, que trabaja a través de alianzas, tanto intersectoriales con entidades de salud, cultura y protección familiar, como con entidades públicas, gremios y empresas privadas, en la perspectiva de generar vínculos que superen la fragmentación y desconexión de los servicios sociales y de estos con las instituciones escolares y la familia y se puedan atender de manera adecuada necesidades nutricionales, afectivas, culturales y económicas de los estudiantes. Una segunda dimensión es la del fortalecimiento de la gestión escolar de manera global y articulada para que su dirección y administración, el clima pedagógico que se viva, los medios didácticos de que se disponga y las condiciones físicas aporten a la consecución de los logros educativos. La tercera dimensión tiene que ver con la gestión del aula. Como lo menciona Rosa Ávila en el citado documento, la experiencia internacional ha demostrado que si las transformaciones educativas no llegan al aula no podrán ser exitosas. Y esta intervención se propone desde las corrientes pedagógicas que destacan la importancia del mejoramiento de los ambienLa Fundación busca que niñas, niños y jóvenes de tes de aprendizaje como clave para el éxito educativo. poblaciones rurales y marginales de las ciudades, La idea es optimizar las prácticas pedagógicas y hacerlo en situación de violencia o discriminación social mejorando el contexto donde se inscribe el trabajo pedagógico. “La hipótesis –dice Ávila– es que intervenir en el contexto, en el plantel y en el aula de forma simultánea y consistente genera sinergias que potencian los resultados y que se manifiestan en efectos más rápidos y de mayores magnitudes para los beneficiarios10 ”.

8 9

Ávila, Rosa. Modelos Escolares para la Equidad. Documento inédito. Bogotá, julio de 2005. Ávila, op cit.


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

Una educación equitativa para una sociedad igualitaria Construir una nación que tenga de verdad como uno de sus principios fundacionales la igualdad y la equidad y que esté en capacidad de ofrecer a sus niños, niñas y jóvenes los medios y las condiciones de contexto para establecer relaciones igualitarias en libertad y democráticamente no es sólo un asunto de la educación, pero ella sí constituye uno de los caminos para lograrlo. Construir una educación igual para todos, con medios similares y discriminación positiva para los más vulnerables, con equidad en los logros y libertad y autonomía para las decisiones de sus usuarios quizá no es un asunto de pocos años, pero asumir el reto y entender todas las dimensiones en las que es preciso trabajar pondrá a Colombia en el camino de la equidad.



17


18




MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

Modelos Escolares para la Equidad

y ser más felices Siete proyectos de mejoramiento escolar, realizados en diversas regiones de Colombia por alianzas locales integradas por empresarios, alcaldías, secretarías de educación e instituciones académicas, empiezan a mostrar que es posible cambiar los colegios públicos y ofrecer a los niños y las niñas más pobres una educación equitativa y de calidad.

os niños y las niñas de Manizales descubrieron que el colegio puede ser un sitio feliz porque ahora se miran a la cara mientras trabajan en equipo orientados por un maestro amigo. En las veredas de Sevilla, docentes y estudiantes redescubren el encanto de la Escuela Nueva que se había refundido entre los cafetales. En Sopó tres colegios con sedes urbanas y rurales empiezan también a descubrir las ventajas de la pedagogía activa. En Cartagena, estudiantes, docentes y empresarios transforman cuatro colegios, convencidos de que ese es el camino para derrotar a la miseria. En Girardota un aula-taller poblada de pirámides y tangramas les enseña a los niños urbanos y rurales que el pensamiento lógico es muy divertido. En Barranquilla diez colegios públicos corren tras la excelencia académica que les propone la pedagogía conceptual. En Casanare niños, niñas, padres y maestros de cinco colegios se alinean en el mismo equipo de fútbol y en los mismos proyectos de aula para jugarle a la paz. Son siete proyectos y 37 comunidades educativas trabajando con entusiasmo para cambiar de manera integral y sostenible sus instituciones educativas, para que miles de niños se



POR FERNANDO CHAVES

19


enamoren del colegio, para que no se vayan de él, para garantizarles una educación de calidad, una puerta al desarrollo personal y social. Esos son los resultados visibles en el corto plazo de Modelos Escolares para la Equidad, una propuesta y una apuesta de mejoramiento integral de las instituciones de educación básica, diseñada y liderada por la Fundación Empresarios por la Educación, sustentada en el concepto de responsabilidad social empresarial y de la cual se ejecutan actualmente siete proyectos por medio de alianzas locales entre sectores empresariales, gubernamentales y académicos.

Aprender para enseñar Modelos Escolares para la Equidad concreta y canaliza la misión institucional de la Fundación Empresarios por la Educación –que es la generación de equidad a través a través del mejoramiento de la gestión del sistema educativo y de la calidad de la educación básica–, pues a pesar de que los avances del sistema educativo colombiano durante la última década son de considerable magnitud, aún distan mucho de lo requerido, especialmente en su capacidad para ofrecer equidad en el acceso, la retención y la calidad a esas poblaciones. Y como sostiene Rosa Ávila, coordinadora del proyecto, “no se puede hablar de calidad, cobertura y logros, sino es para todas y todos los niños del país”. El interés de la Fundación en este proyecto, coincidió con una invitación que la Fundación Ford le hizo para postularse al Fondo de Acciones Locales, destinado a promover el acceso al conocimiento y del cual hacían parte ya dos proyectos de Chile, dos de Argentina y dos de Perú, orientados hacia temas específicos, como la equidad de género, la discriminación y la incorporación de recursos audiovisuales a la escuela. Tras enriquecer su visión con el conocimiento de estas experiencias, Empresarios por la Educación formuló y obtuvo la financiación del proyecto Modelos Escolares para la Equidad, con un aporte inicial de la Fundación Ford y una contrapartida de Empresarios por la Educación, para ser invertidos en la cofinanciación de proyectos regionales de promoción de la equidad en la educación. La Fundación Génesis también aportó recursos en la primera parte del proyecto.


El case de la apuesta Como punto de partida para el diseño conceptual del proyecto, se establecieron cuatro supuestos básicos, derivados de la profusa investigación adelantada tanto en Colombia como en el mundo acerca de la problemática de la educación pública y su interrelación con el tema de equidad: 1. Todos los niños están en capacidad de aprender, con independencia de sus condiciones socioeconómicas. 2. Frente a las poblaciones marginales, la escuela tiene un compromiso mayor por ser generalmente la única opción que tienen los niños y las niñas para aprender, desarrollarse y acceder a los beneficios de la modernidad. 3. Para consolidar la escuela y fortalecer su gestión es necesario trabajar en el componente pedagógico con una propuesta que afecte el trabajo en el aula de clase. 4. La escuela no puede sola, por lo cual es necesario hacer alianzas con otras instituciones del contexto, que incluyan a los padres de familia, pero que abarquen también las áreas de salud, recreación, deporte y organización comunitaria, entre otras. A partir de esa fundamentación, se diseñó un modelo caracterizado por la integralidad, tanto en la alianza de distintos sectores con interés en el tema educativo en cada localidad, como en la articulación de tres componentes que buscan mejorar las dimensiones claves de la gestión escolar: gestión institucional, referida a aspectos como la dirección del colegio, el clima escolar, la gestión administrativa y la propuesta pedagógica; gestión de aula, que abarca temas como las prácticas de aula, el modelo pedagógico y el diseño curricular; y la gestión de contexto, que privilegia el trabajo con los padres pero también contempla estrategias como los programas de nutrición, refuerzo escolar y vinculación de la escuela a las ofertas culturales del contexto. Cada uno de estos componentes ha sido trabajado en todo tipo de proyectos y acciones dirigidas al mejoramiento educativo, por lo menos durante la última década. Lo novedoso es la integralidad con la que son trabajados, bajo un modelo de cambio sistémico y continuado, capaz de generar un mejoramiento sostenible de la escuela. La ejecución de los proyectos se hace mediante el establecimiento de una alianza regional entre los sectores público (Alcaldía, Gobernación, Secretaría de Educación); privado (fundaciones empresariales, empresas privadas); académico (universidades,


22



instituciones educativas no formales) y no gubernamental (corporaciones, institutos, organizaciones sociales). Alianza a la que se suma, desde el nivel nacional, la Fundación Empresarios por la Educación. En el aspecto financiero cada proyecto recibe un aporte de Empresarios por la Educación y una contrapartida de los aliados locales. Los proyectos tienen libertad para desarrollar el modelo de acuerdo con las condiciones locales, la experiencia de sus operadores y las características y dinámicas propias de las instituciones educativas vinculadas. “Los empresarios no saben de educación, pero como representantes de la Fundación en las regiones tenían el compromiso y la capacidad de convocar a quienes sí saben”, explica Rosa Ávila, coordinadora del proyecto.

Convocatorias exitosas En una primera fase del proyecto se hizo una convocatoria a los diez capítulos regionales de Empresarios por la Educación, para ejecutar cinco proyectos. Las condiciones básicas eran la conformación de la alianza, los aportes de contrapartida, la inclusión de los tres componentes y el direccionamiento claro del proyecto hacia el tema de equidad, apuntando al mejoramiento en los temas de acceso, permanencia, eficiencia institucional y calidad de la educación en colegios que atendieran poblaciones de estratos 1 y 2 en situación de desventaja. El proceso resultó tan exitoso y la respuesta fue tan ágil que en un corto tiempo se recibieron once propuestas de diez capítulos regionales, dos de ellas de Bogotá. Para seleccionar los cinco proyectos que serían ejecutados se contrataron tres evaluadores externos de alto reconocimiento y se conformó un Comité de Selección de siete integrantes: un representante del sector empresarial, dos de la Fundación Empresarios por la Educación, dos del Ministerio de Educación Nacional y dos del sector académico. La selección inicial fue muy compleja, por la buena calidad de las propuestas, varias de las cuales presentaban alianzas ya establecidas entre empresas muy serias y operadores de proyectos educativos con una muy buena experiencia. Algunas propuestas vincularon como aliados a operadores educativos de nivel nacional y otras prefirieron contar con operadores locales, para fortalecer a la región en su capacidad de responder a las necesidades del mejoramiento educativo hacia futuro. Tal es el caso del proyecto de Cartagena, que eligió como aliado a la Facultad de Educación de la Universidad de San Buenaventura: “Quisimos aprender con la gente de Cartagena, porque la idea es dejar una capacidad instalada para que otras instituciones puedan acceder después a estos conocimientos”, dice Roxy Montero, coordinadora del proyecto.


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

El interés de los aliados locales se centró más en el modelo de intervención que en los recursos financieros, al punto que en algunas propuestas, como las de Cartagena y Manizales, la contrapartida local, que debía ser de mínimo treinta millones de pesos, sobre un monto total de cien, ascendió a más de 90 y 110 millones de pesos. Lo verdaderamente atractivo para los proyectos en marcha, era poder disponer de un modelo que fortalecía su intervención con un marco conceptual más amplio, completo, integral y con la asesoría y el seguimiento de Empresarios por la Educación, como señala Santiago Echavarría, director del Centro de Tecnología de Antioquia, que coordina el proyecto de Girardota: “El contacto con Empresarios por la Educación además de la financiación, nos permite contar con su apoyo y sus planteamientos llenos de sentido común en lo empresarial y aterrizados en lo pedagógico. Es innovador que las miradas y los enfoques empresariales sean transmitidos al sector educativo, oxigenando y generando resultados”. Así, se eligieron cinco proyectos: el de Cartagena, liderado por la Fundación Mamonal; el de Casanare, promovido por la compañía BP Exploration; el de Girardota, liderado por la Fundación Proantioquia; el de Manizales, liderado por la Fundación Luker, y un proyecto de Bogotá, que finalmente fue suspendido por la incertidumbre que generó el cambio de gobierno en la ciudad. Los cuatro proyectos comenzaron a ejecutarse en enero de 2004 y tenían una duración prevista de un año. No obstante, por su avance exitoso las fundaciones Ford y Empresarios por la Educación decidieron realizar una segunda fase del convenio, que incluye la prolongación estos proyectos por un año más y la realización de tres nuevos, para lo cual se realizó una nueva convocatoria, con condiciones más explícitas sobre el fortalecimiento de los equipos de gestión, encargados de liderar el proceso en los colegios, y la ampliación del trabajo en gestión del contexto a instituciones y organizaciones locales. En esta nueva selección resultaron elegidos el proyecto de Sevilla, liderado por la Fundación para la Educación Cooperativa adscrita al Comité de Cafeteros del Valle del Cauca; el proyecto de Sopó, ejecutado por la Fundación Volvamos a la Gente, y el proyecto de Barranquilla, liderado por la Fundación Promigás. La nueva fase se empezó a ejecutar en enero de 2005 y finalizará en diciembre del mismo año.

Un modelo de cambio sistémico Modelos Escolares para la Equidad propone un cambio sistémico y permanente de las instituciones educativas, lo cual implica generar cambios en todas las variables del sistema educativo: contenidos, métodos, organización y administración escolar, clima escolar, mejoramiento de las prácticas pedagógicas, trabajo con los padres de familia y trabajo con el contexto.



23


24



Este cambio debe generar un mejoramiento de las condiciones de acceso, permanencia y calidad de la educación para lograr que los niños en condiciones marginales no estén condenados a un bajo logro escolar, sino que puedan mejorar sus resultados académicos y de desarrollo personal y social. El modelo no pretende sustituir o duplicar los esfuerzos que hoy se están haciendo para mejorar la educación por parte de los educadores, de las autoridades y de otras instituciones e iniciativas existentes. La pretensión es apoyar y reforzar dichas acciones mediante un aporte conceptual y financiero que permita potenciarlas hacia el logro de un mejoramiento integral y sostenible. Tanto en el enfoque metodológico como los contenidos específicos de cada componente, lo que se ha hecho es abrir un abanico de posibilidades. “Queremos recoger parte de las experiencias educativas del país en tanto sus propuestas se orienten a incorporar equidad y calidad en los proceso de aprendizaje”, sostiene Rosa Ávila Aponte, coordinadora nacional del proyecto. De hecho, varios de los proyectos en ejecución fueron formulados a partir de experiencias ya existentes. En Cartagena, Modelos Escolares para la Equidad agrupó como un sólo proyecto tres iniciativas distintas que venía desarrollando la Fundación Mamonal en varios colegios de las zonas más pobres de la ciudad: Gestión Escolar, Desarrollo Integral Infantil y Apadrinamiento y Nutrición. El proyecto tiene el respaldo de la Secretaría de Educación y como aliado para el componente de gestión de aula a la Universidad de San Buenaventura. Entre sus rasgos más destacados están la fuerte vinculación del voluntariado empresarial a la ejecución del proyecto, con apoyo de la metodología de Líderes siglo XXI, la introducción de la metodología de trabajo por proyectos de aula y el componente de nutrición y refuerzo escolar que las empresas ofrecen a los niños con mayores carencias. En Barranquilla, Modelos Escolares toma el nombre de Excelencia Académica porque se formula con base en un modelo de mejoramiento escolar desarrollado durante cuatro años por la Fundación Promigas. El modelo ya se estaba ejecutando en tres proyectos distintos en Barranquilla, Malambo y la Guajira. El proyecto cuenta con una sólida vinculación de la Secretaría de Educación y combina los aprendizajes de Promigas en los temas de gestión institucional con las propuestas de pedagogía conceptual y competencias afectivas de la Fundación Alberto Merani. En Manizales, Modelos Escolares llega justo a tiempo para reformular y consolidar el proyecto piloto de Escuela Activa Urbana que el municipio, la Fundación Luker y el Comité de Cafeteros venían desarrollando para adaptar el modelo de Escuela Nueva a la cuidad. Al ajustarse, el proyecto se vincula la experiencia de la Universidad de Manizales en fortalecimiento de la gestión escolar y la del Instituto Caldense de Liderazgo en gestión del desarrollo humano.


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

Los otros proyectos fueron formulados originalmente bajo el marco de Modelos Escolares para la Equidad, vinculando experiencias probadas anteriormente. En Sevilla la Fundación para la Educación Cooperativa, una entidad vinculada al Comité de Cafeteros, lidera la recuperación del modelo de Escuela Nueva, que se fue abandonando por los traslados de docentes y la falta de seguimiento. El proyecto tiene el aval de la Secretaría de Educación del Valle y el apoyo de la Comisión Vallecaucana por la Educación, cuenta con la asesoría de la Fundación Volvamos a la Gente y su aliado local es la Fundación para la Educación Rural de Sevilla, que administra la granja agropecuaria del colegio técnico Heraclio Fernández y ofrecerá asesoría técnica para la realización de proyectos productivos derivados de las escuelas de padres. En Sopó una alianza entre la Secretaría de Educación municipal y la Fundación Volvamos a la Gente, busca implementar el modelo de Escuela Nueva en cuatro colegios con sedes tanto rurales como urbanas. El proyecto ha promovido, a través de la Secretaría de Educación, la articulación de las múltiples intervenciones y operadores con presencia en el municipio, alrededor de objetivos comunes, con una visión de integralidad. En Girardota el proyecto, liderado por la Fundación Proantioquia, se formula articulando tres experiencias distintas y probadas: el modelo de aula-taller desarrollado por el grupo Ábaco de la Universidad Nacional, sede Medellín; el conocimiento del Centro de Tecnología de Antioquia en fortalecimiento de la gestión institucional y las estrategias de Centros Familiares y Comunitarios y Juega y Aprende a Pensar, desarrolladas por el Centro Internacional de Educación y Desarrollo Humano, Cinde. El proyecto se caracteriza por la vinculación de metodologías activas lúdicas en el aprendizaje de los estudiantes y en el trabajo con los padres. Casanare tiene la particularidad de ser el único proyecto que no cuenta con operadores locales, por lo cual se formula y ejecuta con el concurso de Corpoeducación, un operador nacional que cuenta con modelos propios de intervención y una vinculación de tiempo atrás con la región. Este proyecto, liderado por la empresa BP Exploration, incorpora propuestas ya probadas como el trabajo por proyectos de aula y el Fútbol por la Paz o “Golombiao”.



25


26



La clave de la integralidad Modelos Escolares para la Equidad es también una propuesta novedosa en tanto plantea un trabajo integral que abarca las distintas dimensiones de la gestión escolar: gestión institucional, gestión de aula y gestión de contexto, un paso adelante respecto a las intervenciones que se han venido realizando en las instituciones educativas, que comprenden una o a lo sumo dos de esas dimensiones. La hipótesis que está probando el modelo es que al intervenir en el contexto, en la escuela y en el aula de forma simultánea, coordinada y consistente, se generan sinergias que producen efectos más rápidos y de mayores magnitudes en los beneficiarios. Tal es el caso del proyecto de Manizales, que se venía ejecutando desde 2003, esencialmente en la transformación del aula. Su vinculación a Modelos Escolares significó poner en igualdad de condiciones los componentes de gestión institucional y gestión del contexto, con resultados muy enriquecedores para la Escuela Activa Urbana, como lo reconoce Santiago Isaza, coordinador del proyecto. En Barranquilla, Modelos Escolares para la Equidad le aportó al modelo de Excelencia Académica un fortalecimiento del componente de gestión del contexto, lo que ha empezado a generar un acercamiento de los padres de familia al proyecto y, en general, a la vida del colegio. “Sí lo habíamos trabajado pero no con el mismo énfasis, ahora están en igualdad de condiciones los tres elementos”, revela Julio Martín Gallego, coordinador del proyecto. En Casanare la integralidad del modelo ha representado para las instituciones educativas la posibilidad de ver de manera articulada acciones de mejoramiento que ya se venían realizando con distintos proyectos y operadores, de modo que algunas de ellas los están integrando a Modelos Escolares y la BP está haciendo lo propio con los proyectos que venía liderando en las instituciones. Algo parecido se está intentando en Sopó, donde la Secretaría de Educación Municipal adelanta conversaciones con operadores de distintos proyectos para articular y ordenar las intervenciones con un enfoque de integralidad y complementariedad que favorezca a los colegios.


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

En general, las experiencias regionales han encontrado que el planteamiento de integralidad del modelo potencia las posibilidades de incidir de manera efectiva en el mejoramiento de las instituciones educativas, mucho más de lo que se podría lograr con intervenciones dispersas en cada dimensión.

Alianzas de largo plazo La conformación de las alianzas locales, ampliadas con la Fundación Empresarios por la Educación como apoyo nacional, también ha sido esencial para el éxito del modelo. El buen suceso de las dos convocatorias y de la ejecución parcial de los proyectos ha validado en la práctica el supuesto de que el liderazgo y la capacidad de convocatoria de los empresarios alrededor de la educación aportan al sistema educativo mejores condiciones para el cambio sistémico de las instituciones educativas. Su capacidad de movilización, de liderazgo y de transferencia de conocimientos sobre gestión, metodologías y seguimiento y evaluación ha enriquecido los proyectos y han fortalecido las capacidades de las instituciones y entidades del sector educativo. Myreylle Juliard, Funcionaria de la Cámara de Comercio de Barranquilla asegura: “Tiene un valor inmenso que los esfuerzos se hayan canalizado en una sola iniciativa porque lo que logra finalmente la alianza es tener un mayor impacto en términos como el número de estudiantes y hacer el proyecto sostenible durante muchos años e involucrar al sector oficial, comprometiéndolo en el largo plazo”. El compromiso de las secretarías, a su vez, ha sido esencial para obtener la sensibilización y el involucramiento de las comunidades educativas, particularmente en los proyectos de Manizales, Barranquilla y Girardota. En la capital de Caldas, el proyecto nació por idea de la Secretaría de Educación, que ha participado activamente en su ejecución y se ha comprometido con su continuidad y extensión a todos los colegios, como una política pública de la ciudad, para lo cual integró ya un Comité Técnico, con docentes y directores de núcleo. “Se ha logrado propiciar que la Secretaría de Educación tenga una planta de personal capacitada en asesoría y acompañamiento de pedagogías activas, con el fin de dejarle una capacidad instalada a la ciudad”, sostiene Santiago Isaza, coordinador del proyecto. En Barranquilla la vinculación de la Secretaría al proyecto es también estructural y sólida, pues viene trabajando en alianza con la Fundación Promigas desde hace cinco años y cuenta con un programa y una planta de personal de carrera dedicada a apoyar la ejecución de este y otros proyectos en convenio. En Girardota, la Secretaría de Educación fue ganando fe en el proyecto y la propuesta de aula-taller, y en este momento tiene la perspectiva de convertirlo en un programa permanente de la ciudad, extensivo a los colegios privados. “En el Comité Directivo



27


28



estamos pensando cómo darle sostenibilidad y se ha pensado en que sea una política educativa de la ciudad”, afirma el secretario de Educación Luis Fernando Orozco. En Cartagena la Secretaría de Educación designó a una funcionaria para apoyar de manera permanente la ejecución del proyecto, con énfasis en la coordinación institucional de las acciones con los colegios y la formulación y ejecución de los planes de mejoramiento. Los resultados han sido tan satisfactorios que la Secretaría y la Fundación Mamonal ya acordaron la extensión de Modelos Escolares para la Equidad a diez colegios más de la ciudad, a partir del próximo año, con un compromiso aún mayor de la Secretaría.

