Periódico Robledo Al día - Abril - Junio 2021

Scroll for more

Page 1

ABRJUN 2021

“MANTENER ABIERTA LA BIBLIOTECA, A

COSTA DE LOS QUE SEA, ES FUNDAMENTAL.”

Nuestro vecino el escritor Miguel Garví nos habla de sus experiencias tras su jubilación como profesional en la banca, tiempo que ha dedicado a la escritura de varios libros y relatos.

Receta de minitortitas

Cereales

de

Nuestra repostera Yovana Moliner nos deleita esta edición con un dulce que no dejerá a nadie indiferente …pág. 10

La piscina municipal abrirá sus puertas este verano muy renovada El Ayuntamiento está realizando varias obras de mejora y adecuación en el recinto que si podrá utilizarse este verano … pág. 4


Contenidos

CONTENIDOS Actualidad del municipio Conociendo a…

4 6

Nuestros dulces con Yovana

10

Columna de opinión, con Ana Martinez El sitio de mi recreo, por Elena Serrallé Historias con Miguel Cambronero Reflexiones al caer la tarde, por Miguel Garví

12 14 15 16

Sopa de letras Adivina quién, adivina dónde

17 18

SUSCRÍBETE A NUESTRO PERIÓDICO Contacta con nosotros en ociorobledo@outlook.com. El dinero se destinará íntegramente a la impresión del mismo, y el sobrante, a colaborar con las asociaciones locales del municipio: AMPA, Grupo de Teatro, Asociación de Mujeres, Asociación de Jubilados, etc.

2


Contenidos

ddddd 3


Actualidad del municipio

1. Ayudas aprobadas por el Ayuntamiento.

Este año si abrirá la piscina municipal. Las obras de mejora y adecuación ya están en marcha. A pesar de que el año pasado, debido a la crisis del COVID19, nuestra piscina municipal no pudo abrir sus puertas y funcionar con normalidad, este año si existe la previsión de abrir. La reapertura se hará cumpliendo con todas las directrices impuestas por la Consejeria de Sanidad en este ámbito, y lo hará con grandes mejoras.

A las obras ya citadas de mejora del paseo de acceso, de la terraza superior e inferior se suman otras como la instalación de nuevas duchas, de arreglo de los perímetros de las duchas para evitar el barro y los charcos, instalación de bancos junto a la piscina pequeña para que los padres puedan sentarse mientras vigilan a los niños, pintura y mantenimiento del bar y sus instalaciones y la construcción de una escalera de acceso para personas con dificultad en la movilidad en la parte baja de la piscina. Las obras, ya ejecutadas en su mayoría estarán lista para la apertura de la piscina en el mes de julio. El bar del recinto saldrá a subasta como en años anteriores y el pliego se publicará en breve. Reabren las piscinas en el resto de municipios cercanos.

2- Reformas en la piscina

Esta reapertura esta en consonacia con la decisión del resto de Ayuntamientos de los municipios

4


Actualidad del municipio

El proyecto de embellecimiento de El Cubillo se llevará a cabo este verano. cercanos, que tambien harán lo propio con sus piscinas este verano. Continuan las obras de mejoras en el acerado en Robledo y pronto comenzarán en Los Chospes

A lo largo del verano, se trabajará en la mejora y embellecimiento de varias sendas y miradores en El Cubillo, tal y como se contempla en el proyecto ya presentado. Además, se instalará un pequeño kiosko que funcionará como chiringuito para el verano en la Plaza de la Merced.

La Calle Cubillico de Robledo ya esta casi terminada, luciendo el nuevo acerado de terrazo tras más de 30 años desde que se realizaron las antiguas aceras de hormigon. A estas obras se sumarán las de alquitranado, que afectarán a las calles Cubillico, Zapateros, perímetro de la Iglesia y bajada hasta la piscina, y que tendrán lugar antes del verano.

4-Proyecto de mejora de El Cubillo También en esta localidad se han arreglado las escaleras de salida de Plaza de la Merced, solucionando los problemas ocasionados por las aguas de lluvia.

3- Arreglos de acerado en Calle Cubillico

5-Arreglos de escaleras en El Cubillo

En verano, las obras de mejora continuarán en Los Chospes, en calles como Calle Rosario o Calle Llana, donde tambien se sustituirá el antiguo acerado de hormigon por acerado de terrazo.

