Page 1

00-Tapa-contra-Nanaban-lomo4,6mm.pdf

1

28/02/14

15:47

Graciela Progano

Federico Combi

Nanaban

nació en Buenos Aires, en 1962. Estudió Letras en la Universidad de Buenos Aires y desempeñó tareas docentes en diferentes niveles. En la actualidad coordina talleres de redacción en instituciones terciarias y universitarias. En forma simultánea, se dedicó a escribir libros de texto e incursionó en la literatura para chicos con cuentos, leyendas y poemas que fue publicando en revistas y manuales hasta llegar a la novela.

Un rey exótico y vanidoso viaja a Buenos Aires desde su lejano país, y se relaciona con una familia formada por una mamá, sus dos hijos y un perro. Al compartir experiencias divertidas y absurdas, se irán comprendiendo mutuamente, a pesar de llevar vidas tan distintas, y nacerá entre ellos una amistad transformadora. Otros títulos de la serie Vida de gato Vida de perro

Graciela Progano

nació y vive en Buenos Aires. A los 16 años comenzó a ilustrar historietas y llegó a exponer en el Salón Joven de Japón. Tanto le gustó la experiencia que se dedicó al estudio de Artes visuales. Su carrera profesional dio comienzo en el Teatro Colón, en su taller de pintura teatral. Después ilustró libros de dinosaurios, porque le gustaban desde siempre; luego vinieron los libros escolares y las antologías. Paralelamente trabajó en relatos como Nanaban.

Graciela Progano

Ilustraciones de Federico Combi 0 7 2 - 0 0 0 3


grantes del séquito, atemorizados por tan extraño diluvio, corrieron hacia donde pudieron para refugiarse. La reina y sus dos guardias personales se acomodaron bajo el llamativo “árbol de las salchichas”, que se llama así porque sus frutos son muy pero muy largos. Protegido por una verdadera cortina de aquellas “salchi-frutas” colgantes, el bebé decidió nacer. Además de los dos guardias, ayudaron a la reina en ese momento los animales que también se encontraban bajo el árbol a resguardo de la lluvia. Un hipopótamo que se escondía allí prestó su lomo al pequeño Nanaban y se

10

01-96-Nanaban-interior.indd 10

23/01/14 17:26


convirtió en su primera cuna. Cuando al amanecer dejó de llover, la reina fue llevada hacia el palacio por su séquito, y junto a ellos iba el príncipe recién nacido sobre el lomo del hipopótamo en el que había dormido toda la noche. Los súbditos, preocupados por la ausencia de la reina durante aquella larga tormenta, se alegraron al verla atravesar las puertas de la ciudad. Y cuando observaron junto a ella al hipopótamo con el bebé, se arrodillaron y adoraron a ambos. Desde ese día aquel animal, que había servido de cuna al hijito de Aarani, fue declarado sagrado, así como todos los

01-96-Nanaban-interior.indd 11

23/01/14 17:26


demás hipopótamos del mundo. Por eso, cuando un rualense se cruza en algún camino con un hipopótamo, le hace una reverencia y lo deja pasar primero. Un tiempito después, los pobladores de Rualasia, conmovidos por cómo había sido el nacimiento de Nanaban, decidieron que esa historia formara parte del escudo nacional. El bebé apenas tenía un mes de vida cuando el pintor oficial del reino lo dibujó sobre el lomo del hipopótamo, en reposo bajo el árbol de las salchichas. Esa es la imagen que desde entonces se puede ver en el escudo de Rualasia. Aquel recién nacido fue amado inmediatamente por la gente del pueblo, y así creció y se hizo grande. Con el paso del tiempo, Nanaban se convirtió en un rey fuerte e imponente. Cuando estaba serio daba miedo, y cuando se enojaba sus gritos hacían que los súbditos huyeran y se escondieran en los lugares más insólitos: se paraban entre las patas de los elefantes del palacio; se colgaban de las ramas de los árboles para confundirse con los monos-araña que pendían de sus colas; se ponían flores en el pelo para pasar desapercibidos detrás de los arbustos de los jardines. 12

01-96-Nanaban-interior.indd 12

23/01/14 17:26


En cambio, cuando sonreía iluminaba el reino hasta sus confines. Nadie podía resistirse a su amplia sonrisa, blanca y brillante, en contraste con su piel oscura. El pueblo confiaba en él. Por eso, cuando el rey Nanaban salía por los caminos en su carruaje, la gente que lo veía pasar se arrodillaba a los lados del sendero, agitaba pañuelos blancos y le gritaba sus peticiones: –¡Oh, rey Nanaban, la tierra tiembla cuando pasas! ¡Ayúdanos en la siembra y en la caza!