Acompañamiento nacional Durante tres días, cuarenta y dos personas venidas de las seis regiones restantes donde se ejecutan Modelos Escolares para la Equidad convivieron con las comunidades educativas de Manizales, conocieron sus logros y dificultades y se reunieron a hablar de los siete proyectos. Estaban en la segunda pasantía del proyecto, que es uno de los instrumentos de acompañamiento que ofrece la Fundación Empresarios por la Educación para fortalecer los proyectos locales, aportarles desde el enfoque de equidad de la Fundación y favorecer el intercambio de conocimientos entre ellos. Para cada fase anual de Modelos Escolares para la Equidad se ha previsto la realización de tres talleres, al inicio, a los seis meses y al final. Son espacios para la orientación del trabajo, el conocimiento entre los distintos equipos ejecutores y el intercambio de conocimientos y avances. El primer taller fue realizado en Bogotá y los restantes se han desarrollado en Cartagena y Manizales, coincidiendo con las pasantías llevadas a cabo en esas ciudades. A finales de este año se realizarán otra pasantía y otro taller en una de las regiones. Los talleres y las pasantías han contribuido a fortalecer los aprendizajes cruzados entre los proyectos y ha tenido un efecto emocional muy importante para los actores de algunos de ellos, que han desplazado a las otras ciudades no sólo a los miembros de sus equipos de dirección, sino a docentes y directivos de las instituciones vinculadas. Por otra parte, la Coordinación Nacional de Modelos Escolares tiene una interlocución particular con cada proyecto, por medio de reportes trimestrales que dan cuenta de los avances, logros y dificulta-


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

des, y de informes semestrales de avances, que hacen énfasis en los resultados globales. La Coordinación Nacional responde a ambos instrumentos mediante informes de retroalimentación que reconocen los logros y fortalezas, a la vez que formulan recomendaciones y ajustes. Además, las funcionarias de Empresarios por la Educación visitan dos veces al año cada proyecto, para conocer de cerca su gestión. Se reúnen con los integrantes de los Comités Técnicos y de Dirección y recorren las instituciones educativas para dialogar con miembros de las comunidades educativas y ver los avances. “A nosotros nos ha enriquecido mucho y para las escuelas y los proyectos ha sido muy importante que haya una mirada externa, los motiva mucho”, afirma Rosa Ávila, coordinadora nacional de Modelos Escolares. Un aprendizaje significativo de estos instrumentos fue el convencimiento que la pasantía de Cartagena dejó entre los aliados sobre la necesidad de integrar y consolidar los equipos de mejoramiento en cada institución educativa. Así mismo, el acompañamiento de Empresarios por la Educación fue importante, por ejemplo, para ajustar la propuesta de aula-taller de Girardota, vinculándola a los horarios de clase, y para definir un trabajo diferencial con los colegios de Casanare, en atención a los grandes contrastes de tamaño, estructura y recursos. En diciembre finaliza la segunda fase del Modelos Escolares para la Equidad. Los cuatro primeros proyectos han alcanzo un nivel de consolidación que prácticamente garantiza la continuidad de las acciones de cambio y mejoramiento por cuenta de las instituciones, con un apoyo menor de los aliados. Los tres nuevos proyectos podrían prolongarse por un año más, si se obtienen nuevos recursos. Si esto no se concreta, contarán con algún apoyo de los aliados locales y con una fortaleza institucional capaz de mantener el proceso de mejoramiento continuo, como lo expresa Maricel Gutiérrez, Directora Ejecutiva de Fecoop, que lidera el proyecto en Sevilla: “Nosotros somos permanentes en nuestras zonas cafeteras y seguiremos vinculados a la educación. Además, la red de maestros que estamos conformando propicia una gran dinámica para sostener el modelo”. De una o de otra forma los proyectos de Modelos Escolares para la Equidad han iniciado en las regiones procesos de mejoramiento integral que logran incidir sobre la equidad de la educación y tienen muchas posibilidades de sostenerse en los colegios participantes y replicarse en otros nuevos. Por eso el modelo permite soñar como posible que todos los niños y las niñas de Colombia no sólo tengan acceso a la escuela, sino que se mantengan en ella y tengan una vida escolar feliz y productiva.



29




33

POR FERNANDO CHAVES VALBUENA FOTOGRAFÍA JULIÁN LINEROS

En Cartagena

de la educación

a Institución Educativa Técnica de Pasacaballos está enclavada en una loma de este corregimiento de Cartagena. Desde allí puede verse la larga hilera de gigantescas edificaciones que conforman la zona industrial de Mamonal. Elver Torres les echó una mirada. Recordó a sus amigos del barrio vendiendo bolis en las esquinas o gritando a voz en cuello: “Manga-Centro, Manga-Centro”. Cerró los ojos, soñó de nuevo con ser profesional y

Tres colegios del corregimiento de Pasacaballos y uno del barrio Olaya Herrera de la Ciudad Heroica, luchan de la mano de los empresarios para darles a los niños y las niñas pobres una educación equitativa y de calidad. El cambio ya es evidente. concluyó que si el colegio seguía sin maestros tendría que aplazar su sueño porque todos los de 11 saldrían mal librados en las pruebas del Icfes. Abrió los ojos de nue-




34

“Soy de aquí, me inicié trabajando en las veredas con jefas de hogar. Me gusta la participación y el bien común de mi comunidad. Quiero que mi gente salga adelante”. Lidis de la Rosa Simancas, docente colegio José María Córdova

CARTAGENA BOLÍVAR

vo y le dijo a los otros muchachos: “sí, cerremos el colegio”. Y el colegio se cerró. Ese día de marzo de 2005, por primera vez en la historia de la ciudad los estudiantes de un colegio público se encerraron en él para protestar por la falta de algunos profesores. También marcharon por el corredor industrial de Mamonal y ante la Alcaldía, en pleno centro histórico. Varios días después, entre titulares de prensa y afanosas gestiones municipales, llegaron los profesores faltantes y se garantizó la realización de todas las clases.

 CARTAGENA, BOLÍVAR Proyecto de Modelos Escolares para la Equidad · Estudiantes beneficiados: 6.012 · Docentes beneficiados: 177

INSTITUCIONES EDUCATIVAS VINCULADAS · I. E. Técnica De Pasacaballos · Centro Educativo Nuestra Señora del Buen Aire · I. E. Madre Gabriela de San Martín · I. E. José Maria Córdoba de Pasacaballos

ALIADOS · Fundación Mamonal · Universidad de San Buenaventura · Secretaría de Educación · Fundación Empresarios por la Educación

“Anteriormente cuando no había clases por falta de profesores, los muchachos hacían fiesta; ahora protestan”, dice una de las maestras del colegio, sin disimular para nada el orgullo que le produjo la protesta de sus pupilos. Elver tiene su explicación: “es que este proyecto nos ha enseñado a no conformarnos con lo poquito. Nos ha enseñado que estudiar es lo fundamental, es una oportunidad para mejorar la calidad de vida, para mejorar como personas”. Se refiere al proyecto Modelos Escolares para la Equidad, que se realiza desde 2004 en los tres colegios del corregimiento y uno del barrio Olaya Herrera, precisamente con esos objetivos: mejorar la calidad educativa de los colegios públicos y su capaci-

dad para recibir y retener a los estudiantes, de modo que aprendan más y mejor. El proyecto es ejecutado y cofinanciado por la Fundación Mamonal, en alianza con la Fundación Empresarios por la Educación, que además de aportar recursos financieros, ofrece orientación y seguimiento a las acciones con un modelo integral de intervención que contempla tres componentes: gestión institucional, gestión de aula y gestión de contexto. Esta estructura recoge y enriquece tres proyectos anteriores que venía ejecutando la Fundación Mamonal: Gestión escolar, Desarrollo integral infantil y Apadrinamiento y nutrición. Para apoyar el componente de gestión en el aula se vinculó a la Universidad de San Buenaventura y para asegurar el compromiso de los colegios y la sostenibilidad de las acciones se obtuvo el aval y el respaldo de la Secretaría de Educación municipal en las tareas de organización, asesoría técnica y seguimiento.


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

La estrategia del enamoramiento “He aprendido a trabajar en equipo y a ser tolerante, porque antes actuaba con agresividad. Ahora he mejorado la relación con mis compañeros y con mis hijos”, dice Neila Morela, docente de bachillerato del colegio Nuestra Señora del Buen Aire. Eso se debe a que el trabajo se inició con un proceso de sensibilización de las comunidades educativas, que desde entonces se haría famoso como el “enamoramiento” y que permitió avanzar desde el comienzo con una dinámica sorprendente. Una de las primeras acciones fue la conformación en cada colegio de un equipo de gestión, encargado de sensibilizar a la

comunidad educativa, promover la participación activa, coordinar las actividades, multiplicar los conocimientos y comunicar avances. Para que los equipos estuvieran en capacidad de liderar las actividades dentro de sus instituciones, se inició con ellos un proceso de fortalecimiento, como explica Jenny Muñoz, asistente de la Fundación Mamonal: “se hizo en paralelo al trabajo de los tres componentes y lo enfocamos a la parte de desarrollo personal porque nuestro modelo de trabajo busca primero desarrollar y transformar a la persona para que pueda hacer cambios institucionales”. Roxy Montero, coordinadora del proyecto en la misma fundación, agrega: “yo creo



35

En el colegio Madre Gabriela los padres participan en el equipo de gestión y en la escuela de padres, la cual promueve la formación para el trabajo y la generación de proyectos productivos.




36



Esta interacción permitió que directivos, docentes, estudiantes y padres de familia asimilaran conocimientos y valores de la cultura empresarial. Aprendieron a hacer reuniones eficaces, manejar agendas, controlar el tiempo, desarrollar ordenadamente una discusión, organizar, planear, mejorar los ambientes de estudio, ponerse la calidad como meta. “Todo esto propicia el aprendizaje, si hay un lugar limpio y hay orden es más fácil aprender”, dice Gisela Castillo, coordinadora del proyecto en la Institución Técnica de Pasacaballos.

 La gestión institucional del colegio José María Córdoba no es una atribución exclusiva de la rectora Rosario Rivas. Docentes, padres y estudiantes se reúnen con ella para planear, debatir y tomar decisiones.

que es más eficaz y más gozoso trabajar con las personas, porque al cambiar la forma como se viste, como saluda, como sonríe, la persona se organiza, se quiere más y quiere trabajar en un espacio limpio, quiere que su proceso de dirección o su proceso pedagógico mejore”. La capacitación se hizo con la metodología de Líderes Siglo XXI, con el concurso de la firma contratista Vivian Eljaiek & Asociados. Adicionalmente, cada equipo de gestión ha contado con el apoyo permanente de un grupo de voluntarios integrado por altos funcionarios de una empresa que los apadrina: Ecopetrol, Dow Química, Petroquímica o Propilco. Los voluntarios acompañan al colegio en el proceso de fortalecimiento, las capacitaciones, las reuniones de seguimiento y en tareas específicas como la planeación estratégica y la formulación de los planes de mejoramiento.

Voluntarias como Julia Rosa Romero, encargada de Planeación en la Regional Norte de Ecopetrol, valoran la oportunidad de conocer la realidad de las instituciones educativas: “uno tiene todas las herramientas que necesita en su oficina, en su casa; ellos en cambio tienen muchas carencias y uno se sorprende de cómo a pesar de eso se empeñan en su trabajo”. Los equipos de gestión lograron un alto grado de consolidación y apropiación del proyecto gracias a la capacitación, el acompañamiento, la designación de un coordinador y la presencia en ellos de las rectoras y los coordinadores académicos. Para extender esa fortaleza al conjunto de su comunidad educativa, cada equipo diseñó instrumentos distintos, con una metodología común de cascada, por medio de la cual cada estudiante, docente, padre o directivo sensibiliza a sus pares y les transmite los conocimientos adquiridos sobre los tres componentes, así como las decisiones y avances logrados. En algunos colegios y con algunas personas el “coqueteo” fue más rápido y fructífero, con otros fue más difícil, pero en


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

general se ha logrado que las cinco comunidades educativas empiecen a suspirar por el proyecto “En el colegio Madre Gabriela el año pasado fue muy difícil y hasta nos sacó lágrimas, pero este año ya ha sido más fácil porque hay una base sólida. Los cambios han sido lentos pero consistentes”, dice la profesora Ximena Trespalacios, coordinadora del equipo de gestión. La apropiación del proyecto por parte de los colegios es tal, que les ha permitido superar escollos tan grandes como el traslado de una buena cantidad de docentes al inicio de este año, incluyendo algunos miembros de los equipos de gestión. “Las personas nuevas se empaparon rápidamente de lo que se venía haciendo y pudimos continuar el proceso. Diseñamos unos paquetes de inducción muy completos”, dice Bibiana Locardo, coordinadora del equipo de gestión del José María Córdoba. Y Roxy Montero puntualiza: “el proceso ha ayudado a madurar a las instituciones. Los traslados pusieron de presente la importancia de que los colegios contarán con una institucionalidad fuerte, capaz de trascender la permanencia de las personas”.

A gerenciar el colegio En la Institución Educativa de Pasacaballos los estudiantes de preescolar responden en coro qué clase de estudiantes son: “somos estudiantes de calidad”. Asocian la calidad con un salón sin papeles en el piso, un uniforme bien puesto y las paredes recién pintadas, pero los estudiantes más grandes y los profesores saben que la calidad debe estar presente en toda la gestión escolar, incluida la práctica pedagógica de unos y



La apropiación del proyecto por parte de los colegios es tal, que les ha permitido superar escollos tan grandes como el traslado de una buena cantidad de docentes al inicio de este año, incluyendo algunos miembros de los equipos de gestión.

otros. Eso quedó claro en la formulación del plan estratégico, un ejercicio que hicieron los cuatro colegios, asesorados por los voluntarios de las empresas. Así fue más fácil redescubrir el significado de la calidad y definir los conceptos de calidad educativa e institución educativa de calidad. Desde esa plataforma se lanzaron a darles a sus colegios una nueva misión, una nueva visión, unos valores institucionales y un perfil del estudiante que quieren formar. El proyecto sirvió como marco para que cada institución empezara a construir su forma de hacer las cosas. Para formular el plan de mejoramiento institucional la planeación estratégica se complementó con un diplomado en gerencia de la gestión educativa, en la Universidad de San Buenaventura, en el que participaron más de veinte directivos y docentes de cada colegio. “Nos aclaró muchas cosas respecto al proceso administrativo, nos actualizó sobre el currículo y el plan de estudios, la gestión en el aula y la gestión financiera”, sostiene Oscar Wilches, coordinador académico del colegio Madre Gabriela. La formulación del plan se hizo con participación de la Secretaría de Educación de Cartagena, por medio de Delfina Mer-

37


38



"Ellos son lo autores de su modelo pedagógico y de su proyecto y tienen claro que nosotros sólo les hacemos acompañamiento. Los ayudamos cuando lo necesiten, pero lo que nosotros queremos es que no nos necesiten". Roxy Montero, coordinadora del proyecto, Fundación Mamonal.

cado, cuya gestión fue clave para que las instituciones educativas lo asumieran como una oportunidad de avanzar hacia la equidad y la calidad educativas y no como un ejercicio de evaluación del

desempeño. Además, la Secretaría orientó y apoyó el diseño de los instrumentos, revisó y ajustó la línea de base construida por los colegios y finalmente evaluó y aprobó los planes de mejoramiento formulados. Los voluntarios de las empresas participaron con los equipos de gestión en los talleres de capacitación sobre los planes de mejoramiento y juntos contrastaron la metodología con la experiencia de las empresas en la ejecución de planes de mejoramiento.

Ya no se dicta clase  ZANCADILLA A LA POBREZA Pasacaballos es un corregimiento de Cartagena con una deprimente paradoja: presenta altos índices de pobreza, desempleo, desintegración familiar y social, consumo de sustancias adictivas y baja escolaridad; y es vecino del complejo industrial de Mamonal, que genera buena parte de la riqueza cartagenera. A no más de veinte minutos en carro está la zona turística de Bocagrande y El Laguito, donde se rebuscan algunos pasacaballeros. Algunos más venden bolis en otras esquinas, pescan en la bahía, pregonan la salida de buses, lavan ropa o ejercen cualquier oficio no calificado. La falta de estudio es la razón por la que muy pocos logran abrir las puertas de las grandes industrias que se codean con sus humildes casas, ni las de otras empresas. Por eso la educación se ha convertido en una prioridad de familias como las de Julio García, Virginia Escamilla o Danelsi González. Todos ellos se sienten agradecidos por el apoyo que la Fundación les está ofreciendo a través de los proyectos educativos, pero Danelsi piensa que la solución debe ser más estructural: “el problema no es brindarle un almuerzo a un niño, sino lo que pasa con la realidad de afuera. Hasta desaparecerían los restaurantes escolares porque el papá tendría la oportunidad de ofrecerle una buena alimentación a sus hijos”. La F undación quiere mantener un compromiso con el tema de la productividad, a través de otros ejecutores, como señala Iliana Mejía: “la Fundación va a promover iniciativas de padres con organizaciones que existen para incentivar proyectos productivos. La generación de ingresos es una estrategia que vamos a impulsar porque nosotros también nos cuestionamos sobre qué tan sostenible es el apadrinamiento”.

Los niños del José María Córdoba están vestidos de Cristóbal Colón, de Isabel la Católica, de Juan de la Cosa, para entender por qué se descubrió a América. Los de Buen Aire están fuera del salón investigando las propiedades curativas de las plantas autóctonas y recogiendo la tradición oral de los abuelos. En la biblioteca de la Técnica no cabe un estudiante más. En el Madre Gabriela, Lisbeth Caraballo, de grado once, se levanta segura y entabla un debate con su profesora, porque ha dejado atrás el miedo y sus profesores le han hecho saber que ahora todos pueden tomar la iniciativa. Ese es el resultado de los avances que los colegios han hecho en la gestión de aula, segundo componente del proyecto de Modelos Escolares para la Equidad. Mediante la metodología de talleres y revisando las corrientes pedagógicas existentes, los maestros se propusieron identificar los elementos que deberían constituir el modelo pedagógico de su colegio, que a la vez será la base para poner en


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD



39

marcha la metodología de proyectos de aula en las cuatro instituciones. Con la orientación de la Universidad de San Buenaventura, los maestros aceptaron mirarse en el espejo para analizar sus prácticas docentes. Los maestros se escucharon, se miraron, se pensaron y repensaron, analizaron sus propias clases y luego cada uno hizo lo propio con uno de sus compañeros, para identificar comportamientos y estilos, aciertos y errores, ventajas y desventajas. La mayoría de ellos concluyó que sus clases eran demasiado magistrales y ancladas en un modelo tradicional que destaca la verticalidad de las relaciones entre maestro y estudiante y la pasividad de los alumnos. Con base en esto, cada colegio inició la formulación de un modelo pedagógico único, que debe guiar la práctica de todos sus docentes, generar estrategias comunes y un currículo articulado por niveles y áreas, tarea que está casi terminada. Los modelos han generado un vuelco visible en los procesos de enseñanza/aprendizaje: algunos maestros han empezado a sacar las clases del aula, a incorporar activamente a los estudiantes por medio de sus preguntas y propuestas, a fomentar su espíritu de investigación y a darle una mayor horizontalidad a la relación maestro-alumno. “Antes los profesores venían, ponían un trabajo y se iban, ahora la clase es más dinámica y se buscan estrategias”, asegura Alberto Pino, estudiante de séptimo en el José María Córdoba. Como parte de esta búsqueda ha surgido la propuesta de trabajar por proyectos de aula, como estrategia para hacer más significativo, integral y lúdico el aprendizaje. En los encuentros pedagógicos reali-

zados en los colegios se exploraron las habilidades y conocimientos de los docentes sobre el tema, se identificaron sus componentes y se conformaron grupos de trabajo para la introducción de la metodología. En el colegio Madre Gabriela, por ejemplo, las docentes de preescolar, que ya trabajan con proyectos de aula, están capacitando a las maestras de primaria. La profesora Lidis de la Rosa, del colegio José María Córdoba, se sorprendió en sus primeros ejercicios con esta metodología: les pidió a sus niños de primaria que dibujaran una escena de su vida cotidiana que les impactara mucho. El grupo escogió las corralejas, fiesta tradicional de Pasacaballos. Y al pedirles que inventaran una historia sobre el dibujo, varios niños incluyeron padres bebiendo ron y niños abandonados a su suerte. Esta experiencia empezó a demostrar que los niños y las niñas pueden encontrar en el aprendizaje los instrumentos para expresar su realidad y acercarse a su transformación. Gisela Castillo, coordinadora del proyecto en la Institución Técnica de Pasacaballos revela que los profesores de primaria

 En Cartagena Modelos Escolares para la Equidad tiene el reto de lograr una educación de calidad y una escuela que les devuelva la ilusión a los niños.


40



están trabajando proyectos de aula con énfasis en lectoescritura: uno con el chinche, otro con el béisbol, y el de la mochila viajera que lleva y trae libros a las casas.

Alimento para la inteligencia

Ecopetrol, Petroquímica, Propilco y Dow Química apadrinan a los cuatro colegios, para que los niños y las niñas con deficiencias nutricionales reciban almuerzo y refuerzo pedagógico.



El componente de gestión del contexto se ha focalizado en el apadrinamiento y nutrición de un grupo hasta de 150 niños de cada colegio, diagnosticados con deficiencias nutricionales y académicas asociadas a factores como pobreza, desempleo de los padres, desatención y malos hábitos alimentarios.

Los niños y niñas seleccionados, mediante un diagnóstico de talla y peso, reciben a diario un almuerzo balanceado, suministrado con recursos de la empresa que los apadrina, y son objeto de un seguimiento médico y nutricional permanente. El proceso también incluye la realización de actividades de refuerzo académico bajo la orientación de los docentes y con la participación como tutores de los jóvenes becados por la Fundación Mamonal en sus estudios superiores y los estudiantes en servicio social de los mismos colegios. Los niños que alcanzan las metas de nutrición y mejoramiento académico son


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

desvinculados para dar paso a otros, una decisión que obedece a la limitación de recursos y a los principios de trabajo de la Fundación.

legios ya reportan resultados en la disminución de la deserción y el incremento de la asistencia de los niños a las actividades académicas.