5


Conociendo a

CONOCIENDO A… MIGUEL GARVÍ “DE ROBLEDO RECUERDO SOBRE TODO MI NIÑEZ CUANDO VIVÍAMOS ALLÍ. LA LIBERTAD DE LAS PUERTAS SIEMPRE ABIERTAS, MI ABUELO MIGUEL QUE LO CONSENTÍA CASI TODO. ERA LA LIBERTAD CASI EN ESTADO PURO.”

1- Fotografía de Miguel en una firma de libros.

Miguel Garví, nacido en Robledo, se translado muy joven a Albacete capital. Cursó el Bachillerato en la Escuelas Pias. Su vida laboral estuvo dedicada a la banca, recorriendo varios bancos. A la llegada de su jubilación, es cuando decide retomar una vieja afición, que no por dormida estaba olvidada, escribir.

¿Recuerdas el primer libro que leíste y que fue el desencadenante de tu afición por la lectura? R: Lo recuerdo perfectamente, fueron Los viajes de Gulliver al país de Liliput. Pero no sería este el que me enganchó a la lectura, fue años más tarde con, Las aventuras de los cinco. Posteriormente y con la ayuda de un gran profesor de literatura en el bachiller, que nos

6


Conociendo a…

introdujo en el mundo de la Generación del 98 y del 27. ¿Cuál fue la primera historia que escribiste? R: La historia de la Virgen de Cortes. La presenté a un concurso de la revista literaria llamada Crónica. No ganó, pero la publicaron en la contraportada. Aún la conservo. ¿Quién es tu escritor favorito? ¿Qué libros recomendarías leer?

“Las nuevas tecnologías están haciendo mucho daño a la lectura. Un daño que puede ser desastroso en la lectura y escritura comprensiva.” R: Fundamentalmente han sido tres: Frederick Forsyth, Dominique Lapierre y últimamente he descubierto a Jordi Sierra i Fabra. Recomendaría leer Chacal y Oh, Jerusalem.

R: Me imagino que la de la mayoría de los escritores y lectores, el silencio y escribir a mano con pluma estilográfica. ¿Cómo está ambientado tu lugar de trabajo o donde generalmente sueles escribir? R: Una mesa sencilla, sillón cómodo, buena luz natural de una ventana y un flexo para cuando no hay luz natural. Un paquete de cuartillas junto a una de mis plumas estilográficas, tengo varias y me apasionan todas, quizá una manía, pero me siento cómodo escribiendo con ellas, Más tarde lo paso al ordenador y me sirve de primera corrección. También, tengo la suerte de disponer de una estantería con mi pequeña biblioteca. ¿Qué escritor te ha influido en tu trabajo como autor? R: Sinceramente creo que la mayoría de los escritores de la Generación del 98. Su forma sencilla de escribir y la riqueza de vocabulario me impresionan. Azorín, Miguel de Unamuno, Valle-Inclán, etc. ¿Cuáles son tus géneros literarios favoritos? R: Sin duda alguna la novela negra o policíaca. También me gusta la novela histórica y he hecho mis pinitos en el ensayo o la investigación histórica.

2 - Miguel Garví, firmando libros ¿Qué personaje de un libro te gustaría haber conocido o crear? R: Sin duda alguna al inspector Claude Lebel de la policía judicial de París. ¿Tienes alguna manía a la hora de escribir o leer?

Actualmente, ¿estás escribiendo algo?, Si es así, ¿cuándo saldrá publicado? R: Estoy terminando un ensayo sobre la vida y muerte del famoso bandolero “Pernales”. Me gustaría poderla presentar o al menos publicarla en octubre. La cubierta del libro es del artista albaceteño Valeriano Belmonte. ¿Cómo crees que está el panorama editorial para tantos autores que hay y quieren publicar?

7


Conociendo a…

R: Siempre lo estuvo difícil y ahora más. Las editoriales llamadas convencionales solo apuestan por el beneficio en las ventas y la forma de asegurarlo es la publicación a autores consagrados. La calidad de la literatura cada vez importa menos, solo el beneficio económico. Por otra parte, existen editoriales pequeñas que arriesgan con los autores noveles, pero su margen de publicidad es bastante reducido y su impacto en el panorama literario es pobre. Queda la autoedición. El autor siempre tiene el control de su obra, pero la repercusión publicitaria es muy pequeña, limitándose en la mayoría de los casos al ámbito local o provincial. Si a esto unimos la piratería, se produce la tormenta perfecta y como decía anteriormente el panorama literario es complicadísimo.