13

01-96-Nanaban-interior.indd 13

23/01/14 17:26


que Rubí improvisaba todo el tiempo. Y, por supuesto, también se encargaba de León, el perro de la familia, un animal orejudo, petiso y de patas macizas. Las principales habilidades de León eran ladrar con todas sus fuerzas, morder las piernas de sus dueños para pedir comida, destruir las plantas del patio, poner carita de bueno para evitar el merecido castigo y acostarse sobre su espalda para reclamar caricias en la panza. A la tía Lina, la hermana de Alicia, se le había ocurrido darles a León como regalo cuando el papá de los chicos, Carlos, murió. Todos estaban muy tristes en aquella época, y León llegó para alegrar la casa otra vez. Por eso la familia quería mucho a León, pese a lo incómodo de vivir con él.

18

01-96-Nanaban-interior.indd 18

23/01/14 17:26


4 La partida del rey hacia América

U

n buen día, Nanaban decidió visitar América. Mucho tenía que ofrecer Rualasia al continente americano, y el rey creía que él era el indicado para hacer conocer las maravillas de su tierra y de él mismo. Los embajadores rualenses eran hombres inteligentes y hábiles, pero no tenían la gracia y la simpatía que eran desbordantes en Nanaban cuando quería convencer de algo a alguna persona. Por eso resolvió partir hacia América y hacer allí una gira por todas las naciones que le abrieran sus puertas. 19

01-96-Nanaban-interior.indd 19

23/01/14 17:26


Los amigos de esta historia tuvieron que separarse. ¿Continuará su amistad ahora que no pueden verse? Es posible. Dicen que hay un lugar en el que los amigos que están lejos vuelven a encontrarse. Algunos afirman que ese lugar está en el corazón de cada uno; otros opinan que está en los pensamientos. Lo cierto es que cuando uno despierta recordando a un amigo que está lejos, esto quiere decir que ese amigo también se estuvo acordando de uno. En el corazón o en el pensamiento, ese encuentro ya sucedió. Y entonces sí, uno puede correr a la computadora, al correo o al teléfono, y escribirle o hablarle a ese amigo, porque seguramente él lo está esperando. Y charlarán como si el tiempo no hubiera pasado y la distancia no existiera.

ILUSTRACION viñeta

93

01-96-Nanaban-interior.indd 93

23/01/14 17:27


Índice 1. Acerca de esta historia ...................... 5 2. ¿Quién era el rey?............................. 9 3. Una familia y un perro..................... 15 4. La partida del rey hacia América...... 19 5. El primer encuentro de Alicia y el rey Nanaban............................. 25 6. En la cocina del rey.......................... 33 7. En la casa de Alicia.......................... 43 8. Los cuentos de Nanaban................. 47 9. Pelea, merienda y reconciliación...... 59 10. Un retrato........................................ 69 11. Las líneas de la mano...................... 75 12. La despedida .................................. 79 13. Las cosas cambian ......................... 85 4. El lugar donde se encuentran 1 los amigos . .................................... 91

01-96-Nanaban-interior.indd 95

23/01/14 17:27


00-Tapa-contra-Nanaban-lomo4,6mm.pdf

1

28/02/14

15:47

Graciela Progano

Federico Combi

Nanaban

nació en Buenos Aires, en 1962. Estudió Letras en la Universidad de Buenos Aires y desempeñó tareas docentes en diferentes niveles. En la actualidad coordina talleres de redacción en instituciones terciarias y universitarias. En forma simultánea, se dedicó a escribir libros de texto e incursionó en la literatura para chicos con cuentos, leyendas y poemas que fue publicando en revistas y manuales hasta llegar a la novela.

Un rey exótico y vanidoso viaja a Buenos Aires desde su lejano país, y se relaciona con una familia formada por una mamá, sus dos hijos y un perro. Al compartir experiencias divertidas y absurdas, se irán comprendiendo mutuamente, a pesar de llevar vidas tan distintas, y nacerá entre ellos una amistad transformadora. Otros títulos de la serie Vida de gato Vida de perro

Graciela Progano

nació y vive en Buenos Aires. A los 16 años comenzó a ilustrar historietas y llegó a exponer en el Salón Joven de Japón. Tanto le gustó la experiencia que se dedicó al estudio de Artes visuales. Su carrera profesional dio comienzo en el Teatro Colón, en su taller de pintura teatral. Después ilustró libros de dinosaurios, porque le gustaban desde siempre; luego vinieron los libros escolares y las antologías. Paralelamente trabajó en relatos como Nanaban.

Graciela Progano

Ilustraciones de Federico Combi 0 7 2 - 0 0 0 3

Nanaban  

Autores: Graciela Progano, Federico Combi (ilustrador) Serie: Grandes lectores de AZ http://www.az.com.ar/catalogo/series/grandes-lectores-d...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you