Issuu on Google+

SONATINAS DE

SONATINAS DE GUITARRA

GUITARRA

1


LIGADO Una noche-sea benditaSONATINAS DE GUITARRA

te encaprichaste de la luz de una lejana estrella; desde entonces

PAVANA

tus días(tus ensueños) son de esplendente música bella.

CLAVE Te miro... y siento mil recuerdos,

TIEMPO

recuerdos aún no vividos.

Hoy (inflexión de tu tiempo): evocación del ayer

Sé que me miras,

que hiciste semilla;

y siento tu deseo

reminiscencia del mañana

de descifrar los recuerdos

en que recoges cosechas.

para los que has nacido. Y coronada de raíces y frutas dulcificas el tiempo. ARMONÍA Alma (cúpula de sonidos) para la música,

CALDERÓN

música para el alma:

Ha sonado el último acorde.

destino de la materia

Tiemblas;

que siempre buscará al cielo.

mientras, susurras al eco la nana de tus sueños para que duerma en el silencio.

FORMA

Se aleja el son del último acorde.

¡Que plenitud de ecos

Aún tiemblas:

en ese ámbito vacío

sonrisa dejada en las cuerdas

que de tu forma llenas!

por el beso dócil de la mano.

(El silencio de las estrellas nace en tu vientre de madera).

SONATINAS DE GUITARRA

2


COMPOSICIÓN MELODÍA

¡Qué júbilo percibir

Todos los círculos son cerrados,

que en tu música me estás sintiendo!:

menos el tuyo:

todo lo lejano queda vacío,

abierto siempre para la tibia palabra

como susurro increado,

que circunda al hombre

y lo cercano, aunque inmóvil,

con el aromático incienso de melodías.

es espléndida bóveda donde resuena el único silencio. Tomas mis manos para llevarlas por caminos

TRANSPOSICIÓN

sólo hollados por almas

No sé cuándo

que nombran a las flores de luz.

te despertó la aurora, ni dónde, ni cómo:

Limpias el azogue del cristal de mis ojos;

¿eras(luz concreta)

en ese instante veo selladas,

tierra, aire, árbol?.

en la nieve transvisible, las huellas que deja tu música.

Ni sé quién moldeo tu forma:

Paso a paso, sobre ellas,

¿la piedra, el fuego, el agua?.

recibo la vida que estás sintiendo.

¿De dónde viene

De tal embeleso, regreso

el misterio que te llena?.

embriagado en tu belleza descriptiva más allá del color de la luz.

Te desconozco tanto como a mí. ESCALA DIATÓNICA ESTILO

Los nombres que no se nombran

Del otoño, color de miel;

están ocultos, por la tiniebla,

del invierno, el vientre oscuro;

en una frágil vasija de melancolías.

de la primavera, flores de luz,

Los aires que tu levantas

que en verano, como semillas de sol,

desvanecen la informe oscuridad.

sembró un viento poeta

Y los nombres vuelan,

dentro de tu alma y de tu piel.

describiendo escalas fulgentes sobre la ingente incredulidad del hombre.

SONATINAS DE GUITARRA

3


Juntos vamos por el mundo: ACORDE

somos tierra.

Préstame tu silenciosa palabra

Y entre los dos el fuego

para que acompañe

que nos da la vida:

a mi solitaria soledad.

el sonido de la luz.

Préstame tu velante ojo para que ensueñe

INTERVALO

a mi durmiente mirada.

¡Qué alegría cada llamada del día!.

Por último (como aurora):

Aunque nunca descansas,

préstame tu somática melodía

tras esa espera tensa

para que dé forma

de las cuerdas, celando

de guitarra a mi obstinado corazón.

las escalas dormidas. Así, estás siempre dispuesta con la llamada del día a ser voz de la alegría.

ARMADURA En mí te acojo como el horizonte al alba, y poco apoco deslumbrará la melodía ZARABANDA

llenando de arreboles las horas del día.

AL AIRE Tu eres aire donde vuelo, tierra por donde camino;

TRESILLO

me haces ave de sueños,

Si tu canto

y pequeño insecto tras aromas

fuera como llamada de campanas

de melifluas gotas de ambrosías.

vendrían hacia ti todos los planetas;

Juntos vivimos el aire:

más tú sólo quieres,

somos aire.

como humilde voz de una estrella,

SONATINAS DE GUITARRA

4


nombrar el silencio que salmodia

también has oído,

sus volutas armoniosas.

el lloro del niño que nace; el último hálito con el que soñamos (la muerte;

SIGNO

y mi trémula palabra,

Antes de ser, en mí, icono,

inquieta por dudas y deseos,

fuiste imagen, de sombra y luz,

pidiéndote me des ha escuchar

en la que tan sólo se revelaba

la palpitante luz,

la realidad de la madera.

encantada por lo inefable, de lo que has oído.

En la historia de nuestro tiempo brotaron nubes oníricas que fertilizaron,

RITMO

de sombras radiantes

Lo que mis manos leen

y de luces primigenias,

lo trascribes en el aire,

la tierra de nuestros encuentros.

en anhelante vuelo las letras musicales son pájaros de fuego

SILENCIO

silbando al mundo su canto;

Has oído,

canto que leen mis manos.

en toda su luz has oído, el ecléctico dolor del nacimiento de todos los colores irisados. TEMA Has oído,

El cielo y la tierra sellan

con certeza lo has oído,

la firme voluntad del horizonte

al profundo hálito alegre

de permanecerle rectamente fieles.

durmiente en los sueños olvidados. Mi corazón y mis manos celaran Has oído,

para deshacer, día a día,

con embeleso entregado has oído,

la hiedra de sombras

el silencioso rumor que ordena los astros

que pugnan por cubrir el horizonte

y aviva el fuego de las estrellas.

con sonidos fríos, mecánicos, de instrumentos artificiales.