¿Cómo ves el interés de las nuevas generaciones por la lectura? R: Por desgracia muy oscuro. Las nuevas tecnologías están haciendo mucho daño a la lectura. Un daño que puede ser desastroso en la lectura y escritura comprensiva. Se ve claramente en las redes sociales, escribir con un mínimo de comprensión y de expresión no ocupa más de cinco o seis palabras. Durante la infancia son los padres y también en buena medida los abuelos los que fomentamos la lectura. El gran problema viene en la adolescencia, donde en muchos hogares es difícil ver al padre o la madre con un libro entre las manos y esta etapa es la antesala de la lectura en adultos. Repito, el panorama es poco alentador, máxime cunado desde la mayoría de las administraciones hacen poco o nada por el fomento de la lectura. Otras veces sí, incluso, se aporta recursos económicos, pero de una forma poco planificada. Te pondré un ejemplo, ¿os imagináis estos famosos programas de cocina sin cocineros? Pues igual ocurre con los libros, nunca se cuenta con los escritores, ni famosos ni desconocidos. ¿Crees que ha cambiado la perspectiva de la lectura que había en tu infancia a la actual?

3– Fotografía de Miguel Garví

R: Ha cambiado muchísimo. En mi juventud no había bibliotecas, solo la Pública del Estado y con recursos limitados. La disponibilidad económica de las familias era mucho menor a la hora de adquirir libros en las librerías. Recurríamos al intercambio entre los amigos y “abusábamos” de los padres que tenían la suerte de tener una buena biblioteca en su casa. Cuando se tiene interés en algo, casi siempre se consigue. Recuerdo una entrevista a Jordi Sierra en la que decía que recogía periódicos usados y trapos para cambiarlos en la trapería por libros usados.

8


Conociendo a…

¿Cuáles son los mejores recuerdos que guardas de Robledo?

fomentar el hábito lector y por ende el escritor.

R: Sobre todo mi niñez cuando vivíamos allí. La libertad de las puertas siempre abiertas, mi abuelo Miguel que lo consentía casi todo… Luego también los veranos con los amigos, los primos… era la libertad casi en estado puro.

¿Cómo valoras el trabajo que se está llevando a cabo en la Biblioteca de Robledo?

¿Cómo ves el futuro literario en el pueblo, apuestas por las nuevas generaciones? R: De momento, y no es poco, hay una biblioteca en la que cada día hay más libros y una persona a cargo de ella fomentando que los niños vayan cada día. Ordenadores a su disposición, que bien utilizados son una fuente inagotable de saber. Disponer de un salón multiusos para hacer representaciones teatrales o cualquier otra manifestación artística. Me consta que desde el Ayuntamiento se está haciendo lo imposible para que esa España “vaciada” tenga, al menos, ese lugar maravilloso que es una biblioteca donde prestar libros a niños y mayores. Por suerte

“Me consta que desde el Ayuntamiento se está haciendo lo imposible para que esa España “vaciada” tenga, al menos, ese lugar maravilloso que es una biblioteca donde prestar libros a niños y mayores.”

R: De alguna manera ya he contestado antes a la pregunta. La valoración siempre será positiva. Mantener abierta la biblioteca, a costa de los que sea, es fundamental. Alimentar la cultura no es un gasto, como lo ven algunos, siempre es una inversión a corto, medio y largo plazo. Los niños que leen no se dedican luego a ir rompiendo papeleras, por poner un ejemplo.

4– Fotografía de Miguel y Cristian, el alcalde.

Yo desde luego animo al alcalde actual, y al que le suceda a que apueste clara y llanamente por la cultura como formadora de mujeres y hombres, que no veáis nunca el costo que tiene, mirad siempre el beneficio que se obtendrá.

hay en el pueblo más personas que le gusta la escritura y la lectura y estoy convencido que apoyamos cualquier iniciativa para ayudar a su fomento. Contáis y contaréis con nuestra aportación, aunque sea pequeña para

9


Nuestros dulces con…

Cereales de minitortitas Ingredientes

* 1 taza de harina de avena, integral... * 1 taza de leche o bebida vegetal. * 2 huevos ecológicos "Granja Moliner" * 2 cucharadas de miel pura de abeja. * Aceite de oliva virgen extra o aceite de coco.