Para hacer sostenible el proceso, los padres de esos niños y niñas deben comprometerse a asistir a un programa de formación en nutrición y salud, en el cual aprenden hábitos saludables de alimentación y fortalecen su compromiso con el cuidado de sus hijos. Además, algunas madres beneficiarias son vinculadas a la recepción y suministro de los almuerzos, para lo cual se capacitan en temas como higiene, manipulación de los alimentos y buen trato a los niños. “Es muy bueno, nos han enseñado cómo manejar a los niños”, dice Betty Luz Ricardo, madre de familia del colegio Madre Gabriela.

Los colegios, además, empiezan a asociar nuevos elementos en la gestión del contexto, como el convenio realizado con el Sena en el colegio Madre Gabriela, que ha permitido capacitar a un buen número de padres en oficios productivos. También allí se adelanta un programa de tutorías psicoafectivas que busca analizar y solucionar problemáticas comunes de padres y muchachos, para lo cual se organizaron grupos de trabajo con padres y se conformó un equipo integrado por una psicóloga, una trabajadora social y una psicorientadora.

Pese a que este componente ha sido ejecutado durante menos de un año, los co-

En los colegios José María Córdoba y Técnica de Pasacaballos también se han articulado a este componente los programas de educación formal para adultos, que

 EL SUEÑO DE APRENDER En diciembre del año pasado Virginia Escamilla se abrazó llorando a sus hijos Yeliva, administradora de empresas y empleada en la zona franca y Wilmer, que estudia en la Policía. La madre, a los 40 y tantos años, acababa de graduarse como bachiller en el mismo colegio donde es alumna de bachillerato su hija Loreine. El menor, Andrés, estudia con una beca en el Liceo Pedro de Heredia. Virginia cree que el estudio es la redención. “Cuando las empresas nos dicen: ustedes los pasacaballeros no tienen acceso al trabajo por falta de educación, se me desgarra el alma, porque siento que tenemos las capacidades”. Por eso, no se conformó con hacer hasta lo imposible para que sus hijos sean profesionales, sino que se empeñó en seguirles los pasos. Se matriculó en un instituto del centro y desde la presidencia de la Asociación de Padres impulsó la solicitud del bachillerato para adultos en la Técnica de Pasacaballos. El año pasado, cuando lo aprobaron, se fue para allá a terminar su bachillerato. “Mis hijos me empujaban, me ayudaban con las tareas y las niñas hasta me arreglaban el uniforme. Ellos están felices porque es un triunfo valioso en mi vida, la realización de un sueño. Continúo con deseos de seguir estudiando porque sé lo que significa. Gracias a la educación mis hijos hoy tienen un mejor nivel de vida”.



41


42



podrían mejorar la baja capacidad de generación de ingresos de las comunidades, principal factor de deserción, desnutrición y bajo rendimiento escolar. La participación de los padres a lo largo del proyecto, aunque sigue siendo baja, ha mejorado significativamente. De acuerdo con la línea de base de 2004, la participación no excedía el 20 por ciento por institución y este año está entre el 40 y el 50 por ciento”. Leonidas Barco, rector del colegio Buen Aire, confirma las cifras: “acabamos de hacer una reunión a la que asistieron 60 padres de familia en medio de la lluvia; antes no se hubiera aparecido nadie”. Julio García, padre de familia del colegio José María Córdoba resume el espíritu de

 El acompañamiento nutricional incluye jornadas de salud y seguimiento médico para verificar los progresos de las niñas y los niños incluidos en el programa.

la participación: “ya debemos dejar de vivir de cachete, hay que cambiar de mentalidad porque los directivos y los profesores se van y la institución queda aquí, tenemos que hacernos cargo”. Roxy Montero mira hacia el mismo lado: “este año los equipos de gestión empezaron a transferir sus conocimientos al gobierno escolar y a otras instancias como la asociación de padres. Ahora son ellos los que están acompañando a miembros internos de la institución. Y eso mismo va a pasar con el proyecto. Pero eso no quiere decir que nosotros, como Fundación Mamonal, vamos a desaparecer de la vida de la institución. Estuvimos ahí antes del proyecto de Modelos y vamos a estar ahí después, aunque nuestra presencia será más espaciada”.


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD



43

Girardota, Antioquia

un juego divertido Los niños de los barrios y veredas de Girardota están desarrollando su pensamiento lógico y sus habilidades comunicativas mediante un aula-taller donde juegan con palillos, pirámides, aros, cubos y hasta cohetes hechos de botellas de gaseosa.

os decenas de niños y niñas están sentados alrededor de tres mesas múltiples, en un patio, entre la sala de computadores y la cocina. El sol se les viene encima, pero ellos están escondidos bajo un techo de teja. La profesora Consuelo se afana ayudando a disponer los materiales para la actividad. “Ojalá vinieran todos los días”, dice y anhela. Los niños, armados de tijeras, cartulina, papel y mucho ánimo comienzan a construir poliedros. Son los estudiantes de quinto grado de la sede rural del colegio Atanasio Girardot, en la vereda de Juan Cojo. Juan Carlos Duque, un joven profesional de Comfama, ha venido en un viejo campero desde la cabecera municipal trayendo un bulto de objetos, papeles e instrumentos para enseñarles que la matemática es mucho más que hacer operaciones y que jugando se puede desarrollar un pensamiento

lógico para resolver las diversas situaciones de la vida cotidiana. A esa expedición se le llama “aula viajera” y hace parte del proyecto Modelos Escolares para la Equidad, que se ejecuta en seis colegios del municipio desde 2004.

Suma y multiplicación de experiencias La Fundación Proantioquia, que ejerce la Secretaría Ejecutiva del Capítulo Empresarios por la Educación en el departamen-

POR FERNANDO CHAVES VALBUENA FOTOGRAFÍA JULIÁN LINEROS




44

GIRARDOT A ANTIOQUIA

MEDELLÍN

 GIRARDOTA, ANTIOQUIA Proyecto de Modelos Escolares para la Equidad · Estudiantes beneficiados: 5.082 · Docentes beneficiados: 161

INSTITUCIONES EDUCATIVAS VINCULADAS · I. E. Manuel José Sierra · I. E. Colombia · I. E. Atanasio Girardot · I. E. Nuestra Señora del Carmen

ALIADOS · Centro de Ciencia y Tecnología de Antioquia, CTA · Proantioquia · CINDE · Caja de Compensación Familiar de Antioquia, Comfama · Fundación Dividendo por Colombia · Grupo Ábaco, Universidad Nacional sede Antioquia · Secretaría de Educación Municipal · Fundación Empresarios por la Educación

to, seleccionó al municipio de Girardota para este proyecto porque presentaba bajos resultados en las pruebas Saber y venía en un proceso de formulación de planes de mejoramiento, orientado por el Centro de Ciencia y Tecnología de Antioquia, CTA. El Capítulo formuló y presentó el proyecto con el apoyo del CTA, como entidad coordinadora y ejecutora del componente de gestión institucional, dirigido a fortalecer la capacidad de gestión de los colegios, y el Grupo Ábaco, como ejecutor del componente de gestión en el aula, con una propuesta de aula-taller de gran capacidad para generar en los niños y las niñas un cambio de actitud y unas oportunidades nuevas en el aprendizaje de la matemática. La Secretaría de Educación municipal, como cofinanciadora y aliada, ofrece apoyo institucional a las activida-

des y facilita la disponibilidad y compromiso de los colegios. Para el componente de gestión del contexto se vinculó al Centro Internacional de Educación y Desarrollo Humano, Cinde, con una propuesta para la creación de Centros Familiares y Comunitarios, por medio de los cuales se busca generar transformaciones positivas en el contexto familiar y social de los estudiantes. Las instalaciones, el equipamiento y la administración del aula-taller fueron proporcionadas por la Caja de Compensación Familiar de Antioquia, Comfama, en su centro de servicios de Girardota. La Fundación Dividendo por Colombia se sumó a la alianza con algunos recursos. La propuesta y el acompañamiento de Empresarios por la Educación garantizan


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

la articulación de estas experiencias y enfoques diversos como un solo proyecto, con una orientación estratégica y objetivos comunes: mejorar el desarrollo de habilidades y competencias en los niños, ejecutar planes de mejoramiento en los colegios, estimular la vinculación de los padres al proceso educativo y convertir a Modelos Escolares para la Equidad en una política pública del municipio, que mejore el acceso y la permanencia de los niños y las niñas en el sistema educativo.

Echando a jugar se aprende En el amplio y boscoso patio del Atanasio Girardot Mónica Gómez, Yesenia Carmona, Luis Esteban Giraldo y Paola Berrío recogen pequeños palos venidos de los árboles. Los colocan sobre una mesa de cemento y empiezan a evocar los juegos que aprendieron en el aula-taller con sus compañeros de octavo. El aula-taller constituye el componente de gestión de aula del proyecto Modelos Escolares. “La idea es generar procesos innovadores en el aprendizaje de las matemáticas y el lenguaje, que son las que permiten el desarrollo de habilidades y competencias en otra materias”, dice Francisco Maya, coordinador del proyecto. Miguel Monsalve, del Grupo Ábaco, agrega que “el aula-taller privilegia el aprendizaje por encima de la enseñanza, así como el derecho a no saber y a equivocarse, para darle a cada chico la posibilidad de pensar por sí mismo”. El aula-taller empezó a funcionar en 2004 en un salón del centro de servicios de Comfama. Los estudiantes podían asistir en su tiempo libre para jugar a la matemá-



“Las rectoras han mostrado gran interés en el proyecto y al asumir un papel de liderazgo han sido factor decisivo en la dinámica del proyecto”. Francisco Maya, CTA .

tica, la física, la geometría, la astronomía. Esteban Giraldo y su hermano eran visitantes asiduos, por eso ya saben hacer el perro sentado, la serpiente, el castillo y buena parte de las 234 formas posibles de armar el cubo de soma. “Trabajamos en origami, construimos un bumerán, aprendimos cómo funciona una resistencia y fuimos a ver la luna y las estrellas”. Otro especialista les descubría la magia de la lectura y la escritura. “Una vez recortamos una historieta y cada uno se imaginaba sus propios textos, distintos a los originales”. Las actividades del aula taller estuvieron orientadas en una primera etapa al treinta por ciento de los estudiantes de básica secundaria. Sin embargo, era una actividad extracurricular y voluntaria, con un cubrimiento limitado, especialmente para los niños del campo, a los que se les dificultaba desplazarse entre el aula-taller y sus veredas. Por eso, para 2005 el equipo de dirección del proyecto acordó con la Secretaría de Educación cinco cambios trascendentales: la inclusión del aula-taller dentro de los horarios regulares de clase, en el área de matemática, la creación del aula viajera para llevar la propuesta a las veredas, el establecimiento, los días viernes, de un aula abierta a la que puede asistir cualquier estudiante del municipio, sea de un

45


46



Muchos estudiantes se han entusiasmado con el aprendizaje lúdico de la matemática y ya no quieren perdérselo: – Paola: nos enseñaron a hacer cohetes con agua, aire, una botella y un extintor. – Mónica: no nos copian en el tablero, hay muchas cosas distintas al colegio, como hacer un ábaco. – Yesenia: o como el dominó, que es jugando y restando las fichas al mismo tiempo. – Paola: o esa que era como un armatodo y uno tenía que armar una figura con cinco fichas y había que pensar para no pasarse… – Esteban: ese es el pentominó. “Muchos en mi salón estaban flojos en fraccionarios y mejoraron mucho desde que nos dieron la clase de fraccionarios con tortas en el aula-taller”. Esteban Giraldo, estudiante colegio Atanasio Girardot.

colegio público o privado, el acompañamiento por parte de un especialista a los docentes en el aula de clases y las jornadas pedagógicas en cada una de las instituciones.

Se aprende, pero más divertido Mónica habla emocionada del aula-taller. Esteban la mira con desesperación. No quiere quitarle las palabras, pero tampoco que se duerma en ellas y no lo deje hablar. Yesenia y Paola comparten la emoción y se atropellan contando cómo es, qué les deja, qué ganan. Son los resultados de hacer el aula-taller en los horarios de clase, de lunes a jueves y por cursos.

– Yesenia: no se trabaja en grupos grandes, sino por parejas y así uno aprende más. – Mónica: nos divertimos y aprendemos, como con los palillos, que se pueden formar muchas figuras que son de pensar y uno tiene que tener mucha imaginación. – Todos: claro que se aprende mucho, ¡pero es más divertido! La rectora del colegio Atanasio Girardot, Dora Beliza Patiño, sintetiza las bondades del componente: “ha sido un gran aporte para salir de la rutina de los modelos pedagógicos. Es una forma de llevarles a los alumnos más creatividad, más dinámica, más participación en clase”. La profesora Consuelo, de la misma vereda, dice que ya hay cambios en los niños: “los veo mas despiertos, más dinámicos. Nosotros tenemos materiales y los estamos utilizando en el salón”.


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

Los maestros también juegan La profesora Lucely Torres aprieta los labios mientras engoma la base de un hexaedro. A su lado, María Amaya, también docente de primaria, toma el compás con una habilidad redescubierta. Todos sonríen y hacen bromas. Y esa es la idea: que encuentren divertidas las actividades del aula-taller y las incorporen a su trabajo diario con los niños y las niñas. Para lograrlo, los profesionales del Grupo Ábaco de la Universidad Nacional sensibilizan y capacitan a 160 docentes en las metodologías del aula-taller, en el espacio de

las jornadas pedagógicas. Se espera que así las pedagogías activas sean un recurso cotidiano y no sólo una opción de dos horas a la semana. Lucely Torres, del colegio Emiliano García, está tan entusiasmada que quisiera tener un taller de jornada completa cada ocho días y promete empezar a aplicar las metodologías este año. “Le estoy cogiendo amor a esto, voy a llegar a mostrarles a mis alumnos el trabajo que hice”. Otros, como Conrado Velásquez y Olga Claudia, del Atanasio Girardot, ya las utilizan en clases y fuera de ellas. Los profesionales de Ábaco también acompañan al maestro en el aula y lo orientan



47

La estrategia del aula viajera permite que los niños de veredas como Juan Cojo también tengan acceso al proyecto de aula taller de matemática.




48



sobre la forma de trabajar las metodologías en clase. “Ellos a veces piensan que innovar es una cosa muy complicada, que requiere mucha capacitación, mucho material, mucho tiempo y no descubren que la innovación se puede hacer ahí, en la misma dinámica de la clase”, dice Francisco Maya. Con los maestros también se trabaja para articular más el trabajo en el aula con los componentes de gestión institucional y de gestión de contexto. La idea es transferirles a los colegios el conocimiento que tienen las instituciones con respecto al mejoramiento de la calidad de la educación. En 2004 el CTA, a través de Jaime Velilla, asesoró a las instituciones educativas en el rediseño de sus planes de mejoramien-

to. Se hizo una reflexión pedagógica y se elaboró un diagnóstico de cada institución. Los planes se pusieron en marcha con la revisión y ajuste de todos los instrumentos de gestión y planeación, incluidos el PEI, el manual de convivencia, la misión, la visión y los principios. Este trabajo se hizo con los equipos de calidad, o de mejoramiento institucional, conformados en cada colegio por la rectora, los coordinadores y algunos profesores que lideran sus áreas. Los equipos presentaron recientemente los planes de mejoramiento a los demás docentes y trabajan en el proceso de institucionalizar los aprendizajes del aulataller en los colegios, en la reflexión sobre el modelo pedagógico y en el acercamiento con las familias.

 LOS CHICOS DEL JUEGO

El juego de las madres

El equipo del aula-taller está conformado por tres profesionales del grupo Ábaco: Miguel Monsalve, Carlos Julio Echavarría y Lina Jaramillo, apoyados por ocho monitores que estudian en las universidades Nacional y de Antioquia. Jenny Londoño, estudiante de educación básica con énfasis en matemáticas es una de las monitoras: “esta experiencia es muy interesante para mi carrera, me ayuda a ver que sí estoy en lo que debo”. Denis Lopera, estudiante de física pura, también es monitora: “me vinculé al aula-taller desde el colegio y eso me llevó a estudiar física”.

Sarai tiene cuatro años. Sus ojos verdes, dibujados bajo una cabellera rubia trenzada, buscan con avidez los juguetes didácticos que se mueven en las manos de su madre, con entusiasmo juvenil. Maribel y otras tres madres se mantienen firmes en el proceso de formación de promotoras del Centro Familiar y Comunitario del sector rural de Girardota, que tiene como sede el colegio Nuestra Señora del Carmen, en la vereda de Encenillos. En la Pastoral Social, en la cabecera municipal, funciona el Centro del sector urbano, al que asisten de manera intermitente cerca de 25 madres de cuatro instituciones educativas.

Juan Carlos Duque, de Comfama, es el profesional encargado de la administración del aula, pero se fascinó de tal modo con la metodología, que terminó participando como tallerista. Todos ellos creen firmemente que las posibilidades pedagógicas del juego son infinitas.

Estos centros son la base del componente de gestión del contexto, ejecutado por el Cinde con el propósito de mejorar la capa-


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD



 En la vereda de Encenillos las madres de familia se capacitan como promotoras comunitarias por medio de juegos.

cidad de las familias y las comunidades en la atención de los niños y las niñas, mediante la identificación y formación de promotores que a su vez repliquen actividades y conocimientos capacitando a nuevos promotores. Por eso Maribel, Luz Marina, Sonia y María Inés no sólo se reúnen una vez por semana con la facilitadora del Cinde y docentes como Jarleny Toro y Jelomy Mejía, sino que van a la distante vereda de Chorrohondo a capacitar a más madres y a uno que otro padre. En el Centro Familiar y Comunitario del área urbana, apoyado por la docente Gladys Pérez, también se está formando como promotores a jóvenes de décimo y once, con la intención de que sean multiplicadores del proceso con los niños de los grados inferiores y sus familias.

“Uno lleva las guías a la casa, compra los materiales y le enseña a los hermanitos, porque aparte de que es muy divertido uno también puede enseñar”. Mónica Gómez, estudiante colegio Atanasio Girardot.

La capacitación tiene cuatro componentes: estimulación desde la gestación, crianza de niños de 0 a 3 años, preescolar en el hogar, de 3 a 6 años, y “Juega y aprende a pensar”, componente éste que coincide en sus objetivos y sus estrategias con la propuesta del aula-taller. Gloria Carvalho, Directora Regional del Cinde, explica que “el trabajo con la familia tiene una trascendencia absolutamente enorme y no es sólo apoyar a la escuela, es ayudar al desarrollo integral del

49


50



diante la multiplicación de aprendizajes, en plazos superiores a los dos años que tiene la duración de este proyecto. Aun así, el proceso está avanzando.

niño. La educación como componente instruccional es sólo una faceta”. El trabajo ha tenido un impacto significativo en las madres que asisten. “Este proyecto nos forma a nosotras y nosotras formamos a los niños para que tengan más seguridad y autoestima. Yo siento que he crecido como persona y si yo crezco van a crecer mis hijos”, dice Maribel Ruiz. Algo semejante piensa María Inés Molina: “he aprendido a escuchar a mis hijas, les estoy poniendo más atención y he aprendido a valorarme a mí misma, me han fortalecido la autoestima”. La dificultad para desplazarse hasta los centros educativos, la apatía de los padres frente a los procesos formativos y su poca disponibilidad de tiempo por razones de trabajo y de subsistencia, han limitado el número de participantes. Por otra parte, el enfoque metodológico de los Centros está concebido para generar cambios me-

La realización de talleres con los padres de familia no comprometidos en la mutiplicación, por cursos, es una alternativa que se empieza a implementar para capacitar más rápidamente a un mayor número de ellos. Otra variante, hecha este año, es el énfasis en el componente de “Juega y aprende a pensar”, que les permite a padres y madres acercarse a las metodologías del aula-taller a las que asisten sus hijos. Ellas aprenden a manejar los juguetes lúdicos y pueden llevárselos a sus casas para practicar con sus familiares y vecinos. “Es darles conocimientos y herramientas para que solucionen sus problemas, es enseñarles a pensar lógicamente por medio del juego ”, aclara la profesora Jarleny.

Tapo, remacho y sí juego más Todos los agentes del proyecto coinciden en destacar como uno de los grandes logros la generación de una alianza y la adopción de un modelo de intervención que permite incidir integralmente en las instituciones educativas, evitando la dispersión de esfuerzos en intervenciones puntuales. El secretario de Educación de Girardota, Luis Fernando Orozco, tiene un balance muy positivo: “el logro fundamental ha sido la motivación de los estudiantes para participar en el proyecto y de esa forma se logran generar condiciones de equidad en el aprendizaje”. Pero señala: “hay que fortalecer más la articulación entre los tres componentes y trabajar en las insti-


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

tuciones educativas, para que el proyecto sea más reconocido, más visible y más claro, motivar a los docentes para que participen”.



“Este proyecto quiere fortalecer a las familias para el sano desarrollo de los hijos. Es muy importante porque se fijó en todo lo que rodea al niño: la familia y los educadores”. Maribel Ruiz, madre de familia, vereda Encenillos.

Todos confían en que el proyecto pueda continuar tras esta primera etapa con Empresarios por la Educación. Para lograrlo se hacen gestiones con la Junta Municipal de Educación, Jume, y se iniciaron contactos con los empresarios locales en busca de nuevos aliados. A la vez, el proyecto ha creado el boletín informativo Girardotes, que pretende divulgar y posicionar el proyecto entre las comunidades educativas del municipio. Los colegios privados locales, que han empezado a conocer el proyecto, también piden formar parte de él, lo que ha fortalecido el interés del municipio, por la posibilidad de avanzar hacia un sistema de educación integrado.

Además, el comité directivo del proyecto está gestionando la extensión de Modelos Escolares para la Equidad a otros municipios del área metropolitana, para lo cual busca nuevos financiadores. La expectativa creciente en el municipio es que más niños y niñas tengan la oportunidad de aprender con una sonrisa en el rostro y un cubo, una pirámide, una botella o un simple palillo en sus manos.

 Esteban, Yesenia, Mónica y Paola se emocionan con sólo evocar los juegos de pensamiento lógico.