Has oído,

SONATINAS DE GUITARRA

5


(El silencio llora encerrado en impronta de vinilo. El silencio llora por los pueblos que olvidan la fiesta del canto con tu corazón).

SEMITONO

GALLARDA

Destino: voz, voz, voz... proyectando luz sin descanso; voz para el corazón inquieto

SOSTENIDO #

donde cohabitan

Entre mis manos te tengo,

el olvido y la evocación.

toda ofrecida a mi. Esperas con impaciencia

Dame: voz, voz, voz...

que una mano mía

proyectando la sonrisa,

suspenda tu silencio

del primer céfiro,

y, aunque ello no suceda,

con la que adornaste de alegría

sabes que así,

la sencillez del corazón.

tendida junto a mi regazo, siento la música que late en tu corazón de viento.

TONO Has iluminado la pasión de mi pueblo;

BECUADRO

has entregado música a su dolor y alegría,

Te conocí tarde;

a su poesía y a su fiesta.

tú, sin desesperarte, esperabas, porque conoces las raíces

Eres tierra donde el pan

del árbol que sueña.

de mi pueblo se alimenta. De mi pueblo eres su fuego:

(Tu eternidad duerme

¡ sangre de guitarra!.

en la madera del tiempo constructor de los árboles).

SONATINAS DE GUITARRA

6


BEMOL

con mi silencio olvidaba tristezas,

Abiertas están las ventanas

con tu silencio recordabas alegrías.

para que entren las manos del viento, siempre dispuestas a trazar rutas de alegrías en las rectas cardinales

OCTAVA

donde duermen aires y ritmos.

¡Cuántos deseos de perderme en una estela de nubes

Abiertas están las ventanas

de las que lluevan las letras

para que cuando lleguen,

del abecedario que cantas!.

como vendaval o brisa,

Perderme para encontrar

transcriban las melodías

esas notas que son caricias,

soñada por los durmientes.

alegrías, besos, cantos, gozos, sonrisas, encuentros, miradas... y la infinidad de sentimientos

RASGUEADO

perdidos por esta mano

¿Qué anhelo quiere nacer

que no late al ritmo del corazón.

de este impulso que agudo baja rasgueando las dóciles cuerdas?.

Y al encontrarlas, desgranarlas del ramo de vacío (para el que no nacieron)

Es un estremecimiento

dentro de tu concha de madera,

súbito,

donde grano a grano

vuelo de flecha

madurará el mosto de ambrosías

inflamando los instantes

para embriagar los sentimientos

con deseos de amapolas

en los que danza la vida.

que, en lid por su eternidad, entregan su sangre roja por un acorde de luz.

CEJILLA Cuantos caminos hay entre tu boca y mis manos

DUO

besando con cejillas

Apoyados en una almohada de atardecer

en trastes de mejillas,

quedamos los dos en un único silencio:

para que tu desnudo pecho vibre de pasión.

SONATINAS DE GUITARRA

7


ESCALA MAYOR CLAVE

Sueño de amor, de pasión sin locura,

En esta esperanza, única,

dado en cáliz de música dorada

solitaria, descansa

(juego de manos y alma enamorada)

el alma silenciosa:

por la guitarra, con fuego y ternura.

guitarra: poesía y música. Sueño de amor para ésta vida oscura, donde la voz del viento está olvidada CODA

tras el velado ruido de la nada

Vuelves de tu silencio

penetrando, con trápala sonora,

hasta mi calle inmóvil, para iluminarla

en los amaneceres de los hombres.

de rebosante mediodía.

Sueño de amor, céfiro de silencio, sostenido en un único latido

Vuelves a tu silencio desde mi calle embelesada,

en las puras y melodiosas cumbres

por la tenaz hermosura

de los corazones, dando a su espacio

de la música envolvente

el pulso de la luz y su sonido.

en tu memoria crepuscular. COMPÁS PUENTE

Sólo el silente amor

Detrás de ti, ante mí,

transmite el sentimiento

entrelazando nuestras sombras

verdadero que palpita

con deseos de pasión

en el corazón de la belleza.

está la íntima caricia, y el encuentro de los cuerpos

Sólo el silencio amoroso,

buscando trascender

de tu fecundo vientre,

la ambivalencia de sus formas.

alfombra, las noches sin luna del corazón, con la belleza.

(Somos como mar y cielo reflejándose mutuamente en sus ámbitos de colores).

SONATINAS DE GUITARRA

8


para ser música del río de la vida.

TOQUE APOYANDO Como hoja de otoño CHACONA

transformada para ser tierra, como tierra de otoño que en un día de luz será hoja;

CANTABILE

así nosotros,

Admiro estas dunas de madera

con la constancia

color de trigo tostado.

de los días y de las noches, nos mudamos:

Admiro este vientre de madera irisado de pan dorado.

tú, carne, yo, madera; tú, despertando los sueños;

Y este largo cuello de madera

yo, soñando para despertar.

por delgadas huellas marcado. Así eres tú, toda de tierra,

ARPEGIO

como barro al fuego domado.