* Opcional: una pizca de canela. Hoy os voy a enseñar una receta muy fácil y muy buena, una vez la probéis no vais a dejar de hacerla para cualquier ocasión que os surja.

Espero que os guste. 10


Nuestros dulces con…

Elaboración:

Modo de presentación:

Colocamos todos los ingredientes en un bol y con la batidora mezclamos bien, hasta que nos quede una masa homogénea sin grumos. Una vez bien batido, pasamos la masa a un biberón de cocina con boquilla antigoteo.

Ponemos en un bol de desayuno nuestra leche favorita con un puñado de estas mini tortitas. Están muy ricas.

Preparamos una sartén a la que añadiremos un poquito de AOVE o aceite de coco, cuando esté caliente, empezamos hacer con el biberón pequeños botones con la masa de las tortitas. Nos tienen que quedar muy pequeñitas.

11


Columna de opinión

La vida “SLOW” Por Ana M.ª Martínez Rubio Llegó la primavera y con ella el florecimiento y la abundancia. La naturaleza parece despertar poco a poco ofreciendo un maravilloso espectáculo de colores, sonidos y luces de diferente intensidad conforme el día va pasando. Resulta asombroso ser testigo de todas estas escenas cotidianas cuando se vive en un entorno rural. Y es extraordinario básicamente porque se disfruta de dos factores que se producen de forma simultánea, aunque a priori parezcan discordantes: la consciencia del presente y la consciencia del paso del tiempo. Ser consciente del presente tiene que ver con eso que llaman “el SER”: conectar con la esencia de uno mismo, con ese no sé qué inalterable que perdura a través de los años. Es esa condición tan humana que nos permite vincularnos con todo lo que nos rodea a través de lazos invisibles que generalmente están relacionados con emociones de la infancia, de cuando todo se vivía en el momento, sin proyecciones al pasado ni al futuro. El presente como un vértice de tiempo eterno, que, en su propia perennidad, permite darse cuenta de uno mismo y de lo que siente, de su respiración, de su pulso y de su mente. Pero a la vez resulta ser un intervalo tan sumamente corto, que la consciencia del SER transcurre en pequeños instantes, a veces en forma de reminiscencias del pensamiento o recuerdos afectivos.

Por su parte, la consciencia del paso del tiempo está íntimamente relacionada con “el ESTAR”: dejarse llevar con el trascurrir de los latidos del reloj, viviendo cada uno de los segundos con total claridad. Significa observar que nuestro cuerpo va moldeándose respecto al vaivén de la vida. Que en las comisuras de los labios y en el contorno de los ojos se comienzan a ver pequeños surcos fruto de la historia de la cronología de nuestra piel. Que empezamos a poder hablar con ese “recuerdas cuando…”, también traspasado por las grietas que el tiempo va dejando. Es ese “ESTAR” que va modificando nuestra manera de ver y contemplar el mundo, sobre todo a través de la experiencia que supura en cada una de las cicatrices que la vida nos ha ido marcando. Un continuo replanteamiento de nuestras creencias e ideas que algunos atribuyen a eso llamado “madurez” o el camino hacia “el hacerse mayor”: se pierde energía, pero se gana sabiduría…, casi siempre… El “SER” y el “ESTAR” conviven de forma unísona cuando se añade un ingrediente que consiente que ambas se revelen nítidamente a través de nuestra consciencia. Un ingrediente que permite poder disfrutar de forma paralela de “presentes eternos” y del “devenir de las horas”: la LENTITUD. Si no fuera por este maravilloso componente que corona el ir poco a poco, sería imposible poder tener rastro de ninguna de las dos. Precisamente en estos días de ambiente primaveral es cuando la lentitud se manifiesta