51


52



 EL RETO DE LA INTEGRALIDAD El proyecto Modelos Escolares en Girardota ha sido un reto enriquecedor para los distintos aliados, por la necesidad de ajustar sus metodologías y enfoques a los componentes, la integralidad del modelo y el trabajo de los demás ejecutores. La Alianza conformó un equipo de dirección integrado por directivos de cada una de las seis instituciones aliadas. Se reúne una vez al mes para evaluar los avances, hacer seguimiento y reflexionar sobre el enfoque y el modelo. La participación del secretario de Educación en este comité ha sido clave para la consolidación de la Alianza y el logro de avances. Muestras de su compromiso son la incorporación del aula-taller en los horarios de clase, la cesión de los espacios de jornada pedagógica para trabajar con los docentes y el interés por continuar el proyecto como política pública y extenderlo a instituciones privadas, buscando estrategias y aliados locales. Hay también un equipo técnico-operativo, responsable directo de la ejecución de las actividades, conformado por tres profesionales y ocho monitores de Ábaco, dos profesionales de campo del Cinde, un responsable del aula-taller por Comfama y un profesional de Dividendo por Colombia, bajo la coordinación de Francisco Maya, del CTA. Se reúnen cada quince días para hacer la planeación y organización de las actividades. El conocimiento mutuo del trabajo que hace cada aliado y la reflexión y discusión en el Comité Directivo y en el equipo técnico han servido para ajustar los ritmos y enfoques del proyecto y fortalecer a las instituciones. Así por ejemplo, la propuesta de hacer el aula-taller dentro de los horarios de clase fue discutida ampliamente. Miguel Monsalve, del grupo Ábaco, no lo creía conveniente: “la pensamos como algo que oxigena el sistema educativo, que actúa desde la frontera, pero que no es como para insertarla en el corazón del colegio”. Finalmente, como resultado de un trabajo colectivo, pensando en el mejoramiento de las instituciones, se acordó hacerla dentro del horario escolar. Otro tema de reflexión y ajuste ha sido el enfoque de los Centros Familiares y Comunitarios. El modelo de trabajo del Cinde prevé el logro de resultados visibles en el mediano y largo plazos, no menos de seis años. Santiago Echavarría, director del CTA, piensa que la lentitud que demanda este tipo de procesos se estrella con la urgencia que se siente de transformar la realidad y con los ritmos que se manejan en otro tipo de procesos sociales y empresariales. Esta discusión ha servido para ajustar el componente, privilegiando las acciones de “Juega y aprende a pensar” e introduciendo variables como el trabajo en las escuelas de padres. El acompañamiento de Empresarios por la Educación ha sido importante para dirigir y ajustar las actividades hacia la consolidación del modelo y el logro de la integralidad. Eso lo reconoce el secre tario de Educación Luis Fernando Orozco: “no sólo ha sido importante por los recursos, sino también por su acompañamiento al comité coordinador del proyecto”. Y Santiago Echavarría asegura: “lo innovador son sus planteamientos llenos de sentido común en lo empresarial y aterrizados en lo pedagógico. Es innovador que los enfoques empresariales sean transmitidos al sector educativo”.


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

En Manizales

Los colegios de la

La implementación de la Escuela Activa Urbana, pedagogía inspirada en la Escuela Nueva, cambió por completo a cinco colegios públicos de Manizales. El aprendizaje en grupos, el gobierno escolar y una docena de estrategias lúdicas y participativas le dio un nuevo papel a los docentes y tiene a los niños aprendiendo con cara de felicidad. ira sereno. Piensa cada respuesta. Se concentra. Demuestra inteligencia. Se toma en serio su cargo. Es Leonardo Gil, presidente de aula del grado 9. Nada hace sospechar que tiene una hiperactividad diagnosticada. Tiene también el privilegio de ser uno de los más de doscientos estudiantes con limitaciones que comparten las aulas regulares con cuatrocientos compañeros más en el colegio Integrado Villa del Pilar. Juliana Giraldo es presidenta del aula del grado quinto en la Escuela Normal Superior. A sus diez años habla de escuela activa, currículo, escuela de padres y otros conceptos con fluidez desconcertante. Sus compañeros la miran con respeto, sin duda la admiran. “Mi responsabilidad es orientarlos, ayudarles a ser mejores para que todos aprendamos lo mismo”.



53

POR FERNANDO CHAVES VALBUENA FOTOGRAFÍA JULIÁN LINEROS




54

MANIZALES CALDAS

 MANIZALES, CALDAS Proyecto Escuela Activa Urbana · Estudiantes beneficiados: 5.390 · Docentes beneficiados: 259

INSTITUCIONES EDUCATIVAS VINCULADAS · I. E. Gran Colombia · I. E. La Asunción · Escuela Nal. Aux. de Enfermería · Escuela Normal Superior · Colegio Integrado Villa del Pilar

ALIADOS · Fundación Luker · Secretaría de Educación · Instituto Caldense para el Liderazgo · Comité de Cafeteros de Caldas · Universidad de Manizales · Infimanizales · Fundación Empresarios por la Educación

Leonardo y Juliana son dos de los 6.400 estudiantes de cinco colegios manizalitas que de la mano de sus maestros dejaron atrás el pupitre, la tiza y la dictadera para abrazar la Escuela Activa Urbana, un modelo que adoran. La propuesta de volver al modelo anterior los hace cerrar los ojos y fruncir el ceño: “Nunca”.

No sólo café exporta el campo La Escuela Activa Urbana es una adaptación del modelo pedagógico Escuela Nueva, que por más de tres décadas ha funcionado con éxito en zonas rurales del país. La idea de llevarla a la zona urbana de Manizales, como proyecto piloto, surgió en la Secretaría de Educación en 2002, cuando un diagnóstico mostró que los altos índices de deserción y repitencia y los malos resultados en las pruebas Saber

se debían tanto a la pobreza de las familias como a la poca motivación que el colegio generaba en los niños y las niñas. La escuela activa parecía ofrecer los instrumentos adecuados para volver atractivo y eficiente el colegio. Y en Caldas nadie sabe más de escuela activa que el Comité Departamental de Cafeteros, que la ha administrado en las zonas rurales. Contar con su compromiso fue un buen augurio. Pero había que hacer una gigantesca inversión, comenzando por la adquisición de unas 1.500 guías por cada área de la educación básica y la sustitución de los pupitres viejos por mesas trapezoidales, adecuadas a la nueva pedagogía. La Fundación Luker ayudó a hacer realidad el sueño al vincularse a la Alianza como entidad cofinanciadora, junto a la Alcaldía, y gerente del proyecto, que se inició en 2003.


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

La selección de los colegios para el pilotaje ha sido un factor de éxito. Inicialmente se vincularon la Escuela Auxiliar Nacional de Enfermería, el Grancolombia, La Asunción y el Integrado Villa de Pilar. Se tuvieron en cuenta tres condiciones: interés en el cambio de pedagogía, bajos promedios en las pruebas Saber y poblaciones de estratos 1, 2 y 3. En 2005 se les sumó la Normal Superior de Manizales, que por un año insistió para que fuera incluida y presentó una carta firmada por todos sus maestros como aval de su intención. En 2004 la Fundación Empresarios por la Educación seleccionó esta experiencia como uno de los siete proyectos del programa Modelos Escolares para la Equidad, bajo el nombre de “Escuela Activa Urbana, un modelo escolar para la equidad”, lo cual permitió contar con nuevos recursos, extender el proyecto hasta 2005 y ampliar el enfoque hacia un modelo de intervención más integral, con tres componentes: gestión de aula, consistente en la implementación de la pedagogía activa, que ya realizaba el Comité de Cafeteros; gestión institucional, para lo cual se vinculó a la Universidad de Manizales, y gestión de contexto, ejecutado por el Instituto Caldense para el Liderazgo. La articulación de los distintos componentes se logró a través del conocimiento mutuo del trabajo de cada institución y mediante el establecimiento de un Comité de Dirección, conformado por los directivos de todas las entidades participantes, y un comité técnico, integrado por los coordinadores de cada componente y encargado de planificar las acciones, coordinarlas y hacerles seguimiento.



55

El proyecto hizo un concurso de innovaciones pedagógicas activas que demostraran avances en once parámetros.

Santiago Isaza, coordinador del proyecto en la Fundación Luker afirma: “si Empresarios por la Educación no hubiera entrado en esta alianza, quizá no les hubiéramos dado la importancia que necesitaban los temas de gestión institucional y gestión de contexto”.

Pedagogía de la felicidad William le está explicando a Manuelita lo que dice una guía. Angelita toma una

La Escuela Activa Urbana se basa en el autoprendizaje y las estrategias lúdicas de trabajo en el aula y fuera de ella.




56



 Poderse mirar a la cara y tener un maestro guía y amigo ha cambiado por completo la actitud de los estudiantes.

“Los niños se vuelven como tan independientes, participan, no les da pena y las relaciones entre si los mejoran, ellos mismos investigan. Es aprender haciendo”. Lucía Henao Jaramillo, docente Escuela de Enfermería

estrella del tablero y la lee, es una pregunta de ciencias. Luisa Fernanda deposita un papelito en el buzón de estímulos. Laura Tatiana le revisa las tareas a sus compañeros. Todos tienen entre 7 y 14 años y están felices con la Escuela Activa Urbana. Se basa en el autoaprendizaje a través de guías, en grupos de seis estudiantes organizados en mesas trapezoidales. Cada grupo lee, analiza, debate y desarrolla. El maestro va de mesa en mesa orientando

el trabajo y las estrategias que lo apoyan: gobierno de aula, actividades de conjunto, autocontrol de asistencia, buzones de mensajes y sugerencias, cuaderno viajero y todas las demás que los chicos y sus maestros decidan. Armando Ortiz Vallejo, coordinador de la Escuela de Enfermería, explica: “en la metodología tradicional el profesor es un narrador de situaciones y la oportunidad de participación del estudiante es mínima; en la escuela activa el estudiante es el que debe hacer el trabajo, pero hay que saberlo orientar”. Para Jaime García, rector del colegio La Asunción, “la escuela activa hace posible una relación pedagógica más horizontal, participativa y afectiva, donde se concilian más fácil los intereses del docente y el estudiante”. José Gabriel Giraldo, vicerrector de la Normal


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

Superior de Manizales, dice que la escuela activa favorece el desarrollo integral del niño: autonomía, creatividad, autoestima, comunicación, socialización, competencias ciudadanas. De eso da fe Claudia María Agudelo, madre de familia del colegio Grancolombia: “a mi niño le daba pena levantar la mano y se le enredaba la lengua; ahora se ha soltado mucho, se ha vuelto más sociable y habla sobre los temas sin temor a equivocarse”. El solo hecho de verles la cara y no la espalda a los compañeros genera una dinámica nueva en el aula. Angelita Reinosa, estudiante de grado quinto en el mismo colegio, se volvió devota de la escuela activa: “antes la profesora se pasaba cinco o seis clases explicando un tema, en cambio en la guía cada tema va entrelazado con el siguiente y se le va haciendo a uno como más entendible todo”. No todos aprenden al mismo ritmo, por eso Adriana Franco, otra madre del Grancolombia, cree que “la desventaja es que todos los compañeros de mesa se quedan atrasados”. La profesora Gloria Soledad Ceballos, de la Escuela Normal, le tiene la solución: “es cuestión de que el docente se invente estrategias. A mí me ha funcionado poner los más rápidos con los más lentos”. Otros ponen a los más lentos en una misma mesa y les hacen más acompañamiento. La nueva pedagogía ha resultado más efectiva en primaria, por la facilidad de los niños para asimilar los recursos lúdicos y porque los cursos tienen un solo maestro. En bachillerato, en cambio, ha sido más difícil que los estudiantes acepten los cambios y el autocontrol que conlleva el modelo; además la existencia hasta de



57

ocho docentes por curso dificulta la aplicación de las estrategias activas, sobre todo si algunos de ellos no están muy comprometidos con el modelo. La coordinadora Victoria Pérez, del colegio Grancolombia, aventura una hipótesis: “a los niños pequeños les gusta ser líderes y participar, que les den roles es un honor; en cambio para los de 14 o 15 es

 NIÑOS ESPECIALES: EL DERECHO A APRENDER El colegio Integrado Villa del Pilar tiene entre sus más de setecientos estudiantes a cerca de doscientos niños y jóvenes con discapacidades. Para ellos la Escuela Activa Urbana llegó como un milagro. “Es una tabla de salvación porque su filosofía es que cada niño avance en la medida de sus capacidades y aquí tenemos muchos niños que no pueden alcanzar algunos logros en el tiempo previsto para los demás”, explica la rectora Lattif Abdala. Desde el año 2000 el colegio había identificado que la metodología de Escuela Nueva facilitaba el trabajo con estos niños, y quería implementarla, pero no tenía recursos para hacerlo, así que le solicitó ayuda al Comité de Cafeteros de Caldas. En 2003, cuando surgió el proyecto de escuela activa, el sueño de Lattif empezó a realizarse. El aprendizaje cooperativo que promueve escuela activa ha servido para que los niños especiales alcancen una mayor integración al compartir una misma mesa con los niños regulares, de los cuales aprenden y que les sirven de monitores. La metodología también ha mejorado el trabajo de las dos aulas multígradas que tiene el colegio para los chicos que por la diferencia entre su edad y su grado de escolaridad no pueden estar en el aula regular. “Tenemos discapacidades muy fáciles de integrar, como las de niños sordos, autistas o con parálisis. En cambio, una de las más difíciles para esta metodología es la hiperactividad, por la dificultad que presenta para compartir una mesa de trabajo con varios compañeros. Los docentes tienen que manejar estrategias para que no distraigan a los demás, pero la diversidad de actividades les facilita el aprendizaje al no estar tanto tiempo en una misma actividad”. El mejor ejemplo es Leonardo Gil, que tras ser elegido presidente de aula en noveno, ha ejercido un liderazgo y se ha esforzado por mejorar su comportamiento y aceptar las normas, porque sabe que debe dar testimonio y ejemplo a sus compañeros.


58



un oso, les da pena hasta salir a izar bandera, pero la escuela activa les ha ayudado a neutralizar eso”. Profesores como Heisa Dal Felizzola, del colegio Villa del Pilar, creen que en la medida en que los niños lleguen al bachillerato formados en escuela activa, las dificultades serán menores, como lo evidencia ya en los niños de séptimo y octavo, que llevan dos años con esta pedagogía.

Siete murmullos La puerta del aula está abierta. Siete murmullos llenan el espacio. Vienen de siete mesas de trabajo. No se ve por parte alguna a la profesora. De repente, se levanta de entre uno de los grupos. Ya no es la única protagonista. Eso le pasa a Amanda Poveda, de segundo grado en la Normal Supe-

 Los microcentros, como este del colegio La Asunción, son una estrategia para intercambiar conocimientos, revisar la aplicación de las estrategias de aula y enriquecer la construcción colectiva de la escuela activa.

rior. Y a Marleny Bedoya de sexto grado en la Escuela de Enfermería. Y a Lucía Henao Jaramillo, de quinto. Y a muchos otros docentes de los cinco colegios. Por eso Marleny se siente una nueva maestra: “soy la acompañante, la orientadora del proceso, no la profesora que dicta clase con un tablero y una tiza”. Eso lo han entendido la mayoría de los profesores en el proceso de capacitación ofrecido por el Comité de Cafeteros. Inicialmente realizaron un taller introductorio de una semana y luego talleres específicos para cada componente: trabajo con guías, gobierno de aula, microcentros, entre otros. Este año se están haciendo talleres pedagógicos con cada institución y sesiones de asesoría y seguimiento en el aula. “Nos vamos los once padrinos o asesores del Comité a una institución, nos distribui-


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD



mos en las aulas y al finalizar el día socializamos los resultados y hacemos compromisos”, cuenta Sonia Isabel Villegas.

“Yo tengo un compañero que no pronunciaba palabra, se moría de miedo y temblaba, se lo juro. Y se ha soltado, los compañeros le han ayudado mucho”.

Este seguimiento a los avances de la escuela activa ya está siendo asumido por los colegios mediante la realización de microcentros o centros académicos de estudio conformados y liderados por docentes, en los cuales se socializan, discuten y acuerdan procesos pedagógicos y se actualizan teorías.

Ángela Tabares, estudiante grado séptimo, colegio Grancolombia.

Según evaluaciones internas del proyecto, los resultados son buenos porque se ha logrado que cerca del 90 por ciento de los docentes asuma la nueva pedagogía y el nuevo rol de asesores y guías del estudiante. Pero no ha sido fácil. Cambiar la historia, compartir el poder en el aula y acostumbrarse a oír el cuchicheo de siete mesas ha sido traumático para los más tradicionales. Su principal preocupación es que se ha roto la disciplina, pero hay quienes aseguran que para el maestro el problema es aceptar que ya no se escuche sólo su voz. “El problema de disciplina ha sido complicado, pero ese es un objetivo básico del proyecto: aprender a trabajar en conjunto y saber compartir responsabilidades”, sostiene Armando Ortiz Vallejo. La presidenta de aula Juliana Giraldo, del grado quinto en la Normal, está de acuerdo: “hay días que amanecemos hablando mucho, pero luego trabajamos juiciosos. Obviamente, para desarrollar el trabajo hay que hablar, pero en voz baja”. Otro punto de discusión han sido las guías de trabajo. Los docentes dicen que están diseñadas para el área rural y que requie-

ren actualización. Un equipo técnico creado por la Secretaría de Educación ya está trabajando en su adaptación y en algunos colegios los docentes se reúnen por grados o por áreas para hacer esta labor en conjunto. La profesora Gloria Soledad Ceballos va más allá: “con los libros de texto pasa lo mismo, cada maestro toma de ahí lo que le sirve y adecua los contenidos y las actividades”. Adriana María Agudelo, madre de familia del colegio La Asunción, pide tiempo: “hay que tener paciencia mientras acaban de adaptarse al cambio, el método tiene fallas como todas las cosas cuando se inician, pero es muy bueno y la educación hay que cambiarla para que no sea tan tradicional y repetitiva”.

Democracia de salón El presidente de aula del grado séptimo del colegio Grancolombia estuvo a punto de pasar a la historia como un gobernante revocado por mandato popular. Sus compañeros, que lo eligieron, estaban insatisfechos con su gestión. Se salvó a última hora en un debate público al que asistieron todos los estudiantes y los docentes del grado. Si no cumple los compromisos que adquirió, perderá el cargo.

59


60



NI  LAS ESTRATEGIAS ACTIVAS Luisa Fernanda se para al lado de la puerta, tiene un lápiz en la mano, garabatea una carita feliz al frente de su nombre, en la casilla que dice “jueves”. Acaba de hacer su autocontrol de asistencia. Porque en la escuela activa ya no se llama a lista. Diligenciar la hoja decorada, pegada a la pared, es una forma de decir: me gusta estar aquí. Esa es una estrategia de la escuela activa. Pero hay otras, como el cuaderno viajero, que va de casa en casa como canal de comunicación entre las familias y el colegio, para intercambiar reflexiones, recetas, poemas y todo cuanto quieran. También se lleva un diario del aula, donde los estudiantes consignan los sucesos del día. Y se hacen actividades de conjunto, que reúnen a todo el curso para analizar sus avances, exponer los proyectos transversales, debatir temas de actualidad y hacer actividades lúdicas. Y hay más: el centro de recursos de aprendizaje, las guías de logro, el cuaderno “mis creaciones”, el buzón de estímulos y sugerencias, el periódico del aula... Despiertan mucho entusiasmo, pero algunos docentes temen que el aprendizaje curricular se debilite. Pastor Alberto López, coordinador del colegio La Asunción, es uno de ellos: “la escuela activa requiere tiempos de dedicación que teníamos para profundizar en el conocimiento, así que se puede quedar en mucha actividad y mucha lúdica, descuidando el aprendizaje. Se podría crecer en liderazgo y en habilidades comunicativas, pero sin conceptos fuertes”. Para evitar que estos temores se hagan realidad, los colegios disponen de sus propios mecanismos de evaluación y cuentan con el monitoreo del equipo de asesores del Comité de Cafeteros y el equipo técnico de la Secretaría de Educación.

El presidente de aula tiene la responsabilidad de promover el aprendizaje colectivo y velar por el buen funcionamiento del curso, con el apoyo de un vicepresidente, un secretario y un tesorero que maneja los recursos recaudados por los chicos para sus actividades. “Tengo que cuidar a los niños superbien para que todos se porten juiciosos, y me ayuda Juan José, que es el vicepresidente”, dice Alejandro Buitrago, presidente de segundo grado en la Normal. Además, cada mesa tiene un representante o dinamizador, encargado de poner orden, verificar que todos estén aprendiendo lo mismo y apoyar a aquellos que tengan dificultades.


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD





L

Ya no se dicta clase, porque el papel del maestro es el de orientar el desarrollo de las guías, el aprendizaje en grupos y las plenarias..

La creación de diversos comités en cada curso, encargados de asuntos de interés común, como el aseo, la celebración de los cumpleaños o el botiquín, también ha servido para fomentar la responsabilidad, la convivencia, el trabajo en equipo y la solidaridad. Como dice Latiff Abdala, rectora del Colegio Villa del Pilar, “ellos se sienten muy importantes al desempeñar funciones dentro del aula”.

Nueva aula, nuevo colegio Modelos Escolares para la Equidad hizo posible la transformación institucional de los cinco colegios, algo que necesitaban para adaptarse a la escuela activa y también para concluir exitosamente su proceso de fusión de instituciones educativas. La gestión de este componente ha sido liderada por la facultad de Educación

“La sensibilización en los cuatro primeros colegios fue más con rectores y no con docentes, en cambio en la Escuela Normal sí se hizo con docentes, lo cual asegura más su compromiso”. Santiago Isaza, coordinador del proyecto.

de la Universidad de Manizales. “Cada institución tiene una experiencia distinta que nos permite aprender, por eso no llegamos con verdades, somos más bien facilitadores”, dice la decana María Inés Menjura Escobar. Para los colegios, este componente fue un aporte fundamental, como lo evidencia Jaime García, rector de La Asunción: “nos llegó como caído del cielo para facilitar la integración y fusión de toda la comunidad educativa alrededor de un enfoque pedagógico. Nos ayudó a tener un norte”.

61




62

"Tenemos cinco proyectos trasversales que estaban sueltos. La pedagogía de escuela nueva los ha unificado y ha hecho más fácil aplicarlos". Heisa Dal Felizzola, docente del colegio Villa del Pilar.

este trabajo los equipos de mejoramiento institucional, llamados aquí equipos de calidad, se reúnen, se ponen tareas por áreas y luego las socializan, con el apoyo de los asesores. Los equipos estaban conformados inicialmente sólo por docentes; el acompañamiento de Empresarios por la Educación motivó la vinculación de estudiantes y padres. Santiago Isaza admite que los equipos aún requieren consolidarse y que el rector sigue siendo la cabeza visible de la gestión institucional, “pero hemos mejorado mucho y les estamos haciendo un acompañamiento fuerte”. La lección para la fase de ampliación de escuela activa a más colegios es que los equipos de gestión se deben conformar desde el comienzo y con padres y estudiantes.

Liderazgo para cambiar

 La implentación de la Pedagogía Activa Urbana ha sido más fácil en primaria y más compleja en secundaria.