Diáfana y ágil es tu memoria, como el aire que vivifica los almendros con los sonidos, todavía escondidos,

Eres de madera arrancada a la tierra,

del canto de la primavera.

metamorfosis de su sangre universal. Todos los inviernos sanan Eres madera trasplantada a la vida,

su frío dolor

libando tus raíces en la luz etérea

con melodías arpegiadas de primavera

de la solitaria música del mundo.

al son de guitarra.

Eres la madera que arranca el misterio, enigma del tiempo, perdido en la tierra.

A TEMPO Déjame hoy,

Eres la madera que pulsa la aurora,

paso a paso, sin prisa,

sembrando colores en los corazones

llegar hasta el crepúsculo:

SONATINAS DE GUITARRA

9


Que el tempo allegro abra sus horizontes (memoria del caminante)

DISONANCIA

al ritmo que enraman

Ahí llega la noche;

estos versos.

tratará de separarnos.

Ir lentamente,

Todavía no sabe

dejando atrás suelo y cielo,

que al dormirnos

embriagándome

desvelamos la fantasía

de fantasías sostenidas

dormida en la música.

en los acordes de las cuerdas, hasta encontrarte allí

(Sólo las horas duermen).

en la distancia -tras el humo, tras el azul, tras el adiós futuro-

TIMBRE

donde seremos música

Era la hora de transitar por el misterio

herida por una lengua de fuego.

donde la canción, de un pájaro silencioso, despertará la belleza durmiente bajo la ocre piel de carne y madera.

RITENUTO Esa dulce última nota, retenida,

La guitarra

es una estrella vibrando con luz

anunciaba invisibles danzas de conciencia

de conciencia,

moduladas por las olas de largos trinos,

como único lucero en el crepúsculo,

como cadencia incesante de la pasión

donde la lluvia de la tarde

serena descubriendo la luz del misterio.

ha impreso el susurro quedo de las lágrimas.

Fue el instante de la reflexiva certeza augurando maravillas a la existencia.

Un único sentimiento cubre las ventanas donde la sangre y la razón se posan.

Fue el instante del sueño de la libertad caminando con el canto de la guitarra.

Sentimiento cristalino de instante perenne donde la soledad pierde su memoria, para ser mariposa transparente de alegrías

SONATINAS DE GUITARRA

10


de tu evocación silenciosa.

CROMATISMO El tiempo trenzó, en tu piel de madera, los dibujos MAZURCA

usurpados por el agua al cielo. Tú les diste los colores dorados de los otoños:

SOLO

sus sombras ocres, sus fuegos

Ensueño de solitarios:

inagotables de luz,

tú siempre soñando sola

junto al negro de la noche.

(en los cantos de tu soledad soñando). De nuevo el tiempo ha jugado Hay vientos altos que te olvidan,

ha describir en tu piel

te olvidan.

arabescos de cristal,

Hay brisas suaves que no te recuerdan,

en los que el arco iris busca

no te recuerdan.

su complemento de luz.

También olvidada en los cuentos, también. Aún llevando en tu corazón

PENTAGRAMA

la memoria del sonido,¡del sonido!.

De tus ámbitos escondidos, de tus luces candentes,

Sin embargo,

de tus futuros inflexibles,

tu presencia es evocación:

de tu continua voz flamante..,

de músicas de cristal

de todos tus secretos silenciados

sonando en los reflejos de los ríos,

están comprendidos los espacios

como himnos

de este largo amanecer

levantados por las alegrías de la luz.

que es la vida.

Ahora:

Dime:

tú, carne, y yo, madera,

¿Quién te los ha regalado?.

amores de solitarios, nos bañamos en los sueños reflejados

SONATINAS DE GUITARRA

11


RASGUEADO-LARGO

Más nada se resuelve;

Con un súbito rasgueado,

el sigilo que diluye vuelve

relámpago de tus cuerdas,

a disolvernos en su enigma.

comienzas a deshilar

En el futuro pulsaremos el mundo,

el abalorio de dádivas

descifrando con música

aventuradas por un corazón,

el omnímodo misterio de la vida.

extasiado en tu alegría, como alba impresión sutil para ser flor de futuro.

DOS GUITARRAS En sus manos abiertas llevaba el corazón

ESCALA CROMÁTICA

para pulsar con sangre

Tú que presientes los vientos

la memoria del tiempo.

desde el mismo corazón de su rosa;

Con su deseo de amante

tú, que caminas en los aires

adulaba el cabello

abandonándote a su enérgica estela,

desplegado en tu cuerpo

tú, que acaricias con la brisa

entregado a sus goces.

los besos pasionales de los amantes; ¿Por qué?, dime

Del dos emergía el uno,

¿Por qué me esperas

de uno brotó lo vario,

ahí, solitaria, en esa esquina

de estos, las melodías,

olvidada por el viento?.

y de ellas el silencio. El silencio hablaba

MÚSICA

de Recuerdos, Sonetos,

Vamos pulsando el mundo,

Danzas, Preludios, Valses,

de la mano

de ciudades y ensueños...

tú y yo, descubriendo misterios

Esas manos abiertas

que sólo a los tres pertenecen:

se hicieron un día luz.

el cielo es un círculo sin tiempo,

Ahora el cielo es espejo

el futuro no llega sin retroceder,

de la eternidad diáfana

el amanecer no diluye el caos

de sus manos cantoras.

al igual que una rana no canta a la luna.