12


Columna de opinión

en todo su esplendor procurando así que el conjunto de “seres” y “estares” que forman parte del mismo convivan en armonía: cada día un poco más las higueras van ganando en frondosidad, al principio en forma de diminutas yemas y de manera paulatina con hojas cada vez mayores. Así mismo ocurre con las parras o con los capullos de futuras flores que poquito a poquito se van abriendo enseñando los pétalos de diferentes colores; o con los huevos de los nidos que ahora se están incubando y que dentro de poco empezarán a romperse asomando nuevos graznidos y chillidos de polluelos recién llegados al mundo. Y, sin embargo, a cada uno de estos acontecimientos les pertenece un instante de perpetuidad, de permanencia inalterable. No es por tanto extraño que desde hace ya algunas décadas se hable del denominado “Movimiento Slow” que vendría a ser “Movimiento lento” en su traducción. Es una tendencia sociocultural que aboga por el desarrollo y la sostenibilidad a través de hacer las cosas como bien reza aquella canción del verano: “Des-pa-ci-to…” Un tipo de filosofía que defiende un uso cada vez más consciente del tiempo y que se refleja en diferentes ámbitos, desde la manera de concebir la industria alimentaria, pasando por cómo repensamos las organizaciones sociales y culturales para que estén cada vez más acordes con entornos limpios y respetuosos con el medio ambiente, así como nos invita a reflexionar sobre alternativas a las formas de consumo actual que se están generando y llevando a cabo. Porque al final, el ir despacio, el ir más lento, no deja de ser una oportunidad de volver a conectar con las cosas importantes que en ocasiones pasan desapercibidas, pero que son

fundamentales para perpetuar la vida y todo lo que significa. Como le dijo el zorro al Principito, “lo esencial es invisible a los ojos” y seguramente también se refería a la importancia de ser conscientes del presente y del paso del tiempo cuando dejamos que éste nos conquiste poco a poco, lánguido, pausado… La inmediatez, la rapidez en los procesos y la urgencia a la hora de hacer las cosas nos roba el tiempo porque lo hace imperceptible, insensible. La prisa no nos deja “ser” ni “estar”. Esclavos del “ahora mismo”, del “ya”, vivimos en una dimensión temporal caracterizada por intervalos espasmódicos que impiden apreciar el tomar consciencia en cada una de las actividades realizadas, como cuando un niñx pequeñx juega y se concentra en aquello que está haciendo de forma intensa, aprendiendo, disfrutando, experimentándolo. La “filosofía slow” reivindica el ir lento, pero sin abogar a la pereza, más bien al contrario. Defiende la acción, la alienta, pero poniendo en ella toda nuestra percepción, escogiendo bien que es aquello que potencia nuestro desarrollo y crecimiento personal. Contempla una cultura, tal y como titula el libro de Carl Honore, de “Elogio de la lentitud”, frente a lo vertiginoso, la vida acelerada. En estos días de primavera, todo está floreciendo despacio, poco a poco, pero sin pausa. Y es un gusto poder parar, cerrar los ojos, sentir el olor a hierbabuena recién cortada, escuchar los sonidos de la abundancia…, mientras se acompasa nuestro pulso a este ritmo de la naturaleza para poder “ser” y “estar”.

13


El sitio de mi recreo

El sitio de mi recreo ” LA GENERACIÓN SANDWICH” ELENA SERRALLÉ RAMÍREZ Más de uno me entenderá si digo que la nuestra es la generación “sandwich”. Nos encontramos en medio de otras dos que tiran de nosotros y demandan nuestra atención. A un lado del ring, nuestros padres, de pasos lentos y cansados, coleccionistas de años. Portadores de experiencias y de sabiduría con poso. Con caras surcadas y demacradas por el implacable paso de los días, de los años, de las décadas…sus miradas, profundas, sus manos, manchadas, su pelo, nevado y su actitud, resignada. Se conforman con poco, no son muy exigentes porque saben sobradamente que no tenemos tiempo para dedicar a sus achaques de viejos......qué necios somos. Nos creemos con el derecho tirano de no atender su llamada de atención y luego pesará sobre nosotros la losa del arrepentimiento cuando ya sea tarde, demasiado tarde. Aprendí a ser hija cuando fui madre. En ese preciso instante fui consciente del amor que una madre o un padre es capaz de sentir por su criatura. Amor con mayúsculas. Sin fisuras. Sin contraprestación. Sin peros. Amor siempre, pese a todo, por encima de todo. Amor infalible, puro. El amor que está, siempre está. Amor exagerado y sobreprotector. Amor generoso y empático. Los miro y me pellizca el corazón pensar que no serán eternos.