En una primera fase se realizaron talleres de capacitación con la totalidad de los docentes y directivos. Se hizo la autoevalución y se inició el trabajo de resignificación del PEI, el rediseño de los manuales, la modernización administrativa, la caracterización institucional y la formulación de los planes de mejoramiento, que incorporan el componente de autoevalución. En la segunda etapa se está ejecutando el plan de mejoramiento, que incluye el rediseño de los planes curriculares, y se avanza en la concertación de un nuevo manual de convivencia. Para adelantar

Ahora María Nubia Londoño se siente distinta. Sigue siendo una buena madre para John Alexander y Ximena Ramírez, estudiantes de la Escuela Normal Superior, y sigue siendo una buena esposa, pero es más consciente de que también es María Nubia, la mujer; y se quiere más. Eso la ayuda a ser mejor. Ella es una de las madres asistentes a los talleres de desarrollo personal y liderazgo que orienta el Instituto Caldense para el Liderazgo, dentro del componente de gestión del contexto. En este proceso de acompañamiento y formación también ha participado la totalidad de los docentes, los estudiantes del ciclo complementario de la Normal Superior y 200 estudiantes que hacen par-


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

te de los gobiernos de aula. “Se facilita un cambio de actitud positiva para que el modelo se interiorice como parte del desarrollo personal y profesional de los docentes, los estudiantes y los padres”, explica Olga Janeth Morales, coordinadora del componente en el Instituto. Con los maestros se enfatiza en que valoren y dignifiquen su papel, fortaleciéndose como docentes propositivos y críticos que ayuden al mejoramiento de los procesos educativos. A los papás se les propone un nuevo papel, para que no se limiten a saber cómo van sus hijos en el colegio, sino que entiendan que el colegio quiere hacerles un aporte a su proyecto de vida. Algo que comparte Claudia Liliana Patiño, madre de familia del colegio Grancolombia: “si uno aprende a valorarse y a quererse, igual va a hacer con los niños; dependiendo de cómo nos sintamos vamos a tratar a nuestros hijos”. Con los estudiantes se busca que aprendan su nuevo papel, pues la sola disposición del mobiliario ya conlleva un cambio fundamental en la forma de mirar el aula y de actuar. “El estar cara a cara pone al estudiante en un proceso de comunicación inmenso y hay que generarle instrumentos para desarrollarlo”, dice Olga Janeth Morales consultora del Instituto. Para dinamizar la gestión del contexto se propiciará además el acercamiento entre las instituciones educativas y las organizaciones sociales, de manera que la comunidad participe efectivamente en los procesos educativos y a su vez los miembros de la comunidad educativa sean agentes activos del desarrollo social.



63

Todos los actores del proceso coinciden en que el trabajo de desarrollo humano y liderazgo debió iniciarse antes de la capacitación en escuela activa, para generar previamente un ambiente más favorable al cambio. No obstante, el balance general es muy positivo para la Secretaría de Educación, la Fundación Luker y Empresarios por la Educación. “Se ha transformado la escuela regular, hay un trabajo cooperativo donde el niño es protagonista y el docente un acompañante, se han enriquecido los ambientes escolares, se han generado dinámicas capaces de combatir la deserción y la baja calidad”, asegura el secretario de Educación Gilberto Posada. Y aunque el mejoramiento de la calidad educativa no es algo que pueda medirse en el corto plazo, por lo pronto lo que sí es evidente, desde que se pisa el umbral de cualquiera de los cinco colegios, es la enorme alegría con la que los estudiantes van a estudiar, porque ya nos les dictan clase, ellos la hacen.

Las guías de Escuela Nueva son el eje del proceso de aprendizaje. Ya hay un equipo técnico trabajando en su adaptación urbana.




64



En Casanare

de la convivencia POR FERNANDO CHAVES VALBUENA FOTOGRAFÍA JULIÁN LINEROS

Superando limitaciones como la debilidad institucional del departamento y la predominancia del conflicto armado, varios colegios de Casanare se transforman para sembrar la convivencia y mejorar la calidad de la educación.

l Morro es un corregimiento de Yopal donde no hay rastros visibles de la bonanza petrolera que ha dejado en otras localidades casanareñas ciclorrutas, mangas de coleo y salas de cómputo. Por sus calles de polvo caminan en las tardes más de 200 estudiantes del colegio Antonio Nariño, venidos de remotas par-


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

celas donde no pueden cursar la secundaria. Es imposible que regresen a diario a sus hogares, así que sus padres les contratan una pieza y alimentación con alguna familia del caserío. En la mañana van a clases, después quedan de la mano de Dios. Algunos desertan; los que se quedan obtienen promedios muy bajos en las pruebas Saber e Icfes. Los indicadores de convivencia son preocupantes. La profesora Beatriz Moreno recurre a la ternura para encender en sus alumnos la chispita que los haga seres felices, pacíficos y vencedores frente a la pobreza. El beso que les da en la mañana es parte de su esfuerzo por inventarles una base socioafectiva sólida. Sus innovaciones pedagógicas intuitivas también. Las ha utilizado por años, pero ahora cuenta con un respaldo excepcional: el proyecto Modelos Escolares para la Equidad que ejecuta Corpoeducación en alianza con la petrolera BP Exploration, la Fundación Empresarios por la Educación y el sector educativo local.

El Antonio Nariño y El Cusiana son colegios pequeños y rurales, con poca inversión y muchas necesidades. Los tres restantes están en los centros urbanos, tienen entre tres mil y cuatro mil alumnos y han sido objeto de múltiples inver-

65

“El taller sobre nuevas concepciones de la didáctica les movió el piso a los docentes, pero eso dura ocho días y volvemos a la rutina. Se necesita un trabajo muy continuo”. Germán Ortiz, rector del colegio Braulio González.

siones que han logrado mejorar los recursos físicos, pero no tanto la calidad educativa. Algunos miembros de las comunidades educativas se decepcionaron al saber que Modelos Escolares no traía ni plata en efectivo, ni dotaciones, ni soluciones hechas, pero han terminado por entender el objetivo y las bondades del proyecto y están participando en él, aunque aún subsisten limitaciones de tiempo y de actitud para las actividades. En palabras de Javier Plazas, rector del colegio Camilo Torres: “un sector no ha visto con buenos ojos el proyecto porque estamos acostumbrados a que nos hagan la tarea o nos den la fórmula mágica”.

Difícil comienzo El Antonio Nariño, de El Morro, es uno de los cinco colegios donde se ejecuta el proyecto, que también incluye al Braulio González, de Yopal, el Camilo Torres, de Aguazul, el José María Córdoba, de Tauramena y El Cusiana de la vereda El Venado de este municipio.



YOPAL CASANARE

 DEPARTAMENTO DEL CASANARE

Convivencia, la prioridad Al comenzar el año escolar cada familia del colegio Camilo Torres recibió un ejemplar del nuevo manual de convivencia. Es uno de los frutos del componente de gestión institucional del proyecto y recoge el trabajo del equipo de mejoramiento integrado por directivos, docentes, padres y alumnos, para fortalecer la gestión del colegio. En los otros colegios también se organizaron equipos de mejoramiento que han participado en talleres y sesiones de aseso-

Proyecto de Modelos Escolares para la Equidad · Estudiantes beneficiados: 10.443 · Docentes beneficiados: 336

INSTITUCIONES EDUCATIVAS VINCULADAS · I. E. Braulio González · I. E. Antonio Nariño · I. E. Camilo Torres Restrepo · I. E. José Maria Córdoba · I. E. El Cusiana

ALIADOS · Corpoeducación · BP · Fundación Empresarios por la Educación


66



No obstante, los desarrollos eran incipientes. Édgar Vesga, coordinador del equipo ejecutor, cree que esa fue una lección del modelo: “si hubiéramos enfatizado más en el fortalecimiento de los equipos de mejoramiento estaríamos funcionado mejor”. Octavio Pérez, coordinador del Camilo Torres, reconoce que “al principio esperábamos que llegara alguien con un menú de soluciones a nuestros conflictos internos, pero nos hemos dado cuenta de que la solución está en nosotros mismos. Es valorar y orientar el trabajo que hacemos”.

“Nosotros pedimos que además de criticar la educación tradicional, nos traigan estrategias nuevas para trabajar porque hay mucha pereza de los niños y desinterés de los padres”. Silveria Gutiérrez, docente de tercero colegio Braulio González.

ría para formular planes de mejoramiento que concentran las actividades de fortalecimiento de la gestión institucional. En el primer semestre de 2004 se elaboraron las líneas de base y por primera vez los colegios contaron con un diagnóstico serio y sistemático de sus necesidades. En el segundo semestre se hizo un proceso de formación con especialistas en áreas problemáticas y se les apoyó en la introducción de los primeros cambios. “Avanzamos en el diagnóstico de fortalezas y debilidades, el trabajo en el aula, los procesos administrativos, se hicieron talleres de matemáticas, español y escuela de padres y nos dieron asesoría”, destaca el profesor Miguel Sánchez, del colegio El Cusiana.

El seguimiento de Empresarios por la Educación fue clave para orientar el proyecto durante 2005 hacia el fortalecimiento de los equipos de mejoramiento y el acompañamiento directo a los colegios para la elaboración y ejecución de los planes de mejoramiento, la revisión de los manuales de convivencia y los planes de estudio, la formulación de proyectos de aula, la construcción de rutas pedagógicas, el trabajo con padres y el fortalecimiento de fútbol por la paz. Germán Ortiz, rector del colegio Braulio González, revela: “estamos revisando el PEI y los planes y programas que ya teníamos. Hemos tenido talleres sobre las diferentes dimensiones de la gestión: la administrativa, la pedagógica, la financiera”. La mayoría de los colegios, con diferencias de ritmo y de compromiso, ya está ajustando y sistematizando su plan de mejoramiento, que establece el conjunto de procedimientos, acciones y metas planeadas y organizadas para orientar la vida de la institución. Todos los planes, manuales y procesos se están poniendo en documentos escritos, que una vez apro-


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

bados por los equipos de mejoramiento, con el aval de los asesores, serán presentados a toda la comunidad educativa, paso vital para consolidar el proyecto y darle continuidad. El rector Plazas piensa que este proyecto le permite al Camilo Torres superar años de discusión, crisis y discrecionalidad sobre el horizonte institucional y el manual de convivencia. Para el coordinador Pérez el gran logro es haber pasado de un trabajo individual a un trabajo en equipo, por áreas, “en la búsqueda de un enfoque común, un modelo pedagógico único, que sea el trabajo de todos, con el convencimiento y el compromiso de todos”.



67

Y agrega: “sentarnos a trabajar en grupo, que aparentemente era perder clase, nos ha permitido acercarnos, escucharnos, aprender los unos de los otros y retomar de la parte externa lo que nos conviene como institución”.

El gol de las mujeres Era un reto imposible tener papás, maestros y dos mujeres en el equipo de fútbol del curso, lograr que una de ellas hiciera el primer gol para que fuera válido y aceptar que no ganaba el que hiciera más goles sino el que además sumara puntos por jugar limpio y alinear más jugadores.

El origami es una de las cuatro fases del proyecto de aula de los profesores Gerardo Sepúlveda y Herminia Peña, del colegio Camilo Torres de Aguazul.




68



"Me siento bien porque me han tenido en cuenta para elaborar los planes. Revisamos y aprobamos el manual de convivencia y estamos esperando a la asesora para retomar el trabajo". Dámaso Zapata, personero colegio Antonio Nariño.

Aparte de eso, no había árbitro sino un asesor que intervenía en casos extremos, así que las decisiones reglamentarias las tenían que acordar los contrincantes. Un reto imposible que aceptaron los estudiantes del colegio Camilo Torres, con un éxito tan rotundo que este año se hará la segunda versión y se extenderá a las otras instituciones educativas. Se llama “Fútbol por la paz” y es una estrategia del compo Los proyectos de aula y las rutas pedagógicas buscan mejorar los logros de los estudiantes en lenguaje y matemática, que están entre los más bajos del país.

nente de gestión del contexto del proyecto de Modelos Escolares para la Equidad. La experiencia permitió generar un clima de convivencia caracterizado por mejores relaciones entre los estudiantes, aumento del respeto, disminución de los niveles de agresividad y acercamiento entre los distintos miembros de la comunidad educativa. La idea es que las instituciones educativas se apropien de la propuesta y la usen como un instrumento de convivencia permanente para que el clima que genera sea sostenible. Por eso los otros colegios se alistan para su primer campeonato. Óscar Soler, personero del Cusiana, forma parte de un equipo organizador. “Estamos preparando a los muchachos para los partidos y motivándolos; ha habido


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD



69

buena acogida puesto que es una experiencia nueva”. Nayibe Siabato, madre de un niño de tercero y a la vez estudiante de décimo del colegio Antonio Nariño no jugará, pero será asesora. “Nos dieron una capacitación, una demostración y en clase de educación física hemos practicado. Es un proyecto muy interesante porque le cambia la mentalidad a las personas: la agresividad, el machismo”. Ella también participó en los talleres formativos realizados como parte del componente de gestión de contexto para fortalecer las escuelas de padres, al igual que Ruth Camacho, abuela de una niña de sexto grado del Camilo Torres. Están de acuerdo en que los talleres son muy buenos y generaron mucho entusiasmo, pero creen que debe haber un acompañamiento constante a las escuelas. El colegio Braulio González, de Yopal, traía un programa de escuela de padres bastante consolidado. El rector Germán Ortiz sostiene que los talleres lo han fortalecido y la psicorientadora Myriam Martínez tiene la expectativa de que Modelos Escolares pueda apoyar la generación de proyectos para reforzar la tarea de los padres en el proceso educativo. El proyecto quiere fortalecer también los Comités de Convivencia y las Asambleas de Curso, que el coordinador Édgar Vesga ve como mecanismos para democratizar la resolución de conflictos. “Proponemos que sean el escenario para que se puedan encontrar los actores de conflictos y dirimirlos entre ellos”. Algo en lo cual ya trabajan los colegios, integrando un comité de convivencia por sede y un comité central.

 UNA ALIANZA EN CONSOLIDACIÓN El proyecto de Modelos Escolares para la Equidad es liderado en Casanare por una alianza entre la empresa petrolera BP Exploration, la Fundación Empresarios por la Educación, Corpoeducación, que es la entidad ejecutora, y las secretarías de Educación de los municipios. Su consolidación ha sido difícil, por la debilidad institucional del departamento y la carencia de aliados locales privados. No obstante, se ha fortalecido con decisiones como la de reforzar el equipo de ejecución y crear un Comité Tripartito para discutir los avances y dificultades. La capacidad de gestión de la BP ante las autoridades educativas ha sido clave, pero su participación directa en las actividades está limitada por las condiciones de orden público de la zona. Por otra parte, el proyecto le ha permitido a la BP llevar a la práctica un nuevo enfoque, de gestión compartida, en sus relaciones con la comunidad. La participación de las secretarías de Educación ha sido lejana, debido a los constantes cambios de los secretarios, por la inestabilidad de la Gobernación y la complejidad política de los municipios. Además el proyecto, aunque ha tenido grandes intenciones, aún no consolida una estrategia clara para trabajar con las secretarías e involucrarlas. Estos factores han afectado inevitablemente la gestión de Corpoeducación, como ejecutora del proyecto, y de Empresarios por la Educación, en las actividades de seguimiento y asesoría. No obstante es evidente que la existencia de la Alianza ha sido un factor esencial para empezar a legitimar un enfoque integral de la gestión educativa en Casanare.


70



Aprender en paz Lorena lanza la piedra, que cae en el número siete. Para poder saltar tiene que ir sumando, pero también puede suceder que deba pasar gritando el nombre del accidente geográfico que se encuentre en cada casilla. Es la golosa, uno de los juegos tradicionales utilizados por los profesores Gerardo Sepúlveda y Herminia Peña en su proyecto de aula de matemática en segundo grado del colegio Camilo Torres, que incluye además una fase de tangramas, otra de origami y una más de tienda escolar. Lo que hacen lo consignan luego en un cuaderno, como motivación hacia la escritura: ese es el proyecto de lenguaje. Peces, plantas, juegos tradicionales y empaques vacíos son herramientas pedagógicas de la profesora Beatriz Moreno en el colegio de El Morro, en Yopal.



Estas actividades han despertado la participación de los niños, que quieren hacer cada vez más cosas, como el regalo de la madre en filigrana. Además están creciendo en valores como la solidaridad, el trabajo en equipo y el respeto.

Los proyectos de aula en matemática y lenguaje constituyen una de las estrategias del componente de gestión de aula. Articulan los conocimientos alrededor de un tema surgido de los gustos e intereses de los niños, enfatizan los aprendizajes significativos ligados a la vida cotidiana y promueven la participación activa de los niños, las niñas y sus familias. Todos los docentes de segundo y cuarto se capacitaron en esta estrategia por medio de talleres y conferencias con especialistas nacionales, luego de lo cual se logró que algunos de ellos, con el apoyo de dos especialistas, fortalecieran sus propuestas y que otros se interesaran en formularlos y ejecutarlos. La profesora Beatriz Moreno, por ejemplo, encontró en los proyectos de aula la forma de consolidar, sistematizar y escribir el trabajo que venía realizando hace algunos años en el colegio de El Morro. “Los profesores se van y se llevan su conocimiento. Esta es una oportunidad para compartir mis experiencias y reconocer las de otros”. Su proyecto partió de la matemática, pero ella ha ido articulando todas las áreas, utilizando como recursos un acuario y un terrario: dibujan peces, cuentan animalitos, los clasifican por conjuntos, aprenden de ecosistemas y metamorfosis. También tienen una estrategia de fabricación de material pedagógico con empaques reciclados y adaptan a las necesidades del aula juegos convencionales como la ruleta, el parqués, el stop y la rana. “Algunos compañeros dicen: esa profe sólo se la pasa jugando, pero es una estrategia fundamentada y los niños desarrollan la atención y el interés. Además las reglas


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

las ponen ellos, por eso las respetan más”. Y los padres participan en la fabricación de los materiales, el mantenimiento del botiquín, la escuela de padres y un plan de ahorro. Entre tanto, en el colegio El Cusiana, de Tauramena, cada estudiante llega cada día con un problema nuevo, como este: “hola parientico, ¿cuántos animales tiene la finca El Progreso, si conté 160 patas y el número de crines es el doble que el de crestas? Es el calendario matemático, eje del proyecto de aula que lidera el profesor Miguel Sánchez: “es una estrategia para



71

La expectativa es mantener el acercamiento, crear lazos más fuertes y constantes y tener productos más rápidamente, para que los resultados sean visibles". Octavio Alonso Pérez, coordinador del colegio Camilo Torres.

mejorar en los estudiantes la capacidad de solucionar problemas, tanto simples como complejos. No son ejercicios, sino situaciones problémicas del contexto llanero, de sus familias y su entorno”. Los problemas que elaboran y llevan los estudiantes, uno por día, son discutidos

 Saltando golosa los niños y las niñas aprenden matemática, lenguaje, ciencias y sociales en la sede la Villa del colegio Camilo Torres.


72



 El contexto económico, social y de orden púbico de los colegios casanareños plantea un desafío grande a los colegios.

 INTEGRALIDAD, EQUIDAD, CALIDAD La integralidad de los tres componentes del modelo de intervención diseñado por Empresarios por la Educación es valorada por aliados y colegios como una gran fortaleza, especialmente porque permite introducir la idea de que la calidad y la equidad de la educación no dependen sólo de la inversión en recursos materiales, sino también de la gestión adecuada en las diferentes dimensiones. La posibilidad de trabajar los tres componentes de la gestión escolar de manera articulada, para lograr una trasformación integral de los colegios, es una de las mayores fortalezas que las instituciones han encontrado en el proyecto y han empezado a aprovecharla a través de los equipos de mejoramiento, buscando organizar y coordinar las diferentes acciones en función de un solo horizonte institucional y unos objetivos compartidos por toda la comunidad educativa. Aunque los rectores afirman que la integralidad es una premisa difícil de lograr, los colegios la intentan, por ejemplo al incorporar los proyectos de aula y las metodologías activas en el PEI y en los planes de estudio. También con la articulación a Modelos Escolares de los proyectos que promueven otras instituciones. En El Cusiana han vinculado los proyectos de aula con uno que traían sobre “Valor pedagógico del recreo” y con el PEI, el plan de estudios y el currículo. En el Camilo Torres se está buscando que los proyectos promovidos por el ministerio, la gobernación y la alcaldía se hagan en coordinación con Modelos Escolares. La BP, a su vez, ha empezado a vincular a Modelos Escolares sus proyectos de “Gobiernos escolares visibles” y “Aventura literaria”.


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

y solucionados en clase, se seleccionan los mejores, se transcriben, se fotocopian, se distribuyen entre los estudiantes y se sistematizan en una base de datos. Además, el proyecto se ha articulado a otro que se venía ejecutando, “El valor pedagógico del recreo”, mediante el cual las actividades de tiempo libre se constituyen en objeto de aprendizaje.



73

La profesora Herminia Peña, del Camilo Torres, se propone para el año próximo llevar a los padres al aula para que compartan media hora de diversión y lectura con los niños y las niñas.

Esta estrategia, que fue incorporada al currículo y al PEI del colegio, está generando en los estudiantes no sólo la disciplina de buscar y adaptar problemas de libros y de internet, sino la capacidad de inventarse sus propios problemas, de preguntarse por su realidad, de cuestionarse. La apatía a la matemática ha descendido a la vez que se fortalecen los hábitos de estudio y se modifica el paradigma tradicional de la clase. El colegio también está implementando un proyecto de aula en lenguaje, “El mundo mágico de los rincones de lectura”, que incluye la conformación de rincones de lectura o bibliotecas de aula y la realización de jornadas de lectura y escritura. La otra estrategia del componente de gestión de aula del proyecto Modelos escolares en Casanare es la formulación de una ruta pedagógica, con base en la caracterización, análisis y discusión de las prácticas pedagógicas de los maestros. En el colegio Camilo Torres el proceso no ha sido fácil, porque los docentes lo ven como una forma de supervisar su trabajo, además, se ha sumado la experiencia negativa de un proyecto reciente cuyo informe final fue percibido por los docentes como insultante, por lo cual se negaban a aceptar nuevas observaciones en el aula. No obstante, el proyecto ha ido generando

confianza y motivación en los docentes, creando así condiciones para avanzar en este proceso. Las tareas pendientes son muchas y los colegios piden más acompañamiento para hacerlas, pero el equipo ejecutor prefiere promover la autonomía. “Nos hemos cuidado de que las actividades no dependan de nosotros, sino de los equipos de los colegios”, afirma Vesga. En las calles polvorientas de El Morro, los niños de segundo de la profesora Beatriz Moreno andan con cara de felicidad. No hallan la hora de que sea mañana para volver al colegio, saben que los esperan un abrazo, un beso y un universo de actividades para aprender.

 Avanzar en la consolidación de una cultura de la convivencia es una prioridad del proyecto en Casanare.