SONATINAS DE GUITARRA

12


RECITAL

Mas suena un arpegio de guitarra

Fue la primera vez.

y el reprobatorio tiempo

Concierto sin voz, pensé

queda detenido en la eufonía

(qué poco te conocía).

serena del sonido de la luz.

Y entonces... comenzó a sonar tu música

Se diluye la sangre en un júbilo

(nuestra, de ellos, de todos)

de rocío que refresca ámbitos

encadenándome a un vuelo

donde en verdad florece el tiempo.

de mariposas sonoras. Heme allí inmóvil,

SERENATA

sintiendo como la luz

Si la guitarra fuera estrella,

no llena las ansias de mis ojos.

se ocultaría el sol

Con la mirada ciega,

entre el refulgente sonido

abatida por tu veloz luz,

que daría color a las noches.

recorrí ese interior de mis ojos, donde mil mariposas

Si la guitarra fuera luna,

penetraron para llenar

danzaría la tierra

de crisálidas de cristal

allegrettos de luminarias

su vacío tiempo de silencio.

zapateando en el universo.

Fue la primera vez,

(Soñé con un cielo de estrellas y luna:

y desee que las manos del otro

si el fusil fuese guitarra,

fueran mis manos

las balas serían canciones;

abrasándome en el fuego

si la espada fuese guitarra,

con el que templas

su corte sería de música templada;

el cristal del silencio.

si el corazón fuese guitarra; no habría fusiles, no habría espadas,

ESCALA MENOR

por los que el hombre inventará la guerra.

Duele la paciencia del tiempo, de huella tan efímera como eterna;

Soñé el sueño, entre estrellas y luna,

deja impronta de sangre endurecida

del deseo de la guitarra).

por las horas impasibles e inmutables.

SONATINAS DE GUITARRA

13


nube a nube, llueven notas dispersando el sonido acristalado de las lágrimas nacientes de tu transparente sentimiento silencioso. BOLERO ACORDE DOMINANTE ¿Quién espera en tu voz?. ACORDE DE QUINTA

El aroma de la flor, espera;

¿Qué lluvia te regalará su sonido

el fuego del trigo, espera;

si ya has libado de todas las aguas?.

el agua clara, espera; la alegre hora, espera...

¿Qué río te cederá su caudal

y el corazón conoce así su destino:

si el tuyo no lo colma el infinito?. tu voz llena la espera ¿Qué mar podrá llenarte,

para escuchar

como a las caracolas,

la voz silenciosa.

de canciones?. Entonces, dime:

ACORDE SUBDOMINANTE

¿por qué

Pasará el mundo.

haces llorar a las nubes en un cielo azul,

Entre lo que quede:

o detenerse el río de turbulentas aguas,

El sonido de la luz.

o llenas de versos las caracolas del mar?. De nuevo tu voz nombrará, con pulso lento, pausado, ACORDE DE SÉPTIMA

todo lo que soñó;

Suena tu cálida música

revelará: al tiempo, a la piedra,

deshuesando las negras cerezas

al número, al viento que es hiedra,

pendientes del árbol de cinco ramas,

a la letra, a los astros y su memoria,

y al aire llenas de dulzuras

a la mariposa, al hombre y su historia,

convirtiéndolas en nubes otoñales:

al colibrí y su flor, al amor que supera el dolor,

SONATINAS DE GUITARRA

14


a la lluvia, al río, al mar,

de columna, de montaña,

al aroma del beso y del azahar,

de cigüeña en el campanario...

a las manos que aman y crean,

de mil formas falsa

y al ángel sembrando

de criaturas singulares.

estelas de silencio que todo lo nombra.

Imposible el compás. Abandono con la esperanza de que la nieve cubra

MI mayor

las huellas de mis palabras.

¡Qué cercana es la vida que proclaman tus cuerdas;

(Sé que las nieves de invierno

es brisa que se eleva

cubren los sueños en clave de sol).

hasta las altas cimas, donde los sueños son albos, creando nieves de conciencia!.

DO mayor ¡Cuántos rostros imperturbables

Allí quedan enterradas

se reflejan en tu faz de madera

las ambiciones impuras;

y descubren su propia sonrisa!.

en el sueño de las cuerdas sólo oirás silbar

¡Cuántos corazones lloran

nombres sin sombra.

en la alegría de la guitarra!.

FA mayor

LA mayor

De nuevo el diálogo disonante:

Todo es en tí, por tí,

mi esfuerzo inútil,

convicción de sentir,

por dar pureza a la nota huidiza,

de ser una existencia real,

busca tu ayuda jubilosa

única, alejada

pero tú, caprichosa,

de cualquier dualidad.

la escondes en un cajón de risas: Mas todo es efímero(en mí) y el fa sostenido

y he de abandonarte.

sube y baja por la escala

Instante eterno

disfrazándose de locura,

esas horas de olvido;

de carcajada, de gusano,

instante breve

SONATINAS DE GUITARRA

15


los momentos de recuerdo.

donde florece toda voz, toda palabra, como madreselva

Tratando está de nacer

con flor de nomeolvides.

la última duda, la más densa, jugando con la vida

Brota la música enraizando en la memoria

a descubrir misterios.

del corazón los silencios de la guitarra.