Y al otro lado del ring, nuestros hijos, los soplos de aire fresco, el torbellino agotador, maravillosamente agotador. La mirada de la inocencia y la sed de conocerlo todo. Exploradores natos. Nuestros motores. Los que te ponen patas arriba el salón de casa y los días. Las risas sanadoras, las respuestas ocurrentes y las preguntas cada vez más difíciles. Los pijamas con olor a infancia y a mil sueños por cumplir. El ímpetu, las ganas por descubrir, los deseos de jugar a todas horas. Nos idealizan como un día idealizamos nosotros a nuestros progenitores. Nos sobreestiman, como también lo hicimos nosotros. Y nosotros en medio de esos grandes seres, preguntándonos en qué momento nuestros padres dejaron de ser invencibles y nuestros hijos soltaron su mano menuda de la nuestra. En qué cruel momento… ¿Cuándo fue la última vez que paseé de la mano de mi padre o que mi madre me tomó en sus brazos para calmar mi llanto? …si ni siquiera recuerdo cuándo fue la última de las veces que yo aupé a mi hijo o di el pecho a mi niña. Qué ilusa fui al pensar que no crecería yo, que no crecerían ellos. Y nos miramos al espejo y apenas percibimos la burla del paso del tiempo porque gesticulamos optimistas y nos creemos inmortales, y el espejo nos devuelve una imagen que no está mal para la edad que tenemos y así nos consolamos. Nos seguimos sintiendo poderosos, perennes y hasta un poquito imprescindibles......otra muestra más de nuestra necedad más patética. Viviendo a mil es muy difícil detenerte a saborear la deliciosa compañía que te rodea y corremos el imperdonable riesgo de no conceder espacios ni tiempos y el precio que mañana pagaremos será escandalosamente alto. Probablemente aún no hayamos entendido las reglas del juego.

14


Historias

Años buenos Por Miguel Cambronero Cano BLOG: https://robledoayer.wordpress.com/ No. No me refiero a los últimos que venimos pasando -como podemos, tanto cada uno de nosotros como el país-, sino a los meteorológicos, concretamente a los tres últimos años. Para ello nada mejor que apoyarnos en cuadros de datos y gráficos que, con sus colorines, nos resultan más atrayentes. Mirando el primero, observamos en los totales que este trienio ha sido bastante generoso en aguas, sobre todo los dos primeros años, en tanto que el pasado, se queda – como veremos- algo por debajo de lo que resulta normal en las dos últimas décadas.

También figuran -en este caso en cuadros griseslos meses con mayores precipitaciones. Y por encima de todos ellos destaca el mes de marzo de 2018. Esos 241 l/m2 registrados en el pluviómetro de Antonio lo convierten en el segundo mes más lluvioso de los que llevamos de siglo. Sin embargo 2019 no se quedó atrás. Tuvo cuatro meses especialmente húmedos, con cantidades superiores a los 100 l/m2 en cada uno de ellos, un dato que también podemos comprobar en el gráfico que sigue, en el que aparecen, descollantes, todos esos meses que hemos mencionado. Todo lo dicho contribuye a considerarlos como años más lluviosos de lo normal, ahora bien… ¿cuánto es lo normal? ¿Cuándo un año es seco o lluvioso? En esto no escucharemos a los agricultores, para quienes toda agua es poca, sino que primero, tenemos que encontrar la media, un dato que

obtenemos teniendo en cuenta un buen puñado de años, los que aparecen en el tercer gráfico. Del dicho periodo resulta como media la de 634 l/m2, cifra que no nos sirve para etiquetar a cada año como seco o lluvioso según tenga un número menor o mayor de precipitaciones. No es suficiente. Los expertos proponen unas determinadas condiciones -en las que no vamos a entrar- para otorgar dichas calificaciones. Por mi parte, también adoptaré planteamientos más restrictivos para identificarlos. Son totalmente subjetivos sí, pero de alguna manera se aproximan al sentir de la gente, a lo que la gente percibe.

Comparativa entre los años 2018,2019 y 2020 Proponiendo como años especialmente secos los que tengan menos de 400 l/m2 y lluviosos lo que sumen al menos el doble de esa cantidad podemos clasificar entre los primeros a 2005, 2015 y 2017 y como periodo seco al que trascurre entre 2005 y 2007. Y entre los segundos, los lluviosos, a los años 2008, 2013 y 2010, sobresaliendo especialmente el último, con sus 1048 litros por metro cuadrado. Un año que puso fin al trienio más húmedo de nuestra reciente historia, algo que aparece, destacado, aquí debajo.