74



Sevilla, Valle

la misma canción POR FERNANDO CHAVES VALBUENA FOTOGRAFÍA JOANA TORO

El liderazgo del Comité de Cafeteros y el compromiso de los docentes ha hecho posible que el modelo de Escuela Nueva empiece a renacer en este municipio del norte del Valle, para que los niños no se sigan retirando del colegio y aprendan más. ibiana Andrea Vergara vive entre cafetales y tomatales, tiene 9 años, estudia cuarto grado en el colegio rural Jorge Eliécer Gaitán y está feliz porque ahora aprende en grupo leyendo unas guías, pero a veces se distrae hablando de telenovelas y “cosas de mujeres” con Lady, Carolina y Nelly. Los niños y las niñas de quinto, con quienes comparten el aula, se molestan. Tal vez por eso a ratos les da dolor de cabeza y Cristian David tiene que hacerles un agua de yerbas, porque él es del comité de salud del aula. No saben muy bien qué es eso de Escuela Nueva, pero saben que la profesora se fue una semana a un taller y cuando volvió todo cambió: los organizó en grupos, los puso a trabajar con guías, les hizo elegir un presidente y unos comités y les dijo que de ahora en adelante no iba a llamar a lista sino que ellos señalarían su asistencia en una hoja. Nadie quiso esperar a


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD



75

SEVILLA VALLE

que terminara el año escolar, que va de agosto a junio por ser calendario B, para iniciar los cambios.

promueve y cofinancia la Fundación Empresarios por la Educación.

Estos niños y niñas son parte del proyecto con el cual se está rescatando en la zona rural de Sevilla el modelo de Escuela Nueva, que se había implementado hace diez años pero que se fue desvaneciendo en el aire tibio mientras los docentes se iban trasladados y las guías de autoaprendizaje se llenaban de rotos.

La estrategia de querer

El proyecto lo coordina y ejecuta la Fundación para la Educación Cooperativa, Fecoop, una entidad adscrita al Comité de Cafeteros del Valle, y cuenta con el acompañamiento de la Comisión Vallecaucana por la Educación y el aval de la Secretaría departamental de Educación. Es, a la vez, uno de los siete proyectos de Modelos Escolares para la Equidad, que



CALI

SEVILLA, VALLE DEL CAUCA

La idea de volver a la Escuela Nueva en la zona rural de este municipio de cafetales, y ahora de plátanos, tomates y pobreza, por la crisis cafetera, nació de los mismos rectores y docentes, al comprender que la escuela tradicional, con sus dictados y exposiciones de tablero, no le ofrece ni calidad ni atractivo a los estudiantes campesinos que deben compartir una misma aula para dos, tres o hasta seis grados y hacer largos desplazamientos desde sus fincas. “La zona cafetera atraviesa por una crisis muy fuerte y los primeros afectados son los niños, que no están yendo a las escue-

Proyecto Escuela Nueva para la zona rural de Sevilla · Estudiantes beneficiados: 823 · Docentes beneficiados: 39

INSTITUCIONES EDUCATIVAS VINCUL ADAS · · · · ·

I. E. Doce de Octubre I. E. Jorge Eliécer Gaitán I. E. Benjamin Herrera I. E. La Betulia I. E. Heraclio Uribe Uribe

ALIADOS · Fundación para la Educación Cooperativa, FECOOP · Federación Nacional de Cafeteros de Colombia · Secretaría de Educación Departamental · Comisión Vallecaucana por la Educación · Fundación Empresarios por la Educación


76



tábamos pidiendo la Escuela Nueva porque es una estrategia fundamental que permite a los estudiantes aprender a su propio ritmo”, asegura Luz Eddy López, rectora del colegio Heraclio Uribe. Algunos de los maestros se habían aferrado a la Escuela Nueva con la misma fe con que los pequeños cafeteros se aferran a sus cultivos. “Cuando llegué en el 92 no sabía nada de Escuela Nueva, le pregunté a mi jefe y él me explicó. Dos años después hice un taller, pero era muy incompleto porque no había refuerzo, dependía de cada uno”, dice la profesora Gladys Alzate, de la escuela La Coqueta. “Un docente capacitado le sirve a varias generaciones donde quiera que vaya”. Melba Jaramillo, rectora colegio Jorge Eliécer Gaitán

las, a veces porque los padres no tienen cómo enviarlos y otras porque piensan que los niños están perdiendo tiempo, pues no ven avances y dicen que es imposible que un solo profesor pueda enseñarles a todos los niveles”, revela Martha Leyton, coordinadora del proyecto. Profesores como Artemoc Beltrán confirman la deserción que se venía presentando: “el pasado año escolar arranqué con veintiocho y me quedaron quince”. Muchos maestros creen que la Escuela Nueva, con su autoaprendizaje por grupos y en guías, con su variedad de estrategias activas, con su gobierno estudiantil y su acercamiento a las comunidades, es la respuesta adecuada para las aulas multígradas y los niños, que además de estudiantes son trabajadores en épocas de cosecha. “Las rectoras de los colegios es-

El Comité de Cafeteros conocía la necesidad y confiaba en tener la oportunidad de atenderla. La tuvo en noviembre de 2004, cuando Empresarios por la Educación, a través de la Comisión Vallecaucana por la Educación, convocó a presentar propuestas para desarrollar un proyecto por la equidad educativa en el departamento. “Consideramos que éste era un proyecto que podía apuntar a la equidad y los propósitos de Modelos Escolares porque creemos que Escuela Nueva cumple el gran objetivo de lograr que los niños permanezcan en la escuela y tengan una educación de calidad”, dice Martha Leyton. Maricel Gutiérrez, directora ejecutiva de Fecoop, agrega: “Empresarios por la Educación nos dio la oportunidad de hacer un proyecto no sólo de capacitación, también en el tema del contexto, la dotación de guías y de mobiliario”. El proyecto es integral; además del cambio pedagógico, contempla el fortalecimiento de la gestión institucional de los


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

colegios y su adecuación estructural a Escuela Nueva; un componente de gestión del contexto, que dará origen a proyectos de desarrollo comunitario; la sustitución de los pupitres por mesas trapezoidales, que facilitan el aprendizaje en grupos, y la dotación de 30 bibliotecas, material didáctico preescolar y guías para cada tres estudiantes en las cuatro áreas básicas de la primaria. El proceso de capacitación y seguimiento a la implementación de Escuela Nueva es asesorado por la Fundación Volvamos a la Gente y los proyectos productivos que se deriven del componente de gestión de contexto serán asesorados por la Fundación para la Educación Rural de Sevilla, Funders,



77

entidad que administra la granja del colegio técnico agropecuario Heraclio Uribe.

Volver a la escuela Los maestros rurales de cinco de las nueve instituciones rurales del municipio volvieron a clase en abril. Pero no era una clase cualquiera. Tuvieron que elegir un presidente de aula y conformar comités: de gestión para sacar fotocopias, de aseo para recoger los sobrantes del refrigerio, de salud para armar un botiquín por si había desmayos y de bienestar para organizar la clausura del taller de cinco días. También armaron grupos, leyeron en conjunto las guías que les trajo la dinamiza-

Durante la visita a un aula modelo del proyecto, los niños les contaron a los docentes de los otros colegios cómo están implementado las estrategias de Escuela Nueva.




78



 ESCUELA MODELO Jair Loaiza Orozco sabe bastante. Sabe que antes trabajaban con guías, “pero no como dicen que debe ser. Y ahora que les dieron capacitación a los profes vamos a trabajar bien las guías”. Sabe que trabajar en grupos es bueno porque los niños se ayudan entre sí, pero también porque es mejor para su profesor. “Antes tenía que trabajar con tiza en el tablero y eso es malo para los pulmones”. Sabe que trabajar en grupo exige orden y autonomía. “Cuando estamos trabajando es trabajando, si que remos hablar lo hacemos en voz baja y en cada grupito hay un compañero que les habla para que se porten bien”. Sabe que sólo cuatro de sus cuarenta compañeros de sede conocen el parque temático a una hora de Sevilla. “Yo propuse que hiciéramos un paseo de fin de año a Panaca y estamos consiguiendo plata, pero aún no tenemos buenos fondos”. Jair sabe también sobre la historia del Valle, sobre ecosistemas, adjetivos y operaciones matemáticas. Ganó la eliminatoria del Concurso “Porrita Coopser” en Sevilla y representó a su municipio en la final departamental. No sabe de qué quedó, pero conoció Cali y se ganó la admiración de la comunidad educativa. Por saber lo eligieron presidente de su aula. “Creen que soy buen compañero y buen estudiante“. Su amigo Julián es el vicepresidente; las niñas perdieron la elección pero ganaron cargos: Elizabeth Porras es la secretaria y María Fernanda es la tesorera. Angélica Loaiza se vinculó al comité de cruz roja y organizó una rifa para comprar el botiquín, “porque me gusta cuidar a los niños”. Greidy Leandra Pajoy está en el comité de deportes y utiliza su conversación encantadora para evitar los conflictos en el juego y recoger fondos para balones. Con el liderazgo de los dos únicos profesores de la sede, los niños montaron una modesta biblioteca de aula y un centro de recursos lleno de envases, piedritas, palitos, arena y cajitas de colores con los números. El estante para el centro era un exhibidor de cuadernos que la rectora Melba Jaramillo consiguió regalado en un almacén de Armenia. También están llevando el cuaderno viajero, que ha ido a las casas de varios niños y ha vuelto con poemas, cuentos y leyendas escritos por padres y alumnos. Tienen el calendario agrícola de la región y el mapa veredal, pintado por uno de los padres. El colegio, definitivamente ha mejorado. Lo asegura Greidy Leandra. “El ambiente cambió, los niños no rayan las paredes, la escuela se mantiene más aseada, los comités les dicen a los niños lo que deben hacer y nosotros los grandes tratamos de dar buen ejemplo”. Gloria Liliana Cerero, madre de familia y a la vez docente del jardín infantil de la vereda, está optimista: “yo estudié con Escuela Nueva y sé que así es más fácil el estudio, por las actividades y porque hay mayor creatividad”.


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

dora Zulma Arias y luego hicieron unas plenarias. Todo eso, y mucho más, es lo que tendrán que replicar en su aula. Estaban en el taller introductorio a la pedagogía de Escuela Nueva. Aunque unos pocos no estaban muy convencidos del cambio, la mayoría había llegado con la ilusión del primer día de clase. Algunos recordaron sus días de Escuela Nueva, otros ni la conocían pero se habían entusiasmado durante el proceso de sensibilización que hizo Fecoop visitando las escuelas para obtener la aceptación de directivos, maestros, padres y estudiantes. Esta gira sirvió para concluir que uno de los cinco colegios seleccionados no quería el proyecto ni se iba a comprometer con él. Lo cambiaron por otro que lo estaba pidiendo afanosamente. Lucero Restrepo, docente de tercero a quinto en la sede principal del Jorge Eliécer Gaitán, está convencida: “es maravilloso para los niños del campo porque tienen que trabajar en recolección de tomate y café y no se van a atrasar, sino que cuando regresen siguen con su guía y de ellos mismos depende que se adelanten”. Durante los cinco días de inducción y reinducción los docentes conocieron las principales estrategias de la Escuela Nueva y se comprometieron a implementarlas en sus aulas, con el liderazgo de los rectores, como paso previo a los tres talleres específicos sobre las estrategias. También se van a hacer tres jornadas de seguimiento, para evaluar la incorporación de los aprendizajes al trabajo del aula. Dos meses después de la inducción los dinamizadores de Fecoop y Volvamos a la Gente se reunieron con los docentes du-



79

rante tres días para hacerle seguimiento al proceso y visitar la sede Santa Catalina del Colegio Jorge Eliécer Gaitán. Los avances en tan poco tiempo son sorprendentes, especialmente si se considera que los colegios estaban finalizando su año escolar, por ser de calendario B.

Preparación del terreno En la sede principal del colegio Jorge Eliécer Gaitán hay dos aulas multígradas, una de tercero a quinto y otra de cero a segundo. Ahí está María Angélica Pérez. Tiene carita de sorpresa feliz. “Antes estudiábamos del tablero, pero un día mi profe Elsa dijo que ya estudiáramos en las guías porque así aprendíamos más mejor. Y a mí me gusta. En veces nos hacemos de a dos y en veces en grupo, pero hay unos niños que nos entretienen charlando. Y yo les digo que se callen porque no me dejan concentrar”.

La calidad y la calidez de la asesora Zulma Arias, maestra de Escuela Nueva en Quindío, ha motivado a los docentes sevillanos.




80



y dejar sus cuentos y escritos. Eligieron el gobierno de aula, pero apenas lo están empezando a conocer. Las familias también han recibido bien el cambio. “Les conté del cambio de sistema y que ahora ellos tenían que colaborarme mucho para que el progreso de los niños sea más seguro”, dice la maestra.

“Hemos convencido a los maestros de que esta capacitación les servirá, estén donde estén”.

En otra escuela, La Coqueta, una sola aula alberga a diez estudiantes de todos los grados de cero a quinto. Hay un buzón de mensajes recién decorado, con una nota aún no leída por los niños: “Dejen de pelear”. La profesora Gladys Alzate Hurtado nunca abandonó del todo la Escuela Nueva, pero el taller de inducción le refrescó la memoria y se apresuró a renovar el aula. Redecoró los buzones, amplió el mapa veredal, armó el cuaderno viajero y organizó dos rincones pedagógicos: uno de matemáticas, lleno de cajitas con números enteros, primos, fraccionarios y tangramas, y otro de español, con libros, poemas, cuentos, retahílas y un alfabeto. “Los niños están entusiasmados con los componentes nuevos y han ayudado a remodelar. Ven la escuela con más vida”.

Maricel Gutiérrez, directora ejecutiva de Fecoop.

La profesora Elsa David, que había hecho esfuerzos imposibles por conservar la Escuela Nueva, se ve tan feliz como los niños: “están contentos con el cambio, ya no se quieren sentar de a dos sino estar en grupos y los rápidos ayudan a los otros, todos son amiguísimos”. Están llevando el autocontrol de asistencia, el cuaderno viajero, el libro de confidencias y tienen un rincón de lectura donde los niños pueden tomar libros para leer

En las otras instituciones también hay cambios. Uriel Molina, docente de la sede Santa Isabel del colegio 12 de Octubre, cuenta que han hecho buzones, cuaderno viajero, croquis veredal y centros de recursos, aunque se queja: “hay que conseguir mucho material, no hay recursos y los padres tampoco tienen”. Irma Gutiérrez, del colegio Heraclio Uribe, sede Joaquín Caicedo, le aconseja conseguir material reciclado y motivar a la comunidad para que se comprometa a ayudarle. “Uno tiene que utilizar estrategias, echar mano del gobierno estudiantil”.


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

 RED DE MAESTROS: ESTRATEGIA DE VIDA Para que la Escuela Nueva no se vuelva a esfumar en Sevilla, el proyecto ha propuesto la conformación de una red de maestros que permita el seguimiento al modelo y la actualización y capacitación de docentes. De esta manera se busca la sostenibilidad del modelo frente a la marginación de la Alcaldía municipal, la distancia de la Secretaría departamental de Educación y la posibilidad de que se presenten traslados y lleguen nuevos maestros no capacitados en Escuela Nueva. “El Comité y Fecoop tenemos permanencia en nuestra zona cafetera y seguiremos vinculados al tema de la educación. La red de maestros propicia una dinámica y un espacio para compartir experiencias y eso es una garantía de continuidad. Nuestra gran fortaleza son los docentes”, afirma Maricel Gutiérrez. La Red de Maestros está en proceso de integración, con el liderazgo de dos rectoras. Se reunirá una vez al mes, será la dinamizadora del proceso, la encargada de la capacitación y la convocante de los microcentros. Para el futuro cercano se prevé la formación de la Red de Maestros de Escuela Nueva en el Valle, que incluiría a Versalles, donde se ejecuta un proyecto similar. Fecoop está interesado en realizar una segunda fase del proyecto, que involucre a las otras cuatro instituciones rurales de Sevilla y permita consolidar el proceso en las cinco primeras. No obstante, eso depende de la posibilidad de mantener la alianza con Empresarios por la Educación o contar con nuevos aliados. En cualquier caso, Fecoop y la Comisión Vallecaucana consideran indispensable el compromiso de la Alcaldía municipal y la vinculación más estrecha de la Secretaría departamental. “Obviamente necesitamos un compromiso de las organizaciones estatales, no queremos remplazar al Estado”, dice Juan Carlos Gómez, director de la Comisión Vallecaucana por la Educación.



81


82



El efecto innovadero Luz Eddy López, rectora del colegio Heraclio Uribe nunca se ha sentido en un pedestal, pero cree que algunos estudiantes sí veían así a sus maestros. “El clima del aula ha empezado a cambiar, a los niños no les da pereza ir a la escuela, han mejorado el respeto en el uso de la palabra y el turno y le pierden el temor al maestro, lo ven como el amigo al que le pueden consultar todos sus problemas, sus anhelos, sus sentimientos”. También destaca el gobierno estudiantil. “Los maestros le han puesto seriedad y los niños se han integrado y empoderado. Lo que más le debo destacar a Escuela Nueva es el liderazgo, el derecho a hablar, a ser escuchado, a ser importante”. La profesora Irma Gutiérrez tiene claro que apenas están empezando y que el trabajo con las guías aún no es operativo. Elsa

 Los estudiantes del colegio técnico agropecuario Heraclio Uribe apoyarán a las escuelas de padres en el montaje de proyectos productivos.

David agrega que no ha sido fácil para los niños, porque a veces les parece muy larga la guía y se afanan. Gladys Alzate corrobora: “los de tercero, cuarto y quinto se defienden solos, pero los más pequeños necesitan ayuda. No es entregarles la guía y ya. Yo les superviso todas las actividades”. Para la coordinadora del proyecto, Martha Leyton, el balance es muy positivo: “quedan unos maestros rezagados en el proceso, pero la mayoría ya está casi lista para la segunda jornada de capacitación sobre el manejo de las guías. En esta primera etapa la expectativa es preparar la escuela para la metodología, tener los elementos que la hagan realmente activa”.

Escuela nueva, nueva escuela Si las ilusiones se cumplen, en un par de meses algunos padres de familia de la zona rural de Sevilla estarán hablando con pro-


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD



"Lo que nosotros hacemos, más que capacitar, es compartir saberes y dar testimonio de las ventajas de trabajar con el modelo Escuela Nueva. Hablamos desde nuestra experiencia como docentes". Zulma Arias, tallerista Fundación Volvamos a la Gente.

piedad de PEI, currículo y planes institucionales. Lo harán en las reuniones de los equipos de fortalecimiento institucional que el proyecto está integrando en cada colegio. Los equipos son la base del trabajo en el componente de gestión institucional, que pretende orientar a los rectores, el personal administrativo, los docentes, los padres y los estudiantes para redimensionar el PEI, ajustándolo a los elementos que la Escuela Nueva requiere, pues se tiene claro que un colegio no puede funcionar con Escuela Nueva en el aula y escuela tradicional en su gestión institucional. Además, se formularán y pondrán en ejecución planes de mejoramiento. “Queremos promover políticas institucionales seguras, que puedan tener continuidad y construcción colectiva, para que el modelo no sea sólo un compromiso del rector sino que involucre a los maestros, los padres y los estudiantes”, enfatiza Martha Leyton. Para que todos sepan de qué se está hablando, el proceso se desarrolla por medio de talleres en los que se hace una capacitación y luego, con base en ella, se revisa el tema. Así se hizo ya la revisión y socialización de los PEI, se aplicó una lí-

nea de base y se construyó la caracterización de las cinco instituciones. La finalización del año escolar ha limitado el avance del componente, pero el liderazgo y compromiso de los rectores y la mayoría de los docentes es garantía de que las actividades se retomarán con brío tras el receso.

Educación y productividad Para asistir a la reunión de padres que citó la rectora Melba Jaramillo, a las 10 de la mañana en la sede principal del colegio Jorge Eliécer Gaitán, varios padres de familia de una vereda lejana tuvieron que montarse en el campero de las seis, porque no había otro antes de mediodía. Cuando finalizó la reunión, pasadas las 11, tuvieron que esperar a que fuera la una de la tarde para devolverse. Ese lujo no se lo pueden dar los padres de familia de la escuela La Coqueta, ni muchos otros, porque los dueños de las fincas que administran o donde trabajan no se lo permiten. Algunos están de paso, según el ciclo de los cultivos, y se llevarán a sus hijos de la escuela, y llegarán otros, como en el aula de Elsa David. “Este año se llevaron dos hermanos, pero me llegaron otros dos a los pocos días”.

83


84



Así, la participación de las familias es un desafío difícil que enfrentará el proyecto, en su componente de gestión del contexto. Se buscará poner en marcha cinco escuelas de padres, como un espacio de formación, información y construcción del conocimiento, donde se capacite y sensibilice a los padres sobre su papel en el proceso formativo del niño.

Los sevillanos siguen contando con el café y con los cafeteros para promover la equidad de la educación rural.



Por ahora, los maestros, los rectores y el equipo de Fecoop, compuesto por la coordinadora y los asesores Brillit Gañán y Héctor Becerra, se han reunido con los padres para informarles la existencia del proyecto. “Estamos en el proceso de sensibilización y de diagnóstico, en el cual se informa para qué sirve la educación y cómo se ha trasformado”, cuenta Brillit. Los padres que han asistido a las reuniones se muestran satisfechos con el proyecto e ilusionados con la oferta de capacitación.

Es un proceso de desarrollo humano con un componente de participación comunitaria y una metodología que replica el modelo de Escuela Nueva. La meta es que la escuela de padres de cada colegio formule un proyecto de desarrollo comunitario. “Se le apunta a necesidades diversas: nivelación educativa de los padres en primaria o bachillerato, restaurantes escolares, proyectos de convivencia o productivos, por ejemplo. Estos deben estar en ejecución en noviembre”, dice Brillit. Por las condiciones económicas del muni cipio y su vocación agropecuaria, se prevé la ejecución de varios proyectos productivos, para lo cual se contará con el acompañamiento de la Fundación para el Desarrollo Rural de Sevilla, Funders, que administra la granja agropecuaria del colegio técnico Heraclio Uribe. Además, se impulsarán alianzas con organizaciones comunitarias como las juntas comunales y con otras instituciones locales como la Umata y la Cooperativa de Caficultores de Sevilla. El modelo de proyectos productivos desarrollado por el Heraclio Uribe ya está en la mira de colegios como el Jorge Eliécer Gaitán, que próximamente sembrará 4.000 plantas de café en su sede central y montará una huerta con frutales y plantas medicinales en su sede La Coqueta. Si el entusiasmo de los padres resulta ser igual al de los docentes y los niños muy seguramente se logrará en los cinco colegios hacer realidad el lema del proyecto, “cantemos la misma canción”. Una canción que es de alegría por tener más niños en la escuela y mejor educados.