En tu música la sutil respuesta: convicción inspirada

RE mayor

lacrada por la última duda.

Es la guitarra árbol solitario. Un pájaro silencioso lo habita,

SOL mayor

salta entre sus ramas aceradas,

De las noches de la Alhambra

y canta la canción suspendida

llenas de aromas tus noches.

entre fértiles hojas negras.

En la mañana, recuerdos traspasados por mis manos

Es la guitarra nube en el cielo.

traen la inquietud de unos ojos trémulos, buscando el mar

Al alba y al ocaso da color,

lleno de estrellas azules

geometría bañada en arrebol,

que, de niño, un día soñó.

recordando, a los ojos de las sombras, la ebria misericordia de la luz.

Sólo el horizonte y tu llenáis su cielo de estrellas, coloreándolas de azul. Son noches de la Alhambra, son noches que tu silencio llena de aromas que nombra.

SI mayor Brota la música, describiendo silencios solidificados por los trémulos labios de las cuerdas, hacia los jardines etéreos

SONATINAS DE GUITARRA

16


la voz jovial que pronuncian los sueños BARCAROLA

de las melodías musicales. Tú lo tienes: el silencio donde la música se engalana.

LARGO He querido buscar un nombre con el que llamarte;

ADAGIO

ya no me basta el nombre

¿A dónde mirar?,

de una palabra genérica.

¿cómo no ver en cada forma sinuosa

Necesito el nombre

tu perfil insinuante

con el que te nombran mis sueños

donde duermen melodías sonantes?.

dentro de mí. ¿Hacia dónde mirar?, Tienen

¿cómo ver el final de los ámbitos

los mares, los vientos, las flores,

si creas términos sinfín?.

los ríos, las montañas, las playas... todos tienen su nombre:

Empavesas la mirada

esperaban sonriendo

con una constelación de notas

en un silencioso mapa de sueños,

para conquistar todos los espacios:

dibujado y coloreado por siglos de amaneceres y atardeceres.

el mar lo haces mar con olas de arpegios;

Y tu nombre apareció un día

el cielo es, abierto y azul,

entre las notas de un allegro:

donde suben y bajan escalas;

Sólo lo pronuncian nuestros sueños,

la tierra es, superficie y aire,

lentamente, hasta hacerlo nuestro.

donde se camina al ritmo cromático de los días y de las noches. Eres espejo de madera

LENTO

donde el mundo se refleja.

Tú lo tienes. Lo ocultas.

Y yo no dejo de mirarte.

Esa ingravidez hialina tras la que se refugia

SONATINAS DE GUITARRA

17


ANDANTE

un nítido arco iris

Tu música:

canta al silencio

partitura abierta,

nuestros misterios.

clave de luz, enigma numérico: da color

ANDANTINO

a cada pequeña flor

Tendremos que inventar islas

plantada

rodeadas de playas coralinas,

en las sendas lineales

en estos mares solitarios

por donde camino;

de horizontes siempre huidizos,

hilado cada paso,

por donde navegan sin rumbo

como guirnalda floral

sombras naufragas de sirenas.

ciñendo todos los sentidos, se levanta la palabra

Y en cada isla (coral de luz),

para navegar

engalanada de silencio,

en la espuma

una flor alba de ocho pétalos,

del vibrante mar de ritmos,

fosforescencia de coral;

hacia la playa

cantará su corazón

de arenas íntimas

cantos olvidados por las sirenas;

donde

encrespadas olas de ritmos

el mar deja sus colores,

las conducirán a las islas

desde su profundo azul

donde, con manos de espuma,

hasta el blanco de la espuma.

trovará tu voz para crear

Playa de esperanza,

los cantos que sueña la flor.

sin Este sin Oeste, de sempiterno cenit, donde las gaviotas danzan

MODERATO

el vuelo cristalino

Vibran tus cuerdas

de la lluvia

como oleaje de mar.

recogida por los ojos; playa

Hoy ese cuerpo es piedra

donde la sal de un tiempo

de torvo rompeolas.

ha tejido arena de terciopelo.

Insiste.

Entre tierra y cielo

SONATINAS DE GUITARRA

18


Haz, de este cuerpo, arena.

ALLEGRETO

Con esa arena haz playa.

Viento de un ángel de oro

Playa donde descanse el son de la voz de tus olas.

dejando estelas de júbilo sonoro, vibrantes olas

ALLEGRO-MODERATO Un día te lleve junto al mar; en una pequeña playa, donde todo parecía aparentemente inmóvil,

en un musical cielo, para los poetas cuya voz es anhelo de albas sonatas.

descubriste un rostro del mar cuando te entregó su húmeda sonrisa y, con ella, la primera caricia de su beso de salitre, posada en ti

Viento áureo de guitarra, ensueño y calma de la luz de la tierra, dentro del alma.

por una dulce y continua brisa. Viento entre las manos, Rilaron las cuerdas estremecidas por un aroma de sal; entonces recordó la mar

de la evidencia creadora de caminos, de tu conciencia.

los bellos reflejos de su agua. Guitarra: Viento. Siento, ¡Al mar le diste tu rostro, guitarra; y te dio la mar el tiempo verde de sus profundos ojos!.

canción y tiento pleno de sentimiento, tu pensamiento.

Allá en el horizonte tremolaron dos corazones,

ALLEGRO

en la hondura de sus silencios,

Mis manos, mi corazón,

levantando una música de olas;

no te pueden olvidar.

y la playa se bañó en una pleamar de alegrías.