15


Reflexiones al caer la tarde

En la cafetería Por Miguel Garví Sanchéz Acudo a la cafetería. Contra mi costumbre, me veo obligado a ocupar una mesa, son las normas del COVID 19, normas que algunos no cumplen. Todas las mesas están vacías, salvo una que ocupa un señor mayor. Lee un periódico abstraído, ni siquiera me devuelve el saludo, quizá este sordo. Tiene vista cansada y es miope, pues sopesa sobre su frente unas enormes gafas de concha. De vez en cuando se inclina sobre el papel para poder ver mejor. Miro la barra, en la cual hay una camarera muy joven, debe de ser nueva, pues no la había visto hasta hoy y además algo torpe. Con esto de la crisis la gente se gana la vida como puede, quizá, incluso, sea una licenciada que no ha encontrado acomodo en su profesión. El otro camarero, de unos cuarenta años, se afana en limpiar el mostrador con una bayeta húmeda. En un extremo de la barra se acoda una persona de una edad indefinida. Su vestimenta es desaliñada y sus zapatos, sucios, algún día fueron negros. Permanece en pie, a pesar de tener varios taburetes a su alcance y estar prohibido permanecer allí. Tiene la mirada fija sobre los estantes donde reposan las botellas de licor. En un momento dado y sin apartar la vista de las botellas, levanta la mano y el camarero acude con desgana hasta donde se encuentra el cliente, que sigue con la mano alzada. Sin mediar palabra el camarero coge una botella y una copa y escancia un coñac. De un solo golpe bebe todo el contenido de la copa. El cliente echa mano al bolsillo y deposita sobre la madera de barra y con un golpe seco, dos monedas de un euro. Sin comentario, el camarero recoge las monedas y las deposita en la caja. Vuelve a la faena de lustrar el mostrador. Se oye el gruñido de la puerta al abrirse y desvío la mirada hacia ella. Penetra en el establecimiento otro cliente, debe tener unos sesenta años. No

saluda y se sienta sobre un taburete al principio de la barra. ¿Habrán cambiado las normas de la pandemia? También debe ser un cliente habitual. El camarero se dirige a él con una copa en la mano y en la otra una botella de vino. Escancia hasta llenar la copa y se retira. El hombre observa el color del vino y se lleva la copa hasta los labios. Bebe hasta casi la mitad de su contenido. Mira al hombre del otro lado de la barra, sin duda se conocen de esta cafetería o de cualquier otra. Le dirige un ligero gesto con la cabeza al cual corresponde el otro con uno parecido. Hay una televisión colocada sobre la chimenea de la cafetera. No tiene sonido. Un grupo de tertulianas discuten en un magacín de esos que parece nadie ve. De nuevo una pareja irrumpe en el local. Son jóvenes. Van bien vestidos, sin duda deben ser funcionarios de la delegación cercana. Solicitan dos cafés. La chica está malhumorada, su tono de voz rompe el silencio del local y no parece importarle que los demás escuchen su conversación. Ha tenido un mal día y un contribuyen ha sido el culpable. Quiere justificar a toda costa su actuación y que su compañero le dé la razón. El chico aguanta el chaparrón como puede y no quiere decantarse por uno de los bandos. Intenta, sin conseguirlo, que su compañera se tranquilice. Ella, lejos de amilanarse, eleva el tono de voz: ¡Tío que fuerte y encima tú no me quieres dar la razón! El anciano que ocupa la mesa contigua a la mía no se ha inmutado en ningún momento, ni ha prestado atención a cuanto se ha desarrollado en los últimos momentos. Le interesa más lo que está leyendo o simplemente está sordo.

16


Sopa de letras

12 palabras relacionadas con la primavera

17


Adivina quién, adivina dónde

Adivina quién, adivina dónde Intenta adivinar todos los nombres de los miembros de la primera foto, y el lugar de la última.

Pista: Camino al norte, por trabajo.

Fotografía de David Garcia. Pista: Entre almendros y viña

18


Enlances de interes

ENLACES DE INTERES Web del Robledo

Ayuntamiento

Web de Diputación Web de la JCCM Boletín Oficial de la Provincia SigPag Declaración de la Renta

de

https://www.robledo.es/

http://www.dipualba.es/Main/ https://www.jccm.es/ http://www.dipualba.es/WebBop/ http://sigpac.mapa.gob.es/fega/visor/ www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Renta.shtml

19


Editado por

Ayuntamiento de Robledo

20