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD



85

En Sopó

contra el desencanto POR FERNANDO CHAVES VALBUENA FOTOGRAFÍA JULIÁN LINEROS

enny Alejandra está feliz porque puede trabajar en grupo con otros compañeritos de quinto grado en la escuela San Gabriel. Su amiga Paola Milena se alegra de que ya no la llamen a lista. Cristian se emociona porque le han llegado como treinta cartas al buzón del aula. A César Contreras, de quinto en el colegio Rafael Pombo, le parece chévere buscar respuestas en la guía del estudiante. Y a Aura Elvira Sosa, de décimo, se le ha quitado el sueño que le daba cuando le dictaban clase.

En este municipio de Cundinamarca el proyecto Modelos Escolares para la Equidad trata de implementar el modelo de Escuela Nueva y fortalecer la gestión institucional, pedagógica y comunitaria de cuatro colegios. Son los primeros frutos del proyecto Modelos Escolares para la Equidad que la Fundación Volvamos a la Gente ejecuta en tres colegios de Sopó, utilizando la




86

pedagogía de Escuela Nueva, fortaleciendo la gestión institucional y logrando una mayor vinculación de los padres al proceso educativo. Un cuarto colegio será incorporado próximamente, ante la decisión del Centro Educativo Integral de Sopó de no participar del proyecto por razones de equidad, toda vez que es un colegio en concesión, administrado por Colsubsidio.

SOPÓ CUNDINAMARCA



BOGOTÁ

SOPÓ, CUNDINAMARCA Proyecto de Modelos Escolares para la Equidad · Estudiantes beneficiados: 3.918 · Docentes beneficiados: 120

INSTITUCIONES EDUCATIVAS VINCULADAS · I. E. La Violeta · I. E. Rafael Pombo · I. E. Pablo VI

ALIADOS · Fundación Volvamos a la Gente · Prodensa · Cámara de Comercio de Bogotá · Secretaría Departamental de Educación · Secretaría Municipal de Educación · Fundación Empresarios por la Educación

El proyecto fue formulado por el Capítulo Cundinamarca de la Fundación Empresarios por la Educación en asocio con la Secretaría de Educación y la Fundación Volvamos a la Gente, en respuesta a la convocatoria de la Fundación Empresarios por la Educación, que aporta recursos de cofinanciación y acompañamiento para la implementación del modelo de intervención. La Fundación Volvamos a la Gente es la entidad coordinadora y ejecutora directa de los tres componentes del proyecto y la Secretaría de Educación de Sopó aporta recursos y liderazgo institucional para la coordinación de las actividades y el apoyo a los colegios en el cumplimiento de sus compromisos dentro del proyecto. El proyecto se tramitó durante el periodo de vacaciones de final de 2004 y los docentes sólo se enteraron a su regreso en enero, cuando se les informó que se iba a trabajar con Escuela Nueva y que la semana de planeación sería utilizada en un taller de inducción a la nueva pedagogía.

La paradoja del educador Esa mañana de enero, en medio de la confusión por el cambio inesperado, la profesora Graciela Gómez fue una de las primeras

en interesarse: lo que estaba escuchando era justo lo que necesitaba para fortalecer su trabajo con los estudiantes de primero en la sede San Gabriel del colegio La Violeta: “va con mis ideas de aprender jugando. Me ha encantado su flexibilidad y poder integrar varias áreas. Así hay un acercamiento mayor al aprendizaje y la comprensión es mucho mayor”. Entre tanto, el maestro Armando Martínez, de quinto en la sede Meusa, empezaba a soñar con todos los aportes que la Escuela Nueva le haría a su práctica docente. No son la excepción; otros docentes de los colegios La Violeta, Rafael Pombo y Paulo VI se han interesado en el proyecto, pero su ánimo está muy afectado por la falta de concertación del proyecto. “No nos consultaron, no nos llamaron para decidir en conjunto ”, afirma María Martha Beltrán, docente de quinto en San Gabriel. Pero agrega: “como ya está la in-


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

versión, ahora es muy importante que estemos abiertos a esto, no porque nos tocó sino por convencimiento”. La coordinadora del proyecto, María Cristina Gaviria, de la Fundación Volvamos a la Gente, reconoce que el proyecto arrancó mal: “el error fue haber hecho el taller en un momento equivocado, sin una sensibilización previa y en el espacio destinado a la planeación”. El secretario de Educación, Orlando Rodríguez, también piensa que el inicio pudo ser mejor: “es posible que haya faltado algún proceso de socialización previo al proyecto, lo que generó prevención de algunos docentes que vienen desarrollando otro proyecto”. Él piensa que esto es sólo un percance y que el proyecto avan-



87

El proyecto fue formulado por el Capítulo Cundinamarca de la Fundación Empresarios por la Educación en asocio con la Secretaría de Educación y la Fundación Volvamos a la Gente

zará, incorporando la metodología de Escuela Nueva en los tres colegios. Los rectores también creen que esta es una buena oportunidad para el cambio y están aportando a la sensibilización de sus comunidades educativas, como lo expresa Ana Lucía Segura, rectora del colegio Rafael Pombo: “es una invitación constante a los docentes, es convencerlos de

La calidad de la relación entre el docente y el alumno es una de las características de la Escuela Nueva que convencen al profesor Roberto Lozano.




88



La Fundación Empresarios por la Educación les ha aclarado que el proyecto finaliza en diciembre de este año y ha exhortado a los colegios a aprovechar el tiempo restante; sin embargo, la Fundación está interesada en prolongar el proyecto por un año más, para lo cual se están buscando nuevos recursos.

Los primeros pasos

"Como el proyecto no contempla la dotación de bibliotecas ni centros de recursos, pensamos hacer una subasta de proyectos, con varias empresas, como hizo la Fundación Mamonal en Cartagena". María Cristina Gaviria, Fundación Volvamos a la Gente.

que esta metodología es buena, que sí funciona y que dará buenos resultados”. Las dificultades en el inicio del proyecto tienen otra explicación. Desde 2003 los colegios de Sopó estaban ejecutando un proyecto financiado con recursos del Banco Mundial. Después de hacer la caracterización y formular el plan de mejoramiento, recibirían una importante suma para inversiones. Sin embargo, antes de que llegara ese momento el nuevo gobierno departamental decidió suspender el proyecto y reorientar los recursos. La decisión produjo un gran malestar entre las comunidades educativas. “No queremos que nos dejen botados otra vez”, dice una de las maestras.

Después del taller inicial, se inició con las comunidades educativas un proceso de sensibilización sobre las virtudes del proyecto Modelos Escolares para la Equidad y sobre la pedagogía de Escuela Nueva, por medio de talleres y reuniones con los rectores, los coordinadores y los equipos docentes de cada uno de los colegios. Este trabajo entusiasmó a profesores como Olga Santamaría, del colegio La Violeta, sede principal: “me pareció interesante hacer el ensayo, porque la apatía de los estudiantes se ha incrementado. Lo que más me gusta es que el maestro es como un tutor y los niños argumentan, analizan y concluyen”. Posteriormente se inició un acompañamiento voluntario en el aula, con Campo Eliécer Guevara, un profesor especializado en Escuela Nueva proveniente de Armenia. De esta forma se ha avanzado en la inducción a la propuesta pedagógica del proyecto: “Campo Eliécer me hizo ver el objetivo de Escuela Nueva”, dice la profesora Graciela Gómez. Y Armando Martínez agrega: “me ha aportado cosas valiosas para superar mis falencias”. Como resultado, varios maestros ya están vinculando las estrategias de Escuela


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD



 Los estudiantes son los más convencidos de las bondades de Escuela Nueva porque les encantan sus estrategias lúdicas.

Nueva, principalmente el trabajo por grupos, el uso de guías, el gobierno de aula, el autocontrol de asistencia y el correo entre los estudiantes.

disciplina, porque los niños no tienen el hábito de trabajar por sí mismos. Los chicos necesitan acompañamiento, solos no pueden trabajar”.

En la sede central del colegio Rafael Pombo trabajan con estas estrategias cuatro docentes de primaria y cuatro de secundaria, más dos de primaria en la sede Hato Grande. “En primaria tenemos guías y en bachillerato algunos docentes las han estado elaborando”, cuenta la rectora Ana Lucía Segura. En cambio no se ha organizado el gobierno de aula, porque consideran que es semejante al gobierno escolar.

Otra limitación en el Rafael Pombo es que en bachillerato cada área tiene un aula especializada y los estudiantes rotan por ellas, así que ningún curso tiene su propio salón, lo que dificulta el manejo de recursos como el autocontrol, el correo de los estudiantes y los rincones pedagógicos.

Rosa Cecilia Carrillo y sus estudiantes de ciencias naturales y sociales en primaria, se están ajustando al cambio. “Me parece muy bueno que los mismos niños construyan su aprendizaje a partir de las guías, pero se me ha dificultado el manejo de la

Entre tanto, en el colegio La Violeta se están familiarizando con la Escuela Nueva cuatro docentes de la sede central, uno de la sede Meusa y las cinco de la sede San Gabriel. Martha Beltrán, de quinto, es una de ellas: “tengo trabajo por grupos, un monitor del curso y otros por áreas. Cada uno tiene una responsabilidad y tengo un plan de aula muy enfoca-

89


90



do hacia el liderazgo, cuando tengo que salir del aula les dejo las guías y ellos trabajan con disciplina”.

Las instituciones educativas de Sopó tienen sedes urbanas y rurales, un reto para la Escuela Nueva, que se ha desarrollado en lo rural.



El profesor que más ha integrado la Escuela Nueva al aula es Armando Martínez, de la sede Meusa, cuyos estudiantes trabajan en grupos con las guías, han conformado el gobierno de aula, llevan el autocontrol y el buzón de mensajes, han organizado una biblioteca de aula y utilizan diversas metodologías activas, como los títeres y las salidas pedagógicas.

Recreando la Escuela Nueva El balance del profesor Martínez en el aula es alentador: “definitivamente se ven resultados, un cambio de actitud, están más tranquilos, hay mejores relaciones personales, son capaces de hablar sin miedo, dicen lo que sienten”. El temor de que se retrasen los logros académicos le parece infundado: “hemos tenido avances significativos en matemáticas; ellos sabían hacer las operaciones, pero mecánicamente, no entendían por qué. Y ahora sí, por-


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD



que están llevando sus propias cuentas en dos proyectos de aula. Su escritura era muy pobre, se les pedía un cuento y no pasaban de tres renglones y eso ha aumentado, ya escriben mucho más largo y crean situaciones. En lo oral expresan sus emociones, hacen sus exposiciones con más firmeza y manejan los tonos de la voz”. Sus estudiantes están felices con la nueva pedagogía. Lady Dayana Bermúdez explica por qué: “con los compañeros ahora es diferente, antes eran envidiosos y creídos y ahora no, nos entendemos bien, trabajamos en grupo y nos ayudamos, en cambio antes trabajábamos en fila y no nos podíamos ver la cara”. Los estudiantes de las demás sedes también ven el cambio, como Daniela Sánchez de quinto grado en San Gabriel: “aprendemos más porque cuando uno no sabe los niños que sí saben le enseñan”. Su compañero Cristian Rodríguez se ha tomado en serio el gobierno de aula: “los compañeros me eligieron de monitor y a mí me toca controlar la recocha y ayudarles en el trabajo”. Aura Elvira Sosa, de grado décimo en el Rafael Pombo dice que “el trabajo con guías es una forma fácil y práctica de aprender”. Y Paula Marcela Camargo, de quinto grado, siente que “trabajando así uno como que aprende más y se mete más en el asunto”. Los maestros también ven los beneficios: “los comentarios de algunos profesores que han empezado es que han visto el cambio, ya tienen alumnos que se expresan, que adquieren responsabilidades, mejoran autoestima y pierden el miedo a

 MÁS ALIANZAS Y MENOS PROYECTOS Sopó está ubicado cerca de Bogotá, junto a Tocancipá, en una zona donde operan importantes empresas. Eso ha atraído a múltiples operadores de proyectos educativos, como Líderes Siglo XXI, las universidades Católica y de los Andes, la Corporación Innovar, Corpoeducación y la Fundación Colombia Emprendedora. María Cristina Gaviria dice que hubo que pensar en soluciones. “Le propusimos al municipio que asuma el liderazgo de los proyectos y conforme un comité de operadores”. El Secretario aceptó y los está reuniendo para organizarlos alrededor de objetivos comunes y con una articulación de componentes. “Es una tarea nada fácil, pero estamos poniéndonos de acuerdo y hemos hecho varias reuniones. La idea es tener una visión conjunta y definir los campos de acción para no perder esfuerzos ni saturar a las instituciones”. El Secretario Rodríguez considera que Modelos Escolares para la Equidad tiene varias fortalezas para ser un proyecto bandera del municipio. “Nos parece muy pertinente tener un visión de integralidad para intervenir en los colegios y dar una solución también integral a las necesidades de mejoramiento de la institución”. Además, la Secretaría y el municipio creen en las alianzas entre el sector público y el privado como un instrumento de mejoramiento de la educación. “Es un esfuerzo para buscar nuevos caminos en la calidad de la educación y permitir que los municipios tengan una educación pública pertinente y competitiva, acorde con los postulados de la empresa privada”.

91


92



hablar”, dice Gabriel Cárdenas, rector del colegio La Violeta. La dotación de los colegios con las guías de aprendizaje para las cuatro áreas básicas de la primaria, una por cada tres niños, dinamizará la apropiación de la Escuela Nueva por parte de las comunidades educativas. El proyecto hará una capacitación sobre el manejo de las guías y un nuevo acompañamiento en el aula, para ajustar y profundizar el empleo de las estrategias.

ca María Cristina Gaviria. “Decidimos reorganizar los equipos de mejoramiento que habían quedado instalados en el proyecto anterior. En abril pudimos conformarlos en parte y vincular a los rectores y algunos docentes de tres colegios”. En La Violeta se está consolidando el equipo con tres maestros, uno de cada sede y el rector, y se espera vincular a padres de familia y estudiantes. La idea es conformar equipos de trabajo en cada uno de los componentes y ya se hizo una reunión para iniciar este proceso.

Mirando a la excelencia Como parte esencial para el mejoramiento de la calidad y la equidad en las instituciones educativas de Sopó, Modelos Escolares comprende un componente de gestión institucional, dirigido a fortalecer y mejorar los procesos directivos, administrativos y pedagógicos. Sacar la clase del tablero y a veces del aula es una de las propuestas de Escuela Nueva para cambiar el paradigma de la pedagogía tradicional.



En este componente se ha propuesto a los colegios retomar el trabajo realizado hasta el año pasado dentro del proyecto asesorado por Corpoeducación, como expli-

Algunos de los maestros ven que esta es una oportunidad para fortalecer la integración de las distintas sedes y consolidar un solo proyecto educativo. “La Violeta como institución integrada no tiene un solo PEI, hay que unificarlo ”, dice Martha Cajicá. Y el profesor Roberto Lozano, que va a liderar el componente de gestión, piensa que “los tres componentes están bien enfocados, lo importante es el engranaje, que podamos hacer acuerdos y tener agendas y metas que se puedan ir cumpliendo”. El colegio Rafael Pombo, en cambio, tiene un PEI unificado y el año pasado hizo la caracterización institucional. Por eso el trabajo se concentrará en definir el horizonte institucional, consolidar el PEI, hacer fortalecimiento conceptual y ejecutar un plan de mejoramiento institucional y varios proyectos específicos. En el componente de gestión del contexto se buscará la creación de escuelas de padres que promuevan y faciliten la vinculación de los padres a las actividades del colegio y les permitan mejorar el apoyo a sus hijos, tanto en los procesos escolares


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD



 EL AULA DEL PROFESOR ARMANDO Fue un día de clase normal. Los estudiantes señalaron su asistencia en el autocontrol. Trabajaron por grupos en las guías de Escuela Nueva. Hablaron sobre la gira que harán por Guatavita, Guasca, Suesca, Gachacipá y Tocancipá, reconociendo lagos, lagunas, represas, ríos, aguas calientes y azufradas. Hablaron de la obra de teatro que están montando y de los dineros con los que van a financiar el viaje. Y cuando algún profesor se apareció en la puerta, los estudiantes del comité de recepción salieron a recibirlo y le informaron que el director de grado estaba en Villeta, en un viaje de trabajo. Los niños y las niñas de quinto grado habían rechazado la posibilidad de tomarse el día libre y decidieron hacer solos sus clases. El aula estaba a cargo de Lady Dayana Bermúdez, de 11 años, presidenta del curso. Así funciona el grado quinto de la sede Meusa del colegio La Violeta, orientada por el profesor Armando Martínez. Él cree tan firmemente en la pedagogía activa, que ya venía utilizando estrategias como el trabajo en guías y por grupos, sin haber recibido ninguna formación en Escuela Nueva. Tan pronto terminó la inducción de enero, se puso en el oficio de implementar sus principales estrategias y se hizo asesorar por el especialista venido de Armenia. Aunque todavía a los chicos les cuesta hablar por turnos y en voz baja, el trabajo por grupos y con guías le ha funcionado y Armando nota que los estudiantes han disminuido su agresividad, tienen más autonomía y liderazgo. “Ya entienden más qué es la participación y el bienestar colectivo y la importancia del consenso para llegar a acuerdos que cumplan todos”. Los estudiantes concertaron unas reglas de convivencia, acordaron desarrollar dos proyectos transversales: la excursión por las fuentes hídricas de la región y la obra de teatro, y eligieron un gobierno de aula conformado por la presidenta, encargada de liderar algunas actividades y promover el buen comportamiento y el aprendizaje colectivo, el vicepresidente y tres tesoreros, uno por cada una de las tres actividades que se inventaron para financiar el viaje: una chiquiteca, donaciones por parte de las familias y venta de comestibles entre ellos mismos. Además, nombraron diversos comités para organizar el funcionamiento del aula. Muchas actividades de las distintas áreas se articulan a los dos proyectos y se hacen mediante las estrategias de Escuela Nueva. Así, por ejemplo, los niños están cambiando el aprendizaje mecánico de las operaciones matemáticas por un aprendizaje significativo, pues llevan la contabilidad de los recaudos para el viaje, hicieron el cronograma de éste y calcularon la tela que necesitarán para la obra de teatro. También construyeron un mapa del recorrido y una maqueta con los accidentes geográficos que encontrarán. La pedagogía activa les ha permitido mejorar sus habilidades comunicativas, al punto que ya no se cubren la cara al hablar y fueron capaces de escribirle dos cartas al alcalde, una para pedir solución a los accidentes de tránsito que se presentan frente al colegio y otra solicitando el transporte para su salida pedagógica. Todos escribieron y luego seleccionaron la mejor carta. Los padres de familia están al tanto de los cambios. “Se ven muy interesados y nombraron a uno de ellos como veedor. Se han vinculado más al aula, vienen a algunas actividades y se ofrecen para hacer tareas”. El profesor Armando se ha convertido en un orientador y un amigo al que los estudiantes adoran y respetan. Hollman Alba dice que “es muy buena gente y nos trata bien”. Para Lady Dayana Bermúdez “es el mejor profesor que he tenido y por eso he aprendido más”.

93


94

 Muchos padres de familia son campesinos. El proyecto propone apoyarlos en la ejecución de proyectos productivos.



como en su desarrollo integral. Así mismo, se prevé el apoyo a la gestión de proyectos pedagógicos productivos y la revitalización de la identidad cultural cundinamarquesa de los estudiantes. En el colegio Rafael Pombo se planea canalizar la gestión de contexto a través de los programas de proyección a la comunidad que ya se vienen realizando. El colegio tiene un bachillerato para adultos y ofrece cursos libres de sistemas, tejidos,

lencería, bisutería y macramé. Esto hace que los padres sientan más suya la institución y fortalece la relación familiar alrededor de objetivos comunes. Aunque el proyecto tiene mucho camino por recorrer, Jenny Alejandra ya no se imagina trabajando si no es en grupo, Paola Milena se olvidó del llamado a lista, Cristian se acostumbró a esperar sus cartas en el buzón y César anhela encontrar más respuestas en las guías.


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD



95

En Barranquilla

El pellizco de la POR FERNANDO CHAVES VALBUENA FOTOGRAFÍA JULIÁN LINEROS

– Cuando el reloj marca las dos, los esqueletos cantan a una voz: – Chumba / la cachumba / la cachumbambá Los niños de primero, cantan sonrientes, dichosos. Y Dayana sigue leyendo: – Cuando el reloj marca las tres… Están en el patio del Centro de Educación Básica No. 086 de Barranquilla en una dinámica de lectura dirigida por tres joven-

Diez instituciones educativas inician el camino hacia la excelencia educativa, en desarrollo de un proyecto que arranca con altos niveles de motivación y compromiso de la comunidad educativa y el respaldo de una fuerte alianza entre el sector público y el privado.

citas de catorce años: Karen Baca, Dayana Cuevas y Estefani Nieto, sus compañeras y amigas de noveno grado. De repen-




96

BARRANQUILL A ATLÁNTICO

“La matemática no es que me guste, pero para todo se necesita, hasta para español, viéndolo bien. La matemática siempre está donde uno menos piensa”, Jeifry Barrios, estudiante del Centro Comunitario No 198.

te, el ardiente aire es atravesado por otras voces adolescentes. Son los jóvenes del noticiero escolar que orienta la profesora Raquel Zapata.

 BARRANQUILLA, ATLÁNTICO Proyecto de Excelencia académica en diez instituciones educativas de Barranquilla · Estudiantes beneficiados: 6.500 · Docentes beneficiados: 160

INSTITUCIONES EDUCATIVAS VINCULADAS · I. E. Distrital Marco Fidel Suárez · Centro de Educación Básica No. 136 · Centro de Educación Básica No. 005 · I. E. Calixto Alvarez · I. E. Distrital de Carrizal · I. E. Distrital José Martí · Centro Comunitario de Educación Básica No. 190 · Centro Comunitario de Educación No. 198 · Centro de Educación Básica No. 86 · Centro de Educación Básica No. 58

Actividades como estas son parte de la ganancia que les dejó el proyecto de Escuelas Lectoras que ejecutaron el año pasado con la Fundación Promigas. Y son también fortalezas con las que afrontan este año un nuevo proyecto: Excelencia académica en diez instituciones educativas de la ciudad de Barranquilla, que comprende tres componentes: gestión institucional, gestión de aula, dirigida a mejorar las competencias de los niños de primaria en lenguaje y matemática, y gestión de contexto, para vincular a los padres al proceso escolar. Esta es una de las siete experiencias del proyecto Modelos Escolares para la Equidad, cofinanciado y acompañado por la Fundación Empresarios por la Educación.