Tu solitaria canción me acompaña, como el mar dentro de una caracola; tu soledad no está sola.

SONATINAS DE GUITARRA

19


VIVACE Del río, llegan del río murmullos de siglos. Del pozo del río recoge cantos la guitarra, como vientre de siglos.

HABANERA

Así llegan con el río sones del hombre y su tierra que la guitarra nos recuerda en cualquier fiesta

SEXTAS

Del río, llegan del río

Hoy te abrazo con el deseo

los cantos festivos.

que expande la música de los enamorados; acaricio con mi brazo

PRESTO

tu estática cintura entregada

La fiesta de los Océanos recorre tu mástil.

cuando mi mano

La fiesta de los vientos solanos

se acerca a tu redonda luna,

se refugia en tus cuerdas.

boca extasiada de silencio, cuya voz, siempre cálida,

Se levantan danzas relampagueantes

irradia la música

y ondas de olas encrespadas de música.

para ti, para mí,

Los mares quieren ser nube y cielo,

como agua y tierra

y el cielo quiere ser arrebol de coral;

de infinitos horizontes enamorados.

mientras, el corazón es pez de color jugando en las aparentes turbulencias del ritmo vivaz y festivo de tu canto.

OCTAVAS Y una sola cuerda

Y un mar de espumas

es capaz de nombrar,

empapan de alegrías todas las playas,

con voz y son,

donde las olas, ya serenas, danzan

la voluntad del cielo.

valses coralinos con la asombrada luna.

SONATINAS DE GUITARRA

20


MI menor

quieren ser como el jardín de los sonidos

¿Quién puede decir que estás fría?,

en el que el viento aprende su canto,

si en cuanto te toco

quieren ser remembranza de los sueños

vuelves mi sangre incandescente.

de una tierra jovial y festiva...

Entonces sé

Tal vez no soy el que esperabas,

que tu savia aún bebe de la luz,

mas contigo soy más que lo que soy.

esa luz que insuflas con el durmiente viento callado de tus sonoras cuerdas.

FA menor No es como abrazo de amantes, pero entre cielo y tierra

DÉCIMAS

seguro que no hay caricia igual:

Tal vez no soy el que esperabas: quien de ti dulces armonías saque.

tú, vibrando, me hablas, con el idioma de las melodías,

Limitado estoy: ni soy, ni seré;

de lo que sueña el mundo;

en mi corazón están tus mismos deseos.

yo con mis dedos pulso y recito los silencios escondidos en mi historia.

Cuánto quisieran mis sencillas manos: llenarte de colores primaverales,

Nada queda al azar

cubrirte con sombras frescas de mediodía,

del encuentro esperado.

acariciarte como una noche plena

Pero, aún así, no necesitamos

en aromas de azahar...

clave para declamar nuestra gramática de sentimientos.

Cuántos deseos en los sueños de mis manos: ser huella del suave beso de un adagio, ser nota sostenida como mirada de enamorados,

FA # menor

ser interminable coda de un aire alegre,

Detrás de los sonidos te busco.

ser glissado en ti del corazón suspendido... Si el pájaro canta, Cuántos sentimientos en la memoria de las manos:

tras su vuelo deja tu imagen.

quieren ser el perfume de tu corazón de madera,

Si el viento silba,

SONATINAS DE GUITARRA

21


tras su silbo pronuncia tu nombre.

SI menor Guitarra:

Si los niños cantan,

celosía de sonidos

tras su voz queda tu palabra.

con los irisados ojos emplumados del pavo real.

Detrás de los sonidos te busco: todo es estela canora

Guitarra:

que a ti me lleva.

madreselva de sol florecida en melancolía. Guitarra:

SOL # menor

espejo de cálida tierra

¿Cómo pudo ir en pos del viento

humedecida

sino con alas de tu canto?...

por cristales de lágrimas compasivas.

Sueño con paisajes lejanos. Despierto: sé que no podré

Guitarra:

hollarlos; por eso los busco

máscara de la invisible herida

en tu vientre, celador del viento,

en el inviolable árbol

donde duerme el sueño del águila.

nacido a la sombra del amor. Guitarra:

LA menor

ánfora donde Eolo

Puente de mediodía a medianoche,

guardó los cantos del viento

puente de alba al crepúsculo,

aprendidos, en su cuna, del cielo.

sobre el mismo río donde se reflejan la ciudad y sus sueños. DO menor Sobre tu puente

Cantos de guitarra escucha la Alhambra;

el destello de un alma y seis estrellas

cantos atrapados por fuentes donde

se bañan en la voz del río.

se baña la luna: su brillo expande tras esta noche que todo lo alfombra;

(El río canta melodías que ensueño). cantos de guitarra llenos de aromas danzantes, en el jardín de las flores,

SONATINAS DE GUITARRA

22


con las rosa, jazmines, y azahares

fertiliza nuestras horas

extendiendo el sonoro eco de poemas

con tiempo de libertad.

para ungir de misterio el terciopelo rojo (luz) de las piedras del castillo. Sonríen las aguas, plañe la guitarra los sonidos donados por el cielo. ¡Las almenas, la guitarra!. Qué bello cuadro entre las estrellas y la tierra. JOTA RE menor Las horas que el tiempo teje, con estambres de invisible

D. AGUADO

maroma exudando olvido,

Alguien ha abierto sendas

envuelven la libertad

para que caminemos

(luz) de las esbeltas alas

por la alfombra floreada

del sueño creador del hombre.

de notas silenciosas; para ti, para mí:

La guitarra teje al tiempo

abren la única puerta

hilvanándolo de música

donde nuestro horizonte,

(luz), encadenada sobre

de ilusiones sin límites,

urdimbre de pentagrama.

danzará en línea recta.

