Page 45

Los hoteles BH se financian con la participación de inversionistas, quienes, después de aportar su capital, reciben las escrituras correspondientes a la unidad habitacional que adquirieron o que certifiquen derechos en patrimonio por el inmueble. Las ganancias o dividendos a los cuales tienen derecho los acreedores se reparten teniendo en cuenta los coeficientes de habitación. Es decir, un promedio que se calcula teniendo en cuenta las ventas del hotel. Esto no quiere decir que si su habitación fue utilizada más que otra usted obtenga más ganancias. “Lo interesante, es que esto se reparte mensualmente”, explica Alejandro Morales. Pues a diferencias de las inversiones en acciones, los CDT’s u otro tipo de papeles financieros, los dividendos de los hoteles se reparten mes a mes. “En nuestro caso, el 25 de cada mes, religiosamente, le está llegando a cada dueño su dinero, y por Internet le llega un extracto de cuenta. Nosotros repartimos las utilidades de agosto en septiembre, por ejemplo”, clarifica Morales.

portada

Cómo invertir en un BH

inauguraron la tercera o cuarta torre más alta del planeta. Tiene 101 pisos. Y del piso 70 al piso 100, incorpora un hotel de una de las marcas Top que hay en el mundo. Y del piso uno al 70 se encuentran oficinas y comercio. Nosotros estamos replicando esas fórmulas, pero obviamente con dimensiones diferentes, adaptadas al mercado nuestro. En Medellín, nuestro hotel va ocupar, desde el cuarto piso, porque en los primeros pisos se ubica comercio: entra, por primera vez, Locatel a Medellín. Lo importante de eso es el diseño arquitectónico. Ese diseño permite tener independencia, a pesar de estar incorporados a la estructura. Que el funcionamiento del hotel sea tan claro y tan propio, que no tenga nada que ver con el edificio. De hecho, estamos estudiando otro proyecto también en Barranquilla, donde sería con el mismo comportamiento. BH es un modelo de negocio que no permite tener gran número de habitaciones. Entonces, por esa característica, tenemos que ayudar a desarrollar proyectos inmobiliarios que acompañen al hotel como tal, ya sea por oficinas, ya sea por vivienda, ya sea por comercio. Para poder utilizar el lote de manera eficiente. Construir un hotel pequeño en un lote grande no sería eficiente. LB: Pero en dos casos ocupan casas restauradas… Alejandro Morales: Claro, porque el modelo BH permite flexibilidad para desarrollar proyectos hoteleros aún en casas, de las cuales podemos aprovechar que son casas de conservación y que están ubicadas en lugares donde las normas y las licencias les permiten convertirse en hoteles. Aún en áreas donde no se puede ‘construir’ un hotel desde cero. Entonces, hemos querido –en estos dos primeros casos de conversión– aprovechar la belleza arquitectónica de las casas como base para desarrollar los hoteles. Tampoco es una fórmula que nos la hayamos inventado nosotros. Eso en el mundo existe. Hay hoteles muy conocidos, como en el caso de Nueva York, donde el Palacio Arzobispal de esa ciudad se ha convertido en hotel. LB: Pero, dado que estas casas son de patrimonio, ¿no se estaría relacionando con el concepto de los hoteles boutique? Alejandro Morales: Para mí, BH no es hotelería boutique. El problema de la definición de boutique, en mi concepto, es que lo que es Boutique para usted, tal vez no lo sea para mí. En otras palabras,

www.revistalabarra.com.co / Edición 30

45

Revista La Barra Edición 30  

Edición 30 Revista La Barra bh Hoteles tendra 15 hoteles en el 2012

Revista La Barra Edición 30  

Edición 30 Revista La Barra bh Hoteles tendra 15 hoteles en el 2012