El camino andado ALIADOS · Fundación Promigas · Fundación Alberto Merani · Cámara de Comercio de Barranquilla · Secretaría de Educación · Fundación Empresarios por la Educación

La Fundación Promigás ejecutó entre 2002 y 2004 dos proyectos dirigidos al mejoramiento de la calidad educativa. El primero de ellos se realizó en cinco instituciones educativas de Barranquilla, una de Galapa y otra de Malambo. “Se lograron

muchos resultados en liderazgo del rector, participación de los padres, clima escolar y diseño curricular, pero los avances en el desarrollo de las competencias de los estudiantes fue mínimo”, relata Anuar Pacheco, coordinador del proyecto en la Fundación. El segundo proyecto, entonces, buscó fortalecer las competencias de lectura y matemática en los estudiantes de cinco de esas instituciones, mediante un proceso de capacitación y acompañamiento en pedagogía conceptual, realizado por la Fundación Alberto Merani. “La clave estaba en el acompañamiento más que en la propia teoría. Se visitaba a los maestros en el aula y se les revisaba la evolución de la práctica”, señala Julio Martín Gallego, coordinador de Desarrollo Educativo de la Fundación Promigas. Mediante evaluaciones similares a las pruebas Saber, al inicio y la final del proyecto, se estableció que hubo un mejoramiento entre 10 y 12 puntos porcentuales en las dos áreas. Con base en estas dos experiencias, Promigás diseñó un modelo de mejoramiento denominado Excelencia Académica, que combina la organización institucional del colegio y la problemática del aula. En el primer componente, se busca fortalecer la participación, el trabajo en equipo, el liderazgo del equipo directivo y la capacidad de gestionar el colegio, lo que a su vez genera un mejor clima interno. En la gestión de aula el trabajo se concentra en la comprensión oral y lectora y el desarrollo del pensamiento matemático. En este modelo el seguimiento en las aulas ocupa el setenta por ciento del tiempo de trabajo con los docentes y es realizado por profesores de instituciones


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

públicas y privadas de la ciudad, capacitados como asesores, en tanto que la formación ocupa el treinta por ciento restante y es orientada por los profesionales de la Fundación Merani.



97

instituciones de Barranquilla en el marco del proyecto Modelos Escolares para la Equidad.

Participar: un premio La Fundación Promigás empezó a ejecutar tres proyectos con este modelo: uno en trece colegios de Barranquilla, con la Secretaría de Educación; otro en catorce instituciones de Malambo, con Acesco, y otro en seis colegios y cinco centros etnoeducativos de Riohacha. Posteriormente, a finales de 2004, se hizo el convenio para aplicar el modelo en otras diez

Judy Certain, profesora de ciencias naturales del colegio Calixto Álvarez, se ha leído todos los libros publicados por la Fundación Alberto Merani, por eso cuando supo que el proyecto Modelos Escolares para la Equidad / Excelencia Académica incluía una capacitación de esta fundación, corrió a convencer a la rectora de que

El componente de gestión de aula enfatiza en el mejoramiento de la comprensión de lectura, que en el diagnóstico se identificó como una gran debilidad.




98



La Fundación Promigas cofinancia y coordina el proyecto y tiene a su cargo el fortalecimiento del trabajo en equipo, la participación de la comunidad educativa y el seguimiento al trabajo en el aula. La Fundación Alberto Merani ejecuta la capacitación de los docentes en pedagogía conceptual, el montaje de las escuelas de padres y la asesoría a la gestión directiva. La Secretaría de Educación de Barranquilla aporta apoyo técnico y logístico, seguimiento y coordinación con las instituciones. La Cámara de Comercio es cofinanciadora y participa en el seguimiento al proceso. La Fundación Empresarios por la Educación aporta recursos financieros, seguimiento y asesoría técnica en todos los componentes.

 Proyectos anteriores de Escuelas Lectoras y dotación de bibliotecas han sensibilizado a las comunidades educativas, facilitando la ejecución del nuevo proyecto.

se inscribieran. Cuando salieron seleccionados, celebró saltando como una niña. Casi lo mismo le pasó a Mariela Osorio, que trabaja con niños especiales en el colegio Marco Fidel Suárez, y a Esther Judith Delgado, coordinadora del Centro Comunitario 190, que no se pierde el congreso de desarrollo del pensamiento que organiza la Merani en Bogotá. La ejecución del proyecto conllevó tres ajustes al modelo de Excelencia Académica: la inclusión del componente de escritura en las competencias comunicativas, el fortalecimiento del trabajo con los padres y la ampliación de la alianza que la Fundación Promigas tenía con la Secretaría de Educación y la Fundación Alberto Merani, mediante la inclusión de dos nuevos aliados: la Cámara de Comercio de Barranquilla y la Fundación Empresarios por la Educación.

Para hacer la selección de las diez instituciones participantes, Promigas empleó una estrategia denominada “potencial de gestión de cambio”, que aseguró un alto nivel de motivación y compromiso con el proyecto. Se convocó a 25 instituciones educativas, con una población mayoritaria de estratos 1 y 2, localizados en zonas vulnerables y afectados por situaciones de violencia intrafamiliar, droga, delincuencia juvenil y deficiencias de infraestructura. Cada colegio diligenció un cuestionario para saber qué tan abierto estaba al cambio, qué experiencias previas de cambio tenía, qué tan diligente había sido en otros proyectos y qué tan intencionados estaban los profesores. Julio Martín piensa que este mecanismo tiene varias ventajas: “permite conocer a las instituciones desde un principio y estas sienten que llegaron ahí por méritos propios”. Esther Judith Delgado, del colegio 190, confirma ese criterio: “hemos sido privilegiados al ser escogidos para desarrollar tres proyectos con Promigás”. Igual


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

sucede con Martha Luz Durán, coordinadora del Centro de Educación Básica 86: “hace rato veníamos pidiendo esta capacitación, estábamos ansiosos de ser seleccionados”. Martín asegura que el éxito de los proyectos depende esencialmente del compromiso de las instituciones educativas y el liderazgo de los rectores. “Si se toma un colegio donde el rector está en conflicto con los profesores, ese es un proyecto perdido. Y si se toma un colegio a la fuerza, el proyecto no va a funcionar. Si el colegio tiene una problemática de otro tipo, preferimos abordarlo primero a través de otros proyectos, como el de valores”. En el proceso de sensibilización también ha sido clave el apoyo de la Secretaría de Educación, particularmente para disipar



99

 UNA ALIANZA HISTÓRICA Una de las mayores fortalezas del proyecto Modelos Escolares para la Equidad en Barranquilla, bajo el nombre de Excelencia Académica, es la solidez y la calidad de la alianza que se ha integrado para su ejecución. La Fundación Promigas viene trabajando desde hace cinco años con la Secretaría de Educación de Barranquilla en distintos proyectos, con un compromiso cada vez más fuerte de la Secretaría en aspectos como la convocatoria a las instituciones, la asesoría técnica y el seguimiento cercano de las actividades. Julio Martín, coordinador de Desarrollo Educativo de la Fundación Promigas, señala: “han sido aliados nuestros desde el 2000, aun con los cambios de administraciones. Ellos tienen un equipo muy profesional, conocen el modelo, han participado en los programas, aportan, se lo han apropiado”. Ketty Mendoza, profesional encargada del programa en la Secretaría de Educación, da razones: “la Secretaría decide trabajar en un proyecto como Excelencia Académica partiendo de una visión institucional que entiende que la educación en nuestro país es una responsabilidad compartida de distintas fuerza vivas”. Y agrega: “creemos firmemente en la política social de Empresarios por la Educación y la Fundación Promigás porque vemos en ellos una visión muy clara y certera”. El compromiso es tal que la Secretaría cuenta con un equipo de funcionarios estables, de carrera administrativa, y un cuerpo técnico de supervisores destinados a acompañar el proyecto. Tres funcionarios participan en la fase de formación de docentes y asesorarán a las instituciones en el cumplimiento de los compromisos que les demanda el proyecto. La Cámara de Comercio de Barranquilla, por su parte, viene apoyando la educación en la ciudad desde 1997, a través de difusión de información, consecución de datos y organización de estudios referentes a la problemática educativa. Myreylle Juliard, funcionaria de la Cámara y secretaria técnica del capítulo de Empresarios por la Educación en Barranquilla, explica el valor de la alianza: “a través de este proyecto lo que hemos logrado es consolidar una alianza a partir de la cual tengamos objetivos comunes en los temas en que se venía trabajando anteriormente. Este proyecto es un vértice en el que coincidimos varias entidades”. Julio Martín cree que la vinculación de Empresarios por la Educación ha sido clave para fortalecer el modelo: “el solo hecho de que haya una mirada externa y un actor nuevo da la posibilidad de tener otra mirada. Y el hecho de que podamos tener contacto con las experiencias que se desarrollan en otras regiones nos va a permitir, por un lado, tomar elementos nuevos que no estábamos trabajando y, por otro, reforzar donde vemos que el camino es correcto”.


100



temores y supuestos de los maestros. “Hubo una percepción errónea de parte de algunos docentes, que pensaban que esto era un proceso de privatización de la educación, o que la caracterización de la institución era una evaluación de desempeño del Ministerio; pero la Secretaría ha aclarado que estas son experiencias que apuntan al desarrollo educativo de la institución y la ciudad”, enfatiza Ketty Mendoza, profesional encargada del proyecto en el programa de Alianzas Estratégicas para Educar de la Secretaría de Educación.

La institución educativa Nº 058 desarrolla proyectos de investigación sobre las propiedades curativas del matarratón. Hacen jabones, cremas y champú.



A pesar de las prevenciones, la mayoría de las instituciones no sólo estaba en disposición de hacer un cambio, sino que ya lo estaba planeando o realizando porque necesitaba consolidar la fusión de instituciones y había comprendido que tenía fallas que limitaban sus resultados. Mariela Osorio Guerrero, del colegio Marco Fidel Suárez, cuenta: “justo un mes antes le habíamos planteado a la rectoría la necesidad de planear un modelo pedagógi-

co, porque cada uno estaba trabajando solo y no con los otros”. En 2004 hicieron una autoevaluación y diseñaron un plan de mejoramiento y un proceso de autocualificación, pero necesitaban asesoría en el componente pedagógico. La institución educativa José Martí es otro ejemplo, pues venía tratando de unificar criterios acerca del modelo pedagógico. “Nos dimos a la tarea de investigar por nuestra cuenta, sin ningún acompañamiento y estábamos metidos en la idea de buscar el modelo que se encuentra en esta propuesta”, dice su rector Juan Carlos Pulido. En el Centro Comunitario 190 estaban en algo parecido: iniciaron un proceso de mejoramiento de la calidad el año pasado y tienen un plan de mejoramiento desde enero, pero la escuela no tiene un modelo pedagógico definido, así que esperan del proyecto muchas herramientas para definirlo.

La hora del pellizco Los maestros de la institución educativa Policarpa Salavarrieta quedaron de una pieza. Miraron una y otra vez el informe de caracterización, porque traía más de una sorpresa sobre lo que saben y no saben sus estudiantes. “No nos habíamos dado cuenta de cuáles eran las debilidades. De pronto nos falta fundamentación pedagógica para el trabajo”, aventura la rectora Martha Cecilia Olarte. En el Centro de Educación Básica No. 086 los resultados no fueron buenos, pero tampoco sorprendentes: “no fue tan desastroso, fue como un pellizcón, tenemos que mejorar mucho”, dice la coordinadora Martha Luz Durán. Algo parecido a lo


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

que piensa Gloria Luna, estudiante del Centro Educativo El Carrizal. “El colegio no sabía que iba a quedar tan mal, porque en un curso donde hay treinta niños, el 50 por ciento le presta atención a la clase y ¿qué pasa con el resto? Por eso, esta prueba nos sirve para pellizcarnos, tanto a estudiantes como a profesores”. Hablan de la evaluación tipo Saber que la Fundación Merani realizó en las instituciones, como punto de partida del proyecto y que será contrastada con una similar, al final. La evaluación forma parte de la caracterización institucional, que también recoge información sobre el estado de los procesos de gestión institucional y del contexto. La caracterización es la primera etapa del proyecto y servirá como diagnóstico para orientar las actividades en los tres componentes.



“Lo importante de la integración escolar no es que los niños especiales estén ahí, sino que sean uno más y participen plenamente. Por eso el proyecto nos cae como anillo al dedo”. Mariela Osorio Guerrero, docente de apoyo de la I. E. Marco Fidel Suárez.

Los estudiantes no habían realizado este tipo de evaluación y tuvieron problemas para entenderla, les dio temor, respondieron al azar y hasta terminaron somatizando la angustia en el baño. Sin embargo, gracias a la sensibilización previa, las instituciones participaron en este proceso sin prevenciones y con una actitud de cambio. Dalit Rafael Escorcia, profesor de Humanidades del Centro de Educación Básica No. 5, así lo muestra: “uno se encuentra, se identifica y dice: estamos en este nivel, tenemos esto, nos hace falta

101


102



esto. Y de aquí en adelante vamos a trabajar para consolidar fortalezas y resolver dificultades”. Judy Certain, del Calixto Álvarez, tiene clara la utilidad del diagnóstico: “la caracterización sirvió para mirarnos por dentro e identificar debilidades y fortalezas, que es lo principal para poder formular un plan de mejoramiento en los distintos aspectos de la gestión institucional, la parte pedagógica, la de dirección, la administrativa y la de comunidad”.

 EL LARGO CAMINO DE LA EXCELENCIA “Yo creo que el proceso no termina en 18 meses, debe ser sostenible en el largo plazo. Nos hemos mentalizado directivos y docentes de que en estos 18 meses tenemos que adoptar estrategias para que el proyecto se pueda mantener”. Lo dice Juan Carlos Pulido, rector del colegio José Martí y es una muestra del ambiente existente en Barranquilla frente al proyecto. Todas las instituciones saben que para hacer sostenibles los cambios y transformar definitivamente la educación, tienen que apropiarse de la gestión en los tres componentes del modelo y seguir trabajando en ellos. A la vez, la Secretaría de Educación tiene interés en que el proceso se mantenga de manera autónoma en las instituciones vinculadas y que pueda iniciarse en otros más. “La existencia del programa de Alianzas Estratégicas para Educar, en el Área de Calidad de la Secretaría, permite la continuidad de la política, del programa y del proyecto. Es decir, que independientemente de los cambios de política y de gobernante el proceso pueda continuar en su desarrollo normal”, asegura Ketty Mendoza. Myreylle Juliard, de la Cámara de Comercio, piensa que el proyecto puede ampliarse: “en la medida en que dé resultados concretos de mejoramiento en la población escolar, tiene muchísimas posibilidades de ampliarse porque se ha logrado interesar al Estado, se ha logrado demostrar que la experiencia es efectiva y en esa medida los planteles educativos que no están en el proceso manifiestan expectativas de involucrarse. Podría ampliarse con el apoyo de muchas más empresas y del mismo Estado”.

En los aspectos institucionales los resultados reflejaron el esfuerzo que las instituciones han venido haciendo por su cuenta. “En la parte de sentido de pertenencia, cómo son las relaciones entre los docentes, con los directivos y el manejo de la parte administrativa, la verdad es que los resultados fueron buenos”, señala Vilma Villanueva Espinoza, rectora del Centro de Educación Básica 136. En cambio en los aspectos pedagógicos, los resultados fueron muy bajos en general, con problemas como baja capacidad de comprensión de lectura, falta de manejo de conceptos gramaticales, falta de ubicación espacial, mal manejo de los números fraccionarios, entre muchos otros. “El informe es muy contundente y confirma lo que veníamos sospechando por la mortalidad académica, el desgano del estudiante y la apatía de los padres de familia”, dice el profesor Dalit Rafael Escorcia. Myreylle Juliard, de la Cámara de Comercio, resalta la buena disposición de las instituciones en este proceso. “Si hay un tema que genere resistencias es la evaluación. Y de alguna manera a través del pro-


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

yecto se ha logrado, si no evaluar, sí diagnosticar procesos pedagógicos concretos y tener datos a partir de realidades, lo que era muy difícil en el pasado”. Las instituciones no esperaron al proceso de capacitación y empezaron a tomar medidas para poner en marcha lo que les propone el proyecto y articularlo a las acciones que venían realizando. Prácticamente todos hicieron ya el proceso de socialización de resultados con su comunidad educativa. En el Marco Fidel Suárez han hecho reuniones plenarias con los docentes y se propuso conformar comités por cursos para la divulgación, no sólo de estos resultados sino de todas las acciones del proyecto. El Centro Comunitario de Educación Básica No. 190 inició ya un proyecto para trabajar una de sus principales debilida-

des: “vamos va a trabajar la competencia comunicativa y el desarrollo del pensamiento. Tomamos un espacio de quince minutos diarios de lunes a jueves para trabajar un plan de acción. Iniciamos con mensajes cortos que se analizan, se buscan significados, se construyen oraciones, cuentos y carteleras. Y el viernes, en comunidad, un representante de cada curso reflexiona acerca del mensaje y presenta el trabajo de su curso”, explica la coordinadora Esther Judith Delgado. En instituciones como el Centro de Educación Básica No. 124 y el No. 136 ya empezaron a realizar todas las evaluaciones a la manera de Saber, para que los niños se familiaricen con ellas y sean menores las posibilidades de que el mal manejo de las pruebas afecte los resultados. En el colegio José Martí van a reforzar el proyecto transversal en lectoescritura que ha-



103


104



bían iniciado el año pasado, aprovechando el posgrado de una de sus docentes en lingüística.

Futuro prometedor El éxito de las fundaciones Promigas y Merani en anteriores proyectos y el alto grado de compromiso y entusiasmo con que las instituciones han iniciado el trabajo, auguran muy buenos resultados. Otra de las prioridades de la Pedagogía Conceptual propuesta en Barranquilla es el desarrollo del pensamiento lógico.



En el componente de aula, a finales de junio se inició el proceso de capacitación en pedagogía conceptual, bajo la orientación de la Fundación Merani, que concibe la gestión de aula como un momento

dentro de un proceso que requiere la reflexión, previsión e integración previa de los componentes pedagógicos y didácticos del acto educativo, para que el maestro llegue al aula de clase con respuestas claras a una serie de interrogantes claves. Así mismo, la pedagogía conceptual postula, como uno de sus principios básicos, que todo acto educativo requiere definir seis componentes en estricta secuencia: 1) los propósitos, 2) las enseñanzas, 3) la evaluación, 4) la secuencia, 5) las didácticas y 6) los recursos complementarios. Julio Martín, de la Fundación Promigas, explica los alcances del trabajo: “los profesores reciben pautas de cómo abordar la enseñanza en cada uno de los temas,


MODELOS ESCOLARES PARA LA EQUIDAD

por ejemplo, en comprensión de lectura, que primero hay que trabajar la lectura inferencial local, luego la lectura inferencial global, la metodología es esta, se trabaja así”. El asesor local acompaña a los docentes en el aula de clase para verificar que eso efectivamente se esté haciendo, que se esté siguiendo la secuencia y se ponen de acuerdo sobre los correctivos.



105

“Leemos pero no sabemos lo que leemos, no sabemos interpretar, no sabemos analizar. Y ahí es donde radica el problema”. Gloria Luna, estudiante de grado once Centro de Educación Básica No. 024, El Carrizal.

En el componente de gestión institucional ya se han conformado los equipos de gestión en todas las instituciones, con participación entusiasta de directivos y maestros. En varios casos el equipo ya estaba conformado por los procesos que las instituciones venían realizando por sí mismos, lo cual les ha permitido agilizar el trabajo de revisión de la caracterización y la reformulación de sus planes de mejoramiento. En los equipos de gestión participan docentes de bachillerato, aunque el proyecto enfatiza en primaria, pues las instituciones han considerado necesario estructurar un solo currículo, un único plan de estudios, un plan de mejoramiento y un mismo modelo pedagógico desde preescolar hasta grado once. La participación de los estudiantes y los padres de familia, en cambio, es algo que no se había implementado, por lo cual es un proceso de aprendizaje. “La coordinadora de Modelos Escolares en Bogotá nos sugirió fortalecer los equipos de gestión con padres de familia y estudiantes, pero no es fácil lograr que se involucren de la noche a la mañana”, dice Anuar Pacheco de la Fundación Promigás. En el componente de gestión del contexto el proyecto promoverá el desarrollo de

las competencias afectivas de los estudiantes y buscará generar en los padres de familia conciencia sobre la importancia de trabajar ese tema. En las escuelas de padres se capacitará a un grupo de maestros y de padres para que difundan esas metodologías. Judy Certain, del colegio Calixto Álvarez, sabe que no es fácil trabajar con los padres. “Entre las dificultades encontradas en la evaluación, una de las más marcadas es la apatía del padre. Se van a empezar a crear estrategias para trabajar con ellos y sensibilizarlos para que tomen con-

 Aunque el modelo de Excelencia Académica se concentra en la primaria, las instituciones educativas quieren hacer extensivos los aprendizajes al bachillerato.


106



"Sabemos que el proyecto va a ser bueno; sí vamos a tener más trabajo, pero la gente dice que bueno porque están entusiasmados, y eso es lo más importante". Vilma Villanueva Espinoza, rectora del Centro de Educación Básica No. 136

ciencia de la importancia de que acompañen este proceso”. Iris Martínez Cabarcas, madre de familia del Colegio José Martí se ha vinculado al proyecto porque le gusta estar en todo lo que tenga que ver con la educación de sus hijos y sus sobrinos: “la expectativa mía como madre cabeza de hogar es que siga el programa y que se den todas las cosas para que sea un éxito”. En el Centro de Educación Básica No. 024 de Carrizal la estudiante Gloria Luna cuenta que hubo una reunión donde se les con-

 Las dinámicas de lectura guiada por compañeros de bahillerato y padres de familia es una enseñanza del proyecto Escuelas Lectoras que puede dinamizar el componente de aula del nuevo proyecto.

tó el proyecto a los padres y se les explicó que ellos deben participar. “Me he tomado el trabajo de ir de curso en curso contando qué es esto, qué vamos a sacar y en qué estamos fallando los estudiantes”. Vitalia Sierra Fuentes, madre de familia del mismo colegio, tiene claro el compromiso: “el proyecto es para lograr la excelencia académica y los niños están por el medio. Y uno tiene que ayudar, no podemos dejarle todo solamente a los docentes”. Algunas madres de familia del Centro de Educación Básica No. 086 aprendieron eso el año pasado en el proyecto de Escuelas Lectoras, así que llegan a remplazar a Dayana, Karen y Estefani en la dinámica de lectura: – Cuando el reloj marca las tres, los esqueletos mueven los pies. – Chumba / la cachumba / la cachumbambá.

Siete caminos hacia la equidad  

Siete experiencias de aplicación del proyecto Modelos escolares para la equidad