Sienten las manos el sueño nacido entre la guitarra,

I. ALBÉNIZ

generado con anhelo

En este momento

de volar en libertad.

las horas se han detenido; pero nosotros

Ahora las manos son alas

palpitamos de inquieta alegría,

del pájaro silencioso

como el mar y la playa

recordando el dulce canto

cuando se encuentran;

silábico de la luz;

así, tú y yo,

en su vuelo, la memoria

abiertos por un pleamar de nostalgias,

SONATINAS DE GUITARRA

23


ascendemos, sin separarnos,

en la cresta de la ola

que con ella haces las nubes

para alcanzar la voz de nuestros sueños.

cubriéndolas con pigmento de arrebol. Aquí

S. BACARISSE

entre las nubes y yo,

Escribí un pequeño poema

queda un espacio de nostalgia.

sobre cinco líneas.

Te las entregué en un atardecer

que cuando te tomo

pulsando con palabras mudas

lo llenas de estrellas diurnas.

tus silenciosas cuerdas. Y el poema tomó alas de luz:

M. LLOBET

y nos fundió

Ese largo y negro pensamiento

en una única conciencia.

tiene el fulgor, como relámpago, de las sensaciones del tiempo:

M. DE FALLA

hora de palabra, hora de fuego,

Quien de tu cielo dude

hora de silencio..,

mire en tu pecho de silencio oscuro,

horas bruñidas por la percepción

tal vez le muestres

del viento.

los colores que visten al viento. E. PUJOL E. GRANADOS

Sonoro poema,

de dodecasílabos versos,

que cuando te abandono

donde los dedos son labios

viajas al país cálido

enmudeciendo al silencio,

donde te afanas

para levantar el eco

en colorear

de la vida que, palpita,

auroras y crepúsculos.

vibrando de pasión,

Allá

en tu cuerpo de poema.

dejas toda la tristeza, esa que ignoro

G. SANZ

(¿tristeza arrancada

Se han abierto todas las flores

de las sombras de mi pecho?).

buscando la luz de la música,

SONATINAS DE GUITARRA

24


con pétalos extendidos escuchan las escalas para teñirse (siempre luz)

R. SAINZ DE LA MAZA

de la memoria del color.

En ésta tarde de estío

A tu alrededor nace un jardín.

pulsa el viento los dorados cabellos de los trigales, como áurea arpa de la tierra.

J. RODRIGO Cada compás es un rastro

Jugando está la cigarra

inseparable de la belleza

con el fuego de esa música

por donde transito

de eternos sonidos cálidos,

tras tu alma de lazarillo.

unidad de sol y de brisa. Nadie conoce los cantos

Lo que dejamos atrás

del viento y de la cigarra,

viste de auroras perdurables

son recuerdos de las brasa

al futuro que se entrega.

dejados por el sol en tu madera.

Y así recorremos distancias que los amantes

F. SOR

cubrirían con caprichos y besos;

Todos los días eres guitarra, y yo...yo soy lo que dejas en mí:

pero nosotros lo vaciamos

el amable susurro de un riachuelo,

de todo alfabeto de signos para sentarnos, al borde

el inmanente esfuerzo de una semilla,

de la sábana desplegada por la noche,

la incredulidad maravillada del ojo del niño,

contemplando la soledad sonora

el indefinido azul de la caricia de mar y

e integradora de todos los seres.

horizonte, la palpitante obsesión de la luz,

Por un momento

la unificadora paciencia de la soledad,

nos acercamos al centro puro,

el cálido canto del sol en la piel de la tierra,

hontanar de toda belleza,

y la esbelta sombra de tu palabra

coloreándonos

perfumada en la sonoridad de tu poesía.

tu, de mi, yo, de ti. Guitarra eres todos los días,

SONATINAS DE GUITARRA

25


y yo...el ser albo

bruñida como

donde sueñas tus melodías.

flor de la noche. Quisiera hallarlo en tu orlado brocal

F. TÁRREGA

del pozo de donde mana la música

Para la soledad:

velada del

la voz del silencio.

último verso.

Para crear: mis manos y el espacio. Para la paz: sólo esa palabra.

DOS SAETAS ELEGÍACAS

(con raíces en el corazón y la vida) Para la vida:

ANDRÉS SEGOVIA

la guitarra, su luz y su sombra.

Granada: Alhambra: Patio de los leones: silente rumor de aguas y luceros.

Para la libertad:

La guitarra, con sus ritmo sonoros.

manos, paz, guitarra, soledad.

Un corazón, unas manos, sus sones, aires de trovador enamorado,

H. VILLA LOBOS

danzando entre las cuerdas paralelas,

Quisiera encontrar el último verso

sus ritmos y su amor abriendo estelas

que de sentido al silencio sonoro,

de dulces melodías, entrelazando

musical eco de la canción.

flores y sueños que de España clamas. Segovia eres, guitarra, Andrés te llamas,

Quisiera encontrarlo entre tus cuerdas

mientras pronuncias fragancias de campos

con la mano del trovador de las estrellas, blancas y abiertas

y pueblos: Sevilla, Cádiz, Granada...

de amor y luz.

Danza...Rumores...Recuerdos...Leyenda... Desde tu guitarra alumbras los tiempos.

Quisiera encontrarlo en las trasparencias del beso de la alba luna en tu piel,

SONATINAS DE GUITARRA

26


REctas que recorren su madera fecunda, NARCISO YEPES

SOLitarias, indivisibles, desiguales,

Diez cuerdas desplegadas hacia el mundo;

SIempre dispuestas a la enérgica caricia

velero de guitarra, de sur a oeste,

(MÍnimo grafismo de una mano virtuosa),

de norte al este, que en un mar celeste, de poemas musicales, vas surcando

MItológica quietud rota con candor: LAtiendo al unísono, seres que se buscan

hasta puertos en costas y montañas.

REnacen a la inquieta búsqueda melódica:

Diez cuerdas, con alegrías de cruz,

SOLemne pacto de la vida y el instrumento,

tientas para dar nombres a la luz:

SÍntoma emotivo del acto musical,

son, la guitarra y la paz, tus enseñas.

MImética adquirida entre ser y objeto,

Dios abre el camino, tras EL, el hombre

MIsterioso abandono de armonía sonora

con su guitarra: Narciso es tu nombre,

LAtente en el vacío. Atrapado por dos manos

siempre flor, de inolvidable romance,

REsponden, a éste intenso y palpitante encuentro,

en el jardín sonoro de conciertos,

SOLícitas notas en acordes y punteos;

sonatas, canciones, estudios, cantos...

SIguiendo la estela florida del compás,

en tus manos la guitarra:¡Amanece!.

MIl sonidos rítmicos brotan de la escala. MInerva otorga sus esplendorosos dones; LA mano sutil de Euterpe los distribuye, REviviendo al duende del alma adormecida, SOLista lírico, del que emana un arco iris

ACRÓSTICO SONORO

SIncopado con el hexagrama sonoro, MInarete proyectando el ensueño armónico:

MIentras el dulce sonido se ensueña en ella, LA sinuosa forma, madera de mujer,

MInuetos, gavotas, zarabandas, chaconas,

REcrea en su diversa sonoridad inerte,

LA jota, el bolero, la zambra, la polca...

SOLiloquios llenos de ecos reconocibles,

REsuenan en alas de la brisa de los sones;

SIlencios del hada durmiente de las cuerdas;

SÓLidos compases se expanden desgranándose

MIentras su cíclope ojo, siempre desvelado,

SIncronizando lo humano con lo divino: MIeses de guitarra del alma embelesada.

MIra, como testigo ausente de sí mismo, LA tensa y febril espera de sus cuerdas;

SONATINAS DE GUITARRA

27


RASGUEADO DUO SONATINAS DE GUITARRA ÍNDICE

OCTAVA CEJILLA CLAVE CODA

PAVANA:

PUENTE CLAVE ARMONÍA

ESCALA MAYOR COMPÁS

FORMA LIGADO

CHACONA:

TIEMPO

CANTABILE

CALDERÓN

CADENZA

MELODÍA

REPERTORIO

TRANSPOSICIÓN

TOQUE APOYANDO

ESTILO

ARPEGIO

COMPOSICIÓN

A TEMPO

ESCALA DIATÓNICA

RITENUTO

ACORDE

DISONANCIA TIMBRE

ZARABANDA: AL AIRE

MAZURCA:

INTERVALO

SOLO

ARMADURA

CROMATISMO

TRESILLO

PENTAGRAMA

SIGNO

RASGUEADO-LARGO

SILENCIO

ESCALA CROMÁTICA

RITMO

MÚSICA

TEMA

DOS GUITARRAS

SEMITONO

RECITAL

TONO

ESCALA MENOR SERENATA

GALLARDA: SOSTENIDO #

BOLERO:

BECUADRO

ACORDE DE QUINTA

BEMOL

ACORDE DE SÉPTIMA

SONATINAS DE GUITARRA

28


ACORDE DOMINANTE

JOTA:

ACORDE SUBDOMINANTE

DIONISIO AGUADO

MI MAYOR

ISAAC ALBÉNIZ

FA MAYOR

SALVADOR BACARISSE

DO MAYOR

ENRIQUE GRANADOS

LA MAYOR

MIGUEL LLOBET

SOL MAYOR

ENRIQUE PUJOL

SI MAYOR

GASPAR SANZ

RE MAYOR

JOAQUÍN RODRIGO REGINO SAINZ DE LA MAZA FERNANDO SOR

BARCAROLA: LARGO

FRANCISCO TÁRREGA

LENTO

HÉCTOR VILLA-LOBOS

ADAGIO ANDANTE

DOS SAETAS ELEGÍACAS.

ANDANTINO

ANDRÉS SEGOVIA

MODERATO

NARCISO YEPES

ALLEGRO MODERATO ALLEGRETTO

ACRÓSTICO SONORO

ALLEGRO VIVACE

ÍNDICE

PRESTO

HABANERA: SEXTAS OCTAVAS MI MENOR DÉCIMAS FA MENOR FA # MENOR SOL # MENOR LA MENOR SI MENOR DO MENOR RE MENOR

SONATINAS DE GUITARRA

29


Sonatinas de guitarra